02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


27 # 30
7
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
4
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Guía para la magia [Emily]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Olivia Drechsler el Jue Ago 23, 2018 6:52 pm

Guía para la magia por Yates Sensei
→ Marzo, 2018 → 17:30 → Cafetería coqueta (x)
Si estaba allí era porque Jordi se había movido para hacerle el favor. A aquellas alturas no era un secreto que Olivia necesitaba ayuda con su magia. Creerse autodidacta ya no era suficiente, y tal y como estaban las cosas tampoco había mucha cabida a permitirse el ensayo y error. Sobretodo porque un error podía ser fatal, suerte había tenido de que aquel último no fuera a más.

Por ese motivo el cazador se había ocupado de buscar a otra bruja con más experiencia que, quizá, podía estar dispuesta a ayudarla. Para empezar su colaboración con la Clave y sus hazañas en el submundo eran, sin lugar a dudas, muchísimo más notables que las de Olivia -bueno es que ella directamente no tenía de eso-, quien incluso a pesar de su neutralidad y de haberse mantenido al margen también había llegado a escuchar al respecto. Sabía que tendría que contenerse para no empezar a emocionarse y preguntar por el dragón, pues quizá resultaba inapropiado. Buah, ¡es que tenía que ayudarla! Molaría demasiado, y después podría fangirlear al contárselo a Jordi.

Olivia ya conocía aquella cafetería porque ocasionalmente la visitaba. No era algo típico y para todos los gustos dada su estética cuca, pero a ella le encantaba y esperaba que en el caso de Emily coincidiese. Además estarían tranquilas, lugares más comerciales como Starbucks ya se ocupaban de llevarse a buena parte de la clientela. Por eso había propuesto citarse allí a través de mensajería telefónica, él único método de contacto que habían tenido hasta entonces.

La bruja se encontraba nerviosa, como quien estaba a punto de entrar en una entrevista de trabajo. Por ese motivo se presentó como veinte minutos antes de la hora acordada. Estuvo dando vueltas por las calles de alrededor para hacer tiempo, y finalmente entró a la cafetería para acomodarse en uno de los sitios con sillones. Inconscientemente se estuvo acomodando el pelo y el vestuario, como si incluso eso pudiera llegar a resultar relevante para algo. En cuanto el reloj de su teléfono marcó las cinco y media en punto ya estaba mirando con insistencia alrededor, esperando encontrarse con aquella fotografía de perfil viva y andante.

Sus piernas la instaron a levantarse en cuanto creyó diferenciarla a través de la cristalería, entrando en el local. En el proceso casi vuelca la mesa consigo, que se tambaleó peligrosamente mientras Olivia la sostenía en pos de evitar el accidente. De aquella guisa la bruja esbozó su mejor sonrisa, levantando un brazo por si no había sido suficiente llamada de atención para que la otra bruja supiese que estaba ahí. Quizá iba siendo hora de soltar la mesa, claramente ya no iba a caerse.


avatar
Mensajes : 50

Reliquias : 508

Temas : 1/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9733-olivia-drechsler-id#84832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9741-relaciones-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9736-cronologia-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9791-sensei-0-1
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Emily Yates el Dom Sep 02, 2018 11:33 am

Guía para la magia por Yates Sensei
→ 17:30 → Cafetería
¡Emily, tu móvil no deja de sonar! ¡Haz el favor de quitarle el pitido a las notificaciones de los dichosos mensajitos!

La joven bruja dejó el cepillo sobre el lavabo, notando los cabellos aún empapados pegárseles al cuello, al escuchar la voz molesta de Dina más allá del cuarto de baño. Emitió un suave suspiro mientras salía descalza de la habitación tras afianzar el agarre de la toalla que envolvía su cuerpo blanco, y fue derecha a su dormitorio, donde Dina estaba dejando la ropa seca y planchada que había habido en el cesto. Su abuela empezó a quejarse de los teléfonos, de la juventud siempre igual, y semejantes, y Emily rodó los ojos, no sin pensar con cierta tristeza que cada vez se comportaba más como la señora mayor que era y menos como la abuela marchosa que siempre había sido.

Ya, ya, bueno. Anda, no protestes más.

Con el corazón latiendo algo más deprisa de lo normal cogió el aparato y comprobó todo lo que le habían estado dejando escrito. Nada importante. Nada grave. Suspiró, aliviada, y se sentó sobre las sábanas arrebujadas para contestar lo que le pareció más urgente de todo lo que le había llegado. Entonces vio una serie de mensajes de un números desconocidos, lo que le indicó que, por supuesto, se trataba de trabajo. Al ver que no era capaz de recordar qué citas tenía pendientes aquella semana se levantó para comprobar la agenda que se había comprado para ser capaz de llevar su horario y revisó los huecos libres que tenía.

Minutos más tarde gimió al darse cuenta de que, de nuevo, había ocupado cada pequeño espacio de la semana. Realmente iba a tener que hablar con Louis para dejar el trabajo... La idea le entristecía sobremanera, pero no podía continuar con el ritmo que llevaba o terminaría dándole un ataque. Además, desde que se había centrado en vender sus habilidades el dinero no faltaba nunca en esa casa; Dina incluso había podido dejar de dar clases al fin, y estaba disfrutando de una vez de los años que le quedaban con la tranquilidad que se merecía.

Comunicó cada una de las decisiones que había tomado para concertar encuentros y regresó al cuarto de baño para terminar de arreglarse.

La primera cita que había acordado era esa misma tarde. La chica en cuestión se presentaba como Olivia, y quería hablar con ella por temas de negocios lo antes posible. Había sido ella quien había decidido el lugar donde tendría el encuentro, a lo que Emily no había puesto ninguna pega puesto que prefería sitios donde las personas con las que iba a tratar se sintiesen cómodas; además, tampoco era como si existiese mucha gente que pudiese neutralizarla a esas alturas de la vida. Se puso en camino con el tiempo suficiente como para llegar a la hora en punto, disfrutando de la suave brisa que corría de vez en cuando en contraste con las temperaturas. Llegó con cinco minutos de retraso, pero nada realmente importante.

La campanita de la entrada sonó cuando ella abrió la puerta, y un delicioso olor dulce la envolvió por doquier. La camarera que estaba tras la barra le saludó, sonriente, gesto que Emily devolvió con mucho gusto, antes de centrarse en otear el lugar para buscar a su contacto, quien, supuso, la reconocería antes que ella por haber sido contactada, precisamente. De pronto un sonido chirriante hizo que las personas que estaban en el local se girasen hacia el fondo del mismo, donde una jovencita con aspecto entusiasta alzaba el brazo significativamente para llamar su atención. A Emily nunca le había gustado llamar la atención, pero no pudo evitar esbozar una sonrisa casi tierna al ver el entusiasmo visible en cada porción de su cuerpo, en sus movimientos, en el brillo de sus ojos claros. Tenía un rostro bonito y dulce, los labios estirados en una mueca abierta que dejaba traslucir claramente lo encantada que estaba con ese encuentro.

«Al menos no será desagradable, espero.»

Los clientes que había tenido habían sido de lo más variopintos, desde que empezase a dedicarse en serio a la brujería, bastante gente taciturna, seria, corroída por la rabia, el miedo o el odio; y muchos de ellos habían estado llevados por la venganza o algo incluso peor -no siempre tenía tripas para aceptar encargos así, aunque algunos los había hecho de buena gana porque, si bien le era difícil admitirlo, ella también era una persona realmente vengativa-, pero al menos aquella muchacha, Olivia, no tenía aspecto de que fuese a tener ese tipo de tratos con ella.

Se dirigió hacia ella con paso lento, notando la cola contoneándose entre sus piernas mientras caminaba. Qué lejos parecían aquellos días en los que usaba más que el glamour para esconder su marca, y qué raro se le hacía el hecho de que cada vez fuese menos incómodo el permitir que el resto de personas lo viesen. Era como si la vergüenza que había rodeado a aquel apéndice se estuviese disolviendo poco a poco como una capa de hielo conforme el calor del sol cae sobre ella. Una vez estuvo frente a Olivia le tendió la mano.

Hola, Olivia. Soy Emily. Encantada de conocerte. Por favor. —Le hizo un gesto para que tomase asiento, y ella se colocó justo frente a su figura, con la espalda erguida, la melena rozándole los hombros y la expresión relajada—. Antes de nada, ¿quieres tomar algo? Yo invito. Y por otro tú me has citado, así que tú dirás qué puedo hacer por ti.

Rodeándola había un aura, un pulso, muy similar a lo que había sentido estando cerca de Charles aquella vez, hacía tantos meses, así que no tuvo duda alguna de que la persona que estaba frente a ella humana, desde luego, no era. Vampiresa, poco probable, aunque ya conocía la existencia de algunas joyas que permitían a los hijos e hijas de la noche caminar bajo la luz del sol. Como siempre, todo se reducía a licántropos o brujas, porque hada era más bien poco probable, y sin runas, no podía ser una nefilim.

«Aunque a lo mejor es alguien como Mike...» Colocó los codos sobre la mesa y dejó caer la barbilla sobre las manos cruzadas, manteniendo la mirada con la muchacha y esperando a que comenzase a hablar.



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Thank you, Madamou~<3!!!
Current mode:
avatar
Mensajes : 1436

Reliquias : 2235

Temas : 9/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Olivia Drechsler el Miér Sep 05, 2018 3:14 am

Guía para la magia por Yates Sensei
→ Marzo, 2018 → 17:30 → Cafetería coqueta (x)
Sentir no solo la mirada de Emily, sino la de otros muchos presentes sobre ella, hizo a Olivia ensanchar más la sonrisa si cabía. Ante una situación de apuro más valía una amplia sonrisa que una cabeza gacha. Finalmente la joven bruja fue soltando la casi accidentada mesa, despacio, como si todavía temiera que pudiera llegar a tambalearse y caer. Lo mejor de todo era que sobre la misma todavía no había algo que pudiese peligrar en caer.

Ya erguida y con sendas manos descansando a la altura del regazo observó acercarse a la bruja más mayor, casi con el entusiasmo de quien está viendo acercarse hasta su posición a alguien guay, a quien admira. -Sí, soy Olivia, también estoy encantada de conocerte. -Volvió a presentarse, tomando y apretando la mano ajena con firmeza. En algún momento de la vida le habían enseñado que las manos se estrechaban así, motivo por el que a veces inclusive podía llegar a ser algo impetuosa. Aquel momento desde luego no era para menos.

Una vez hechas las presentaciones la bruja más joven tomó nuevamente su asiento, un sofá relativamente mullido en el que trató de mantener una posición erguida y correcta. -Oh, no, claro que no. Como bien has dicho yo soy la que te ha citado aquí, y la que necesita tu ayuda, así que... ¿Qué menos que ser la que invite? -Enseguida se había mostrado algo alarmada por cualquier otra posibilidad, pues para empezar de haber pensado que podría ser así se habría buscado otro lugar más barato. Allí los precios no estaban mal, pero también estaba claro que la cursilería se pagaba. -Déjame hacerlo, ¿vale? -Pidió mientras volvía a sonreír, desde luego esperando no iniciar una especie de discusión con aquello. -Pide lo que gustes, aunque debo sugerir que los cupcakes están de vicio. -Con los incisivos superiores mordió muy suavemente su labio inferior, mientras su sonrisa se ensanchaba con un toque infantil en la expresión, esa digna de la niña glotona que sobre muchas cosas era.

Sabía que todavía estaba esperando a que hablara, y el asunto no iba de cupcakes, café o té, aunque ese tema hubiese servido para enrollarse un poco antes de atreverse a entrar en materia. Ciertamente le preocupaba decirlo y que la mujer le diera calabazas, y aunque había estado practicando previamente el discurso de cómo iba a hacerlo llegado aquel momento dicho "discurso" se esfumó por completo de su mente, dejando un vacío de palabras en Olivia. No lo mejoraba la presión de sentirse observada, de saber que aquella bruja que había llegado hasta allí esperaba para oírlo. -Yo... Verás... Yo... -Buscó por dónde empezar, llevándose las manos para frotárselas contra el regazo al sentir que le estaban comenzando a sudar. -También soy bruja. -Con un rápido vistazo observó el alrededor por enésima vez, pero había elegido un sitio apartado y tranquilo a conciencia. -Sé que tienes experiencia y, verás, yo... necesito ayuda con todo esto. A veces mis poderes se vuelven locos, ¿sabes?  -Se esforzó por resumir como pudo, apoyándose con los antebrazos sobre la mesa para inclinarse ligeramente hacia Emily al hacer aquella última confesión, vergonzosa para una bruja, pero real.


avatar
Mensajes : 50

Reliquias : 508

Temas : 1/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9733-olivia-drechsler-id#84832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9741-relaciones-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9736-cronologia-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9791-sensei-0-1
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Emily Yates el Mar Sep 11, 2018 9:01 pm

Guía para la magia por Yates Sensei
→ 17:30 → Cafetería
Era difícil contener la risa, a la par que la vergüenza, viendo la expresión de la muchachita mientras la contemplaba, como si ella fuese alguien absolutamente increíble, así como lo firme e impetuoso de su apretón de manos. De forma inmediata sintió que le agradaba, atolondrada, con ese bonito rostro y su forma de hablar, de moverse, como un pajarillo nervioso. Tomó asiento frente a ella, y le costó acceder a que ella la invitase a tomar algo en aquella cafetería por el simple hecho de que ahora tenía dinero de sobra como para costearse cualquier capricho y desconocía el poder adquisitivo de Olivia. Pero parecía tan entusiasmada con la idea que no pudo evitar ceder.

Está bien. Lo dejo en tus manos, entonces. Pediré lo mismo que tú, ya que tienes experiencia en este lugar —respondió, sonriéndole amablemente.

Su revelación de que se trataba de una bruja, como ella, no le pilló de sorpresa, aunque le hizo sentir ternura, tristeza y compasión a partes iguales, porque se la veía increíblemente joven, dulce e ingenua, y sufrió por ella, por las penalidades que le quedaban por pasar, por los dolores que estaban por venir. A pesar de que no debía de sacarle más de diez años, de pronto se sintió muy mayor a su lado, casi anciana, y no pudo evitar preguntarse a si Danielle le había sucedido algo así, teniendo en cuenta que era mucho más antigua. Si al mirarla habría visto una cosita tierna, jugosa, que aún no había probado las verdaderas fauces del pesar. La boca le supo agridulce, pero mantuvo la sonrisa suave mientras ella vacilaba al hablar, como si estuviese confesándole sus más terribles secretos.

Lo que sí le sacó de su sitio fue la petición implícita en sus palabras.

Al principio sólo parpadeó, como si no hubiese comprendido del todo lo que le estaba solicitando, y poco a poco la idea se fue formando en su cabeza hasta que se encontró total y absolutamente desconcertada. ¿Olivia... le estaba pidiendo que fuese su maestra? Apretó, de forma inconsciente, los dedos sobre la madera de la mesa, así como los labios entre sí, separado la mirada de la muchacha y notando que algo, no supo muy bien el qué, se abría dentro de su pecho. Si hubiese tenido que seleccionar un sentimiento, probablemente habría sido el horror, y el miedo al fracaso, por las responsabilidades, ¡por todo! Pero al mismo tiempo... fue algo parecido al halago, a la ilusión, al tener la posibilidad de ayudar a una vida como le habían ayudado a ella.

«Dios mío, ¿de verdad me lo estoy planteando siquiera?» Regresó los ojos hacia Olivia, que la observaba, expectante, y fue como mirar a un adorable cachorrillo que imploraba que le diesen comida. Flaqueó un poco, relajándose, soltando aire y separando los labios, por los que se pasó, mientras procuraba relajarse.

Es normal que tus poderes se descontrolen, ya que debes de ser muy joven. ¿Cuántos años tienes, Olivia? ¿21? ¿22? —Raziel, ella por esa época ni siquiera se planteaba aprender a manejar su magia más allá de lo que ya había conseguido sacar en soledad sin darse cuenta—. Tú... entiendes lo que me estás pidiendo, ¿verdad? No te conozco en absoluto... Y si me convirtiera en tu profesora estarías poniendo tu vida, tu educación en mis manos. Eso es muchísima responsabilidad. Y yo no soy mucho mayor que tú. Ni siquiera llevo mucho tiempo aprendiendo a usar mi magia y yo misma tengo una tutora. —Pero Morgan no accedería a ayudarle; el único motivo por el que estaba bajo su cuidado era por tratarse de su medio hermana, ya está. Jannik tampoco lo haría. Había escurrido el bulto como un bellaco cuando había aparecido ella misma. Y no conocía, de momento, a más brujas o brujos en la ciudad que pudiesen ayudarla. Mucho menos, de los que pudiese fiarse. Volvió a suspirar para terminar sonriendo suavemente—. Sin embargo, te reconozco que la idea de dejar a una bruja joven sola y sin protección no es precisamente de lo mejor que podría suceder ahora. Así que aprovechemos esta quedada para conocernos un poco mejor, y te daré mi veredicto al final del encuentro, ¿te parece? Así que dime, ¿qué puedes contarme de ti, Olivia?



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Thank you, Madamou~<3!!!
Current mode:
avatar
Mensajes : 1436

Reliquias : 2235

Temas : 9/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Olivia Drechsler el Mar Sep 25, 2018 12:24 am

Guía para la magia por Yates Sensei
→ Marzo, 2018 → 17:30 → Cafetería coqueta (x)
Quizá Olivia estaba siendo arrojada en exceso, teniendo en cuenta que apenas se trataban de un par de desconocidas. Pero aquel era el motivo por el que la había citado allí, y pensaba que más valía ser llana y directa que no andarse por las ramas. Se sentiría horriblemente culpable pensando que podía estar haciendo perder su preciado tiempo a la bruja mayor, aunque fuese como fuese esperaba que la invitación a los cupcakes y el café compensaran.

Después de lanzarse a la piscina sin saber muy bien lo que había se quedó observando a la mujer con atención. Lo último que pretendería sería incomodar, pero estaba tan ansiosa por saber qué pensaba que solo podía quedarse mirando con expectación.

-Veinticuatro. -Aclaró volvía a apoyar la espalda y apartaba los brazos de encima de la mesa, frotándose las manos y apretándose los dedos bajo la misma en un gesto nervioso. Guardando silencio para prestar suma atención y mordisqueándose el labio inferior asintió, se creía consciente de lo que pedía, aunque quizá tampoco fuese lo suficientemente madura como para terminar de comprender esa responsabilidad como Emily lo hacía. -Sé que aun no nos conocemos pero... es que tampoco conozco a nadie más, y escuché cosas muy guays de ti. -Admitió con la boca pequeña, algo avergonzada. No quería que sonara a que se lo pedía solo porque era su única opción, aunque de momento sí que lo era y gracias a que Jordi le había facilitado el contacto. Pero no se habría armado de valor para pedírselo de no haber sido por algo más.

Aquella conclusión ya era mucho más de lo que habría cabido esperar dadas las circunstancias, y lo poco convencida que se había mostrado la futura posible profesora de primeras. Por eso Olivia volvió a sonreír, animada. Asintió y enseguida comenzó a buscar con la mirada a alguien que pudiera atenderlas. Una joven camarera rubia con una sonrisa de oreja a oreja -probablemente porque iba por contrato- se les acercó, tomando rápidamente nota de las bebidas y el cuarteto de cupcakes rellenos de crema de avellana que Olivia pidió.

-Sobre mí... Déjame pensar... -Volvió a dirigirse a Emily mientras tomaba el servilletero para jugar con él entre sus manos. Teniendo en cuenta que no se conocían había tantísimas cosas que podría contar que difícilmente sabría como empezar, el caso era que tampoco estaba segura de que fuese la clase de información que le interesaba. -Nací en Alemania, pero me fui muy pequeña y he vivido un montón de años en Nueva Zelanda, me mudé aquí junto a mi madre al entrar en la universidad. -Comenzó por explicar, dándose cuenta de que quizá mencionar a Lisbeth tan rápido no era buena idea, pero procuraría ser cuidadosa con ello. -Estoy estudiando el último año de la carrera psicología en la universidad, y también trabajo en una tienda de videojuegos.  -Volvió a dejar el servilletero en su sitio al ver a la camarera volver, dándole las gracias antes de añadir a lo que estaba diciendo antes: -Aparte de bueno... ya sabes. -Su tono de voz bajó en un intento por ser  discreta, esperando que la mujer entendiera perfectamente que se estaba refiriendo a los trabajos para los Cazadores. -¿Es de eso o de lo otro de lo que quieres que te cuente? -Optó por preguntar mientras echaba doble azucarillo en su propio café. No estaba segura de si Emily estaba interesada en ella como persona, o lo que quería era que se centralizara en todos esos otros asuntos más cercanos al submundo.


avatar
Mensajes : 50

Reliquias : 508

Temas : 1/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9733-olivia-drechsler-id#84832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9741-relaciones-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9736-cronologia-de-oliviahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9791-sensei-0-1
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Emily Yates el Miér Oct 10, 2018 8:58 pm

Guía para la magia por Yates Sensei
→ 17:30 → Cafetería
No pudo evitar esbozar una sonrisa tierna al escuchar que Olivia había oído cosas muy guays de ella, en parte porque hacía siglos que no escuchaba a nadie que no fuese Bastian o Charlie hacer referencia a esa palabra, en parte porque ese tipo de situaciones seguía haciéndole sentir algo avergonzada, porque no se consideraba referente de nada, por mucho que su nombre fuese conocido en el submundo, y la idea de que alguien pudiese asociarla a algo increíble se le hacía tan enorme como lejana. Pero ahí estaba Olivia, diciéndole que había entrado en contacto con ella porque no conocía a nadie más a quien referirse para que pudiese ayudarle y porque había escuchado cosas muy guays acerca de su persona. Probablemente todas referidas a ese maldito dragón de fuego que le había granjeado el sobrenombre al que se la asociaba aún años después.

«Y los que me quedan...» pensó con cierta pereza.

Contempló con tranquilidad cómo la joven bruja pedía a la camarera la comanda, centrándose en sus facciones, en sus gestos, en su forma de hablar y las palabras que decía. Emily era perfectamente consciente de que las apariencias eran engañosas, que no debía dejarse llevar por ellas, y por supuesto estaba al pendiente de las cosas que sucedían a su alrededor como Michael se había molestado en enseñarle en una de sus interminables sesiones de entrenamiento. Era consciente de que las camareras tras la barra se movían con rapidez preparando los pedidos, que había otras cuatro mesas ocupadas, aparte de la suya, y un par de mujeres esperando a que las atendiesen para llevarse los productos directamente a casa. Nadie iba a pillarla por sorpresa, desde luego, porque sus ojos se encontraban de vez en cuando con la gente que pasaba al otro lado del local, por la calle, caminando inmersa en sus propias preocupaciones.

Y a pesar de todo no podía dejar de sentirse relajada al lado de Olivia. ¿La estaría subestimando? Pero es que resultaba difícil encontrar peligro en alguien como ella, con esa sonrisa tan enorme, esos ojos tan brillantes y esa energía vital y alegre. No es que fuese a pillarle desprevenida si se atrevía a hacer algo agresivo -cosa que dudaba enormemente por su expresión dulce- pero resultaba difícil pensar que alguien así podía resultar peligrosa.

Volcó toda la atención posible en las cosas que le estaba contando acerca de sí misma, agradeciendo con voz suave a la camarera cuando les dejó lo que Olivia había pedido por ellas, asintiendo cuando hizo referencia sutil a sus posibles relaciones con el ámbito del submundo y la Clave, y emitiendo una suave risa ante su comentario final. Cogió uno de los cupcakes, que dejó en su plato, antes de empezar a mover el café con la cucharilla, a pesar de que no le había echado nada de azúcar. Pero era una costumbre que había desarrollado con el tiempo; le ayudaba a ver las cosas más claras, a pensar, e incluso a hablar con más fluidez, porque tenía los dedos inquietos distraídos en otra cosa.

En realidad quiero conocer ambas cosas sobre ti. Quiero que me hables de tus inquietudes, de tus miedos, de tus vocaciones y de tus intenciones para con la vida. No sólo mundana sino también la propia nuestra, la que nos rodea. Quiero estar segura de que, aunque vaya a ser una buena influencia para ti, además tienes un buen fondo y que no vas a usar tus habilidades para dañar a los demás. —Su mueca se tornó seria mientras continuaba hablando, si bien no dejó el tono suave ni dulce de su voz—. Puede sonar muy peliculero, pero no estoy dispuesta a invertir mi tiempo en alguien que tiene intenciones perversas. Comprendo perfectamente que haya personas que no quieran intervenir en los conflictos que tenemos al rededor, que opten por la neutralidad, esté yo más o menos de acuerdo con eso. Incluso comprendo que no se sienta aprecio por la Clave. Pero no pienso ponerme al servicio de alguien que busca hacer el mal. Lo comprendes, ¿verdad, Olivia? Por eso quiero que me hables no sólo de estas cosas, de tus estudios, de tu madre o de lo que piensas hacer con esa carrera mundana, sino más allá. Quiero ver qué hay dentro de ti para decidir si merece la pena pasar por un proceso de aprendizaje que nos quitará horas, sueño y dolores. Y sobre todo quiero saber si estás dispuesta a terminar lo que empieces conmigo...



There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven
Thank you, Madamou~<3!!!
Current mode:
avatar
Mensajes : 1436

Reliquias : 2235

Temas : 9/6... Es que no tengo mesura xD


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: Guía para la magia [Emily]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.