06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco


Esa noche la luna brillaría en su máximo esplendor, por lo que había decidido largarme del bullicio de la ciudad para pasarla en la tranquilidad de los bosques del estado de Nueva York, lejos de mundanos a los que pudiera herir por error - "Venga ya Einar… si los mundanos te importan un carajo… lo haces por tu hermana y tu sobrino… para que la historia no se repita otra vez…" - me recrimino, pues sé que es la auténtica verdad de que evite pasar las noches de luna llena en su casa. Aunque también me gusta evadirme en los bosques, olvidarme de las normas del Consejo, de las luchas, de la humanidad, para dejar que mi auténtica naturaleza salga a la luz, para disfrutar corriendo como el animal que realmente soy, cazando y disfrutando de la hermosura del bosque y la naturaleza en su pleno esplendor, siendo uno con ella, encontrando mi auténtico sitio, como cuando estaba en la taiga siberiana, viviendo libre y sin ataduras.

Con una gran sonrisa, fruto de la relajación y la paz que me inspira el volver a estar entre árboles, dejo aparcada mi Kawasaki en el aparcamiento de la entrada al parque, para comenzar a andar con la mochila cargada a mi espalda. La verdad es que llevo pocas cosas en ella, básicamente lo necesario para pasar un fin de semana en el bosque, aunque de sobras sé que pasaré la mayor parte del tiempo en mi forma lobuna, por lo que en realidad no es necesario nada de eso, pero claro, hay que aparentar.

Según voy avanzando, dejando atrás el sendero principal, para tomar uno secundario, del que, al cabo de un buen rato de caminata, decido abandonar para ir campo a través, mi humor va mejorando visiblemente, haciendo que de mis labios comience a surgir un tenue silbido, que suena al ritmo de una antigua canción que mi madre me cantaba de pequeño y que se ve algo alterada por el palillo de madera que acostumbro a llevar en muchas ocasiones en mi boca. Mientras avanzo tranquilamente, el suave olor a limpio y puro del bosque me embriaga, relajándome, como lo hace la canción, portando recuerdos de mi infancia en mi isla natal, haciendo que, sin que pueda ni quiera evitarlo, la voz de mi madre se apodere de mi cabeza, oyéndola cantarme aquella vieja nana que tantas noches me había conducido a la tranquilidad necesaria para poder dormir.

Tras deambular durante varias horas, en completa soledad y disfrutando de todas las agradables sensaciones que llegan a mis desarrollados sentidos, decido detenerme por fin en un pequeño claro, resguardado por varios sauces y robles, para depositar la mochila en el suelo y montar aquí mi modesto campamento que me servirá de entretenimiento hasta que mi fiel amante, la luna, me iluminará con su maravillosa grandiosidad a la que honraré con mis aullidos antes de lanzarme a la caza.

Por desgracia, lo que pensaba que iba a ser una rutinaria noche de luna llena, de caza y de disfrute animal, se ve alterada por el ligero olor a mundano que, lentamente comienza a traerme el caprichoso viendo al cambiar de sentido. Lanzando un gruñido de protesta, avanzo a paso ligero hacia el lugar desde donde mi olfato me indica que llega ese olor. Pero si espera encontrar al típico grupo de excursionistas acampados en el bosque, lo que me encuentro en cuanto llego al lugar desde donde se origina el olor, hace que me detenga en seco y todos mis vellos se ericen al instante. Ante mi, se encuentran esparcidos por varios sitios los restos de lo que parece ser una tienda de campaña, y por el olor, sé que también los restos mutilados de los dueños mundanos de los trozos de tela destrozados. Con rapidez, miro a mi alrededor, mientras me esfuerzo por olfatear el aire, buscando más olores, algo que me indique qué es lo que ha pasado ahí, algo que me de una pista de quien ha sido el causante de semejante atrocidad. Y no hace falta mucho rato para que el olor a podredumbre tan característico me de la solución - "Trasgos…." - pienso gruñendo para mis adentros, sintiendo el asco visceral que me producen todas las hadas por la relación que hago entre ellas e Irlanda, con mi padre a fin de cuentas - "Vaya Einar… parece que algo te ha llevado hasta sus dominios, será mejor que muevas tu culo fuera de su territorio, si no quieres tener serios problemas con ellos y con la Clave, porque esos burócratas cegatos seguro que te echan la culpa de la muerte de esos desgraciados en cuanto sepan que estabas por aquí en el plenilunio…" - me recuerdo a mi mismo sabiendo que será mejor que me aleje de esta zona si no quiero meterme en problemas de verdad, y no solo porque me pueda encontrar con los trasgos quienes, como todas las jodidas hadas son excesivamente territoriales, sino porque como llegue algún cazador de sombras y me encuentre aquí, no se lo pensará mucho antes de atacarme al juzgarme sin conocimiento ni preguntar.

Así, sin tocar nada, intentando dejar el menos rastro posible ahí, me lanzo a una carrera a través del bosque, esquivando ágilmente ramas, raíces y rocas, alegándome de la zona, mientras el sol continúa su lento descenso que le llevará a ocultarse por detrás de las montañas occidentales, dejando que la oscuridad se cierna sobre el bosque en pocas horas. Por desgracia en cuanto llego a donde había dejado mis pertenencias, me encuentro con un grupo de cinco trasgos que ya están entretenidos desperdigándolas por el claro, los cuales no tardan en dejar los que están haciendo para centrar su atención y sus oscuros ojos en mi -  "Joder, joder… te has metido de lleno en la boca del trasgo Einar" - pienso con cierta ironía mientras lanzo un profundo y gutural gruñido de advertencia antes de dar un paso hacia atrás, pues sería una locura lanzarme ahora mismo sobre los cinco.

En cuanto doy ése primer paso, los trasgos se lanzan hacia mí, por lo que no dudo ni un solo segundo en empezar a correr con toda la rapidez de la que mis dos piernas humanas me permiten, huyendo de un encuentro directo contra ellos del que seguramente no saldría con vida - "Piensa, piensa, joder… tienes que separarlos, dividirlos para poder tener una oportunidad" – pienso desesperadamente mientras avanzo desesperadamente por el abrupto terreno colina arriba.






avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, al atardecer ▻
◅ Cielo despejado, temperatura medio-baja ▻
Encapuchado
En la noche del día de hoy está programado que la luna llena brille en el cielo como pocas veces lo hace, no habrá feos nubarrones que la tapen, tan solo podrán opacar su luminiscencia las luces y la contaminación de la gran ciudad. Es por eso mismo que he decidido alejarme de la urbe y pasar el día entrenando en el Parque Natural de Adironack, al norte de Nueva York. Es un lugar ideal para practicar y mejorar mis poderes, con alejarse de las zonas más transitadas es suficiente, a nadie se le ocurriría adentrarse en el corazón del bosque, cualquiera podría perderse incluso con el mejor sentido de la orientación. Pero a mí no me preocupa eso, sé que puedo regresar con tan solo abrir un portal de regreso a mi vivienda, así que ni siquiera temo que alguna amenaza mayor pueda hacer acto de presencia. Mis sentidos están depositados en el entorno, por lo que en el momento en que perciba que algo no va bien, puedo marcharme sin problemas, y nadie sabrá que Deimos ha estado aquí. Así que lo tengo todo a mi favor.

La gruesa rama de un gran árbol sostiene mi peso, mientras una gran masa de agua permanece debajo de mí, flotando en el aire como si estuviese anclada en semejante posición. Con un movimiento ascendiente de mi brazo derecho parto la esfera por la mitad, haciendo que la inferior disminuya su tamaño y se cree una nueva sobre mi cabeza. Alguna que otra gota cae sobre mi cabeza, pero casi ni lo noto. El anclaje de cada partícula en el espacio es prácticamente perfecto, así que doy mi siguiente paso, convirtiendo la esfera inferior en una masa compacta de vapor de agua ardiente mientras que la superior se solidifica en una bola de hielo. Muevo toda el agua en ambos estados hacia adelante, quedando entonces fuera de la vertical que las une, y sin más preámbulos, desciendo el brazo que continuaba alzado hasta que ambas masas de agua en estados opuestos colisionan y se convierten en una intensa lluvia momentánea que moja el diámetro de terreno forestal que queda justo debajo. Y tras finalizar este entrenamiento sobre el control del agua, me dejo caer a un lado, manipulando el viento a mi antojo para que acolche mi caída. Miro el reloj, las dos y cuarto del mediodía.

- Creo que me comeré un snack mientras doy un paseo y me fundo con la naturaleza -murmuro, hablando para mí mismo.

Hago aparecer una barrita energética en mi zurda, guardando el envoltorio en uno de mis bolsillos para no contaminar el entorno. Odio cuando encuentro basura en lugares tan puros como puede ser este bosque, ¿acaso no tienen espacio suficiente los mundanos en el cual desechar sus porquerías? Siempre que encuentro alguno de sus restos, me aseguro de desintegrarlo de la misma forma que haría si encontrase a su dueño. Miento, al irresponsable que lo arroje probablemente le infligiría algún tipo de tortura para que sufra y aprenda a tragarse su propia suciedad.

Pero es al llegar a un amplio claro del bosque cuando mi odio se ve acrecentado todavía más. Un montón de basura desparramada por el suelo, restos de una tienda de campaña y del equipamiento de trekking de quienes supongo que la debieron montar. Pero no solo eso, sino que entre las telas rasgadas encuentro rastros de sangre humana, así que agarro un pedazo para poder seguir el rastro de la persona o personas heridas. Es cuando retomo mi andar en la dirección que mis singulares capacidades me indican, encuentro en el terreno huellas de bota bastante frescas, mezcladas con otras que no consigo reconocer, semejantes a las de un pie humano, pero más alargadas y anchas de lo normal.


- Seres del bosque… Ya tengo entretenimiento para el resto de la tarde -me termino la barra energética antes de acelerar mi paso para llegar al punto que me indica mi poder de rastreo.

Intento realizar el mínimo ruido posible con mi avance, que mis sonidos se fundan con el del ambiente, hasta que pasados unos largos minutos de rápido caminar me percato de algo que no concuerda con el entorno. Escucho signos de batalla a pocos metros de mí, así que rápidamente me escondo entre unos arbustos cercanos para comprobar qué sucede. Un grupo de salvajes trasgos gritan en busca de batalla contra un hombre cuyos gruñidos no son típicos de un humano, sino más bien de un depredador nocturno.

- ¿Un hombre lobo contra todo un grupo de trasgos agresivos…? Tiene las de perder, y preguntar a una persona será mucho más útil que hacerlo a esos descerebrados, así que creo que me uniré a la diversión -en cualquier otra situación dejaría que los trasgos terminasen con el supuesto licántropo, pero si quiero descubrir qué se esconde tras el ataque al campamento mundano, será mejor que le ayude. Además, así me deberá un gran favor por salvarle la vida, ¿qué tengo que perder?

A la vez que salgo de mi escondite me pongo la capucha, y con un movimiento elegante de brazo consigo que el viento lance por los aires a los monstruos que se abalanzaban sobre el hombre, separándolos así de él y posicionándome a su lado. Una segunda línea de trasgos viene hacia nosotros, pero tan solo necesito agacharme a tocar el suelo para conseguir que unos enormes pilares rocosos y puntiagudos los atraviesen partiéndolos por la mitad.

- ¿Necesitas ayuda? -me dirijo irónicamente hacia mi compañero de batalla, motivado por la pelea que se va a desatar y por la posterior investigación, preparado para el siguiente ataque.


Última edición por Charles Fields el Jue Jun 21, 2018 10:50 am, editado 1 vez


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco

No bien he llegado a recorrer unos cien metros, que me encuentro con otro grupo de siete trasgos culminando la cima de la colina, provocando que un gruñido de fastidio y de rabia surja de mis labios al tiempo que, haciendo un pronunciado quiebro en mi carrera, cambio de dirección siendo consciente de que los dos grupos de trasgos se encuentran ahora mismo a mi espalda y que no tardarán en unirse - "¡Huye Einar! ¡Huye por tu jodida vida perro sarnoso!" – me insto mentalmente a continucar con esa desesperada carrera hacia un lugar desconocido, mientras los gritos de triunfo y las burlas de los trasgos me confirman que continúan en su persecución.

De forma totalmente inesperada, al igual que había sucedido con los trasgos, tras sobrepasar un pequeño grupo de arbustos, veo aparecer una figura encapuchada que se ocultaba entre ellos - "¡Ostia puta!, ¿Es que he ido a parar al puto bosque de las sorpresas ocultas o qué joder? ¡Esto parece el jodido metro en hora punta!" – pienso irónicamente al ser consciente de que la situación se puede complicar todavía más ante la aparición del desconocido. Pero para mi gran fortuna, el destino ha querido que el nuevo se ponga de mi lado pues, tras realizar un grácil movimiento de brazo, una repentina ráfaga de fuerte viento, lanza al primer grupo de trasgos lejos de mi, consiguiendo así más distancia entre ambos, permitiéndome igualmente aflojar mi carrera, mientras que él se agacha con tranquilidad, acariciando el suelo del bosque justo antes de que la tierra tiemble con violencia y de ella se eleven velozmente lo que se me antojan colmillos de roca, que atraviesan y eliminan al segundo grupo de trasgos. Ante semejante muestra de magia, no hace falta que el olor me indique que estoy frente a un mago - "Y uno que parece poderoso…" – pienso al ser consciente de lo que acaba de realizar sin mucho esfuerzo por su parte.

Aprovechando su aparición, y la gran ventaja que parece que me ofrece, detengo mi huida quedándome junto a la figura encapuchada - Nei…, lo tengo todo controlado – le respondo usando un tono burlón ante su pregunta irónica, pues está claro que la necesito y con urgencia. La verdad es que ahora mismo me arrepiento mil veces de no haber tomado ningún arma, pero para nada me esperaba acabar en una situación como la que me encuentro ahora mismo. Sabiendo que es un poco pronto para ello, que la luna aún no está en el firmamento, pero ante la urgencia de hacerlo me preparo mentalmente para aguantar el dolor que en breve se apoderará de cada fibra nerviosa de mi cuerpo, haciéndome padecer una auténtica agonía, que durará poco y será necesaria, pero que no por ello deja de ser dolorosa y traumática.

Tomando fuertes bocanadas de aire puro del bosque, hiperventilando mientras observo cómo los trasgos supervivientes comienzan a desplegarse alrededor nuestro, dirijo mi mirada hacia el interior oscuro de la capucha - Takk… – le agradezco ahora con tono más serio antes de concentrarme y notar el estallido de dolor que pronto se apodera de todo mi ser, que me provoca una agonía brutal mientras mis músculos se tensan, mis huesos se quiebran, se alargan, se encogen, transformando mi cuerpo entero, en lo que se me antoja una auténtica eternidad de dolor agónico y lacerante, en mi forma animal, en ese gran lobo siberiano que es mi alter ego.

En cuanto el dolor desaparece, tan repentinamente como se presenta, mi nueva consciencia acude veloz. Ahora mis sentidos me transmiten muchísima más información que en mi forma homínida, los olores son más nítidos, más abundantes, al igual que los sonidos me llegan con más facilidad. Sin poder evitarlo, dejándome llevar por la excitación del momento, de la cacería que se avecina, elevo mi testa al cielo aún azul, para lanzar un fuerte y prolongado aullido de alegría, de desafío. No bien ha terminado de morir en mi garganta que, tras lanzar una rápida mirada con mis ambarinos ojos al encapuchado, me impulso sobre mis cuartos traseros, abalanzándome con rapidez y eficacia mortal sobre el primer trasgo que aparece en mi camino, saltando sobre él, derribándolo contra las raíces de un viejo roble, mordiendo con fiereza su garganta, clavando profundamente mis colmillos en ella, sintiendo el sabor metálico de la sangre, de la carne, antes de comenzar a agitar con violencia mi cabeza hacia los lados, desgarrando su garganta, degollándolo despiadadamente, abandonando el agonizante cuerpo del trasgo para dirigirme hacia mi siguiente objetivo.  



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, al atardecer ▻
◅ Cielo despejado, temperatura medio-baja ▻
Encapuchado
Sonrío con aires de grandeza cuando escucho al hombre negar mi ofrecimiento de ayuda, puesto que está claro que sí la necesita, no hace falta meterse en su mente para saberlo, sus señales no verbales y tono de voz lo demuestran. Además, no tiene ningún tipo de arma con la que atacar u objeto que le sirva para defenderse, a excepción de la posible esencia lupina que pueda esconder en su interior.
Al mismo tiempo en que los trasgos que anteriormente lancé por los aires se posicionan a nuestro alrededor, rodeándonos, el castaño comienza a hiperventilar y en un instante fugaz puedo ver cómo me mira directamente a los ojos y me dedica una expresión de agradecimiento en noruego. Durante esa fracción de segundo, puedo sentir cómo todo mi interior se queda petrificado y una fuerza emergente en mi interior cobra protagonismo. ¡No! Regresa a la oscuridad, ¡maldito brujo entrometido! Doy un par de profundas bocanadas de aire antes de regresar mi atención a la situación actual. No estoy acostumbrado a recibir agradecimientos, así que hagamos que merezca la pena haberlo recibido.

- Yo me encargo -mientras el hombre agoniza de dolor y se retuerce, alterando por completo su aura y su forma corporal, me doy la vuelta y me preparo para ejecutar uno de los trucos practicados anteriormente.

Con unas veloces rotaciones de muñeca genero una esfera de agua que se sostiene en el aire, a pocos centímetros de mi mano. Al ser testigos de semejante magia, los trasgos que se encuentran frente a mí se preparan para atacarme, pero sin dejarles dar ni un caso, convierto esa esfera acuática en puntiagudas estacas de hielo que salen disparadas a gran velocidad contra todos y cada uno de ellos, atravesando su pecho. Y por sí semejante ataque no fuese suficiente, me aseguro de que, en el momento en que los helados aguijones entran en contacto con su cuerpo, una fría capa de agua los recubra por completo, tornándolos así en horripilantes figuras de hielo con trasgos muertos en su interior.

- Quedarían bien en el jardín de una mansión tenebrosa -con bastante calma, me acerco a una de ellas y, empujándola de una patada, consigo que caiga al suelo y se rompa en pedazos-. Lástima que no haya ninguna con tales características por la zona -elevo el puño a la altura de mi cabeza y, con tan solo apretarlo con fuerza, hago estallar cada una de las figuras heladas, logrando así un gran espectáculo de explosiones heladas, en el que los cachos de hielo que vuelan por los aires cobran todo el protagonismo.

Una vez eliminada esta mitad del grupo de trasgos, dirijo mi atención a la otra mitad, de los cuales parece querer ocuparse el cánido furioso en el que ahora se ha convertido el hombre que anteriormente se encontraba en apuros y cuyo aullido hacia el cielo demuestra que acaba está preparado para el ataque, ¿o será que está llamando a los de su manada? Sea como sea, no estoy en una situación en la que se me permita detenerme para comprobarlo, así que enseguida retomo mi posición de combate. Él se lanza contra uno de los objetivos, a la vez que el resto de repugnantes seres de rostros deformes y arrugados van contra él.

- ¿Todo un grupo contra uno? Eso es un combate injusto -sin pensármelo dos veces, lanzo una bola de fuego contra uno de ellos, reduciéndolo así a cenizas y captando la atención del resto, a excepción del que está agonizando bajo las fauces del licántropo-. Vamos, tengo más para vosotros -busco provocarles, como es obvio, estando plenamente seguro de que su escasa inteligencia contribuirá a ello.

Como era de esperar, todos vienen contra mí en horda, y este es el acto final para terminar con este grupo de enemigos, así que es hora del gran espectáculo. Rápidamente rodeo al hombre lobo con una barrera que lo protegerá de mi siguiente movimiento, y es que me agacho al suelo, apoyando ambas manos en el mismo y, tras concentrarme y calcular la superficie que quiero que abarque mi ataque, una fina capa de hielo se extiende por ésta a la vez que centenares de estacas de hielo se extienden en vertical, atravesando a los trasgos que se dirigían hacia mí, dejándolos empalados mientras su asquerosa sangre las tiñe de un color oscuro. Es al levantarme cuando me percato de los finos copos de nieve que caen lentamente, atrapo uno en la palma de mi mano y al levantar mi mirada hacia el cielo me doy cuenta del pequeño nubarrón generado.

- Atmokinesis… -no me esperaba esto, mucho menos lo buscaba, pero por lo visto ciertas tendencias en mi interior están fructificando, ya era hora de que mis esfuerzos comenzasen a tener sus resultados. Sé que dominar esta técnica como cualquiera de mis otros poderes costará su tiempo, pero al menos ya soy consciente de que podré conseguirlo-. Espero que esa densa capa de pelo te salve del frío, lobito -bromeo, acercándome al licántropo mientras el hielo se va deshaciendo a mi paso y los cuerpos inertes de los trasgos caen en seco contra el suelo.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco



Haciendo caso omiso del cuerpo sin vida del trasgo que he dejado a los pies del roble, me permito evaluar la situación durante unos minutos, algo que me costó media vida conseguir, pues controlar los instintos lobunos, la necesidad de dejarme llevar de no actuar, de no pensar, no es algo que se consiga de forma fácil al cambiar de forma, siempre nuestra parte lobuna se impone y hace falta mucha fuerza de voluntad y mucho entrenamiento para conseguir que no se apodere completamente de tu ser y termines haciendo cosas de las que siempre te acabas arrepintiendo - "Y sabes perfectamente qué pasa cuando pierdes el control verdad ¿Einar? " – me recuerdo mentalmente pues fue esta falta de control la que acabó con mi propia familia.

Obligándome a dejar de lado estos pensamientos, que no pueden traerme más que el dolor y sufrimiento que ya de por si siento cada día, me sorprende encontrarme con un espectáculo de trozos de hielo saltando por los aires, de explosiones heladas de lo que me han parecido que eran figuras de trasgos congeladas, cosa que me hace suponer que mi aliado accidental no ha estado con las manos quietas durante mi dolorosa transformación ni mi ataque. Cosa que agradezco enormemente al ver como el resto de trasgos se abalanzan hacia mi, como si de una auténtica estampida se tratase, dispuestos a terminar conmigo, algo que sé a ciencia cierta que no tardará en pasar, pues son demasiados para que pueda acabar con todos ellos a la vez. Sin embargo, no pienso rendirme, nunca lo he hecho realmente y hoy no va a ser la primera vez que pase. Así, lanzando un gruñido de desafío me preparo para su ataque, agachando la testa, erizando los pelos de mi nuca, enseñando los dientes y separando mis patas, dispuesto a moverme con toda la velocidad de la que soy capaz en cuando los tenga cerca.

Es entonces cuando una explosión de luz y calor termina al instante con la vida de uno de aquellos seres, haciendo que el resto cambie su objetivo, dejándome de lado para lanzarse ahora hacia el mago, quien con una tranquilidad y gracia digna del hombre con los mayores nervios de acero del mundo, comienza a agacharse, haciendo que un cosquilleo me recorra todo el cuerpo, sintiendo que me ha hecho algo que no consigo entender, pues mis sentidos me indican que hay algo a mi alrededor, pero no que no logro entender qué es. Observo como su trayecto descendente no tarda en terminar, colocando las palmas de las manos en el suelo. En un par de parpadeos, una capa de hielo comienza a extenderse desde su posición en dirección a los trasgos que no han cejado en ningún momento en su ataque, y que son atravesados por estacas de hielos que surgen de la misma tierra, desgarrando su carne, quebrando sus huesos y llenando el silencio del bosque con sus alaridos de dolor.

Extasiado ante el espectáculo, sintiendo un fuerte sobrecogimiento ante lo que acaba de pasar, ladeo mi cabeza hacia la izquierda, admirando como la oscura sangre va pintando las estacas de hielo, mientras una suave y agradable nevada comienza a caer de una repentina nube que parece haber aparecido de la nada. El sonido de la voz del mago hace que mueva las orejas en su dirección antes de que lo haga con la cabeza. Sé que lo que quiera que me haya hecho ha desaparecido, pues ya no noto ese extraño cosquilleo. Moviéndome con tranquilidad, me acerco al brujo, sin cambiar mi aspecto, permitiendo que mi lengua sobresalga ligeramente por el lateral de mi boca, entre mis dientes, al tiempo que el pelaje de mi nuca se relaja, demostrando la tranquilidad y, sobretodo gran curiosidad, que ahora mismo siento - "Muy gracioso… ¡Nací en el frío! ¡El invierno es mi hogar!" – le contesto mentalmente aunque solo sale un gruñido de mi boca sentándome sobre mis cuartos traseros, manteniendo mi forma animal pues algo en mi interior me dice que la voy a necesitar, puesto que no me extrañaría que hubiera más de esas malditas criaturas por los alrededores.

Así, sentado, olfateando el aire en busca del olor de otros trasgos que puedan encontrarse por los alrededores espero a que el mago termine de acercarse, notando por fín su olor, un olor que siempre me recordará a él, que es el suyo propio y que es, seguramente, el olor más extraño que jamás haya llegado a mis fosas nasales, pues son dos olores completamente contradictorios, una extraña mezcla de ceniza de madera con resina fresca, aunque se impone claramente el de ceniza. Dos olores opuestos que definen a un solo individuo, algo extraño, muy extraño, tanto como el joven que me ha salvado la vida, porque dudo mucho que hubiera sido capaz de conseguir sobrevivir al ataque conjunto de todos aquellos seres.




avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, por la tarde ▻
◅ Cielo despejado, temperatura medio-baja ▻
Encapuchado
La confusión del licántropo con respecto a cada uno de mis movimientos me divierte, me gusta sorprender a desconocidos, eso acostumbra a convertirlos en individuos mucho más fáciles de manipular, demuestra tu poder y tendrás todo un séquito de personas inferiores a ti agachadas a tus pies. Por suerte, siendo brujo lograr eso es muy sencillo, tan solo es necesario sumarle un poco de pomposidad a cada uno de esos movimientos para simular un efecto de grandiosidad. De ahí que haya realizado el espectáculo de estatuas de hielo anteriormente, seguida de este nuevo ataque en el que convierto el terreno en un campo de afiladas estalagmitas de hielo. Ello me lleva a poder observar el efecto esperado, y es que el hombre lobo parece completamente alucinado con todo lo que acaba de presenciar. Si bien no puedo meterme directamente en el interior de su mente para comprobar sus pensamientos, estoy seguro de las expresiones de asombro que deben ocuparla, además de una irónica respuesta a mi irónica pregunta.

- Creo que es hora de que nos movamos de aquí, estoy seguro de que detrás de este ataque debe haber algo más -tras informar al licántropo de mis intenciones, quedando cerca de él, retomo mi andar con dirección adónde provinieron los trasgos-. Esas criaturas son demasiado inútiles y estúpidas como para organizarse por sí mismas de esa forma, lo que me lleva a pensar que tiene que haber una mente pensante que los utilice para lograr sus propios fines.

Mientras nos alejamos del lugar del ataque, puedo sentir cómo la energía mágica desprendida del mismo va disminuyendo. Sin embargo, para evitar posibles sucesos inesperados, una vez nos hemos alejado lo suficiente, me detengo unos segundos y me doy media vuelta para eliminar todo rastro de nuestra presencia ahí, no quiero tener que dar explicaciones a la Clave en el caso de que lleguen hasta aquí y hayan detectado semejante batalla en el radar de actividad subterránea del Instituto de Nueva York. Una vez hecho esto, alcanzo de nuevo el paso de mi acompañante, mientras nos adentramos en una zona forestal mucho más oscura y siniestra que la anterior, donde las densas copas de los árboles dificultan el paso de cualquier rayo de luz exterior y cuyo ambiente se nota mucho más frío y pesado, incluso cuesta respirar aquí. A los pies de algunas cortezas pueden distinguirse setas de diversas especies, incluyendo algunas mínimamente luminiscentes que ayudan a divisar mejor el camino que se extiende ante nosotros. Algo me dice que estamos adentrándonos en terreno prohibido, pero no tengo miedo al peligro, y supongo que mi compañero tampoco, debido a la decisión y ferocidad que mostró en el combate vivido hace tan solo unos minutos.

- Será mejor que a partir de aquí estemos bien atentos a todo nuestro entorno, en cualquier momento podríamos ser víctimas de una posible emboscada, por lo que debemos estar preparados para defendernos de cualquier tipo de ataque -para mí es relativamente sencillo, ya que, ante cualquier movimiento o sonido desconocido o sospechoso, me basta con generar una barrera a mi alrededor que me cubra de la ofensiva. Pero si quiero mantener seguro también al licántropo, deberemos tener una buena coordinación, no me gustaría que sufriera daños graves, porque ello me llevaría a tener que utilizar más cantidad de magia para auxiliarle y, sinceramente, prefiero tener los tanques bien cargados para arremeter contra cualquier amenaza.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco


Sin dejar de pensar en lo extraño de su olor, pues nunca antes había sentido algo semejante, dos olores tan contrapuestos en una sola persona, escucho sus palabras sentado sobre el suelo, ladeando ligeramente la cabeza mientras dejo sobresalir mi áspera lengua por un lado de mi hocico antes de soltar una especie de ladrido a forma de respuesta a sus comentarios, pues está claro que tiene razón, que los trasgos no son los suficientemente listos como para realizar un ataque coordinado por varias bandas, ya que habitualmente lo hacen sin pensar, lanzándose de cabeza a la batalla desordenadamente.

En cuanto veo que comienza a caminar, alejándose de la carnicería que acaba de realzar de forma tan brutal como efectiva, me levanto y comienzo a seguirle sin dejar mi forma animal en ningún momento, disfrutando de la sensación de la textura de la tierra bajo mis fuertes patas. A pesar de que me extraña verlo detenerse un momento, observar lo que hemos dejado atrás, no me quedo con él, pues ahora mismo mi interés se encuentra en no volver a permitir que un grupo de esos seres me pille por sorpresa, así que me concentro en los olores y los sonidos que me llegan, dirigiendo mis orejas hacia delante, hacia el lugar por el que aparecieron los seres.

Poco a poco el bosque se vuelve más tupido, más oscuro, más opresivo, algo que me gusta, me siento bien en el bosque, es mi hábitat natural. Me crie en una isla en medio del Atlántico, y después pasé gran parte de mi vida en los bosques siberianos, bosques tan oscuros y misteriosos como este, bosques en los que los licántropos vivimos tranquilos, felices y en armonía con nuestra bestia interior. Pero algo en el olor de este bosque, algo en las sombras que comienzan a ser cada vez más alargadas, más omnipresentes, me indican de que no se trata de un bosque normal, que hay algo más, algo que pronto encontraremos si seguimos en la dirección que hemos tomado, algo que no nos gustará encontrar.

Pronto un extraño frío provoca que salga vaho de nuestras bocas a cada expiración, indicando que la temperatura es mucho más fría de lo que debería en la zona, al tiempo que la luz del sol queda totalmente eclipsada por el frondoso follaje de los viejos y retorcidos árboles siendo la luz producida por unas extrañas setas la única fuente de luz, haciendo que todo mi cuerpo reaccione ante la amenaza que me llega por todos mis sentidos.

Mientras camino con sigilo, moviendo mis orejas en varias direcciones, buscando captar cualquier tipo de sonido extraño que pueda llegarme, vuelvo a escuchar al brujo hablarme. Su voz, se hace demasiado audible, a pesar de que estoy seguro que no me habla en un tono más elevado del que ya haya usado. Esto solo mi dice que el bosque está más callado de lo normal, que no se escuchan los típicos sonidos que deberían escucharse, como si el propio bosque estuviera aguantando la respiración a la espera de que algo suceda. Por esto decido quedarme a la izquierda del encapuchado, lo más cerca de él, pues no me parece tan descabellada su idea de que podamos llegar a sufrir una emboscada por parte de lo que quiera que se oculte en esa zona.

Tras avanzar durante unos minutos en silencio, totalmente concentrado en los estímulos que van llegando a todos mis sentidos, un extraño crujido hace que gire mis orejas con rapidez hacia mi izquierda, mucho antes de que le siga mi cabeza, intentando localizar el ruido que me ha llegado desde allí - "¡Joder Einar! Si solo se trata de unas raíces viejas… ¿no me digas que ahora te asustas como una colegiala? ¡A ver si vas a ser tu la caperucita y no el lobo maldito idiota!" – me recrimino a mi mismo al comprobar que no hay más que unas raíces viejas que seguramente habrán crujido por el viento antes de volver a mirar hacia delante - "Un momento… pero si aquí no sopla ni una brizna de aire…" – por desgracia la alarma se enciende demasiado tarde, pues en lo que tardo en volver a mirar en la misma dirección, noto como mis dos patas izquierdas quedan atrapadas por algo. Lanzando un gañido de sorpresa, veo como las bastas raíces del árbol se enredan con fuerza en mis patas, inmovilizándome al momento al tiempo que cada vez van ejerciendo más presión, haciendo que sea consciente de que si siguen cerrándose, estrangulando mis patas, los huesos no tardarán en quebrarse ante semejante presión. Gruñendo con desespero, la misma sensación que se apodera de mi al verme atrapado, comienzo a luchar con fuerza por liberarme, algo que sé que no podré simplemente tirando de ellas, así que rápidamente comienzo a morder con toda la fuerza de la que soy capaz las malditas raíces, intentando partirlas y así poder liberar mi pata delantera.  




avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, por la tarde ▻
◅ Cielo despejado, temperatura medio-baja ▻
Encapuchado
A cada paso que damos nos adentramos más y más en la oscuridad del frío y húmedo bosque en el que ahora se ha convertido nuestro entorno. Está que esta zona del mismo no debe ser muy frecuentada por humanos, incluso en algunas ocasiones me da la sensación de que los crujidos bajo mis pies no son precisamente de raíces u hojas secas, sino más bien de huesecillos al partirse. Sin embargo, la visibilidad es demasiado reducida como para poder comprobarlo. A su vez, el licántropo permanece a mi izquierda, también completamente atento a todo nuestro entorno, algo que me demuestra el movimiento ágil de sus orejas, como si fueran antenas parabólicas que se enfocan hacia allá de donde provenga cualquier sonido. De todas las razas de subterráneos, la que más curiosidad despertaba en Charles siempre han sido los licántropos, a pesar de que no ha podido jamás estudiarlos con detenimiento. La mutación que sufre todo su cuerpo al pasar de humano a lobo es una cuestión ciertamente interesante, ¿cómo es posible que su esqueleto contorsione de esa forma tan brusca sin sufrir ningún tipo de daño? Es más, incluso su sistema nervioso y muscular deben pasar por severos cambios como para llegar a obtener un producto tan distinto a la naturaleza humana.

- Jamás dejaréis de sorprenderme, los licántropos -murmuro irónico al ser testigo del susto que se lleva mi acompañante por el simple crujido que proviene de nuestra izquierda. En un principio lo atribuyo al viento, sin embargo, enseguida caigo en que aquí no se mueve ni una pizca del mismo, algo que enseguida dispara todos mis sentidos.

Acto seguido, unas fuertes y flexibles raíces se abren paso rápidamente, rompiendo el terreno y aferrándose a las patas del lobo, que por mucho que intenta escapar del agarre le resulta tarea imposible. Ahora está más que claro que este lugar está habitado por algo más que estúpidos trasgos, algo que no pienso descubrir sin la ayuda de la víctima que ahora ha caído en la trampa. Arrojo un par de bolas de fuego sobre las ramas que lo apresan, las cuales enseguida se convierten en pasto de las llamas, que apago una vez he conseguido liberar al licántropo, para que no se propaguen. Sin embargo, esto no es todo, y es que, sin apenas darme tiempo a reaccionar, recibo un seco y brutal golpe por el costado, que me lanza a largos metros de distancia hasta chocar con un duro tronco y caer al suelo. Me levanto entre quejidos, palpando la dolorosa contusión que ahora tengo bajo mis costillas, y consiguiendo sanarla gracias a mis poderes de curación.

- Nunca me gustaron los bosques encantados de los cuentos -manteniendo mi ironía incluso en situaciones como la actual, vuelvo a hacer aparecer nuevas bolas de fuego en mis palmas, las cuales lanzo ferozmente contra los árboles que ahora parecen haber cobrado vida. Los mismos son reducidos a cenizas en cuestión de minutos. Ahora ya no me importa si tengo que recurrir a un incendio forestal si con ello consigo descubrir qué diantres se esconde detrás de estos sucesos-. ¡Tú! Ven aquí, no quiero hacer lobo asado -le grito a mi compañero, el cual se encuentra entre las llamas que poco a poco comienzan a extenderse y a saltar de árbol en árbol-. Contempla el espectáculo, pocas veces en tu vida podrás ser testigo de lo maravilloso que puede llegar a resultar el fuego en todo su esplendor -dibujo una sonrisa un tanto psicopática en mi rostro mientras nos cubro a ambos con una barrera protectora.

Si de veras hay algún subterráneo residiendo en estos lares, no creo que tarde demasiado en hacer acto de presencia, a nadie le gusta que invadan y mucho menos hagan arder la propia morada. Así que es cuestión de tiempo que aparezca, hasta entonces contemplaré satisfecho cómo las llamas lo devoran todo a su paso junto con el crepitar que cada vez aumenta más de volumen, y me prepararé para defenderme de cualquier ataque inminente.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco


Tras dos fuertes estallidos seguidos del sonido del fuego al morder la leña vieja y sobretodo de un repentino calor, noto como mis dos patas quedan totalmente liberadas, por lo que ahora puedo ver cómo las raíces que me habían apresado se convierten en dos trozos de madera ardientes antes de que se apaguen con la misma rapidez con las que aparecieron, dejándome claro que ha sido obra del brujo, algo que le agradezco pues tenía muy claro que no lograría zafarme antes de que mis huesos quedaran triturados por aquellas raíces.

Una vez libre, me aparto con un ágil salto hacia atrás, alejándome de los restos calcinados de las raíces, para comprobar, asombrado, como parece que los árboles estén cobrando vida, como si algo les hubiera dotado de la capacidad de reaccionar a la velocidad animal, haciéndome mirar en todas direcciones, gruñendo sin parar mientras ramas y raíces empiezan a entretejerse, preparando una especie de red que estoy seguro no tardará en caernos encima. Es justo en ése momento, cuando el sonido de un golpe seco hace que dirija mi atención hacia el brujo, viendo como es derribado por el contundente golpe de una rama bastante gruesa. Sin pensármelo dos veces, me propulso hacia el extremo de la rama gracias a mis fuertes cuartos traseros, aferrando la punta con mi mandíbula, la cual cierro con todas mis fuerzas, quebrando así la rama, que deja de avanzar en dirección al brujo, quien no tarda en incorporarse no sin mostrar claramente el dolor que le ha producido el violento impacto.

- "Oh… ¿Un bosque encantado? No me digas… no sé porque creo que ya me había dado cuenta de eso…" – le respondo mentalmente, en el mismo tono irónico que habría utilizado en mi forma humana pues ahora mismo tengo muy claro de que estamos en los dominios de algún subterráneo con la capacidad de controlar el entorno a su antojo - "y hay muy pocas razas capaces de hacer semejantes proezas…" – me recuerdo a mi mismo, sabiendo de sobras que estamos ante un brujo, demonio o un hada, pues es imposible que un vampiro, licántropo o fantasma sea capaz de obtener un control tan perfecto sobre el entorno.

Al momento, de las manos del desconocido, comienzan a surgir un buen número de bolas de fuego, las cuales no tardan en iniciar un importante incendio. La visión de los árboles al comenzar a arder con aquella rapidez e intensidad, hace que el miedo más primitivo, aquel que tanto humanos como lobos siempre han sentido hacia ése devastador elemento, se propague con la misma rapidez que las caprichosas llamas por todos los árboles que nos rodean, haciendo que sienta como el pánico esta a punto de apoderarse de todo mi ser, al comprobar que no hay escapatoria posible, que el fuego está devorando todo lo que nos rodea y que en cualquier momento nos engullirá en sus cálidas y mortíferas fauces.

El grito del mago, me saca de mi ensimismamiento, consiguiendo que el terror que comienzo a sentir, se apacigüe lo suficiente como para acercarme con rapidez a él, sin importar que me vea hacerlo con la cabeza gacha y las orejas completamente pegadas a ella, con el rabo entre las patas literalmente, pues ahora mismo estoy realmente asustado. Siempre he oído decir que el miedo a morir quemado hace que la gente reaccione de formas totalmente ilógicas, como cuando intentan huir de las llamas lanzándose al vacío desde las ventanas de un edificio por elevado que sea. Y yo no soy menos inmune a ese miedo, por muy valiente que me considere, además que mi instinto animal lo teme aún más si cabe. Es por esto, que las palabras del brujo me producen un profundo escalofrío, que se acrecenta al ver aquella expresión en su rostro, algo que enciende mis alarmas internas, pues está claro que está disfrutando de la destrucción que él mismo ha provocado, sin importarle las consecuencias que semejante acto conllevará para el bosque.

Por muy asustado que esté ahora mismo, no puedo evitar que una parte de mi quede fascinada por el danzar caprichoso de las llamas al ir devorando la madera, las hojas y todo lo que se encuentra a su paso, aumentando considerablemente la temperatura haciendo que me mantenga pegado al brujo, rozando su pierna con mi cuerpo, algo impensable en cualquier otra situación, pues nunca he permitido que los extraños me toquen en mi forma animal, pues me hace sentir como si fuera un jodido perro en vez de un lobo.

Está claro que ha hecho algo que nos mantiene protegidos de las llamas, algún tipo de conjuro protector, pues ni siquiera las ardientes cenizas que empiezan a llover por todo nuestro alrededor caen sobre nosotros. Como también tengo muy claro que no pienso moverme de su lado, pues no quiero morir abrasado - "Y dudo mucho que su plato favorito sea el lobo asado… además que la carne de lobo es muy dura…" – me permito bromear mentalmente ahora que sé que no voy a morir, pudiéndome relajar lo suficiente como para dejar caer mi cola y elevar de nuevo mi cabeza y orejas.

Pocos minutos después, un extraño sonido, algo que no consigo descifrar de buenas a primeras, hace que eleve mi rostro al cielo, ahora completamente iluminado por las llamas, comprobando que estamos ya en el atardecer y que pronto la luna llena me sonreirá desde lo alto del firmamento. No bien he terminado de ver eso cuando ante mis ojos, lo que parece ser una gran pelota de agua, comienza a crecer rápidamente, hasta convertirse en una enorme bola de líquido que no tarda en romperse de golpe, cayendo con fuerza y violencia sobre nosotros y el gran incendio que ha provocado el brujo, haciendo que note el impacto del agua sobre mi cuerpo y que, instintivamente comience el rápido movimiento que recorre mi cuerpo, desde el cuello hasta la cola y que sirve para eliminar todo el agua que tengo encima de mi pelaje.

Una vez finalizado, compruebo que las llamas se han reducido considerablemente, y que el agua que hay en el suelo parece crecer de nuevo, elevarse en forma de bolas de agua que van cayendo sobre los focos aún activos mientras una voz femenina y agradable hace que me gire inmediatamente hacia mi derecha. - Un detalle muy bonito por tu parte, preparar las brasas para poder cocinar vuestra apetitosa carne… pero me gusta la carne muy cruda - escucho decir, aunque no soy capaz de discernir figura alguna que me indique quien es la propietaria de esa voz tan dulce, pero con unas palabras tan macabras, pues está claro que sea lo que sea el ser que se ha apoderado de esta parte del bosque, busca saciar su apetito con nuestra carne.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, al anochecer ▻
◅ Cielo cubierto por humo, temperatura alta ▻
Encapuchado
Mentiría si afirmase que todo esto no me está divirtiendo, y es que finalmente este “pequeño imprevisto” está resultando mucho más interesante de lo que me esperaba. Primero la batalla contra aquellos trasgos inútiles cuyas carnes disfruté desgarrando con mis frías estacas de hielo; y ahora esto, un incendio cuyas dimensiones están aumentando por momentos, devorando cada vez más parte del bosque. Gozo con el crujir de la madera que cede ante el calor abrasador, me deleito con el espectáculo de luces que tengo ante mí y que, en gran parte, soy capaz de controlar. Charles jamás ha logrado algo así, desde que hizo arder la cabaña en la que estuvo habitando con mamá durante su infancia y adolescencia intenta recurrir al fuego lo mínimo posible. Pero está claro que yo no soy él, y resulta increíble como algo que al brujo le resulta tan aterrador pueda ser tan satisfactorio y agradable para mí.

- Vamos lobito, no tengas miedo, mientras te mantengas junto a mí nada malo te ocurrirá -dejo escapar una fuerte carcajada llevada completamente por la locura, me alimento del miedo que detecto en él cuando se pega a mi pierna, dejando así a un lado toda actuación que pudiese estar realizando para dar rienda suelta a mi verdadero Yo-. Si nuestro amiguito tarda mucho más en salir de su escondite, me temo que al final quedará todo el bosque reducido a cenizas… -algo que, sinceramente, no me preocupa. Tan solo tendré que borrar todo rastro de mi magia y nadie sabrá el verdadero origen de semejante catástrofe nunca.


Como si invocado por mis palabras hubiese sido, una figura se eleva sobre la superficie y comienza a arrojar diversas esferas formadas por agua sobre las llamas, consiguiendo así reducir el incendio y generando una humareda que dificulta el reconocimiento de quién se trate. No puedo dejar que me sorprenda, así que debo actuar inmediatamente, deshaciéndome del campo de fuerza que nos protegía y comenzando a moverme para identificar a nuestro enemigo. Dirijo por unos instantes mi mirada hacia el lobo, para comprobar su estado, y al ver que posee plena movilidad de su cuerpo, que se agita por completo para deshacerse del exceso de agua que tiene sobre sí, dejo de preocuparme por él y desvío mi atención hacia la figura que empieza a hacerse nítida entre el vapor de agua restante. A su vez, reutiliza el agua que cubre la superficie para formar nuevas esferas, cada vez de tamaño más reducido, las cuales lanza sobre los focos que quedan todavía vivos, mientras nos dedica unas palabras que no generan en mí más que gracia burlona. Si se piensa que con ese comportamiento sádico va a atemorizarme, lo tiene crudo, porque a mí nada me da miedo.

- No es capaz de generar agua por sí mismo, la extrae del subsuelo y la reutiliza, así que un brujo o bruja no debe ser… -las opciones se reducen a una sola opción-. ¡Lobito, tenemos ante nosotros un hada! -parece ser que no le gusta demasiado que haya descubierto su naturaleza, puesto que enseguida arroja un seguido de estacas de hielo contra mí, las cuales logro esquivar con habilidad, aunque una de ellas hiere superficialmente mi brazo, ocasionándome así un pequeño rasguño.

Pero antes de que los chuzos se estampen contra cualquier superficie y se rompan en pedazos, tomo el control sobre ellos y, alterando su dirección, los impulso contra su autora, una mujer alada y espinada, de aspecto siniestro. Su rostro ahora ya visible no transmite bienestar, precisamente, por lo visto eso de cargarme su hogar y atacarle utilizando su propia ofensiva no le ha gustado demasiado, algo que sinceramente me divierte. Sabía que conseguiría esquivar las estacas de hielo, se la ve un ser bastante habilidoso y veloz, así que tendré que esforzarme si quiero abatirla, y no pienso hacerlo yo solo, la ayuda del licántropo me será de utilidad.

- Primero elimináis a mis secuaces, luego invadís y destruís mi morada, y ahora os enfrentáis abiertamente contra mí… ¡Voy a disfrutar despellejándoos y arrancando vuestra carne a pedazos! ¡¡Sufrid mi ira!! -con bruscos movimientos de brazos, la mujer logra mover a su antojo robustas raíces que se abren paso desde el suelo y se dirigen directamente hacia nosotros, buscando golpearnos o incluso atravesarnos.

Esquivo un par, pero la siguiente me golpea de lleno, lanzándome a unos cuantos metros de distancia y haciéndome caer sobre un montón de madera chamuscada. Al levantarme siento el dolor en diversos músculos del tórax, piernas y brazos. Intentar esquivar cada uno de sus movimientos será imposible, así que tendré que pensar en alguna solución más efectiva que nos permita acercarnos al hada sin ser golpeados por sus plantas.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco

Sin apartarme del lado del brujo, habiéndome quedado claro por su risa y sus comentarios anteriores que disfruta con la destrucción que ha causado, por lo que comienzo a pensar que he tenido mucha suerte de estar “de su lado”, pues su anterior reacción me viene a indicar que hay oscuridad en él, o que está trastornado. Pero sea cual sea su condición mental, lo que tengo muy claro es que ahora mismo me está protegiendo y que me ha sacado de un gran apuro con los trasgos, algo que le agradeceré.

La voz de mi compañero de batalla, rompe el silencio que se ha apoderado de aquella zona del bosque tras las macabras palabras de lo que sea que ha sofocado el incendio. En cuanto comienza a hablar, una de mis orejas se gira en su dirección para poder captar con claridad lo que dice, mientras la otra permanece atenta al lugar por el que vino la voz femenina - "¿Un hada? ¡No me jodas! ¡Una jodida y sucia hada!" – pienso mientras siento que el asco y el odio que siento hacia esos seres que tanto me recuerdan a mi padre, lanzando un gruñido de disgusto y de asco, al tiempo que me separo unos pasos del encapuchado, preparándome para atacar, dejando que ese odio que siento me sirva para luchar mejor en la batalla que no tardará en comenzar.

No bien mi gruñido a terminado de salir de mis fauces, cuando veo como una gran cantidad de estacas de hielo salen disparadas en nuestra dirección, pero con un único objetivo, que claramente no soy yo, pues todas van dirigidas al mago, quien se libra de ellas con relativa facilidad, devolviéndoselas a su creadora, cuyo repugnante aspecto ya es totalmente visible. Su imagen me trae recuerdos, unos recuerdos de mi niñez, de cuando mi padre me contaba historias de su Irlanda natal, sobre los seres mágicos que en ella se supone que habitaban, y que ahora sé a ciencia cierta que son reales, y estos recuerdos pronto llevan a otros más dolorosos con mi padre y sus continuos abusos y humillaciones hacia mi madre, algo que no le podré perdonar jamás y que me ha mantenido alejado de él y del cabrón de mi hermano mayor.

Todos estos recuerdos, pensamientos, quedan totalmente relegados al olvido en cuanto el movimiento de sus manos lanza gruesas raíces contra nosotros. Sin embargo, a diferencia de antes, ahora estoy preparado para sus ataques, y el odio y la ira que siento hacia ella, por lo que para mi representan, me ayudan a reaccionar con rapidez, comenzando a correr, zigzagueando, saltando, esquivando las raíces que intentan sujetarme. Por desgracia, mi compañero no tiene tanta suerte, o quizás es que ella ha decidido atacarle con mayor ahínco - "Vaya Einar… parece que la zorra no te considera un peligro real… vamos a demostrarle lo equivocada que está…" – pienso sintiendo una alegría un regocijo interno ante la cara que pondrá cuando vea de lo que soy capaz, además que lo noto, sé que pronto ocurrirá algo que cambiará radicalmente la balanza y que sorprenderá a esa estúpida, pues todo mi ser lo sabe, lo nota, lo presiente, hoy es la noche del plenilunio y en cuanto mi amada luna luzca en su máximo esplendor en lo alto de firmamento, mi parte animal se desatará y esta vez no pienso controlarme, no pienso retenerme, esta noche dejaré que me gobierne, dejaré que sacie su sed de sangre con la de la hada, esta noche será ella la presa, el alimento y no al revés.

Echando un rápido vistazo, compruebo que el brujo se ha incorporado de nuevo, pero sé que como no espabile y comience a moverse o a utilizar sus poderes pronto volverá a ser derribado de nuevo. Está claro que es un brujo poderoso, que tiene grandes cualidades y talentos, pero que, como todos los brujos, necesitan su tiempo para poder llevar a acabo sus proezas, y ahí es donde sé que tengo que actuar yo, lograr distraerla, conseguir ganar tiempo para que él ataque con todas sus fuerzas - "Hoy no eres un lobo solitario, hoy tienes un compañero de caza, recuérdalo, la unión da la victoria, el trabajo en equipo es lo que consigue el triunfo" – recuerdo mentalmente, pues como licántropo sé el valor de la manada, del trabajo en equipo y lo importante de la coordinación. Es por esto que tengo muy claro que debo encontrar la forma de compenetrarme con el hombre de la capucha, para conseguir una rápida y mortal victoria.

Una vez tengo claro qué he de hacer, realizando un brusco quiebro en mi carrera, me lanzo directamente hacia la hada, quien no tarda en ordenar a las raíces que me ataquen, cambiando de objetivo, dejando por unos valiosos segundos al brujo tranquilo. En cuanto la primera de las raíces llega a mi alcance, no dudo en cerrar con todas mis fuerzas mis fauces sobre un extremo, consiguiendo romperla en mil astillas, quebrando la raíz, cuyo extremo cae al suelo. Tras abrir de nuevo las fauces, comienzo a lanzar dentelladas feroces contra todas aquellas raíces y ramas que avanzan con rapidez en mi dirección, cambiándola de un salto hacia otro lado, consiguiendo mantenerme en movimiento, obligando al ser alado a seguirme con su mirada, dejando de lado al mago.

Pero ella no es tan ingenua ni tan estúpida como creí al momento, puesto que, de repente, siento como algo duro y seco me provoca un fuerte golpe en el pecho, elevándome del suelo, viéndome arrastrado hacia arriba por una columna de tierra que ha emergido justo bajo mis patas, sintiendo como el suelo se aleja de las almohadillas de mis patas, pataleando el aire mientras me elevo más y más sobre las cenizas, sobre los cuerpos calcinados de los antiguos árboles. Elevándome metro a metro hasta quedar por encima de las copas de los más altos, sintiendo la brisa de la noche acariciar todo mi pelaje. Seguramente su intención es elevarme para luego lanzarme o dejarme caer desde gran altura, pero antes de que eso suceda, no ha tenido en cuenta un detalle, un gran error por su parte, pues desde la posición privilegiada a la que me ha enviado, seguramente para poder encargarse del brujo sin mi molestia, puedo contemplar sin problemas el rostro sonriente de la luna llena.

En cuanto la veo, siendo testigo de su belleza, no puedo sino dejar escapar un fuerte y potente aullido que se eleva por todo el firmamento, una poderosa llamada a mis congéneres, un saludo a mi amada luna y sobretodo una señal que dice que estoy aquí, que es mi noche y que tengo sed de sangre.

Enseñando mis colmillos fieramente, juntando mis orejas a la cabeza, y usando todas mis fuerzas para impulsarme, me apoyo sobre la columna de tierra que empieza a temblar, indicándome que pronto desaparecerá, dejando que mi bestia interior, el animal que en el fondo soy tome totalmente el control de mis actos, permitiéndome disfrutar por una vez sin importarme las consecuencias, dejando que sea el lobo quien actúe, un lobo cuyo único pensamiento es claro, duro y contundente - "Matar".

Con este único pensamiento y objetivo, me impulso con fuerza lanzándome en picado, hacia el suelo, hacia el lugar en donde se encuentra la hada, absorta como está en atacar al brujo, sin ser consciente de cómo voy cayendo en su dirección.



avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, al anochecer ▻
◅ Cielo cubierto por humo, temperatura alta ▻
Encapuchado
Debido al fuerte golpe recibido apenas puedo prestar atención a mi compañero de batalla, ya que dedico unos segundos a recuperarme y, para cuando consigo levantarme y curar las heridas superficiales que me ha causado su ataque es demasiado tarde para comunicarme con el lobo, que se lanza contra nuestra enemiga a toda velocidad, rompiendo con ferocidad las raíces que la misma lanza contra él. Eso me da unos instantes para pensar en mi siguiente movimiento, el cual debo realizar con precisión si quiero que funcione. Genero rápidamente una fina y afilada estaca de hielo que lanzo contra el hada, que al estar concentrada en evitar que el licántropo la alcance, no se da cuenta del objeto arrojadizo que llega a clavársele en uno de sus hombros, causándole la pérdida del control sobre las raíces y obligándola a lanzar al hombre convertido en animal por los aires, haciendo uso de una columna de tierra que genera con tan solo mover verticalmente su brazo. Posteriormente se detiene unos segundos para arrancarse la estaca de hielo y curar superficialmente su herida, instantes que yo aprovecho para realizar mi siguiente movimiento.

- Crees que unas plantitas podrán detenerme… Claramente no tienes ni idea de a quién te estás enfrentando -coloco mis manos de forma paralela entre sí, empezando a acumular una gran cantidad de energía calorífica entre ellas. Pronto se forma una esfera pírica del tamaño de un balón de futbol-. ¡Jódete, cabrona! -acto seguido lanzo una ráfaga de fuego contra ella, al más puro estilo lanzallamas, generando un nuevo incendio a su paso y alcanzando de lleno a la malévola mujer.

Puedo escuchar sus gritos de dolor, cómo su piel arde al igual que lo hacen las alas que la mantenían a flote. Sin embargo, una defensa inesperada por su parte me sorprende: un par de árboles cercanos caen, formando un cortafuego que impide que mi ataque siga afectándole. Al momento, vuelve a extraer una nueva esfera agua del suelo y la deja caer sobre sí misma, apagando las llamas que la rodeaban y afectaban. A todo esto, me doy cuenta de algo que está descendiendo a toda velocidad desde el cielo, como un meteoro que va directo hacia donde se encuentra el hada. Se trata de mi compañero que, después de ser elevado a una altura considerable por el ataque del hada, ahora está cayendo en picado, aprovechando eso como ataque contra nuestra enemiga. Pero para que sea eficaz, ella debe estar situada en el punto exacto del final de su trayectoria, o de lo contrario semejante caída libre será completamente en vano, por lo que me tocará distraerla para que no se percate de la amenaza inminente.

- ¡Huele a bicho frito por aquí! ¡¿Acaso no tienes más sorpresas para mí?! -provoco a la mujer, que obviamente debe estar completamente llevada por la ira al darse cuenta de que deshacerse de nosotros no iba a resultar tan sencillo como esperaba-. En ese caso no me dejas otra opción que terminar con esto… -vuelvo a encender una esfera de fuego sobre la palma de mi mano, bien luminosa para que pueda ver mis falsas intenciones.

Para evitar una nueva ofensiva por mi parte, arroja los dos troncos caídos contra mí a la vez que me dedica un fuerte grito de guerra y desesperación, con todas sus fuerzas, los cuales logro apartar gracias a mí telekinesis. Ambos chocan bruscamente contra otros árboles que se encuentran a nuestro alrededor, haciéndolos caer también. Desde luego, cualquiera que pasase por aquí después de toda esta pelea podría asustarse y elucubrar todo tipo de hipótesis de los sucesos que han conllevado semejante destrucción. Por suerte, este rincón del bosque es tan profundo que dudo que nadie llegase hasta aquí sin perderse, además de que me encargaré de borrar todo tipo de rastro mágico para que la Clave no sea capaz de involucrarnos ni a mí ni a mi compañero en todo esto. Aquí solo habrá una culpable de todo: un hada fallecida por culpa del descontrol de sus propios poderes y de sus trasgos aliados, los cuales se revelarían en su contra y ella misma se habría visto obligada a exterminarlos. Traeré los cuerpos mutilados de esas horrendas criaturas a esta zona una vez el combate termine para que mi argumento cobre más fuerza.

La despiadada mujer se lanza hacia mí, por lo cual me veo obligado a reaccionar rápidamente moviendo una porción de tierra que la golpea y la lanza por los aires haciendo que tome dirección hacia el punto en el que se encontraba anteriormente, sobre el cual está a punto de caer mi compañero de batalla. Levanto otra columna de tierra para detener su retroceso y hacer que caiga al suelo, en el lugar exacto, al chocar con la misma. Y antes de que pueda levantarse, clavo su hombro al suelo con una de las ramas rotas que encuentro por la zona, mediante la telekinesis. Ahora mismo se encuentra en la posición perfecta para que el meteoro caiga sobre ella y descargue toda su furia acumulada, mientras yo podré dedicarme a disfrutar de tan macabro espectáculo y a prepararme por si al salvaje lobo se le fuese la pinza.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Dårlige Eventyr / Bad Fairy Tales [Charles Fields]
→ Viernes → 14:11 → Parque natural de las Adirondacks  → Luna Llena, soleado, despejado pero fresco


Ajeno a todo lo que está sucediendo por debajo de mi cuerpo, con ese único y potente pensamiento en mi cabeza, me dejo caer desde lo alto de aquella columna de tierra que me ha elevado, obsequiándome con aquella maravillosa vista de mi amada Luna.

Mientras caigo velozmente hacia el suelo, no puedo evitar disfrutar de la fuerte caricia del viento al recorrer mi cuerpo, peinando con gran facilidad y profesionalidad mi pelaje, consiguiendo que mis colmillos se vean perfectamente en mi hocico medio abierto, encogiendo mis patas sobre mi cuerpo para alcanzar mayor velocidad y recorrer en el mínimo tiempo posible la distancia que me separa de mi objetivo.

Sintiendo esa libertad, esa sensación de plenitud que me otorga la luna llena, entrecierro los ojos, intentando comprobar si ella se mantiene en el punto exacto en donde terminaré por golpear el suelo, comprobando que el brujo parece estar intentando acabar con ella mediante fuego y posteriormente una lucha de troncos, algo que no me importa en absoluto, pues mi único pensamiento es aquel cargado de muerte. Realmente solo me interesa acabar con ella, desgarrar su piel, destrozarla, sentir el sabor de su sangre y carne en mi boca, dejarme llevar por el frenesí sangriento que tanto tiempo me costó aprender a controlar y que justamente hoy estoy dejando que se apodere de todo mi ser.

Poco a poco, la figura de la hada se va haciendo más grande, más cercana, por lo que interiormente me voy preparando para el golpe brutal que recibiré en cuanto mi cuerpo la golpee a ella, y al suelo a la velocidad con la que estoy cayendo. Es entonces cuando, por unos angustiosos segundos, llenos de rabia por su reacción, veo como se aparta de mi lugar de impacto, para avanzar hacia el brujo, quien, por suerte, consigue lanzarla de vuelta al mismo punto y, con gran habilidad, se asegura que estará ahí al clavarla en el suelo con un rama.

Cuando quedan ya escasos metros para mi impacto, comienzo a rotar levemente, apartando mi cabeza hacia un lado, asegurándome de que será el grueso de mi cuerpo el que la golpeará. Es entonces, clavada en el suelo como está, cuando me ve llegar, algo que está claro por la expresión de sorpresa y terror que veo en su demoníaca expresión que no esperaba, lanzando un grito de horror mientras lucha por intentar hacer alguno de sus jodidos trucos para protegerse de mi, pero es demasiado tarde y ya estoy encima suyo.

En un instante noto mi cuerpo impactar con gran violencia contra su cuerpo, aplastándola con todo mi peso aumentado por la velocidad que he ido adquiriendo, sintiendo como los huesos de mis costillas, pata delantera de ese costado y columna se quiebran al momento como consecuencia del brutal golpe, arrancándome un gañido de dolor intenso, un quejido provocado por el potente dolor que recorre todo mi cuerpo, pero sintiendo al mismo tiempo el gozo de notar cómo el cuerpo del hada se quiebra con la misma facilidad que el mío y como sus órganos internos quedan aplastados, reventados por mi impacto.

Sin dejar de sentir un agudo y agónico dolor, pero animado y aliviado por la magia del plenilunio, sabiendo que mi cuerpo no tardará mucho en regenerarse, que mis huesos pronto volverán a estar enteros y recobraré el total movimiento de mi cuerpo, dirijo mi cabeza hacia la parte más cerca que tengo del hada, comprobando con satisfacción que se trata de unos de sus brazos, cerrando mis fauces sobre el, clavando mis dientes profundamente en su carne, sintiendo el hueso quebrarse bajo la presión de mis mandíbulas y el gusto de su sangre al derramarse profusamente dentro de mi boca, continuando con mi mordida hasta asegurarme que mi boca queda totalmente cerrada, entonces, haciendo el único movimiento del que soy capaz con mi columna quebrada, agito violentamente mi cabeza hacia los lados, desgarrando la poca carne que mantenía su extremidad unida a su cuerpo, desmembrando así una parte de su brazo, un brazo que ya no podrá usar para atacarnos.

Consciente de que ahora mismo soy una presa fácil, pero que ella ha quedado herida de muerte al tener todos sus órganos internos destrozados, y notando como emana sangre también de otras partes de su cuerpo, no solo de su miembro cercenado, disfruto del sonido gorgoteo que proviene de su garganta al intentar respirar. Pero entonces es cuando reparo en la figura encapuchada que se yergue a escasos metros de donde estoy, algo en mi interior lucha por hablarme, por decirme algo que sé que es importante, pero que realmente no me importa, pues en cuanto sea capaz de moverme, en cuanto pueda acabar definitivamente con el débil hilo de vida que le queda al ser que se encuentra aplastado entre el suelo y mi cuerpo, me lanzaré sobre esa figura, pues hoy solo pienso en matar ya que el lobo se ha apoderado completamente de mi y solo si soy capaz de recuperar el control, conseguiré dejar de matar esta noche.


avatar
Mensajes : 45

Reliquias : 365

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Bad fairy tales
◅ Parque Natural de Adironack (Norte de NY) ▻
◅ Fin de semana, al anochecer ▻
◅ Cielo cubierto por humo, temperatura muy elevada ▻
Encapuchado | Aspecto facial
Hacía tiempo que no desfrutaba tanto de un combate ni me desinhibía de tal manera que pudiera dar rienda suelta a mis capacidades como lo estoy haciendo en esta ocasión. Puedo sentir la adrenalina que me mantiene en pie, cómo toda mi energía vital recorre de cabo a rabo mi cuerpo haciéndome sentir poderoso y facilitándome el uso de cualquiera de mis habilidades, en especial relevancia el control sobre los elementos. La sensación de fusionar mi ser con el entorno es algo inigualable, absorber toda la energía de mi alrededor para evocarla en una ráfaga letal genera en mí una satisfacción que pocas cosas son capaces de brindarme y, por unos instantes soy capaz de olvidar toda oscuridad. Pero no debo dejarme llevar por estas emociones o de lo contrario podría llegar a suceder algo que no deseo que ocurra.

Evadiéndome de semejantes pensamientos, regreso mi atención a la batalla justo en el momento en que el lobo cae contundentemente contra el cuerpo del hada, cuyos huesos aplastándose le obligan a gritar de dolor y a soltar todo tipo de insultos contra su agresor. El cánido, plenamente influenciado por la energía de la luna llena, se descontrola por completo y comienza a morder en cualquier parte que encuentra a su alcance, cebándose con uno de los brazos y sin detener su empeño hasta que consigue arrancarlo de cuajo, lanzándolo con fuerza hacia un lado antes de dirigir sus fauces a otra parte del cuerpo aplastado. Una sonrisa malévola se dibuja en mi rostro ante tan macabra función. La sucia sangre del hada comienza a manchar el pelaje de la bestia, que no parece preocuparse precisamente de eso. Parece estar dejado llevar completamente por su parte más salvaje, la ferocidad con la que ahora ataca en comparación a como lo percibí anteriormente lo demuestra. Sin embargo, eso también lo ciega, y es que, con un movimiento discreto, el hada consigue mover unas fuertes raíces que, sin dar tiempo a que ninguno de los dos reaccionemos, agarran al lobo y lo lanzan a unos metros de distancia. Reacciono lo más veloz que puedo, pero un nuevo ataque por parte del hada me sorprende, un impulso de agua que me golpea y me lanza también por los aires, dándole tiempo así a recuperarse. Al ponerme de nuevo en pie, puedo ver cómo un amasijo de raíces se adhiere a su hombro y forma un pseudo-brazo que es capaz de mover a su antojo, gracias a su poder de herbogénesis y capacidades curativas.

- Mierda… -murmuro molesto, pues ya daba por sentado que el lobo terminaría con la vida de semejante engendro y que entonces solo me tendría que ocupar de calmar a la bestia para marcharnos de aquí-. Parece ser que alguien no sabe cuándo morirse -dedico unos largos segundos a concentrarme en mi propio ser, instantes en el que inevitablemente el hada va curando algunas de sus heridas, sin ser consciente de lo que se le viene encima.


Esta vez no puedo perder tiempo en preocuparme en la seguridad del licántropo, si no actúo rápido quizá no logremos contar todo esto ninguno de los dos. Si hay algo que tengo bien interiorizado es que es necesario tomar ciertos riesgos o aceptar determinados sacrificios para lograr los objetivos, y esta es una de esas situaciones, ya que, aunque no se trate de nadie cercano a mí, mi idea inicial era ayudar al hombre para que quedase en deuda conmigo y me debiese un favor, nunca se sabe cuándo puede ir bien tener un licántropo de mi parte. Sin embargo, la situación se ha descontrolado y requiere de soluciones drásticas.
Puedo sentir cómo el fuego comienza a rodear mis brazos, recorriéndolos como un par de serpientes, a la vez que lo mismo sucede en mis piernas. Todo ese fuego va acumulándose en mi torso, haciéndome sentir el calor del mismo a pesar de que soy yo mismo quien lo está controlando, lo que me indica que lo planeado está a punto de ocurrir. La vegetación que quedaba intacta a mí alrededor comienza a arder, hasta que toda la energía calorífica contenida hasta ahora se libera en una gran onda que calcina todo vegetal que se encuentra en un radio próximo, afectando de lleno al hada e inevitablemente al licántropo. Las copas de los árboles que quedaban en pie se convierten en intensas fogatas, todo insecto que pudiese revolotear por la zona se convierte en ceniza, los matorrales son ahora esferas de fuego que van consumiéndose y todo color verde se convierte ahora en negro. El humo comienza a invadir de nuevo el espacio mientras la luz de la luna no tiene problemas por llegar hasta aquí ahora que las copas de los árboles ya no se lo impiden.

- ¡AAAAAAARRGH! ¡MI PIEL! ¡¡MI HERMOSA PIEL!! -su sufrimiento me alimenta mientras me acerco poco a poco hacia el hada, como una amenaza que se va a cernir sobre su víctima de un momento a otro, sin que la segunda pueda evitarlo-. ¡Quema, joder!

Me voy abriendo paso entre el humo hasta que el cuerpo desfigurado y completamente quemado de la repugnante mujer antes alada yace ante mí, en el suelo, incapaz de levantarse y acallar sus expresiones de dolor. Por primera vez en todo este rato, me retiro la capucha para que mi víctima pueda observar detenidamente el rostro de su ejecutor, de ese brujo al que subestimó. Gracias a lo debilitada que se encuentra, logro penetrar fácilmente en su mente para generarle todavía más dolor del que siente, sus gritos resuenan por el infierno en el que se ha convertido esta sección del bosque, hasta que los mismos se convierten en imploraciones de perdón.

- No debí atacaros, fue un error por mi parte… ¡Mátame ya, joder! ¡¡Termina con mi sufrimiento y satisfaz tus ansias de muerte!! -su cuerpo se retuerce de dolor cuanto más contamino sus pensamientos, hasta que al fin siento que se acerca el final, pero no seré yo quien le ponga fin a su vida.

Intento localizar la energía del lobo lo más rápido posible, y una vez lo tengo, me desplazo ágilmente hacia él, apartando los árboles caídos y otros obstáculos con mi telekinesis, y una vez lo encuentro, inevitablemente herido por los efectos de mi ataque, penetro en su mente también, pero para hacerle sentir placer en vez de dolor y así poder acercarme a él sin peligro. Me arrodillo a su lado y, pasando mi mano sobre sus heridas, consigo acelerar su proceso natural de curación, logrando que regrese a un buen estado en menos de un minuto, mientras el hada sigue expresando su dolor a grito vivo.

- Ataca… -sabiendo lo furioso que debe estar y la influencia que la luna tiene sobre él, dejo escapar este susurro en su oído, como señal para indicarle que no se contenga y evoque toda su ira contra el cuerpo mutilado del hada, que esta vez seguro que no vuelve a levantarse.


Charles: #10657c || Deimos: #4b677c


     
: Yin-Yang :
avatar
Mensajes : 437

Reliquias : 2156

Temas : 8 abiertos + 3 por cerrar


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8705-ficha-de-charles-fields#75510http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8713-relaciones-de-charles-fields#75559http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8714-cronologia-de-charles-fields#75560http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9711-stories-to-be-told-0-3#84640
Hijo/a de
Lilith

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.