06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


28/01 Estimados habitantes del submundo. La limpieza se hará el día 31 de madrugada.


01/01 ¡El Staff de Facilis Descensus Averni quiere desearos un muy feliz año 2018!


38 # 37
18
NEFILIMS
7
CONSEJO
11
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
13
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Mensaje— por Dakota O'Connor el Sáb Jun 30, 2018 12:28 pm

Rastros en el bosque
→ 02:00 am, muy lejos de la ciudad, en algún lugar del bosque
El bullicio de la ciudad habían terminado por molestarla sobremanera por lo que Dakota había comenzado a caminar en silencio atravesando sus largas y ruidosas calles, los puentes colgantes llenos de coches y molestos claxons, los caminos que se perdían a lo lejos en el horizonte hasta que el ruido había comenzado a disminuir, el cielo empezaba a ser más visible y poco a poco los árboles y el sonido del agua se adueñaba de todo a su alrededor y ella, por fin, sentía un poco de paz.
Se había criado en una casita perdida en la frontera de Iowa y allí lo único que se escuchaba era el curso del río y los pájaros canturreando. A pesar de los años que ya habían pasado y del alrgo tiempo que había pasado en ciudades, sólo encontraba esa paz cuando se alejaba y se metía un poco en la naturaleza, una paz retorcida que le recordaba su pasado y le hacía darse cuenta de que, en realidad, nunca sería capaz de dejar atrás su vida de humana.
La luna apenas se veía aquella noche, sin mebargo el cielo estaba cubierto de pequeñas estrellas que brillaban con fuerza lo que volvía el firmamento hermoso.

Siguió caminando entre los árboles, conscinete de alguna manera de que aquel era territorio de hadas, deseosa también de encontrarse con alguna y quizá darle un toque de emoción a la noche que empezaba a tornarse aburrida. Los apseos melancólicos nunca habían sido su fuerte y pasarse horas y horas caminando acababa por hastiarla, preguntandose nuevamente qué narices estaba pensando cuando decidió dejar la ciudad atrás.
El hotel Dumort no se distinguía ya desde su perspectiva, seguramente Maureen no se preguntaría ni una sola vez donde estaba ella, y eso en el fondo era bueno, se había unido a su aquelarre consciente del poder de la vampiresa pero Dakota no era una mujer a la que le gustase que la controlasen por lo que aquella semi libertad era bien agradecida.

Tras un par de horas caminando entre los árboles sin más vestigio de vida que el sonido de los árboles moverse por el viento, por fin sus ojos captaron una figura pequeña que se movía con agilidad entre la maleza. Sonrió consciente de que el caminar sin sentido se había terminado y que al final aquella noche podría disfrutar de la adrenalina de la caza. Nunca,bajo ningún concepto se alimentaba de animales por lo que aquella noche ni iba a ser distinto, pero siempre disfrutaba del olor del miedo de las pobres criaturas que corrian desesperadas luchando por salvar su vida sin ser realmente conscientes de qué los perseguía.
Se acercó un poco más en completo silencio hasta comprobar que la pequeña figura que correteaba era una lobo, pero no un lobo cualquiera, era un cachorrito feliz que cazaba algún ratoncillo o quién sabe qué, despreocupado por su alrededor, ignorante de los ojos fríos que observaban ahora sus movimientos.

Cuando el pequeño lobito rodó sobre el suelo juguetón, ella aprovechó para gruñir, dejando sus colmillos a la vista y captando toda la atención del animal. Él se alzó y le devolvió el gruñido, uno más infantil y poco elaborado, a la vampiresa incluso le resultó tierno dado que sólo era un cachorrillo. Sin embargo el animal no era tonto y en lugar de enfrentarse a ella salió disparado metiéndose en la maleza.
  - Corre pequeñín, corre. Así será mucho más emocionante.
avatar
Mensajes : 18

Reliquias : 236

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9624-contactos#83954http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9625-day-by-day#83955
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Mensaje— por Irina Volkova el Lun Jul 09, 2018 9:46 pm

Rastros en el bosque
→ 02:00 AM, MUY LEJOS DE LA CIUDAD, EN ALGÚN LUGAR DEL BOSQUE  


- ¿Estás por aquí Val? -preguntó mientras buscaba alrededor, mostrando una sonrisa al escuchar el sonido de sus patas sobre la tierra mientras corría hacia ella.

Recordaba el día que había escapado de su creador, al principio la sensación que le invadió fue de miedo pues aún no creía que hubiera conseguido escapar. Pero después le siguió un gran alivio mientras observaba de lejos donde la había tenido cautiva. Quizá se dio cuenta que Irina no era fácil de controlar. O puede que realmente se la jugara y ahora él quisiera darle un tiempo hasta ir a por ella y jugar esta vez con atraparla.

Esa misma noche mientras corría por el bosque, con un trapo roto que antes había sido un vestido y descalza, se topó con un pequeñín que llamó su atención al verlo lloriquear tendido al lado del cadáver de su madre. Que parecía que llevaba muerta unas horas. Para sorpresa de la pelirroja, el lobo la miró y dejó de llorar mientras se acercaba lentamente a la vampiresa que en un primer momento se apartó mirando alrededor pero que después se arrodilló y estiró una mano para acariciar la cabeza del cachorro. Jamás habría tenido esa conexión con ningún animal y mucho menos con un jodido lobo, pero... apareció en el momento oportuno.

Cuando más sola se sentía y en el fondo era como una niña indefensa y prisionera de alguien cruel que solo la había estado usando durante toda su vida. Ese sentimiento de tristeza y soledad fue lo que les unió esa noche y por ese motivo la pelirroja decidió quedarse a Valhalla; lo llamó así en ese mismo momento, y cuidar de él.

- Ya veo... -entrecerró los ojos y luego mostró una sonrisa.

A veces corrían por el bosque y en cuanto Val le puso esos ojitos entendió lo que le estaba pidiendo. Pero antes entró en la cabaña que había a lo lejos, medio oculta y abandonada. El único sitio al que recurría más a menudo, teniendo en cuenta que no solía tener ningún sitio fijo al que volver. Dentro estaban las pertenencias de Einar y su moto. Irina se había encargado de esconderlo en un sitio seguro, aunque aún no había pensado como devolvérselo... Ya se había tomado la libertad de montar en su moto... Si la viera....

Tras unos minutos salió de la cabaña en busca del lobo, corriendo en su busca. Cuando apenas estaban a unos metros vio como corría hacia ella y le seguía un vampiro. El olor le inundó las fosas nasales y puso una expresión de enfado. Sin pensárselo mucho fue en dirección a su congénere cortándole el paso para enfrentarse cara a cara. - Sé que es adorable, pero es de mi propiedad. -hizo una pausa y la miró seria a los ojos- Será mejor que des media vuelta y te largues, sino quieres tener problemas. -






Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Mensaje— por Dakota O'Connor el Sáb Jul 14, 2018 11:40 am

Rastros en el bosque
→ 02:00 am, muy lejos de la ciudad, en algún lugar del bosque

El pequeño cachorrillo se movía con una agilidad increíble, tanto que Dakota estuvo a punto de perderlo en más de una ocasión. claro que aquello para ella sólo intensificaba la diversión y en lugar de cesar en su persecución le daban más ganas de continuar y aumentar el ritmo.
Se adentró en lo más profundo del bosque siguiendo su aroma, el sonido que hacía al correr entre las hojas secas que habían caído de los árboles días atrás, incluso podía sentir la sorpresa de otros animalillos al verle pasar raudo, sin detenerse ni mirar atrás.

Huía, eso lo tenía claro, pero también era evidente que no corría sin más, tenía claro a dónde debía llegar para sentirse seguro lo que provocaba en Dakota la sensación de que el pequeño la estaba llevando de lleno con su manada.
Perseguir a un lobezdo aventurero era una cosa pero enfrentarse a un alfa y su manada no era nada agradable, sobretodo porque los lobos salvajes eran fieros y, a diferencia de los licántropos, ellos no hacían preguntas, sólo defendían su territorio y a los suyos.

Sin embargo, cuando el joven lobo cruzó los límites de lo que para él era su hogar, no fue una manada enfurecida lo que recibió a la vampiresa, sino una chica descalza y con signos evidentes de andar revoloteando por el bosque libremente. Una vampiresa salvaje... eso sí era nuevo para  ella.
Se detuvo con toda la elegancia de la que siempre hacia gala, retocándose un poco el cabello y observando al pequeño lobo que no había detenido la carrera y se había perdido entre algunos arbustos.
  - De tu propiedad, eh? - dijo al escucharla - Que manía con tener mascotas, nadie te ha dicho que es agotador mantenerlas a salvo? No te preocupes, yo no me alimento de animales aunque de vez en cuando los persigo - sonrió cínica y miró a su alrededor - Curioso lugar para esconderse... Dudo mucho que esta parte del bosque te pertenezca así que no voy a irme a ningún sitio... y mejor cuida tu lengua, no vaya a ser que la que vaya a tener problemas seas tú, cielo.

Sonrió de nuevo, calmada y terriblemente segura de sí misma. Sus ojos relejaban con claridad la experiencia y, aunque era evidente que ninguna de las dos conocía a la otra, no iba a amedrentarse por una chiquilla harapienta que se escondía en el bosque.

avatar
Mensajes : 18

Reliquias : 236

Temas : 3/3

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9624-contactos#83954http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9625-day-by-day#83955
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Mensaje— por Irina Volkova el Dom Jul 15, 2018 1:33 am

Rastros en el bosque
→ 02:00 AM, MUY LEJOS DE LA CIUDAD, EN ALGÚN LUGAR DEL BOSQUE  


Se atrevía a decir que era la primera vez que alguien se interesaba de esa manera por su cachorro de lobo, en el sentido de hacer que peligre su vida. Sino fuera porque encontró a ese lobo cuando pasaba por un momento jodidamente difícil y la vida pareció habérselo puesto en las narices, quizá hasta se uniría para intentar alcanzar ella antes a la presa. Pero tratándose de quién se trataba, la idea de que llegara a hacerle un solo rasguño era algo que simplemente no podía suceder. Y le daba igual quién fuera y a que se enfrentara.

- Bueno si solo te gusta perseguirlos... Aquí acaba tu carrera querida... -le advirtió- El bosque es suficientemente grande para las dos, sin tener que toparnos la una con la otra... -le informó.

Ante su amenaza no pudo hacer otra cosa sino que mostrar una verdadera sonrisa. Una pequeña risita la acompañó, pues de veras lo último le había resultado muy gracioso. En el buen sentido. Al fin una vampiresa con genio, pero le faltaba saber si también era protectora de los mundanos, cosa que la defraudaría completamente. No obstante la observó durante unos segundos intentando encontrar algún punto débil... Porque estaba claro que los tenía.

- Ohh ya veo. Vaya, que descarada soy. -dijo de forma teatral.

Agudizó el oído para tener una idea aproximada de por donde podría ir su pequeño, aún estaba la alcance de la vampiresa, por lo que no llegaba a estar a salvo del todo y no se fiaba ni un pelo de sus intenciones. No se alimentaría de ellos, pero si le gustaría matarlos solo por diversión. - Sé donde hay pequeñas manadas, si es que es lo que te gusta. -dijo sin más.

Espero su reacción ante sus palabras, pero no se quedó a verlo. Echó a correr en busca de su lobo para ponerlo a salvo. Escuchó como la seguía y aceleró el paso. Había topado con una vampiresa tocapelotas como ella, así sabría lo que era estar tranquila y que alguien viniera a incordiar. Puesto que cuando lo hacía ella era jodidamente divertido, pero al revés no tanto. Y dudaba demasiado que aquella vampiresa pese a lo que estaba haciendo lograra que se lo pasara un poquito bien.






Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:




avatar
Mensajes : 47

Reliquias : 398

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Rastros en el bosque (Irina Volkova)

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.