29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Una noche más, un antro más [Rainer Gulbrandsen]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo



-Otro de vodka - el camarero se acercó y me lo sirvió sin rechistar, poniendo una de esas sonrisas que esperan ser pícaras pero que a mí personalmente me dejan igual. Sonreí de medio lado devolviéndole aquel gesto y desvié la mirada hacia el espejo que tenía justo frente a mí, ese que estaba a la espalda de la multitud de botellas que habían tras la barra.

Ahí estaba, le había seguido durante un par de horas y seguía buscando su presa. Mi posición desde la barra del bar era estratégica y podía tenerlo controlado en todo momento. El camarero colocó el chupito frente a mí con un seductor "invita la casa, nena", y si no fuese porque en aquellos momentos había algo que me importaba más que cualquier otra cosa, le habría estampado el chupito en la cara y le habría dicho que le dijese nena si acaso a su madre. Llevé el chupito hasta mis labios y antes de beberlo me percaté de un nuevo movimiento del demonio que estaba vigilando; había encontrado su presa. Al compás de la canción que en ese momento sonaba por los altavoces del antro, me levanté del taburete y bebí el chupito de un sólo golpe dejando con un sonido seco el cristal sobre la barra de madera del local.

Aparté el cabello hacia un lado y seguí los pasos de aquel que había estado siguiendo y de su nueva presa, una jovencita de unos 18 años que andaba demasiado borracha como para darse cuenta de sus verdaderas intenciones, eso y que era mundana pero seamos sinceros, las intenciones de aquel demonio eran claras hasta para mí viéndolo a distancia.

Salimos del local por la puerta trasera, no sin mirar hacia los lados antes de abandonar el antro por completo. Cerré la puerta a mis espaldas y lo que ya me imaginaba comenzó.

El demonio aprisionó a la mundana contra la pared y comenzó a acosarla de manera lujuriosa y tan descarada que hasta se me removieron las tripas.

-*Silbido* Ey tú - el dominio detuvo sus movimientos y se giró para verme - Si tú. - saludé moviendo los dedos de mi mano derecha alzando una ceja - Hola cariño, ¿me echabas de menos? - comencé a acercarme lentamente hasta la posición en la que estaban ambos. Soltó a la muchacha, la miré y le hice un gesto para que se fuera de allí y sin pensarlo salió corriendo callejón arriba desapareciendo a los segundos hasta el eco de sus pisadas. - *Chasqueo de lengua* Vaya ¿te he jodido la cacería de hoy? oooh lo siento de verdad - terminé de acercarme a él y cuando estuve a la distancia justa saqué mis dos barras de titanio que llevaba cruzadas en la espalda y le asesté un golpe fuerte con ellas a la vez a ambos lados de la cara.

El demonio se lanzó hacia mí sin darme tregua y de una voltereta hacia atrás me alejé de su posición cayendo al suelo con las rodillas semiflexionadas y con gesto de guardia derecha. Sonreí de medio lado, saqué una de mis dagas y la lancé hasta clavarla en su pecho. El sonido de su grito llegó a mis oídos como la mejor de las melodías.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Pudo sentir en la sensible piel de sus dedos la rugosidad de la pulsera de hilo que cargaba en su siniestra. La acariciaba de manera automática y en silencio. Su cabeza estaba oculta con la capucha de su chaqueta pero era imposible no ver su semblante serio y su ceño fruncido. Resultaba difícil averiguar qué era lo que estaba pensando o sintiendo en ese momento, incluso para él mismo. Minutos antes la había visto cruzar la calle que él iba a atravesar a la par pero se escondió a tiempo antes de ser visto. Quedó impactado. Hacía mucho que no le sorprendían, y ella lo había hecho sin siquiera ser consciente de ello. Aquello fue lo que le motivó para sacar la vieja y deshilada pulsera que recibió como regalo durante su adolescencia. Pura intuición y un modo de calmar su corazón desbocado por la consternación.

Tardó unos largos minutos hasta haber decidido cambiar de planes esa madrugada. Le regaló a aquel submundo una noche más, que lo disfrutara mientras pudiera. Cerró la mano con fuerza encerrando en ella la pulsera y salió de su improvisado escondite. Metió las manos en los bolsillos delanteros de la chaqueta, se separó de la pared y se fue hacia la calle donde la había visto.

Nada solía interrumpir a Rainer cuando tenía un objetivo marcado, pero Tanya era una excepción. Diecisiete años habían pasado desde la última vez que la había visto. Aquel día en la que la abandonó sin darle explicaciones. Pero no importaba cuanto tiempo pasara porque era imposible olvidar sus facciones, la caída de su cabello o su forma de caminar. Todo en conjunto la identificaba y a Rainer solo le costó un segundo reconocerla. Quiso saber qué hacía en Nueva York. ¿Habría recibido la llamada de alarma de La Clave? ¿Combatía por su propia cuenta? ¿Formaba parte de un nuevo grupo de seguidores de Valentine? Necesitaba saberlo sin importarle demasiado las consecuencias de su reencuentro porque dudaba mucho que lo recibiera con los brazos abiertos.  

Siguió su intuición. Si Tanya estaba de caza y en esa zona solo había un lugar donde podía estar; en uno de los antros más asquerosos y que más atraía a la peor calaña del submundo. Probó suerte y ésta le sonrió. La localizó y la vio llevándose entre pecho y espalda un chupito de alcohol justo antes de levantarse. La siguió manteniendo las distancias pero no esperó un tiempo prudencial antes de cruzar la misma puerta que ella utilizó. La forma de hablarle al demonio llamó la atención a Raider. Tanya no habría cambiado mucho en apariencia pero sí en carácter. Parecía más fuerte, más decidida. Más fiera. Y eso le satisfizo.  

Observó atentamente sus movimientos, también ganó en agilidad y en maestría con las armas que había elegido. Se había convertido en una experimentada cazadora de sombras, cosa de la que jamás había dudado. Solo quedaba por averiguar de qué lado estaba. — Ya estás tardando en matarle. — Salió de entre las sombras echando mano a sus dos hachas que descansaban en su espalda y sin detenerse avanzó hacia el demonio. Éste sonrió confiado, retiró la daga que le impactó para devolvérselo a la nefilim en un lanzamiento violento. Por otro lado, dirigió la mirada hacia Rainer, cogió aire en los pulmones con profundidad y expulsó una proyección de energía por la boca. El nefilim rápidamente se protegió cruzando delante de él sus hachas pero no pudo aguantarlo por mucho tiempo, necesitó apartarse a un lado rodando por el suelo. Utilizó ese movimiento para acercarse a él de manera diagonal hasta tenerlo lo suficientemente cerca como para clavarle una de sus hachas en la pierna. Eso le hizo hincar la rodilla en el suelo. — ¿A qué esperas? ¡Acaba con él! — La sangre negruzca del demonio se esparció por el suelo, pues mi hacha casi le había atravesado al completo la pierna. El tiempo pareció congelarse, el mismo que él utilizó para dirigir la mirada a Tanya a la espera de que acabara con el demonio y pudiera hallar en sus ojos la marca del reconocimiento.
avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Su voz, acababa de escuchar su voz. Me giré de golpe para verlo frente a mí aunque me costó reconocerle. Entrecerré los ojos y observé su postura y su físico cambiado después de tantos años; incluso su mirada había cambiado y ahora era mucho más dura y fría que la que recordaba de la adolescencia. Volví a dirigir mi mirada al demonio a tiempo de esquivar la daga que momentos antes le había mandado y esta impactó en un cubo de basura que tenía a mi espalda. Observé siempre en guardia los movimientos de Rainer y esquivé el lanzamiento del demonio cuando tuve que hacerlo dando una voltereta a ras del suelo. Su hacha impactó en la rodilla del demonio y yo, sacando el cuchillo serafín de su funda, me acerqué decidida a mi presa y le rebané el cuello sin dejar de mirarle a los ojos un segundo. Me permití parpadear sólo cuando vi que de aquel demonio ya no quedaba nada.

Limpié la sangre negruzca de la hoja de mi cuchillo en la parte delante de mi muslo y caminé hasta el cubo de basura donde se había quedado mi daga clavada, hice lo propio con la su hoja limpiándola y la guardé en mi cintura. Volví a girarme hasta tener delante a Rainer al que creía que jamás volvería a ver y que me había dejado hacía muchos años sin ninguna explicación.

-Un poco tarde ¿no crees? - pregunté alzando una ceja, y no me refería a que hubiese llegado tarde al combate contra el demonio sino a nuestro encuentro después de tantos años. Caminé hacia él y le tendí la mano para que pusiese en pie aunque dudaba que necesitase ayuda para ello después de verle actuar en combate.

Viéndonos a nosotros mismos en retrospectiva, habíamos cambiado muchísimo y no sólo en cuanto a físicamente por los años que habían pasado, sino que algo en nosotros se notaba bastante diferente. Me miraba de una manera complemente diferente a cuando habíamos sido uña y carne, y su expresión corporal ya era otro mundo completamente aparte.

-Vaya casualidad - coloco mis barras de titanio a la espalda y aseguro las fundas de todas mis armas - ¿vas a volver a irte sin decirme nada?, ¿o me contarás al menos lo que haces por New York? - pregunté con una disimulada media sonrisa.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Era un momento delicado para que Rainer descubriera en los ojos de su ex amiga el reconocimiento que ansiaba, pero le llegó. Sus miradas conectaron y con ellas un sin fin de recuerdos que vivieron juntos hacía más de una década y media. Pero no era momento de distraerse de esa manera. Había un demonio que eliminar y quiso ayudarla no porque creyera que no podía sola. Lo hacía para que viese que los años no habían pasado en balde y que se había convertido en un nefilim con una técnica de lucha perfecta.

Estaba de espaldas suya cuando la escuchó hablar, o más bien reprochar su tardanza. Sí. Exactamente diecisiete años había tardado en reencontrarse con ella pero a causa de la casualidad. Cogió aire y esbozó una jocosa sonrisa antes de volverse hacia ella para que la viese. El show acababa de comenzarr y Rainer debía desempeñar el mejor de los papeles. — Soy de los que piensan que nunca es tarde —. Se pensó dos veces si aceptar su ayuda o no. Clavó su oscura mirada en su mano y finalmente la aceptó para ponerse en pie.

El charco de icor quedó en el suelo como única muestra de la “muerte” del demonio. Al menos se habría ido a su maldito plano y allí se quedaría por mucho tiempo. Rainer se acercó al bordillo de la acera para retirarse de las plantas de sus botas la asquerosa mancha negruzca que se le quedó pegado como el chapapote. Lo hizo con un par de movimientos rápidos, sin expresar en su rostro ningún tipo de expresión. Era muy común en él, la neutralidad era la que solía habitar en su cara, o la apatía, excepto cuando cazaba subterráneos, pero en esa ocasión debía seguir actuando.

Se volvió a girar hacia ella haciendo un visible escaneo con la mirada; de arriba abajo y de abajo arriba. Mientras tanto sacudía su hacha y la limpiaba con un trapo que siempre llevaba para esos casos. Al día llegaba a ensuciarlas demasiado cuando tenía buena caza. — Las mujeres nunca olvidan — sonrió de lado de forma chulesca mientras se acercaba hacia ella encogiéndose de hombros, mostrando una actitud despreocupada. — Hice lo que tuve que hacer, y punto. Y a tu siguiente pregunta, he acudido a la llamada de socorro. Las cosas se están poniendo muy feas por aquí. Ya sabes por qué lo digo. ¿Y tú? ¿Viniste por lo mismo? — Se cruzó de brazos después de decir eso último y la miró atento a lo que pudiese contestarle.


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Expulsé el aire de mis pulmones en una sonrisa contenida de incredulidad. Oh claro, nunca es tarde aunque lo de que hayan pasado 17 años desde que nos habíamos visto por última vez se acercaba bastante a lo de "tarde". Bajé la mirada hacia el suelo y negué varias veces antes de volverla a levantar para centrarla de nuevo en él. Se limpió las botas en un gesto casi automático. Supongo que muchos de los cazadores más experimentados teníamos una reacción automática en depende de qué situaciones. La mía posiblemente era la de beberme un chupito antes de cada matanza en un bar, o la de limpiar en mi muslo la sangre de los demonios que me llevaba por delante.

-Algunas veces me gustaría tener la mentalidad simple de los hombres para poder olvidar depende de qué cosas, no creas - contesté sacando de mi bolsillo trasero una goma elástica con la que recogí mi cabello en una coleta alta todo lo bien peinada que se podía con las manos - Una explicación muy extensa, sí señor. Ya sabes... - dije acercándome a él entrecerrando los ojos y con una  sonrisa socarrona - ... de las que suelen dar los hombres. - añadí en voz mucho más baja y me agaché atando mejor mis botas asegurando las cuerdas y las hebillas - Sí, desgraciadamente sé por qué lo dices - terminé de ajustarlas y me puse en pie para sacudir mis manos en un gesto de "trabajo hecho" - Yo llevo bastante tiempo aquí en New York intentando mantener el equilibrio en las calles. - fruncí el ceño cruzando los brazos por debajo de mi pecho - Vas por libre ¿no?, hace tiempo que no te veo y tampoco tenía constancia de tu llegada a la ciudad respondiendo a la llamada del consejo. En estos momentos lo cierto es que cualquier mano aunque sea de alguien que va por libre, es bien recibida.

avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Se había vuelto ácida…MUY ácida. Rainer comprendió cuánto reproche emanaban sus palabras cargadas de sorna y no pudo evitar sonreír con satisfacción. Era positivo que su inesperada marcha la hubiese dejado tan tocada. Nunca fue su intención hacerla sufrir, pero los sentimientos que ella le manifestó con su propuesta de ser su parabatai no encajó en absoluto con la idea que a él se le había formado en la cabeza.

Sí, ¿verdad? Es curioso que digas eso cuando fue a un hombre a quien le propusiste ser tu parabatai — y lo soltó con un timbre de voz rasposa, que delataba ligeramente un poco de resquemor más de lo que a él le hubiera gustado demostrar. El nefilim también se acercó a ella pero relajando los hombros y descruzando los brazos, irguiéndose completamente para ganar mayor altura. — Quizás a este hombre no le da la gana darte una explicación más extensa. Supone que eres lo suficiente inteligente para deducirlo a pesar de ser rubia peeero… — enfrentó su cara a la de ella, acercándola tanto que Tanya podría sentir a la perfección su respiración — quizás esté equivocado. — Él también sabía jugar a ese juego de tira y afloja, pues no pensaba seguir recibiendo más ataques sin responderlos.

Observó sus ojos un par de segundos más después de decir aquello y sin borrar de sus labios su sonrisa. Luego se apartó de ella y volvió a darle la espalda. Estiró los hombros y el cuello a un lado a otro escuchando él mismo el crujido de sus huesos. Mantener el “equilibrio” dijo… Para Rainer ese concepto estaba sobrevalorado. — — Respondió muy escuetamente. Era demasiado temprano para poner las cartas sobre la mesa porque además, la forma con la que lo llevaría a cabo no sería nada pacifista. Y se resistía a ello. Todavía le costaba asumir que la tenía allí mismo, justo a su espalda. — No se está nada mal de este lado. No se siguen órdenes, muchas de ellas absurdas que no hacen otra cosa que retrasar nuestro trabajo. ¿Tú no cuentas tus víctimas, Tanya? Estoy seguro que te las doblo. — Se giró hacia ella otra vez con las manos apoyadas sobre sus caderas y mirándola con altivez.


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Teniéndolo tan cerca alterné la mirada de uno de sus ojos al otro varias veces observando su reacción y los gestos que acompañaban a sus palabras. Al principio de su marcha diecisiete años atrás me había quedado demasiado tocada, de hecho durante bastante tiempo evité el contacto con los demás y a día de hoy lo seguía haciendo. Muy contadas personas tenían acceso más allá del "conocidos" conmigo, sobre todo porque no quería sentir esa conexión que había sentido con él y que me había llevado a pedirle que fuese mi parabatai, esa persona a la que confiaría mi vida y en la que confiaba como si se tratase de mí misma. Tiempo después, cuando por fin pude sacar fuerzas y comenzar a moldearme como la mujer que era hoy en día, tuve más clara la única posibilidad que le habría llevado a rechazar aquello, y es que los parabatai tenían una regla a cumplir muy concisa.

-Oh que inteligente por tu parte - sonreí de medio lado sin apartarme un centímetro - claro, eso debe ser porque eres moreno - respondí con una mueca de sorna - Ahora lo entiendo todo, oh no espera - mi gesto se transformó adrede y se convirtió en el de alguien que no sabía hacer la O con un canuto - dos más dos eran.. ¿cinco? - pateé el suelo con mi pierna derecha - Ay jooo ya se me ha vuelto a olvidar - moví la cabeza de un lado a otro fingiendo que me enfurruñaba y seguidamente le miré directamente a los ojos - Aunque pueda deducirlo quizá lo que habría necesitado es que me lo dijeses a la cara y no te cagases en los pantalones.

Durante esos años me había cruzado con más de una y de dos personas que pertenecían a los rebeldes de la luz, aquellos que veían de un modo algo diferente lo que debíamos de hacer como cazadores. Rainer no era el primero ni el último cazador por libre con el que cruzaría palabra en mi vida. No seguía su filosofía, para nada pensaba que el consejo entorpeciese lo que debíamos hacer, sobre todo teniendo en cuenta que yo pertenecía a ese consejo y que estaba al tanto de todos los movimientos del mismo.

-Nosotros no obstaculizamos, intentamos mantener los acuerdos para que el equilibrio esté asegurado. A veces nos lo ponéis un poco difícil - hice un gesto con dos dedos de mi mano derecha haciendo hincapié en mis palabras - Felicidades - contesté de manera neutral - Yo no cuento mis bajas porque no me importa el número sino que todo se mantenga como tiene que mantenerse. Al final va a ser verdad que eres un poco simple; nuestro trabajo va más allá del número de bajas Rainer. - y de mis labios volvió a salir el nombre que hacía años no pronunciaba.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Se parecía mucho a ella pero no era la misma. Fue lo que pudo sacar en claro del momento en el que se quedaron mirándose el uno al otro con fijeza. Se preguntó qué la hizo cambiar tanto, transformándola en una mujer agria que usaba la ironía y el sarcasmo como arma verbal. ¿Fue su marcha? No se quedaría con la duda esa noche. Egoístamente no sentía demasiados remordimientos por haberla dejado, tenía el recuerdo del resentimiento marcado a fuego en su pecho.

Permaneció en silencio durante su contestación. Su sonrisa chulesca no había desaparecido en ningún momento, incluso se acentuó y asintió con la cabeza para confirmar cuán inteligente era, burlándose al tomar en serio la ironía que ella le soltaba a la cara. Entonces el siguiente movimiento de Tanya fue el de hacer un absurdo numerito más propio de preadolescentes, aunque fuese fingido, irritó al que fue su compañero. Rodó los ojos, frunció el ceño y desvió la mirada sin relajar el gesto. Ese mismo que se incrementó en el momento que mencionó su cobardía de no haberle dicho nada.

¿Qué tienes? ¿Trece años? — espetó con aquellas preguntas retóricas. Lo supo. Tanya siempre supo por qué se marchó de esa manera, era fácilmente deducible si tenías un mínimo conocimiento de lo que suponía ser parabatais y sobre todo sus límites. Se sintió de pronto abochornado pero en ningún momento lo reflejó con ninguna expresión de su rostro. — Lo hecho, hecho está —. Y con eso dejó zanjado un tema que le removió las entrañas, y sintió repulsa por sí mismo. Nada ni nadie debía producirle ningún tipo de emoción, solo el conocimiento de que había miles de subterráneos vivos en el mundo.

Entonces ella replicó con rapidez y seguridad al señuelo que Rainer le había dejado con su anterior comentario. Estaba muy ligada a La Clave, y sospechaba que tenía un puesto bastante significativo en el consejo… Esa fue la peor de las noticias que pudo recibir pero tampoco le sorprendió demasiado. Eso lo convertían en enemigos acérrimos. Era la primera vez que Rainer veía en eso un grave problema. — Sois inútiles. Vuestra organización da pena. He oído que se colaron y atacaron otra vez Idris, destrozando por completo El Gard , una pequeña y segunda ‘Guerra Mortal’ ¿Qué dices a eso? Perdí gente allí, ¿sabes? Gente importante. — le recriminó señalándole con el dedo. Sintió el recuerdo de su propia perdida lo que hizo que sus palabras sonasen todavía más sentidas. Su dolor estaba lejos de parecer un farol. — Yo seré simple pero mucho más eficaz que tú y los tuyos. — dijo mientras se acercaba a ella a grandes zancadas hasta quedar nuevamente cara a cara, muy cerca pero tentado en demostrar su fragilidad frente a su fortaleza.


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Reí abiertamente con su pregunta y con su más que evidente sentimiento de incomodidad por el asunto. Sí, se había ido por lo que yo había deducido tiempo después de su marcha. Vaya, quizá no era tan tonta como se suponía debían de ser las rubias por lo visto. Sin embargo no fue aquello lo que me sorprendió de sus palabras sino lo que vino después. Fruncí el ceño manteniendo la atención a sus palabras y tomando nota de todas ellas; sí que me había cruzado con bastantes rebeldes pero muy pocos de ellos parecían tener ese odio tan arraigado como el que había hecho muestra en su contestación. Entrecerré ligeramente los ojos durante apenas un par de segundos y le dejé terminar de hablar para tomar yo la palabra.

-Culpa de lo ocurrido a los verdaderos culpables, nosotros hacemos todo lo que podemos manteniendo la ciudad en orden y haciendo valer y respetar los acuerdos. - sus zancadas lo llevaron a quedar justo frente a mí y centré de nuevo mi mirada azul en la suya oscura. Había sentido algo detrás de sus palabras y aún ese fuego seguía en su mirada - Muchos que se vanaglorian de lo que hacen y del número de bajas que ocasionan como acabas de hacer tú, omitieron la respuesta a nuestra llamada. Hacemos todo lo que está en nuestras manos. - me quedé en silencio mirándole unos segundos - yo también perdí gente, muchos de nosotros la perdimos pero no por ello culpamos a quienes no tienen culpa, sino a quienes llevaron eso a cabo - alterné de nuevo la mirada de uno de sus ojos a otro manteniendo el tipo frente a él. Rainer desprendía un aura de fiereza que distaba mucho de la que tenía en la adolescencia - No sé si más eficaz pero sí más creído por lo que veo - añadí en voz baja frente a él sin inmutarme ni un segundo - Según tú, ¿qué deberíamos hacer? - pregunté inclinando ligeramente la cabeza hacia un lado sin dejar de retarle de alguna manera con la mirada.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Su risotada le rechinó en demasía. Con el ceño muy bien fruncido, tanto que sus cejas rozaban sus pestañas, le dedicó una mirada que distaba mucho de la simpatía. No le gustaba su nueva faceta, no cuando la usaba contra él. Todos los nefilims a los que se habían enfrentado y osaron además burlarse de él, habían acabado mal. Rainer terminaba desmembrándolos por la rabia que le generaba sus burlas que normalmente tenían relación con su cambio de bando. “Fanático” le habían llamado. “Loco de atar”, “basura”, “miserable” y otros objetivos similares. Ignorantes. Nunca les dio opción a saber lo que movía a Rainer a cometer las atrocidades que cometía. Todos terminaban atravesados o ahogados en su propia sangre.  

El nefilim sonrió casi ofendido, en una expresión que se mezclaba con la incredulidad. ¿Los verdaderos culpables? Claro, él mismo y los suyos. Fueron y eran culpables de acabar con quienes no cumplían con la voluntad del Arcangel Raziel haciendo tratados de paz, como si de mundanos se trataran. ¡Y con subterráneos! ¡Siendo entidades demoníacas! Y dichos tratados que éstos incumplían destrozando familias. Solo después de su crimen eran perseguidos y castigados. ¿Eso era eficaz? ¿Eso era práctico? Que se lo dijeran a su mujer y a su hijo.

Apretó fuertemente sus puños volviéndose sus nudillos tan blancos como el papel. Estaba debatiéndose entre acabar con ella en ese preciso momento o no, cuando antes no le hacía falta pensárselo ni un segundo. — Pues no hacéis lo suficiente — replicó entre dientes. Cada vez se sentía más enfurecido. Su guion lo perdió hacía unos minutos— ¡Algo de culpa tendréis de que perdiéramos la fe! Claro que jamás lo reconoceréis, ya que vanagloriarse y ser unos malditos narcisistas son cosas muy nuestras. — No cabía duda que en el mundo de las sombras siempre se había extendido esa verdad que muchos trataban de ocultar, y era la gran soberbia y chulería que la gran mayoría de los nefilims cargaban consigo con orgullo.

Si ella solo supiera que él fue uno los que participó en aquellas masacres estallaría una batalla a vida y muerte. Cerró la boca, uniendo sus labios en una línea recta que coloreó sus labios de blanco por la presión. Las aletas de su nariz se movían al ritmo de sus potentes y rápidas respiraciones que continuaron su aleteo al oírle pronunciar su última cuestión. La actitud que tomaba Tanya le sacaba de las casillas. Se le ocurría una clara respuesta que darle pero se delataría, y si se delataba, tenía que eliminarla antes de que ella lo hiciera con él. — ¿Y ahora quién está siendo creída? Algo falla en el sistema y lo sabes. — la miró a un ojo y a otro conteniendo lo que su cuerpo le pedía, ya se lo pedí automáticamente. Como si bañarse de sangre fuese esencial para nutrirse. — No me toques más los huevos, Tanya. Porque entonces tendremos que zanjar la discusión de un modo menos pacifista y no quieres eso. — Y que no lo quisiera porque entonces Rainer liberaría toda aquella tensión acumulada.


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Soporté de manera estoica sus reproches y voces más altas frente a mi rostro sin moverme ni un milímetro del suelo y sin apartar mi mirada de la suya. Era muy fácil decirlo, era muy fácil reprochar cuando algo salía mal pero aquellos que reprochaban la mayoría de veces no se ponían en nuestro lugar teniendo en cuenta lo que ocurría, el número de personas que respondían a nuestra llamada y lo que en realidad podíamos hacer con ello. Yo también había perdido personas a quien tenía en estima, compañeros de trabajo a los que conocía desde hacía años y con los que parecía que no pasaba el tiempo cuando volvíamos a vernos. Sus pérdidas también me habían dolido al igual que al resto de cazadores y al consejo. ¿Qué pensaba?, ¿que éramos seres sin sentimientos?.

-Hacemos lo que podemos con lo que tenemos y con aquellos que acuden a nuestra llamada. Pero me alegra que en esta ocasión hayas acudido, así sabrás que es cierto lo que te digo y tú mismo podrás tener constancia de primera mano de lo que somos y de lo que no somos capaces. - le miré a los ojos con dureza y el ceño ligeramente fruncido - Tú perdiste gente importante, yo y el resto también. No es fácil para nadie aceptar las pérdidas pero intentamos que esas pérdidas no queden en vano y seguimos luchando, seguimos luchando por los acuerdos y por aquello que debe de mantenerse que es el equilibrio, seguimos peleando día tras día para mantener a los demonios alejados de este mundo.

Aquella actitud que tenía de ferocidad y brutalidad me descuadraba completamente. No le recordaba así para nada. Rainer y yo fuimos uña y carne, siempre juntos, no había quien nos separase. Los golpes de la vida y la pérdida de personas importantes para nosotros nos hacen endurecer el carácter y a la muestra estaba en nosotros: antaño tan amigos que era imposible vernos separados y hoy retándonos con la mirada en un bucle de tensión que podía palparse a manzanas de allí. Tomé aire y lo solté lentamente, hacía tanto tiempo que no teníamos contacto que todo lo que creía saber de él se había esfumado igual que todo lo que él creía saber de mí.

-Se me ocurren cosas mejores que tocarte los cojones - contesté inclinando la cabeza para terminar sonriendo de medio lado - No me interesa una pelea contigo en estos momentos - ladeé mi cuerpo mirando hacia atrás para a zona de su trasero - y no porque no esté segura de que podría patearte el trasero ese que tienes hasta dejarlo irreconocible - continué sin borrar la sonrisa de mis labios - sino porque hoy estoy de vigilancia y no quiero dejar que ningún demonio consiga acabar con ningún mundano esta noche. - coloqué las manos en mi cintura - ¿Vienes?, estaré encantada de escuchar tus propuestas sobre lo que debería hacerse. - añadí levantando una ceja mientras hacía una inclinación de cabeza hacia el local del que había salido rato atrás. En el fondo aquello de patrullar con él y acabar con demonios me hacía recordar momentos pasados de nuestra vida que quería revivir.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Rainer se sentía hastiado e impotente, y ya no supo disimularlo. Sentía odio por los subterráneos, ese sentimiento tan fuerte y destructivo se desbordaba. Era complicado contener su totalidad en un único colectivo, por ello La Clave también tenía una buena dosis. Su benevolencia hacia unas razas corrupta por la sangre de demonio se cobró la vida de su familia y de otras tantas, estaba seguro. Era una amenaza que había que destruir y no cuidar. Pero claro, Tanya desconocía la verdadera razón de su odio y así seguía siendo todo el tiempo que pudiera, porque cuando la verdad llegara a sus oídos se verían obligados a levantar sus afiladas armas y enfrentarse.

Adoptó una actitud más ruda y violencia a medida que se iba caldeando el ambiente. Señal de que se estaba encendiendo en demasía y por ello avisó a la rubia de lo que pasaría si no dejaba de desafiarle como lo estaba haciendo. Y no solamente con sus palabras, sino también con la expresión de suficiencia que recibía como respuesta.

Rainer en su fuero interno menospreció sus numerosas pérdidas. Estaba seguro de que no eran nada en comparación con la suya propia sin pensar ni por un solo segundo que podría estar equivocado. Ella también pudo haber perdido algún familiar cercano o quien sab, tal vez a su parabatai si es que se unió a alguien después de que él le huyera.

En lo único que podía darle la razón era en que solo les quedaba luchar para que sus muertes no fuesen sido en vano. Las de su mujer y su hijo le habían servido para haber barrido una buena cantidad de subterráneos hasta el momento para que jamás volverían hacer daño o para ni siquiera iniciasen en ese camino oscuro.

No abandonó sus ojos. Se los quedó mirando con dureza esperando que midiera bien sus siguientes palabras. Tanya habló comenzando no del todo bien. Rainer entrecerró los ojos en una expresión de fastidio y también arrugó la nariz. Se estaba excusando para no pelear con él pero lanzándole la pulla de que podría vencerle de un modo tan descarado que le hizo elevar las cejas de la estupefacción. Él quiso comprobarlo, de hecho, iba a ofrecérselo para demostrarle lo equivocada que estaba pero de nuevo le silenció. Demasiado tarde. Demasiado lento, Rainer. Como siempre. Y bueno, para acabarle de matar las neuronas, Tanya le ofreció volver al pub a beber mientras… ¿charlaban?

Tardó varios segundos hasta que se le fue el bloqueo mental en los que seguía mirándola con las cejas completamente alzadas. Su deber le gritaba ‘no’, le prohibía seguir fingiendo ser su aliado porque resultaba peligroso. Nunca lo fue antes pero con Tanya sí que lo era por todo lo que significó para él. — Adelántate tú —. Aceptó toscamente pero lo hizo. Esperó a que ella se diese la vuelta tomando rumbo al local para pasarse una mano por la cara y bajar súbitamente la cabeza manifestando su derrota.

Se tomó cerca de diez segundos antes de iniciar la marcha dando pasos lentos pero firmes. La siguió, abrió la puerta trasera y cruzó el umbral. De nuevo sintió el calor propio de toda la gente concentrada y por consiguiente, también el olor. Se sentó en el alto taburete a su lado y le miró de reojo con un ligero recelo. —  Así que gusta beber estando de ‘servicio’ Mmmmm… Cada vez me das más la razón — dijo con recochineo—. Sorpréndeme, pídeme lo mismo que vayas a tomar tú, pero sin sombrilla, por favor — se burló al imaginarse pidiéndose un ‘Cosmopolitan’, un ‘Daiquiri’ de fresa, o cualquier tipo de alcohol afrutado y bastante dulce.  


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Si quería pelear conmigo yo no le iba a poner pega alguna, ya hacía demasiado tiempo que había perdido el miedo a enfrentarme a personas que me doblaban en musculatura. No borré la media sonrisa ni cuando me giré y me encaminé hacia el antro que me tocaba vigilar esa noche. Abrí la puerta y el olor a bar se estampó contra mis fosas nasales. Seguro que se entiende a lo que me refiero; ¿sabéis ese olor que hay en todos y cada uno de los bares?, ¿ese olor mezcla de alcohol y personas?, seguro que os ha pasado más de una vez pasar por delante de uno de esos locales con la puerta abierta y percibir el olor al que me estoy refiriendo.

Tomé asiento en el rincón de la barra más solitario, aquel donde no había nadie y dos altos taburetes parecían estar esperándonos. Amplié la media sonrisa y alcé una ceja girando mi rostro poco a poco frente al suyo para ver su mirada de soslayo.

-Me gusta beber de servicio y cuando no estoy de servicio también, pero no estoy tan grillada como para hacerlo de manera irresponsable - contesté y volví a mirar al frente en busca del camarero - Al menos no cuando estoy de servicio. ¡Ey! - alcé la mano llamando la atención del que antes me había invitado para ganar terreno conmigo - Como quiera el caballero, ¿un san francisco con doble de granadina pero sin sombrillita dices? - pregunté a Rainer con la media sonrisa en mis labios que llevaba unos minutos sin borrarse. El camarero se acercó y tras echar una mirada a mi acompañante con cara de no muy buenos amigos, relajó su comportamiento conmigo y se mantuvo más alejado e infinitamente menos coqueto que antes - Trae dos vasos de chupito y la botella de vodka, ¡ah sí!, y una sombrillita de esas de cóctel, que yo no me tomo mi chupito sin la sombrillita correspondiente.

El camarero no entendió absolutamente nada del tema sombrillita, pero se dio la vuelta y colocó dos vasos de chupitos recién sacados del congelador y la botella de vodka que había utilizado antes para llenarme el chupito. Cuando asentí, se giró y se marchó para atender a otro cliente.

-*Chasqueo la lengua*, una pena, no le quedan sombrillitas de esas tan monas con motivos playeros. - aguanté fuertemente que mi sonrisa se ampliase a tope pero finalmente no lo pude evitar y reí sincera mirando a Rainer. Llené los dos vasos y dejé la botella abierta a un lado - Relájate, te prometo que no muerdo.
avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
La nueva Tanya además de acida, era toda una respondona. Tenía respuestas para todo y también excusas. Porque… claro, beber estando de servicio casaba con la responsabilidad. Ahí Rainer no pudo evitar esbozar una sonrisa y desviar la mirada a un lado a la par que negaba con la cabeza. Le hacía gracia sus ocurrencias, pero más gracia le causaba que lo dijese en serio. ¿Estaba con una total desconocida o existía algún resquicio de la Tanya del pasado?

Por supuesto que sí. Muy responsable por tu parte—. Respondió sin credibilidad alguna. Su murmullo entre dientes antes de llamar al camarero le llamó la atención. ¿También sucumbía al alcohol sin contenerse? Él lo solía hacer pero en soledad, sin que nadie pudiera molestarle. Por esa razón se sentía tan extraño, estando en un bar bebiendo con alguien por algo parecido al placer. Frunció el ceño cuando escuchó la descripción de su próxima copa. ¿Le había tomado en serio o era coña? Coña. El tono jocoso de su voz la delató y en especial su sonrisilla. — Si es lo que tomas tú… — se encogió de hombros y miró al camarero profundamente a los ojos. Le importaba una mierda lo que pensara de él, total, era un mundano insignificante pero a pesar de ello no le agradó la forma de mirarle.

Rainer fijó la mirada en los chupitos y se desvió hacia la mano de Tanya buscando en su dorso la runa que delatase su casamiento. No encontró ninguna y no supo que sentir al respecto. No obstante en la suya propia sí que se encontraba la cicatriz de la que fue la runa que lo unió con Eydís hasta el día de su muerte. Le vino a la memoria el terrible dolor que sintió en el dorso de la mano cuando ella falleció, pero nada comparable con el que le quebró el alma al contemplar como moría junto a su hijo.

Se sumergió tanto en el pasado que tardó en reaccionar a las palabras de Tanya, por suerte no dijo nada interesante, solo otra estupidez. Esa vez no le rio la gracia, le dio la sensación de que se había perdido algo. Ya le había devuelto la broma una vez, no hacía falta abusar. — Sí… muy graciosa—. Mira, tu grado de madurez sigue igual de siempre.—. Alargó el brazo para coger la botella y les sirvió a ambos. — Estoy muy tranquilo — La miró un instante antes de seguir sirviendo, no quería derramar el Vodka— No podrías morderme ni aunque quisieras. — Levantó las cejas en un único y repentino gesto para hacer más énfasis a sus palabras. Dejó la botella sobre el mostrador, cogió el minúsculo vaso y sin dejar de mirarla a los ojos dio un trago. Rechazando la mínima posibilidad de que Tanya quisiera brindar por su encuentro. — Esta mierda es buena — Se sirvió otra de inmediato. También a ella de habérselo tomado. — ¿Encontraste a tu parabatai? — Ya que estaba ahí… no iba a marcharse sin saber  algunas cosas. Quizás para encontrar algo que le empujara a hacer lo que debía.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

-Tú sin embargo has cambiado y tu grado de carca ha subido como la espuma de la cerveza que me tomé esta tarde - amplié la sonrisa - No me tientes que ahora soy bastante más ligera y ágil que cuando éramos adolescentes. Recuerdo que hace 17 años te di alguna que otra paliza, pocas pero te di algunas. - giré mi cuerpo hacia él de manera que mis piernas cruzadas quedasen apuntando las suyas. Tras haberme bebido el chupito, dejé que Rainer volviese a rellenar mi vaso.

El camarero nos miró de reojo observando nuestros movimientos y también mi escote todo hay que decirlo. Seguro que se pensaba que Rainer y yo teníamos algo y de ahí que hubiese parado con el juego que tenía antes de que saliera del bar. Supongo que la presencia de mi compañero no le causaba gracia, pero lo que sí que le producía era un miedo increíble a sufrir una hostia por su parte si se propasaba conmigo. Si él supiera que no necesito a nadie que reparta hostias como panes si alguien se sobrepasa conmigo...

-¿Mi parabatai dices? - pregunté alzando una ceja con el vaso del segundo chupito en la mano - Si - contesté asintiendo y quedando unos segundos en silencio - Está aquí de hecho: Vodka-Rainer, Rainer-Vodka - alcé el chupito a modo de brindis y luego me lo bebí de nuevo de un sólo trago. Una nueva canción comenzó a sonar por los altavoces del local. Negué con la cabeza tras dejar el chupito en la mesa de madera - No, no encontré a nadie con el que me sienta completa - me encogí de hombros - Pero en realidad creo que siempre entendí mal lo de los parabatai. Siempre pensé que era algo que te hacía más fuerte y sin embargo después de todo este tiempo creo que es todo lo contrario, así que ni lo he buscado ni lo echo de menos. - Llené de nuevo mi vaso y el suyo si es que lo había bebido, y desvié rápidamente la mirada al espejo por el que observaba el local a mi espalda. En esta ocasión no era ningún demonio el que estaba intimidando a un par de chicas que tomaban una cerveza, sino un baboso que se dedicaba a decirles las mayores guarradas que había oído en mucho tiempo. - Un momentito - pedí a Rainer con el dedo índice de mi mano derecha.

-¿Algún problema? - Pregunté tras levantarme del taburete y acercarme a los tres que estaban apenas a dos metros de donde nos encontrábamos en la barra. El borracho se acercó a mí balbuceando que no, que sólo estaba hablando. Esquivé su movimiento con un paso rápido hacia atrás, pero cuando alargó la mano para tocarme el pecho, llevé mi mano a su entrepierna y apreté con todas mis fuerzas - Pues verás, resulta que yo sí que veo un problema ¿sabes? - el borracho se quejó de dolor y se encogió hacia delante - ¿te duele?... no te oigo, ¿te duele? - pregunté alzando la voz. Sólo cuando gritó desesperado y casi se retorció sobre sí mismo, solté mi agarre - Como te vuelva a ver aquí, la próxima vez que aparte mi mano de tu paquete me lo llevaré de recuerdo a casa, ¿te has enterado? - asintió repetidamente y agarrándose la entrepierna con las dos manos salió del local. Miré a ambos lados y aquellos curiosos que se habían quedado mirando la escena, volvieron a sus conversaciones. Yo por mi parte volví de nuevo al taburete junto a Rainer - Cuéntame, ¿tú encontraste parabatai?.


avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Le dedicó una mirada de suficiencia y se le escapó una pequeña sonrisa cuando le llamó carca. Y lo era, no le gustaba como había evolucionado los nefilims y La Clave en general. Era un insulto a sus tradiciones y una ofensa tremenda a sus orígenes. Con Tanya costaba menos actuar, le recordaba viejos tiempos en los que fue feliz y libre del peso del dolor que entonces cargaba. Ensanchó su sonrisa después de soltar un bufido de fastidio porque era cierto que alguna vez le había vencido, pero en defensa de su orgullo fueron pocas.

Sus ojos oscuros se movieron para ver sus piernas cruzarse. Estaba en todo. Se dedicaba a observar todo y cada uno de sus movimientos y gestos. Algunos nuevos que no habría hallado en la Tanya que había dejado. Parpadeó y volvió a mirarla a los ojos no fuese que malinterpretara esa fijación analítica. — Ya lo comprobaremos en otro momento—. No supo muy bien si lucharían más delante de manera amistosa o como enemigos, pero Rainer quería luchar con ella y comprobar su evolución combativa.

¿El Vodka? — Arqueó una ceja, desvió la mirada y negó con la cabeza de lo absurdo que le resultaba aquello. ¿Y qué? Él también tenía una parabatai extraña y bastante abstracta: la venganza. — Un placer — Llevó los dedos índice y corazón a su frente haciendo un gesto de saludo a su chupito, siguiéndole la corriente a Tanya. Dejó su chupito vacío en la barra de madera donde apoyó los codos para adoptar una pose más cómoda y relajada. — Vuelves a entenderlo mal. Sus marcas te hacen ser más fuerte en cuerpo y alma. Ya como te hayas sentido sin haberlo encontrado es otro asunto. — Cogió el chupito con el dedo índice y pulgar, bebiéndoselo de un solo trago. Se sintió como si hubieran vuelto atrás y él le enseñaban como era eso de ser nefilim — Eso sí, una vez unidos… cuando lo pierdes, es como si perdieras una parte de ti y no vuelves a ser el mismo. — Parecía que hablaba de su propia experiencia. Nunca se unió a un compañero en esa ceremonia pero el dolor y la sensación de perderse a sí mismo también se sentía cuando una de las partes del matrimonio fallecía.

La seguí con la mirada cuando se levantó para acercarse a un grupo de mundanos. Rainer no se podía creer lo que estaba viendo. Bufó y negó con la cabeza porque sí, de verdad estaba inmiscuyéndose en una disputa de mundanos. El agarre que le hizo a ese pobre chico le hizo entrecerrar los ojos y fruncir todavía más el ceño al imaginarse el dolor que debía estar sintiendo. Cuando regresó, Rainer la miró fijamente a los ojos, acercó el rostro al de ella con interés, porque quería enterarse bien de lo que le respondiese —. ¿Por qué has hecho eso? Protegemos a los mundanos de seres sobrenaturales, no de ellos mismos. Deberías marcarte ese límite y más si tienes un alto cargo en La Clave. — Se lo soltó así sin más para descubrir si tenía algún cargo importante  y sirvió otro chupito que bebió inmediatamente. — No... Oye, ¿de qué hubiera servido que te dijera por qué no quería ser tu parabatai? ¿Qué hubiera cambiado? — Llevaba con esa asquerosa curiosidad en la cabeza desde que Tanya se lo había reprochado. Intentó ignorarla pero se vio que no pudo.




avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

-Cómo me podría llegar a sentir nunca lo sabré, pero lo que sí sé es que con parabatai líquido me siento muy bien - realicé una mueca bajando las comisuras de mi boca y asintiendo un par de veces totalmente convencida.

Destrozada fue poca definición para definirme a mí misma cuando ocurrió aquello. Me sentí totalmente humillada porque la única persona que parecía complementarme y con el que realmente me sentía yo misma, me había apartado y rechazado sin explicación alguna. De repente me vi sola ante todo, no sólo en los entrenamientos, salidas en equipo... sino también en todas aquellas horas del día que compartía con él; joder, si hasta en ocasiones me quedaba dormida a su lado viendo películas por la noche. Mi personalidad tuvo que fortalecerse mucho tras su marcha. Aprendí a sacar de mi interior lo que realmente ocultaba yo misma con su protección; me convertí en una mujer fuerte e independiente y poco a poco dejé de salir con otros compañeros cazadores para realizar las rondas. En un abrir y cerrar de ojos lo que antes me daba tanto miedo ahora parecía seducirme de la manera más extraña posible.

Observé su mano y comprobé con sorpresa que la runa del matrimonio estaba borrada. Eso sólo podía significar dos cosas: o su mujer había muerto o se había divorciado. Ambas cosas explicarían parte de su carácter.

Sentí su voz mucho más cerca de mi oído cuando preguntó aquello y giré mi rostro hacia él para mirarle fijamente a los ojos, ¿de verdad no veía por qué había hecho eso?.

-Protejo el mundo del desequilibrio y no hay mayor desequilibrio que el de un gilipollas que se cree con el poder de actuar como lo estaba haciendo con esas dos o como pretendía hacerlo conmigo. Míralo por este lado: se supone que tengo que velar porque ningún subterráneo ataque a los mundanos, pues te aviso que ese comparte el prefijo de su definición con los seres del submundo: él era subnormal. - contesté con completa naturalidad sin apartarle la mirada. Y cuando lanzó la siguiente pregunta me acerqué un poco más a su rostro quedando a un par de centímetros de él y entrecerré los ojos esbozando una sonrisa - En 17 años si eso te lo digo - me encogí de hombros - ya sabes, nunca es tarde. - le contesté a modo de susurro guiñándole el ojo para después alejarme y beberme el tercer chupito de vodka que estaba preparado sobre la mesa. Estaba tan acostumbrada a esa bebida que ya ni sentía el quemazón por la garganta al tragarlo.

Miré el reloj y comprobé la hora; ya eran más de las cuatro y por lo tanto debía de haber un nuevo cazador actuando allí esa noche. En muchas ocasiones nos dividíamos la noche en dos para que nuestra eficacia fuese la más alta desde primera hora, aunque a mí me gustaba quedarme hasta el final por si surgían problemas de número.

-Te propongo algo. Hace muchos años que no nos vemos y creo que ambos tenemos preguntas que hacernos. Nos haremos una pregunta por turno y sólo podremos contestar la verdad, si no queremos contestar bebemos un chupito... y no te preocupes, ¿ves esos dos que acaban de entrar y se han sentado en la mesa más cercana a la puerta? - pregunto sin mirarles teniéndolos a mis espaldas, me bastaba el reflejo en el espejo para saber que eran ellos - Son compañeros que han venido a relevarme así que no me hables de responsabilidad con el alcohol trabajando. ¿Juegas?.


avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Rainer se encogió de hombros mostrando su total indiferencia hacia lo que ella sentía por su el vodka. Se quedó para sí mismo su pensamiento de que era la forma en la que Tanya se conformaba con lo que tenía, aunque para él que iba más allá. Que no se trataba de conformarse sino de resignarse disfrazada en la primera. A él no le podía engañar. Se acordaba muy bien de la mirada que le echó cuando formuló esas fatídicas palabras que conformaban su deseo de que se convirtiera en su parabatai. Ojos cargados de ilusión y de una esperanza abrumadora porque cualquiera hubiese esperado que le dijera que sí.

Era muy tarde para pedir un perdón que no sentía. Incluso habría vuelto a desaparecer de su vida de volver atrás en el tiempo. Rainer siempre fue generoso con ella pero respecto a sus propios sentimientos era todo lo contrario. Egoísta a más no poder. Y si estar a su lado suponía fortalecer todavía más su amistad convirtiéndolos en hermanos de runas, unidos en la vida y en la mismísima muerte, obviamente se marcharía para siempre otra vez más. De haber contentado a Tanya se hubiera sentido el chico más idiota e infeliz del mundo. Esa nueva relación habría supuesto para él una tortura ante la imposibilidad de hacer realidad sus anhelos. Y si eso era lo que ella más quería en el mundo significaba que no tenía intención de tener una relación sentimental con él, como era evidente. Si. Con ese pensamiento reconfirmó que hizo bien a pesar de haberla herido.

Otra vez hablaba del equilibrio y se reprimió las ganas de responder que en realidad ella y los suyos lo resquebrajaban constantemente desde que se firmaron los acuerdos. Soltó un suspiro negando con la cabeza manifestando su desaprobación. Se llevó la mano libre al puente de la nariz y se la masajeó. La sola pronunciación de los subterráneos tensó mis hombros pero me obligué a relajarme y a continuar con la función. Un bufido se le escapó de los labios dándole la razón en lo de que eran subnormales, todos los humanos lo eran a su parecer. — Ya… Ya lo he pillado.

Pasaron a algo interesante, algo que Rainer inició formulando una pregunta que le había estado carcomiendo la cabeza durante un buen rato. No se dejó intimidar por su acercamiento, pasó lo opuesto pues él también se acercó a ella sin dejar de mirarla con seriedad y respirar el aire alcoholizado que ambos compartían. Pero ella, como mujer rencorosa y que devolvía cada uno de los golpes verbales que él le propinaba, lo hizo en el preciso momento que más le fastidiaba porque ella reconoció en los ojos de Raider el tremendo interés que sentía por saberlo. El nefilim le miró duramente a los ojos. — Eres una resentida llena de rencor— Habló él de rencor, cuyo sentimiento lo llevaba junto con el odio a purgar el mundo de subterráneos.

No voy a jugar a un estúpido juego de adolescentes. Ya veo que te has quedado bloqueada en esa edad por el trauma que te causé — espetó visiblemente picado por habérselo devuelto y dando otro trago en su chupito de vodka que se lo había cargado tanto que se mojó los dedos. Miró de reojo a los nefilims que relevarían a Tanya reconociendo bien sus rostros y anotándolos en su lista. — Solo habrá una forma de que responda a tus preguntas ya que has decidido cerrarte por banda, no haciéndolo a través de un juego de idiotas. Únicamente si me tumbas en un combate. Cada vez que coma suelo responderé a lo que quieras, y tú también. Somos nefilims… no chicos en la edad del pavo. — La señaló con el dedo, se levantó bruscamente del alto taburete y sin mirar atrás salió por la misma puerta en la que entró por última vez. Si le seguía o no ya lo comprobaría fuera. De no hacerlo tomaría rumbo a otro sitio para volver a sus propios asuntos pero sin olvidarse de esa zona por si la volvía a ver.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Sí claro, resentida llena de rencor. Sonreí de medio lado y volví la mirada hacia delante reprimiendo una risa aún más abierta. Que me gustase jugar no significaba que estuviese llena de rencor por lo que sucedió, porque mira, quizá hasta me vino bien. Si me hubiese dicho que sí me habría pasado toda mi vida dependiendo de él, sintiéndome tan unida a su persona que por mucho que aquello nos hiciese más fuertes, también nos hacía mucho más débiles. Ambos hubiésemos sido la debilidad del otro en plena lucha, y eso es dar una ventaja increíble al enemigo. Ahora no era Tanya la amiga de Rainer, ahora era Tanya... sin más.

-Más vale quedarme atascada en una edad vivida que no en una que aún me queda por vivir cuando sea vieja y gruñona. - miré entonces a Rainer a los ojos de nuevo sorprendida por aquella imperiosa necesidad que parecía tener de pelear conmigo. Esperé a que se levantase y caminase hacia el exterior del local y cuando lo hizo, chasqué la lengua -Prepárate porque te voy a pegar la paliza del siglo en ese culo que tienes, carca[/b]. - añadí sabiendo que no podía oírme mientras le miraba de arriba a abajo por detrás.

Me levanté del taburete y dejé sobre la mesa un billete que pagaría los chupitos que nos acabábamos de beber tanto Rainer como yo, y después salí del local siguiendo sus pasos. Cerré la puerta una vez estuve fuera y lo encontré esperando en el oscuro callejón. Me quedé a unos pasos de él y crucé mis brazos por debajo del pecho.

-[b]¿Algo que decir antes de que te pegue una paliza?, ¿me dejas tus tierras y posesiones si acabas muerto o algo así?
- pregunté alzando la ceja y con media sonrisa. Me coloqué en guardia derecha y saqué mis dos barras de titanio de la espalda haciéndolas girar cada una en una de mis manos de manera magistral para prepararme para el combate - Vamos, adelante que no tengo toda la noche - amplié la sonrisa y me fijé en los movimientos que su cuerpo hacia valorando su guardia y dónde colocaba el peso de su cuerpo. Tenía que reconocer si su técnica había cambiado porque la mía sí que lo había hecho.


avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Viejo gruñón le había llamado de la manera más sutil que Tanya podía, porque había quedado muy claro que la nefilim no se andaba por las ramas a la hora de expresar lo que pensaba. Él la escuchó pero le dio absolutamente igual. Había cambiado. Todos cambian a lo largo de los años y si le sumamos unas vivencias trágicas, esto sucede con mayor intensidad. Atrás quedó el chico divertido y alegre que ayudaba a Tanya a entender su mundo. Aquel que bromeaba con ella y la picaba sanamente produciendo que al final ambos se riesen a carcajadas. Y ese que se vengaba con cosquillas de su amiga cada vez que ésta se dormía mientras veían una serie o una película.

Esperó en el callejón unos segundos que le supieron a poco. Necesitaba ordenar sus ideas y gestionar todas las emociones que se le agolparon repentinamente desde el momento en que la vio, y todas ellas… a medida que fueron pasando los minutos se iban contradiciendo. No había ni una pizca de sincronización entre lo que pensaba y lo que sentía, y eso resultaba un problema. Resultaba peligroso. Y no sabía exactamente si lo era más para él que para ella.

Se giró hacia ella para mirarla con un semblante serio y neutro. Echó sus brazos hacia arriba para tomar con sus manos las empuñaduras de sus hachas y en un rápido movimiento las sostuvo justo debajo de las hojas dobles. De esa forma dejaba el extremo de las empuñaduras libre para usar contra ella. No tenía ningún tipo de arma menos peligrosa que usar así que confió en que así valiese a pesar de que le resultaría incómodo. Pero qué más daba, confiaba en que aun así ganaría.

No tengo nada material que darte. Solo respuestas si te las ganas.  — Le iba a ofrecer que tomara la iniciativa pero en vista de su alta prepotencia—casi tan alta que la de él— aceptó su permiso de comenzar él. También se fijó detenidamente en la pose defensiva que adoptaba la que fue su amiga de la infancia para calibrar todos sus siguientes movimientos.

Corrió hacia ella hasta posicionarse delante, elevó bruscamente el hacha de su mano izquierda para posicionar cerca de su rostro la empuñadura para que creyera que le golpearía con ella, pero fue un intento de engaño. Se detuvo justo a tiempo para dar el siguiente paso, tratar de golpearle el estómago con su rodilla y ultimar el ataque con un golpe con la empuñadura que había dejado en suspensión esperando el momento crucial y ese momento había llegado. Pero algo hizo que lo despistó completamente y de la manera más inesperada, tanto que lo desubicó del todo.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

-Pues tengo la impresión de que me vas a dar muchas respuestas esta noche - sonreí de medio lado retándole con la mirada y me preparé para sus movimientos.

Sí señor, ahí estaba Rainer en su plenitud. Recordaba que era un gran luchador y en el combate cuerpo a cuerpo uno de los mejores. Claro, la diferencia era que habíamos pasado 17 años alejados el uno del otro y en esos 17 años se puede mejorar y aprender muchas técnicas que no se conocen cuando se es tan jóvenes como éramos nosotros. Observé sus movimientos más pesados que los míos, cosa totalmente normal porque mi peso corporal no era el suyo obviamente. Esquivé el primer envite que me lanzó intentando un fallido rodillazo en mi abdomen que esquivé simplemente girando sobre mí misma. Ahora me tocaba a mí.

Antes de que pudiese reaccionar realicé una pirueta hacia atrás asestándole una doble patada -primero con un pie y luego son el otro- bajo la barbilla, y cuando caí de nuevo en el suelo manteniendo perfectamente el equilibrio. Aprovechando su desconcierto por aquel movimiento, le solté una patada hacia delante que le hizo caer al suelo de culo y me puse a reír.

-Joder Rainer, te has quedado quieto; ni que te hubiese enseñado las tetas - solté una carcajada y me coloqué de cuclillas a su lado - Bien, creo que esto supone que me tienes que responder a una pregunta ¿no? - le miré con una sonrisa socarrona - ¿Dónde has estado todos estos años?.



avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
No iba a permitir sacarle demasiadas respuestas a sus preguntas, pero por estadísticas le sacaría alguna que otra. Ni por asomo iba a lograr tantas como ella se creía. Siempre se dice que no hay que subestimar al contrincante como él lo hacía con ella, pero Tanya tampoco se quedaba atrás. Su prepotencia la delataba como la de él y ambos terminarían sorprendidos y comiendo suelo.

Los primeros minutos de batalla serían cruciales para conocerse el uno al otro. Para valorar su nivel de lucha cuerpo a cuerpo y determinar qué era lo que habían cambiado y cuál era su potencial sin descuidar lo demás. A algunos se les daba mejor esquivar, lo que ayudaba a desgastar al rival. A otros la fuerza bruta, como Rainer, lo que le proporcionaba mayor resistencia a los golpes, mayor potencia en sus ataques, pero también mayor lentitud a la hora de realizar los suyos propios. Tanya había ganado en agilidad y velocidad, lo que la convertía en su antagonista.

Eso lo descolocó un poco durante un segundo, un tiempo que Tanya supo aprovechar para proponarle una doble patada que le hizo elevar el rostro hacia el cielo negro y estrellado emitiendo un quejido. Entonces, cuando trató de mantener el equilibrio, ella remató su movimiento con una poderosa patada que lo dejó en el suelo. Rainer se quejó del coraje que le dio su sarcasmo y sus risas. Maldijo su estúpida actitud engreída e inmadura mientras se masajeaba el mentón. Se quedó sentado en el suelo viendo que ella se acercaba confiada y se colocaba en cuclillas a su lado. Resopló y respondió a su pregunta. — Me fui al Instituto de Islandia y en los últimos años me vine aquí. — No especificó demasiado, solo se limitó a responder a la pregunta.

Aprovechó que la tenía cerca y en esa actitud tan despreocupada que la cogió brutalmente del cuello de su chaqueta acercándosela a su propia cara. — ¡Mi turno!— Vocalizó bien esas dos palabras, le dio un fuerte cabezazo que la desorientaría y a la par que él se erguía y se levantaba del suelo, realizó un barrido con su pierna derecha contra  la de ella para hacerla caer al suelo. Cuando lo hizo con su bota presionó su pecho. — Ahora tú, responde a la pregunta que te hice antes. — no la formularía de nuevo. Tanya sabía perfectamente qué le había preguntado.  



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una respuesta bastante escueta para lo que yo me esperaba, pero supongo que Rainer se había convertido en alguien parco en palabras. Confiada con mi superioridad en rapidez opté por acercarme demasiado, craso error; Rainer agarró mi cuerpo y me acercó a su rostro lo suficiente para darme un fuerte cabezazo que me desestabilizó por completo, y si a eso le sumamos el barrido con su pierna tenemos como resultado a mi cuerpo boca arriba en el suelo y sin saber muy bien ni donde estaba. Era fuerte, muy fuerte, tanto que podía sentir mi cabeza bombear. Guiñé los ojos cuando su pierna presionó mi pecho y llevé ambas manos a su tobillo para intentar contrarrestar su fuerza.

-Al menos podría... podría haber avanzado antes con mi vida, ce-cerrado el capítulo - contesté no sin dificultad sintiendo que el aire de mis pulmones era cada vez menor. Al igual que él fue escueto, yo también lo fui en esa ocasión.

Cerré los ojos mientras él continuaba aprisionando mi pecho y alargué una de mis manos hacia mi lado derecho buscando una de mi barras de titanio que había soltado al caerme hacia atrás. Con suerte una de ellas no había parado muy lejos sino lo suficientemente cerca para alcanzarla. Sujeté la barra y con todas las fuerzas que me quedan, asesté un golpe justo bajo la rodilla de su pierna contraria, aquella que tenía apoyada en el suelo. Eso tocó su nervio y aflojó la fuerza lo que me dio marguen para rodar hacia el lado en el suelo y zafarme de su pisotón.

Me puse de pie y agarré mis armas. Me moví rápidamente hasta ponerme a su espalda y cuando lo estuve, salté encaramándome a su espalda y rodeando su cuerpo con mis piernas a la altura de los codos. Las crucé por su abdomen para sujetar sus brazos y que no pudiese hacerme nada y puse una de las barras en su garganta haciendo presión para lograr dejarlo poco a poco sin aire. Si aguantaba lo suficiente caería debilitado al suelo aunque consciente. Apreté con todas mis fuerzas gruñiendo del esfuerzo hasta que lo logré, y cuando ambos caímos al suelo, me quedé de rodillas en el respirando agitadamente y recuperándome.

-Ahora... tú - dije cogiendo aire entre palabra y palabra - ¿Te divorciaste? - pregunté desviando la mirada hacia la runa medio borrada de su mano.


avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Una noche más, un antro más
SÁBADO → 3:15 → CALLEJÓN → FRÍO
Escuchó su respuesta manteniendo aquel semblante serio y neutro. Trató de encontrar en sus ojos el resto de su respuesta pero no halló nada porque no había mucho más que decir. Como él fue al grano pero no mintió. Notó un ápice de decepción como si hubiera esperado otra contestación pero se deshizo rápidamente de ese sentimiento para atender al dolor que atravesó su rodilla. Ésta se clavó en el suelo aflojando la pisada sobre el pecho d Tanya.

Se escabulló bien y se notaba que tenía una buena capacidad pulmonar por como aguantó su pisotón, pero sobre todo por como obtuvo las fuerzas necesarias para zafarse de él.

Tenía muchas más preguntas mas debía olvidarse de sus respuestas. No tenía que interesarse por ella más de lo que debía: como un obstáculo al que borrar del mapa. Conocer sus puntos frágiles en la lucha, que era lo que estaba haciendo con aquel "jueguecito", y también hayar una debilidad psicológica pero eso sería más complicado. Tanya se había convertido una mujer fuerte, independiente y con una coraza espiritual difícil de atravesar. Rainer podría volver a obtener su confianza, tenía la impresión de que lo podría conseguir con el tiempo para alcanzar sus propositos pero era un arma de doble filo. Demasiado arriesgado. Necesitaba reflexionar sobre el asunto en soledad para tomar una decisión.

Rainer se levantó demasiado tarde. Ella se movió con mayor rapidez y lo inmovilizó de una manera inesperada. ¿Qué táctica era aquella? Si parecía más propio de un mono araña que de una nefilim pero efectivo. El nefilim gruñó y ejerció fuerza en los brazos hacia fuera pero no podía deshacerse de su agarre. Sus ojos oscuros se abrieron sorprendidos al notar la barra de titanio aprisionando su cuello. Aguantó como una bestia parda. Se lo puso difícil a Tanya demostrando su resistencia física y tambien su capacidad pulmonar. Pero ya llegó el momento en el que notó que sus piernas temblaban y que sus manos se abrieron para soltar sus hachas. Los sonidos que emergían de su garganta iban a menos, su cabeza se le iba ligeramente y cuando cayó de rodillas al suelo ella también lo hizo soltándolo de su agarre.

Dio potentes y desesperadas bocanadas de aire mientras se apoyaba en el suelo con sus manos. Alternaba la rápida respiración con algún que otro tosido pero nada impidió que la mirara velozmente cuando oyó su pregunta. Alternó un momento esa mirada entre ella y su propia mano con la marca rosada que dio sentido a su cuestión. Maldijo esa runa tan pública.

- No - Soltó un monosílabo solitario, no hacia falta más para que Tanya comprendiese. No quería seguir con ese juego pero haría un esfuerzo por continuar estudiando a la cazadora. No quiso recibir más preguntas personales, al menos no de aquellas que le hacían hervir la sangre como le estaba pasando en esos momentos. Básicamente porque le venían malos recuerdos, aquellos que él mismo evocaba para recordarle que debía seguir con su purga.

Alargó el brazo rápidamente hasta atrapar su cuello aprovechando que se había quedado de rodillas. Consiguió agarrarla y se fue levantando poco a poco obligándola tambien a ella a hacerlo. La sensación de ahogo no le gustó nada así que se lo quiso devolver. Utilizó también la otra mano para ejercer mayor fuerza. Lo hacia sin dejar de mirarla a los ojos. - El juego se acaba ya.- Cuando notó que ella se quedaba con fuerzas él se arrodilló a su lado y con sus manos la hundió en el suelo para acostarla en él. - Lo vamos a dejar en empate porque ninguno es capaz de darle una paliza al otro - Continuó hablando mientras apretaba aun teniéndola a ella en el suelo a su merced. No quería sobrepasarse. No podía matarla. No quería. Para eso tendría que prepararse bien cuando llegara el momento. - Última pregunta.- La soltó suavemente y se acomodó mejor sentándose en el suelo para descansar. Para él todo había acabado aunque quizás para Tanya no. - Ajeno a lo que piense La Clave ¿Qué piensas tú de los subterráneos?- Sabía qué era lo que pensaba La Clave en general pero le interesaba lo que podría creer Tanya de manera individual. De esa forma había conseguido captar a algunos de sus nefilims.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 326

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9392-rainer-gulbrandsen-en-construccion#81800http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9408-y-tu-que-quieres#81886http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9409-el-tiempo-es-una-ilusion#81887
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Su más que firme negación a contestar a la pregunta me dio más señales de las que supongo él esperaba darme. O bien había sido un divorcio muy traumático porque él no quería separarse de ella y por lo tanto se negaba a pensar que estuviesen separados, lo que quería decir que seguía enamorado de ella... o bien había muerto. Lo que sí que creía me ponía en camino de lo que realmente había pasado fue su actuación siguiente. No había visto tanta ira explotar en mucho tiempo, pero fue una explosión contenida realmente. Cerré los ojos con fuerza cuando vi que mi cuerpo comenzaba a levantarse del suelo por su agarre en mi cuello, y llevé mis manos a las muñecas de las suyas para intentar soltarme. Imposible, aquello era imposible.

Mi cuerpo intentó dar una tras otra bocanadas de aire, pero lo único que conseguía emitir eran apenas gruñidos de asfixia que me llevaban poco a poco a casi perder el conocimiento. Moví las piernas para intentar lanzar una patada, algo que pudiera desequilibrarlo, pero me fue completamente imposible. Las fuerzas no me respondían y sus manos me llevaban a la pérdida de conocimiento a pasos de gigante. Me tumbó en el suelo sin dejar de mirarme a los ojos; cuando me soltase iba a recordar de repente hasta mi árbol genealógico porque le pensaba soltar una hostia de las que hacen historia.

Finalmente mi garganta se liberó y mis pulmones respondieron de manera brusca y violenta a la entrada de aire. La respiración se me aceleró y mi pecho comenzó a subir y bajar a espasmos.

-De los ... subterráneos - me quedé unos segundos intentando regularizar la respiración mientras me levantaba del suelo sin perderle de vista - que hay que res... respetar los acuerdos. Es lo que hace que ... que todo marche bien. - tosí varias veces sintiendo mis pulmones quemar y me acerqué lentamente a él - y de ti que te has pasado un poco ¿no? - alcé la voz todo lo que pude quebrándola en el proceso. Vale que yo había apretado su cuello con la barra de titanio pero era una técnica que utilizábamos para hacer perder el conocimiento y mantener con vida al contrincante, y yo no la había llevado a cabo hasta el final... él casi me había ahogado entre sus manos. Con todas las fuerzas que tuve le asesté un puñetazo en la cara. Nada de guantazo como solían hacer las chicas, sino un puñetazo con todas las letras; ¡y podría agradecer que no llevase conmigo el puño americano! - ahora sí hemos acabado. - añadí llevando mi mano al cuello donde podía sentir aún los dedos de Rainer aferrándose a mi piel. - empate me parece bien, ahora quiero la revancha. - añadí recomponiendo casi por completo mi agitada respiración.


avatar
Mensajes : 69

Reliquias : 503

Temas : 6/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9390-tanya-hudson-ficha#81796http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9394-tanya-hudson-relaciones#81810http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9395-tanya-hudson-cronologia#81813
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.