29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

I got smarter, I got harder in the nick of time. || Deian

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

But... I got smarter, I got hotter harder in the nick of time.
→ Sábado → 23:30 → Poius Freedom  
James Smith. Ocupaba el número tres de su lista y no por eso lo detestaba menos que a los dos anteriores, de hecho, allí estaba, subrayado tantas veces que era imposible pasar por alto la cólera con la que había sido pintarrajeado... cómo si la portadora de aquel maltrecho papel no quisiera olvidarse de él, todos merecían recoger las tempestades de las tormentas que habían sembrado. ¿Quién era ella para contradecir a la ley de la causa y efecto?

La noche había caído con la suavidad de la muerte, oscura y fría. Tan sólo una solitaria figura, ataviada con una larga chaqueta de cuero, caminaba a paso decidido mientras contoneaba las caderas con la sensualidad de la que sabe que posee una belleza cautivadora y unos ojos azules tan brillantes como el zafiro, capaces de arrebatarle la respiración a todo aquel que osase observarla. Los tacones golpeaban el asfalto armónicamente, augurando malas noticias. Últimamente eso era lo único que vaticinaba la silueta de la inspectora White en medio de la noche, sangre y venganza. ¿Qué le había pasado a la joven rubia que creía en la justicia divina?

Había conducido hasta Manhattan con un coche alquilado, en un mercedes tan negro como la noche. Lo último que necesitaba es que alguien reconociese su maserati color champagne a un par de manzanas de uno de los clubs nocturnos más selectos y la asociasen como la masacre que iba a llevar a cabo. Con la seguridad que otorgaba el deseo de venganza, se plantó delante de la puerta donde había un par de gorilas vestidos de negro y con cara de mala leche. A uno de los lados había una larga cola de personas que vestidas con sus mejores galas, esperaban a que les dejaran internarse en el paraíso de pecado y desfase que residía tras las puertas. La rubia alzó su diestra  enfundada en un guante de látex magenta, mostrando su pase con una sonrisa encantadora. El par de monstruos asintieron a la vez, murmurando un "Pase, miss Zaphire" al mismo tiempo las inmensas puertas se abrían.

Winter entró en la lujosa sala. Suelos de mármol impoluto, sillones de terciopelo, elegantes arañas de cristal que decoraban el alto techo con sus miles de centellos como estrellas en la noche más oscura... No está mal. Pensó la inspectora antes de acercarse a la barra y preguntar por la encargada de los espectáculos. Una mujer de cabello como el fuego se acercó a ella, sus ojos verdes reflejaban cierta astucia e inteligencia. -Ven por aquí, preciosa.- Canturreó tomándola de la mano con total confianza, como si la conociera de toda la vida, guiándola hasta los camerinos donde su mirada color veneno prácticamente chispeó de alegría cuando vio que Winter ya venía vestida para la ocasión. - Te hará falta esto. Nadie te tocará, pero si alguien lo hace no dudes en pegarles. Te puedo asegurar que duele.- Dijo tendiéndole una fusta. Probablemente la mujer no quería una demanda por abuso laboral, ella agradeció sonriente. Si alguien osaba poner un solo dedo en su níveo cuerpo, un latigazo sería lo mínimo que recibiría.

Con cuidado la llevaron a lo alto del escenario que permanecía a oscuras porque el telón estaba bajado, le colocaron una capa que llegaba hasta el suelo y le dieron unos toques de maquillaje, incluyendo un toque de purpurina que la hacía parecer irreal. En su pecho, su corazón latía con tal fuerza que por un momento creyó que iba a sufrir un paro cardíaco. Puedo hacerlo, puedo hacerlo... Se repetía una y otra vez. La tela púrpura de elevó y mientras las luces de la sala se apagaban, una tenue luz fucsia la iluminaba a ella.  La música comenzó y Winter abrió sus labios perfectamente delineados, dejando que la letra de la canción se deslizara por ellos como las perlas ruedan por el mármol.

I don't like your little games,
don't like your tilted stage.
The role you made me play,
Of the fool, no, I don't like you!
I don't like your perfect crime,
How you laugh when you lie.
You said the gun was mine.
Isn't cool, no, I don't like you.
Oh!

La fusta se movió intimidante en sus manos, en una amenaza directa cuyo destinatario desconocía. Él se encontraba en el borde de uno de los sillones V.I.P con los ojos fijos en la joven cantante y con una sonrisa ladina. No sabía quien era, pero debía ser suya, digamos que sentía cierta predilección por las bellezas rubias de aire dominante...

Ooh, look what you made me do,
look what you made me do,
look what you just made me do.
Look what you just made me do.

La música cesó al mismo tiempo en que Winter guiñaba un ojo a la multitud, recorriendo sensualmente la voluptuosidad de sus senos con el extremo de la fusta. Las luces se apagaron repentinamente y el telón tornó a bajar, dando a entender que el show había finalizado. Los aplausos eran ensordecedores, no importaba quien demonios fuese la misteriosa mujer, había sido un buen espectáculo. Aparentando una calma que no sentía, la rubia bajó del escenario por la parte de atrás, topándose con la pelirroja. - Has estado increíble. Tendrías que venir más a menudo.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 943

Reliquias : 789

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

But... I got smarter, I got hotter harder in the nick of time.
→ SÁBADO → 23:30 → "PIOUS FREEDOM"
"...¡Lo que hablaba con Kenth era hacer un cambio en el día y lugar de entrega, ¿entiendes lo que digo?, una entrega, mi amigo!. Y así, ¡podríamos hacer un mejor avance en las ganancias porque de verdad odio tener que ir hasta San Diego por un par de kilos de mercancía!..."

La música no es suficiente para ignorar la desesperante y carraspienta voz del hombre ebrio que comparte un mismo lugar junto al ángel caído quien le tenía la misma atención de una mosca que se pasea por encima de su vaso de Whiskey. Un año atrás el buen James Smith era un mercenario de las bajas ligas, asesinando lo que podía con lo que tenía, dispuesto a cualquier trato de narcotráfico de drogas o armas para el submundo y mundanos; un tipo ingenioso cuando se trataba de crear problemas por donde pasara y con el aliento de un bisonte para que ninguna chica se acercara a ser conquistada del pésimo estilo de vestir. Además de poseedor de la visión, ¿qué más ofrecería para que Deian le hubiese dado la oferta de un trato "equitativo" justo cuando estaba al final de la quiebra?.
Todo era culpa de Milena y sus interesantes jugadas para que pasaran al nivel "desapercibido" sin algo que ver con grandes empresarios o diplomáticos bien acomodados. Sencillamente aburrrido.

Aunque resultaba interesante, sí.
Preparar y cocinar el alma de un ser insignificante era una obra de arte que llevaba tiempo. Más suculenta cuanto más se acercara la hora de cobrar el pago. Y por eso, Deian se mostraba paciente haciendo realidad las fantasías y deseos más bajos de la alimaña pese a que no le costaba terminar con su pestilencia al "chasquear" los dedos en un segundo.

Sí querías hablar de ello, James, debiste hablar con Milena y no hacer que gozara de tu excelsa compañía— Espetó sarcástico sin verse obligado a levantar el volumen de su voz, era perfectamente audible para el tipejo y con la agudeza de una irritación oculta para prevenir cualquier comentario estúpido que saliera de su boquita —Bien podría estar deleitándome con un Harem en mi cómodo Penthouse pero no...— Y tal cual excéntrico pavo real se puso en pie del sillón de piel, abotonó el último broche de su traje saco (la excepción es la corbata de un rojo sangre) y miró desde arriba -y por primera vez- al desagradable hombre. En esa vista y perfil parecería que las sombras hacían el perfecto juego a su rostro y expresión para que sólo sus orbes de onix dedicaran un despectivo odio hacia el otro. James era una cucharacha enfrentándose a la bota de su perdición —Estoy aquí fingiendo que no me castra siquiera estar a un metro de distancia tuya. Así que, no gracias, la próxima vez toma un poco de cocaína y haz algo estúpido como hablar con Milena para que tu salive salpique a otra parte y no a mi. ¿Mmh?— Exitosamente el mundano había terminado pálido después del pequeño pero amenazante "sermón" y el ángel estaba cercano a darse la vuelta para retirarse hasta que el telón del escenario principal se elevó. Y no cabía absoluta duda de que la noche apenas comenzaba.

Como un bobo expectador, Deian pasó de la incrédula expresión divertida a un lacerante deseo que excitaba cada terminación nerviosa -hasta la más carnal en su entrepierna- y el hambre de tener en sus manos aquella suculenta pieza en cuero y terciopelo, incitaba las más desgraciadas visiones de cómo acabar con esa mundana tan virgen flotando en un océano de obscenidades. Bellamente peligrosa. Un vivo ejemplo de la tentación y el pecado representados en la imagen femenina de una chiquilla traviesa —Deian's like it!

Fascinado, se mezcló entre las siluetas, sombras y contraluces del club para moverse en el centro del Club. Ignorando cada palabra que le era dirigida, intuyendo sólo con el cuerpo donde debía moverse ya que su mente y vista estaban prendidas a la figura de piel nivea llamándolo "inconscientemente" por una probada de esa suculenta dulzura. Increíblemente extasiado después de que la música cortara el acto en un abrupto alto, él sonrió de oreja a oreja aplaudiendo sincronizado con el público conmovedor del que se volvía tan salvaje como en el infierno mismo. La jovencita tenía talento; quizás ni la propia Lady Gaga obtendría el mismo "hit" en dos semanas completas de presentaciones. Qué intrigante. ¿Pero quedarse de los brazos cruzados?, HELL NO.
Avanzando con la intensidad en su mirada, se deshizo de la seguridad "detrás de escena" con tan sólo mostrar su sonrisita descarada que se adivinaba como un "soy el puto dueño del lugar, ni se atrevan a tocarme o ponerse en mi camino que los mataré", e impaciente de encontrar a la chica antes de que un "busca-talentos" le estropeara la oportunidad, tenía absolutamente todas las de ganar con el carisma en lo más alto de su nivel justo para ser entregado a esa traviesa. Milena le cortaría el rollo de tajo de saber qué planeaba con exactitud.

Dear Peachmuffin, Janeth!— Saludó así con un exagerado aplauso a la pelirroja teñida quien en ése momento era su persona favorita por al menos hasta que le presentara a la rubia junto a ella —Mírate, siempre sorprendiéndome con los mejores espectáculos para mi Club, ahora entiendo el estima de Milena. De verdad que fue buena idea contratarte— Asintió sonriendo mientras cortaba las distancias y se inclinaba un poco para besar ambas mejillas de la pelirroja antes de alabar con un movimiento de manos a la otra —Pero tú, oh bloody hell, estuviste fantástica allá arriba. ¿Cómo es que no supe de un talento tan extraordinario como el tuyo, eh?— Sonriendo pícaro, carismático y elegante, tendió la mano hacia la rubia para hacer la presentación más formal pero en cuanto ella se la diera, él no perdió oportunidad de jalarle con  el agarre para besar el dorso de su hermosa palma de la que un segundo antes descubrió del extravagante guante. Hábil con las manos y muy discreto, qué podría decir. —Deian Rhys, a tus órdenes, conocedor de productores, excéntrico contacto para acomodarte dónde gustes y admirador de bellezas únicas que pasa mucho tiempo aburrido mientras administro éste lugar. Te ruego, por favor, que tomes una copa conmigo y... sí gustas, llevemos ésta charla a un lugar más privado. Verás que puedo ser muy convincente— Derrochando encanto en todos sus movimientos, palabras, y gestos agraciados, le soltó la mano antes de elevar sus propios brazos con un sencillo gesto de humildes. Esperando igualmente que el "deseo" natural por su esencia demoníaca hiciera lo suyo en tan "ingenua" mundana, casi era injusto que no todas mostraran la resistencia necesaria para evitarlo pero... ni al caso... así se jugaban en las grandes ligas. Apostando o perdiendo todo. Viviendo al máximo o vivir lamentando cada hora desperdiciada. Y sin embargo la paciencia no era una de sus contadas virtudes.

Oh dear, no te atrevas a perder la oportunidad de tu vida, ¿qué más puedes estar esperando?— Sonriendo como despedida a la pelirroja que debía saber porqué NO entrometerse en los planes de su "jefe", jaló la nivea y delicada mano de aquella rubia para colocarla obligatoriamente en su antebrazo no sin antes "arrebatarle" la fusta que le devolvió a la manager —¿Un trago?— Inquisitivo en los nervios de ella que llevaba casi trotando hacia el costado del escenario para salir al area V.I.P de la "barra fina". Aminoró el paso  ya frente al espacio reservado para los "dueños" del establecimiento y ahí chasqueó los dedos al Bartender —Whiskey de 100 años, por favor, dos vasos— Volteó dirigiendo la mirada hacia la rubia, sonriéndole como un amigo a quien no se ha visto en años y está ahí para consentir toda petición -hasta las más oscuras- —¿O prefieres de 50?, con semejante show debes estar sedienta, dear princess...



♛:
avatar
Mensajes : 35

Reliquias : 3

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9261-deian-once-as-a-fallen-angel-and-now-like-a-free-demon-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9289-deian-s-relationship-come-here-to-be-honest-i-don-t-bite-well-not-too-much#80874http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9290-deian-s-chronology-please-don-t-say-it-i-know-i-have-problems-to-tell-what-i-hate-about-all-of-this#80876
Hijo/a de Lucifer

Deian
está

Volver arriba Ir abajo

But... I got smarter, I got hotter harder in the nick of time.
→ Sábado → 23:30 → Poius Freedom  
La joven de cabello dorado ladeó la cabeza ligeramente, en un gesto muy peculiar parecido al de un pajarito. Sus labios, perfilados con un delicado color vino, se curvaron en una sonrisa dulce que contrastaba tajante con su peculiar atuendo de látex y cuero. -Bueno, lo he hecho lo mejor que he...- Sin embargo, no llegó a finalizar la frase ya que fue interrumpida por la aparición de un atractivo hombre, que ataviado con un excelso traje, se acercó a ellas con la determinación que sólo poseen los empresarios. Por las palabras que le dedicó a la mujer de cabello color fuego, Janeth parecía ser que se llamaba, supo que estaba delante del dueño del local. Los ojos azules de Winter se clavaron en él, tratando de analizar qué clase de hombre sería.

Lo que más le impactó, fue la altura del moreno. Podía parecer una tontería, pero como mujer y policía solía calcular las posibilidades que tenía de vencer ante un supuesto ataque, ¿que por qué hacía semejante cosa? Era una de las consecuencias de ser infravalorada una y otra vez en las calles de Nueva York. Digamos que a nadie le gusta ser arrestado pero si encima es mujer, es doblemente hiriente. O erótico. Una de las dos opciones. El hecho es que el hombre era más alto que ella, aún midiendo 1,75 (sin tener en cuenta los diez centímetros de tacón que poseían sus botas tan altas que le cubrían hasta por encima de la rodilla). Para más inri, parecía estar en forma... Sacudió la cabeza suavemente, intentando no pensar en esas cosas, ¿qué motivo podría tener para atacarla? No obstante, su cabeza le gastó una broma de mal gusto sugiriéndole que podía ser un subterráneo y que entonces sí que estaba en desventaja. Relájate, últimamente no haces más que ver subterráneos en todas partes. se amonestó a sí misma.

Janeth, quien parecía muy satisfecha con los halagos que le regalaba su jefe y aunque lo conocía lo suficiente para saber ver entre líneas, se mostró ciertamente orgullosa de ser el momentáneo centro de atención. Claro está, no tardó mucho en desviarse a la joven Zaphire quien obviamente no era policía sino una muchacha que aspiraba a ser modelo y que en sus ratos libres cantaba, o al menos esa era la historia que Winter se había inventado al hablar con la encargada para que le diera el trabajo. Su nombre también había sido reemplazado por otro cualquiera, el primero que se le había ocurrido: Bonnie. No hacía falta recalcar que ese nombre no le quedaba bien...

- ¿Bloody Hell?- Rió Bonnie Zaphire, su risa se asemejaba al aleteo de un pájaro.- Está exagerando, señor...- Le tendió la mano con suavidad, a la espera de una respuesta. - En un placer, señor Rhys. Mi nombre es Bonnie. - Se sorprendió al ver cómo el hombre se inclinaba con elegancia haciendo gala de los refinados modales típicos de antaño, propios de una época que ella solo conocía por los libros, y besaba el dorso de su diestra con delicadeza. - Es usted todo un encanto, pero... no suelo irme con desconocidos.- < Y menos cuando tengo algo en mente qué hacer. >- Ya sabe, por eso que suelen decir las madres: No te fíes de los extraños.- Canturreó con cierta diversión mientras se quitaba el otro guante y lo dejaba con cuidado en la silla donde estaba su abrigo. -Bueno, supongo que puedo quedarme un poco, pero me iré pronto. Las niñas buenas no llegamos tarde a casa, mister Rhys. - La ironía era patente en su voz. Ella ya no era una niña buena, había dejado de serlo el mismo día que decidió atemorizar uno a uno a los peores delincuentes de Nueva York. Sí, su corazón seguía lleno de bondad, de empatía y amabilidad... pero también se había endurecido después de la inmersión en el mundo de las sombras y de la aniquilación de su demonio-perrito-faldero.

La única razón por la que había decidido quedarse era porque quizás el tal Deian Rhys podría otorgarle cierta información que pudiera darle las pruebas necesarias para meter al maldito James Smith entre rejas. Con prisa, bordearon el escenario hacia una zona que Winter catalogó como aún más lujosa (sí es que acaso se podía) y ante la interrogación imperiosa del demonio (que ella desconocía que lo era) se limitó a asentir sin mucho énfasis. - No suelo beber, así que no notaré la diferencia entre el whiskey de cien años o de cincuenta.- Respondió con sinceridad. - Así que el negocio es suyo... me encanta la decoración. - Dijo antes de que al girarse percibiera alguien que le era familiar entre la multitud. Espera... ¿no era ese el demonio que la había lanzado por los aires hacía menos de dos semanas? ¿Es que acaso la estaba siguiendo?

Inconscientemente, estaba apretando el antebrazo del caballero que la portaba a la zona más exclusiva del club. Su cabeza iba a mil por hora... ¿Y si los atacaba? ¿Dónde estaba su cuchillo de oro? En un vano intento de encontrar aquello que no portaba, tanteó su cuerpo con la mano libre. < ¡Demonios! Me lo he dejado en el bolsillo interior de mi gabardina. > - A propósito, cuénteme más sobre los productores que conoce.- Intentó distraerlo mientras tiraba de él hacia el reservado. Era muy cómico que una simple mundana estuviera intentando salvarle la vida a un ángel caído. Si tan sólo ella hubiera sabido...




I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 943

Reliquias : 789

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

But... I got smarter, I got hotter harder in the nick of time.
→ SÁBADO → 23:45 → PIOUS FREEDOM
¿De verdad?— Sonrió encantador ocultando para sí la broma de mal gusto que era el una mundana con tan poco conocimiento de un verdadero trago de Whiskey y no las patrañas baratas que se acostumbraban a beber los universitarios para despertar con la peor resaca de sus vidas —A mí me parece que un centenario aliviaría cualquier pesar— Añadió emitiendo una risilla entre dientes, tampoco es que fuera un ciego atolondrado por el deseo de escuchar los gemidos de la rubia pero ¿mostrar tan poca atención cuando usaba CASI todo su arsenal carismático?. Mujercita exigente que le había tocado. Bipolarmente irritado por no ser el centro de gravedad que moviera las braguitas de ella, instintivamente llevó la mirada al lugar donde le tenía tan atenta y entendió con un mal sabor de boca porqué tanta falta de respeto a su tiempo que literalmente valía oro —Oh dear, espero que no pretendas una conversación tan banal como la decoración, sólo mírate, estoy seguro que tu mente está más ocupada en seguir con ojos de cazadora al pobre inútil que se coló en MI CLUB— Un énfasis bastante cínico mostraría a la bella Bonnie que su hospitalidad no tendría que ser rechazada dos veces aunque no olvidaba los modales cuando le cedió a ella el taburete de más elegante asiento con terciopelo de la India. Nada escatimado en gastos. Recibiendo el par de vasos de cristal, tomó el que sería para ella mientras recargaba el codo sobre la barra, mirándole fijamente a través del cristal y el líquido de más demanda que un Lamborgini del año —Pero como me gustan los juegos, dejaré que seas tú, pequeña conejita, quien decida cómo avanzar nuestros negocios. ¿Te parece?. "Ganar, ganar". Es lo que dicen los neoyorquinos hoy en día.

Entregando el vaso, hizo un toque elegante en ambos cristales antes de beber de un trago su propio licor y mantuvo en el paladar el excelso sabor de madera añejada para luego sonreír ampliamente. Apenas de mirada irritada, volvió a chasquear los dedos pero ésta vez en dirección a un gorila del "servicio privado" que supuestamente estaba ahí para proteger y servir a todas las demandas del demonio. Un hombre demasiado amargado para el gusto del pelinegro pero "órdenes de Milena" para mantener la coartada de un exagerado empresario exitoso. Cuando el pelele avanzó a un costado del jefe, éste le dictó una serie de indicaciones entre murmullos de un fluido latín para hacer más discreto el momento donde dictaba severamente que se deshicieran del invitado no deseado quien quitaba toda la atención de su nueva adquisición.

Así que, Bonnie...— Pronunció musical devolviendo la mirada a aquellos apetitosos orbes azules —¿No crees que tu nombre artístico suena a "prostituta de lujo"?— Inquiriendo con una divertida expresión cínica, pidió una segunda ronda para ambos vasos y , con el suyo en la mano zurda nuevamente lleno, sonrió —Sin ofender querida, sí quieres realmente mi ayuda tienes que encontrar un mejor nombre y quizás, no sé, ¿teñirte el cabello de pelirrojo?. Puedo darte todo lo que desees, claro, a un precio, pero deberás prestar atención a mis indicaciones— Bebiendo un sorbo más pequeño, todavía de pie, se apoyó de costado con la cadera pegada en la barra para entrelazar las manos frente a él. Sin embargo, esa mirada, ése porte de incomodidad y la forzada sonrisa que le notaba esbozar, ¿qué más le pasaba a la damita?. Comenzando a exasperarse, inspiró hondo ladeando un poco la cabeza admirándola con descaro de arriba a bajo; atento a las bellas caderas y donde terminaba el "liguero" —A menos que quieras decirme exactamente qué buscabas al entrar en mi humilde hogar. Ya sabes, cómo sería posible que para mi una belleza como tú no la hubiese adquirido antes. Entonces, ¿ponemos las cartas sobre la mesa?— Más serio y de sonrisa menos expresiva que las primeras dedicadas hacia la jovencita, mantuvo ése semblante frío, aguardando a que la dirección de sus intenciones tomaran "por sorpresa" a la pobre Bonnie que en el peor de los casos se enfadaría u ofendería pero.... sí de verdad quería un lugar ahí... Aunque poco le durara el gusto al ángel caído, no permaneció con la dureza en sus gestos cuando estalló en una inmensa carcajada cual acalló con otro último trago al Whiskey de su propio vaso.

Oh, por favor, ignora a éste aburrido maníaco del control— Insistió con la risa nivelada para no llamar la atención de nadie más que no fuese ella —apuesto a que te sacado un susto— Dejó el vaso en la barra y negó con la mano al Bartender que ya iba preparado para la tercera ronda —¿Te soy sincero?, muero por pedirte un autógrafo y por eso éste comportamiento tan radical. Sin embargo, mi pequeña Bonnie, en mi sangre no está el ser "paciente del año".... Ergo.... ¿Qué puedo hacer por ti?. ¿Patrocinadores?, hecho. ¿Palancas en el mundo de la danza?, hecho también. Tú dime y lo que desees estará a tus órdenes— Jaló un banquito a sus espaldas y se sentó ahí, cómodamente apoyando el tobillo en la rodilla contraria y encima del regazo dejando las manos entrelazadas. Incitando en esa posición una conversación de decencia más "profesional" —Sólo te advierto, mis precios son MUY sugerentes.




♛:
avatar
Mensajes : 35

Reliquias : 3

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9261-deian-once-as-a-fallen-angel-and-now-like-a-free-demon-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9289-deian-s-relationship-come-here-to-be-honest-i-don-t-bite-well-not-too-much#80874http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9290-deian-s-chronology-please-don-t-say-it-i-know-i-have-problems-to-tell-what-i-hate-about-all-of-this#80876
Hijo/a de Lucifer

Deian
está

Volver arriba Ir abajo

But... I got smarter, I got hotter harder in the nick of time.
→ Sábado → 23:30 → Poius Freedom  
Las palabras del moreno llamaron su atención, provocando que su mirada zafiro tornara a posarse en su rostro. Fue entonces cuando se percató que no lo podría engañar. Ese hombre era más astuto de lo que inicialmente había pensado y era bastante obvio que no se le escapaba ni una. Hizo un mohín con los labios antes de emitir un leve chasquido, parecido a un beso al aire. - Vaya...- Fue lo único que dijo, estirando el brazo por encima de la barra del más impoluto mármol para tomar una cañita negra de un vaso que contenía muchas de ellas. Por un momento, mientras removía en círculos el líquido ámbar sopesó la idea de contarle la verdad de forma parcial (claro está), porque de todas formas él sabría que estaba mintiendo... ¿Para qué molestarse en inventarse una excusa sin fundamento? Se aclaró la garganta, y le echó una rápida mirada cargada de desdén al demonio que le estaba dando caza. - Sinceramente,  ese tipo no me gusta y aunque preferiría patearle el culo yo misma, no puedo desatender a un caballero tan apuesto como usted. - Confesó volviendo a mirar a Rhys sin molestarse en aparentar ser una cabeza hueca. - Pero obviamente, si desapareciese de aquí yo estaría más tranquila.

Con evidente satisfacción, contempló como el empresario llamaba a uno de sus guardaespaldas y le decía algo. No estaba segura de que un mundano pudiera con un demonio, mas, ¿quién era ella para rebatirle una orden de su jefe? El joven desapareció y Deian sonrió carismáticamente. La expresión prostituta de lujo causó en ella cierta diversión, y su jovial risa hizo eco por el reservado. - ¡Claro que sé que mi nombre suena  a prostituta! Pero es necesario, señor Rhys. El sexo es lo que mueve al género masculino y el mundo, desafortunadamente, lo mueven los hombres.- Alegó mientras que con la diestra sostenía el vaso de licor para acercarlo a sus perfilados labios, sin embargo, no tomó trago alguno. Alzó la mano izquierda para apresar delicadamente con dos dedos el fino tubo de plástico, encaminándolo hasta su boca y atrapándolo entre sus dientes, culminando el gesto con un cautivador guiño de ojo.

- ¿Pelirroja? Realmente me ofende.- No, no lo hacía. - Empezaré a creer que mi cabello dorado no es suficiente para ganarme su interés.- Entrecerró los ojos, esperando a que el hombre empeorara la situación con algún comentario fuera de lugar.  - Quizás no ha adquirido una belleza cómo la mía porque anda lanzando halagos poco acertados, mi muy señor mío. - Dejó el vaso en la barra, apoyando el codo en ésta y posando el dedo índice en su labio inferior, adquiriendo una falsa pose pensativa. A esas alturas ya se había visto que no era la tonta que había querido parecer inicialmente, porque básicamente no se estaba dejando amilanar por él. Cuanto más observaba, más segura estaba de que ese apuesto y atractivo hombre ocultaba algo. - Depende señor Rhys, ¿qué podría hacer por mí?- Se inclinó hacia delante con un brillo pícaro centelleando en el azul de sus ojos. Tenía una cosa clara y era que no iba a permitir que él creyese que la podía asustar.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 943

Reliquias : 789

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Smarter?, you are not, honey blonde.
Oh, no te imaginas cuánto dominamos al mundo...
Sentenció sonriendo de oreja a oreja tal infante con juguete nuevo en Navidad, aparentando serenidad mientras la risa musicalmente irritable de la rubia llenaba sus oídos con algo más de interés que una picazón en la entrepierna, observó lascivo aquel provocador guiño que hacía a la mundana no una prostituta de lujo sí no el siguiente numerito para su larga lista donde apuntaba todas las carácteristicas de las increíbles mujeres que se llevaba a la cama sin rechistar. Nada tonta para ser su "primera vez" presentándose a dar un número mediocre comparado al Burlesque. Pero qué más intrigante niña le había llevado el destino. Sí Milena se encontrara no le dejaría siquiera tocar una rebanada del rubio pastelito aunque... ¿dónde estaba esa bruja cuando la BatiSeñal no estaba encendida tal faro de esperanza?. Larga vida a los sacrificios.

Para ése momento, después de eternos segundos escuchando lo que suponía era una ensayada conversación frente al espejo y no con su anfitrión que hasta se tomaba las molestias de fingir que veía fijamente sus ojos más no los prominentes pechos apretados; por la mente del demonio se generaban ideas interesantes como qué tan rápido su piel tendría marcas que la fricción salvaje de un látigo uniendo sus muñecas causaría, y sí quizás esos carnosos y apetitosos labios fueran en verdad vírgenes al sujetar el vigor masculino más grande con el que se haya presentado alguna vez en toda su corta vida. Perversos escenarios, sí, e irremediablemente oscuros como su alma condenada pero culpaba -a grandes rasgos- el atrevimiento de su invitada.

Condenadamente entretenido en lo que su maliciosa imaginación creaba y no en el escrutinio que la rubia le dirigía con sus miradas analíticas. Rió por lo bajo vibrando toda la garganta así como imitando el temblor de hombros de un mundano azorado por verse "atrapado con las manos en la masa"; tan fácil y util era usar pequeñas expresiones para ablandar el temple del más estoico personaje enfrentándose al cínico demonio. Más la risa que antes había sido una burla a la rubia, en un lento ritmo se desvaneció la diversión de sus afilados gestos y del semblante profesional que ocupó mientras continuaran las negociaciones. Igual que siempre, se suponía. Sin embargo la única expresión viva en el rostro de Deian fue una línea muy recta por sonrisa que no le llegó a la mirada.

¿De verdad había visto la palabra"reto" en esos bonitos ojos azules?.
Oh, ¡pero es que de verdad lo hizo!.


Inspiró profundamente, silencioso, en sus manos entrelazadas sobre el regazo se notaban las articulaciones pálidas de la fuerza que ejercía como método para no perder los estribos de su inmaculada fachada y bajo la vista de todo el público que era en mayor medida clientes pasados o futuros con grandes planes para Deian. Lamió sus labios tragando la saliva más sofocante que su existencia recordara. La mandíbula dura y encuadrada con orgullo. Paulatinamente expuso una sonrisa soberbia que ensombrecía el rostro convenientemente siniestro para la ocasión —Podría arrancarte la lengua de un mordisco para saborear tu sangre viperina corriendo en esa asquerosa boca— Grave y ronca su voz, prolongó la sonrisa alzando coquetamente una ceja mirando detenidamente sus labios —Quise decir— Arrimó su cuerpo a la orilla del pequeño y ahora incómodo banquito. Calculando el ángulo perfecto para tener tan cercano el rostro como le permitía la poca lejanía de la rubia —Arrancar de las cuencas tus ojos para conservarlos en frascos de presentación en la entrada de MI Club. ¿Te imaginas el "Boom" que eso lograría para un fin de semana atestado por mundanitos como tú?— La segunda risa que emitió fue pequeña y de helado aliento golpeando los delicados poros en el rostro de la rubia. Inmediatamente una de sus manos se trasladó a la barbilla de ella y la otra le apresó el muslo con la fuerza necesaria para NO atravesar con los dedos ese intento de piel genuina en su atuendo. —A cambio, claro, te llevarías la fama y gloria de ser una cita textual para mis próximas amenazas.

Emocionado de la adrenalina desprendida que un simple toque a la rubia le provocó, cuidaba en medida que la mano sobre la barbilla no pasara el límite para quebrarle la mandíbula, deseaba que forcejara igual que en su obsena fantasía, y le devolvió el guiño con el ojo que recibió minutos antes. —Shhh, shhh— Musitó olfateando con los ojos cerrados el palpitante miedo que comenzaba a hacer mella en ella —Abre los ojos y mira a tu alrededor— Aconsejó paternalmente con un tono de voz que posiblemente la mismísima serpiente hubo usado para seducir a Eva cuando le propuso tomar el fruto prohibido a consta de traicionar no sólo a Adán sino al Padre mismo. Sonriéndole, Deian preparaba la apetitosa Visión en cuanto ella hiciera contacto con el exterior.

"Penumbra cerniéndose a la vista de la rubia antes de que como una acuosa mancha retirándose de un velo frío pudiera ser capaz de presenciar su nuevo entorno que parecía idéntico a los balcones privados de un Teatro en las zonas mas privilegiadas de Manhattan.

Estilo y revestimiento Victoriano en paredes,muebles, sillas y gruesas cortinas que cerraban la vista al escenario. Una enorme y elegante araña de cristal pendía del techo con mortecinas velas iluminando de aquí y allá diferentes espacios de la sala donde se encontraban. Olía al singular aceite de limpieza que se usaba para los muebles de fina madera, tabaco caro seguramente emanado por pipas de marfil, y de fondo se escuchaban los murmullos de una sociedad disfrutando de la obra de Teatro en idioma extranjero.

No más Club Nocturno. No luces de neón, no olor a sudores mundanos ni la escandalosa música Trance. Tan sólo un nuevo escenario.
¿Y el lugar de Deian y Winter?.

El demonio azabache la tenía sentada en una mesita de té contra el tapizado muro, sujetándole del cuello firmemente mientras en bruscos pero silenciosos movimientos de su mano libre le intentaba separar las piernas para "meterse" en medio dé al menos con la cadera. Winter encontraría que su vestimenta fue reemplazada por un pomposo vestido de época Victoriana con poca movilidad debido al corset e interminables capaz de tela entre el exterior y su piel. Además el peinado concordaba con la época junto con su maquillaje y las pesadas joyas extravagantes."


Perdona, ¿acaso no te he asustado?— Descarado al preguntar mientras lamía desde la base de su garganta al inicio de su mentón, esperaba que mantenerla dentro de la visión fuera suficiente para aplacar su espíritu tan rebelde e indomable. Tal vez no la mataría en un parpadeo sí demostraba lo que valía su vida y le suplicaba. Sí, deseaba su suplica. Él, sin embargo, conservó el mismo aspecto de su atuendo en el Club creyendo que un shock menos intenso hiciera la cordura de la chiquilla malcriada menos susceptible de quedar traumada para toda su vida.

Implora por tu vida, niña insolente. Implora o no volverás a ver la luz del día una segunda vez. ¿Qué esperas para decirlo?.



♛:
avatar
Mensajes : 35

Reliquias : 3

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9261-deian-once-as-a-fallen-angel-and-now-like-a-free-demon-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9289-deian-s-relationship-come-here-to-be-honest-i-don-t-bite-well-not-too-much#80874http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9290-deian-s-chronology-please-don-t-say-it-i-know-i-have-problems-to-tell-what-i-hate-about-all-of-this#80876
Hijo/a de Lucifer

Deian
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.