03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


36 # 36
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
8
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS

-. 20.000 Leguas de Viaje Subliminal .- (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

-. 20.000 Leguas de Viaje Subliminal .- (Libre)

Mensaje— por Vitaly Minoson el Miér Ago 30, 2017 2:45 am


20.000 Leguas de Viaje Subliminal


G-4. IT'S A HIT!



Aquarium — Martes — 9:42 p.m.








Recordamos que en 15 minutos el acuario cerrará sus puertas. Por favor, diríjanse hacia la puerta de salida lo antes posible. Esperamos que hayan disfrutado de su visita. Vuelvan pronto.

Ya era hora de cerrar, y la megafonía del establecimiento así se lo hacía saber a los rezagados de turno. Las luces de las atracciones comenzaban a apagarse una detrás de otra, con las cámaras de seguridad postradas en cada una de las diferentes recamaras y estaciones comprendidas dentro de las inmediaciones del recinto.

Posteriormente, los vigilantes dieron inicio su la ronda de reconocimiento, recorriendo a pie las más de 14 hectáreas que conformaban el acuario de Nueva York, cerciorándose de esta manera que todo estuviese en su lugar, con nada fuera de lo ordinario, incluyendo el hacerse cargo de las diversas pertenencias dejadas de lado por los visitantes horas antes de forma involuntaria o posibles desperfectos dentro de las salas que bien podrían poner en peligro el bienestar del ecosistema, a la vez que escoltaban a los visitantes perdidos o distraídos, invitándoles a abandonar la sala inmediatamente.

Las luces de los tanques seguían encendidas así como los motores encargados de bombear y filtrar el agua en el interior de los tanques de los peces, resonando en gran medida debido a la calma que por aquellos pasillos se respiraba una vez los turistas emigraban de allí, llegando a dar la impresión de estar inmerso dentro de las profundidades del océano, silencioso a la vez que lúgubre y acogedor.

Las sombras de los peces se proyectaban sobre las baldosas de los pasillos, acompañando el caminar de los agentes, a la vez que estos inspeccionaban los alrededores.

Conforme uno de los vigilantes finalizaba su turno por el día de hoy, pudo sentir una presencia posándose sobre él, vigilandolo desde el otro lado de la estancia, escondido entre las sombras, levantando esa sensación de paranoia y agobio propia del ser observado desde la distancia, sacudiendo el interior de su piel así como parte de su subconsciente.

Sin pensárselo dos veces, el vigilante se giró, levantando la cabeza e intentando visualizar aquella extraña figura. Parecía la silueta de una niña pequeña, con ropa desaliñada, mojada o mejor dicho empapada con el cabello tirado hacia adelante cubriéndole el rostro mientras goteaba formando un charco en el suelo sujetando un osito de peluche en su mano derecha.

Sin poder creer lo que sus ojos veía, decidió apuntar con su linterna, arrojando luz sobre aquel rincón, sin llegar a ver nada salvo un charco de agua en el suelo. Al acercarse a investigar, vio un rastro de agua que se perdía a lo largo de un extenso pasillo, doblando la esquina. El vigilante intento comunicarse vía radio, pidiendo información a la central para ver si había algún registro en las cámaras pero parecía no haber nadie en la oficina para atender su llamada. Por ende, el vigilante decidió seguir el rastro por si mismo, pensando que quizás se trataba de una niña perdida.

En su interior sabía que algo no andaba bien, pero conforme más lo pensaba, supo que era su deber seguir a la niña y cerciorarse de que estuviese todo en orden, después de todo, si él como adulto sentía el miedo, la niña habría de estar aún peor que él tras haberse perdido, lejos del alcance de mamá y papá, en un ambiente tan aterrador y sombrío como este, con los peces como únicos testigos y confidentes del vacío y de la desolación presente dentro de aquellas instalaciones.

El vigilante caminó y caminó, siguiendo el rastro de agua, perdiendo la fe y preguntándose si de verdad había visto algo en primer lugar, pero, tan pronto como su fe estaba por extinguirse, volvió a ver a la niña, caminando a unos metros de él, doblando la esquina.

¡HEY! ¡NIÑA! ¡DETENTE! - El señor se precipitó hacia ella, corriendo a más no poder, doblando la esquina segundos después de ella, tan solo para encontrar una vez más el rastro de agua, y nada más, subiendo por unas escaleras.

Resultaba casi imposible que la niña, caminando con la lentitud con la que lo hacia, hubiese recorrido todo ese trayecto antes de que el vigilante llegase hasta allí. Sin embargo, poco tiempo hubo para este tipo de dudas y curiosidades, pues el encargado de seguridad pudo escuchar como una puerta se abría y se cerraba, justo en la planta de arriba, subiendo las escaleras.

El vigilante, decidido a alcanzar a la cría y poner fin a la extraña y prácticamente sobrenatural persecución de la que formaban parte ambos dos, subió a toda velocidad por las escaleras, abriendo la puerta de la sala en donde se había metido la niña.

Al entrar, vio como solo era un largo pasillo metálico situado justo encima de un enorme tanque de agua. Dentro del tanque se podían ver las diferentes criaturas nadando de forma parsimoniosa de un lado a otro, sus sombras, las rocas que conformaban los arrecifes artificiales así como la decoración en el interior del tanque, y por sobre todas las cosas, la enorme silueta de lo que parecía ser un tiburón, acechando desde la distancia. El pasillo era estable pero el hecho de ver semejante vista imponía bastante pues lo último que te gustaría hacer sería caerte dentro del ese agua profunda sin nadie que pudiese rescatarse u oírte. El vértigo y la inseguridad se hicieron palpables en sus tobillos con cada paso que daba, levantando la cabeza y viendo como al final de aquel rastro de agua, agarrada de la barandilla, se encontraba la tan codiciada niña.

¡NO! ¡ESPERA! ¡NO TE SUBAS AHÍ! - Dijo el encargado de seguridad conforme la niña comenzó a trepar la barandilla, riéndose, como si estuviera jugando, soltando su oso. Al darse cuenta de que había soltado a su peluche, la niña se distrajo mirando en dirección al oso, para luego resbalarse, cayéndose por el otro lado de la barandilla, para posteriormente escucharse el sonido del golpe sobre el agua.

El oficial contuvo la respiración y corrió hacia la barandilla de metal, aferrándose inmediatamente a esta, inclinando su cuerpo hacia adelante, sacando la cabeza intentando ver exactamente donde se había caído la cría, solo para percatarse de que el agua del estanque yacía inerte al otro lado, sin ondas, completamente inmóvil, sin rastro alguno de la niña, a pesar de haberla visto y escuchado claramente.

Un escalofrío recorrió su espina dorsal, sin poder creer a lo que veían sus ojos, apartándose lentamente de la cornisa, inseguro de si mismo, para posteriormente volver a sentirse observado, esta vez, desde la puerta por donde había entrado en primer lugar. Al girarse, vio como el agua que conformaba aquel rastro que tan efusivamente había estado siguiendo los últimos minutos comenzaba a cambiar de tonalidad, tornándose algo más viscoso, adquiriendo un color carmesí similar al de la sangre coagulada, escuchando los pasos de alguien más subiendo por las escaleras, acercándose a la estancia donde él se encontraba.

¿QUI-QUIEN ANDA AHÍ? - Preguntó apuntando con la linterna hacia la puerta conforme esta se abría nuevamente, percatándose de que aquel rastro había cumplido con su verdadero objetivo, llevadlo hasta allí.

Los gritos no se hicieron esperar al ver a la niña una vez más, escoltada por Minoson. El demonio le acarició su interminable cabellera negra con una mano mientras en la otra llevaba su larga e imponente guadaña. La niña juntó sus brazos delante de ella, y le enseñó sus muñecas al vigilante. La niña tenía las muñecas cortadas, con la sangre brotando de estas, goteando y manchando consigo el suelo conforme caminaba.

El rastro termina aquí...El tuyo y el de ella. ¡JAJAJA!


Minutos más tarde...


Minoson aparece sentado en la misma barandilla del estaque con una caña de pescar, silbando dulcemente, con su osito sentado junto a el, llevando puesto un gorrito y un chaleco de pesca hechos a medida para semejante acompañante. Al otro lado de la linea, sin embargo, a modo de anzuelo/carnada, había una mano, la del vigilante (ex-vigilante), enganchada al garfio de la caña de pescar.

¡Aaarrrhhh!, esto es justo lo que necesitábamos, Belfy, una noche de paz y tranquilidad, de relajación, solos tu, yo y los peces. Jajajaja.

Estoy seguro de que pronto agarraremos algo...Después de todo, estamos usando una mano como carnada. ¿Lo pillas? JAJAJA, MANO, AGARRAR...


Minoson se rie a la vez que mira a su osito de peluche.

Oh vamos, no pongas esa cara. Ya se que no te gusta el marisco, pero hey....Te prometo que de vuelta a casa te compraré una Happy Meal, con el juguete de tu elección, ¿De acuerdo? Ahora, ven, toma, usa las dos manos.

Minoson le da la caña de pescar a su osito, y le junta las manos para que la agarre. De repente, tan pronto hace esto, el hilo comienza a moverse.

¡ESO ES! ¡LO TENEMOS! AHORA TIRA, BELFEGOR, NO DEJES QUE SE ESCAPE...

A todo esto, abajo, en el acuario principal, un niño pegado al cristal observaba como la mano que iba conectada a la linea de pescar de Minoson caía lentamente, flotando hasta llegar al fondo del tanque.

MIRA MAMÁ, UNA ESTRELLA DE MAR. - Dijo inocentemente el niño, incapaz de diferenciar el hecho de que se trataba de una mano adulta apuntada, conforme tiraba del vestido de su madre, obligandola a ver a ella también.

La madre no tardó en gritar y pedir ayuda a los guardias, tapándole los ojos a su retoño para que dejara de ver aquella escena, alertando tanto a los miembros de seguridad como al resto de visitantes que aún faltaban por desalojar el acuario.

Mientras tanto, un pez terminó devorando aquella mano, haciendo que la señora se quedara sin pruebas de lo que había visto, quedando como una loca tan pronto los inspectores de seguridad se acercaron a ella y vieron que no había nada...

YA CASI. NO LO SUELTES. - Dice Minoson situado en lo alto del tanque de agua, lejos de la visión de los presentes, pescando con su osito.








avatar
Mensajes : 43

Reliquias : 31

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9075-vitaly-minoson-id
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

20.000 Leguas de Viaje Subliminal
→ Martes → 9.42 PM → Acuario  

Una de las cosas buenas que tenía usar el glamour era poder entrar en sitios de forma "gratuita". Los mundanos no se daban cuenta (ni su tecnología) de que pasabas sin pagar. Y así lo hice (de nuevo) aquella tarde para pasear por el acuario. Me gustaba mucho pasear por allí, era un lugar casi mágico. Me encantaban los animales y poder observar a los peces y toda la fauna marina libremente era como relajante. Me gustaban mucho las medusas, sus colores únicos, lo bellas y peligrosas que son al mismo tiempo... Emitían una luz especial que iluminaba su estanque. A veces envidiaba a aquellos seres. Pareceían vivir todas las criaturas marinas juntas en armonía, en tranquilidad, en paz... ¿Por qué era tan difícil de mantener la paz?

Seguí paseando, esquivando a los mundanos y observando con tranquilidad la hermosura de lo marino. Cuando de pronto escuché un grito de una mujer cerca. Corrí en aquella dirección, quizás no fuera nada, pero quizás si estuviera ocurriendo algo. Y entonces lo vi. En el estanque frente a la señora que tapaba los ojos de su pequeño había una mano colgando de un hilo... ¿¡Una mano!? ¿Qué demonios? Los guardias acudieron rápidamente, pero la mano fue devorada por un animal y la pobre señora parecía una loca explicando a los guadias de seguridad sobre lo que había visto. La pobre mujer recibió una buena charla sobre falsas alarmas y que no podía asustar así a las personas. Sin embargo, no estaba loca, había visto una mano humana real dentro del estanque. Miré hacia arriba de aquel estanque, si la mano estaba colgando de un hilo, eso quería decir que estaba atado a algo, o que alguien estaba sujetando el hilo con la mano.

Subí hasta la parte superior del estanque, allí solo tenían acceso los trabajadores, al menos en un principio, porque quien estaba allí no era un trabajador... Como si estuviera pescando en medio de un lago o a la orrilla del mar, había un muchacho... ¿¡Vestido de arlequín!? ¿Qué cojones era aquello? Saqué rápidamente mi cuchillo de serafín, aunque aquello parecía una broma no podía olvidar que aquella cosa estaba pescando con una mano amputada que quizás él mismo había cortado. Si eso era verdad, seguramente habría por algún lugar un cupero muerto... Aquello no me gustaba... No me gustaba lo más mínimo... Sin Kier cerca, no me sentía segura... ¡Joder!

-¿Quién eres tú y qué se supone que haces? ¡Contesta! -dije en un tono seguro, fuerte, mientras me acercaba lentamente al arlequín...

(off: si no vas vestido de arlequín lo puedo cambiar xD es que leí tu ficha y di por echo que siempre va vestido así)



avatar
Mensajes : 38

Reliquias : 0

Temas : 1/5

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9119-samantha-r-wood-id
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.