01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


37 # 40
19
NEFILIMS
7
CONSEJO
12
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
15
BRUJOS
7
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» ¿SABÍAS QUÉ...?
Hoy a las 12:25 pm por Arcángel Raziel

» LA PRIMERA ORDEN [TRAMA GLOBAL]
Hoy a las 10:59 am por Arcángel Raziel

» Venganza (y dolor de cabeza) para la Condesa
Ayer a las 10:52 pm por Elisabeth Bathory

» Delta Tau: Night 2 [Priv]
Ayer a las 10:30 pm por Bianca Salvatore

» Sisters even in death // Priv.
Ayer a las 12:38 am por Alisson Quamara

» En busca y captura [Winterfú]
Lun Mayo 21, 2018 11:33 pm por Winter J. White

» Caza forzosa (Derek F. Wilcox)
Lun Mayo 21, 2018 6:31 pm por Jace C. Wayland

» Encuentros desafortunados // Priv.
Lun Mayo 21, 2018 10:08 am por Lucille Levallois

» El Reencuentro || Alisson Q.
Lun Mayo 21, 2018 12:58 am por Charles Fields

» Party in the Woods {LIBRE - Para todos}
Dom Mayo 20, 2018 11:45 pm por Elhaia Dubhóir

» Registro de avatar
Dom Mayo 20, 2018 11:36 pm por Winter J. White

» No one will ever see this side reflected || Winter White
Dom Mayo 20, 2018 10:15 pm por Winter J. White

» [FB] Long time no see you |Ivory Khanstein| [+18]
Dom Mayo 20, 2018 8:06 pm por Erik Vanhanen

» Promise me. | [Priv.]
Dom Mayo 20, 2018 7:57 pm por Alam Rousseau

» Cita bajo las estrellas || Zack C.
Dom Mayo 20, 2018 7:41 pm por Nicholas Mills


No hay genialidad sin un toque de locura

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Sáb Oct 21, 2017 7:41 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
Los parsimoniosos pasos del muchacho sobre el cemento parecían ser lo único que se escuchaba en la ciudad del otro lado del Puente de Nueva York.  El cazador avanzaba como un fantasma,  en silencio con las manos guardadas en los bolsillos y mezclándose entre las sombras de la noche con su  conjunto completamente en negro, con las mangas de la camisa recogidas dejando ver las runas en su piel que lo distinguía como un cazador de sombras. Las pocas personas que aún se encontraban recorriendo las calles por la zona contra el río Este de Brooklyn y que se habían cruzado en su camino, habían pasado a su lado como un suspiro sin siquiera notar su presencia, pués le había resultado más sencillo usar un glamour de invisibilidad.

Desde que había salido del Instituto con la misión de rastrear a un subterráneo que había estado haciendo estragos por puntos específicos de la ciudad, Aiden había tenido la molesta sensación de sentirse observado, pero cada vez que echaba una mirada fugaz y discreta no veía más que su propia sombra en el suelo, rodeada de la luz amarilla y tenue de las farolas. Había estado intentando ignorarlo, pues no hacía más que distraerlo de su principal tarea. Era la primera vez en mucho tiempo que salía completamente solo en una misión, que de todas formas en un principio parecía sencilla. Sentía que esta vez las cosas serían diferentes y que no habría lugar a errores. Solo tenía que encontrar al subterráneo, atraparlo con las manos en la masa y arrestarlo. Incluso había venido preparado con un coche prestado, que había dejado estacionado al final de la cuadra que ya había recorrido.

Pero esta vez lo sintió con claridad. Apenas torció en una esquina, escuchó pisadas correteando sin ningún tipo de disimulo exactamente desde el lugar de donde venía. Se paró en seco, pensando si habría sido su imaginación o si de verdad lo había escuchado. Volvió sobre sus pasos, asomándose de regreso por la esquina, pero no vió nada. Todo seguían tan tranquilo y vació como antes. Sin embargo, se quedó observando por unos segundos, los suficientes para recordar la existencia de un pequeño callejón junto al cual había pasado sin prestarle mayor importancia. Sin moverse del punto exacto donde doblaba la esquina, volvió a mirar el camino adyacente que había tenido toda la intención de tomar, notando un nuevo callejón. Sus labios trazaron una muy leve sonrisa ladina y emprendió la marcha de nuevo, al tiempo que sacaba su estela.

Le tomó tan solo unos segundos adentrarse en el segundo callejón, encontrándose con que efectivamente, se encontraba conectado con el otro, pues estaban a una vuelta a la esquina de distancia. Caminó entre las sombras con pasos silenciados dando la vuelta y entrando por atrás en el primer callejón, donde alcanzó a ver una silueta espiando y asomándose hacia la calle. La figura se encontraba de espaldas a él, pero a pesar de la casi nula iluminación dentro del callejón, distinguió que se trataba de una figura femenina, con marcas negras en la piel y que se le hacía sospechosamente conocida. Revolvió su bolsillo, sacando su teléfono celular y esperó hasta detenerse justo detrás de ella para encender la linterna, iluminándole el rostro desde abajo, al tiempo que forzaba una respiración fuerte y sonora cerca de su oído y trazaba una sonrisa macabra.


Última edición por Aiden Blake el Mar Oct 24, 2017 10:35 pm, editado 2 veces


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Dom Oct 22, 2017 12:27 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
Había estado la mayor parte del día entrenando y haciendo recorridos de rutina por la ciudad, evadiendo la masa de personas que correteaban de un lado a otro por la sexta avenida como si sus vidas dependieran de ello. Nunca lograría comprender el estilo de vida tan desenfrenado y estresante de los Newyorkinos, pero al mismo tiempo le parecía bastante fascinante; Era como si la ciudad tuviese vida propia y nunca se apagaba, no importaba cuanto frío hiciese o que la noche fuera absolutamente húmeda. Siempre había alguien recorriendo las calles con una determinación increíble, porque todo el mundo en la gran ciudad tenia algún lugar extremadamente importante al que ir.

Y luego estaba ella, que no tenia ni la mas mínima idea de que hacer con tanto tiempo libre luego de haberse visto atrapada por un montón de quehaceres en la ultima semana que le habían generado mas estrés del que había padecido en toda su vida. Era una sensación extraña verse tan desocupada de repente, y sin proponérselo ya había salido del departamento de su compañera y había emprendido sus pasos rumbo al instituto de Nueva York, llevando sus fieles cuchillas karambit en su cinturón de cuero oscuro, tan negro como el resto de las prendas que componían su vestuario y que eran la elección idónea para cualquier hijo del ángel, en especial durante noches tan oscuras como aquellas. Supuso que podría salir a patrullar un rato, entretenerse con las deslumbrantes luces de la gran manzana y, si tenia suerte, toparse con algún artista callejero en el Time Square de esos que siempre le hacían romper en carcajadas.

El enorme y majestuoso edificio gótico se alzaba en medio de la noche, como si fuera capaz de rasgar las tenues nubes que aun seguían plagando la bóveda de estrellas. Agilizó el paso con dinamismo y cruzó la acera para adentrarse en el instituto, si tenia suerte podia toparse con alguna misión pendiente, incluso si fuera algo minúsculo le hubiese valido para distraerse un buen rato. Sin embargo, cuando estaba a unos cuantos metros de la catedral, distinguió una figura salir fugazmente el edificio para adentrarse a la noche. Reconoció su porte y aquel aire ausente tan característico de inmediato y, sin meditarselo demasiado, comenzó a seguirse a traves de la calle.

La cazadora avanzaba manteniendo varios metros de distancia deliberadamente y a medida que pasaban los minutos y se daba cuenta de que el nefilim aun no se había percatado de su presencia una sonrisa maquiavélica comenzó a surgir en su rostro, igual que la de un niño a punto de cometer una trastada: Solo necesitaba encontrar el momento idoneo para acercársele cuando menos se lo esperara y pegarle el susto de su vida. Completamente determinada, avanzó refugiandose a entre los callejones, los postes y los antiquísimos toldos de la ciudad para no ser vista, procurando no perder a Aiden en ningún momento. Estaba apañándoselas bastante bien de momento con su pequeña faceta de espía, que a decir verdad, solo había nacido por el pretexto de hacer algo mejor que quedarse en casa a observar el techo perezosamente. Sin embargo, bastó un minúsculo instante de distracción cuando Julyette se quedó mirando fijamente el interior de un local sin poder evitarlo. Era una tienda de coleccionismo llamada PopFuzz, cuya vitrina principal estaba plagada de graciosas figuras de personajes animados, la nefilim se inclinó un poco para observar una figura coleccionable de Alicia en el pais de las maravillas y sonrió, pero instantaneamente recordó lo que estaba haciendo y se reincorporo violentamente para descubrir que Aiden no se encontraba. Extrañada y decepcionada en partes iguales se aparto ligeramente de la vitrina, tal vez si se adelantaba un poco mas podría...

Lo que sea que estaba pensando se esfumó de su mente en cuando escuchó un sonido macabro y tenebroso justo en su oido, la piel se le puso de gallina al momento y reaccionó con la misma agilidad que hubiese empleado cualquier otro cazador de sombras finamente entrenado en el combate. Suprimió un grito ahogado y se volvió con los ojos bien abiertos, alzando un puño completamente dispuesto a asestarle un derechazo a lo que sea que se le habia acercado de la nada. Una sensación helada le recorrió la espina dorsal y se echó hacia atrás con brusquedad, dejando escapar un grito antes de comprender que la figura siniestra no era ni mas ni menos que Aiden Mon Dieu! ¿¡Que pasa contigo!?– gritó, aun con la espalda pegada a la pared, como un pequeño cervatillo acorralado –¡Estupido casi me muero, idiota!– a pesar de sus palabras, y de que sentia que tenia el corazon atorado en la garganta, la nefilim se doblo sobre sus rodillas y comenzó a partirse de la risa.


Última edición por Julyette Lutegui el Lun Oct 23, 2017 3:39 pm, editado 1 vez



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Dom Oct 22, 2017 5:23 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
El cazador pudo percibir el repentino miedo y sorpresa en la muchacha, que de espaldas a él, vió su postura tensarse. Aún con la linterna de su telefono celular iluminandole y creando sombras terrorificas en su rostro, Aiden se fue acercando más a la cazadora intensificando la respiracion como si fuera un ser sobrenatural hambriento; hasta que ella se volteó como un rayo cargando el puño con toda la intención de borrarle la expresión de un golpe, por supuesto sin saber aún que se trataba de él. Aiden hizo amague de echarse hacia atras, pero se detuvo a medio camino al ver que ella hacia lo mismo, apretando los labios en una fina linea curvada en las comisuras que contenia una carcajada por las comicas expresiones de la chica.

Volvió a guardar su telefono y observó a la castaña con aire socarrón, cruzando los brazos y apoyandose de lado sobre el muro -Qué puedo decir. No siempre juego bajo las reglas- Respondió encogiéndose de hombros, manteniendo su postura y trazando una sonrisa pizpireta mientras observaba a la cazadora descostillarse de risa -¿Se puede saber que te trae por aquí? Ademas de seguirme, porque no puedes permanecer mucho tiempo alejada de mi- Agregó de forma descarada y sin molestarse en no sonar presumido, aunque sus intenciones no eran más que molestar a la contraria.


Última edición por Aiden Blake el Lun Oct 23, 2017 5:25 am, editado 1 vez


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo

La pregunta del otro cazador de sombras le hizo caer en cuenta, con un repentino nerviosismo, que no tenía ninguna excusa para estar siguiéndole y que nada de lo que pudiese argumentar podría resultar lo suficientemente coherente para justificarse y no quedar como una acosadora en potencia. Se echó el cabello hacia atrás con un hilo frio recorriendole la espalda, fingiendo indiferencia y forzándose a sí misma a dejar de reírse, agradecida de que la escasa luz que había en el callejón no lograría exponer que estaba roja hasta las orejas Ja, Ja… muy gracioso ¿conoces el significado de la palabra humildad, acaso?– argumentó con evidente sorna, viéndose nuevamente arrollada por una ola de carcajadas incontenibles –Iba camino al instituto y te vi salir, así que pensaba acuchillarte mientras tenía la oportunidad, pero debía esperar a que te alejaras lo suficiente para que nadie pudiese identificarme y pudiera deshacerme de tu cuerpo– contestó con un dejé de sarcasmo, esbozando una pequeña sonrisa. Realmente había estado lo suficientemente aburrida como para ir tras él y pegarle un susto, pero el cazador había comenzado a adentrase entre las calles como si estuviera dirigiéndose a un lugar específico y rápidamente comenzó a sentir curiosidad por ello y se olvidó de la jugarreta que habia estado planeando

–¿Que estás haciendo de este lado del puente, de todos modos?–
comentó dirigiendo una rápida  mirada hacia la desolada calle y luego otra hacia el interior del callejón, tenuemente iluminado por un resplandor amarillento que daba una apariencia bastante terrorífica. Parecía la ubicación perfecta para una escena criminal de una tira cómica de los noventa y de inmediato adoptó una expresión perspicaz –No me digas que eres asesino a sueldo en tu tiempo libre o algo así, mira que voy a terminar creyéndomelo– agregó de inmediato. Aquel lugar le estaba comenzando a dar muy mala espina, pero no pensaba admitirlo en voz alta.

 


Última edición por Julyette Lutegui el Lun Oct 23, 2017 3:40 pm, editado 1 vez



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Dom Oct 22, 2017 9:46 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
La explicación de la muchacha le tomó tan de sorpresa que no pudo evitar soltar una única carcajada seca, aún con aquella sonrisita divertida trazada en los labios que ya había comenzado a perder nitidez. Ya había aprendido que los comentarios de la cazadora siempre resultaban ser una caja de sorpresas  a pesar de su naturaleza impulsiva; característica que seguramente le ayudaba a soltar respuestas cómicas y mordaces a la vez. Aiden giró los ojos y negó muy levemente con la cabeza en respuesta, con lo que quedaba de una pequeña sonrisa ladina que demostraba que sabía que aún seguían de broma. Se apartó del muro impulsándose con el hombro hasta incorporarse y caminar un par de pasos hacia lo que distinguió que era la vidriera de un local. Con curiosidad se inclinó para observar los objetos detrás del vidrió, suponiendo que tal vez hubiera sido eso lo que distrajo a la muchacha anteriormente.  Sin embargo las nuevas palabras de ella interrumpieron su tarea y desviaron toda su atención de nuevo hacia la cazadora. Luego de escucharla, Aiden guardó silencio por un mínimo instante dando un aire intencionalmente misterioso, mientras volvía  a mirar las figuras de personajes animados como si el tema en cuestión en realidad no fuera tan importante. Se tomó un momento para respirar hondo y soltar un suspiro, mientras descruzaba los brazos guardando una mano en el bolsillo del pantalón y usando la libre para tocarse el cabello de la nuca con aire despreocupado  -Solo tengo una misión super secreta y muy importante- Contestó con fingida desgana para luego culminar con un encogimiento de hombros. Se alejó de la vidriera y comenzó a dar un par de pasos hacia atrás, siguiendo la dirección de la acera en dirección contraria a la cazadora -¿Quieres venir?- Preguntó caminando de espaldas con ambas manos en los bolsillos, mientras observaba a la cazadora ocultando una sonrisita divertida, aunque la respuesta sería más que obvia pues dudaba que la muchacha haya llegado tan lejos siguiéndole para dar la vuelta y regresarse al Instituto. Pero al menos ahora estaría allí con un justificativo válido: una invitación.


Última edición por Aiden Blake el Lun Oct 23, 2017 5:26 am, editado 1 vez


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Dom Oct 22, 2017 11:45 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo

El cazador tomó una postura enigmática y Julyette permaneció completamente quieta, mirándole con evidente insistencia cuando este se movió hacia el estante que anteriormente había captado su atención, estudiando con detenimiento las pequeñas y fragiles figuras coleccionables. La luz interior del local hacia que sus ojos brillaran con un color peculiar, casi celeste y tardo una inmensa e innecesaria cantidad de segundos antes de cambiar su postura, July estuvo a punto de repetir su pregunta en caso de que no le hubiese escuchado cuando Aiden se volvió a incorporar y le dio una vaga respuesta que no hizo mas que aumentar su curiosidad. La joven nefilim se cruzó de brazos y alzó una ceja, dubitativa, mirándole como si hubiera soltado un mal chiste –¿Una misión super secreta?– Repitió, sin poder disimular su intriga, igual que un niño pequeño en frente de un obsequio durante la víspera de la navidad, con sus pequeños dedos deseosos de rasgar la envoltura y descubrir lo que se escondía dentro del paquete. Sin embargo, ya había convivido lo suficiente con el cazador como para saber cuando estaba intentando tomarle el pelo y algo le decía que sus palabras no eran del todo ciertas –¿Que clase de misión super secreta?– Volvió a preguntar, mientras le observaba caminar de espaldas despreocupadamente. Sabia que justo eso era lo que el queria, que ella se lo preguntara, pero por supuesto a Julyette no le importo en lo mas mínimo porque la intriga la tenia comiendo ansias.

La invitación, aunque completamente innecesaria puesto que pensaba seguir preguntándole hasta conseguir saber que se traía entre manos, fue lo que le hizo comenzar a andar y apartarse de aquel reconvengo oscuro y tenebroso –Bueno, ya que insistes... No tengo nada mejor que hacer– contesto fingiendo indiferencia y encogiendose de hombros, aunque eso no era del todo cierto; Lo mas probable es que, aun teniendo algo que hacer, le hubiese dicho que si con tal de saciar su curiosidad. Habia visitado Brooklyn muy pocas veces desde que había llegado a la gran manzana y no se veia en la condicion de desaprovechar la oportunidad de adentrarse en la extrarradio, menos si aquello prometía una aventura...
 


Última edición por Julyette Lutegui el Lun Oct 23, 2017 3:40 pm, editado 1 vez



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Lun Oct 23, 2017 1:11 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
El cazador percibió que su respuesta no había hecho más que aumentar la curiosidad en la muchacha, después de todo, eso era lo que quería. Si había estado espiándolo, intentando averiguar que se traía entre manos, no se la iba a dejar tan fácil. Al menos no de primeras. Sin embargo sus intenciones no tenian ningun tipo de malicia, simplemente encontraba entretenido mantener con la intriga a su inesperada nueva compañera de misión de esa noche. Aiden continuó caminando hacia atrás mientras esperaba a que la cazadora le alcanzara, como si ignorara por completo la posibilidad de chocarse contra un poste de luz, pues comenzar a caminar sin ella pero de alguna manera esperándola había sido el método más sencillo de incitarla a avanzar. Tampoco era como si tuviera mucho tiempo para perder. Solamente cuando ella llegó a su lado se volvió a girar, caminando ahora de frente y con pasos despreocupados -Vas a tener que seguirme para enterarte- Respondió, continuando con su juego de hacer que el objetivo de aquella misión sea todo un misterio.

Siguió caminando, adentrándose en calles desiertas que de haber estado solo podrían haberle dado bastante mala espina, sin revelar más información de la que ya le había dicho a la cazadora. Comparado con todo el movimiento que se encontraba en las calles del otro lado del puente, el panorama nocturno en aquella zona de Brooklyn parecía un barrio de mala muerte. Las sirenas que se escuchaban en algún punto lejano de la ciudad podían reafirmar esa imagen aunque Aiden no parecía darles mayor importancia. Finalmente los letreros luminosos en la entrada a un pequeño bar se dejaron ver a mitad de cuadra, tan solo unos metros más adelante. Se trataba de un local al que iban solo subterráneos y algunos mundanos con la visión que no hayan caído en el glamour que cubría la fachada. Aiden se detuvo unos pasos antes de quedar frente a la entrada del bar, donde se alcanzaba a ver hacia adentro por una de las ventanas que daban a la calle. El interior no parecía estar muy iluminado, pero se podía ver que no estaba muy lleno.

Aiden se giró hacia Julyette -Estoy rastreando a un subterráneo. Se trata de un licántropo y se dice que ha estado jugando al borde de la ley, por no decir que es muy probable que ya haya pasado esa linea. Pero tenemos que verle infringir para actuar, sino no podremos hacer nada. Así que lo vamos a buscar, a seguir y a vigilarlo, disimuladamente ¿Bien?- Enfatizó la última palabra con una mirada sugestiva. No estaba poniendo en duda las habilidades de la cazadora, pero prefirió dejar en claro que debían actuar con suma discreción y no llamar la atención bajo ningún motivo, pues seguramente acabarían por perderle la pista y no se permitiría que eso le pasara otra vez. Desdobló las mangas de su camisa negra y dejó que estas le volvieran a cubrir los brazos, para luego abrocharse los últimos botones cercanos al cuello para esconder las runas que asomaban por su piel.



Última edición por Aiden Blake el Lun Oct 23, 2017 5:27 am, editado 1 vez


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
Se aventuraron por las inhóspitas calles de la ciudad con el resplandor perezoso de la luna iluminando por encima de sus cabezas y generando terroríficas sobras por todos lados, haciendo que hasta el mas inofensivo hidrante tomase un aspecto bastante macabro, sin embargo, siendo ambos cazadores de sombras, estaban mas que acostumbrados a terrenos lugubres y oscuros. Las aceras estaban repletas de pequeños baches debido a la lluvia y tuvo que evitar resbalarse un par de veces para no arruinarse completamente los zapatos con algún charco, avanzando junto al nefilim que se mantenía en un silencio que para la cazadora de sombras no solo era insoportable, si no irritante. No paraba de lanzarme miradas dubitativas a Aiden, segura de que el muchacho pensaba estirar aquel suspense que se había generado con el objetivo de incordiarle. A esas alturas, comenzaba a pensar que le había tomado el pelo por segunda vez y que lo que el había afirmado que era una mision super secreta no era mas que una noche corriente de hacer mandados sin demasiada relevancia y poco mas...

Aquella idea se deshizo cuando el nefilim se detuvo frente a un local nocturno, cuyas letras de neon anunciaban lo que humanos sin la visión conocían como un clásico pub. Aiden rapidamente comenzó a explicarle el origen de su ubicación y el porque era tan importante que entraran especificamente a ese local, lo cual le pareció una estrategia bastante convincente de como proceder pero al mismo tiempo supondría un problema para ella –¿Disimuladamente? ¿Quieres que pasemos inadvertidos?– cuestionó en cuanto el nefilim termino de relatarle los sucesos, observando como se acomodaba las mangas de su fina camiseta. Reparo en que llevaba una aspecto bastante pulcro... y luego estaba ella, que no se acordaba si quiera de si se había peinado o no antes de salir impulsivamente del apartamento de Amelia –Con estas pintas nadie se va a tragar que he venido a fiestear, festejar... o como sea que digan ustedes los americanos, creo que es evidente que no me he visto en un espejo– agregó ligeramente perturbada. Cualquiera con dos dedos de frente reconocería el traje de combate de un cazador de sombras que llevaba puesto y su cabello descuidadamente atado no mejoraba su aspecto –En mi defensa, lo mínimo a lo que aspiraba era a ser enviada a patrullar–
 


Última edición por Julyette Lutegui el Lun Oct 23, 2017 3:41 pm, editado 1 vez



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Lun Oct 23, 2017 5:46 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
El muchacho asintió con la cabeza a la pregunta de Julyette, mientras terminaba de acomodarse la tela de la camisa planchando unas pequeñas arrugas con las manos. Por supuesto, cubrir sus runas con ropa no era el único plan que Aiden habia traido preparado, pero hasta el momento no se habia detenido a pensar como incluiria a Julyette en la idea que tenia pensada, pues ella sin dudas resaltaba como una cazadora por su equipamiento, pues la mayoria de sus runas estaban bien tapadas, salvo una que asomaba por su cuello. Aiden la observó pensativo, intentando evaluar la situacion e intentar buscar una solucion, pero veia dificil camuflar a Julyette como algo que no fuera una Cazadora de Sombras de todas formas. Sin embargo, lo unico que tenian que hacer era lograr que no le den importancia a su presencia, principalmente si se daba el caso que el licantropo que buscaban los viera. -Espera, tengo una idea, aunque talvez no te guste y en ese caso supongo que puedes quedarte esperando aqui afuera- Respondió al tiempo que revisaba dentro de los bolsillos de su pantalón y sacaba un pequeño estuche casi plano con una mano y su telefono celular con la otra. -De todas formas yo me iba a hacer pasar por un brujo- Comenzó a decir, abriendo el estuche y sacando un muy pequeño tubo transparente que parecía ser un spray. Lo roció en su cabello y este se tiñó en las puntas y de forma salpicada de color rojo. Guardó el spray y tomo dos pequeñas lentillas con los dedos, para luego girarse a modo que nadie que estuviera dentro del bar pudiera verlo y colocarselas usando la camara de su telefono como espejo. Tras volver a guardar todo de nuevo en su bolsillo, volvió a girarsw hacia Julyette, con las pupilas de sus ojos ahora similares a las de un reptil -Bastara con que ahi adentro se piensen que no has venido por trabajo. Sino, que has venido conmigo. No tendran que sospechar que estamos vigilando a nadie, aunque si te dejas ver demasiado ocupada como para enterarte lo que pasa alli, talvez podamos ver actividad sospechosa de todas formas- Le explicó sin entrar en demasiados detalles más, suponiendo que la cazadora entenderia a lo que se refería. Pretender que solo estaban alli por una cita seria la mejor forma de que no vieran a la cazadora como una amenaza. Aiden se giró, a modo de quedar parado junto a Julyette y le ofreció su brazo, en caso de que decidiera aceptar ese primer plan y no el plan Q: Quedarse afuera. -Ah. Y creo que con que solo te sueltes el cabello vas a estar bien-.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo

Habría de admitir que el plan le había comprado con solo escucharlo la primera vez ¿infiltrarse en un local nocturno para espiar a un subterráneo de moral cuestionable y arrestarle de ser el caso? ¡Por supuesto! Aquello contenía la dosis precisa de adrenalina que todo espíritu aventurero e irremediablemente infantil necesitaba durante una velada ociosa. La cazadora frunció el ceño y se llevó el dedo índice al labio superior, tomando una expresión analítica mientras observaba, sin poder evitar soltar una pequeña risotada, la preparación que el cazador estaba llevando a cabo para realizar su faceta de espía encubierto –Bonitos pupilentes– comentó de improviso cuando el nefilim se volvió hacia ella; era un aspecto de brujo bastante convincente pero de todos modos no podía evitar encontrarle el lado cómico a la situación.

Finalmente Julyette,  en su afán de involucrarse en la misión a toda costa, se limitó a encogerse de hombros y asentir brevemente. Estaba bastante oscuro, pero aun asi podia distinguir el contraste entre el atuendo oscuro del nefilim  y los mechones rojizos que le cubrían parte del cabello  –Pues me parece bastante bien, y además dudo mucho que el subterráneo en cuestión me conozca como para sospechar que he venido con otras intenciones– comentó volviéndose hacia el local. Desde afuera daba la impresión de no ser un espacio demasiado grande y si se concentraba lo suficiente, podía escuchar el ruido amortiguado de la música proveniente del establecimiento –Pero no podemos perderle de vista, si sospecha de mi y realmente está haciendo algo malo terminará yéndose del local– agregó, alzando las manos para deshacerse de las horquillas que le sujetaban despreocupadamente el cabello en un movimiento veloz.

La melena cobriza le cayó por encima de los hombros  y la espalda, seguramente disimulando mucho mejor las negras  líneas audaces de las runas que eran visibles en el contorno de su cuello, aunque no hizo amago de querer confirmarlo viéndose en un espejo. Se limitó a peinarse rápidamente con los dedos y dedicarle una sonrisa desenfadada al cazador cuando este volvió a hablar –¿Algun otro tip de belleza que me recomiende, su excelencia?– bromeó de inmediato, bajando la mirada hasta el brazo que el joven le estaba tendiendo, y de inmediato, arqueó una ceja desaprobandolo completamente con un ademán –Oh por favor, eso no es creíble ¿Has visto a dos personas normales entrar agarradas así a un club nocturno?– le preguntó con evidente reproche, aunque por supuesto no esperaba que Aiden fuera realmente a responder aquella pregunta retórica, en especial porque ella tampoco sabía mucho de cómo actuaban las personas en los clubes mas de lo que había visto en películas. Se limitó a suspirar exageradamente,  como un maestro decepcionado de uno de sus alumnos  y le tomó de la mano como ella hubiera supuesto que una enamoradisima Sandy  lo hubiese  hecho, aunque por supuesto ella no era una actriz digna de encarnar a ningún integrante del elenco de Grease y mucho menos cuando era un completo desastre a la hora de mentir. Se había tomado de la mano un montón de veces con Amelia o Victorie, por ejemplo, que a pesar de tratarle con la misma imparcialidad que a cualquier otro camarada, siempre le veían con los ojos de una hermanita menor, pero por supuesto en aquellas circunstancias no estaba intentando disimular que tenía pensado atravesar a alguien con un cuchillo xerafin si se veía en la necesidad y Aiden no tenía precisamente las delicadas manos de una de sus compañeras parisinas, lo que contribuyó a agudizar su nerviosismo. Recordaba perfectamente que la única vez que se le había acercado tanto, había sido para pisotearlo luego de verse terriblemente indignada por uno de sus comentarios el dia en que se habían conocido como una energumena, y aquello le hizo reír estrepitosamente en el último minuto –¡Espera, espera!– exclamó a mitad de una carcajada, se airó inútilmente con su mano libre y carraspeó, intentando parecer normal -o al menos lo que ella consideraba normal- en la medida en que las circunstancias se lo estaban permitiendo –Ok ahora si, ya esta– volvió a decir, mordiéndose el interior de la mejilla para dejar de reírse, imaginando la mueca de reproche que que el cazador le dedicaría.
 



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Lun Oct 23, 2017 8:21 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Aiden asintió con la cabeza mostrándose de acuerdo con los comentarios de Julyette.
Definitivamente no podrían perderle de vista y no le extrañaría que bajo la mínima sospecha el licántropo decidiera salir del bar. El muchacho observó como su compañera se arreglaba el pelo y por más que estaba algo desordenado, a Aiden le llamó la atención como igualmente en muchas personas, como era el caso de ella, era un estilo que le favorecía de igual manera. Se encogió de hombros y negó con la cabeza…

No realmente hubiera sido su respuesta, pero se limito a quedarse en silencio pues la expresión de desconcierto en su rostro se ocupó de hablar por él, además de la repentina sensación de vergüenza que le hizo volver a alargar el brazo -dejándolo caer - y apartar la mirada de la cazadora mientras se rascaba el cuello con la otra mano, frunciendo el ceño para ocultar que no tenía la menor idea de cómo se suponía que debía actuar, pues su experiencia en el tema era prácticamente nula. Debía reconocer que él siempre había tenido una imagen muy formal respecto a los brujos. Aquello había sido lo que le había impulsado a ponerse en papel de un caballero clásico, como si aun tuviera los modales de un brujo con ya varios años de vida. Sin embargo ser una copia barata completa de Magnus Bane seguramente no le ayudaría a pasar inadvertido.

Por lo que una parte de él no se sorprendió en cuanto Julyette le tomó la mano. Después de todo, ese gesto tenía mucho más sentido e incluso parecía ser más acorde a la situación, aunque a él no se le hubiera ocurrido de primeras. El estallido de risa de la muchacha le hizo salir de su estado de no saber cómo reacciona , pues le hizo olvidar esa pequeña presión que sentía de tener que simplemente decir algo. En su lugar, se limitó a esbozar una sonrisa casi imperceptible mientras observaba los gestos de la cazadora y esperó a que esta terminara de recomponerse. Una vez más, giró los ojos y negó levemente con la cabeza, antes de volver su mirada hacia la entrada del local y caminar hacia allí –Recuerda que podría escuchar lo que sea que hablemos– Recordó casi a último momento.

En un principio, el agarre del muchacho había sido flojo, casi como si quisiera tener el mínimo contacto posible, como cuando en aquellos juegos de niños cuando era pequeño debía tomarle la mano al compañero desconocido de al lado. Sabía también, que de esa manera no le harían creer a nadie que no estaban fingiendo, así que en un impulso de valor -que a el mismo le sorprendió lo mucho que le costó a pesar de ser una acción tan simple e inocente- entrelazó los dedos de la mano con los de ella, haciendo uso de su indiferencia nata como si aquello no le removiera absolutamente nada al tiempo que ambos ponían un pie dentro del local.

De pronto sintió que le golpeaba una oleada de calor que pensó no iba a tener que volver a soportar alguna vez, pues el aire estaba bastante viciado a pesar de no estar tan concurrido en ese momento. Los subterráneos se dispersaban en todas las esquinas de las instalaciones. Algunos se encontraban sentados en las mesas con varias botellas y copas vacías sobre ellas, otros se encontraban sentados delante de la barra y otros simplemente se encontraban parados, conversando o bailando en grupos. Aiden recorrió todo el lugar con la mirada como cualquier otro curioso haría al entrar a un lugar, intentando no hacer demasiado obvio que en realidad estaba buscando a alguien. Su mirada no se detuvo sobre nada en particular en ningún momento, a pesar de que le había parecido ver a un par de sujetos que podrían ser a quien estaba buscando, hasta que dio con una mesa libre. Miró a Julyette e hizo un gesto con la cabeza, señalando dicha mesa para luego comenzar a caminar. De forma casual, al acercarse a la mesa retiró una de las sillas hacia atrás y le hizo otro gesto a su compañera para que se sentara, de forma que él pudiera tomar el otro asiento y así tener una mejor visión por sobre el hombro de la cazadora hacia la barra y la pequeña e improvisada pista de baile. Y eso fue lo que hizo durante un muy pequeño instante, donde llegó a reconocer al hombre sin que este lo viera. Aiden regresó su mirada hacia su compañera y sonrió de lado de forma casual –Creo que vi a un amigo en la barra– Comentó sin levantar mucho la voz, después de todo la música que se escuchaba no estaba demasiado alta, lo que permitía escuchar murmullos y fragmentos de las energéticas conversaciones mezcladas de los demás presentes.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
 Le costó dios y ayuda volver a solidificar su compostura, tomando grandes bocanadas de aire en un vano intento de extinguir las inoportunas carcajadas que la habían dominado por un largo periodo de tiempo. Incluso tuvo que inclinarse ligeramente hacia adelante y limpiarse los párpados nublados de las lagrimas a causa de aquel repentino recuerdo que le había hecho tanta gracia, en otra ocasión se hubiera atrevido a soltarle las razones del porque se estaba partiendo de la risa al cazador de sombras pero supuso que este no quería dilatarse mucho mas con asuntos irrelevantes. Volteó fugazmente la cabeza para dedicarle una mirada entre apenada y cómica –Vale– se limito a contestar, siguiéndole diligentemente al interior de un local que estaba completamente atiborrado de gente, y la temperatura, gracias al calor corporal de los asistentes, no hizo mas que reafirmárselo.

Avanzó rígidamente a traves del laberinto de personas en medio de la oscuridad, con los movimientos tensos de un autómata. Afortunadamente había suficiente espacio para moverse con libertad, pero tanto el cazador de sombras como la mayoría de sus congeneres (y como en la mayoría de las circunstancias que acontecían en su vida ) le sacaban varios centimetros de diferencia a la joven nefilim, quien en esos momentos tenía que estirar el cuello para poder pasear la mirada por todo el local de manera exitosa. Seguramente si fuese de aquellas gráciles jovencitas capaces de encaramarse sobre zancos descomunales camuflados como zapatos de tacón, no se viera en aquella clase de dilemas constantes, pero nunca había sido muy dada a ese tipo de torturas.  Uno se sorprendería al notar la complejidad que habían en actos tan sencillos como entrelazar los dedos con otra persona. Era bastante cómico -al menos desde el punto de vista de una perturbada cazadora de sombras- que asesinar poderosos y violentos seres del averno sedientos de sangre,  caos y destrucción mientras se jugaba la vida en ello,  amedrentaba menos su coraje que tomarle la mano a Blake.

Sin embargo, pese a la situación, no reparo demasiado en aquel aspecto superfluo cuando llegaron hasta la mesa. Imaginó que la distribución de asientos no era mas que un movimiento estratégico del nefilim, cosa que pareció reafirmar cuando le notó pasear la mirada por todo el local disimuladamente en búsqueda del subterráneo. Ella se mantuvo todo lo serena que pudo, y agradeció que la escasa luz no dejase ver su postura psicorrigida –¿Un amigo?– repitió de inmediato, ladeando la cabeza completamente confundida, y fue la misma cantidad de tiempo que le tomo darse cuenta de lo que Aiden estaba hablando –¡Ah!– contestó adelantándosele al cazador. hizo un fugaz movimiento apartandose el cabello de un lado y colocárselo sobre el hombro contrario, aprovechando para ladear el rostro lo estrictamente necesario como para obtener un vistazo de la barra del bar; habían varios sujetos desperdigados allí y aquí, pero no pudo imaginar de quien se trataba a simple vista. Pensó que de momento lo mejor era asegurarse de que no hubiesen demasiado vías de escape ademas de la puerta principal, pero tras pasear la mirada por el local otra vez, se dio cuenta de que  no había una puerta trasera en toda la habitación por la que pudiese escurrirse. Sacó su teléfono y tecleó rápidamente, enviándole un mensaje al cazador, esperando que también estuviera pensando lo mismo.
 



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Oct 24, 2017 10:46 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Observó con expresión confundida como Julyette sacaba su teléfono celular de un momento a otro.  Segundos después, sintió como su propio teléfono celular había vibrado en su bolsillo. Elevó una ceja, interrogante, mientras miraba a su compañera y luego se dispuso a mirar su teléfono. Leyó el mensaje que había recibido de Julyette, mordiéndose el interior de la mejilla y luego tecleó enviándole otro mensaje de regreso. Una vez hecho eso, volvió a guardar el aparato en su bolsillo.

El muchacho volvió a dar una recorrida visual al local, intentando confirmar lo que había leído en el mensaje de texto, cuando se dio cuenta de que el licántropo los estaba observando. O más precisamente, estaba observando a la cazadora con evidente sospecha. Aiden centró su atención rápidamente en ella y elevó uno de sus brazos para apoyar el codo sobre la mesa, a modo de voltear su mano con la palma hacia arriba y tendérsela a Julyette —Nos miran. Dame tu mano— Le instó, haciendo un gesto con todos los dedos a la vez, en un murmuro casi entre dientes, para que sus labios no pudiera ser leídos. Esperó a que ella hiciera un movimiento para estirar un poco más el brazo y tomarle la mano, sujetándola delicadamente con la de él para luego quedarse acariciando el dorso de los dedos de ella con su dedo pulgar. Era un gesto bastante simple, que aún recordaba de haber visto a su padre hacerlo con su madre. En ella se dibujaba una sonrisa llena de ternura en cada vez, por lo que Aiden sabía que sería algo que haría un enamorado. Nota mental: Recordarle a Julyette luego que no le diga a nadie que había hecho eso.

Debía admitir que ni siquiera había pensado lo que había hecho. Le estaba costando horrores mirar a Julyette cada tanto, al tiempo alternaba su mirada de los ojos de ella a sus manos unidas sobre la mesa, todo para que el licantropo creyera que solo estaban allí por una cita de pareja. Y cuanto más tiempo pasaba, más extraño se le hacía, mientras luchaba por que sus gestos fueran lo más naturales posibles, intentando ocultar los nervios inexplicables que no podía evitar sentir.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Miér Oct 25, 2017 12:15 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Tras leer el mensaje de texto, la cazadora no pudo retener una pequeña sonrisa y se limitó a rodar los ojos, volviendo a guardar el minúsculo aparato en uno de sus bolsillos. Sentía una extraña rigidez en todo el cuerpo, puesto que aunque sabia que no era así, sentía todas las miradas de los subterráneos talatrandole la espalda, a punto de abalanzarse sobre ella como si fuese un terrible enemigo, y estaba segura de que sus habilidades dramáticas dejaban bastante que desear.

Se concentró en mantener la calma y tomar respiraciones pausadas, recordandose que debían actuar con sigilo en esas circunstancias y pasar por debajo del radar del subterráneo que estaban vigilando.  Apoyó un codo sobre la mesa, reclinando el rostro sobre su palma  y ladeandose ligeramente en un esfuerzo inútil por  echar un vistazo a la puerta de cristal del local, estaba demasiado oscuro como para que pudiese reflejar algo en la misma así que solo podia valerse de la perspectiva de Aiden para hacerse una idea de lo que estaba sucediendo –¿Para que?– fue lo primero que le paso por la cabeza preguntar, al ver como el cazador de sombras estiraba la mano esperando a que ella hiciera caso. Extrañada, alzó la mano por encima de la mesa y se la tendió, abriendo desmesuradamente los ojos cuando vio la acción del cazador. Anonadada, permaneció completamente estática, tan rígida como una tabla. Sabia perfectamente que el nefilim solo hacia todo aquello para disimular ante el subterráneo, pero eso no evito que se removiera nerviosamente en su asiento ante el sencillo contacto de sus manos.

Alguien comenzó a acercarse hasta la mesa que estaban ocupando y Julyette, completamente alerta, volvió súbitamente el rostro hacia una delgada muchacha que sonreía pálidamente, sosteniendo una bandeja ovalada contra la cadera y apoyando su mano libre en la cintura. La cazadora imaginó que su expresión debía ser un poema, porque la chica le miró con cierta inquietud cuando se volvió hacia ella –¿Van a ordenar algo?– cuestionó, con el tono gentil y educado que July imaginó que empleaba con todos sus clientes. La cazadora parpadeó, tardando varios segundos en darse cuenta de que se suponía que debía responder –Ah, no gracias... ¿Tu vas a ordenar algo?– Le preguntó al nefilim aunque no se dignó a mirarle. Miró a  hacia todas partes; el suelo, el techo, las estridentes luces de discoteca y el oscuro vestido ceñido que llevaba la mesera, pero en ningún momento pareció volverse hacia el cazador.  



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Oct 25, 2017 2:07 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Aiden se mordió los labios evitando que se le escaparan unas cuantas risas al ver la reacción de la muchacha. No había suficiente iluminación para saberlo, pero no le hubiera sorprendido si ella hubiera palidecido o algo similar. La gracia que le había causado el poco disimulo del estado de incomodidad y nervios de la cazadora, le habían hecho olvidar por un momento los suyos propios. Sin embargo también tenía la tarea extra de estar atento a cuando el licántropo decidiera que la presencia de ellos allí no era algo de qué preocuparse. En parte, mantenerse ocupado y concentrado en ello hacía que sostenerle la mano a Julyette, de nuevo, no fuera tan terrible. Aunque también debía agradecer su estado de calma a su habilidad para no exteriorizar sus emociones, a diferencia de Julyette, que miraba para todos lados como un búho asustado, evitando la mirada del cazador a toda costa.

La voz de la mesera le distrajo de la tarea de observar la delicada mano de la francesa y de subir la mirada cada tanto para vigilar al licántropo, quien ya parecía estar menos insistente, concentrado en sus propios tragos sentado junto a la barra. La respuesta de Julyette le dio tiempo a leer varias de las pizarras que colgaban sobre la barra con nombres de diferentes bebidas de las cuales Aiden no tenía ni la menor idea qué eran. No estaba en sus planes no pedir nada, pues haría demasiado extraño el motivo por el que estaban allí ¿Para qué iba la gente a un bar si no era para beber? Al menos si pedía algo, sin tener que tomárselo necesariamente, pasaría como algo más normal. Carraspeó, aclarándose la garganta y miró a la mesera –Vamos a ordenar una ronda de chupitos. Gracias– Respondió, tras haber leído que eran algo así como la “recomendación de la noche” y tras haber visto un pequeño dibujo hecho a tiza de varios vasos pequeñitos servidos con algún tipo de bebida alcohólica desconocida.

Una vez que la mesera se fue, Aiden echó un último vistazo al licántropo que ahora se encontraba de espaldas a ellos. Bajó el brazo con el que sostenía la mano de Julyette, apoyándolo sobre la mesa y luego la soltó, uniendo sus propias manos entre sí, ahora con ambos brazos apoyados –Déjame decirte…– Comenzó intentando llamar la atención de la muchacha e hizo una pausa hasta esperar a que ella le mirara. “Que eres una actriz terrible” Agregó moviendo los labios sin emitir sonido alguno y luego sonrió de lado con sorna.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Miér Oct 25, 2017 3:01 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
A la cazadora le vino como anillo al dedo que Aiden se adelantara a tomar la palabra, ya que en ese momento no estaba demasiado confiada en su propia capacidad de sobrellevar un dialogo superfluo con la camarera, casi podía suspirar de alivio cuando la chica se dedico a tomar el pedido y pudo relajar la tensa sonrisa que había estado esbozando como una muñeca de aparador. Su mano libre golpeteaba nerviosamente su rodilla, mientras dedicaba miradas inescrutables al nefilim y a la empleada, esforzándose en ignorar el gesto asombrosamente cuidadoso que, a pesar de ser anodino para cualquiera pareja, le había dejado completamente petrificada.

Tras tomar su pedido -del cual Julyette no se había enterado en lo mas mínimo- la mesera se marcho con una sonrisa complaciente hacia la barra, y la cazadora decidió finalmente dejarse de tonterías y encarar al cazador ¿Qué se suponía que esperaba hacer? Solo estaban simulando, nada mas, y se convenció a si misma de que su repentino nerviosismo solo estaba ligado al secretismo de aquella misión. Sin embargo, en cuanto se volvió hacia el nefilim que, supuso, estaba analizando al subterráneo, se sintió un poco irritada al ver como estaba sonriendo la mar de tranquilo ¿¡Como era eso posible!?

Cuando finalmente el cazador bajo el brazo, July apartó la mano rápidamente como si hubiese estado sosteniendo brasas ardientes. Hubiese mentido si dijese que no se sentía abochornada al descubrir que el cazador estaba tomándole el pelo y se limitó a rodar los ojos cuando entendió las palabras que no fueron pronunciadas, dedicándole una mirada entre fulminante y divertida –Creo que esta noche no vas a llegar ni a primera base, monsieurcontestó, manteniendo un tono de voz neutral al hablar. Deliberadamente, alzó una de sus manos y se la pasó por los cabellos. El gesto podía pasar como un movimiento hecho por la inercia, si no fuese porque terminó mostrándole el dedo del medio a Aiden de forma que solo el pudiese verlo, conteniendo una carcajada en una sonrisa compungida.



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Oct 25, 2017 3:51 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Si con la respuesta mordaz que habia tenido la cazadora Aiden ya se habia quedado sin palabras, el gesto, completamente disimulado pero claramente visible para él, de a continuación le hizo abandonar toda esperanza y posibilidad de siquiera pensar en una contestacion que alcanzara el nivel. En su lugar, se limito a recostarse hacia atrás soltando un suspiro, para luego apartar la mirada de la cazadora mordiendose una esquina inferior de sus labios curvados en un gesto que aceptaba su derrota, esta vez.

Aiden volvio a mirar por sobre el hombro de la cazadora, donde el licantropo aun permanecia sentado, comoletamente solo y sorprendentemente inmovil. Hasta el momento, no habia vuelto a girarse ni a intentar observar a los cazadores, como si hubiera pasado de su presencia por completo. Una de las manos de Aiden descansaban sobre la mesa, golpeteando la madera oscura y gastada con los dedos al ritmo de la música que podía oirse aun de fondo. Su otro brazo colgaba hacia un lado, con el codo apoyado sobre el respaldo de su silla.

Poco tardó la mesera en regresar con su bandeja y cuatro vasitos de vidrio con un liquido traslúcido, que Aiden no supo diferenciar que color tenian. El cazador le pagó por adelantado, pues lo encontro prudente por si se veian forzados a salir del local lo mas rapido posible y una vez que la chica volvio a irse, tomó uno de los vasitos con una mano y se lo acercó con curiosidad a la nariz. Hizo una ligera mueca y volvio a dejarlo sobre la mesa igual de lleno a como lo habia agarrado, pero sin soltarlo. Miró a uno de sus costados donde habia una larga hilera de macetas y plantas. Con mucho disimulo, se aseguro que nadie lo estuviera viendo y tiró el contenido del vasito en la tierra, dejandolo vacio de nuevo sobre la mesa para simular que se lo habia tomado. Pero en cuanto fue a tomar un segundo chupito para repetir el procedimiento, un movimiendo detras del hombro de la cazadora capto su atencion. El licantropo se habia alejado de la barra y habia comenzado a caminar entre la gente, como si se estuviera dirigiendo a un lugar en especifico del local -Se mueve- Musitó con los ojos muy abiertos y clavados en el subterraneo, repentinamente petrificado. ¿Que debian hacer? ¿Debian levantarse y seguirlo? ¿O eso levantaria muchas sospechas? ¿Pero y si lo perdian? ¿Si habia una salida atras que se les habia pasado?


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Miér Oct 25, 2017 5:33 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo

Esbozó una sonrisa triunfal, incapaz de dejar pasar la oportunidad de regodearse en su pequeña victoria. A medida que el tiempo transcurría el local comenzaba a plagarse de mas personas y observo, un tanto distraída, como un grupo de jovencitas excesivamente risueñas atravesaban la puerta principal y se dispersaban por el local. Julyette supuso que aquella debía ser la actitud regular de las personas cuando visitaban clubes nocturnos y se obligo a si misma a tomar una postura mas relajada, reclinándose en su asiento y sonriéndole amablemente a la mesera cuando esta regresó con su bandeja, esta vez cargando sendos vasos de cristal con un liquido transparente que a duras penas superaban el tamaño de un pulgar.

Observó bastante intrigada el contenido de las pequeñas copas, tan traslucido que parecía agua. Sostuvo una entre las manos y la olfateó sutilmente, comprobando que el olor era demasiado fuerte como para tratarse de agua. Sin embargo la curiosidad mato al gato, y demasiado afanada para descubrir que diantres era aquella sustancia le dio un minúsculo sorbo al trago, quedándose con un sabor terriblemente amargo en el paladar y una sensación de quemazón en la garganta –Por el ángel ¿Qué clase de asquerosidad es esta? Esto mínimo debe de ser acido sulfúrico– Exclamó haciendo una expresión de absoluto asco, se estremeció ligeramente y dejó el trago sobre la mesa. Escandalizándose al pensar que podía existir gente que gustaba de tomar algo asi, observaba como Aiden se desasía del contenido de las copas lanzándoselas a una miserable planta –No se que clase de persona pueda tomarse eso. Parece una clase de tortura horrible, preferiría comer tierra– balbuceó, con aquel desagradable sabor aun en la boca.

Inmediatamente las palabras del nefilim hicieron que Julyette se volviera sobre su silla descaradamente, observando al licántropo que se desplazaba por el local con una chispa de pánico. Afortunadamente el sujeto estaba de espaldas ahora y no podría verle –Espera, no hagamos nada todavia– murmuró, sin saber exactamente que era lo que debían hacer a continuación pero en ningún momento se movió de su silla. El sujeto parecía estar sosteniendo una conversación con alguien en el fondo del local, y por la forma tan brusca en la que comenzaba a gesticular supo que la situación se estaba desbordando y el lobo se estaba poniendo agresivo. La gente iba y venia, cubriéndole en campo visual a la cazadora  e impidiéndole ver lo que estaba sucediendo.

Y de repente, alguien grito y el caos se esparció como la polvora

De un instante a otro, dos figuras comenzaron a arremeter la una contra la otra en el fondo del local y los ignorantes clientes comenzaron a salir despavoridos por la puerta y a apartarse del par, permitiéndole a la nefilim distinguir al licántropo en medio del barullo de gente. Sin pensárselo demasiado, desenfundó el par de cuchillas Karambit y atravesó la habitación tan rápido como pudo, lo que estaba resultando en un imposible debido a la multitud de personas que corrian en sentido contrario. La cazadora trastabillo y noto como el lobo reparaba en ella, con evidente alarma en los ojos. Julyette se valio de codazos y empujones para atravesar el gentío, pero resulto demasiado tarde, puesto que el licántropo saltó violentamente encima de la barra del bar, derrumbando botellas y tragos a su paso para lograr escapar…




Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Oct 25, 2017 7:32 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
No fue necesario que Aiden mirara para saber que Julyette se había dado la vuelta de forma nada disimulada. De todas formas no comentó nada al respecto, pues el licántropo no tenía ojos en la nuca. El cazador se quedó tieso en su lugar, con las piernas levemente flexionadas como si estuviera esperando el momento para salir disparado y ambas manos sosteniendo el borde de la mesa. Sin embargo las cosas no tardaron en volverse lo inevitable y los golpes ya habían comenzado a volar entre el licántropo y otro hombre que Aiden apenas pudo distinguir. Julyette se levantó y corrió hacia allí más rápido de lo que el muchacho pudo darse cuenta. Se levantó él también de golpe y por poco vuelca la mesa, la cual se tomó una fracción de segundo para acomodar antes de seguirle los pasos a su compañera.

Paró en seco a medio camino.

Su mirada se desplazó siguiendo la trayectoria del licántropo, que le tomó un solo salto atravesar el aire y caer sobre la barra, rompiendo unas cuantas copas y vasos de vidrio en el proceso, para luego comenzar a correr sobre esta con sus ojos fijos en la puerta de salida del local. Aiden vio una oportunidad de oro y regresó corriendo sobre sus pasos, de forma paralela a la barra y contando con la ventaja de llevar la delantera en la carrera. Esperó el momento justo en el que el primer pie del licántropo volvió a tocar el suelo tras de saltar de la barra para bajarse y el cazador se lanzó contra él aprovechando el segundo de inestabilidad, tecleándolo a base de fuerza bruta y cayendo ambos sobre una de las mesas que mentiría si decía que la había visto allí desde antes. El crujido de la madera al partirse a la mitad y los cristales rotos que volaron por los aires acompañaron el sonido de las inspiraciones ahogadas llenas de asombro de los clientes que aún permanecían allí adentro. Aiden se apresuró a intentar inmovilizar al licántropo, que se encontraba tendido de espaldas sobre los escombros, presionándole el pecho con una rodilla, mientras sus manos buscaban en sus estuches con cierta desesperación, pues el subterráneo estaba ejerciendo bastante resistencia. Antes de que pudiera alcanzar su estela, el hombre tomó impulso con uno de sus brazos, flexionándolo en una señal que el cazador reconoció al instante. El licántropo le soltó un gancho con el puño cerrado, dirigido a un costado de su cara que acertó de lleno, haciendo que el muchacho volviera el rostro hacia un lado continuando el movimiento por inercia. Estaba claro que buscaba que perdiera el equilibrio, pues la posición que había adoptado el cazador no era muy estable a simple vista. Por más que en un principio no logró su cometido, pues el cazador permanecía tan firme como antes, Aiden alcanzó a ver como un par de gotas de sangre habían salpicado el suelo mientras que los nudillos y un anillo en el puño del licántropo se encontraban teñidos del mismo color. El nefilim frunció el ceño, fulminándolo con la mirada y reforzó su agarre con su mano libre, mientras sacaba su estela con la otra.

- En nombre de la c- Sin embargo su frase fue interrumpida por su propio quejido de dolor, al sentir el golpe de la suela de la bota del licántropo en medio del pecho, lanzándolo hacia atrás y haciéndolo caer a él de espaldas contra el suelo. Sintió que todo el aire se le escapaba de los pulmones por un instante, pero se forzó a incorporarse lo suficiente para no perder de vista al subterráneo, quien se había levantado y comenzado a correr, una vez más, hacia la salida, atravesando el camino libre que los propios clientes aterrados habían despejado. Respiró hondo y se levantó con dificultad, dando los primeros pasos a los tumbos. Tomó su estela del suelo y finalmente recuperó el equilibrio mientras corría hacia la puerta, siguiéndole los pasos al licántropo que acababa de salir y corría por la calle.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Miér Oct 25, 2017 8:37 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
En un abrir y cerrar de ojos el club nocturno se había sumergido en un caos estrepitoso de dimensiones bíblicas y la gente abandonaba el local presa del pánico y la confusión, empujandose los unos a los otros sin ningún tipo de decoro, volteando las mesas y derrumbando todo lo que se interpusiera en su camino como una avalancha dispuesta a pisotearla.

llegados a aquel punto, había perdido de vista al otro individuo con el que el hijo de la luna se había enzarzado en una dramática pelea y ahora intentaba abrirse paso a traves de la marea de gente, evitando desgarrarle el hombro a algún ser atolondrado e influenciado por el pánico que se acercara demasiado a una de sus armas. Justo cuando había logrado rodear a un sujeto que permanecía estático en mitad de la pista, como si se hubiera quedado petrificado del medio, algo tiró de su pierna derecha con tanta violencia que se estrechó ruidosamente  contra el suelo, sintiendo un dolor demoledor en las sienes cuando su cabeza golpeó las baldosas del suelo. El entorpecimiento de la caída le duro muy poco, y se percató de que lo que sea que le estaba aferrando con tanta fuerza el tobillo comenzaba a tirar de ella hacia atrás.

Clavó el filo de las cuchillas en el suelo y un agudo quejido le invadió los oidos cuando sus armas chisporrearon sin poder detener el movimiento, se giró bruscamente sobre la espalda y distinguió una figura oscura y temible en el suelo, con el rostro desfigurado en una mueca dolorosa. Los colmillos de la criatura quedaron expuestos y Julyette supo que debía ser el vampiro contra el que el licantropo se había puesto a pelear,  percatandose de que el lugar había quedado terroríficamente desolado con el transcurso de los segundos. Rápidamente alzó su pierna libre y la estrechó contra la mandíbula del subterráneo, que gruñó y se echó para atrás de inmediato. Julyette no le dio tiempo a recomponerse y se puso de pie de un salto, lanzándole zarpazos a diestra y siniestra con sus cuchillas.

Por supuesto, el vampiro las evadió con una velocidad sobrenatural pero la nefilim advirtió que no era muy experimentado ya que volvió a lanzarse sobre ella sin meditarlo demasiado. Julyette giró sobre si misma enarbolando una de las karambit y enterrándosela al neófito en la garganta, quien produjo un sonido gutural y desesperante cuando el adamas le desgarro la piel. Retrocedió dando un traspiés y se derrumbó, con la mirada cristalina y vacía antes de reducirse a un montículo de cenizas que se esparció por el aire.

Se dió la vuelta rápidamente y salió del local como una exhalación antes de que los pocos clientes que quedaban dentro salieran de su entumecimiento y pudieran reaccionar, viendo a penas como el cazador de sombras salía disparado hacia la calle persiguiendo al objetivo de la misión. Para cuando logro salir del establecimiento, El nefilim y el licántropo eran a penas dos manchas que se movían rápidamente a traves de la desolada avenida y con un bufido de exasperación, se echó a correr detrás de ellos con los pulmones quejándose por el repentino esfuerzo...
 



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Oct 25, 2017 10:21 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
El licántropo corría malditamente rápido, demasiado rápido. Al punto que aquella sensación que sentía en el pecho le gritaba al cazador que se detuviera a tomar aire. Sentía que estaba llevando al límite de su esfuerzo a todos sus músculos y aún así, el licántropo llevaba la delantera por casi una cuadra. El cazador se vio obligado a disminuir la velocidad lo suficiente para repasar su runa de velocidad. Sentía que a ese paso, probablemente la runa de aguante no tardaría en desvanecerse también, solo esperaba que no lo hiciera en el peor momento. Aprovechó la pequeña pausa para mirar hacia atrás, donde por un segundo alcanzó a ver Julyette acercándose. Al menos ahora sabía que venía detrás de ellos. Inspiró, llenándose de aire y echó a correr una vez más, esta vez con la ayuda de la runa que le permitió seguirle el paso al subterráneo desde un poco más cerca.

Aiden  había perdido la cuenta de la cantidad de cuadras que había corrido ya. Ni siquiera sabía en qué parte de Brooklyn se encontraba exactamente ni hacia donde se estaban dirigiendo, pero aún así seguía persiguiendo al licántropo que había optado con transformarse de forma completa y hacerle aún más difícil la tarea de no perderlo de vista en medio de la noche  ¿Cuándo demonios iba a detenerse? O más bien ¿En algún momento lo haría? Y justo cuando creyó que estaría a punto de dejarse un pulmón por el camino si continuaba corriendo de esa manera, vió una luz al final de la calle.

Un local justo en la esquina, con ventanales que ocupaban las dos paredes como si se tratara de un salón de exposición, iluminaba gran parte de la calle con luces blancas que acompañaba la pintura que se veía por dentro. Pero eso no era lo único que había allí, sino también una cantidad incontable de personas, tanto adentro como por fuera, en los alrededores. Y entre la gente: Motocicletas. Motocicletas de todo tipo y tamaño. El licántropo se las arregló para pasar entre la gente, en su mayoría hombres con barbas dignas de Papá Noel pero aspectos rudos y temibles. Se trataba de una convención de motocicletas.

Poco se habría imaginado Aiden, que acabaría por entrar al local abriéndose paso entre la gente, subirse a la primer motocicleta que viera y arrancarla girando la llave, haciendo rugir el motor. El vehículo comenzó a moverse antes de que varios de esos hombres furiosos se le tiraran encima y  salió pitando por las puertas principales, que se encontraban abiertas de par en par, esquivando gente y buscando a su objetivo con la mirada. Calculó que el licántropo ya llevaba dos cuadras de ventaja, pues desde allí podía ver una pequeña mancha que corría en cuatro patas. Sin embargo, se giró hacia el lado opuesto, viendo una segunda figura que se acercaba corriendo, en dos patas: Julyette.

Se apresuró a salir de entre el gentío que intentaba atraparlo y bajarlo de la motocicleta a la fuerza y se aceleró para ir hacia donde venía la cazadora, deteniendo el vehículo casi a su lado con un derrape de la rueda trasera digno de película de acción -¡Subete!-


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
Sus entumecidas articulaciones comenzaban a conspirar en contra de ella y las penetrantes punzadas en una de sus sienes no le sorprendieron en absoluto, ni mucho menos el ligero y húmedo hilo rojo que se arrastraba por su pómulo. Sintió la iratze que había trazado a la altura de una de sus clavículas arder con ferocidad y atenuarse lentamente en un esfuerzo de la magia rúnica por curar la herida reciente, a pesar de que sentía una aguda molestia en el cuello y los hombros no se detuvo en ningún momento, luchando para llenarse los pulmones de oxígeno mientras corría a toda velocidad por los recovecos de Brooklyn, sin la menor idea de a donde se estaba dirigiendo el licantropo.

De no ser porque aún era capaz de distinguir las tenues figuras corriendo calle arriba, definitivamente estuviera completamente perdida. Nunca antes había estado tan inmersa en la extrarradio y la avenida que habían estado recorriendo había quedado atrás hacía mucho, internándose entre las incontables calles a una velocidad que escandalizaria aún humano corriente. Parpadeó, con el golpeteo acelerado de su pulso retumbando en los tímpanos y un creciente pánico se tornó aún más intenso cuando dobló en una intersección por donde habia visto que el licántropo y el nefilim se habían adentrado.

Pero no había nada, no estaban en ningun lado.

Se detuvo bruscamente, jadeando y volviéndose en todas las direcciones. Estaba perfectamente segura de haber girado en la calle correcta pero era como si los dos individuos que llevaba cientos de cuadras persiguiendo hubieran desaparecido con el viento. Avanzó un poco más hasta el final de la calle, percibiendo el ruido de un gran conglomerado de personas. Impresionantes ejemplares de motocicletas yacían estacionados en la acera de la calle y un  centenar de personas permanecían fuera de un amplio establecimiento con grandes ventanales, vestidos con ropas oscuras, rústicas y chaquetas de cuero. Si no fuese por el aspecto andrajoso y violento que poseían algunos, la cazadora de sombras los hubiese confundido fugazmente con un grupo de congéneres, Pero por más que rebuscó con la mirada no dio con el subterráneo prófugo o el nefilim. Entonces, como si lo hubiese invocado con el pensamiento, una luz se abrió paso a través de la calle cegandola por un instante. Percibió el sonido típico de las gomas derrapando en el asfalto y el grito del cazador por encima del barullo que se abría paso fuera del local, buscando atraparle –¿Pero que…?– balbuceó, estupefacta, parpadeando como un animalillo atolondrado. El grito enfurecido de un hombre caucásico de mediana edad con una barba incipiente que se acercaba hacia ellos con un puño en alto fue lo que le hizo reaccionar –¡Demonios, demonios!– Exclamó, lanzándose sobre la condenada motocicleta impulsada por la adrenalina y abrazándose al cazador  como si su vida dependiera de ello –¡Arranca!– Gritó con un hilo de voz, tensandose cuando se percató por el rabillo del ojo que el grupo de motociclistas furiosos estaban a punto de lanzarse sobre ellos como una manada de pirañas...
 



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Jue Oct 26, 2017 7:07 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
-Demonios no, motociclistas enfurecidos- Le respondió, por supuesto sin dejar pasar la oportunidad y luego giró el acelerador en el intento de que el rugido ensordecedor hiciera de aviso para que al menos alguien se apartara de su camino -Esto va a estar movido- Agregó apenas sintió a la nefilim acomodada detrás de sí, por encima del griterío de la masa de personas -prácticamente todas las que se encontraban allí- que habían comenzado a correr hacia ellos como una horda de zombies hambrientos y rostros entre indignados y llenos de ira. La motocicleta salió impulsada y disparada hacia adelante rechinando las llantas de goma contra el pavimento pocos segundos antes de que sus perseguidores les pusieran las manos encima, pues no se quedaron con nada más que aire y humo del caño de escape. No tuvo más opción que avanzar en línea recta, esquivando de a grupos de personas y abriéndose paso prácticamente a la fuerza y acelerando cuando sentía que alguien le sujetaba de la camisa intentando atraparlo. Tuvo que hacer uso de toda la concentración y habilidad para conducir que era capaz de tener, pues maniobrar a toda velocidad sin perder el equilibrio mientras intentaba huir no era algo que hiciera todos los días. Lo más cercano había sido esquivar coches.

Aún así y para su gran alivio, logró dejar varios metros atrás a los motociclistas, o al menos eso creyó. Pero aún no se podía permitir relajarse, pues la mancha oscura que corría se alejaba cuatro calles por delante, como si siguiera una dirección en específico y todavía tenían que alcanzarlo. Toda su concentración se hallaba en no perder el control del vehículo que atravesaba las calles  -vacías, gracias al angel- como un rayo y a la vez no perder de vista al licantropo.

En tan solo un par de metros la motocicleta había alcanzado una velocidad inaudita, incluso superior a la que él había alcanzado corriendo. Supo que aquello no había sido una buena idea cuando tan solo a una cuadra de alcanzar al lobo, este torció en una esquina. Sus ojos se abrieron como platos y sintió que su corazón se aceleraba. Su cerebro procesó la situación en cuestión de segundos, como si estuviera entrenado para ello y activó los frenos. A la velocidad que iban, ni siquiera estaba seguro si comenzar a frenar desde tanto antes le alcanzaría sin pasarse de largo o perjudicarle la maniobra por el impulso -¡¡Sujétate fuerte!!- Gritó por encima del sonido del motor, pues lo que estaba por hacer sería peligroso y realmente no quería que Julyette saliera volando del asiento.

La suerte pareció estar de su lado, pues logró bajar la velocidad apenas lo suficiente como para girar en la misma esquina que el lobo, haciendo que las ruedas deslizaran una vez más por el pavimento  para no perder demasiada velocidad y evitando por muy poco chocar contra el bode de la acera, para luego entrar en la nueva calle todo en un movimiento continuo.  Volvió a acelerar y ahora solamente les separaba una sola calle del lobo.


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
El motor rugió debajo de ella e hizo que inmediatamente abandonara el estupor en el que se había visto envuelta. La oleada de pánico que la invadió se volvió en un agravio  descomunal para sus nervios cuando se volteó y observo la horda de motociclistas rabiosos que se acercaban rápidamente hacia ellos, bramando insultos de todo tipo al cazador de sombras que se había hecho con una de sus lujosas motocicletas. Seguramente aquello había sido un agravio directo para su orgullo y no se iban a quedar tan satisfechos al ver que le robaban justo debajo de sus narices, por lo que cuando la moto cobró vida y cruzaron la avenida como una exhalación varios de ellos ya estaban a unos cuantos metros, estirando los brazos en un vano intento de atraparle.

No se atrevía a mirar por encima del hombro de Aiden para comprobar si el licántropo seguia frente a ellos, prefirió confiar en la agudeza del otro nefilim y se escondió detrás de su espalda, aferrándose a el como si su vida dependiera de ello -aunque en realidad, su vida realmente dependía de el- Tomó una gran bocanada de aire y la sostuvo hasta que los pulmones comenzaron a arderle, tensandose ante el movimiento brusco que hizo la motocicleta para girar. Escuchó el chirrido de las llantas por encima de su propio grito y por un terrible momento creyó que se irían de lado y se estamparían con el pavimento.

Afortunadamente la estrategia del cazador funcionó y aquel terrible escenario no se presentó, por lo que July se relajó un poco y se permitió observar hacia atrás, solo para percatarse de que ahora la horda de motociclistas enfurecidos les perseguían a escasos metros. montando sobre sus ruidosas motocicletas que se movían a una velocidad demencial –¡Nos están siguiendo!– Exclamó, intentando hacerse escuchar por encima del bullicio. Uno de los motociclistas se posicionó casi al lado de ellos y la mirada que le dedico a la nefilim hizo que todo el color se le drenara del rostro –¡Tenemos que perderles, ahora!–



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:

avatar
Mensajes : 189

Reliquias : 378

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Nov 01, 2017 3:03 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
Solo cuando la motocicleta volvió a enderezarse, el muchacho se permitió soltar el aire que había estado conteniendo en un suspiro, relajando los hombros durante el instante en que creyó volvía a tener todo bajo control pero con su atención clavada en la criatura que corría en cuatro patas a grandes zancadas. No se habían estampado contra el pavimento y seguía teniendo al lobo a la vista, tan solo a unos metros. Todo parecía ir bien. Sin embargo, había estado tan concentrado en lo que les deparaba de camino delante, que no fue hasta que Julyette se lo hizo notar, que se dio cuenta que además de estar persiguiendo a alguien, estaban siendo perseguidos. Extrañado y confundido, se tomó un breve instante para revisar uno de los espejos retrovisores y lo que vio hizo que volviera la vista hacia adelante, con los ojos muy abiertos, con temor a que la sorpresa le hiciera chocar contra algo. Los motociclistas habían decidido tomar justicia por sus propias manos y se habían subido al resto de las motocicletas que se encontraban en la exhibición, pues en el fugaz vistazo que alcanzó a echar el muchacho, reconoció varios de los modelos al instante. No logró contar cuantas motociclistas los estaban persiguiendo, pero no tenía dudas de que se encontraban peligrosamente cerca, pues había comenzado a escuchar el barullo que se generaba por los gritos, aún enfurecidos y los motores en marcha.

No tuvo otra opción más que acelerar en cuanto alcanzó a ver a uno de los motociclistas flanquearlos por uno de los lados.  No podía desviarse del camino, no podía frenar para que sus perseguidores siguieran de largo y luego rodearlos, lo único que podía hacer era seguir hacia adelante, no perder al lobo y procurar esquivar o zafarse de quien llegara a alcanzarle. Todo aquello era digno de una película de acción y se lamentó no haber visto unas cuantas más a lo largo de su vida.

Supo que las cosas comenzaron a ir mal en el momento en que, luego de continuar persiguiendo al lobo por varias calles más en caminos zig-zageantes y evitando por los pelos en varias ocasiones que los motociclistas lo sujetaran a él o a Julyette, la calle que veía delante no tenía salida. Al menos no una salida pavimentada: El rio Este se extendía a lo largo del horizonte, que separaba el final de la calle de  la Isla Roosevelt.

Y luego, las cosas empeoraron aún más de las dos peores formas posibles. Primero, el licántropo cruzo una parte del rio atravesando la distancia en el aire con un salto inhumano y luego continuo nadando en las oscuras y turbulentas aguas en direccion a la isla.  Pero algo más hizo que el muchacho se olvidara del  lobo por completo. Una  luz tintineaba en el panel de la motocicleta, mientras la aguja de la gasolina indicaba que el tanque se encontraba vacío. Aiden maldijo entre dientes, mientras la motocicleta aún seguía marchado hacia la única dirección en la que podía, hacia el frente y  a la vez, de forma inevitable, acorralándose a si mismo en medio de una multitud de hombres furiosos y por supuesto, el rio.

No fue necesario que el cazador detuviera el andar de la motocicleta por si mismo al llegar al borde del río, pues esta había comenzado a parar por si sola desde varios metros antes, al no tener gasolina suficiente para seguir acelerando. Se apresuró a bajarse de la motocicleta y a girarse hacia los motociclistas, que le habían seguido el paso casi pisándolo los talones hasta detenerse alrededor de los cazadores, formando un semicírculo y bloqueándoles el paso de regreso hacia la calle. Algunos hombres comenzaron a bajarse de sus vehículos. Aiden lo sabía. Tenían toda la intención de darle una buena paliza. Muchos se tronaban los nudillos y otros incluso parecían buscar objetos en el suelo que pudieran servirles para algo.

El cazador se giró momentáneamente para mirar hacia la isla, como si intentara calcular distancias, alcanzando a distinguir al licantropo que aun continuaba nadando. Observó el rio por un instante y entonces corrió la vista hacia su compañera, coincidiendo una mirada que hablo por si sola.



Última edición por Aiden E. Blake el Sáb Nov 04, 2017 12:07 am, editado 2 veces


Not to brag, but I think we're really cute together:


Obra de Sugarbé

¡Gracias  Orchidaceae!
avatar
Mensajes : 345

Reliquias : 55

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.