29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS

-. The Good, The Bad & The Wolf .- (Alaric Levinson + Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

-. The Good, The Bad & The Wolf .- (Alaric Levinson + Libre)

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 19, 2017 2:05 am


The Good, The Bad & The Wolf


Forever, lost in the woods.



Entrada del Bosque  — Lunes — 11:17 p.m.



La historia comienza con Minoson caminando solo durante la noche, explorando Long Island por primera vez desde su llegada a Nueva York. En su hombro yacía Belfegor, su oso de peluche, sentado sin caerse mientras el demonio no hacia más que refunfuñar, centrando su atención en un inmenso mapa, intentando descifrar exactamente a donde habían ido a parar.

¿Lo ves, Belfegor? Te dije que teníamos que haber dado la vuelta a la derecha...Este mapa esta mal hecho. - Comenta el demonio, con los brazos estirados, sin dejar de andar, abriendo el mapa hasta mas no poder, girándolo de vez en cuando inexplicablemente intentando encontrarle sentido a algo.

Creo que la señora la oficina de turistas nos dio el mapa que no era.

Si, si, ya lo sé, ya sé que debí haberle pedido el mapa ANTES de sacarle los ojos y no después, pero no es mi culpa. Ella no hacia más que mirarme. Me daba mala espina. Podía sentir como sus ojos de vieja divorciada con gatos en lugar de hijos recorrían mi tan bien trabajado cuerpo de demonio sensual, mientras fantaseaba con quien sabe que clase de actos inconfesables a la vez que impuros e indecentes.
- Dijo Minoson mirando de reojo a su oso, sin dejar de andar.

¿Como es eso de que ella te estaba mirando a ti en lugar de a mi? No, no, no. Te equivocas. Además, ¿Quien iba a mirarte a ti? Créeme, no quería ser yo quien te dijera esto, amigo mio, pero tu cara...no es del todo simétrica. De hecho, tanto es así que a veces pienso que deberías ser tú el de la máscara y no yo pero bueno, lo dejaré estar...

De repente, el payaso pisa algo grumoso, haciendo un sonido bastante repugnante y asqueroso, manchándose los zapatos. Eran órganos humanos aún frescos., pero debido a la oscuridad, su procedencia así como su naturaleza eran difíciles de determinar.

Eewww... - Minoson levanta el pie para ver que tanto se había manchado, para posteriormente restregarlo contra el suelo, limpiandose, y continuando con su caminata así como con su discusión.

No...No...Me da igual lo que diga tu madre....Vale, ok, si, lo admito, eres bastante mono para ser un oso, pero aún así....¿El oso Yogi? Es un p#€" gordo que vive en el parque nacional de Yellowstone, sin usar pantalones, con una corbarta unicolor anticuada y pasada de moda, que le roba la comida a los turistas con el fin de prolongar su patética existencia. ¿Es eso a lo que aspiras? ¿Que clase de ejemplo es ese?

Minoson tras un par de minutos continuando en línea recta se cansó de no saber exactamente a donde iban, por lo que terminó por detenerse súbitamente, bajando los brazos mientras aún sujetaba el mapa.

¿Sabes que? Que le jodan al mapa. Estoy cansado de dar vueltas en círculo. Voy a pedir indicaciones.

Vitaly ve la figura de un hombre escondido entre la maleza, por lo que decide caminar hasta él sin mayor reparo, aclarándose la garganta, esperando de esta manera llamar su atención conforme se acercaba.

Mmm-mrmm.....Disculpe, señor.

De repente, la extraña figura se dio la vuelta, encarándose con Minoson, fijando su atención sobre el demonio. Aquello no era un hombre, era un licantropo de gran tamaño, gruñendo con la boca bañada en sangre tras haber atacado a saber cuantos inocentes en lo que iba de noche. En sus ojos solo habitaba el instinto, la destrucción y la supervivencia, el frenesí, el descontrol y por supuesto la rabia, lo típico de un recién transformado.

Sin embargo, a pesar de la envergadura y del aterrador aspecto del hombre-lobo, Minoson lo miró de arriba a abajo, y prosiguió con su plan como si nada.

¿Me podría indicar exactamente donde estamos? - Dijo el demonio, acercándole el mapa a la enorme bestia que yacía de pie junto a él cual insensato.

Por supuesto, el licantropo enajenado no tardó en lanzarle un zarpazo, concentrando todas sus fuerzas en un solo arañazo contundente intentando de esta manera aniquilar al bufón de un solo golpe, apartándolo de su vista. Minoson saltó hacia atrás justo a tiempo, alejándose de la enorme bestia tan pronto como se percató del ataque, mostrando su nivel de reflejos así como su gracia y agilidad.

Tras aterrizar, Minoson levantó las manos y se dio cuenta de que el zarpazo había pasado tan cerca de él que terminó por romperle el mapa por la mitad.

Bastaba con señalar. Jajajaja. - Minoson suelta los trozos de papel como si nada, riéndose, mientras un aura oscura se posa sobre su mano, absorbiendo toda la energía demoníaca presente en los alrededores para formar su confiable a la vez que enorme guadaña, listo para enfrentarse y reducir dicho licantropo a cenizas.










Última edición por Vitaly Minoson el Mar Ago 22, 2017 2:00 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

The Good, The Bad & The Wolf
→ LUNES → 11:17PM→ Entrada del bosque 
El Praetor Lupus no descansa cuando se trata de ofrecer ayuda a cualquier subterráneo que se encuentre en problemas, especialmente los licántropos recién transformados pues se vuelven incontrolables. Todos, o la gran mayoría de los que formamos la manada, sabe por experiencia propia lo que supone el descontrol: la muerte de inocentes. Ninguno de los que hemos tenido la desgracia de no recibir ayuda a tiempo sabe que siempre tendremos en la memoria, imágenes inconexas de nuestras primeras noches de luna nueva, pero en todas ellas la protagonista es la sangre y las vísceras.

Desde hace dos años, se ha incrementado las transformaciones, pero de una manera exagerada. Cuando antes salíamos una vez ante la alerta de un nuevo licántropo, ahora lo hacíamos varias veces a la semana. No hay que ser muy listo para saber a qué se debe, y aunque sea una irresponsabilidad, lo entiendo perfectamente. Los subterráneos volvemos a estar altamente amenazados por El Circulo. Han regresado desde hace más de dos años. Yo cuento la fecha desde el fallecimiento de Scott, nuestro líder, aunque no fue el único que falleció esa noche. Los líderes de las diferentes manadas, o quien sabe, si veteranos que rondan solitarios por NY, están expandiendo nuestra raza para así luchar contra los nefilims del Círculo. No me parece bien, es cruel e injusto para los mundanos a los que les destroza la vida, pero si van hacerlo, ¿qué les cuesta quedarse a su lado y enseñarles a controlar sus impulsos? Velar por ellos hasta que encuentren el equilibrio perfecto entre el humano y el lobo.

Esa noche me había despedido de Scarlett hasta mañana, porque me llevaría muchas horas darle encuentro y también hacerme cargo de lo que haya pasado, porque si ha habido muertes se ha de notificar a los nefilims de La Clave, y de eso me encargaré yo. De la pequeña Emma también me despedí, aunque ya dormía cuando deposité un dulce beso en su frente.

No salí de la sede con gran cosa, una mochila con varios botellines de agua y unos snaks, previendo que no iba a tener la fortuna de hallar tan pronto al muchacho.  Lo sospechoso de este caso, es que según los informes, ronda por la zona, por North Fork, como si quien le hubiese transformado supiera de nuestra localización para así permitir que nos encarguemos de él. Sospecho que así es porque yo no creo en las casualidades. Tal vez antes cuando era más ingenuo pero no ahora.

Una vez me adentré el bosque, me guie por el olfato y el oído. Pero de primeras, fue el primer sentido nombrado el que me llevó hasta una escena horripilante; sangre, carne y órganos esparcidos por la hierba que había sido teñida de rojo. Arrugué el ceño, muy frustrado, porque de nuevo había llegado tarde. Nunca dejaría de sentirme culpable en este aspecto porque aunque sea muy difícil llegar a tiempo, se puede, no es imposible.  Inhalé profundamente para tratar de recoger la esencia de la persona que había hecho esto, porque sería el chico al que buscaba.

En la lejanía, el murmullo de una voz llegó a mis oídos. Todos los músculos de mi cuerpo se activaron y se movieron velozmente para acortar distancias con el origen del sonido. Aminoré la marcha a medida que llegaba a mis fosas nasales un hedor horripilante que supe identificar al momento. Demonio. La preocupación marcó mi rostro teniendo en cuenta lo poderosos que son. Con cautela seguí acercándome y me topé con una escena que no presagiaba nada bueno. Él antes que yo había encontrado al licántropo descontrolado, el cual amenazaba con lanzarse sobre el demonio. Lo hubiese permitido de no temer por su seguridad. La guadaña que el demonio materializó en sus manos quitó importancia al aspecto tan incoherente de su ser. Enmascarado y con un oso de peluche sobre el hombro. Su teatralidad resultaba tétrico.  

¡Ni se te ocurra hacerle daño! — le exigí. No iba a permitir que otra vida se perdiera. Aquel joven necesitaba ser salvado, y para ello había que dejarlo inconsciente pero no podría hacerlo con la amenaza añadida que aportaba la presencia del demonio. No pintaba bien la cosa, porque tenía que estar atento a dos enemigos. Sí, pensándolo fríamente, el licántropo era uno más aunque fuese temporal. — Fuera de aquí. Yo me ocupo del licántropo. — No pretendía ser amable, de hecho, mi voz sonaba brusca y desprendía desprecio, pero mi prioridad era salvar al joven encerrado dentro de aquella bestia salvaje, no la de cazar demonios; eso era cosa de nefilims.

El licántropo no nos dio a ninguno de los dos pausa ninguna, porque cuando se vio enfrentado también por mi, me convertí en otro objetivo al que erradicar. Empujado por sus instintos primarios, corrió y se abalanzó sobre mi. Hábilmente le esquivé haciendo uso de su propia fuerza, y también le propiné un fuerte puñetazo en la cabeza pero no fue ni por asomo suficiente para dejarlo inconsciente. Tendría que herirlo hasta que el cansancio extremo lo dejara fuera de combate. El cánido se revolvió furioso, y volvió a atacar pero esta vez al demonio.


You:
avatar
Mensajes : 231

Reliquias : 89


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: -. The Good, The Bad & The Wolf .- (Alaric Levinson + Libre)

Mensaje— por Invitado el Vie Ago 25, 2017 7:18 pm


The Good, The Bad & The Wolf


Forever, lost in the woods.



Entrada del Bosque  — Lunes — 11:39 p.m.



Tan pronto como el siniestro demonio se preparaba para arremeter contra el hombre lobo, una tercera figura hizo acto de presencia, dejando que su voz llamase la atención entre la bruma del bosque, llamando la atención de ambos futuros contendientes, los cuales se giraron a la vez para observar de quien se trataba.

¡Ni se te ocurra hacerle daño!

Minoson detalló entonces al muchacho entre la oscuridad, tomándose un momento para ello, ladeando la cabeza hacia un costado.

El chico parecía estar repleto de confianza, pues no cualquiera en su sano juicio se atrevería a exponerse de aquella manera, habiendo interrumpido semejante encuentro entre razas, mostrándose desafiante y seguro de si mismo, quizás demasiado, hasta el punto de hacer pensar que aquello no se trataba más que un bluff, un engaño, una mera actuación, aparentando ser algo o alguien que no era con la únicad finalidad de que sus mentiras, al repetirlas e interpretarlas tantas veces, se convirtiesen en una realidad fehaciente, en algo de lo que estar orgulloso. Quizá era su propia inseguridad e inferioridad lo que lo forzaban u obligaban a proyectar esa imagen de chico duro, osado y temerario, buscando hacerse un puesto entre los monstruos de hoy en día, esperando que tanto el demonio como el licantropo se replanteasen sus roles al igual que su situación, asumiendo que era quien daba a entender mediante sus descuidados e inconscientes actos de "valentía" desmedida.

Todas estas y más reflexiones parecían bombardear el ambiente, tornándolo incomodo y altamente perturbador conforme la vista del demonio analizaba al chico desde la distancia sin llegar a responderle jamás. Acto seguido, miró al lycan enfurecido, miró su enorme guadaña lista para ser usada, miró de nuevo al joven que acababa de llegar, y se encogió de hombros, haciendo desaparecer su arma.

Fuera de aquí. Yo me ocupo del licántropo.

Demasiado impulsivo para mi gusto.

El payaso se llevo mano a la boca, colocandola a un par de centímetros de distancia delante de esta, moviendola ligeramente conforme bostezaba, dando a entender lo aburrido que le parecía el "bueno" de Levinson. Entonces, el demonio sacó una silla de playa de la nada, armándola y poniéndola en posición, tomando asiento y estirando las piernas, recostándose sin mostrar ningún tipo de preocupación en el mundo, sujetando un coco con una mini sombrillita saliendo del mismo. Minoson, siguiendo las indicaciones del extraño y peculiar desconocido, optó por no hacer nada, tomándose un descanso sin pensarselo dos veces, dejandolo todo en manos de Alaric (y por todo, me refiero al licantropo visiblemente irritado que terminó arremetiendo contra este último).

Conforme el licantropo embistió a Alaric, Minoson sacó un enorme cubo lleno de palomitas, sentándose con la espalda recta observando la acción que se daba lugar delante de él. Acto seguido, el payaso metió el brazo hasta el fondo del cubo, revolviendo todas las palomitas haciendo que unas cuantas terminasen en el suelo, hasta finalmente coger 1 y solo 1 palomita, muy pequeña. Minoson se llevó la mano al hombro, poniéndole la palomita de maíz en la boca de Belfegor, su osito, como si lo estuviese alimentando, compartiendo sus snacks con él, para luego acabar comiéndose él la palomita de maíz, arrojándola dentro de su máscara a través de la apertura presente delante de sus labios.

De repente, entre tanto conflicto, el licantropo dejó a Alaric, y se dirigió hacia el bufón, mientras Minoson, distraído, se probaba unas gafas en 3-D junto con Belfegor.

Wow...Tenías razón. Esto es genial. Hasta parece como si realmente el licantropo fuera a saltarme encima y despedazarme. Mira, aquí viene. Hola, señor lobo.

Minoson saludó al canino antes de que este se abalanzase sobre él, hincando sus garras dentro de su pecho, para posteriormente abrirlo como una rosa en primavera, arrancándole la piel de los huesos con sus propias manos mientras sus extremidades y órganos internos volaban de un lugar a otro. El licantropo, sumido en un frenesí de destrucción siguió desmembrandolo sin mostrar piedad alguna, perpetrando el cadaver de Minoson, bañandose con su sangre, destrozando por completo el cuerpo del ya mencionado demonio hasta no dejar más que una vil mancha, un cúmulo de bilis e intestinos, sobre el césped del bosque.

Y fue entonces, cuando parecía que finalmente la paz había llegado, que la sangre presente sobre el pelaje oscuro del licantropo comenzó a moverse extrañamente, formando ríos de brea que vestían y exploraban cada rincón de su cuerpo hasta cubrir gran parte del mismo, llegando a solidificarse poco a pocos hasta formar unas cadenas que se enroscaban con fuerza alrededor del licantropo, estrangulándolo e inmovilizándolo por completo, haciéndolo caer sobre los restos de Vitaly, a la vez que gruía y se retorcía, incapaz de liberarse de semejante agobio y castigo por partes iguales.

Las risas de Minoson empezaron a resonar a lo lejos, de entre las tinieblas, acercándose y haciéndose cada vez más y más evidentes. Las sombras se congregaron a una cierta distancia del cuerpo del licantropo, formando la figura del demonio, emergiendo de estas caminando poco a poco con la guadaña en la mano.

Bad...Bad dog. HAHAHAHA!

Minoson aceleró el paso, comenzando a correr, acortando metros con respecto al objetivo (el lycan encadenado e inmovilizado), para luego saltar súbitamente, empuñando su temible hoz, buscando cortarlo por la mitad de un solo golpe, precipitándose a gran velocidad sobre aquella bestia.









avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

The Good, The Bad & The Wolf
→ LUNES → 11:17PM→ Entrada del bosque 
Era la primera vez que hallaba un demonio igual, uno que llevaba una indumentaria tan ridícula que daba la imagen de ser uno de los demonios menos temidos del submundo. El bufón de Lilith. La amenaza que había sentido en un inicio fue disminuyendo poco a poco, pero no únicamente por la poca seriedad que me inspiraba su imagen, también porque hizo caso a mis demandas haciendo desaparecer la guadaña que segundos antes tenía agarrado en las manos.

Fue entonces cuando inicié la tarea que vine a hacer, y olvidándome temporalmente del demonio, embestí contra el licántropo. Resulta que para llevar a cabo este tipo de misiones, hemos de dejar al licántropo fuera de juego; dejarle incosciente, y en ese intento resultaría herido como yo mismo.

Mis ojos, mis oídos... Todos mis sentidos se clavaron en el lobo, ignorando pues, las ilusiones que el demonio ejercía sobre sí mismo y el oso de peluche de portada sobre su hombro. Ilusiones dignas de un demente, o de un fan indiscutible de dibujos animados. Y puede que no influyera en mi concentración pero sí en la del licántropo descontrolado ya que lo miró como si se hubiese convertido en su siguiente objetivo, y así fue. Fiero como la bestia que era, corrió hacia él hundiendo sus poderosas garras en la tierra y mostrando los dientes de sus fauces. Y lo destrozó. Pero eso no fue lo que me dejó anonadado, sino su reconstrucción.

Por un instante, no lograba salir de mi asombro. No encajaba lo que acababa de ver porque cualquier demonio habría regresado a su plano, a no ser... A no ser que fuese dueño de un poder específico que por desgracia había llegado a ver hace mucho tiempo. En trece años sumido en el mundo de las sombras había visto mucho, y me había informado también de otras tantas. Caí pues en la cuenta, que como sus hijos, tambien eran unos verdaderos expertos en las ilusiones y por tanto no podía dejarme engañar de lo que veía, así pues, el lobo al que estaba atando con cadenas en realidad no lo estaba y era yo quien estaba sumido en una ilusión. Yo y el licántropo. O también podía ser real. Y era esa confusión lo que me estaba poniendo enfermo y nervioso. Mi respiración agitada no me daba tregua, como tampoco lo hacía mi corazón acelerado. Debía tomar el control de la situación y salvar al joven que se encontraba esclavizado por el efecto de su conversión.

Entonces vi las intenciones del demonio demente. Su aparición y el tiempo que dedicó a soltar sus estridentes risotadas me dio tiempo a acercarme a grandes zancadas y embestí contra su cuerpo para alejarle del licántropo. No podía permitir que lo matase. Estas misiones eran complicadas, no siempre salían bien. Había ocasiones en la que los salvabas pero cuando los chicos caían en la cuenta de lo que eran y lo que habían hecho (en el caso de haber matado a un ser humano) terminaban por quitarse la vida, aunque eso ya no suele pasar porque durante un largo tiempo los vigilamos. Sin embargo, siempre existía una alta probabilidad de fracaso cuando a su vez nos topamos con otra criatura del submundo, y más cuando ese ser es un demonio.

¡No vas a matarlo! le grité con ira y también frustración. — ¡Esto no te incumbe! ¡Largo! — me arrepentí de no haber avisado a los nefimils, que en casos extremos como aquel es lo que solemos hacer. Algo me decía que el demonio no iba a marcharse, eran seres cargados de maldad y atraídos por el caos, si tiene oportunidad de hacer daño, lo haría. El licántropo seguía siendo preso de la ilusión porque no daba señales de que fuese a levantarse por el momento, y yo también lo estaba, o eso intuía así que... No habría más remedio que enfrentarse al ser demoníaco a pesar de que el desenlace de dicha batalla ya estuviese escrita. Lo quise alejar intentando golpearle con mis manos, aunque éstas ya se habían transformado en garras cuyo pelaje llegaba hasta  mis hombros.


You:
avatar
Mensajes : 231

Reliquias : 89


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.