07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Are you ready for it? || Aiden & Winter ☁

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Are you ready for it? || Aiden & Winter ☁

Mensaje— por Winter J. White el Lun Sep 11, 2017 6:12 pm

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Todo había estado fríamente calculado desde el principio, y gracias a su empleo no había sido difícil. Le habían servido al desgraciado en bandeja de oro cuando registraron su dirección y datos básicos. Dos días antes del golpe de gracia, la inspectora White se había encargado de bajar a la sala de los archivos (de forma que no constara en el registro de búsqueda del ordenador), le había sonreído a la nueva secretaria, Lauren, quien parecía ser demasiado buena como para malgastar su optimismo encerrada en la sala de registros y siempre estaba dispuesta a entablar conversación. Después sólo había tenido que ojear los turnos de patrulla de los que habían sido sus compañeros por dos años, estudiar las calles y la forma de poder arrastrar al tipo hasta un lugar desatendido y molerlo a palos, siempre teniendo en cuenta que debía parecer un robo, un suceso común y corriente en la gran ciudad que nunca duerme. El dinero se lo daría a cualquier mendigo, porque a fin de cuentas no lo necesitaba y menos si procedía de él.

El cielo lucía encapotado, preso por las espesas nubes que tapaban casi por completo la oscuridad del firmamento e impedían que la imagen de la luna reinara soberana. Parecía que de un momento a otro empezaría a llover, no se podía ser preciso cuando de fenómenos meteorológicos se habla. Al margen de cualquier circunstancia, en un callejón alejado del transitado centro o de cualquier fuerza del orden, se encontraban dos figuras peleando y una parecía llevar ventaja. El puño de la rubia volvió a impactar en el pómulo del hombre que yacía en el suelo, a punto de perder la consciencia, inmovilizado por una de las rodillas de la policía.

Tenía ya la cara demasiado hinchada, con varias manchas moradas y un pequeño reguero de sangre cayendo del labio partido. Debe pagar por lo que hizo. se repetía la joven como si de un mantra se tratase, encerrando la culpabilidad y los remordimientos en lo más profundo de su alma, dejando que el rencor y la rabia fueran los únicos sentimientos que afloraran. Y habría seguido, sino fuera porque alguien la apartó del tipejo. Se giró para observar al recién llegado, debatiéndose entre la sorpresa por haber sido descubierta o el enfado de haber sido interrumpida. Llevaba una sudadera negra con capucha que le iba dos tallas más grandes y un pañuelo oscuro que le tapaba todo el rostro a excepción de los ojos, en cuales se podía percibir la cólera danzando en el azul cielo. -¿Qué demonios crees que estás haciendo?- Espetó Winter tratando de zafarse del agarre de su captor.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Aiden tenía una firme creencia en que las cosas siempre pasaban por algo. Incluso, aquellas cosas que deseaba que jamás hubieran ocurrido, Aiden estaba convencido de que el destino tendría alguna explicación. Muchas veces creía, en parte para aliviar el dolor, que la muerte de su madre le había hecho más fuerte. Había aprendido a ver el lado no tan malo y eso se lo debía enteramente a su padre. Sabía que puede que viviera dentro de su propia burbuja de optimismo, pero él se sentía perfectamente a gusto allí adentro, sobretodo cuando en casos como aquel, por perderse un par de paradas le llevarían a salvarle la vida a alguien.

El nefilim había acabado su patrullaje a las afueras de la ciudad bastante tarde por la  noche. Prudentemente y sabiendo que así sería, había decidido tomar el tren en lugar de llevar su motocicleta, pues estaba seguro de que tras esas varias horas de caminar de un lado a otro, con un aburrimiento olímpico, le dejarían deseando poder sentarse en algun lugar y que alguien lo llevase directo de regreso al Instituto. Pero Aiden había olvidado que estaba poco habituado a tomar el metro, sobre todo en la zona por la que debía patrullar. Acabó por tomar el tren equivocado y debió bajarse en una de las últimas paradas que quedaban más cerca del Instituto, aunque fuera a unas cuantas cuadras. Si tenía que ser sincero, no tenía ni idea de donde estaba parado. Aiden había comenzado a caminar hacia donde supuso de forma muy vaga, donde podría encontrarse la zona de la ciudad cercana al Instituto. Se sentía cansado y no tenía ganas de caminar, pero aún así, las calles estaban tan desiertas y tranquilas, motivo por el cual no se había molestado en activar el glamour, que en parte pudo encontrarle un pequeño gusto a caminar en soledad bajo la luz de la luna y rodeado por un silencio casi sepulcral. Le sorprendió incluso que casi no hubiera luces en las calles, pero la oscuridad no era algo que le molestara precisamente.

Los primero minutos se entretuvo pateando una lata del suelo, que la fue llevando consigo por varios metros hasta que terminó por caer dentro de una boca de tormenta. Continuo caminando, con las manos en los bolsillos, por algunos minutos más, hasta que alcanzó a escuchar movimiento cerca. En la vereda de enfrente, dentro de un callejon, alguien le estaba dando una golpiza a un tipo que permanecía tirado en el suelo. Aiden detuvo su paso y observó atónito por unos pocos segundos, como una figura encapuchada y vestida de negro le daba puñetazos, con cierta brutalidad y nada de compasión al hombre que apenas ya podía reaccionar.

Los pies de Aiden retomaron la marcha antes de que él mismo pudiera darse cuenta. Se apresuró a cruzar la calle vacía y llegó justo a tiempo para tomarle el brazo en el momento que lo levantaba para asestar otro golpe.  De un pequeño tirón, levantó a la persona encapuchada que se encontraba inmovilizando al hombre contra el suelo y la impulso hacia atrás a forma de hacer distancia entre ambos.  Debajo de la capucha y entre un pañuelo que le cubría la mitad de la cara, Aiden alcanzó a ver un par de ojos celestes, brillando con cierto asombro y enojo a la vez. Unos mechones dorados enmarcaban su rostro por debajo de la tela y bastó con que hablara para que el nefilim se diera cuenta que se trataba de una chica. Aiden no quiso sorprenderse, es decir, hoy en dia no tenía derecho a decir que una chica no era capaz de darle una golpiza a un chico, por estaba claro que eso era una completa mentira, pero alcanzaba con ver el estado del hombre para que a Aiden no pudiera evitar extrañarle un acto tan violento proviniendo de alguien que a primera vista hubiera podido parecer un angel. El nefilim demoró unos pocos segundos en reaccionar a la pregunta de la chica -Hola, si, que tal, vengo a evitar que lo mates, de ser posible- Respondió con completa calma. Sus palabras salían con cierta lentitud mientras soltaba el brazo de la chica y se ponía él mismo entre medio de ella y el hombre.



Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 12, 2017 6:35 pm, editado 3 veces


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
El misterioso joven soltó el brazo de la inspectora, quien tiraba con todas sus fuerzas para zafarse de su agarre. Una oleada de alvio la recorrió en cuando fue libre y pudo poner un par de pasos de tierra entre ambos. Tenía demasiada fuerza. Las orbes de la rubia se entrecerraron hasta comprender una fina linea azul cielo, dedicándole una mirada iracunda al nuevo partícipe del juego, analizando su apariencia para hacerse una idea de con quien estaba tratando. Por los rasgos podría haber asegurado que como mucho tenía veintiún años, aunque fuera realmente alto y lo suficientemente fuerte como para pararla en un solo movimiento. - Déjame decirte algo, no es tu maldito problema. - Las palabras, que contenían una gran dosis de veneno iban acompañadas con un siseo parecido al que habría hecho una serpiente airada. -Y ahora lárgate, la hora de dormir hace rato que se te ha pasado, pequeño.

Un movimiento atrajo su atención, el hombre tirado en el suelo empezaba a recobrar los sentidos. - Ugh.- Resopló la joven White si ningún tipo de decoro. - Aún no he acabado contigo, malnacido.- Sin embargo, no hizo ningún amago de caminar hacia él, aún permanecía estudiando al muchacho que se había interpuesto entre ella y el malhechor. A juzgar por la ropa y el porte, Winter deducía que se encontraba enfrente de un nephilim, un hijo de Raziel dispuesto a ayudar a un pobre mundano. Sus labios se curvaron en una clara señal de disgusto que el pañuelo cubrió, ¿cómo se le había torcido el plan de esa manera? Con cuidado metió la mano dentro de la sudadera, sacando una pistola no marcada.  Apuntó con ella al muchacho. - ¿Y bien? ¿Te quitas?- Preguntó quitando el seguro del arma, podría ser rápido pero un arma de fuego lo era más y como mínimo le daría en alguna articulación. Claro está que ella no pretendía matar al castaño, su intención era asustarlo y poder rematar al imbécil herido que en ese preciso momento rebuscaba con desesperación en sus bolsillos, tratando de encontrar la navaja que ya no tenía.

- ¿Buscas esto?- Winter alzó la mano libre, mostrando la pequeña cuchilla. -Te la quité mientras te inmovilizaba.- El hombre intentó abrir los ojos para ver si efectivamente, su atacante le había robado el único arma que podía ayudarlo a salir del atolladero, pero sus párpados estaban tan hinchados que apenas podía ver. La rubia esbozó una sonrisa de suficiencia, le generaba una terrible satisfacción ver a alguien tal vil resignarse a ser castigado y más porque irónicamente se había librado de la cárcel. Pero no se había librado de Winter Juliet White. ¡Oh, qué pena! No obstante, todo había cambiado. Por culpa del nephilim, él había escuchado su voz y podría reconocerla si se daba el caso, con lo cual su plan de limitarse a pegarle una paliza estaba truncado y ahora tenía encargarse personalmente de cerrarle la bocota. Pero obviamente, antes de poder hacer algo de eso debía reducir al atractivo muchacho que la observaba con cautela. - Lo siento.- Murmuró apretando el gatillo y disparando al nephilim en el costado.



Última edición por Winter J. White el Lun Sep 11, 2017 9:22 pm, editado 1 vez




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Podía comprender perfectamente el enojo de la chica. Por más que no comprendiera sus motivos, era de esperarse que no reaccionara bien a que Aiden le arruinara los planes, por más retorcidos que pareciesen ser. La dejó hablar, incluso también, Aiden se ahorró cualquier tipo de respuesta verbal. Alcanzó a escuchar como el hombre detrás de él daba señales de estar vivo y se giró por un pequeño momento para confirmar que efectivamente se movía, pero al volver a voltearse hacia la chica, encontrándola revisando dentro de su sudadera, tuvo un mal presentimiento.

En cuanto la chica rubia sacó un arma, Aiden supo que las cosas se habían puesto serias. Si bien era un cazador entrenado, las armas de fuego siempre le habían puesto nervioso, sobre todo porque él no tenía ninguna experiencia con ellas y por supuesto, podían ser letales, tanto como una espada. Pero las balas eran inevitablemente más rápidas y difíciles de evitar. Intentó mantener la calma por más que su expresión de sorpresa delataba que en el fondo no tenía ni la menor idea como reaccionar, mientras la muchacha mantenía una pequeña conversación sin respuesta con el hombre. Levantó apenas las manos, en señal de que no le haría nada, que no sería necesario que siguiera apuntándole, pero a la vez, no se movió de donde estaba. Pensó que podría dialogar con ella, tal vez convencerla,  pero fue demasiado tarde. Sintió un vuelco al corazón en cuando escuchó la explosión del revólver, indicando que no habría marcha atrás. Su respiración se detuvo por un pequeño instante. El instante que la bala demoro en perforar su piel y atravesar su cuerpo, moviéndose entre sus órganos. No fue hasta un segundo después que lo sintió. Un dolor que jamás había sentido. Estaba acostumbrado  a recibir golpes, a recibir cortes de todo tipo y tamaño, pero este, este era un dolor diferente, un dolor de los mil demonios.

Sintió que su camiseta comenzaba a humedecerse. No quería mirar, pero su mano se movió sola hacia la zona y al retirarla, sus dedos quedaron manchados de sangre. Su sangre. Hizo una mueca de dolor y respiró hondo intentando mantener la compostura, mientras por acto reflejo comenzaba a apretar el área de la herida.  No podía creerse lo que acababa de pasar ¿Acababan de darle un tiro en el abdomen? Su mente apenas podía pensar con claridad. Aiden estaba tan shockeado viendo la sangre brotar a través de la tela de su ropa,  que tampoco notó que el hombre que antes estaba tirado en el suelo detrás de él, se había levantado y salido corriendo. No le salió ni indignarse al respecto.

Su estado de crisis interno no le permitió emitir palabra alguna. Aiden no sabía qué hacer. Era la primera vez en su vida que le disparaban ¿Y si la bala había quedado adentro? ¿Cómo sabría donde estaba? ¿Sería prudente activar la iratze para cerrar la herida entonces? Y lo que era peor aún: sabía que si la herida no cerraba, seguiría desangrándose.


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
La bala abandonó la pistola para abrirse camino por el aire y acabar por perforar el cuerpo del muchacho. El corazón de Winter dio un vuelco, alarmado por haber herido a un inocente por el deseo de venganza. Sin embargo, no podía tomarse el lujo de parar porque sino todo habría sido en vano, ya estaba metida en pantano y el agua le cubría el cuello, si no de daba prisa se ahogaría entre el lodo. Frunció el ceño y dio un paso adelante, observando como el hombre al que había golpeado con tanto ímpetu, se levantaba y renqueaba hacia la salida del callejón.

De un movimiento certero alzó el revolver y apuntando a un punto específico de la espalda, apretó el gatillo, dejando marchar otro proyectil que rápidamente encontró cobijo en el pecho del delincuente. La rubia alzó la barbilla con soberbia mientras observaba el cuerpo desplomarse, su expresión se mantuvo solemne vislumbrando como un charco de sangre se formaba debajo del tipejo y como la vida lo abandonaba sin compasión. Un quejido la hizo volver a la realidad, recordando al muchacho al que había herido primero.

-Eh, eh, quieto.- Su voz era un suave murmullo, muy diferente al tono petulante que había empleado minutos antes. Se acercó a el en un par de pasos y lo obligó a sentarse. - Voy a ver si la bala ha salido. - Avisó con dulzura. Sabía que eso no compensaba el hecho de haberle herido, pero no lo iba a dejar desangrarse. Observó su espalda, la cual también estaba manchada de escarlata indicando que efectivamente, había salido. - Sí, ha salido. Hay que parar la hemorragia.- Se colocó delante de él, quitándose la capucha y bajando el pañuelo para que pudiera ver su rostro. Era lo justo después de lo que le había hecho, al menos así podría saber quien era la pirada que le había agujereado el abdomen. Se quitó la ancha sudadera, mostrando una camiseta de algodón negra, la cual rasgó para obtener una tira lo suficientemente larga como para abarcar el cuerpo del nephilim. - Vas a ponerte bien. - Su mirada coincidió con la cristalina de él, la preocupación se reflejaba en el precioso verde que la habitaba. - No debería haberte disparado a ti. Perdóname.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
La respiración de Aiden había comenzado a aumentar el ritmo. Sentía su corazón latiendo como si se le fuera a salir del pecho. Por más que quisiera controlarlo, por más de que quisiera no estarlo y por más aún que se negaba a pensar en casos extremistas, estaba asustado. Sentía impotencia y su propio cuerpo no le reaccionaba. Se repetía  a si mismo que hiciera algo, lo que sea, pero sencillamente no sabía qué. Por primera vez en mucho tiempo, sentía miedo genuino. Ni siquiera enfrentarse a  todo tipo de demonios y ver sus horripilantes  figuras le habían generado tal temor, pues estaba acostumbrado a lidiar con ello. Pero esta vez era diferente. Estaba en una situación desconocida para él, estaba solo, siquiera sin saber en qué parte de la ciudad se encontraba ni que tan lejos del Instituto, con la única presencia de la chica que acaba de dispararle y que bien podría volver a hacerlo perfectamente para acabar con el trabajo.

El sonido de un segundo disparó alertó todos los sentidos de Aiden, que abrió los ojos como platos y levantó la vista hacia la muchacha que apuntaba con la pistola hacia uno de los lados. Aiden pudo escuchar el cuerpo del hombre que había intentado escapar y el cual la chica había tratado como un delincuente,  caer inerte en el suelo. Su voz interior ahora le gritaba que hiciera algo, que él sería el siguiente, siendo lo único que se le ocurrió intentar desarmar a la muchacha. Pero en el momento que quiso dar un paso hacia adelante, sintió un dolor punzante que le atravesó el cuerpo, se le escapó un quejido un poco más sonoro y se apretó con fuerza la herida con la mano que aún sostenía el derrame de sangre, provocando, como era de esperarse, aún más dolor. Se flexionó apenas hacia adelante como un acto reflejo, como si de alguna manera eso le ayudase a que le doliera menor, pero no fue así. Antes de que pudiera hacer algo más, la voz de la rubia interrumpió sus movimientos, pero esta vez había sonado diferente.

Con dificultad,  se dejó guiar por la chica y permaneció sentado en el suelo, con una pierna extendida y la otra flexionada, mientras mantenía la presión en la herida con una mano. Aiden continuaba respirando con fuerza, pero guardó silencio ante las indicación de la muchacha, cuyo tono de voz hizo que por un momento se sintiera más tranquilo, como si todo no se le estuviera viniendo abajo. No pudo evitar soltar un suspiro de alivio al oír que la bala había alcanzado a salir. Por un lado se alegró de que ahora pudiera usar la iratze, pero por otro sintió un escalofrío recorrerle el cuerpo de tan solo imaginarse perforado de lado a lado. El nefilim se quedó quieto mientras observaba el rosto descubierto de la chica que tenía delante y de pronto, aquella imagen de mafiosa que parecía tener minutos antes había desaparecido por completo. Aiden estaba realmente confundido, pero  entre todo lo que le estaba ocurriendo, podía perfectamente dejar las preguntas para después.

Cooperó con la chica, ayudándola a que le vendara el abdomen con un trozo de  tela de la camiseta que acababa de arrancar y él mismo se ocupó de atarla con fuerza. Volvió a respirar hondo una vez que el nudo quedó hecho y se permitió liberar su mano, completamente ensangrentada, de seguir sosteniendo la herida. -No voy a decir que está bien, pero supongo que ahora que sé que no voy a morir, puedo perdonarte- Respondió casi en un murmuro, como si estuviera reteniendo el aire, pues sentía que el dolor no le permitía esforzarse mucho más sin sentir puntadas en el cuerpo.  

El nefilim comenzó a alargar su mano hacia su estuche, con la intención de tomar su estela, cuando unos aplausos pausados, y realmente escalofriantes teniendo en cuenta la situación, comenzaron a escucharse  a unos pocos pasos de donde se encontraban.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones

Are you ready for it?:


La disculpa brotó de sus rosados labios, aún sabiendo por experiencia propia que el verbo perdonar era sin duda alguna el más difícil de llevar a cabo de todo el vocabulario. Ella, como rencorosa nata, era incapaz de perdonar faltas graves, y que ella supiera, el hecho de que una loca te disparara sin motivo aparente (porque claramente el misterioso chico no tendría ni idea de porqué había sido herido de bala o porqué ella estaba moliendo a palos a un tío en un callejón oscuro) era suficientemente espantoso como para no querer volverle a ver el pelo jamás. Nunca a poder ser.

La sangre del joven decoraba de una forma macabra las manos de la inspectora White, quien había procurado a toda costa parar la preocupante hemorragia antes de que fuera demasiado tarde. El muchacho había palidecido ligeramente, y ella intuía que estaba al borde de un ataque de nervios. No era para menos, tenía un agujero atravesándolo. Winter lo miró a los ojos, tratando de trasmitirle la calma que no sentía. Porque no estaba tranquila, porque había disparado a un inocente... eso la hacía una mala persona. ¿Verdad? - No vas a morir.- Sentenció con una seguridad incuestionable, como si ella tuviera la facultad de predecir el futuro el futuro. La vista de Winter se posó en el estuche que el castaño pretendía alcanzar, ¿debía ayudarle? ¿Y si era un arma?

Repentinamente, unos plausos irrumpieron la tensa calma que se había instaurado en el callejón. Una alta figura estaba plantada en medio de la entrada, sus labios estaban torcidos en una espeluznante y cínica sonrisa, sus ojos centelleaban expectantes y sus manos seguían glorificando el momento de masacre que se había llevado a cabo minutos atrás. - ¡Siempre es un placer ver sufrir a un hijo del ángel! Bien hecho, señorita White...- Farfulló deteniendo el movimiento de sus manos para internarse en la callejuela, pasando por el lado del cadáver, al cual sólo le dedicó una mirada de desdén que fue reemplazada por una mueca aún más siniestra que la anterior. - Parece ser que la pequeña Winter White ya no es tan pequeña.- Sus ojos se clavaron en la rubia, que se había levantado e interpuesto protectoramente entre el terrorífico hombre y el herido. - ¿Quién eres?- Sus ojos se habían tornado una fina rendija azul cielo, frunciendo el ceño con desconfianza. - ¡Oh! ¡No te preocupes! Tu amiguito ángel está a salvo... yo vengo a por ti.

-¿A por mí?- Fue lo último que pudo decir antes de que el hombre se abalanzara encima de ella, revelando su verdadera apariencia, una demoníaca y aterradora. En unos segundos, el ser la había agarrado del cuello, alzándola medio metro del suelo. Winter llevó su diestra a la monstruosa mano que la ahogaba, intentando poder recobrar el aire. Con la mano libre, rebuscaba en su pantalón la daga de oro, esa que les permitiría (con suerte) salir vivos de esa. - Reeve me ha pedido que me encargue de ti.



Última edición por Winter J. White el Vie Sep 15, 2017 7:13 pm, editado 1 vez




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Sus pensamientos apenas alcanzaban a ponerse en orden intentando conectar lo que escuchaba con lo que ocurría. Su mano se había detenido justo sobre la tela del estuche, sin siquiera haber llegado a alcanzar ninguno de sus objetos. Se quedó observando aquella figura, parada en la entrada del callejón, que aplaudía cínicamente y observaba la escena como si se tratara de una telenovela, mientras comenzaba a avanzar con pasos relajados. A medida que la figura se acercaba, Aiden podía sentir el sensor dentro de su bolsillo comenzar a vibrar cada vez con más intensidad. Eso fue más que suficiente para que se diera cuenta de que se trataba de un demonio. El nefilim hizo amague de levantarse, pero no llegó siquiera a plantar un pie en el suelo sin que otra puntada le interrumpiera, impidiéndole el movimiento y haciéndole retener un nuevo quejido. Terminó de atar los cabos sueltos en cuanto escuchó al demonio decir el nombre de la chica. Aiden lo sabía, lo sentía en los huesos, no era solo mala espina, el demonio venía a cobrarse una vida y no iría a por la de él primero precisamente. Los siguientes segundos pasaron más rápido de lo que Aiden pudo darse cuenta.

Y de pronto, los hechos se habían volteado patas arriba. El hombre al que el nefilim había intentado ayudar desde un principio, había acabado con el destino de alguien que parecía merecer pagar por sus actos mientras que la chica ahora pasaba a convertirse en la victima y en la mundana a la que el hijo del ángel debía proteger. Winter White colgaba en el aire sujetada por la mano del demonio alrededor de su cuello, siendo ella ahora la que llevaba la clara desventaja. El bando que tomaría Aiden estaba más que claro.

Aiden deslizó su mano dentro del estuche, tomando su estela y retirándola con agilidad. No se iba a quedar allí sin hacer nada. Sabía lo que le esperaría, pero él era un cazador de sombras y no iba a dejar que un demonio le pusiera las manos encima a un mundano, después de todo, esa era su tarea y le habían llamado a su juego. Con toda la fuerza de voluntad y acopio de valentía que le fue posible reunir para ignorar el terrible dolor que le provocaba moverse, se tomó un segundo para activar una de las runas en su brazo, la que le permitió moverse a una velocidad muy superior a la humana corriente e intercambiar la estela por un cuchillo serafín en el acto con la intención de atravesar al demonio con él antes de que siquiera se diera cuenta.

Pero su plan falló al pensar que el demonio no estaría esperando semejante respuesta por parte del nefilim. La hoja del cuchillo se detuvo en seco a pocos centímetros del pecho del demonio, quien sonreía de una forma burlona y siniestra a la vez. La mirada de Aiden se cruzó con la del demonio, quien amplió su sonrisa filosa mientras apretaba con una fuerza monstruosa la muñeca del nefilim con su mano libre.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Reeve. Winter se sintió desfallecer en el momento en que escuchó el nombre del moreno salir de los labios del demonio. Su mano se detuvo abruptamente, dejó de forcejear por salvar su vida y lo miró con ojos extremadamente abiertos. Frente a sus ojos pasaban miles de imágenes, recuerdos difusos que circulaban a una velocidad tan alarmante que amenazaban con aturdirla hasta el punto de entrar en una especie de trance hipnótico. - ¿Reeve? ¿Está vivo?- La expresión que había comenzado como sorpresa se tornó una mueca lastimera cuando procesó las palabras del ser del averno, por un segundo parecía que iba a echarse a llorar de la manera más vergonzosa y patética. -  Él... ¿me quiere muerta?- No lograba entender, ella no había hecho nada en su contra. Había huido con él en cuanto La Clave había descubierto su paradero, lo había protegido cuando Ronnie lo había amenazado... ¿Por qué la quería matar? Un dolor puntiagudo se instauró en su pecho, parecía que iba a quebrarse en dos. Reeve había sido importante para ella y no porque lo hubiera llegado a amar, lo que habían tenido no había llegado a más que un simple encaprichamiento bobo, sino porque lo había considerado su amigo. Él la había ayudado con el mundo de las sombras, le había advertido sobre los peligros... No tenía sentido.

-No pareces muy lista, muñeca.- Respondió el demonio siseando las palabras con evidente diversión sarcástica, su boca aún trazaba una sonrisa macabra, dejando muy claro lo mucho que le gustaba la situación. - Pero te voy a hacer un resumen. No te quiere matar, quiere que te lleve con él. - Se encontraba tan absorta en lo que exponía el demonio, que había ignorado completamente el hecho de que el nephilim al que ella había herido anteriormente se había incorporado con rapidez y se acercaba a una velocidad inhumana a atacar a su agresor. No obstante, el ser no era Winter y ese movimiento ya lo había esperado. Se giró hábilmente, aún sosteniendo a la rubia como si fuera ingrávida, atrapando con la mano libre el cuchillo que iba directo a su pecho. -Qué predecibles que sois los nephilims, joder. ¿No podías quedarte quietecito en una puta esquina?- Farfulló sin perder el gesto grotesco. - Muñeca, luego hablamos.- Y dicho esto, la tiró por los aires con tanta fuerza que su cuerpo impactó contra la herrumbrosa pared del callejón. A sus oídos llegó el sonido de su propio pulso y sus papilas gustativas paladearon el metálico sabor de la sangre. Lo único que pudo hacer fue cubrirse la cabeza con sus propios brazos para que al caer al suelo no se la abriera en dos.

No sabía que le dolía más si el pecho que parecía haber sido vilmente apuñalado o los músculos de su cuerpo, que aparte de estar magullados podría jurar que tenía algún hueso fuera de lugar. Con suma lentitud extendió los brazos, dispuesta a incorporarse, tratando de vislumbrar las dos figuras que batallaban, sin embargo por más que parpadeaba su vista permanecía velada, como si una especie de niebla estuviera desvaneciendo el ambiente. Debe haber sido el golpe. pensó llevándose una mano a la cabeza, temiendo que el choque que había sufrido contra el asfalto (y la pared) le hubiera producido alguna lesión peligrosa.

-¡Quítate del medio maldito aborto de ángel!- El demonio, quien tenía las manos libres y no estaba terriblemente herido de bala, dirigió la mano con la que había apresado a la humana a la cara del muchacho. La inspectora White rebuscó a tientas en su pantalón, logrando dar con lo que antes no había podido. Se levantó precariamente del suelo con la ayuda de la estabilidad de la pared, y tambaleante se dirigió hasta el demonio. - Yo no quiero ir contigo a ningún lado. Y puedes decirle a Reeve que si me quiere, que venga él mismo a por mí. - Levantó la daga con el propósito de clavársela y despistarlo, ella podía ser una buena distracción para que el castaño pudiera aniquilarlo sin inconveniente. Está de más decir, que obviamente, ella no se fiaba de nada de lo que un demonio pudiera decir, aunque Reeve estuviera involucrado. Si él quisiera contactar con ella lo haría directamente, ¿verdad? Pero lo peor era que Winter estaba segura de no quererlo de vuelta en su vida.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Aiden no solo luchaba contra la fortaleza del demonio, que le apresaba la muñeca con una fuerza que el nefilim creía era capaz de quebrarle el hueso, sino también contra el dolor que le provocaba aquel esfuerzo físico, mientras sus músculos se tensaban y su piel se estiraba, con ello, abriendo la herida de bala.  Aiden no podía actuar a su máximo potencial y lo sabía, pero era muy necio como para desistir contra un demonio y mucho menos cuando este asfixiaba a la mundana elevada en el aire. Sin embargo, Aiden no alcanzó a poder ayudarla, ni si quiera acercando sus propio cuerpo a los pies de Winter para que pudiera usarlo de soporte, pues el demonio se encargó de lanzarla por los aires. Los ojos de Aiden se abrieron aún por la sorpresa. No se atrevió a apartar su atención de quien tenía en frente, pero alcanzó a  escuchar el golpe seco de la chica, al impactar con lo que supuso había sido uno de los muros del callejón. Apretando los dientes y contra las súplicas de su propio cuerpo porque se detuviera, apartó la mano que estaba usando como segundo apoyo en la empuñadura del cuchillo, sosteniendo el juego de forcejeo con su única mano restante y se apresuró a rebuscar dentro de su estuche.

Sus dedos llegaron a tocar otro cuchillo serafin cuando la mano libre del demonio paso a cubrirle parte de la cara, empujándole la cabeza hacia atrás para alejarlo de el. Aiden soltó un quejido por el esfuerzo y continuó ahora contrarrestándolo con el peso de su propio cuerpo. Fue entonces cuando escuchó un par de pasos acercándose por detrás de él y luego, la voz de Winter. El nefilim logró ver por el rabillo del ojo la figura de la muchacha que parecía empuñar un arma blanca con toda la intención de enterrarla en el demonio. Pero este último se hecho hacia atrás al último minuto para evitar el filo de oro, soltando con ello el agarre hacia Aiden, quien había aprovechado el pequeño instante de distracción para encontrar su estela dentro del estuche y activar ágilmente una nueva runa en su costado sano del abdomen. Se impulsó hacia adelante, sin dejar que el demonio siquiera acabara su movimiento y le acertó una patada con todo el pie de lleno en el pecho, con un subidón repentino de fuerza que envió a volar al demonio, irónicamente, hasta estamparse contra el muro opuesto del callejón. El nefilim sabía que su cuerpo no aguantaría una pelea a fuerza bruta por mucho más, por lo que empuño su cuchillo serafín y lo lanzó cual acto reflejo desde donde estaba, con la misma fuerza bestial y sin siquiera pensarlo. El cuchillo serafín destello en el aire al atravesar un haz de luz blanca y luego encontró su blanco al enterrarse en el pecho del demonio, quien había quedado prácticamente incrustado contra las piedras del muro. Con la respiración agitada, el nefilim se quedó observado hasta que la figura del demonio se desvaneció por completo.

Que tengas un pésimo viaje al infierno.


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Ya ni se acordaba de él. O al menos, no de la forma en la que al principio lo había recordado, ya no había nostalgia, ni afecto, ni añoranza... todo lo que quedaba de Reeve eran recuerdos difuminados que carecían de autenticidad, eran más bien como ese sueño lejano que olvidas al despertar y del que solo te quedan pequeños fragmentos que no casan entre sí. Además, teniendo en cuenta en el cómo se habían dado las cosas entre ellos (sin mencionar el hecho de que él era un demonio, por ende, incapaz de amar) y cómo habían acabado, la rubia no esperaba que él fuera a buscarla de nuevo. ¿Para qué? Ya había quedado claro que ambos eran mundos aparte y Winter realmente dudaba que fuera tan importante o que su personalidad fuera lo exageradamente arrolladora como para haberlo prendado en tres nimios meses.

La humedad de la noche comenzaba a hacer efecto, dejando tras de sí pequeñas gotas de rocío en los cristales de los coches. No obstante, la inspectora juraba que lo que estaba aspirando era la incandescencia de un fuego infernal porque sentía sus pulmones arder dolorosamente. ¿Era eso un castigo del karma por haber asesinado a ese hombre a sangre fría? No, no podía ser. Ella era el Karma. Ella sólo se había limitado a dictar la sentencia que la podrida justicia del estado de Nueva York debería haber dictaminado en su momento, sin embargo, era de dominio público el cómo en ciertos casos ésta lejos de ser ciega, era interesada. ¿Desde cuando unos míseros dólares eran más importantes que el bienestar de la población?

La rubia sostuvo la daga de oro en aire lo suficiente como para despistar al demonio, quien cesó su ataque contra el nephilim e intentó retroceder para evitar lo que sería un rasguño lo suficientemente venenoso como para tocarle la moral, sin tener en cuenta que eso era lo que ambos jóvenes deseaban y que sería una oportunidad de oro para el ángel, que arremetió contra el ser estrellándolo contra la pared contraria. Fue entonces cuando el precario equilibrio de la humana se agotó y cayó de bruces al suelo, impactando el arma contra el asfalto que se deslizó por el suelo hasta chocar con un cubo de basura. Quiso reincorporarse pero no podía, al momento, ella misma supo que debía esperar al menos a que su cabeza (que parecía a punto de estallar) dejara de martillear. - ¿Ya se ha ido?- Murmuró parpadeante, notando como poco a poco volvía la nitidez. - ¿Qué ser eres?- En un principio había supuesto que se encontraba enfrente de un shadowhunter pero el ver que no se había grabado ninguna runa para sanar la herida (tenía entendido que había al menos un par de runas para sanar), le había generado dudas. Esperaba que no fuera un licántropo... -Tenemos que irnos de aquí, hemos dejado demasiadas evidencias. No nos pueden relacionar con la muerte del violador.- La última palabra salió con sumo desprecio, para ella ya no era un ser humano.



Última edición por Winter J. White el Sáb Sep 23, 2017 7:47 pm, editado 1 vez




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
El nefilim escuchó el golpe seco de la chica al desplomarse en el suelo, acompañado por el repiqueteo del cuchillo metálico al alejarse rebotando sobre el pavimento. Aiden se giró como acto reflejo, temiendo que la rubia hubiera quedado inconsciente, mientras comenzaba a sentir como algunas pequeñas gotas de agua pasajeras le caían encima. Se agachó en un movimiento lento al lado de Winter, viendo como ella intentaba incorporarse sin éxito alguno. Al menos no se había desmayado, pero parecía seguir aturdida por haberse estrellado contra el muro unos minutos antes -Ya se ha ido- Respondió con serenidad y casi en murmuro similar al de la chica. Sin embargo, Aiden no se atrevió a responder con exactitud la segunda pregunta de Winter -Soy del equipo de los buenos, no como ese otro- Agregó haciendo referencia al demonio del cual acababa de deshacerse, cuando aquellas gotitas de agua comenzaron a caer con más insistencia. Aiden levantó la vista el tiempo suficiente para ver las nubes de lluvia que venían acercándose, las cuales estaba claro que tarde o temprano iban a aparecer. Volvió a dirigirle la mirada a la muchacha que permanecía inmóvil en el suelo y no pudo evitar llenarse de sorpresa ante el detalle de que aquel hombre era un criminal de peor nivel de lo que Aiden se hubiera imaginado.

Asintió con la cabeza a sus palabras y retuvo la respiración un pequeño instante para levantarse. De ninguna manera podía dejarla allí y mucho menos estando posiblemente herida. Se apresuró a ir a recuperar tanto los dos cuchillos que habían quedado tirados como los restos de las prendas de la muchacha que estaban comenzando a humedecerse por las finas gotas que desprendían las nubes . Regresó a paso rápido hacia Winter, mientras la lluvia rebotaba en su cuerpo con más fuerza y volvió a arrodillarse junto a ella. No había tiempo que perder -Vamos, te voy a sacar de aquí- Le explicó mientras la ayudaba a sentarse en el suelo con el mayor cuidado que pudo y luego se giró, ofreciéndole su espalda y llevando los delgados brazos de la rubia por encima de sus hombros -Sujétate- Indicó previo a sostenerla por las piernas y levantarse con esfuerzo por la herida en su abdomen, cargándola en su espalda. Tenían que salir de allí lo más rápido posible.

Aiden comenzó a caminar hacia la salida del callejón y aunque no tenía ni idea hacia donde ir, cualquier otro lugar menos aquel era perfectamente viable. Considerando que no sabía que tan herida había quedado Winter y que era muy probable que en cualquier momento comenzara a llover forma torrencial, lo mejor sería dejarla en algún lugar seguro -Considerando que apenas puedes mantenerte en pie, creo que vas a tener que dejarme que te lleve hasta tu casa- Habló sin detener el paso, acercándose al final del callejón -Y talvez, decirme donde es-  Agregó a modo de una pequeña broma en un intento de aliviar la experiencia un poco traumática por la que la mundana acababa de pasar, mientras se fijaba que las calles siguieran vacías antes de poner un pie en ellas -Me llamo Aiden, porcierto- Si bien Aiden todavía tenía varias dudas acerca de todo lo que había ocurrido, una cosa al menos le había quedado clara: Winter no era la mala de la historia. Sino talvez, una justiciera un poco extremista, pero siendo él un cazador, quién era para juzgar eso.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
-De los buenos...- Repitió Winter  arrastrando las vocales, su voz sonaba estrangulada y meditabunda. - Todo es demasiado relativo...- El dolor que hasta entonces se había limitado en persistir en la zona golpeada, pareció extenderse como la niebla en la montaña. Lejos de querer generar compasión, la rubia se descubrió recriminándose a sí misma estar en esa situación, tener que aceptar la ayuda del muchacho al que ella le había disparado. ¿Por qué no dejarla allí? ¿No sería acaso más justo? Sus pensamientos se detuvieron cuando la lluvia comenzó a caer apresuradamente como si el tiempo acompañara su desfallecido ánimo, pero aún así, trató de buscarle una parte positiva a todo el embrollo en el que se había metido por no ser más precavida.

Los pies del castaño aparecieron en su campo de visión, llevaba unas botas parecidas a las que en su día había llevado Ronnie. ¡El fantasma de las navidades pasadas volvía a hacerle una visita! Qué caprichoso era el karma, ella que había jurado y perjurado que no necesitaba la ayuda de los hijos del ángel... ahora estaba dependiendo directamente de uno al que por cierto, había atacado. - ¿Por qué?- Susurró cuando él la ayudó a sentarse. - No lo merezco.- Una pesadumbre se instaló en su pecho, descargando ligeros pinchazos de culpa. Fue cargada en la espalda de él, ella solo tuvo que intentar permanecer agarrada a los hombros del cazador.

Una ligera risa brotó de sus resecos labios, era agradable encontrarse a personas que supieran mantener el humor en situaciones extremas. - Mi coche está por aquí cerca, puedo llevarte a un hospital. - No es que quisiera despreciar el auxilio del joven, pero es que su casa estaba en una urbanización en las afueras de la gran ciudad y andando podrían tardar horas en llegar. - Yo soy Winter, pero mi estación favorita es el otoño.- Aclaró intentando mantener el ambiente despreocupado. - ¡Ese es mi coche!- Chilló señalando el Maserati color champagne que había a un par de metros. La lluvia se había intensificado al punto de parecer una tormenta de verano y a lo lejos, un rayo tiñó de morado el cielo. - ¡El diluvio universal viene  a por nosotros, Aiden! ¡Preparemos el arca!- Las palabras estaban impregnadas de un deje cómico y ocurrente. La inspectora White siempre había tenido problemas para permanecer seria más de una hora, sencillamente no era capaz de estar estática cual figura de mármol. Llegaron al automóvil y Winter abrió el seguro.- ¡Corre entra!

La rubia abrió la puerta del piloto y prácticamente se abocó adentro, cayendo de forma precipitada en el sillón. -Aiden hay que mirarte eso, puede ser muy peligroso.- De repente, notó un incomodo bulto debajo de su trasero. Al meter la mano en el bolsillo de su jean sacó la bala con la que había atravesado al muchacho, la había tomado del suelo cuando el bicho del averno la había boleado sin compasión y le había hecho probar el asfalto.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → Calles de Nueva York → Nublado con posibles precipitaciones
Aiden solía prestar mucha atención a la manera en que los demás se dirigían a él, por lo que para el nefilim, una disculpa sincera era lo único que necesitaba para terminar cargando en su espalda a la mundana que le había hecho un agujero en el abdomen. Era sabido entre quienes conocían mínimamente a Aiden que él no era alguien que hablara demasiado. Por lo contrario, lo que ocurría era que las palabras no eran su método más común de repuesta. Él consideraba que simples acciones podían transmitir el mismo mensaje, incluso algunas veces de mejor manera. Aquellos que no comprendían o no prestaban suficiente atención a sus gestos, simplemente se limitaban a señalarlo como una persona callada. Y lo era, en parte, si consideraban solo las respuestas verbales como válidas, pues las acciones decían más que mil palabras.

Ir al hospital no estaba dentro de las opciones de Aiden. En cuanto encontrara el momento, podría sacar su estela para dibujar una iratze en su piel, pero prefería encargarse primero de la mundana herida que no contaba con las mismas facilidades que él. Era su deber, no solo como nefilim, sino también como persona -en parte-  humana.

No pudo evitar esbozar una leve sonrisa ladina al escuchar a Winter presentarse manteniendo el ambiente distendido que Aiden había intentado hacerle sentir –Encantado entonces, Winter del otoño- Respondió en un tono de voz bajo y calmado, mientras sus pies continuaban avanzando sin preocuparse de toparse con los charcos. La intensidad de la lluvia iba aumentando proporcionalmente a medida que las nubes se alojaban sobre las grandes manzanas de las calles de Nueva York. Las finas gotas caían en grandes cantidades en línea recta a causa de la falta alguna de viento. Aiden siguió con la mirada la mano de la rubia al señalar su coche y se encaminó hacia allí mientras sentía las gotas correrle por el rostro.

Se le escapó una breve carcajada que intentó retener sin éxito alguno al escuchar el comentario ocurrente, entusiasta y completamente vacío de toda la seriedad que había mostrado antes, de la pasajera en su espalda. Aiden no comentó nada al respecto, pero le sorprendió ver ese lado de ella tan diferente al que había experimentado tan solo unos minutos antes.

Apretó el paso y avanzó hasta alcanzar la puerta del conductor del Maserati apartado a un lado de la calle. Se agachó lo suficiente para dejar a Winter bajar de su espalda y esperó junto a ella mientras abría la puerta, en caso de que no pudiera mantenerse del todo en pie por si sola. Sin embargo, contrario a lo que la rubia le había dicho, el nefilim se quedó en donde estaba, junto a la puerta abierta del lado del piloto, viendo como Winter se había dejado caer sobre el asiento –Eso puedo vérmelo luego. Estaré bien. Pero no creo que sea buena idea que tu vayas de piloto…- Sus labios formaron una pequeña mueca mientras el nefilim permanecía con una mano apoyada sobre el techo del coche -Perdóname, pero no puedo dejar que conduzcas con el golpe que te has dado. Podrías matarte tú o matar a alguien más- No esperó por una objeción, pues sabía que él tenía razón. Se agachó, entrando al coche por el lado del conductor a la vez que tomó a Winter con ambos brazos para pasarla al asiento del copiloto con todo el cuidado que su propia fuerza le permitió. El nefilim se acomodó en el asiento del conductor y giró la llave encendiendo el coche. Con sus diecinueve años de edad, había aprendido a conducir tanto motocicletas como automóviles, aunque esperaba no toparse con nadie pues no traía ninguna de las dos licencias con él -Dime por donde-.

El viaje se le hizo bastante corto, a pesar de tener poca idea sobre la zona por la que Winter le guiaba. Aiden estacionó el coche fuera de la casa de la chica, junto a la entrada a una cochera. Se bajó del vehículo y tras cerrar la puerta del conductor, rodeó el coche para abrir la puerta del acompañante, ayudando a Winter a caminar hasta la puerta de su casa, como bien sus padres lo habían educado.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
Desde que era una niña, Winter había encontrado exageradamente fascinantes las tormentas. Le originaba una enorme calma observar como el agua caía libre purificando todo lo que tocaba, como los relámpagos iluminaban el cielo en los más bellos tonos blanquecinos a morados y como sus oídos se inundaban por la bella melodía del agua impactando sobre el césped o los cristales de la ventana. Cuando aún vivía con sus padres solía cesar las actividades que estuviera llevando a cabo para sentarse a observar el paisaje desde el enorme ventanal del imponente salón, en cambio desde que se había independizado, optaba por arrastrar su elegante butaca caoba hasta la cristalera del balcón y se acomodaba mientras se deleitaba con el dulce sabor del té.

En cierta retorcida manera, escuchar como el cielo prácticamente caía a pedazos reconfortó a la rubia, que por un momento tuvo el impulso de salir del coche para que el agua limpiara lo que acababa de hacer. Lo había matado. No, lo había asesinado. A sangre fría. Ella solo quería pegarle, castigarle por los delitos que cometió y que nunca pagó... ella solo quería hacer justicia. Unas fuertes manos la tomaron, moviéndola hasta el sillón del copiloto mientras su puesto (que había sido calentado por su querido trasero) fue ocupado por Aiden. - ¡¿Pero quieres dejar de hacer esfuerzos?!- Espetó como una madre regañando a su hijo por haberse metido en el barro con la ropa de los domingos. - ¿Cómo que luego? Debes ser tratado ya, es muy peligroso pasearse por Nueva York con una herida de bala. - Su voz estaba cargada de la ternura con la que solía tratar a sus allegados, haciendo acopio de todo el instinto maternal que poseía. No obstante, algo le dijo que él sabía lo que hacía o al menos, él creía saberlo. Encendió el gps del automóvil y registró la dirección de su casa, en tan solo un par de segundos una voz de mujer hizo eco en el vehículo, indicando al conductor que calles debía tomar para salir de la ciudad e internarse en la pacífica urbanización en la que Winter residía.

El paisaje era totalmente diferente al de la gran urbe. Los edificios habían sido sustituidos por casas unifamiliares con bonitos jardines, las calles atestadas de personas eran pequeñas aceras de empedrado blanco que estaba decorado con diversos árboles perfectamente arreglados para ser simétricos, los establecimientos y masivas tiendas se habían evaporado para dar paso a fuentes y ornamentaciones que indicaban que allí solo vivía lo que solía denominarse como "gente de bien". Al fondo de las pocas casas se podía vislumbrar un espeso y verde bosque, entonces tan solo decorado por la luz que emitían los truenos en la lejanía. - No quería matarlo.- La voz queda de Winter rompió el armonioso silencio que se había creado desde que habían salido de la ciudad de Nueva York. - No soy una asesina, solo pretendía impartir justicia.- Musitó antes de que el joven saliera del coche para abrirle la puerta y caminar renqueando hasta el porche de la gran casa.

- Hay que hacer algo con esa herida.- De repente, como un augurio, una gran luz recorrió el cielo y la lluvia empezó  a caer con más fuerza. - Vale, ahora viene la parte en la que entras en mi casa quieras o no. Tengo chocolate caliente y donuts para hacer el dolor más soportable. Vamos.- Metió con esfuerzo la llave en la cerradura abriendo la hoja de madera, con paso apresurado se introdujo en la residencia y apagó la alarma antes de que ésta registrase un posible robo y comenzara a pitar enloquecida como si no hubiera un mañana. En el interior hacía una temperatura agradable y el aire mantenía ese peculiar olor que resultaba de la mezcla del perfume de vainilla de la inspectora con la esencia de flores que utilizaba el hada con la que habitaba.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you ready for it? || Aiden & Winter ☁

Mensaje— por Aiden E. Blake el Sáb Sep 23, 2017 12:48 am

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones

-No creo que lo seas. Solo no tuviste otra opción- Murmuró en respuesta, aunque su voz podía escucharse a través de la lluvia, en el momento en que Winter se incorporaba saliendo del coche. Aiden se encargó de volver a cerrar la puerta y de ofrecerle su brazo para que pudiera usarlo a modo de apoyo para caminar a paso lento bajo el manto de agua que caía de las nubes hasta llegar al lumbral de su casa. Aiden era plenamente consciente de que situaciones, ciertamente excepcionales como la que acababan de vivir Winter, no definían a una persona. Como Cazador, Aiden estaba acostumbrado al hecho de matar demonios a sangre fría. Por más que esos demonios no fueran técnicamente humanos, seguían siendo seres conscientes capaces de sentir dolor, por más propósitos retorcidos que tuvieran, pero no por eso a los nefilim se les ocurría simplemente aprisionarlos. No, ellos los enviaban de regreso a su mundo, a través de su muerte. Era por ello que Aiden entendía aquella sensación que traía quitarle la vida a algo con tus propias manos, pero jamás en su vida se había puesto moralista respecto a ello. Nadie cuestionaba el método de control de plagas demoníacas y él no iba a ser el primero, pero aún así, el sentía que podía comprenderla.

Por un pequeño instante, Aiden había olvidado por completo la herida de bala mientras permanecía parado bajo el porche, escuchando las gotas de lluvia rellenar los charcos en el suelo y esperando a ver que Winter estaba lo suficientemente bien como para seguir sola. Sin embargo, bastaron las breves palabras de la rubia para que volviera a sentir un dolor, esta vez más intenso, recorrerle el abdomen, tal y como si su cerebro hubiera enviado la orden de hacerle notar que aún seguía herido. Aiden no había planeado permanecer más tiempo con Winter, pues técnicamente seguía siendo un desconocido para ella, por más hijo del ángel que fuera. Sin embargo y tras quedarse uno segundos completamente quieto en su lugar, sin saber como reaccionar, acabó por dar un paso tímido hacia adelante, atravesando el umbral de la puerta detrás de la rubia, además de que la idea del chocolate caliente paseaba en su mente de una forma tentadora, sobre todo considerando que todo él estaba chorreando agua. Apenas entrar pudo notar un olor dulce pero suave, bastante agradable -Bueno, supongo que puedo aceptar el chocolate caliente y las donuts de mientras deja de llover. Y gracias, porcierto, no tenías por qué...- Habló en un tono de voz bajo mientras permanecía parado junto a la puerta, del lado de adentro de la casa, sin atreverse a echar un vistazo general al interior.

Al sentir una nueva punzada, se apresuró a rebuscar dentro de su estuche hasta dar con su estela, mientras que con la mano libre se llevaba una mano a la herida. Hubiera preferido no tener que activar la runa frente a Winter, pero no estaba dispuesto a seguir dejando pasar el tiempo. Aiden se desató con cuidado la tela que la rubia había usado para vendarlo, que ahora estaba compleamente humedecida no solo por la sangre sino tambien por la lluvia y apartó la tela de su camiseta únicamente lo suficiente para dejar al descubierto una pequeña parte de su abdomen -del lado sano- y dibujar una iratze. En menos de treinta segundos, la runa ya estaba lista y el nefilim volvía a guardar su estela, esperando que comenzara a hacer efecto.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 2:45 A.M → Callejón cualquiera → Nublado con posibles precipitaciones
El ceño de Winter se frunció de una forma exagerada, mostrando la confusión que le generaba la afirmación del cazador. - ¿Que no tenía por qué? Te he disparado. Evitar que te desangres bajo la lluvia es lo mínimo que puedo hacer, Aiden. - La verdad latía presente en cada una de sus palabras, como si hubiera pronunciado un juramento sagrado. - Aunque... la verdad es que no suelo ofrecer donuts, eso ha sido porque me caes bien. - Y acto seguido le pellizcó suavemente una mejilla. La inspectora White ignoraba completamente cual era la edad de Aiden y no le podía importar menos, su instinto protector ya lo había situado en la zona de niños mayores. En ese mismo apartado estaba su propia hermana y Alana... a todas las veía como pequeños niños que estaban en un cuerpo adulto, por ende, para la rubia seguían siendo infantes necesitados de dulces recién horneados y comida casera.

La joven de cabello dorado pudo vislumbrar cómo el muchacho de ojos verdes sacaba la estela típica de los nephilim (no era igual a la de Ronnie, pero muy parecida). Para darle un momento de intimidad decidió que sería bueno hacer otra cosa, en otra sala si podía ser, cruzó el recibidor hasta el salón para encender las luces y que él estuviera cómodo mientras Winter le conseguía todo lo necesario para eludir una catastrófica gripe. - Vente al salón. Hay corriente de aire en la puerta y te vas a resfriar.- Volvió a la puerta principal, sólo para cerrarla tras Aiden. Cuando nuevamente sus miradas coincidieron, ella esbozó una sonrisa dulce. - Voy a traerte ropa para cambiarte y esa que llevas la metemos en la secadora. ¡Vete al salón! - Comentaba mientras subía la escalera que llevaba a la segunda planta.

Cuando Winter volvió a parecer en el salón, llevaba un pijama rosa de manga y pantalón largo. El patrón estaba compuesto por la alternación de rayas de dos tipos de rosado y algunos detalles en negro, en la espalda, en unas elegantes letras bordadas en hilo negro ponía Angel of Kaylee's whiskers. Si no conocías a la inspectora, (como era el caso de Aiden) jamás podrías imaginar que el pijama hacía alusión a su pequeña gatita Kaylee, si por el contrario la conocías lo suficiente, sabías que Winter estaba en contra de los inalcanzables modelos femeninos que la sociedad quería imponer a la mujer y esa era su mejor forma de decirle ¡Chúpate esta, sociedad superficial! ¡Mi gata me quiere tal y como soy! En las manos  llevaba dos prendas cuidadosamente dobladas, un pantalón y una camiseta de deporte. - Aquí tienes, mira... sal del salón y abre la primera puerta que veas a mano derecha. Es un cuarto de baño. - Le tendió la vestimenta con una expresión afable. - Yo mientras tanto prepararé los chocolates... ¡Ah! Y si te encuentras con una pequeña bola de pelos blanca... es mi gata, no te asustes.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3.30 A.M → Casa Unifamiliar White → Tormentoso
Al moreno le tomó por sorpresa que le pellizcaran una mejilla como si de un niño se tratase. Se limitó a quedarse quieto, siguiendo el movimiento de la mano de la rubia con la mirada y luego dejando asomar una tímida sonrisa ladina en el momento en que Winter se giraba para ir hacia la sala contigua.

Se hizo a un lado lo suficiente para que la rubia pudiera cerrar la puerta de su casa sin mayores impedimentos y luego simplemente la observó esperando que le dijera qué hacer a continuación. Asintió con la cabeza, al tiempo que inconscientemente su mano se elevaba para despeinarse el cabello de la nuca, un poco avergonzado por estar recibiendo tantas atenciones. Winter subió por las escaleras y Aiden demoró un par de segundos en reaccionar para caminar hacia la sala. Aiden se sentía muy a gusto en su compañía, no iba a negarlo, pero no podía evitar a la vez sentirse extraño y un poco nostálgico por la manera en cómo la chica trataba con él. El nefilim aguardó con suma tranquilidad parado en medio de la sala, guardando sus manos dentro de los bolsillos de su chaqueta, hasta que la dueña de casa volvió a bajar usando unos pijamas que a Aiden le resultaron bastante simpáticos.

Miró en la dirección a la que Winter se refería y una vez que localizó la puerta tomó con cuidado la ropa que la rubia le tendía -Gracias, de nuevo. Y espero que no sea ella la que se asuste de mi con el desastre que estoy hecho- Comentó antes de apretar sus labios en una sonrisa y se encaminó hacia el cuarto de baño, con cierta pena de que con cada paso estuviera dejando un pequeño charco en el suelo inmaculado. Una vez dentro del baño, se tomó un tiempo para limpiarse las manos, las cuales a esas alturas estaban cubiertas de sangre seca, sobreotodo la mano que había usado para cubrirse la herida en un principio. Por lo demás, la lluvia parecía haber barrido con todo, por lo que una vez que se despojó de su ropa mojada, se probó la que Winter le había traído, llevándose una grata sorpresa al ver que era del tipo de ropa que el hubiera elegido para estar en las comodidades de su propia casa. Aiden volvió a salir del cuarto de baño, vistiendo una camiseta juvenil azul con el logo de superman estampado en el pecho y unos pantalones deportivos grises. Le resultaba agradable deshacerse por una vez del uniforme de cazador, pues no se veía caminando por el Instituto vistiendo de la forma en la que estaba ahora, por más que le hubiera gustado.


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3:30 A.M → Casa unifamiliar White → Posible próximo diluvio universal ☁ ☂
Las orbes azules de Winter se abrieron de par en par por unos segundos, antes de que estallara en risas debido al comentario de Aiden. ¿De verdad le preocupaba asustar a Kaylee? Y aunque le enternecía el desasosiego que pudiera llegar sentir el joven cazador para con el bienestar de su pequeña amiga peluda, no podía evitar pensar que el que estaba en clara desventaja era él. Kaylee era la alegoría de la dulzura cuando estaba con Winter, sin embargo, la inspectora era consciente de cual era el carácter de la Señorita bigotitos adorables. Sabía de sobras que la minina era demasiado territorial cuando se trataba de velar a su fiel amiga humana, poseía un temperamento difícil con los extraños y sólo se dejaba acariciar por las jóvenes White-Rosewood. Sí, toda una perla felina. Por estas razones, la rubia temía que si el nephilim se encontraba con Kay, éste acabaría huyendo de sus bufidos iracundos o de los maullidos de ultratumba que extrañamente era capaz de originar. - ¿Qué? No, no, no...- Su diestra se había alzado hasta la altura de su rostro, ondeándola en un gesto despreocupado. - Kaylee tiene demasiado temperamento como para asustarse por un poco de agua, sangre y barro. Es más temible que una horda de demonios. - Eso evidentemente era una broma, porque ella mejor que nadie sabía lo peligroso que podía ser una horda de demonios.

Como acto reflejo a la espontánea sonrisa de Aiden, ella curvó sus labios también. Nunca, en sus 24 años de vida había sido capaz de imaginar que la noche que ella decidiría tomar la justicia por su mano, aparecería un shadowhunter dispuesto a frustrarle los planes y que por si eso era poco, la acabara ayudando después de haber sido herido por ella. ¿En qué clase de mundo al revés se encontraba? Negó un par de veces con la cabeza aún manteniendo la sonrisa mientras se dirigía hacia la cocina para preparar los dulces prometidos. El chocolate fue lo que más tardó en hacer, ya que los donuts los había hecho esa misma mañana y sólo les faltaba añadirle el azúcar en polvo. Para cuando volvió al salón, el muchacho ya estaba allí. -¡Wow!- Exclamó mirándolo de arriba abajo. - ¡Te queda mejor de lo que seguramente le quede a mi prometido!- Dejó en la mesita de café la plateada bandeja que portaba los dos vasos de chocolate caliente coronados con nata montada, pequeños marshmallows y dulce de leche, y el plato de porcelana que contenía seis donuts, unos rellenos de fresa y otros con nutella. - Debo admitir que él es más de ropa formal y de colores neutros, no sé que me pasó por la cabeza cuando la compré. Creo que fue porque me gustaba a mí... aunque soy más de batman.- La joven White tomó uno de los vasos de cristal y se lo tendió.

Una bola de pelos hizo acto de presencia, entrando en el salón con ojos entrecerrados y movimientos desconfiados, notándose a leguas que se encontraba alerta. ¿Quién era ese humano? Y lo más importante... ¿Qué hacía con su humana? ¡Oh, ese no parecía peligroso al menos! Sinuosamente se acercó a Winter lo suficiente como para rozar sus piernas, y de repente, cambió completamente. Entre maullidos desesperados, comenzó a frotarse contra la tela del rosado pijama como si llevara sin verla semanas en vez de horas. - ¡Oh! Mira, hablando de la reina de Roma... Aiden, esta es Kaylee.- Acarició la cabeza de la gatita con cariño para acabar rascándole detrás de la oreja. - ¿Te gustan los gatetes?




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3.30 A.M → Casa Unifamiliar White → Tormentoso
Se giró hacia Winter cuando la oyó regresar al salón, con las manos guardadas en los bolsillos. Aiden agacho la cabeza como acto reflejo para verse con el atuendo que llevaba puesto, por más que ya lo había visto en el espejo del cuarto de baño antes. El nefilim prefería no juzgar que tan bien o mal le quedaba, pero de lo que si estaba seguro era de que le resultaba extremadamente cómodo. Elevó una mano, deslizándola por su cuello y regresó su mirada hacia Winter, para dedicarle una pequeña sonrisa de agradecimiento. Era la primera vez en mucho tiempo que a Aiden se le escapaban tantas sonrisas en tan poco tiempo.

Aiden podía notar que la rubia debía ser un poco mayor a él, no solo por un aspecto físico maduro sino también por su manera de actuar. Pero aún así le sonó un poco extraño que siendo igualmente tan joven estuviera comprometida. No iba a hacer preguntas sobre ello, tampoco era asunto suyo y además, la chica le caía demasiado bien como para no hacer otra cosa que simplemente alegrarse por ella –En lo personal, cualquiera de las dos opciones me gusta, pero si tuviera que elegir, creo que hubiera elegido a Superman- Respondió al tiempo que tomaba una de las tazas que la rubia le tendía –Gracias- No pudo evitar que le hiciera cierta gracia el hecho de que Winter prefería a Batman, siendo que este era un héroe completamente humano, mientras que él,  por su parte e irónicamente, prefería al héroe extraterrestre humanoide.

Podía sentir a la perfección el olor a chocolate que desprendía la taza humeante y se quedó observando el contenido con un brillo en los ojos similar al de un niño pequeño. Alcanzó a probar uno de los pequeños malvaviscos tomándolo con su mano libre y fue por el segundo en el momento que pudo detectar una pequeña bola blanca acercarse a los pies de Winter. Aiden se quedó observando al  animal mientras comía con parsimonia de uno en uno los marshmallow. A decir verdad, la única experiencia con los felinos que había tenido alguna vez, había sido las pocas veces que Iglesia se paseaba por el Instituto, en cuyo caso Aiden no hacía más que simplemente observarlo con curiosidad –No he conocido a muchos gatos, pero me resultan bastante interesantes. Muchos movimientos del parkour están basados en ellos. Tienen una agilidad increíble- Comentó al tiempo que se quedaba observando a la gata y como esta reaccionaba a las caricias de su dueña.


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3:30 A.M → Casa unifamiliar White → Posible próximo diluvio universal ☁ ☂
- Entonces la camiseta te va como anillo al dedo. Es más, debes quedártela. - Lo animó con una sonrisa. La inspectora White sabía con toda certeza que Rossem jamás se pondría una camiseta de ese tipo, él solo se ataviaba con las mejores prendas de las más selectas firmas de ropa. No fue consciente de la gran palabra que había usado hasta que la expresión de Aiden cambió, en su rostro se podía leer el atisbo de la confusión. - Es una historia muy larga.- Fue lo único que dijo a modo de defensa. ¿Cómo le explicaba al cazador que su padre la había entregado como seguro de venta? Seguramente le parecería anticuado y arcaico, algo más típico del siglo pasado que del actual.

-¿Es en serio?- Interrogó la rubia abriendo los ojos como platos. - Los gatos son unos animales maravillosos, no me extraña nada que hayan usado algunos de sus movimientos para el parkour. - Su mano abandonó el suave pelaje de Kaylee para poder sentarse el la butaca más cerca, durante unos segundos observó atentamente al nephilim con el ceño fruncido y con el brillo de la duda en la mirada. - ¿Por qué no te sientas? Estarás más cómodo.- Evitó volver a sacar a colación el hecho de que estaba herido, sabía por experiencia propia que el dolor era mucho más llevadero cuando no se pensaba en él. Tenía la esperanza de que el dulce consiguiera distraer la mente de Aiden lo suficiente como para olvidarse de que gracias a ella tenía un agujero de lado a lado en el abdomen.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3.30 A.M → Casa Unifamiliar White → Tormentoso
La superficie de la taza había comenzado a despejarse lo suficiente de marshmallows como para atreverse a dar el primer sorbo. A pesar que solo alcanzó a probar lo que supuso era nata, confirmo que aún seguía tan caliente como el humo le delataba. De todas formas rodeó la taza con ambas manos para aprovechar el calor que desprendía de la cerámica. Mientras tanto, la rubia se movió hacia una de las elegantes butacas que se encontraban en la sala. Aiden echó un vistazo de nuevo a su taza, como si en los pocos segundos que habían pasado hubieran sido suficientes para que el chocolate caliente se enfriara, pero la voz de la muchacha le hizo volver a poner su atención en ella. Tras su sugerencia, Aiden miró a su alrededor hasta dar con otra butaca que se encontraba en frente a la que estaba Winter. Asintió con la cabeza y se acomodó allí con movimientos precavidos, aún sosteniendo la taza con ambas manos para no hacer desastres con el chocolate y luego liberando una para comer uno de los marshmallow que aún sobrevivían.

Estando allí sentado, no pudo evitar ver con más detalle que era lo que le rodeaba exactamente. Alcanzó a ver un estante con algunas fotografías, aunque no reparó en mayores detalles pues no quiso pasarse de chismoso. Regresó la vista a Winter al tiempo que daba un nuevo sorbo, olvidando momentáneamente que volvería a quemarse. Sin embargo, el pequeño sorbo alcanzó para dejarle nata sobre el labio superior, lo que enseguida se encargó de limpiar –Entonces ¿Tienes idea porqué te perseguía ese demonio..?- Por un momento se preguntó si no sería una pregunta un poco directa, pero después de todo, tratar con demonios era su trabajo. Esta vez habían acabado con él, pero si en algún futuro regresaba a por ella, Aiden prefería estar enterado.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3:30 A.M → Casa unifamiliar White → Posible próximo diluvio universal ☁ ☂
Su mirada azul estaba clavada en la taza de porcelana que sostenía con expresión solemne. Trataba -en vano- de poner orden a sus pensamientos, mas sabía que los sucesos estaban demasiado recientes cómo para poder ser objetiva y descifrar entre líneas las consecuencias que acarrearían a su vida. Demasiados acontecimientos para dos míseras horas. Por el momento debía evitar atormentarse por la anunciada visita de los fantasmas del pasado, porque básicamente, si seguía así no iba a pegar ojo en toda la noche. En parte de culpaba porque ella ya sabía que eso iba a ocurrir y cómo solía decir su abuela Marjorie: quién avisa no es traidor. Reeve la advirtió de que volvería. Sin embargo, ¿quién la iba a culpar por querer olvidar el hecho de que alguna vez se inmiscuyó con un demonio? Ella, en su usual ingenuo optimismo, había pensado que quizás no volvería... Sólo era una mera mundana y él un demonio de más de quinientos años. ¿Qué probabilidad había de que decidiera marcarla como de su posesión? ¿Qué había visto en ella que no había visto en otra en su medio milenio?

La voz del nephilim la hizo romper el contacto visual con la taza de chocolate para ascenderla hasta sus ojos verde hoja. Asintió con la cabeza con los labios sellados, por unos segundos pareció que no iba a emitir palabra alguna. No obstante, se levantó para dejar la taza en la mesita de café y acto seguido se encaminó a la estantería que estaba situada en uno de los lados de la chimenea. Tomó uno de los marcos que la decoraban y se acercó a Aiden, tendiéndole el retrato con rostro sereno. -Este es Reeve.- En vez de contemplar la foto para notificar la identidad del sujeto, Winter observaba a Aiden con rostro sereno. Intentaba que no doliera, pero lo hacía, y mucho. En la instantánea se podía apreciar a un muchacho joven al que le estaban haciendo un tatuaje y en segundo plano, se encontraba la inspectora con el cabello parcialmente teñido de lo que ella inicialmente había creído que era rosa. - Me salvó de un licántropo y me protegió del mundo de las sombras por un tiempo.- Con pasos lentos retornó a la butaca, cediéndole temporalmente la fotografía al nephilim para que pudiera admirar bien todos los detalles de ésta. - Pero... había hecho demasiado daño a los shadowhunters.  Durante cientos de años se había encargado de perseguirles y darles muerte de la forma más despiadada que su retorcida mente podía maquinar. Como era de esperar, los hijos del ángel lo tenían en busca y captura... y una noche nos tendieron una emboscada. Reeve podía haber huido, no obstante se quedó allí luchando por recuperarme de las manos del nephilim que me había atrapado. ¡Oh! ¡Pobre de la mundana enamorada del demonio!

>>Mientras uno me arrastraba fuera del caos, yo trataba de entender en qué había fallado, quién podía haberse enterado y haber avisado a la Clave. Sin embargo, mis dudas fueron resueltas cuando vi el rostro de mi captor. Delante de mí tenía al que había sido mi mejor amigo por años y entonces comprendí que había sido él quien lo había hecho. Ronnie se excusó en que sabía que Reeve me había llevado a lo más alto del Empire State Building y me había amenazado con estrangularme si volvía a acercarme a algún cazador de sombras. Obviamente yo me enfurecí a semejante nivel que no dudé en golpearlo con una de sus propias armas pues me sentí terriblemente traicionada. Corrí de nuevo hacia donde se llevaba a cabo la pelea, pero cuando llegué era demasiado tarde. Lo mataron.  Desde entonces evito a los nephilim, no me gustan. 
- Durante toda el relato había permanecido con la vista fija en la ventana, mirando a la nada con los ojos empañados por la nostalgia. - Los nephilim creyeron que me hacían un favor aquella noche pero lo único que hicieron fue firmar mi sentencia de muerte. Soy una mundana sin la Visión que está metida en el mundo de las sombras. ¿Cuántos meses de vida me das?- Esta vez sí que dirigió sus ojos a los verdes del muchacho. - Yo sabía que Reeve era un ser infame y mezquino, pero conmigo siempre se comportó y por eso llegué a tenerle en alta estima. Seguramente sólo quisiera mi alma para su colección de muñecas rotas... pero ¿qué mas daba? Dentro de poco sólo seré otra mundana más que ha muerto en extrañas circunstancias.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3.30 A.M → Casa Unifamiliar White → Tormentoso
Sus ojos se movieron, siguiendo el movimiento de la muchacha mientras esta tomaba uno de las fotos en los estantes que Aiden había visto antes. El nefilim se quedó en su lugar y liberó uno de sus manos, alejándola del calor de su taza para tomar la instantánea que Winter le tendía. En cuanto la escuchó pronunciar aquel nombre, un vago recuerdo se abrió paso desde el fondo de su memoria, como si quisiera sonarle de algo. En cambio bastó con observar detenidamente la imagen plasmada en aquella fotografía para darse cuenta de que había visto ese rostro antes. Se tomó un momento para contemplar en detalle el momento en el que se había tomado. Detrás del hombre distinguió con claridad a la rubia, que en aquel entonces parecía tener las puntas del pelo teñidas de rosa, en una versión de sí misma notoriamente muy diferente a la Winter de la actualidad. Las imágenes de sus propios recuerdos comenzaron a pasar delante de sus ojos en una ráfaga, como si el espacio de su memoria donde había almacenado todo lo sucedido aquella noche se hubiera liberado, dando rienda a suelta a recordarlo todo de nuevo. Se obligó a olvidar e ignorar todo eso por un momento y a levantar la vista de nuevo hacia Winter. Se quedó escuchándola, en completo silencio y dándole toda su atención, aún sosteniendo la foto en su mano.

Winter parecía saber mucho más del mundo de las sombras de lo que Aiden hubiera imaginado. Escuchando su historia, una parte de él estaba desconcertado por aquel curioso cruce de caminos del que ninguno de los dos había sido consciente hasta el momento, pero por otra parte, no pudo evitar sentir cierta culpa. Sabía que no debía, que había hecho lo que tenía que hacer, que había hecho lo correcto, pero eso no quitaba el hecho de que ver los ojos humedecidos de Winter al hablar no le removiera algo dentro de él. Aiden la escuchó hablar hasta el final y tras unos pocos segundos de silencio que se tomó para pensar sus palabras, apoyó la taza en la pequeña mesa de café que se encontraba entre ambos. Se inclinó hacia adelante aún en su asiento, apoyando los codos sobre sus rodillas y clavó su mirada en la de ella -No….- Murmuró negando levemente con la cabeza -No, claro que no, Winter. Nosotros los Cazadores existimos para proteger a gente como tú. Nuestra misión es que ustedes puedan tener una vida larga y plena. Y puedo entender que no te agraden los de mi raza luego de lo que hemos hecho, pero si estás en este peligro constante, me encargaré yo mismo de mantenerte a salvo como sea…- Hizo una pequeña pausa -…Aún si decides sacarme por la puerta ahora mismo cuando te diga que yo ayudé a matar a ese demonio- Lo recordaba como si hubiera sido ayer, pues literalmente había sido hace bastante poco. El tenía tan solo dieciocho años y llevaba muy poco tiempo en el Instituto. Había asistido a aquella misión junto a un grupo de nefilim más experimentado, con el único propósito de ser un apoyo y talvez aprender algo. El no había sido quien había enterrado el cuchillo en el pecho del demonio, pero si había ayudado a que ello ocurriera y presenciado absolutamente todo. Pero aún así, en ningún momento había alcanzado a ver a la rubia. Antes de esperar una respuesta de su parte, quiso levantarse para ir a dejar la fotografía en su sitio, pero una pinchazón de dolor en el abdomen le impidió siquiera separarse de su asiento, volviendo a sentarse con una mueca de dolor que intentó reprimir.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 245

Reliquias : 1858

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Are you ready for it?
→ Martes → 3:30 A.M → Casa unifamiliar White → Posible próximo diluvio universal ☁ ☂
Sus labios se sellaron momentáneamente, en un ademán tenso. No esperaba que Aiden la entendiera, porque jamás podría hacerlo... su sangre angelical se lo impedía. Ella sabía que él, como los de toda su raza, vivía para borrar esos seres de la faz de la tierra y por eso no esperaba ninguna palabra amable que justificase el comportamiento violento que sus congéneres habían mostrado un año antes. Cuando el muchacho se apoyó en sus propias rodillas adquiriendo una expresión devastadoramente seria, la inspectora frunció el ceño, alerta.

La habitación que había permanecido en profundo silencio, escuchándose solamente la lluvia impactar en el cristal de la gran puerta que daba al jardín, fue inundada por la cálida voz del castaño. Winter lo escuchó con atención sin darse cuenta que poco a poco su semblante abandonaba la desconfianza para tornarse sereno, incluso pudo verse algún que otro destello de emoción contenida brillando en el azul de su mirada. Sin embargo, las últimas palabras la hicieron congelarse en el sitio. - ¿Tú... fuiste uno de los que mató a Reeve?- La joven White sonaba estrangulada, como si estuviera reprimiendo algún sentimiento que le obstaculizara la respiración, y así era, estaba batallando consigo misma por no estallar en lágrimas. - No te voy a echar. ¿Quién soy yo para juzgarte? Por el amor de dios... mírame.- Expresó levantando ligeramente las manos a modo interrogativo.- Esta noche he asesinado a sangre fría a un ser que para mí, se asemeja a un demonio. No tengo derecho siquiera a decir que hiciste mal.

Con todas las confesiones que se habían llevado a cabo esa noche, la inspectora White había olvidado por completo el hecho de que el muchacho estaba herido de bala y que era peligroso que se moviera con esa soltura. Por eso, soltó exhaló una exclamación cuando lo vio desfallecer de nuevo en el sofá. -¡Aiden!- De un salto se puso de pie, acortando la distancia con el castaño en dos grandes zancadas. - Déjame ver.- Y aunque era una órden, procuró emitirla con suavidad mientras se arrodillaba delante de él, colándose entre sus piernas para poder alzar la prenda y comprobar cómo progresaba la cicatrización del balazo. La herida había mejorado bastante, no obstante aún seguía abierta y pensó que sería una buena idea vendársela de nuevo. - Será mejor que te ponga una venda limpia.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 692

Reliquias : 2271

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you ready for it? || Aiden & Winter ☁

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.