28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


40 # 41
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Sr. y Sra. Grey [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Gustave N. Grey el Miér Ene 17, 2018 7:18 am

Sr. y Sra. Grey
→ Lunes → 13 pm → Residencia de Calem McLean  → Fresco
Los agentes de inteligencia de Gustave Nicholas Grey se habían demorado lo suyo para conseguir toda la información relevante sobre su más reciente objetivo. Con sólo un nombre y una muy acotada referencia educativa como todo punto de inicio, no era de extrañarse la tardanza, pero a él no dejaba de parecerle extraño que semejante tipo de sujeto no se dejara ver con más frecuencia, especialmente teniendo en cuenta los datos (no muchos, pero certeros) que tenía acerca de su personalidad.

El misterio se develó para él en cuanto descubrió que ésta persona no vivía sola, sino que compartía hogar con alguien bien capaz de borrar cualquier rastro de su presencia de ser necesario. Un movimiento sencillamente brillante, en la opinión de Gustave, que había tenido que indagar hasta rincones inesperados para conseguir una simple dirección. Fue necesario investigar a otras personas para llegar a la que realmente estaba buscando; Facebook, Twitter, Instagram, todo tipo de red social había servido de ayuda para éste fin. Hadas, humanos, brujos, licántropos, ninguno escapó al ojo meticuloso del vampiro, que se había hartado de enterarse de insignificantes detalles sobre la vida privada de desconocidos en busca de indicios que volvieran a ponerlo sobre la pista.

Y finalmente estaba allí, en el número 78 de Lafayette Street, vestido de manera casual para no captar la atención de los vecinos y dispuesto a tocar la puerta para enfrentarse de una vez por todas con la persona que, si le sonreía la buena fortuna, habría valido el esfuerzo para ser encontrada.
Bianca Salvatore.

Desde el momento en el que había coincidido con ella en aquel bar, Gustave se había formado una opinión relativamente alta de la vampiresa. Sí, tal vez no era la persona más elegante ni moralmente correcta del mundo, pero tenía coraje y era osada, y eso hablaba muy bien de ella, al menos para lo que Gus tenía pensado proponerle, que no era algo que normalmente se oyera venir de un desconocido.

El heredero de la familia Grey golpeó la puerta con confianza; había elegido para pasarse por allí un momento en el que sabía que el brujo, que con tanto ahínco cuidaba de la muchacha, no estaría en casa: él mismo se había asegurado de que se le encargara un trabajo lejos de allí para poder estar a solas con Bianca. No podía darse el lujo de confiar en nadie más que los justos y necesarios para llevar a cabo su misión, es decir, tan solo la vampiresa y él.

Oyó el sonido de la puerta al abrirse, y adoptó su usual postura de negocios, que se veía algo rara en combinación con la ropa que llevaba puesta.
—Bianca Salvatore, nos volvemos a encontrar. Si pudieras concederme algo de tu tiempo, traigo una propuesta para ti. No demoraré mucho, pero deberías considerar dejarme pasar antes de que las vecinas comiencen a imaginar cosas.


Última edición por Gustave N. Grey el Miér Feb 21, 2018 10:54 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 54

Reliquias : 515

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8821-my-fault-my-punishment-ficha-de-gustave
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Bianca Salvatore el Jue Ene 18, 2018 2:38 am

Sr. y Sra. Grey
→ Lunes → 13 pm → Residencia de Calem McLean  → Fresco
Aún cada tanto, a Bianca se le hacía extraño el silencio sepulcral dentro de la casa. Se le hacía extraño no oír su propia voz hablándole sin parar a Calem o la música del brujo sonando en alguna parte de la casa, en cuyo caso la vampiresa optaba por dejar sus charlas para otro momento. No era la primera vez que Bianca se quedaba sola en casa de Calem, claro que no, y por más que se había acostumbrado a ello también, las horas de aburrimiento no pasaban solas si no se ponía a pensar en cosas completamente aleatorias, como el silencio. El silencio aparte de la televisión encendida, por supuesto. Suga descansaba acurrucado sobre el estomago de la vampiresa, quien se había tirado en el sillón de la sala a mirar Netflix otra vez. Al parecer, al pequeño felino le había parecido suficientemente cómodo el pijama de franela de la rubia y se había acomodado allí antes de que ella pudiera hacer algo al respecto. De todas formas, aquello le había enternecido lo suficiente como para dejarlo. Su pelo estaba recogido desordenadamente en un muño en lo alto de su cabeza, el peinado de piña, como ella le llamaba haciendo referencia a su forma y a los cabellos rubios que se veían.  
Cuando escuchó a alguien golpear la puerta, el felino se despertó y salió corriendo sin explicación alguna, dejando a una confundida Bianca aún tendida a lo largo del sofá. Pero convencida de que se trataba de Calem, que había regresado temprano, se levantó, desperezándose y emprendió camino hacia la entrada despreocupadamente para abrirle la puerta.

Parpadeo varias veces, mientras aguardaba en silencio y observaba al vampiro como si no se creyera que estuviera ahí parado –Las vecinas han visto cosas peores ya no les sorprenderá– Contestó finalmente y apresuradamente, luego de lograr salir de su estado de asombro. Mentiría descaradamente si dijera que encontrarse al muchacho en la puerta de aquella casa no le había tomado por sorpresa –Un segundo– Interrumpió cualquier posible contestación al instante de terminar su frase anterior, al tiempo que elevaba una mano a la altura de los ojos del vampiro con el dedo índice en alto, indicando un número uno. Y acto seguido, la rubia desapareció frente a los ojos del muchacho. El silencio y el vacío invadió el umbral de la puerta, mientras esta aún permanecía abierta dejando ver el interior de la casa del brujo, donde todas las luces parecían están apagadas y lo único que iluminaba su interior era una luz azulada proveniente de la televisión de la sala. Pero no habría sido difícil de averiguar qué había sucedido para alguien con suficiente buen oído, pues en el piso de arriba no tardó en escucharse un estruendo típico de quien está buscando cosas desesperadamente o moviéndose de un lado a otro a contra reloj. Antes de esfumarse como un suspiro, la vampiresa ni siquiera había hecho lo que cualquier persona normal hubiera hecho: Preguntar qué sucedía. No, Bianca Salvatore había subido al piso de arriba cual alma que lleva el diablo hacia su habitación, solo y únicamente para ponerse mejor ropa y arreglarse para estar presentable. Por lo que, casi tan rápido como se fue, volvió a aparecer en el espacio vacío que había dejado, la vampiresa ahora llevaba ropa casual, bonita, pero prolija y el cabello suelto y peinado, colgándole por la espalda. Incluso, prestando suficiente atención, se podía notar algo de maquillaje. Y sonrió ampliamente, mientras apoyaba el antebrazo sobre el lado menos ancho de la puerta que aún sostenía abierta, por supuesto, para apartar la atención de aquel cambio drástico y para cualquier otra persona menos ella, completamente injustificado –Vaya sorpresa– Continuó, como si lo anterior no hubiera sucedido y ella nunca se hubiera ido –Pasa, porfavor– Se hizo a un lado e hizo un ademán invitándolo a entrar –Soy toda oidos– Agregó y la puerta se cerró detrás de ellos.


Última edición por Bianca Salvatore el Dom Ene 28, 2018 7:32 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 92

Reliquias : 408

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8691-bianca-salvatorehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8715-if-you-mess-with-them-you-mess-with-me#75583http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8719-from-here-to-eternity#75592
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Gustave N. Grey el Dom Ene 21, 2018 6:13 pm

Sr. y Sra. Grey
→ Sábado → 10 pm → Restaurante Royal Opera House  → Cálido

Cinco días después

Las puertas del Royal Opera House se abrieron de par en par al momento en el que un perfectamente vestido Gustave Grey entraba al restaurante llevando del brazo a una perfectamente vestida Bianca Salvatore, ambos mirando hacia adelante como si el lugar les perteneciera y avanzando de una manera tan elegante y coordinada que a nadie le hubiera sorprendido si de repente una música acorde a la situación comenzara a sonar de fondo, como si de una película se tratase. Varias cabezas se giraron para mirar a la hipnótica pareja mientras caminaban por entre las concurridas mesas en dirección a la que Gus había reservado para ellos; quizás era porque sus encantos vampíricos atraían con rapidez al ojo humano, o tal vez todas las personas allí reunidas estaban tan aburridas de sus perfectas vidas que no sabían hacer otra cosa para entretenerse que observar (y criticar) a los demás, quién sabe.

Para tratarse de dos personas que buscaban no llamar la atención, parecían estar armando bastante jaleo, pero algo que Gus sabía muy bien era que, en sitios como aquel, armar jaleo era la mejor manera de no llamar la atención, ya que los ojos atentos de las señoras y el escepticismo de los caballeros allí siempre encontraban sus mayores víctimas en las personas que por alguna razón no querían ser el centro de todas las miradas.
Allí, todo era un juego de llamar la atención, y cuanto mejor lo hicieras, más rápido se olvidarían los demás de tu presencia. Además, se había asegurado de arribar media hora antes que sus objetivos, de modo que ser o no ser vistos por los demás comensales le era irrelevante.

El plan era sencillo: hacía un tiempo que Gus había comenzado a seguirle la pista a cierto sector de una empresa rival a la de su padre porque se enteró que estaban planeando una jugada bastante sucia para con las empresas Grey, y él no pensaba permitirlo. Sabía, luego de muchos días de monitorear todos sus movimientos y conversaciones, que ese día se reunirían allí para concretar los últimos detalles de su plan, sino acaso también comenzar con su ejecución. Y Gustave, pese a haberse desvinculado completamente de su familia tiempo atrás, estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para detenerlos antes de que causaran problemas, de allí su presencia en aquel sitio esa noche.

No obstante, si quería pasar desapercibido en aquel restaurante, ir solo no era una opción, ya que muy raras personas lo hacían; no, para que su furtividad fuera exitosa, debía conseguirse una acompañante que reuniera tanto los requisitos básicos para aparentar normalidad en el Royal Opera House como los requisitos exigidos por él mismo.
Tenía que ser una muchacha bonita, indiscutiblemente elegante, con coraje suficiente para aceptar la misión y que fuera de utilidad en el caso de verse involucrados en una pelea.
Fue aproximadamente en ese momento cuando conoció a Bianca, y casi inmediatamente pensó que podía servirle para sus propósitos, y teniendo en cuenta que no disponía de más opciones, debería conformarse. De ahí que removiera cielo y tierra para encontrarla y tener una casual conversación con ella, en la cual, entre otras cosas, le reveló su nombre verdadero y el plan que había estado trazando desde el día en que se encontró con ella en el bar.


Última edición por Gustave N. Grey el Miér Feb 21, 2018 10:56 pm, editado 2 veces
avatar
Mensajes : 54

Reliquias : 515

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8821-my-fault-my-punishment-ficha-de-gustave
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Bianca Salvatore el Dom Ene 28, 2018 8:42 pm

Sr. y Sra. Grey
→ Sábado → 10 pm → Restaurante Royal Opera House → Cálido
Pocos segundos después de que una de las puertas de la limusina se abriera, sostenida por el chofer, un zapato de tacón aguja color negro se asomó desde dentro del vehículo. El inmediato chasquido contra el suelo se hizo audible dentro de un repentino silencio antes de que los murmullos volvieran a intensificarse en cuanto un segundo tacón acompañó al primero, al tiempo que la vampiresa terminaba de salir del coche, con sus cabellos claros cayéndole impecables por la espalda, como si de una celebridad se tratara. Su mirada recorrió brevemente el exterior del lugar y a las demás personas allí presentes. Sin embargo no tardó en tener a su lado al mayor de los Grey y comenzar a caminar, atravesando la puerta de entrada en pocos segundos.

Tantos años de vida y la inmortalidad asegurada hicieron que para Bianca, la idea de recibir una importante suma de dinero por ayudarle a Gustave en una misión de en cubierto se le hiciera extremadamente tentadora. Para la vampiresa, la verdad era que el dinero era lo de menos, sino que lo que había llamado más su atención había sido lo descabellado de la situación y puede que talvez, el peligro que había involucrado y lo que ella asociaba a adrenalina pura. Su elevada autoconfianza le hacía creer que ella era una perfecta opción para ese trabajo: Un puñado de mundanos contra un par de vampiros. Los resultados estaban claros, al menos a su parecer, pero eso le era más que suficiente. Y por más que tuviera sus formas de conseguir lo que quisiera por gratis, al menos podría gastar el dinero en darse sus gustos de igual forma. Algo nuevo que hacer, para variar, no le venía nada mal a su rutina y sin dudas tendría algo que contar luego a sus amigas.

No le había tomado mucho tiempo aprender a disparar con pistolas, al menos decentemente. De igual forma, habían tenido los días contados hasta el día del evento y solo pudo aprender y acostumbrarse a manejar un solo tipo de pistola, con ayuda de Gustave y su enorme paciencia para enseñarle a una jovencita que quizás prefería pasarse el rato que duraba la clase improvisada hablando sin parar mientras disparaba a un blanco de cartón distraídamente. Pero a Bianca, su básico manejo de armas no le preocupaba, pues estaba acostumbrada a valerse de sus habilidades especiales vampíricas de ser necesario, aunque tenía claro que en un sitio lleno de mundanos, lo ideal sería aparentar ser uno más de ellos. Aún así, entre el caos y el glamour, dudaba que alguien se pudiera dar cuenta de lo que ocurría realmente. Así como su soltura y elegancia al caminar, su perfectísimo maquillaje y su vestido entallado en la cintura que a propósito resaltaba su figura, no hacían sospechar en lo absoluto las dos pistolas y municiones que llevaba muy bien ocultas, junto con algunos cuchillos arrojadizos. Gustave le había facilitado un cheque que la vampiresa había aceptado con gusto para conseguir un vestido nuevo, por más que su armario estaba repleto de otros que hubieran sido perfectamente acordes a la situación. Pero Bianca había querido entrenar un vestido nuevo ese mismo día así que no se había negado en lo más mínimo al regalo del castaño.

Bianca sentía las miradas posadas sobre ellos a medida que avanzaban hacia el interior del restaurante, caminando ambos con la frente en el alto con el orgullo tan clásico de la mayoría de la gente adinerada y con aires de superioridad que solo hacía que el par de vampiros se mezclaran mejor con el ambiente. Sosteniéndose del brazo del castaño, Bianca avanzó con la mirada al frente a su lado hasta llegar a la mesa que Gus había reservado para ellos. Esperó a que el mesero que aguardaba por ellos moviera la silla que le correspondía a ella y se acomodó allí, sentándose con la espalda recta y una pierna cruzada delicadamente sobre la otra, dándose el lujo de alardear no solo su buen estado físico sino su juventud y flexibilidad para hacer una acción tan simple que en muchas de las demás mujeres allí presentes no se verían tan bien como en ella.

avatar
Mensajes : 92

Reliquias : 408

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8691-bianca-salvatorehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8715-if-you-mess-with-them-you-mess-with-me#75583http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8719-from-here-to-eternity#75592
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Gustave N. Grey el Mar Ene 30, 2018 9:01 pm

Sr. y Sra. Grey
→ Sábado → 10 pm → Restaurante Royal Opera House  → Cálido

Gustave mentiría si dijera que no estaba disfrutando aunque fuera un poco en ese momento; siempre le había gustado destacar y desde el instante en el que habían bajado del auto podía decirse que lograron llamar la atención con éxito. Pero mentiría también si asegurara que toda aquella atención era 100% bienvenida allí y ahora. No podía dejar de pensar que estaba en una reunión de negocios y que debían concentrarse en su objetivo de aquella noche, que no era ni mucho menos algo sencillo. Para Bianca, quizás, ésto no era más que una entretenida aventura, algo con lo que escapar de la rutina del día a día, o tal vez una manera interesante de ganar algo de dinero, pero para Gus se trataba de una cuestión de honor, y había mucho de por medio, mucho que perder si fracasaban. ¡Antes accedería a morir de nuevo, y ésta vez definitivamente, que dejar a esos imbéciles mancillar la reputación de las empresas que en algún momento le habían correspondido por derecho!

En cuanto se sentaron a la mesa, el joven procedió a ordenar algo de comer y beber, invitando a Bianca a hacer otro tanto, y entabló una casual conversación con ella para disimular en el tiempo que esperaban que su objetivo llegase al restaurante; en ésta, mezcló el clima con los halagos de rigor y otros temas insignificantes, como por ejemplo la vida privada de ésta o aquella famosa de turno, o las nuevas tendencias que habían llegado de París. En resumen, nada fuera de lo normal que solía hablarse en aquel lugar, aunque por dentro estaba repasando, una vez más, el plan que habían diseñado.
Había tenido mucha suerte de que la vampiresa demostrase facilidad para aprender habilidades nuevas, o tal vez simplemente facilidad para manejar armas de fuego, porque pese a contar con poderes sobrehumanos, Gustave siempre se sentía mucho más cómodo en sus aventuras si se sabía bajo la protección de un arma, a las que sabía manejar mucho mejor que a sus nuevas habilidades...

—A mis seis— dijo en un murmullo casi imperceptible un tiempo después, sabiendo que ella podría oírlo, a la vez que un grupo de, en apariencia, elegantes empresarios entraba por las puertas y se sentaban lo suficientemente cerca de Gus y Bianca como para que éstos pudieran oír su conversación, pero lo suficientemente lejos como para que el dúo no fuera oído por el grupo al hablar.
Confiaba en que la joven sería la discreción en persona al estudiar al enemigo, o que en caso contrario sabría disimularlo de la mejor manera para que su gesto pareciera algo casual; no por nada la había escogido como compañera de trabajo, después de todo. Sabía que Bianca no los descubriría por torpeza o descuido.
Agudizó el oído para poder escuchar atentamente todo lo que se hablaba en la otra mesa, intentando a la vez no descuidar la conversación casual que se estaba manteniendo en la suya propia, para no despertar sospechas.

—...éste jueves— oyó que decían, y su cuerpo se tensó, aunque solo alguien que estuviera muy cerca lo notaría. Faltaba poco menos de una semana para el jueves, no había esperado que actuaran tan pronto.
A continuación escuchó el sonido de unos papeles siendo sacados de un maletín, pero por más que dirigió la vista disimuladamente en aquella dirección, fue incapaz de ver su contenido.
Miró a Bianca y le dedicó un breve asentamiento con la cabeza. Había llegado su turno de actuar acorde al plan.


Última edición por Gustave N. Grey el Miér Feb 21, 2018 10:57 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 54

Reliquias : 515

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8821-my-fault-my-punishment-ficha-de-gustave
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Bianca Salvatore el Miér Feb 21, 2018 4:58 pm

Sr. y Sra. Grey
→ Sábado → 10 pm → Restaurante Royal Opera House  → Cálido
Se inclinó ligeramente hacia adelante, apoyando su codo sobre la mesa y sosteniendo su cabeza sobre el dorso de su mano en un gesto delicado. Bianca sonrió al mesero en cuanto se acercó, una sonrisa amigable e inocente, a sabiendas que combinada con algún que otro halago o intercambio de palabras cargadas de carisma que no le hicieran sentir desvalorado en un ambiente como aquel lo tendría comprado. Y así fue porque luego de tomar el pedido el joven muchacho se marcho con una sonrisa complacida en el rostro. Bianca tambien se encargó de sacar el primer tema de conversación completamente banal con el qué aparentar mantenerse ocupados, además por supuesto de que aprovecho su habilidad nata para tomar la mayor parte de la palabra en la conversación, para que su compañero pudiera estar más atento a su alrededor, por más que no la estuviera escuchando. Sin embargo le sorprendió y admiró su capacidad para estar atento a las dos cosas. Pero en cuanto la vampiresa notó que Gustave había visto algo, guardó silencio y lo miró elevando una ceja, interrogante. Su respuesta llegó a sus oídos tan clara como el agua y la rubia estiró la mano para tomar una copa de agua que les habían servido en la mesa, acercándosela a los labios mientras su mirada sus ojos se movían con total disimulo en la dirección que le había indicado. Le basto un muy breve instante para reconocer los objetivos y volvió la mirada hacia Gustave al tiempo que volvía a dejar la copa sobre la mesa. Sonrió de lado, mirándole con cariño como lo haría una pareja de verdad, pero significaba que ya había visto al grupo de hombres.

Se acomodó un mechon de cabello detrás de la oreja en un gesto disimulado para poder escuchar con más claridad la conversación del grupo de empresarios, que ya se habían acomodado en su mesa correspondiente. Cuatro oídos eran mejores que dos, por si acaso a Gus se le pasaba algún detalle sería mejor que ella también estuviera escuchando, sin embargo su atención no podía estar completamente en lo que oía, porque también se estaba ocupando de llevar la conversación casual con Gus. Confiaba en que el estaría más concentrado escuchándolos a ellos que a ella. Desde donde estaba, la vampiresa pudo ver que los hombres sacaban maletines y desplegaban varias hojas sobre su mesa, tal y como le había dicho Gus que sucedería. Cruzó una rápida mirada con él y captó su asentimiento. Para disimular, ella no correspondió el asentimiento, sino que solamente anunció que iría al baño y se levantó llevándose su bolso con ella. Caminó entre las mesas con elegancia felina y se aseguró de pasar una primera vez junto a la mesa, echando un vistazo lo suficientemente rápido para hacerse una idea general de cómo estaban situados los papeles y ver si de casualidad podría leer algo. Alcanzó a ver un par de fotos y escuchar una parte de la conversación, pero como no podía detener su marcha continuó caminando en dirección al baño. Allí esperó el tiempo suficiente para no levantar sospechas mientras se retocaba el maquillaje y antes de volver a salir sacó su teléfono celular. Salió del baño revisando su celular mientras caminaba y simulaba estar texteando. Poco antes de llegar a las cercanías de la mesa de los empresarios, encendió la cámara del teléfono y lo sostuvo de manera casual con la mano que sostenía la correa de su bolso. El teléfono grabó durante el momento en que la rubia pasó junto a la mesa sin siquiera mirar a los hombres, pero sabía que lo que estaba sobre la mesa quedaría registrado en la imagen del video, al igual que probablemente parte de la conversación. Para cuando regresó con Gustave, se acomodó en su asiento y dejó el teléfono sobre la mesa, golpeándolo muy levemente con el dedo índice mientras miraba al castaño. Dejó el aparato allí arriba para que él pudiera tomarlo y ver la grabación y volvió a recostarse en el respaldo de su silla.

avatar
Mensajes : 92

Reliquias : 408

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8691-bianca-salvatorehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8715-if-you-mess-with-them-you-mess-with-me#75583http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8719-from-here-to-eternity#75592
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Sr. y Sra. Grey [Privado]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.