29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Just a splash of milk for me, please || Liam & Sugar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just a splash of milk for me, please
→ Martes → 17:00hs → Heaven Library Cafe & Bakery  → Nieve ligera


Creo que es allá, justo de el lado derecho. — le señalaba a Liam con mi brazo derecho, apuntando a la acera de aquella cafetería a la que estábamos llegando. Creo que la tormeta se ha aplacado un poco. No pudo haber sido perfecta coordinación para tomarse un té mirando las maravillas de la selva de concreto, no cree? — le dije mientras volteaba a tener contacto visual con el vampiro, y mientras detenía el vehículo para aparcarse. Me quité el cinturón de seguridad, abrí la puerta y, antes de salir, extendí la mano hacia afuera con la palma hacia arriba para que la nieve tocase mi mano.

Una especie de satisfacción inundó mi cara y, con una sonrisa cálida, salí del vehículo, cerré la puerta y miré hacia arriba para contemplar el cielo oscurecido y las nubes grisáceas. Cerré los ojos por breves segundos y volví hacia el Sr. Liam y, caminando hacia su par, comenté Sabía que la nieve es, algo tóxica? Aún no haya tocado el suelo, tiene benzeno y tolueno que, en altas cantidades puede causar vómitos, irritación del estómago, mareo, somnolencia o convulsiones y, en último extremo, la muerte. — dije mientras agregué bueno Kai, basta de pavoneo — dije en voz alta mientras me acercaba a la puerta del local y le abría al Sr. Reed. Después de usted. — dije mientras esperaba que Liam entrara para yo pasar.

Una vez dentro, si que sentí el intenso aroma de café recién colado y una sensación que me hacía recordar momentos increíblemente tranquilos, el olor de muchos libros juntos. Entré en un estado de paz, casi de inmediato, y fue por impulso que dije al Sr. Reed Por qué no nos sentamos cerca de la ventana? — dije mientras me acercaba a la mesa de un lado del ventanal para poner mi maletín, cosa que, en ese proceso de llegar, sentarme y acomodarme, entendí, de cierto modo, que no quería subir y sumergirme en libros. Tal vez no era el momento más adecuado, pero tal vez, algún otro día se me daría la oportunidad.

Vi como una señorita del contador se acercó y nos preguntó que qué queríamos. Yo, por supuesto, dije Si sería tan amable de traer una tetera con Earl Grey, por favor. — dije, y agregué Sr. Reed, quisiera una leche o miel con el té? — Esperé respuesta y de inmediato le agregué para concluir Bien, y con todo eso, me traes 2 panecillos, 2 pedazos de tarta de las que más te gusten a tí, 2 mazapanes, 2 muffins, 2 croissants, 2 macaroons y la mermelada más fresca que tengas, por favor. — concluí con una pequeña sonrisa hacia la joven y volteé hacia el Sr. Reed. Pues bien Sr. Reed, la barrera que cubre su casa no debería de ser preocupación para usted. Podrá entrar cuantas veces quieras y le aseguro que la magia sabe a quién dejar entrar y a quién no. — le dije respondiendo a un pensamiento que había tenido antes de partir de su casa y decidí decirlo ahora para que, de alguna forma, no se viera tan impertinente de mi parte y esperando que se disipara su mente y que no recordara que lo pensó antes de salir para acá.

No agarres tan rápido Kai. Vamos más lento. Todo a su tiempo.



Última edición por Kaisaki Satori el Vie Mar 16, 2018 11:52 pm, editado 1 vez


avatar
Mensajes : 23

Reliquias : 283


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9461-kaisaki-satori#82491http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9483-los-que-me-rodean#82715http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9482-el-tiempo-dira#82710
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Just a splash of milk for me, please.
→ Martes → 17:00hs → Heaven Library Cafe & Bakery  → Nieve ligera

Giré mi rostro hacia donde Kaisaki señalaba, apreciando entonces el cartel de la cafetería que me había pasado desapercibido. Supongo que no me encontraba del todo atento.- De acuerdo.- Musité aparcando el automóvil en el primer sitio que vi libre. No era incómodo estar con el brujo, resultaba fácil de tratar además que era sumamente educado. ¿He dicho alguna vez lo bien que me cae la gente que es educada? Mis labios se arquearon en una sonrisa cuando lo vi sacar la mano para acunar unos pocos copos de nieve. Cada vez estaba más seguro de que el Doctor Kaisaki era un niño encarcelado en el cuerpo de un adulto, acrecentando mi culpabilidad por haberle ofrecido un bendito whiskey a un crío. Un jodido batido de chocolate es lo que debía haberle dado.

Salí del vehículo cerrando la puerta tras de mí y con un movimiento demasiado rápido para un humano corriente, me puse la chaqueta. No es que tuviera frío sino que resultaba demasiado evidente que algo no iba bien con mi termostato corporal, todo el mundo iba abrigado hasta el cuello y yo llevaba tan solo una camisa y unos pantalones de traje. -¿Tóxica? Pues no lo sabía.- De hecho, desconocía por completo las propiedades del... ¿benzeno y tolueno había dicho? Tampoco es que me extrañara que algo tan bonito como la nieve fuera letal en dosis desmedidas, supongo que como todo en esta vida. Igualmente, no podía negar que semejante hecho me sorprendiera ya que me había pasado más de quince años comiendo nieve gracias a mi hermano mayor quien me pateaba en el jardín haciéndome aterrizar de boca. Gracias a dios lo hacía cuando era invierno, que casi siempre estaba nevado. Me pregunto si lo hacía en esa época del año para que así no me salieran moratones y mi madre le calentase con la zapatilla. ¡Ay si esa chancla pudiera hablar! Pues volviendo al tema, contra todo pronóstico no había muerto de vómitos, irritación del estómago, mareo, somnolencia o de convulsiones sino atropellado por un carro. Un carro de caballos. Da risa.

El moreno abrió la puerta, cediéndome el paso. - Claro, donde tú quieras.- Respondí a su efusiva propuesta de sentarnos al lado de la ventana, encogiéndome de hombros. ¿Quién era yo para romper en mil pedazos la ilusión de un niño? Tomé asiento delante de él, ojeando la carta de manera superficial. Una camarera rubia se acercó a nosotros con una sonrisa radiante, sin embargo, mis ojos no podían apartarse de su cuello... de aquel lugar tan concreto donde su pulso se manifestaba. ¿Cuánto tiempo hacía que no bebía sangre directamente del cuello de un ser humano? Sacudí mi cabeza tratando de retirar esos pensamientos tan obscenos. Liam, no eres un animal. Me repetí volviendo a fijarme en la carta de pedidos que tenía en las manos y que estaba apretando con demasiada fuerza. La voz de Kaisaki me devolvió a la realidad, alzando mi vista hasta que conectó con la del moreno. - Con leche, por favor.- Aclaré cortés. Esta vez sí que miré a la muchacha esbozando una sonrisa ladina que rápidamente se tornó una muesca estupefacta en cuanto escuché todo lo que pidió el brujo. Vale, lo retiraba, eso no era un brujo era un agujero negro. ¿Cómo pensaba comerse todo eso?

- Mientras yo pueda entrar en mi casa no habrá problema alguno.- Enarqué una ceja. - ¿Y cómo sabe la magia a quién dejar entrar y a quién no?- Me quité la chaqueta con cuidado, colocándola en el respaldo de la silla. - Me disculpo por mi ignorancia, pero creo que nunca he tenido tan cerca a un brujo. O al menos uno que sea agradable. - Rasqué mi mentón ligeramente, adquiriendo un pose meditativo. - ¿Te gusta Nueva York?- Había formulado la pregunta antes de plantearme si estaba siendo demasiado invasivo con el crío. Sí, crío.



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 186

Reliquias : 862

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Just a splash of milk for me, please
→ Martes → 17:00hs → Heaven Library Cafe & Bakery  → Nieve ligera


Dejé de pensar de todo por un momento, para enfocarme en la pregunta del vampiro. Bueno, todo depende del brujo que conjure la barrera. —dije mientras agregué con una sonrisa cortísima Mi magia, por ejemplo, funciona como una extensión de mi pero, en algunos casos como este, funciona atándose al dueño de cierto objeto, situación o inmueble. Me explico, al conjurar la barrera en su casa, la magia se adhiere a usted, permitiéndole acceder a la base de datos emocionales, psicológicos y cognitivos para responder, inherentemente, al llamado de alguien al querer entrar a su casa. —dije mientras agregaba un casual No se preocupes, no es ignorancia, está bien que pregunte. — continuaba con una sonrisa que al final se convirtió en una expresión neutral, pues, mi mente comenzó a volver a casa… Entonces, si alguien toca su puerta y usted ve y no quiere que esa persona pase, de inmediato la persona empezará a sentir la necesidad urgente de irse, por sentirse casi tan incómodo allí que tendrá que retirarse y sustituir la visita por una llamada, una carta o en otro lugar. — dije mientras concluía y miraba a la izquierda para ver a través de aquella ventana donde había elegido sentarnos. Suspiré


De gustarme Nueva York, me fascina. — dije y no abundé más. De alguna forma no me estaba sintiendo bien emocionalmente. Home sick? —pensé fuertemente pero, algo me hizo volver y mirar al Sr. Reed. Y en cuanto volví hacia él, la Srta. venía caminando con un carrito lleno de las cosas que había ordenado, y arriba una tetera grandísima con nuestro té. Perdone por mi glotonería pero, es que no almorcé y confié demasiado en dejar el hambre para la hora del té —dije mientras una carcajada suave salía de mi y mientras ayudaba a la señorita a acomodar las cosas en la mesa.

Mientras acercaba mi brazo a la taza de leche para servirme, una vista rápida afuera hubiera sido necesaria para ver lo que ví. Una chica del otro lado de la calle, con el cabello casi fucsia o morado o extremadamente rosa, no sé, sólo sé que parecía un color que sólo se encontraba en determinadas especies y dije en voz alta Con que una Hija de Lylic… interesante, nunca había visto una de tan cerca… — dije mientras seguía acercando la leche a mi taza pero observaba como la joven caminaba del otro lado de la calle, casi como si fuera dirigiéndose a este mismo lugar en donde estábamos.

En un instante, mi visión se nubla y comienza aquel recuerdo a salir en menos de un segundo y sin esperarlo. Mi cara comienza a cambiar de parecer totalmente y de una persona en estado cómodo, estoy demostrando estrés y ansiedad, y paralizado, comienzo a tener una respiración jadeante, y sin poder hacer nada, una lágrima del ojo izquierdo, sale y recorre mi mejilla izquierda, hasta caer en el brazo izquierdo que tengo apoyado en la mesa. Con un fuerte sacudido de cabeza, me quedé mirando hacia mis manos que se cubrían del pelaje rojizo anaranjado que me caracterizaba. Disculpeme, no era mi intención que pasara esto. — me paré rápidamente y me acerqué a la señorita a preguntarle Disculpe, me podría indicar donde está el baño. y con una señal a la puerta debajo de la escalera, me encaminé hacia allí. Entré, abrí el grifo y comencé a echarme agua en la cara, y mientras más fría, más se me iba la sensación. Terminé mirándome al espejo y viendo como mis ojos aparecían de color Ámbar con pupilas rasgadas y mientras caía el agua de mi cara, cerré el grifo, tome una toalla y sequé mi cara y poco a poco vi como todo volvía a la normalidad.

Tomé un gran respiro y exhalé grandemente, y con los ojos cerrados me dije Uchinaru Heiwa, Uchinaru Heiwa, Uchinaru Heiwa… — y continué diciéndolo en mi mente hasta que salí del baño. Cerré la puerta en mi salida y con una cara más tranquila, me dirigí hacia la mesa nuevamente, y tomando la leche y tan solo echando un poco, me disculpé nuevamente con el vampiro. Vaya! Si que ha sido un episodo. De verdad, disculpe lo que acaba de suceder y quisiera que, si está en su poder, olvide lo que acaba de suceder y espero que no entorpezca en nuestra conversación previa que habíamos concurrido. — dije mientras daba un sorbo suave de té y lo miré con expresión de agrado concluyendo mientras agarraba un croissant y la mermelada y comenzaba a darle pa’ dentro. Espero entienda que mi hambre es tan salvaje como mi naturaleza — dije con una gran carcajada y seguía sirviendo tranquilo.



avatar
Mensajes : 23

Reliquias : 283


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9461-kaisaki-satori#82491http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9483-los-que-me-rodean#82715http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9482-el-tiempo-dira#82710
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Just a splash of milk for me, please.
→ Martes → 17:00hs → Heaven Library Cafe & Bakery  → Nieve ligera
Después de la explicación del señor Satori sobre cómo funcionaba la magia, podía jurar que mis cejas llegaban hasta la raíz de mi propio cabello. Sin duda estaba muy sorprendido. La magia era realmente complicada para alguien que jamás había tenido la habilidad de poder manipularla a su antojo. Asentí con la cabeza, mostrándole que había entendido lo que me explicaba. Cuando lo decía él parecía la cosa más fácil del mundo. -Vaya...- Suspiré fingiendo cierta decepción.- Y yo que pensé que la barrera los echaría de mala manera de mi casa.- Dije aguantando la carcajada que amenazaba con brotar de mi pecho. - Los echaría de una patada.- Llegados a ese punto me estaba riendo como un niño pequeño. No, no se me ocurría ni una buena idea.

- Bien, Nueva York es precioso.- y peligroso. pensé sin decirlo en voz alta. - Tranquilo, come todo lo que quieras.- Alcé ambas manos, en señal de paz. - No es bueno saltarse comidas, señor Satori. - Ni siquiera intenté ayudar a la mujer que había portado todo lo que el joven brujo había pedido, pero no por comodidad, sino porque tenía el presentimiento que si yo también metía la mano en el carrito íbamos a tirar algo. Ya había suficiente con las dos manos de la camarera y con las dos de Kaisaki repartiendo platos y teteras por la mesa, como para también unirme yo.

Esperé a que el moreno se sirviera el té para tomar la tetera, enfocando mi atención a no reventar la taza en mil trozos gracias a mi fuerza sobrehumana. -¿Disculpa?- Pregunté alzando la mirada. Al mirar a través del cristal, pude vislumbrar la mágica figura de una hada que llevaba sin ver varios meses. Le eché un rápido vistazo al anillo que aún portaba en el índice.

"HEAVEN LIBRARY CAFE & BAKERY y te invito a un dulce. O varios, como prefieras."

Pensé cerrando los ojos con fuerza. Seamos sinceros, era la primera vez que usaba una joya de las hadas y no me extrañaría si la fae me hubiera tomado el pelo. De hecho, podía imaginármela riéndose de mi cara de pardillo. No obstante y para mi sorpresa, la hada pareció escucharme y se encaminó al establecimiento. Wow. Pues no me había gastado una broma. El trasto funcionaba. Un pequeño jadeó me sacó de mi ensoñación, centrándome en el brujo que parecía estar sufriendo alguna clase de ataque de ansiedad. - ¿Kaisaki? Oye, ¿estás bien? ¿Necesitas algo?- Me incliné asustado, que el crío explotara así no debía ser bueno. - ¿Quieres un calmante?- Yo ya estaba sopesando la idea de ir a la farmacia más cercana y usar el control mental para conseguir una caja de ansiolíticos. Sin embargo, el muchacho se levantó y corrió al servicio. ¿Qué habría pasado?

Esperé en la mesa con mi usual pose tranquilo, pero por dentro me encontraba agitado. No lograba entender que había sucedido, ¿había sido por la aparición de Sugar? En cuanto el joven volvió yo sentí que un peso era retirado de mis hombros. -Me alegro que estés mejor, sin embargo, si necesitas marcharte lo entenderé. Puedo llevarte a tu hotel si lo deseas.- Traté de esbozar una sonrisa a su comentario sobre tener un hambre salvaje. - Realmente no veo a los brujos como seres salvajes. En cambio, no puedo decir lo mismo de mis congéneres y de los... bueno, licántropos.



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 186

Reliquias : 862

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Just a splash of milk for me, please.
→ Martes → 17:00hs → Heaven Library Cafe & Bakery  → Nieve ligera
Para esas alturas de la vida, Sugar Beth podía jactarse con todo el orgullo del mundo que entendía la manera en la que funcionaba la vida de un humano común y corriente, o al menos en la medida de sus posibilidades. Le había tomado un par de años y un montón de sorpresas, pero haciendo un retroceso a la chica de dieciocho años que se había quedado embotada viendo los altos rascacielos de la quinta avenida y la persona en la que se había convertido entonces, definitivamente estaba mas experimentada en las materias de la vida.

Pero la tecnologia, oh... la dichosa tecnologia.

Es que sencillamente eso no estaba hecho para ella. Por mucho que lo intentaba no lograba encariñarse con el móvil ni las aplicaciones que residían dentro y que desde hacia meses le llevaban perturbando; a penas había comprendido como funcionaban los mensajes de texto ¿Ahora también las redes sociales? Aun no entendía que función tenia una historia y porque parecía tan  importante que colocara etiquetas en el pie de foto. Ella se limitaba a publicar lo primero que se le ocurría, así fuese una foto de si misma que le parecía de lo mas chula, o veinte mil videos de Petunia terriblemente indignada por su constante acoso.

iba caminando  tranquilamente por la acera luego de un ajetreado día haciendo inventario en el East Village eludiendo a los transeúntes mientras le fruncía el ceño a la bandeja de notificaciones de Facebook, que a penas se percataba del rumbo que estaba tomando ¿Que rayos era un toque? ¿Porque quería mandar un toque? ¿Y porque alguien quería tocarle a ella? La verdad es que se arrepentía un poco de haberse gastado su dinero en aquella cosa, sentía que había tirado las margaritas a los cerdos –¿En serio en esto se la pasa todo el mundo?– preguntó a nadie en especifico, y si esperaba obtener una respuesta mas allá que un par de miradas desagradables por otros civiles cuando se detuvo sin previo aviso, iba a quedar muy desilusionada.

Escuchó un pensamiento retumbando en su cabeza que definitivamente no le pertenecía y se quedó un par de segundos en blanco, como procesando la información. Le tomó un par de segundos darse cuenta de quien era el dueño de aquellas palabras y tras hacerlo, esbozó una amplia sonrisa y se encaminó hacia el local previamente señalado ¡Si, aquello estaba mucho mejor que esos confusos mensajes directos de instagram!

Cruzó la acera zigzagueando entre el resto de personas que pasaban por las franjas blancas de la calle y quedó justo en frente al apacible local. No tardó demasiado en divisar al vampiro y acercarse hasta el, llegando en el momento justo para escuchar sus ultimas palabras  –¿Que cosas está diciendo sobre los licántropos?– Preguntó, llevandose las manos  a las caderas para contemplar la escena. No iba solo, y tenia una expresión de preocupación en el rostro –Mucho tiempo sin verle, señor Reed– se acercó para darle un abrazo fugaz, las manos repletas de bisutería tintinearon al moverlas –¡Hola, A ti no te conozco!– Esa vez, sus palabras iban dirigidas hacia el otro individuo, cargadas de una curiosidad bastante directa –¿Les molesta si me siento? Me ha dicho un pajarito que aquí sirven unos postres bastante buenos...–

avatar
Mensajes : 416

Reliquias : 448

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.