29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Si pudieses elegir... ¿volverías a hacer lo mismo? [Amelia Silverbow]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SI PUDIESES ELEGIR... ¿VOLVERÍAS A HACER LO MISMO?
→ Jueves → 18:09 → Biblioteca del Instituto  → Cálido
La biblioteca siempre había sido un refugio para Uriah, desde que tenía uso de razón.

No sólo porque ahí podía esconderse del sacerdote que le había maltratado durante tantísimos años, sino porque siempre había encontrado un lugar seguro entre las páginas de los libros que se guardaban entre sus paredes. De alguna forma habían sido la vía de escape para una infancia llena de sufrimiento, tanto físico como mental, y le permitían olvidar durante algunas horas que era un niño huérfano al que nadie quería y que sólo servía como saco de boxeo para un hombre frustrado por haber tenido que dedicar su vida a un dios en el que ni siquiera creía, en el fondo.

Desde la muerte de su tío no la había pisado, a pesar de que la paz le había inundado siempre que atravesaba sus puertas, por un motivo que aún no alcanzaba a comprender. Quizás no quería intoxicar el único lugar de recuerdos puros que tenía con su malestar emocional, mucho más pronunciado y acuciante que cuando había sido un niño pequeño, y reservarlo sólo para cuando consiguiese salir de ese boquete en el que se había introducido al quedarse solo. O quizás algo en su interior sólo estaba esperando  a que algo le empujase de nuevo a entrar en contacto con esa parte de su pasado que le había transformado en un robot sin emociones que se había desintegrado tras el fallecimiento de Mario.

Ahora estaba sentado en el suelo, sumido en la lectura de Moby Dick sin estarlo realmente, mientras su cabeza repasaba los acontecimientos que le habían hecho volver a querer refugiarse donde estaba en esos momentos. La noche anterior se había topado, de patrulla, con un joven vampiro que parecía huir de un demonio; Uriah le había asestado un golpe mortal al engendro de Edom sin haberse centrado en el hijo de la noche en absoluto, hasta que una voz lejanamente familiar, como el ulular del viento o el olor de los árboles, le trajo a recuerdos muy recónditos de su memoria.

¿Uriah? Eres... ¿eres tú?

Nunca había esperado encontrarse con uno de sus compañeros del orfanato en la vida, una vez que hubo atravesado sus puertas de mano de su tío hacia una existencia completamente diferente a la que había llevado con anterioridad. Nunca. Y verse cara a cara con Gino fue todo un shock para él; tan tremendo que tardó varios segundos en reaccionar. Ni siquiera se había planteado si podría reconocer a alguno de los niños, ahora que habían crecido tantísimo, pero Gino debía de haber sido transformado increíblemente joven, quizás con diecisiete o dieciocho años, y su rostro se dividía entre el crío que había vivido con él y el hombre en el que nunca se transformaría.

Gino...

¿Eres tú, verdad? ¿Eres tú? ¡¡Eres tú!! —No habían sido amigos, pero les había unido algo mucho más fuerte, como era el dolor. El joven se lanzó a abrazarle, apretando su helado cuerpo contra él con la fuerza propia de su gente—. No pensé... Nunca... Estás... —De pronto algo pareció hacer clic en la cabeza del muchacho, que se separó de él corriendo, pero sin abrir mucha distancia entre ambos—. Eres un nefilim.

Lo soy.

Gino había parpadeado, confuso, antes de volver a abrazarle, y Uriah se había visto rodeando el cuerpo del chico que nunca crecería casi con cariño, con anhelo, con nostalgia. Le había echado de menos, como a todos los niños del orfanato, y ni siquiera había sido capaz de recordar ese sentimiento hasta que le había visto de nuevo. Tras eso habían estado juntos hasta el alba, paseando por la ciudad mientras él seguía con su guardia hasta la salida del sol, momento en que le había acompañado a un bloque de apartamentos tremendamente lujosos. Uriah no podía contarle demasiado de su vida, salvo la muerte de su tío, pero Gino le puso al día de todo lo que había sucedido: cómo el sacerdote había muerto horriblemente, cómo había perdido la pista de todo el mundo... y cómo había terminado en la calle siendo prostituto hasta que un vampiro rico le había recogido para tenerle junto a él.

Me transformó hace años y desde entonces le acompaño a todas partes. Hoy había salido yo solo porque él tenía asuntos que atender y... bueno, me has salvado la vida. —Su sonrisa había brillado más que el sol. Antaño se habría horrorizado por saber que su antiguo conocido era homosexual, pero el Uriah de ahora sólo se quedó mirando el horizonte con sus ojos oscuros antes de preguntar lo único que nunca habría hecho antes.

¿Eres feliz ahora?

Sí, mucho. Nos queremos. Tenemos de todo y estamos bien. Aunque con todo esto de la guerra... Sin embargo todo se solucionará, lo sé. —Su rostro parecía brillante, a pesar de lo blanquecino que era. Siempre había sido un chico optimista, a pesar de todo lo que le había sucedido, y ahora tenía todo lo que siempre había soñado. Uriah le envidió con toda su alma—. ¿Y tú? ¿Eres feliz siendo nefilim? — Sobre todo cuando le devolvió la pregunta y se dio cuenta de que no sabía qué responder.

Yo... No lo sé.

Y aún seguía dándole vueltas al asunto, mientras intentaba leer sin demasiado éxito. Aún así, no cejaba ni se marchaba de allí. El silencio que le rodeaba se le hacía familiar, benigno, y le tranquilizaba, amansaba sus inquietudes y sus dudas. Sí, realmente había necesitado dejar pasar un tiempo desde la muerte de su tío, y había necesitado recobrar parte de su antiguo yo para necesitar esconderse allí para pensar. Todavía, a pesar de todo, tenía mucho en lo que pensar.



Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
avatar
Mensajes : 119

Reliquias : 558

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.