01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


40 # 41
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» Two McFlurryettes for the road [Privado]
Hoy a las 4:47 am por Julyette Lutegui

» Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|
Ayer a las 9:23 pm por Ary Nasser

» get up on the wrong side of the bed || Priv
Vie Ene 19, 2018 11:57 pm por Julyette Lutegui

» Delta Tau : Night 1 [Priv]
Vie Ene 19, 2018 3:37 am por Sugar Beth Gwendoline

» Registro de nombre
Jue Ene 18, 2018 4:57 pm por Kaisaki Satori

» Registro de avatar
Jue Ene 18, 2018 4:56 pm por Kaisaki Satori

» Registro de apellido
Jue Ene 18, 2018 4:54 pm por Kaisaki Satori

» Whosoever be worthy [0/7]
Jue Ene 18, 2018 2:58 am por Arthur Edgeworth

» Sr. y Sra. Grey [Privado]
Jue Ene 18, 2018 2:38 am por Bianca Salvatore

» Jaque Mate [Priv. Blake] FLASHBACK
Jue Ene 18, 2018 2:34 am por Aiden E. Blake

» ¡Sé mi 'compi' de piso! [Charles Fields]
Miér Ene 17, 2018 9:47 pm por Charles Fields

» Smile at a stranger and see what happens [Priv]
Mar Ene 16, 2018 11:34 pm por Gustave N. Grey

» ¿Why? || Elisabeth
Mar Ene 16, 2018 8:38 pm por Elisabeth Bathory

» Petición de afiliación normal
Mar Ene 16, 2018 6:08 pm por Arcángel Raziel

» Sugar Rush! [FB] [Nesquik]| Sugar & Winter ☾
Mar Ene 16, 2018 4:18 pm por Sugar Beth Gwendoline


Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Dom Nov 26, 2017 7:40 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

Chinatown, parte de la ciudad en donde estaba concentrada la mayor parte del colectivo chino que vivia en la ciudad. Y también una de las partes más peligrosas de la misma. Pero Ary no pensaba en eso. Con el corto cabello pegandosele a las mejillas y el cuello, corria por las iluminadas calles de Chinatown en busca de algún lugar para guarecerse.

Había quedado con un excompañero de su universidad para hablar y cenar en uno de los muchos locales de Chinatown -todo por que su amigo vivia en aquella parte de la ciudad- pero al final, al llegar al lugar de la cita, había recibido una llamada de su excompañero para excusarse por no poder ir. En ese momento Ary no habia tenido ni dos segundos para reaccionar cuando cayó la primera gota. Y después había salido corriendo en busca de algún lugar en donde guarecerse.

Se detuvo debajo del toldo de una tienda de comida cerrada y se quitó el agua del rostro. El cabello lo tenía empapado, al igual que la gabardina negra, el resto de su ropa y su bolso. Rebusco en este último en busca de algún pañuelo y murmuro una maldición en arabe cuando se dio cuenta de que no tenía ninguno, en su defecto, cogio el movil. Al intentar encenderlo se encontró que no podía.

Y ahora sin bateria... ¡joder!—dejó el móvil nuevamente en el bolso y se dedico a estrujar entre sus manos mechones de su cabello para intentar quitarle la mayor cantidad de agua posible.

Había salido de su apartamento sin más abrigo que el puesto por que se había fiado de las noticias, en donde declaraban que aquella sería una noche libre de lluvias. Maldijo nuevamente.

Yo hoy no debí salir de la cama. Primero lo de esta mañana, segundo me dejan plantada y tercero, me empapo. ¡Joder! Yo hoy no debí levantarme.

Fijo sus ojos en los pocos coches que transitaban por la calle, con cierta esperanza. Incluso durante las noches lluviosas, los taxis paseaban por Nueva York y sus alrededores, por lo que era solo cuestión de tiempo que alguno libre pasara por delante de ella. Una brisa fría se coló bajo su empapada ropa y un escalofrío le bajo por la espalda. Se apoyó en el muro detrás de ella y suspiro. Con suerte y conseguiria un taxi, y con más suerte aún, lo conseguiria antes de que cogiera una pulmonía.




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Lun Nov 27, 2017 11:29 am

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

¿Te lo has bajado ya? ¿Sí? Pues ahora vete al minuto 36 y 22 segundos —. le digo a mi colega Javi a través de mi Iphone. La entonación de mi voz denota emoción y ansiedad. Hace meses participé como extra en una grabación por Central Park para una serie de televisión y ya emitieron el capítulo. Desde que salió no he parado de avisar a mi familia y a mis amigos, ilusionado de que, cuando regrese a España, ¡seré toda una estrella! Esto es solamente el principio.

Que sí, tío. Que estoy ahí. Fíjate bien —. me choco con una persona que pasa cargada con bolsas y me disculpo elevando una de mis manos. Este sitio está petado de gente, lógico teniendo en cuenta que estoy en Chinatown, y aquí la población es muy numerosa. Una versión pequeña y concentrada de la mismísima china. He venido aquí a hacer algunas compras para la cena de esta noche, se me apetecen unos buenos fideos chinos y no hay sitio mejor que este para comprar los ingredientes. — ¡¡Ese!! ¡Sí, ese mismo! ¡El de la coronilla que pasa al lado del anuncio! ¡¡Sí!! — me río a carcajadas, feliz porque Javi me ha identificado en la pequeña pantalla. No me importa que se esté riendo de mi y me diga que “eso no es nada”. No va a bajarme de la nube en la que estoy, nadie va a hacerlo. — ¡Esa coronilla que has visto es mía! ¡Yo soy mi coronilla! ¡Soy yo el que sale! ¡Es el inicio de mi carrera! — insisto desbordante de felicidad, intento contagiar mi emoción a Javi pero éste parece algo desilusionado, se pensaba que iba a salir en un primer plano o algo siendo un simple extra de cientos más.

Me detengo en frente de un puesto donde me atienda una amigable anciana asiática y señalo uno de los contenedores repletos de setas y hago señas para que me sirva medio kilo. — ¿Qué? Ja, ja, ja, ja, ja Yo no soy como Joey Tribbiani, no uso ninguna pinza de depilar para provocarme el llanto —. no puedo parar de reír. Las cosas de Javi… Se burla de mi pero lo hace con gracia. — Un cuarto de gambas peladas  y otro de brotes de soja —. Vuelvo al teléfono — No es a ti, estoy haciendo la compra. Voy a hacerme unos auténticos fideos chinos. — ladeo el cuello para aguantar el teléfono entre mi cara y el hombro para pagar. El resto de ingredientes ya los tengo en casa así que he terminado. — Oye te dejo, que para mi que va a empezar a llover y preveo que tendré que correr. Ya hablamos por Whatsapp, Skype, Steam, Battlenett, Origin, o cualquier otra plataforma ¿eh? — me río, me despido y cuelgo.  

Y vaya si llueve… Cierro las bolsas que cojo con una sola mano, me subo la cremallera de la sudadera hasta el cuello, me pongo la capucha y echo a correr. Traer el coche a este sitio hubiera sido una locura así que vine utilizando el metro pero para llegar a la siguiente boca me queda una caminata de diez minutos que no pienso hacer con esta exagerada lluvia. Alguien se mete bajo el toldo de una tienda y yo hago lo mismo, resguardándome un poco más del frío pegándome a la pared — Qué chaparrón ¿verdad? — digo amigable. Cualquier momento es ideal para conocer y conversar con la gente, y en ese caso se trataba de una chica más o menos de mi edad. — ¡Ostras! Estás empapada. ¿Quieres mi sudadera? Por dentro está forrada y no se filtra nada de fuera— .dejo las bolsas en el suelo antes de que me dé una respuesta. Me la quito y se la ofrezco. Debajo solo tengo una camiseta larga pero seamos justos, yo ya no enfermo de resfriados.




CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Lun Nov 27, 2017 9:55 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia


Desde su lugar de resguardo, Ary puede ver a la gente correr de un lado hacia otro para escapar de la repentina lluvia. Muy pocas personas, según había podido ver, habían sido lo suficientemente previsoras como para llevar un paraguas a la hora de salir de sus casas. Ary se reprochaba no haber sido una de esas personas. Solía pecar de precavida la mayoría del tiempo-salvo en contadas ocasiones, como cuando la emoción por encontrar un nuevo yacimiento borraba de su mente cualquier tipo de pensamiento coherente- pero llevaba varias semanas sin ser así.

Exactamente unas doce semanas. Y todo había empeorado cuando había tenido aquel reencuentro con su abuela.
Negó con la cabeza para sacarse de su mente aquellos recuerdos, logrando que su mojado cabello volviera a pegarse a la piel de su rostro. Volvió a quitárselos con las manos e inspiró. Esperaba que el repentino chaparrón no durase mucho. O que un taxi pasara por aquel lugar lo antes posible.

Lo único que deseaba en aquellos momentos, más que regresar a su confortable apartamento, era un relajante baño de espuma. Se perdió en esa fantasía hasta que sintió como alguien se refugiaba bajo el mismo toldo que ella. Alzó los ojos –los había clavado en la mojada carretera sin darse cuenta- y miró a su nuevo compañero justo en el momento en el que esté comenzaba una conversación con ella.

Si, menuda está cayendo —admitió mientras volvía a mirar la lluvia. Aun se seguía sin creer del todo la mala suerte que estaba teniendo aquel día y antes de que pudiese seguir aquella línea de pensamiento, la voz del chico a su lado llamó de nuevo su atención. — ¿Qué…? No, no hace falta…

Pero el chico no le hizo caso o simplemente la ignoro. Para cuando se pudo dar cuenta, le estaba ofreciendo su sudadera a pesar de que solo tenía una camisa de manga larga debajo. Ary se acercó un poco al joven y puso sus manos sobre la prenda, pero sin tomarla.

No hace falta, póntela que puedes coger un resfriado —empujó la prenda levemente hacía el cuerpo del chico, para que se la pusiera de nuevo—.Igualmente, gracias.

La joven le dedicó la mejor sonrisa que pudo, en un intento de que no se tomara a mal su amable propuesta.




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Mar Nov 28, 2017 12:18 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

Le muestro la mejor de mis sonrisas a la par que le ofrezco mi sudadera pero la muchacha lo rechaza. Oigo el motivo y pongo cara de circunstancia. Si sólo supiera que no me puede pasar nada, que no voy a enfermar… Pero no debe saber nada. Lo que me ha quedado claro desde que conozco el mundo de las sombras es que hay que proteger a los humanos de todo esto.

No te preocupes mi, si tengo salud de hierro. Yo nunca enfermo, de verdad que no — .No creo que por eso que le acabo de decir pueda deducir que soy un licántropo. Muchas veces me emparanoyo al respecto. No se sabe cuántos humanos poseen el don de ‘La Visión’ o como mínimo, el conocimiento de lo que existe detrás del Glamour, pero debería relajarme. Esta chica no parece mirarme como un bicho raro, y sería mucha casualidad que supiera algo de este oculto mundo a sabiendas del gran número de seres que habitan en la Gran Manzana.

De todos modos soy un subterráneo que no lleva consigo ningún tipo de marca física — excepto en las noches de luna llena, claro—. Quitando eso, soy todo un afortunado. Debe ser difícil ser un brujo con una notable y llamativa marca, o un hada que no pueden esconder ni sus estrambóticos colores de cabello, ojos, y piel, mucho menos sus alas.

Por temor a resultar pesado, me la pongo pero me la dejo abierta por si cambia de opinión. — Bueno, vale… No insisto más porque no quiero hastiarte, que conste. Que soy de los insistentes, ¿sabes? No te creas, pero no quisiera despertar tu mal humor después de que te hayas empapado al completo —.la miro de arriba abajo haciendo una pequeña mueca con mis labios. La que va a pillar un resfriado es ella, porque además corre una brisa helada que le debe estar calando los huesos.

No tiene mucha pinta de que escampe, lo noto en el ambiente y en la enorme humedad que flota sobre nuestras cabezas. Y bueno, como soy un charlatán empedernido, y no hay otra cosa que hacer, no tardo mucho en volver a abrir la boca para hablar. Me gusta conocer gente nueva y la muchacha parece amable. — ¿Se te han estropeado los planes? A mi casi. De no haber cerrado bien las bolsas me habría llevado conmigo sopa de setas — me río de mi propia gracia y prosigo.No sé si rondas mucho este sitio pero yo me lo conozco como la palma de mi mano. Si quieres y te atreves, podemos dar una pequeña carrera de un escaso minuto para ir a una tetería cercana. Te ayudará a entrar en calor. ¿Qué? ¿Qué me dices? — elevo las cejas y asiento con la cabeza sin dejar de sonreír, esperando a que acepte mi propuesta. De ser así no dudaré en sostenerla de la muñeca para guiarla, y también por si la pierdo, que sé que me puede en ansia y la velocidad.  




CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Nov 28, 2017 3:10 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia


Al escucharlo, Ary deseo también poseer ese sistema inmunológico que le impedía enfermarse. Sería una gran ayuda para ella y sus continuos malestares por el cambio de tiempo cada vez que viajaba fuera del país.  O para evitar la hipotermia que seguro terminaba contrayendo por culpa de lo mojada que había terminado. ” El que inventó eso de que correr de la lluvia evita que te mojes…” se miró el abrigo empapada ” Mentía como un bellaco”

Pero aun a pesar de las palabras del chico y el tono seguro con el que las había dicho, Ary no pudo respirar más tranquila hasta que vio que se ponía de nuevo su sudadera. Sin abrochar, pero puesta, por lo que la joven se dio por satisfecha.

Aun así, una mueca de sorpresa apareció en su rostro ante las palabras del chico. — ¿Despertar mi mal humor? Que conste, que es muy difícil sacarme el mal humor. —Se rio levemente y negó con la cabeza — Además, me temo que soy tan insistente como tú, por lo que no hubieras logrado convencerme —declaró, totalmente segura.

La brisa fría volvió a golpear su cuerpo, y tuvo que reprimir las ganas de abrazarse a sí misma para conservar el calor. No pensaba dejarse vencer por una inoportuna lluvia y su inoportuna brisa fría. Y cuando Ary empezaba a pensar en declararle la guerra a los elementos, era el momento en el que debía buscar algún lugar caliente, bajo techo en donde esperar a que parase de llover.

¿Tetería? —el tono ilusionado de su voz complementaba el súbito brillo que había aparecido en sus ojos. La simple idea de entrar bajo techo le parecía lo más maravilloso que había escuchado, por lo menos en aquellos instantes. — Pues… después de lo que me ha pasado hoy, creo que es el mejor plan que he escuchado.

La voz de su conciencia apareció justo en esos instantes, recordándole lo que le había pasado las últimas veces que había aceptado ir a algún lado con desconocidos que había encontrado en la calle. Ary la mandó a callar, a pesar de que tenía razón. Pero para la joven profesora  había una marcada diferencia entre sus encuentros anteriores y aquel: el chico no vestía como un gótico, a simple vista no tenía ni un solo tatuaje extraño y lo más significativo era que no le había saltado con la pregunta de “¿Puedes verme?” que Ary comenzaba a odiar.

Le devolvió la sonrisa que en algún momento se había borrado de su rostro y extendió su mano. —Soy Ary, un placer.




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Miér Nov 29, 2017 10:19 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia
Elevo las cejas fijando mi mirada en ella, reconozco que un poco sorprendido. Hay gente muy susceptible en Nueva York, y en cualquier ciudad grande donde el estrés habita entre sus ciudadanos. Hace estragos entre sus gentes y por eso intento mermar un poco mi entusiasmo y perseverancia al primer ‘no’ que recibo. Por eso he sentido esta grata sorpresa de saber que ésta chica es resistente a ese tipo de emociones negativas y eso me da la confianza que necesito para replicarle en tono jocoso.

¿Insistente o tozuda? — Me río también — No me digas eso que cuando se me mete algo entre ceja y ceja, suelo conseguirlo. Mira que saco mis mejores argumentos y te convenzo enseguida, ¿eh? — pero no puedo usar el mejor de ellos, así que mis intentos caerán en saco roto, así que será mejor desviarse del tema, no vaya ser que acepte mi especie de “desafío”.— Bueno, no importa, tal vez con cualquier otra cosa tenga más posibilidades. — le guiño un ojo, e ideo un plan alternativo que estar allí parados esperando a que escampe.

La muchacha no deja de temblar, es fácilmente perceptible por el modo en el que sus hombros se agitan y cómo intenta calentarse con sus propias manos en un abrazo. Cabezonería. Me lo quedo para mis adentros pero la chica es muy tozuda y no lo entiendo. No comprendo cómo hay gente que pudiendo solucionar sus males se lo silencian por no molestar, o por orgullo o por… a saber qué. Yo solo quiero ayudar.

¡Sí! Es una tetería estupenda donde ofrecen una gran variedad de tés e infusiones, y también dulces típicos de la gastronomía asiática. El wagashi de allí está exquisito. — mi sonrisa se amplía mucho más todavía cuando acepta mi propuesta. Correspondo inmediatamente a su saludo, estrechando enérgicamente su mano dejándome llevar un poco por el entusiasmo. — El placer es mío. Vaya nombre bonito que tienes, y original. Yo soy Ulises.

Después de nuestra presentación, ladeo el rostro hacia la calle, buscando la mejor de las rutas para llegar al local del que le he hablado. — Una pequeña carrera sorteando gente y llegaremos en poco más de dos o tres minutos. — La agarro suavemente de la muñeca y corro. Procuro mantenerme todo lo posible bajo toldos de las tiendas y los salientes de los edificios mientras corremos, pero es inevitable que nos mojemos un poco más hasta que llegamos a la tetería. La suelto y agito la cabeza porque me he mojado un poco los cabellos, así como los hombros. — Ya llegamos, te va a encantar. Pasa — abrí la puerta para que pase primero y luego yo. El local no es muy grande pero está muy bien iluminado y decorado con motivos florales que se asemejan a la flor de cerezo. Numerosas mesillas bajas se distribuyen por toda la sala y sus asientos son pequeños bancos o cómodos cojines triangulares, a elegir. Yo, como siempre que vengo, escojo sentarme en cojín de un modo muy diferente a como se “debe” hacer. Pero lo siento mucho, no es nada cómodo sentarse de rodillas. — ¿Qué te parece? ¿A que es bonita?.

Un empleado se nos acercó y nos dejó un par de cartas. A mi no me hacían falta, tenía muy claro lo que iba a pedir. — Eh, oye, ¿podrías traernos dos porciones de wagashi en el tiempo que escogemos qué tomar? Gracias. — La voy a invitar a uno, no vaya ser que al final se pida ella varias porciones y no le gusten. Con la tabarra que le he dado con lo buenos que están. — Y bueno… ¿Eres de aquí? De Nueva York digo — pregunto con curiosidad. A lo mejor me paso de curioso pero así soy con la gente a la que quiero conocer.





CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Vie Dic 01, 2017 8:54 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia


Una de las cejas de Ary se levantó ante la contestación del chico y la joven profesora lo miro de arriba abajo. Le costaba trabajo creer que una persona capaz de entablar una conversación con una perfecta desconocida en mitad de un aguacero fuera tozuda. ¿Insistente? Podía ser, eso Ary no podía saberlo, pero a primera vista el chico no le parecía alguien tozudo. Una persona carismática, extrovertida parecía ser… y sin duda muy sonriente. Durante aquellos minutos, lo había visto sonreír más que a algunos de sus compañeros de trabajo en años.

Se pensó seriamente tomar sus palabras como un reto. Dudaba seriamente que fuera capaz de convencerla sobre cualquier cosa. Ary era una maestra en el noble arte de mantenerse en sus trece. Había tenido que desarrollar su carácter para que fuera así, sobre todo para poder lograr lo que quería en su vida. Había sido gracias a su insistencia, a su tozudez y a su trabajo duro que había acabo una carrera que el mundo creía hecha solo para hombres. Pero antes de que pudiese abrir la boca, el chico decidió dejar el tema, guiñándole un ojo. Eso la hizo sonreía un poco más.

Aun a pesar de la distracción que supone su interacción con aquel extraño, su cuerpo sigue sintiendo el frio, aunque comenzaba en cierta forma, a acostumbrarse. Aun así, cuando el chico estrechó su mano –enérgicamente-  el movimiento de su brazo logro hacer circular la sangre del mismo, dándole cierta sensación de calor. Sensación que desapareció rápidamente, cuando soltó la mano masculina, que era bastante más grande que la suya.

Odiseo… —dice de forma inconsciente. En cuanto se dio cuenta de su desliz, sus mejillas se cubrieron de rojo. —Lo siento, es que… Ulises es la forma romana en la que se decía Odiseo y… el de la Odisea y… lo siento —terminó, mordiéndose el labio inferior. Mentalmente se reprochó el no saber controlar lo que decía su boca.

Pero en cuanto escuchó que debían correr –otra vez- debajo de la lluvia para llegar al lugar en cuestión, Ary no pudo evitar mirar con cierto nerviosismo las aceras mojadas y resbaladizas, para después mirar sus botas militares. —No me fio yo mucho del suelo en estas condiciones como para echar a correr… — pero no pudo terminar de hablar. El moreno la toma de la muñeca y empieza a correr con ella detrás. Pasan por debajo de un par de toldos, Ary resbala durante un segundo y en pocos minutos se detienen en la puerta de una Tetería china. La joven mira rápidamente la fachada, pero el cartel en chino le impide saber el nombre del lugar. Le agradece a Ulises la muestra de caballerosidad al abrirle la puerta y entra en el lugar.

Pequeño, iluminado, con flores de sakura en las paredes y la típica decoración china que Ary había visto en un par de restaurantes chinos. Sus ojos recorren y analizan el lugar mientras sigue a Ulises. Se sienta en uno de los cojines del suelo, quitándose y dejando su mojada chaqueta a su lado y acomodándose para sentarse lo más correctamente posible. Miró al chico sentado justo frente a ella y sonrió al ver que tenía su propia forma de estar cómodo en aquel lugar.

Me gusta la decoración y es un sitio caliente así que… si, me gusta. —En ese instante un joven deja un par de cartas en la mesa. Ary coge una para curiosear, sin hacer demasiado caso a lo que su acompañante está pidiendo. En aquellos momentos le parecía más importante encontrar alguna bebida caliente que la ayudara a entrar en calor más rápido. El Té negro era el que más le llamaba la atención. Levanto los ojos de la carta que tenía en sus manos al escuchar cómo se alejaban los pasos del camarero y se centró en Ulises. Sonrió y asintió. — Si, nací aquí, pero he crecido viajando entre Nueva York y Egipto —Dejó la carta sobre la mesa. — ¿Y tú? ¿Eres de aquí? Por qué reconozco que tienes un acento que no me parece muy neoyorquino.



Spoiler:
Lo siento, siento la tardanza, pero es culpa de los examenes >.<



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Miér Dic 06, 2017 3:49 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia
Mi sonrisa se ensancha en el momento que oigo su reacción al oír mi nombre. Siempre ocurre algo; o simplemente se sorprenden, o hacen algún comentario al respecto. Y  yo siempre acabo contando la razón por la que mi madre me llamó así. — No te disculpes. Estaba expectante a lo que ibas a decir, y te has callado. Vaya por Dios. — bromeo para relajar a la chica, que de pronto se le ha avergonzado. Bueno, bromeo a medias porque de verdad quiero saber qué me estaba diciendo. Conozco bastante respecto a mi nombre porque desde que tengo uso de razón he preguntado mucho, y cuando surgió internet, busqué en la red, pero oye, quien sabe si queda algo más por saber.

¿Sabes? Mi madre me lo puso por ‘Ulises 31’ — me río un poco— más por la serie de dibujitos animados que por el héroe de la mitología griega, y eso que se trata del mismo personaje. — me encojo de hombros y acabo de reír. Las cosas de mi madre, que para todo es así de especial.

Puede que haya sido un poco maleducado al no esperar su opinión respecto a echar a correr bajo la lluvia, pero me ganó las ansias de enseñarle ese lugar porque estaba seguro que se sentiría muy cómoda. Lo admito, me hago el sordo a lo que parecía una negativa y a correr. — ¡Hey! ¡Cuidado! — Resbala pero por suerte no termina cayéndose de bruces, porque de haber sido así me hubiera sentido verdaderamente mal. A salto esquivo los pequeños charcos que se crean en la calzada, y mantengo mi cuerpo ligeramente encogido hasta que puedo relajarme una vez llegamos a la entrada de la tetería. Entramos, nos sentamos y miramos las cartas en busca de algo caliente que tomar. Me alegra que le guste el lugar, sabía que no me equivocaría.

El camarero llega para tomarnos nota y deja un plato sobre la mesa donde se ven dos lindos wagashis; uno en forma de gato y otro de conejo. Me hace gracia que siendo este un barrio chino, haya locales en los cuales su cultura se mezcle con otras de oriente, como en este caso. Hay tanto dulces japoneses como chinos, igual ocurre con el tipo de tés e infusiones.

Póngame uno de Rosas de China— que consistía en té negro con pétalos de rosas. He venido tantas veces a este sitio que ya he probado todo tipo de tés e infusiones y ese se convirtió en mi preferido. Cojo una servilleta y se la ofrezco a Ary para que tome uno de los dulces. — Escoge el que más se te antoje. — ¿Egipto has dicho? — la miro con los ojos bien abiertos y mis cejas elevadas. Yo solo he viajado a ese país a través del nuevo Assassin’s Creed y si ya de por sí estoy flipando, verlo en persona debe ser alucinante —. Qué mezcla más exótica. Egipto siempre me ha impresionado. Ya que eres en parte de allí, ¿puedes desmentirme que las pirámides fueron construidas por alienígenas? — me río un poco por la pregunta, pero es que es cierto que la gente duda de que esa maravilla haya sido construida por el ser humano, igual que las construcciones aztecas de Machu Picchu.

Nada neoyorquino. — recojo con la servilleta de papel el dulce que Ary ha dejado y me lo acerco a la boca —. Soy de España. Me vine hace años para estudiar arte dramático en la mejor academia que existe y aquí sigo, buscando el éxito que me llegará algún día. — le doy un pequeño bocado al wagashi que hay que disfrutarlo. — Mientras me dedico a repartir pizzas mientras puntualmente hago de extra en alguna serie o peli, pero oye, por algo se empieza, ¿no crees? — no hace falta que pregunte cosas de mi que yo doy datos sobre mi persona. Siempre he sido así y no sé si le aburriré pero lo cierto es que no pienso en ello. — ¿Y tú a qué te dedicas? — otro rico bocado que le doy a mi dulce. El pobre animal ya se ha quedado sin cabeza.



Off:
Nada, tomate el tiempo que necesites. Como ves a mi me pasa igual ^^U.



CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Vie Dic 08, 2017 1:43 am

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

Quizás después, te diga lo que me he callado —comentó, intentando sonar misteriosa sin lograrlo. Era demasiado transparente la gran mayoría del tiempo como para que la gente –en plural- se creyera que podía ser misteriosa. Aun así, las palabras del chico y la sinceridad que pudo vislumbrar en ellas la hicieron sentir mejor y lograron que la vergüenza se desvaneciera. Nunca se había avergonzado por ser una rata de biblioteca –a fin de cuentas, lo era y aceptaba serlo con orgullo- pero reconocía que era una faceta que solía salirle en los momentos menos oportunos. Citas, conferencias, reuniones con amigos…

Cuando le explicó el porqué de que tuviera su nombre, intento recordar la serie de la que le hablaba, pero no aparecía en su mente. Bien porque era muy antigua –escusa no valida ya que ella veía lo que sus padres veían y solían ser programas de su juventud- o porque no la había visto, lo cual creía más plausible contando con el poco tiempo que dedicaba en verdad en ver la televisión. Ni siquiera en la actualidad, con la variedad de programas que había, dedicaba demasiado tiempo a aquel pasatiempo. Solo veía las repeticiones de la serie FRIENDS y alguna película que echasen. —Pues si te soy sincera —comentó—La serie no me suena de nada.

Y es cuando se encuentra dentro del local, con la carta entre sus manos y sintiendo como el calor se distribuye por su cuerpo, calentando sus congelados dedos, que se da cuenta de lo extraña que es la situación. Había pasado de quedarse plantada por su amigo en Chinatown, a tomar un té con un completo desconocido en el mismo barrio. Parpadeó, negó con la cabeza y se centró en lo que iba a pedir. El camarero ya había apuntado lo que acompañante había ordenado, y después de que mirase de forma rápida por segunda vez el menú, lo cerro y se lo dio al camarero. —Que sean dos de Rosas de China si es tan amable, gracias —. Le dedicó su mejor sonrisa al camarero y tomó la servilleta que le ofrecía Ulises. —Gracias —murmura mientras examina los dos animales que les han traído. Uno de los dulces parecía un gato, mientras que el otro parecía un conejo. Y Ary no sabía cuál de los dos coger, o si debía en verdad comérselos. No podía evitarlo; aun así, decidió tomar el conejo. El gato le recordaba a su adorado Ramsés, y sentía que comerse aquel dulce sería comerse a su propio gato. Se llevó el animal a la boca y lo mordió, atragantándose un poco por la pregunta del chico sobre las pirámides. Tragó con cierta dificultad y miró a Ulises, con una amplia sonrisa en los labios. —Todos preguntan lo mismo —rió—Los extraterrestres no tuvieron nada que ver con la construcción de las pirámides. Los egipcios eran excelentes matemáticos, a parte, de unos grandes constructores. Sus obras estaban diseñadas para permanecer en la tierra por la eternidad, y como se puede ver, lo consiguieron ya que han pasado más de tres mil años y las pirámides siguen siendo tan magnificas como en los tiempos en las que las construyeron.

Se detuvo antes de comenzar a divagar. Era algo que llevaba unos meses haciendo, desde que unas compañeras le comentaran lo mucho que se expandía en sus explicaciones cuando comenzaba a hablar de Egipto. Ary lo entendía, pero era superior a sus fuerzas. Amaba aquella tierra como solo un egiptólogo podía hacerlo y adoraba aquella cultura como solo ella sabía. Y cuando el lugar de sus sueños entraba en mitad de una conversación…

Se concentró en lo que decía el chico, elevando las cejas por la sorpresa de saber que era español. Y actor. Ary intento ubicar el rostro moreno y joven de su acompañante en alguna serie, pero no podía. Bien por qué no lo había visto o porque ella no veía lo suficiente la televisión como para saber en dónde había podido salir. Y la joven de cabello corto se decantaba más por la segunda opción. —Siento decírtelo, pero… no recuerdo haberte visto en la tele. Aunque seguro que es culpa mía, no suelo verla mucho. Y también estoy casi segura de que nunca me has entregado una pizza. —Le dio otro mordisco a su conejito y contuvo un gemido cuando el dulce sabor de la harina de arroz inundo sus sentidos. Un tercer mordisco. — ¿Yo? Soy profesora de latín en el Institut Ramon Llull, licenciada en Lenguas Muertas y arqueóloga en mis vacaciones. Razón por la cual, mi relación con la televisión se basa en ver alguna que otra película y la serie FRIENDS.

Justo en ese instante, el camarero regreso dejando dos tazas de humeante té en la mesa. Ary dejó la servilleta con su dulce a medio comer en la mesa y tomó la caliente taza entre sus manos. Un suspiro de felicidad se escapó de sus labios al notar el calor en sus frías manos.



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Sáb Dic 09, 2017 8:15 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia
Me tomé sus palabras como una promesa y asentí la cabeza tan rápidamente y con tanto ímpetu que los rizos se me movieron locamente. No puede privarme de información tan interesante, porque para mi cualquier cosa que alguien diga es merecedor de ser escuchado. Y también hablo de lo negativo, incluso de lo que puede hacer daño pues creo fielmente que la gente que hace eso siente mucho sufrimiento en su interior. Es una manera de permitir a la otra persona a desahogarse aunque te haya tocado a ti ser el punching ball. Fue lo que me ocurrió una vez con mi amigo Dani que se tomó horriblemente mal que su novia rompiese con él. A pesar de que casi me pega, al final terminó abrazándome, llorando sobre mi hombro y haciéndome prometer que jamás se lo contara a nadie. Guardo un buen recuerdo de aquello porque conseguí liberarle de gran parte del pesar. El pesar y el dolor a veces si se guarda durante demasiado tiempo pueden transformarse en sentimientos mucho peores y más destructivos, como el odio y el rencor.

No me ofendo porque no sepa de la serie que menciono, pero sé que de estar mi madre aquí se enfurecería de lo fan que es. Tienes suerte, Ary. Tienes suerte de que mi madre todavía no haya cogido vacaciones para visitarme estas navidades porque este año le toca a ella venir. Negué y realicé un aspaviento con mi diestra para quitarle hierro al asunto y nos pusimos en camino que había que entrar en calor.

Ary escoge el mismo té que yo, como si mis gustos fuesen una referencia de lo que está realmente bueno en aquel lugar ¡¡y no se equivoca!! Me acomodo un poco mejor en el cojín moviendo exageradamente mi trasero hasta que le creo un buen hueco. Froto también mis manos y colocándolas frente a mi boca aplico vaho para seguir frotándolas. No me pondré enfermo pero el frío sí que lo siento como cualquier otra persona.

Que oportuno he sido preguntarle lo de las pirámides cuando prueba el wagashi. Supe que habría posibilidad de que se riera y por un momento me he visto con un pedazo del lazo del conejo pegado a la cara. Menos mal que lo ha mantenido en su boca. Le presto toda mi atención mientras mantengo en mi boca un bocado del dulce que poco a poco se va deshaciendo. Ensancho la sonrisa sin poder esconder por más tiempo mi intención de que hablase sobre la cultura egipcia. Quise hacer el chiste pero también provocar que Ary hable de lo que le apasiona— No sé si sentirme maravillado o decepcionado. Yo que ya me había imaginado a los alienígenas con enormes cascos de obra como sus cabezas y elevando grandes piedras con sus múltiples brazos y dedos… — me río de mi propia broma —. Fuera de coñas, es increíble lo que hicieron. Es obvio que Egipto sea uno de los mejores destinos para los turistas. Algún día yo seré uno de ellos. — cuando ahorre pero con mi sueldo actual es imposible hacerlo. Ya lo haré cuando tenga un papel protagonista en alguna serie de éxito.

Asiento con la cabeza comprendiendo que no me haya visto. Es que si no me conocía no pudo haber reconocido mi coronilla del resto de extras. — No te preocupes, al menos tú me crees. Tengo un colega que no se lo traga  — me encojo de hombros. — Y de momento las cámaras no han captado mi careto porque solo he salido desde una perspectiva aérea entre otros muchísimos extras. — río sin sentirme avergonzado porque sé que se debe empezar desde cero en todo— Pues trabajo como repartidor en el Angelo’s Pizza, ya sabes, llamas y te las mando en un periquete. De momento tengo el contador a cero de la que han llegado frías — y más me vale porque si eso ocurre debo entregarlas gratis, lo que significa que yo sea quien las pague.  

Me impresiona saber que es profesora de latín y además arqueóloga. Mis ojos se abren pero se estrechan por culpa de una sonrisa que se me abre en la boca cuando menciona la mejor serie de todos los tiempos. — Te llevarías estupendamente bien con Ross Geller — río divertido y agradezco al camarero por la entrega de nuestras tazas de té. — No me sorprendo porque piense que seas “demasiado” divertida para ser profesora y arqueóloga, lo hago por tu juventud. Debes de ser muy talentosa y muy aplicada para haber cumplido tus objetivos  tan pronto — no es una manera de elogiarla gratuitamente, porque tiene su mérito estar donde está — Lo de antes lo he dicho porque no creo que ningún tipo de estereotipo marque una profesión con una personalidad determinada, que es lo que se suele ver — cojo la taza de té, soplo un poco y doy un trago del sabroso té negro con rosas. Suelto un pequeño gemido de placer sin cortarme ni un pelo. Es agradable sentir el calor del trago pasar por la garganta, asentarse en el estómago y calentándote el cuerpo. — Me encanta FRIENDS, mi personaje preferido siempre fue Phoebe. — Doy otro bocado al dulce — Me molaría eso de compartir piso con alguien como hacen en la serie. Aparte de pasarlo bien me ahorraría la mitad del alquiler — río pero no bromeo porque me acabo de marcar ese objetivo. Puede ser muy divertido y de verdad que me vendría bien económicamente. — Oye, ahora que caigo, el instituto donde trabajas no queda muy lejos de mi curro. Podríamos intercambiar pizza por cultura y viceversa — comento sin pelos en la lengua, ¿para qué sentir apuro? ¿Qué la acabo de conocer? ¿Y qué? La gente de esta grandiosa ciudad y la del mundo entero está para poderlas conocer.  Lo peor que me puede soltar es un ‘no’ como una catedral pero nada más, no soy de los que se desmoronan por una negativa.  




CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Dic 12, 2017 10:56 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

La atención de Ary se divide entre el chico frente a ella y lo que la rodea. La niña con ansias de conocimientos que se escondía dentro de ella se moría por detener al camarero que dejaba sus pedidos en la mesa y preguntarle sobre su cultura, sus costumbres… Pero se detuvo y centró solo en recuperar el calor perdido, disfrutar del té y mantener una amena conversación con Ulises. Y cuando probó aquellos dulces, no le fue muy difícil el dejar pasar la oportunidad de avasallar a preguntas al pobre camarero. Aun así, cuando comenzó a hablar de su pasión, tuvo que recordarse que estaba tratando con alguien que, muy posiblemente, no entendiera su obsesión por Egipto. Y no pudo evitar reír ante el comentario de los alienígenas construyendo las pirámides. Ary estaba demasiado acostumbrada a aquellos comentarios que se le hacía realmente imposible no reírse cuando los escuchaba. A veces se preguntaba que era aquello que los obsesionados de la conspiración comían o bebían, para creerse tal tontería. Y otras veces, solo quería coger a aquellos ignorantes y mostrarles la verdad detrás de sus absurdas hipótesis.

La verdad… —dejó su en la servilleta que tenía en la mesa y se pasó una de sus manos por el cabello, colocándose un par de mechones detrás de la oreja—, es que actualmente no es demasiado seguro viajar a Egipto, ni siquiera para nosotros los arqueólogos. El país pasa por un periodo de crisis… Pero con un poco de suerte, podrás visitar el museo de El Cairo cuando viajes a Egipto.

Y a pesar de sus palabras, Ary dudaba que fuera en un futuro inmediato. Incluso ella había tenido que retrasar sus últimos viajes, y esperaba pacientemente que le dieran luz verde para poder planear su siguiente viaje a aquel país para sus siguientes vacaciones. Porque Ary no sabía qué hacer cuando las clases se terminaban y no podía pisar las suaves dunas de arena blanca del Valle de los Muertos. Simplemente se ahogaba entre las multitudes de Nueva York.

¿Angelo’s Pizza? Creo que he pedido ahí un par de veces, pero nunca me has repartido tú… —le dio un último mordisco a su dulce y se pasó la servilleta por los dedos para quitarse los restos. A su mente siempre aparecía el rostro de otro chico cuando rememoraba las veces que había pedido en aquella pizzería, y ninguno encajaba con el joven que tenía sentado justo enfrente. Tampoco se acordaba demasiado de los repartidores, pues solía estar más pendiente de otra cosa cuando le llegaba su pedido.

Sus pensamientos se cortaron cuando Ulises menciono a Ross Geller. Agradeció por el té al camarero y después de agradecer mentalmente el calor de la taza, se llevó la caliente bebida a los labios. El sabor se sentía extraño para ella –cuyo sistema creía firmemente que estaba compuesto por café y chocolate- pero agradable, sobre todo cuando bajó por su garganta, calentado su cuerpo de dentro hacia afuera. —Divertida… Deberías hablar con mis alumnos, que piensan que soy muy aburrida por dar clases de latín y pasarme las vacaciones entre muertos… En realidad, deberías hablar con cualquiera de mis conocidos. —sonrió—Talentosa, no creo que sea. Crecí entre las dunas del Valle de los Muertos, jugaba en las excavaciones de mi padre, mis amigos eran arqueólogos obsesionados con el trabajo… Creo que el escoger la carrera que escogí era solo el siguiente paso. Además… —dejó la taza sobre la mesa, pero no alejó las manos de la misma— en mi caso, mi profesión si está más enfocada a los hombres. Encontraras pocas licenciadas en Lenguas Muertas, muchas menos que aquellas enfocadas en la arqueología.

Las horas de estudio, las burlas, los comentarios dañinos, la ansiedad… Todas aquellas partes negativas por las que había tenido que pasar durante los años en los que estuvo estudiando se colaron en su mente, pero con la misma rapidez con la que habían llegado, se esfumaron. El que la conversación se hubiera desviado a un tema menos personal la había hecho sonreír.

Si, Phoebe es genial, pero a mí siempre me gustó mucho Ross y, sobre todo, Joey. Me encanta su forma de ser. —Tomó otro poco de su té—¿Compartir piso? Afortunadamente para mí, compre mi apartamento, por lo que mi único compañero de piso es Ramsés, mi gato. —Y Ary lo agradecía. No se encontraba mentalmente preparada para compartir su espacio más íntimo con otra persona. A penas y si dejaba que alguien compartiera su cama –muy de vez en cuando, todas ellas capaces de contarse con los dedos de su mano- por lo que la idea de compartir piso nunca había sido algo demasiado atrayente para ella. Prefería su soledad.

Se tomó otro poco de su té y pensó en la propuesta de Ulises. La idea era atrayente, si era sincera consigo misma. —La verdad es que me gusta esa idea, aunque debería decir que soy una profesora muy estricta. —Se terminó el té e hizo una seña al camarero para que se acercara. Cuando el joven estuvo en su mesa le sonrió y le pidió un vaso de agua fría. Reconocía que el té sabía bien, pero la combinación de la bebida con aquel dulce le había dejado la boca un poco pastosa. Agradeció al camarero cuando le dejo el vaso, y se tomó la mitad del agua de un solo trago. —Y a parte de repartidor y actor, ¿qué más haces?




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Dom Dic 17, 2017 4:50 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia
Mi risa se incrementa cuando la de ella aparece después de haber cometido la osadía de bromear sobre los orígenes de las pirámides. No lo pude evitar, soy un bromista y me encanta hacer reír a los demás. Creo tan necesaria la risa como el comer, porque la primera alimenta nuestra alegría y optimismo.

Me fastidia un poco que en la actualidad Egipto no sea un buen lugar donde pasar unas vacaciones, por un momento se me ha olvidado que ahora es objetivo de muchos atentados. El mundo se lleva devorando a sí mismo desde tiempos inmemorables y me da una pena inmensa de que no hayamos evolucionado absolutamente nada. Porque para mi la evolución humana consiste en llegar a la cima de la comprensión y del respeto mutuo. A la Paz.  Es curioso y triste que en la actualidad estemos sumergidos dos guerras; una silenciosa y latente en el mundo de los humanos; y otra que acaba de estallar en el mundo de las sombras.

Tiempo al tiempo. Tengo esperanza de que todo se calme. — sonrío y la miro con comprensión. Debe ser duro que un país que adoras tanto y que forma parte de ti esté en una situación tan difícil. — Tal vez me llevaré un cubo y una pala de playa para hacer mis propias excavaciones — Le quito peso al asunto con esa tontería que se me acaba de ocurrir. Siempre lo hago cuando se toca temas delicados que no tuve intención de tocar por la posibilidad de hacer sentir mal a mi interlocutor.

Habrá dado la casualidad de que haya sido otro compañero quien te las haya entregado, somos unos cuantos repartiendo felicidad por toda Manhattan. — esbozo una divertida sonrisa y desvío la mirada hacia mi taza de té. Doy un trago de ella mientras con mi diestra jugueteo con la patita del gato de wagashi que se ha desprendido del cuerpo. De haberle entregado alguna pizza hace poco me habría acordado de ella sin dudarlo. Tengo muy buena memoria lo que me ha ayudado muchísimo orientarme en esta gran ciudad y también a destacar en los cursos de interpretación que he hecho.

Me ha dado la impresión de que me he precipitado al catalogarla como una persona divertida según lo que me dice, pero es que me lo parece. Digan lo que digan sus alumnos o sus colegas. De pronto me acuerdo de Javi que siempre intenta, según él, devolverme a la tierra y que no prejuzgue siempre tan positivamente a la gente. “Tío, es que en las primeras impresiones siempre ves amabilidad y simpatía en la gente, joder, apuesto que también en los atracadores”. Eso es exagerar las cosas, exagerar cómo soy pero… ¿acaso es malo? Es mi percepción de las cosas, del mundo y de la gente que pasa por mi vida. Es inevitable.

No creo que una profesión determine la personalidad de nadie. Puede tener alguna relación pero tampoco como para que te crean aburrida. — me rasco la cabeza, me muestro por un momento algo dubitativo  porque tampoco quiero aparentar que me estoy pasando de listo, que leo a las personas, las psicoanalizo o algo así… Parpadeo sin desviar en ningún momento mi mirada de sus ojos, entendiendo que quizás tenga razón en que su destino estaba escrito con rotulador permanente. Pero no había que quitarle mérito. — Algo más habrás hecho para conseguirlo, tener voluntad y ganas como mínimo. — insisto sin temor a quedar de pesado. — Ya… bueno, volvemos entonces a los estereotipos y en este caso tú lo rompe uno, como Lara Croft. — me río y rápidamente niego con la cabeza. — Ya sé que no la puedo usar para fortalecer mi argumento al ser un personaje ficticio pero está claro que existen más, en menor medida pero ahí están. Y una está tomándose una taza de té conmigo.

Levanto mi taza antes de beber de ella. Vuelvo a dejarla sobre la mesa pero mantengo mis manos a su alrededor para calentármelas. Sonrío de lado oyéndole oír lo que dice de Ross, es lo que esperaba teniendo profesiones tan parecidas, pero me sorprende que mencione a Joey. — ¿Tú tampoco compartes tu comida? — Se me escapa una buena carcajada porque el personaje lo merece. Junto a Phoebe y Chandler son los más graciosos. Avanza la conversación hasta que se me antoja compartir piso. ¿Culpable? Mi nueva amiga Ary, por supuesto. Ella no lo sabe, pero a todas las personas que conozco y con las que paso un buen rato se convierten automáticamente en mis amigos. — “Afortunadamente” Suena a que no te gusta compartir piso. — hay quienes les gusta demasiado su espacio personal y la soledad, no les juzgo, pero yo prefiero justo lo contrario. No me agrada mucho la soledad y llevo ya bastante tiempo con ella. No sé cómo no me he hecho ya con una mascota para que me haga compañía.

Uhhh ¿Debo asustarme? — Pregunto con gran diversión puesta en la mirada — Porque te aviso de que yo no me asusto fácilmente, no soy de los que se rinden o se achantan. — Ahora mismo me siento como el meme de ‘Challenge accepted’— Acepto el reto. — y para hacerlo oficial estiro mi brazo y espero que estreche mi mano. — Pues ya el tiempo sobrante lo dedico al ocio. Veo películas, series… Soy un amante de los videojuegos… Y cuando el clima no es un problema salgo a hacer Parkour. Me apasiona. Es el único deporte que practico ahora mismo. — Y odio tener que callarme más cosas de las que hago, pero no debo revelar a una mundana nada acerca de mi licantropía, y mucho menos del Praetor.




CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Dic 26, 2017 6:39 pm

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

Al hablar sobre Egipto y su mala situación, la tristeza se instaló en su pecho al recordar su última visita. Por suerte, se dijo mientras intentaba ocultar de su acompañante la tristeza que el tema había hecho crecer en ella, no tenía que preocuparse por que su padre se encontrase en el fuego cruzado. Nunca había agradecido tanto que su madre se hubiera fracturado una pierna como en aquellos momentos. Sonrió por la esperanza que mostraba Ulises y deseo poder ser tan positiva como él. Pero para su desgracia, Ary veía el mundo con las capas de realidad pura. No podía pensar que los problemas de su amado país se solucionaran con facilidad, como tampoco podía dejar de ver aquello que durante años había creído que era producto de su imaginación. Sonrió más ampliamente ante las ocurrencias de su acompañante y negó con la cabeza.

Con una pala de playa no creo que encuentres muchos tesoros. Es con todo un equipo experto y a veces no se consigue gran cosa. —Su comentario era sincero y con cierto tono de resignación en la voz. Recordaba las muchas veces que pasaba semanas en el desierto, con el calor abrasador sobre su cabeza, los escorpiones en su cama y las largas horas de trabajo para no encontrar nada más que jarrones rotos. Pero no se podía quejar, cualquier persona que tomaba aquel camino tenía presente que, a pesar de pasar su vida entera escavando en el desierto, podía no encontrar nunca un gran tesoro.

Felicidad no sé, pero calorías e hidratos de carbono a montones, seguro que sí. —bromeo. Pero aun así no podía negar que aquella era la única pizzería en la que pedía. Y para ella, que no era una gran fan de las pizzas, eso era decir demasiado.

Ary es consciente que es capaz de echarse tierra sobre su propio tejado al hablar así de si misma pero poco le importa. Era sincera. Y más que divertida, Ary podía ser considerada una obsesa del trabajo, pues era siempre lo primero en su lista de prioridades. Y, por ende, era consciente de aquello que dejaba a un lado por cumplir sus sueños profesionales, y pocas veces se arrepentía de sus decisiones.

Alzo una ceja al escuchar hablar a Ulises y apoyó su mentón en sus manos, mientras apoyaba sus codos en la mesa. Le hacía gracia el hecho de ser comparada con Lara Croft, sobre todo porque ella no era tan impresionante como aquella mujer de ficción. —La diferencia entre Lara y yo, a parte del hecho de que yo soy real, es que ella es capaz de hacer una patada voladora y yo no. Como mucho, te puedo romper la nariz de un puñetazo. —Miró la lisa superficie de la mesa y sopeso la idea de intentarlo. Nunca se había visto en la necesidad de romperle la nariz a nadie –aunque había conocido a varias personas que la habían tentado de hacerlo- pero estaba casi segura de ser lo suficientemente fuerte como para hacerlo. Al menos, para fracturarla.

Se encogió un poco de hombros y sonrió de forma misteriosa. —Puede que si comparta y puede que no… Depende de que este comiendo. Sobre compartir piso… Es más, una costumbre que el que no me guste. Pasar mucho tiempo sola es lo que tiene. —Volvió a encogerse de hombros y tomo de un solo trago lo que quedaba de su agua. El frió que había cogido en la calle por culpa de la lluvia, era en aquellos momentos algo del pasado carente de importancia. Miró la mano que le tendía Ulises en un acto de “sellar” el reciente trato que habían contraído y estiró la suya. Le dió un apretón firme y fuerte, pero sin llegar a ser brusca, de la misma manera que saludaba a las personas con las que se encontraba en las reuniones del museo del Cairo cuando le pedían que intercediera por ellos para conseguir fondos. Ary lo odiaba, pero siempre accedía. —Más que valentía, lo que debes tener es constancia y paciencia. Aprender sobre una cultura diferente a la propia no es algo fácil, y si es encima una que lleva desaparecida tantos siglos y que aún hoy es prácticamente un misterio incluso para aquellos que la estudiamos, es incluso más difícil. Y tedioso. Ten en cuenta, que no hemos descubierto más de una cuarta parte sobre Egipto. — Y en contra de lo que pudiese parecer, Ary no lo decía para desanimar al chico sino para que supiera que tan grande era la cueva en la que se metía, antes de que se encontrara a mitad de camino, sin luz, ni agua ni provisiones.

Espera, ese deporte… ¿no es el que hace el príncipe Dastan de la película de Prince of Persia?— Estaba casi segura de que era así, ya que admitía que había visto aquella película varías veces y admitía también que no había sido, exactamente, por el gran desarrollo de personajes y argumento.




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Ulises Rodriguez el Mar Ene 02, 2018 11:30 am

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia
Finjo desanimarme con un hundimiento de hombros exagerado, y curvando mis labios hacia abajo cuando me dice que ir con la pala de playa no será suficiente. Aguanto bien mi actuación poniéndole incluso ojos de cachorro abandonado, pero al final me río a mandíbula batiente. Ary no es de las que te sigue la corriente ni aunque sea para bromear, ya lo capto. Es directa llevándote hacia la realidad de la mano o empujándote hacia ella, todavía no lo tengo muy claro. Me cuesta mucho creer que se necesite tanto para descubrir nuevos fósiles en las excavaciones o cualquier otra cosa de aquella época antigua.

¿En serio? Cuando dices que no se encuentra gran cosa, ¿a qué te refieres? Porque ya te adelanto que para mí encontrar lo que sea, por diminuto que pueda ser, sería todo un descubrimiento. Pero claro, qué voy a decir yo que no se nada del tema, tú ya llevas años en esto. — Me encojo de hombros previamente antes de darle otro trago a mi té que ya se está quedando vacío. — Seguro que cuando empezaste alucinaste con tu primer descubrimiento. ¿Qué fue lo que encontraste? — Pregunté con gran seguridad y sin despegar mi mirada de la de ella, buscando ilusión en sus ojos.

Y otra vez de vuelta a la realidad. ¡Pero lo hace con toda la gracia del mundo! Vuelvo a carcajearme a gusto viéndome a mí mismo repartiendo las pizzas con una tabla calórica a su lado. ¿¡Qué más da las calorías que lleven!? Me recuerda a la gente que no disfruta de las cosas sin pensar en segundo plano las consecuencias que éstas tendrán.

Por esa vez no respondo, no soy capaz porque me sigo riendo y cuando me calmo ya estamos hablando de otro tema. Me lo estoy pasando genial, no paro de reírme, y aunque ese sea mi estado normal, no siempre es posible cuando se trata de un desconocido. No todo el mundo es tan receptivo como yo quisiera y Ary lo es.

Me tapo la nariz con mis manos, bromeando después de su “amenaza” y la miró simulando estar alerta a sus movimientos. — Nunca te daré razones para que me rompas la nariz, prometido. — Relajo mis manos alejándolas de mi nariz y me dejo caer con los codos sobre la mesa. Estoy tentado en pedir otro dulce pero sé que si lo hago, no voy a cenar los riquísimos fideos chicos que voy a hacerme, para eso he ido a comprar sus ingredientes en la mismísima chinatown. Eso me recuerda revisar un momento el par de bolsas que he traído conmigo y aparte de las gotitas de lluvia que resbalan sobre ella, todo está bien.

Sonrío divertido a su respuesta tan ambigua. Quizás no se parezca a Joey en el sentido de la comida, él tiene otras particularidades que me hacen ensanchar la sonrisa de oreja a oreja pero no digo nada porque no vaya ser que me malinterprete y entonces me gane ese puñetazo en la nariz. — Entendido, entendido. Yo llevo mucho tiempo solo pero no lo termino llevando tan bien cuando pasa demasiado tiempo. Como todo, tiene sus partes positivas pero… pff, me encanta la gente. El ruido. Me encanta socializar, y sentir que hay alguien más durmiendo bajo mi mismo techo. — Su apretón de manos me gusta, firme y con decisión, como debe ser. Eso quiere decir que volveremos a vernos para poder compartir pizza por conocimiento. — Ah, entonces sin problemas. Soy perseverante en todo lo que hago y paciente, sin duda. Seré un “alumno” ejemplar. — Bromeo antes de soltar una pequeña risotada — Eso la hace más maravillosa, que haya tanto por conocer todavía. — Ladeo un poco el trasero para coger la cartera del bolsillo trasero y busco en ella el pago. He pensado en invitarla pero no quiero privarle de la libertad de querer hacerlo ella. —  Puedo invitarte por haberte traído aquí a costa de mojarte otra vez y pisar algún que otro charco. — Sonrío con algo de apuro porque sí que he sido algo bruto pero como deduje, aquí consiguió entrar en calor.

Pero entonces… Ary dice algo que atravesaría el alma de cualquier gamer que se precie. La ha atravesado de lado a lado, y me veo en la obligación de dejar la cartera sobre la mesa y llevar mis manos sobre mi pecho, dramatizando el dolor que me ha producido sus palabras. Ese videojuego es el mejor que he jugado en mi vida, ¡¡el primero!! ¡En realidad es el antecesor de los Assassins Creed! Y que hicieran una película que no fuese fiel al juego me mató, a mi y a mis colegas. ¿¡De dónde salió ese nombre!? ¡El Príncipe de Persia jamás reveló su nombre!, ¡¿Y desde cuando el príncipe era originalmente un niño de la calle!? ¡Hollywood!! ¿¡Por qué!?

¡¡Ouch!! Tocado y hundido. — Vuelco los ojos y me dejo caer hacia atrás donde afortunadamente me recogen un par de cojines mal puestos a mi espalda. — Lo siento, lo siento — Me repongo costándome un poco pero con una sonrisa nerviosa en mis labios. — Es que… No me he podido reconciliar con esa película todavía. No tiene nada que ver con el videojuego excepto por la daga de las arenas del tiempo, y el parkour. — se me escapa un suspirito de resignación friki —  Pero sí, ese es el deporte que practico. Me he llevado cantidad de hostias, heridas bastante feas pero valieron la pena. Practicarlo otorga una sensación de libertad increíble menos cuando te cuelas durante demasiado tiempo en una propiedad privada, que entonces terminas en comisaría hasta que demuestres que no eres un ladronzuelo. True story — me encojo de hombros. Qué mal lo pasé aquella vez. Vi tarde el cartel que me prohibía el paso, sonaron las alarmas y  un par de policías me arrestaron. Aún recuerdo a la perfección el gélido metal rodeándome las muñecas.


Spoiler:
Off: Sorry por la tardanza. Resfriado y las fiestas!!



CKB
avatar
Mensajes : 52

Reliquias : 287

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia de Otoño
→viernes → 20:32 → Chinatown  → lluvia

Me refiero a que lo más usual es encontrar cerámica rota, y, aun así, debes tener mucha suerte para dar con ella. La idea que tiene la gran mayoría de las personas de que se pueden encontrar grandes cámaras funerarias solo escavando un poco, es totalmente falsa. Las excavaciones suelen focalizarse en el Valle de los Reyes, ya que es el lugar de descanso más conocido de los faraones y, aun así, pocas tumbas se han encontrado. — Suspiró. Sabía que en sus palabras se podía notar cierto desánimo, pero era algo que le ocurría a veces, cuando pensaba mucho en las pocas probabilidades que tenía de encontrar algo que revolucionara la historia de Egipto. Después de todo, se dijo, no era la primera ni sería la última persona con ese gran sueño por cumplir—. ¿Mi primer descubrimiento?

Se pasó un dedo por el labio inferior intentando recordar. Hacia demasiado tiempo que no pensaba en lo primero que había encontrado en una de las excavaciones de su padre.

Si no recuerdo mal, lo primero que encontré fue un shabti de piedra, con las piernas rotas. Fue en una excavación de mi padre que llevaba a cabo en la mastaba de Qar, cerca de la pirámide de Hetepheres I. La piedra caliza que cubría la mastaba había desaparecido por completo y había que entrar ya que las cámaras eran subterráneas. Y yo, como buena curiosa, me cole en el interior con el segundo grupo mientras mi padre catalogaba lo que había encontrado el primer grupo. —Se mordió el labio cuando el recuerdo inundo su mente. Casi podía jurar que escuchaba el sonido de la arena bajo sus pies, que podía ver las lúgubres y terroríficas sombras que las luces de las linternas proyectaban sobre los muros de piedra, el sonido de los escorpiones corriendo por el suelo y las paredes cuando la luz los enfocaba. La nostalgia la invadió, logrando que sonriera al recordar. —A veces se hace eso, se inspecciona un lugar ya conocido por si se pueden encontrar nuevos objetos, o cámaras. Y yo encontré mi shabti. Mi padre se enfadó mucho al ver que había entrado sin permiso en la mastaba, pero yo estaba muy feliz por haber encontrado mi tesoro.

Sonríe un poco más ampliamente al ver que la broma sobre las pizzas había sido bien recibida. Y no era como que se quejaba en verdad por las calorías y las grasas que esa clase de comida contenía, al fin de cuentas, pocas veces la comía y llevaba una vida lo suficientemente ajetreada como para no preocuparse demasiado de si engordaba o no.

Niega levemente con la cabeza ante la promesa de que nunca le daría razones para que tuviese que romperle la nariz, y aprovecha el momento en el cual se acompañante revisaba sus bolsas para asegurarse de que su móvil no se empapado con la lluvia. Suspiro de alivio al ver que el contenido de su bolso se encontraba libre de agua. Ante el tema de compartir piso, Ary no podía estar más en desacuerdo con el chico frente a ella. No odiaba a la gente y no era de esas personas que no podían compartir piso, pero valoraba mucho más el silencio. Pasaba gran parte de su tiempo entre cientos de personas, ya fuera en su trabajo como profesora como en los meses que pasaba en las excavaciones, conviviendo con el resto del equipo de trabajo, por lo que lo único que deseaba al regresar a su hogar era tranquilidad y silencio.

Al soltar la mano de Ulises, no puede evitar sonreír incluso más ampliamente que antes. —Reconozco que me gusta tu entusiasmo, y espero en verdad que seas un alumno ejemplar. —comenta. Lo ve moverse y sacar su cartera, por lo que ella misma toma su bolso en busca de su cartera. Niega suavemente con la cabeza antes las palabras del chico. —Muy caballeroso por tu parte, pero compartimos la cuenta. — Y su tono de voz, aunque amable, no dejaba lugar a replicas.

Hace un movimiento leve con la mano al camarero indicándole que les lleve la cuenta y se gira hacia Ulises justo para verlo hacer su teatro ante sus palabras. Alza una ceja y lo mira divertida, no sabiendo bien si reír abiertamente o no. Y al escuchar las palabras del joven frente a ella, decide reírse. —No soy de videojuegos, así que no sé en qué se parecen la película y el juego, pero si me gusto la película. Retrataron bastante bien las construcciones y vestimentas de los persas y la escenografía era maravillosa. —comentó cuando logro dejar de reír. Y la risa regreso a ella al escuchar la anécdota del chico. —Entonces, esperare a algún día de buen clima para que me des una clase de parkour. Quien sabe y hasta se me da bien y todo. —bromea divertida.

El camarero dejo en aquel momento la cuenta encima de la mesa y Ary la miró un segundo antes de tomar su cartera y sacar el dinero que le correspondía por el té y el dulce. Después, sus ojos se dirigieron hacia la ventana. —Sigue lloviendo, pero creo que no tan fuerte, así que, a costa de empaparnos un poco más, podremos encontrar un taxi cada uno. —comento más para sí misma que para el chico frente a ella, mientras calculaba cuanto tiempo podía tardar en llegar a la entrada de tren más cercana o cuanto podía tardar en encontrar un taxi libre.



Spoiler:
Lo siento mucho por la demora, pero entre el regreso a clase después de los reyes y mis problemas con mi pierna operada por mi impaciencia por volver a clases, no he podido contestar. ¡Lo siento! ¡Y feliz año nuevo!



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 157

Reliquias : 245

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.