07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

But don't play with me, 'cause you're playing with fire ♛ Jeremy Aston

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

But don't play with me, 'cause you're playing with fire
 → 22:10  → Algún club Nocturno → Nublado
Una hora antes

Cuando entró al despacho del demonio, literalmente la boca del lobo para aquellos desafortunados que se atrevían a contactar a Deian; notó de inmediato que el hombre estaba leyendo con interés un documento. La castaña suspiró. Acababa de salir de una ¿Conversación? Con un demonio importante en Nueva York lo que explicaba el atuendo que la bruja portaba, una falda con piedras de color onyx y plata, una blusa gris, chamarra de cuero y medias negras cubriendo sus estilizadas piernas, con los tacones para rematar toda aquella imagen —Hablé con aquel principito infernal— dijo ella aburrida, mientras se deshacía de la chamarra, dejando sus hombros al descubierto y se sentaba en el escritorio del ángel caído, mirándolo mientras leía. Deian solía aceptar encargos que consideraba "dignos" de su tiempo y por lo que alcanzaba a leer de reojo, un alguien deseaba a otro alguien fuera del mapa. Típico de gente ambiciosa —Dudo mucho que nos moleste, creo que te tiene algo de miedo— ella se miró las uñas, sonriendo.

Le había bastado un vistazo a la mente de aquel demonio para confirmar aquello. Era un novato, un "recién convertido" que creía que tener un Casino en una ciudad tan llena de problemas como Nueva York, era una buena idea. Y le había resultado bastante bien, porque no se metía con los subterráneos más viejos. Un cobarde en pocas palabras. Además al parecer, tenía una pequeña debilidad, un "sucio secretito" que en caso de que quisiera intentar algo, podrían usar en su contra —Te dije que no sería un problema, no sé porque eres tan quisquilloso a veces— y sin más tomó aquel archivo, arrebatándoselo de las manos, mientras se estiraba como un gato, cruzando sus piernas de forma que estas quedaban a centímetros del regazo del demonio. Ups.

Me quedaré con este— le avisó al demonio que enarcó una ceja, pero antes de que pudiera replicar, la chica le acarició los labios suavemente con los dedos, mientras su otra mano jugaba con el cuello de su camisa. Cuando quería y en especial con Deian, Milena podía ser increíblemente convincente —No digas nada cariño. Merezco un poco de diversión ¿No crees? Va siendo hora que te encargues de— y mientras hablaba señaló la pila de hojas a la izquierda del demonio —Eso. Además, ya sabes que te lo recompensaré cuando regrese— y tras decir eso, se puso de pie, dándole un rápido beso (uno que lo dejaría con ganas de más) y salió del despacho, sin prestar atención a nada de lo que el ángel caído dijese. Después de todo, Milena era incontrolable como el fuego mismo. Y Deian lo sabía.


***

Tras aquella escenita en el despacho del ángel caído. Milena había abandonado aquel atuendo para sustituirlo por un flexible pantalón de cuero, una blusa gris y una chamarra negra y botas. Tenía enfundada una pistola con un silenciador (no es que fuera muy necesario, tenía su magia) y en el mismo cinturón, portaba diferentes cuchillos delgados y arrojadizos. Había leído el archivo con algo de aburrimiento, pues sinceramente, esperaba un reto mayor. Pero cualquier cosa era buena, en especial cuando se trataba de algún descendiente de las hadas, como era aquel mundano. No acababa de entender porqué un vampiro querría matar a un simple mestizo, pero no le importaba, le había ofrecido algo a Deian para que aceptase y este al parecer, lo había considerado suficiente.

Lástima. Aquel mestizo era bastante lindo, con aquellos ojos de diferente color (uno dorado y otro azul) y aquellos rizos de oro suave, con unas facciones delicadas.

Camuflajeada como estaba entre las sombras, con la cabeza gacha, como si fuera una adolescente que se apura en las calles para evitar que algo (o alguien) le haga daño. Un ebrio en la calle al verla pasar silbó y Milena usando la telequinesis le golpeó en la cara con la botella que tenía en la mano. Si no tuviera tanta prisa, se habría encargado de darle una lección, pero aquel híbrido se movía con rapidez, en dirección a algún club nocturno supuso ella. Normalmente se tomaría su tiempo para seguir a su objetivo con días de antelación, pero como aquello había sido de último momento y la adrenalina le pedía a gritos una batalla, incluso si era con un mundano semi-hada que posiblemente no sabría usar sus poderes.

Una vez el chico entró a un club, Milena lo siguió sin pensarlo dos veces.




I’ve been a bad girl, don’t you know?:
avatar
Mensajes : 13

Reliquias : 187

Temas : 0/6

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9262-when-did-a-dragon-ever-die-form-the-poison-of-a-snake-milena-a-sardothienhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9274-love-bites-but-so-do-i-milena-a-sardothien-rs#80748http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9273-ive-been-a-bad-girl-dont-you-know-milena-a-sardothien-s-chronology#80747
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

But don't play with me, 'cause you're playing with fire
 → 22:10  → Algún club Nocturno → Nublado

Irse de fiesta nunca había sido la primera opción para Jeremy, y de igual modo no lo había sido en aquella ocasión pero dado que ninguno de sus otros intentos por quitarse de encima la culpabilidad le habían dado resultado creyó conveniente darle una oportunidad a la noche. No quiso ir a ninguno de los locales más conocidos por temor a encontrarse a alguno de sus compañeros de manada, no tenía ganas de seguir evitando preguntas y poner la sonrisa falsa, sólo quería que lo dejasen en paz.

Ya no sólo era el hecho de que le hubiesen despedido, era más por el numerito montado frente al Dragón de Jade un par de horas después, por todo lo que había dejado salir fuera sin que la persona que lo recibió tuviese culpa alguna de nada... Había salido a pasear, había salido a correr, se había quedado encerrado en la vieja comisaría, había ido incluso a un gimnasio a entrenar un poco y ahora estaba allí sentado con una copa de lo primero que se le había ocurrido pedir intentando decidir si se lo bebía o salía de allí en busca de otras opciones.

Quizá una buena forma de desconectar sería transformarse y echar a correr sin rumbo, dejando que su espíritu lobuno lo condujese a algún lugar al que él como humano no pudiese alcanzar, eso sin duda tendría mucho más sentido que estar en la barra de un club con la música dejándolo medio sordo esperando que la tensión del pecho se ahogase en el vaso de alcohol que sostenía en la mano. Al final, tras pensarlo un poco se bebió de un trago el contenido, se dio medio vuelta y se dirigió hacia la salida, pero a los pocos pasos su mirada se encontró con la de un mundano cuanto menos curioso.

Sus facciones eran diferentes a los de cualquier otro y gracias al tiempo que llevaba en la manada y a la cantidad de gente que había conocido pudo distinguir en él esos rasgos de los que sólo las hadas podían presumir, aunque no tan marcados y tan a la vista. Un mestizo, quizá? Nunca había visto uno... aunque si bien lo pensaba sí lo había visto, sólo que no lo había querido comprender. Los ojos del muchacho se cruzaron con los suyos durante una fracción de segundo y Jeremy recordó entonces otro ojos que lo estaban torturando como nadie antes había hecho.

En cualquier otro momento aquel mundano le hubiese dado completamente lo mismo, pero a los pocos segundos de que cruzase la puerta ésta volvió a abrirse y una mujer la cruzó con una elegancia que quedaba muy fuera de lugar con el local donde estaban. Ella sí llamó su atención de forma exagerada, todos sus sentidos se alertaron y su instinto de lobo le dijo que esa era la clase de mujer que mejor debería evitar.
Se camufló un poco entre los que bailaban y bebían de pie mientras observaba a la extraña adentrarse en el club y acercarse a la barra, preguntándose de nuevo si debería irse o debería esperar un poco para ver qué pasaba.

avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 172

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

But don't play with me, 'cause you're playing with fire
 → 22:10  → Algún club Nocturno → Nublado
Aquel mestizo fue directamente a la barra. Milena con una sonrisa amable, como la de una chica perdida y tonta fue a sentarse al lado. Milena había sido bendecida con un rostro bastante angelical, si bien su marca demoníaca no le ayudaba mucho; los ojos rojizos y anaranjados le conferían un aspecto algo oscuro, aún que gracias el cielo, aquel mestizo no debería verlos. —una margarita de mango por favor— le pidió a aquel barman mientras revisaba su celular con aburrimiento. Esperando. Cuando le pusieron la bebida enfrente, le dio un trago y tras dirigir una mirada furtiva al hombre a su lado, sonrió. Apenas sus miradas cruzaron ella se ruborizó y desvió la mirada, concentrándose en la bebida. Así lo hizo varias veces, miradas de reojo, algún gesto y luego mirar el celular o a su bebida, hasta que como un pescador que espera paciente con el anzuelo en el lago, aquel pequeño pececillo picó.

¿Estás mirándome?— preguntó aquel rubio con una sonrisa enigmática, mientras jalaba su bebida para sentarse al lado de ella. Milena lo volteó a ver con una sonrisa contenida en los labios, todo en ella era delicado, fino, como una flor. Como una rosa. Y al igual que la rosa, podías pincharte si te acercabas demasiado. Milena tomó un trago de su bebida antes de responder —¡Lo siento!— masculló con un ligero tono avergonzado —Jamás había visto ojos como los tuyos, es inevitable, dios, debes pensar que soy algún tipo de loca— y se rió de si misma, jugando con su cabello mientras se cruzaba de piernas. Llevaba más de medio milenio consiguiendo lo que quería gracias a lo seductora que podía llegar a ser, y se notaba en la forma en la que sus ojos parecían trampas diseñadas para que como mosca a la luz, acabaras encandilado; sus maneras de sonreír, la forma en que se descubría el cuello al mover su cabello y sus movimientos precisos; llenos de una elegancia felina.

Cinco minutos después, lo tenía en la red.

Primero habían hablado durante unos pocos minutos, el chico al parecer se llamaba Killian y era de ¿San Diego? Algo así. La había invitado a bailar y ahí estaban ambos, moviéndose en la pista, Milena bailando cuidadosamente a su alrededor, sensual pero contenida; la bruja jamás era vulgar, si algo odiaba es ver a las parejas restregarse como si fueran animales; cuando ella y Deian bailaban, siempre parecía alguna clase de danza delicada, coordinada pero llena de pasión en cada roce; y ella siempre bailaba con esa elegancia y seducción. Su inocencia anterior seguía ahí, pues había algo titubeante en sus movimientos pero a veces aquella pena sólo encendía más a los humanos, y si como la bruja, eras capaz de influenciar los sentimientos de la víctima... Tenías a alguien con ganas de fugarse del club. No tardó mucho en inclinarse para susurrarle algo al oído. Milena negó con la cabeza, mientras seguía bailando, pero tras una segunda propuesta para salir, la mujer siguió a aquel mundano a alguno de los cuartos de "servicio" que eran clásicos lugares para ese tipo de intercambios.

Claro que Milena jamás dejaba que una presa le pusiera la mano encima, pero aquel mundano no tenía porqué saber eso.

Rápido aquel mundano la tomó de la cintura, Milena rió suavemente y le puso una mano en el pecho evitando que se acercara más a ella. El chico acarició sus hombros, con la intención de deshacerse de su chamarra supuso ella, pero le detuvo las manos, no todavía no, no quería que se acabara tan rápido. Quería averiguar porqué, porqué querían que lo matase primero —Killian... Por la velocidad que llevas cualquiera pensaría que temas que algo se aparezca— dijo ella con voz aterciopelada, mientras se deslizaba en su cabeza. Como funcionaba el cerebro era algo que ella todavía no entendía; pero esperaba que aquella frase lograra que el se concentrara en cosas paranormales, de forma que recorrer sus pensamientos fuera más sencillo. Vio al vampiro cruzarse en un pensamiento, pero no el porqué aquel inmortal ansiaba la muerte de aquel mortal. Ladeó la cabeza mientras sentía la boca de aquel mundano acercarse a ella y... ¡Pero miren al campeón! La imagen de una mujer, inundó su cabeza y entonces, ella entendió el porqué el inmortal quería la muerte de aquel mundano.

La chica lo detuvo con dureza. Aquel cambio de actitud desconcertó al mundano hasta que ella le acaricio la barbilla —¿Sabes? Yo pensé que ustedes los mortales tenían más valores que nosotros. Pero al parecer alguien ha estado siendo el juguetito de un hada— la expresión del mortal fue oro puro. Se alejó de ella como si su contacto le quemase. Milena dejó caer el glamour con el que había estado ocultando sus rasgos de los pobremente entrenados ojos de aquel mundano. Con su glamour, cayó su fallada, dejó de sonreír, adquiriendo un rostro serio mientras el fuego empezaba a danzar entre sus dedos, listo. El mestizo alzó las manos y uno de los haces de fuego, brincó de la mano de la bruja a la suya. Aquello sólo logró que Milena empezara a reír.

Cosita, ¿De verdad creía que podía usar su propia magia en su contra? Sin embargo un ruido a sus espaldas, logró distraerla lo suficiente como para que la llama saltara en dirección a ella, evadiéndola como si un escudo protegiera a la bruja. Su fuego no iba a volverse en su contra.




I’ve been a bad girl, don’t you know?:
avatar
Mensajes : 13

Reliquias : 187

Temas : 0/6

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9262-when-did-a-dragon-ever-die-form-the-poison-of-a-snake-milena-a-sardothienhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9274-love-bites-but-so-do-i-milena-a-sardothien-rs#80748http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9273-ive-been-a-bad-girl-dont-you-know-milena-a-sardothien-s-chronology#80747
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

But don't play with me, 'cause you're playing with fire
 → 22:10  → Algún club Nocturno → Nublado

Uno de los problemas más grandes de Jeremy era su curiosidad, a pesar de que toda su parte de lobo le estaba gruñendo con fuerza e insistiéndole que se marchase, la pequeña parte humana curiosa parecía golpearle con más fuerza, acallando las advertencias del lobo enfadado en su interior, y estaba enfadado, Jeremy podía notarlo, no porque quizá el muchacho se pusiera el peligro, sino porque si eso sucedía sería el lobo quien debería sacarlo de los problemas que con tanto esfuerzo trataba de evitar. Pero Jeremy era cabezota, lo había sido siempre y lo seguiría siendo.

No le sorprendió mucho que la extraña mujer se acercase "casualmente" al mestizo, tardaron muy poco en comenzar una conversación y menos aún en dar rienda suelta al coqueteo. Por descontado aquel era un local para eso, no todo el mundo acudía únicamente por la música o por las bebidas, sino más bien por conocer gente nueva y tener una aventura descontrolada al menos durante esa noche.
Una chica se acercó a él y le invitó a bailar, su primer impulso fue rechazarla con educación pero al ver que la pareja de la barra se unían a la pista de baile le pareció buena idea y buena estrategia para acercarse a ellos de forma más discreta. Le sonrió a la mundana, de aquella forma dulce y sexy que había aprendido, le cogió la mano y la llevó con tranquilidad hasta la pista, situándolos muy cerca de la pareja que deseaba espiar, bailando de forma tranquila y disimulada, esforzándose por que a ojos de cualquiera pareciese que su atención recaía únicamente en la chica.

Sonaron varias canciones en las que Jeremy se tuvo que esforzar por no parecer un pato mareado, la verdad era que no se le daba bien bailar, algo que cuando era mundano le resultaba vergonzoso y ahora le daba francamente igual. La chica reía con dulzura cuando él se enredaba en sus propios pies o se chocaba con ella de manera "accidental".
  - Eres muy buen bailarín
  - Oh! Y tú muy mala mintiendo.
Ella rió de nuevo, lo miró de forma lasciva y giró sobre ella misma en un gesto que pretendía claramente que el lobo contemplase todo lo que ella podía ofrecerle, sin embargo la larga melena negra voló alrededor de la mundana y cuando ésta terminó de girarse su imagen se distorsionó en la mente del lobo dando paso a unos ojos dorados, unas facciones más rebeldes y unos tatuajes recorriendo su cuerpo... Rosalía se había metido muy dentro de su cabeza y estaba claro que bailar con una muchacha que le recordaba a ella de aquella manera tan fulminante no era la mejor idea... pero la imagen de la cazadora no parecía querer desaparecer, y cuando la mundana se acercó al lobo y le puso las manos en las caderas, apretando sus cuerpos, él seguía viendo los ojos dorados y las runas en su piel, provocando que su corazón se acelerase y su mente se disparase...

Una risa le sacó de su trance y le hizo volver a la realidad, los ojos dorados y las runas se desvanecieron justo cuando la mundana se acercaba con intención de besarle, pero por el rabillo del ojo vio a la pareja de la que tenía que estar pendiente escabullirse entre el gentío y dirigirse a los baños. No tuvo claro si fue real o algún destello de las luces del local, pero le pareció ver un brillo oscuro en los ojos de aquella mujer lo que volvió a despertar todas las alarmas de su lobo interior.
  - Lo siento cielo, quizá otra noche.
Ni si quiera se esperó a ver la respuesta de la chica para salir disparado hacia los baños y entrar sin pensarlo demasiado. Lo que encontró dentro hizo resoplar con fuerza la parte loba que empezaba a hervir en su interior, como un "te lo dije" camuflado en su mente. Sin duda el mestizo debía de haberse metido en algún problema y por el fuego que emanaba de las manos de la exótica mujer no tardó mucho en deducir que tenía en frente a una bruja.

Aquello no era bueno... pero tampoco era el momento de parecer preocupado.
  - Vaya... hay fiesta de subterráneos y nadie me ha dicho nada? Mira que os gusta excluir a los lobos...



OFFROL:
Te pido mil millones de disculpas por haber tardado tanto, he tenido dos semanas muy malas y me ha costado sacar tiempo para el foro >_<
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 172

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.