03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


36 # 36
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
8
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

[FB] The real life can wait || Winter J. White

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[FB] The real life can wait || Winter J. White

Mensaje— por Rossem E. Grey el Lun Nov 20, 2017 12:56 am

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio


–Entonces al momento de que se van a dormir para no separarse flotando, se agarran de las manitas y...– cuando se dio cuenta de que no se le estaba prestando la atención requerida, su voz fue apagándose lentamente hasta que al final no era mas que un trémulo murmullo. Los oscuros y opacos ojos café que estaban posados sobre ella no estaban regresándole la mirada. Estaban muy lejos, flotando en alguna nebulosa extraña –¿Ross, estas escuchándome?–

El castaño ni siquiera respondió, tan enfrascado en sus propios pensamientos que ni siquiera había oido la pregunta de su hermana. Irradiaba una incomodidad palpable y deliberadamente se aisló de la sala de espera donde se encontraba; Sabia perfectamente que Rossie había esperado hasta el ultimo minuto para revelarle su absurda idea de un viaje familiar a la casa de sus abuelos en los Hamptons para que no hubiera forma humana en que Ross se escabullera del asunto, la mujer era condenadamente ingeniosa, igual que su hijo, que miraba fijamente el Jet privado de las corporaciones Grey como si pudiese fundir la maquinaria con su capacidad mental y ahorrarle la inconmensurable tortura que implicaba un evento tan frívolo como aquella reunión.

La cosa no fue para mejor cuando descubrió que no solamente iría Emanuel también -Quien, pese a vender la imagen de padre modelo, se negaba a ser participe de aquellos viajes familiares- si no que también había una invitación abierta a todos los miembros de la familia Rosewood, quienes estaban disfrutando tanto como sus progenitores de la creciente oleada de especulaciones sobre un romanticismo entre los herederos. A Rossem aquello le valía un cuerno, por supuesto, y deseaba fervientemente que sucediera alguna otra escandalosa escena entre la ridícula obra teatral que componía la elite de Nueva York y asi le dejasen finalmente en paz ¿Era tan difícil comprender su animadversión y absoluto repudio hacia la humanidad, específicamente a los de la categoría pudiente que circulaban por el Upper West Side? Las relaciones sociales y el eran viejos enemigos, y no tenia ninguna intención de remediar aquel hecho por un ridículo compromiso, el cual le habían impuesto semanas atrás con una completa desconocida que, pesé a poseer todo los sinónimos del encanto no podia estar mas mal de la cabeza. Al menos de eso estaba seguro Ross.

Georgina, no pudiendo soportar mas aquella situación, lo tomó del rostro y le obligó a salir de su ensoñación. Ross le apartó las pequeñas manos del rostro y se las envolvió con delicadeza. La pequeña se había retirado los guantes y por eso tenia los dedos congelados, como si hubiese estado apretando bloques de hielo, lo que era perfectamente normal debido a las bajas temperaturas que traía consigo el invierno –Por supuesto que estaba escuchándote. Anda renacuajo, sigue contándome esa fantástica y conmovedora historia sobre la emigración de los salmones–

La niña sacudió la cabeza, haciendo que sus risos del color del fuego se removieran y le miró con severidad –¡Nutrias! ¡Estaba hablando de nutrias!–

–¿Qué dices, que eres una nutria? Pues la verdad es que con lo enana que eres no cuesta confundirte con una– Aquello fue el detonante para que su hermana perdiera la paciencia e inútilmente intentara abalanzarse sobre el para picarle. Ross, muchos años mayor que la niña, la sujetó en el acto y ahogó una carcajada. Aun así fue lo suficientemente audible para que su madre apartara la cosmopolita que leía con tanto esmero y los fulminara a ambos con la mirada –Ustedes dos, ya basta ¿Georgina donde están tus modales? Y Ross has el favor de anudarte la corbata, no van a tardar en llegar...– La orden fue acarreada por la pequeña niña de inmediato, quien se deslizó en uno de los asientos junto a su hermano y siguió observando las ilustraciones de su libro de animales exóticos. Ross ni siquiera se inmutó y cuando ya parecía que su madre estaba a punto de hacer estallar sus globos oculares, dejo escapar un suspiro y se hizo el nudo en un santiamén, mas aburrido que una ostra y dispuesto a ignorar la figura de Emanuel Grey, que se paseaba de un lado a otro por la estancia hablando desde su móvil y gesticulando para enfatizar como siempre hacia cuando hablaba de negocios.

Le esperaban largas horas de completa desdicha...


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 89

Reliquias : 275


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio
-¡DE NINGUNA MANERA!- Exclamó Winter Juliet White mientras movía los brazos enérgicamente. - ¿QUÉ? ¡NO!- Volvió a objetar aunque nadie había replicado palabra alguna desde que William Rosewood hablara. Paseó la mirada por todo el salón a la espera de que Cath saliera de algún escondite y la ayudara a hacer entrar en razón a su padre. - Winnie…- Comenzó a hablar su madre, haciendo uso de toda la dulzura que poseía.- No vas a ir tu sola, nosotros vamos contigo, incluso Cathy.- Explicó Scarlett levantándose de la butaca para tomar la mano de su primogénita, quien se había levantado como un resorte al enterarse del bonito fin de semana que le esperaba. - No me fastidies Winter, yo tengo que ir sin tener un prometido buenorro.- Catherine hacía acto de aparición en el enorme salón con la boca llena, mordiendo un trozo de zanahoria cruda como si se tratara del snack más delicioso sobre la faz de la tierra. La inspectora White meneó la cabeza disgustada, ¡como si el hecho de que Ross fuera terriblemente atractivo hiciera más liviana la situación!

Inevitablemente su memoria hizo un pequeño viaje en el tiempo, transportándola por unos segundos al pequeño y destartalado baño de un estudio en el SoHo. Su mente fue inundada por múltiples flashes de sus labios colisionando impetuosamente con los de Ross, las grandes manos surcando su cintura con vehemencia, la agradable calidez que emanaba de su terso cuerpo… Su ceño se frunció violentamente cuando recordó cómo la había apartado. - Winter solo está molesta porque él la rechazó.- Otra bendita vez, Catherine leyó su expresión facial dando en el clavo. La inspectora empezaba a pensar que en realidad su hermana poseía la facultad de meterse en su cabeza para poder revelar al mundo lo que ella no deseaba contar. Por esa misma razón se halló a sí misma dedicándole una mirada asesina a la joven.

- Es normal que te rechazara, ese muchacho no sabría apreciar a una buena mujer aunque ésta llevara luces de neón que se lo indicase. Su reputación lo precede.- Scarlett entonces lo miró como si estuviera delante de un espectáculo desagradable. - Entonces, ¿por qué has prometido a nuestra hija con ese sujeto?- Por una vez, William no supo cómo responder a su esposa. -No es un sujeto.- Intervino Winter en la conversación secamente.- Sencillamente creo que debe estar harto de que la gente de su alrededor lo trate como a un bien más.- Bienvenido a la élite neoyorquina. pensó rodando los ojos resignada.

Una hora y media después (incluyendo los tres cuartos de hora que Catherine había empleado en cambiarse de modelito porque ninguno de los anteriores le habían complacido) llegaron al aeropuerto de Nueva York, allí era donde iban a tomar el jet privado de los Grey qué los llevaría a los Hamptons. Winter trataba de no pensar en las nefastas cuarenta y ocho que le esperaban rodeada de una familia que no era la suya, porque si al menos los conociera la situación sería mucho menos tensa. Pero no, debía hacer el paripé de su vida enganchada al brazo de alguien a quien le guardaba cierta manía desde aquella tarde que la apartó como si ella fuera una hiedra venenosa y él una pobre margarita a punto de ser emparedada por las tóxicas hojas.

Siguiendo a sus padres, entraron a una sala que con tan solo observar la decoración y el mobiliario, la rubia supo que no mucha gente tenía el placer de entrar en ella. Y allí estaba él, sentado al lado de la pequeña Georgina con el porte digno de un caballero de ensueño, sin embargo, sólo hacía falta que se le prestara atención a la expresión de hastío que lucía su apuesto rostro para percatarse que Rossem Edward Grey de príncipe azul no tenía ni los zapatos. Los labios de la última White, delineados es un llamativo color carmesí, se apretaron al sentir el molesto hormigueo en su estómago que delataba que el muchacho no le era tan desagradable como se había esforzado en creer. Una mano se había posado en su brazo despertándola del ensueño, cuando se giró pudo ver el delicado rostro de Rossie. Aún confundida, le dio un suave beso en la mejilla a la bella mujer para luego saludar a Emmanuel cortésmente.

No supo cómo ni cuándo, mas cuando se giró pudo comprobar que su hermana había emprendido el vuelo y estaba presentándose delante de los dos hijos del matrimonio Grey. No obstante, lo que más le molestó fue que la malcriada de Georgina estuviera sonriéndole como si no hubiera un mañana y a ella la mirase como si fuese lo peor que se había echado a la cara. Suspiró cuando fue empujada por su madre y por su "suegra" hasta al lado del castaño. - Winter, compórtate. - Musitó su madre antes de volver a prestarle atención a la anfitriona. Una azafata rompió el silencio, informando que el jet estaba listo y que le hicieran el favor de seguirla. Como le habían dicho que hiciera, Winter se aferró al brazo de Ross intentando no pensar en que tenía unas ganas tremendas de mandarlo todo a paseo y volver a su casa con su hada y su gata. - Lo hago porque me están obligando. Si por mí fuera no te tocaba ni con un palo.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 726

Reliquias : 2342

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio

A medida que transcurrían los minutos, la sala se llenó de un silencio casi sepulcral. Incluso Emanuel había dejado el teléfono aún lado y ocupó un asiento junto a su esposa, arrastrando consigo una mirada distante y alicaída que no pasó desapercibida para su hijo: el hombre tenía los párpados notoriamente más oscuros que en anteriores ocasiones y había dejado el teléfono sobre una mesa desenfadadamente, no se le veía contento por haber logrado cerrar algún negocio en el exterior ni enojado porque el gravamen perjudicaba la exportación. Nada, no había ninguna emoción reflejada en su semblante y aquello no era algo que sucedía todos los días. Su padre era un hombre de complexión fuerte y un carácter bastante imponente, a veces resultaba muy difícil percatarse de los vestigios de humanidad que aún residían en aquella máquina de hacer dinero debido a su constante actitud soberbia e indiferente, pero Ross sabía que él estaba cansado y que ya no era un hombre con la energía suficiente para  liderar una empresa dentro del mercado global dando órdenes con la facilidad con que se chasquean los dedos. A veces se le veía demasiado exhausto, con un montón de arrugas que hace meses atrás, cuando su hijo mayor había desaparecido, no se encontraban allí transgrediendo su piel oliva ni empañando sus ojos café sorprendentemente parecidos a los de Rossem.

Y entonces estaba él, su única esperanza, la persona a la que había estado ignorando deliberadamente toda su vida se había convertido de la noche a la mañana  en su heredero y la única posibilidad que tenía de que sus socios e inversionistas no ostentara arrebatar el cargo de CEO al apellido de los Grey,  haciéndole imposible la tarea de dormir tranquilo por las noches.

Levantar un imperio era el sueño de todo hombre como Emanuel, era el motor por el que funcionaban todas sus motivaciones y se había congregado en cuerpo y alma para su proyecto. Había fracasado más veces de las que era capaz de admitir y le habían cerrado las puertas en la cara cuando le habían considerado demasiado joven e inexperto para emprenderse en los negocios, pero finalmente había logrado crear un legado, incluso a veces teniendo que hacer aun lado su moral para conseguir lo que se proponía, y  ahora  resultaba casi poético que su adorado imperio construido desde la nada y elevándose hasta la cúspide dependiera precisamente de su hijo menor, su insensato, imprudente y egoísta hijo menor. El mismo yacía observandole desde el otro extremo de la sala con una mirada aguda y chispeante, como si en cualquier momento estuviera a punto de saltar de un risco o hacer estallar el mundo.

Una serie de pasos desacompasados se escucharon provenir desde fuera de la recamara y Ross supo de inmediato que deberían ser el resto de los pasajeros, listos para convertir aquella simple sala de espera en la antesala del infierno. Pese a que todo el mundo pareció acomodarse al instante cuando los Rosewood entraron a la habitación (incluso Georgina dejó aun lado su intrigante volumen sobre animales salvajes o un cuento así que Ross no entendía) preparándose para el espectáculo, esbozando sus mejores sonrisas mientras se saludaban unos a otros con exagerada cortesía y un sinfín de ademanes bastante intrínsecos de la clase alta. Rossem se mantuvo en su lugar sin disimular en lo más mínimo su irritación, incluso cuando Catherine apareció irradiando alegría hasta por los poros a presentarse educadamente, Ross no hizo demasiado caso, aunque fue bastante consciente de cómo su hermana se había quedado encantada con la modelito.  El a penas le había mirado puesto que sus había centrado toda su atención en un lugar bastante específico de la habitación. Unos ojos  imposiblemente azules  y agresivos le regresaron la mirada, por supuesto no se esperaba otra cosa, y no pudo evitar sonreír ligeramente.

Lentamente se incorporó del asiento y se acomodó la pulcra americana, manteniendo esa postura regia y rebosante de seguridad tan propia de él que decía “Hola, he hecho esto toda mi vida” Sin moverse siquiera del lugar donde se encontraba. Decir que las cosas se habían puesto turbulentas entre los dos la última vez que se habían visto era un eufemismo ridículo para describir la situación y pese a que el viaje familiar no estaba haciendole ni pizca de gracia, el castaño se mostró inalterable cuando el resto de invitados se dispusieron a saludarle; Scarlet le dedicó una sonrisa de lo más encantadora desde el otro extremo de la habitación y William le miraba con su constante desaprobación…

Sin más dilataciones Winter se acercó hasta el y le tomó del brazo en un gesto que para quienes no entendieran el contexto de aquella relación podría pasar como algo romántico. Cabe destacar que a Ross de una forma u otra, su perturbadora e inesperada animadversión le tenía extrañamente encandilado, pero se limitó observar su brazo como si fuese una alimaña molesta que se le hubiese posado encima –Disculpa…– Murmuró, acercándose lo suficiente a su oído para que nadie mas escuchara sus palabras. Sintió un mechón de su dorado cabello rozandole un pómulo y sonrió –…Pero el otro día estabas bastante dispuesta a tocarme cuando me asaltaste en un baño estando yo medio desnudo– Se apartó de pronto, buscando alejarse antes de que la muchacha pudiera replicarle, y como alguien que era un experto en evadir las interacciones sociales no le costó ningún esfuerzo alejarse del grupo cuando un miembro de la tripulación les informó amablemente que era hora de abordar. Georgina pasó como una ráfaga de fuego por delante suyo buscando sentarse en una de las ventanillas (aunque tratandose de un avión tan grande, aquello no implicaría ningún problema) El en cambio, se arrastró en solitario hasta uno de los asientos y se colocó los auriculares a pesar de que no emitían música alguna, implorando que el resto de pasajeros se olvidaran de su existencia por un par de horas al menos.


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 89

Reliquias : 275


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio
Winter hubiera replicado al comentario de Ross, si él no hubiera huído dejándola con la palabra en la boca. Las orbes zafiro se entrecerraron peligrosamente, fulminándolo con la mirada mientras lo observaba alejarse de forma resuelta. Había soltado la bomba y ahora se disponía a marcharse tan campante, como si la cosa no fuera con él. Sin embargo, lo que más detestaba de toda la situación era no poder evitar sentirse atraída por él. En el preciso instante que sus miradas habían coincidido, diminutas mariposas habían emprendido el vuelo y decidieron revolotear presumidas por su estómago. Pero la cosa se tornó seria cuando los osados labios del castaño se acercaron a su oído para libertar otra de sus insolentes declaraciones que tenían el poder de hacerla palidecer, enrojecer y sacarla de sus casillas.

Catherine pasó por su lado, colocando una mano alrededor de sus hombros de manera resuelta. - Tengo vodka en la maleta.- Confesó en un susurro para que solo la mayor pudiera oírle, lo último que necesitaban era que sus padres se enterasen de que planeaban emborracharse. - Como seguramente dormiremos juntas, podremos beber tranquilas.- La inspectora trazó una sonrisa tensa, tampoco es que le hiciera gracia la idea de beber por beber, pero el fin de semana parecía que iba a ser demasiaaaado largo y necesitaría una ayudita. - Yo tengo cookies y snacks en la mía, porque estoy segura que me van a matar de hambre. - Tan sólo hacía falta ver que tipo de mujeres iban a ir... ¡cómo detestaba ser analizada al detalle!

Subieron al avión y por primera vez Winter sintió que no pertenecía a su propia familia. Sus ojos se clavaron en Catherine que enfundada en un llamativo vestido de Yves Saint Laurent que seguramente habría costado cientos de dólares, ocupaba el asiento que había delante de Georgina y comentaba algo acerca de los pingüinos. Ese era su ambiente. Y luego estaba ella, quien llevaba un jersey de punto con motivos navideños que le iba un par de tallas más grande, unos jeans claros, unos botines negros como la noche y un gorrito de lana del mismo color, que le cubría hasta las orejas. Suspiró resignada, soltando su bolso de prada en el regazo de su hermana. Georgina le dedicó una sonrisa, pero se notaba a leguas que no la quería cerca. ¿Se podía saber por qué le tenía tanta manía? Winter trazó una sonrisa que haría al gato de Cheshire temblar y ocupó el lugar que había al lado de la menor de las Rosewood, volviendo a tomar el bolso. El avión despegó tras varios minutos de espera que a la agente le parecieron eternos.

Georgina y Catherine parecían no tener intención de callar, incluso Rossie se había visto obligada a llamarles la atención, y la cabeza de Winter iba a estallar en cualquier momento. Se fijó en Ross, lo tranquilo que se hallaba al margen de todo el lío. Tomando su libro, emprendió el camino hacia la butaca que había libre a la izquierda del castaño. Tornó a abrir su antiguo tomo de Cumbres Borrascosas, era la tercera vez que se lo leía y podía jurar que detestaba a Heathcliff con toda su alma… pero a la vez le daba pena. Al pobre le habían despojado del amor de su vida y tratado como a un paria, sumergiéndolo en una espiral de dolor y venganza. ¿Qué otro sentimiento podría albergar? No obstante, eso no hacía que lo detestara menos, ¿para qué tanta sed de venganza cuando ya no te queda nada?  - Mira Ross.- Lo llamó golpeando ligeramente su mano para reclamar su atención para luego señalar una de las páginas.- Aquí hay un caballero que es más desagradable que tú… ¡ah! No, no. Eso es científicamente imposible. - Y dicho esto, le dedicó una sonrisa radiante. No iba a dejar que pensara que su anterior comentario la iba a amedrentar, no señor, ella era dura de roer. - Y ni se te ocurra utilizar lo del otro día en mi contra. Eso fue porque me engatusaste con tus ojos de... Heathcliff atormentado. - Susurró acercándose a su rostro para ganar privacidad y que no la escuchasen.  -Además, tú parecías estar muy de acuerdo. ¿Te lo tengo que recordar?




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 726

Reliquias : 2342

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio

Su habitual aspereza seguía por allí destellando en su mirada, perfectamente palpable pese a la postura desenfadada con la que se había dejado caer en uno de los mullidos asientos de primera clase que componían el lujoso Jet privado. Pese a que había manifestado su descontento cientos de veces sobre realizar aquel viaje, no había ni un ápice de enfado o alteración verdadero en el; Su semblante solo transmitía una dura resignación, la aceptación de alguien que esta acostumbrado a que constantemente manipulen y tergiversen su vida. Era una voluntad bastante lúgubre pero con el paso de los años había comprendido que resistirse a las cosas que estaban por encima de su poder no tendrían ningún sentido, menos cuando de ellas dependían su libertad y la única oportunidad que tenía de vivir una vida mínimamente normal.

Era su única salida, Emanuel era el único que podía salvarle del volcán en erupción en el que se habían  transformado las consecuencias de sus decisiones, aquel ostentoso y ridículo viaje familiar y el matrimonio que lo validaba no procedía en sus planes a futuro, pero hasta que no se librada de sus asuntos legales lo único que podía hacer era agachar la cabeza y no morder la mano que intentaba ayudarle. Aunque eso no evitaba que pudiese gruñirle cada tanto...

Observaba las nubes disiparse lentamente a través de su ventanilla, enredando el cordón de los audífonos una y otra vez, sin advertir la mirada perturbada de una azafata que se percató del volumen tan inapropiado en el que había comenzado a reproducir una violenta tonada de ACDC. Por supuesto la empleada no sabía que aquel alicaído pasajero era sordo, y que no precisaba tener cuidado con el volumen en el que se reproducían las canciones...

Sintió algo tanteándole la mano y se volvió con rapidez. En algún lugar olvidado por del mundo, algún soberano habría mirado a un vasallo insolente de la misma forma en la que Ross miró a Winter cuando le sacó de su letargo, pero el gesto duró tan solo unos segundos en los que reconoció la astuta mirada del mismo tono que el cielo despejado que se veía desde la ventanilla, enmarcados en largas pestañas. No le había visto venir, así que el gesto le pareció sumamente inesperado; para alguien que no estaba acostumbrado a los repentinos contactos físicos aquello resultaba un tanto extraño, porque prefería que buscaran su atención mediante advertencias visuales, aunque tratándose de su  prometida, aquella información le resultaba desconocida y no había justificación en que se lo reclamara. Levantó un dedo antes de que la rubia comienza a hablar, tomando una expresión de absoluta imperturbabilidad y se volvió a colocar el aparato auditivo luego de retirarse los auriculares con extremada parsimonia, provocando que los diversos sonidos dentro del vehículo le sobrecogieran por unos segundos –Heathcliff  es un desgraciado y Edgar Linton un calzonazos de primera sin importar sus fascinantes patillas, creo que te equivocaste de libro–  argumentó en contra de lo que le había dicho la joven, reconociendo de inmediato el libro que llevaba entre las manos y que conocía aun mejor que su trabajo de grado.

Escuchó cada palabra con detenimiento, percatándose de la meya que había causado su comentario anterior. Habría de reconocer que aquello le gustado, y lamentó no haberse quedado unos segundos mas tras soltar la bomba para percatarse de la reacción de la muchacha –Repítelo unas mil veces más y tal vez termines por creértelo– refutó al mismo tiempo que comenzaba a esbozar una lenta sonrisa. Se detuvo un momento, lo suficiente para percatarse de diminutos e insignificantes detalles que le habían hecho perder el temple la ultima vez que se habían encontrado, y lo habían enloquecido al punto de desearla mas de lo que había estado deseando cualquier otra cosa en meses. Era una sensación extraña e inexplicable, algo que ardía y bullía en su interior y decidió que era demasiado peligroso para cuestionarse su significado. Frunció el ceño, alejándose del delicado rostro de su prometida y se acomodó en su asiento –Se buena, calabacita, haz silencio para que tu futuro marido pueda dormir...– hizo una pequeña pausa cuando  escuchó la risa aguda de Georgina y casi al instante la voz severa de su madre haciéndola  callar –... o morirse, lo que pase primero– Dijo con un tono fatalista, sin disimular ni un poco lo mucho que le disgustado que se encontraba.



In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 89

Reliquias : 275


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

The real life can wait
→ Viernes → 24:00 →  AEROPUERTO INTERNACIONAL JOHN F. KENNEDY → Frio
Las orbes zafiro de Winter se entrecerraron hasta ser dos finas líneas del color del cielo. Nunca se le habían dado bien las relaciones personales que iban más allá de la amistad porque era incapaz de captar cualquier indirecta romántica que se pudiera ocultar entre líneas... ni se molestaría en negarlo. Sin embargo, su constante amistad con varios sujetos de género masculino le habían demostrado que la mayoría de los hombres no solían poner muchas pegas en cuanto affairs eróticos se refería, siempre y cuando la apariencia de la mujer les suscitara el suficiente deseo como para derrochar una noche con ella, e intuía que Rossem no era la excepción. Quizás aquella tarde se sintió atraído por ella, pero sabía que ese tumulto de emociones había sido tan efímero como el esplendor de una rosa que condenada al exilio del jardín, es apresada en un bonito jarrón de porcelana francesa.

No obstante, no podía evitar que su pecho se llenara de congoja cada vez que recordaba que solo había sido una mera distracción para el castaño, y como estar triste era algo que no le gustaba en absoluto había optado por enfadarse con él, aprovechando la mínima oportunidad para dejarle claro cuánto lo aborrecía. Años atrás, en la academia de policía, había aprendido que las emociones fuertes como la ira, el enfado o la rabia podían ser para el ser humano como un leño para la fogata de motivación, y la inspectora había decidido usar su emberrenchinamiento como un ungüento para curar su aflicción. Claro, que lo más inteligente hubiera sido mantenerse al margen… pero no. Winter no cesaba de incordiarlo con el fin de que la obsequiara con sus ingeniosas y afiladas réplicas que la divertían en sobremanera. -¿Creérmelo?- Repitió abriendo los ojos exageradamente y parpadeando perpleja. Sus labios se entreabrieron de nuevo para añadir alguna ocurrente mofa sobre lo ridículo que era que tratara de negar lo obvio, pero el apodo que empleó el heredero de los Grey la hizo olvidarse de su comentario para esbozar una mueca interrogante. ¿Acababa de llamarla calabacita? Sí, había captado el sarcasmo que impregnaba la demanda, mas no podía evitar sorprenderse. Rodó los ojos mientras tornaba a sumergirse en su libro de hojas amarillentas y letras mecanografiadas, dispuesta a ignorar al joven de ojos almendrados.

No supo cuanto tiempo había pasado, solo fue consciente de que la cálida mano de Scarlett se posó en su hombro. - Winnie, ya hemos llegado.- La rubia asintió guardando su preciado ejemplar en el bolso y se levantó del asiento, caminado junto a su madre mientras ésta pasaba un brazo por los hombros afectuosamente. Catherine pasó al lado de Emmanuel y William, dedicándoles una sonrisa encantadora antes de sumarse a la mueca de cariño de su progenitora y de la primogénita Rosewood. - Mamá, ¿has visto la nueva colección de Prada? - Y dicho esto, comenzó un debate entre Cath, Scarlett y Rossie, que duró todo el trayecto en coche hasta prácticamente llegar a la mansión vacacional de los Grey. Winter se limitaba a observar el paisaje por la ventanilla, teniendo como banda sonora del momento las banales y superficiales conversaciones de sus padres. Va a ser un fin de semana muuuuy largo. pensó suspirando resignada.

Al llegar a su destino Winter le echó un rápido vistazo a la enorme casa antes de agarrar su maleta del maletero. Con prisa para no quedarse la última, caminó detrás de Rossie y le preguntó acerca la finca con el fin de aparentar cierta afinidad con la pelirroja y que no fuera demasiado evidente que no tenía ninguna clase de relación sentimental con su prometido. - Winter, querida… ¿Por qué estás cargando tú misma la maleta?- Preguntó la buena mujer después de saciar sus preguntas sobre las hectáreas, estilo del edificio y flores decorativas. La rubia se encogió de hombros con una sonrisa dulce y Rossie prefirió dejarlo estar.

Al entrar a la majestuosa residencia, la inspectora descubrió que todavía no había llegado el resto de la familia y que sólo estaban los abuelos de Rossem, quienes los esperaban sonrientes en el salón principal. Lo que más le extrañó a la policía era que toda la casa estaba alumbrada únicamente por velas. Al principio había pensado que se debía a una original decoración vintage, pero uno de los comentarios de la anciana la informó de que se había ido la luz en todo el sector y que el generador de energía de la mansión parecía no funcionar muy bien, con lo cual se habían visto obligados a encender todas las chimeneas para evitar que el frío invernal neoyorquino hiciera estragos, y a colocar candelabros en todas las estancias para alumbrarlas mínimamente. Después de una charla de quince minutos Rossie ordenó a un empleado del servicio que llevara a las tres jóvenes a sus respectivos dormitorios, fue en ese momento en el que la última White descubrió que Rossem había desaparecido. Sin embargo no tuvo mucho tiempo para plantearse donde podría estar ya que su hermana tiró de ella escaleras arriba.

-¿Por qué dormimos separadas?- Preguntó Winter cuando el muchacho abrió la puerta de una enorme habitación alegando que era para Catherine y Georgina. - Usted duerme con su prometido, señorita Rosewood.- Los ojos de Winter se abrieron como platos. ¿Había escuchado bien? El muchacho, lejos de percatarse de la conmoción sufrida por la señorita Rosewood siguió caminando hacia el extremo del pasillo y golpeó con los nudillos la imponente hoja caoba que daba ingreso al dormitorio que ella debía ocupar. - ¿Señorita Rosewood? ¿Que le pesa demasiado la maleta?- Preguntó creyendo que esa era la razón por la que ella permanecía estática en el mismo sitio. - No, no, está bien.- A mala gana recorrió la distancia hasta adentrarse en la habitación, cerrando la puerta a sus espaldas. La estancia estaba alumbrada por la tenue luz de las velas y por el gran fuego que moraba en la refinada chimenea de mármol, situada delante de una cama de matrimonio. - ¿Ross?- Preguntó antes de vislumbrarlo entre las sombras.- ¿Tú sabías que íbamos a dormir juntos?- Se avecinaba una tormenta, y no de las meteorológicas.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 726

Reliquias : 2342

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.