08/03 ¿Recordáis nuestra Trama Global? ¡Quien esté todavía interesado/a, rezagado/a tiene una última oportunidad para apuntarse desde hoy, día 08/03 hasta el 15/03! ¡Vamos, no os lo perdáis!


31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

35 # 31
13
NEFILIMS
7
CONSEJO
7
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
11
VAMPIROS
10
BRUJOS
5
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

If I say "Yes", would you let me stay in the holy home? (Reunión Fariscale|Inst)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

If I say "Yes", would you let me stay in the holy home?
→ Domingo → 18:35 Hrs → Biblioteca de El Instituto|Nueva York  → Soleado (24°c)
"...¿Qué he dicho mal?"— Insistió con su débil voz esforzándose porque el aire de los pulmones no se quede atorado con su peso en el vano intento de escalar un nivel más del estante donde se encuentra trepado. Sus manos se aferran a la base de los pesados y viejos tomos con tapas en cuero refinado. La suela de los tenis es un tanto resbalosa mientras que no tomara demasiado en cuenta que no había amarrado los cordones y estaban a medio poner por haber estado antes sin ellos debido a la calidez que la estancia le proporcionaba con su chimenea siempre encendida y las docenas de alfombras esparcidas por el amplia sala.
Ser obstinado era un mal hábito que se heredaba de generación en generación hasta caer en los hombros del más pequeño con su instinto voraz y una curiosidad sin llenadera a la que culpaba en esos instantes para encontrar la colección de tomos relacionados a herbología que Christopher le recomendó en un par de entrenamientos pasados cuando la conversación fluyó hacia los intereses del pequeño. Pero mientras ideaba una ruta en el que un mal paso equilibrando el peso del centenar de libros además del propio no terminara con la catástrofe más grande; la voz de su hermana se escuchaba en altavoz del "nuevo" Iphone metido en el bolsillo frontal de su camisa. Y Bastian fingía que su atención se encontraba en la organización de los libros que debía devolver a los estantes... más no ser un alpinista profesional de la biblioteca Nefilim. —"...No estoy escondiéndome. Sólo no quiero que... ya sabes... el malentendido con mi abuelo se vuelva un némesis como Lex Vs Batman en el cómic 69 de las nuevas ediciones."— Y sí, lo siguiente que escuchó fue un entre sermón y sugerencia tierna porque el menos no tuviese que recurrir a desviar el tema de conversación con la librería mental que conservaba de su colección con DC. Quizás ella tuviese razón respecto a todo cuando salir a hurtadillas de "su habitación" y evitando que una sombra fría lo atrapara por la espalda para ser llevado de vuelta a su encierro era una completa exageración... y, sin embargo, ahora tenía otra cosa de qué más preocuparse con la llegada oficial de "Lilye".

Mantener en secreto de Emily que ELLA estaba merodeando por el Instituto, y hacer cómplice a Christopher por ayudarle a esconderlo con pequeños mensajes notificándole cuando no estaba presente o simplemente saliendo en sus rondas de vigilancia. ¿Eran sencillo, bueno, complicado, o malo el no querer ser agobiado?. Ya de por sí tenía que ocultarse de todos cuantos quisieran hacerle preguntas en los pasillos para no mentir en su nombre completo y experimentara situaciones incómodas por su ascendencia que... poco o mucho sobrepasaba las habilidades sociales del menor de los Fairscale para relacionarse abiertamente. Siempre en la distancia pero demasiado sospechoso por ocultarse junto a la sombra de un miembro del Consejo que lo trataba más bien como su "hermanito" aunque los dos supieran muy bien cuál era su relación sí el rubio no quería llevarse malos juicios.

Sin embargo, ignorando las cuestiones existenciales que le nublaban la cabezota mientras escuchaba a la bruja, el brillo en su mirada se renovó cuando un lomo de color marfil y "enredaderas" esmeraldas en decoración leían el titulo "Herbología" igual que una luz de neón para un mosquito hipnotizado como lo era el pequeño Bastian quien podía imaginarse ya de forma victoriosa llevando su librote a la habitación para nunca volver a salir hasta que lloviesen Hot-Cakes del cielo. Aunque el único problema era es que estaba justo en el primer sitio del estante y requería escalar dos niveles más para llegar a él. —"Mmh... Emmy, ¿podemos hablar después?. ¡Lo siento, te quiero!"— Y picando en cualquier parte de la pantalla táctil del móvil, ignoró sí colgó o no la llamada mientras entre pujones y jadeos subió paso por paso en las orillas del estante. Hasta que sus dedos rozaron el borde del libro se sintió satisfecho del esfuerzo y sudor por el que casi lloraba en pánico de las alturas; había valido toda la pena. Era un tomo "bello y raro" como los cómic no.1 de cualquier superheroe Marvel o DC. Y era todo suyo a partir de que se le ocurriera cómo bajarlo pero -con todo el dolor de su alma- jaló del hueco el pesado libro para dejarlo caer con gran estrépito a la alfombra que no provocó un eco mayor. Lo último que faltaba por hacer era descender tal y como había llegado allí arriba.

No obstante el tiempo de descenso comparado con su travesía en ascenso fue más bien un susto de muerte.
En segundos había pasado de sujetarje al estante a -> desplomarse en el costado de su cuerpo sobre el grueso libro y la alfombra con una caída tan vergonzosa que el sollozo mezclado con el grito que se estancó en la garganta pudieron haber sido una maldición lloriqueada. Y es que tal vez -sólo, TAL VEZ- de milagro no se había roto una costilla o brazo pese a que lo más preocupante fuese el mareo de su cabeza y el golpeteo en ella como martillos sobre una placa de metal. Mas... su dolor no era el responsable de imaginar tal sonido de su cabeza quebrándose... no... eran un par de fervientes pasos dirigiéndose hacia él.



IF I WAS YOU...:
Bastian J. Fairscale
Mensajes : 32

Reliquias : 129

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

If I say "Yes", would you let me stay in the holy home?
→ Domingo → 18:35 Hrs → Biblioteca de El Instituto|Nueva York  → Soleado (24°c)
Si había algo que tenía en común cada miembro de la familia Fairscale era lo obstinados que podían llegar a ser. Cualquier persona que hubiese conocido a los miembros de la familia, de lejos o de cerca podían llegar a confirmarlo de un modo u otro, fuese el ámbito que fuese.

Quizás el caso de Lillwelyn era el menos severo porque la joven solía dar su brazo a torcer con una cierta frecuencia, nunca imponía sus ideas como una verdad absoluta e inalterable y siempre aceptaba sugerencias, por lo que la gente que trabajaba con ella no tenía ningún tipo de quejas en ese aspecto. Tampoco era alguien obcecado con conseguir las cosas a su manera, sino que se mostraba siempre dispuesta a dialogar, a aprender y a absorber nuevas formas de conocimiento, y aunque siempre seria y serena, se mostraba afable cuando tenía que serlo. Probablemente se podía llegar a pensar que esa vena tozuda era, en el caso de Lill, más tenacidad y constancia que otra cosa.

Al menos que se tratase de su padre, claro estaba.

Cuando se trataba de Apollo, Lillwelyn perdía cualquier capacidad cooperativa, positiva o que le permitiese trabajar en grupo, aceptar o asimilar ideas, y se convertía en un bloque de granito que no atendía a razones por puro agotamiento. Demasiados años intentando ser flexible contra un muro de piedra habían terminado haciendo que su testarudez saliese por otro lado, reflejándose únicamente cuando el viejo Fairscale estaba delante. Y esto no hacía referencia únicamente a sus eternas discusiones, a sus posturas enfrentadas o al hecho de que nunca se ponía de su parte cuando había una reunión, argumentando perfectamente por qué el resto de miembros debía de denegar cualquier instancia que propusiese su padre. También tenía que ver con el hecho de que tras el tiempo que llevaba allí no le había consentido acercarse a ella en ningún espacio que no tuviese que ver precisamente con los asuntos del Consejo.

Siempre que terminaban los encuentros la joven Cynwrig salía rápidamente de la habitación y se desvanecía de la faz de la tierra durante las horas que fuesen necesarias, hasta que el anciano se cansaba de buscarla y se retiraba. Ni tenía ganas ni estaba aún preparada para verle directamente o hablar con él, pero sobre todo, aún sentía que tenía derecho a castigarle por absolutamente todo lo que había pasado entre ellos, y a castigarse -ya que le echaba de menos más de lo que le gustaba reconocer- por haberles abandonado a su suerte por el único impulso caprichoso que había tenido a lo largo de toda su vida.

Esto, no obstante, no era del todo positivo tampoco para ella. No sólo porque muy en el fondo lo único que anhelaba era abrazar a su padre como cuando era niña, como si nunca hubiese sucedido algo entre ellos, sino porque no le había permitido ver a Bastian desde su llegada, y le echaba de menos aún más que a Apollo. Tenía muchas ganas de ver de nuevo su carita redondeada, su nariz pecosa, de revolverle el pelo, de quedarse leyendo cómics con él, aunque nunca le habían entusiasmado, o de quedarse abrazados debajo de las mantas para espantar al frío y a los monstruos que solían aterrarle cuando era niño. Siempre llevaba consigo la pulsera que le había hecho, y así como el anciano le buscaba tras las reuniones, Lillwelyn pasaba gran parte de su tiempo libre intentando dar con su sobrino fuera de la casa de su padre, pero de momento no había conseguido dar con él bajo ningún concepto, y eso le estresaba.

¿Acaso el niño estaba huyendo de ella? La idea le entristecía muchísimo, y temía haber despertado en él el mismo rechazo que su padre en ella, y que el niño no quisiese volver a verle nunca más por haberse marchado dejando tras de sí sólo una nota y un montón de preguntas sin respuesta. Se arrepentía tantísimo de no habérselo llevado consigo...

Se había pasado toda la mañana encerrada en su nueva habitación en el Instituto, terminando de adecentarla lo máximo posible. Así como no se había llevado prácticamente nada a Rusia, había vuelto con muy pocos efectos personales más allá de cualquier artilugio nefilim: algo de ropa mundana, algunos libros, sus fotografías, sus cuadernos... Así que en realidad no le había costado demasiado ordenar el armario. Lo que le había ocupado casi todo su tiempo había sido ordenar las fotos, seleccionar las que iban a ir pegadas a la pared y cuáles iban a ir en marcos, siendo golpeada por las nostalgia una y otra vez, y teniendo que esforzarse para no dejarse llevar por la melancolía de nuevo para terminar debajo de las sábanas sin ganas de hacer nada.

A las seis se había estirado, y hambrienta, había ido a la cocina a coger algo para comer, puesto que no había ingerido nada en todo el día, y una vez hubo ingerido una manzana y un té de frutas, se había perdido por los pasillos del Instituto, rememorando, divertida, su encuentro con Alam. Tras eso había optado por ir a la biblioteca para buscar algunos volúmenes que releer, ya que su colección de literatura era tan pequeña que le resultaba casi vergonzosa.

No había esperado encontrarse con Bastian estrellándose sobre un libro contra el suelo.

Había mantenido la calma, por supuesto, como siempre. Sus gemidos le indicaron que se encontraba consciente, pero evidentemente dolido, y quizás más apresuradamente de lo que le habría gustado -Bastian era la única debilidad que tenía en el mundo y la única persona con la que le costaba no quebrar la serenidad que la caracterizaba- se arrodilló a su lado, ayudándole a erguirse entre quejidos de dolor. Su expresión al reconocerla le hizo un poco de daño, entre sorprendido y asustado, pero decidió centrarse en comprobar si se había hecho más daño de la cuenta por las circunstancias de su caída.

Bastian, por Raziel. ¿Qué estabas haciendo? —sonaba tranquila, como siempre, mientras tanteaba su cabeza, su hombro, su brazo, su costado—. ¿Me voy un año y decides que quieres dedicarte al alpinismo? —Suspiró, levantándole la camiseta—. Estate quieto, voy a dibujarte un iratze por si acaso. —Cogió la estela y con cuidado trazó la runa sobre las costillas, esperando que fuese más inútil que otra cosa, porque eso habría significado que no había daños importantes—. ¿Ves turbio? ¿Te duele algo más? Te has dado un buen golpe, desde luego.—No pudo evitar sonreír de lado, mientras le acariciaba el pelo lacio casi temerosa por temor a que le rechazase.
Lillwelyn Cynwrig
Mensajes : 80

Reliquias : 420

Temas : 5/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9567-this-is-the-story-of-a-nefilim-who-run-away-from-her-father-just-to-be-free-lillwelyn-cynwrig-finalizadahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9577-todo-el-mundo-juega-un-papel-en-la-vida-de-alguien-lillwelyn-cynwrig-relationships#83542http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9576-el-tapiz-de-nuestra-historia-esta-tejido-con-hilos-de-encuentros-lillwelyn-cynwrig-s-chronology#83541
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Your home is with me, not here on the wolf mouth
→ DOMINGO → 18:35 HRS → BIBLIOTECA DE EL INSTITUTO|NUEVA YORK  → SOLEADO (24°C)
Su mente rememora la figura recta haciéndose más pequeña en la distancia, el caer de las hojas otoñales pintando el sendero de un viejo marrón moribundo, y el llanto desconsolante que la bebé emite sacudiéndose en sus brazos cuando el calor paternal no le es suficiente sino añora por el perfume de una madre que le ha abandonado sin mirar atrás con únicamente una bolsa de piel colgada a su hombro llevando pocas pertenencias.
Esa sería la última vez que le vería; demasiado distante y fría para decir adiós a una bebé que crecería sin el recuerdo más importante.

Más el avanzar por un sinuoso pasillo entre maleza descuidada por la vieja verja del Instituto, origina sensaciones a la mente del Fairscale que va y viene en recuerdos que se juraba haber sepultado en las frías capaz de corazón marchito. Un paso tras otro lo guían a la sombra de las altas agujas góticas señalando el cielo con resplendor a su gloriosa estructura pero en su amenaza silenciosa ponen a sus hombros el vago recordatorio de que a su edad ya es imposible ayudar para con la labor del Mundo de las Sombras.
Apollo estaba siendo un Nefilim olvidado de la edad dorada y desgastado por leyendas más exuberantes de lo que fueron realmente.

Colocar las manos sobre las pesadas puertas dobles fue movimiento suficiente para que el acceso se le permitiera al recinto sagrado de la nave oscurecida y pocamente iluminada por las velas custodiando el largo de la misma mientras que el viejo tacón del bastón picotea al andar del anciano que camina hacia el cubo dorado por su reja de protección. El ascensor -cuando Apollo ha llegado a su interior- replica con sus oxidados engranes jalando el contrapeso para llevarlo a la segunda planta mientras que en reflejo dorado observa una postura encorvada y la frente en alto en esa expresión altiva.


Apollo M. Fairscale
Mensajes : 8

Reliquias : 1

Temas : 1/?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9452-there-was-a-man-who-killed-a-werewolf-with-his-own-hands-id#82395
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

If I say "Yes", would you let me stay in the holy home?
→ Domingo → 18:50 Hrs → Biblioteca de El Instituto|Nueva York  → Soleado (24°c)
Caricias sobre su cabello mientras una noche de tormenta lo inquietaban, todo relámpago vibraba las altas ventanas de la habitación sobre una calefacción de la que se apreciaba irradiar el vapor en densas nubes elevándose al techo abovedado. Ella jamás se había negado en acompañarlo cuando una pesadilla, tormenta o insomnio de la niñez le impedían conciliar un cálido sueño. Siempre que le llamaba, acudía como heroína encomendada a protegerlo en vela con sus brazos rodándole en sustituto materno que le fuese arrebatado. Nunca lo abandonó... y en cambio... él le evitaba a toda costa por temor de pertenecer a una familia tan vanagloriada en lo alto que sus mínimos logros o experiencia en comparación con los grandes personajes hablados en las paredes del Instituto le calificaban como un débil niño mas mundano que Nefilim.
Y con su esfuerzo por mejorar día tras día en lecciones "privadas" con el "modelo parisino" de tutor añadiendo horas extras de estudio convertían la ilusión de llegar al nivel de su Abuelo o Tía como la ambición de superarlos para demostrar... Demostrar y ganarse un lugar junto a ellos con el honor de codo con codo y espada con espada.

No obstante, encontrarse cara a cara en el lugar y confusión de una caída vergonzosa esfumaron la idea mas vaga de entre salir corriendo y/o aceptar a regañadientes que siempre le verían como un niño tragicamente necesitado de todo ayuda. Aunque quizás para las pulgas del orgullo Fairscale no sería posible irse cabizbajo hasta explicar con la frente en alto que tenía controlada la situación por mucho que hasta el gato Persa le dirigiese esa mirada impaciente a casi rodar los ojos con exasperación. Tonto gato mirón.

Estoy bien, puedo...— Entre levantándose por su cuenta y siendo ayudado —...puedo hacerlo solo— exhaló sujetándose la cabeza inundado hasta las narices por toda la atención. Ciertamente agobiado, jaló a su pantalón la camiseta intentando que ella no le tocase una zona que le dolía —¡Au!, espera. ¡Au, no toques!— Terco y agitando los brazos con esa mueca adolorida por el ardor de una nueva runa marcando el costado sobre las costillas, tuvo que morderse el puño cerrado para contener el gimoteo. "Odiaba" las runas, su trazado en la piel fría para ser reemplazado por el escozor era una sensación desagradable de la que creía jamás acostumbrarse a menos que todo su cuerpo estuviese en llamas como el Gran "Antorcha" de los 4 Fantásticos y así ser inmune a cualquier laceración en el cuerpo. Sin embargo, no cayó en cuenta cuando la rubia había terminado por aplicarle la runa de sanación para luego revisar que su cabeza no tuviese daño y aplicando uno de esos cuestionarios al mas estilo Apollo como sí prepara algún sermón.

¡Estoy bien!— Añadió irritado lanzando los brazos a los costados, recogió el libro de Herbologia que tanto show ocasionó para una silenciosa biblioteca y lo abrazó al pecho atesorando su robustez intelectual como otro de sus cómic edición limitada. —Subí por el libro, me resbalé y caí. Es todo— No advirtió que su voz se escuchase con reproche, sentía pena y nerviosismo exfoliando cada poro en su rostro, y juraría que sí usara un espejo para verse junto a ella unicamente mostraría atención en el sonrojo sobre las mejillas. En cambio, bajó la mirada rehuyendo de la expresión dolida con la que ella parecía dividirse en sí tratarlo como al pequeño que recibió en brazos desde bebé o el infante obstinado.

Lo siento— Arrepentido tras el silencio que los pudo haber separado, Emily le había enseñado en ser consciente no sólo de lo que salía en sus palabras sino reflexionar también qué efectos tenía sobre las otras personas aunque para el menor de los Fariscale le fuera engorroso no entender muchas de las reacciones que los adultos usaban en momentos de tensión o la extrañeza en sus miradas cuando no querían decir nada pero se comunicaban "telepáticamente" con ésa habilidad.

Quería hacerlo por mi cuenta y no... hacer el ridículo...— Suspiró cabizbajo —Hola, tía Lilly.




IF I WAS YOU...:
Bastian J. Fairscale
Mensajes : 32

Reliquias : 129

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.