06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
→ Jueves → 20:45 → Central Park  → Luna menguante, despejado, fresco


El sonido de unos críos gritando mientras corren unos detrás de otros hace me despierta de golpe, haciendo que abra los ojos para descubrir que ya ha oscurecido y que la luna, esa hermosura que me sonríe cada noche desde las alturas de eterno firmamento, ya se eleva majestuosa por encima de todos nosotros. Con pereza, estiro mis brazos y mi espalda, moviendo el cuello para desentumecerlo después de estar un buen rato tumbado sobre el suelo del parque. La verdad es que el sueñecito me había ido de puta madre, pues ahora mismo me encontraba tranquilo y relajado.

Hay días en los que te levantas sin ganas de nada, días de esos en los que el reloj parece emperrado en ir hacia atrás, que el tiempo no avanza, que todo se te hace largo y tedioso. Y hoy había sido uno de esos días en los que los recuerdos de mi difunta esposa y mi hija, aquella que no tuvo casi tiempo de disfrutar de la vida, no dejan de acosarme, manteniendo vivo el recuerdo de lo que puedo llegar a hacer si vuelvo a perder el control. La verdad es que es un dolor al que nunca acabas de acostumbrarte, algo que te acompaña el resto de tus días y te hace desear estar muerto. Algo que, en mi caso particularmente, me obliga a lanzarme de cabeza a peleas sin sentido, por el hecho de sentir el dolor físico o quizás por el deseo oculto de reunirme con ellas gracias a que alguien termine con mi vida, pues no soy lo suficientemente fuerte como para acabar con ella yo mismo. Pero es curioso como esta jodida vida es tan irónica pues, a pesar de no tener ganas de absolutamente nada, había decidido pasar a busca a Damian a la escuela y había sido ver la cara de alegría que había puesto nada más verme en la puerta de su colegio que, todos los malos pensamientos que me habían estado acompañando durante ese jodido día que parecía no tener fin, se habían desvanecido de un plumazo. Sí, soy muy consciente de que es una contradicción, de que mi sobrino pequeño me recordaba dolorosamente a mi pequeña Nadia, pero estar con él, era como si la vida me hubiera dado una segunda oportunidad, la posibilidad de disfrutar y cuidar de alguien que es parte de mi familia por derecho de sangre, y que considero una parte importante de ella, de mi familia, de mi auténtica manada.

Al crío le encanta que lo lleve en moto y, como soy incapaz de negarle absolutamente nada, pues al final no había podido evitar llevarlo a dar un paseo en ella, hasta que llegamos a Central Park, en donde decidí parar para comernos uno de esos pringosos y insalubres perritos calientes que tanto nos gustan a los dos. "Lo sé… soy un mal tío, debería cuidar la alimentación del pequeño, pero ¡a la mierda con eso! ¿Qué hay de malo por tomarse un par de perritos calientes de tanto en tanto?". - pero a él le gustan, así que no he dudé ni un segundo en comprárselo, además que, como era de esperar, Damian no tardó en ponerse a jugar a pelota junto con otros chiquillos que corrían de un lado al otro, disfrutando de la inocencia de la juventud, algo que yo perdí gracias al puta mierda del alcohol.

Mientras el pequeño disfrutaba quemando las últimas energías del día, yo había decidido tumbarme un rato sobre el césped, con la mirada perdida en el cielo, sin pensar mucho en nada, mientras el sonido de los críos se colaba en mi cabeza, como si de una nana y que supongo consiguió que me quedara dormido allí mismo.

Sin embargo, toda esa tranquilidad, toda esa relajación se va al carajo en cuanto me incorporo sobre los codos para mirar en la dirección en la que se suponía que debía estar mi sobrino. Al momento, impelido por mi instinto, me levanto con rapidez del suelo para mirar hacia todos los lados en cuanto constato, con un horror incipiente, que el pequeño no está en los alrededores - "¡No me jodas Einar! ¿Cómo puedes ser tan jodidamente irresponsable? ¡Como le pase algo a Damian será tu culpa maldito perro estúpido!" - me digo a mi mismo al tiempo que, dejando salir de mis labios un gruñido de rabia, recojo mis pertenencias y me pongo a olfatear el aire, como haría en mi forma animal, buscando el olor característico de mi sobrino. Es algo curioso, pero siempre que conozco a alguien mi olfato se encarga de etiquetarlo con un olor característico, un olor que es único y específico para cada persona, y que en el caso de Damian es regaliz dulce - "Ah… hay estás… ahí…. ¿a dónde cojones has ido Damiancito?..." – me digo mentalmente mientras me lanzo en pos de el tenue rastro de su olor que se aleja de donde estábamos para adentrarse en el interior del parque.

Con rapidez, a trote rápido, sin importarme absolutamente nada más que no sea seguir el olor que me ha de llevar hacia mi sobrino, avanzo por el parque, adentrándome cada vez en él, dejando la zona despejada para llegar a la primera línea de los árboles que crecen en semi libertad en el enorme parque urbano - "Estúpido, estúpido, estúpido…" - no puedo dejar de repetirme una y otra vez lo estúpido que he sido y de recordarme que no me perdonaré en la vida que le pase nada al pequeño.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

What being family really means.
→ Jueves → 20:45 → Central Park  → Luna menguante, despejado, fresco
¡Corre, corre, corre!

La esbelta figura de la inspectora sorteaba ágilmente los árboles que conformaban el pequeño pulmón de Manhattan y que día tras día luchaban por purificar el aire que el ser humano volvería a contaminar. El sonido de las zarpas golpeando la húmeda tierra y los incesantes gruñidos, le indicaron que cada vez lo tenía más cerca. - ¿Todo esto por decirte que me dieras la patita?- Preguntó a viva voz para que el licántropo pudiera escucharla sin problemas. El lobo dejó ir un pequeño aullido, mostrando  su enfado sin saber que eso era lo que Winter necesitaba para acabar de sentirse superior. Una cálida sensación de victoria se apoderó del cuerpo de la inmortal, quien no dudó en esbozar una sonrisa traviesa más acorde a una cría que se ha comido la última galleta del tarro que de una hija de la noche.

- ¡Qué malas pulgas, Rigoberto!- Exclamó con una falsa mueca de indignación, agarrándose a una rama para poder saltar más lejos. Por unos segundos, notó un ligero tirón de la falda y frunció el ceño antes de voltearse para visualizar al chucho que había estado a punto de alcanzarla. - ¡Rigoberto! ¡Si lo llego a saber me traigo el periódico para darte en el hocico! - Realmente no estaba segura de si el hijo de la luna podía entenderla ya que por lo que tenía entendido el hombre y el lobo eran entes independientes, sin embargo, había descubierto que llamarlo Rigoberto cuando ni siquiera sabía su nombre era bastante efectivo cuando sacar de quicio se trataba.

La rubia volvió a clavar sus orbes zafiro en el terreno que tenía delante de sí, encontrándose que la arboleda acababa a un par de metros. Tenía que dar media vuelta, rodear la zona boscosa pues de otra forma estarían expuestos a ojos humanos. La brisa fresca llevó hasta los oídos de la vampiresa una tenue y tierna risa infantil que encendió una estridente luz de alarma en su cabeza. Si ella lo había oído, el licántropo también. - ¡Eh, eh, eh! ¡La pelea es conmigo!- Gritó en cuanto vio como el enorme animal cambiaba de objetivo.

Sí, los licántropos también tenían fama de inestables pero nunca se llegó a imaginar que también fueran lo suficiente ruines como para atacar a un niño. Sin pensárselo sacó la glock 37 cargada de balas de plata, que su hermana menor había hecho el favor de recargar, y disparó a la pata trasera del lobo. No lo quería matar, no era tonta como para buscarse la ruina con la Clave. El ser aulló, sorprendido y adolorido a partes iguales. El niño, protege al niño. pensó emprendiendo el camino, guardando el arma abalanzándose sobre el crío para cogerlo en brazos. - Holis peque, ¿y tu mamá?- Salió de los árboles como alma que lleva el demonio, buscando con desesperación un lugar seguro donde meter al pequeño o en su defecto, a un shadowhunter. El dedito del niño se alzó, señalando a un hombre que se acercaba portando casi la misma expresión que decoraba el rostro de Winter y que para inri de la rubia, hedía a chucho.

El pequeño señaló curioso la placa del New York Police Department que decoraba el pecho de la última White, seguramente impresionado por estar tan cerca de un miembro de la policía. Winter esbozó esa sonrisa cargada de ternura que sólo le ocasionaban los niños y le explicó que ella era inspectora de la policía y que estaba siguiendo la pista de un señor muy malo. - No debes alejarte de tu familia. Jamás.- Sentenció antes de agacharse y dejarlo con cuidado en el suelo para que pudiera ir a los brazos del que había dicho que era su tío. - Iros de aquí. - Le dijo al hombre de mala manera. - No es seguro.



I'm sorry, the old Winter can't come to the phone right now... Why? Oh! 'cause she's dead! ~:

avatar
Mensajes : 915

Reliquias : 772

Temas : 12/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
→ Jueves → 20:45 → Central Park  → Luna menguante, despejado, fresco

Como alma que lleva el mismísimo diablo, continúo mi desesperante avance en pos del olor a regaliz dulce, que cada vez se hace más intenso, indicándome que me estoy aproximando a mi objetivo, a mi sobrino, aunque ello no evita que no deje de repetirme mentalmente, a cada paso desesperado, a cada respiración agónica, lo estúpido que he sido por quedarme dormido en aquel maldito lugar, sobretodo porque si algo le pasa el pequeño seguramente perderé la poca cordura que aún me queda.

Mi frenética carrera me lleva hacia el límite de la amplia pradera artificial, haciendo que la oscura línea del bosque cautivo en aquella inmensa urbe se acerque inexorablemente. El sordo e inconfundible retumbar de un solitario disparo en la lejanía hace que mi cuerpo deje de respirar durante unos segundos y que el pánico se apodere completamente de todo mi ser - "¡Por favor Damian no! ¡Noooo!" – grito en mi interior, mientras dejo que un gañido lastimero salga de lo más profundo de mi garganta antes de que la respiración se me pare de golpe y obligue a mi cuerpo a encorvarse y a comenzar a correr con más rapidez, dejando que el instinto animal se apodere completamente de mí.

Por desgracia, lo que ven mis angustiados ojos cuando por fin consigo llegar al límite de la línea de oscuros árboles no hace más que avivar mi miedo por la seguridad de mi pequeño sobrino. Ante mí, una mujer de cabellos dorados sostiene a Damián en sus brazos y, a pesar de que viste con el característico uniforme del departamento de policía de la ciudad, mi olfato, agudizado por la tensión de la situación, me confirma de forma indudable los olores que emana la mujer; un suave aroma a rosa silvestre que la destaca como ser único para mi y otro… uno que hace que gruña con fuerza según me acerco, el característico olor a viejo, a decadente de los chupasangres.

La certeza de que un maldito Hijo de la Noche sostiene entre sus brazos a mi pequeño, no hace sino enloquecerme al momento, demudando mi rostro a una expresión agresiva, mostrando mis dientes al tiempo que mis ojos se convierten en dos pequeñas rendijas - "¡Ataca! ¡Muerde! ¡Desgarra!" – mi parte lobuna me impele a abalanzarme contra ella, contra aquella mujer y acabar con su no-vida sin importarme la Clave ni sus estúpidas normas. Pero entonces, otro olor, un olor más almizcleño, más familiar hace su presencia, al tiempo que el sonido de patas corriendo se hace mucho más evidente dejándome claro que un congénere mío se está acercando desde el bosque.

Con desconfianza en mi mirada, sin relajar mi rostro ni un solo segundo, veo cómo la agente de policía deposita a Damián en el suelo, quien se aproxima corriendo alegremente ajeno a lo que se está desatando a su alrededor - ¡Tito Einar!, ¡Tito Einar! Es una policía, una policía - su voz, alegre y excitada por haber estado en brazos de un agente de la ley me llega clara, al igual que la voz de la mujer, aunque en un tono de desprecio que no me pasa para nada desapercibido. Justo en cuanto noto el abrazo de mi sobrino, coloco mi brazo izquierdo en su cuerpecito, apretándolo con fuerza contra mi pecho, protegiéndolo instintivamente de aquella chupasangres, viendo claramente la aparición del otro licántropo, en su forma animal, fijando mi mirada en la suya, estableciendo ese conocimiento mutuo que nos une como especie y que hace que las manadas funcionen de forma tan coordinada. Al momento veo su dolor, siento su dolor en mi, pues está claro que la herida de su cuarto trasero le está haciendo sufrir, una herida que no tardo en relacionar con el disparo, un disparo que sólo puede proceder de la vampiresa. Pero también veo en su enrabiada y dolorida mirada, el odio, la rabia ciega de aquellos que se dejan llevar completamente por nuestra naturaleza animal y que ahora mismo me muestra a un animal herido y enojado con el que no se puede razonar - ” Y ahora ¿qué? Einar… ese pobre desgraciado no sabe lo que hace y seguramente esa jodida sanguijuela ha sido la causante… Debes proteger a Damián… debes protegerlo a toda costa… aunque ello te comporte la muerte" -. Mis pensamientos están claros, lo que veo no tiene duda, la vampiresa ha atacado al licántropo, lo ha herido y ahora su rabia desatada lo ha cegado y no dudará en atacar a cualquier cosa que esté delante, sé lo que pasará, pues lo he vivido y lo he hecho.

Aferrando con fuerza a mi sobrino contra mi pecho, notando al instante el agudo dolor de mis colmillos al agrandarse, permito que un aullido animal, un aullido cargado de rabia de desafío surja de lo más profundo de mi ser, llenando el aire fresco del parque, elevándose hacia la bóveda celeste, consiguiendo captar completamente la atención de mi congénere, quien detiene su avance para mirarme amenazante, dispuesto a abalanzarse sobre mi en cualquier momento.

Lentamente, con movimientos precisos, sin apartar la mirada ni un solo instante del gran lobo, desafiándole a que se atreva a atacar a mi manada, bajo al pequeño al suelo acompañándolo con mi brazo para que se quede detrás de mí, protegido de los dos enemigos que tengo ahora mismo a escasos metros de mi - Nei, Bror… – le digo en tono amenazante al lobo, tras gruñir ligeramente y sacudir negativamente la cabeza, antes de desviar mi mirada a la rubia - ¿Qué no es seguro? ¡Vaya…! No lo había notado… – le respondo con tono sarcástico al tiempo que tenso todo mi cuerpo preparándome para recibir el ataque del licántropo y contraatacar al momento, porque lo que tengo muy claro es que no va a parar hasta que su sed de sangre y de venganza se vea saciada - "Cosa que solo pasará cuando haya acabado con alguno de nosotros… " - me recuerdo a mi mismo pues de sobras lo sé.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.