06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


37 # 40
19
NEFILIMS
7
CONSEJO
12
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
11
VAMPIROS
15
BRUJOS
7
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Esto suena como nuestra segunda cita |Jackson Evans|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Tuk Tuk.

Emily enarcó una ceja tanto al ver el cartel del local al que Jack había decido traerla para cenar aquella noche que si hubiese podido, se le habría salido de la cara. Luego miró a su novio con esa expresión con la que solía hacerlo -esa que decía '¿en serio, Evans? ¿En serio?'-, y al final tuvo que soltar una carcajada mientras se cruzaba de brazos y alternaba la mirada entre el restaurante donde se habían peleado la primera vez después de su reencuentro y el idiota a su lado que sonreía como si aquello fuese una broma graciosísima.

Lo peor era que, en el fondo, ella no podía dejar de sonreír.

New York es una de las ciudades más grandes del mundo, ¿y tienes que traerme al lugar donde me arrastraste la primera vez cuando intentabas ligar conmigo? ¿Sabes qué?, ni siquiera sé por qué me sorprendo.

Volvió a reírse, aunque en el fondo estaba entre nerviosa y enternecida. Aquel lugar no le traía precisamente buenos recuerdos, pero conociendo a Jack como le conocía, estaba segura de que había optado por el Tuk Tuk precisamente para cambiar aquello. Si iban como pareja todo iría como la seda -generalmente lo iba, discusiones aparte- y al pensar en el establecimiento Emily sólo podría recordar lo bueno. Era casi como si lo estuviese viendo grabado en su cerebro, vaya.

Menos mal que me he traído el bolso grande, por si acaso —bromeó, señalando el bolso blanco que colgaba de su brazo. Hacía juego con el vestido que llevaba aquella noche, aunque lo corto de la falda le ponía algo nerviosa. No sabía por qué. Era ridículo. Ni que no se hubiesen acostado ya... Quizás era por la cola. Últimamente se había acostumbrado a dejarla al aire delante de Jack y le daba miedo que la tranquilidad la hiciese salir de debajo de la ropa. Tenía que acostumbrarse a mostrarla y lo sabía, pero aún así...—. Anda, entremos, que me muero de hambre. —Le tendió la mano para que la cogiese y lo arrastró al interior sonriendo, sin preocuparse y sin pensar en nada más.



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Current mode:
avatar
Mensajes : 1336

Reliquias : 2328

Temas : 8/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido

Me encantaba sorprender a Emily y lo cierto es que casi siempre lo llegaba a conseguir, lo negativo del asunto es que la mitad de las veces lo hacía para mal, como cuando me vio la cara echada abajo por una pelea que tuve con unos rumanos. Si es que no hay que vender drogas ajenas... Vale, vale, drogas a secas. Niños, y adolescentes del mundo, ¡decid NO a las drogas!

Pero esa noche era diferente, me encantó ver esa expresión suya mientras a mi se me escapaba una sonrisa estúpida. Pensaría que la estaba troleando o bromeando -que también, ya sabéis eso de matar dos pájaros de un tiro- , pero no esa no fue nunca mi intención prioritaria.

- Porque esa es mi magia, nena, sorprender. - le guiñe el ojo, y me aseguré de que la moto estuviese bien aparcada. Aún se le notaba el enorme golpe que había provocado aquella zorra de hada... El seguro no me lo cubrió porque fue un golpe frontal y cuando me expliqué lo hice como el culo a causa de los nervios y al final resulte yo el culpable del porrazo. Obviamente no le conté la verdad a Emily para mantenerla al margen del odio que comenzaba a sentir por determinados subterráneos, pero cada vez me pesaba más no hacerlo, porque cada vez más había más secretos entre nosotros. - Me trae buenos recuerdos. Aquí fue donde me diste mi primer bolsazo.- solté una buena carcajada mientras me acercaba a ella y juntos nos adentrabamos en el local.

Bromeaba sobre lo que sucedió pero sabía desde ese día que era una mancha negra y pegajosa en nuestra relación. No me causaba buenos recuerdos en absoluto, por eso quería cambiarlo y transformarlo para siempre y esperaba que me saliese bien.

Miré con fingida desconfianza el bolso que llevaba luego de que lo mencionara, pero mis ojos se distrajeron de pronto con su falda corta y sus lindas piernas al aire. - Ahh... Sí, menos mal. - le agarré de la mano y me dejé llevar por ella. Yo había escogido una Vestimenta especial para esa noche, y me excuse diciendo que se me apetecía estrenar ropa nueva sin ser nueva ya que llevaba años en el armario, pero ya sabéis, no soy mucho de llevar ropa propia de tíos estirados.

Tomamos asiento en una mesa del fondo que había reservado para tener un poco más de intimidad. Pedí al servicio que guardaran los cascos y tomé asiento frente a ella, dedicándole una de mis mejores y encantadoras sonrisas. - ¿Qué? ¿Ya tienes una ligera idea de por qué te he llevado aquí? - Dejé escapar una risilla guasona, y con una indicación de mi mano llamé al camarero para que tomara apunte de lo que queríamos beber. - Una coca-cola por aquí. - el alcohol de una buena cerveza me venía muy bien, pero sabía que después de una vendría otra y otra... Y no podía teniendo en cuenta que quien conducía era yo. - Estás estupenda esta noche, Em... Siempre te la apañas para dejarme embobado... Aunque en realidad siempre lo haces sin intención. Lo harías incluso aunque llevaras un pijama de Chewaka. - levanté mis manos simulando al alíen de la película de SW y susurré muy bajito el sonido típico del personaje. Ya...sí, lo sé, no puedo ser simplemente romántico, tengo que ser tambien payaso.



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 593

Reliquias : 221


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Emily había rodado los ojos ante el comentario del bolso. Por supuesto. Jack NUNCA le perdonaría aquello, pero ya había pasado de ser un recuerdo incómodo a una broma privada entre él y ella, y lo cierto era que siempre que podía, la bruja tiraba también de la misma para tocarle ligeramente las narices.  Claro porque como eras un mujeriego empedernido que no aceptaba un no por respuesta… ¡tenía que librarme de ti de alguna forma! Y cosas así. Qué gracioso le parecería siempre que cuando habían retomado la relación para establecer una amistad, al final habían terminado siendo pareja. No creía en el destino, pero aquello había terminado siendo bonito, sin lugar a dudas.

Uy, cuanta intimidad —bromeó, al ver que les llevaban a una mesa del fondo, apartada del resto. Se quitó la chaqueta  vaquera que le cubría los brazos antes de sentarse, devolviéndole la sonrisa  mientras se cruzaba de brazos sobre la mesa—.  Pues la verdad es que barajo el que intentes tocarme mucho las narices o que te hayas despertado guasón esta semana para escoger este sitio. —Cuando el camarero se acercó pidió agua, simplemente, y encaró de nuevo a Jack, que empezó a decirle cosas cursis que no se le hacían propias de él—. Vamos, vamos, Evans, que vas a conseguir que me ponga roja.  No sabía yo que tenías sueños húmedos con Chewie; si es tu fantasía erótica no tengo problemas por llevarla a cabo —bromeó, echándose a reír luego.

Tras eso desvió la mirada ligeramente para pasearla por el local, pues el camarero había vuelto rápidamente con las bebidas. Habían hecho algunos cambios en esos años, pero más o menos seguía igual que siempre. Emily suspiró con nostalgia, diciéndose que si alguien le hubiese comentado que volvería con Jackson como novia a ese restaurante de donde había salido con una depresión de caballo por culpa del chico que le acompañaba, se habría reído en su cara. Porque había cosas que le habían parecido imposibles… y luego estaba eso.

Tú también estás inusualmente guapo esta noche. Si no fuese porque no coincide con ninguna fecha, casi te diría que parece que vienes de aniversario. ¿O acaso hoy coincide con el día en que te diste cuenta de que  te habías comportado como un idiota todos estos años y pensaste en redimirte? —le sacó la lengua mientras lo decía, sirviéndose luego algo de beber para refrescarse la garganta—. Gracias por la cita, tonterías aparte. Echaba de menos salir contigo tranquilamente. Últimamente está todo demasiado revuelto, la verdad… —suspiró—. Pero tú siempre sabes cómo traerme de vuelta.



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Current mode:
avatar
Mensajes : 1336

Reliquias : 2328

Temas : 8/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Claro que había buscado algo de intimidad para esa noche, pero más por ella que por mi. La conocía, y sabía lo poco que le gustaba llamar la atención del conjunto de personas que la rodeara. Lo vergonzosa que resultaba si de pronto todo el mundo la miraba y aplaudía, como pasó en aquel San Valentín en el que entré en su lugar de trabajo dando la nota con aquel gigantesco ramo de flores. Ah, y que no se olvide mi declaración de amor incondicional que hice a voz de grito. Quería hacer algo especial por San Valentin este año y eso fue lo que se me ocurrió hacer. De ese modo me aseguraba que aquello no lo olvidara jamás, y cuando digo jamás, es JAMÁS. Vaya cara que puso, y vaya regañina me soltó cuando nos volvimos a ver en privado, pero da igual, mereció la pena.

Iba a decirle si prefería una mesa en el centro del local para ver qué pasaba, pero eso le daría pistas de que iba a pasar algo significativo, y no podía ser. No podía estropear la sorpresa que yo mismo había elaborado. Menos mal que me dio por darle el coco un poco más de lo normal, para variar. — Podrían ser por esas dos razones a la vez. — me carcajeo a gusto, a mandíbula batiente de la gracia que me hace. Siempre fui así de escandaloso cuando me reía, mejor, al ser tan natural podría parecer que lo había hecho con esa intencionalidad. Pero por Dios que al final no se me la cabreara, sería mejor rectificar. — No, mujer. Sólo quería que “superáramos” aquel bache que tuvimos y ya está. Que dejemos de tener malos recuerdos de este lugar. — me apoyo sobre la mesa con el codo, apoyando mi mentón sobre la mano. Con la surda palmo el bolsillo delantero de la chaqueta para asegurarme que lo esencial estaba donde debía.

Ufff… ¿en serio? ¿Aún no conoces mis fantasías sexuales? Por favor… Solo hay que mirarlo detenidamente para que algo se active en tu entrepierna; con esa melena castaña al viento, esa naricilla húmeda suya, sus gruesos labios y sus fuertes brazos… Ohh Señor… — dramaticé llevándome una mano al pecho y la otra la utilicé para abanicarme la cara, simulando estar más caliente que una plancha. Ay, a veces me paso con las bromas o las estiro demasiado, ¡pero esa vez fue culpa de Emily que me dio cuerda! — Vale, ya está. — zanjé el cachondeo de Chewie con un aspaviento de mi mano surda, reprimiendo con todas mis fuerzas otra risotada. Estaba nervioso; me reía el doble y la lista de bromas y chistes malos era infinito.

Doy un buen trago a mi Coca-Cola, y echo un vistazo a la carta. No tengo idea de lo que voy a pedir porque soy un comilón empedernido y me encanta todo lo que hay en la carta. Alzo la mirada hacia ella, qué menos luego de recibir sus halagos por mi vestimenta. Buena cosa hace, porque sonrío con chulería y jalo ligeramente de las solapas de la chaqueta de traje, pero de pronto esa chulería se estrelló contra el suelo. — JA JA, muy graciosilla. — supe que era una broma, aunque en el fondo tenía mucha verdad. De acuerdo… no fondo sino en la puta superficie, ¿vale? Apiadaros de mi, joder, estaba pasando una época difícil y me refugiaba en esas gruesas capas de estupidez masculina. Inevitablemente y como raras veces sucedía, Emily me subió los colores. — Se me apetecía dejar la informalidad a un lado y así impresionarte —. Le guiñé un ojo—. A ti por aguantarme y quererme. — deslicé la mano por la mesa para agarrar suavemente la suya. — Ya he notado que hay mucho ajetreo y que tiene muy preocupada, por eso te he echado el salvavidas. Me has descubierto. — le sonrío y me enorgullezco por haber utilizado la crisis por la que está pasando Nueva York como la mejor de las excusas.

Apareció el camarero con su Tablet para tomar pedidos. Joder, mira que ya hace años que ese tipo de tecnología está integrada en todos los restaurantes del mundo. Bien, pues en donde trabajo no, aún estamos con bloc de notas… — A mi me pones Hong Kong char siu — nada de picante en esa noche, que con suerte la cosa estaría calentita de base.  — Y un arroz para compartir, ¿no? ¿Te parece? — Pregunté a Emily — Elige tú, todo me gusta. — Espero a que el camarero tome nota y se vaya para seguir conversando con ella. — Espero que esta noche desconectes totalmente de todo lo que está pasando y estemos tú y yo en esa cabecita tuya. Hace algo de tiempo que no hablamos muchos de nuestro día a día… mundano. — hice énfasis en la última palabra. — Yo estoy deseando encontrar un curro mejor. No aguanto estar por mucho más tiempo haciendo hamburguesas… ni salir a las tantas cuando a mi jefe le sale de las pelotas. Espero que a ti te vaya mejor que a mi en el ámbito laboral. — rompo por la mitad un trozo de pan del cestillo y le doy un mordisco.




I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 593

Reliquias : 221


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
No lo dudo en absoluto —comentó entre risas cuando Jack dijo que podía ser por los dos motivos que ella había dado, aunque en el fondo tenía muy claro que lo había hecho para cerrar esa herida y para que los recuerdos que pudiese asociar al Tuk Tuk fuesen positivos, como él mismo le confirmó segundos después.

Aquello la hizo sonreír abiertamente. Era curioso lo mucho que sonreía ahora, a pesar de todo. De niña siempre había sido más bien seria, y de adolescente, y hasta que conoció a Mishka y a Jack, todo era más bien gris, salvo los momentos que pasaba con Dina o con Charlie y su familia. Pero la llegada del hombre lobo le había abierto ligeramente los labios, y Jack… bueno, Jack la había sacado de la coraza que ella misma se había forjado a base de golpes y la había dejado en medio de la multitud para enfrentarse al mundo. Ahora las cosas estaban mal en New York, y después de enterarse de que su madre había muerto Emily había pensado durante un tiempo que le costaría ser feliz de nuevo, a pesar de todo. Pero había llegado Bastian y Jack, bueno, no dejaba de intentar animarla con cada cosa que hacía o decía, y al final siempre, siempre le arrancaba una sonrisa de los labios.

El corazón era curioso. Sabía que su novio era algo retorcido en su interior, además de rencoroso y vengativo a unos niveles que no podía comprender, porque estaba convencida de que en el fondo era buena persona, y por eso, y porque le hacía sonreír como nadie, pasaba el resto de situaciones por alto la mayor parte del tiempo. Tenían sus peleas. Y menudas broncas. Pero al final todas quedaban solucionadas después de torpes ‘lo siento’ y murmullos de ‘te quiero’ debajo de besos inquietos. ¿Qué haría si Jack desapareciese? La verdad es que no lo tenía del todo claro…

Qué tonto eres  —murmuró entre risas cuando empezó a hacer le idiota con lo de Chewbacca—. Pues ya ves, lo has conseguido. Y de nada, de nada. Tiene su trabajito pero bueeeno, al final merece la pena —bromeó, acariciándole los dedos con los suyos cuando buscó su mano por encima de la mesa.

Cuando apareció el camarero para tomar nota se dio cuenta de que no había mirado la carta, así que aprovechó el parloteo de Jack para echar un vistazo rápido y escoger lo que más se le apeteciese en esa primera ojeada.

Pues… yo quiero una sopa Tom Ka Gai… Pad Thai. Y un arroz Nasi Goreng para compartir, por favor.  —Le devolvió la carta al camarero y Jack volvió a atraer su atención con sus palabras, y suspiró, porque sabía que era absolutamente cierto. Alargó las manos para tomar las suyas otra vez, acariciándolas con el pulgar y disfrutando de su calidez—. Tienes razón. Están siendo unos meses horribles… No sé… realmente no sé qué vamos a hacer, Jack. Ha pasado un año desde los eventos de Times Square y… Pero no, no, tienes razón. Dejemos eso y hablemos de cosas más normales, como cuando éramos niños, ¿te acuerdas? Cuando lo que más te preocupaba era que no podías dibujar mujeres desnudas y que no habías estudiado para literatura  —bromeó, con la voz cargada de cariño y los ojos tiernos; había pasado tanto tiempo—. La verdad es que me va como siempre, aunque tengo la impresión de que Louis me está diciendo que me busque otro trabajo. En el sentido de que ya tengo treinta y un años y llevo diez de camarera, porque más de una vez me ha dejado caer que la gente no debería quedarse estancada en una profesión como aquella cuando se tenían tantas aptitudes para otras cosas  —suspiró—. Pero no sé qué hacer. El… ser conocida en el submundo me da dinero, pero la cafetería es lo que me ayuda a mantener la casa con Dina y no se me ocurre a qué otra cosa podría dedicarme ahora mismo. Estoy cómoda allí y… bueno, no sé.  —Le pasó la mano derecha por encima del dorso suavemente—. ¿Has estado mirando ofertas de trabajo en otros restaurantes?  —cambió de tema—. Puedo preguntarle a Louis si tiene algún conocido que necesite un pinche o algo así, si quieres.



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Current mode:
avatar
Mensajes : 1336

Reliquias : 2328

Temas : 8/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Me importaba un pimiento cuantas veces me llamara tonto, el objetivo era hacerla sonreír y reír, y normalmente siempre lo conseguía. Me había marcado la meta durante el tiempo que estuviéramos juntos en el día, que riera cuatro o cinco veces y sonriera el doble, aunque lo ideal sería que su sonrisa no se borrara en ningún momento. Esto último sería la repera pero aunque cueste de creer, no soy perfecto, y no siempre se consigue.

Últimamente costaba más trabajo cumplir el desafío porque Nueva York estaba viviendo su peor momento. Los seguidores de ese tal Sebastian cada vez estaban más cerca de cumplir sus amenazas y yo no podía hacer nada, solo oír lo que sucedía y… animar a Emily. Vaya mierda… Odiaba sentirme como alguien a quien proteger, eso me hizo pensar en Michael y acudir a él para que me dé más caña durante los entrenamientos. Aparte de eso, también estaba el asunto de su hermano. No me atrevo a decírselo, pero desde lo de Aldair, los niños con un vínculo especial con mi novia me dan mal rollo, seguramente también me odie.

Correspondí a las caricias de sus manos y estiré mi sonrisa un poco más. Sí que debía costar aguantarme porque me conozco y en ocasione hasta a mi me cuesta soportarme. Emily se había ganado ya el cielo. Eché un rápido vistazo que contenía el arroz que pidió Em pero el camarero se llevó las cartas, lo que hizo mirarle con los ojos entrecerrados. — ¿Qué lleva el arroz? — pregunté curioso y cual gordo queriéndole ya hincar ya el diente.

El cambio de tema nos venía bien a los dos. Los hechos ocurridos hacía un año fueron aterradores… No estuve en Times Square pero sí en aquella mansión encantada. Cada vez que recordaba los hechos acontecidos en un interior sentía un helado estremecimiento, y en ocasiones sufría pesadillas.  — Ahhgg, calla, calla… — me avergonzaba que sacara del cajón del pasado ciertos momentos de mi adolescencia, para ser más exactos, los que resaltaban mi timidez y cuanto me imponían las mujeres adultas. — Ahora las puedo dibujar perfectamente aunque las tetas me saldrían seguramente, pero bien gordas — me eché a reír a carcajadas, a mandíbula batiente hasta que me obligué a calmarme porque la mesa estaba perdiendo su discreción.

Louis tiene razón. Que no digo que ese trabajo esté mal, pero es un curro de paso, Em. ¿Qué pasa con tu talento artístico? Eres muy buena como ilustradora, envía tu portfolio a todas las editoriales que puedas. Aunque bueno, seamos realistas, pocos artistas viven de lo suyo así que piensa bien en dónde te ves en un futuro. Yo tengo claro que no quiero estar el resto de mi vida friendo hamburguesas. — Resoplé con hastío — Sí que he enviado currículums y me he inscrito en varias ofertas por internet pero nunca me han llamado. ¿Qué buen restaurante lo haría viendo que solo tengo de experiencia el tiempo que llevo en la hamburguesería? Porque los meses que me llevé en Daniel no ha servido de nada, y eso que es un restaurante de alta cocina. Para eso hice el curso que me costó la vida pasarlo, para trabajar en uno de ese tipo. — abrí los ojos de la impresión, y negué con la cabeza, rotundo. No, ¡ni de coña! Yo no quiero enchufes de ningún tipo aunque me tenga que joder en la hamburguesería. — Yo quiero conseguir las cosas por mérito propio. En el mundo de las sombras no puedo ser nada por mi condición, pero en el mundano sí que puedo sin que nadie me lleve de la manita. — las palabras brotaron de mi boca a borbotones, sin darme cuenta de que alcé un poco la voz. Mierda. No podía cagarla de esa manera pero no lo pude evitar. Era y soy muy susceptible a ese tema. — Lo siento. Lo siento, lo siento. — repetí elevando un poco mis manos y cogiendo las suyas. — Se me ha ido la olla… Yo y… ya sabes. — resoplé, me pasé la mano por la cara y fui a dar un trago. — Pues eso, que sigo buscando progresar en el ámbito laboral y lo estoy intentando como el que más, así que mi consciencia se queda tranquila. Estoy pensando en hacer un curso de cocina creativa para ampliar el curriculum. ¿No has pensado hacer algo tú? Algún curso que te motive, pero uno en condiciones, con titulación certificada porque otros no sirven para nada. — Y mientras hablábamos llegó el plato que ibamos a compartir.




I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 593

Reliquias : 221


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Emily se rió entre dientes ante la expresión de Jackson al preguntarle sobre el arroz, y ella no hizo más que susurrarle que no fuese impaciente, que ya lo vería cuando llegasen los platos, y que la próxima vez no se dedicase a pedir tan corriendo sin echarle un ojo a lo demás. Rodó los ojos ante el comentario que hizo en respuesta a lo de dibujar mujeres desnudas, propinándole un ligero manotazo en la mano como forma de reproche por decir semejantes guarradas.

Da igual que acabes de entrar en los treinta, eres un maldito viejo verde, Jackson Evans. Vosotros los hombres y vuestra manía de hacer a las mujeres con tetas gigantes. Siento que las mías no cumplan tus expectativas —respondió con cierto retintín como contraataque, alzando una ceja que tenía escrito el 'atrévete a decir algo al respecto que te caneo' de forma tan implícita que casi había quedado dicho con palabras, más que con gestos.

Le escuchó hablar con respecto a mi trabajo y apretó los dedos sobre los suyos. Era muy fácil de decir aquello, incluso de comentarlo consigo misma, pero luego al final se encontraba no haciéndolo nunca. ¿Temor al fracaso? Ya había acudido en el pasado a varias editoriales, empresas de videojuegos y demás, y de momento nunca habían querido contar con ella para el diseño de nada. Cierto que había dejado de enviarlo hacía mucho tiempo, así como que su estilo había mejorado bastante, pero volver a intentarlo sin haber avanzado a penas con su novela gráfica... Suspiró suavemente, atendiendo a sus palabras, queriendo consolar la frustración que expelía por los cuatro costados, pero sin atreverse a interferir en su charla por temor a coartarle o algo parecido. Sin embargo frunció el ceño cuando la conversación empezó a desvariar a su papel en el submundo, e inconscientemente apartó los dedos de los suyos, porque ese tema siempre le hacía sentirse algo incómoda. A fin de cuentas, ella era una de esas criaturas que le hacían sentirse vulnerable, ¿no? Pero siempre se obligaba a repetirse que debía de tener paciencia, que debía comprenderle, porque debía de ser muy frustrante todo aquello.

No te preocupes —fue lo único que contestó cuando él le pidió perdón, y respiró profundamente cuando sintió que las manos de él rodeaban las suyas de nuevo en un gesto cariñoso—. Me parece una idea estupenda, Jack. Siempre es bueno que vayas haciendo otras cosas para inflar tu experiencia; desde la crisis las cosas están peor para encontrar trabajo, y si parece que si no tienes veinte carreras y cuarenta cursos... De todos modos, la idea no era enchufarte en ningún restaurante, sino buscar algún sitio donde pudieses dejar tu curriculum, bobo. —Bajó las manos hacia la mesa, golpeando la madera con las uñas, aún con los dedos entre los suyos—. La verdad es que no he estado mirando cosas nuevas, menudo ejemplo para dar consejos, ¿eh? Pero entre Bastian, mis dos trabajos, cuidar de la casa y de Dina... la verdad es que no estoy consiguiendo mucho tiempo para dedicarlo a mí misma. Casi no he vuelto a dibujar, casi no veo a gente que no seas tú, mi familia o personas relacionadas con el submundo. Charlie lleva acosándome para quedar desde hace semanas... —Le soltó los dedos cuando apareció el arroz para compartir, y una sonrisa volvió a adornar sus labios—. Anda, sírvete, que parece que no has comido en meses. Pero acuérdate de dejarme algo, ¡que a veces eres peor que Sandor!



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Current mode:
avatar
Mensajes : 1336

Reliquias : 2328

Temas : 8/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
No quedé nada satisfecho con el susurro que Emily me dio como respuesta a mi pregunta. Había preguntado por los ingredientes del plato y ella me pidió paciencia. A ver si no iba a ser ella la que no sabía la que había escogido con las prisas. La miré con los ojos entrecerrados, muy empequeñecidos como aquel meme del protagonista de Futurama. Pero no pude aguantar esa expresión por mucho tiempo porque su violenta reacción a lo de dibujar mujeres en bolas me hizo sacudir mi mano tras su manotazo, y eso lo acompañó una buena risotada por mi parte.

No es culpa nuestra, la naturaleza nos hizo así. — usé tal argumento como excusa pero oye, no estaba del todo equivocado. Lo último que me dijo activo todas mis alarmas haciéndome mirarla con los ojos bien abiertos — ¡Oh! ¡No! Shhhh shhhh Que no te oigan — La señalé. No… Las señalé. Solo fue un par de segundos pero suficientes para avergonzar a cualquiera que le hubiera dado por echarnos un fugaz vistazo. — No te metas con ellas… — “Que son mis pequeñas” seguí hablando pero para mis adentros, que Emily me daba una hostia que me cruzaba la cara de decirlo en voz alta. Em estaría de coña, sabía de sobra cuanto me gustaba su cuerpo, no cambiaría nada de él.

La cagué bastante por haberme dejado llevar por mis pensamientos y haberlos manifestado de una forma tan directa. Era la misma historia de siempre. Cada vez se hacía más usual que se me escapase como me hacía sentir mi condición de humano aunque fuese de una forma tan sutil, pero por la expresión de mi rostro ese tema ganaba intensidad. Me ponía enfermo. Cuando alejó sus manos de las mías me di cuenta de que la había incomodado. Soy lo puto peor. Lo fui, lo soy y siempre lo haría si no consigo quitarme de encima este puto trauma y odio. Dos años hacía ya desde que me di cuenta de lo que sentía por los subterráneos. Y… ¡Hola! ¡Emily es una de ellos!

Volví a atrapar sus manos con las mías, y preferí callar y no interrumpir lo siguiente que me dijera. Así dejaba tiempo para calmar mis preocupaciones y esa ira que cada vez costaba más contener. Me centré en ella, en lo que significaba para mi y en lo que iba a pedirle esa noche. — ¿Seguro que no era una forma de enchufarme? ¿No lo estas suavizando? Tu jefe tiene contactos, muchísimos, seguro que no solo me daría consejos sobre donde echar los currículums porque eso lo sé hacer yo. Los envío a todos los restaurantes que veo — me encogí de hombros y rápidamente seguí hablando — Te ocupas de demasiadas cosas ajenas a ti misma. Deberías ser un poco más egoísta — como lo era yo. Está claro que no iba a sacrificar toda mi vida por los demás, y menos cuando mis años se contaban en decenas con los dedos de dos manos. — Mira, puedes desprenderte de Bastian, que ya me lo imagino como ese demonio de Aldair, ¿se llamaba así? Ese que me odiaba tanto. — me reí para que entendiera que era una broma aunque en el fondo me causaba pánico tener a un segundo Aldair por ahí jodiendo mi relación. — Es broma, es broma… sé que es tu hermano y tal… Pero entiende que no puedes ocuparte de todo. Si no puedes  aminorar tu atención en el mocoso, o en Dina, o tu casa, tendrás que quitarte horas de tus trabajos. Camarera o bruja… Y creo yo que lo más sensato sea recortar horas de tu segundo trabajo, que ahí eres tu propia jefa.

En el momento que el camarero dejó el arroz en la mesa, me serví un poco en mi plato. Estaba hambriento. — Ah, cierto, el Zanahorio. Queda ya de una maldita vez con él, es verdad. Lo tienes abandonado. — probé el arroz sin tener idea de que más llevaba pero me dio igual porque estaba riquísimo — No te metas con Sandor, él no puede ser peor que yo. Nunca — me reí y cuando me recuperé seguí comiendo — Bueno, ¿vas hacerlo entonces? Eso de descontarte horas. Dí que sí. De esta cena tiene que salir esa promesa porque no me gusta ni una pizca verte tan agobiada.  



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 593

Reliquias : 221


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

ESTO SUENA COMO NUSTRA SEGUNDA CITA
→ Viernes → 20:30 → Tuk Tuk  → Cálido
Emily se echó a reír al escuchar las tonterías que Jack estaba diciendo sobre sus pechos, como si pudiesen oírle, y terminó cubriéndose la boca con la mano para que las carcajadas no fuesen demasiado escandalosas y no llamasen la atención de nadie. A veces le parecía increíble que tuviese esa habilidad para decir chorradas como quien no quería la cosa, y le fascinaba un poco, la verdad, porque aunque ella era ingeniosa para dar respuestas mordaces, ese tipo de respuestas nunca se le podrían haber ocurrido. Negó con la cabeza mientras se limpiaba una lagrimilla que le salía del ojo derecho, farfullándole las mismas cosas de siempre; que era un idiota, que era un salido... con la misma expresión de ternura de siempre.

Recibió con más gusto del que habría reconocido las manos de Jack de nuevo, porque siempre eran cálidas y le transmitían mucha seguridad. Pero cuando comentó del enchufe enarcó una ceja, mirándole con reproche.

Claro que no. Yo nunca te haría eso, sé perfectamente que quieres labrarte un futuro por ti mismo. No se me ocurriría intentar enchufarte a escondidas. —Siguió escuchándole, incapaz de negar que tenía razón—. Ya... A veces me lo planteo, créeme. ¡¡Oye!! —exclamó cuando dijo lo de Bastian; sabía que tenía que estar bromeando, pero no pudo evitar que la exclamación saliese de su garganta. Igualmente luego sonrió, dándole a entender que había pillado la broma—. Puede ser.

Se mordió el labio inferior, pensativa, aprovechando que el camarero dejaba el plato entre ambos para reflexionar sobre las palabras de Jack. Tenía muchísima razón; quizás le estaba dando demasiada importancia al tema de trabajar como bruja cuando su vida como humana le pedía más atención, y sobre todo, el cuidarse a sí misma. Estaba muy estresada últimamente y todo el mundo lo notaba a su alrededor, cuando nadie tenía la culpa de lo que le estaba pasando ni se merecían estar pagando el pato por lo enrevesada que se había vuelto su vida.  Soltó una carcajada ante el comentario de Sandor y volvió a negar con la cabeza mientras se servía también un par de cucharadas de arroz en su propio plato.

Deberías dejar de llamarle Zanahorio, al pobre. Pasó una adolescencia muy acomplejada por su pelo. Pero sí, debería verle... Le echo de menos. Cuando íbamos al instituto estábamos todo el tiempo juntos fuera de clase pero ahora ni le veo. —Suspiró—. Pues sí, quizás lo haga. De hecho voy a hacerlo. Reduciré mis asuntos ajenos a la cafetería y me centraré más en mí misma y esas cosas. —Le sonrió sinceramente—. Gracias, Jack. De nuevo por hacerme salir de casa, porque iba a volverme loca. Y porque siempre me viene bien hablar contigo de estas cosas; como sueles cuidarme más que yo a mí me das buenos consejos. Pero que no se te hinche el ego, que si no, no vamos a caber aquí. —Probó la comida, disfrutando de su sabor, y la señaló con gesto pícaro—. ¿Te gusta, entonces? ¿Se nota el sabor a perro? —bromeó, buscando hacerle reír.



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Current mode:
avatar
Mensajes : 1336

Reliquias : 2328

Temas : 8/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.