29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


30 # 38
23
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

This is why we can't have nice things, honey. | Uriah

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is why we can't have nice things, honey.
→ Miércoles → 20:00 pm → Templado

El sol ya se había escondido detrás de los altos rascacielos de Nueva York, dejando la gran ciudad a merced de la luna. Un manto de seda negra con diminutos diamantes se había extendido por el cielo, otorgándole todo el protagonismo a las excesivas luces de la enérgica urbe. Una delicada silueta se proyectaba en el pavimento de una de las pequeñas callejuelas (bien alumbrado, por eso) que llevaba al NYPD, contoneándose al ritmo de una animada canción que se había descargado esa misma mañana. Si hubiera estado su madre, le hubiera reprochado que fuera sola por esas calles alejadas de "la mano de dios", como ella diría. Winter no entendía el porqué esa calle sería la excepción si el Señor era omnipresente y omnipotente, ¿qué más le daba alargar un poquito más el brazo?

La canción acabó tras tres minutos y sesenta segundos de ritmo desenfrenado, permitiendo que por unos instantes (en los que empezaba a otra canción) que el sonido de la ciudad se colara a través de los auriculares y llegara a los oídos de la rubia. Como llegó también el sonido de unos pasos que no eran los de ella. Frunció el ceño, tratando de restarle importancia al asunto porque... ¿qué probabilidad tenía de que fuera un subterráneo rabioso? No tenía mucho sentido. Lo que sí era posible es que fuera un delincuente que pretendiera robarle, abusar de ella e incluso matarla, con lo cual decidió que lo más apropiado sería poner en pausa la música para captar el mínimo movimiento, así cómo prepararse para sacar la glock 37.

Un gruñido infernal resonó en el callejón poniendo en alerta todos los sentidos de la inspectora White. Un licántropo no, un licántropo no... rezó mientras se giraba rápidamente, encontrándose la calle desierta. ¿Dónde estaba el ser? De repente notó como una brisa cálida y pestilente se estrellaba en su cabello, meciéndolo. Lo tenía delante. Estuvo tentada a no mirar hacia el frente, sino echar a correr como una loca con el único objetivo de ver la luz de un nuevo día. No obstante, eso sonaba demasiado precavido para la rubia... no, ella prefería ser una temeraria. Gastárselas de lista. Encaró al hombre, retrocediendo un par de pasos antes de huir en dirección contraria, sacando del bolso el cuchillo de oro que le robó a un nephilim en la masacre de Times Square. El hombre la alcanzó sin ninguna dificultad y la tomó del brazo. - ¡Que me sueltes, maldito ser del averno!- Gritó hundiendo completamente el arma en el pecho del ser. No tenía ni idea de cuál era su raza pero tenía claro que no era humano, así que usó lo único que pensó que podía ayudarla.

El ser gritó con fuerza y se desvaneció. Winter se quedó estática, mirando hacia los lados con una mueca interrogante. ¿Y ya estaba? ¿Lo había matado? - Mis padres se equivocaron de nombre, Winter Juliet La Magnífica White deberían haberme llamado.- Manifestó muy orgullosa mientras jugaba con el cuchillo ágilmente. Sin embargo, hubo algo que le llamó la atención: el cuchillo con inscripciones que descansaba en el suelo y que no era el suyo. Claro que sabía que era eso... un cuchillito mágico nephiliano. Paseó la mirada por el callejón antes de tomar el arma. Bufó frustrada, pensaba que podía hacerse cargo de su propia vida y defenderse ella sola peeero ¡no! Nephilim al rescate. - Holaaaa. ¿Hay alguien por aquí?- Preguntó alzando el cuchillo y moviéndolo de un lado para otro de manera que fuese visible. - Creo que esto es tuyo.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This is why we can't have nice things, honey.
→ Miércoles → 20:00 pm → Templado

Uriah había decidido hacía tiempo que tenía una extraña mala suerte en cuanto a mujeres mundanas se trataba. Es decir, él se pasaba la vida intentando pasar lo más desapercibido posible cuando iba de ronda por las noches para no llamar la atención de ninguna criatura -humana o no humana- y poder hacer su trabajo con la mayor eficiencia posible. Años atrás, no le habría molestado, o al menos no lo habría dejado entrever, el que al final tuviese que terminar apareciéndose delante de personas que eran atacadas por criaturas en mitad de la noche, y que casualmente las víctimas, casi siempre mujeres, por su experiencia, terminasen teniendo la habilidad de verle. Pero ahora le resultaba increíblemente fastidioso. Pensó en Ary, que le había visto a pesar del glamour en mitad de un callejón, medio muerto, y en Cora, que le había atravesado a preguntas después de haberla salvado de un vampiro.

¿Ahora resultaba que todas las chicas de New York eran descendientes de nefilims o de hadas o de cualquier subterráneo con la capacidad de reproducirse? Era un dolor continuo en el culo que no hacía que su gesto fuese más amable ni que su expresión en el rostro no fuera la de absoluta seriedad todo el tiempo; incluso de aparentar ser un auténtico cretino, vaya, por la forma en la que miraba a la gente que le rodeaba. La única persona que, de momento, se libraba de eso, era Amelia, y en realidad no pensaba que fuese a sentir mucho fastidio si se topaba de nuevo con Ary o con Cora, porque su presencia tampoco es que le molestase ni nada.

Aquella noche caminaba entre los edificios menos altos, como siempre, patrullando las zonas peor cuidadas de la ciudad, que era donde, para su experiencia, sucedían los principales ataques desde los sucesos de Times Square. No hacía ni frío ni calor, a pesar de que el otoño se aproximaba, por lo que era agradable estar en la calle; a pesar de todo, Uriah llevaba, como siempre, la gabardina donde escondía todas sus armas de nefilim, pero no parecía que eso le afectase en lo más mínimo, pues ni siquiera estaba sudando. Se movía con la agilidad propia de los felinos por las azoteas, saltando por las que podía y buscándose las maneras de poder avanzar cuando eso no era posible. Disfrutaba así, con la suave brisa de la noche revolviéndole el corto pelo moreno y raspándole en el principio de barba que se estaba dejando esa ronda que estaba siendo más tranquila de lo habitual.

Al menos, hasta que la vio.

Una joven caminaba ruidosamente por el asfalto sin prestar demasiada atención a lo que la rodeaba. Por eso no fue capaz de prestarle atención al demonio que había comenzado a seguirla, supuso Uriah, quien se acuclilló en el lugar en el que estaba para poder observar la escena mejor. Con la runa de silencio y la de glamour activadas, dio varios saltos hasta colarse por los callejones que atravesaban el camino que estaban recorriendo, y esperó a que el predador estuviese a punto de saltar sobre su víctima para poder acabar con él sin que ella ni él se diesen verdadera cuenta de lo que estaba sucediendo.

Manakel...  —susurró, despacio, aguardando al momento oportuno.

Lanzar el cuchillo nefilim fue como perder una parte de sí, pero le salió tan natural que parecía que había nacido con esa habilidad, no que había sido el fruto de un arduo entrenamiento. Lo que le sorprendió fue que la muchacha pareció intentar defenderse con una daga, seguramente pensando que podía hacerle frente de algún modo. El demonio desapareció en una nube de polvo, y su propia arma cayó al suelo frente a ella. Ahora sólo le quedaba intentar recuperarla con el mayor sigilo posible; que ella la viese desaparecer no le importaba en absoluto, porque no podría explicarlo. No podía tener tan mala suerte de que ella también fuese capaz de verle, ¿no? Así que salió de su escondite y se dirigió hacia el lugar donde estaba la joven, sintiéndose aliviado al percatarse de que no pareció ser consciente de que se encontraba allí.

Claro que no esperaba su reacción tampoco, y eso le hizo quedarse parado en el sitio en el que estaba, a un metro escaso de la joven, observando con fastidio cómo sostenía su cuchillo, y hablándole directamente. Joder, ¿otra vez? Soltó un par de maldiciones en italiano antes de borrarse la runa del glamour con la estela, porque, ¿qué sentido tenía intentar estar oculto cuando ella podía verle? Toda aquella situación le hastiaba, así que cuando antes pudiese solucionarla, mejor. Se puso delante de la joven y el tendió la mano para que le devolviese su arma, deslizando su mirada oscura por la daga que había empuñado para intentar matar al demonio, determinado que su factura debía de ser nefilim, sin lugar a duda, lo que le hizo fruncir el ceño todavía más.

Devuélvemelas  —fue lo único que dijo, dechado de simpatía y virtud.


avatar
Mensajes : 104

Reliquias : 166

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

This is why we can't have nice things, honey.
→ Miércoles → 20:00 pm → Templado
Winter sabía que de un momento a otro el cazador aparecería para recuperar su cuchillito nephiliano (sobre todo porque ella estaba moviéndolo para que pudiera verlo bien), no obstante, lo que no esperaba es que surgiera de la nada enfrente de ella. La humana retrocedió un par de pasos, casi como acto reflejo del sobresalto producido por la repentina aparición del moreno. Frunció el ceño, apretando su agarre en la daga de oro inconscientemente. - No.- Fue lo único que dijo la rubia.

- Te doy tu cuchillo mágico pero ni por asomo te voy a dar el mío. - Porque no, él no tenía derecho a quitarle la daga que ella recogió del suelo durante la masacre en Times Square. No le daba la gana. Prácticamente le estaba arrebatando la única vía de escape ante un posible ataque demoníaco.

Le tendió su arma, guardando con la otra mano el puñal dorado en su chaqueta. - No pienso ser una presa fácil sólo porque a un cazador le de la real gana. - Su voz rezumaba veneno, revelando el poco afecto y estima que le tenía a los hijos de Raziel, quienes para ella solo se trataban de una panda de engreídos con carencias emocionales. - Y menos teniendo a un demonio detras de mí, ¿no ves lo loco que sería dejarme sin armas para al menos poder distraerlo y salir corriendo?- Sinceramente, no sería muy inteligente hacer enfadar a un shadowhunter y mucho menos si este parecía estar hecho de hielo.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.