29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28 # 27
8
NEFILIMS
8
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» [Trama global] Sigue las migas, lobito feroz |Laila VanMaxwell y Lizzie Peyton|
Hoy a las 6:10 am por Laila VanMaxwell

» Late at Night || Alistair
Ayer a las 8:39 pm por Ginger Nothman

» Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18
Miér Nov 14, 2018 9:45 pm por Irina Volkova

» La venganza se sirve... ¡Deliciosa! ((Irina Volkova))
Miér Nov 14, 2018 9:25 pm por Irina Volkova

» Night of reunions / Andreas
Mar Nov 13, 2018 10:23 pm por Zhenya Zhemkova

» ¿Y en este sitio por qué hay tanta gente? [Privado]
Mar Nov 13, 2018 10:01 pm por Alyssa Olivetti

» Something big [Privado]
Mar Nov 13, 2018 8:24 pm por Emily Yates

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Nov 12, 2018 5:37 pm por Andreas Lightbound

» Si pudieses elegir... ¿volverías a hacer lo mismo? [Amelia Silverbow]
Lun Nov 12, 2018 5:52 am por Amelia Silverbow

» Hora de llegada dramatica (Julyette)
Lun Nov 12, 2018 2:12 am por Amelia Silverbow

» Confirmaciones, actualizaciones de botón, link... Aquí.
Sáb Nov 10, 2018 8:57 pm por Invitado

» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Vie Nov 09, 2018 8:08 pm por Einar Sørensen

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Nov 09, 2018 6:44 pm por Einar Sørensen

» Hi! Do you need any help, kiddo? {Jordi Wilson}
Jue Nov 08, 2018 4:57 pm por Monstruos

» ... deberíamos reconstruir este lugar fuera de Lego || Simon Lewis
Mar Nov 06, 2018 11:57 am por Simon Lewis


Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca


Hacía ya bastante tiempo del desastre de Times Square y la verdad es que, desde que la noticia de que Scott había muerto llegase a mis oídos, no había vuelto a poner un pie en nuestra base. Por un lado sentía como si estuviera cometiendo un terrible error al volver a aquellas salas tan señoriales en las que el difunto líder de los Praetor me había ofrecido unirme a ellos en la constante labor de encontrar a los recién convertidos subterráneos. Era como si estuviera mancillando aquel regio espacio con mi mera presencia, pues no había estado en Times Square cuando todo ocurrió, no había ayudado a mis compañeros de manada ni tan siquiera había tenido la oportunidad de despedirme de aquel que me acogió en cuanto llegué a la ciudad.

Supongo que esa sensación me ha obligado a quedarme a escasos metros de la entrada, a apoyar mi espalda contra una de las frías columnas y disfrutar del fresco ambiente nocturno mientras espero a que aparezca la persona con la que me han emparejado esta vez, sintiendo el característico sabor de la madera que me produce el palillo con el que me entretengo. La verdad es que soy muy consciente de que, pese a que llevo ya tres años en Nueva York y casi dos formando parte de los Praetor, no he tenido la oportunidad de trabajar con todos, así que para muchos no soy más que un novato, alguien que tiene mucho por aprender aún, algo cierto, ya que aún no conozco todos los rincones de la ciudad. La verdad es que tuve suerte con mi antiguo compañero de búsquedas, pero él también fue una de las bajas aquella noche, aunque en el fondo se lo merecía, estaba demasiado obsesionado con cumplir las reglas, con seguir las normas a pies juntillas, como si solo existiera eso en el mundo, como si no hubiera otra cosa, y eso, eso es un terrible error.

Sea como sea, sé que tengo que volver a lo que prometí a Scott, a continuar con la búsqueda de los nuevos, antes de que causen problemas, antes de que sea demasiado tarde, antes de que cometan cualquier acto que les acompañe el resto de sus nuevas vidas, que les atormente cada día que pasa como me sucede a mí. Es este último pensamiento, esta última sensación, la que me ha obligado a regresar, a volver al lugar que podría ser mi hogar, pero que había rechazado, pues prefiero vivir con mi hermana y mi sobrino en su piso, aunque tengo el suficiente sentido común, y sobretodo la gran consciencia de las consecuencia de no hacerlo, de nunca estar allí las noches de luna llena. En esas noches siempre suelo estar ausente, antes me refugiaba aquí, para no dañar a nadie, y eso a pesar de que ya se controlarme perfectamente, pero siempre tengo la incertidumbre de si perderé o no él control, como aquella primera vez. Pero hace ya varias lunas que simplemente me marcho al norte del estado, a los bosques en donde puedo disfrutar de mi lado animal sin preocuparme por las consecuencias.

Intentando apartar todas estas sensaciones y pensamientos de mi cabeza, dejo salir un profundo bufido de mis labios al tiempo que llevo mi mano diestra sobre mi cabeza, pasándola por encima de mi pelo desde la frente hacia atrás al tiempo que paso el palillo de un lado al otro de la boca con ayuda de mi lengua. Sí, debería estar dentro del edificio, debería estar presentándome a quien he de acompañar esta noche, y quizás muchas otras, pero no me siento con ánimos de entrar ahí dentro, todavía no.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
María siempre me miraba con esa expresión mezcla de compasión y tristeza en los ojos desde que Alaric había desaparecido, y a mí sólo me entraban ganas de coger una de las sillas y estampárselas en la cabeza para que se fuese a sentir pena de su puta madre. Pero nunca lo hacía, la verdad. Sólo hacía como si no me diese cuenta principalmente porque de entre toda la manada del Praetor era quien mejor se ocupaba de Emma cuando yo tenía que salir por algún motivo, y también por el que sabía que ella no lo hacía con mala intención, ni para dejarme en ridículo o hacerme sentir peor, a pesar de que su mirada oscura despertaban todos esos sentimientos en mí cada vez que la ponía sobre mí.

Aquella tarde, cuando había llamado a su puerta de su habitación con la niña en brazos para pedirle el favor de que cuidase de ella mientras yo salía, había tenido exactamente los mismos pensamientos, la misma marea de emociones demasiado oscuras e intensas dándome vueltas por el cuerpo. Era como echarle sal a la herida que no dejaba de sangrar desde hacía meses una vez, otra vez, y otra. Lo odiaba tanto que cada día me resultaba más difícil no ponerme a gritar por los pasillos de la base que me dejasen en paz, que se fuesen a la mierda a meterse en sus asuntos, que no tenían por qué sentir lástima por mí, que saldría adelante, como tantas otras veces.

Tampoco lo hacía.

¡Claro! Ningún problema. Nos lo pasaremos genial, ¿verdad que sí, Emma? —En sus brazos morenos, mi hija se echó a reír, contenta, como si Alaric nunca hubiese existido, y la envidié por eso. María le hizo unas pocas carantoñas mientras yo le tendía la bolsa con los pañales.

Está muy rebelde estos días. Así que lo siento de antemano si te da problemas. —La joven se echó a reír mientras me miraba.

Eso es porque ha heredado tu carácter fuerte, Scarlett. No te preocupes. Lidiaré con ella. —Su frase me dejó parada en la puerta, y entonces comprendí que si yo le daba pena no era porque me considerase débil, sino porque sabía que estaba sufriendo, porque sus malditos y expresivos ojos castaños me hablaron de que ella también conocía ese dolor. Me sentí estúpida, y al final sonreí.

Gracias. —Ella asintió con la cabeza y ninguna dijo nada más al respecto. En el fondo siempre me había gustado esa chica, y ahora recordaba el por qué.

Dile adiós a mamá, Emma, que tiene que salir.

Aió, ami. —No era que mi hija no supiese hablar, pero se había metido los dedos en la boca, llenándolos de babas por todas partes. Yo me reí, me acerqué y le di un sonoro beso en la cabeza.

Adiós, cariño. Se buena con María.

Aguardé hasta que la puerta se cerró frente a mí, y suspiré, agotada por todo en general. Me di el lujo de concederme unos segundos hasta moverme, me giré sobre mis talones y me dirigí a la entrada, donde supuse que me encontraría con la persona que me habían asignado para la misión de aquella noche. Al parecer esta vez había una pareja dando más problemas de la cuenta por ahí, asustando mundanos, despedazando animales en zonas de caza y demás, y no era algo que se pudiese dejar sin investigar. Me recogí el pelo mientras avanzaba con pasos fuertes, preguntándome qué demonios me esperaría al trabajar con Einar. No le conocía personalmente, pero llevaba ya varios años con los Praetor, así que sabía de él, como sabíamos de todos. Era un tipo poco accesible, pero yo tampoco era la alegría de la huerta por lo general, así que me conformaría con que tuviésemos una noche tranquila y poco más. Fruncí el ceño al llegar al hall, percatándome de que no estaba por ninguna parte, de modo que lo primero que hice fue salir al exterior para ir descartando posibilidades, y me lo encontré apoyado en una de las columnas de la entrada. El aire fresco fue una bendición comparado con el ambiente cargante de la casa. Me crucé de brazos tras avanzar hacia él y colocarme en el pilar de al lado, sin mirarle, con la vista fija en el horizonte, igual que él.

Entiendo que el ambiente invita a disfrutar de la brisa, pero juraría que habíamos quedado ahí dentro, Sørensen, no aquí. ¿Sucede algo?


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca


Mi agudizado oído no tarda en detectar el ruido de unos pasos rítmicos que me indican que pronto se abrirá la puerta de la mansión. Cosa que tarda escasos minutos en pasar y que pronto deja que a mi olfato acudia ése olor que caracteriza a una persona en concreto - "Mmmmm... helado de chocolate con un toque a cerveza… Scarlett… sin duda…" – no puedo evitar esbozar una sonrisa por saber quien había tenido la desgracia de ser mi compañero de patrulla antes de pasar el palillo de madera al otro lado de la boca.

La verdad es que no he conocido mucho a la licántropo, sí que he oído que es una buena contrincante en la lucha, que disfruta tanto con ello como yo, y que estuvo liada con otro licano pero que ya no están juntos, que le va mucho la diversión, que es una loba solitaria  - "y que tiene un cachorro… porque ese olor a carne tierna la delata…" – pienso mientras la escucho acercarse lentamente, sin apartar mi mirada ni un solo instante de lo que se extiende más allá del jardín delantero de la casa. La verdad es que ese olor residual de un niño, o niña, lo lleva tan impregnado a la piel que la delata con facilidad, además que creo que usa la misma colonia infantil que mi hermana con su hijo, porque el olor que detecto es el mismo, una jodida coincidencia, espero, porque sino sé que me veré obligado a proteger a esa criatura al recordarme con demasía a Damián.

En cuanto escucho su voz, giro con deliberada lentitud mi cara hacia ella, fijando mis claros ojos en los suyos, permitiéndome esbozar una media sonrisa burlona, anticipando así con mi lenguaje corporal el tono de voz que utilizaría - ¡Oh!... Disculpa… no sabía que esto era una cita… sino habría llamado a la puerta y te habría esperado a que tus padres me dieran el visto bueno… – le suelto en tono sarcástico, en un inglés con fuerte acento noruego, manteniendo esa media sonrisa para, seguidamente, impulsarme con la espada y separarme definitivamente de la columna, llevando mi mano derecha al palillo, tomándolo con los dedos y lanzándolo al suelo. Permitiéndome admirar sus rubios cabellos lanzar curiosos destellos plateados al reflejar los rayos de luna que le llegan, ensalzando su, ya de por sí hermoso, rostro - Bueno, ¿qué sabemos? – le pregunto seguidamente, mudando esa sonrisa de mi rostro para adquirir una expresión más seria, dejándole claro que ahora estoy hablando en serio y que espero información sobre lo que debemos hacer, puesto que desconozco nada de lo que se supone que tenemos que hacer - "Claro como el lobito se niega a entrar en la jodida mansión no se entera de lo que tiene que hacer… serás imbécil Einar…" – me reprocho a mi mismo mentalmente, pues sé que mi reticencia a entrar ahí hace que no asista a reuniones ni que me entere de las misiones, por llamarlas de alguna forma, hasta que mi compañero de cacería me lo indica. Lo que ahora mismo me plantea la seria duda de si Scarlett aceptará explicármelo todo, o simplemente me mandará a paseo tras mantener un bonito intercambio dialéctico que no nos conducirá a ninguna parte, pues mi primera respuesta ha estado fuera de lugar - "Venga ya Einar… como si eso te importar una mierda realmente… eres así y punto" – sí, es algo que no puedo evitar, desde la muerte de mi familia mi humor se retorció, transformándose en un humor negro, ácido y sarcástico, supongo que una defensa, un muro, para mantenerme alejado de todos, para no permitir que nadie rompa mi coraza.




avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Enarqué una ceja al escucharle hablar, y por un segundo me pregunté si lo que yo estaba sintiendo en ese momento se parecía a lo que habían  tenido que padecer los miembros del Praetor a mi llegada, cuando dejé de patalear por todo lo que me rodeaba y decidí empezara a ayudar a la gente con problemas como los míos. No es que hubiese dejado atrás mi fase insoportable pero durante un tiempo seguí comportándome como una criaja amargada, estúpida y rebelde. Le observé mientras se separaba del pilar en el que había estado apoyado, tiraba el palillo que había llevado entre los dientes y me miraba con preguntas en los labios y en los ojos.

Fue extraña la amalgama de emociones que sentía en ese momento. Le habría abierto la cabeza de una ostia, pero eso era más bien porque me encontraba de mal humor perpetuo desde la desaparición de Alaric. Por otro lado estaba el haberme visto a mí misma con doce años menos, con la expresión chulesca en el rostro, los modos engreídos de hablar, de moverme, y las introducciones de mierda cuando tenías que trabajar con alguien. Y por otro lado estaba el hecho de que me divirtió enormemente pensar que me lo habría tirado muy a gusto si nos hubiésemos conocido en otro momento de nuestras vidas, porque encajaba perfectamente con el perfil de tipo a los que solía acercarme cuando conseguí lidiar bien con mi condición de licántropa. Guapo, rudo, desagradable. Seguro que tenía una moto por alguna parte.

Si hubieses tenido una cita conmigo y se te hubiese ocurrido la brillante idea de entrar en mi casa para pedirle el visto bueno a mis padres te habría dado tal patada en ese bonito culo que tienes que habrías vuelto llorando a tu casa y con la marca de mi bota en los pantalones.

Me coloqué a su lado, contemplándole con el mismo tipo de sonrisa que esgrimían sus labios. Como si fuese a asustarme algo de lo que pudiese decirme este idiota subidito de moral... Sin embargo adopté una expresión seria cuando comencé a hablarle del trabajo que nos habían asignado. Ahora me había vuelto responsable y todo, desde el nacimiento de Emma, y las misiones eran las misiones.

Una pareja de licántropos parece estar causando estragos en la zona de los bosques de las afueras; de momento sólo han despedazado animales, tanto de caza como chuchos, y no ha habido heridos mundanos. Pero si no investigamos y no metemos mano lo más probable es que la situación vaya a mayores. Así que si no queremos muertos o cargar con tres imbéciles en vez de dos, será mejor que nos pongamos en marcha cuanto antes.

Comencé a andar sin esperar a que me dijese nada. Ni siquiera me detuve a comprobar si seguía mi estela o seguía ahí plantado como un pasmarote porque eso era perder el tiempo. Además, si le daba la oportunidad seguro que soltaba alguna otra estupidez como la que había dicho antes y si podía ahorrarme unas pocas, mejor, porque no dejaba de tener la impresión de que la noche que nos esperaba iba a ser así, llena de comentarios imbéciles y desagradables. Y en realidad no era tan genial como podía parecer encontrarme con una persona que podía igualarme en ese ámbito. Sólo me giré a él cuando ya habíamos abandonado completamente el edificio y nos encontrábamos en la planicie frente a la mansión.

¿Tienes algún tipo de vehículo o nos movemos a pie, Sørensen?


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca


Por unos segundos estuve a punto de estallar en una sonora carcajada en cuanto me soltó lo de la patada en mi culo, pues me ha sorprendido gratamente saber que puede ser irónica y contra atacar verbalmente - "No sin que antes te hubiera comido los morros delante de ellos…" – la respuesta muere en mis labios antes de que consiga siquiera realizarla, al ver como adopta una expresión más seria - "Al final va a ser una noche mucho más entretenida de lo que esperabas ¿eh campeón?" – pienso divertido.

Su respuesta a mi pregunta sobre la misión consigue que suelte un bufido de fastidio, algo que no puedo evitar que también se muestre en mi rostro. La verdad es que no entiendo porqué tenemos que ir a fastidiar a dos licántropos que simplemente se están divirtiendo cazando en el bosque, no han hecho nada malo contra mundanos u otros subterráneos así que no entiendo el porqué nos envían a semejante misión - "Como siempre estos estúpidos estirados del Consejo jodiendo la diversión a un par de licántropos…" – me digo mentalmente, pues es algo que no me gusta, que no entiendo, el saber que los miembros del Consejo parecen estar completamente obcecados en no permitir que nos divirtamos.

Sin realizar ningún otro intercambio de palabras, la observo caminar delante de mí, sin poder evitar que mis ojos se fijen en su hermoso trasero al moverse y esbozar una media sonrisa - "Si estuvieras en tu forma animal ya le estarías oliendo el jodido trasero ¿eh?... ¿es que siempre estás en celo imbécil?" – me recrimino burlón antes de comenzar a seguirla abandonando la majestuosa entrada del edificio hasta que se detiene a escasos metros, ahora volviéndose para mirarme y lanzar aquella pregunta.

Tomándome el tiempo que tardo en llegar hasta donde se encuentra ella para responderle, no puedo evitar elevar el extremo izquierdo de mi labio esbozando una sonrisa realmente sobrada antes de contestarle mirándole a sus preciosos ojos -  Hmmmm… Vaya… no pensaba que fueras de esas que se suben al vehículo de un desconocido a la primera de cambio – le suelto en tono irónico y burlón antes de añadir -  ¿La señorita prefiere ir a dos ruedas o a cuatro patas? – le pregunto pues he venido con mi moto pero por un lado me encantaría poder trotar junto a ella en nuestra forma animal.



avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Vaya, aquello me sonó tan horriblemente a un intento de coqueteo que no pude evitar sonreírle, a pesar de todo, mientras me cruzaba de brazos en dirección a él. Probablemente ni siquiera era la intención de aquel imbécil, que parecía que lo único que sabía pronunciar eran frases que buscaban sacar de los nervios a la persona que tuviese al lado, pero me recordó a otros tiempos de mi vida. ¿Cuánto hacía que nadie se me acercaba y me decía semejantes chorradas con la intención de meterme cuello mientras yo me reía internamente de ellos por lo patéticas que resultaban la mayoría? Me parecía que habían pasado eones, la verdad... Antes de Emma, del embarazo y las preocupaciones que me trajo, las lágrimas que derramé por lo confusa que me encontraba. Por supuesto, mucho antes de Alaric, cuando pensaba que no podría volver a enamorarme de nadie y esa idea me aterraba y al mismo tiempo buscaba aferrarme a ella.

Ahora recuerdo perfectamente el por qué.

El amor me había traído un breve período de satisfacción, de felicidad, y luego me había dejado arrastrándome en el suelo, herida, sangrando cada día; a veces más, a veces menos, pero siempre plenamente consciente de que ya no estaba a mi lado la persona que me había rodeado con sus brazos por las noches y me había acunado con sus sonrisas, con sus dulces ojos celestes, que me había dicho que me quería y de nuevo me había hecho vibrar. Se había desvanecido, dejándome de nuevo sola, de nuevo confundida e increíblemente rota. Menos mal que ya no tenía veinte años y no acababa de morderme un licántropo rabioso que estaba pasando uno de sus primeros plenilunios.

Me giré de nuevo para admirar la luna, hermosa y brillante, como siempre. Aún faltaban días para que luciese llena en el firmamento, y todo el mundo en la mansión podíamos sentirlo. Su proposición podía parecer muy tonta de buenas a primeras, pero lo cierto es que me encontré reflexionando acerca de ella, porque tanto una cosa como la otra me parecían enormemente atractivas, para mi sorpresa. Una moto siempre es una moto, y como suponía, Sørensen tiene una. Una Harley Davidson era mi apuesta. La idea de subirme en una y sentir la velocidad de la carretera, el viento azotándome el cuerpo, hizo que se me erizase la piel completamente. Sin embargo... había entrado en fase desde el nacimiento de la niña varias veces, pero sentía que hacía siglos que no corría con la loba, quizás desde aquella confusa noche en la que supongo que engendramos a Emma, y en cierto modo sentía que lo echaba de menos... Formar parte de la tierra, aullar, notar la fuerza de mis patas mientras golpeaban el suelo al correr, deslizándome tan rápido como podía impulsarme yo misma. Al final casi todos terminábamos encontrando placer en lo que acabábamos transformados.

Fui a decirle que nos transformásemos, que nos fuésemos de allí corriendo como los animales que llevábamos dentro, mas algo dentro de mí me detuvo. Quizás fueron mis propios recuerdos -o sueños, nunca lo tendré todo claro- los que me hicieron frenarme ante la idea de correr como loba al lado de un macho. Sentí un hormigueo tremendo recorrer cada porción de mi cuerpo, por lo que, sin que él fuese consciente de ello, reculé, sonriendo de forma tan socarrona como la que él me había dedicado antes.

Entonces está claro que no me conoces en absoluto. Créeme, en mi juventud, y hasta hace poco en realidad, hice cosas bastante peor vistas que subirme al vehículo de un desconocido. —Mi familia se habría escandalizado de saberlo, desde luego—. Al menos en este caso sé tu nombre, y nunca me ha preocupado demasiado que usasen la fuerza conmigo porque, como ya te he dicho, puedo patearte cuando me dé la gana. Así que saca tu moto, Sørensen. A ver si te mueves por la carretera mejor que los tipos con los que solía irme. Te indicaré la dirección a la que dirigirnos.

Creo que aún no me sentía preparado para aquello. O quizás sólo estaba asustada ante la idea. Tenía mis motivos, desde mi punto de vista, ya que la última vez que recordaba haber hecho algo parecido había acabado con un bombo de varios kilos encima...


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Tras mi pregunta, espero pacientemente unos segundos, en los que ella parece quedarse embobada mirando la luna, cosa que hace que yo también desvíe mi mirada hacia el astro que ilumina la noche y que marca mi vida desde que fui transformado en lo que ahora mismo soy. Sintiendo que el plenilunio no anda ya lejos, que en breve ella lucirá en su máximo esplendor, sacando nuestra parte más animal a la superficie, dejando que por una noche, seamos lo que realmente añoramos, seres puros, primitivos, salvajes, rabiosos pero sobretodo libres, libres de las leyes mundanas, libres de las ataduras tecnológicas, libres para unirnos con la tierra y la luna, recordando los tiempos más primitivos y auténticos en el planeta.

Finalmente, su voz me indica que ya ha tomado una decisión, por lo que dirijo ahora mis claros ojos a su rostro, comprobando que luce la misma expresión socarrona que yo he mantenido -  Vaya Williams… así que no eres más que una fierecilla domada  ikke sant? – le comento sin dejar de usar un ligero tono burlón -  Greit, pues sígueme y te llevaré a dar una vuelta para que recuerdes los viejos tiempos – añado sonriéndole sobradamente antes de dar un paso en dirección al aparcamiento, en donde tengo aparcada mi moto -  La verdad es que ninguna chica se ha quejado de mi forma de moverme, en ningún sentido – continúo diciéndole guiñándole un ojo para que le quede claro el doble sentido de la frase, pasando junto a ella -  Pero siempre podrás “patear mi trasero”, si tanta ilusión te hace, porque al final voy a creer que te gusta demasiado y por eso lo has nombrado ya dos veces… aunque te advierto que no me estaré quieto llegado el caso – termino de decirle mientras me adelante a ella, permitiéndole así ver mi espalda y esa parte de mi cuerpo que por lo visto tantas ganas tiene de golpear.

Mientras avanzo en dirección al que se va a convertir en nuestro medio de transporte, no puedo evitar dejar de sentir una cierta decepción ante su sorpresa. Pues no sé si se debe a la proximidad de la luna nueva o a la añoranza de correr libremente junto a otro miembro de mi manada, pero la cuestión es que una parte de mi esperaba que ella accediera a alejarnos de allí corriendo en nuestra forma animal, algo que siempre me ha gustado y que hecho de menos desde que abandonara los bosques siberianos para venir a esta maldita ciudad. Soy muy consciente, de que si no fuera por mi hermana, por su petición de ayuda, todavía seguiría corriendo y cazando libremente en aquellos bosques invernales que parecen infinitos. Descansando en aquella cabaña que contaba con los elementos necesarios para sobrevivir a las largas y duras noches invernales, en compañía de mi manda rusa, de aquellos imbéciles con los que había pasado tantos ratos agradables, tantas cacerías, tantas peleas y quienes, me guste o no, se convirtieron en parte de mi, ayudándome a entender, a comprender y aceptar en lo que me había convertido. A aceptar que ya no era un simple mundano, que ahora era algo mucho más complejo, más peligroso pero bello a la vez - "Sí, gruñón… Los echas de menos ¿eh? ¡Quien te lo diría!... añorar a un grupo de imbéciles descerebrados como ellos…" – pienso mientras me acerco a mi moto, no sin sentir un extraño calor en mi interior, algo que me indica el cariño que aún les tengo a los miembros de mi antigua manada rusa.

Finalmente, llego al lado de mi Harley, de mi “pequeña”, como me gusta decirle. La verdad es que nunca me hubiera imaginado poder tener alguna, pero cuando me empeño en algo no paro hasta conseguirlo y, en cuanto vi a esa Dyna Low Ryder S 2017, supe que tenía que ser mía. Tras pasar la palma de mi mano por su contorno, acariciándola como si de una amante se tratara, tomo uno de los cascos, el que suelo llevar de repuesto y se lo tiendo a Scarlett volviendo a esbozar la misma sonrisa socarrona en mis labios -  Nå…, aquí está tu carroza, ”lille prinsessen” – vuelvo a hablarle, mientras espero a que ella acepte el casco, golpeando con suavidad la parte posterior de la Harley, invitándole a que tome asiento justo detrás de donde me sentaré yo.

La verdad es que la noche promete, pues, a pesar de que me haya decepcionado el hecho de no poder correr libremente a cuatro patas, no me disgusta para nada disfrutar del viento sobre mi rostro y la sensación de poder y control al conducir mi “pequeña”, en una noche tan agradable como esta - "Y en una compañía para nada desagradable…".  



avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Tuve que hacer un leve esfuerzo para no reírme ante sus comentarios. ¿Realmente estaba domada? Lo dudaba muchísimo. Más bien, se podía decir que me habían... amansado.

Di más bien una fierecilla con una hija a la que cuidar. Se supone que tengo que ser más bien responsable ahora que alguien depende de mí.

Y no era mentira del todo. Me había calmado bastante desde el momento en que supe que estaba embarazada, pero lo que había terminado de atarme a la tierra era Alaric. Ahora él ya no estaba, pero la vida que me impulsaba a marcharme con cualquier tipo que me entrase por los ojos había desaparecido porque la añoranza dolía demasiado. A veces Emma me miraba, como si supiese que estoy triste prácticamente todo el tiempo, y se sentaba en mi regazo hasta quedarse dormida. Me habría gustado bromear con alguien sobre que es su lado de perro el que le hace sentir que necesito cariño en ese momento, pero no tenía la suficiente confianza con nadie como para comentarlo. Al menos ya no.

Enarqué una ceja ante sus comentarios, observándole mientras pasaba por delante de mí, y le seguí con el mismo paso firme y fuerte que él mantenía, sin quedarme atrás en ningún momento, sin jadear, sin esforzarme. Ni las lobas ni los lobos sufrimos ya con un ejercicio que habría tumbado a cualquier mundano; somos una masa de músculos debajo de piel tersa que esconde la potencia de un gran lobo que se mueve con libertad por el mundo, cuando le dejan.

Eso es porque las mujeres somos muy educadas por lo general y no nos quejamos cuando nos dejan insatisfechas, así que no te lo tengas tan subido, guapo. Pero no te preocupes, que yo me libré de esa cortesía hace mucho tiempo y me encargaré de avisarte si lo haces de pena. —Silbé de admiración al llegar a la moto de Sørensen, observando cómo la acariciaba y deseando hacer lo mismo. ¡Menuda belleza! Hacía siglos que no trataba con una y las echaba de menos. Me acerqué a ella sin coger el casco, en un principio, sonriendo mientras hablaba—. Una Dyna Low Ryder S... No tienes mal gusto, eso te lo concedo.

Acaricié el sillón con añoranza, sintiendo que volvían a mí recuerdos de la juventud, cuando la loba y yo ya éramos una, y fue como un golpe de nostalgia. Aunque amo a Emma por encima de todas las cosas, a veces echo de menos la libertad de esos días. ¿Me convierte eso en una mala madre? ¿Me hace un monstruo querer pasar algo de tiempo sin mi hija para volver a centrarme en mí misma, en quererme? Estoy segura de que nadie en la mansión me diría que no si les pidiese que se ocupasen de la niña una noche o dos, porque salvando algunas excepciones, la mayoría de mi gente parece querer bastante a Emma. Pero algo dentro de mí me golpea si pienso siquiera en hacerlo. ¿Culpabilidad, tal vez? No lo sé.

Aunque es muy nueva, ¿no? ¿Modelo de los últimos años? —No fue hasta que me senté que cogí el casco entre las manos y me lo puse en la cabeza—. Vamos, cowboy, sube a tu montura que tenemos que marcharnos. —Esperé hasta que se hubo subido para deslizarme por el asiento para quedarme pegada a él, aferrándome a sus caderas con las manos para mantenerme bien sujeta donde estaba—. Cuando salgas por aquí dirígete a las afueras de la ciudad; cuando lleguemos a la carretera que se desvía hacia el bosque te avisaré. Y por cierto, no tengo ni puñetera idea de qué idioma es en el que has hablado antes, pero lo que has dicho ha sonado peligrosamente a princesa. No vuelvas a hacerlo.


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Su comentario sobre la sinceridad y la educación de las mujeres, y que seguramente por eso ninguna se me había quejado, hace que mi sonrisa se ensanche y que tenga que acallar una respuesta igual de burlona, aunque no por ello no gire mi rostro para obsequiarle con una cómica parodia de una expresión dolida en él - "Me encanta esta tía… a ver si con suerte nos emparejan más veces y al menos puedo tener conversaciones interesantes… bueno… qué cojones, me encanta poder mantener conversaciones ácidas y sarcásticas, y ella no se queda detrás jejeje" – pienso tras volver a mirar al frente y comenzar a caminar, a paso ligero para llegar a mi moto.

Tras dejar de acariciar mi preciada Harley, no puedo evitar enarcar una ceja ante los comentarios de Scarlett sobre mi preciosidad - "Guapa, sarcástica, segura de sí misma, toda una madraza y encima sabe apreciar la belleza de una buena moto… joder… es la mujer perfecta" – pienso para mis adentros mientras no puedo evitar que una sonrisa prepotente y de satisfacción hacia sus comentarios aparezca en mi rostro, al tiempo que la observo acariciar el sillín con la misma ternura que yo lo acabo de hacer - Takk – le agradezco a su comentario sobre mi buen gusto -  Ja, el último modelo que ha salido al mercado – le respondo sin retirar esa expresión de orgullo y prepotencia de mi rostro, mientras espero pacientemente a que tome el casco que sigo ofreciéndole con la mano.

En cuanto se sienta y se coloca el casco, dejo salir de golpe el aire de mis pulmones produciendo un sonido de burla ante su ocurriencia de llamarme cowboy, pues realmente es la primera vez que alguien me llama así -  Cuidado no te arañe con las espuelas al subirme, preciosa – le respondo burlón, mientras me coloco también el casco y me siento sobre el sillín, acomodándome en él, antes de introducir la llave en el contacto y girarla, dejando que el agradable sonido del motor al arrancar me llene los pabellones auditivos con su dulce y característica música.  

Al momento, noto el calor y la fuerza de su cuerpo al juntarse a mi espalda al tiempo que se sujeta de mis caderas, haciendo que sea plenamente consciente del calor de sus manos en esa zona, algo que me produce una fuerte sensación placentera, no por el contacto físico en sí mismo, sino por el recuerdo de lo que significa tener a un compañero, o compañera en este caso, alguien en quien apoyarme, alguien que llene la ausencia que causa el sentirse un lobo solitario, puesto que mi parte animal anhela volver a tener a alguien a quien considerar “manada”.

En cuanto Scarlet empieza a hablar, aparto los pensamientos en los que me había sumido para centrarme en lo que me está diciendo, asintiendo con la cabeza a sus indicaciones mientras me dispongo a iniciar la marcha. Pero antes de que nos comencemos a mover, no puedo evitar que una fuerte pero sobretodo franca carcajada surja de lo más profundo de mi ser al oír su comentario acertado sobre que antes la llamé “princesa” - Lo que tú digas, vakker – le respondo ahora ya con un tono más divertido, siendo muy consciente de que he vuelto a soltarle un apelativo cariñoso en mi idioma natal, algo que hago habitualmente de forma inconsciente -  Y es noruego, pero tranquila que no volveré a llamarte princesa... de momento. – termino finalmente de decirle al tiempo que, ahora sí, inicio el recorrido que nos ha de llevar al punto en el que esa pareja de licántropos están molestando a los muermos del consejo.

Con la agradable sensación de su compañía, pronto nos adentramos en las carreteras secundarias que nos llevarán a nuestros destino, por las que voy a buena velocidad, lo suficientemente rápido para sentir ésa agradable sensación de la caricia del viento en tu rostro y del cosquilleo en el estómago de cada curva, pero sin pasarme pues quiero que ella disfrute de recorrido tanto como lo estoy haciendo yo. Por lo que me ha parecido entender, ella antes era amante de las motos y seguramente que ha frecuentado amistades moteras, cosa que inevitablemente habrá sido truncada por el nacimiento de su hija, porque por lo que tengo entendido tuvo una cachorrita producto de la unión con otro compañero que por lo visto no tuvo los cojones necesarios como para mantenerse a su lado - "Menudo gilipollas que debía ser el tipo ese. Anda que iba a dejar yo que una mujer como ella se me escapara y más después de tener un hijo juntos " – pienso molesto con el licano, mientras siento una punzada de dolor en mi corazón causada por el amargo recuerdo de mis difuntas esposa e hija, deseando fervientemente que aún estuvieran a mi lado.

Por suerte, mi acompañante, quien he de reconocer que se nota que es una experta en el tema de viajar en moto, pues me ayuda perfectamente con el suave y certero movimiento de su cuerpo a tomar cada curva, no puede ver reflejado en mis ojos el dolor que estos últimos pensamientos, ya que solo contadas personas conocen lo que pasó con mi familia, algo de lo que jamás hablo. Y como no quiero sacar el tema de ninguna de las maneras, me concentro en el placer de la conducción, para apartar todos esos pensamientos centrándome únicamente en la carretera y el paisaje que nos rodea - Ya me dirás cuando tenga que dejar la carretera – le digo finalmente, en un tono bastante elevado para que me pueda escuchar desde su posición, sin dejar de mirar la carretera en ningún momento, a la espera de sus indicaciones, pues aún desconozco el lugar exacto al que tenemos que ir.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
El sonido del motor fue como música para mis oídos. Tenía ese ronroneo especial que sólo sabían hacer las motos de buena calidad, casi como el rugido de un león que intentaba marcar el territorio, y me hizo sentirme de nuevo casi como una adolescente que quería escapar de algo que ya resultaba inevitable. El calor de su cuerpo contra el mío resultaba agradable, quizás demasiado, y me reproché un poco mentalmente por ello, ya que al contrario de lo que sentía en ese momento, no era ninguna niñatilla que buscaba un revolcón fácil, sino que tenía una misión pendiente. Pero Sørensen era un tipo atractivo, su olor me envolvía por todas partes y yo no era de piedra, mierda. Igualmente, me centré en lo que teníamos por delante, aunque su voz burlona me hizo esbozar una sonrisa sarcástica.

Ni de momento ni nunca, si quieres seguir conservando tus espuelas, vaquero.

El momento de empezar a rodar sobre el asfalto me hizo sentir como una corriente eléctrica me recorría cada pequeña parcela de mi cuerpo, y no pude evitar soltar una carcajada de felicidad. Vaya, había olvidado lo que se sentía... La fuerza del viento, la velocidad, la sensación de ir flotando sobre una alfombra de cuero oscuro que te llevaba hacia donde tú querías... Tan sólo me faltaba notar la goma del manillar apretada entre mis dedos y se trataría de la perfección absoluta. Quizás en otro momento conseguía comerle la oreja para que me la dejase un rato...

«Al menos se trata de un tipo divertido, no un sosainas.» En cuanto terminase aquello tenía que invitarle a tomar unas copas.

Los kilómetros de asfalto se tendían ante nosotros. Su conducción era suave, como una caricia, y daba gusto ir detrás de él, sintiendo cada pequeño gesto al girar, al moverse. Aunque él no podía verme asentí con la cabeza cuando me dijo que le indicase cuándo salir, de modo que centré mi atención en la carretera para encontrar la desviación que nos llevaría hacia los bosques donde supuestamente los lobos llevan acechando a la gente todo este tiempo. Si no han matado a nadie todavía quizás no sean novatos, lo que significa que están asustando mundanos por diversión; o quizás sí, pero han tenido la suerte de no perder la cabeza cuando han estado en su presencia, centrándose únicamente en los animales de la zona que podían llegar a atrapar. Los primeros días de la licantropía suelen ser duros, desquiciantes, y pocas personas quieren recordarlos realmente, aunque es prácticamente imposible apartarlos de tu cabeza. El dolor, la confusión, la fuerza del lobo...

Aprieto la cadera izquierda de Sørensen cuando veo el camino que debemos tomar de forma inconsciente, sintiendo perfectamente la tibieza de sus músculos por debajo de la ropa, y alzo el mismo brazo para señalarle el camino.

¡Es por ahí! —grito igualmente, para asegurarme, y con un ligero movimiento torcemos hacia el lugar. Debo reconocer que el tipo sabe cómo moverse en una moto, y de nuevo me divierte pensar que si le hubiese conocido en otro momento de mi vida quizás las cosas hubiesen sido diferentes—. ¡Estate atento, te diré dónde podemos dejar la moto!

Cuando hubimos avanzado un par de kilómetros volví a hacerle señales para que aparcase. El bosque se quedó en silencio absoluto cuando el motor dejó de sonar, percibiendo únicamente los sonidos propios de la naturaleza nocturna. El olor a abetos, pinos y árboles viejos me llenó las fosas nasales, igual que el de detritus, descomposición, humedad, animales, rocas, excrementos... Pocas criaturas podía disfrutar de aquello como los que teníamos la maldición del lobo recorriéndonos las venas, ciertamente. Me quité el casco antes de bajarme de un salto del vehículo, lamentando dejar el asiento de cuero, de dejar de sentir la velocidad contra el rostro, y le tendí a Sørensen lo que era suyo.

Ven, escondámosla por aquí. Aún estamos lejos de la zona de acción de los lobos y no creo que nadie aparezca por esta zona, pero más vale prevenir que curar. —Mientras procedíamos a hacerlo, continué hablando, pero esa vez en voz más baja, ya que no sabíamos quién podía estar escuchando, y la noche siempre era traicionera—. No sabemos si son recién transformados que están metiendo la pata o lobos adultos que sólo tienen ganas de hacer el capullo y provocar que aparezcan cazadores para intentar matarles por ser una amenaza. Lo mejor es que vayamos alerta. —Olfateé el aire para ver si percibía algún aroma familiar, pero nada—. De momento no parece que estén por esta zona. Vamos.


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Lentamente, como si de un agradable sueño se tratase, el placer de sentir la libertad que produce estar al volante de una moto y recorrer los aparentemente infinitos kilómetros de asfalto, van dejando atrás los amargos recuerdos, reemplazados por la nada despreciable sensación de tener a una atractiva mujer contra mi espalda, una compañera que ha resultado ser la pareja ideal de viaje - "No debería descartar la idea de invitarla a uno de esos viajes por el estado que tanto me gustan" – pienso sopesando seriamente la posibilidad real de hacerlo, de llevarla conmigo cuando necesito huir de la gran ciudad, cuando siento como la llamada de la naturaleza, de la libertad es demasiado fuerte como para ignorarla - "Además que no habría ningún problema por compartir luego una buena caza con ella y sobretodo no tendrías porqué esconderte de lo que realmente eres, de lo que te gusta" – añado al pensamiento anterior, pues es una ventaja que ella también sea una licántropo, pues así todo es muchísimo más sencillo.

Pasado un buen rato, cuando ya nos encontramos bien adentrados en las afueras de la ciudad, recorriendo los majestuosos bosques que la rodean y que tanto asustan y atraen por igual a los mundanos, noto como la mano izquierda de Williams aprieta con más fuerza mi cadera justo antes de que aparezca por mi visión periférica, indicándome claramente el desvío que debía tomar. La verdad es que el calor que me estaba produciendo sus manos en mi cuerpo era realmente agradable, y no puedo dejar de sentir una sensación extraña de pérdida, de molestia en cuanto ese calorcito agradable desaparece de esa zona de mi cuerpo.

Para ser sinceros, con el simple apretón ya habría sido más que suficiente, pues nada más notarlo todo mi cuerpo reaccionó para dirigirse hacia la dirección indicada, como si ella fuera la vaquera y yo el caballo que acaba de reaccionar a un golpe de las espuelas de su jinete, aunque más que un golpe desagradable, había sido todo lo contrario. Pero como es nuestra primera misión y salida motero juntos, no me molesta que también me indique la dirección con el brazo y con su voz, pues aún no tenemos esa conexión que une a los miembros de una misma manada, algo que echo realmente en falta y que, la necesidad imperiosa de sentirlo, hace que desee fervientemente que nos convirtamos en miembros de una.

Con un simple y ligero asentimiento de cabeza, le indico que he entendido sus instrucciones, a pesar de que cuando lo hago la rueda delantera de mi pequeña ya ha tomado la dirección que nos sacará del suave asfalto para meternos directamente en un camino de tierra, terminando así con el agradable paseo por la carretera para comenzar un trayecto algo más movido por las frecuentes irregularidades del camino - "Y ahora es cuando se sujetará a ti con más fuerza y lo disfrutarás ¿eh cabroncete?" – pienso burlón recordando otras épocas cuando tomaba estas pistas expresamente para sentir como el cuerpo de la chica se juntaba más al mío y el movimiento irregular de los amortiguadores conseguían que el roce entre los cuerpos fuera más palpable. Sí, era un truco muy cutre y poco caballeroso, pero por aquella época solo pensaba en divertirme - "Pero tienes algo muchísimo más importante que hacer, así que déjate de chorradas de perro en celo y céntrate" – me reprendo a mi mismo mientras centro más mi vista en lo que pueda ocultarse en el siguiente recodo del camino.

Finalmente, tras haber recorrido unos kilómetros me indicó que parara cosa que hice inmediatamente, colocando mis pies en el suelo y apagando finalmente el dulce ronroneo de mi pequeña. En cuanto retiro el casco de mi cabeza, tomo el que Scarlett me ofrece, colocando ambos sobre la moto, sintiendo como, poco a poco, los sonidos del bosque vuelven a avivarse tras la interrupción ocasionada por el ruido del motor momentos antes.

Tras asentir con la cabeza de nuevo a su comentario sobre esconder la moto y continuar escuchándola en silencio, pues considero que las bromas, burlas y puyas deben realizarse en los momentos de tranquilidad no en los que debemos permanecer alerta, la movemos en silencio apartándola del camino unos pocos metros, dejándola oculta entre un par de viejos robles y un arbusto que la camuflan casi a la perfección, aunque no por ello no dejo de ponerle la cadena de seguridad para que no me la robe algún amante de lo ajeno.

Una vez asegurada y oculta, compruebo bien los alrededores, intentando detectar algo que me indique la cercanía de cualquier depredador en la zona, pero está claro que ella tiene razón y nos encontramos aún alejados de su radio de acción - Todavía es pronto, si esos dos solo se están divirtiendo, seguro que aún ni se habrán transformado. Lo que está claro es que han de tener una casa, una cabaña, algo que les sirva de base, de zona de acampada, pues esto está demasiado apartado de cualquier población como para que puedan venir cada noche – reflexiono en voz baja, para que ella lo escuche pero no moleste al resto de habitantes del bosque. Sé, por experiencia propia, que se podría llegar aquí con relativa facilidad en nuestra forma animal, pero nadie gastaría tanta energía cada noche solo por pasar un buen rato, por lo que estoy casi seguro de que han de pasar el día en algún sitio no muy alejado de donde nos encontramos.

Vigilando en todo momento dónde coloco mis botas, voy avanzando detrás de ella, con el mismo sigilo y silencio que utilizaba antaño en Moscú cuando trabajaba para la mafia y debía acercarme a los objetivos sin que se dieran cuenta. La verdad es que una parte de mi desea transformarse al momento, dejar que sea el lobo quien inicie la cacería, pues el placer será mucho mayor en esa forma que no en la actual, pero como veo que ella no está por la labor, prefiero no hacerlo. Está claro que ella lleva mucho más tiempo que yo en la zona y en los Praetor y que parece saber lo que está haciendo, así que, de momento, voy a interpretar el papel de buen beta y le seguiré un rato atento a cualquier olor, cualquier sonido o cualquier indicio de la proximidad de los licántropos o de su posible refugio.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
La teoría de Einar resonó en mi cabeza como un eco, y asentí, porque desde luego era lo más sensato a mi parecer. Nadie se molestaría en gastar el tiempo, las energías que requiere estar yendo y viniendo de la ciudad cuando podían andar asentándose por la zona, simplemente. Me alegraba haber caído con un compañero que era lo suficientemente avispado como para llegar a ese tipo de conclusiones él solo, fuera parte de lo interesante que pudiese ser reírme con él, que le gustasen las motos o que resultase una alegría para la vista, para el tacto y para el olfato.  Asentí firmemente con la cabeza mientras nos movíamos con sigilo por el bosque, utilizando para hablar el mismo tono que había usado él con anterioridad.

Es lo más probable. Si no, está claro que son unos auténticos idiotas que no tienen ni la más remota idea de lo que están haciendo... ni del tiempo que están perdiendo. —Me giré hacia él, la melena moviéndose en círculos al rededor de mi cabeza que opté por recogerme firmemente para que no resultase molesta—. Ven, dirijámonos hacia el punto donde se han producido los ataques. A ver si podemos rastrearles hasta su lugar  de origen.

El silencio se interpuso entre él y yo, quedando mitigado únicamente por los sonidos propios del bosque a estas horas, cuando las criaturas que lo habitan empiezan a despertarse poco a poco para llevar sus quehaceres tal como lo hacen quienes viven de día. Es curioso como los licántropos no tenemos ningún momento para movernos, hijos de dos razas que aparentemente no tenían por qué convivir a la par; los lobos se mueven mejor durante la noche; los humanos son criaturas que habitan durante el día. Y los que estamos en medio, los que viajamos a dos aguas, con dos almas en un solo cuerpo, presas de una maldición que no pedimos y que nos aleja de dos espacios diferentes, navegamos también entre el día y la noche, durmiendo poco y sintiendo la llamada de la luna cuando todo es oscuro, y la añoranza de la vida mundana cuando es el día.

Me extrañó a priori lo cómodo que me estaba resultando viajar con él. No sólo se parecía a mí en los modos, en lo bruscos que éramos, en que nos gustasen las motos, en el saltar al cuello sin intención de desgarrar... De alguna forma me amoldé a su ritmo y él al mío, y caminábamos como una sola entidad, cubriendo el terreno y nuestras espaldas mientras avanzábamos sin decir una sola palabra. Bastaban gestos, simples movimientos, y nos entendíamos lo suficiente. Resultaba... perturbador, porque generalmente hacía falta un grado de intimidad muy grande para alcanzar ese tipo de compenetración, pero con Einar estaba resultando increíblemente sencillo en esos momentos.

En otras circunstancias habría soltado un "separados al nacer" entre sonrisas torcidas, pero en aquel instante estábamos demasiados inmersos en lo que andábamos haciendo como para perder el tiempo con tonterías.

Aquí —susurré mientras alzaba el puño para detener la marcha, y me agaché para echarle un vistazo al terreno que pisábamos—. Se supone que fue aquí donde se les vio por última vez. Separémonos por la zona para intentar encontrar algún tipo de rastro.

Las huellas eran claras incluso en ese momento, porque estaba claro que no había habido demasiadas personas o grandes animales que pudiesen haberlas alterado en los últimos dos días. Me dirigí hacia un área sin consultarlo con Einar, suponiendo que él optaría por la dirección contraria, viendo la dinámica que habíamos tenido mientras nos dirigíamos a ese lugar, y empecé a otear el terreno en busca de algo que resultase especialmente significativo, pero lo único que percibí en un principio fueron huellas de humanos -que además, se movían en círculos hasta que dieron con una salida hacia el frente- que habían sido pisoteadas por algún animal menor, como un conejo o semejantes. Tras varios minutos de inspección bufé, esperando que mi compañero hubiese tenido más suerte que yo...


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
El hecho de que aceptara mi comentario sin ninguna réplica sarcástica o burlona hacía que me diera cuenta de que era una mujer realmente sensata, que sabía comportarse de forma sería cuando había que hacerlo, pero que en general tenía un humor tan sarcástico y afilado como el mío, algo que, junto con su belleza, porque he de reconocer que es muy atractiva, la hacían una digna compañera de equipo.

Sin embargo, según vamos avanzando silenciosamente por el bosque, me doy cuenta que instintivamente hemos realizado una especie de conexión, como si formáramos parte de una auténtica manada, pues no se puede negar que nos movemos en perfecta sincronía, comprobando nuestros alrededores al unísolo, como si de un único ente nos tratásemos.  Seguramente la necesidad que siento de formar parte de una manada, de rememorar los agradables momentos vividos en Siberia con los que se convirtieron en mi familia tras mi conversión en licántropo, ha ayudado a que me amolde a ella, pero está claro que ella ha hecho lo propio, cosa curiosa, porque normalmente las manadas tardan tiempo en aprender a interpretar las intenciones del otro casi sin gesticular y sobretodo sin necesidad de hablar.

Por desgracia, parecía que la cosa no iba a resultar tan fácil, que los licántropos a los que teníamos que encontrar no eran tan estúpidos como parecía esperar al principio, pues no hay rastros o indicios que nos lleven a ellos de una forma rápida y sencilla, lo cual solo indica que estamos ante lo que pueden ser dos cazadores experimentados - "Unos cazadores que pueden estarse preparando para la caza del mayor de los depredadores… del hombre." – este pensamiento se forma instantáneamente en mi cabeza, un pensamiento que no me gusta nada, pero que es muy probable y que significará que sería interesante neutralizarlos antes de que se conviertan en una amenaza real - "Además… el mayor depredador del mundo somos nosotros, los licántropos, y no serán tan estúpidos como para atacar a sus congéneres ¿o sí?" – este pensamiento, todavía más oscuro que el anterior, aunque es fruto de la ironía que siento y de un intento por eliminar la tensión que se empieza a palpar en el ambiente, no deja de ser un tanto desconcertante pues incluso podría tratarse de congéneres nuestros del bando de la oscuridad, cosa que no sería descabellada.

Por suerte, la voz de Williams, junto con el gesto de su puño que hace que me detenga al instante, borra ese hilo de pensamientos de mi cabeza, haciendo que me centre inmediatamente en lo que nos rodea.

Tras escuchar sus palabras y asentir con la cabeza, comienzo a andar en dirección opuesta a la suya manteniendo el mismo sigilo que había utilizado hasta el momento y sobretodo agudizando mis sentidos al máximos, observando cada detalle de la vegetación y del suelo que nos rodea, olfateando el aire a cada paso, en busca de cualquier indicio que nos lleve hacia ellos.

Durante unos momentos continúo mi andar hasta que me parece ver una ramita ligeramente partida a una altura que estaba claro no podía haber sido realizada por un animal cuadrúpedo. En silencio, me agacho para observarla con detenimiento, encontrando otra cosa todavía más interesante, una roca cubierta parcialmente de sangre oculta bajo el arbusto. Instintivamente, sin decir nada, elevo mi mano siniestra al aire, con la palma extendida, moviendo los dedos para indicar a mi compañera que se acerque, soltando un pequeño y ligero silbido doble que intenta emular al del cuco en el bosque.

Mientras espero a que se acerque, me agacho hasta colocar mi cara sobre el suelo, comprobando que debajo del arbusto hay más restos de sangre ya coagulada y seca, pero que indican claramente que algo ha perdido mucha sangre y que, alguien, se ha tomado la molestia de ocultarlo de la vista.

- ¿Has traído más armas que tus garras y esos encantos de mujer que tienes? – le digo en tono bajo, pero no sin ocultar la broma implícita en el comentario - porque empiezo a pensar que no son una pareja de adolescentes hiperhormonados haciendo travesuras… – añado en el mismo tono bajo, pero ya sin burla ni broma en la voz mientras le señalo mi hallazgo.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Bosque  → Noche despejada y fresca
El cantar de un pájaro llamó mi atención y me hizo alzar la cabeza, dirigiendo la mirada hacia mis espaldas. Tardé un segundo en comprender que quien había emitido dicho sonido era Einar, y no pude evitar morderme el labio inferior para no soltar una carcajada al respecto. Por increíble que pudiese parecer, conseguí mantener la compostura mientras me aproximaba, agachándome a su lado para que pudiese mostrarme lo que me había enseñado. De nuevo sonreí ante sus comentarios; era difícil no hacerlo.

Generalmente mis encantos de mujer me bastan y me sobran, así que no, no suelo salir armada de casa, pajarillo. —Sin embargo, a pesar del chiste, fruncí el ceño y los labios, pasando los dedos por la sangre coagulada y bien oculta, emitiendo un gruñido que me salió de lo más profundo de mi garganta—. Empiezo a pensarlo yo también, Sørensen. —Olfateé el aire de forma inconsciente, percibiendo el olor a tierra, a vegetación, a madera y a animales pequeños que se escondían a nuestra presencia, y la sangre estaba renuente, como de fondo. ¿Cómo no lo habíamos percibido antes?— . Creo que estamos haciéndonos mayores. —Le miré de reojo con una sonrisa torcida antes de adoptar una expresión absolutamente seria—. Vamos.

Seguir el rastro, una vez encontrado, no fue tan difícil como podría haber parecido en un principio. Tanto Einar como yo nos mantuvimos a la par de la estela que tan amablemente nos habían dejado y que con tanto esmero habían procurado ocultar. Afortunadamente mi compañero era un rastreador excelente, por lo que no perdimos un segundo yendo detrás del camino de miguitas de nuestros Hansel y Grettel particulares. Nos comunicábamos a base de miradas rápidas, de gestos, sin palabras, porque no hacían falta. Los ruidos de la noche nos rodeaban por doquier, dando vida a la escena que estábamos protagonizando. De pronto, me vi a mí misma enseñando a Emma, llegado el momento, a hacer este tipo de cosas, a perseguir gente, a buscar rastros perdidos, y un dolor muy fuerte me atenazó el corazón al recordar que no hacía tanto había imaginado a Alaric en esa escena, al lado de la niña que habíamos estado criando juntos hasta que desapareció.

Fue como si me hubiese roto en dos, por lo que de forma inconsciente me detuve a penas una fracción de segundo en el que mi cuerpo pareció vacilar. ¿Continuar o pararse? ¿Llorar? Ya no quedaban lágrimas. Respiré profundamente, inundando mis pulmones de los olores de la naturaleza, y luego continué, sin darme el lujo de dejarme llevar por la pena que de pronto se había hecho hueco dentro de mí. Generalmente conseguía mantener a ralla ese tipo de sensaciones, pero había veces que algún recuerdo, alguna imagen fugaz, algún olor, despertaba en mí cualquier cosa referente a él, y sufría incluso por existir. Miré de reojo a mi compañero y me pregunté si él habría vivido alguna situación semejante; si alguien le había hecho profundas heridas que se había encargado de abrir de nuevo. Si alguna vez las almas solitarias encontraríamos consuelo en alguna parte, incluso con nosotras mismas. No parecía probable, pero, ¿qué perdíamos por intentarlo?

Gruñí ligeramente, intentando apartar esos pensamientos de mi cabeza porque en esos momentos no me ayudaban para nada, y me centré en mantenerme a la altura de Einar mientras continuábamos avanzando por el bosque. De pronto un crujido sonó a mi derecha, y a la par que giré el rostro en esa dirección, le cogí a él del brazo y nos apreté contra un enorme árbol que estuviese fuera de la trayectoria del viento. Nuestro aroma debía de estar por todas partes, pero mi cuerpo se movió solo, con miles de ideas rondándome la cabeza. Si era un mundano, pasaría de largo; si era un animal cualquiera, se marcharía cuanto antes al percibir que había criaturas peligrosas en el ambiente; si era uno de los lobos... Bueno, eso sería otra historia.

Le indiqué con gestos al licántropo que había escuchado algo en esa dirección y que nos mantuviésemos en silencio, expectantes y atentos a cuanto pudiese suceder a nuestro alrededor, porque realmente nunca se sabía qué podía llegar a pasar...


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Sabía que mi compañera no me iba a defraudar por lo que no puedo sino esbozar una sonrisita al escuchar su respuesta irónica. La verdad es que me siento demasiado cómodo con ella. Ya sea por su forma de hablar, por su ironía o por el hecho de que es madre, pero por lo que sea siento cierta unión hacia ella, algo que en muy raras ocasiones he logrado entablar de forma tan rápida.

Apartándome a un lado para que ella se pueda agachar a inspeccionar lo que acabo de encontrar, la observo mientras su expresión adopta una forma más seria y comprueba con sus propias manos el rastro de sangre seca - Yo no me hago viejo, me vuelvo “vintage” – le respondo irónico a su comentario sobre que nos hacemos mayores obsequiándole con la misma sonrisa que aparece en sus labios, aunque dura bien poco, pues en cuanto ella da la orden vuelvo a adoptar mi actitud seria y comienzo a seguir el rastro.

Para ser sinceros he de reconocer que ahora que ya he captado el olor a sangre, me es muchísimo más fácil seguirlo, aunque es cierto que los licántropos se han esforzado por cubrirlo - "Pero un buen cazador sabe cómo localizar a su presa una vez captado su olor…" –. Las palabras de mi alfa siberiano acuden con claridad a mi mente trayendo consigo el recuerdo de cuando me enseñaba a rastrear a nuestras presas por los bosques de aquella remota tierra. Gracias a ellos aprendí todo lo que sé sobre mi nueva condición, sobre la caza, el comportamiento, las reglas y sobretodo el control de la bestia y por ello les estaré eternamente agradecido.

Olfateando de tanto en tanto el terreno, manteniendo la vista fija en el suelo, comprobando cada hoja caída, cada piedra ligeramente movida, cada ramita quebrada y cada intento por cubrir algo, resigo el camino que con tanto esfuerzo trataron de cubrir, adentrándonos cada vez más en el bosque, por lo que la certeza de que han de tener una base por ahí cerca es indudable.

Lo que más me extrañaba de la situación, no era que estuviéramos persiguiendo a un grupo de licántropos que sabían perfectamente que estaban actuando para llamar la atención de los cazadores y del Consejo. Sino la compenetración que había establecido con la rubia. Desde que le había enseñado el punto de inicio de aquel rastro no habíamos vuelto a hablar, y parecía que en todo momento uno sabía perfectamente lo que el otro quería, por lo que nuestra coordinación era del todo perfecta, cosa que no me había ocurrido con ninguno de los otros miembros de los Praetor con los que me había tocado trabajar conjuntamente.

Quizás fuera este motivo el que hizo que fuera consciente del momento justo en el que ella se detiene. No es más que unos escasos momentos, pero el suficiente tiempo como para que, al mirarla de reojo, pueda ver esa expresión en su rostro, ese dolor profundo, interno que solo aquellos que lo hemos padecido somos capaces de reconocerlo al momento. Sé que ahora mismo ese dolor imperecedero atenaza su corazón con fuerza y que se necesita de una gran fuerza de voluntad para impedir que te bloquee, que te ciegue y te haga caer en una espiral de tristeza de la que cuesta horrores salir - "En cuanto acabe esta pantomima debería tener una charla con ella, si se lo calla será peor" – me digo a mi mismo mientras continúo avanzando en cuanto ella lo hace, sin decir nada, pues ahora mismo no es el mejor momento para ello, pero con la certeza de que en cuanto esto acabe me la llevaré a tomar algo y ver si puedo ayudarla de cualquier forma - "Cuidado Einar… que empiezas a pensar como si fuerais manada… y no lo sois" –.

Tras escuchar el gruñido de mi compañera, vuelvo a centrarme completamente en lo que estoy haciendo, deteniéndome en seco al notar cómo me sujetan con rapidez del brazo. Antes de que pueda reaccionar, me veo trasladado contra el tronco de un grueso tronco, sintiendo el golpe seco que da mi espalda contra la rugosa al tiempo que el firme y esbelto cuerpo de Scarlett se aprieta contra el mío, manteniéndolos contra el tronco al tiempo que me indica que ha escuchado algo.

Pronto la tensión que sentimos se hace patente. Si no hubiera sido por ella seguramente eso que ha oído habría pasado completamente desapercibido para mi, pues estaba demasiado centrado en el rastro y en mis pensamientos como para detectar algo que no tuviera que ver con ello. Asintiendo como mi cabeza, sin decir nada, me preparo para lo que pueda surgir de entre los arbustos, permitiéndome el lujo de disfrutar del olor tan agradable que desprende el sedoso cabello de mi compañera, pero sin apartar la mirada del borde del tronco, atento a lo que quiera que salga a nuestro paso.

Lo que finalmente aparece ante nosotros hace que una parte de mi se sorprenda mientras que otra sienta un ligero alivio. Si creía que podía tratarse de uno de los licanos estaba totalmente equivocado pues se trata de un enorme jabalí, una especie invasora que había sido introducida por los mundanos para la caza deportiva, una aberración donde las halla a mi modo de ver. Sin embargo la aparición del animal nos indica que andamos en la dirección correcta pues, nada más salir de detrás de un arbusto queda claro que está gravemente herido y que no creo que le quede mucho rato de vida.

Lentamente, intentando no llamar su atención, me agacho restregando mi espalda contra el tronco para coger una piedra de buen tamaño que hay a escasos pasos del tronco. Con un ligero gesto de mi mano libre, indico a mi compañera que no haga ningún ruido, aunque es un gesto totalmente inútil puesto que sé que ella es plenamente consciente de lo que tiene que hacer y de lo peligroso que es un animal de estas características herido. Tras hacerme con la piedra, tomándome solo unos momentos para calcular bien distancia, fuerza y trayectoria, le lanzo con todas mis fuerzas la piedra, la cual no tarda en impactar con violencia en la cabeza del moribundo animal, haciendo que caiga al suelo casi instantáneamente inmóvil.

Una vez en el suelo, me acerco con cautela, comprobando que el pobre animal ya casi no respira. En cuanto estoy a su lado lanzo un gruñido de rabia, pues ahora puedo comprobar lo que esos bastardos le han hecho a la pobre bestia. Está claro que no han cazado para comer, que lo han hecho para divertirse pues las profundas heridas que tiene no son mortales, pero si aseguran la incapacidad de la presa para defenderse y sobretodo para desangrarse poco a poco - Definitivamente no son inexpertos… – le digo con un tono que no oculta el enfado que siento por lo que acabo de ver - pero ahora sabemos que no andan lejos, y este pobre nos ha marcado bien el camino a seguir – añado mientras entrecierro los ojos y miro en la dirección por la que ha venido el animal, sabiendo que es imposible que hayan ocultado el rastro y que seguramente no andarán muy lejos - ¿Emboscamos aquí o nos lanzamos a un ataque directo? – le pregunto finalmente, pues ahora mismo caben dos posibilidades o que estén detrás del jabalí, con lo cual podríamos tenderles una emboscada aquí mismo. O que hayan decidido regresar a su guarida, lo cual nos obligaría a continuar su búsqueda.  


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Bosque  → Noche despejada y fresca
Los segundos hasta que por fin pudimos ver qué me había hecho saltar todas las alarmas se sucedieron como una eternidad. Los sonidos del bosque se hicieron horriblemente claros mientras aguardaba, tensa como me encontraba, consciente de pronto de cada pájaro, de cada brizna de hierba que crujía, del suelo firme bajo mis pies, del olor de Einar, que era denso, espeso, como su mirada o su sonrisa, y se mezclaba con las diferentes esencias que nos rodeaban. Hasta el tragar, el respirar, me parecieron actos ruidosos, pero me mantuve y aguarde. Aguardé hasta que el aroma de la sangre se hizo presente con nosotros en el claro, y un jabalí herido hizo acto de aparición de la nada. Me costó no soltar un gruñido demasiado alto, pero no pude evitar dejar caer la frente sobre el pecho del licántropo durante un segundo, visiblemente aliviada.

No hizo falta que me hiciese señas para que no me moviese, prácticamente, pero asentí con la cabeza igualmente mientras él procedía, sutil, silencioso y cuidadoso, a coger una piedra con la que dejó inconsciente al pobre animal que había irrumpido en la escena. Su puntería fue increíblemente certera; tanto que me sorprendió gratamente, por lo que dejé escapar una sonrisa de lado mientras avanzaba con él hacia la criatura cuya vida se extinguía poco a poco. El espectáculo ante nosotros era horrible, fruto de la crueldad de las criaturas a las que habíamos ido a buscar. La furia en la voz de Einar se me hizo entrañable, porque no habría imaginado que pudiese mostrarse tan sensible con el que hubiesen hecho aquello sólo para divertirse; aún así no dije nada. Era un dato demasiado jugoso para desperdiciarlo ahora. Sería mucho más divertido meterme con él cuando todo hubiese terminado satisfactoriamente.

Hacer emboscadas, derribar puertas para allanar moradas... Tú sí que sabes cómo montar planes para seducir a una chica, Sørensen —bromeé, incapaz de guardarme el comentario en el pecho, con las manos en las caderas, pasando la vista del jabalí al hombre, y del hombre a nuestro entorno.

Me mantuve en silencio unos segundos, sopesando las posibilidades que se nos habían abierto. De momento el viento soplaba a nuestro favor, pero contábamos con la increíble desventaja de que conocían tanto los bosques como la casa en la que estaban habitando muchísimo mejor que nosotros, por lo que atacar aquí o allá tenía esa dificultad añadida, optásemos por lo que optásemos. Por un lado, la amplitud del terreno nos permitiría rodearles mejor, pero también les otorgaba la facilidad de escapar en cualquier dirección, separarnos y hacernos más débiles. Por otro, aunque la casa en la que debían de estar residiendo era más pequeña y resultaba más difícil pillarles por sorpresa, era un espacio cerrado más fácilmente controlable... pero para ambos grupos. Me mordí el labio inferior, pensativa, y alcé los ojos hacia el cielo, buscando la luna entre la miríada de hojas que impedían ver con claridad el firmamento. Su luz blanca me llegó al apartarse una nube, y la loba se agitó dentro, pero a mí, sin embargo, me tranquilizó. Desvié la mirada hacia Einar, que esperaba mi respuesta, y me puse de cuclillas a su lado, hablando en voz baja.

Es difícil decidirse. Tanto en un escenario como en otro tenemos desventajas considerables a tener en cuenta, pero no podemos permitir que sigan campando a sus anchas... No son animales asustados que buscan sobrevivir. Son cabrones sádicos. —Eché una ojeada al enorme cerdo que estaba ya muerto ante nosotros y suspiré—. Nuestro olor ya tiene que estar por todas partes, así que sabrán que alguien ha pasado por aquí, pero podemos ponernos a contra del viento para que crean que ya no estamos. Alejémonos unos diez metros en direcciones diferentes y luego regresemos a este punto por caminos diferentes. Entonces procedamos a escondernos y esperemos un rato. —Le golpeé en el omóplato derecho, notando la tensión en los músculos de la espalda. Yo debía de estar más o menos igual—. Entonces, si no vienen, iremos tras ellos.


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

El enfado que siento por el desprecio hacia esos dos congéneres que parece que se divierten dañando por el mero hecho de provocar dolor va avivando de forma lenta pero efectiva la rabia que siento dentro, haciendo que mi parte animal se revuelva puesto que hasta ésa parte sabe que se mata para sobrevivir no para divertirse. Seguramente cualquier persona que me conozca le puede parecer algo irónico e incluso hipócrita viniendo de mi, puesto que no puedo negar que no disfruto metiéndome en cualquier pelea, pero de ahí a dejar que tu contrincante tenga una muerte lenta y dolorosa hay un gran trecho. Es por eso que siento esta fuerte repulsión hacia los dos licántropos y si, al inicio de esta noche pensaba que lo único que iba a hacer era fastidiar a un par de los nuestros que simplemente se dejaban llevar por sus instintos, algo que entiendo y no puedo censurar, ahora tenía muy claro que no iba a parar hasta encontrarlos y hacerles tomar un poco de su propia medicina.

La agradable voz de mi compañera Praetor me saca de mis pensamientos al momento, haciendo que enarque una ceja ante el significado de sus palabras mientras noto como mis labios van esbozando una sonrisa socarrona según va hablando - Selvfølgelig!, y espera que aún falta lo mejor… después de esto no querrás tener citas con nadie más, Din vakre – le respondo en el mismo tono bromista con el que ella se ha dirigido a mí mientras clavo mis profundos ojos claros en ese hermoso rostro enmarcado por una bonita cabellera suelta que devuelve caprichosamente los reflejos de la luna.

En silencio, recobrando mi expresión seria, aquella que es más acorde con el momento en el que estamos, me permito observarla con mayor detenimiento. En cuclillas como me encuentro, puedo apreciar sus rasgos desde una perspectiva totalmente diferente a la que había visto hasta ahora, quedándome claro que es atractiva y que no entiendo como su pareja pudo dejarla sola, es algo que escapa a mi comprensión aunque quizás ello se deba al fuerte sentimiento de familia que siempre he tenido, pero de igual modo la encuentro atractiva tanto física como psicológicamente y no puedo evitar sentir cierta empatía hacia ella, pues debe ser realmente duro criar a tu cachorro por ti mismo.  

Sabiendo que debo evitar que mis pensamientos se centren en nuestros retoños sino quiero que el dolor se vuelva a instalar en mi, giro mi mirada momentáneamente al jabalí muerto, recordando la rabia que sentí al verlo y sintiendo cómo la adrenalina vuelve a inundar mis venas mientras mi lobo se hace cada vez más fuerte.

Sintiendo de nuevo la excitación de lo que está por venir, de esa caza, de esta pelea que promete ser interesante, me permito alegrar mi olfato con el agradable olor que desprende Williams mientras se acuclilla a mi lado, permaneciendo en silencio mientras aún espero a que ella vuelva a hablar. En cuanto comienza a hablar, permito que lo haga sin interrupciones atento a la decisión que tome, aunque no puedo evitar soltar un ligero gruñido de rabia como apoyo a su comentario sobre que nos enfrentamos a unos sádicos. Seguidamente, según me va explicando la táctica que propone, asiento ligeramente con la cabeza, puesto que realmente hemos dejado nuestra impresión olorosa por toda la zona y cualquiera que ande por ahí ya nos habrá detectado, así que tiene toda la lógica del mundo lo que explica.

El golpe que me regala en la espalda hace que le sonría -  Flott! – espeto firme, sin esconder la alegría por iniciar ya la auténtica caza mientras me incorporo para comenzar a caminar en una dirección opuesta a la que ella ya ha tomado, siguiendo así sus instrucciones sin mediar más palabras, algo que me gusta, puesto que me reafirma en que poseemos una conexión para trabajar juntos que no requiere de grandes explicaciones ni gasto inútil de saliva.

En cuanto me alejo la distancia acordada me detengo unos instantes al encontrar un pequeño charco cuyos bordes se encuentran cubiertos de fango. Sin pensármelo mucho, dejándome llevar por mis instintos primarios y, sin importarme mucho lo que diga mi compañera cuando me vea, me arrodillo sobre el barro para tomar un poco entre mis manos y cubrir mi cara, mi pelo antes de tumbarme y rodar sobre el barro, manchando completamente mi ropa, pero consiguiendo así ocultar mi olor personal. Una vez satisfecho con la cantidad de barro y hojarasca sobre mi ropa y cuerpo, inicio un lento retroceso hacia el punto en el que el jabalí yace muerto, tomando un camino distinto al que usé hace unos escasos momentos para alejarme de él, evitando dejar un rastro visible sobre hacia dónde he ido, agazapándome detrás de un pequeño fresno joven que parece más un arbusto que no un árbol de verdad. Desde allí, dejo que mis aguzados sentidos de la vista, el oído y el olfato empiecen a captar cualquier tipo de ruido, olor o movimiento que se acerque por la dirección en la que apareció el animal muerto, esperando que sus atacantes no hayan decidido cortarle el paso y simplemente se hayan decantado por seguir la pista del moribundo animal, puesto que en caso contrario seremos nosotros los emboscados al aparecer por nuestra espalda y, personalmente, no me gustaría comprobar el grado de sadismo de esos dos en mis propias carnes.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Bosque  → Noche despejada y fresca
La cacería.

Siendo humana el riesgo que había buscado nunca había viajado más allá de meterme en alguna pelea ocasional con algún imbécil que se hubiese atrevido a pensar que yo era una presa fácil por ser una chica bajita. Reconozco que había un placer muy grande en reventarle las sonrisas de idiotas a los imbéciles que me rodearon durante mi infancia y mi adolescencia, que desde luego no fueron pocos; de hecho, se multiplicaron en el momento en que empecé a desarrollarme. Incluso tras empezar a salir con Thomas no era algo que hubiese dejado de lado del todo, a pesar de las miradas de reproche y de cansancio que había acostumbrado a lanzarme cada vez que me veía aparecer con los nudillos despellejados y sanguinolentos. Tampoco se molestaba en juzgarme, ciertamente. Suspiraba con pereza antes de decirme con una media sonrisa que iba a buscar algo con lo que curármelos, porque entendía que, a pesar de todo, la adrenalina que despertaba en mí ese tipo de enfrentamientos era algo adictivo y que tardaría en perder.

Cuando él murió lo estaba intentando con todas mis fuerzas. Pero entonces apareció la loba y todo se multiplicó tan dolorosamente dentro de mí -la tristeza, la rabia, el odio, la necesidad de sentir dolor...- que me hundí de nuevo de lleno en todo lo que había estado queriendo evitar para que él se sintiese orgulloso de mí. ¿Qué más daba ya? La única persona que me ataba a la cordura había desaparecido, dejando tras de sí un rastro tan desgraciado e intenso que pensé que nunca podría salir de ahí.

Por suerte, el Praetor me recondujo, y llegué a un término medio. Conseguí equilibrarme, estabilizarme, aunque seguía buscando peleas con idiotas de vez en cuando y nunca rehuía un conflicto cuando me golpeaba en la cara. Ahora es muy distinto, con Emma en mi vida, pero tampoco diría que no a partir le cara a algún imbécil para que mi hija aprenda que no debe dejarse avasallar por nadie...

Sin embargo, la loba trajo algo más que dolor. Trajo consigo la caza. Siendo humana nunca habría imaginado que podría existir una actividad más placentera que la propia lucha en sí. Y aunque -más antes que ahora, la verdad; creo que me he vuelto una blanda- me repateaba tener que hacerme cargo de cachorros desvalidos, por mucho que quisiese ayudarles -contradicciones internas- la persecución, el rastreo, la estrategia... Todo aquello me ayudó a alejarme de la sangre innecesaria, del sufrimiento, de la sombra del ansia por morir, para volcarme de lleno en habilidades que no habría podido desarrollar de no haber sido transformada en lo que soy ahora.

El rastro de Einar se disipó ligeramente en la noche mientras nos apartábamos en direcciones opuestas, como propuse, para intentar alejarnos lo máximo posible y que nuestros rastros se dispersen en la noche en aras de despistarles. Aunque iba dejando mi esencia impregnada por todas partes, procuré no rozarme con más árboles o rocas donde pudiese quedarse especialmente adherida. Me moví siguiendo un patrón lógico, como si de verdad continuase rastreándolos, como si nunca hubiésemos encontrado al jabalí, y fue en ese momento cuando me planteé que quizás la idea de encontrarme a solas resultase lo suficientemente atractiva como para que viniesen detrás de mí en algún momento, y me mordí el labio inferior por no haberlo sopesado con anterioridad. Era un riesgo demasiado grande, tanto para Einar como para mí. Pero ya era tarde. Sólo me quedaba rezar que ni mi compañero ni yo fuésemos asaltados de forma imprevista antes de tiempo.

Inspiré profundamente antes de decidirme a regresar hacia el mismo punto en otra dirección, como si estuviese dando círculos por la zona sin tener muy clara la dirección a la que dirigirme. Me pregunté si Einar estaba ya escondido, si habría encontrado la forma de disimular su olor; parecía un tío con recursos, así que lo más probable era que sí. Además, eso me dejaría a mí como el cebo principal, lo que me sería más fácil que estar escondida esperando a que apareciesen. Siempre he sido de esas imbéciles que prefieren ir de frente, qué se le va a hacer...

Pronto estuve cerca del lugar donde yacía el jabalí muerto. Las moscas y los animalillos del bosque carroñeros ya estaban dando cuenta de él, pero de momento, nadie más. El olor de Einar estaba bailando en el ambiente, pero no habría podido dirigirme hacia ningún punto en concreto. Lo celebré. Aunque más bien me duró poco.

Tal y como había temido, a los pocos segundos sentí una presencia a mis espaldas. Un gruñido seco, corto, pero que lejos de parecer furioso sonaba placenteramente divertido. Como si un lobo pudiese reírse. No me giré directamente, sino que apoyé la mano en el árbol que había a mi lado, siendo consciente de que la vida podía empezar a desparramárseme por los dedos en cualquier momento. Él sabía que yo era consciente de su presencia. Y lo disfrutaba. Disfrutaba de mi inquietud. Podía sentirlo. Entonces pisé una rama a propósito para que su sonido al quebrarse rompiese el silencio y la falsa calma de la noche, y me di la vuelta con garras en vez de manos a la vez que él saltaba encima de mí, sosteniéndole el morro para evitar que me mordiese mientras patinábamos por el suelo del bosque hacia donde estaba el animal muerto.

Los verdaderos problemas acababan de empezar...


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Escasos minutos después veo aparecer a mi compañera en dirección hacia el jabalí muerto. Sin moverme para no delatar mi posición y sabiendo que mi olor está suficientemente camuflado por la capa de barro y restos vegetales la observo moverse por la zona, como si estuviera deambulando sin un rumbo fijo. Mientras mantengo mi mirada sobre ella, no puedo evitar sonreír no solo porque ella me haya demostrado que es una compañera digna, una persona con recursos, ideas y capacidad organizativa digna de respeto, sino por ver cómo interpreta a la perfección el papel de excursionista perdido en el bosque.

Realmente estaba disfrutando mucho de esta situación, puesto que me recordaba viejos tiempos, cuando salía de caza con mi manada en Siberia, o incluso cuando espiaba a los objetivos que me marcaban mis jefes, en una época mucho anterior a mi cambio, a que me convirtiera en licántropo.

Sentir esa sensación en el cuerpo, ese cosquilleo en las manos y los pies, dispuestos a actuar en milésimas de segundo ante cualquier estímulo que lo requiera, el notar el corazón latir con rapidez y fuerza, recordándote que estás vivo, es algo difícil de explicar y de igualar. Quizás sea por nuestra naturaleza animal, salvaje, o simplemente porque tenemos un lado oscuro que se potencia por la maldición, pero sea por el motivo que sea, todos los licántropos sentimos esa atracción hacia la cacería, hacia la persecución y el desenlace violento que siempre termina sucediendo. Personalmente es algo que siempre me ha gustado y que se potenció tras el cambio, puesto que antes ya era aficionado a las peleas callejeras pues me ayudaban a perfeccionar mis técnicas en el trabajo.

El sonido de un gruñido rompiendo el silencio parcial del bosque hace que mis pensamientos retornen al momento actual, fijando así mi vista a unos escasos metros por detrás de Williams, localizando así al ser que lo ha provocado, un licántropo de tamaño considerable, aunque claramente un jovenzuelo aún. Al instante siento como un gruñido de desafío se comienza a gestar en mi garganta, pero consigo que no llegue a salir de su prisión cosa que habría significado la pérdida de la ventaja de la sorpresa. Sin pestañear siquiera me mantengo en mi lugar, aguantando, observando cómo mi compañera reacciona bien, provocando aquel repentino crujido antes de girarse y encararse al lobo que acaba de lanzarse sobre ella.

Una parte de mi sintió la necesidad de saltar sobre el lobo, de ayudarla pillándolo desprevenido y destrozar su columna con rapidez, manteniéndolo controlado durante unos momentos entre los dos. Pero si algo tenía que tener en cuenta es que se trataba de dos licántropos, de dos listillos que se creían capaces de actuar impunemente en el bosque, sin que sus actos tuvieran consecuencias. Y realmente no andaban muy desencaminados por lo que a mi refiere, puesto que nunca me hubiera metido en una búsqueda de este tipo si no hubiera sido ordenada por los Praetor, puesto que creo en que somos libres de hacer lo que queramos sin rendir cuentas a nadie, pero el haber sido testigo de la crueldad que habían demostrado hacia un pobre animal, del que ni tan siquiera iban a alimentarse, me asqueaba y me daba motivos más que suficientes como para querer darles una buena lección y terminar con sus bárbaros juegos.

Así, sabiendo que su compañero, o compañera de diversión no puede andar muy lejos, me mantengo en el mismo sitio atento a lo que sucede delante de mí, comprobando cómo Williams es capaz de mantener a raya al licántropo, sujetando sus fauces con sus garras, en una jugada magistral, puesto que el lobo no se lo esperaba. - "Aguanta Scarlett, sé que puedes… aguanta un poco, solo hasta que el otro de la cara… y entonces se arrepentirán de habernos conocido" – intento decirle mentalmente a mi compañera, pues si quiero localizar al otro licántropo debo permanecer quieto, oculto hasta que salga de donde quiera que esté.

Sé que ella debe estar pasándolo mal, e incluso debe estar criticándome por no haber acudido ya en su ayuda, pero he vivido suficientes situaciones similares como para saber que hasta que no hayas localizado a todos tus enemigos es mejor no demostrar todas tus armas, así que, a pesar de que mi lobo se revuelve en mi interior con fuerza, con deseo de venganza, me obligo a quedarme quieto hasta que no aparezca el otro o hasta que mi compañera no se vea en un serio apuro, momento en el que me lanzaré sin dudarlo en su ayuda.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Bosque  → Noche despejada y fresca
«Por todos los dioses, vikingo de las narices, no se te ocurra venir en mi ayuda.»

Era lo único que pensaba mientras me debatía con el cretino que se me había lanzado encima. Einar no parecía de esos idiotas con ese supuesto espíritu caballeroso que tenían que acudir al rescate de una dama en apuros, lo que era una gran ventaja en esas circunstancia puesto que ni era una dama ni estaba en apuros. Bueno, quizás un poco. Pero no era nada que no pudiese tener controlado en esas circunstancias. El problema era que sí parecía de esos imbéciles que saltaría a defender a un compañero o compañera en cualquier circunstancia, cuando en ese momento contábamos con el factor sorpresa como la única arma que nos quedaba para poner en jaque a estos capullos. Si salía antes de tiempo el otro lobo no aparecería, o si lo hacía, terminarían encerrándonos en un círculo entre los dos y bien se sabía que terminar acorralado como ratas podía darnos cierta ventaja, pero hasta qué punto...

Conseguí alzar la rodilla lo suficiente como para golpear al licántropo donde debían estar las costillas, haciendo la fuerza necesaria para apartarlo de mí. Con un gesto ágil cayó hacia atrás a la par que yo conseguía ponerme de pie, alerta en todo momento, intentando leer su próximo movimiento en su mirada, en sus gestos, en su forma de rondarme. Habría jurado, de nuevo, que incluso sonreía. A pesar de que parecía haberle sorprendido mi transformación -si no había sido capaz de identificarme como una de su especie menudo novato imbécil que tengo delante- se le notaba excitado, encantado ante el hecho de poder desafiarme. Todo lo que era él traslucía esa ansia de sangre, ese deseo por caer de nuevo sobre mí y destriparme aquí mismo, y me pregunté con horror qué clase de demonio había creado a ese licántropo y qué clase de demonio había terminado siendo transformado. ¿Habría él mordido, incluso, al compañero ausente para arrastrarle a esa demencia que se percibía incluso a través del olor?

Eres un puto sádico —farfullé, consciente de que podía escucharme y entenderme mientras dábamos vueltas en torno al jabalí muerto—. Generalmente te llevaría al Praetor para una reeducación pero me haces planteármelo, cretino de mierda...

Se trataba de un lobo de gran envergadura, pero se notaba que era joven, y tanto cuerpo para tan poco aguante y tan poco cerebro. Impetuoso como era por su corta edad, apasionado y fogoso, no soportó mis palabras y corrió de nuevo hacia mí sin pensarlo demasiado. Le propiné un garrazo enorme en la cara que le hizo saltar hacia detrás, gimoteando por el dolor; el olor a sangre lo inundó todo, y yo la noté, espesa, en las uñas. La respiración empezó a acelerárseme, consciente de que si no me transformaba pronto daba igual mi experiencia, mi fuerza y mi ventaja, que no podría competir contra sus dientes ni contra la fuerza de su mandíbula. Pero por alguna razón, no lo hice; me mantuve alerta, de pie, con cada célula de mi ser centrada en no perder un segundo de nada de lo que el lobezno hiciese, tensa.

Fue entonces cuando el olor del otro lobo me golpeó las fosas nasales, y sus colmillos se hubiesen hincado en mi carne si el viento no hubiese cambiado de dirección justo en ese momento, trayéndome el olor a perro sudoroso que desprendía la criatura. Le esquivé a lo justo, momento que el primero de ellos aprovechó para lanzarse sobre mí, dispuesto a arrancarme la yugular de un mordisco. En ese momento sí que no esperé más. La loba salió hacia el exterior, golpeó con sus patas la tierra húmeda de la noche y se encaro a ambos, gruñendo y mostrando los colmillos todavía blancos.


avatar
Mensajes : 188

Reliquias : 1253

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Although our world is falling down, we must keep doing our job
→ Viernes, 1 de Junio → 20:30 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Respirando de forma suave y muy superficial, intentando que el simple sonido del aire al abandonar mis pulmones se mezcle con el suave murmullo de las hojas al agitarse por la casi inexistente brisa, permanezco atento a la escena que se va desarrollando a escasos metros del lugar en el que permanezco oculto.

Haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad y concentración, algo que me ha costado largos años de práctica pero que logré conseguir gracias a mi antigua manada, mantengo mi cuerpo inmóvil y sobretodo mantengo controlado el lobo que lucha por unirse a la pelea, que anhela sentir el sabor de la sangre en sus fauces, el agradable sonido de los huesos al ser astillados y la piel rasgada, la sensación de la adrenalina estallando en cada movimiento, mientras infliges y recibes dolor, un dolor que te recuerda que estás vivo y que debes luchar por seguir estándolo. Sí, las peleas me gustan, me encantan de hecho y estar quieto mientras una se desarrolla en mis narices no me hace mucha gracia. Pero si algo tengo claro, si de algo me sirvieron mis años dentro de la Bratvá rusa, es que ahora mismo nuestra mejor baza, aquello que puede decantar a nuestro favor el final de la pelea no es más que el factor sorpresa. - "Y de ti depende que siga siendo así…" – me recuerdo mentalmente mientras mis ojos quedan fijos en lo que está ocurriendo.

Seguramente había sido una estupidez en mayúsculas el hecho de no haber traído ningún arma de plata, puesto que está claro que estos dos imbéciles no van a darse por vencidos de una forma rápida, y que van a ofrecer una buena resistencia . - "Cosa que me encanta y que pienso disfrutar…" –. Sin embargo lo hace todo más interesante pues no solo nos va a tocar poner a prueba nuestra resistencia física y habilidades en el combate, sino que además me va a demostrar de qué pasta está hecha la que espero se convierta en mi compañera de manada, puesto que a fin de cuentas eso es lo que realmente importa. En la batalla, da igual si tu compañera es guapa, simpática, agradable o divertida, lo que quieres es que sepa defenderse y actuar como es debido y, por desgracia, eso solo lo descubres en el fragor de la pelea. De hecho, si algo me ha enseñado la vida es que cada persona tiene una función en su vida, puede ser tu pareja sentimental, de diversión o tu enemigo, pero ahora mismo lo que estoy a punto de comprobar es si Williams está a la altura para ser mi compañera de manada o no.

Es por este motivo, de vital importancia para mi, que no actúo, limitándome a observarla bien, a analizar sus movimientos, sus acciones y sobretodo a esperar al momento ideal para realizar mi aparición en la pelea.

Pronto me queda claro que la rubia sabe moverse, pues no le cuesta nada mantener a raya a su atacante con un grácil y certero rodillazo - "Muy bien cachorrito… ahora ya sabes que no estás ante un mundano… es hora de que demuestres de qué pasta estás hecha" – le digo mentalmente al licántropo puesto que está claro que él ya debe saber que ella no es lo que aparentaba. Como también me quedó claro que mi compañera no era una novata como él y sabía como atraerlo hacia ella, provocándole verbalmente para que la atacara y cometiese algún despiste que le ayudara a ella. Despiste que fue inmediato y que acabó con el pobre desgraciado gimoteando de dolor por un simple y certero zarpazo . - "Cachorros…" – pienso divertido sin dejar de mirarlos.

Fue en ese momento cuando apareció el segundo licántropo quien lo hizo de una forma bastante inesperada y mortífera, lanzando una dentellada hacia la mujer que la esquivó casi de milagro, consiguiendo que mi lobo aullara con fuerza y se revolviera con violencia en mi interior  - "Tranquilo… tranquilo… pronto llegará el momento… solo hay que esperar el momento justo para atacar" – lo tranquilizo mientras veo a la mujer transformarse definitivamente encarándose como una auténtica valkiria a sus dos oponentes.

Sé que tengo que esperar un poco más, que he de aprovechar la ventaja del factor sorpresa al máximo y que para hacerlo bien he de ir con mucho cuidado y esperar al momento justo. A parte de que tengo la certeza de que a Scarlett le gustará bajarle los humos a estos dos imbéciles ella solita durante unos momentos.


avatar
Mensajes : 107

Reliquias : 516

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.