29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS

I just wanna say I'm sorry! [Isabelle Lightwood]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I just wanna say I'm sorry! [Isabelle Lightwood]

Mensaje— por Simon Lewis el Miér Abr 04, 2018 1:09 am

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
La lluvia había dejado de caer hacía un rato, pero se había acumulado bastante cantidad en las aceras y en la calle, si bien eso no impedía el tránsito de los coches ni de las personas que se movían por la ciudad a toda prisa aquella noche, intentando alejarse del frío invernal. Simon perdió su mirada durante unos cuantos segundos en las brillantes luces de neón que siempre daban vida a Times Square, apreciando su belleza de un modo que antes no había podido admirar con sus ojos de humano, y deseando que durante un segundo el tiempo pudiese detenerse, aunque fuese sólo para conservar en su retina ese recuerdo perfectamente grabado. Por el resto de cosas, el vampiro habría echado ese momento y todos los que le habían rodeado las últimas semanas a la basura, demasiado triste, demasiado confuso para procesar de otra manera lo que le sucedía. Los colores le habían atrapado durante un segundo, pero pasarían, como todo lo demás, y se marcharían. Como Isabelle.

Suspiró quedamente antes de continuar caminando con las manos introducidas en los bolsillos del abrigo, a pesar de que el frío no le afectaba, pero la gente quizás le habría mirado raro por moverse por la ciudad a esas alturas del año sin protección en los miembros. Optar por pasar por un mundano normal y corriente era lo más fácil para continuar con su vida en la medida de lo posible, aunque en algún momento tendría que marcharse de allí o empezar a moverse en otros ambientes para que la gente no sospechase de él. ¿Por qué no envejeces?, quizás no había pregunta que más le aterrase que esa, y la aguardaba con cierta angustia en el corazón.

Aceleró el paso cuando vio la hora que marcaba el reloj de uno de los grandes negocios, porque pronto la noche se le echaría encima y había muchas probabilidades de que si se retrasaba demasiado ya no pudiese pillarla por haber salido a patrullar o algo semejante, y tenía que hacerlo. No podía pasar más tiempo sin hablar con Izzy tras lo sucedido en su apartamento un par de meses atrás; no podía dejar que llegase la Navidad ni el nuevo año sin haber arreglado las cosas con ella, o al menos sin saber qué había hecho mal para que hubiese querido salir escopetada de allí, aunque tenía una ligera idea de cuándo y cómo había metido la pata, exactamente. No se había atrevido a hablar de ello con nadie, ni siquiera con Clary, porque le asustaba demasiado que la chica le confirmase sus temores. Aunque aceptaría cualquier decisión que tomase Izzy, la idea de que ya no quisiese verle más le aterraba tanto que le habría hecho temblar.

Pero en ese momento sólo caminaba apresurado hasta acercarse hasta el Instituto, cuya ruinosa forma dada por el glamour hacía ya mucho tiempo que para él ya no era visible. Al acercarse sólo podía contemplar la magnífica iglesia que se alzaba atemporal y anacrónica rodeada de edificios modernos, el ruido y el atolondramiento propio de la Gran Manzana. Ascendió las escaleras rápidamente, escuchando el chapoteo de sus propios zapatos en los charcos que se habían formado por el agua; él mismo estaba empapado, pero no le importaba demasiado. Total, ya no podía resfriarse. Llamó fuertemente a la puerta antes de siquiera el plantearse en abrir las hojas, ya que, aunque no era mal recibido, nunca se sentía demasiado cómodo adentrándose en el lugar. Esperó un poco más, ya que, aunque el maullido de Iglesia no podía darle el paso, contaba con que alguien escuchase al felino y apareciese por allí; ¡incluso habría aceptado ver a Jace de buena gana!

Por favor, que venga alguien. Por favor, por favor...
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo

Aquel atardecer llovía, hecho que Isabelle constató mirando por la ventana después de vestirse para salir a montar guardia. Eso significaba que le convenía activar la runa para evitar enfriarse, puesto que no iba a ser muy buena cazadora de sombras si se pasaba todo el tiempo tiritando y estornudando. Mojarse nunca le había preocupado en exceso, puesto consideraba que siempre estaba perfecta.

Sara, la nefilim que iba a acompañarla esa noche en la guardia acababa de salir en dirección a Idris por asuntos familiares urgentes, y teniendo en cuenta que a minutos del turno no había nadie dispuesto o con la posibilidad de acompañarla. Así que le tocaba pasearse sola por las calles de Nueva York aquella noche. No era algo que fuera habitual y aunque el protocolo no lo prohibía estrictamente, era de todos sabido que no era la mejor idea del mundo. Aún así, Izzy siempre había sido confiada y sin duda creía que unas horas sola, no le irían mal. De modo que no busco un reemplazo para su compañera y se encaminó a la puerta del Instituto, quince minutos antes de que su turno empezara puesto que no tenía nada mejor que hacer. Desde que no se veía con cierto vampiro, no solo tenía más tiempo libre, sino que tenía mayor necesidad de despejar su mente constantemente de sus propios pensamientos.

El ascensor se abrió con un quejido y nada más abrirse las puertas el agudo maullido de Iglesia llamó la atención de la morena hacia la puerta cerrada. La gata estaba sentada enfrente de la puerta, maullando, avisando que alguien estaba detrás de la puerta. Pero no parecía agitada, como si reconociera al visitante, así que Isabelle no le dio demasiada importancia. Abrió la puerta, desinteresada, mientras sacaba su estela preparada para aplicarse el glamour y evitar así miradas indeseadas. Pero lo que le esperaba detrás de la puerta no era precisamente alguien que no le concerniese. La sorpresa traspasó su habitual expresión indeferente y por un momento notó como el corazón se le aceleraba. Volver a ver a Simon, dos meses después, seguía teniendo el mismo maldito efecto en ella. Pero tan rápido como pudo puso su más perfecta cara de indiferencia y se acomodó el cabello semi-recogido en la espalda.

-Si has venido buscando a Clary, está arriba. Aunque no creo que quieras molestarla precisamente ahora. -Si bien no tenía ni idea de dónde exactamente se encontraba la pelirroja, sí sabía que la última vez que la había visto estaba con Jace. Así que a saber con qué escena iba a encontrarse el vampiro si se adentraba en el Instituto a buscarla. Sus ojos reposaron algunos escasos segundos más sobre los de él antes de agacharse y recoger a Iglesia suavemente del suelo para dejarla fuera de su camino. Sin mirar dos veces a Simon la joven nefilim dirigió sus pasos a la incesante lluvia, dispuesta a realizar su turno de guardia.







Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
Dos meses sin ver a Izzy podían tratarse como una auténtica eternidad, o al mismo tiempo, como un suspiro. Porque los días se habían pasado largos como eones, como si las horas no se sucediesen, sino que parecía haberse estancado en el momento en que la nefilim había abandonado su apartamento en el mes de septiembre; y sin embargo, al ver su rostro al otro lado de la puerta pareció que en realidad la había contemplado ayer mismo, hermosa, radiante, imponente, y que no había sucedido nada que hubiese enturbiado su relación, ni su forma de entenderse en ese momento.

Simon abrió la boca varias veces como un estúpido, notando un nudo en el estómago y los nervios a flore de piel, hormigueándole debajo de los dedos, como si estos quisieran escaparse por su propia cuenta para abrazarla, para acariciarle el pelo y besarla como lo había hecho la última vez. Debía de estar mal anhelar tanto a alguien, se dijo a sí mismo, pero no dio muestras de ello. Al menos, eso pensaba él mientras recorría su rostro con los ojos, queriendo encontrar algo en él que le ayudase a atisbar el motivo por el que había salido volando de su casa sin darle tiempo siquiera a retenerla o a preguntarle qué había hecho para molestarle tanto. Notaba los rizos empapados pegándose molestamente a la frente y a la nuca, pero no hizo ningún gesto, siquiera movió un ápice su cuerpo, por temor a que Izzy se esfumase.

Fue a decir algo -probablemente no algo inteligente pero algo, lo que fuese- que le ayudase a retenerla allí el tiempo suficiente para convencerla de hablar lo que fuese que había sucedido, pero sus palabras le cortaron como el hielo y le dejaron allí pasmado, sintiéndose verdaderamente idiota. De haber sido humano se habría sonrojado por la vergüenza, pero no lo hizo, sólo parpadeó mientras mantenía la cara de imbécil, absolutamente incrédulo. ¿Tan difícil de pensar era que había ido allí por ella? Le observó quitar a Iglesia de su camino y a salir al exterior, donde se encontraba él, y eso le alarmó, no supo por qué. Cerró la puerta del Instituto antes de colocarse a su lado, sin temor a que ella pudiese dejarle atrás, ya que su velocidad era bastante mayor.

¡Izzy, espera! —Estuvo tentado de ponerle la mano en el hombro, luego de aferrarse a sus brazos y de pedirle que obviase todo lo que le había dicho en su casa si eso le había molestado, que no volvería a dedicarle esas palabras si tanto la repelían, pero que no dejase de estar a su lado. Pero entonces pensó que eso habría sonado horriblemente desesperado y para nada acorde con lo que intentaba transmitirle, de modo que lo mejor era ir más despacio. Con ella no se podía ir deprisa. Aún así, se colocó delante de ella para cerrarle el paso, obligándole a detenerse en seco mientras le hablaba—. Izzy no he venido a ver a Clary, he venido a verte a ti. —Tras eso se levantó un breve pero incómodo silencio. Simon respiró con fuerza, intentando organizarse las ideas en la cabeza, temeroso de meter la pata de nuevo si no se expresaba con claridad. Lo que menos quería era asustarla o hacerle enfadar. De todos modos tampoco pudo tomarse tanto tiempo como le habría gustado porque estaba seguro de que si se demoraba más de lo normal ella le esquivaría y seguiría caminando. La conocía demasiado bien. Y había tenido todo el camino hacia allí para pensar bien en cómo abordarla, ¿no? ¿Entonces por qué tenía la mente en blanco en esos momentos?—. Izzy, yo... quería hablar de lo que pasó en mi casa la última vez que viniste, pero no sabía si ibas a querer verme y por eso no he venido antes. Sólo... sólo quería decirte que lo siento. —Se pasó la mano por la nuca, rascándosela, nervioso—. Si algo de lo que dije o hice te incomodó o te violentó, no era mi intención. Yo sólo...

«Sólo me dejé llevar un poco... Siento que mis sentimientos te hagan daño...»
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo

El momento en el que él se paró, incapaz de encontrar palabras, era el que debería haber aprovechado para seguir con su camino. Pero no fue capaz. Por algún motivo absurdo e infantil saber que estaba ahí por ella, o al menos creerlo, era suficiente para que la chica quisiera escucharle. Así que se quedó dónde él la había alcanzado, notando como el cabello se le empapaba y se le pegaba a la piel. La ropa de combate estaba diseñada para evitar ese inconveniente pero Isabelle de pronto se sintió insegura sobre su aspecto. Cosa que tal vez no había sucedido nunca. Pero era como si sintiera que aquel preciso momento era trascendental y no estar perfecta para enfrentarse a lo que se le echaba encima, le hacía sentir un poco insegura.

Mientras las palabras de Simon iban haciendo mella en ella, la morena perdía la calma que la había estado caracterizando hasta entonces. La fría indiferencia con la que se vestía para negar que en realidad se sentía muy frustrada. Le había echado de menos. -¿Y que rayos te ha hecho decidir después de dos meses? -Intentó que el tono no fuera demasiado cortante, que no se notara que se sentía herida y ni sabía porqué. Al fin y al cabo fue ella la que se marchó sin decir nada de su casa, la que impuso la distancia. Pero hasta ese momento no se había dado cuenta de lo mucho que había estado esperando volver a verle, que reapareciera en su vida. Y de nuevo estaba siendo egoísta, una auténtica canalla por siempre portarse de esa manera con Simon.

Y no quería seguir haciéndole eso. Así que suspiró, llevándose una mano al puente de la nariz para pensar e intentar que la presión que sentía se aliviara. No tenía ningún derecho de montarle una escena, especialmente cuando no había hecho nada malo. -No creo que tengamos nada de que hablar, Simon. Será mejor que lo dejes como está. -Le contestó, rodéandolo para seguir con su camino. No podía seguir haciéndole daño, así que lo mejor, era continuar con la distancia que les separaba. Aunque le rompiera el corazón.





Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Calles de N.Y.  → Húmedo
Simon no era una persona que se enfadase fácilmente. No por nada, pero debido a que durante años había tenido la autoestima por los suelos, nunca se había atrevido a alzar la voz más de lo necesario salvo cuando se trataba de Clary, y aquello en ocasiones muy contadas en las que había sentido que no podía soportarlo más. Mientras le hablaba a Isabelle, ambos debajo de la lluvia que había vuelto a comenzar, empapándoles la ropa, el pelo y la piel, Simon se preguntó si habría algún momento en que Izzy quebrase ese límite y le hiciese saltar por los aires presa del enfado, porque se suponía que era él quien debía de encontrarse indignado, ¿no? A fin de cuentas no había hecho absolutamente nada malo, era ella quien se había marchado de su casa en mitad de la noche después de haberle abierto ligeramente el corazón y haberle hablado de esa manera. Era él quien se había quedado solo, desamparado, tirado sobre el colchón de su cama mirando al techo y preguntándose por qué siempre escogía enamorarse de mujeres que sólo le hacían daño.

Sin embargo no se había enfadado ni una vez, ni un solo día de ninguno de los dos meses. Había estado taciturno, serio, meditabundo, y al final había decidido ir a hablar con ella por no ser capaz de permanecer así, sin una respuesta, sin tener ni idea de hacia dónde iba aquello que tenían, si terminaría en algún punto o llegarían a algún sitio. O a algún final. Había ido a disculparse por algo que no había hecho mal, o que quizás ni siquiera había hecho, mientras permitía que el agua se le escurriese entre los rizos, por debajo de la ropa, sin preocuparse en si iba a terminar resfriado o no, porque vaya, era un vampiro y los vampiros no podían enfermar. No tenían un cuerpo vivo del que los virus, los gérmenes y las bacterias pudiesen hacer su huésped.

Y de verdad pensó que no sentiría nada diferente a la decepción o a la tristeza cuando Izzy le respondiese lo que le fuese a decir. Mejor lo dejamos. Ha sido bonito mientras ha durado. Es que Simon, a pesar de todo yo no siento lo mismo por ti. Mas cuando ella le espetó, casi molesta, por haber tardado, y luego pareció tener que controlarse para guardar la compostura y decirle aquello -no creo que tengamos nada que hablar- sobrepasándole para continuar su camino, Simon se quedó en el sitio clavado como un pasmarote. Primero no hubo nada en su pecho, sólo vacío mientras las palabras de Izzy le herían más profundamente que un rechazo directo. Las gotas de lluvia caían como lágrimas sobre sus mejillas, dejando regueros conocidos sobre su piel. ¿Y así iba a terminar todo, de verdad? Algo parecido al calor se le encendió dentro del pecho mientras apretaba los puños a los lados, notando el dolor expandirse por todas partes. ¿Dónde había quedado ese 'no hay nada de ti que no me guste'? ¿Acaso era todo mentira? Golpeó el suelo con el pie antes de girarse hacia la nefilim, cogerla del brazo y hacer que se girase hacia ella, sintiendo algo cálido brotar de sus ojos. ¿Estaba... llorando? ¿Los vampiros podían llorar?

¡Me ha hecho decidirme que no podía soportar más esto! ¡Que no me llamabas, ni me hablabas, ni me diste ninguna explicación de por qué te marchaste así de mi casa! Pero tienes razón. No puedo... no puedo seguir así, Izzy. No puedo... Estoy muerto y no debería de sufrir, pero me duele todo lo que hay en mí, sobre todo el alma, si es que me queda algo de ella. No puedo vivir con miedo a que un día se me escape lo que siento por ti de entre los labios por temor a que salgas corriendo. No puedo... Así que ya me da igual. No me importa. Si de verdad te vas a marchar de mi vida, al menos márchate por algo que haya hecho de verdad. —Apretó los dedos sin hacerle daño, sólo para mantenerla ahí, con él, mientras sentía que las palabras brotaban de su pecho como puñales, desgarrándole todo a su paso—. Te quiero. Te quiero y nunca me había dolido tanto decírselo a alguien. —Podía haber hecho cualquier cosa después de eso... pero no lo hizo. No quería imponerle su presencia si ella ya no quería estar con él. Así que simplemente le besó en la frente mientras le soltaba—. Adiós.

Y echó a andar sin mirar atrás.


Off:
Mira que de verdad yo no quería que me saliese esto pero Simon ha empezado a moverse solo XD
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
Isabelle era una chica difícil de impresionar, en muchos sentidos, pero sin duda Simon consiguió desencajar todos sus esquemas. Nunca habría pensado que dentro del vampiro se albergaba tanto fuego, tanta pasión... Y por algún motivo, seguramente masoquista, la chica se sintió aliviada. Recordaba las palabras de su madre cuando se separó de su padre como si hubiera sido ayer “Lo contrario al amor no es el odio, es la indiferencia.” Esas palabras y el fuego que veía quemar en los ojos de Simon la consolaron más que cualquier otra cosa.  Estaba furioso. Tal vez la odiaba. Pero era mucho más de lo que ella podía pedir. Que no la hubiera olvidado.

Sentía su mano haciendo presión sobre su brazo pero no sentía dolor, no en un sentido estricto. La consolaba ese mísero contacto. Quiso hablar pero no pudo porque las palabras de él empezaron a brotar como si no tuviera control sobre ellas tuvo que cerrar por la boca. Aunque fuera por última vez sentía que tenía que dejarle hablar. Y menos mal que lo hizo. Se había equivocado tanto... Sí que podía sorprenderla todavía más. Jamás pensó que escucharle decir eso a alguien iba a traerle felicidad, una simple y serena tranquilidad que invadió su cuerpo, relajando sus músculos y su mente. Siempre que había oído esas dos palabras había pensado que era una cosa maldita, sin sentido, que terminaba todo lo bueno que podía tener con un chico. Y sin embargo ahí estaba ella, Isabelle Lightwood, incapaz de sostener un suspiro. Un puro suspiro de alivio que se escapó de sus labios sin darle tiempo a retenerlo.

Y antes de que pudiera darse cuenta, él se marchó. Dejando con ella un beso en la frente cargado de pura melancolía.

-Simon... -Murmuró, notando como si el corazón se le despegara del sitio al verle alejarse. Solo supo que no podía permitirlo. -No, espera. -Echó a correr tras él para alcanzarlo y solo se detuvo hasta que consiguió rodearlo y ponerse enfrente. También le tomó por los brazos, para asegurarse de que se mantenía quieto en el sitio. -Yo... -Abrió la boca y fue incapaz de hablar, lo único que consiguió es parecer un pez fuera del agua. Y se sentía así, como si aquel no fuera su lugar. ¿Quererla? ¿Es que después de todo alguien como él era capaz de querer a alguien como ella? Una persona tan buena no se merecía estar enamorado de alguien que solo le hacía daño. Pero no podía evitar sentirse completamente feliz. Y como no sabía hablar, hizo lo único que sabía hacer. Con una mano en el cuello hizo que el chico, bastante más alto, se agachara y sin desaprovechar la oportunidad, Isabelle unió sus labios en un beso. Al principio vacilante, pidiendo permiso, pero en pocos segundos decidió que no podía aceptar un rechazo e hizo el beso suyo: demandante, absorbente y apasionado.

Y sabía que lo mejor para él era dejarlo marchar. Sabía que ella solo le iba a traer problemas y dolor. Pero era incapaz de alejarse, de ser adulta y responsable. Quería seguir a su corazón por una vez. Quería quererlo tanto que le dolía. Y aún así, seguía siendo incapaz de pronunciar las palabras.





Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Calles de N.Y.  → Húmedo
Izzy siempre le sorprendería. Esa era una verdad tan grande como la luna misma, y aún así había veces que lo olvidaba.

Pudo escuchar cómo su nombre se le escapaba de entre los labios, y cada letra fue como una aguja clavándosele en el corazón, porque hubo algo anhelante y desesperado en su forma de pronunciarlo. Como si fuese humo que se le estuviese escapando de entre los dedos, incapaz de retenerle. Quiso reír. Quiso llorar. Quiso gritar. No la entendía. Si no quería que se marchase de su lado, entonces, ¿por qué nunca hacía nada? Ni siquiera tenía que decirle que le quería, o algo, lo que fuese; Simon no podía ni quería de ella lo que no estuviese preparada para decirle, o para darle. Le bastaba con tenerla a su lado, con verla sonreír, con sentir la calidez humana de su mano, escuchar el latido de su corazón... ¿Por qué no podía entenderlo? ¿Por qué tenía tantísimo miedo de dejarse querer, incluso si no salía de ella el dar las mismas muestras de afecto que recibía?

Aún así, no se detuvo. Y no se habría detenido si ella no le hubiese alcanzado, cogiéndole del brazo con esa fuerza sobrenatural que tenían todos los nefilims. La siguió ponerse frente a él con la mirada, tan hermosa, empapada bajo la lluvia que les lamía la piel, y sus ojos buscaron los de ella dolidos, casi con cansancio, esperando lo que fuese que quisiese decirle. Por supuesto, Izzy no hablaba. Izzy actuaba. Eso también debería de haberlo sabido cuando ella se lanzó contra su boca, suave al principio, demandante como era ella en seguida, como si quisiese quedarse ahí para siempre.

Simon sabía que lo que debería de haber hecho era separarse de ella y haberse marchado de allí, porque estaba enfadado y dolido, porque no la entendía y quería que por una vez le explicase que pasaba, aunque fuese para decirle que no le quería como él a ella, o que simplemente no sabía qué hacer cuando alguien ajeno a su familia le quería, o que no podía decirle que le quería porque no le salían las palabras de la boca. Debería de haberlo hecho, pero no lo hizo. No lo hizo porque había añorado tanto el sabor de su piel, la suavidad de sus labios, que cuando la sintió apretarse contra él sólo pudo gruñir y pegarse todavía más a su cuerpo, besándole con la misma intensidad con la que ella lo estaba haciendo. Era él quien quería quedarse ahí pegado para siempre, a su lado, sin mirar atrás, sin pedir perdón ni pedir permiso. Sólo queriéndola.

Le rodeó la cintura fuertemente con los brazos, notando cómo los rizos se le pegaban a la frente, cómo la piel de ella se enfriaba bajo el contacto del agua, cómo los latidos de su corazón vivo sonaban desenfrenados en sus oídos, en sus dedos, a través de la ropa, como si esta no importase en absoluto. Y la deseó terriblemente. Por dentro y por fuera. Y fue eso lo que le hizo separarse de ella, la necesidad de dejarse llevar por el frenesí de ese momento y el temor que le arañaba las entrañas cada vez que su deseo por Isabelle le pedía a gritos que se dejase llevar, porque no quería hacerle daño, ni quería probar su sangre. Ya sólo imaginar su sabor era una tortura para él en muchos sentidos, y estaba seguro de que si la probaba...

Suspiró cuando abandonó su boca, alejando su rostro lo suficiente como para poder contemplar el de ella, tan repleto de sentimientos que se sintió sobrecogido, y le inspiró una ternura que pocas personas conseguían hacer brotar en él. Era tan torpe para eso, para abrirse, para ser capaz de expresar lo que sentía... Apretó su frente contra la de ella. Continuaba dolido, pero no quería dejarla. Nunca había querido dejarla. Sin embargo no tenía muy claro qué hacer para al menos atisbar qué era lo que buscaba de él, de su compañía. ¿Sólo divertirse? ¿O... algo más?

Izzy. ¿Quieres que me quede contigo o quieres que me vaya? —No lo dijo con un tono de reproche, ni ácido, ni enfadado. Fueron palabras suaves, casi dulces—. Porque yo quiero quedarme. Quiero quedarme contigo y estar a tu lado lo que el tiempo nos dé. Y no... no tienes que decirme nada que no quieras decirme, o que no sepas cómo hacerlo. Igual que no tienes que hacer nada que no quieras hacer. Nunca... nunca te obligaría a nada que no quisieras. Yo... sólo quiero saber si me quieres a tu lado o no.
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
Hasta aquel instante la nephilim no fue realmente consciente de porqué no se había atrevido a ir a buscarlo. La idea de acercarse a su casa, como cualquier otro día, y fingir que no había pasado nada se le ocurrió más de una vez. Habría sido una solución típica de ella. No encarar el verdadero problema y fingir que todo iba bien. Pero siempre terminaba encontrando alguna excusa para no hacerlo. Tal vez lo que más le asustaba no era ser querida, sino el rechazo. Así lo notó cuando al besar a Simon, este tardó algunos segundos en corresponder. La angustia que recorrió cada milímetro de su ser le quiso hacer llorar. No podría haber soportado que él no quisiera estar con ella, a pesar de que tenía todo el derecho del mundo de dar media vuelta y dejarla plantada.

Porque a pesar de la seguridad que derrochaba, Izzy muchas veces se sentía más como una niña con carencias y dudas que una mujer decidida y segura. La humillación y el dolor que habría sentido de ser rechazada sería demasiado para su frágil equilibrio. Tal vez por eso tendía a apartarlo de vez en cuando, porque temía que ella se sentía más apegada a él de lo que él estaba a ella. Y nunca le había gustado jugar con desventaja. Simon parecía tan propenso a enamorarse, le resultaba tan fácil querer, que le hacía sentir insegura. Porque ella en cambio sólo quería en contadas ocasiones, intensamente, pero para siempre. Y sabía que si le entregaba su corazón iba a ser muy difícil recuperarlo.

Cuando se separaron los ojos de Simon brillaron con esa intensidad que tanto la mareaba. Se quedó completamente anonada, sumergida en la intensidad de sus ojos castaños, con vetas verdes bajo la tenue luz de aquel día lluvioso. Y por primera vez en meses, se sintió verdaderamente una mujer. Deseada como si fuera la última gota de agua en un árido desierto. Sólo sus palabras la devolvieron a la realidad y de pronto volvió a ser consciente de su realidad. El agua recorría su cuerpo, empapándola por completo, así que su aspecto no podía ser muy bueno. También fue ridículamente consciente de que Simon le sacaba una cabeza y él en cambio debajo de la lluvia parecía el mismo de siempre, con los adorables rizos pegándose a su cabeza y la serena fuerza que tenían todos los vampiros. Incluso él, quien a antaño un adjetivo como fuerte no le habría definido. Muchas veces le costaba recordar que estaba frente al jefe de los vampiros de su ciudad, y no frente a aquel adolescente que se escondía detrás de cómics y que siempre iba unos pasos detrás de los demás, intentando seguir el ritmo.

-Quédate. -Las palabras brotaron de algún lugar muy recóndito dentro del cuerpo de Isabelle. Ni siquiera lo pensó y no le dio tiempo a procesar lo que le estaba pidiendo, sólo supo que lo quería junto a ella. Pensar en los meses que habían pasado separados todavía le escocía, le hacía sentir como si le quitaran la piel a tiras, una a una. No podía permitir que volviera a suceder.

La mano de la chica rodeó la de él, acercándose otra vez, menguando la distancia que sin querer se había vuelto a crear entre ellos después del beso. Todavía le cosquilleaban los labios al recordar los de él. Se puso de puntillas para atraerlo en un abrazo delicado y se acercó a su oído. -Quedate, por favor. -Susurró, como si tuviera miedo de que alguien le oyera rogar. Como si le diera vergüenza a si misma que estuviera rogando.

Y así, tan fácilmente y sin darse cuenta, su corazón ya había sido entregado.





Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Calles de N.Y.  → Húmedo
Simon no se dio cuenta de cuánto le dolía la incertidumbre hasta que Izzy no volvió a hablar.

Había pronunciado las palabras que había pronunciado totalmente consciente de ellas, totalmente seguro y convencido. Realmente pensaba cada cosa que había dicho, porque no quería quedarse en la vida de la nefilim si ella no lo deseaba; ya no sólo por respeto a los sentimientos de Isabelle, sino porque no habría podido soportar vivir en ese estado de 'sí y no' durante mucho más tiempo. Y no tanto por la situación en sí, sino porque realmente no saber lo que ella quería de él era algo que le mareaba. Si hubiesen quedado desde el principio en que su relación nunca iba a ser seria, que sólo iban a verse de vez en cuando, a estar juntos de vez en cuando y a darse lo que pudiesen necesitar de vez en cuando, probablemente hubiese sido capaz de vivir con ello, así como habría sido capaz de lidiar con sus sentimientos no correspondidos toda la existencia.

Pero era el tanteo, el miedo, el tener que caminar sobre cristales porque nunca habían acordado nada, y sentir que no podía acercarse a ella y decir una cosa más alta que otra cuando ella le demostraba que no era solamente un compañero de cama sino algo más le había asfixiado mucho más que si hubiese perdido el oxígeno cuando aún podía respirar. Sólo necesitaba que le dijese que le quería a su lado, ya está. Ni declaraciones de amor, ni promesas eternas, ni palabras románticas que hablasen de compromiso, de sentimientos profundos e imperecederos. Ni siquiera era necesario un te quiero por su parte, porque sabía que, por algún motivo, esas dos palabras representaban un tabú para Izzy que aún no había podido romper.

Sólo un quédate conmigo significaba para él como el sol entero, como la luna y las estrellas. Era la forma de Isabelle de reconocer que quería más de él de lo que había estado recibiendo hasta el momento, que podía abrirse hacia ella y darle el cariño que necesitase sin temor a ser rechazado por mostrarse demasiado entusiasta con sus afectos. Era la forma sutil de confirmarle que le correspondía, aunque no fuese capaz de usar las mismas palabras que ella para hacerlo. Y escucharlas fue para Simon casi mejor que le hubiesen dicho en ese momento que podía volver a ser humano. Le dio algo de calor a su cuerpo helado, sin vida, y sintió como le recorría un hormigueo que sólo ella podía hacerle experimentar. Se dibujó una sonrisa en sus labios mientras sentía sus brazos, fuertes, rodeando su cuello con tanta delicadeza y susurrándole al oído que permaneciese allí, que no se marchase de su lado.

Rodeó su cintura con firmeza, apretándola contra sí mismo mientras sentía que podía estallar de felicidad.

Entonces me quedaré. Me quedaré hasta que me digas que me vaya. Pero mientras tanto no habrá fuerza que pueda apartarme de ti...

Y no era como si aún no se sintiese dolido por esos meses de abandono, por lo que había pasado todo ese tiempo. Pero ya hablarían seriamente de eso en otro momento, no cuando el cuerpo cálido de Izzy se apretaba contra él, lleno de vida, percibiendo su aroma, su pulso, su sangre desde donde estaba. La deseó tanto como segundos antes, y de nuevo se sintió un poco aterrado por sus propios impulsos, por su necesidad de alimentarse. Por la necesidad de mantenerla en ese abrazo, de aspirar el aroma de su piel directamente desde su cuello y clavarle los dientes hasta que su sangre le inundase la boca. La simple imagen le hizo estremecer perceptiblemente, y con bastante dolor le besó en el pelo y la obligó a soltarse de su agarre, sujetándola suavemente por las muñecas mientras la miraba, intentando controlarse.
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
Definitivamente, podría quedarse ahí para siempre. Rodeada por sus brazos se sentía completa y de una forma algo curiosa, más a salvo de lo que jamás se había sentido. Bueno, quizás como cuando era pequeña y sus padres eran todavía los héroes que mantenían a raya sus pesadillas. Simon siempre resultaba un bálsamo para las heridas de la nefilim, la hacía sentir como en casa. O incluso mejor. Porque desde la guerra, estar en casa ya no era lo mismo.

Por eso Izzy nunca se acostumbraría a ver en Simon un vampiro atrapado. Cuando la soltó pudo percibir algo que hasta entonces no había visto, que había permanecido a raya por el propio joven. Detrás de su mirada limpia de ojos castaños claros se escondía una bestia, anclada a la noche a pesar de su condición especial de poder caminar bajo los rayos del sol. Simon era un hijo de la oscuridad y a pesar de que no se correspondía para nada con su personalidad, era indudablemente parte de él. Pero a la cazadora de sombras no le asustaba ni le repelía, era simplemente otro lado distinto que querer.

Las manos de la chica buscaron la manera de encajar sus dedos, apretándole con fuerza, recordándole que eran ambos seres sobrenaturales. -Simon, escucha el sonido de mi voz... Sé que es tentador pero también sé que no me harás daño. -La firmeza en su voz podría haber convencido hasta al más escéptico, pero sentía como el hambre de Simon no disminuía. -¿Cuanto hace que no comes? -No solía perder la concentración de aquella manera a no ser que realmente tuviera mucha hambre.

-¿Quieres que vayamos a tu casa? ¿Tienes reservas? -Ofreció, a pesar de que ella teóricamente tendría que estar haciendo la ronda. Pero no le importaba, llevaba esperándolo demasiado tiempo como para distraerse con otros quehaceres.





Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Calles de N.Y.  → Húmedo
Simon parpadeó, notando cómo la sed, siempre presente, le atezaba la garganta con tanta fuerza que amenazaba con secarla. Ya había probado la sangre de nefilim una vez, cuando Jace le había permitido beber de él, y conocía su sabor, su olor, su calor, y resultaba más tentadora que cualquier otra cosa que pudiesen ponerle por delante. Sintió un escalofrío que le recorrió el cuerpo entero, el hambre voraz intentando abrirse paso por su cuerpo hasta hacer que los colmillos perdiesen sus fundas y atacasen sin piedad la piel blanca y marcada de la joven junto a él. Apretó los ojos cuando ella empezó a hablarle, intentando concentrarse de verdad en el sonido de su voz, en las palabras que le estaba dedicando. Incluso soltó una risilla sarcástica y dolida al mismo tiempo; confiaba tanto en él que dolía.

Si pudieses... —Tragó lentamente— . Ojalá nunca puedas entenderme, Izzy, pero créeme cuando te digo que tentador es poca cosa... Vuestra sangre no es como la de los demás. —Respiró profundamente para crear una pauta que pudiese ayudarle a recuperar la compostura, centrándose en la calidez de los dedos de la joven entrelazados con los suyos, en sus palabras— . No lo sé —reconoció, algo avergonzado— . Quizás tres días, puede que más. No he estado muy atento a mí mismo últimamente.

Separó los párpados despacio cuando sintió que había recuperado el control de sí mismo, contemplándola largamente, toda erguida, orgullosa y preocupada frente a él, y se sintió derrotado por ella una vez más. ¿Hacerle daño? Antes se arrancaría un brazo o el mismo corazón que permitir que algo pudiese sucederle a Isabelle; mucho más si podía ser él causante de su dolor o su desdicha. Le rodeó el rostro con las manos antes de atreverse a darle un rápido beso en la frente, disfrutando de su presencia, como siempre.

Sí, en casa debe de haber en la nevera. Pero tú deberías... —le había interrumpido cuando iba a marcharse de misión, y no debía de apartarla de sus deberes como nefilim, pero la idea de estar con ella más tiempo era mucho más tentadora que la posibilidad de probar su sangre. Esbozó una suave sonrisa— . Te diría que debes patrullar, pero te conozco lo suficiente. Si quieres venir conmigo... me encantaría, la verdad. —Volvió a entrelazar sus dedos con los de ella, dando un suave tirón para indicarle que siguiese sus pasos hacia su casa.

La lluvia seguía cayendo, pero ahora era suave, casi como una caricia, y Simon la agradeció tanto como el contacto de la piel de Izzy contra la suya, que siempre le recordaba lo que había sido estar vivo y le permitía sentirse menos monstruo cuando notaba su calidez.
avatar
Mensajes : 72

Reliquias : 947

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8182-simon-lewis-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8183-simon-lewis-relationships#70633http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8185-una-serie-de-catastroficas-desdichas-simon-lewis#70672
Líder de los vampiros

Volver arriba Ir abajo

I just wanna say I'm sorry!
→ Jueves; noviembre → 19:30 → Instituto de N.Y.  → Húmedo
Izzy asintió lentamente, dejando que sus pensamientos divagaran después de la rotundidad de sus palabras. Tal vez no era capaz de comprender su sed de sangre, lo mucho que podía llegar a desear la suya en especial, pero sí entendía que era desear algo con todas sus fuerzas. Algo que no podía obtener. Y la frustración que conllevaba aquella necesidad de satisfacción del deseo imposible. Seguramente le comprendía más de lo que él querría pensar, o creer, pero ella decidió que era mejor no hacerle la contraria. No al menos hasta que sus ojos volvieran a tener el tono castaño claro de siempre, abandonando aquella oscuridad intensa que los cubría como un velo.

La culpa cayó como una pesada carga sobre su estómago, haciendo que perdiera por un momento el aire. Sabía perfectamente a que se refería. Y sabía de quién era la culpa. Toda y completamente suya. Porque era una niña malcriada y caprichosa incapaz de reconocer un error. Al menos no antes de herir a alguien que quería. Es que era lo que mejor se le daba.

Pero seguía siendo incapaz de alejarse. A pesar de que la verdad le dolía, que hacerle daño le dolía, prefería esconder la cabeza y fingir que no pasaba nada. Que no había sucedido nada entre ellos. Porque era más fácil, porque creía que ya había tenido suficiente castigo hasta el momento. Y aunque en el fondo sabía que al fin y al cabo solo estaba escondiendo la mugre debajo de la alfombra simplemente esperaba que la realidad permaneciera oculta un poco más. Aún a sabiendas de que iba terminando estallándole en la cara.

-Pues eso se ha acabado. -Dijo, con decisión, dejando que la calma la invadiera al ver el color natural de los ojos de Simon. -Es hora de que pienses en ti y dejes de pensar en mi y en lo que debería o no hacer. -Ahora ella le tomó ventaja, tirando de él en dirección a su casa. -Y sé que quieres que venga contigo, así que eso haré. -Le sonrió con ganas, des del corazón, y esperó a que se pusiera junto a ella para colgarse de su brazo y seguir caminando, sintiéndose en paz y tranquila. Como si nada pudiera ir mal, no ahora, que estaban juntos de nuevo. Aunque siguiera sin estar claro hasta que punto lo estaban. A ella ya le bastaba la certeza de tenerle a su lado.





Spoiler:
avatar
Mensajes : 42

Reliquias : 11

Temas : 0/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9330-isabelle-s-lightwood-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9333-i-am-pure-at-heart-it-repels-the-dirt-izzy-s-relationships#81232http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9334-izzy-s-crono#81235
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.