29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

No hay genialidad sin un toque de locura

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Sáb Oct 21, 2017 7:41 pm

Recuerdo del primer mensaje :

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de medianoche → Húmedo
Los parsimoniosos pasos del muchacho sobre el cemento parecían ser lo único que se escuchaba en la ciudad del otro lado del Puente de Nueva York.  El cazador avanzaba como un fantasma,  en silencio con las manos guardadas en los bolsillos y mezclándose entre las sombras de la noche con su  conjunto completamente en negro, con las mangas de la camisa recogidas dejando ver las runas en su piel que lo distinguía como un cazador de sombras. Las pocas personas que aún se encontraban recorriendo las calles por la zona contra el río Este de Brooklyn y que se habían cruzado en su camino, habían pasado a su lado como un suspiro sin siquiera notar su presencia, pués le había resultado más sencillo usar un glamour de invisibilidad.

Desde que había salido del Instituto con la misión de rastrear a un subterráneo que había estado haciendo estragos por puntos específicos de la ciudad, Aiden había tenido la molesta sensación de sentirse observado, pero cada vez que echaba una mirada fugaz y discreta no veía más que su propia sombra en el suelo, rodeada de la luz amarilla y tenue de las farolas. Había estado intentando ignorarlo, pues no hacía más que distraerlo de su principal tarea. Era la primera vez en mucho tiempo que salía completamente solo en una misión, que de todas formas en un principio parecía sencilla. Sentía que esta vez las cosas serían diferentes y que no habría lugar a errores. Solo tenía que encontrar al subterráneo, atraparlo con las manos en la masa y arrestarlo. Incluso había venido preparado con un coche prestado, que había dejado estacionado al final de la cuadra que ya había recorrido.

Pero esta vez lo sintió con claridad. Apenas torció en una esquina, escuchó pisadas correteando sin ningún tipo de disimulo exactamente desde el lugar de donde venía. Se paró en seco, pensando si habría sido su imaginación o si de verdad lo había escuchado. Volvió sobre sus pasos, asomándose de regreso por la esquina, pero no vió nada. Todo seguían tan tranquilo y vació como antes. Sin embargo, se quedó observando por unos segundos, los suficientes para recordar la existencia de un pequeño callejón junto al cual había pasado sin prestarle mayor importancia. Sin moverse del punto exacto donde doblaba la esquina, volvió a mirar el camino adyacente que había tenido toda la intención de tomar, notando un nuevo callejón. Sus labios trazaron una muy leve sonrisa ladina y emprendió la marcha de nuevo, al tiempo que sacaba su estela.

Le tomó tan solo unos segundos adentrarse en el segundo callejón, encontrándose con que efectivamente, se encontraba conectado con el otro, pues estaban a una vuelta a la esquina de distancia. Caminó entre las sombras con pasos silenciados dando la vuelta y entrando por atrás en el primer callejón, donde alcanzó a ver una silueta espiando y asomándose hacia la calle. La figura se encontraba de espaldas a él, pero a pesar de la casi nula iluminación dentro del callejón, distinguió que se trataba de una figura femenina, con marcas negras en la piel y que se le hacía sospechosamente conocida. Revolvió su bolsillo, sacando su teléfono celular y esperó hasta detenerse justo detrás de ella para encender la linterna, iluminándole el rostro desde abajo, al tiempo que forzaba una respiración fuerte y sonora cerca de su oído y trazaba una sonrisa macabra.


Última edición por Aiden Blake el Mar Oct 24, 2017 10:35 pm, editado 2 veces


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 381

Reliquias : 866

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo


No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
Nada mas podia hacer que ser una mera espectadora de aquella atropellada situación, donde habían pasado de ser los perseguidores a ser perseguidos por una banda de motociclistas cuyas habilidades diplomáticas parecían bastante precarias debido a la cantidad de obscenidades que estaban gritándole al par de cazadores, pisándoles los talones por muy poco mientras aceleraban por la inhóspita avenida de Brooklyn. Definitivamente esa no era la impresión que había tenido de aquella noche y si no estuviera plenamente segura de que los motociclistas estaban dispuestos a mas que simplemente regañarles, se hubiese tomado todo aquello con un poco de humor...

El ruido de los motores era ensordecedor, pero podia llegar a distinguir  el golpeteo de sus pulsaciones y el inconfundible murmullo del East River justo frente a ellos. Alzó la cabeza por encima del hombro del cazador y comprobó, con una oleada de creciente pánico, que el rio se alzaba a no mas de unos cuantos metros como una manta profundamente oscura que se ondulaba con la corriente. Sintió como se le secaba la garganta de repente y sintió que cada vez mas la velocidad de la motocicleta iba reduciéndose –¿¡Porque te detienes!?– Gritó intentando escucharse por encima de todo aquel ruido, aunque no tenia esperanzas de que el cazador le escuchara. Por mucho que lo intentó, no pudo ver mas que el borde oscuro y desdibujado del otro extremo del rio por donde el licántropo astutamente había escapado. La moto finalmente se apagó con un suave quejido y las luz delantera se extinguió, y por unos inexplicables segundos se olvidó de que debía respirar, dándose la vuelta lentamente para comprobar lo inevitable.

la jauría de motociclistas les acorralaban y superaban asombrosamente en numero, cosa que ella no había previsto en medio de la persecución. Tuvo que entrecerrar los ojos ligeramente para que las luces no la segaran completamente y aun así le resulto imposible contar mentalmente cuantos de ellos había, varios de ellos imitaron la acción del cazador y ella no se quedó atrás, bajandose atropelladamente del vehículo y conteniendo el impulso de desenfundar sus cuchillas. Eran mundanos, incluso aunque implicaran un problema no podían atacarles como si nada, incluso si se habian armado improvisadamente con palos de todo tipo y gruñían sin parar. Varios de ellos comenzaron a acercarse hacia el par y Julyette se olvidó de su pánico en cuanto distinguió la mirada lasciva que uno de ellos le dedicó. Se volvió hacia el cazador y a pesar de que la idea a penas comenzaba a surgir en su mente, ni siquiera se dio el tiempo de reflexionarlo, de indagar en las posibilidades, ni siquiera se permitió pensar si acaso Aiden había estado pensando lo mismo que ella cuando le dedicó una mirada significativa al agua.

Antes de que alguien se moviera, mucho antes de que pudiera pensar que aquello era terriblemente estúpido, ya se había lanzado a las oscuras y severamente contaminadas aguas del East River...



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 209

Reliquias : 392

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Sáb Nov 04, 2017 12:08 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Medianoche → Húmedo
De no haber sido porque vio a Julyette lanzarse al río sin pensarlo dos veces, era muy probable que Aiden se hubiera tomado un par de segundos más  para meditar y analizar la idea que apenas había comenzado a aparecer en su mente de forma muy vaga. Sabía que no había muchas vueltas más para darle: el lobo se había escapado nadando hacia la isla y ellos solo tenían una salida viable si no querían ser apaleados por un grupo de motociclistas. O más bien, si los motociclistas no querían ser apaleados por un par de cazadores. Sin dudas tendrían que dar muchas explicaciones luego si ello sucedía.

No era propio de él lanzarse sin una idea sólida, incluso sabiendo que era la única opción que tenían por más desagradable que le resultara. Hasta se habría tomado ese par de segundos más para convencerse de que eso era lo que debía hacer y luego obligarse a sí mismo a moverse y saltar al agua. Pero sin embargo, como si la respuesta inmediata de Julyette a la situación haya sido el impulso que el muchacho necesitaba para ponerse en marcha, apenas la cazadora estaba entrando al agua del East River, él ya se estaba lanzando detrás de ella, poco antes de que uno de los motociclistas que había comenzado a acercarse le sujetara de un brazo y saltando desde el muelle de concreto que se elevava un par de metros sobre el agua.

El frío le golpeo como un montón de agujas en la piel. La temperatura que había tomado su cuerpo con la adrenalina de la huida por supuesto que no había contribuido en nada, sino que contrariamente, empeoraba la sensación, sintiendo que el agua helada le calaba los huesos. Hubiera querido maldecir en varios idiomas diferentes si no hubiera estado sumergido de los pies hasta la cabeza en el agua del río. Pestañeo varias veces en un intento inútil de despejar su vista, pero de todas formas no conseguía ver nada más allá de sus propias manos. Miró a su alrededor hasta distinguir hacia donde se encontraba la superficie y luego nadó hacia allí sin querer permanecer más tiempo quieto, sintiendo que se congelaba por dentro.

No supo qué tanto alcanzó a hundirse en el agua, pero le tomó un par de segundos seguir las luces que veía brillando en la superficie. Su cabello oscuro, ya sin rastro alguno de la tinta roja, fue lo primero en volver a aparecer sobre la superficie del río.  Sacó la cabeza y tomó una bocanada de aire, inflando de nuevo sus pulmones y miró a su alrededor el tiempo suficiente para orientarse, y ver dónde demonios estaba Julyette. Comenzó a nadar con el único propósito de  alejarse de la orilla y de los motociclistas que aún les gritaban improperios que no alcanzaba a entender.  

A pesar de la oscuridad y de que la chica iba igual de empapada que él, logró reconocerla flotando en el agua. Se apresuró a alcanzarla y luego a emprender la marcha hacia la isla. Sin duda alguna tendría que recorrer un buen trecho y no estaba precisamente entrenado en natación, aún así el efecto de las runas en su piel aún estaba a su favor y esperaba que eso fuera suficiente para permitirle llegar al final del extraño triatlón por el que habían tenido que pasar.
El licántropo aún les llevaba unos cuantos metros de ventaja, pero aún podía distinguir su silueta en la oscuridad, bajo la tenue iluminación de la luz de la luna.


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 381

Reliquias : 866

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
En los escasos segundos que estuvo divareando su estrategia, habia determinado que la altura del muelle en condicion al rio no debia ser tan elevada, pero cuando se lanzó en picada descubrió que habia estado equivocada.  Afortunadamente la caida habia sido certera, pero eso no evitó que los bajos grados del agua le conmocionaran tanto que casi se quedase sin el poco oxigeno que tenia.

La corriente le golpeó como un puño inmenso y sintió el frío congelándole los pulmones y la garganta. Era una sensación desagradable y tortuosa, y le estaba costando mantenerse en movimiento debajo del agua. Salió al flote como pudo, tomando largas bocanadas de aire y sumergiéndose casi de inmediato en cuanto vislumbró su destino. Por supuesto, las isla por la que el licántropo se escabullía se encontraba a una distancia considerable y estaba perfectamente segura que sin las runas de destreza y fuerza que se había colocado antes de salir de casa, su situación hubiese sido bastante critica.

De todos modos la corriente fue demasiado para ella y el reflejo de volver a respirar la traicionó, por lo que cuando hubo llegado hasta la orilla tenia un desagradable sabor a tierra y suciedad en la boca. Se lanzó de rodillas, apoyando las palmas de las manos sobre la tierra húmeda y dejo que el episodio de tos eliminara todo el material tóxico que había ingerido accidentalmente. No le sorprendió ver al cazador de sombras a unos cuantos metros de donde ella se encontraba, aunque no fue capaz de distinguir la figura del licántropo una vez este se coló entre los matorrales –Creo que me acabo de tragar la mitad del East River– farfabulló con la voz pastosa y lacerante, poniendose de pie como si sus extremidades estuvieran oxidadas. Su respiración era irregular y veloz, y tuvo que estrujarse el cabello mientras caminaba para librarse de todo el exceso de agua, aunque con su ropa no podia hacer nada; Empapada hasta los huesos le hizo un gesto precipitado al cazador y se puso a caminar, apretando la mandíbula para no ponerse a tiritar –¿Pudiste ver hacia donde iba?–



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 209

Reliquias : 392

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Dom Nov 05, 2017 6:26 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
Llegar nadando hasta la orilla más cercana de la Isla Roosevelt se lo hizo eterno. Le había requerido un esfuerzo físico superior al que estaba acostumbrado, incluso se sorprendió a si mismo en recordar aún como nadar. Sentía que los pulmones le estallarían, por segunda vez, en cualquier momento. Sentía la presión del agua en el pecho pero aún así no se permitió detenerse, por más que le hubiera comenzado a doler los brazos y las piernas tanto por el esfuerzo como por el frío. No podía dejar que el licántropo se escapara. No fallaría esa misión de ninguna manera, no otra vez. Tenía una sola tarea y la iba a cumplir a como diera lugar. O al menos de ello trataba de convencerse.

Llegó a tierra poco después que la cazadora, donde lo que parecía una pequeña playa de tierra estaba cubierta por el agua del East River, dejándoles el camino fácil para finalmente dejar de nadar y levantarse sobre sus pies. Salió caminando del agua, empujando contra la corriente que aún tiraba de él y que le había hecho el trabajo de avanzar insoportablemente tortuoso, hasta que todo su cuerpo fue golpeado por una brisa de aire helado que le hizo estremecerse. Avanzó un par de pasos con las piernas temblorosas por el cansancio hasta que se vio lo suficientemente alejado del agua. No quería detenerse, porque sabía que si lo hacía le sería imposible retomar la marcha. Aún así dejó de caminar para apoyar sus manos sobre las rodillas y tomar un par de bocanadas de aire, en el intento de recuperar el aliento. Giró la mirada hacia Julyette en cuanto esta habló, aún en la misma posición y luego dio un vistazo rápido al río detrás de ellos antes de responderle -Ahora que lo mencionas. Si, el agua parece haber bajado un par de centímetros- Se incorporó una vez más y se dispuso a caminar detrás de la cazadora, cuando logró ver huellas en la tierra, justo delante de a donde se dirigía la chica. Se apresuró a alcanzarla y tomarla del brazo para detenerla, antes de que pisara las huellas y estas se borraran -Mira- Señaló con su mano libre y luego de volver a soltar a la cazadora, caminó junto a las huellas, grupos de cuatro pisadas de lobo, hasta que de un momento a otro estas se convirtieron en dos pisadas humanas -Volvió a transformarse- Pensó en voz alta y luego levantó la vista, para darse cuenta que las huellas se perdían una vez entraban en un area pavimentada, pero parecían indicar una dirección en específico.


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 381

Reliquias : 866

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
De no ser porque estaba completamente segura de haber consumido todos los desechos tóxicos existentes en el area limitrofe, tal vez el comentario desenfadado del cazador le hubiera parecido cómico. Sin embargo, estaba segura de que terminaría muriéndose de neumonía o de intoxicación si no salían de allí pronto, por lo que se dedicó a lanzarle una mirada desdeñosa mientras avanzaba por la zona desnivelada chorreando cual regadera y no hizo amago de contestar. Temblaba de frío y se tenia que esforzar para que los dientes no le castañetearan, mientras se aseguraba de que no había perdido nada valioso en su descenso por el muelle, especialmente el par de cuchillas Karambit, las cuales afortunadamente seguían en sus fustas.

Caminaba sin mirar, rebuscando entre sus bolsillos para dar con la piedra runa e iluminarse un poco mas el camino. Aquello podia hacer que el lobo diese con la posición de los cazadores pero seria imposible rastrearle si no podían ver lo que tenían en frente –¿¡Que!?– espetó irritada cuando sintió el tirón que le dio el cazador al sujetarle del brazo, aunque por supuesto, detuvo la marcha de inmediato. ya había dado con la piedra runa que podia sostener perfectamente en su mano empuñada y el leve resplandor le ayudo a distinguir mejor el rastro de las huellas que el licántropo había dejado por la tierra húmeda. Sobre el terreno rocoso fue capaz de distinguir el ligero rastro de unas gotas mas oscuras y cuando se inclino para ver que era, no se sorprendió con el tacto familiar de la sangre –Está herido– manifestó en voz alta, sin dejar de moverse en la misma dirección que las huellas le conducían. El rastro iba difuminandose a medida que avanzaban y el terreno se volvía mas frondoso pero gracias a su entrenamiento como cazadora podia fácilmente rastrear a un individuo con evidencias mas escasas que aquellas –A estas alturas debería haberse regenerado, pero es muy probable que el vampiro con el comenzó a pelear en el bar le haya atacado con algún arma de plata y no pueda curarse tan fácilmente. Si tenemos suerte la herida puede haber sido lo suficientemente profunda como para ralentizarle–

Julyette podría considerarse una persona  bastante brusca y regularmente torpe en comparación con otros cazadores de sombras en la vida cotidiana. Sin embargo, en cuanto se trataba de una misión hacia uso de todo el sigilo posible de modo que el ruido de sus pasos se mezclara con el viento y cada movimiento estuviese perfectamente calculado. El licántropo mantenía una fina ventaja sobre ellos y ninguna precaución era suficiente –¿Alguna idea Blake?– murmuró, apartandose las gotas de agua que se deslizaban por su frente con el dorso de la mano, intentando dar con el rastro que parecía desvanecerse rapidamente entre la hierva. El hijo de la luna era astuto y estaba comenzando a tener cuidado para no ser encontrado...



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 209

Reliquias : 392

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Nov 07, 2017 9:33 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
 Aiden volvió a girarse en dirección a la cazadora, quien ahora se encontraba mirando algo en el suelo que él no pudo distinguir por las propias sombras  de los relieves en la tierra. Pues además de porque se encontraba a varios pasos de ella, para él no había nada allí. Sin embargo no tardó en darse cuenta que debía tratarse de sangre en cuanto Julyette anunció que el licántropo debía estar herido. La observó caminar hasta que esta paso a su lado y luego retomó el paso avanzando en silencio y a la par para no quedarse atrás, procurando evitar pisar las huellas.  

Como bien había mencionado su compañera, le extrañó encontrar rastros de sangre allí, tan lejos del bar, del lugar donde había sido la pelea. No estaba seguro cuanto tiempo había pasado desde entonces, pero podía estar seguro de que si aún seguía perdiendo sangre, entonces probablemente tuviera una herida importante y que probablemente estuviera tardando en regenerarse. Eso no solo significaba que el licántropo tendría el movimiento limitado, sino que también, seguro habría más rastros de sangre por el camino, pues dudaba que pudiera evitar cada gota de caer. Por más que delante de ellos la sangre pareciera haber comenzado a desaparecer, debía haber más, en alguna parte.

El cazador la observó, aún pensando en cómo poner sus ideas en orden para una respuesta, cuando no pudo evitar notar, con ayuda del resplandor de la piedra, que ella estaba temblando y seguramente se estaría esforzando porque no se le notara al hablar. Fue entonces cuanto recordó y pareció volver a notar el peso de su ropa, empapada hasta el último centímetro de tela, de agua helada que aún le goteaba por los brazos y la cara. Como si su cerebro hubiera enviado de nuevo la orden de sentir frío, así fue, y el muchacho se estremeció una vez más al sentir otra brisa de viento -Si, para empezar, usar Thermis. Y segundo, seguir en la dirección que iban las huellas hasta encontrar más sangre. No puede haber ido muy lejos, debe seguir herido. Y sería mejor apurarnos, para no darle tiempo a curarse y que talvez salte a nadar hasta Manhattan. Ya he tenido suficiente de  triatlones por hoy- Respondió revisando su estuche, que milagrosamente seguía igual de cerrado que antes de saltar al río y saco su estela para grabar una nueva runa en su piel que le hiciera entrar en calor. Agarrarse hipotermia antes de atrapar al licántropo definitivamente no estaba dentro de sus planes.


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 381

Reliquias : 866

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Julyette Lutegui el Mar Nov 07, 2017 10:29 pm

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
 Desafortunadamente sus pasadores no habían sobrevivido a su episodio de natación olímpica y tendría que lidiar con la molesta sensación del cabello deslizándose a traves de su cuello y prolongando la sensación de estar a punto de congelarse. Asintió ante la lógica propuesta del cazador y determinó que colocarse una runa era una opcion muchísimo mas viable que hacer todo el recorrido de rastreadores con un montón de kilos de ropa húmeda encima. Por acto reflejo, se inclinó para sacar la estela de su bota izquierda donde regularmente solía esconderla cuando llevaba botas altas como aquella noche, y en cuanto lo hizo se dio cuenta de su terrible fortuna, y tampoco le sorprendió no encontrar nada dentro de la tela.

Volvió a levantarse de inmediato y trató de disimular su expresión de desconcierto, aunque por supuesto para alguien que resulta tan transparente como una hoja de papel hacer como si nada estuviera pasando no era una opcion muy viable. Se colocó las manos en las caderas mientras esperaba "pacientemente" a que Aiden finalizara con su sugerencia, asintiendo de vez en cuando con exagerada brusquedad y cuando finalmente este terminó de hablar y sacó su propia estela no supo si sentirse aliviada porque no tendría que morir de hipotermia o sentirse abochornada por ser la única a la que el rio le había sacado cuentas –Muy bien– le respondió vagamente mientras se quitaba la chaqueta. De ese modo, solo llevaba la franela que le dejaba los hombros descubiertos pero quedarse con la prenda empapada solo estaba resultando en un peso muerto –He perdido mi estela así que tendrás que prestarme la tuya– ya se estaba imaginando la cara que le pondrían cuando tuviera que solicitar una nueva ¡Pero ella no controlaba la corriente! ni mucho menos los impulsos acuáticos de un licántropo problemático.

Con la concentración necesaria, no era demasiado difícil guiarse del tenue rastro que el hijo de la luna había dejado inconscientemente a su paso, evitando pisar en falso por algún bache o romper accidentalmente alguna rama que pudiese producir el ruido suficiente como para alertar al subterráneo, que por lo que la nefilim estimaba, no debería andar demasiado lejos. Las hipotesis de los nefilims cobraron todo el sentido cuando July distinguió una figura extraña y demasiado grande tambaleandose frente a unos matorrales y aquello hizo que se frenara de golpe. Era el licántropo que, apoyado contra un arbol, se apretaba la herida con una mano y comenzó a lanzar una serie de improperios bastante desagradables en cuanto los vislumbro –Corres bastante rapido, pero no lo suficiente– Exclamó Julyette, manteniendo la distancia a pesar de que obviamente el licántropo no estaba capacitado para atacarle –Haznos las cosas mas sencillas y solo quédate quieto ¿Entendido?– le espetó al aludido, desenvainando una de sus cuchillas en el remoto caso de que las cosas pudieran ponerse feas otra vez.




Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 209

Reliquias : 392

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Aiden E. Blake el Miér Nov 08, 2017 12:07 am

No hay genialidad sin un toque de locura
→ Nueva York → Calles de Brooklyn → Antes de la media noche  → Humedo
 Aiden le tendió su estela a la cazadora sin emitir ningún tipo de queja al respecto y ocupó el tiempo que ella tardó en usarla para escurrirse la camiseta y sacarle un poco de agua y con ello, algo de peso. Un pequeño charco se había formado alrededor de sus pies al haber detenido el paso para grabarse la runa y ahora se había expandido al agregarse el agua que había soltado la camiseta al retorcerla. Podía sentir como su cuerpo comenzaba a entrar en calor de nuevo, muy lentamente. Como si una pequeña llama se hubiera encendido dentro de él y estuviera comenzando a ganar terreno de a poco.

No les resulto pan comido, pero tampoco se les hizo imposible ir detectando las pequeñas gotas y rastros de sangre que el licántropo había dejado a su paso. Habían salido de la pequeña playa, para adentrarse en una zona pavimentada para luego adentrarse en un parque que se extendía por varias calles. Con cuidado de que el sonido de sus movimientos al avanzar no les delataran, rastrearon todas las señales que les fue posible descubrir hasta que su compañera dio con una figura entre las sombras a unos metros por delante. Las huellas y manchas de sangre terminaban donde la figura y Aiden supo que no podía tratarse de otra cosa que no fuera el licántropo, que parecía yacer recostado contra el tronco de un árbol en su forma humana. A medida que se fueron acercando, caminando ya sin tanta prisa pues estaba claro que el hombre ya no estaba en condiciones de seguir corriendo, Aiden revisó de nuevo su estuche, sacando tu teléfono móvil. Talvez había sido suerte o talvez había sido aquella sensación de saber que nunca el cazador estaríaa a salvo mientras Julyette se encontrara en Nueva York. Desde su último accidente con agua y lagos implicados, había tenido que cambiar su teléfono móvil y al hacerlo lo había hecho por uno que fuera sumergible. Y esta vez ese detalle, el cual agradeció enormemente, le salvó de tener que arrastrar al subterráneo, sacarlo de aquella isla de alguna manera y llevarlo hasta el coche que había dejado a unas pocas cuadras del bar donde había comenzado todo, para después de todo eso, entregarlo. Pasó una mano por la pantalla, intentando sacarle la humedad lo suficiente como para poder marcar un número y luego se llevó el móvil al oído -Luke, ya lo tenemos ¿Te importaría venir a buscarlo?-



Meet the squad:
avatar
Mensajes : 381

Reliquias : 866

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay genialidad sin un toque de locura

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.