29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28 # 27
8
NEFILIMS
8
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» [Trama global] Sigue las migas, lobito feroz |Laila VanMaxwell y Lizzie Peyton|
Hoy a las 6:10 am por Laila VanMaxwell

» Late at Night || Alistair
Ayer a las 8:39 pm por Ginger Nothman

» Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18
Miér Nov 14, 2018 9:45 pm por Irina Volkova

» La venganza se sirve... ¡Deliciosa! ((Irina Volkova))
Miér Nov 14, 2018 9:25 pm por Irina Volkova

» Night of reunions / Andreas
Mar Nov 13, 2018 10:23 pm por Zhenya Zhemkova

» ¿Y en este sitio por qué hay tanta gente? [Privado]
Mar Nov 13, 2018 10:01 pm por Alyssa Olivetti

» Something big [Privado]
Mar Nov 13, 2018 8:24 pm por Emily Yates

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Nov 12, 2018 5:37 pm por Andreas Lightbound

» Si pudieses elegir... ¿volverías a hacer lo mismo? [Amelia Silverbow]
Lun Nov 12, 2018 5:52 am por Amelia Silverbow

» Hora de llegada dramatica (Julyette)
Lun Nov 12, 2018 2:12 am por Amelia Silverbow

» Confirmaciones, actualizaciones de botón, link... Aquí.
Sáb Nov 10, 2018 8:57 pm por Invitado

» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Vie Nov 09, 2018 8:08 pm por Einar Sørensen

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Nov 09, 2018 6:44 pm por Einar Sørensen

» Hi! Do you need any help, kiddo? {Jordi Wilson}
Jue Nov 08, 2018 4:57 pm por Monstruos

» ... deberíamos reconstruir este lugar fuera de Lego || Simon Lewis
Mar Nov 06, 2018 11:57 am por Simon Lewis


I'm coming going to eat you alive. | Catherine

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm coming going to eat you alive. | Catherine

Mensaje— por Liam Reed el Mar Jun 12, 2018 10:24 pm

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Un ruido procedente de mi dormitorio me obligó a levantar la vista de la mecanografiada página del último libro sobre la arquitectura de Donato Bramante. Intuí que mi invitada ya se había despertado y que lo más probable es que las copas de la noche anterior le estuviesen pasando factura, así que me levanté de mi cómoda butaca y me dirigí a a la cocina. Todas las persianas y cortinas estaban cerradas, facilitándome el trayecto por la casa. Julianna las cerraba cada día cuando acababa su jornada laboral, que consistía en limpiar mi casa y decirme lo que no debía hacer. Sí, mi servicio dejaba mucho que desear.

Abrí el cajón de las medicinas y contemplé con horror todas las cajas que allí habían. Era algo obvio que yo no necesitaba pastillas y cuando las había necesitado, muchos años atrás, no existían y me había tenido que apañar con ungüentos. Todos esos productos eran de Julianna, "por si acaso" había dicho cuando los había metido allí. Ojeé todos los envoltorios, buscando la palabra ibuprofeno que si no me equivocaba, ese era el remedio para todos los dolores. Lo hallé casi enseguida, estaba a la vista.. quizás por su utilidad y la facilidad que tenía Julianna de ponerse enferma.

Leí el prospecto atentamente, concluyendo que antes de poder tomarse dicha pastilla Cath debía ingerir algo. Pues manos a la obra. Pensé mientras alzaba las mangas de la camisa azul cielo que me había puesto una hora antes. Reuní todos los ingredientes necesarios y en un pispás tuve el mejor desayuno para alguien con resaca. Algo alto en grasa y dulce. Tomé la bandeja y subí hacia la ahora habitación de la rubia. - ¿Catherine?- Pregunté golpeando suavemente la hoja de madera con mis nudillos, sosteniendo la comida con tan sólo una mano. - Te he preparado el desayuno... - Abrí la puerta, entrando como Pedro por su casa. - Traigo gofres con caramelo, zumo de naranja recién exprimido y una bonita pastilla de ibuprofeno para el dolor de cabeza.



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 1770

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Soñó con ovejas que contaban humanos para irse a dormir, con ciborgs que se adueñaban del planeta, con una invasión zombie tan horrible que la hizo moverse y dar patadas en medio de la noche y con una canción de amor y desamor que sonaba de fondo cuando los muertos vivientes estaban cerca y recordaba cosas que nunca habían sucedido. Por la mañana abrió los ojos sin saber dónde estaba, y casi tan cansada como si no hubiera dormido nada. Fue a echar mano de su lampara de noche, pero aquella no era su mesita. Y no encontró la lamparilla. Palpó en la sorprendente oscuridad que imperaba allí, y fue recordando dónde se encontraba. El dolor de cabeza era horroroso. Sentía que había sudado la mitad de su peso en agua. ¡Qué agobio!

Se puso en pie y tiró algo al suelo. Aquel sonido la delató. Pero Liam no vino hasta allí. Catherine volvió a maldecirle y se quejó mentalmente, refunfuñando y preguntándose quién demonios necesitaba tener una habitación tan oscura. Encendió la luz de la habitación caminando a tientas. Había estado más veces allí, pero nunca sola. No se había fijado antes en que aquello se parecía mucho a un zulo, aunque grande y bonito. El moreno llegó justo a tiempo para pillarla de espaldas peleándose con el mango de persiana, que estaba bajada. Ya tenía la ventana abierta pero no entraba la luz.

Catherine se giró con el ceño fruncido y ni una pizca de ese aspecto seductor y adorable que tienen las protagonistas de comedias románticas al despertar. —¿Con servicio desayuno a la cama y todo?—se dijo que aquello era una prueba de que tenía la razón, y que Liam había sido un idiota cuando salían. Él lo sabía y por eso ahora era amable, o quizás es que se había dado un golpe en la cabeza. Fuera como fuese el desayuno tenía muy buena pinta, y estaba deseando tomarse la pastilla para que aquel martillo que golpeaba su cabeza desapareciera. —Pero aquí no, tu persiana no sube.—replicó acercándose para coger el vaso de zumo. Le dio el primer sorbo mientras bajaba a la planta de abajo y lo esperaba ya sentada en una mesa del comedor. Tan insolente como siempre.


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 524

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9580-catherine-i-rosewoodhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9597-relas-catherine#83744http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9626-cath-s-crono#83956
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Observé con atención la delicada figura de Catherine. Sus ojos, portadores del azul más intenso que jamás hubiera visto, se clavaron en mí en un desafía silencioso. Eso era quizás lo que más me gustaba de ella... su valor. Esos arrebatos que cualquier ignorante calificaría como pataletas de niña malcriada, no eran más que la interacción entre las partículas positivas y negativas antes del inmenso estallido de la tormenta eléctrica. ¡Pobres ilusos aquellos que creían que la astuta y bonita Catherine Rosewood era una boba más de la clase alta! Recordé aquello que me dijo la joven White la última vez que nos habíamos visto.

Ellos me dijeron que mi hermana es como una hiedra venenosa... pero yo siempre la he visto como una dulce y bonita margarita.

Jamás le pregunté a quién se refería con ellos, a veces la rubia podía ser tremendamente enigmática. Posiblemente ellos tuvieran la razón y Winter sólo se negaba a ver lo evidente. Esbocé una sonrisa ladina, yo sí creía que podía ser una hiedra y de las peligrosas. De hecho, creía que hasta podía llegar a patear cabezas si la situación lo meritaba.

Contuve mi risa ante el vano intento de abrir la persiana porque estaba seguro que con el mal despertar que calzaba no tardaría en tirarme un jarrón a la cabeza. - No se quejará, alteza.- Respondí. Si no la conociera no habría sido capaz de apreciar el veneno que fluía en su melódica voz. Alcé las cejas, expectante. ¿Qué aquí no? pensé antes de fruncir el ceño con cierta molestia. Ella quería luz natural, cómo no. La seguí llevándome la bandeja conmigo. Se sentó en una silla del gran salón, cerca de la vidriera que emanaba rayos de luces de diferentes colores. ¿Por qué demonios no le habría puesto cortina todavía? Con cuidado coloqué la bandeja en el lado opuesto de la mesa donde se encontraba la muchacha de cabello platino, allí donde las sombras todavía no habían sido engullidas por el sol, y con fuerza la empujé para que llegara a ella sin tener que arriesgar mi integridad física. Al sólo tener el plato de gofres y la pastilla, no había peligro de que algo volcase aparatosamente.

- Perdón.- Mi voz resonó grave y solemne en el silencio absoluto de la sala. - Jamás pretendí comportarme como un imbécil. - Ella merecía una disculpa y una explicación por mi poco ético comportamiento. Sin embargo, estaba atado de pies y manos, no podía explicarle el porqué de mi actitud ausente. - Va a sonar a cliché de película romanticona, pero no te convengo. Ni antes, ni ahora, ni nunca. Estoy metido en algo muy peligroso.- Pasé mi diestra por mi cabello, fatigado.- Y no, no tengo un cartel de droga.- Me adelanté a Catherine con una sonrisa triste. - O al menos, tengo la droga pero no la vendo.- Calla Liam o lo vas a joder todo.



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 1770

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
No estaba del mejor de los humores, y aunque de manera lógica podía ver que Liam la había ayudado la noche antes y trayéndola a su casa, lo cierto es que le seguía irritando ese aire de listillo que siempre le rodeaba. La maldita persiana no se quería subir, eso pensó ella. Porque ¿quién en su sano juicio inutilizaría elementos clave de su propio hogar? Todo escapaba a su entendimiento. El dolor de cabeza no ayudaba. Lo fulminó con la mirada cuando la llamó alteza con ese tono, como si estuviera a punto de hacer una reverencia. A veces era fácil imaginarlo con un traje de época, sus modales daban la nota y Catherine no sabía hasta qué punto aquellas sensaciones iban bien encaminadas.

La rubia bajó los escalones con decisión y él tuvo el detalle de seguirla. No estaba la cosa como para que se pusiera rarito y alegase razones para no ir a la planta de abajo. Ella se sentó a la mesa y el vampiro miró desde allí cómo los rayos de luz directa tocaban a Catherine. Liam le lanzó la bandeja, en la que solo quedaban el plato con los gofres y la pastilla. De haber estado en ella el vaso se habría derramado manchándolo todo. —¿Pero qué…?—la rubia decidió no continuar la pregunta. Le parecía raro que se quedase ahí plantado en la otra punta de la mesa, pero lo dejó estar. Capturó la pastilla con decisión, como si de una criatura viva y salvaje se tratase que pudiera escapar en cualquier momento. Se la tomó junto con otro gran sorbo de zumo. Catherine se levantó para coger cubiertos y volvió a sentarse frente al plato. La jugada de marcarse un “sé dónde está cada cosa en esta casa” podría haberle salido mal de no ser porque las cosas parecían seguir donde ella las recordaba. Los gofres tenían una pinta increíble, pero lo que sabía mejor era la disculpa que el moreno le soltó sin previo aviso.

Cath tenía todavía la boca llena cuando alzó la vista para mirarle. Sus cejas, como con vida propia, subieron sus dos buenos centímetros. Intentó masticar y tragar silenciosamente, sin quitarle ojo. “Al menos sabe que es imbécil”—dijo una voz maliciosa en su cabeza. Sonaba como ella, pero la versión maliciosa de ella misma.  Escuchaba a Liam entre incrédula y expectante. ¿Que no le convenía? ¡PUES CLARO QUE SONABA A CLICHÉ! Solo le faltaba soltar “no eres tú, soy yo… que me dejaron caer de pequeño y se me nota”.

Sus cejas habían vuelto a estado de reposo, pero esta vez fue solo una la que se alzó. Liam aseguraba que estaba metido en algo muy peligroso. Parecía preocupado de verdad, pero es que Catherine estaba harta de excusas y de tonterías con él. Así que no iba a ser paciente ni comprensiva, que es lo que se suponía que le tocaba ahora. Frunció los labios en una fina línea. —¿Tienes droga pero no la vendes? ¿Pero tú te has oído? Para decirme eso es mejor que no digas nada., fuiste un gilipollas. No parabas de cambiar los días en que quedábamos. Había días en que no cogías el teléfono, ni un maldito mensaje. Y mira que son gratis con wifi. ¿No estabas listo para algo serio? ¿Había otra persona? ¡PERFECTO! Podrías habérmelo dicho. Un poco de sinceridad y cada uno por su lado.—alzar la voz era molesto para ella también, aún le dolía la cabeza y no estaba descansada como debería, pero la rabia era más fuerte.— Ha pasado mucho tiempo. No sé qué a qué viene ahora el pedir perdón y seguir con las mentiras y los acertijos. Si eres yonki puedes decirlo en voz alta, ¡hay miles en esta ciudad!—le salía fuego por los ojos. Se levantó y deambuló por la habitación. Al final, harta que que pareciera que en aquella casa faltaba luz, se acercó a una ventana y descorrió bruscamente la cortina. Era eso o darle una patada a la pared. Escuchó un quejido a su espalda.


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 524

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9580-catherine-i-rosewoodhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9597-relas-catherine#83744http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9626-cath-s-crono#83956
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Su acusación me pilló desprevenido, así que parpadeé varias veces mientras trataba de procesar la información. Yonki. Yo. ¿En serio le parecía un jodido yoki? Ladeé la cabeza, sintiendo como la indignación se apoderaba de mí momentáneamente, llevaba más de un siglo sin tener una adicción propiamente dicha ya que el arte era más una pasión que una necesidad ciega. Sin embargo, tras unos segundos de sopesar la situación me dieron ganas echarme a reír y me vi obligado a manter mi semblante estocio para evitar una posible ofensa a Catherine. - Me disculpo porque tengo remordimientos, Cath.-  Apreté los labios. - Supongo que no me gusta que creas que fui un imbécil contigo porque no me importabas.- La rubia se levantó de la silla de un salto para deambular por la habitación como un animal encerrado.

En un principio había sospechado que en el momento menos esperado me iba a cera una buena torta, no obstante, la más joven de la familia Rosewood decidió sorprenderme y en lugar de golpearme para desquitarse, optó por abrir la cortina de la ventana más cercana. - ¡Joder!- Grité cuando el sol matutino impacto contra mi mano, abrasando la piel más superficial en cuestión de dos segundos. Herido y acordándome de todo el árbol genealógico de la más joven, me aparté de la luz aprovechando la velocidad extra quela sangre vampiríca me había otorgado. - ¡Catherine! ¿¡Por qué siempre tienes que tocarlo todo!?- Le eché un vistazo a mi diestra, comprobando que había sido doloroso pero nada grave.

Por un momento mi menté divagó, imaginándome lo terrible que debía resultar ser expuesto por completo a la merced del astro rey. Sacudí la cabeza en un intento de apartar esa sensación de mi cabeza, siendo por fin consciente de qué había pasado y delante de quién. Cerré los ojos con fuerza, frunciendo el ceño. - Esto no es lo que parece... - Dije a sabiendas de que sabía que ella no me iba a creer porque no era estúpida. - o sí, depende de lo qué creas que es.- Debía dejar las frases clichés prefabricadas por hollywood. En serio.



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 1770

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Podría haber notado la indignación fluyendo dentro de Liam, porque por su puesto que no era un simple adicto a las drogas. De haberlo sido estaría más demacrado y su casa sería el mismo estropicio que su vida personal, haciéndose añicos. Hay poca gente con una adicción seria que se mantenga funcional y él no era uno de ellos. Sencillamente sus palabras habían sonado a que consumía alguna clase de droga y Catherine, crispada y con los pensamientos alborotados por el dolor de cabeza, la falta de descanso y los reproches acumulados había pensado en aquello y lo había soltado sin más. Pero si lo pensaba mejor sabría decirse a sí misma que aquello no pegaba con él.

Estaba nerviosa, estaba enfadada y se sentía incómoda. En parte las disculpas eran un alivio, algo que había querido escuchar hacía mucho tiempo. Por otro lado siempre se había dicho que no las necesitaba, ni las quería. Y todo aquello entraba en una molesta contradicción. Pero, por encima de todo, ¡no era justo ue viniera ahora a pedir perdón por algo que ya no tenía solución! Seguía con el misterio, sin darle razones claras. Catherine se levantó y deambuló hecha una furia por la sala, y le salió la rabia descorriendo bruscamente una cortina. El menor de los males que podía causar, por supuesto. Pero al momento siguiente escuchó el quejido y se giró tan rápido como para ver la piel de la mano de Liam arder. O eso le pareció. Su lógica gritaba ¡NO! pero la velocidad a la que el moreno había retirado la mano del foco de luz de normal no tenía nada.

Por la cabeza de la más joven de los Rosewood desfilaron imágenes semejantes vistas en películas y series, e inclusa la descripción del atroz dolor que alguien podía sentir en aquella circunstancia. Alguien no, un vam… Él se apresuró en negarlo. Con demasiado entusiasmo, casi podía notar su miedo, o su desconcierto. Había dejado atrás esa pose de noble y relajado caballero inglés, por encima de todas las circunstancias montado en su caballo de pura raza. Catherine frunció los ojos, como si convertir aquellas canicas azules que tenía por iris en una fina puñalada fuera a ayudarla a ver más allá. Evidentemente, no lo hizo. Sin embargo las palabras que había leído en docenas de libros a lo largo de su vida fluían en una baile hipnótico.

“-Haz lo que quieras-me decía al oído cuando me agachaba a prenderle sus botones de perlas-. Pero esta noche mata conmigo. Nunca me has dejado verte matar, Louis.”

No supo si era enfermizo que el miedo fuera solo algo borroso y lejano escondido tras un gran foco de fascinación. No supo si mentir y buscar una excusa para marcharse o preguntarle todas esas cosas que se iban agolpando en un tumulto informa y serpenteante, lleno de brillantes colores y formas.  ¡QUERÍA SABERLO TODO! Y, al mismo tiempo, quería huir o despertar para volver a un mundo en el que su ex novio era solo un estúpido desconsiderado o un infiel descuidado. Porque aquellas eran cosas que podía aprehender y sobrellevar. Lo otro estaba por ver. —Sabes que lo he visto.—sabes que no soy tonta, le decía en realidad.— Espero que no tengas que matarme.—la sinceridad se abrió paso dolorosamente entre los poros de la piel. El corazón le latía aún con más fuerza. El dolor de cabeza parecía, ahora sí, decidido a no marcharse.


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 524

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9580-catherine-i-rosewoodhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9597-relas-catherine#83744http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9626-cath-s-crono#83956
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
-¿Matarte?- Alcé una ceja, aunque estaba seguro que toda mi cara era un verdadero poema. - ¿Para qué iba a matarte cuando puedo borrarte la memoria?- Bromeé, esbozando una sonrisa ladina. Podría haber intentado convencerla de que sufría fotodermatosis idiopática severa, que aquello que había visto no era más que el resultado de un enfermedad congénita heredada de mi progenitor... pero siendo sincero ¿quién se iba a creer semejantes patrañas? Catherine era demasiado astuta cómo para tragarse semejantes mentiras. Prácticamente mi piel había ardido, dejando tras de sí la rojez típica de la carne viva. Nadie en su sano juicio diría que eso es algo normal.

-¿Podrías...? ¿Cerrar la cortina, por favor? - Pedí tragándome el orgullo, pues yo no podía hacerlo. Detestaba a más no poder no tener el control de la situación y aunque siempre tenía la opción de borrarle los recuerdos, no me apetecía hacerlo. Estaba cansado de mentir, de esconderme. - Venga, dispara.- La animé mientras observaba atentamente mi mano, la abrí y la cerré comporbando que no había ninguna complicación y que la piel casi había regenerado por completo. Ese aspecto habría sido el más difícil de explicar.

En realidad sólo tenía que atar cabos. La noche anterior se me había ocurrido la brillante idea de saltar desde un tercer piso y estábamos de una pieza... si quitamos la épica borrachera que nublaba los sentidos de la menor Rosewood, claro está. Caminé pausadamente hasta la silla situada al otro extremo de la que había estado sentada la rubia, tomando asiento con aire resuelto. Un olor conocido inundó mis fosas nasales y en ese momento supe que habían llegado los refuerzos de lady Cath. El estruendo provocado por la brusca forma que tenía de cerrar la puerta resonó por toda la casa. Sus tacones no tardaron en hacer acto de presencia, acompasados hasta llegar a la cocina. Allí pararon en seco, seguramente se había percatado que estaba en el comedor principal, y entonces corretearon hasta la hoja de caoba entreabierta.

- ¡Señorito Liam! ¿Ha desayunado ya? ¿Le sirvo un vaso se sang...?- Calló en cuanto la esbelta silueta de la joven de ojos color cielo entró en su campo de visión. Su expresión cambió a una de asombro y luego a una de felicidad. ¿A qué encima le tenía más cariño a ella que a su propio tatataratíoabuelo? - ¡Señorita Catherine! ¡Qué alegría verla! Menos mal que ha vuelto, el señorito Liam se estaba pasando de puto. Yo sabía que no la había superado pero él es demasiado orgulloso como para admitir...- Me levanté de un salto haciéndola salir y cerrando la puerta tras ella. - ¡Ay, señorito Liam! ¡Qué formas son esas!



BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 1770

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Se puso una mano a un lado de la cabeza, presionando la zona. Aquello no haría que el dolor desapareciera, no es como si se hubiera dado un simple golpe. Pero había demasiado que asimilar. Liam repitió una palabra que ella había pronunciado, pero el significado cambió en sus labios. Parecía como si la idea de matarla le resultase hasta graciosa. Sugirió que no necesita hacerlo, porque podía borrarle le memoria. Catherine alzó las cejas. No se le había ocurrido esa opción pese a todos los libros sobre vampiros que había leído a lo largo de su vida. La mayoría de los cuales decían que era una habilidad típica en ellos. Aquella idea no le gustaba para nada, porque lo que se olvida es como si no hubiera pasado. Ahora él le decía que pretendía ahorrarle el conocimiento de que había algo más allá de lo que jamás había conocido. No quería morir ni olvidar. Empezó a recordar muchas de las peleas con Liam, los motivos que siempre se resumían en él pasando de todo u olvidando citas. ¿Ser un vampiro explicaba aquellos momentos en que Catherine había querido mandarlo a la mierda y lo había comparado con otros pretendientes preguntándose por qué no estaba con alguien que quisiera prestarle toda su atención? Los ojos de la rubia se clavaron en la piel del vampiro. Se fijó en la manera increíblemente rápida que tenía su piel de sanar justo al dejar de estar bajo la luz solar. —Espero que no me hayas hecho olvidar nada antes.—dijo muy seria, aunque si era así tampoco tenía cómo probarlo o defenderse.

Se levantó sin esperar un segundo más más cuando él le pidió que cerrase la cortina. Liam la animó a interrogarle sobre lo que quisiera, y las preguntas se agolparon como barcos desesperados en una tormenta marina en la punta de su lengua. Incluso le pareció que le picaba. Recordó de nuevo lo que le había parecido notar la noche antes, algo que había colocado en el cajón de las cosas que uno ve y oye mal porque está demasiado bebido como para procesar correctamente la realidad. Ahora, sin embargo, todo tenía un matiz nuevo. —Quiero saberlo todo.—dijo con la tela de la cortina aún en su mano. No sabia qué pensar, y la fascinación estaba tan alta en aquel amigo invisible de las emociones como la incredulidad y el recelo. Iba a preguntar algo más cuando escuchó el sonido de un taconeo que se acercaba hasta ellos. Lo primero que pensó fue en alguna elegante mujer de largas piernas, una vampiresa sin alma con los labios rojos. Quizás Liam tenía su propia amiguita inmortal.

Pero aquella imagen desapreció de un plumazo cuando Julianna, la mujer que limpiaba en casa del moreno, apareció en escena. Era la mujer de siempre, tan corriente y tan agradable a su manera. La pequeña de los Rosewood se quedó congelada en el mismo sitio. ¿Aquella adorable mujer había ofrecido un vaso se sangre a Liam? Así que ella estaba enterada de todo. La mujer dejó a medias la palabra clave de aquel ofrecimiento en cuanto la vio a ella.  “¿En serio? ¿Se lo contaste a ella y a mí no?”—fue todo lo que pudo pensar mientras notaba que sus ojos se entrecerraban en otra mirada fulminante al que había sido su novio. Pero la señora MacLauren sonreía con tanta dulzura que para Catherine fue imposible ponerse seria con ella delante. Los ojos se le abrieron como platos cuando escuchó a Julianna decir que Liam se estaba “pasando de puto”. Y añadió que sabía que aún la quería a ella, que era demasiado orgulloso como para admitirlo. Julianna era única dejando en bragas al hombre que le pagaba el sueldo, por decirlo de alguna forma. Liam la echó de allí como a una mosca molesta que se aleja  atusando el aire. Luego cerró con fuerza la puerta. Catherine tenía aún más que asimilar. ¿Sería cierto eso de que no la había olvidado? ¿Con cuánta gente se Había estado liando para que aquella buena mujer lo llamase puto? —Yo también me alegro de verla.—dijo pegándose a la puerta y lo bastante alto como para que esta la escuchase al otro lado de la hoja de madera. Se giró exultaste hacia Liam. —Así que vampiro y puto.—lo picó. Casi se le Había olvidado que la cabeza le iba a estallar de dolor. — ¿Vas a responder con sinceridad a todo?—como aquello no era como tener un genio de la lámpara que solo responde tres preguntas podía gastar la primera en evaluar su nivel de sinceridad. Catherine caminó hasta la mesa y volvió a sentarse al otro extremo. —¿Matas para alimentarte?


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 524

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9580-catherine-i-rosewoodhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9597-relas-catherine#83744http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9626-cath-s-crono#83956
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm coming going to eat you alive. | Catherine

Mensaje— por Liam Reed el Miér Sep 19, 2018 2:17 pm

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Por si la intromisión de mal gusto de Julianna no hubiera sido suficiente, tuve que presenciar como Catherine seguía con el numerito de fatalidad pegándose a la puerta para responderle. Debía ser masoca, eso estaba claro, porque siempre acababa rodeado de mujeres de  carácter fuerte y personalidad arrolladora. La culpa era mía, de nadie más. Enarqué una ceja, conteniendo la risa nerviosa que de un momento a otro saldría. La situación se estaba desmadrando y francamente, no tenía ni santa idea de como enderezarla. Abrí la boca para rebatir aquello de lo que había sido culpado por mi propia asistenta que para más inri era mi tataratarasobrina. Debería mostrar más respeto hacia el que le da trabajo. - ¿Es que acaso hay un vampiro que no sea... puto?- Pregunté volviendo a tomar asiento, haciendo gala de toda mi arrogancia. - Si eso es lo que quieres, seré sincero.- Esto no iba a acabar bien, porque el hecho de que un mundano se metiera en el mundo de las sombras nunca lo hacía. Yo era la prueba.

La primera pregunta era de esperar, creo que es lo que siempre se pregunta. - No, no lo hago.- Clavé mi mirada en la suya. Aún estando el salón sumido en la penumbra sus orbes del color del agua marina brillaban cuales piedras preciosas. No recordaba haber visto unos ojos tan bonitos en mi larga existencia, ni siquiera su abuela Diana (con quien tanto compartía parecido) había poseído semejantes joyas en el rostro. - He vivido lo suficiente como para saber extraer sangre sin matar a la víctima.- Aparté mi vista de ella, empezaba a sentirme abrumado. - Ellas nunca se quejaron.- Añadí con aire ausente. No me avergonzaba de ello ya que al fin y al cabo yo era un hombre de negocios, y podía corroborar que en cada extracción ambas partes habían sido saciadas. Yo había obtenido sangre y ellas el delirio que otorgaba el veneno de vampiro... bueno, y además de otras cosas.

De repente recordé que con todo el lío de la llegada de Julianna, no había respondido una de las preguntas más importantes que la joven Rosewood podía hacerme y definiría la confianza establecida entre los dos. - A propósito... Jamás te he hecho olvidar.- Me encogí de hombros. - Y tampoco lo habría hecho aunque me hubieras descubierto. - De hecho, eso nos hubiera facilitado las cosas ya que no me habría visto obligado a mentirle y habría recaído en ella seguir o no conmigo. - Supongo que te preguntarás cuantos años tengo. - Esa era la otra pregunta que más solían hacerme, parecía que las humanas sentían cierta atracción por los hombres de época. No les habrían gustado tanto si hubieran vivido en aquella época, reprimidas y limitadas a una condición que era considerada inferior. - Obviamente tengo mucha más edad de la que te dije. - Le dediqué una sonrisa ladina. - Nací el 12 de enero de mil ochocientos ochenta y dos. Es decir, que tengo ciento treinta y seis años. - Me incorporé de un solo movimiento, rodeando la estancia en ademanes pausados. - ¿Recuerdas eso que me solías decir? Sí eso de que me comportaba como un caballero del siglo diecinueve... Pues bien, no es que lo pareciese. Es que lo soy.





BUT FAKE HAPPINESS IS STILL THE WORST SADNESS.:


Gracias Señorita TinkerBell.
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 1770

Temas : 3/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8340-una-historia-para-no-dormir-liam-reed?highlight=liamhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8492-lazos-de-sangre-liam-rls#73448http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8493-el-tiempo-es-oro-liam-crono#73451
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

I'm coming going to eat you alive.
→ Domingo → 11:30 → Residencia Reed  → Frío
Cuando una pareja rompe hay que despedirse también de las personas importantes en la vida de la otra parte. Los novios y novias suelen partirse los amigos y si hay alguna mascota esta se queda con uno, así que el otro debe llorar las penas sin el animalillo amado. En el caso de Catherine y Liam no había mascotas ni amigos compartidos, así que perder a Julianna era una de las pocas cosas que Catherine había tenido que lamentar. La mujer era tan chillona como graciosa y cariñosa. La había echado de menos.  La rubia suspiró pesadamente, como quien tiene que soportar una dura carga, cuando vio que Liam se volvía a sentar a la mesa. Ese gesto lleno de orgullo la ponía de los nervios. Y, hablando de eso, pensar que era un vampiro aceleraba su ritmo cardíaco, lo que la hacía pensar en si él podría notarlo, si querría matarla o algo por el estilo. Pero luego lo miraba otra vez y, con mentiras o sin ellas, se decía que le conocía. Habían estado saliendo, y no tres días ni dos semanas. ¿Pero si había podido ocultar algo tan grande como aquello de qué no sería capaz? Cath enarcó una ceja cuando él preguntó si acaso existía algún vampiro que no fuera “puto”. Al menos en los libros, alguno se salvaba entre una multitud sedienta de sangre y sexo.

La primera pregunta era quizás la que más le importaba. No por su propia seguridad, pues confiaba en que no le haría daño, sino porque no quería tener nada que ver con un asesino.  Él dijo que no necesitaba matar para alimentarse. Catherine caminó hasta la silla que había ocupado antes y se sentó frente a él al otro lado de la mesa. Aquello parecía una reunión de negociaciones pendientes, y de alguna forma así era. Sin embargo había todo un aire oscuro en lo que Liam describía, llamando víctimas a sus presas. Cuando dijo que ellas nunca se quejaban Catherine frunció las cejas durante un microsegundo ¿es que a cambio de la sangre siempre ofrecía sexo? De alguna forma puede que Julianna tuviera razón y Liam Reed fuera un puto de tomo y lomo. —Ya veo, las dejas satisfechas. ¿Como si fuera un intercambio?

Catherine cogió de nuevo el vaso con su desayuno, ese que no se había terminado. Solo quería tener algo en las manos, algo con lo que distraerse. Bajó la vista para fijarse en el reflejo del plato sobre el cristal, pero alzó a vista para fijarse en él de nuevo. Le aseguraba que jamás le había hecho olvidar nada. Aquella pregunta que había quedado en el aire y que tan importante era.  —Es bueno saberlo.—por no decir que le habría tirado aquel vaso a la cara si la hubiera estado manipulando. Asintió un par de veces ¡claro que quería saber cuántos tenía! Era como si estuviera viviendo de alguna forma una de esas escenas de novela romántica y de vampiros que tanto le gustaban, solo que la información sobre que él lo era llegaba tarde. Ya no eran pareja. Catherine se fijó en sus carnosos labios, esos que tanto le habían gustado siempre, y se preguntó por qué no había notado nunca sus colmillos ¿tan bien lo controlaba? Aquello la hizo pensar en todo el tiempo que podría haber tenido para practicar. —Así que eres… un verdadero caballero.—sonrió de medio lado. Costaba creérselo. Se le ocurrió que si no fuera tan atractivo cualquiera pensaría que era un viejo verde.— ¿Así que de no ser porque pareces joven… podría llamarte viejo verde?—divagó, nerviosa y extrañada.— ¿Puedes comer, beber algo que no sea sangre, dormir? Porque lo parecía. ¿Los vampiros son pálidos? Porque tú no lo eres. ¿Puedes volar, transformarte en otras cosas, como una rata o un murciélago?  ¿Tus heridas sanan? Y si es así hasta qué punto.—lo soltó todo seguido, como si siempre hubiera querido hacer aquellas preguntas a una criatura de la noche. Y había muchas más rondando su mente. Dio un largo trago al zumo. Sentía la boca seca, el corazón en un puño y como si un grupo de elefantes ejecutasen un baile ritual dentro de su cabeza.


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 524

Temas : 3/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9580-catherine-i-rosewoodhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9597-relas-catherine#83744http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9626-cath-s-crono#83956
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.