29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


30/12 - Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada. ¡Detalles aquí!


03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


30 # 38
23
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Preludio [Winter J. White]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Markus Moncrieff el Dom Abr 01, 2018 9:20 am

Preludio
"¿Crees que la muerte es una bala que atraviesa el corazón? ¿Una enfermedad que consume el cuerpo? ¿Un veneno que corrompe la sangre?
No.
La muerte es cuando te olvidas del mundo."

→ Miércoles  → 19:30 hrs. → Comisaría  


Hay brusquedad en el movimiento que el policía realiza para introducir al sujeto dentro de la comisaría y entregarlo al área correspondiente. Los separos están listos para albergar al corpulento sospechoso de un metro noventa de estatura, ojos azules y tez morena por el sol. Podría pensarse que es un inglés por el acento tan marcado, pero al no tener un documento de identidad encima, es complicado definir su situación. La puerta del separo se abre con ayuda de otro compañero vestido de negro, el sospechoso ingresa con un empujón después de que le liberan de las esposas - Te quedas aquí, ya vienen a tomarte declaración - las palabras del policía son como la sentencia para "John" que frunce los labios apretando los ojos antes de observar el lugar donde se encuentra. Hay tres hombres más acompañándole en el interior de la celda.

John Doe, edad indeterminada, sexo masculino, lugar de origen desconocido. Desde que dijera su propio nombre, el policía le observó con un entendimiento tácito al notar la cicatriz que "John" tiene en la frente, pero no dudó en apresarlo y llevárselo consigo. Ahora, acusado de homicidio, supone que su salida del lugar va a ser mucho más complicada que la de aquél hospital donde exigían que pagara por el tratamiento que había recibido. Si ni siquiera recordaba su nombre, mucho menos tenía dinero para pagar semejante cantidad, así que tuvo que escapar.

Se sienta en uno de los bancos cubriéndose la cara con las manos antes de repasar con las palmas el cabello desde la frente hasta la nuca con desespero. Entrelaza los dedos de ambas manos recargando los codos en los muslos pensando en cómo va a salir de ésta. Las finas cicatrices plateadas que lucen sus antebrazos parecieran moverse con vida propia. A esa sensación ya se acostumbró, inclusive a que el símbolo de su espalda esté quemando durante toda la noche y al amanecer, deje de hacerlo. A lo que no, es a despertar cuatro o cinco veces por la noche asustado, temblando incontrolable, sudoroso y temiendo que esa cosa de ojos rojos llegue por su espalda a arrancarle las vísceras. Sumido en sus pensamientos el tiempo pasa sin que "John" pueda darse cuenta.

Hasta que uno de los hombres le trae al presente al acercarse con paso petulante, su peso ha de superar los 120 kilos de tan obesa que es su complexión. El rostro está plagado de grasa y sus dientes amarillentos unidos a sus ropas y el estado de éstas, indican que es de bajo extracto social,  - ese es mi lugar, búscate otro - los ojos de "John" le observan con fastidio, de verdad no está de humor para tonterías - te dije que ese es mi... - se queda callado cuando ve que "John" se pone en pie. Algo que no ha contemplado quizá es que la mayor parte de la carne bajo las gastadas ropas es puro músculo. Si bien "John" camina con descuido, eso no significa que su cuerpo no esté adiestrado para una buena pelea. Ya ha obtenido unos cuantos dólares peleando clandestinamente, así que reconoce sus fortalezas y debilidades. La pelea es una de las primeras.

La intimidación también. El compañero de celda de "John" parece pensarlo mejor. Da un par de pasos atrás y termina alejándose justo cuando uno de los policías grita el nombre de nuestro personaje al alcanzar los barrotes de la celda. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que llegó? Pareciera que no mucho, pero el reloj indica que lleva horas dentro. La presencia del guardián del orden se debe a que le llevarán a tomar su declaración o más bien a interrogarle. Las medidas de seguridad se observan a toda regla y para cuando "John" toma asiento frente al escritorio, tiene las manos esposadas y en la espalda. Se reacomoda para quedar "cómodo", (lo más que se pueda con su 1.91 metros de estatura) esperando a que inicien con ésto de una vez. El investigador que se sienta frente a él, enciende la computadora y una grabadora para empezar. En el escritorio hay infinidad de papeles acompañados de una taza de café y un donut. Por un momento, el estómago de "John" le hace consciente de que no ha tomado alimento desde el día anterior. No es algo que a los policías importe, de seguro.

- Nombre - inicia el interrogatorio. - John Doe - responde en automático. El policía voltea a verlo con curiosidad y extrañeza en el rostro. - ¿De verdad? ¿Quién le puso el nombre? - el sospechoso entiende a qué se refiere - el hospital donde me recibieron tras el atentado de Times Square - su voz es monótona, no hay ninguna indicación de su estado de ánimo. El policía se queda callado y se incorpora para dirigirse a la oficina de White. Toca la puerta y asoma la cabeza - White, tenemos un problema. El sospechoso del asesinato del capitán del barco en el muelle se llama "John Doe", se lo pusieron en el hospital que lo recibió tras los acontecimientos en el Times Square... ¿Si sabes que "John Doe" es la forma en que los médicos llaman a todos los que no pueden identificarse o también, los que tienen amnesia? ¿No? ¿Qué hago con él?

Mientras, "John" espera con toda la paciencia que puede reunir echando para atrás la cabeza y mirar el techo. La cabeza parece estallarle de dolor. Es la falta de sueño y la mala alimentación, se consuela en tanto su estómago reclama la falta de alimento. ¿Darán de comer aquí? "John" se conformaría inclusive con el pedazo de donut que hay sobre el escritorio frente a él. De verdad que sí.


Me:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 273

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9558-markus-moncrieffhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9560-markus-moncrieff-lazos#83343http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9561-markus-moncrieff-cronos#83344
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Winter J. White el Mar Abr 03, 2018 10:13 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 P.M → NYPD  

Era un miércoles cualquiera en el New York Police Department. Los inspectores pululaban de aquí para allá, cargados de papeles, archivos y si tenían suerte, de alguna que otra caja de donuts con el objetivo de ingerir una dosis de azúcar lo suficiente alta como para olvidarse momentáneamente del estrés o del último caso abierto que les ponía el vello de punta. Por otro lado estaban los oficiales, portadores de maleantes y malas noticias. Caminaban de dos en dos, flanqueando a la escoria que hubieran detenido en aquel momento.

El escritorio de la inspectora White estaba sumido en un horrible caos protagonizado por diferentes documentos con cientos de post-it's de colores llamativos pegados en ellos, hojas llenas con anotaciones a bolígrafo azul, fichas policiales y fotografías de la cámara de seguridad que había captado el asesinato de Julian Moore. Winter liberó la instantánea que había estado observando por casi diez minutos, soltándola sobre la mesa sin ningún tipo de cuidado. Había una pieza que faltaba, ¿pero qué?

En un arrebato de frustración la inspectora se frotó el rostro con ahínco, deteniéndose en cuanto sintió como los dedos se enredaban en las rebeldes hebras doradas de su flequillo. - Ostras.- Murmuró mientras luchaba por sacar su diestra de esa trampa mortal a la que llamaban cabello y no quedarse medio calva en el intento. Cuando su mano quedó libre, trató de recolocar los mechones que habían quedado prácticamente de punta. Suspiró con fuerza, quizás debía ir a por un café. El problema era que ella detestaba el café. Unos golpes en la puerta rompieron el silencio que inundaba el despacho, provocando que los ojos zafiro de la rubia abandonasen el desorden que era su escritorio para centrarse en la figura recién llegada.

-White, tenemos un problema. El sospechoso del asesinato del capitán del barco en el muelle se llama "John Doe", se lo pusieron en el hospital que lo recibió tras los acontecimientos en el Times Square... ¿Si sabes que "John Doe" es la forma en que los médicos llaman a todos los que no pueden identificarse o también, los que tienen amnesia? ¿No? ¿Qué hago con él?-

El rostro de la joven se contrajo en una mueca interrogante que contenía cierto aire despectivo. No estaba de humor para aguantar incompetencias. Sabía que no lo había hecho a mala intención, pero a veces sentía que la trataban como a una niña pequeña. - Gracias por el apunte, Sherlock. Pero el apellido Doe también suele usarse por demandantes que prefieren mantener su nombre real en el anonimato. - Respondió levantándose de la silla, percatándose entonces de cuatro palabras que para ella iban cargadas de significado. Acontecimientos en Times Square. - ¿Estuvo en el desastre de Times Square?- Inquirió retóricamente, sin ninguna intención de ser respondida. Poco a poco iba conociendo a más víctimas de aquella matanza, venían a ella como las hojas caen en otoño. Winter solía pensar que era por una extraña ley de causa y efecto.

Caminó hasta la sala de declaraciones, o lo que la gente de a pie conocía como sala de interrogatorios, y antes de entrar picó a la puerta para no alarmar al supuesto sospechoso. - Buenas tardes, soy la inspectora White. Voy a ser la encargada de este caso. - Anunció con voz cálida, dedicándole una sonrisa dulce al hombre de cabello oscuro. Mr. Bennett la iba  a crujir cuando se enterara de que se estaba cargando con más casos. - ¿Cómo está? Veo que mis compañeros se han olvidado de ofrecerle algo de beber. ¿Le apetecería café, zumo, agua...? - El pobre hombre no tenía buena cara, incluso para haber pasado horas encerrado en una celda provisional. - ¿Ha cenado?- El oficial que la había guiado la miró como si tuviera tres cabezas y una cola de dragón, no obstante, no la contradijo. - Sé por experiencia propia que nadie puede pensar con hambre. - Y eso, a su juicio era una realidad tan grande como el Partenón de Atenea.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Markus Moncrieff el Mar Abr 03, 2018 10:54 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 hrs. → Comisaría  


El investigador asiente con la pregunta de White ¿Acaso no lo escuchó la primera vez? - Es lo que dice, que le dieron el nombre cuando... eh, eh, ¿A dónde vas? - refunfuña cuando la otra sale del despacho y tiene que seguirle para no perderse lo que la otra hará. Es lo malo de White, tiene tanta ansiedad en las piernas, que no sabe quedarse quieta en ningún momento.

Mientras, las paredes blancas de la sala de interrogaciones en algún momento empezaron a ser aburridas para Markus, por un instante deseó dormir de nuevo y que pudiera descansar esta vez. Los párpados le pesaron y en tanto parece que nadie más estuvo interesado en su persona, dormitó. Es el sonido de los golpecitos contra la puerta los que le sobresaltan y procura que no noten el desliz en tanto se reacomoda en la silla. Carraspea parpadeando con rapidez para darle a su mente lo que requiere para responder las preguntas. Para lo que no está preparado es para la mujer que entra. Guapa, es lo primero que nota. Y esos ojos azules son bastante interesantes, esa chispa propia de quien vive con intensidad sin tantas preocupaciones le hace envidiarla.

Inspectora White. White, un apellido que va con ella, de seguro. Tan blanca como la nieve. Sus respuestas a las preguntas son simples - ¿Bien?... No creo que con las manos esposadas pueda comer nada y no, no cené, sólo almorcé ayer la mitad de un emparedado, me quedé sin dinero para comprar algo más - intenta rememorar qué más consumió, pero no. Y sus brazos, tras un buen rato de tenerlos en la espalda, empiezan a cobrar factura. Tiene los músculos engarrotados y poco a poco va subiendo esa sensación a su cuello. El otro investigador interviene - se le esposó porque con las cicatrices que tiene, seguro que es peligroso - señala la que Markus luce en la mejilla, producto de su última pelea clandestina. Y la otra que va desde su sien derecha hasta la coronilla, de un largo aproximado de cinco centímetros y que luce reciente porque no ha tomado una tonalidad plateada.

Esa marca, a ojos expertos, demuestra que pudo tener un trauma craneoencefálico y quizá por ello, es que le dieron ese nombre peculiar en el hospital - no soy peligroso, sólo porque soy más alto y tengo mayor constitución física no implica que lo sea. No me siento así y no he hecho nada para que se me ponga tal etiqueta. Y ya me duelen los brazos. ¿Si prometo no hacer ningún movimiento brusco, podrían al menos esposarme a los reposabrazos de la silla? Y no quiero tanta comida si no pueden darme, con el donut  de ahí me conformo y una taza de café - observa a White con ojos que solicitan al menos un poco de piedad. Quizá es la versión del poli bueno y el poli malo, pero puede que obtenga algún beneficio como por ejemplo, ese donut frente a él.




Me:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 273

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9558-markus-moncrieffhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9560-markus-moncrieff-lazos#83343http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9561-markus-moncrieff-cronos#83344
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Winter J. White el Miér Abr 04, 2018 9:09 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 P.M → NYPD  

La inspectora White siempre se había caracterizado por ser una persona cálida, de sonrisa fácil y ojos soñadores. No había cambiado ni un ápice desde su más tierna infancia. Sí, era verdad que los duros golpes de la vida la habían ayudado a volverse más fuerte y más tenaz con los años, pero, ni siquiera haber sido testigo de tantas atrocidades había amilanado su optimismo. Ella creía que podía mejorar el mundo. Un sueño muy ingenuo y que rozaba lo infantil, no obstante, la motivaba para levantarse todos los días e ir al trabajo, hacía que tomara cada caso con el entusiasmo de saber que iba a ayudar a un alma a descansar en paz y a una familia a saber la verdad. Y eso, era lo más importante.

Sus compañeros de trabajo la veían pulular por la comisaría con los brazos llenos de archivos y una sonrisa dulce en el rostro. Nadie osaba decirle a Winter Juliet White que trabajaba demasiado o que debía tomarse un respiro. Uno, porque sabían que ella no les haría caso, y dos,  porque eran cocientes de que eso era lo que la hacía sentirse útil y por ende, feliz. Era este entusiasmo sumado a una aguda perspicacia lo que había hecho que tras la rubia hubiera una larga lista de casos resueltos. Con lo cuál, no era raro que otros miembros del cuerpo le pidieran consejo y eso es lo que pensó que estaba haciendo el agente Smith.

El rostro de la inspectora esbozó una mueca interrogante, tratando de encontrarle sentido a lo que el policía acababa de decir. - Se supone que no debe juzgar por cicatrices, agente. - Apuntó observándolo de reojo. Obviamente, en el preciso momento en que le había ofrecido algo de beber al sospechoso, Winter había dado por hecho que no era un zoquete y que no daría guerra mientras le cambiaban las esposas de sitio. Básicamente, porque allí estaban todos armados y él tenía las de perder. Sin embargo, escuchar la declaración por parte del hombre de ojos claros. No parecía peligroso y tampoco tener malas intenciones, así que la rubia le hizo un gesto a Smith con la cabeza para que liberara las muñecas de John Doe. El hombre no parecía muy de acuerdo con la decisión de su superior, pero no rechistó.

- Bueno,- Comenzó a hablar la rubia, levantándose de la silla tras el ordenador. Sacando sus esposas para enlazar su mano izquierda al reposabrazos de la silla.- ¿Se encuentra mejor?- Sus rosados labios se curvaron en una sonrisa de matices risueños. - Agente Smith vaya a la cafetería a por un sándwich de pollo y a por un café. - Estaba segura, pero muy segura, de que su compañero estaba a una milésima de mandarla a tomar viento fresco, pero extrañamente, volvió a obedecer. Escuchó la puerta cerrarse tras los pesados pasos. - Bien, ahora le haré unas cuantas preguntas y cuando venga su comida le daré quince minutos para que coma. Entienda que no puedo darle el donut de mi compañero porque eso es pecado capital para un policía. - La broma poseía varias vetas de verdad en ella.

Winter ojeó el documento donde indicaba superficialmente qué había sucedido en el muelle. - Dígame, ¿qué puesto desempeña usted en el muelle? - Inquirió sentándose nuevamente detrás del ordenador, preparando el bolígrafo para anotar las respuestas. - ¿Conocía a la víctima, el Capitán O'Mahon?- Y esas eran, como a la rubia le gustaba llamarlas, preguntas de tanteo.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Markus Moncrieff el Miér Abr 04, 2018 11:45 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 hrs. → Comisaría  

El agente baja la cabeza unos centímetros un poco avergonzado por la situación, sin embargo, ella no podía deducir cuán peligroso puede ser el sujeto y si notara bien sus cicatrices, las que tiene por su rostro y las que se vislumbran en sus brazos, seguro que pensaría diferente y apoyaría la idea de esposarlo, así que no se movió ni un ápice cuando el mohín silencioso de la rubia le pidió lo que él no quería hacer: dejarlo más libre.  En tanto,  Markus observa a uno y al otro. Desconoce el procedimiento policial, aunque si lo piensa bien, desconoce demasiadas cosas. Se relame un poco los labios procurando algo de humedad en los mismos. Si lo que ella dijo es cierto, tendrá pronto un líquido con el cual mitigar la sed.

El procedimiento del cambio de ataduras se lleva con la docilidad del grandulón que no despega sus ojos del otro agente. Las manos que le tocan son cálidas como la propia actitud de la nueva agente. White, debe recordar. La solicitud del sándwich y el café le cae como balde de agua helada al otro que pareciera abrir la boca para discutir. Una ceja arqueada de Markus le hace recapacitar.

Quizá por maldad pura de esperar que Markus haga algo contra la agente, es que el otro sale sin rechistar. Sólo que si ese era el pensamiento, se equivocó de sujeto con el inglés quien asiente moviendo las muñecas en círculos para activar su circulación sintiendo la mejoría, echándose atrás de la silla para recargar la espalda y sentir cómo las vértebras tienen un descanso. Se sonríe un poco con la broma - no dudo que a su compañero no le hizo ni pizca de gracia la situación, pero agradezco enormemente su apoyo, agente.  Al menos el trato humanitario hacia mi persona - su acento es marcado, bien inglés. No hay duda de su origen.

Las preguntas son claras, se aclara la garganta pensativo - hace dos semanas que me dieron el empleo de vigilante nocturno en el muelle. Puede confirmarlo con cualquiera, sin embargo, no tengo papeles. Es decir, no tengo un documento que me identifique como norteamericano o que pueda dar fe de mi identidad, mi procedencia, por lo que sólo es un trabajo de palabra. Me pagan semanalmente para asegurarse de que si hay un problema con migración, ellos estén libres. Y no puedo decirle, por lo tanto, quién me contrató porque lo hizo de buena fe y no soy un traidor con quien me ofrece la mano... no creo serlo - responde franco.

La siguiente interrogante es más complicada, piensa intentando recordarlo - creo que se refiere al capitán pelirrojo, el irlandés. No tengo demasiado tiempo ahí como para decirle exactamente quién es quién, pero si es él, lo traté unas tres veces. Las dos primeras, fue cuando me lo presentaron y cuando me indicó dónde debían colocarse algunos de sus envíos. La última fue dos días antes de que lo mataran, tuve un altercado con él porque quería entrar a por su cazadora a la una de la madrugada. No me pareció que fuera tan indispensable la prenda y más porque él traía una. Sin embargo, se alteró cuando le indiqué que no podía ingresar y que a la mañana siguiente fuera a por ella. Dijo que tenía algo importante y no sé qué más excusas, así que opté por dejarlo entrar y seguirlo hasta que llegó a su oficina y se la llevó. No parecía contento de que le hubiera acompañado, pero si algo se perdía en el lugar, era mi responsabilidad. Fuera de eso, no lo vi más y por supuesto, tras negarle el ingreso, no fui uno de los invitados al bar - se encoge de hombros.

No es que le molestase eso, de todas formas nunca estaba demasiado tiempo en un lugar para hacer amigos, migración era un departamento al que no querría acudir. - Entiendo que soy sospechoso de asesinato. ¿Por qué mataría al capitán si no me hizo absolutamente nada? - su preocupación es latente. Si migración llega y lo despacha fuera de Estados Unidos ¿A dónde irá?


Me:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 273

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9558-markus-moncrieffhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9560-markus-moncrieff-lazos#83343http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9561-markus-moncrieff-cronos#83344
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Winter J. White el Dom Abr 08, 2018 3:00 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 P.M → NYPD  

-Smith, no es mal chico pero es demasiado gruñón. - Hizo un rápido gesto con la mano, restándole importancia al asunto.- Y no quiero resultar repelente pero soy Inspectora.- Dijo haciendo hincapié en la última palabra. Eso explicaba el porqué Smith la obedecía sin replicar, básicamente era su superior.

Mientras el hombre explicaba cuál era su empleo y relación con la víctima, la inspectora tomaba las notas pertinentes. Mayormente, los ojos de la rubia se mantenían clavados en el rostro del sospechoso con el fin de leer sus micro-expresiones y así poder detectar cualquier indicio de mentira. Sin embargo, parecía estar diciendo la verdad. - ¿Qué podría contarme de la noche del asesinato? Como a que hora llegó al muelle y que estuvo haciendo hasta que encontró el cadáver. - Su voz carecía de tonalidad acusatoria, más bien parecía curiosa.

´Winter se había percatado del fuerte acento inglés que el hombre poseía y procedía a anotarlo en su libreta cuando la pregunta la abordó. Frunció el ceño momentáneamente, intuyendo que no sería fácil ser acusado de algo que no habías cometido. - Para eso estamos aquí, señor Doe. Para saber quién hizo esto y hacerle pagar. - Dejó el pequeño cuaderno de motivos florales a un lado, dedicándole una suave sonrisa al pobre muchacho que seguramente temía por su futuro.

- Esto no tiene nada que ver con el caso pero creo que es relevante. ¿Podría explicarme a que se dedicaba antes de trabajar en los muelles? Me han dicho que estuvo en el atentado de Times Square.- Sí, así era cómo llamaban los mundanos al desastroso incidente generado por Jonathan Morgernstern y sus secuaces. Y sí, también sabía que seguramente él tuviera amnesia, mas debía decírselo él. Ella no podía dar por hecho y a lo mejor saber hasta dónde recordaba les ayudaba a encontrar su verdadera identidad.

Se oyeron unos ligeros golpes en la puerta y Winter, extrañada, abrió la hoja de madera para dar paso a un Smith que portaba en una mano dos vasos de papel y en la otra una pequeña bolsita del mismo material. Eso explicaba el porqué no había podido abrir la puerta. - Gracias, T.- Canturreó la joven haciendo referencia al nombre de pila del agente Smith, Tim. Él sólo gruñó colocando uno de los vasos junto al sándwich delante del señor Doe y el otro lo puso al lado del cuaderno de flores azules y doradas. Ante este inesperado movimiento, Winter ladeó la cabeza en un gesto interrogante. - Lo necesitas, White.- Y aunque sus palabras eran duras, palmeó su espalda con cierto afecto. - Eres adorable.- Fue lo último que logró decir antes de que saliera por dónde había entrado. Esa era su forma de decir que le dejaba las riendas del caso.

-Pues lo prometido es deuda, señor Doe. ¡Qué aproveche!- No le había esposado la mano derecha con ese propósito que pudiera comer algo. - Yo me esperaré aquí sentada, coma tranquilo.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Markus Moncrieff el Lun Abr 09, 2018 11:45 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 hrs. → Comisaría  

La aclaración de su cargo le hace bajar la cabeza incómodo - lo siento, desconozco ésto de los cargos y las formas de hacer las cosas en este sitio - se pregunta si sabe cómo funcionan en algún otro lugar, si tiene pertenencia a una profesión o sólo es un mendigo más. Mientras va respondiendo, las puntas de sus dedos juguetean intentando recordar todos los detalles que ella necesita para satisfacer su curiosidad. - Llegué como siempre, antes de las veintiún horas. El momento exacto no puedo recordarlo, pero está en mi check in. Todas las noches tengo que hacerlo para tener constancia de que cumplo con mi horario. Mi trabajo consiste en estar moviéndome toda la noche, ir a evaluar los lugares para observar deterioros a simple vista, que no soy un experto, asegurarme que nadie entra y esa noche... ¡Ah sí, fue la noche del gato! Escuché unos ruidos y al ir a investigar, me saltó una rata y luego, un gato. No me preocuparía eso, pero fueron directos a una zona de carga donde habían dejado unas cajas sueltas fuera del container y temía que las echaran abajo. Una vez me deshice de ellos, fue que escuché los gritos, pero al llegar, ya estaban ambos heridos. Así que llamé a mi jefe primero, él me ordenó que me fuera y que él llegaba a hacerse cargo, por eso la llamada la hizo él y no yo. En las cámaras de seguridad puede encontrar usted cómo estaba corriendo tras el gato, porque se carcajeó el encargado de la mañana hoy que lo vi  - aclara en tanto la investigadora se encarga de hacer anotaciones en esa libreta que es más femenina que policial.

Es una suerte tener a alguien que es agradable. Quizá sea eso del poli bueno y el otro el poli malo por más que ella diga que no es mal chico. - He hecho de todo, la falta de documentos me complica la existencia,  tras lo del Times Square, fui trabajador en una obra de construcción, paseador de perros, ayudé descargando containers en el muelle hasta que me dieron mi trabajo de velador. Y sí, estuve en peleas clandestinas. No sé por qué, pero las peleas se me dan bien, antes de lo del Times, no recuerdo nada, por lo que no puedo ayudarle - se acaricia la nuca esperando que ella no le tome a mal la respuesta.

El toque en la puerta les interrumpe, Smith trayendo la comida y bebida que deja sobre el escritorio. Markus no piensa dos veces cuando le dan luz verde para comer - gracias - se acuerda de enunciar, los modales hacen gala de presencia, desde el partir en dos el sándwich, hasta rodearlo con movimientos rápidos y bien cuidados con la servilleta, morder sólo un pedazo acorde a su boca y masticar en silencio y con la boca cerrada. Deja la bebida al final - ¿Algo más que necesite saber, así mientras como lo pienso? - propone y da el segundo ataque al emparedado en tanto se sienta correctamente, como si sólo el contacto visual fuera suficiente para saber que está incumpliendo la etiqueta.

[/quote]


Me:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 273

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9558-markus-moncrieffhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9560-markus-moncrieff-lazos#83343http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9561-markus-moncrieff-cronos#83344
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Winter J. White el Mar Abr 17, 2018 12:47 am

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 P.M → NYPD  
Los ojos de la joven volvieron a clavarse en el hombre, se notaba a leguas que estaba tratando de colaborar respondiendo cada una de las preguntas que la rubia formulaba. A pesar de ser tremedamente alto y hercúleo (cualidades que podrían hacerle sentirse más seguro de sí mismo), sus ojos poseían cierto destello que revelaban el temor y la preocupación que lo embriagaba. Parecía estar realmente acongojado y Winter sentía que había una pieza del rompecabezas que no casaba. De hecho, estaba segura de que había una pieza que faltaba, algo importante y trascendental, pero... ¿qué podía ser?

Y de repente, como si de una revelación divina se tratara, John Doe colocó la última pieza de la forma más inesperada. Seguramente, él no era siquiera consciente de que acababa de aportar un dato tan relevante como la vida misma, algo que les conduciría hasta la verdad. - Entonces, ¿usted diría que posee buenos reflejos para la lucha?- A diferencia de lo que muchos ingenuos creían, la capacidad para pronosticar los movimientos del adversario así como el perfeccionamiento de la técnica, era algo que se adquiría con el tiempo y con el entrenamiento, o sea, que era algo adquirido no innato. No para los humanos corrientes. No obstante, sí que había una raza cual adn estaba forjado con hierro angélical y sangre divina, poseedores de un don único para el arte de la guerra. Nephilims.

- Discúlpeme un minuto.- Trató de esbozar una sonrisa reconfortante que indicase al hombre que todo iba a estar bien. Agarró su teléfono móvil, marcando el número de la recepción. Una voz animada la saludó al otro lado.- Josie, ¿podrías venir a la sala de declaraciones del segundo piso? Gracias, bonita. - No habían pasado ni cuatro minutos cuando unos golpes en la puerta vaticinaron la entrada de una chica de cabello rojo y ojos grises. - Buenas tardes, ¿inspectora White?- La muchacha parecía no acabar de entender cuál era su función en aquella sala y con evidente nerviosismo, retorcía uno de sus rizos del color de la sangre. - Señor Doe, ¿me haría el favor de decirme si tiene algún tatuaje como éste en el cuerpo?- Winter dibujó rápidamente en su cuaderno la runa de poder angelical para acto seguido mostrársela al moreno.

Ella carecía de la visión y era incapaz de saber si el sospechoso tenía alguna runa, sin embargo, su compañera, la señorita Josephine "Josie" Evans había heredado el poder de ver más allá de cualquier glamour gracias a la licantropía de su padre. - La señorita Evans actuará como testigo, así como dibujará en mi libreta cualquier otro tatuaje que posea.- Estaba segura de que el moreno iba a cooperar, era evidente que era un buen hombre y que hacía lo que podía para sobrevivir. No parecía un asesino... aunque claro está, la joven White debía encontrar las pruebas que respaldasen su presentimiento.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Markus Moncrieff el Mar Abr 17, 2018 3:50 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 hrs. → Comisaría  
No parece que la convenza. ¡Puta madre! Se ve de pronto metido en un proceso judicial del tipo penal donde ni siquiera tiene la forma de zafarse airoso. Y mucho menos si no tiene papeles. Hay algo en la inspectora que le causa más y más temor. ¿Lo ve como una amenaza? ¿Le cree capaz de haber matado? Las cicatrices de su cuerpo pueden dar luz verde a esa idea. Él mismo no sabe dónde se las hizo, algunas parecen cerradas con puntos. Tiene las marcas plateadas que lo acreditan. Y aparte, están esos kanjis....

La primer pregunta le provoca una mueca, al final exhala el aire comprimido en los pulmones de forma audible - sí, tengo buenos reflejos para la lucha. Es como si me anticipara a todo lo que el rival va a darme. Como... ¿Vio la peli de Sherlock Holmes? ¿La primera? ¿Donde va enunciando lo que el otro va a hacer? Algo así - se termina el café de un solo golpe. Como si hubiera deseado una bebida embriagante. ¿Hubiera? Lo desea. Y un cigarrillo. Necesita calmar su ansiedad oral y, sin pensar en lo que puede mostrarle a la inspectora, toma la cuchara para partirla en un pequeño pedazo y lo lleva a la boca para juguetear con él con los labios y dientes. Mordisqueándolo en tanto siente que está metido en un lío muy gordo.

Ni la sonrisa reconfortante le reconforta un ápice. Sabe que ella piensa lo mismo que él y no sabe qué hacer. Ahora toma el móvil y llama a alguien. Una tal Josie. ¿Será la de migración? Echa el cuerpo atrás y la silla rechina. Por un instante piensa que se va a romper, así que reacomoda el culo para no sufrir otro aparatoso accidente. A veces se olvida que pesa casi noventa kilos. Y por un momento recuerda que está gordo. Rematadamente gordo. Debería bajar de peso. Espera desesperado. Golpetea un poco el piso con la punta del zapato. El objeto en su boca no deja de cambiar de dirección, derecha-izquierda, mordisco, suspiro. Hasta que tocan a la puerta y se asoma una belleza.

Recompone la postura sin saber qué hacer. ¿Podría ayudarle el coquetearles? Se lo sopesa, a veces le ayuda eso de ser guapo y atractivo. Lo desestima porque para el coqueteo hay que ser finos y a él a veces le gana la timidez. Es bruto hasta con las mujeres. Se restriega el ojo derecho con los dedos. La pregunta siguiente, tras el cierre de la puerta dejando a los tres dentro, le desubica. Por inercia asoma la cabeza para ver el dibujo. Traga saliva. Se queda mortalmente quieto. Parpadea una y otra vez, el trozo de la cuchara de plástico se rompe ante una presión intensa que denota su mortificación. Echa la cabeza atrás con un resoplido quitándose las partes del plástico para echarlos en el vaso vacío antes de responder con voz rasposa - ¿Qué sentido tiene si tengo o no un tatuaje como ese? - la siguiente aclaración de la inspectora aunada a que dibujará la pelirroja los tatuajes que posea le hacen reír a carcajadas - ¡Imposible! Nadie puede verlos, están en mi imaginación. O sea... arghhh - se lleva la mano a la camisa para desabrocharla con rapidez aún con la otra muñeca sujeta por las esposas.

Se desprende de la tela dejando a la vista su musculatura, las cicatrices de las heridas están ahí, visibles. Desde la que parte desde su homóplato derecho hasta casi su clavícula; hasta la que, presume, fue de la intervención quirúrgica para quitarle el apéndice. Y sobre éstas, las marcas plateadas de las runas están ahí. - Si tengo kanjis japoneses o no en mi cuerpo, ¿De qué sirve? Nadie los puede ver, ni éste - señala la runa de la visión en su mano izquierda, - mucho menos éste, que siempre está doliendo como si me quemara - voltea de lado para que la runa de su Parabatai sea notable - no puede ver mis kanjis. No soy japonés, no fui jamás al Japón porque ni siquiera sé una sola palabra en japonés y ya lo intenté, ya lo experimenté. ¿Qué sentido tiene preguntarme por algo que ni usted, ni nadie puede ver? Sólo son alucinaciones de mi cabeza - concluye hasta que observa el rostro de la pelirroja.

Por un momento, un pequeño grano en el tiempo, ella parece asustada. Por instinto, Markus se echa encima la camisa sin ponérsela realmente. Se siente desnudo ante la mirada intensa que le dirigen esos ojos grises. Traga saliva al comprender. - Usted sí las ve - su voz suena temblorosa. Un hilillo de sangre emerge por su nariz cuando la cabeza empieza a estallarle. Se lleva las manos a ésta, o intenta, porque una está sujeta a la silla, echa la cabeza abajo, como si por instinto buscara una posición fetal, las sienes le palpitan con intensidad. Un gemido ahogado es la única señal de cuánto está sufriendo. Su cerebro está a todo vapor, echando adelante una maquinaria oxidada por el coágulo que empieza un proceso de descomposición.



Me:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 273

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9558-markus-moncrieffhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9560-markus-moncrieff-lazos#83343http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9561-markus-moncrieff-cronos#83344
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Abr 21, 2018 9:41 pm

Preludio
→ Miércoles  → 19:30 P.M → NYPD  

Winter alzó una de sus cejas, interrogante.- Señor Doe, piénselo con detenimiento.- Entrelazó los dedos de ambas manos, adquiriendo una pose formal. - Si he podido dibujar ese símbolo será porque lo he visto antes, ¿no cree?- El hombre parece recapacitar en su previa idea de que su cabeza le está gastando malas pasadas, desabrochándose la camisa para dejar al aire su torso. Los ojos de la rubia se entrecerraron en un intento de que de esa forma fuera capaz de vislumbrar alguna runa. Nada. No obstante, Josie garabateaba sin parar en el papel.

John señaló el dorso de su mano izquierda e inmediatamente la inspectora supo que se refería a la runa de la Visión. Winter jamás había tenido el don de poder ver más allá del glamour que protegía el mundo mágico de la curiosidad de los mundanos, con lo cual era incapaz de percibir los dibujos plateados que decoraban la piel de los cazadores. Sin embargo, llevaba conviviendo con una ex shadowhunter el tiempo suficiente como para saber algunas cosas, así como saber el significado de varias runas.

La pelirroja no había acabado de trazar las diversas runas que había divisado cuando el hombre se volvió a cubrir. La inspectora White no dijo nada al respecto, intentando respetar su decisión. Era consciente de que el moreno estaba asustado, pero no sabía qué decir para hacerlo sentirse protegido, seguro. La situación empeoró cuando los ojos zafiro de Winter captaron la senda carmín que nacía de la nariz del señor Doe. Se levantó de un salto, acercándose al hombre lo más rápido que pudo. - Señor Doe, le ruego que se calme. - Suavemente apoyó una mano en su hombro, tratando de reconfortarlo. -Josie, llama al médico por favor.- La muchacha asintió antes de salir corriendo de la sala

Una cosa estaba muy clara: si lo que tenía delante era un shadowhunter, este caso estaba fuera de su competencia. Los hijos del ángel tenían sus propias leyes y códigos morales. La ley es dura pero es la ley.


avatar
Mensajes : 830

Reliquias : 2893

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Preludio [Winter J. White]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.