02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


27 # 30
7
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
4
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Día de locuras [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Pierre Bonnet el Dom Mar 18, 2018 6:03 pm

Día de locuras
→ 13:40 → Brooklyn  → Frío

Pierre estaba tranquilamente en su casa preparando unos exámenes para sus alumnos del instituto, era lo único que tenía que hacer ese día y la verdad era que estaba muy aburrido. El brujo continuo comiendo su sándwich de queso, era lo que había preparado para comer aquel día, pues no tenía ganas de preparar mucho ni de abusar de sus poderes.

El brujo termino de preparar sus exámenes sobre la revolución francesa, no había nadie que le ganase en eso, pues directamente la había vivido en todo su "esplendor", si sus alumnos supieran que había sido mejor amigo de la mujer que les daba quebraderos de cabeza cada tarde mientras la estudiaban... seguramente estarían atónitos, pero nadie sabía que no era culpa suya... muchos rumores eran falso y otros verdaderos... pero el joven le guardaría los secretos a la reina por la eternidad.

Un rato después decidió ir lo antes posible hasta su nevera y cogió un pastel que había comprado en una pastelería francesa, simplemente por recordarle a un pastel que preparaba muy parecido una cocinera de la corte y le dio un mordisco, merecía un descanso, un largo descanso después de aquel día agotador. Además cogió una botella de vino y la abrió para servirse una copa y beberse su copa recordando sobre la vida que había tenido en la corte... si simplemente pudiera regresar en el tiempo y vivir un día corriendo de nuevo por los jardines de Versalles junto con sus hermanos, amigos... si simplemente pudiera hacerlo una última vez... pero... viajar allí sería demasiado aburrido, no estarían sus conocidos.

Pierre recordó la muerte de su padre, fue asesinado por unos campesinos cuando se iban de las tierras Bonnet de viaje pensando que todo se calmaría y volvería a la normalidad, rápidamente su hermano se hizo barón y se exilió a Mónaco, nunca volvieron a hablar suficiente, es más Pierre nunca conoció a sus dos sobrinos y tampoco asistió a la boda. Antoinette y él se marcharon pronto a España y allí estuvieron viviendo bastante bien, incluso se casó con una noble española por tapadera, pero estuvieron viviendo desde que Pierre era muy joven, antes de la revolución francesa.

avatar
Mensajes : 31

Reliquias : 20

Ver perfil de usuario
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Arlissa R. NIghtgale el Lun Mar 19, 2018 4:05 am

Seguía en parte enfadada con Aisak, pero claro, ahora la preocupación se había colocado sobre todo lo demás, incluso sobre mi enfado. Sus ojeras aumentaban en cada noche y eso me preocupaba, intentaba que durmiera pero no lo conseguía que pegara ojo durante toda la noche. A lo mejor dormía tan solo tres horas, cuatro horas, poco más y eso me molestaba. Al mirarme al espejo vi que yo también tenía ojeras, y ante aquello me pellizqué el puente de la nariz cansada. Dejé que ese chico hiciera lo que le diera la gana durante el día, mientras que yo hacía lo mismo. En realidad sencillamente le avisé para que no colapsara mi teléfono con llamadas y mensajes de texto, lo cual seguirá pasando pero en menos medida. Aisak se solía poner nerviosa cada vez que salía y le avisara o cuando se diera cuenta de que ya no estaba en el instituto. Por la mañana entrené durante un rato antes de bañarme, atarme fuertemente el pelo en una trenza desde la raíz para después dejarlo caer como si fuera una coleta. Me enfundé en unos pantalones vaqueros negros, botas de combate, una camisa blanca con un estampado del ojo que todo lo ve, una camisa a cuadros rojos y blancos y como abrigo una chupa. Salí del instituto con sitio claro en mente, pero antes de ello pasé por un restaurante para comprar algo de comida ligera para Pierre.

Eran casi las dos de la tarde, era la hora de almorzar en cualquier parte del mundo. Hacía frío en la calle por estar en pleno invierno, pero eso no impedía que quisiera visitar al brujo que conocí nada más llegar a Nueva York. Él trabajaba en un instituto mundano, dando clases, informó a los cazadores de sombras que había encontrado a demonios en el sitio donde trabajaba. Aisak y yo fuimos los que respondimos y los que nos ocupados del demonio. Las cosas no pasaron a mayores a parte de unos cuantos sustos. Desde entonces muchas veces había escapado hasta su trabajo llevándole comida en compensación, tal vez no era lo más maduro. Esconderme al lado de Pierre cuando me enfadaba con mi parabatai, pero a veces verle trabajar o lo que fuera me distraía. Después de un día de relajación podía hablar con el chico normalmente. Ambos siempre éramos un revoltijo de emociones, ambos éramos muy cabezotas y con un carácter demasiado fuerte.

Acabé con todas mis compras y fui a la casa de Pierre, sin dudarlo en un solo segundo toqué en la puerta. Sin embargo, antes de que el dueño de la casa pudiera abrirme, usé la estela para abrirla.
-Soy yo, Pierre. -a nadie le gustaba que abriera la puerta así, pero inmediatamente arreglé la puerta para que no tuviera fallos. -Siento entrar así. - normalmente esperaba a que me abriera la puerta, pero estaba nerviosa y casi subiéndome por las paredes. -Te traje comida, incluido el postre. -le dije entrando sin más. Tenía una mala manía, pero era lo que me había quedado después de todos estos años.
avatar
Mensajes : 46

Reliquias : 162


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9498-arlissa-r-nightgale
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Pierre Bonnet el Mar Mar 20, 2018 8:37 am

Día de locuras
 → 13:40 → Brooklyn  → Frío

Pierre estaba terminando su pastelito y se limpió rápidamente los restos que le habían quedado en la boca al terminar para escuchar la voz de una mujer entrar en la casa, era Arlissa, que se había "colado" dentro, aunque a Pierre eso no le hacia especialmente gracia, no le importaba que ella lo hiciera, era como una hermanita pequeña.—Pasa, Arlissa, ahora mismo te atiendo.— Dijo dejando de escribir en el papel.—¿Dices que has traído comida? Acabo de comer un sándwich mal hecho y un pastel muy caro... pero sigo teniendo hambre. Estoy en la sala de estar.— El brujo abrió la puerta con sus poderes y después se puso en pie con una sonrisa en el rostro y se acercó a Arlissa para darle un leve abrazo.—Siéntate, traeré algo de beber... ¿Te apetece una limonada?— El francés chasqueo los dedos y hizo aparecer una jarra de limonada y dos copas muy sofisticadas.

El inmortal sin que la chica le contestase ya lleno las dos copas con limonada y después cogió una y le dio un sorbo. Siempre era algo divertido tener una visita de una amiga.—¿Y bien? Te conozco como si fueras mi hija... ¿Qué ha pasado? Sé que te ha pasado algo. Recuerda que leo la mente, pero por ahora no me he concentrado en leer la tuya.— Le dijo el brujo con una sonrisa.

La verdad era que aquel don en la corte le había servido de mucho, le había ayudado a jugar al juego de la corte, incluso hizo que casi les dieran otro títulos a sus padres, podrían haber sido condes o duques de Bonnet, pero al final no lo consiguió, aunque en España si consiguió que los reyes permitiesen que llevase el título de barón que había heredado su esposa baronesa.

avatar
Mensajes : 31

Reliquias : 20

Ver perfil de usuario
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Arlissa R. NIghtgale el Mar Mar 20, 2018 7:22 pm

Siendo el brujo seguramente no haría falta que yo pusiera una runa en la puerta para arreglarla, él podría hacerlo perfectamente pero igualmente tenía que hacerlo. Era alguien que esperaba hasta que le abrieran la puerta, pero siempre que estaba molesta o lo que sea hacía cosas fuera de lo normal porque de alguna manera estaba acelerada. Por lo menos eso era lo que siempre me decía mis padres, incluso Aisak. Caí en la cuenta cuando entré sin esperar a Pierre me diera permiso, así que lo mínimo que podía hacer y por todo estos dos años era arreglarle la puerta. Aunque estaba segura que una parte de él ya estaba acostumbrado a mis cosas neuróticas y cosas raras. No es que fuera alguien raro, sencillamente era yo. Me habló desde la otra sala, había estado en su casa tantas veces que sabía que estaba en el salón, pero solo entré cuando me dijo donde estaba. Las puerta se abrió sola y el chico ya estaba de pie abrazándome, yo le devolví aquel gesto tan mundano y que sin duda de cualquier otro mi reacción hubiera sido ponerme tensa. Esas demostraciones de afecto de desconocidos hacia mi persona me ponía nerviosa, suponía que era algo normal para todos.
-Sí, te traje comida. -le dije levantando la bolsa. -Es de aquella cafetería subterránea, ha tenido buenas críticas y más sobre su comida francesa. -dije colocándola en una mesita a parte. -Espero que esté a la altura, sino sentiré que me han estafado. -traerle algo de comida era algo por pura inercia. Daba igual la hora que fuera, siempre le traía algo de comer. Se podía decir que ni si quiera sabía como había comenzado esa rutina, pero si me esforzaba un poco lo sabría gracias al poder de las runas de memoria, sin embargo es algo tan banal. Era una costumbre de los dos y a ninguno de los dos nos molestaba, lo que significaba que el motivo daba igual.

Me preguntó que si quería limonada y antes de poder responder él hizo aparecer una jarra y dos vasos, los llenó y yo tomé el mío. Observé el líquido amarillo, por un momento pensativa, sentaba en uno de los sillones que estaba enfrente del sitio de Pierre.
-¿Qué tal te ha ido este tiempo? -hacía ya unas cuantas semanas que no había pasado. A veces sin darme cuenta pasaba mucho tiempo. Di un sorbo y medio me atraganté al escuchar las palabras del brujo, poniéndome ligeramente colorada. Era como un libro abierto, bien lo sabía. Todas mis emociones se me veían en la cara y no podía disimularlas. Que confirmara que podía leer las mentes me perturba, no porque pensara que estuviera mal que leyera mi mente. Era una habilidad más que tenía, yo no tenía ningún problema con sus poderes. Sino que una parte de mí tenía miedo de que viera algo que hasta a mí se me escapaba de mi misma y más cuando se trataba de Aisak. Terminé por suspirar y dando otro sorbo a la limonada. Estaba rica, incluso en medio de aquel invierno. -Discutí con Aisak. -él sabía que era mi parabatai desde hace ya cuatro años. De hecho, todos nos conocimos al mismo tiempo, cuando respondimos a su llamada sobre unos demonios en su trabajo. -Volvió a irse en plena noche sin avisarme, soy consciente de que a veces necesita estar solo pero lleva días sin dormir. A parte de venir a verte me preguntaba si sabías algún remedio para que pudiera dormir, lleva casi una semana sin pegar ojo. -si seguía yéndose sin descansar le iba a pasar factura a la hora de cazar. Si algo le pasara, una parte de mí se la llevaría.
avatar
Mensajes : 46

Reliquias : 162


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9498-arlissa-r-nightgale
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Pierre Bonnet el Miér Mar 21, 2018 7:30 pm

Día de locuras
 → 13:55 → Brooklyn  → Frío

El inmortal miró a la cazadora de sombras con amabilidad por la comida francesa.—Me siento feliz de que me traigas comida que sea de origen de mi tierra natal... aunque nada como los dulces de la corte... me encantaría viajar al pasado y llevarte a una fiesta de Versalles... además, sería divertido verte con un vestido al puro estilo de la revolución francesa.— Le confesó el brujo bromeando y después bebió de la limonada. Tenía un sabor dulce, la verdad es que era muy dulce.

Al escuchar la pregunta sobre lo que había hecho suspiró recordando que su vida era una constante rutina aburrida.—Ya me conoces... recordar mi añorado pasado... hacer sufrir a mis alumnos mundanos con exámenes y investigar sobre la historia.— El rubio mostró una sonrisa y después volvió a darle un sorbo a su bebida.—¿Y tú?— Le preguntó dejando su bebida en la mesa.
Una pelea con Aisak había traído a la joven cazadora de sombras hasta él.—Vaya... pensaba que vendrías también por el placer de mi compañía, pero supongo que con tu presencia ya me alegro de que hayas venido, sea cuál sea el motivo... y además si traes deliciosa comida francesa o de cualquier tipo nos podemos poner a comer y despotricar.— Le guiño el ojo a la cazadora de sombras.

Al parecer Arlissa buscaba remedios para dormir... Pierre llevaba desde el 2000 sin hacer trabajos como brujo, es más, empezó a los setenta y trabajó de eso treinta años, cosa que hizo a un Pierre muy liberado, además de que cobraba medianamente bien a decir verdad, pero desde que se mudó a los 2000 a Nueva York y estuvo estudiando en una Universidad privada tuvo que dejar de tener una vida extravagante como le gustaba y dedicarse a una vida más honrada... además ser rico antes si era atractivo, en el siglo XVIII o en los siglos XIX y XX, pero en el siglo XXI ya le daba igual el dinero.—Claro... creo que tengo algunos ingredientes por mi habitación... pero espera, tengo que buscar lo necesario...— El francés caminó hasta un cajón del salón y sacó varias cajitas llenas de plantas secas.—Te lo prepararé en forma de té...— El chico abrió todas las cajas, pero no encontraba el ingrediente del sabor que haría que se bebiese entera la bebida y así durmiese del tirón.—Me falta un ingrediente... sin ese ingrediente me temo que simplemente se sentirá adormecido, pero seguirá sin dormir del tirón un buen rato.— Le dijo el brujo con preocupación.



Never stop dreaming:

avatar
Mensajes : 31

Reliquias : 20

Ver perfil de usuario
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Arlissa R. NIghtgale el Vie Mar 23, 2018 7:24 pm

Sonreí al ver que la comida era aprobada de primera mano, claramente le traía algo que podía gustarle. Cada vez que le visitaba iba turnando las nacionalidades de la comida, para no repetir como solía pasar con Aisak, que le volvía loco la comida china. Más de una vez no podía evitar hacerle el capricho y estar días comiendo eso. No era exagerado, tal vez esto se repetía una vez al mes o cada dos meses, no podía evitarlo. De la misma que él no podía hacerme el capricho de vez en cuando. Buscar alguna comida típica de Gales era difícil en Nueva York, no era un país como Francia o España, ya que se podían considerar comida exótica. Al pensar en mi país natal, volví a echarlo de menos. Comprendía a Pierre en ese aspecto más de la cuenta. Reí ante la idea que tuvo. 
-No me imagino a mí con un vestido, en ningún periodo de tiempo. -le dije divertida. Estaba acostumbrada a ir en pantalones, sabía que de pequeña si había llevado falda, pero rápidamente las descarte de mi armario excepto para el traje de ceremonias y de luto. El resto era todos pantalones, me resultaban muchos más cómodos desde que comencé a entrenar. -Sin contar, que no creo que me queden bien esos grandes peinados. -hice el gesto sobre mi cabeza, simulando el tamaño de las pelucas o lo que fuera que usaran. -Debo decir que los hombres con trajes me gustan. -algo era algo. También era verdad que dependía de quien se trataba, no a todo el mundo le quedaba bien un traje y esa clase de ropa tenía que ser a medida para que quedara perfecto. -Y debo serte sincera, si consigues hacer esa clase de viajes yo acabaría aceptando ir contigo por la aventura. Tengo curiosidad de saber como era el mundo en aquello época… -a lo mejor no era la mejor periodo de tiempo a visitar, pero la curiosidad eran curiosidad.

Le pregunté que tal le había ido el día. Sonreí al escuchar sobre sus alumnos mundanos.
-Siempre me he preguntado como debe ser la vida de una adolescente mundana, después se me pasa al darme cuenta que me resultaría aburrida esa clase de vida. -me encogí de hombros. -Pueden quejarse todo lo que quieran de tus clases, ellos no saben lo que es estudiar los idiomas demoníacos. Puedes intentarlo, seguramente valoraran tu asignatura a partir de ese momento. -Me preguntó y rápidamente le conté lo que había pasado, al escuchar su contestación puse los ojos en blancos. -Sabes que siempre vengo cuando tengo un hueco. -le dije devolviéndole una sonrisa ante su guiño de ojos. Era cierto que cuando me enfadaba eran altas las posibilidades de acabar en casa del brujo, era debido a que su presencia era como un bálsamo. Era lo más parecido a hermano mayor que tenía. Sentía que podía contarle cualquier cosa, a mi modo porque no era muy dada a contar lo que me pasaba.

Le expliqué lo sucedido con mi parabatai, con ello el motivo por el cual me trajo hasta él. Esta vez no solo quería disfrutar de su compañía, como muchas otras veces, sino que buscaba su ayuda. Si tenía que pagarle de alguna manera lo haría, no me molestaba. Sabía que hacer pociones cansaba y gastaba ciertos recursos. Era consciente de que Pierre llevaba años sin ejercer un trabajo propiamente dicho, a diferencia de los Grandes Brujos, que si se encargaban de realizar esa clase de trabajos. Ya fuera de simples pócimas a invocaciones.
-Te lo agradecería bastante, y siento las molestias Pierre. -me disculpé con él. Al fin y al cabo le estaba metiendo en problemas con mi parabatai. Ese chico que aparecía en mi mente para traerme únicamente de cabeza, siendo el culpable de muchos rompederos de cabeza y presiones en el pecho. -De acuerdo, así podrá tomárselo sin que sepa nada. -me aseguraría de ello. Yo no sabía cocinar demasiado bien, por no decir que no sabía, pero bastaba con que se bebiera el té, ya me las ingeniaría de como hacerlo. Al cabo de unos pocos minutos el chico me dijo que le faltaba un ingrediente, asegurándome que sin él la poción no sufriría efecto. -La posibilidad de darle el té como está ahora y después darle un golpe en la cabeza, no es muy práctico ¿verdad? -le dije en modo de propuesta salvaje. -Bien puedo ir a buscar el ingrediente que falta. Ya que yo te lo he pedido me encargaré de encontrarlo. -dije poniéndome en pie. Dándole el último sorbo a la limonada, me había tomado la bebida sin darme cuenta durante la conversación. -¿Qué necesitas?
avatar
Mensajes : 46

Reliquias : 162


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9498-arlissa-r-nightgale
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Pierre Bonnet el Miér Mar 28, 2018 4:34 pm

Día de locuras  
 
→ 13:55 → Brooklyn  → Frío

El brujo soltó una risilla, los adolescentes mundanos se preocupaban por cosas demasiados aburridas y como su nombre indicaba, mundanas.—Los mundanos tienen una vida fácil, van a la escuela, estudian, van al instituto, se quieren hacer populares, después van al baile, van a la universidad, se casan, tienen hijos, trabajan y mueren, sin saber nunca lo que pasa de verdad.— Le dijo el rubio a la nefilim.—Puede atraerte más, o puede atraerte menos, pero es una vida demasiado cotidiana para nosotros, además de sus dramas adolescentes y su hormonas descontroladas... he visto a adolescentes dispuestos a hacer cosas rarísimas por acostarse con sus amores platónicos.— Soltó una risilla.

El inmortal se puso de pie y además se puso la chaqueta para después abrir la puerta con sus poderes.—De eso nada, vamos a salir a por ese maldito ingrediente los dos y después vamos a comer y ver alguna película chorra de la televisión, así que levanta y vamos a por los ingredientes... aunque debo decirte que no tengo carnet de coche así que... o tienes carnet, cosa que dudo o tendremos que ir en transporte público.— Le dijo el francés con un tono neutral y calmado.

Salió por la puerta recogiendo las llaves y después miró a Arlissa.—También te haré una copia de mis llaves, por si acaso un día estás enfadada con Aisak y necesitas un sitio en el que dormir, podría dormir en la habitación de invitados.— Le guiño un ojo y después le dio al botón del ascensor.—Pues creo que podemos estar calmados de momento, seguramente solucionaremos pronto todo, y tu parabatai dormirá como un tronco. Lo prometo.— Le dijo el inmortal.


Never stop dreaming:

avatar
Mensajes : 31

Reliquias : 20

Ver perfil de usuario
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Arlissa R. NIghtgale el Dom Abr 01, 2018 6:15 pm

Hablamos de los mundanos, en parte me daba la razón, sus vidas eran demasiado aburridas por lo menos para alguien como yo. Aunque seguramente si me hubiera criado como ellos no tendría otro remedio que hacer todo a su estilo, no conocería otra cosa.
-Los mundanos viven felices dentro de lo que cabe. -concluí. -Muy pocos conocen el miedo que se saborea cuando alguno de los tuyos sale por la puerta, siendo tal vez esa la última vez que lo veas. -en sí no me quejaba de la vida que me había tocado. Adoraba ser una cazadora de sombras, pero era imposible que de cierta manera me dieran envidia los mundanos. Sin embargo, era como le había dicho a Pierre, sabiendo lo que sé, era imposible no ser una cazadora. Uno de los castigos más comunes de la Clave era arrebatarte las runas, dejándote desnudo ante el mundo y quitarte tu naturaleza, dejar de ser cazador de sombras. Aquello me parecía horrible, más que horrible. Te arrebataban una parte de ti mismo, te quitaban tu naturaleza. Después de eso, ¿en que te convertías? Apreté de manera involuntaria al pensar en Aisak. Aparté todo lo que tenía que ver con mi parabatai, no quería imaginarlo en aquel estado y mucho menos, si él me veía así. Si nos separaban de alguna manera, una parte de nosotros se iría con el otro. Era algo que teníamos más que claro y algo con lo que los parabatai teníamos que luchar y sobrellevar siempre. -¿Hacer cosas rarísimas? -le pregunté enarcando una ceja. No sabía que podía ser tan peculiar para que un brujo diga que son extrañas. -¿Solo acostarse? No vale decir… ¿Te apetecería acostarte conmigo? Si solo es lo que buscan dar más vueltas me parecen innecesario y un gasto de energía ridículo.

Tras hablar de los motivos que me trajeron esta vez hasta su casa, él se levantó y comenzó a rebuscar entre sus cosas. Yo era un punto entre ordenada y desordenada. Podía tener varias cosas tiradas por mi dormitorio pero saber donde estaba cada cosa, pero con el tiempo acababa por aburrirme que todo estuviera desordenado y volvía a estar todo perfecto. Buscando me comunicó que el faltaba un ingrediente e inmediatamente me ofrecí para buscarlo, no tenía ningún tipo de problema. Pero Pierre negó con rotundida, diciendo que él me acompañaba, sonreí ante la iniciativa y más por el plan final.
-No tengo carnet. -le confirmé encogiéndome de hombros. -Pero eso no significa que no sepa conducir. -le dije con una sonrisa traviesa. -Podemos ir en coche o en moto, pero para ambas se necesitará un glamour y sustraer por un periodo de tiempo dichos vehículos. -comenté de manera suave, algunas cosas se me pegaban de Aisak. Dar vueltas para decir que si queríamos ir en coche o en moto tendríamos que robarlas. Solo necesitaba una runa para hacerlas funcionar y el brujo seguramente necesitaba menos todavía, con un chasquido lo tendría por completo. -Siempre podemos coger el metro si no quieres saltarte las leyes mundanas. -le dije tranquilamente. Yo no me regía por sus leyes, aunque era cierto que robar tanto entre el submundo y los mundanos era mal visto.

Seguí al brujo hasta la puerta, donde salimos. En ese corto momento conté las pocas armas que tenía encima, era buscar un ingrediente para una poción, no creía que tuviera que llevar algún cuchillo serafín o mi guadaña, pero para esta última habría que volver al instituto y no quería encontrarme con Aisak. Siempre podría pasar por una iglesia o algún edificio de culto para coger algunas armas. Miré al brujo y por sus palabras me puse ligeramente colorada y asentí.
-Está bien. -era muy común que no quisiera estar ni si quiera en el instituto cuando discutía con Aisak, por muy grande que fuera, era demasiado pequeño para mí y mi enfado con mi parabatai. Salimos del ascensor, la calle de Nueva York estaban como siempre, repletas de personas. -Gracias Pierre. -no me imaginaba como sonábamos los dos hablando. Él tenía acento francés, mientras que yo tenía el acento galés marcado en cada palabra que decía. -¿Qué tenemos que buscar y dónde? -le pregunté mirando a la calle, localizando el metro por si no se animaba a robar un coche.
avatar
Mensajes : 46

Reliquias : 162


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9498-arlissa-r-nightgale
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de locuras [Priv.]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.