29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28 # 27
8
NEFILIMS
8
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» [Trama global] Sigue las migas, lobito feroz |Laila VanMaxwell y Lizzie Peyton|
Hoy a las 6:10 am por Laila VanMaxwell

» Late at Night || Alistair
Ayer a las 8:39 pm por Ginger Nothman

» Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18
Miér Nov 14, 2018 9:45 pm por Irina Volkova

» La venganza se sirve... ¡Deliciosa! ((Irina Volkova))
Miér Nov 14, 2018 9:25 pm por Irina Volkova

» Night of reunions / Andreas
Mar Nov 13, 2018 10:23 pm por Zhenya Zhemkova

» ¿Y en este sitio por qué hay tanta gente? [Privado]
Mar Nov 13, 2018 10:01 pm por Alyssa Olivetti

» Something big [Privado]
Mar Nov 13, 2018 8:24 pm por Emily Yates

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Nov 12, 2018 5:37 pm por Andreas Lightbound

» Si pudieses elegir... ¿volverías a hacer lo mismo? [Amelia Silverbow]
Lun Nov 12, 2018 5:52 am por Amelia Silverbow

» Hora de llegada dramatica (Julyette)
Lun Nov 12, 2018 2:12 am por Amelia Silverbow

» Confirmaciones, actualizaciones de botón, link... Aquí.
Sáb Nov 10, 2018 8:57 pm por Invitado

» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Vie Nov 09, 2018 8:08 pm por Einar Sørensen

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Nov 09, 2018 6:44 pm por Einar Sørensen

» Hi! Do you need any help, kiddo? {Jordi Wilson}
Jue Nov 08, 2018 4:57 pm por Monstruos

» ... deberíamos reconstruir este lugar fuera de Lego || Simon Lewis
Mar Nov 06, 2018 11:57 am por Simon Lewis


How you get the girl (Parte 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Dic 12, 2017 4:13 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Casa Unifamiliar White/Calles de Nueva York → Pasada la media noche → Tormentoso
Estaba bastante seguro de que nunca había corrido con tanto empeño en su vida para algo que no fuera perseguir a un demonio en fuga. Atravesó la puerta de la casa de Winter tan rápido como un suspiro y se lanzó hacia la calle en busca de su motocicleta, sin disimular ni siquiera un poco su desesperación al sacar las llaves e intentar ponerlas en el contacto de la manera más torpe posible, al borde de que  casi terminaran por caérsele al suelo. Un relámpago iluminó el cielo por un breve instante acompañado de un estallido que retumbó en sus oidos, haciendo que Aiden alzara la vista  y viera la enorme nube de tormenta que flotaba sobre los edificios a lo lejos y el manto de lluvia torrencial que caía sobre toda aquella parte de la ciudad. Pero no tenía tiempo que perder,  por lo que encendió la motocicleta e incluso antes de siquiera pensar en algo, ya se había perdido en la noche y se dirigía hacia la nube monstruosa que parecía devoraría la ciudad entera en cualquier momento.

14 días antes.
« Enterarse de las cosas por terceros nunca era fácil de digerir, pero lo era mucho menos cuando lo que se enteraba le hacía sentir que todo se venía abajo de un momento para el otro. Y fue aquella sensación de derrumbe total que le hizo darse cuenta lo mucho que necesitaba a Julyette Lutegui en su vida. Más aún, le hizo reaccionar y finalmente quitarse las vendas que había tenido en los ojos todo este tiempo; se dio cuenta lo mucho que le gustaba.

Pero eso ya no importaba, porque había llegado el aviso de que Julyette debía regresar al Instituto de Paris, a donde pertenecía ¿Y él? Él no podía irse del Instituto de Nueva York. Tenía mucho que hacer allí. Tenía a Mac allí y estaba seguro que enloquecería completamente si volvía  a alejarse de ella. Y también estaba  Calem y el misterio aún no resuelto sobre la muerte de su madre  ¿Significaba esto que todo se había acabado? ¿Pero que era ese “todo” precisamente?

Aiden había dejado de escuchar lo que uno de sus compañeros cazadores le estaba diciendo, pues  en su mente lo único que le había quedado de todo lo que le había dicho, era que Julyette se marcharía. El muchacho no lo meditó mucho más e interrumpió la charla que el otro chico había entablado con él, agradeciéndole que le hubiera puesto al tanto y luego girándose para alejarse por los pasillos del Instituto con el rostro blanco como un papel y una indiferencia que en realidad ocultaba mucho más de lo que parecía. Solo tenía clara una cosa y eso era que lo mejor  que podía hacer por sí mismo sería olvidarla »

Las calles de Nueva York parecían de un pueblo fantasma, aunque aquello tenía que ver con que Aiden había optado por el camino rápido y menos transitado, a pesar de las altas horas de la noche. Le costaba concentrarse en el camino que estaba tomando y si no fuera por lo acostumbrado que estaba a regresar desde la casa de Winter al Instituto, a modo que lo hacía de manera casi automática, probablemente hubiera terminado completamente perdido en alguna parte desconocida de la ciudad. Pero a duras penas podía recordarse cuándo torcer en qué calles, pues ráfagas de recuerdos le venían a la mente una y otra vez sin piedad alguna, recordándole como había arruinado las cosas y lo mucho que se arrepentía. Ni siquiera las gotas de lluvia que habían comenzado a caerle en el rostro le fueron suficientes para  sacarlo de ese trance y evitar esas dolorosas imágenes.

8 días antes.
« Los pasillos del Instituto jamás le habían resultado más deprimentemente vacios a esas horas de la noche.  Había regresado tarde intencionalmente, pues últimamente se la pasaba la mayor parte del día fuera, caminando por lugares al azar o patrullando él solo o a veces en compañía de Mac, siendo ella  la única compañía que aceptaba sin objeción alguna, además de la de Winter. No había hablado demasiado con su parabatai sobre los acontecimientos recientes, pero sabía que ella estaba enterada. Buena parte del Instituto estaba enterado de aquellos que partirían en poco tiempo. Y de cierta manera, Aiden agradecía que su prima no la mencionarla.

No podía soportarlo. No podía soportar verla sabiendo que se marcharía. Era un idiota. Un idiota por no haber hecho nada todo este tiempo, por no haberlo intentado más y peor aún, por no haberlo intentado de nuevo, por haber dejado las cosas a medias y por no haber hablado acerca de lo ocurrido en el apartamento de Amelia, aún antes de enterarse que ella se iría y todo lo que podrían haber tenido se iría también con ella. Y desde entonces, había elegido evitarla. No, de hecho, había elegido alejarse y hacer que ella se alejara de él. Se convenció de que así sería menos doloroso. Así al menos se quedaría con el recuerdo de lo que pudo haber sido y no de lo que fue y tuvo que abandonar por motivos de fuerza mayor. Por lo que, cuando torció en uno de los pasillos y vio  a Julyette tocando la puerta de su habitación, se dio la vuelta y se regresó por donde vino a paso rápido y silencioso, con un nudo en la garganta. »


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 385

Reliquias : 872

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Julyette Lutegui el Mar Dic 12, 2017 5:02 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Casa Unifamiliar White/Calles de Nueva York → Pasada la media noche → Tormentoso
Salía de ella a borbotones, fluía y fluía sin detenerse y le ayudaba a que la sensación lacerante que había estado asfixiandole desde hace días desapareciera. Toda la frustración parecia evaporarse a medida que bailaba. La musica era un buen bálsamo y la danza el entretenimiento perfecto para que el nudo en su pecho dejara de dolerle, pero no se podía tapar el sol con un dedo y menos cuando aquel individuo en especial había estado ignorando su existencia después de todo lo que habían pasado.

Frunció el ceño y se detuvo bruscamente, dejando de escuchar la pieza de Beethoven  que resonaba por su habitación y acallaba el murmullo lejano de los ruidos de la ciudad. Con el pasar de las semanas lo que había empezado como una desesperante sensación de culpabilidad se fue transformando en una profunda indignación... No, ni siquiera era eso.

10 días antes.
“...Al principio había supuesto que había dicho algo indebido -¡Vaya novedad, Julyette!- y por eso el estaba actuando de aquella manera tan distante, por lo que se lo tomó con humor y supuso que, como en múltiples ocasiones, al castaño terminaría por pasarsele el disgusto y volverían a sus trastadas de siempre, que era algo con lo que a penas podía conformarse. Pero aquello no había pasado, y su gélida indiferencia comenzó a preocuparle cada vez más, porque deseaba más, mucho más, aunque le costará Dios y ayuda admitirlo...
Se sentía angustiada, como si tuviera un nudo en el pecho que le impedía respirar ¿Había hecho algo tan terrible? ¿Porque ya no le hablaba? Incluso si fuese para reprocharle lo necia e impertinente que era, incluso una de sus irritantes miradas condescendientes le hubiese tranquilizado, cualquier indicio que le dijese que todo iría bien... Consumida por la desesperación fue a buscarle al instituto, negándose a dejar que las cosas pasaran sin más cuando tenían tanto pendiente, o al menos de eso intentaba convencerse; tal vez si hablaban entonces ella podría saber que había hecho mal, incluso aunque las cosas volvieran a ser como al principio.

No le costó demasiado encontrarle avanzando lentamente a través de uno de los inmensos pasillos del instituto. Tuvo que morderse el interior de la mejilla para contener su nerviosismo y alzó una mano tímidamente, esbozando una trémula sonrisa que no podía considerarse que fuera una sonrisa de verdad. Sus pulsaciones se transformaron en zumbidos a medida que Aiden se acercaba, pero pasó por su lado con una mirada evasiva y fría sin hacer amago de devolverle el saludo. Los veloces latidos se detuvieron de pronto, apagándose lentamente y dejandole una sensación de desolación. Lo llamó una y otra vez, pero el no se volvió y ella estaba segura de que para ese entonces sus latidos ya se habían apagado…”

Se sentía indignada cuando algún extraño le gritaba cosas desagradables en la calle solamente porque se veía en el derecho de cosificarla, se sentía indignada cuando no le dejaban participar en alguna misión relevante porque no estaba lo suficientemente capacitada para ser partícipe, se sentía indignada cuando le decían “niña” o “pequeña” o le miraban por encima del hombro, se sentía indignada cuando alguien osaba tocar una de sus preciadas cuchillas sin autorización.

Aquello era muy distinto; que el cazador hubiese decidido hacerle a un lado como un trapo viejo había sido una puñalada y lo que sentía era una ira fría, igual de dura que un bloque de concreto. Tomó una profunda inspiración, ignoró la aplastante sensación del rechazo y al minuto ya estaba bailando, girando sobre sus pies, aparentando que nada le importaba y que sus sentimientos no estaban resquebrajados y heridos. Porque si, le había costado una cantidad barbárica de tiempo, pero cuando finalmente se había dado cuenta de cuánto le gustaba Aiden Blake el muy maldito simplemente había decidido hacer como si ella no existiera. Sintió como comenzaban a arderle los ojos pero se contuvo. No, iba a llorar, aquello no lo merecía ¡Nadie lastimaba asi a Julyette Lutegui y se quedaba tan tranquilo, por supuesto que no!!

8 días antes.
“...Tenía que estar dando una imagen bastante deplorable pero no le importó, se convenció a si misma de que si tenía que tirar la puerta abajo entonces lo haría ¿De qué otro modo iba a conseguir que le diera la cara? No podía disculparse si no sabia que habia hecho, y ya para entonces estaba bastante segura de que había hecho algo terriblemente malo.

Pero por mas que lo intentó, y por mas que volvió sobre sus pasos en los últimos días no fue capaz de recordar ninguna conversación en la que hubiese podido ofenderle. El tiempo pasó y terminó por comprender que, de encontrarse allí, no le abriría la puerta y que seguramente no se aparecería por su habitación si ella estaba allí esperando. El nudo se volvía cada vez más insoportable y pese a que no quería aceptarlo, comenzó a plantearse estaba evitandole porque, simplemente, ella no le interesaba.
Ni siquiera se despidió de los demás cazadores con los que se cruzó de camino a la salida. Mas de uno le dedicó una sonrisa, pero ella nunca se las regresó…”



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 210

Reliquias : 395

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Dic 12, 2017 5:08 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Calles de Nueva York/Apartamento A. Silverbow → Pasada la media noche → Tormentoso
La luz del semáforo de la siguiente intersección se cambió a amarilla y a pesar del impulso de acelerar, el cazador comenzó a detenerse . Pero no había sido precisamente por pasarse la luz roja que ahora brillaba frente a él que se había detenido, sino que, a pesar de que agregar una imprudencia más a su lista posiblemente no hiciera diferencia, eligió detenerse para sacar su teléfono celular ¿Qué tal si Julyette no estaba en el Instituto? ¿Qué tal si había salido de misión? Deslizó su mano por la pantalla del aparato, en el intento de limpiar las gotas, pero sabía que era inútil pues no pasaban ni dos segundos antes de que volvieran a aparecer. Mientras esperaba a que la luz cambiara, se las arregló para de todas formas buscar entre sus contactos y marcar el de Julyette. Se llevó el teléfono a un oído, con su mano libre se apoyaba sobre un lado del volante. Se limitó a simplemente esperar. Y seguir esperando. Frunció los labios, aún sosteniendo el móvil y levantó la vista hacia el semáforo, sabiendo que no tardaría mucho más en volver a permitirle el paso. Porfavor, responde, porfavor…

7 días antes.
« Su  teléfono celular volvió a vibrar. No había sido la primera vez en lo que iba de ese día ni tampoco en el correr de los últimos días. Pero realmente él no llevaba la cuenta, pues en ningún momento siquiera hizo el esfuerzo de levantarse de su cama a leer los mensajes o atender las llamadas que le llegaban con insistencia. Sabía de quienes eran y por eso mismo, simplemente los ignoraba. Y con cada maldita notificación recordándole que ella  lo estaba buscando, pensando que jamás volvería a sentir nada igual desde que había perdido a su madre, volvía  a sentir que se le retorcía el pecho, pues era el dolor de un corazón roto.

Porque sí, lo había escuchado antes, pero por supuesto jamás pensó que le pasaría una segunda vez: No sabría lo que tenía hasta que lo perdiera y así había sido, de nuevo, como si con la primera vez no lo hubiera aprendido ya.  Soltó un largo suspiro y apartó el brazo que tenía cubriéndose la cara. Con mucho pesar, se estiró apenas lo suficiente para tomar el bendito teléfono de su mesa de luz y lo apagó, guardándolo incluso dentro del cajón como si así todos sus problemas fueran encerrados allí con él. Desde el piso de abajo, escuchó como Winter le llamaba para cenar y esta vez, con esfuerzo,  sí se levantó, abandonando su habitación en la casa de la Inspectora, la cual últimamente había estado  frecuentando más de lo normal. »

Pero la luz cambió y no obtuvo respuesta. Sintió como algo le oprimía el pecho ¿Qué haría ahora? Volvió a guardar su teléfono celular y apoyó la mano nuevamente sobre el otro extremo del volante. Y entonces pensó, en que de todos los lugares que podía elegir, había más posibilidades de que Julyette estuviera en el apartamento de Amelia. Allí podría encontrarla si tenía la suficiente suerte como para que ella no hubiera salido, así que decidió a aferrarse a la esperanza de que estuviera en lo correcto. Sus manos giraron acelerando el motor con un rugido y la motocicleta salió disparada hacia adelante, salpicando agua detrás de sí con la rueda trasera.

4 días antes.
« Si Mac no fuera su parabatai, le hubiera realmente sorprendido su capacidad para leerlo como la página de un libro. Jamás tenía que preguntarle si le pasaba algo, le bastaba con mirarlo y de pronto lo sabía todo. Por eso  esta vez y como muchas otras, no fue necesario que Aiden le dijera algo, ella lo supo en cuanto noto que los ojos del muchacho carecían de todo brillo,  opacados como el momento en que perdió a su madre.  Y no solo podía ver lo mal que estaba por la partida de Julyette, sino también lo perdidamente enamorado que estaba de ella. Por lo que tampoco le sorprendió cuando la pequeña rubia atravesó los pasillos corriendo como un rayo, entró a su habitación sin más y le gritó, a los cuatro vientos y con una euforia que podría haber hecho temblar las paredes, lo que había averiguado sin que siquiera Aiden se lo hubiera pedido o mencionado antes. Resultaba ser que, se había resuelto que la cazadora de cabellos cobrizos no se iría y que eso estaba confirmado hacía ya un par de días.
Un atisbo de felicidad comenzó a aparecer en su rostro, pero se drenó completamente al caer en la cuenta de lo que había hecho y por lo que la había hecho pasar a ella. Tenía que arreglarlo antes de que la perdiera de forma definitiva … antes de que fuera demasiado tarde, si es que no lo era ya.

Mientras iba de camino hacia el apartamento de Amelia, se reprochaba lo cruel que había sido. Lo terriblemente frio e insensible. Y por sobretodo, lo terriblemente estúpido que se había comportado ¿Pero desde cuando era capaz de actuar de manera tan irracional? Desde que Julyette le había vuelto todo su mundo patas arriba, por supuesto. Ella merecía una explicación y una disculpa tan inmensa que a estas alturas dudaba que fuera aceptada. Pero tenía que intentarlo, al menos una última vez. Por lo que cuando finalmente logró dar con ella, bajo el umbral de la puerta del apartamento de Amelia, tenía tanto que decir que sus pensamientos comenzaron a entreverarse, al punto de dejarle casi sin habla –Julyette, lo siento mucho– »

La motocicleta se detuvo en su destino y el muchacho se bajó tan rápido que estuvo a punto de tirar su preciado vehículo de dos ruedas. Atravesó corriendo la calle sin siquiera mirar hacia los lados, mientras que con cada charco en cual su pie se hundía, sentía un escalofrío recorrerle el cuerpo. Pero no se detuvo. Sabía que era tarde y que mañana tendrían una misión importante, tanto él como Julyette y como Amelia. Pero aún así tocó el timbre que se encontraba debajo del edificio con insistencia, hasta que escuchó que alguien levantaba el tubo del otro lado y su voz le resulto milagrosamente familiar -¿Julyette? Soy Aiden, necesito hablar contigo, baja- Le temblaban las manos. Sentía un hormigueo nervioso  recorrerle el pecho y luego alojarse en su estomago a lo que se apartaba del portero eléctrico, esperando a que Julyette bajara a su encuentro.  Como intento de solución inútil a su terrible estado de ansiedad, aguardó caminando de un lado a otro en el pequeño sendero de entrada, sin siquiera notar la lluvia que aún le caía encima sin descanso desde poco después a que había salido de la casa de Winter. Aún mientras esperaba, sintió su teléfono vibrar en su bolsillo. Lo sacó enseguida y leyó el mensaje de Winter que acababa de llegarle y lo que a pesar de toda la situación, logró sacarle una leve sonrisa, pues lo tomó como un mensaje de aliento que en ese momento realmente necesitaba.

Y entonces, sintió como si su corazón se detuviera en cuanto  la escuchó  aparecer detrás de la puerta.  Guardó el teléfono sin poder alcanzar a contestarle a la Inspectora y se apresuró a acercarse un par de pasos, mientras el agua le chorreaba por la cara. Esperó a que  abriera… -No digas nada y solo escúchame esta vez, porfavor-.


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 385

Reliquias : 872

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Julyette Lutegui el Mar Dic 12, 2017 5:28 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Calles de Nueva York/Apartamento A. Silverbow → Pasada la media noche → Tormentoso

Se dejó caer descuidadamente sobre el colchón de su habitación y se mantuvo completamente inmóvil esperando a que su respiración se volviese mas prolongada. La música fue apagándose lentamente y presionó el botón de pausa en el reproductor para que no se iniciara de forma automática la canción que continuaba en su lista de reprodución, de modo que el ruido constante de la lluvia al impactar contra el cristal de su ventana fue lo único que escuchó por un largo tiempo, escrutando en su memoria sin proponérselo, reviviendo los recuerdos que no le habían permitido conciliar el sueño durante las noches que precedían aquel día tan gris.

6 días antes.
“... Aquella no se parecía a ninguna de las formas en las que le había mirado antes, no le notaba exasperado ni irritado. Había algo mas impreso en sus ojos que ella no era capaz de ver, algo que hacia que el brillo de su mirada se volviera opaco e insustancial –Ya me queda bastante claro que no quieres hablarme, pero ¿Al menos podrías decirme porqué?– habló tan rápido que ni siquiera se dio tiempo a pensar concretamente en lo que iba a decir, tenia el presentimiento de que en cualquier momento el cazador terminaría de cerrar la puerta de su habitación que a penas mantenía abierta, asomándose por ella como si aquella sencilla acción le resultara sumamente molesta.
Aiden solo le miró por un ínfimo instante y como para confirmar lo acertado que había estado su presentimiento, le cerró bruscamente la puerta justo frente a sus narices. No hace falta mencionar como aquello terminó causándole un profundo malestar… Por un segundo tuvo el impulso de volver a llamar a su puerta pero se contuvo. No, ya había tenido suficiente."

Se desperezó de pronto, librándose de la repentina ensoñación en la que se había sumido cuando escuchó el retumbar de un trueno en la lejanía, el resplandor que otorgó iluminó cada extremo de su habitación y aquello fue todo lo que necesitó Julyette para volver a poner los pies en la tierra ¿De que serviría para ella agobiarse con aquellos recuerdos? Necesitaba dejar de pensar en el, tenia que dejar de malgastar su tiempo compadeciéndose  por sus propios sentimientos heridos, no tenia sentido que se quedase encerrada dentro de esas cuatro paredes lamiéndose las heridas cuando la tierra seguía girando y mucho menos podía continuar evitando pisar el instituto con tal de no encontrárselo. Por sobre todas las cosas era una cazadora de sombras, tenia tareas que acatar, tenia una responsabilidad que cumplir.

4 días antes.
"... Decir que se lo esperaba era mentir con todos los dientes, porque lo ultimo que imaginaba ese día era encontrarse con el cazador de sombras bajo el umbral de su puerta. Aiden tenía una expresión de súbito arrepentimiento y desde allí podia vislumbran sus ansias, aun así, los labios de Julyette formaron una fina linea horizontal y sintió como toda su tristeza se transformaba en aspereza. Ni siquiera el escucharle formular aquella trémula disculpa fue suficiente para que sus emociones tambalearan.

–¿Si? Yo también lo siento– fue lo único que dijo antes de cerrar la puerta con la misma brusquedad que el había hecho días atrás. Había imaginado que aquello le supondría un mínimo de satisfacción pero no, no fue así, lo único que había conseguido era sentirse mas devastada..."

Cazar siempre le había hecho sentir en su elemento, el resto de las cosas se desplazaban a un segundo plano cuando se embargaba en el cometido del ángel. Tal vez aquello era lo que necesitaba para distraerse un rato sin que nadie le preguntara por su estado; era evidente que había algo extraño en ella, y sabia que seguramente su compañera de piso lo notaria, si no es que ya lo había hecho a pesar de todos sus esfuerzos por disimularlos.

Sin mas dilatación, se incorporó de la cama y se dispuso a cambiarse, enfundándose en el practico traje de combate completamente oscuro característico de todo cazadores de sombras y al minuto ya estaba colocándose el cinturón donde siempre llevaba enfundadas sus cuchillas. Se movía como una autómata, haciendo cada cosa sin poner del todo atención a sus movimientos. Lo único que sabia es que necesitaba salir de allí incluso si el cielo estaba cayéndose sobre Nueva York.

Salió de su habitación justo en el momento en que sonaba el timbre y se detuvo bruscamente para detenerse a contestarlo. Amelia no se encontraba en casa y estaba cayendo la de Dios por lo que resultaba bastante extraño que recibiera una visita en aquellas circunstancias, supuso que alguien se había confundido de dirección,  por lo que respondió sin demasiada convicción. En cuanto escuchó la voz que le respondió sintió como el condenado nudo se volvía a apretar en su pecho, provocandole un gran desconcierto; Al principio se quedó allí congelada, pero comenzó a cavilar sus ideas y pese a que sabía que lo más razonable era dejarle estar, salió a trompicones completamente exaltada –¿¡Pero que demonios te pasa!? ¿Tu has visto la que está cayendo?– como si no fuera obvio, alzó una mano hacia el cielo, donde se formaba una espesa manta de nubes oscuras, consciente de que el cazador no llevaba paraguas Ah-ah ¡No, ni hablar! ¡Ni en un millón de años!...– comenzó a soltar un montón de negativas, moviendo  las manos dispuesta a  cerrarle la puerta una vez más.



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 210

Reliquias : 395

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Dic 12, 2017 5:34 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Apartamento A. Silverbow → Pasada la media noche → Tormentoso
 
Había llegado el momento. Lo había estado pensando, pero realmente no sabía que decir exactamente. Ni cómo empezar. Por un pequeño instante, estuvo al borde de dejarse llevar por el pánico denuevo, de quedarse mudo e incluso, quizá de salir corriendo al escuchar la respuesta tan brusca de la muchacha. Sin embargo, dio un paso adelante y  trabó la puerta con un pie antes de que ella pudiera cerrarla. Respiró hondo  y contó mentalmente hasta tres, sabiendo que tras llegar al último número, comenzaría a hablar y le diría todo, absolutamente todo sin siquiera darle oportunidad a interrumpirlo hasta que el terminara -Creí que te irías. No quería ni quiero perderte- Comenzó y luego se armó de todo el valor que pudo para continuar -Preferí hacer que me odiarías de nuevo, que me olvidaras y que asi no me doliera tanto dejarte ir. Fue estúpido, lo sé. Pero hago estupideces porque me gustas, Julyette. Y mucho. Me enamore de ti incluso antes de saber que lo había hecho.  Y sencillamente, te quiero,  eso es todo. Quiero tus sonrisas, tus bromas, tus impulsos, tus pisotones, tu parloteo. Todo.  No hubiera podido soportar que te vayas. No he querido decírtelo porque tenía miedo de…  no lo sé, de que no fuera correspondido. De arruinar lo que sea que teníamos si te decía que te quería como algo más que eso. Fui un idiota y un egoísta y no debí actuar como lo hice. Te lastime y lo siento. Si no quieres perdonarme lo entenderé y si  no quieres saber nada más de mi, también. Pero necesitaba decírtelo y además, quería que sepas que si existe al menos la remota posibilidad de que  puedas perdonarme, estoy dispuesto a esperar el tiempo que sea necesario… a eso y a que quieras darme otra oportunidad de hacer las cosas bien. De ganarme tu corazón tal y como tú te has robado el mío- Y para su propia sorpresa, contrariamente a la última vez que la había visto, las palabras habían terminado por salir solas, como si de un discurso bien preparado se tratase, pero con la diferencia de que aquello había sido total y completamente genuino. Había hablado de forma fluida y casi sin detenerse, aún tratándose de, bueno, él y su pésima habilidad para expresarse en palabras. Y sin embargo, allí estaba, pues sabía de forma tan segura  y sólida lo que  sentía y lo que quería, que sorprendentemente se había vuelto un orador experto.  Aquella había sido la completa y absoluta verdad de lo que había estado ocurriendo con el muchacho durante esas últimas semanas, e incluso también meses y la verdad era, que de todas formas tampoco hubiera sido capaz de seguirlo reteniendo por mucho tiempo más. Se vio forzado a volver a tomar aire una vez que terminó y su mirada se posó en la de la cazadora, rogando por al menos una respuesta de cualquier tipo.


Meet the squad:
avatar
Mensajes : 385

Reliquias : 872

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Julyette Lutegui el Mar Dic 12, 2017 5:51 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Calles de Nueva York/Apartamento A. Silverbow → Pasada la media noche → Tormentoso

Su desconcierto fue tal, que la joven se quedó en estado vegetativo mirando fijamente al otro cazador de sombras por un prolongado momento, manteniendo una expresión completamente indescifrable. La única forma en la que podía explicarse  el estado emocional de Julyette Lutegui era un desastre, un absoluto desastre caleidoscópico que empezaba y terminaba en un sinfín de sensaciones impresionantes. Luego de haberse estado convenciendo a si misma los últimos días de que la forma de actuar del muchacho se debía a su ausencia absoluta de interés, allí estaba el, diciéndole todo lo contrario a lo que había estado pensando ella durante aquellas largas semanas. Y ¿Para qué negarlo? sus palabras le produjeron un alivio inmenso luego de que se había dejado arrastrar a un estado de gran desconsuelo que ahora no tenía razón alguna de ser gracias a aquella revelación, una impactante y gigantesca revelación que ni en un millón de años ella hubiese imaginado.

Permaneció inmuta largo y tendido, el suficiente tiempo como para que un par de truenos estrepitosos resonaran resquebrajando el cielo. La muchacha apenas parpadeó, apenas respiró, intentando encontrar su voz en algún lugar dentro de si mientras luchaba para salir de su conmoción  –Eres un tonto redomado– soltó  finalmente, dejando escapar una exhalación mientras apoyaba todo el peso de su cuerpo en el marco de la puerta.

Aquello le había salido con una naturalidad que le sorprendió incluso a ella misma, y antes de que el cazador pudiese adelantarse ya había logrado recuperar un poco de su compostura –Una creería...– quizo intentar sonar sosegada y tranquila, pero no le funcionó porque en cuanto empezó a hablar, tuvo que tomar una pequeña pausa porque de repente el corazón le latia demasiado rapido y el hecho de mirarle a los ojos le imposibilitaba hablar. No supo en qué preciso momento había sucedido, pero el bloque sórdido dentro de su pecho se había comenzado a resquebrajar y sintió una especie de calidez en su lugar, una sensación tan repentina que no le ayudaba en lo más mínimo a salir del shock, pero que sin dunda era lo más reconfortante que había sentido en su vida –...Que al recibir la visita de alguien que le gusta tan desesperadamente después de tanto tiempo y con un discurso así, vendría acompañado del ramo más enorme de flores que se haya visto jamás. ¿Por eso todo el numerito de venir en mitad de un diluvio como un suicida? muy astuto– Apoyó ambas manos en cada extremo del marco de la puerta, como si no quedase claro que no pensaba invitarlo a pasar, por mucho que le preocupara el hecho de que fuese a sufrir una neumonía o algo así –¿Sabes lo angustiada que estuve durante todos estos días? Creía que había hecho algo, creía que… ¡No es justo, no te puedes librar así de fácil! ¿Se supone que ahora tengo que perdonarte y ya está? ¡Tienes muchísima suerte de que me gustes tanto! ¡Porque estoy muy enojada, enojadísima, no quepo de la cólera! No, es que no te haces una idea de lo preocupada que estaba– notó apenas como sus pies se desplazaban hacia adelante. Le resultaba asombroso cómo podía llegar a sentirse tan conmovida y enfadada al mismo tiempo –No es justo, no puedes venir y decirme esas cosas– la voz le salió rota, estrangulada y se sintió avergonzada por eso. Hasta ese momento se había mantenido firme y no había dejado escapar ni una sola lágrima, pero ya no tenía hacia donde dirigir su frustración ni su pena, porque allí estaba el, haciendo que el mundo se tambaleara y las lágrimas se le escurriera por el rostro igual que un grifo abierto. Odiaba llorar de aquella manera, desprenderse tan fácilmente, pero también sabia que no le funcionaria de nada contenerse –¡Y lo del pisotón fue una sola vez!– sorbió ruidosamente y como no sabía qué hacer, ni tenía la más mínima idea de donde colocar toda la intensidad de sus emociones (y tal vez, solo tal vez porque no quería que le viese llorando como una idiota) se lanzó sobre él y le abrazó con fuerza, recargándose en su hombro como si la vida se le fuese en ello –Te odio muchísimo– Farfabulló con dificultad, aunque resultaba evidente que estaba pensando justamente lo contrario.



Les griffes du félin:
don't freak out but i think i really like you:
They've never faced us before... Not us united:

avatar
Mensajes : 210

Reliquias : 395

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9145-les-griffes-du-felin-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9182-relaciones-de-lutegui#79685http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9180-cronologia-de-lutegui#79683
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Dic 12, 2017 6:00 pm

How You Get The Girl (Parte 2)
→ Apartamento A. Silverbow → Pasada la media noche → Tormentoso

Silencio. Aiden jamás se habría imaginado que un silencio pudiera hacerle sentir tan mal, por no decir hacerlo sufrir. Sentía el corazón latiendo como si fuera a salírsele del pecho. Sentía que enloquecería. Que perdería toda la cordura si Julyette no decía ni siquiera una sola palabra. Y por un momento, pensó lo peor. Pensó que habría hablado demás. Pensó que estaba en lo cierto cuando dijo que podría no ser correspondido. Se sorprendió a si mismo con lo anormalmente negativo de sus propias ideas. Lo había arruinado definitivamente. Si ella no se sentía igual ¿Significaba que todo ahora sería extremadamente raro? ¿Había sido un error grande como una casa confesarse de esa manera tan impulsiva? Quería que la tierra se lo tragase de tan solo imaginar que de haberse disculpado sin revelar los mas profundos sentimientos hacia ella habría sido mejor, porque al menos podrían haber vuelto a ser amigos, por más que eso le doliera tanto como ser rechazado en ese preciso instante. Sabía que realmente había puesto todas sus fichas en el tablero, pues había dejado más que claro todo lo que pasaba por su cabeza, pero le resultaba de lo más confuso como una parte de el quería convencerse de que la cazadora pudiera sentir lo mismo, mientras que la otra parte no quería ilusionarse.

Permaneció con su mirada fija en ella, hasta que al creer que todo aquello había sido un error, de que con todo lo que la había hecho pasar en las últimas semanas había metido la pata tan hasta el fondo que para la cazadora sería imposible perdonarle cualquiera sea la forma en que ella se sentía respecto a él, estuvo a punto de retroceder y volverse por donde había venido.

Pero le hablo, al menos para insultarle de una manera en que de todas maneras el cazador no se sintió ofendido, porque sabía que tenía razón. Todo dentro de el pareció desvanecerse por un pequeño instante. Pequeño instante en que había apartado la mirada creyendo que eso había sido todo. Pero un destello de esperanza se dejo ver en sus ojos al escuchar que ella comenzaba a hablar de nuevo, elevando la vista de nuevo reflejando lo ansioso que se sentía por escucharla. Por saber, al menos de forma más clara, si de forma definitiva debería dar todo por perdido o quizás, todo lo contrario.

Pero la respuesta de Julyette le hizo dar sustos y alegrías en mismas proporciones, aumentando su grado de confusión con cada palabra que salía de ella, sin saber si en la próxima frase le perdonaría o le mandaría a freír espárragos. No sabía cómo sentirse o que pensar, pues se sentía en un tire y afloje constante que lo dejo totalmente anonadado. Hasta que vio que ella daba un paso al frente y su corazón volvió a latir desbocado dentro de su pecho. No se había alejado. No se había ido. No le había cerrado la puerta en la cara, de nuevo, aun. Pero antes de que pudiera pensar con más detenimiento qué significaba que ella se hubiera acercado y a pesar de que la lluvia había comenzado a caer sobre ella también, la vio comenzar a llorar y sintió que el mundo se le caía a pedazos.

Sin embargo su momento de desconcierto y de profunda tristeza al ver que había roto lo que más quería, se disolvió repentinamente al sentir su abrazo -cálido a pesar de la lluvia- y al escuchar sus palabras, amortiguadas por la tormenta, pero perfectamente audibles para él. Pestañeo varias veces, queriendo asegurarse de que eso estaba pasando de verdad y bajo la mirada hacia ella, rodeándola con los brazos, en un abrazo que se debatía entre lo delicado y lo desesperado, con cierto miedo a que sus ganas reprimidas por tanto tiempo de tenerla entre sus brazos la presionaran tan fuerte contra él que volviera a romperse.

En cuestión de segundos, todos sus pensamientos volvieron a ponerse en orden y sintió que toda la tensión que llevaba encima se disolvía con ese simple contacto. Sus hombros se relajaron y sus brazos se ajustaron con más firmeza a la figura de la cazadora, pero hubo algo que no le permitió aguantar así mucho mas, por más que si hubiera sido por él, podría haberse quedado así por horas. Aparto un brazo y elevo la mano para apoyarla en una caricia sobre la mejilla de ella, levantando su rostro y haciendo que lo mirara a los ojos -Yo también te odio muchísimo- Respondió del mismo modo que ella lo había dicho antes. Aiden podía ser bastante despistado, pero en captar los mensajes de Julyette se iba a volver todo un experto y eso lo tenía por seguro. Y entonces, finalmente, sonrió con dulzura, se inclino sobre ella y la besó mientras la lluvia seguía cayendo sobre ambos, pero eso no le importo en lo más mínimo.



Meet the squad:
avatar
Mensajes : 385

Reliquias : 872

Temas : Perdi la cuenta ya :)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: How you get the girl (Parte 2)

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.