29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

No one will ever see this side reflected || Winter White

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This side reflected
→ Jueves → 20:00 → Galería de arte  → Nublado

Una galería que no esté ligada ni al apellido Dane ni a Maresh… una invitación para formar parte de la colección de alguien bastante reconocido por la sociedad, y todo por mis méritos y no por quién era ni lo que era… era lo único que pensaba mientras caminaba por las atestadas calles de New York.

Hacía algunos días había recibido una carta bastante especial, o más bien Lyla la había recibido en su casa, ya que yo me encontraba en un negocio un tanto delicado, y la emoción de mi hermana fue tal, que inmediatamente después de que llegué a casa corrió a abrazarme y a decirme la buena noticia. Y claro que era buena; la famosa modelo y promotora de las artes, Scarlett Swann, me había hecho una invitación para que parte de mis obras estuvieran incluidas dentro de una nueva colección de fotografías que pensaba exponer en su galería. Obviamente había respondido de manera afirmativa a la misiva, ya que una oportunidad así jamás se daba por desatendida, y aparte de ello, esa invitación me ayudaba a escapar un poco de los murmullos que circulaban en el mundo de los mundanos, en el cual se decía que mi propia galería era más producto de la influencia y el dinero de mis padres adoptivos que de mi propio talento. Y eso me hacía enfurecer, aunque sabía que no podía hacer nada más que tragarme mi orgullo y dejar que hablaran; pero muy pronto eso cambiaría.

Los días pasaron y llegó el momento en el que debía de encontrarme con la representante de la señora Swann, por lo que bastante emocionado pero al mismo tiempo nervioso, decidí ir por el camino lento y viajar al estilo de los mundanos, ya que abrir un portal en esa zona de New York podía resultar contraproducente. Y ahora, después de una larga caminata y un interesante viaje en metro, me encontraba justo en el famoso centro Rockefeller, admirando la riqueza arquitectónica de sus edificios y deseando tener mi cámara en mis manos. Era gracioso, como esa humanidad que era parte de mí siempre saliera a flote en los momentos en los que me encontraba más emocionado. Si Allen llegara a verme probablemente rodaría los ojos y me diría que esta mitad humana sería mi perdición; lo bueno es que en estos momentos me encontraba solo, y podía disfrutar de ser un muchacho más, al menos en apariencia.

Decidí pasearme un poco por el centro, ya que pocas veces había viajado a esa zona de la ciudad con apariencia humana, y me deleité observando cosas de lo más sencillas, como una familia paseando, el padre haciendo que su hijo saltara al tomarlo de los brazos. Un ramalazo de nostalgia me golpeó, ya que cuando mi padre me había encontrado yo ya era demasiado mayor para esa clase de juegos, y en un inicio Kieran no dio la impresión de querer tratarme con tanta familiaridad. Y cuando era más pequeño… no, no debía de pensar en ello. Era historia vieja, un cuento con moraleja triste de lo que pasa cuando no aceptas al hijo que te fue entregado, sea cual sea su origen.

Con la mente todavía pensando en otra época, en un mundo diferente, me acerqué a la galería y mis ojos se dirigieron directamente a algo inaudito: no a las obras, que debían ser magníficas, pero ante mis ojos no tenían tanta importancia. Lo que me llamó la atención fue una muchacha, una joven con el cabello tan rubio que parecía hecho de sol puro, y con una belleza clásica y atemporal. Podía pertenecer a mi época, a los años 1800, o a la actualidad, y seguiría siendo hermosa. Pero siendo sincero, tampoco fue su belleza lo que llamó mi atención por completo, aunque debo decir que si me sorprendió; lo que terminó de captar mi mirada fue que, estando en una enorme galería con piezas de arte invaluables, su Polaroid se dirigiera a escenas típicas, como una pareja comiendo un helado de una misma pajita en un establecimiento cercano, o a un niño que miraba embelesado el vuelo de una mariposa.

Con curiosidad me acerqué a ella, tratando de aparentar normalidad, porque por su aspecto imaginaba que muchos hombres, y quizá mujeres también, se acercaran a ella para entablar conversación e intentar sacar información personal. Y aunque en el fondo de mi mente tal vez yo también quisiera lo mismo, lo primero que me atreví a decirle, con una sonrisa inocente en el rostro, fue – Apuesto que con esa polaroid consigues captar la vida real, no sólo un reflejo.


Última edición por Lance T. Maresh el Mar Mayo 15, 2018 7:07 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 10

Reliquias : 171

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9621-maresh-lancel#83950
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

No one will ever see this side reflected
→ JUEVES → 20:00 P.M→ GALERÍA DE ARTE DE SCARLETT SWAN → NUBLADO
-¿Dónde debería poner esta fotografía?- Preguntó Winter portando un retrato en blanco y negro. Su madre andaba de aquí para allí, persiguiendo a todo el personal de la galería con el objetivo de asegurarse de que todo estuviera donde ella deseaba. -Ahí, ahí.- Dijo Scarlett mientras sacudía la mano desinteresadamente, sin dejar claro el lugar. La inspectora frunció el ceño y esbozó una mueca interrogante, conocía lo suficiente a su madre como para saber que pusiera donde la pusiera estaría mal. Era demasiado perfeccionista y tenía su propio punto de vista, lo que para Winter era una locura para ella era la cosa más lógica del mundo.

-¿Lo cuelgo en el gancho de la derecha o en el de la izquierda?- Volvió a intentarlo una vez más. Scarlett, que se encontraba ocupada en la colocación de la obra más importante de la colección, se giró rauda para dedicarle una mirada asesina a su pimogénita. - Winter. No. Ves. Que. Estoy. Ocupada.- Siseó. La rubia asintió un par de veces con la cabeza, apretando los labios para retener la carcajada que amenazaba con brotar de su garganta. ¡Cómo está la fiera!, pensó volteándose para suspender la fotografía en el primer sitio que encontrase libre. No quería desatar una guerra con su progenitora y menos delante de sus empleados, con lo cual se dedicó a hacer lo que mejor se le daba, comer. No obstante, como su nueva naturaleza vampírica no le permitía llevarse ni un pedazo de comida a la boca, se resignó a acabarse el misterioso contenido de su cantimplora rosa. Esa era la técnica perfecta para que nadie viera que lo que estaba bebiendo era sangre. No deseaba que cundiera el pánico, gracias.

Cuando los primeros invitados llegaron, la eterna joven apuró su bloody mary (más bien sólo blood) y se encaminó al guardarropa para coger su polaroid. Hacía unos días le había comentado a su madre que sería divertido tomar fotografías de todos los asistentes y colgarlas en una de las paredes del local para que ellos luego pudieran llevárselas a modo de recuerdo, por su puesto, ella había accedido ilusionada. Esa noche, en cambio, estaba estresada. Muy estresada. Y aunque nadie se diera cuenta de que se encontraba a un paso del colapso, Winter conocía a Scarlett demasiado bien. - Mamá, yo me encargo.- Dijo quitándole unos pafletos de las manos para colocar en su lugar una copa de champagne. - Vete y saluda a tus amigos.

Tras una hora fotografiando a todos los miembros de la élite neoyorquina que deambulaban por la galería, la inspectora decidió que ya había tenido suficiente superficialidad por esa noche y decidió centrar su objetivo en escenas más cotidianas pero que a su parecer estaban totalmente infravaloradas. Se encontraba abstraída, preparándose para retratar a sus siguientes modelos (una niña que abrazaba con profundo cariño a su perrito), cuando una voz llamó su atención. - No es la polaroid la que capta la vida, son los modelos los que la transmiten.

Dirigió entonces su mirada zafiro al misterioso muchacho que había surgido de la nada y ladeando la cabeza en un gesto muy peculiar parecido al de un pajarito, observó las extraordinarias orbes que poseía. Sus ojos carecían de pupila y aunque eso podría ser considerado por los mundanos como un atributo perturbador, Winter pensó que el océano azul que habitaba en sus iris era sin duda un inefable don. - Bonitos ojos. - Dijo sonriendo dulcemente. No lo había podido evitar, era nueva en el submundo y las marcas de los brujos aún la sorprendían.- Soy Winter, por cierto.


Última edición por Winter J. White el Mar Mayo 15, 2018 10:10 pm, editado 1 vez



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 980

Reliquias : 858

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

This side reflected
→ Jueves → 20:10 → Galería de arte  → Nublado

Su primer comentario me hizo sonreír, porque reflejaba parte de lo que yo pensaba: que los fotógrafos estábamos entre la frontera de los ladrones y los artistas, porque eran las personas las que presentaban las escenas dignas de ser capturadas, y nosotros solo las plasmábamos en luz, entrecruzamiento de colores y la imagen que perdura para siempre. Pero su segundo comentario me sorprendió, haciendo que me llevara una mano al rostro de manera involuntaria, y también que re-evaluara mi impresión sobre ella. Que la viera de verdad. Cualquier mundano con visión puede llegar a vislumbrar entre un glamour, pero sólo si el que lo aplicaba lo hacía sin cuidado o era un novato en ello; yo había puesto toda mi magia en disfrazar mis marcas demoniacas, así que el hecho de que ella pudiera ver la verdad bajo la máscara me decía que era una subterránea. Pero se veía tan cómoda en ese lugar, tan tranquila, tan “adecuada”, que me costaba imaginar que fuera miembro de mi parte del mundo.

- Muchas gracias Winter, no todos pensarían igual que tú – a pesar de mi nuevo recelo le sonreí, ya que seguía pareciendo inocente y adorable. Algo en el fondo de mi cabeza, probablemente la voz de mi verdadera conciencia, me susurró “vampiro”. Le hice una ligera reverencia, la clase de saludo que habría sido adecuado muchos años atrás, porque acababa de caer en cuenta de que su vestimenta correspondía a alguien que había ido a la galería por placer más que por trabajo – Yo soy Lancel Maresh, es un gusto conocerte. Vine aquí porque me dijeron que hoy se estrenaría una colección digna de renombre – al revelarme mi verdadero nombre sabía que estaba confiando demasiado en ella, demasiado rápido, pero había algo que me decía que quizá eso no estaba del todo incorrecto.

Me quedé observándola, alternando mi mirada entre la multitud que paseaba entre las obras y su rostro que parecía brillar por la tenue luz artificial de la galería. Entre más observaba, me convencía de que esa chica tenía que ser una vampiresa, pero el hecho de que estuviera rodeada de personas y no mostrara ni el más leve asomo de sed era sorprendente, lo cual hablaba de que llevaba en la Tierra mucho más tiempo que yo, o que tenía un autocontrol asombroso. Yo sabía poco de los Hijos de la Noche, ya que Kieran insistía que, junto con las hadas, eran los subterráneos en los que menos se podía confiar, así que jamás intimé con alguno.

Intentando no parecer grosero, señalé su polaroid, ya que aunque deseaba invitarla a dar una vuelta por la zona, en primer lugar no sabía si ella estaba ocupada, y en segundo lugar la visión de tanta gente en un mismo lugar me hacía sentir ansioso. Quizá esa ansiedad haya contribuido a que Winter pudiera ver más fácilmente a través de mi glamour – ¿Y tomas fotografías por gusto o por profesión? – le pregunté, aunque inmediatamente después me arrepentí de la pregunta, ya que era demasiado personal y podría parecer un gesto rudo de mi parte – Disculpa yo… normalmente suelo encontrar las palabras adecuadas para hablar con las personas – me miré las manos, las cuales había empezado a mover sin pensarlo, en algo parecido a un tic nervioso – Pero quizá sea la noche la que me ha descolocado… o ver a una hermosa chica con una hermosa cámara – dije sin pensar, y volví a recriminarme mentalmente mientras un ligero color teñía mis mejillas, el cual esperaba disimular con la falta de luz – o el hecho de que hayas descubierto que no soy humano. - Vaya, para quedar en ridículo y en evidencia, no había nadie mejor que yo, al parecer.
avatar
Mensajes : 10

Reliquias : 171

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9621-maresh-lancel#83950
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

No one will ever see this side reflected
→ JUEVES → 20:00 P.M→ GALERÍA DE ARTE DE SCARLETT SWAN → NUBLADO
La rubia se encogió de hombros, esbozando una sonrisa dulce. - Los seres humanos tendemos a temer todo aquello que es diferente. - Alegó mientras colocaba la correa de la polaroid tras su fino cuello y dejando que ésta colgara de él libremente. Con una expresión atónita decorando su rostro, observó cómo el brujo le dedicaba una pequeña reverencia. La sorpresa de la inspectora no residía en la ostentosa muestra de respeto que había llevado a cabo el muchacho de cabellos ceniza, sino que en ese momento había entendido que trataba con alguien que no pertenecía a su tiempo. La adorable reacción que había tenido el brujo ante el halago que ella le había dedicado, le había hecho creer que el ser que tenía delante era lo suficientemente joven como para mantener su inocencia y ternura intacta.

- Encantada de conocerte, Lancel.- Con delicadeza, trazó una leve genuflexión como las que había visto hacer en las películas de época. - Maresh has dicho, ¿verdad?- Esbozó una mueca pensativa. - Así que eres uno de los fotógrafos que exponen.- Sus labios, perfilados en un intenso color carmín, se curvaron en una amplia sonrisa que dejó al descubierto sus afilados colmillos que como no tenía hambre resultaban casi imperceptibles. Aún así, cualquier subterráneo sabría apreciarlos. - Pues...- No logró acabar la oración pues el muchacho pareció perderse en sus propias divagaciones sobre el comportamiento que había mostrado. Winter se apresuró a posar suavemente una mano en su antebrazo, llamando su atención. - Está bien, de verdad. No me ha molestado que me preguntaras sobre si me dedico a la fotografía. -Sonrió risueña. -  - Sólo tomo fotografías por gusto.

- Sobre lo de no ser humano...- Alzó el dedo índice de su mano derecha, señalando uno de sus relucientes colmillos. - Yo tampoco lo soy, con lo cuál no es tan importante.- Con cuidado, se arregló su entallado vestido de pedrería negra para evitar que se subiera más de la cuenta. - ¿Quieres que veamos la exposición juntos?- Su madre todavía se encontraba deambulando de aquí para allá, saludando a todos los invitados con suma diplomacia al tiempo que les animaba a tomar una copa de champagne de los camareros que recorrían la sala con bandejas llenas de cócteles. Winter se preguntó si su madre consideraba ético eso de promover el consumo de bebidas alcohólicas, por muy champagne costoso que fuera.  

- ¿Te apetece beber algo?- Preguntó robándole dos copas al camarero, una llena de líquido dorado y la otra con lo que era refresco de naranja. - También hay coca-cola pero es que sólo tengo dos manos. - Aclaró ofreciéndole ambos recipientes al brujo para que escogiera el que más el apeteciera. - Yo no puedo beber ninguno, es una pena.- En cuanto Lancel hubo tomado una decisión respecto a la bebida, Winter procedió a dejar la copa que le sobraba en una de las bandejas de uno de los muchachos del servicio. - Por cierto, se me olvidaba algo.- Tomó nuevamente su cámara. - Mi deber es fotografiar a los asistentes del evento, ¿te importa que te eche una foto? Luego puedes llevártela a tu casa a modo de recuerdo.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 980

Reliquias : 858

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.