06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

La venganza se sirve... ¡Deliciosa! ((Irina Volkova))

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado


Los fines de semana en Nueva York eran lo mas divertido que podía existir en este mundo: La música, las chicas, el alcohol... Ingredientes perfectos para elaborar un cocktail delicioso. Cada sábado la zona de fiesta de la ciudad estaba repleta de jóvenes inseguros que hacían todo tipo de locuras y en estado de embriaguez eran capaces de venderte su alma por cualquier estupidez. Para mi sus motivos eran lo de menos, pues mis objetivos se verían cumplidos de todos modos, aunque siempre prefería que las venganzas fuesen algo mas interesantes. Hoy para mi era una noche especial ya que por fin llevaría a cabo una tarea de las que me gustaban. Mi ''cliente'' era una chica que había sufrido varias humillaciones y engaños por parte de su pareja y por fin después de varios días dudando sobre si debía o no acceder a entregarme su alma, esta accedió llena de rabia, frustración y... unas cuantas copas de más. Aquella rata de quien debía encargarme solía salir de fiesta por esta zona y de vez en cuando se reunía con algunos amigos con quienes solían hacer apuestas estúpidas y luego buscaban alguna mujer de quien aprovecharse. Me encantaba este tipo de trabajos, pero siempre tenía que tener cuidado de como llevarlos a cabo ya que los nefilim rondaban siempre acechando por si alguien como yo decidía montar el espectáculo de la noche. El arte del disimulo y del miedo era un juego que hacía que perseguir a mi víctima fuera lo que llevase a esta a acabar llevándome a un lugar idóneo para acabar con su vida. A veces incluso acosaba a esta durante días y descubría todo sobre su persona para acabar poseyendo su cuerpo y llevarlo hasta el mas lamentable estado posible antes de cometer un ''suicidio''
Para la ocasión de hoy me había vestido con un uniforme de instituto con el que trataría de llamar la atención de aquel desgraciado, mientras esperaba apoyada en una pared mirando hacia la puerta del bar en donde sabía que él se encontraba. Seguramente mi atuendo atraería las miradas de mas de uno, pero eso a mi no me importaba, pues de hecho siempre me gustaba ser el centro de atención o ser admirada.
Esperé durante un rato hasta que por fin vi salir a aquel tipo riéndose junto a otro hombre y una mujer que parecía ser su pareja. Era como si esos otros no encajasen con mi víctima en absoluto, lo cual me dejó un poco descolocada, sin embargo, esto no me iba a detener.

- Konbanwa, onii chan!- Saludé levantándome y mirando a aquel tipo con un rostro inocente.

Mi aparición causó el interés que yo pretendía y este se acercó a mi relamiéndose y mostrando signos de embriaguez obvios, sin embargo, sus acompañantes me miraron de mala manera, lo que me hizo observarles mas atentamente para darme cuenta de que el señor aquí presente... era también el objetivo de otros subterráneos.

-Oh no, vamos... ¿Enserio?-
Exclamé soltando un suspiro justo antes de desplegar mis 9 colas como si fuese un pavo real ante los que resultaron ser 2 vampiros.

Los chupasangre mostraron sus afilados colmillos y bufaron como gatos antes de tomar del brazo al mundano y escapar con él a una grandísima velocidad dando un salto tras otro. Ahora me tocaría perseguirlos durante toda la noche seguramente, aunque también podría
dejar que esas sanguijuelas hiciesen su trabajo y le dejaran seco... lo cual no haría otra cosa que fastidiarme el fin de semana. Me quedé en aquel lugar de pié pensando un buen rato delante del bar mientras poco a poco mas hombres borrachos se acercaban atraídos por la curiosidad a mi alrededor.

uniforme:


watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO

- Vaya vaya... -desde lo alto de los tejados observó como la gente de abajo se movía casi en manada, al menos un grupito yendo en la misma dirección.

Esa noche Irina buscaba a Einar pero después de lo sucedido sabía que sería difícil dar con él y que una vez se encontraran este reclamaría su venganza. No obstante aquella noche ella salió mal parada, puesto que le tendieron una pequeña trampa de la que por suerte consiguió salir. olisqueó el aire en busca de su olor, pero no le llegó nada por lo que caminó despacio por el tejado acercándose a la esquina y miró hacia abajo para ver que ocurría.

Sabía que su ropa y que siempre fuera descalza era algo que llamaba bastante la atención pero aquella chica iba a conseguir que todos se le echaran encima, empezando por esos vampiros que ya estaban en ello. - Uauh. -exclamó al ver como varias colas salían de su cuerpo y sus ojos brillaron de emoción al estar delante de un buen espectáculo. De normal tenía que buscarse ella misma la diversión pero aquella noche parecía que iba a poder disfrutar un poco. Sentía mucha curiosidad y aunque acabaría interviniendo quería ver como se las gastaba la "zorrita" mote que le había puesto mentalmente por lo de las colas.

Agudizó un poco más su visión para ver si reconocía a alguien de los que había abajo, pero para su desgracia la diversión no le apremió ese día. Se movió como una gata nerviosa pero con cuidado de no llamar la atención ni hacer nada que indicara que estaba ahí arriba, ella decidiría cuando quería ser vista. Aunque también sabía que bastaba con agudizar el olfato para percibirla.

Vio como cogían al mundano y se cruzó de brazos esperando que la chica atacara. - Vamos, enséñales de lo que eres capaz. -aquellos vampiros realmente estaban enfadados y con ganas de saltarle encima. Hasta Irina sabía que había que irse con cuidado y más tratándose de un demonio.






Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Estaba claro que ese par de Vampiros eran algo así como... ''nuevos'' en el negocio, pues si ves que un demonio requiere tu presa, es bien sabido que lo mejor que puedes hacer es buscarte otra, ya que salir corriendo no te va a servir de mucho. Existen dos tipos de vampiros novatos. Primero están aquellos que sienten miedo de haber muerto y ahora ser un subterráneo que necesita sangre para sobrevivir. Estos suelen ir acompañados de quien los ha transformado y raramente se los ve actuando de esta manera. En segundo lugar están los que se ven con un poder nuevo y de pronto piensan que son dioses... A estos tipos les encanta jugar con la comida y fardar ante los demás. Normalmente suelen tener amos ineptos o que simplemente pasan de ellos por su comportamiento insensato esperando que alguien como yo les de caza algún día.
Por fin me decidí a actuar ignorando las palabras hacia mi persona que durante este tiempo habían estado llegando a mis oídos sin lograr e objetivo por el que fueron pronunciadas.

-Lo siento señores pero la fiesta acabó, vuelvan al bar y si tienen paciencia puede que algún día os toque a vosotros disfrutarme- Dije con una sonrisa y moviendo mi mano a modo de despedida.

Golpeé pues con fuerza el suelo con mis colas para alzarme del suelo impulsándome hacia delante y ante la mirada atónita de todos los borrachos y drogatas, desaparecí del lugar antes de que sus mentes pudiesen siquiera pensar en cómo había hecho ese salto.
Al momento aparecí justo frente a los dos murciélagos quienes se detuvieron bruscamente al darse cuenta de que les había alcanzado sin ningún problema.

-Podéis correr todo lo que queráis, pero mientras sepa donde estáis no vais a deshaceros de mi.- Dije negando con mi dedo índice.

Miré al mundano quien parecía estar inconsciente y suspiré llevándome las manos a la cadera.

-Os voy a proponer algo: yo dejo que os alimentéis de él y cuando hayáis acabado... os mato yo a vosotros. ¿Qué os parece?- Dije con una sonrisa traviesa en mis labios.
-¡Que te jodan engendro!- Respondió la mujer enseñando sus colmillos.

Me encogí de hombros ante su respuesta y de nuevo alcé mi dedo índice hasta quedar señalando a la vampiresa.

-¡Bum!- Exclamé haciendo que de la punta de mi dedo saliese un disparo de energía que impactó de lleno en el rostro de la pobre desgraciada quien caería hacia atrás dolorida.

Intenté aguantarme la risa, pero no pude retenerla y solté una sonora carcajada que asustó al hombre y volvió a huir dejando atrás a su novia. La mujer volvió a levantarse y maldijo con mil y un insultos a su compañero quien resultó ser un cobarde, lejos de aquel ''dios chupa sangre'' que él mismo pensaría que era antes de esta noche.
Observé como aquel tipo había saltado hacia las azoteas de los edificios así que no debía perder mucho mas tiempo con la novia despechada.
Mi risa cambio a un estado de seriedad antes de desaparecer de nuevo de aquel lugar. La vampiresa con su rostro desfigurado tratando de regenerarse resopló aliviada al verse libre, pero no le duró mucho la alegría, ya que mi desaparición fue nada mas y nada menos que para ir en busca de mi espada y aparecer justo frente a ella.

-En teoría no eres objeto de venganza de ninguno de mis clientes, pero... tu quisiste jugar- Dije alzando mi espada para acabar cortando la cabeza en tres cortes: uno horizontal por la mitad, otro vertical y un último corte horizontal rebanando la parte del cuello para terminar el trabajo.

Me habría divertido mas con ella de no ser porque tenía que ir a por el otro, pero igualmente me quedé con el modo en que cayó de espaldas por mi disparo de energía... fue muy gracioso.
De nuevo pues desaparecí para aparecer encima de uno de los edificios y ver mi objetivo alejándose, sin embargo, esta vez en lugar de aparecer frente a él, otra cosa llamó mi atención.

-Pensaba que solo eran tres quirópteros- Dije dándome la vuelta para observar en la azotea de enfrente la figura de otra vampiresa.

Su cabello se movía con el viento y era de un color rojizo que emulaba la sangre a la luz de la luna menguante y los focos de la ciudad. No pude evitar fijarme en que iba descalza, lo cual le daba si cabe un toque mas salvaje que el de mis enemigos. No parecía ser en absoluto un neófito y pensé que podría tratarse de aquella quien les había convertido en estas criaturas.
Esta vez no tenía intención de sorprender a esta nueva vampiresa así que en lugar de transportarme, desplegué mis enormes alas negras para acercarme volando a su posición y quedar de pie frente a ella volviendo a esconder mis articulaciones emplumadas.
Mi primera acción fue la de quedarme mirando su rostro con fascinación, pues estaba frente a un ser de una belleza extraordinaria. En mi vida había visto muchísimas vampiresas y sabía que su condición las hacía ser irresistibles, sin embargo... esta salvaje pelirroja descalza se salía de los gráficos mentales que poseía.

-Realmente hay veces en los que en este mundo puede hacer mas calor que en el infierno-
Pensé mientras me abanicaba con una mano.
-No tienes pinta de ir con esos dos vampiros mediocres, o me equivoco... Depende de lo que me respondas podríamos divertirnos.- Le dije dando un paso hacia delante y acariciando una de sus manos con una de mis colas.


watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO

¿Intervenir? ¿Porque iba a hacerlo? Aunque los dos pobres imbéciles de abajo compartieran su condición, al fin y al cabo algo habrían hecho para terminar así. Además era un espectáculo digno de tener espectadores y esa noche Irina se ofrecía a ser quién observara y disfrutara de aquello.

Le sorprendió todo el conjunto del ser que estaba abajo. Las colas, los poderes, ese aspecto de niña que no ha roto un plato en su vida y el sarcasmo que utilizaba de vez en cuando. Cosa que le hizo sonreír ladina en un par de ocasiones. Mientras tanto desde arriba paseaba por encima de la azotea sintiendo el viento mecer su melena despacio. Se agachó para quedar de cuclillas y miró hacia abajo viendo como el primer vampiro ya salía corriendo abandonando a la que parecía su compinche. - Vamos... ¿Eso es lo único que podías aguantar? - soltó un bufido decepcionada.

A lo lejos vio como aquella niña asiática, porque no sabía su nombre ni absolutamente nada de ella, desplegaba unas enormes alas y volaba en su dirección. Irina no se movió, solo la observó llegar y cuando estuvo enfrente suya se puso de nuevo erguida. Se acercó un poco más, pero con cuidado y observó como guardaba las alas para luego fijarse en sus colas. Una de ellas rozó su mano y su primer instinto fue retirarla. No la conocía de nada y al fin y al cabo estaba matando vampiros, ¿quién le decía que no había cambiado su objetivo hacia ella?

Frunció el ceño al oírla hablar y observó su gesto ante su presencia. Seguía estando incómoda ante la chica y entonces cuando habló entendió lo que quería. - Por supuesto que no voy con esos idiotas. -le dejó claro. Ya que sus palabras le habían parecido en parte una amenaza. -  No sé si has caído en el detalle de que ellos están ahí abajo y yo aquí arriba sin intervenir mientras les hacías picadillo. -le comentó para darle a entender que le daba igual lo que les pasara a esos dos seres insignificantes.

Irina se movió despacio sobre el tejado, sintiendo debajo de sus pies descalzos el tacto frío y cortante. - ¿Qué eres? -le preguntó sin tapujos. Puesto que se hacía una idea, quería oir decirlo de su boca. Las colas, las alas... ¿A que se debía?

Claro que no se esperaba una respuesta por parte de la chica. - ¿Quién eres? -preguntó después para saber su nombre. Quizá demasiadas preguntas en tan poco tiempo, lo sabía. Pero había llamado toda su atención y le picaba la curiosidad.

- Te aconsejo que los lleves a un sitio más apartado asi podrás divertirte más sin tener mirones cerca. En cada esquina puede haber un enemigo. -le aconsejó mientras seguía caminando despacio.

Su melena resaltaba bajo la luz de la luna aquella noche y el brillo de sus ojos era aún más intenso. Los cuales clavó esta vez en la desconocida a la espera de respuestas.




Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Sabía bien que cuanto mas tiempo pasara junto a esta desconocida, más se alejaría mi presa, sin embargo tenía todo el tiempo del mundo para ir en su busca y no quería desaprovechar este casual e interesante encuentro. Para empezar mi presencia y mi cercanía parecía no gustarle demasiado a la misteriosa vampiresa, y ver cómo apartaba su mano al roce de una de mis colas me hizo esbozar una media sonrisa.
Finalmente respondió a mi pregunta dejando claro aquello que ya imaginaba. Una belleza como ella no sería del tipo de vampiro que se dedica a transformar a gente estúpida. Me la imaginaba más teniendo a su vera a tipos mas inteligentes y leales, pues... ¿acaso alguien dejaría de lado una mujer así para hacer tales tonterías como las que acababa de ver? Por supuesto me encogí de hombros al escuchar su respuesta pero la expresión de diversión de desaparecería de mi rostro. La Chica del cabello como la sangre se movía por el tejado caminando sin dirigirse a ningún lugar en especial, como si al andar pudiese encontrar mejor las palabras o preguntas que quisiese formular a continuación. Yo no dejaba de observar sus pies hasta que se decidió por hacerme la pregunta cuya respuesta mas le interesara. Su voz llegó inmediatamente a mis oídos haciendo que mis ojos pasasen lentamente de sus pies hacia sus labios siguiendo el contorno de su cadera en su movimiento. En un instante su paseo por el tejado le había hecho, no solo preguntar por mi, sino también aconsejarme, lo cual fue lo que menos me había esperado.

-Créeme, lo que les espera a esos otros dos tendrá lugar en un lugar mas privado y acojedor...-
Dije llevándome un dedo a los labios como si lo que le estaba contando fuese un secreto.
-Por otra parte... A mi no me hace falta mucho para saber qué tipo de subterráneo eres, pero quizás es normal que tu te veas confundida conmigo.- Le dije hablando con la mano en la barbilla como si me hiciese la interesante.

El que se dirigiese a mi de esta forma tan directa después de haber sido testigo de lo que había hecho, me hacía pensar en la posibilidad de que podría ser también una vampiresa no demasiado antigua, o con un líder lo suficientemente poderoso como para permitirse el lujo de tratar de tu a tu con alguien que acaba de matar a uno de su especie sin dificultad. Su descaro me gustaba, así como su curiosidad, por lo que quizás eso de que podríamos pasarlo bien podría ser cierto.

-Veamos... ¿Quién soy?... Aunque te lo dijera no te serviría de nada, a no ser que fueses una bruja y te interesase invocarme.-
Le dije entre risas dándole una pista indirecta de qué tipo de ser era con el que estaba tratando.
-Mi nombre es Furude Yukine, tu puedes dirigirte a mi como te plazca...- Le dije al fin mi nombre, ya que valdría la pena escucharlo pronunciar de los hermosos labios de la vampiresa.

Le dediqué una sonrisa y después de guiñarle un ojo alcé mis pies del suelo quedando apoyada únicamente por mis colas para llegar a la altura de la pelirroja y poder así ver mucho mejor esos ojos tan azules como el cielo que a mi se me escapó en cuanto me convertí en demonio.

-Supongo que por cortesía también te presentarás, a no ser que te de miedo tratar con alguien tan... oscuro como yo ahora que sabes mas o menos qué y quién soy.- Acabé por decir dedicándole una mirada inocente.

Tenía muchas ganas de ver cómo actuaba a partir de ahora conmigo y si era lo que me esperaba, ganaría mas puntos de los que ahora tenía. Quizás incluso me la llevaría para mostrarle los placeres de llevar a cabo una venganza como es debido.



watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO

La noche se había animado de una manera que ella no esperaba y por eso estaba más que sorprendido pero también sentía mucha curiosidad ante la desconocida alada que había aparecido aquella matando con tanta facilidad a uno de los suyos. Irina sabía que alguien así no podía ser insignificante en el mundo subterráneo, pero tampoco es que le diera miedo o tuviera que sentirlo. Si alguien tan oscuro se acercaba a ella, se sentiría atraída como siempre. Estaba corrompida y eso no lo podía evitar ni ella misma, ni Simon por mucho que se empeñara.

Habían sido demasiados años bajo las órdenes de su creador, sólo sabía comportarse como él le había enseñado. Desde que había escapado estaba perfeccionando quién era realmente y como actuar sin seguir órdenes directas y estrictas de alguien que observaba todo lo que hacías. - ¿Qué sitio es ese donde quieres llevar a cabo tu venganza? -preguntó sin más, para saber si podía estar invitada o no. Ver como acababa con los que quedaban y descubrir que más cosas podían hacer era demasiado tentador que quedarse en el tejado como estaba hasta ahora.

Puso sus manos a ambos lados de su cadera, parando su incesante paseo mientras observaba a la chica que tenía delante. Los bajos del vestido de Irina se mecieron un poco más hasta quedar parados por completo. - Un demonio. -dijo en voz alta al mismo tiempo que lo había pensado. Escuchó su nombre y realmente tenía razón; no tenía ni idea de quién era. Tampoco es que hubiera tenido ocasión de topar con muchos demonios en su vida, o al menos hablar con ellos de forma tan directa.

Su aspecto le daba una clara ventaja ya que sin las colas o las alas a simple vista, parecía una estudiante normal y corriente demasiado feliz teniendo en cuenta el mundo en el que vivíamos ahora. Lleno de seres oscuros sedientos de sangre y con ganas interminables de matar a todo el que se le pusiera por delante. Por ello ganaba puntos, cuando la subestimaran ella sacaría sus artimañas dejando a los demás impresionados y sin tiempo a reaccionar.

- Irina. -dijo con su característico acento.

Observó como quedaba suspendida en el aire apoyada en las colas. Irina no pudo evitar sentirse atraída ahora que sabía lo que era y al menos estaba quedando claro que no iban a ser enemigas, la conversación no estaba siendo amenazante en ningún momento y la pelirroja no iba a interponerse en su venganza aunque estuviera matando a vampiros. La pelirroja también disfrutaba matando y torturando y le daba igual si eran vampiros o no. Algo que su creador había conseguido buscando precisamente todo lo contrario.

- ¿Debería tenerte miedo? -preguntó directamente. Igual estaba ante el peligro y no lo había notado por lo que se puso a la defensiva pero sin demostrarlo. Ya que, aunque fuera un gran fallo, había bajado la guardia. Hasta ahora.

Se acercó un poco más y esta vez fue ella quién estiró la mano para tocar una de las colas. Su tacto era suave y bastante agradable. tras unos segundos retiró la mano y llevó su mirada a la zona de donde habían salido las alas. Recordando como se había apartado ya que no sabía que quería aquella chica de ella. La cual le había dicho su nombre Furude Yukine. La pelirroja solo daba su nombre, jamás el apellido para que nunca descubrieran nada de su pasado.






Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

El tiempo parecía haberse detenido para nosotras y mientras hablábamos en aquella azotea, permanecíamos al margen de todo como si estuviésemos planeando algo completamente al margen de este mundo. La curiosidad de la dama vampira me era tentadora para seguir ofreciéndole respuestas, pues posiblemente estaba ante alguien a quien le atraían las sombras. A pesar de ello, no diría nada de haca donde quería llevar mi lucha o qué tipo de juegos quería hacer... era mucho mejor mostrárselo de primera mano, por lo que a su pregunta de a dónde quería llevar mi venganza, sólo añadí un guiño cómplice.
Mi sutil indirecta había logrado hacer que la pelirroja entendiese al fin con quién estaba tratando, lo que me hizo sonreír orgullosa, sobre todo al ver el modo en que me miraba. Me preguntaba qué clase de cosas pasarían por su cabecita mientras me observaba, pero lo cierto es que ser admirada por unos ojos como los suyos, casi le quitaba importancia a sus pensamientos internos.
Cuando por fin se dignó a decirme su nombre, me llevé una mano a la cabeza por lo cómico que había resultado finalmente todo. Su acento la delataba y su nombre casi aumentaba el hecho de que fuese una mujer de las tierras de Rusia o actuales países fuera de la divertidísima antigua unión soviética. Hubo una época en mi vida en la que me lo pasé tan bien que casi olvidé que mi trabajo era el de llevar a cabo venganzas a cambio de almas y no por puro placer. La responsable de esto fue una interesante rusa que casi provoca que eliminara tantos soviéticos como lo hicieran los nazis y ahora mi atención la estaba ganando una mas de este caótico país.
Mientras pensaba en todo esto, Irina me formuló una pregunta más que me sacó del pasado haciendo que regresase al presente. En cuanto me di cuenta tenía a la vampiresa aún mas cerca de mi; tanto que incluso llegó a acariciar una de mis colas haciendo que me mordiese el labio al sentir su fría mano rivalizando en suavidad con mi pelaje... lástima que no hubiese durado mas tiempo.

-Es curioso cómo el destino también se divierte incluso a costa de los demonios- Dije esta vez en ruso soltando una carcajada.
-¿Preguntas si deberías temerme? Quizás deberías... o quizás no... De momento nadie me ha pedido eliminarte y hacerlo para mí sería una real tragedia griega...- Dije mirándola poniendo morritos y colocando mis cejas de modo que mostrase un rostro aparentemente triste.

Ser un demonio normalmente era sinónimo de miedo y Lilith sabe bien que por mucho que me atraiga o me guste algún ser de este mundo, si me piden que lo elimine, así lo haré por muy desagradable que me resultara. Ya en su día me encargué de asesinar a tres de mis amadas hadas chinas aunque esa experiencia me ha hecho aprender que soy yo quien busca mis propios clientes... no ellos quienes me buscan a mi.

-Quiero que seas tú misma quien decida sobre mí, así que te voy a proponer algo.- Dije desapareciendo y apareciendo una vez mas a su espalda para poder susurrarle por detrás en su oído.
-Acompáñame esta noche y se testigo, cómplice o incluso juez si te apetece... de un juego en el que antes tan solo eras espectadora desde lo lejos.- Le susurré en el oído para volver a aparecer delante de ella después con una sonrisa que podría confundirme mas bien con un ángel.

Esperaría por su respuesta la cual deseaba que fuese un sí por su parte. Un no o incluso un titubeo me defraudaría después de ver su curiosidad y descaro.

-Oh si... mi hermosa flor sangrienta... ofréceme tus espinas y ayúdame a buscar a esos dos...- Dije estas palabras tan macabras aún manteniendo mi cara angelical



watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO


En sus muchos años había topado con algún que otro demonio pero nunca había tratado tan directamente, por lo que ahora veía de lo que eran capaces o al menos el que tenía justo delante. Quién la observaba en todo momento y captando cada movimiento que la pelirroja hacía. Todos los vampiros tenían el don de ser irresistibles para los demás, se sentían atraídos hacia ellos aunque no los conocieran de nada o incluso aunque supieran que era la propia muerte. Podía notar como Furude la miraba, no es que estuviera acostumbrada, pero sabía que tenía rasgos que no pasaban desapercibido.

De los cuales su creador se había aprovechado y había resaltado más aun. El viento mecía su larga melena rojiza mientras volvía a clavar sus ojos en los de ella. - Das por hecho que conseguirías eliminarme. No me subestimes querida. -le dijo refiriéndose a lo fácil que había eliminado al otro vampiro pero dejando claro que no sería rival fácil. En ese momento se sintió amenazada puesto que aunque lo había querido maquillar, le había dejado claro que si tenía que matarla no le temblaría el pulso. Cosa que se cargó un poco la poca confianza que podía depositar en ella.

Irina negó con la cabeza y luego puso una expresión de decepción fingiendo que acaba de romper toda la magia del momento.

Sabía que si la mataba, luego un vampiro muy antiguo y cabreado la perseguiría hasta acabar con ella, y le importaría muy poco si era un demonio y de lo que era capaz. Irina sabía muy bien el poder que tenía su creador y por eso era lo único que temía incluso ahora que estaba lejos de él a diario tenía cierto miedo de que diera con ella y la encontrara. Porque sabía que volvería a su lado y ya no podría volver a escapar, ya se encargaría de que alguien la vigilara cuando no pudiera hacerlo él mismo.

La sintió a su espalda y después escuchó lo que le proponía, casi aceptando mentalmente su propuesta. Jamás podría cambiar o negar lo que era. Una depredadora letal y con ganas de matar. Aunque quisiera cambiarlo sabe que su naturaleza acabaría volviendo. Aunque Furude no podía verla mostró una sonrisa ladina y alzó su vista a la luna que las miraba desde arriba. Después volvió la vista al frente y vio como la chica volvía a estar delante suya captando toda su expresión ante su propuesta.

- ¿Como sé que en verdad no me estás tendiendo una trampa? -preguntó directamente. Sabía que le respondería algo como "no lo sabes", "tendrás que comprobarlo"... O algo por el estilo.

La pelirroja sabía que se estaban alejando pero también que los podrían encontrar sin apenas esfuerzo, eso no era ningún problemas para ella. Irina era desconfiada y más teniendo en cuenta que no la conocía de nada y era un jodido demonio. Y si los otros dos era el cebo para llegar a ella... Si la seguía encima lo tendría en bandeja.

Era un plan muy tentador e Irina ya había aceptado ir juntas a por los otros dos, pero si quería terminar de convencerla tendría que darle un buen argumento o un buen motivo para ir con ella.





Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Post borrado sin querer T.T



Última edición por Furude Yukine el Dom Jul 08, 2018 3:55 pm, editado 2 veces


watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO


Alzó una ceja mientras la escuchaba hablar puesto que en el fondo de su ser sabía que si intentaba matarla, no iba a serle rival fácil; por no decir que Irina se veía con probabilidades de ganar. Y si no era así simplemente le esperaría alguien peor que estaba obsesionado con ella y Furude sería quién se lo había quitado. Por lo que en el fondo se carcajeaba de la situación y de como luego Darkkar iría a por ella hasta el final o hasta que uno acabara muerto.

- ¿La libertad? -aquellas palabras le fueron directas e hizo una mueca.

Pues sin Furude saberlo había dado en el clavo, ya que la pelirroja había escapado de su creador precisamente en busca de eso. Por un momento pensó que igual estaba compinchada, pero en el fondo tenía tanto miedo de que algún día la atrapara que sabía que su mente creaba fantasmas donde no los había. Además últimamente estaba siendo descuidada, por lo que sería culpa solamente suya por no cubrirse mejor las espaldas. Observó como se sentaba en la cornisa y mostró una sonrisa ante ese gesto, uno que ella misma solía hacer de vez en cuando. - Sólo observaba un buen espectáculo desde arriba, de normal suelo ser yo quién está ahí abajo. Por lo que merecía mi total atención. -reconoció.

Simon le vino a la mente y sus palabras donde siempre le pide que se una a él y que deje que la ayude. Pero Irina no lo entendía porque sentía que ya no necesitaba ayuda de nadie... Hubo un tiempo donde si, antes de ser vampiro. Antes de ser utilizada como un títere, pero ahora... ya no podía cambiar. No sabía ser de otra forma y lo peor es que como era le atraía mucho más que actuar todo lo contrario. Por lo que siempre acababa riéndose del joven vampiro y dejándolo mal de alguna manera que lo enfadara mucho, buscando demostrarle que él también tenía el mal en su interior, porque al fin y al cabo era un vampiro como ella. Solo que no estaba corrompido; cosa que ella veía irreparable si llegabas a ese punto.

- Está bien. Iré contigo. -hizo una pausa- Pero espero que realmente valga la pena, sino me enfadaré mucho y me da igual que seas un demonio. -dijo sinceramente sin ningún miedo.

Se acercó a la chica y puso una expresión angelical que contrastaba con sus ojos. - Muéstrame como haces las cosas. Sino no puedo creerte. -se encogió de hombros.

Sabía que provocando de esa manera podía encontrarse con que la atacara para demostrarle lo que le pedía. Pero en su rostro se veía verdadero interés y una vez mas, sentía el mal en su interior, apoderándose de ella. Se bajó un poco el tirante del vestido para dejar a su vista una cicatriz, que a simple vista no se apreciaba pero que si fijabas la vista se podía ver que era bastante grande. - No me da miedo sufrir daño. -dicho esto se subió el tirante de nuevo y esperó su respuesta.

- Este sitio está plagado de Nefilim y aunque me muero de ganas por ver como corrompes a uno.... Será mejor que si quieres acabar con el vampiro de antes los evitemos; al menos esta noche. -tras decir eso se quedó pensativa. ¿Habrían más noches? Depende. Si le demostraba que valía la pena y realmente era como decía; seguramente habrían muchas más. Por primera vez podría ir con alguien y dejaría de intentar llevar a Simon a la oscuridad, puesto que estaba comprobando que no era nada fácil.





Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Seek and destroy:
Había comenzado a hablar sin la certeza de si finalmente esta vampiresa decidiría venir conmigo al final, sin embargo hubo un momento en que parecía haber acertado en mis palabras. Irina se interesó al escuchar por mi parte la palabra ''libertad'', así que desde ese momento supe que había logrado captar de nuevo su atención y mi discurso se volvió un poco mas seguro. también escuché que según ella, solía ser quien se encontraba abajo haciendo lo que yo había mostrado sin querer a la pelirroja y por esta razón, mis intentos de tentarla a que me acompañara tenían mas sentido. Ella ya se dedicaba a hacer disturbios o algo parecido y me preguntaba por qué había tardado tanto en encontrarme con ella. Quizás desde que Nadezhda decidió que debíamos separar nuestros caminos, únicamente me había dedicado a mi misma y mis quehaceres. La verdad es que llevaba ya unos cuantos años en este país y a pesar de que me encantaba esta ciudad repleta de una grandísima variedad de personas, estaba completamente sola y eso a veces puede ser aburrido. Ni siquiera mis primas querían venir a instalarse aquí sintiéndose mas cómodas en el continente asiático.
Continué mi discurso después de dedicarle una sonrisa por encima del hombro a la rusa y cuando por fin acabé y esperaba por su respuesta, esta no se hizo esperar demasiado.

-¡Bieeeen!-
Exclamé mostrando alegría por su respuesta afirmativa mientras aplaudía contenta su decisión de un modo quizás algo infantil.

Ella parecía seguir dudosa y me dejó claro que esperaba que la noche valiese la pena, pero eso era algo con lo que ya contaba. Irina se acercó a mi y se quedó mirando con un rostro que casi hacía que me derritiera al mirarla, para retarme a mostrarle de lo que era capaz, por lo que mi expresión cambió a una mas pícara sonriendo de manera cómplice. Lo que ella me pedía era exactamente lo que yo deseaba hacer, ya que convertirme en el centro de su atención me haría sentirme totalmente dichosa esta noche.
La pelirroja quiso dejarme claro que no tenía miedo a lo que pudiese acontecer y esta vez hizo algo que no me esperaba y que llamó totalmente mi atención observando lo que hacía a continuación con sumo interés.

¡Vaya, ya veo...!-
Dije llevándome una mano a la mejilla después de lo que ella me acababa de enseñar.
-Es algo muy raro ver una cicatriz en una vampiresa, ya que suelen regenerar sus cuerpos de manera impecable. Solo una cicatriz con un pasado importante tras ella suele quedarse registrada incluso tras la regeneración.- Dije con una voz que denotaba un enorme interés sobre ella.

Me preguntaba qué clase de pasado había tenido y con quienes se había tenido que ver las caras. ¿Esa cicatriz se la habría hecho antes o después de su conversión? Debía ser muy diestra en el combate o simplemente quizás le gustaba enfrentarse a oponentes fuertes. No sabía anda de mi acompañante pero cada vez deseaba conocerla más.
Por fin ella empezó a hablar como si ya fuésemos un equipo esta noche y me propuso comenzar con lo que íbamos a hacer.

-¡Oh! No te preocupes por los nefilim, ellos ni se darán cuenta de lo que vamos a hacer hoy.- Dije con una sonrisa.
-Te voy a poner al corriente de la situación.- Le dije alzando un dedo para que me prestase atención.

Hacía mucho tiempo que no contaba a nadie mis planes y ahora mismo me sentía como si fuese la primera vez que explicaba todo a una acompañante.

-Tenemos dos objetivos: uno de tus ''colegas'' vampiros y un humano. El vampiro no debería morir, pero ya que se ha metido de por medio y quiero un poco mas de diversión, vamos a ir a por él también, aunque tengo pensado dos finales distintos para cada uno.- Comencé a explicar como si fuese una profesora de universidad.
- El mundano es un mujeriego que engaña a su novia a la vez que abusa de ella. Es alguien a quien le gusta tener sexo tanto fuera como dentro de su casa, así que le ha tocado recibir una severa ''regañina''.- Expliqué entre risas demostrando que realmente no me importaba en absoluto los actos de este tipo.
-Ahora bien... No entiendo por qué el vampiro se ha tomado la molestia de llevárselo sabiendo que voy tras él. Tranquilamente podía haber ido a por otro mundano. Mi teoría es que quiere transformarlo por algún motivo. Quizás es un amante despechado también.- Dije mirándola para ver si a ella se le ocurría algo.
-Entonces... ¿Crees que puedes tener una idea de donde ha podido ir? Algún lugar donde soléis ir a convertir a vuestros mundanos o un sitio donde os escondáis... -Acabé preguntando mirándola directamente a los ojos expectante.



watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO


¿Un demonio como posible aliado en el futuro? Era algo que diría que necesitaba. La pelirroja no era alguien que tuviera muchos amigos, más bien no tenía. Pero si aliados que recurrían a ella para que les ayudara a salvarse el culo a los que ella recurriría cuando su creador apareciera. Cada vez sentía más ansiedad al sentirlo más cerca de ella pero sin saber donde ni cuando la cogería. Esa sensación casi la dejaba sin querer hacer nada que no fuera esconderse pero sabía que no había escondite lo suficientemente bueno. Por lo que estrechar lazos con quiénes consideraba fuertes y buenos aliados era lo más sensato que podía hacer en su situación.

Observó el interés de Furude hacia ella y por dentro se sintió sorprendida. Aquella cicatriz había sido de lo más doloroso que había pasado en su vida y Drakkar se había encargado de que pese a su regeneración nunca se fuera. Dejando así su marca y la inquietud en ella cada que la viera. Su piel parecía de porcelana y la cicatriz una brecha que ocupaba su hombro izquierdo y parte de su espalda, pareciendo que la hiciera quebrarse en cualquier momento. Mostrando aquello le enseñaba una parte de ella, dejándole claro que no era alguien a quién tocarle las narices si es que era algo que tenía en mente.

- Quizá algún día te cuente lo que sucedió. -dejó en el aire.

¿Habría otro día? Todo dependía de esa noche.

Era una historia larga y la pelirroja no contaba a nadie nada sobre ella. Por lo que aquello fue algo con lo que atraer a la chica pero mintiéndole, porque sabía que aunque quisiera por compartir su secreto con alguien, ella no solía hablarlo; no le gustaba en absoluto. Pero si quería saber la historia de Furude. Como es que alguien como ella acababa siendo un demonio, lo cierto es que le generaba mucho interés y a diferencia de ella; la demonio tenía más fácil lo de hablar sobre si misma.

Irina se quedó pensativa escuchándola, los datos de lo que hiciera ese tipo o dejara de hacer era algo que le daba absolutamente igual. Por algún motivo eran el objetivo de la chica y eso era lo único que le valía la pena. - Sé un sitio. -sus ojos brillaron al creer que sabía donde podían estar. - ¿Crees que lo va a convertir esta noche? -le preguntó.

Comenzó a caminar por los tejados por ese aspecto salvaje que tanto la caracterizaba, mientras el viento movía su melena rojiza y los bajos de su vestido. Sus pies descalzos se colocaban con cuidado para no resbalarse ni nada por el estilo y entonces giró su rostro hacia la chica. - No hay ningún sitio en especial. -dijo pensativa- Pero si están huyendo de nosotras, se habrán escondido bien para que no podamos dar con ellos. Igual han recurrido a más vampiros o incluso a otros subterráneos para protegerse. -dio un salto con gracia y agilidad cayendo así a la calle.

Mantuvo una posición de aterrizaje abriendo las piernas e incorporando el cuerpo hacia adelante. Observó a su alrededor y se irguió esperando que Furude la siguiera. - Los callejones suelen ser un punto de reunión. Vayamos por ahí. -le indicó.







Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Irina me escuchaba con atención mientras le hablaba y después de ponerle al día con todo, esta se quedó pensativa. Esperaba su respuesta con interés para poder ponernos en marcha lo antes posible y por fin acabó por decirme que conocía un sitio si es que su intención era transformar al mundano esta noche.

-No es seguro que lo vaya a convertir esta noche, quizás tan solo esté obsesionado con él y piense retenerlo para poder alimentarse de él una y otra vez... Lo que si está claro es que debe significar algo para ese desgraciado.- Dije encogiéndome de hombros.

Por fin nos habíamos puesto en marcha y mientras ella iba de tejado en tejado, yo la seguía sobrevolando con mis alas muy de cerca, viendo con interés el estilo que mi querida nueva amiga tenía al desplazarse. Estábamos siguiendo la misma ruta por dónde les vi huír antes de perderlos de vista. Finalmente escuché a la rusa decir que no tenía un sitio claro para buscar y que incluso podríamos ver a mas vampiros junto a él, lo cual sería de lo mas interesante.
Llegados a este punto, ella puso fin a su paso por los tejados y descendió al suelo de Nueva York como si simplemente hubiese caído de 2 metros de altura... algo de lo que estaba ya mas que acostumbrada por parte de los de su raza. Por mi parte, en cuando ella tocó el suelo, desaparecí y aparecí directamente a su lado, con las alas ya escondidas.

-Si es lo que piensas, iremos a un ''callejón vampírico''-
Dije guiñándole un ojo.

Caminamos juntas por las calles como si fuésemos dos habitantes mas de la ciudad, aunque ambas solíamos atraer mas de una mirada hasta que nos perdimos por lugares mas oscuros y menos transitados. Pudimos llegar a un callejón sin salida en cuyas sombras habían dos chupa sangre riéndose entre ellos y hablando de alguna batallita de cenas sangrentas. Miré a Irina y le sonreí justo antes de pensar en acercarme a esos dos para hacer un trabajo interrogatorio.

-Te propongo una cosa. Si esta noche no te lo pasas bien conmigo, dejaré que me golpees con todas tus fuerzas o quizás me entregues a algún nefilim.
Pero si consigo hacerte disfrutar... ¡Tendrás que besarme!-
Dije poniendo morritos mostrando mi diversión.

Pensé que poner una especie de premio final a la noche sería interesante y divertido. Si perdía, ella seguramente no querría volver a verme y además me llevaría un buen golpe o incluso tendría que arreglármelas contra nefilims. Pero si esta noche ganaba la diversión y ella aceptaba, podría probar esos labios que casi no había podido dejar de mirar en lo que llevábamos juntas.

-Si quieres puedes responder después de que estos tipos nos ayuden- Dije con una sonrisa y adentrándome en el callejón.-Hola amables moradores de la noche, me preguntaba si seríais tan amables de ayudarnos con algo- Me dirigí a ellos con mi característica dulce vocecilla.

Ambos dejaron de hablar y nos miraron como si supiesen que no íbamos precisamente en son de paz, así que el que parecía ser mas mayor y experto de los dos fue quien se acercó a mi mostrando una sonrisa que dejaba ver sus brillantes colmillos. Era un tipo alto y corpulento, así que a su lado yo parecía un ser diminuto. Miré de reojo a Irina dedicándole una sonrisa pícara para que supiese que la diversión estaba a punto de empezar.

-Dime pequeña... ¿Qué podéis darnos a cambio tu amiga y tu?- Dijo el vampiro relamiéndose y llevando una de sus manos a mi mejilla.

Solté un suspiro ante este gesto y enseguida hice un movimiento para agarrar el brazo del grandullón y partírselo con una llave de artes marciales. El otro tipo se dio cuenta de la situación y trató de ayudar a su amigo, así que le hice un gesto a Irina para que ella inmobilizase al otro.

-No teníamos la intención de dar nada a cambio, ¡tan solo buscábamos algo de caridad!-
Grité soltando una risa de los mas perturbadora mientras agarraba las piernas del vampiro con dos de mis colas y le inmobilizaba aún mas con el resto.
-Mi amiga y yo podemos hacer que esta noche sea la última en la que podáis reír en este callejón, así que... si has visto a uno de los tuyos escapando con un mundano inconsciente... os aconsejo que lo digáis.- Dije mientras seguía inmovilizando a duras penas a aquel vampiro que se defendía con su fuerza característica.

Miré a Irina para ver como le iba y rápidamente tomé mi espada; aquella con la que le corté la cabeza a la vampiresa anterior, y se la lancé a ella para que la usase.

-Ella solita puede hacer de vuestras cabezas unos hermosos bustos que disecaré y colocaré como trofeo en algún museo... solo por diversión.- Aclaré finalmente notando como poco a poco dejaba de resistirse.

La noche de hoy me hacía sentirme como una Yakuza de las que trabajaban para mi prima Sonozaki y esto... me encantaba, sobre todo teniendo una compañía tan adecuada para compartirlo.



watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ SÁBADO → 03:00 AM → ZONA NOCTURNA  → NUBLADO


- Quizás algún día me haga con un humano y lo use para alimentarme una y otra vez... Suena tan tentador... Podría estar bien. -dijo en voz alta desvelando lo que pensaba en ese momento.

Lo había pensado alguna vez pero siempre acababa "cazando" a algún humano y detener su sed sin llegar a matarlo sería todo un reto que estaba dispuesta a asumir si así tenía su provisión de sangre fija, por así decirlo. Recurriría a la misma persona para alimentarse y así no llamaría la atención que era lo que Lewis siempre le decía y lo que tantísimo le preocupaba, aunque para ella no era así.

- Así que... un beso, ¿eh? -entrecerró un poco los ojos mientras repetía esas palabras y se acercaba a la chica que había aterrizado justo a su lado. Aunque no lo había hecho de la misma forma, Irina tenía siempre unos gestos y modales algo brutos en comparación con su físico, pero poco le importaba. - ¿En serio ese es el premio que quieres? -le volvió a preguntar.

Llevó una mano a acarició las puntas de su pelo recogido en dos coletas. Un detalle que le daba un aspecto bastante juvenil. Eran tan distintas... Y no solo físicamente. Quizás lo único que compartían era el hecho de que eran mas malas que un dolor y les encantaba ir creando el caos por donde fuera. Pero ya que una parte de su ser dudaba bastante de que fuera a ser tan divertido como le decía, acabó mostrando una sonrisa mientras seguía andando. Sin llegar a darle una respuesta, esperando al final de la noche para tomar su decisión.

- Podrían darnos algo de información aunque lo dudo mucho. Parecen un par de idiotas, sin mucho cerebro, la verdad...-se encogió de hombros.

Quién le iba a decir que la noche iba a dar ese giro tan inesperado... Pues si era cierto que siempre que salía pasaba algo que escapaba de su control y a veces era bastante divertido y placentero, pero otras se convertía en un auténtico dolor de cabeza. Al menos esta vez no parecía que fuera contra ella, aunque una parte de ella no llegaba a fiarse nunca del todo de nadie. Tarde o temprano acababan haciéndole daño o mostrando quién eran realmente. En eso su creador tenía mucho que ver, porque mandados por él se ganaban su confianza y después veía la cruda realidad. Quizá si se ganaba su confianza, Furude llegaría a saber algo de su creador... Quizá su ayuda le vendría bien cuando viniera a por ella.

Aunque porque iba a querer ayudarla... ¿Porque meterte en un problema que no va contigo? Tenía que admitirlo y hacerse a la idea como siempre, estaba sola. Y cuando llegara el momento simplemente lo enfrentaría. Nadie iba a ayudarla por su cara bonita, eso lo sabía bien.

- Decir lo que sepáis y podréis seguir como si no hubiéramos aparecido. -les avisó.

De un golpe seco tumbó al otro vampiro que intentaba escaparse y cuando se puso de pie y se acercó mirándole con esa sonrisa tan lasciva, no pudo contener su impulso. Cogió al vuelo la espada que Furude le lanzaba y sin pensarlo, ni querer evitarlo tampoco; le cortó la cabeza al vampiro que cayó rodando un par de metros. Se giró a Furude con el semblante tranquilo y pasando con cuidado el dedo por la hoja de la espada. - Es muy bonita, me gusta. -comentó sobre la espada, como sino acabara de cortarle la cabeza a un vampiro de un solo movimiento.

Esperaba que su nueva amiga no se enfadara por lo que acababa de hacer, porque si era así iba a ser toda una decepción. ¿Iban a pasarlo bien, no? Que importaba matar a unos cuantos seres malnacidos y mas si eran como estos. Estaban haciéndoles un favor a los cazadores y a los mundanos, sin quererlo, quitándoles esas escorias de en medio. Una amenaza menos.






Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

La venganza se sirve... ¡Deliciosa!
→ Sábado → 03:00 am → zona nocturna  → nublado

Por fin habíamos dado con dos tipos que podrían darnos información y antes de ir a hacer de matona yakuza había decidido pedir algo interesante a Irina. Parecía que no se esperaba que le dijera algo como eso y su sorpresa, seguida del modo en que me preguntó si era lo que realmente quería me hizo reír mentalmente. Miré como sus dedos entraban en contacto con mi pelo acariciando las puntas de este y me mordí el labio pensando en ese posible final que le sugerí. Yo no dejaba de ser un demonio y el placer y la lujuria iban de la mano conmigo... Bien es sabido que si por mi fuera desearía acostarme con ella al finalizar la noche, pero había aprendido a dosificar el placer para que este pudiese durar mas... Quizás tuviésemos mas noches como esta y nunca estaba de más tener una ''amiga con derecho a roce'' a la larga.
Le dije sin embargo que podría responderme cuando terminásemos y nos pusimos en marcha con el interrogatorio. Por mi parte hice el papel intimidatorio, únicamente tratando de meter miedo a aquel vampiro para que nos dijese lo que necesitábamos saber, pero Irina... Ella no quería tan solo intimidar. Su fuerza fue mostrada al tumbar al amigo del que yo tenía inmobilizado y en cuanto le pasé mi espada... la cabeza de aquel subterráneo cayó rodando tras un corte excepcional de mi nueva compañera.

- Eso ha sido... ¡increíble!- Dije con una luz en mis ojos que mostraba mi entusiasmo por ese gesto por parte de ella.

Sentí cómo se me erizaba la piel al ver cómo pasaba el dedo por la hoja de mi espada y miraba a Irina con admiración ya que nunca antes había visto a nadie cortar una cabeza con mi espada... normalmente esta reliquia de los Furude tan solo podía ser empuñada por nuestra familia a la hora de ejecutar las muertes y esta vez fue un espectáculo ser testigo y no verdugo.

-Está bien, ya se de qué vais tías, el vampiro ese no vale la pena ¿no?... Está en el metro, meteos ahí y lo encontraréis pero dejadme en paz ¿vale?- Dijo el vampiro aterrorizado sin poder dejar de mirar la cabeza de su amigo en el suelo.

Solté un suspiro y liberé al fornido chupa sangre de mi llave para luego acariciarle el pelo con una de mis colas.

-Hablando se entiende la gente-
Dije con una sonrisa.

Hice un gesto con el dedo índice e hice levitar la cabeza desprendida y mientras caminaba alejándome del vampiro, le lancé esta para que la sostuviera. Le había dado la espalda a propósito y caminaba con lentitud hacia Irina justo esperando lo siguiente: El enorme subterráneo fue preso de la ira al verse sosteniendo la cabeza de alguien con quien se estaba riendo hacía un rato y usando su velocidad vampírica acabó atrapándome por la espalda ejerciendo una gran fuerza.

-Irina... Te vas a manchar si no te cubres- Dije guiñándole un ojo.

algo que me encantaba hacer era convertir mi cuerpo en una ''bomba''. Cuando alguien me agarraba de esta forma, expulsaba una gran cantidad de energía a través de mi pequeño cuerpo generando una explosión que destrozaba al enemigo... aunque esto me dejaba un poco cansada durante un rato. Así pues, conté hasta 3 mientras el quiróptero hacía mas fuerza contra mi y solté una enorme cantidad de energía en forma de onda expansiva desde mi cuerpo hacia afuera, provocando que el enorme ser se despedazara como si hubiese explotado, haciendo que todo el callejón quedase lleno de partes de vampiro.
Resoplé tras esto y solté una carcajada mientras daba patadas a los restos que habían a mi alrededor admirando las paredes cubiertas de un nuevo sangriento barniz.

-Ufff... hacer estas cosas me dejan hecha polvo así que espero recuperarme mientras hacemos el tour por el metro-
Dije mientras me limpiaba la sangre del rostro y me acercaba dando saltitos a lo Heidi junto a Irina.

Le di la mano a la hermosa vampiresa y le hice un gesto para que siguiésemos nuestro camino. Quería que ella fuese delante mientras aunque cuando los atrapáramos tendría tiempo para recuperarme allí donde íbamos a ir a jugar.



watashi wa megitsune:
Hablo Japonés  Hablo Inglés Hablo Ruso  Hablo Alemán  Hablo Chino  hablo koreano
avatar
Mensajes : 28

Reliquias : 186

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9650-ficha-de-furude-yukine-la-miko-kitsune#84416http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9689-el-puzle-social-de-yukine#84431http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9688-cronologia-de-furude-yukine#84429
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.