01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


40 # 41
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» Two McFlurryettes for the road [Privado]
Hoy a las 4:47 am por Julyette Lutegui

» Bajo la lluvia de Otoño |Ulises|
Ayer a las 9:23 pm por Ary Nasser

» get up on the wrong side of the bed || Priv
Vie Ene 19, 2018 11:57 pm por Julyette Lutegui

» Delta Tau : Night 1 [Priv]
Vie Ene 19, 2018 3:37 am por Sugar Beth Gwendoline

» Registro de nombre
Jue Ene 18, 2018 4:57 pm por Kaisaki Satori

» Registro de avatar
Jue Ene 18, 2018 4:56 pm por Kaisaki Satori

» Registro de apellido
Jue Ene 18, 2018 4:54 pm por Kaisaki Satori

» Whosoever be worthy [0/7]
Jue Ene 18, 2018 2:58 am por Arthur Edgeworth

» Sr. y Sra. Grey [Privado]
Jue Ene 18, 2018 2:38 am por Bianca Salvatore

» Jaque Mate [Priv. Blake] FLASHBACK
Jue Ene 18, 2018 2:34 am por Aiden E. Blake

» ¡Sé mi 'compi' de piso! [Charles Fields]
Miér Ene 17, 2018 9:47 pm por Charles Fields

» Smile at a stranger and see what happens [Priv]
Mar Ene 16, 2018 11:34 pm por Gustave N. Grey

» ¿Why? || Elisabeth
Mar Ene 16, 2018 8:38 pm por Elisabeth Bathory

» Petición de afiliación normal
Mar Ene 16, 2018 6:08 pm por Arcángel Raziel

» Sugar Rush! [FB] [Nesquik]| Sugar & Winter ☾
Mar Ene 16, 2018 4:18 pm por Sugar Beth Gwendoline


We learned to survive, not to judge our duty. With Victorie C. Wintercloud [Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We learned to survive, not to judge our duty
→ 7:30 a.m → HABITACIÓN SIN RESIDENTE| ALA NOROESTE DEL INSTITUTO → CLIMA: FRÍO Y LLUVIOSO (-7°c)
Insistí en que tomáramos un merecido descanso, le había casi rogado de rodillas porque no hiciera más cuando quedaba fuera de nuestras manos todo el movimiento en proceso de un ambiente más tenso y de pocas opciones. Hicimos todo cuanto pudimos para encontrar sobrevivientes, llevarlos lejos, escapar de una nueva emboscada y terminar con un lastimero trote al Instituto. Dos contra el mundo era una barbarie lejanamente posible pero la obstinación de un Wintercloud -en éste caso de ella- podía hasta con el imperio más debastador sí se lo proponía. Para mi era como una cabra; necia a decir basta, y firmemente orgullosa como para darse la vuelta sin siquiera llevarse consigo a dos o más demonios. Y aunque claro, no era un ser invencible que se dejara llevar la contraria, escuchó e hizo caso de mis palabras.

Apenas habíamos escapado antes de que arribaran los paramédicos y autoridades mundanas. Un paso en falso y no estaríamos en una de las habitaciones vacías del Instituto; no, a éstas alturas hubiesemos rendido cuentas frente a un jefe de policia. La fortuna de un glamour.

Lo que no podía decir que salió con suerte era nuestro aspecto con hematomas, heridas cerrándose, huesos rotos volviendo a su lugar, y ropas que daban la impresión de haberse tomado de la basura para pasar inadvertidos... pero no. Aquello que quedaba de nosotros era lo que realmente eramos; guerreros vencidos, humillados en diferentes formas pero vivos. Al menos con vida.

En ése momento estaba volviendo de mi propia habitación donde dejé al pequeño niño (Bastian) aún inconsciente sobre mi cama, no podía culparlo de estar exhausto tras vivir una de las experiencias más traumatizantes pero yo estaba más tranquilo de tenerlo en paredes sagradas donde ningún demonio se atrevería a poner un pie sí no quería toda la banda de Nefilim en su contra. Podía quedarme con un poco de alivio después de todo. Mientras tanto aproveché esa visita a mi pequeño hogar para tomar ropa limpia que posiblemente le gustara tener a Victorie luego de descansar lo que quisiera pero tontamente olvidando mi propio conjunto por sólo pensar en su bienestar. Y no la culpaba. Después de toda la travesía y charlas que nos dejaban en claro la posición de cada uno, ¿para qué continuar con un rencor de nuestra primera impresión sí por nuestras venas corría la misma sangre?. Le estaba agradecido.

Que no nos quedásemos en la Enfermería como todos los demás se debía a un pequeño pensamiento en el que no podíamos permitir -o eso de mi parte- el tomar un lugar que muchos otros de nuestros hermanos recién llegados podrían ocupar y ser atendidos inmediatamente. Nosotros no éramos ningunos chiquillos esperando por órdenes cuando sabíamos perfectamente qué procedía. Somos al final de cuentas miembros del Consejo; sin embargo alejarnos de todo -desde mi punto de vista- nos daría el espacio para reflexionar qué fue lo que vivimos y porqué no terminamos en medio de la masacre. Mi propia impotencia tal vez no era comparable con la de Victorie pero era en la única a la que podía pedir consejo sin tener que pasar a Adeline mis confusiones que no entendería sino que además le estresaría no saber cómo ayudarme.

En ése instante lo único que deseaba era a mi compañera de armas... mi hermana.

Luego de llamar a la puerta con dos simples toques, entré a la habitación cerrando a mis espaldas, en un brazo llevaba una jarra con agua, vendajes y el cambio de ropa para ti (pantalones de pijama, camiseta con el estampado "Fabriqué à Paris" y un suéter de estambre); mientras que en la mano libre llevaba un vaso de vidrio, estela y botiquín de primeros auxilios por sí las dudas.
No dirijo palabra alguna al avanzar a la cama con una ligera cojera de mi pie izquierdo, mi garganta hace un sonido ronco al respirar y un tenue dolor de cabeza presiona mis sienes con leves pulsaciones. Al dejar todas las cosas sobre la mesita de noche, di la espalda al colchón y literalmente me tumbé de espaldas a lo largo de la polvosa colcha con ambas manos ocultando mi mugriento rostro mientras frotaba los párpados cuidando que la suciedad de las uñas no irritara los lagrimales.

Je me sens jaloux de l'enfant. Durmió en todo el viaje de camino aquí y sigue durmiendo; ¿crees que sea necesario pedir que un Hermano Silencioso le revise el daño a su cabeza?— Listo, es todo. Por ahora no tengo ni me salen palabras para tocar el tema de lo que vivimos; quizás no es tiempo dé sino despejar los malos pensamientos. —Te he traído un poco de ropa...— Añadí después de descubrir mi rostro y ubicar con la mirada tu posición. Siento la vista cansada y me cuesta respirar con tranquilidad como sí estando allá fuera me obligara a siempre jadear.



¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 829

Reliquias : 775

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

We learned to survive, not to judge our duty
→ 7:30 a.m → HABITACIÓN SIN RESIDENTE| ALA NOROESTE DEL INSTITUTO → CLIMA: FRÍO Y LLUVIOSO (-7°c)
No había permitido que nadie sanase sus heridas. Si fuese por ella, no se hubiese detenido. Hubiera proseguido con aquella batalla hasta que el ángel se la llevara, si eso conllevaba que podía tirar a tantos demonios como le fuese posible. Se había movido con la furia de un ángel, molesta, llena de rabia, acabando una y otra vez con demonio o nefilim traidor que se le ponía enfrente sin titubear. Parecía un torbellino de sangre y metal, acabando con uno mientras su chakram acababa con otro, y ni los gritos de Christopher o de Sugar habían logrado detenerla. No fue hasta que se encontraron frente a una emboscada, apenas saliendo con suerte y un buen ejecutado movimiento de su medio-hermano, que a regañadientes y con la piel salpicada de sangre como la de una obra de arte muy macabra, que había dejado que el nefilim la guiara de vuelta al Instituto.

Había llorado en el camino, una silenciosa lágrima derramándose en su mejilla, producto de la impotencia de no poder hacer más, mientras con la fortuna de una runa escapaban de la vista de las autoridades y paramédicos. Que bonita era la ceguera de aquellos seres; para ellos siempre sería una fuga de gas, un atentado; para la nefilim no eran si no recordatorios de que no era lo suficientemente buena para hacer su trabajo.

Cuando habían llegado se había deshecho de su chamarra, para exponer los múltiples cortes de su piel, los hematomas y las quemaduras producidas por el icor; pero pese a que el cuerpo le dolía como un demonio, inventó cientos de excusas para conseguir evadir la punta de una estela o las manos de un sanador; la verdad el único consuelo que había aceptado había sido Kimara que se había abalanzado sobre su dueña con una ferocidad sobreprotectora, lamiendo la sangre de sus heridas, para evitar que la sangre seca formase dolorosas costras que al arrancarse pudiesen producir nuevas heridas. No había ni rastro de su orgullo o su siempre feliz semblante; era una mujer derrotada y llena de dolor. Una muñeca rota. Estaba viva por muy poco, pero algo de su dulzura había muerto aquella noche.

Se había acostado sobre la cama, con la cachorra a su lado gimiendo, pues los perros eran demasiado intuitivos, y la misma sabía que algo no estaba bien con su dueña. La francesa se había quedado mirando las paredes hasta que el cansancio y agotamiento de su cuerpo la sumieron en un sueño involuntario, pues lo último que deseaba, era cerrar los ojos. Su descanso estuvo plagado de un primer plano de la noche, pero apenas las pesadillas empezaban a ponerse demasiado intensas, Kimara la despertaría, por lo que toda su noche pasó de forma irregular, descansando a medias, mientras las heridas en su cuerpo seguían presentes, como un recordatorio constante del que ella no deseaba librarse. Christopher y ella habían estado de acuerdo que la enfermería necesitaba quedarse libre para los más jóvenes y heridos y si bien las heridas de la propia francesa no eran despreciables; su terquedad sobre dejar que la curasen hacía que su aspecto fuese casi tan malo como el del día anterior.

Se incorporó apenas escuchó los sonidos en la puerta y permitió la entrada de su medio hermano, posiblemente la única persona que podía entenderla en aquel preciso momento. Lo miró con los ojos azules atontados, mientras su fiel acompañante perruna emitía un gemido, se bajaba de la cama de su dueña, para instalarse al lado del otro francés, buscando consuelo. Pobrecita. Victorie no le había dado la atención que merecía, pues había estado demasiado metida en sus pensamientos. No habló al verlo entrar, ni caminar, pero si esbozó una mueca al ver la estela y el botiquín de primeros auxilios, mientras su cuerpo le decía a gritos que dejase de ser tan estúpida y permitiera que se ocupasen de sus heridas.

Peux-tu le blâmer pour ça?— empezó, agotada, antes de acordarse que no estaban en Francia —Apenas es un niño y fue zarandeado por el mayor enemigo de la Clave. Necesita tiempo para descansar, ya despertará cuando se sienta listo— se incorporó lentamente, mordiéndose los labios para no gritar cuando su cuerpo protestó por la multitud de heridas sin atender, su vista regresó al montón de cosas que había traído el rubio cuando había entrado y tomó las prendas agradecida, antes de deshacerse de su ropa actual, pero cuando intentó quitarse la camisa, la sangre seca volvió a abrirle las heridas, por lo que los ojos le brillaron por las lágrimas que empezaban a acumularse debido al dolor punzante que la había recorrido —Gracias,
tengo ganas de quemar mi ropa actual, la verdad
— fue todo lo que salió de sus labios, mientras se dirigía al baño, quitando finalmente la ropa, mientras veía en el espejo las heridas en sus brazos, hombros, clavícula y espalda. No pintaba nada bien. De hecho empezaba a verse un poco pálida debido a la pérdida de sangre, lo cual no era precisamente bueno. Suspiró. Cuando salió las prendas ocultaban el verdadero estado de su cuerpo, así que esperaba pudiese seguir con aquel capricho durante un poco más.

Cuidadosamente, se sentó sobre el colchón, cerca de Christopher y con la cabeza de Kimara sobre su regazo. Le acarició el pelaje distraída, mientras miraba a su hermano, evitando cualquier movimiento que fuese a producirle un dolor que no pudiese ocultar —Deberíamos bajar por algo de comida, podemos preparar algo por si el pequeño se despierta y no sé tu, pero no he comido nada desde ayer en la mañana. Puedo concentrarme en eso, cocinar es sencillo— eso último lo dijo más para si, mientras se quedaba tan inexpresiva como le era posible con un dolor recorriendo cada centímetro de su cuerpo ¡Pero bueno! ¿Quién la mandaba a sentirse tan culpable como para someterse a ese tipo de dolor injustificado?





- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 105

Reliquias : 948

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

We learned to survive, not to judge our duty
→ 7:40 a.m → HABITACIÓN SIN RESIDENTE| ALA NOROESTE DEL INSTITUTO → CLIMA: FRÍO Y LLUVIOSO (-7°c)
Después de quitar las manos de mi rostro noté la mugre, icor y sangre mezcladas en una gruesa capa de suciedad que era otro recuerdo de no volver a pisar el mundo exterior como lo conocía sin esperar una emboscada de demonios a la vuelta de la esquina o ser incapaz de salvar todas aquellas almas inocentes sin poder hacer nada para evitar el cruen destino. Estaba hecho un despojo de lo que solía ser hacía unos años cuando recién llegaba a N.Y. Parecía una vida pasada, lejana y cual espejismo. Entendí tarde que las historias de batalla donde uno salía victorioso eran al menos la parte donde se evitaba el dolor y desesperación de perder parte de tu alma, ¿y qué gloria tenía volver a casa empapado en sangre ajena?.
No lo estoy culpando— Respondí con una suave negación de mi cabeza, descendía mis brazos a los costados de mi cadera para descansar las manos sobre el abdomen y percibí una costilla rota como el adormecimiento de mis extremidades por el repentino descanso. Frunciendo el ceño, giré el rostro siguiendo con la mirada tu trayecto y me preocupó otra vez que lanzaras un improperio en francés sí intentaba cualquier cosa para curar esas feas heridas. A las chicas había que darles tiempo, lo sabía, pero qué chica masoquista le gustaba dejarse feas cortadas como sí... como sí tratara de castigarse. —Podemos hacer lo que gustes con la ropa y las armas.

Pasando un amargo pero metálico trago en mi boca, hincho el pecho conteniendo el aire en su máximo para dispersar mi mente y la fuerte jaqueca golpeando en mi craneo igual a un taladro destruyendo las ideas. Mientras cerraba los ojos una serie de imágenes volvían a trasladarme al terror de Times Square y estrepitosamente me senté en el colchón cuando la pequeña cachorra dio un salto en mi estómago; temblando, le acaricio detrás de las orejas tratando de que no intente lamer mis dedos o el icor podría causarle algún daño de digestión. —Ya sé, somos un desastre— Murmuro a la cachorra observando sus ojitos y mirada comprensiva que podría interpretarse a mostrar atención en todo lo que diga; sin embargo dejo a la cachorra en el suelo antes de que salgas del cuarto de baño tan rápido como habías entrado y ¿ni siquiera te diste una ducha?. Estaba perplejo mientras escuchaba tu sugerencia de ir a comer como un verdadero día de campo. Oh, eso sí que no.

Victorie...— Comienzo con un bufido entre dientes —No estas hablando en serio— Avanzo hacia ti guardando una prudente distancia al colocarme parado de frente, aprieto los dientes evitando que una palabrota o incoherencia sin filtro saque de nuevo a la "cabra Wintercloud" y contengo el impulso de sujetarse con fuerza. Pero en lugar de permitir que des un paso más, tomo tus hombros con ambas manos sintiendo la fragilidad en postura y una débil vulnerabilidad que no te había conocido hasta entonces. Algo en ti me hacía recordar al propio niño que me devolvía la mirada en el espejo cuando mi hogar se había incendiado y tuve que que vivir el resto de mi vida en un "país" extranjero. —¿Comer cuando apenas puedes permanecer de pie?— Frunzo el ceño —¿Ir ahí a la cocina y soportar todas las miradas que obviamente no vas a tolerar?— Inhalo con fuerza por la nariz y al exhalar lo único que pasa por mi cabeza es atraerte a mi en un casi estrangulador abrazo. Llevando la mano diestra a la base de tu nuca, inclino tu propio rostro al hueco de mi cuello con el hombro para apoyar ahí mi perfil con tus cabellos despeinados. No consiento ningún forcejeo o golpe que te aleje de mi. Paso a frotar tu espalda con la delicadeza del tacto a la seda y beso tu sien en un quedo gesto fraterno.

Ssshhh— Susurro ronco —Ya basta... deja de fingir— Retrocediendo a la cama contigo en brazos, me agacho hasta que puedo sentarme en la orilla del colchón y en el proceso extiendo la mano hacia la mesita de noche para tomar la Estela que mostré a la altura de tu rostro. —Yo hablo cualquier detalle que quieras saber de mi vida sí tú me permites trazar una runa— Hago un encogimiento de hombros no con la mejor de las sonrisas en mi rostro pero al menos una que expresaría mi angustia y obstinación de estar cuando más necesitabas de un alguien que te diera esa mano al caer o perder el camino. Siendo delicado al rodear tu cadera con mi brazo, suspiro soltando un poco de fuerza al sujetarte y peino un delicado rizo dorado tras tu oreja derecha; notó la forma puntiaguda de aquella y guardo mis sospechas para otro momento que no quisiéramos debatir qué sangre corría por nuestras venas.

Cuando tenía 7 u 8 años— Exhalo por la nariz —Encontré una caja de zapatos escondida detras de un espejo en la habitación de mis padres, ahi dentro habían cartas, todas dirigidas a las iniciales S.S. Muchas de ellas se veían viejas, sí quieres mi opinión, y con manchas del tiempo pero bajo todas ellas la fotografía de una mujer llevando en brazos a un bebé. No me preguntes mucho de los detalles, la madre estaba de espaldas y gran parte del bebé estaba cubierto por una manta azul. Lo único que reconocí...— Regreso la mirada hacia la tuya compartiendo el sentimiento de nostalgia que salía desde el fondo de mi pecho —fue Notre Dame y el río Sena por un costado.



¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 829

Reliquias : 775

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.