29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Play [priv. Lear Strand]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Play [priv. Lear Strand]

Mensaje— por Alya Nathairgid el Mar Jul 31, 2018 1:03 am



✶ PLAY ✶

¿Qué hacía allí?

Seguro que había otros lugares en los que su presencia era más necesaria que en aquel teatro o, como mínimo, tenía más sentido.  Si lo pensaba, encontraría mil y un motivos por los que era más prudente encerrarse en su habitación del Instituto y estudiar alguno de los libros que Schnee le había dado, o aprovechar que pronto anochecería para encerrarse en una de las salas de entrenamiento que quedarían vacías cuando los más experimentados salieran de caza.

Pero hasta ella tenía un límite. No sabía si tenía que ver con su herencia feérica, asfixiada entre las vigas de hierro y portones de acero de la iglesia que debía ser su hogar, o aquella era la respuesta natural que tendría cualquier otro adolescente cuyo día a día se había tornado repetitivo y monótono como el tic tac de un reloj suizo, pero, por todos los ángeles (y demonios) tenía que salir de allí.

Sabía de sobra que era peligroso, una soberana tontería. Mientras extendía el denso maquillaje color pálido por sus brazos para ocultar las pocas Marcas que lo tintaban aquí y allá, recorrió mentalmente todas las razones por las que era mucho más razonable quedarse entre aquellos cuatro muros de piedra y, a pesar de todo, siguió adelante con la huída. Si no, sabía que al día siguiente la sensación de opresión que la agobiaba empeoraría hasta que terminara tirando aquellos volúmentes tan cuidadosamente elegidos contra la primera persona que se cruzara en su camino. Necesitaba desconectar para poder mantener la fachada de tranquilidad e indiferencia que usaba para protegerse de los habitantes de su “hogar”.  Era un motivo con el suficiente peso para que las consecuencias de sus actos le parecieran un precio aceptable.

Además, sólo iba a acercarse al centro, no muy lejos de su antigua residencia, para ver una obra de teatro. Conocía la zona como la palma de su mano. Habría vuelto antes de que saliera la luna y nadie se daría cuenta de su desaparición porque a nadie le importaba qué estaba haciendo.

¿Qué podía salir mal?

Enseñó su carnet de estudiante en la entrada del teatro, para que le hicieran un triste descuento en el ticket del que se arrepintió por la mirada que tuvo que soportar de la taquillera. Podía leer lo que estaba pensando como si hablara en voz alta: una chica un poco más normal iría acompañada, o buscaría otros entretenimientos... Pero últimamente la rubia mantenía las distancias con sus compañeros de instituto y, seamos sinceros, nada de lo que hacía era normal, tampoco tenía que serlo su ocio. Es decir, ¿qué clase de adolescente lleva un cuchillo en la mochila  y un bote de agua bendita?  

Como hacía todo aquello para respirar aire fresco sin tener que lidiar con el frío de un jueves cualquiera de marzo, no esperó que la obra pudiera atraparla. Desde el instante en que se abrió el telón, el primero de los actores puso un pie en el escenario y una suave música empezó a sonar de fondo supo que aquello iba a gustarle.  

Apenas llevaba una hora de espectáculo, cuando le vibró la mochila, algo que notó de puro milagro ya que la tenía sobre las piernas. Rebusco entre sus pertenencias con el ceño fruncido, pues recordaba haber dejado el sensor sobre su mesita de noche, en el Insituto y su gesto se agravó cuando descubrió que el movimiento provenía de su móvil. Ignorando todas las normas de educación en el teatro, encendió la pantalla. Y se quedó helada.  

Te espero en la sala de entrenamiento, en media hora.

Releyó dos veces el mensaje de Seth Schnee, como si no se lo creyera, antes de apagar la pantalla del smartphone. Maldita sea. Tenía que salir de allí. Posiblemente, levantarse en plena representación para salir irse de la sala era también de penosa educación, pero la muchacha no tenía tiempo para preocuparse por si ofendía o no a los actores y demás público. Podía volver a casa en media hora, se dijo mientras salía al pasillo, si iba corriendo y el metro entraba en la estación en el momento en el que ella apareciera, si no había retrasos ni problemas para entrar, o si se alineaban los planetas y la suerte decidía ponerse de su lado.

Pero como ninguna de las situaciones anteriores era muy posible, la joven empezó a hacer planes secundarios, repasando los buses, calles y atajos que conocía bien y que podrían ayudarla a acortar distancias. Estaba ensimismada en sus planes de huida, demasiado, ya que no pudo avanzar mucho más y cuando levantó la mirada del suelo, había alguien delante suya.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 81

Reliquias : 145

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Play [priv. Lear Strand]

Mensaje— por Lear Strand el Sáb Ago 11, 2018 9:25 pm



✶ PLAY ✶

Había obras de toda clase y de todo tipo. Si bien aquella que se estaba llevando acabo aquella noche, era un clásico, le aburría tremendamente. Y lo peor de todo es que la había elegido él. Aunque debía de admitir que lo había hecho solo por el simple y mero hecho de ver la cara de irritación de su querido y adorado hermano.

Solo con recordar la cara que su hermano había puesto al darle la noticia, merecía la pena pasar por todo aquello.

Aun así Lear no participo aquella vez en dicha obra, se limitó a mirar y observar a los actores tras el escenario. Y a pesar de que la obra no era de las mejores que se habían representado en aquel lugar, el teatro estaba lleno. Estaba claro que los humanos se conformaban con obras de calidad mediocre con tal de salir de sus monótonas y aburridas vidas.

El demonio hizo una ligera y rápida visual del patio de butacas. Tal vez buscando una victima o tal vez solo cotilleando que clase de gente había ido aquella noche al teatro. Casi todo el mundo iba bien arreglado, tal vez en exceso, como si aquello fuese un acontecimiento importante y de etiqueta. El rubio no pudo evitar dibujar una sonrisa socarrona en el rostro. Era fácil, muy fácil atraer a los humanos a aquel lugar. Si sabían organizarse bien aquella pequeña empresa podría resultar de lo mas fructífera y no solo económicamente. Al fin y al cabo, después de tanto años, el dinero no era un problema para los hermanos.

Se apoyó contra la pared y siguió observando aquella "maravillosa" y soporífera obra. No sabía cuantos pases darían con ella, pero lo que estaba claro es que tampoco tenía pensado torturar a los actores con aquellos papeles de forma habitual, por lo cual la dejaría en cartel un par de semana como máximo. Aquello también daría cierta urgencia a la gente que realmente quisiera verla para adquirir las entradas e ir. Tal vez en aquella representaciones encontrase algo divertido que hacer incluso puede que pudiesen recaudar alguna que otra alma. Por ahora, aquella noche era solo de aproximación. Debían ser cautos a la hora de hacer desaparecer a mundanos.

Los ojos del demonio se posaron de repente en una joven de cabello rubio que destacaba sobre todas las demás persona. No por nada en particular, pero la edad era la mas baja del lugar y ademas era la única que vestía relativamente normal o de calle, sin llevar ropa absurda de gala. De no ser porque se puso en pie en mitad de la obra con premura, tal vez la hubiese dejado de observar, pero parecía que llevaba mucha prisa...¿cual sería la razón?.

Lo que estaba claro es que no se iba a quedar con la duda, así que sin pensarlo demasiado fue a averiguarlo. Por alguna extraña razón aquella muchacha le daba mala espina.

Antes de que la joven saliese del reciento, Lear se paró frente a la entrada de forma "casual" y disimulada, haciendo que la chica casi chocase con él.

-Vaya...si que llevas prisa ¿a caso la obra es tan terrible como para salir corriendo de aquí?-aquella pregunta la hizo acompañada de una cordial y amable sonrisa.

El demonio iba bien arreglado y con el pelo recogido en una coleta. Algo que hacia que su rostro resultase ligeramente mas afilado debido a la longitud de su barba.

La muchacha era joven, mucho mas joven de lo que hubiese imaginado en un primer momento. Pero había algo en ella que le resultaba irritantemente familiar y aquello no era del todo una buena señal.


avatar
Mensajes : 18

Reliquias : 7

Ver perfil de usuario
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

Re: Play [priv. Lear Strand]

Mensaje— por Alya Nathairgid el Lun Ago 20, 2018 9:44 pm



✶ PLAY ✶

La muchacha se detuvo como si de repente hubiera topado con un enorme muro invisible delante de las narices y, tras un pequeño paso hacia atrás, su mirada se prendió de aquella figura que parecía haber salido también de la nada casi con fascinación infantil. Al fin y al cabo, no todos los días una se encontraba cara a cara con el primo hermano de Rasputin. Después, escuchó su pregunta.

La primera norma para cualquiera que salía sin compañía por la ciudad era jamás admitirlo. Más allá del cocktail de sangres que navegaba por sus venas y podía atraer la malsana atención de cualquier ser no-humano, Alya había sido consciente desde muy pequeña que los mundanos tenían tan malas e incluso peores intenciones cuando se encontraban con personas de quienes creían poder aprovecharse. Correspondió la sonrisa del desconocido con otra. También sabía que su cara estaba hecha para imprimirse en cartones de leche bajo el texto “¿Me has visto?”, pues desde pequeña su abuela se había encargado de que fuera consciente de ello.  

Y ¿cuál era su primera línea de defensa? Mentir,por supuesto —Mis padres vienen a buscarme antes de lo que creía— repuso unos segundos después de que el otro terminara de hablar, con cierta disculpa tiñendo sus palabras. Era natural, hasta explicaba por qué tenía el móvil en la mano. Además, tampoco hubiera podido contar que su maestro y entrenador de apenas veinte años iba en dirección a la catedral abandonada en la que vivía y si no llegaba a tiempo la colgaría de sus puntiagudas orejas por haberse escapado sin permiso.

Por cosas así, la gente prefería creerse los engaños del mundo a pensar locuras como que había hadas en Central Park. Y ella sabía que podía ser muy creíble si quería. Al menos, cuando no tenía prisa por desaparecer. —¿Usted no vuelve dentro?— inquirió a continuación. Aquel hombre no podía ser un simple botones ¿no? Iba demasiado arreglado, encajaba con el público de aquella representación tanto como ella desentonaba, con sus vaqueros oscuros, sus deportivas y un suéter que había tenido mejores épocas.

Se colocó un mechón del pelo tras la oreja y cambió el peso de un pie a otro, sin saber qué añadir o por qué estaba allí aquel tipo ¿Acababa de fumarse un cigarro? ¿Odiaba la obra tanto como parecía? La curiosidad le picaba en la nuca tanto como la prisa por volver, pero esta última tenía prioridad.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 81

Reliquias : 145

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Play [priv. Lear Strand]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.