29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28 # 27
8
NEFILIMS
8
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» La venganza se sirve... ¡Deliciosa! ((Irina Volkova))
Ayer a las 11:32 pm por Furude Yukine

» Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18
Ayer a las 8:03 pm por Irina Volkova

» [Trama global] Sigue las migas, lobito feroz |Laila VanMaxwell y Lizzie Peyton|
Ayer a las 6:10 am por Laila VanMaxwell

» Late at Night || Alistair
Jue Nov 15, 2018 8:39 pm por Ginger Nothman

» Night of reunions / Andreas
Mar Nov 13, 2018 10:23 pm por Zhenya Zhemkova

» ¿Y en este sitio por qué hay tanta gente? [Privado]
Mar Nov 13, 2018 10:01 pm por Alyssa Olivetti

» Something big [Privado]
Mar Nov 13, 2018 8:24 pm por Emily Yates

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Nov 12, 2018 5:37 pm por Andreas Lightbound

» Si pudieses elegir... ¿volverías a hacer lo mismo? [Amelia Silverbow]
Lun Nov 12, 2018 5:52 am por Amelia Silverbow

» Hora de llegada dramatica (Julyette)
Lun Nov 12, 2018 2:12 am por Amelia Silverbow

» Confirmaciones, actualizaciones de botón, link... Aquí.
Sáb Nov 10, 2018 8:57 pm por Invitado

» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Vie Nov 09, 2018 8:08 pm por Einar Sørensen

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Nov 09, 2018 6:44 pm por Einar Sørensen

» Hi! Do you need any help, kiddo? {Jordi Wilson}
Jue Nov 08, 2018 4:57 pm por Monstruos

» ... deberíamos reconstruir este lugar fuera de Lego || Simon Lewis
Mar Nov 06, 2018 11:57 am por Simon Lewis


Pizza con pepperoni y portazo [Winter J. White]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
Sábado → 21:45→ Residencias
Los sábados son una locura en el curro, y mucho más cuando llega la noche, que es cuando más llamadas recibimos aquí en la pizzería. Normalmente soy repartidor, pero mientras no me toca a mi transportar el pedido me dedico a ayudar en la cocina o a atender a los clientes cara a cara. Y lo cierto es que esta última función me encanta, ojalá me cambiaran de puesto. No es que no me guste repartir pizzas, que es como repartir felicidad, pero el trato con la gente me fascina y se me nota. Creo que a mi jefe le gusta mi trato con los clientes pero en alguna que otra ocasión me ha llamado la atención por haber congeniado demasiado con alguno. No me agrada mucho esa palabra, ¿Cuánto es demasiado? Esa palabra limita en todos los sentidos. Pero claro, cuando ya me hago, según él, “amiguito” de los clientes, teme que éstos se me suban a la chepa para que les añada ingredientes gratuitamente a sus pizzas, o les cuele un botellín de refresco a sus pedidos. Vale… admito que lo he hecho alguna vez sin que se haya dado cuenta pero tampoco es para tanto.

Creo que la simpatía que recibo por parte de ellos va más allá de la conveniencia. Mis compañeros de curro dicen todo lo contrario, y vaya debates abro respecto a  ese tema, pero ninguna de las dos partes damos el brazo a torcer. Aunque en mi parte solo estoy yo. Pero no importa, mi convicción es inquebrantable, así que este debate se reanuda cada vez que sale el tema. No me molesta, al contrario, es ideal para conocer el modo de ser y de pensar de mis compañeros y de mantener una conversación que nunca se convierte en disputa, porque para eso estoy yo.

Ahora mismo acabo de embadurnar la superficie de una de las pizzas con tomate, y ahora estoy echándole el queso rallado por encima. Este es la función más difícil.  No hablo de la dificultad de la actividad, sino de mantener bajo control mi voluntad, a la fiera que habita en mi interior y que desearía devorar todos los ingredientes en el tiempo que dura un pestañeo. Lo peor es cuando abren la puerta donde se encuentran los hornos, y que a causa de mi gran sentido del olfato, me llega el delicioso aroma de las pizzas recién hechas. Me meto un poco de prisa para salir de ahí, que noto que estoy salivando. Estoy distribuyendo sobre la pizza varias el jamón cocido cuando me dan aviso de un reparto a domicilio. — ¡¡Oído!! ¡¡Voy!! — Lavo rápidamente mis manos y salgo escopetado hacia mi moto. Mi compañero David acaba de meter el pedido en el compartimento de la moto y le da un suave golpe. — Buen viaje, Ulises. — emite una pequeña risotada a la par que me entrega la dirección a la que debo entregar la pizza. Abro los ojos de par en par. — ¡¡Esto está en las afueras!! ¡¡Esto es todo un reto!! ¡Genial! ¡Llegará a tiempo! — me monto en la moto y salgo escopetado hacia mi destino. No me da tiempo a ver la cara de ingenuidad que se le ha quedado a David al ver que en vez de fastidiarme la distancia, me ha entusiasmado. A todo le veo el lado bueno, de ahí que Javi me llame de cachondeo "El Optimista" en referencia a un vídeo que hizo un Youtuber hace mucho.

Conduzco rápido pero con cuidado. Se me viene a la mente la escena de la peli de Spiderman cuando Peter Parker tiene que sortear varios vehículos para llegar a tiempo a una entrega aunque no lo llega a conseguir, ¡pero yo sí, y sin telarañas! El viaje me toma como un cuarto de hora al completo. No he podido reducirlo más, espero que el cliente no se enfade porque a mano no tengo nada para compensarle. Cojo la pizza y voy hacia la entrada. Curioseo el bonito jardín de la casa. El olor de las flores divinamente cuidadas se cuelan por mis fosas nasales, lo que me despista muchísimo cuando detecto un olor conocido a las puertas del hogar. Llamo al timbre y sonrío de oreja a oreja, dispuesto a alegrarle la noche con la entrega de su rica pizza.
avatar
Mensajes : 61

Reliquias : 293

Temas : 4/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
→ Sábado → 21:45 → Residencia de La inspectora White
- ¿Hola? ¿Hay alguien en casa?- Preguntó Winter a voz en grito mientras dejaba el maletín del trabajo en la mesa del comedor. No le sorprendía que Sugar no estuviera en casa porque ella era un alma libre y casi siempre salía con sus amigos después del trabajo, pero Alana era diferente. Después de haber vivido el violento asesinato de sus padres, la muchacha sentía cierto pavor a quedarse sola, salir o incluso permanecer con la luz apagada... y la casa estaba sumida en la penumbra. Suspiró quitándose la chaqueta y colgándola en el perchero que había en la entrada, situado a tres metros en diagonal de la escalera que conducía al piso superior, se dispuso subir hasta el segundo piso. El pasillo estaba completamente a oscuras a excepción de la fina línea de luz que se proyectaba en la pared del fondo, procedía de la puerta del dormitorio de Alana. Caminó hasta allí y golpeó un par de veces la hoja de madera con los nudillos. - Ya he llegado, Alanis.- Casi inmediatamente escuchó el pestillo moverse y la puerta se abrió de par en par, revelando el risueño rostro de la castaña. Se notaba que se alegraba de que hubiera llegado ya y no tuviese que permanecer más tiempo sola. - ¿Quieres que pida pizza?- Preguntó acariciando con afecto el cabello oscuro, sabía que no era fácil pasar lo que ella estaba pasando. La amnesia, la muerte de sus padres, irte a vivir con una extraña... y debía reconocer que se estaba adaptando muy bien.

Llamó a la pizzería mientras se servía una copa de vino blanco. - Sí, una familiar... esa es la más grande, ¿verdad? ¿Sí? Pues esa, esa... ¡con doble de queso!- Murmuraba mientras luchaba contra el abre botellas y sostenía el teléfono entre la cabeza y el hombro. - Está bien, no se preocupen por el tiempo. Gracias por todo.- Y dicho esto colgó con la izquierda mientras que con la diestra vertía el claro líquido en la copa, una sensación fresquita invadió su mano... ¡El vino estaba derramándose! Después de limpiar todo el desastre alcohólico que había causado, puso la televisión y se sentó en el sofá. Su cena no tardaría en llegar.  

Después de media hora el timbre sonó y Winter se levantó del sofá, dejando la copa medio vacía en la mesita de café. - ¡Voy!- Exclamó tomando el monedero y caminado hacia la puerta, para abrirla con una sonrisa. - ¡Buenas no- -Basta decir que el matiz dulce de su voz murió en el momento en que la rubia posó sus azules ojos en el muchacho, reconociéndolo a una velocidad espeluznante. - No, no, no, no.- Abruptamente cerró la puerta. Su corazón martilleaba con tanta fuerza que le dolía el pecho, su cuerpo temblaba de forma violenta y sus piernas lejos de querer echar a correr, amenazaban con dejarla caer, y eso por no hablar de su respiración, la cual se entrecortó haciéndole prácticamente imposible respirar. - Socorro... ayuda...- Susurró con esfuerzo mientras se derrumbaba en el suelo, intentando bajarse el cuello del vestido para que la sensación de ahogo la abandonara. En su mente se repetía aquella noche en bucle: las peligrosas fauces del animal, su zarpa alzándose sobre ella con un claro objetivo, los ojos brillando como un arma en la oscuridad...- Aléjate, por favor, por favor.- Suplicaba al espejismo que se había formado delante de ella.




I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 983

Reliquias : 867

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
Sábado → 21:45→ Residencias
Mi sonrisa, esa tan amplia y brillante, se desvanece de sopetón cuando mi mirada impacta contra un rostro que llevo grabado en mi memoria desde hace más o menos un año. Me quedo petrificado sin poder reaccionar a sus rápidos reflejos de cerrarme la puerta en las narices. Parpadeo enérgicamente varias veces, muy confuso, pero consciente de que mi corazón está latiendo demasiado deprisa, consciente de que un sentimiento adormilado acaba de despertar para hacer estragos en mi consciencia: la culpabilidad.

La escucho a la perfección murmurar seguidas negativas, y también oigo su acelerada respiración y posteriormente una petición de ayuda. Está pidiendo socorro por mi culpa, porque me cree una amenaza. Trago saliva costosamente, y me pego a la puerta. — No… No por favor, tranquilízate. No vengo a hacerte daño.

Ahora comprendo la sensación de familiaridad cuando llamé a la puerta, si no fuese por las lores la hubiese identificado y me hubiera preparado para esto. Cierro los ojos, frunzo el ceño y evoco algunas imágenes que actúan como fotogramas en mi memoria. Pasaron únicamente ocho o nueve meses desde que fui transformado y me la encontré esa fatídica noche. Todavía estaba en proceso de adaptación, me costaba controlar mi forma lupina, y además, fui tan idiota que me retrasé y no llegué a casa antes de que la luna llena se alzara. Por eso ella me encontró en pleno proceso de transformación, y por ello le hice daño para apartarla de mi. Esa fue mi única intención, jamás quise hacerle daño. Los recuerdos siguientes se desfiguran y se convierten en una sensación de dolor físico insufrible.

Ábreme, por favor — No recibo respuesta. Está sumida en una crisis nerviosa de la que no es capaz de salir, por tanto pulso la pequeña palanca externa de su cerradura para probar suerte por si dejó la puerta abierta, y así es. Me adentro en su casa dejando la pizza a un lado en el suelo, cierro la puerta y la rodeo lentamente para que me vea venir. No sé si esto es lo peor que puedo hacer, pero sinceramente… no se me ocurre otra forma de tranquilizarla. Lo único que deseo es que sepa que soy un tipo inofensivo.

Me arrodillo para quedar a su altura, y le miro una expresión afligida. No recuerdo la última vez que me sentí de esta manera, ¿meses? ¿Años? ¿Nunca? La sostengo de los hombros y la agito suavemente para que reaccione mas no lo logro. Entonces la obligo a mirarme, por lo que llevo mis manos a su rostro y lo levanto para que sus ojos se topen conmigo. — No voy a hacerte daño. Yo… lo siento. Nunca quise herirte, fue un error de descontrol. — cojo aire. — Tranquila. Respira ampliamente. Este repartidor no va hacerte ningún daño, como mucho iba a cobrarte la pizza pero por el sofoco que te estoy dando me lo descuento del sueldo— le sonreí un poco sin soltarle el rostro en ningún momento. Siempre me apoyo en el humor para animar a los demás aunque lo cierto es que nunca me he enfrentado a algo parecido a esto.
avatar
Mensajes : 61

Reliquias : 293

Temas : 4/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
→ Sábado → 21:45 → Residencia de La inspectora White
 Las orbes zafiro se abrieron drásticamente cuando escuchó como el joven le pedía que le abriera la puerta. ¿Por qué iba a hacer semejante locura? pensó negando con la cabeza efusivamente ya que era incapaz de alzar la voz, parecía haberse quedado muda de golpe. ¿Cómo había dado con ella? ¿Cómo la había encontrado? ¿Sería tan cínico como para ir a buscarla un año después del incidente? La venganza es un plato que se sirve frío, dulce para quién la entrega y amarga para quién la toma. le hubiera dicho el demonio que la custodiaba meses atrás... pero, ¿tan dulce resultaba cómo para esperarse doce benditos meses? ¿Habría esperado a que se sintiera segura para ir a por ella?

La cabeza de la inspectora trabajaba a mil por hora, imaginando las posibles muertes que podía sufrir a manos de un licántropo. No obstante, el ruido que hizo la cerradura al abrirse la obligó a elevar la mirada hasta la puerta para contemplar horrorizada como el protagonista de su alocada pesadilla entraba en la casa. Sus ojos se clavaron en ella y comenzó a caminar, rodeándola. ¿Eso era un truco lupino para asustarla? Porque estaba siendo muy efectivo. Durante los eternos segundos que tardó en acercarse a ella, Winter trató de mimetizarse con el suelo desesperadamente agachando la cabeza al borde del llanto.

Una sensación cálida sostuvo sus hombros, pero lejos de reconfortarla, sus hombros se tensaron de forma dolorosa y la mano que aferraba el cuello de su vestido se alzó interponiendose entre ellos, intentando cubrirse de un futuro mordisco. -No.- Murmuró jadeante. - No se lo conté a nadie. Te lo prometo.- Si tan sólo ella no hubiera sido presa del pánico, se habría percatado de la ternura que brillaba en el marrón de sus ojos. - Ni siquiera fui al hospital para que me lo curaran, lo hizo el demonio que te atacó. Nadie sabe lo que eres. Él no se lo dijo a nadie, está muerto. - Y pronto yo también.

Un par de zarandeos la hicieron dejar de balbucear y obedeciendo la silenciosa demanda del moreno, conectó sus miradas. - ¿Re- repartidor?- Preguntó entrecortadamente debido a los últimos estragos del miedo que la había dominado minutos antes. Con cuidado, vislumbró la pizza que había dejado en el suelo, a un metro de ella y su entendimiento empezó a aclararse. - ¿No quieres acabar lo que empezaste? - Examinó el rostro del joven, todavía notando su corazón desbocado pero más tranquila. - ¿Tú sabías dónde vivo?- No parecía querer hacerle daño, sus manos no se habían convertido en garras y tenía un aura extrañamente serena para ser un ser medio demoníaco con ganas de sacarle las entrañas a cualquier mundano.


Última edición por Winter J. White el Dom Ene 07, 2018 7:22 pm, editado 1 vez



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 983

Reliquias : 867

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
Sábado → 21:45→ Residencias
Pocas cosas en esta vida me angustian. Apenas nada me hace sentir mal conmigo mismo, ni esa molesta opresión propia de la ansiedad intentando atravesarme el pecho. Pero de esas pocas cosas, el infligir miedo a alguien con mi sola presencia es la peor. La muchacha me está mirando horrorizada como si yo fuese la propia muerte cargando entre sus huesudas manos la parca. El recuerdo de haberla hecho daño hace año y medio no ha dejado de perseguirme. Cada vez que pensaba en ello notaba a la tristeza intentando hacerse un hueco en mi corazón, pero nunca la dejé quedarse permanentemente. Mas sabía que si no la buscaba, ese sentimiento seguiría acechándome hasta el fin de mi días. Es duro no tener el control de tus propios actos, de hacer algo que jamás en la vida habrías hecho por propia voluntad sin poder remediarlo. Ahora que la casualidad me ha ayudado a encontrarla no voy a desperdiciar la oportunidad de limpiar mi conciencia, y de paso hacer que esta chica deje de sufrir tanto. Porque por cómo me mira no me sorprendería saber que sufre pesadillas conmigo y de las repetitivas.

Siento el efecto que causa mis manos sobre sus hombros pero no me echo atrás. No es momento de demostrar inseguridad. Mis siseos para intentar clamarla son inútiles pero igual los hago. Cualquier intento aunque sea en vano merece la pena porque no voy a dejar de hacer todo lo posible para arreglar esto, para pegar los trozos de su tranquilidad rota. Me dejo llevar solo unos segundos por la impotencia. Soy humano al fin y al cabo, y esta situación es complicada. Habla de algo que no tiene importancia aunque agradezco que nunca me denunciara a ningún nefilim, si es que es que sabe de su existencia.

Lo único que me alivia es saber que ese demonio ha muerto. No le deseo la muerte a nadie, ni se me pasa por la cabeza pero los demonios son una excepción. Son seres malévolos que solo buscan la destrucción de nuestro mundo aprovechándose de los humanos para engendrar brujos a los que luego buscan para que se unan a su causa. — Eso no importa, no te buscaba para dañarte —. Repito sin cansarme. Tampoco me canso en mi intento de hacer que reaccione y creo que lo he logrado porque por fin me mira sin tanto miedo en la mirada.

Sí, eso es. Solo soy un repartidor de pizza — no soy solo eso. También soy un talentoso actor y especialista pero no es momento de alardear de eso. Me permito sonreír otra vez al notar que me está escuchando y que ha encontrado con la mirada la pizza — Claro que no. Nunca quise hacerte daño. Era un novato, me encontraste antes de que llegara a encerrarme y… me descontrolé. Lo siento. Solo intentaba alejarte de mi pero al hacerlo te herí.  — suspiro. Paso mis manos por sus cabellos para echárselos hacia atrás y las alejo, no quiero agobiarla con tanta cercanía. No quería invadir así su espacio personal pero fue necesario. — Qué va. Te he estado buscando todo este tiempo para pedirte perdón pero fue imposible hasta ahora. Siempre encuentras algo que no estás buscando en ese momento— desvío la mirada hacia la pierna, recuerdo habérsela dejado completamente ensangrentada — ¿Estás bien? Dime que no te dejé ninguna secuela irreparable, por favor — pregunté con ansiedad, con mis ojos preocupados clavados en ella.
avatar
Mensajes : 61

Reliquias : 293

Temas : 4/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
→ Sábado → 21:45 → Residencia de La inspectora White
 La verdad impregnaba la voz del muchacho, dejándole claro a la rubia que él no tenía ni la menor intención de acabar lo que más de un año había empezado. El saber que no corría peligro resultó ser tan aliviador como reconfortante y las orbes azules de la inspectora se clavaron en los ojos color chocolate que tenía delante. Una inesperada calidez acarició su frente retirando las hebras doradas que se habían deslizado hasta su rostro, ni siquiera se había dado cuenta de que le dificultaban parcialmente la visión. La mirada del joven descendió hasta su pierna derecha, donde en su día había estado el inmenso zarpazo pero que en aquel momento no era más que cuatro finas líneas de un color rosáceo. Milagros de la medicina.

- Antes era más grande... pero logré reducirla. Llamaba demasiado la atención.- Respondió acerca del souvenir licantropil que le había sido otorgado.- Mis amigos preguntaban demasiado y me resultaba difícil explicar que me había encontrado un lobo en medio Nueva York.

Winter había optado por no tocar el tema de las secuelas psicológicas, esas que no se ven a simple vista pero que son las más despiadadas y persistentes. No obstante, gracias a su ataque de pánico había sido demasiado evidente que las tenía. Lo que él no se podría imaginar ni en un millón de años era que la masacre ocurrido en agosto del 2016 en Times Square las había agudizado hasta el punto de rememorar el ataque en sueños. En un principio, la inspectora White no había logrado entender cómo habiendo vivido en primera persona la matanza de cientos de personas a manos de Sebastian y sus demonios, su cerebro prefería recordar el incidente ocurrido con el moreno. Era obvio que había sido mucho peor ver a su hermana en las fauces de un inmenso lobo demoníaco, que un hijo de la luna le regalara un zarpazo...Sin embargo, después de veinticuatro horas de meditación y una caja de seis donuts, llegó a la conclusión de que su inconsciente culpaba al licántropo por haberla inmerso en el mundo de las sombras, del cuál en la actualidad le era imposible salir.

Mas, jamás se hubiera esperado que su agresor fuera un repartidor de pizza con sonrisa amable y ojos tiernos. Le chocaba demasiado el hecho de que el joven no se acercara ni por asomo al prototipo de psicópata o maleante que encontraba satisfacción a costa del dolor ajeno. - ¿Cómo te llamas?- Preguntó aún temerosa con la mano todavía en el cuello del vestido.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 983

Reliquias : 867

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
Sábado → 21:45→ Residencias
Mis ojos se topan con la marca que le dejé, la misma que le recordaría aquella nefasta y terrorífica noche. No quise hacerle daño. Entonces era un cachorro que no controlaba su fuerza ni sus instintos. Recuerdo el dolor que invadió completamente mi cuerpo cuando mis huesos comenzaron a desencajarse y hacerse hueco en mi cuerpo adoptando una postura diferente, lo mismo ocurría con los músculos y mis tendones que me obligaban a agacharme y a adoptar la pose de un auténtico depredador. Es un proceso grotesco y doloroso del que no me acostumbraré. En mis adentros siempre temo cuando la luna llena se alza sobre la ciudad porque sé lo que significa. No soy de los que temen, ni de los que se deprimen, pero esos días tan señalados de cada mes me suelen afectar principalmente por el miedo que me producen.

La miro con atención plena. Me alivia que haya conseguido disminuir la cicatriz, porque ya demasiado tuvo con llevarse un susto de muerte y posiblemente una trauma, como para también sentir complejo a causa de una cicatriz fea y enorme. No quiero resultar pesado porque todo lo que siente acerca de lo sucedido aquella noche ha sido descubierto en cuanto abrió la puerta. No me hace falta formular típicas preguntas de las que ya se tienen respuestas pero me siento tan impotente. Me gustaría ayudarla pero no sé si mi presencia la perturba más que estando sola, al fin de cuentas yo he sido responsable de la crisis de ansiedad que le acaba de dar.

Siento mucho que te vieras envuelta en todos esos apuros aunque fuesen nimiedades comparado con cómo te has sentido y sigues sintiéndote ahora. — No quiero quitar importancia a los problemas que pudo tener para encontrar respuestas a las cuestiones de sus amigos pero si nos ponemos a comparar… Lo que importaba y lo que importa ahora mismo es que ella esté bien. Físicamente lo está pero psíquicamente sigue afectada. No se me quita de la cabeza la manera en la que me ha mirado y el modo en el que ha intentado huir de mi aun estando en el suelo.

Ulises. Me llamo Ulises—. Me apresuro a responder con una pequeña sonrisa en mis labios sin poder ocultar la preocupación que se ha mudado a mis ojos. Veo correcto alejarme de ella, continúa tensa. Me levanto del suelo y doy un par de pasos hacia atrás deslizando a la par mi mano hacia ella para ofrecerle ayuda para levantarse. Siento una horrible contradicción dentro de mi. Quiero darle espacio y tiempo, pero por otra parte noto unas irremediables ganas de remediar lo que hice. No me importa cuanto haya que esperar para poder ver los resultados.

¿Y tú? —  Mi mano continúa paralizada a su alcance con la palma hacia arriba—. Sé que debe resultarte muy difícil, o casi imposible, pero te pido que confíes en mí. — esbozo una de mis mejores sonrisas, de esas abiertas sin embargo mi mirada que se estrecha se humedece ligeramente.

avatar
Mensajes : 61

Reliquias : 293

Temas : 4/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
→ Sábado → 21:45 → Residencia White
El cuerpo de Winter era un cóctel de emociones combinadas a punto de estallar. ¿Qué se suponía que debía hacer? Nadie le había advertido sobre que se volvería a encontrar con el lobo que prácticamente la metió en el mundo de las sombras, así cómo tampoco le habían facilitado un manual sobre cómo manejar semejante situación. El moreno parecía haber dicho la verdad y aunque la inspectora quería creerle, había algo en ella que se lo impedía. - ¿Ulises?- Preguntó parpadeando un par de veces, extrañada. - ¿Cómo el protagonista de la Odisea? - Si no hubiera estado tan asustada, probablemente se habría echado a reír por lo irónico de la situación. Una Odisea era lo que estaba pasando ella para poder respirar y hablar sin sufrir un paro cardíaco en el intento.

Haciendo gala de una agilidad envidiable, el muchacho se levantó para alejarse varios pasos de la rubia y así darle espacio para recomponerse. Gracias a dios. Pensó, sintiendo como poco a poco recuperaba el poder de su propio cuerpo. No obstante, Winter no esperaba que el moreno hiciera movimiento alguno y cuando le tendió la mano para ofrecerle ayuda, ella creyó que la iba a atacar. Inconscientemente, los brazos de la inspectora cubrieron su rostro en un intento de evitar un posible ataque.

Tardó varios segundos en entender las intenciones de su inesperado asistente y cuando lo hizo, se sintió tonta. - Me llamo Winter.- Respondió bajando la mirada mientras se atusaba el vestido, intentando mantener la compostura que había perdido minutos atrás. - Creo que es pronto para confiar en ti, pero, puedo intentarlo.- Un suspiro dramático se escapó de sus labios, no le gustaba ser la damisela en apuros y últimamente no paraba de interpretar ese odioso rol. - ¿Qué podría pasar?- Inquirió cogiendo la mano del muchacho para tomar impulso y levantarse. Por unos segundos se sintió ingrávida, supuso que era la fuerza del licántropo ya que la suya estaba vete a saber tú dónde. - ¿Cuánto tiempo llevas siendo...?- Se mordió el labio con nervios. - Ya sabes... eso... ¡Auuuu!- Aulló cómicamente. No, no pretendía ser divertida, sencillamente es que no tenía el valor de decir la palabra licántropo.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 983

Reliquias : 867

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
Sábado → 21:45→ Residencias
Genial, agradezco tener un nombre tan peculiar como para que la chica pregunte por él y se distraiga de su temor durante… ¿Cuánto? ¿Unos segundos? Serán suficientes para darle un respiro a su pobre y encogido corazón. Sonrío abiertamente mientras asiento con la cabeza. — Sí, el mismo. Aunque hubo una época friki de mi madre en la que se obsesionó tanto con la serie animada de Ulises 31 que se juró a sí misma ponerle ese nombre si alguna vez tenía un hijo. Cumplió su promesa. — No me canso de contar la historia, me parece la mar de graciosa teniendo en cuenta que lo más lógico hubiera sido llamarme por este nombre directamente por el personaje mitológico y no por una serie de dibujos donde metieron a dicho personaje. Una locura.

Me quedo un ratito alejado de ella a la espera de que se encuentre mejor, pero debo ser demasiado optimista si espero que en un chasquido de dedos se relaje completamente y me invite a sentarme en el sofá mientras ella se come la pizza. Pero casi casi ¿eh? No lo puedo evitar. Siempre espero lo mejor de las situaciones, hasta en las más complicadas. Esa conducta mía es lo que me ha hecho entregarle mi mano para ayudarla a levantarse y a que confíe en mí, pero lo que no espero es que ella se cubra con sus brazos. Abro mucho mis ojos cuando veo eso, no lo espero y noto que algo se quiebra en mi interior pero no permito que se me note. Es una sensación extraña porque nunca dejo que nada negativo me afecte pero por esta vez no lo he logrado evadir.

Encantado de conocerte, Winter. — Vamos a olvidarnos de la costumbre española de dar dos besos en la mejilla para saludar, porque entonces ya sí que termino de matar del susto a esta chica. Me quedo un poco bloqueado cuando se sincera conmigo diciéndome que de momento no puede confiar en mi, pero al final asiento con la cabeza en señal de comprensión. Me cuesta entenderlo porque yo no dañaría a nadie de manera consciente. Al menos ha cogido la mano que le he tendido para levantarse.

Me deja a cuadros cuando me pregunta acerca del tiempo que llevo siendo un licántropo de esa forma tan… tan… cómica teniendo en cuenta las circunstancias que nos ha llevado a esta situación. Y es que no lo puedo remediar, me tengo que reír. Me río a carcajadas, río a mandíbula batiente y eso me obliga a llevarme las manos a la boca para acallar el sonido. Sé que no es el momento para reírme pero he sido incapaz de evitar la carcajada. Carraspeo y fuerzo callarme la boca y ponerme serio. — Lo siento, perdóname. No pretendía reírme de la situación. — digo con angustia aunque mi rostro todavía siga colorada de la risa, pero lo digo en serio. La risa como el llanto cuando llegan no se pueden evitar. Como cuando me dio por reírme en una misa de difuntos a mis quince años… Toda una falta de respeto que no quise cometer pero todo se debió a una expresión del cura que mi mente malinterpretó. — Fue… fue a finales de 2015. Estaba de celebración, me emborraché como nunca y tomé un rumbo que no debí haber cogido. — Sonrío y me encojo de hombros, no me lamento por lo que me sucedió, de nada serviría.

Cojo la caja que contiene la pizza y la dejo sobre la mesa baja del salón. Ya está templada pero apuesto que no es lo que más le preocupa ahora. — Oye… no sé si tienes apetito ahora pero pienso que te vendría bien tomarte una infusión que te ayude a relajarte. Podría echarte un cable pero si mi presencia te perturba puedo marcharme ya. — Y lo haré inmediatamente cuando ella esté de acuerdo pero le dejaría mi teléfono móvil para volver a hablar. No quisiera que nuestra relación acabe de esta forma.

avatar
Mensajes : 61

Reliquias : 293

Temas : 4/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9349-ulises-rodriguez#81407http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9356-rs-ulises-rodriguez#81432http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9357-cr-ulises-rodriguez#81433
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Pizza con pepperoni y portazo
→ Sábado → 21:45 → Residencia White
La risa del licántropo llenó cálidamente el recibidor de la casa y Winter ladeó la cabeza con un gesto muy peculiar parecido al de un pajarito curioso. Por unos minutos observó, perpleja, como el muchacho se carcajeaba sin parar y casi por acto reflejo, la inspectora White curvó sus labios en una sonrisa. ¡Pero es que la risa de Ulises era muy contagiosa! - ¡Claro que no! ¡Porque te querías reír de mí! Y no deberías, aventurero espacial.- Exclamó ella empujándole suavemente, intentando parecer enfadada aunque su sonrisa la delataba.

La expresión de Winter cambió radicalmente cuando las palabras brotaron de los labios del muchacho. Ulises no había escogido su maldición, quizás como la mayoría de licántropos del mundo... La rubia frunció el ceño ligeramente cuando una frase que él había dicho se le hizo demasiado familiar.

Tomé un rumbo que no debí haber cogido.

Al igual que él, Winter también había tomado un rumbo que no debía y se metió en un callejón prácticamente abandonado, donde se había encontrado con él. Pero... ¿podía culpar a Ulises de todos sus problemas a raíz de aquella noche? La respuesta fue casi instantánea. No. Ella fue la que quiso meterse en el mundo de las sombras, ella fue la que quiso investigar. ¿Qué culpa tenía él de ello? Podría haberse mantenido al margen de todo después del souvenir licántropil pero no lo hizo, siguió sumergiéndose en un mundo que no era el suyo. El ruido del cartón de la pizza chocando contra la mesita del café la hizo volver en sí. No tenía derecho a culparlo de todos los acontecimientos, y mucho menos de sus épicas metidas de pata.

-Pareces buena persona.- Pensó en voz alta, sin ser siquiera consciente de lo había soltado como si nada. - ¿Quieres una infusión?- Sus labios esbozaron una pequeña sonrisa dulce. Con un gesto de cabeza le indico que le siguiera por el pasillo, hasta el comedor que cruzaron hasta llegar a la cocina. Todavía se sentía un poco turbada por haberse topado con el que le abrió las puertas a lo intangible, aunque debía admitir que lo que más le desconcertaba era haberse encontrado con un joven de ojos brillantes y bondadosos en vez de un un licántropo frío e irascible. - Esperaba que fueras un ser cruel y cínico. Justificar mi miedo con que un desalmado me hirió cuando yo trataba de ayudarle, pero me lo estás poniendo muy difícil. - Explicó llenando la tetera metálica de agua y poniéndola a calentar.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 983

Reliquias : 867

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.