06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


37 # 40
19
NEFILIMS
7
CONSEJO
12
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
11
VAMPIROS
15
BRUJOS
7
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Hold onto the memories, they will hold on to you. And I will hold on to you. [FB] [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hold onto the memories, they will hold on to you. And I will hold on to you.
→ Lunes → 10:00 A.M  → Frío.

10 de diciembre del 2016

Resoplé al borde del colapso mientras miraba con detenimiento la pantalla del móvil. No entendía como demonios lo hacía Victorie, pero en serio, debería hacérselo mirar. Era como como si supiera que tramaba algo... a lo mejor lo intuía. Mierda. Quizás debería darle la razón a Suzette la próxima vez que la viese, mi parabatai era demasiado astuta como para darle sorpresas.

No obstante, una de las cosas buenas que me había proporcionado vivir día a día con la rubia era saber cómo pillarla desprevenida. El dichoso aparato volvió a vibrar y presioné el icono verde para contestar. -¿Diga?- La voz de Victorie sonó a través del frío cristal del móvil. - Perdona por no responder antes bichette, estaba entrenando.- Era imposible que intuyera lo que me traía entre manos, básicamente porque había conseguido que su madre me ayudara (a regañadientes y diciéndome que no tenía tiempo para esas tonterías infantiles) y si Victorie le preguntaba a Suzette ella le diría que yo seguía por allí. Y nadie pone en duda lo que ella dice. - Claro, estoy dando un paseo pero en cuánto llegue al Instituto hacemos una video-llamada.- Prometí solemnemente. Una videollamada. Já. - Je t'aime. À tout à l'heure!

Tras colgar, volví a abrir la aplicación que mi hermana me había recomendado. Puugle Maps, o era ¿Google? Hice una mueca despreocupada, no me importaba une merde como se llamara, lo único que me importaba era que me iba a llevar al apartamento de Victorie, donde ella me había dicho que dormía por el momento. La dirección me la había dado tiempo atrás, por si tenía algún problema y debía acudir a Nueva York de improvisto. Debía admitir que la ciudad era ciertamente algo desconcertante: demasiado ruido, mucha gente, edificios desproporcionados... Qué diferente a lo que yo conocía.

Habían pasado unos cinco minutos desde la llamada y el tal Google me indicó que ya había llegado a mi destino. Observé la puerta con detenimiento, viendo la oportunidad perfecta para colarme cuando dos mundis salieron. Ni se percataron de mi presencia, cosa que me indicaba que carecían de la visión, sin embargo, debido a la pelea monumental en la que ambos se encontraban enfrascados dudaba que pudieran darse cuenta de que yo estaba justo delante de sus narices. Por esa misma razón yo no estaba casado. Qué horror.

Me desactivé el glamour con la estela y subí las escaleras de dos en dos hasta llegar a su piso. Llego a ser mundano y muero en el intento. Presioné el timbre durante un par de segundos, a la espera de que apareciera Victorie. Por un momento contemplé la idea de que ella se hubiera mudado y yo estuviera haciendo el ganso allí plantado. Escuché pasos acercándose a la puerta. Vamos bichette... pensé impaciente. Hacía muchos meses que no la veía, demasiados para mi gusto.


avatar
Mensajes : 8

Reliquias : 234

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9553-alam-rousseau-i-d#83341
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Hold onto the memories, they will hold on to you. And I will hold on to you.
→ Lunes → 10:00 A.M  → Frío.

10 de diciembre del 2016

Fueron los ladridos de Kimara los que lograron arrancarla de las garras de aquella pesadilla. Bueno, no era una pesadilla, si bien cualquier mundano que soñase lo que ella lo vería como tal. Era curioso como los recuerdos de los suyos podían ser tan aterradores para alguien no entrenado, y pese a que no eran agradables, Victorie se tuvo que recordar que sólo eran eso, recuerdos. No era fácil de cualquier forma, borrar lo acontecido en Times Square de su memoria. Todavía recordaba su conversación con Alam tras lo que había pasado. Le extrañaba. Sabía que su madre lo mantenía allá con la firme intención de que ella regresase pero también sabía que no podía mantenerle allá para siempre.

Está bien, todo está bien— le dice a la cachorra que vuelve a acostarse, posiblemente con la firme intención de volver a dormir. La rubia se levanta y tras acomodar un poco la recámara se pone el primer cambio de ropa que encuentra. Hace un montón de frío en Nueva York por lo que sobre los jeans y la blusa negra, se pone un abrigo antes de dirigirse hacia la cocina, prendiendo la cafetera y calentando unos rollos de canela que hizo el día anterior. Sin embargo la sensación opresiva no desaparece por lo que tras buscar el móvil no puede evitar marcarle. Se acaricia de forma distraída la runa en su pecho mientras espera. Pero el tono de buzón la hace esbozar una mueca. Seguramente ahora la nueva estrategia de su madre era cortarle el tiempo libre de modo que ni pudiera responderle. La idea le hace reír, porque sabe que pese a todo, su madre ya ha aceptado a regañadientes el que ella esté allá.

Apenas tiene el café en la mano vuelve a marcar. Su voz la hace esbozar una sonrisa, mientras la calidez se extiende por todo su cuerpo —Me imaginé— le dice sonriente al escuchar aquel apelativo cariñoso —Te extraño. ¿Quieres hacer una videollamada? Así te seduciré con dulces y mi bello rostro para que escapes de mi madre— esboza una ligera mueca al escuchar su respuesta pero sabe que no puede culparlo, no realmente. Fue ella la que tomó la decisión de salir corriendo de Cannes sin detenerse a pensar si su madre (que vamos a recordar que es la cabeza del Instituto) dejaría que Alam la siguiese cuando se había dedicado a intentar convencerla de que regresase —me llamas entonces chevalier. Vous me manquez déjà, mon âme.

Dejó el teléfono en la mesita mientras suspiraba. A veces se preguntaba si había tomado la decisión correcta. Christopher no era terrible como había pensado en un inicio, y le había cogido cariño demasiado rápido (pero era algo difícil no encariñarse del rubio teniendo en cuenta lo parecido que era a ella pese a todo) pero tampoco había podido responder nada de lo que le dolía. Él sabía tan poco como ella y lejos de que alguno de los dos se sintiese mejor, ambos habían acabo con dudas que no podían resolver. Le da un mordisco a uno de los rollos calientitos mientras la azúcar le proporcionaba cierta serenidad. Moriría de diabética de no ser por la cantidad grosera de ejercicio que hacía todos los días.

Juega con el teléfono entre las manos, nerviosa. Tal vez debería tomarse el día libre y salir a fotografiar; tenía meses que no lo hacía, principalmente porque tras lo acontecido en Times Square los miembros del Consejo daban vueltas intentando resolver un problema que realmente no tenía una solución sencilla o visible. Era como intentar derrotar a un dragón que seguía teniendo más y más cabezas, cada una más inteligente que la otra. La idea era desalentadora y tal vez por eso le sorprende tanto escuchar el timbre de su apartamento. Había muy poca gente que sabía donde vivía, por lo que asumió debían ser Christopher o Amelia, los únicos dos en esa ciudad que tendrían motivos para venir sin avisar. Extrañada se pone de pie abriendo la puerta con ese sigilo y cautela innato en los hijos de Raziel.

Pero casi se le cae el alma a los pies cuando ve quien era.

Porque no era su medio hermano o su mejor amiga. Era su alma. Tras unos segundos de estupefacción por la sorpresa, se lanza hacia él con un chillido extraño abrazándolo y llenándose de él. La sensación de tenerlo ahí la hace sentirse serena, fuerte y segura. Se siente completa por primera vez desde que llegó a esa ciudad y le toma un tiempo darse cuenta de que tiene los ojos húmedos. Aquellos meses sin su parabatai, su compañero y su hermano de armas, habían sido un verdadero infierno ——¡No me dijiste!— le reclama con molestia pero demasiado feliz como para que sea tomada en serio —Oh eres un tramposo. Te odio. Bueno no, te amo, pero ah... ¡No puedo creer que estés aquí!— farfulla mientras lo despeina sonriente. No había olvidado un sólo detalle de él, pero verle de nuevo era lo mejor que le había sucedido en mucho tiempo. Y se hubiera quedado todo el tiempo pegada a él como una vil sanguijuela porque lo había extrañado tanto que dolía, de no ser por cierto animal que decidió hacer una gloriosa introducción.

Oh, esa es Kimara. Supongo la recuerdas. Sólo que ya no es una bola de pelos diminuta de menos de un mes— dice separándose un poco de él para que pudieran ambos regresar a la privacidad del departamento de ella. Se limpia un poco las lágrimas con la mano mientras deja que la cachorra haga su usual fiesta cada vez que un humano atraviesa la puerta. Pequeño bicho. Al final regresa a abrazar a Alam porque había extrañado tanto tenerle cerca que teme que vaya a desaparecer si cierra los ojos o algo —Dime que vienes para quedarte. Dime por favor que te vas a quedar porque ya no soporto seguir lejos de ti.




- If I break the glass, then I'll have to fly -:

we don't get to choose whom we love:
avatar
Mensajes : 151

Reliquias : 523

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Hold onto the memories, they will hold on to you. And I will hold on to you.
→ Lunes → 10:00 A.M  → Frío.

10 de diciembre del 2016

Los cálidos brazos de Victorie rodearon mi cuello, trayendo consigo la paz que en su día ella misma me había arrebatado al marcharse de Cannes. Cerré los ojos mientras la estrechaba contra mí, sintiendo como el familiar perfume de la rubia inundaba mis sentidos. Era curioso como ese simple acto de afecto tenía el poder de aislarnos del resto del mundo, de devolvernos la fuerza que se había quebrado con la ausencia del otro. Apreté mis párpados con fuerza, no iba a llorar. Los shadowhunters no lloran., me recordé, tratando de contener la emoción.

De repente algo llamó mi atención, haciéndome volver al mundo terrenal. Con el ceño fruncido solté suavemente a Victorie, echándole un vistazo a aquello que estuviese rascando mi pierna. Dos ojos azules rodeados de sueve pelaje blanco y negro, hacía uso de una de sus pequeñas y adorables patitas en busca de afecto. No hizo falta que mi parabatai me la presentase, ya sabía quien era. Kimara, la perrita más fotogénica del mundo. Gracias a su dueña tenía la galería de mi móvil lleno de imágenes de ella. - Sí que la recuerdo. Sigue diendo preciosa.- Comenté adentrándome en el apartamento, cerrando la puerta tras de mí.

El animal movía la cola con efusividad, parecía que le había caído bien... aunque tenía el presentimiento de que esa perrita tan simpática adoraba a cualquiera. Me acuclillé junto a Kimara para poder acariciar su suave cabecita, aprovechando la distracción para recomponerme de la conmoción que me había causado el reencuentro con la rubia. - Salut, mon amie. Ça va?- Canturreé animado al can. -¿Sabes lo que estaría genial...?- Tras una última carantoña a la bolita de pelos, me incorporé justo al mismo tiempo en el que mi parabatai se había lanzado sobre mí en otro cálido abrazo. - Sí, he venido para quedarme contigo.- Besé su mejilla. -A donde tu vayas, yo iré, y donde tu vivas yo viviré. ¿Recuerdas?- Habían pasado muchos años desde aquel día en que Victorie y yo unimos nuestras almas, sin embargo, podía recordar cada una de las palabras que componían el juramento. - Aunque eso suponga que tu madre me odie el resto de mi vida.

Despacio, me separé de mi mejor amiga. - Me estoy muriendo de hambre. ¿No tendrás algo dulce por ahí?- Sí, era consciente de que el protocolo francés exigía que fuera el invitado el que llevase algo dulce, pero es que con la emoción de volver a ver a Vic me había olvidado por completo de las formalidades. - También puedo ir a comprar algo dulce para los dos, no me importa.


avatar
Mensajes : 8

Reliquias : 234

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9553-alam-rousseau-i-d#83341
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Hold onto the memories, they will hold on to you. And I will hold on to you.
→ Lunes → 10:00 A.M  → Frío.

Cuando le dice que viene a quedarse se deja caer. Victorie es fuerte, demasiado fuerte. Ha tenido que serlo. Su vida ha sido un constante torbellino de emociones y presiones que la han moldeado de esa forma. La muerte, la guerra, la sangre han llegado a ser compañeras que si bien detesta sabe tener a su lado sin que la quiebren. Es algo innato de los cazadores de sombras. Cuando sufren se hacen más fuertes al punto que aprenden a ignorar el dolor. Y Alam era su refugio cuando necesitaba dejarse caer, y había sobrevivido sin él durante todos esos meses al punto que sentía el cúmulo de emociones en el pecho haciéndola pedazos, especialmente por lo sucedido en Times Square que todavía le causaba pesadillas. Se había desahogado con él ya. Pero saber que se iba a quedar fue demasiado para ella. Las lágrimas acudieron a sus ojos y tuvo que usar todo su autocontrol para no ponerse a llorar y farfullar en francés como siempre hacía cuando estaba alterada.

En su lugar se apoya en él y cierra los ojos. Agradeciendo su presencia mientras deja que la calma que Alam carga la contagie —Mi madre ya nos odia tranquilo, sabía que tarde o temprano tendrías que venir. Sólo nos estaba torturando un poco para ver si yo me rendía primero que ella. Estuvo a punto de lograrlo la verdad. Esta ciudad está demasiado loca como para vivir sin ti— se quedó un momento más a su lado, antes de dejarlo separarse mientras recobraba un poco la compostura. En la noche le escribiría a su madre dándole las gracias, porque estaba segura que de alguna forma ella había sido parte de eso. Y le tranquilizaba ver que poco a poco Suzzette empezaba a calmarse con su decisión y inclusive aceptarla a regañadientes.

Alam— dice ella con un ligero tono indignado, mientras se empieza a mover por la cocina con esa agilidad que la caracteriza —Parece que no me conoces bien, sabes el terrible talón de Aquiles que tengo con la repostería. Justo antes de tu llegada estaba comiendo rollos de canela— abre la alacena y saca unas galletas mientras que del refrigerador los rollos de canela que deposita sobre la encimera —Si muero de algo, será por diabetes. No olvides mis palabras— sonríe con una felicidad que no sentía desde hace mucho mientras calienta los rollos de canela un poco en el horno y sin poderlo evitar toma una de las galletas de chispas de chocolate —Pero si quieres salir a dar una vuelta y que te enseñe lo caótico de esta ciudad igual me apunto. Pero te advierto que últimamente la gente de aquí está demasiado paranoica por todo lo que ha pasado. La verdad es que es un caos Alam, no sé como piensan resolverlo. Esta ciudad parece maldita.

Se distrae un poco mientras pone los rollos de canela sobre la mesita que ahora están en el punto exacto, tibios y con el azúcar ligeramente derretida. Agradecía a todos los dioses por hacerla nefilim con un metabolismo excelente y entrenando todos los días sin cesar porque de otra forma no había manera en que podía comer lo que comía sin engordar —¿Quieres café, leche o algo más?— le pregunta mientras empieza a picar uno de los rollos. Tenía que dejar de cocinar cuando estaba ansiosa. Por eso luego siempre llevaba tandas de muffins, galletas o algún postre al instituto. Porque cuando se metía en las recetas hacía mucho. Había hecho veinte rollos de canela y llevado al Instituto 12 de los mismos, solo hoy ya se había comido dos y ayer había tomado uno así que dudaba le durasen demasiado.

¿Sabes que amarías de aquí? La biblioteca Pública de Nueva York, fui por curiosidad y es hermosa. Tiene muchísimos libros, su arquitectura es preciosa y creo que es una de las más grandes que he visto. El instituto se parece mucho al nuestro, sólo que hay un montón de gente por todo lo que ha pasado. Casi todos residen ahí y cada semana suelen llegar más nefilims— ha empezado a parlotear como hace cuando está feliz, sobre cualquier cosa porque todo en ese momento le parece digno de conversación. Y con Alam incluso el silencio le parece placentero así que la euforia tardará en desvanecerse.




- If I break the glass, then I'll have to fly -:

we don't get to choose whom we love:
avatar
Mensajes : 151

Reliquias : 523

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.