29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


30 # 38
23
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Following the bloody rabbit [Roseem E. Gray]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Following the bloody rabbit
→ Sábado → 22:05 → Callejones  → Frío
A veces todo duele tanto que cuando te clavan un cuchillo en las tripas lo único que te sale hacer en ese momento es sonreír y pedir amablemente que por favor, termine cuanto antes porque tienes cosas más importantes que hacer.

Es curioso porque con la muerte de Thomas no sentí algo así, sino cosas mucho más profundas, más desesperantes y que me hacían herirme a mí misma una y otra vez, sumergiéndome en un pozo tan oscuro, tan profundo, que pensé que no podría volver a salir. Claro que en ese momento estaba completamente sola, sin nadie conocido a mi alrededor, con la familia lejos, sin amistades, sin compañeros, sin nada. Sólo gente desconocida rodeándome e intentando enseñarme cómo integrarme de nuevo, cómo superar una pérdida que llevaba tan profundamente en el alma que pensé que nunca lo superaría.

Ahora no estoy segura de que pueda pasar por encima de esto en algún momento, pero al menos tengo a Emma y a la gente del Praetor, y eso está bien. También tengo a Emily, que vive en la ciudad, que está cerca y de alguna forma que no consigo explicar, siempre consigue sacarme una sonrisa. Aunque la sombra sigue oscureciendo sus bonitos y enormes ojos, hay algo de brillo en ellos al fin. Han sido unos meses espantosos, pero está consiguiendo salir del boquete. Yo voy más despacio, pero la niña me ayuda; lo bueno de todo esto es que no se acordará de Alaric cuando sea mayor, porque es demasiado pequeña para otra cosa. Sin embargo aún hay veces que lo busca con la mirada cuando la puerta del dormitorio se abre, y con ella yo también. Pero nunca es él. Cuando una lleva tanto tiempo en este mundo sabe que cuando alguien desaparece lo más probable es que no regrese. La sola idea hace que el corazón se me fragmente aún más, pero aprendo a sobrellevarlo; el cuchillo está en las tripas, ya se me irá, pero de momento debo vivir con él y continuar existiendo.

En el Praetor, sin embargo, todo el mundo parece mantener conmigo una especie de luto durante algunos meses, y tardaron en darme un nuevo informe para trabajar. Lo agradecí mucho, más de lo que pude expresar, porque necesitaba distraerme, necesitaba dejar de pensar en la herida, en la sensación de abandono y en la desesperanza que me recorría el cuerpo cada vez que me acordaba de él. Lección número dos, Scarlett. No vuelvas a enamorarte de alguien nunca, nunca más. Céntrate en tu hija, en que crezca fuerte, independiente y capaz de sobrellevar estas situaciones mejor que tú, y olvídate de que alguna vez quisiste a alguien más que a ella misma.

Aquella noche había salido como tantas otras a rastrear a alguien que llevaba molestándonos bastante tiempo. Seguramente la gente de la Clave también le estaba siguiendo la pista, pero al parecer habían tenido tanto éxito encontrándola como la gente del Praetor, a pesar de que habíamos conseguido reunir bastante información sobre ella, después de varios meses de asesinatos y crímenes, así que de momento no pensaba detenerme a la hora de dar con ella. Su nombre era Jane, Jane Stevens, y no parecía tener ningún respeto a nada de lo que se alzase a su alrededor que tuviese una mínima relación con las leyes... con la vida humana. Al principio, la teoría que habíamos manejado era la de una vampiresa neonata que había perdido el control de sí misma; sin sire y sin nadie a quien acudir, no le habían enseñado a beber sin llegar a matar. Por eso debíamos de haber dado con ella cuanto antes. Mas esa idea había empezado a perder fuerza conforme pasaban las semanas y los meses, aunque aún no podíamos asegurar nada; pero había algo en sus patrones que empezaba a oler mal...

Por eso me había decidido a perderme por algunos de los callejones más sucios que alguien podría visitar jamás, siguiendo la estela de la última muerte que habíamos registrado. Empezaba a ser insultante que se nos estuviese escapando de entre los dedos con tanta facilidad y tanta frecuencia. Si de verdad se trataba de alguien inexperto, ¿cómo no la habíamos pillado antes? ¿Demasiada suerte? ¿Ayuda? Esperaba descubrirlo cuanto antes...


avatar
Mensajes : 169

Reliquias : 202

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Following the bloody rabbit
→ Sábado → 22:05 → Callejones  → Frío
Había escuchado cientos de veces que al ver la muerte de cerca, uno experimenta una especie de revelación cósmica donde el tiempo se detiene y todos los sucesos icónicos de una  perecedera existencia invaden la mente como un torbellino de nostalgia y malestar. La sensación de agónico dolor que causa la muerte pasa a un segundo plano y nada importa mas que ese recuerdo de absoluta importancia, uno que lo significa todo para la existencia de la persona. Pero eso era una idiotez, el lo sabia, no necesitaba vivirlo en carne para comprobarlo. Y sin embargo, allí estaba, a punto de ser brutalmente asesinado por  algo que ni siquiera la prensa amarillista podría llegar a describir con justicia, no había palabras para textualizar lo que sus ojos veían, porque no había explicación lógica para que los sabuesos del infierno se escaparan del inframundo…

Lobos genéticamente alterados, alguna mutación ridícula entre un pastor alemán y un oso polar que había logrado transformarse en la encarnación  misma de la pesadilla de caperucita roja. Ninguno de los vagos conocimientos que el tenia del mundo de las sombras podía explicar la existencia de aquel ser que le había atacado con la rabia brillándole en la mirada, y la sed de sangre vibrando en cada gruñido gutural que emitía. Todo olía a sal, hierro, a la  tierra mezclada con su sangre y a humedad. Había algo que a el le parecía el olor del miedo, si es que este de alguna forma poseyera un aroma, uno tan lacerante y terrible que le había quitado la capacidad de gritar…

Entonces todo pasó a una velocidad increíble frente a sus ojos; otra criatura similar a su asesino surgió de entre las sombras y un gruñido casi humano brotó de sus garganta mientras se abalanzaba sobre el otro lobo, rasgando y mordiendo sin la mas mínima contemplación. Ross se quedó observando la contienda de titanes que surgió a unos metros de el, pero poco después su sistema locomotor reaccionó al pánico y,  valiéndose de una fuerza inexplicable, se incorporó y se echó a correr.

Para esas alturas solo estaba convencido de tres cosas: La primera era que tenia el brazo destrozado e inutilizado, la segunda y mas importante era que si iba a un hospital sin una coartada nunca lograría librarse de la tobillera y probablemente complicaría sus asuntos legales, y la tercera pero no menos importante, era que si no salía volando de allí no iba a seguir encontrando cosas de las que estar seguro. La mano buena le temblaba con fuerza mientras rebuscaba entre sus pantalones y  jamás en su vida se había sentido tan aliviado por escuchar el ruido del motor de su vehículo al encenderse, ni las llantas chirriando contra el asfalto en el momento en que pisó a fondo el acelerador.

No supo por cuanto tiempo estuvo conduciendo, Brooklyn se había convertido en el laberinto del minotauro frente a sus ojos pero a el poco le importaba si con eso conseguía alejarse de los lobos. Finalmente un espasmo involuntario le hizo volver en si y el grito furioso de un motociclista a quien estuvo a punto de llevarse por delante le obligó a detenerse, con el corazón bombardeándole a mil por hora.

Abrió la puerta con dificultad y salió disparado a la acera apoyándose contra el frio metal de un farol, el cual bañaba tenuemente la acera, evaluándose desesperadamente la herida. El aire del deportivo parecía fuego y se había sentido acorralado dentro del vehículo; necesitaba pensar, necesitaba hacer algo, necesitaba que dejara de doler… Percibió el andar de alguien a sus espaldas y procuró quedarse muy quieto, pese a que la sangre le manaba de la herida que, si no hubiese sido por el otro lobo, seguramente hubiese terminado mucho peor. En esos momentos no podia encontrar una solución inmediata, pero asustar de muerte a un transeúnte tampoco parecía una idea demasiado buena.


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 96

Reliquias : 282


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Following the bloody rabbit
→ Sábado → 22:05 → Callejones  → Frío
No había esperado, sin embargo, encontrarme con aquello.

Llevaba ya algún rato patrullando la zona en busca de alguna situación sospechosa, husmeando el ambiente cada poco rato para ver si percibía el aroma de la sangre proveniente de alguno de los callejones que me rodeaban, pero irónicamente parecía que había decidido salir la noche más tranquila del año. Me dejé llevar por mis pies sin pensar muy bien el rumbo, permitiendo que los sonidos, los olores, la vida de la ciudad nocturna me llevase a donde quisiese para alejarme de mi propio sufrimiento. Sentía las ojeras cada vez más pronunciadas en mi rostro, como si en realidad pesasen veinte kilos cada una, y me recordasen a cada pequeño paso con su presión lo desgraciada que me sentía desde hacía meses. ¿Alguien se merecía eso, el abandono? Prefería la muerte. Al menos con el cadáver de Thomas entre mis brazos había sabido que esa etapa de mi vida finalizaba y el motivo, pero ahora... ¿ahora qué me quedaba? Nada. Sólo mil recuerdos, los labios agrietados, los ojos resecos y las mejillas pegajosas por un sufrimiento que asfixiaba.

Entonces lo vi.

Un vehículo maniobró estúpidamente varios metros por delante en la calle para no atropellar a un motorista, y se detuvo de forma brusca, escupiendo casi a su conductor. Mi experiencia con los novatos era bastante extensa después de tantos años sirviendo al Praetor, buscando a gente recién transformada de todo tipo, o incluso niñas brujas que no tenían a nadie que les guiase en su periplo como criaturas mágicas. Por eso, al verle debajo de la luz, como en una escena trágica de una película de bajo presupuesto, no me fue demasiado difícil darme cuenta de que la herida sangrante del joven que estaban en mitad de la calle en plena noche apoyado en una farola mugrienta se la había hecho uno de los nuestros; uno recién transformado, como era habitual entre la gente que terminábamos siendo licántropos. Me recorrió el escalofrío familiar que hormigueaba mi piel al saber que lo que iba a afrontar en ese momento, la negación, la incredulidad, el odio, el rechazo, las ganas de coserle la cara a hostias... Y respiré profundamente mientras aceleraba el paso hacia él. A su lado el coche relucía con colores mortecinos, y sobre su cabeza varias moscas revoloteaban cerca del cristal que protegía la bombilla, estúpidas dándose golpes en el mismo sitio para acercarse a lo que no podían y que, de tener la posibilidad, morirían al sentir el calor en sus diminutos cuerpos.

Un lobo gigante te han mordido— dije cuando estuvimos lo suficientemente cerca con un tono seco, brusco, pero sincero. Era una afirmación, no una pregunta, como una observación más, como si fuese algo tan evidente que cualquiera podría haberlo deducido—. Estás más que jodido por eso, niño. —Me quité el pañuelo que llevaba al cuello y me acerqué para vendarle la herida, esperando encontrarme con la resistencia habitual, de modo que con mi poco tacto habitual, fui directa al grano. Total, si no era en ese momento, me rechazaría más adelante, cuando la negación fuese tan tremenda que no sabría qué hacer con ella—. Ha sido un licántropo, un hombre lobo, y en la próxima luna llena te transformarás, matarás, te alimentarás y quizás hagas lo mismo que te han hecho hoy a ti. Pero si me dejas, puedo ayudarte. Puedo enseñarte a controlarlo, a prepararte, y puedo llevarte a donde pueden curarte bien. Pero tienes que dejarme actuar rápido, tienes que creerme, y sobre todo, tienes que comportarte decentemente y no dar la puta lata. —Le tendí la mano con la misma expresión seria que había mantenido en todo momento—. Dame las llaves de tu coche.


avatar
Mensajes : 169

Reliquias : 202

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Following the bloody rabbit [Roseem E. Gray]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.