31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

23 # 24
9
NEFILIMS
4
CONSEJO
6
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Petición de afiliación élite
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyHoy a las 2:08 am por Invitado

» A contratiempo- Privado.
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 11:00 pm por Winter J. White

» Abandonad toda esperanza los que aquí entréis [Artem Yakov]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 7:50 pm por Artem Yakow

» There is nothing we do better than revenge [Priv]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 7:30 pm por Winter J. White

» Petición de afiliación normal
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 6:19 pm por Arcángel Raziel

» You¡re not alone {Einar Sørensen}
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 11:19 am por Einar Sørensen

» La eternidad [Karen][+18]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 9:30 am por Hope Herdove

» ALEA IACTA EST / [PRIVADO]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyAyer a las 9:16 am por Jensen Landvik

» What we do in the shadows? [Privado]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyVie Sep 20, 2019 9:39 pm por Mina Van den Engel

» Iuro [Winter J. White]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyVie Sep 20, 2019 3:14 pm por Aiden E. Blake

» Asesinar es divertido ~ Simon Lewis
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyJue Sep 19, 2019 11:31 pm por Irina Volkova

» Time after time. || Privado.
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyJue Sep 19, 2019 4:54 pm por Artem Yakow

» Wings Of Freedom (Einar Sørensen)
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyMiér Sep 18, 2019 11:04 pm por Irina Volkova

» No me juzgues [Liliana][+18]
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyMiér Sep 18, 2019 4:06 pm por Jensen Landvik

» Waiting.-Libre.
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 EmptyJue Sep 12, 2019 6:16 pm por Aldrich Khanstein


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Con un profundo y gutural gruñido saliendo de mi garganta me despierto. En cuanto abro los ojos la oscuridad de mi habitación se vuelve tranquilizadora, al tiempo que su imagen, la imagen de aquella que se ha convertido en la principal protagonista de mis noches de insomnio se desvanece al instante. - ”Irina Volkova” – gruño mentalmente el nombre de la persona que ha aparecido en mi vida de forma tan repentina pero contundente, desestabilizando mi ya de por si precario mundo. Desde que apareciera aquella fatídica noche en mi vida no ha habido ni un solo momento en el que mi pensamiento no se encontrara cubierto por su sombra, consiguiendo que cada noche, mis sueños se centraran en ella, en esa maldita y jodida sanguijuela que tanto disfruta atormentándome.

- ”¿Quién cojones eres?, ¿De qué coño me conoces?. ¿Por qué demonios no consigo acordarme de ti si por lo visto ya nos conocíamos?, ¿Por qué me has escogido a mi como tu jodido juguete?” – como cada vez que me despierto, con el cuerpo cubierto de sudor y la ropa de la cama totalmente desordenada, las mismas preguntas sin respuesta se agolpan en mi mente, pues no tengo las respuestas a esas preguntas, y lo peor del caso es que ella se ha encargado de negarme ése conocimiento y muchas otras cosas que anhelo con ansia - ”A parte de haberme robado a mi pequeña… y eso lo vas a pagar bien caro maldita zorra chupasangre” – me recuerdo, pues como si ella no hubiera tenido bastante con usarme en sus juegos de lucha, de que me hayan marcado por el resto de mis días, de haber jugado conmigo, burlado de mi, encima tuvo la osadía de robarme una de mis posesiones más queridas, mi preciada moto. Seguramente para ella fue la guinda del pastel, el último acto de burla o de poder sobre mi, pero ese maldito engendro de la noche no me conoce, y no sabe que no pienso parar hasta devolverle cada una de las humillaciones y burlas de las que he sido objeto.

Con este agradable sentimiento de venganza, de revancha, que tanto alegra a mi parte más animal, a mi lobo interior, decido levantarme de la cama, dejando que el frío que entra por la ventana del cuarto me haga estremecerme al encontrarse con mi piel cubierta del cálido sudor. Intentando eliminar de mi mente los pensamientos que tanto asocio a esa vampiresa, me abro la puerta de mi cuarto con cuidado, intentando no despertar a las otras dos personas con las que comparto vivienda; mi hermana y mi sobrino pequeño. Por desgracia, al entrar en la cocina, me queda bien claro que no soy el único que no puede dormir esta noche, pues mi hermana se encuentra sentada delante de la mesa, con un vaso, que por su olor sé que es tila, sujeto entre sus manos - ¿Otra noche sin dormir, hermanito? - me dice nada más verme aparecer en nuestro noruego materno - Por lo que parece no soy el único – le respondo tras soltar un bufido molesto mientras me dirijo a la nevera en busca de algo con lo que calmar la sed que siento ahora mismo.

Tras tomar el cartón de leche de la nevera, pues mi hermana no es de tener bebidas alcohólicas en casa por el pequeño, me giro buscando con la mirada a mi hermana, la cual parece sumida en sus pensamientos. Hasta donde sé parece que hay algo que le preocupa, y por desgracia sé que tiene que ver conmigo, pues, conociéndola como la conozco, seguro está haciendo números para ver cómo me puede ayudar a comprarme otra moto - ”Pero no quiero otra, quiero la mía” – me recuerdo cabreado, sintiendo como la rabia aumenta por segundos en mi interior y el lobo se remueve intranquilo, buscando el modo de salir a la superficie y tomar el control - Creo que más que leche te convendría una ducha bien fría… - el tono divertido e irónico que usa mi hermana, hace que acabe de forma brusca el trago de leche que estoy dando directamente del envase para mirarla enarcando una ceja interrogativamente - ¿Qué? – le pregunto inmediatamente mientras veo esa enorme sonrisa en su dulce rostro al tiempo que me señala con la mirada un punto de mi cuerpo - ”¡Joder!... tengo que acordarme de ponerme el pantalón del puto pijama cuando me levante…” – pienso al instante siendo consciente de que con el bóxer que llevo no consigo sino destacar la potente erección con la que me despierto - ¡Venga ya, hermanita!, como si no supieras de sobras que los hombres nos solemos levantar empalmados, es algo fisiológico – le miento, mientras tomo asiento para no molestarla con esa visión. A pesar de que es cierto, de que los hombres nos solemos levantar muchas veces de esa forma, en mi caso sé que tiene que ver con los putos sueños, cosa que no entiendo, puesto que no son sueños como para excitarme sino todo al contrario - ”Y sin embargo ahí está la cosa, bien dura… ¡hay que joderse!” – me reprocho ante la inverosimilitud del caso.


- ¿Qué te preocupa, mi niña? – le pregunto a mi hermana, una vez ya sentado y después de haber dado cuenta de toda la leche que quedaba en el cartón - Tú, Einar, me preocupas tú… - me dice con voz realmente preocupada - Últimamente estás muy raro… me… asustas… - comienza a explicarme, evitando mirarme a los ojos, haciendo que un nudo se empiece a formar en mi estómago al ver a mi hermana de esa forma, sintiendo que ciertos recuerdos desagradables pugnan por reaparecer en mi mente, recuerdos de lo que hice a mi familia, de aquello que no puedo permitir que vuelva a pasar jamás, pero que como no recupere el control sobre mi mismo, como no logre acabar con la inquietud que me causa la jodida pelirroja, no conseguiré evitarlo - Anoche llegaste con la ropa cubierta de sangre Einar… ¿estás….? ¿en qué estás metido? - pregunta finalmente con la angustia marcada en su voz. La verdad es que no pensé que mi hermana habría sido capaz de descubrir los restos de la sangre de Andreas, de ese pobre capullo que está totalmente colado por la puta pelirroja y al que estuve a punto de matar en un intento desesperado por hacerla salir de su escondrijo.

Durante unos segundos, dejo que el silencio, la tranquilidad se apodere de la estancia, manteniendo mis labios sellados y mi mirada en el cartón de leche que sostengo en mi mano derecha, haciendo como que leo las aburridas letras que allí se encuentran, mientras pongo en orden mis pensamientos - Tranquila, Jannike – le digo finalmente, dejando la leche sobre la mesa y alargando mis manos para sostener las suyas entre ellas - Sólo estoy echando una mano a la policía, ya sabes, a esa agente de la que tanto habla el Damián – le voy diciendo en un tono tranquilizador, mientras rozo mis dedos con los suyos y le miro a sus ojos, a esos ojos del mismo color azul intenso que los míos, esbozando una sonrisa tranquilizadora mientras le hablo - Pero esta noche se acabará, te prometo que después de mañana por la noche, todo volverá a ser como antes – termino de decirle con voz firme, mirándole intensamente a los ojos, demostrándole que lo que digo va en serio - ”Sí, hermanita, mañana por la noche, saldré de caza y esta vez la encontraré y terminaré con ella. Te lo prometo Jannike… mañana por la noche acabaré con esa maldita zorra que tanto me obsesiona” – pienso, reafirmándome en mis intenciones de encontrarla, sobretodo ahora que ya sé cómo lograrlo, gracias a la ayuda involuntaria del pobre Andreas.



[/color]


Última edición por Einar Sørensen el Vie Nov 09, 2018 6:47 pm, editado 1 vez


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Habían pasado varias semanas desde su encuentro con Einar, donde le había dejado en su cabaña bajo la guardia y cuidado de su fiel compañero. Aunque le molestaba que el lobo no decidiera ir con ella, sino quedarse a velar por el descanso y recuperación de su congénere, no pudo evitar que ese hecho le molestara, pero al mismo tiempo le hacía admirar el trato que tenían los de esa especie. O quizá es que se había movido durante todos esto años por la parte oscura de los hijos de la noche. Había conocido a Simon quién en sus primeros encuentros había evitado que acabara matando a una humana. Y por raro que pareciera, no habían acabado intentando matarse.

Aunque había dado el adiós definitivo a Einar, aun seguía teniendo su moto y bien sabía que era muy preciada. Le había acompañado a lo largo de su vida y aunque en el momento no se había dado cuenta a estas alturas era más que lógico que había notado la ausencia de su posesión más preciada.

Pero no tenía ninguna intención de devolvérsela, al menos no directamente. Cuando se cansara la dejaría cerca de su cabaña y sabía que Valhalla correría a avisar al chucho para que se la llevara. Pero aquella noche quería diversión como casi todas, molestar a alguien, meterse en líos. Pensó en Andreas, aunque llevaba días sin verlo y sabía que estaba enfadado con ella por ser tan descuidada. Aunque ya le había dicho que no se preocupara sabía que seguiría en sus trece. No obstante decidió ir a su casa a buscarlo y para llegar hasta allí usó la moto de Einar.

Sabia donde vivía Andreas e iba a ir en persona a buscarle para averiguar que demonios le pasaba. Aunque lo sabía... Todo el tema de Sørensen le había hecho mella e Irina interpretaba que lo mas fácil era mantenerse alejado, cosa que ella misma también le había pedido. Pero que al parecer y por algún extraño motivo, llevaba días contradiciendo. Quizá se había acostumbrado a tener un compañero de caza y ahora que volvía a estar sola no podía evitar echarlo de menos en parte.

Pese a que no era muy de su agrado, esa noche si decidió llevar botas. La moto desprendía un intenso olor a Einar que hacía que se le pusieran los pelos de punta. Aún tenía clavada su mirada de enfado que tanto le gustaba o sus gruñidos molestos cuando se metía con él. ¿Pero qué? ¿Como podía gustarle algo de ese chucho? Y lo peor de todo es que aún habían más cosas que la atraían, como su forma de luchar o el enérgico latir de su corazón junto al calor que su cuerpo solía desprender. Eso último incluso le resultaba agradable. Movió la cabeza a ambos lados quitándose todos esos pensamientos de la mente. Eran bastante parecidos y aunque no lo admitiera, los signos de estar vivo como el latir del corazón o el calor humano, lo extrañaba y más cuando le había sido arrebatado hace ya tantos años.

Quizá le propondría vivir con ella en la cabaña, aunque hasta ahora solo la había visto Sørensen... Solo él sabía donde estaba y desde entonces no había vuelto a aparecer, su olor se le clavaba con fuerza en las fosas nasales, lo percibiría desde bien lejos. Encendió el motor y aceleró dirigiéndose a la zona residencial en busca del vampiro. Aparcó en uno de los callejones y miró hacia los edificios antes de bajarse y caminar hacia el portal. Incluso antes de llegar a su puerta ya supo que no le encontraría allí, su olor no era intenso, por lo que ni siquiera había estado cerca desde hacía días. Golpeó varias veces la puerta y tras encontrar una negativa, forzó la cerradura y entró sin permiso. - ¿Hola? -

Suspiró pesadamente mientras paseaba por el piso del vampiro mirando lo que había por allí, cogiendo prestada una cazadora, la cual se puso mostrando una sonrisa al darse cuenta de que era bastante cómoda. - No creo que la eches de menos. -soltó una risita llena de picardía. Ya casi lo podía imaginar enfadado por robarle ropa, tras romperle la cerradura e incluso le diría algo por no llevar casco en la moto. Puso los ojos en blanco y soltó un bufido.

Tras un rato salió de allí siendo consciente de que tenía muchos enemigos y que era mejor irse cuanto antes. Tendría que buscarse la diversión por ella misma aquella noche. El olor de alguien cercano le llegó claro y un disparo la alertó mientras miraba alrededor y corría a subirse en la moto, la cual encendió con rápidez acelerando después. El siguiente disparo rozó el lateral de la moto, dejándole una buena marca. Tenía que alejarse antes de que la acorralaran. Se metió a toda velocidad por los callejones mientras notaba como la seguían y seguían disparando, no dándole de milagro. Si conseguía despistarlos podría regresar al bosque sin un rasguño. Se había metido en líos y había matado a humanos inocentes, el propio Simon la avisó y sabía que tarde o temprano acabaría teniendo repercusiones.

Por suerte, era más rápida e inteligente que ellos y al ir en moto podía moverse con más ventaja por lo que tras unos minutos consiguió darles esquinazo. Aceleró más y fijó la vista esta vez en la carretera mientras se dirigía a un bar que conocía. Era de subterráneos y al menos por esos alrededores podía pasar desapercibida.




Off:
Spoiler:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Simone-epica


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Su apestoso olor me golpeó las fosas nasales con fuerza mucho antes de que apareciera. Ese maldito olor a jazmín con lavanda que tanto la caracterizaba y que se había vuelto mi obsesión en los últimos meses. Un olor que logró arrancarme un gruñido de lo más profundo de mi ser, uniéndose al largo y profundo aullido que soltó el lobo en mi interior.

Después de la conversación mantenida con mi hermana la noche anterior, aquella en la que se mostró realmente preocupada por mi y en la que tomé la firme decisión de terminar con esta situación de una vez por todas antes de cambiar a otros temas menos importantes, había terminado de idear los detalles que esperaba que dieran su fruto esa misma noche y, por sorprendente que pareciera, había acertado.

La muy zorra no se había presentado cuando amenacé y torturé a su camarada chupasangre, y bien sabe Dios que estaba dispuesto a acabar con su vida con tal de dar con el paradero de la puta pelirroja, pero finalmente me di cuenta de que el pobre infeliz no era más que otro objeto de diversión para ella, por lo que lo dejé continuar con su no-vida, aunque antes me aseguré de quedarme bien con su olor característico aquel que seguí durante semanas hasta dar su guarida, en lugar en el que me encuentro ahora mismo.

- ”Gracias Andreas” – le agradezco mentalmente al vampiro mientras el olor de ella se hace más y más intenso, anunciando su llegada gracias al viento que se ha convertido en su mensajero inconsciente. Con la excitación del momento recorriendo cada uno de los poros de mi cuerpo, permanezco oculto en la terraza del edificio desde el cual me hayo vigilando la casa del vampiro, con la esperanza de que ese demonio de cabellos rojizos apareciese para divertirse con su congénere.

En cuanto aparece no puedo evitar que mis manos se cierren crispadas sobre el duro cemento de la barandilla del edificio y un gruñido de rabia y cabreo rompa el silencio que reina en la azotea al verla aparecer montando mi preciada moto - ”Maldita puta macilenta… como le hayas hecho el más mínimo arañazo a mi preciosidad te juro por mis ancestros que me lo pagarás…” – pienso notando como la rabia desborda en mi interior, sintiendo cómo mi corazón y respiración se aceleran de una forma tan alarmante que, por espacio de unos segundos casi estoy a punto de transformarme allí mismo.

El hecho de que ella sea capaz de generar este control sobre mi, que sea capaz de hacerme perder mi propio autocontrol sacando aquello que he luchado por controlar me molesta muchísimo más que cualquier otra de las muchas cosas que me ha hecho. A parte de que es algo que no entiendo, que me cuesta comprender y que hace que me sienta frustrado y cabreado de una forma inimaginable, siento quizás éste el mayor motivo por el que la odio de una forma tan visceral.

Concentrándome en retomar el control de mi respiración, una respiración que es casi jadeante, espero a que ella aparque y se dirija a la entra del edificio para abandonar mi aventajada posición elevada y descender como alma que lleva el diablo las escaleras del viejo edificio, llegando a la calle con la antelación suficiente como para acercarme a mi pequeña, a mi hermosa y amada Harley. Sin ser capaz de evitarlo, llevado por el amor que le proceso, apoyo las yemas de mis dedos sobre su negra y fría carrocería, acariciándola como si de mi amante se tratase mientras me arrodillo junto a ella, sacando un pequeño rastreador que me ha prestado mi buena amiga Winter de mi bolsillo para colocarlo justo por debajo del sillín, en un lugar que de sobras sé que ella no mirará. Por desgracia, al acercar mi rostro a mi preciada moto no puedo evitar arrugar el rostro en un claro gesto de asco al sentir el apestoso olor de la jodida sanguijuela en ella, pues está claro que la ha impregnado con su olor, un olor que permanecerá mucho tiempo en ella antes de que consiga eliminarlo. Recordándome durante todo el tiempo que tarde en desvanecerse que la muy puta la estuvo usando sin mi permiso.

Una vez colocado el dispositivo de seguimiento, me incorporo con rapidez, alejándome en la dirección que marca el viento, asegurándome así de que ella no notará mi olor y, si lo nota, creerá que es el olor residual que obviamente desprende la que es mi moto a pesar de que se haya apoderado de ella durante estas últimas semanas. Con paso rápido me alejo de la calle, girando en el primer cruce y dirigiéndome hacia la boca del metro más cercana, sacando del bolsillo de mi chaqueta de cuero negro el receptor de señal que me indicará hacia qué lugar se dirigirá ella, pues no creo que tarde en salir ya que Andreas hace rato que abandonó su vivienda para ir a donde le diera la santa ganta, y dejándome vía libre para poder cazar a mi presa con toda tranquilidad esta gran noche.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Solía tener un don para cabrear a la gente y lo peor era que le gustaba y se le daba bien. Andreas y Einar habían sido claros objetivos suyos. Mientras que a Einar lo había utilizado para sus fines personales, Andreas se había convertido en su único compañero vampiro. El primero que tenía en todos estos años y jamás lo hubiera imaginado.

La vida de la pelirroja siempre estaba rodeada de peleas, muerte, sangre y problemas. Incluso intentando mantenerse alejada de todo eso siempre se veía en medio de alguna cruda situación. Quizá si se alejaba de los alrededores durante un tiempo el ambiente se calmaría y era una posibilidad que llevaba días barajando. ¿Quién notaría su ausencia? Solo su compañero sabría su paradero e incluso estaba pensando no decírselo por su propio bien. Se llevaría con ella a Valhalla, evitando también que pudieran usarlo en su contra o hacerle daño.

Como era de esperar un grupo de cazadores había aparecido en su camino y no parecían muy amistosos. El sonido de los disparos fue lo que la alertó y aunque pudo darles esquinazo durante unos minutos tuvo que ingeniárselas para que no la acorralaran ni la acabaran atrapando. Pero tan concentrada había estado en la huida y pensando por donde podía meterse para salir airosa de todo eso que no se dio cuenta de que una de las balas la había alcanzado a la altura del hombro. La mancha de sangre la alertó de la herida ya que el vestido no cubría esa zona. Gracias a la adrenalina no sintió el dolor pero sabía que tarde o temprano acabaría sufriendo las consecuencias.

Se dirigió a uno de los bares que solía frecuentar pero para su desagrado había demasiado gente alrededor, no quería que nadie la viera ni que le hicieran ninguna pregunta. Por no hablar de la posibilidad de que podía estar alguno de ellos cerca, que era muy remota pero la vampiresa no la descartó.

Aceleró dirigiéndose esta vez al bosque, el único sitio donde sentía como su hogar. Deseando ir a la cabaña pero sabiendo que sería arriesgado. Se adentró dejando la moto de Einar bien escondida y bajando de ella con un resoplido. Tendría que sacarse la bala sino quería sentir ese agudo dolor mucho tiempo más. No era la primera vez que lo hacía, sacarse una bala así misma le resultaba mucho más fácil que si lo tuviera que hacer a otra persona. Aunque también lo había hecho. Miró la herida y volvió a suspirar mientras llevaba su mano a su pernera y sacaba su cuchillo.

- Vamos allá. -se dio ánimos mientras tomaba aire y clavaba el filo. Apretó los dientes esperando poder sacarla rápido.

Tan ensimismada estaba que bajó la guardia. Se había ocultado bien entre la maleza del bosque mientras se apoyaba en uno de los árboles. La moto estaba bien escondida para que no llamara la atención de nadie.ç

¿Donde estaba Andreas cuando lo necesitaba? Ahora mismo el vampiro no le vendría nada mal. Pero ya había asumido que la estaba evitando y en el fondo no podía evitar que le molestara ese hecho, aunque no podía hacer nada si es lo que él quería.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

- ”Realmente estos chismes funcionan de maravilla…” – pienso levantando la mirada de la pequeña pantallita en la que me indica dónde se acaba de parar mi objetivo - ”Gracias Winter, te debo una y gorda” – me sonrío antes de decirle al taxista que ya puede detener el vehículo.

Tras pagarle dejándole una buena propina y sin poder evitar sonreír ante su cara de sorpresa por haberle guiado hasta un punto perdido en el bosque y pedido que me dejara allí, en la inmensidad de la nada, me apeo del taxi, dejando que los aromas del bosque inunden mis fosas nasales. Aromas que van acompañados de ese hedor a ella, de esa peste que me va a llevar por fin hasta mi presa. Estoy seguro de que si el taxista hubiera visto la expresión que ha adquirido mi rostro simplemente con pensar en que la tengo tan cerca, habría salido chirriando ruedas, pues esta preciosa noche pienso terminar de una vez con todas con la zorra, sonsacarle las respuestas y hacerle pagar todo lo que me ha hecho pasar.

En cuanto el silencio del bosque nocturno se apodera de aquel trozo de carretera, no dudo en adoptar mi forma animal, en pasar por esos momentos de dolor que nos trae cada cambio a los Hijos de la Luna, pero que nos libera de las limitaciones de nuestro cuerpo humano, abriéndonos un amplio abanico de nuevas sensaciones, algo que compensa mil veces el agónico dolor que recorre nuestros cuerpos al cambiar.

Elevando mi testa al oscuro cielo, inspiro con fuerza y profundidad el fresco aire nocturno, detectando sin problemas su olor, esbozando lo que podría denominarse una sonrisa, pese a que mi hocico lobuno no está diseñado para ese tipo de gestos. Mi lobo se revuelve, emocionado por lo que está por llegar, e incluso pretende lanzar un aullido de placer, de júbilo, pero lo acallo, no permito que nada surja de mi garganta, puesto que no quiero que la zorra pelirroja advierta mi presencia hasta que no sea demasiado tarde. Por esto, no me demoro más junto a la carretera, impulsándome con fuerza con mis cuartos traseros para comenzar una veloz carrera en pos de ese olor, de ese hedor que guía mis pasos mejor que cualquier aparato humano.

No he terminado de adentrarme más que unas cuantas zancadas en el bosque cuando encuentro una de mis posesiones más queridas, mi Harley. Sin poder evitarlo, me detengo al instante, olfateando a mi alrededor sabiendo que ella ya no se encuentra cerca, que se ha marchado y que… - ”Sangre… sí… huele a sangre…. Vaya, vaya… así que la cabrona está herida ¿eh?, más fácil será encontrarte zorra… tú verdugo está en camino, y podrás esconderte, pero no huir de él” –. Mi olfato no me engaña, en el aire puedo notar perfectamente el aroma de la sangre, junto con su apestoso olor y el mío que emana todavía de mi amado vehículo.

Llevado por la certeza de que ahora sí que es imposible que se escape, decido recuperar mi apariencia humana a pesar de las protestas de mi lobo, el cual está ansioso por tomar el control y hacer aquello que cree que no soy capaz de hacer conscientemente. Pero necesito tocarla, necesito sentir la dureza y la suavidad de la curvas de mi pequeña bajo mi mano, por lo que no tardo ni un minuto en apartar las ramas con las que ha cubierto el vehículo para poder acariciar su superficie con cuidado - Mi pequeña… ¿Te ha tratado mal esa furcia? – le pregunto en mi idioma materno mientras la acaricio, sintiendo como el alivio por tenerla de nuevo conmigo se apodera de mi cuerpo, relajándome considerablemente con su tacto hasta que noto como la rabia estalla, haciendo que me arrodille en el suelo y una expresión de dolor, que pronto muda a una de profunda rabia, se instale en mi rostro al detectar una profunda mella, una línea larga y recta que cruza la parte posterior cual cicatriz en la piel. - ”Estás muerta” – sentencio mentalmente, mientras un profundo y agresivo gruñido surge de mis entrañas, pues esa maldita chupasangre ha marcado mi preciosidad al igual que me marcaron el rostro por su jodida culpa.

Quizás sea coincidencia, o quizás el hecho de ver la rascada en mi moto, pero sea como sea, la cicatriz de mi rostro, aquella que me hizo la maldita bruja en el combate, comienza a escocerme con fuerza, consiguiendo que lleve mi mano hacia ella y la roce con fuerza, notando como el escozor va en aumento.

Sintiendo la rabia extenderse por cada uno de los poros de mi piel, me aparto de la moto, comenzando a adentrarme en el bosque, sabiendo exactamente hacia donde me van a dirigir los pasos de la maldita, al mismo lugar en el que estuve recuperándome durante tantos meses y que, pese a que he estado acudiendo a él regularmente, parecía que ella había desistido de regresar, a su casita en el bosque. Mientras avanzo en la dirección que me indica su olor, no puedo dejar de pensar en las mil y una formas con las que me gustaría destrozarla, aunque sé que lo primero que tendré que hacer será encargarme del pequeño lobezno que siempre la espera allí y que dudo mucho que deje que disfrute destrozando a su querida ama, algo que no entiendo, puesto que ese maldito ser pelirrojo está claro que no posee sentimientos.

Pronto el hedor a ella se hace tan fuerte, que es imposible que su origen no esté justo a mi lado. Con una sonrisa macabra en mis labios, avanzando agachado, casi arrastrándome por el suelo del bosque la localizo, oculta entre la maleza, apoyada contra el viejo tronco de un abeto. Rodeándola en sigilo, manteniéndome siempre en la dirección contraria a la suave brisa que sopla en aquel trozo de bosque, me voy acercando, situándome cada vez más y más cerca hasta tenerla justo donde llevo noches soñando que la tendría.

Nada más pronuncia aquellas dos palabras justo antes de clavar la punta de su cuchillo en una herida que luce su hombro, me incorporo con rapidez, entrando con la misma velocidad en su campo de visión. Aprovechando haberla pillado por sorpresa le sujeto la mano que empuña el cuchillo con una mano mientras le sonrío triunfal, clavando mi mirada asesina en sus oscuros ojos - Hallo!, ¿Te acuerdas de mi? – le digo en tono seco, duro, conforme a mi mirada - ¡Oh!, ¡Vaya…! Perdona… que te he interrumpido… pero tranquila, deja que te ayude – añado en tono sarcástico antes de introducir con violencia el dedo índice de mi mano libre en la herida de bala de su hombro. Sin hacer caso a su reacción, ni gritos, voy abriéndome paso en el interior de su carne con el dedo hasta notar como el pulpejo toca el contorno inconfundible de una bala, la cual no dudo en empujar con fuerza, introduciéndola más profundamente en su interior, hasta notar cómo se incrusta en el hueso - ¿Duele?, pues no es nada con lo que vas a sentir hoy, maldita zorra. Grita, grita todo lo que quieras, nadie va a venir en tu ayuda – le susurro al oído sin soltar su mano ni sacar mi dedo de su herida - Te metiste con el hombre equivocado – termino de decirle en un tono de voz impersonal, sin emoción que le indique que no voy a tener compasión alguna con ella.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Algún día tenían que darte... Pensó mientras suspiraba. No era la primera vez que recibía un balazo y tampoco la primera que ella misma tenía que proceder a sacarse la bala. Gracias a su condición vampírica no se desmayaría, pero eso no quitaba que le doliera. Recordó cuando su creador tiempo atrás fue quién le enseñó a sacarse una bala y luego como curarla. Quemando la carne de la herida para evitar infección y que así empezara a sanar. Movió la cabeza para alejar el pensamiento ya que la escena donde su creador le disparaba aposta y la obligaba a hacerlo sin previo aviso, casi fue un trauma en aquel momento. Aunque ahora sentía rabia por hacerla pasar por ese tipo de cosas y un balazo no era nada comparado con lo demás.

Quería ir a su cabaña y esperaba que Valhalla no diera con su olor, ya que correría en su dirección y no quería ponerlo en peligro si es que habían logrado seguirla o por el contrario había alguna amenaza por la zona. Tenía el olor a perro incrustado en la nariz, por lo que hizo una mueca de asco. Quizá después de esa noche podría dejarle la moto en la puerta de su casa, donde sabía que vivía con su familia. Aunque ahora que la habían rallado en mitad del tiroteo quizá era echar más leña al fuego.

Lo primero era sacar la bala, después intentaría ir a otro lugar. Justo cuando iba a proceder escuchó una voz que la hizo ponerse tan tensa que casi se le había caído el cuchillo de la mano. Su primer pensamiento fue salir corriendo o incluso intentar defenderse, pero el dolor agudo que sintió a continuación le nubló la mente por completo, haciendo que por acto reflejo se encogiera por el dolor. Sintió como el sudor esta vez recorría su espalda y apretó los dientes reprimiendo un grito que finalmente salió desgarrando el silencio de la noche. Resonando en el bosque. Después apretó los labios mientras se removía para intentar liberar su hombro de tal sufrimiento.

Escuchó sus palabras y apretó aún más los labios mientras cerraba los ojos unos segundos y se incorporaba plantándole cara, pese a que estaba en clara desventaja. - Qué... ingenioso... -hizo una pausa mientras soltaba un quejido y luego suspiraba para clavar su mirada en la suya y componer una expresión de odio.

- Tienes razón.... El asco es mucho mayor. -pese a la dificultad que tenía para hablar, puso todo su empeño por lanzarle una frase llena de veneno que solo conseguiría enfadarlo más y ya se veía con la bala atravesando la carne dejando un agujero de lado a lado. Pero no le importaba, porque sanaría.

Por primera vez en mucho tiempo, sintió algo parecido al miedo, pero no era exactamente eso. No obstante las veces que había visto a Einar pelear, al ver como castigaba a sus rivales siempre había tenido claro que de verse cara a cara no lo tendría nada fácil. Y aunque había estado escondiéndose, el lobo finalmente la había encontrado. La tenía bien sujeta y seguía torturándola con el dedo en su herida, por lo que usó la adrenalina que sentía en ese momento por ver de nuevo a Einar y gracias a eso, pudo acertarle una patada en la rodilla para alejarlo de ella lo suficiente como para poder recuperar unos segundos de aliento.

Si hubiera sido humana, ahora mismo quizá estaría inconsciente. Pero aunque el dolor era latente, no era nada que no pudiera soportar. Por lo que acto seguido intentó echar a correr para alejarse del lobo. Aunque sabía que Einar estaba al cien por cien en ese momento, pero era puro instinto, estaba en peligro y tenía que intentar escapar. Aún tenía el cuchillo en su mano. Por lo que cerró con fuerza aún más la mano para sujetarlo bien y poder usarlo en algún momento.

Realmente el último día creyó que era un adiós definitivo, porque al menos por parte de la pelirroja lo había sido. Pero debió contar con que él no se daría por vencido, ya que lo había usado para sus fines, se había burlado y reído de él. Y para colmo, le había hecho exactamente lo mismo que ahora le devolvía entendiendo el mismo dolor que pasó en su momento y arrepintiéndose de no haberle hecho aún más. Porque sabía que ahora el lobo no iba a arrepentirse, todo lo contrario. Su mirada dejaba ver que disfrutaba con cada grito o gesto de dolor de la vampiresa.

- Has tardado demasiado. -se burló. Haciendo referencia a que había tardado en encontrarla y compuso una sonrisa en su pálido rostro.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Su grito, ese sonido que refleja el dolor que siente, se me antoja como música celestial en cuanto se eleva por encima de cualquier otro sonido nocturno. Llevaba demasiado tiempo persiguiéndola, demasiada rabia y frustración acumulada como para no disfrutar de ese primer alarido de dolor. Sí, estaba disfrutando con ello a pesar de que sabía que estaba mal, pero por primera vez humano y lobo estamos de acuerdo en una cosa es la hora de nuestra venganza.

La reacción de la maldita sanguijuela me gusta de una forma un tanto retorcida, puesto que en vez de quedarse en el suelo, apoyada contra el tronco, gritando, gimiendo o suplicando por su vida, algo que sería lo normal, lo habitual, ella se incorpora lentamente, sin que yo suelte mi agarre mientras lo hace, llegando a posar su mirada en la mía, retándome con ella, haciendo que el fuego de mi interior arda con más brío aunque no pueda evitar que un deje de admiración por su resistencia brille en el fondo de mis claros ojos.

- ¡Venga ya, Zorra!, puedes hacerlo mejor, o ¿es que el dolorcito te ha nublado el cerebro? – le respondo divertido ante su comentario, uno que supongo iba dirigido a hacerme rabiar aún más, a cabrearme más de lo que ya estoy, por el odio que se refleja en sus ojos pero que solo consigue que mis labios dibujen una sonrisa amplia y divertida puesto que sé que ya es mía y que no tiene escapatoria.

La patada que recibo en mi rodilla solo logra que me separe de ella un poco, ni tan siquiera consigue borrar la sonrisa de mi rostro, ni la mirada de satisfacción en mis ojos. Lo que si me demostraba era algo que ya intuía, que la muy zorra era una luchadora nata, que sabía cómo defenderse y que no solamente sabía atacar con su lengua viperina, sino que sabía luchar y que me iba a tener que esforzar de veras para conseguir mi objetivo y eso me estaba gustando, demasiado. Pero ahora mismo estaba en clara desventaja, puesto que esta vez estoy en mis plenas facultades tanto físicas como mentales y poseo la determinación necesaria para hacer lo que he planeado con ella, por eso su patético intento por salir corriendo solo consigue arrancarme una carcajada mientras aumento la presión de mi mano sobre la suya, recordándole que aunque tenga el cuchillo en ella soy yo quien la tiene sujeta.

En cuanto escucho su siguiente burla, esa que hace referencia al tiempo que me ha costado dar con ella, empiezo a mudar la expresión de mi rostro, cambiando esa sonrisa a una más oscura, más siniestra más diabólica, clavando mis ojos, que lucen ahora con un azul tan claro que podría asemejarse al blanco polar, indicación inequívoca del odio y la rabia que siento hacia ella. En cuanto ella deja de hablar, mi cerebro da una pequeña orden que me provoca un ligero dolor en el dedo, un dolor que será como la picadura de un mosquito en comparación con el que debe estar sintiendo ahora mismo, puesto que lo que he hecho ha sido transformar el dedo que aún sigue en el interior de su cuerpo, haciendo que adopte la forma de garra, agrandándose en el interior de la herida, rasgando su carne por dentro y provocando que la sangre comience a manar con mayor vigor de la herida en cuanto lo retiro de golpe mientras ladeo ligeramente la cabeza, observando su reacción, paladeando su dolor, disfrutando de su sufrimiento - ”La venganza es un plato que se sirve frío” – me permito citarle sin cambiar esa expresión sádica de mi rostro.

Por mucho que estuviera disfrutando ahora mismo de tenerla acorralada, sin escapatoria, como una presa indefensa a la espera del ataque definitivo que acabe con su vida, no puedo matarla sin más aquí y ahora, necesito respuestas, y mi lobo exige disfrutar con ella, hacerla sufrir como ella me hizo sufrir en aquellos combates, provocarle una muerte lenta, agónica y muy muy dolorosa - Sabes, puta, hoy desearás haber muerto realmente, porque sí, no puedo matar a algo que ya está muerto, pero sí hacerle sufrir – sentencio en tono serio antes de lanzar el primer puñetazo contra su cabeza, golpeándola con el otro puño en cuanto el primero ha impactado en su objetivo, preparándome para asestarle los golpes que sean necesarios hasta dejarla inconsciente, a pesar de que sé que con un par de golpes bien dados deberían ser suficientes como para que cayera al suelo, pues una vez fuera de combate me será fácil llevarla a un lugar más tranquilo, en el que pueda cumplir y disfrutar de mi dulce y sangrienta venganza.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

¿Eso le sorprendía? No tenía ni idea. Quizás sino hubiera pasado años siendo el entretenimiento de su creador mientras la torturaba de formas parecidas para que aguantara el dolor, sin dejarla salir del agujero donde la metía a oscuras; solo quizás su reacción habría sido distinta, la esperada. Pero como siempre cuando se veía en peligro su fuerza se ponía por encima de todo, sabiendo que aunque con ello empeorara las cosas no pudiera quedarse ni quieta ni callada.

En pocos segundos el sudor empezó a aparecer en su frente, pequeñas perlitas de sudor acompañadas de leves quejidos mientras soportaba como podía el contenerse la ganas de gritar. El sentimiento que tenía ahora le había sido tan familiar. Si hubiera podido, habría llorado de rabia, pero le tocaba plantar cara y afrontar lo que había hecho. En el fondo no se arrepentía de nada y su único miedo es que sabía que Sørensen no era rival fácil.

Escuchó sus palabras y sin poder evitarlo también empezó a reír. - Eres estúpido... Vendrá a por ti....  Y matará a todos los que te importen.... -soltó una carcajada sabiendo que si la mataba firmaba su sentencia de muerte y la de sus seres queridos.

Por lo que le plantó cara mientras le quedaran fuerzas, aunque lo que hizo a continuación la sorprendió. Abrió los ojos al notar como el dolor era mayor, si era posible y volvió a gritar mientras hacía lo que podía por no caer de rodillas al suelo.

- No tienes ni idea... -empezó a decir antes de que sus piernas finalmente cedieran y cayera de rodillas con un golpe seco. Tenia intención de pegarle alguna patada más como pudiera, pero realmente le iba a ser imposible escapar. Observó como la sangre salía de la herida de su brazo y compuso una mueca de dolor mientras recibía el primer golpe.

- ¿Donde estás? Sabes que sino sales inmediatamente será peor.... -el vampiro gritó de rabia mientras buscaba a la pelirroja, enfadado y con ganas de encontrarla para darle una buena lección. Abrió la puerta de la habitación que desprendía su olor inconfundible mientras negaba con la cabeza. - Aún tienes mucho que aprender. Pero me encargaré de ello. -dijo con seriedad mientras descubría ese rostro pálido que tanto le gustaba observar. Estiró una mano mientras limpiaba sus lágrimas. - No llores mi pequeña... Sabes que sólo quiero lo mejor para ti. -dijo con una falsa dulzura que por la expresión de la joven indicaba que sabía muy bien lo que venía a continuación.


Había pensado muchas veces en ese encuentro, en como podría acabar todo. Pero Einar la había sorprendido y aunque era algo que siempre había tenido en cuenta, al final uno no podía controlar absolutamente todo. No obstante y gracias a la adrenalina su mente se mantuvo serena pese a los recuerdos del pasado.  Podía ser que su consciencia le estuviera enviando algún mensaje pero en ese momento verse arrodillada ante él y recordando aquel doloroso día la debilitada a cada segundo. Ni siquiera vio venir el siguiente golpe que sin duda le rompió algo, seguramente el labio porque el olor metálico inundó su boca.

Drakkar la agarró por el pelo mientras tiraba de ella y se dirigía a la habitación donde la torturaba y la obligaba a la fuerza a hacer cosas que no quería. Pese a sus súplicas no se detuvo, al contrario, su agarre de volvió más brusco buscando hacerle el mayor daño posible. - Quítate la ropa. - la empujó contra la pared y cerró la puerta tras de sí. - Irina, haz lo que te ordeno. -clavó sus oscuros ojos en ella. Quien obedeció y se quitó la ropa. - Ahora girate querida. Tengo que enseñarte que sino haces lo que te pido, tendrás un castigo. -su expresión se volvió dura. - He dicho que te gires. - gritó, haciendo que la pelirroja empezara a llorar y obedeciera mientras cerraba los ojos con fuerza. - Sabes que te quiero y algún día me lo agradecerás. -

- Eres demasiado cobarde para matarme. -soltó su última frase mientras cerraba los ojos, ya que ni siquiera quería seguir mirando al lobo. Y de haber podido, hubiera hecho lo posible por tampoco seguir oliendo ese hedor a chucho que tanto asco le daba.

Inconscientemente suspiró, como esperando el siguiente golpe, el cual llegó y la hizo caer al suelo, boca arriba. Todo estaba negro y pudo escuchar la pesada respiración de Sørensen mientras la cogía y tiraba de ella. Sintió un gran cansancio y después, finalmente, la nada.

https://www.youtube.com/watch?v=0I647GU3Jsc



Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Finalmente, y tras intentar volver a sacarme de mis casillas con otra de sus frases dirigidas a cabrearme si quiera más de lo que ya estoy con ella, termina por caer al suelo. En cuanto lo hace mi lobo gruñe molesto en mi interior, pues está bien claro que él quería seguir golpeándola con fuerza, descargando toda su rabia e ira en cada uno de los puñetazos pero al haber quedado inconsciente reprimo ese impulso ese deseo de golpear su bonita cabeza una y otra vez, hasa que el color rojizo de sus cabellos se mezcle con el de su sangre cubriendo su maldita piel blanquecina.
- Maté a mi familia... y ningún cobarde sería capaz de hacer semejante atrocidad, así que no tengo nada de cobarde zorra - le digo a pesar de ser completamente consciente de que ella no me está escuchando antes de arrodillarme para tomarla en mis brazos y cargármela sobre el hombro derecho, como si de un simple saco de huesos se tratase, comenzando posteriormente a caminar en dirección al único sitio cercano que conozco en el que puedo completar mi venganza en la intimidad.

Mientras me encamino hacia la pequeña cabaña de madera que se encuentra a pocos kilómetros de donde me encuentro, las palabras de advertencia de la vampiresa sobre no sé qué tontería de que alguien vendrá a por mi y matará a mis seres queridos acuden a mi mente - "¿En serio crees que me voy a tragar esa gilipollez de que realmente hay alguien que se preocupa por ti tanto como para atacar de esa forma a quien acabe con tu existencia en este jodido mundo?" - pienso fríamente al tiempo que lanzo una fugaz mirada a la cabellera rojiza que cae libremente sobre mi costado derecho incapaz de creer que alguien se preocupe realmente con ella para llegar a esos extremos  - "¿Andreas? ¿Sería tan estúpido como para atacarme así después de eliminar a su zorra?, ¿Quién sabe?... el amor es jodidamente ciego... pero que lo intente... que lo intente siquera" - voy pensando, esbozando una sonrisa macabra ante la espectativa de acabar con la vida del amante de la puta pelirroja.

Cuando queda poco para llegar a mi destino detengo mi avance, dejando caer el cuerpo inconsciente de mi presa sobre la húmeda hierva que cubre el suelo del bosque. Sé que para poder disfrutar con tranquilidad antes debo deshacerme de un pequeño incordio peludo. Como era de esperar el pequeño lobezno, aquel que parece ser el único ser que tolera a la vampiresa y que ella protegue realmente, no tarda en aparecer mostrando su alegría al verme. En cuanto lo veo acercarse detengo mi avance, puesto que el pequeño ha conseguido conectar con mi instinto animal creando un lazo que me obliga a no dañarlo, a apartarlo de alguna forma para que no se interponga en mi camino. Con una sonrisa triste ahora reflejada en mi rostro, me agacho para tomarlo entre mis brazos y permitirme el lujo de disfrutar de sus lametones producto de la alegría que le genera el tenerme ahí con él.

- Jeg beklager - me disculpo mientras acaricio con suavidad su suave pelaje, alejándome lentamente con él en brazos de la cabaña, en dirección opuesta a donde yace su dueña sin sentido. Una vez lo suficientemente alejados como para que los gritos de dolor que ella emitirá no perturben al pequeño busco un árbol que sirva para mis intenciones.

No tardo de masiado con dar con un viejo roble cuyas ramas se elevan majestuosas al cielo y una de las cuales servirá perfectamente para mis intenciones. Así, sujetando ahora al pequeño con mi brazo izquierdo, uso el derecho para desabrochar el cinturón que sujeta mis pantalones - Te aseguro que esto me dolerá más a mi que a ti - le susurro mientras lo coloco encima de una de las ramas y utilizo el cinturón para dejarlo ahí atado, lo suficientemente fuerte como para que no logre soltarse, pero no como para ahogarlo o provocarle daño alguno.

Seguidamente, sintiendo cada ladrido lastimero del lobezno clavarse en mi corazón como una puñalada, me alejo a grandes pasos, deshaciendo el camino que me conducirá ante la culpable de toda esta situación. Según voy avanzando, la sensación de tristeza, de dolor por hacerle aquello al pobre animal inocente se va transformando en una ansia, en unas auténticas ganas de acabar con la sanguijuela. Ansías avivadas por el deseo de sangre y muerte que emana de mi lobo.

La suerte parece estar hoy de mi lado, puesto que no ha recobrado aún la consciencia cuando finalmente vuelvo a cargarla sobre mi hombro, por lo que no me cuesta mucho entrarla en su propia cabaña, su propia casa, la que se va a convertir en su propia tumba.

Una vez dentro, no me cuesta mucho sentarla sobre una silla, a la que ato los tobillos fuertemente a las patas con sus propios cinturones, aquellos que encuentro mientras busco entre sus cosas algo que me sirva para mantenerla bien sujeta. Con una sonrisa triunfal termino de inmovilizarla usando algo que no me esperaba encontrar en el interior, una cadena que bien podría ser para el pequeño lobo pero que, al ser de hierro o acero, me va de lujo para encadenar sus manos al respaldo de la silla. Una vez bien sujeta, coloco otra silla delante de ella, en la que me siento del revés, apoyando mis brazos sobre el respaldo para luego colocar cómodamente mi cabeza sobre ellos y mirarla así fijamente a su rostro, dispuesto a esperar lo que haga falta para que despierte y ser testigo privilegiado de sus primeras reacciones.



Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

La pelirroja era una depredadora, dispuesta a hacer lo que hiciera falta por sobrevivir, sin importar las consecuencias que sus actos pudieran tener con los demás. Ya que eso nunca le había importado... O al menos no desde que había conocido a Valhalla, siendo el  único por el que corría detrás de los Nefilim para darles caza. Sabía que tarde o temprano tanta muerte a su paso le traería problemas y en el fondo que fuera Einar quién se iba a encargar de ello hacía que una parte de ella se alegrara mientras otra, que era más fuerte, le temía porque ya sabía de sobra como se las gastaba.

Se había ganado con creces su odio y aunque lo había pensado mucho, de poder volver atrás en el tiempo, volvería a actuar de la misma forma. Jamás lo entendería, pero las cosas sucedían por un motivo y ella sabía de sobra por cual había sido. Se había burlado y reído en su cara. Le había torturado y atormentado hasta el límite más extremo, por lo que, estaba claro que no iba a dejar que se fuera de rositas como si nada. No obstante, comprobaría que la vampiresa era un hueso duro de roer y quizás hubiera preferido seguir con su vida y no volver a encontrarse con esa pequeña pesadilla que había disfrutado tanto jodiéndole la vida estas últimas semanas.

"Tú eres la noche y la eternidad." Esa frase la acompañaba día tras día, mientras angustiosa esperaba su destino, el cual sentía que no podía elegir ni siquiera atreverse a insinuar lo contrario. Pero entonces él apareció atreviéndose a llevarle la contraria a su creador... Dándole una pequeña esperanza por seguir siendo humana, por liberarse de las ataduras y de vivir en la oscuridad cuando aún no era una hija de la noche y tenía la ventaja de seguir caminando bajo el sol...

Día tras día durante un tiempo podía conversar con quién dejaría que ella tomase su propio destino. Aún sabiendo que no tenían ni la más remota idea de como salir de las garras de Drakkar, quién tenía demasiados súbditos fieles que darían cualquier cosa por efímera que fuera.  Incluso en esos momentos verse con el brujo era demasiado arriesgado pero siempre podía usar alguna excusa creíble para salir airosa. Pero aquel día simplemente no acudió al encuentro, dejando su única posibilidad de escapar que se desvaneciera poco a poco.

Sus plumas eran de un dorado brillante que cambiaba a un rojizo cada vez que se movía, su cola -sin embargo- se asemejaba a las de un pavo real más pequeña que las de su igual adulto.  — Una vez, en mis muchos viajes, encontré un antiguo rollo chino que mostraba a un ave mítica llamada Fenghuan. — recordó sus palabras mientras observaba al ave subirse a su hombro y jugar con su pelo. Aquel ave iba a ser su regalo de cumpleaños y sintió lo más parecido a la felicidad mientras desde hacía días no se sentía tan feliz ante un acto tan simple.
Acababan de conocerse y le hizo el regalo de su creación favorita, gesto que se ganó la empatía de la pelirroja, metiendosela de lleno en el bolsillo; por así decirlo...


Poco a poco vio como ese recuerdo del que estaba siendo presente en ese momento se iba alejando, como se difuminaba, desapareciendo ante sus ojos y dando paso a la realidad. Su subconsciente le había jugado una mala pasada, ella lo llamaba así porque la transportaba a cuando los días eran bonitos y ella era feliz para luego arrancarle esos sentimientos y esa visión, devolviéndola a la dura y fría realidad que la rodeaba. Dejando esos tiempos muy, muy, muy lejanos. Casi le parecía imposible que hubiera existido de verdad.

Abrió los ojos y movió las piernas o al menos lo intentó ya que al notar que no podía con la libertad que ella esperaba soltó un gruñido molesta. Entonces clavó sus ojos esmeralda en los suyos, de normal azules, ahora tornaban a un azul oscuro acompañando la expresión seria de su rostro. - Parece que te has cogido por costumbre venir a mi cabaña, pero no eres bien recibido aquí. -se tomó la libertad de hablar para meter la pata de nuevo, para poner aquella situación aún más tensa. Porque realmente estaba deseando ver al verdadero Einar, y no era ese padre de familia amoroso y protector que había podido contemplar durante años. Ahora iba a ver en primera fila que se ocultaba debajo de toda esa melancolía y tristeza que siempre acompañaban al lobo.

No cesó en su intento por soltarse, tal así que hasta el sonido que emitía con sus gruñidos, acompañados del sonido de la cadena al chocar entre sí empezaba a inundar la pequeña pero acogedora estancia. Movió el hombro que tenía sano y cayó hacia un lado, quedando medio tumbada. Movió la cabeza para apartar el pelo de su cara y poder ver al lobo mientras apretaba los puños con fuerza y casi conseguía liberar sus piernas. - Suéltame saco de pulgas, si quieres pelea tendremos que estar en las mismas condiciones. -le gritó enfadada.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Ah, la larga y tensa espera, ese tiempo que transcurre mucho más lento de lo que debería, de lo que realmente parece que transcurre el tiempo normal, haciendo que lo que parecen minutos, segundos se conviertan en horas, en momentos eternos que parecen no llegar a un final - ”Pero de sobras sabemos que todo tiene un final, y tú final zorra, está a punto de llegar” – pienso, regocijándome en ese pensamiento, en saber que por fin la tengo justo donde he querido tenerla todo este tiempo, que por fin los sueños, aquellos en los que la tenía completamente a mi merced, indefensa, suplicando por su no-vida, se estaban cumpliendo - ”Perfecto Einar… ya la tienes donde querías… y ¿ahora qué?. ¿Por dónde comenzarás a torturarla? ¿Qué parte de su patético cuerpo muerto vas a destrozar primero?” – estos pensamientos no hacen sino sacar del baúl de mi mente en donde estaban encerrados todos aquellos recuerdos, todo lo aprendido en mis años como sicario para la jodida mafia rusa, la misma que parece haberme vuelto a encontrar puesto que como bien dicen ”nadie abandona a la familia. Algo que yo sí que había conseguido al desaparecer en los bosques de mi amada Siberia tras mi primer cambio, cosa que solo logré gracias a la ayuda de los Cazadores que me encontraron y apiadaron de mi - ”Lo que está claro es que voy a disfrutarlo, como jamás antes disfruté con esto, ni cuando era parte de mi trabajo” –.

Con una gran sonrisa tétrica saludo a la vampiresa en cuanto su mente vuelve al maravilloso mundo de la consciencia, deleitándome con sus primeros gestos, la expresión de su rostro, el intuir cada uno de sus movimientos, de sus pensamientos, mientras ella se debe ir haciendo a la idea de que está atrapada, acorralada y sin escapatoria posible.

Su voz, esa voz que tan irritante se me había hecho, ahora mismo se me antojaba como una agradable melodía, puesto que era el momento de mi venganza y, por mucho que me lanzara sus típicas puyas, que intentara desquiciarme con su verborrea, ahora era mi momento - God Kveld, din tuft! – le saludo burlón en cuanto termina su primera frase - Ja, sé que no soy bien recibido aquí, como en taaaaaantos otros sitios – finalizo burlón sin otro movimiento en mi cuerpo a parte de una ligera inclinación de mi cabeza hacia la derecha, que demuestra la gran satisfacción que me produce esta situación.

Con una expresión más que divertida en mi rostro, observo sus patéticos e inútiles intentos por soltarse de sus ataduras. Soy muy consciente de que el punto más débil son las correas que mantienen sujetos sus tobillos, puesto que la fuerza sobrehumana de los de su especie facilita que pueda romperlas, pero confío en que durarán lo suficiente como para mantenerla sentada mientras comienzo a disfrutar con ella. Además que una vez que me ponga delante de ella, ni liberando sus piernas podrá impedir que lleve a cabo mi venganza.

Sin levantar mi barbilla de mis manos, las cuales han permanecido todo el tiempo sobre el respaldo de la silla, disfruto de los sonidos que salen de su boca, de esos gruñidos y bufidos frutos por el infructuoso esfuerzo, algo que me hace recordar lo mucho que disfrutaba ella mientras era yo quien jadeaba por culpa del esfuerzo que me suponía cada combate a los que ella me había obligado a participar en contra de mi voluntad.

El chasquido de mi lengua se eleva por encima de sus gruñidos justo antes de que el sonido que produce la silla al golpear el basto suelo de madera acalle cualquier otro sonido. Sin moverme todavía la observo desde mi posición elevada, viendo como intenta apartar su rojizo cabello de su rostro antes de volver a hablarme. Soltando una estruendosa carcajada en cuanto deja de hablar, me levanto finalmente, apartando la silla que me ha servido de asiento durante todo este rato para poder acuclillarme delante suyo y volver a clavar mi fría mirada en la suya - ¿Pelea?, nei… ¿A caso eres tan estúpida como para no haberte dado cuenta de que esto no es una pelea? – le suelto en tono sarcástico - Nei Zorra, esto es un interrogatorio, así que no hay igualdad de condiciones ni gilipolleces – continúo diciéndole al tiempo que agarro parte de sus cabellos con mi mano diestra y tiro con fuerza hacia arriba, obligándola gracia al dolor a que eleve su rostro y pueda ver claramente el odio, la venganza y lo mucho que voy a disfrutar de esto reflejado en mi rostro y ojos - Las reglas son muy claras. Yo pregunto y tu respondes, y en el caso de que no respondas o no me satisfaga la respuesta te provocaré tal dolor que desearas estar realmente muerta porque, aunque no se pueda matar aquello que está muerto, sí que se le puede provocar mucho dolor – añado en tono serio antes de propinarle tal tirón del pelo que acabo con varios de ellos en mi puño al ser imposible que pudiera levantarla del suelo tirando de ellos - Å!, lo siento… ¿o no? – le suelto burlón mientras dejo caer el mechón arrancado delante de sus verdes ojos.        


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

- Si lo sintieras serías un jodido imbécil. Yo no siento nada de lo que pasó.... Y..... Aunque lo niegues, sé que lo disfrutaste, por lo que no estuvo tan mal. Además, te queda bien. -se refirió a la cicatriz. - De nada. -dijo con voz cantarina.

Sabía lo que venía ahora, ya lo había vivido otras tantas veces. Su creador se había esforzado mucho para que la pelirroja aguantara todo tipo de tortura física y mental, por muy dura que fuera. Era increíble lo que estaba dispuesta a hacer alguien desesperado por saber la verdad y Einar, estaba muy desesperado, por lo que en silencio durante unos segundos mientras miles de planes de huida le pasaban por la cabeza, supo que no iba a ser fácil salir de allí. Y lo más probable, iba a tener que aguantar a Sørensen en modo venganza cuando había mucho que no sabía e iba más allá de lo que se pudiera imaginar...

- Interrogatorio... Me gustan.... -le miró a los ojos directamente mientras mantenía el tipo al notar como arrancaba un mechón de pelo, notando el ligero dolor en su cuero cabelludo. Le encantaba su pelo, pero ni de lejos era algo con lo que la podía molestar. - Prefieres cortar, mutilar.... O quemar..... O ya lo tengo; ¡Asfixiarme como yo a ti! Vamos sorpréndeme. -después de soltar toda la verborrea divertida por la situación e incapaz de mostrar una faceta que no fuera la que estaba enseñando ahora mismo, soltó una carcajada, realmente sorprendida por el odio y la rabia que ahora percibía. - Estaba harta de oler esa tristeza nauseabunda. Así está mejor. -sentenció como si nada, hablando de su dolor ajeno como quién habla del día o de alguna situación sin importancia.

Sørensen tenía razón, no se podía matar lo que estaba muerto y si provocarle mucho dolor. Igual que sabía que alguien en las manos adecuadas podía volver cruel y despiadado o por el contrario leal y honorable. En su caso había sido la primera opción pero con su excepción (así era como llamaba a Andreas) había mezclado ambos bandos. Consiguiendo alguien letal pero a la vez fiel a quien le había tendido la mano. - Sabes que no voy a decirte nada. Y sabes tan bien como yo, que una etapa de nuestro entrenamiento se basa en aguantar este tipo de torturas sin soltar ni una sola palabra. Por lo que, me muero de ganas por ver como te las ingenias. -volvió a reír aun tirada en el suelo mientras seguía intentando liberarse.

Entonces después de volver a hablar y sin poder evitar mirar hacia el sofá donde solía acurrucarse, la ausencia de su cachorro hace que su expresión se torne seria y el verde de sus ojos adquiera un tono rojizo por el enfado. Aunque una parte de ella le decía que Einar era más leal de lo que ella lo sería nunca y seguramente no habría hecho daño alguno. Pero si quería joderla, Valhalla era un punto certero y doloroso, por lo que no descartaba que la ira se hubiera apiadado de sus acciones. - ¿Dónde está? - fue lo único que preguntó refiriéndose al jodido lobo que la llevaba de cabeza y la hacía debatirse entre protegerlo u obligarlo a que se alejara de ella, en parte también para evitar ese tipo de situaciones porque era demasiado egoísta y solo pensaba en lo incómodo que se tornaba para ella.

Irina se veía en peligro y si tranquila era peligrosa en esa circunstancia su adrenalina se disparaba haciendo que no pudiera estar quieta ni un segundo. Le sorprendía que hubiera atado tan bien las manos que tenían mayor dificultad, pero que hubiera descuidado las piernas ya que con solo un punto vago, era más que suficiente para complicarle el plan de venganza al lobito.  Sentía ganas de pegarle como aquel día en el bosque cuando casi estuvo a punto de matarlo, aunque no había sido su intención. En ese momento otro sentimiento se apoderó de ella, uno que no sabía bien como identificar, y no era parecido a los que había tenido. La confundía y revolvía todo en ella, llevándola a tiempo atrás, removiendo todo su pasado, cuando tenían caminos tan dispares y ahora estaban en la misma habitación esperando ver quién mataría antes al otro. Ya que a diferencia de la última vez que se habían visto, ahora Sørensen estaba en condiciones, no como siempre que la pelirroja había aprovechado momentos de debilidad para burlarse y torturarlo mentalmente.

Sus ojos tornaron a su verde natural mientras escuchaba el sonido sordo de la correa partirse liberando así una de sus piernas, reaccionando lo más rápido posible, o al menos lo más que pudiera, que serían unos segundos antes de que Einar se le echara encima y volviera a descargar golpes contra ella para evitar que se escapara. Su idea era ponerse de pie e intentar romper la silla, pero de momento tuvo que conformarse con intentar romper la pata de la silla de la cual se había soltado y rodar sobre esa rodilla. Un gruñido inundó la estancia por el esfuerzo que estaba haciendo.

Era una luchadora, iba a seguir luchando mientras tuviera la más mínima oportunidad, aunque eso fuera algo tan cutre como intentar escaparse mientras la mitad de su cuerpo seguía enganchada a la silla, pero quizá podía romper la silla y liberar asi sus manos. La respiración agitada de Sørensen hizo que se tensara mientras se ponía alerta esperando la lluvia de golpes que iban a impedir que lograra escapar.




Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Que la puta aguantara tan bien el tipo mientras le iba explicando lo que iba a pasar no me extrañaba lo más mínimo, puesto que de sobras sé que el entrenamiento al que someten a ciertos individuos clave de la mafia rusa es realmente intenso, siendo capaces de aguantar torturas agónicas sin soltar un solo dato. Pero eso no significaba, ni de largo, que no supiera cómo sonsacarle las respuestas pues si a ella le habían enseñado a soportar el dolor, a mi a inflígirlo.

Tras soltar un gruñido ante su comentario sobre que me prefiere cabreado a melancólico, algo que no hace sino preguntarme de nuevo desde cuándo y de qué cojones me conoce, le permito seguir hablando mientras no dejo de mirarla con desdén desde arriba, pues aún continúa medio tirada en el suelo, atada a una de sus propias sillas. En cuanto va hablando de entrenamiento, me confirma que realmente ha sido entrenada en la mafia, al igual que yo, y que, seguramente la han enviado a terminar conmigo - ”Definitivamente al volver a la civilización y reaparecer, tus antiguos jefes mafiosos han decidido acabar contigo para recordarles a todo el jodido mundo que nadie se va sin padecer las consecuencias” – me afirmo en el mismo pensamiento, recordando todas las veces que me habían comentado que de la mafia solo se salía o muerto, o porque te ganaras el derecho a salir - ”Y Einar… tú no te lo ganaste…” –. Si bien era cierto, y conocido, que desde que me había casado estaba intentando dejar todo aquel mundo de violencia, realmente solo lo abandoné cuando los Cazadores me encontraron y me enviaron a Siberia sin que nadie de mi entorno ni conocido lo supiera. Y durante todo el tiempo que estuve en los bosques siberianos conseguí mantenerme alejado de ellos, desaparecido, pero al regresar mi desaparición terminó y mi tranquilidad con ella también.    

Sin hacerle mayor caso, ni tan siquiera responderle, me aparto de ella, dirigiéndome de forma lenta pero segura a las ventanas de su cabaña, las cuales comienzo a abrir, descorriendo las cortinas y arrancando con fuerza de las maderas puestas allí para impedir que la luz diurna entre. Tras despejar una de las ventanas, justo cuando comienzo a tirar con fuerza de la madera de otra de las ventanas su angustiada pregunta se eleva en el ambiente, produciendo que mis labios se tuerzan en una gran sonrisa - ”Por fin se ha dado cuenta… ha tardado, pero lo ha hecho…” – pienso satisfecho, sabiendo que por ahí le puedo provocar más daño del que ella se imagina, aunque una parte de mi no puede dejar de preocuparse por el pequeño cachorro, aunque tengo la certeza de que no le pasará nada.

Con esa sonrisa macabra en mi rostro, termino de despejar la segunda ventana, haciendo caso omiso a los ruidos que está provocando la zorra pelirroja al intentar liberarse de sus ataduras. Pronto el ligero chasquido del cuero al romperse me llega de forma tenue pero inequívoca. De no haber sido un licántropo seguramente no habría escuchado el sonido tan característico, pero no había pasado desapercibido a mis sentidos aguzados, además que era muy consciente de que había dejado sus pies atados con algo que tarde o temprano terminaría rompiendo.

Con lentitud premeditada, giro mi rostro llevando mi gélida mirada hacia ella, comprobando cómo ha conseguido liberar una de sus piernas e intenta liberarse de la silla rodando sobre su rodilla, algo que no consigue al tener la otra pierna todavía sujeta - ”Estoy seguro de que ahora mismo te arrepientes de haber comprado unas sillas tan resistentes, ¿verdad zorra?” – me burlo mentalmente de ella ante sus intentos infructuosos para romper una de las patas. Negando con la cabeza, manteniendo la sonrisa y el paso lento, me encamino hacia donde se encuentra. En cuanto llego allí me agacho ligeramente para clavar mis dedos en sus hombros, aprovechando para transformar mis uñas en garras y perforar su fría y pálida piel, al tiempo que la levanto, volviéndola a sentar sobre la silla sin gran esfuerzo. Seguidamente, aprovechando la transformación parcial de mis manos, elevo el brazo derecho para descargar un golpe seco, duro, violento, con mis garras extendidas sobre la rodilla que ha liberado hace escasamente unos minutos, asegurándome de desgarrar los tendones que unen la tibia, fémur y rótula, dejando así el miembro inservible, rompiendo los vasos sanguíneos necesarios para comenzar una lenta pero progresiva sangría, pero respetando las principales venas para que no se desangre demasiado rápido.

Entonces, con la misma lentitud de antes, me dirijo a la pared que está justo enfrente de ella, ignorando sus protestas y sabiendo que ahora mismo no podrá escapar corriendo - ”Ahora solo podrás huir arrastrándote puta…” –. Sin prisas comienzo a realizar una pequeña línea longitudinal discontinua sobre la pared con su propia sangre. Una vez terminada esta línea, manteniendo el silencio, regreso a mi silla, sentándome de nuevo delante de ella, sonriéndole - Bienvenida al juego de tú vida…Hvor er Valhalla? – empiezo a decirle, parodiando la voz de un presentador televisivo al principio, para terminar usando un tono más duro, más serio al hablarle en mi idioma materno - El juego es muy fácil. Como disfrutas tanto asfixiando, jugaremos al juego del ahorcado – le voy diciendo en ruso, utilizando cada vez un tono más serio más peligroso - Por cada respuesta satisfactoria a mis preguntas, te dejaré decir una letra que escribiré si está ahí. Si no está, pondré un palito hasta formar el dibujo del ahorcado – añado mientras mi expresión se torna más oscura y el azul de mis ojos se vuelve de un claro glacial - Puedes tomarte el tiempo que quieras, pero como verás, cuando amanezca el sol entrará por fin en esta maldita cabaña, achicharrándote tu asquerosa piel y sin resolver el acertijo escrito – inclino ligeramente mi cabeza hacia una de las ventanas, para que vea que realmente ahora nada impedirá que la mortal luz solar llegue hasta ella - Así que si quieres saber ¿Dónde está Valhalla?, solo tienes que responder, porque ahí está escrito su paradero – continúo hablando, señalándole con mi pulgar la pared en donde están las quince líneas que corresponden con las letras del lugar exacto en donde se encuentra el cachorro - - En cuanto lo resuelvas, te soltaré para que puedas llegar hasta él antes de que lo hagan otros depredadores – sentencio fríamente sin clavando mi mirada en sus verdosos ojos.

Sé que lo que estoy haciendo dista mucho del comportamiento de un subterráneo luminoso, que al hacer esto estoy cruzando muchas líneas que no debería y que si le pasa algo al lobezno no podré perdonármelo en la vida, pero ahora mismo mi lobo interior se relame, se regocija ante la cara de la pelirroja, sabiendo que vamos a disfrutar de su desesperación tanto a la hora de descifrar el lugar como de verla arrastrándose por el bosque intentando llegar a su preciado cachorrito antes de que el astro rey empiece a lucir en la bóveda celeste.      


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

- Te metiste en muchos líos, te buscaban por tu deslealtad.... He de reconocer que tuviste suerte. Y una oportunidad que no muchos consiguen.... -se refirió a poder tener una familia, ya que era algo que prácticamente una vez estaba metido en ese mundo era imposible. Ya fuera por decisión de uno mismo para evitar cualquier tipo de chantaje con eso, o porque le exijian no tener lazos ni nadie esperando.  De cualquier modo, y como siempre su intención seguía siendo molestarlo y hacer que se enfadara aun más. Una parte pequeñita tenía miedo por ver al Einar de las peleas, pero la parte curiosa y morbosa se moría de ganas y a Irina le había la acción y las emociones fuertes. - Fuiste un idiota... Pero bueno, ahora también lo eres, al parecer hay ciertas cosas que no cambian... -mostró una gran sonrisa.

Aunque jamás lo reconocería, la pelirroja había admirado la dedicación para con su mujer e hija. Le gustaba la energía y entusiasmo en ese etapa de su vida, mientras seguía metiéndose el lio. Jugando a dos bandas, teniendo el gran secreto de seguir metido en peleas y violencia mientras juraba que saldria de ello. El que no pudiera dejarlo, no le sorprendía, le atraía demasiado como para dejarlo a un lado.

Lo único bueno cuando escapó de su creador había sido Valhalla, con quién había pasado los siguientes días cuidando de él, ya que era un cachorro. Quien hizo que la soledad y el miedo de esos días pasaran a un segundo plano mientras disfrutaba de la sensación de libertad y de estar lejos de quién manejaba cada movimiento y cada palabra que salía de su boca. Su creador tenía odio férrimo a los licántropos, desde antes incluso de ser vampiro le habían inculcado ese pensamiento. Ya que vampiros y licanos mantenían una continua guerra que iba más allá de los tiempos que corrían ahora. Quién se había esmerado mucho porque su odio también fuera directo a ellos, pero quien en el fondo no podía porque había conocido a un maldito cachorro que le había hecho cambiar de idea, a pesar de un hombre arrepentido del cual podía sentir su profunda tristeza por haber asesinado a su familia. Teniendo bien claro que no podría odiarlos tan profundamente como siempre habían intentado que fuera.

- ¿Vas a matar a un cachorro inocente? Le dije que no se quedara a tu lado mientras agonizaba y que no vigilara que nadie irrumpiera en tu descanso para que te recuperaras. Pasando las horas sentado y atento a cualquiera que pudiera suponer una amenaza para tu vida. Y ahora resulta que quién protegió día y noche lo deja a merced de los cazadores que merodean por ahí fuera.... -empezó a reír- Yo podré vivir con ello, pero tú no. - Le dedicó una mirada fría y cruel procurando que sus palabras cumplieron su objetivo, hacerle daño.

De no haber estado atada habría dado un respingo cuando se acercó a ella, pero si notó como su espalda se tensaba para dar paso a un agudo dolor en sus hombros, uno de ellos ya dañado, mientras con total facilidad la volvía a poner en la posición inicial para después sorprenderla con su siguiente acción, sin poder evitar un grito de dolor al entender lo que quería conseguir con ello. Liberar su pierna le había salido muy caro, pero sino fuera porque la había dejado inutilizada por un buen rato, lo habría seguido intentando e incluso se arrastraría si era necesario. Pero seguía negándose a aceptar que estaba en sus manos y que no podía huir. Por lo que su frente se llenó de pequeñas gotitas de sudor mientras su rostro adquiría un tono más pálido, por el dolor que sentía en ese momento y por la sangre que estaba perdiendo. Algunos mechones se le pegaron a ambos lados de su fría piel pero aguantar el dolor era como un reto, que en el fondo no le disgustaba. El sonido de las cortinas hizo que abriera los ojos y buscara al lobo para ver que haría a continuación, mientras apretaba los labios con fuerza al ver como dejaba las ventanas sin la protección que tanto necesitaba para evitar que la luz del sol dañara su cuerpo. - Más me vale no seguir aquí cuando amanezca... -

Compuso una mueca de disgusto mientras interpretaba estar preocupada, igual que hizo con Andreas en los callejones, ya que sabía muy bien mostrar una cara por fuera mientras que por dentro era totalmente lo opuesto. - Valhalla es inocente.... -empezó diciendo- Pero algún día tendrá que morir, ¿no? -después soltó una risa macabra dándole a entender que le daba igual si moría, sabiendo que ahí si se ganaría el odio completo de Einar, ya que le conocía y pese a lo fría y desleal que era ella, él no era así. - Ese lobo imbécil me sigue a todos, pese al esfuerzo que he puesto para quitármelo de encima. Hasta me haces un favor. -se burló. Valhalla era una pieza perfecta para hacerla enfadar, para usar en su contra, pero sabía que había conectado con el cachorro, siendo el único que había velado por su seguridad mientras se recuperaba de sus heridas. Mientras ella vigilaba desde lejos que ningún depredador se acercara a la cabaña....

No pudo evitar soltar un quejido de dolor al notar su pierna inservible en ese momento, pese al agonizante dolor que sentía en esa zona, había intentado mover la pierna, la cual no había respondido. El hombro herido al principio ahora ni siquiera lo sentía. Su ropa se había teñido de rojo en las zonas donde el lobo había atacado y el olor a su sangre inundaba la habitación. Un olor que golpeó su nariz dejando en un segundo plano el característico olor de Einar. - Al principio era un interrogatorio... Ahora un juego.... Quieres respuestas, yo las tengo. No pienso jugar a tu estúpido juego, ni pienso decirte nada. Llegará la hora de que el sol me abrase, pero me da igual, porque tú te quedarás sin saber lo que tanto ansías.... Y con esa satisfacción me iré a la tumba. -rió después de sus palabras mientras clavaba su mirada en la suya.

Incluso atada a la silla y herida como estaba se fijó en el lobo, el cual en ese momento le pareció jodidamente atractivo. Quizás era la primera vez que se lo parecía tanto. Sus ojos tenían un azul oscuro y frío que le imponía mientras que la cicatriz de su rostro le daba un aspecto duro que le ponía para su propio asombro. Agachó la cabeza unos segundos mientras alejaba esos pensamientos de su cabeza, sin ni siquiera pararse a pensar porque en un momento como ese, se había parado a valorar el aspecto físico de quién le había a dar el mayor de los dolores que jamás habría sentido.

Aún con la vista en el suelo y por primera vez, volviendo a cantar delante de alguien que no fuera su creador.... Empezó a tararear una conocida nana rusa... La cual sabía que reconocería al instante, con una gran curiosidad por saber su reacción esperando así golpearle fuerte e impasible. -Тили-тили-бом
Закрой глаза скорее,
Кто-то ходит за окном,
И стучится в двери.
-volvió a tararear con un tono suave y después volvió a retomar la nana - Он идет...
Он уже
близко...


Estaba claro que el lobo sabía como atormentarla y hacerla sufrir, pero sabía que necesitaba respuestas a preguntas ¿Como lo conocía? ¿Quién era? ¿Porque no había impedido lo de aquella fatídica noche? ¿Porque lo había llevado a las peleas? ¿A quién se refería cuando le decía que si la mataba después iría a por él? En su cabeza formulaba mil preguntas que Sorensen podría hacerle dándole una respuesta mentalmente, respuesta sarcástica pero sobretodo sincera. - ¿Aún tienes ganas de jugar lobito? -tras decir esa frase levantó por fin la cabeza clavando de nuevo sus grandes ojos esmeralda en los suyos azules como el océano, intensos hasta dejarla sin aliento.
***************
- Mata a Einar Sørensen, ahora jamás será de los nuestros. Antes de verlo en otro bando, prefiero verlo muerto. Esta misma noche, ve allí y mata a su familia delante suya, después termina con su vida y vuelve aquí. -la voz de Drakkar sonó impasible mientras daba órdenes directas a la pelirroja, dejándole claro que no tenía elección y que sino cumplía lo que le pasaría a ella sería mucho peor. Su siguiente objetivo a entrenar había sido atacado por unos lobos convirtiéndose en uno de ellos. El vampiro había sentido tanta rabia que prefería verlo muerto y para ello mandaba a su mejor asesina, a quién había enseñado personalmente sabiendo que así su objetivo se cumpliría. - Quiero que vuelvas junto a mí en cuanto acabes. -le acarició la mejilla a la vampiresa mientras hacía un gesto con la cabeza para que se marchara, observando como obedecía y se alejaba en dirección a la casa de la familia Sørensen.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Estaba claro que era dura, jodidamente dura, porque muchas personas en su misma situación mostrarían ya una expresión de pánico en su rostro, de desesperación, ésa que quiero ver, que deseo con todas mis fuerzas ver en ese maldito rostro y que ella se niega a ofrecerme, consiguiendo que mi lobo gruña, se retuerza de desesperación y rabia en mi interior, en esa jaula de la que ansía salir para tomar el control de mi cuerpo y mente. Sus palabras encierran algún tipo de respuesta, puesto que hablan de mis acciones en la vieja Madre Rusia, en mi época de sicario de la mafia, en la que siempre estaba metido en líos y supongo que cuando dice eso de que ”me buscaban por mi deslealtad” se debe referir a que mi desaparición forzada no pasó desapercibida para nadie. Pero sea como sea, está claro que ella también trabaja para ellos y cada vez tengo más claro que su único interés en mi reside en ejecutarme, en matarme, en eliminarme puesto que nadie abandona la Bratvá por voluntad propia.

Mis labios se encorvan ligeramente en cuanto comienza a apelar a mi consciencia con respecto al cachorro. Recordándome algo cierto, que el pobre lobezno estuvo pegado a mi durante mi convalecencia en su jodida cabaña y que realmente tengo un vínculo con él, algo que hace que una parte de mi esté intranquila y se sienta mal por lo que le he hecho, por haberlo dejado solo y atado en aquel árbol, a pesar de que tengo la certeza de que nada le ocurrirá. Sus risas, sus comentarios despectivos hacia el cachorro, con los que intenta convencerme de que no le importa en absoluto, algo que estoy seguro que es cierto en gran parte puesto que dudo mucho que haya alguien por el que ella pueda sentir algo real, por quien pueda tener sentimientos más allá del odio y de la necesidad de aprovecharse de ellos. - Hmmmm – gruño antes de responderle tras dejar que se explaye hablando, inclinando mi cuerpo ligeramente hacia delante buscando su perturbadora mirada con la mía - ¿Crees que habiendo matado a mi familia, a la sangre de mi sangre, me importa una puta mierda un cachorro? – le suelto en tono serio, marcando cada una de mis palabras, haciéndole entender que no me importa, mintiéndole con cada palabra, con cada gesto de mi cuerpo, ocultándole la verdad, que aprecio la vida del lobezno, pero sabiendo que no debo dejarle ver la verdad, que debo demostrarle que no me importa nada, algo que tampoco me cuesta en demasía, puesto que el asesinato de mi propia familia logró que aprendiera a no exteriorizar ningún sentimiento, por lo que ahora mismo sé perfectamente que ella desconoce la verdad sobre mis sentimientos hacia Valhalla.

Su quejido de dolor al intentar mover la pierna lacerada consigue que por fin comience a disfrutar, que mi lobo se regocije tanto como yo en ese pequeño sonido y gesto, algo que me indica que se le puede herir, que no es tan dura como cree - ”Vaya… como siempre… es igual que todos a los que he torturado. Al principio se envalentonan, te increpan, intentan cabrearte, te amenazan e incluso se ríen de tus preguntas… pero luego… cuando empiezas a cortar, a quemar, a provocar dolor, se vuelven corderitos…” – pienso mientras ella sigue hablando, intentando hacerme creer que va a ganar aunque acabe con su vida robada a la muerte, llevándose con ella las respuestas que tanto anhelo conocer. Tras esa retahíla de palabras, de su risa final, siento su clara mirada clavada en mis ojos, de un color tan semejante al suyo que casi podrían pasar por gemelos. Sin tan siquiera pestañear, le sostengo la mirada largo rato, manteniendo mi expresión seria Finalmente ella la retira, bajándola, momento en el que aprovecho para volver a hablar - Tic, tac, tic, tac.. – susurro en tono hueco, recordándole con la imitación del sonido de un reloj que el tiempo va pasando, que inevitablemente el sol saldrá y todo acabará para ella, pero que aún puede salvar al lobezno y a sí misma.

Al momento, el último ”tac” muere en mi garganta mientras todo mi cuerpo se pone rígido y mis labios se entreabren en una clara expresión de sorpresa y dolor. Como si de algo imposible se tratase el sonido de una antigua nana, de una canción de cuna rusa harto conocida por mi, de la misma canción que usaba para conseguir que mi pequeña se durmiera en mi casa de Moscú, aquella que cantan los humanos sobre algo que va a por los niños y que creen que solamente se trata de una canción que tiene la intención de que los niños se duerman y no salgan de sus camas, cuando en realidad oculta la verdad de la existencia de nosotros, los subterráneos. El sonido de la canción, la letra en un ruso impecable me golpea con tanta violencia que toda mi fachada dura, inexpresiva se desmorona, haciendo que me incorpore de golpe, tirando la silla con el brusco movimiento al tiempo que me encorvo ligeramente como protegiéndome de un golpe brutal en el estómago - Hold mund, din tufs! – le ordeno lanzando un potente y desesperado grito al tiempo que llevo mis manos a mis orejas, presionándolas con fuerza mientras intento que su voz, esa que no para de cantar de una forma extremadamente maravillosa demostrando poseer una cualidad exquisita y perfecta para el canto, no continúe penetrando en mi cabeza, luchando por mantenerla fuera de ella mientras retrocedo unos pasos con el claro dolor reflejado en mis ojos, los cuales no tardan en humedecerse al estallar los recuerdos de aquellas noches en la capital rusa, arropando a mi hija, acariciando su suave frente, mientras ella se iba quedando dormida en mi regazo.

En pocos segundos todos mis planes para esa noche se desmoronan cual castillo de naipes ante una simple y perfectamente interpretada canción. Mi atormentada mirada no puede apartarse de la suya, que irradia con la llama del triunfo del saber que ha conseguido su objetivo, con un toque de curiosidad por conocer mi reacción mientras su última pregunta brota de sus labios como un grito triunfal después de lograr una merecida victoria. De no ser por el torbellino de emociones que se está produciendo en mi interior y que me arrastran hacia un pozo del que creía haber salido, podría disfrutar de esa voz magnífica, del placer de oírla cantar como si de un ruiseñor en una fresca madrugada en un bosque se tratase. Por momentos la desesperación se va apoderando de todo mi ser, haciendo que mi lobo se revuelva con violencia en su jaula. Desde que aquella puta bruja me hiciera rememorar mi vida con mi familia en las jodidas peleas, los recuerdos que tanto me había costado encerrar, volvían con fuerza y ahora esa fuerza era como la de una bomba de varios kilotones estallando en mi interior, arrasando todo lo que encuentra a su paso cual tsunami gigantesca. Llevado por el dolor, por la rabia, no tardo en agarrar la primera cosa que encuentro, una silla de madera, la cual no tarda en salir despedida por el aire hasta chocar violentamente con una de las ventanas, llenando el ambiente con el ruido de los cristales al estallar, uniéndose a mi grito de dolor, de rabia y lanzando una bella danza de trozos de madera astillada y fina lluvia de cristales por doquier. Sintiendo como pierdo el control, como el lobo rompe su jaula y se libera en mi interior, comienzo una vorágine destructiva lanzado todos los objetos que se encuentran a mi alrededor, destrozando sillas, armarios y platos, convirtiendo la pequeña cabaña en una auténtica zona de guerra.

Jadeando por el esfuerzo, con la garganta irritada por los gritos proferidos a pleno pulmón y desconociendo el tiempo que ha durado mi pérdida de control, apoyo mis manos en la pared, centrando mi mirada en las líneas dibujadas con su maldita sangre muerta, mientras siento como algo en mi interior se rompe finalmente, como la última lágrima abandona mi ojo izquierdo, recorriendo la tierna piel de la cicatriz. Ofreciéndole a ella solo la visión de mi espalda, de cómo lentamente me vuelvo a erguir mientras siento el vacío apoderarse de mi ser - ”Deja que la oscuridad que alberga tu alma aflore por fin. Permite que la enfermedad demoníaca que recorre tus venas tome el control, olvida los sentimientos, el dolor, el pasado y entrega tu alma a la oscuridad” – la bestia interna poco a poco va consiguiendo aquello que tanto he intentado evitar, haciendo a mi parte humana retroceder, esconderse mientras mi yo más oscuro, aquel que no teme al Consejo, ni a los Nephilim, aquel que no soporta las normas, las reglas ni la vida ajena, toma el control total de mi cuerpo.



Tras erguir mi cuerpo de nuevo, me giro lentamente encarando de nuevo a mi enemigo, a ése ser que tanto odio ha engendrado en mi interior, pero que a la vez es admirado por mi parte más inhumana, más salvaje y brutal. Esa parte de mi que se siente atraía por su capacidad de tomar el control sobre mis acciones a pesar de la estúpida y obcecada insistencia del humano a no rendirse - ”El mundo es de los fuertes, los débiles mueren, solo los fuertes permanecen” – esta es mi única verdad ahora mismo, sé que mi alma ya no tiene salvación, por mucho que haga, por lo que es una tontería luchar contra mis instintos. Así, una vez encarada mi presa, clavo de nuevo mi mirada en sus ojos, pero esta vez mi mirada está hueca, vacía realmente de cualquier expresión, al igual que mi rostro. Como si de un autómata me tratara, sin emoción, sin expresión doy el primer paso que me conducirá hasta ella.

Ajeno a todo lo que no sea el deseo puro y frío de venganza, me planto delante de ella, sin hablar, ignorando cualquier gesto o comentario por su parte, solo mirándola con mis vacíos ojos. Sin previo aviso abro mi mano diestra descargando el primer tortazo sobre su delicada cara, golpeándola de nuevo con el dorso de la misma mano al volver a su posición normal, disfrutando del enrojecimiento que adquieren sus bellos pómulos al hacerlo. Con lentitud pero firmeza agarro el vestido cubierto de su propia sangre con mis manos y con un brusco movimiento lo desgarro, retirándolo de su cuerpo, dejando que caiga sobre su espalda cubriendo así la silla sobre la que aún se encuentra sentada. Sin prestar atención a las extrañas cicatrices que adornan su precioso y deseable cuerpo, cicatrices que de haber mantenido mi mi consciencia humana me habrían llamado la atención. El roce de mi ardiente piel sobre la suya gélida me recuerda al antagonismo ancestral de nuestras especies, al odio que ha conseguido generar en mi y que ahora controla mis actos, deseando herirla simplemente por el placer de hacerlo, dejando atrás venganzas o las respuestas a las preguntas, simple y llanamente por el placer de provocarlo. Por este motivo, sin dejar de mirarla, llevo mis manos a su sujetador el cual destrozo sin inmutarme, dejando al aire sus atrayentes senos al aire, para continuar con el resto de su ropa interior, dejándola desnuda, con su piel completamente expuesta, sin nada que la proteja ni de la luz solar ni de lo que pienso hacer con ella.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Aunque quería evitarlo, la pierna le estaba molestando bastante y su rostro había adquirido un tono pálido, diferente al suyo propio de por si por su condición vampírica. Finalmente dejó de mover la pierna, ya que el dolor se extendía y había soltado un pequeño grito de dolor mientras suspiraba intentando mantener la calma. Se sentía como un animalillo herido esperando la estocada final, la cual iba a llegar tarde o temprano. En su caso sería cuando saliera el sol, ya que algo tenía claro y era que no iba a ceder ante Sørensen. Doblegarla no era fácil y simplemente su silencio se debía a que no sabía por donde empezar.

¿Como iba a contarle los planes que su creador planeó para él tras hacerlo un hijo de la noche más? Lo peor era reconocer que no sentía envidia, más bien incluso deseó un compañero de eternidad... Pero Drakkar jamás dejaría que se acercara a ella, como hacía con el resto del mundo, teniéndola en su control y solo para él. Algunas veces había pensado en darle fin a su vida, de haberlo hecho, su familia seguramente ahora viviría aunque él no y de sobras sabía que lo prefería así. Pero, simplemente no pudo y la incertidumbre era tan grande que no quería que nadie lo supiera. Ya había recibido su castigo durante semanas, cuando su creador descubrió que no solo no había cumplido su misión de matarle, sino que además le había mentido...

Aunque no sabía donde se encontraba en ese momento estaba segura de que estaría lloriqueando al escucharla hablar así... En una sola ocasión la pelirroja le había confesado a su amigo lobezno que se alegraba de haberlo encontrado, pues gracias a eso no se sentía tan sola. Al menos alguien la recibía con alegría y desbordada felicidad cada vez que se acercaba por la cabaña a verle, impidiendo así que la siguiera a los sitios peligrosos que solía frecuentar, en el fondo preocupándose de protegerlo, aunque no era consciente al cien por cien de ello.

- Cuando se haga de día y me convierta en cenizas, deja libre a Valhalla. Solo es culpable de encariñarse con quién no debía. -fue todo lo que dijo con respecto al lobo, dando una pequeña respuesta a una pregunta que realmente no había hecho, pero que así apaciguaría un poco al lobo antes de soltarle un golpe bajo. - Lo encontré en el bosque... -soltó un largo suspiro mientras movía de nuevo sus manos pero esta vez no para liberarlas sino para moverlas y sentir algo de alivio. - Habían matado a su madre... Estaban cubiertos de nieve, no te voy a mentir, no pensaba pararme en ningún momento. Le odio tanto como te odio a ti. -mintió, al menos en lo primero. No odiaba a Valhalla en absoluto pero Sørensen era otra historia.... Aunque sabía que era una víctima más del mundo de la mafia y del sobrenatural que al igual que ella había sido arrastrado a ambas e intentaba sobrevivir. Por ese motivo junto a otros muchos que no lograba reconocer bien es que no había podido acabar con su vida aquella noche.

Una canción le había pedido con ahínco su creador... Sin saber muy bien porque se la había aprendido años atrás para contentarle y así evitar un posible castigo. Pero en el momento que la escuchó de los labios de Einar, sintió un escalofrío y casi había estado a punto de llorar. Había observado esa escena casi todas las noches, como un ritual. Acercándose a la ventana despacio y en sigilo. Sus ojos brillaban al ver con que mimo y esmero acunaba a su retoño mientras le cantaba... Casi sintiendo envidia de la niña y del afecto que Sørensen desprendía con una facilidad que a ella le parecía imposible de conseguir. Ahora iba a cantársela, sabiendo que sería un golpe duro y muy certero y que esos mismos recuerdos que ella tenía al cantarla, los tendría él al oírla...

Su reacción fue la esperada y el enfado dejó paso a la rabia y a la tristeza, ambas de la mano. Sintiéndolas por igual, mientras seguía cantando con suavidad, una letra que bien sabía y mucho había repetido, sin ningún esfuerzo. Las palabras salían de su boca mientras mantenía su cabeza levemente agachada y miraba al suelo. Ni siquiera en esa posición, una nada cómoda para cantar, le estaba costando ya que sonaba bajito pero con claridad.

Escuchó como rompía lo que había alrededor y finalmente alzó la cabeza mientras ahora tarareaba el ritmo y dibujaba una sonrisa triunfal en su rostro. - ¡Esa es la diferencia entre tu y yo! Tienes sentimientos y siempre te harán débil. Tu dolor te acompaña día a día, imposible de abandonarte por tu remordimiento. Dándome una baza perfecta para joderte una y otra vez. - soltó una suave risa, cargada de verdad.

Aunque iba a seguir hablando el guantazo que recibió en la cara la dejó con la palabra en la boca, mientras recibía un segundo. Al instante sintió como sus mejillas enrojecían y ardían. Mientras que esta vez, le dedicaba una mirada seria. La cual le estaba siendo difícil de sostener, pese a que él la miraba asesinándola con sus profundos ojos. Por unos segundos le dolió que la mirara así, la despreciaba con todo su corazón. La mirada era el espejo del alma y la de Einar era clara y transparente. Jamás podría reprochárselo, se lo había ganado... Y no llegaba a entender porque le costaba seguir su naturaleza de hacer daño y humillar sin remordimientos, mientras que con el lobo siempre sentía un sentimiento distinto, de saber que no estaba haciendo bien, al menos no con él... Y le daba tanta rabia que volvía a la carga, más cruel de lo que había sido antes....

Su siguiente gesto la sorprendió, haciéndose visible en su rostro. Pues esperaba más golpes, insultos e incluso que le disparara si era necesario, pero lo que hizo fue mucho peor para ella que todo lo demás, aunque costara creerlo. Le habían arrebatado su dignidad y su libertad, dos cosas mucho más importantes para ella que nada más, por lo que todo método de tortura quedaba en un segundo plano. El recuerdo de su creador desnudándola y obligándola a acostarse con el vino a su cabeza mientras sin darse cuenta soltaba un pequeño quejido de angustia.

Después negó con la cabeza cuando rompió su sujetador, usando ese movimiento para alejar los recuerdos que la estaban atormentando. Sus ojos esmeralda brillaron con intensidad mientras se sonrojaba y aún sentía como el sudor de su frente se había disipado no sin dejar ese brillo característico. - ¿Quieres terminar lo que no pudiste la primera noche que nos vimos? -sonrió ladina, provocadora, seductora, abriendo despacio sus piernas, mientras echaba un poco su cabeza hacia atrás y dejaba su sexo a su total disposición. - Estoy segura que follas mejor que torturas. -esta vez su sonrisa se ensanchó llegando a mostrar sus dientes.



Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Sus últimas palabras, aquellas que albergan gran parte de verdad, reverberan todavía en mi mente mientras la contemplo totalmente desnuda, indefensa y sin nada que la cubra, que la proteja sobre su apetecible cuerpo. Realmente tiene razón con ellas, pues ahí radica quizás nuestra mayor diferencia. Está claro que ambos estuvimos trabajando para la misma organización, que ambos hicimos y nos hicieron cosas que nos transformaron lentamente en lo que ellos querían que fuéramos. Un cambio que se agrandó al ser transformados en seres opuestos, antagónicos, en dos enemigos eternos. Pero son los sentimientos, los que nos separan aún más, los que nos convierten realmente en dos seres completamente opuestos, como la noche y el día, el calor y el frío. Ella siempre se ha valido de mis sentimientos, de mis recuerdos, de esa culpa que me abruma, me atormenta y me persigue para atacarme, para golpearme con furia y sin merced, consiguiendo así todos sus objetivos y humillarme una y otra vez. Pero desde que cantó la maldita nana, eso ha cambiado, pues ahora mismo he dejado que la bestia lo controle todo, y ella no siente, ella solo disfruta de una sola forma, provocando dolor, destruyendo y asesinando.

Sí, me había utilizado en los combates, me había conocido anteriormente, se había reído de mi, burlando y usado a su antojo, pero era mi momento, ahora era yo quien iba a disfrutar de ella, de su cuerpo, de su mente, de su ser, incluso de su alma, si es que todavía tiene de eso. Era mi momento y lo iba a disfrutar.

En cuanto empecé a rasgar su ropa, me di cuenta de que eso no lo esperaba y, lo más importante, que realmente le asustaba, puesto que su rostro así lo reflejaba. Por fin lo podía ver, por fin era testigo directo de su miedo, de su sorpresa, de su incomodidad y eso hacía que yo disfrutara, que finalmente hubiera encontrado la forma de comenzar a devolverle sus golpes, sus humillaciones, sus insultos y sus manipulaciones.

Con mi rostro inexpresivo, pero el odio reflejado en mis ojos, un odio que ahora se mezcla con el placer buscando con tanto empeño, comienzo a recorrer su cuerpo. Siento testigo de las múltiples cicatrices que adornan, cual tatuajes, su nívea piel. Una piel que se ha tornado de un color carmesí en sus mejillas, compitiendo ligeramente con el color de sus largos y sedosos cabellos. Algo que deja bien claro que se avergüenza de estar en esta situación. Por lo que decido alargar más el momento, separándome un paso de ella, devorando su cuerpo con mi mirada, estudiando cada una de sus curvas, de los recovecos que forma su tersa y firme piel, reconociendo muy a mi pesar, de que es una belleza que parece haber surgido de los relatos de los antiguos griegos. Como si se hubieran inspirado en su cuerpo para esculpir y dibujar a la mismísima diosa Afrodita.

Sus siguientes palabras, esas que pronuncia con un tono totalmente lascivo, invitándome sin dejar lugar a ninguna duda a unirme carnalmente en ella provocan que una sonrisa igualmente de provocadora aparezca en mis labios. Lentamente me vuelvo a acercar a ella, sin prisas, alargando el momento en el que vuelvo a quedar a escasos centímetros de su atractivo cuerpo. Sin responderle, sin decirle nada, bajo mi mirada desde sus seductores ojos hacia su sexo, igual de lentamente que como me he acercado a ella. Comprobando cómo se abre, como separa sus piernas ante mi, ofreciéndomelo, provocándome para que lo tome, para que disfrute de aquello que tanto anhelaba aquella maldita noche en el bar. Siguiendo con la misma lentitud vuelvo a elevar la mirada, posándola de nuevo en sus profundos ojos, alargando mi mano izquierda hacia sus cabellos, cerrándola con fuerza sobre sus cabellos, tirando con fuerza de ellos hacia abajo, alargando así la inclinación que ella misma inició antes, dejando su cuello descubierto, desprotegido. Sin prisas me inclino sobre ella, acercando mis labios al inicio de este, calentando su base con mi aliento mientras coloco mi mano diestra sobre su seno izquierdo, de forma sutil, rozando ligeramente su piel, casi sin tocarla, sintiendo al instante el helor bajo la yema de mis dedos.

Abriendo ligeramente mis labios, tras proferir un gruñido de deseo, permito que mi lengua abandone su hogar natural y la punta comience a recorrer su cuello, desde la base, lentamente, dejando una fina capa de saliva en su camino, hacia el lateral, lamiendo la piel con la misma rapidez con la que mi mano abandona su seno y comienza un descenso por su vientre. Si bien el contacto de mi lengua con su fría piel es firme, rudo, seguro, el de mis dedos es casi inexistente, casi un ligero roce a un contacto real.

Sin poder evitarlo noto como mi cuerpo también reacciona ante el contacto del suyo. Así pronto mi respiración se vuelve más agitada, mi corazón se acelera y una creciente incomodidad en mi entrepierna me recuerda todas las veces que me despertaba por las noches, por culpa de ella, nervioso, agitado, cabreado y empalmado por su culpa. Sé que quiero vengarme de ella, pero la bestia, los instintos primarios que controlan ahora mismo mis actos, no son ajenos a la sensualidad de su cuerpo, de su piel y una parte de mi desea poseerla ahora mismo, penetrarla de una maldita vez, algo que genera cierta sorpresa en mi interior, puesto que, a pesar de que en aquel bar lo deseaba, deseaba por primera vez dejar atrás los recuerdos de mi esposa para disfrutar de ese cuerpo que tenía delante, creía que no sentía atracción física alguna por esta maldita puta. Pero ahora la bestia me enseñaba que ese deseo siempre había permanecido oculto en mi interior.

Finalmente mi lengua llega hasta su destino, enroscándose ligeramente en el lóbulo de su oreja, llevándolo consigo hasta el interior de mi boca, en donde queda aprisionado por mis labios, a merced de mi juguetona lengua y de una lenta pero continua succión que ayuda a calentar esa fría parte, jugando con él como si de un trozo de hielo se tratase. Pero al mismo tiempo, mi diestra llega hasta los pliegues de su parte más íntima, continuando ese mínimo roce mientras mis dedos se cuelan por sus recovecos hasta que índice y corazón localizan ése pequeño botón generador de oleadas placenteras en el cuerpo femenino, comenzando a rozarlo con suavidad, en un vaivén cada vez más amplio, notando cómo se endurece con cada leve roce de mi áspera piel.

Durante unos minutos me dedico a estimular su cuerpo, jugando con su lóbulo y su clítoris, introduciendo apenas la yema del dedo corazón en su interior, disfrutando de su cuerpo y de las sensaciones que genera en el mío. Finalmente, animado por la reacción de su cuerpo ante mis atenciones, introduzco con firmeza mi dedo corazón en su interior, notando como es engullido al momento por esa cueva helada, fría y atrayente. En cuanto lo tengo metido, libero el lóbulo para colocar mis labios en su oreja - ¿Quieres que te folle, eh puta?, ¿Quieres que un macho te penetre con fuerza, con dureza, lo deseas ¿verdad maldita zorra? – le susurro mientras comienzo a sacar mi dedo de su interior, volviéndolo a meter de nuevo con rapidez - Lástima que tu coño esté tan frío como tu corazón – le espeto ahora con tono duro, carente de emoción alguna mientras saco definitivamente mi dedo de su interior - Porque no eres más que una carcasa, un cuerpo muerto, un ser patético que no acepta que ya no pertenece a este mundo, que jamás podrá formar una familia, que no es más que un cadáver que se niega a podrirse, que en su interior todo está muerto, que ya no tiene corazón, ni sentimientos, ni vida. Estás muerta aunque te niegues a reconocerlo – termino de decirle soltando su pelo, apartándome de ella, dándole la espalda para dirigirme hacia la cocina y poner en práctica mi siguiente paso, aquello que mi mente oscura ya ha elaborado.
[/color]


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Un golpe certero y una manipulación perfecta. Casi le era demasiado fácil sacarlo de sus casillas, quizás era la experiencia y los pocos escrúpulos lo que le hacía que no tuviera piedad a la hora de hacer daño a alguien. Pero por primera vez alguien jugaba a humillarla y desnudarla como hacia su creador. Solo que esta vez no tenía miedo, realmente quería que pasara, la sensación con Drakkar no era comparable ya que a veces sentía que estaba a punto de desmayarse del estrés por la situación. Ahora pese a que Einar le imponía y sabía que esa mirada clara suya ocultaba una gran oscuridad; al menos podía disfrutar de su experiencia y aunque fuera para torturarla estaba ahí cuando podía haber mandado a alguien o simplemente hacerlo rápido y discreto. Por lo que su sonrisa se ensanchó al saber que en el fondo estaba disfrutando igual que ella, aunque fuera un poquito.

Le miró con fiereza, cual presa a su cazadora; una que no tenía miedo a la muerte. Pues para ella sería su liberación. Le desafió esperando que le concediera poder sentir su calor en su fría piel. Pocas veces se ofrecía de esa manera, por no decir casi ninguna. Más bien era ella la que siempre tomaba la iniciativa por lo que, se moría de ganas por ver lo que haría el lobo. Su mente seguía planeando como desquiciarle, porque en el fondo si esa noche iba a morir, que fuera en manos de Sørensen iba a ser mucho más honorable que en manos de su creador.

Esperó la reacción del lobo quién no tardó en acercarse de nuevo, no sin antes observarla despacio, queriendo incomodarla. Dándole a entender lo vulnerable que estaba ahora ante él, totalmente a su merced y, ofreciéndole que la hiciera suya. Deseándolo en el fondo de su ser, aunque no se estuviera dando cuenta. El tirón en su pelo hizo que echara su cabeza más hacia atrás, casi por un segundo pensó que sería ese momento cuando la mataría. Ni siquiera iba a impedírselo, por no hablar de lo humillante que sería el estar desnuda, desprotegida y rechazada, mientras esperaba el amanecer para que la convirtiera en cenizas, borrándola del todo. Ocultando su existencia, manteniéndose viva solo en el recuerdo de quienes la habían conocido. Soltó un gruñido cuando tiró de su pelo pero siguió mostrando esa sonrisa de prepotencia, de no tener miedo a nada, porque sabía que hacía unos segundos el miedo había recorrido su frío cuerpo y tenía que intentar disimularlo por todos los medios.

- Debí escoger a otro campeón y terminar acostándome contigo, pero otro no habría ganado. -Sentenció porque era la verdad. Cualquiera no era rival para las peleas, pero Sørensen como ella sabía, pese a que usaron sus recuerdos para terminar con él, se recompuso proclamándose el vencedor. - Iban a darme una gran suma por venderte al mejor postor... -dejó en el aire. Oferta que había rechazado, al final de cuenta ella ya había conseguido lo que necesitaba y aunque ahora no lo viera, Einar iba a agradecerle que lo obligara a luchar.

Mostrar sus sentimientos no era nada habitual en ella, y sentirlos menos aún. Por eso se sorprendió cuando notó como se tensaba al sentir su aliento en la piel de su cuello, sintiendo su proximidad hacia ella. Manteniéndose con las piernas abiertas, notando como sus mejillas se sonrojaban aún más, un detalle que no pasaría desapercibido y que ella no podía controlar. Su lengua, caliente fue recorriendo su piel haciendo que se mordiera el labio inferior, sus latidos se aceleraron y empezó a escuchar la respiración acelerada del hombre. Una diminuta gota de sangre adornó su labio mientras luchaba por ocultar cualquier sonido que le mostrara que no le estaba desagradando nada tenerle así de cerca.

Soltó aire cuando llegó a la parte de arriba notando como ahora jugaba con su oreja, y su mano bajaba hacia su sexo. Apenas notó como rozaba su pecho pero movió sus caderas cuando notó sus dedos jugando con su clítoris, soltando finalmente un suave gemido al notar como acariciaba y mimaba esa zona. Quiso cerrar las piernas y así apresar su mano, pero también quería ver como la provocaba, por lo que se mantuvo quieta y esta vez soltó un largo suspiro cuando metió su dedo dentro, contrayendo las paredes de su vagina inconscientemente. El calor que emanaba de su lengua y sus dedos la estaba volviendo loca y movió de nuevo las caderas hacia delante para sentirlo más dentro de ella.

Entonces escuchó sus palabras e interiormente le dio la razón; estaba muerta, era un hecho. El desprecio en el tono de su voz y en sus palabras le dejó claro que solo la estaba provocando y aprovechándose de ella. Abrió los ojos cuando sacó con brusquedad su dedo de su vagina y le miró desafiante mientras respiraba entre cortadamente sin darse cuenta. Un acto totalmente innecesario, observó la entrepierna del hombre, empalmado, el gran bulto no pasaba desapercibido y mucho menos para ella.

- No quiero una familia, no soy como tú. -Le dejó claro- No necesito tener una para sentirme completa. - Le costó tanto soltar esas frases que cogió aire mientras echaba su cabeza hacia adelante y esta vez, si cerraba las piernas. Había perdido su oportunidad, si es que en algún momento había pensado hacer algo más que tomarle el pelo y jugar con ella. Pero la idea de que Einar no se dejara dominar le ponía, por primera vez ella no sería quién decidía cada movimiento, cada decisión, cada maldito acto. No. Sørensen no tenía miedo a decir que no y a luchar por lo que creía. Aunque le fuera la vida en ello. Por lo que, el rechazo hacia ella estaba justificado.

No obstante, antes de que se alejara intentó besarle. Sabiendo que la pararía antes de que ocurriera, dejándose llevar. Escuchando en sus oídos el maravilloso latir de su fuerte corazón, haciendo que extrañara el suyo. Movió las manos de nuevo intentando liberarse en un fallido intento. Ahora si, nerviosa por su reacción y su siguiente movimiento. - Mátame o te mataré yo a ti. Cumple tu maldita venganza, mata a quién ha jugado contigo. - le miró seria- ¡¡¡¡¡Vamos!!!!! -le gritó.





Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Cada vez tengo más claro que no iba a conseguir las respuestas que tanto ansiaba, que realmente quienquiera que la hubiese entrenado lo había hecho a conciencia, pues no sólo no daba ni una sola muestra de ceder ante cualquiera de mis acciones, sino que parecía que aún sabía cómo contraatacarme con sus palabras, golpeando justo en el punto más doloroso, lo cual no deja de indicarme sin lugar a dudas de que me conoce mucho más de lo que me pienso - "¿Desde cuándo me sigues, me espías? ¿Cuántos años hace que me seguías la pista zorra?" – pienso mientras escucho sus últimas acusaciones, esas que no van tampoco desencaminadas, pues mi naturaleza actual me insta a formar una manada, una familia, algo que por dos veces perdí y cuya ansía y recuerdo me persiguen en mi día a día. - Cierto, no somos iguales, jamás lo seremos – sentencio tras un gruñido comenzando seguidamente a apartar mi cuerpo del suyo, captando el movimiento que ella misma inicia al intentar besarme, algo que me sorprende y me intriga a partes iguales.

Con toda la rapidez de la que soy capaz coloco mis dedos índice y corazón sobre sus labios, frenando así su intento de beso, empujando su cabeza con ellos lejos de la mía - Nei, se acabó. No voy a volver a jugar a tus estúpidos juegos – le susurro apartándome definitivamente de ella, mirándola con todo el desprecio del que soy capaz, contemplando su cuerpo desnudo, cubierto por la sangre que va abandonando su cuerpo lenta pero inexorablemente, sabiendo que con cada gota que sale de sus heridas, al igual que con cada minuto que pasa acercando el inevitable amanecer, su muerte se acerca, lenta pero implacablemente - Tuviste la oportunidad de matarme y no lo hiciste, sé que me necesitas para lo que coño seas que quieres conseguir. Por eso no me mataste, ni entonces, ni ahora – le digo con tono vacío pero firme, aventurándome a especular los motivos por los que no ha terminado con mi vida, puesto que tuvo dos claras ocasiones, tres si la enviaron para acabar con mi vida en Rusia, algo que no sé, pero que por la forma de hablar de mi familia está claro que conoce a la perfección - Y mi venganza… – añado en tono oscuro, esbozando ahora una siniestra sonrisa con mis labios - ya la estoy disfrutando… porque matarte rápido sería como un polvo interrumpido – sigo hablándole en el mismo tono bajando mi mirada hacia su sexo, el cual intenta esconder entre sus piernas, las cuales ha cerrado ahora a pesar de dolor que le debe estar produciendo la rodilla destrozada ante dicho movimiento - Me usaste para tu beneficio, y ahora lo voy a hacer yo – termino de decirle, recordándole que en las peleas me utilizó para lograr un objetivo sin importarle lo que me pasara, y aunque no puedo negar que no lo disfrutara de una extraña manera, yo pienso hacer con ella exactamente lo mismo, utilizarla para disfrutar de todo aquello que mi parte más mundana siempre ha intentado evitar, aunque ello signifique caer definitivamente en la oscuridad que durante tanto tiempo he luchado por impedir que se apodere completamente de mi.





Mientras me dirijo tranquilo hacia la pequeña cocina de la cabaña no puedo dejar de sentir la incomodidad que me produce la dureza de mi miembro en su prisión de tela. Estoy seguro de que ella lo ha visto, pero no puedo impedir que mi cuerpo reaccione ante ciertos estímulos y más cuando siento una innegable atracción física por ella. Atracción que se ve anulada por el odio visceral que me produce, pero que ahora mismo, al permitir que la bestia controle mis acciones, noto fuerte y clara, como su maldito y apestoso olor, ése que me obsesiona tanto.

Una vez delante de la vieja cocina de madera y hierro, comienzo a abrir los cajones buscando lo que necesito para mi siguiente paso. Realmente me sorprende que una vampiresa disponga de una cocina en su refugio, sobretodo porque no necesitan de ningún alimento que no sea la sangre para alimentarse, pero por lo visto la maldita zorra decidió dejar la antigua cocina de leña que seguramente instalaron los auténticos dueños de la cabaña en su construcción. Como sé que no puede huir, y que el tiempo se le agota, me tomo mi tiempo para ir abriendo cajón por cajón, sacando varios cuchillos, una abollada olla y descubriendo una pequeña nevera solar, en la cual hay varias bolsas de sangre - "Me quedaré con la cabaña en cuanto muera la puta. Me gusta… me recuerda a mi hogar en Siberia… sí… será un buen refugio una vez no queden más que las cenizas de esa maldita zorra" – pienso mientras sostengo uno de los cuchillos en mi diestra.

Sé que debe haber una forma de doblegarla, que todo el mundo tiene sus puntos débiles y que, al igual que ella conoce los míos, yo podría conocer los suyos, puesto que en alguna de sus malditas palabras podría haberme dejado alguna pista. Pero ahora mismo, al dejarme llevar solo por los instintos, no soy capaz de pensar en ningún indicio. Por lo que no se me ocurre otra manera de sacarle información, a parte de matar al cachorro delante de ella, que no sea producirle más dolor aún. Por eso, girándome hacia ella, mirándola fijamente, vuelvo a caminar en su dirección manteniendo mi rostro ahora totalmente inexpresivo, portando el cuchillo en mi mano bien a la vista.

Una vez delante de ella, clavando mi fría mirada en la suya, hago lo propio con el cuchillo, descargando una profunda cuchillada sobre su abdomen, empujándolo con fuerza hasta que toda la hoja se hunde completamente en su cuerpo, sintiendo la viscosidad y frialdad de su sangre muerta cubrir mi mano antes de retorcer el cuchillo en su interior, abriendo así la herida, consiguiendo que su preciada sangre brote con fuerza de esta nueva herida. Seguidamente, y sin decirle nada ni alterar mi expresión en lo más mínimo retiro el cuchillo para clavarlo una segunda vez a escasos centímetros de la primera, repitiendo la misma acción de antes. En cuanto saco el cuchillo no puedo evitar ver gotear la sangre de mi mano hacia el suelo de madera de la cabaña, sintiendo como el lobo se regocija ante ella, ante el sufrimiento que le estoy cansando, siendo muy consciente de que he comenzado un camino hacia la oscuridad, un camino que he evitado durante tanto tiempo y que por culpa de ella estoy tomando, por lo que me aparto un par de pasos para admirar mi obra, para disfrutar de aquel cuerpo muerto sangrando, casi olvidando completamente mis intenciones iniciales, dejándome llevar por el mero hecho de provocar dolor, de gozar de la oscuridad que vive en mi.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

La paciencia del lobo se terminaría, la pelirroja lo sabía y esta vez si le sorprendía lo bien que estaba aguantando. Al fin y al cabo los licántropos eran más cálidos, más sensibles a según que cosas. Casi estuvo a punto de recordarle una conversación con su hija, pero hasta para ella eso le pareció cruel y en el fondo, le había parecido muy tierno en su día, por lo que desechó el recuerdo de ese día.

Soltó una carcajada cuando la apartó, pensando que su reacción a ese gesto sería más agresiva, pero sin saber porque casi pudo apreciar la sorpresa en sus ojos. Luego compuso una mueca al notar el dolor en su pierna mientras decidida cerraba sus piernas, porque acababa de poner el cartel de cerrado, al menos para él. - Te equivocas. -Chasqueó la lengua- Ya no me sirves para nada. Lo que quería conseguir ya lo tengo. Por lo que no tienes ningún valor, además que meterte de nuevo en las peleas sería jugármela porque ya saben como luchas. -Dijo finalmente dando a entender que no quería nada. Pero ocultando que durante los días siguientes a que ambos escaparan, los buscaron por escaparse. A ella por no venderles a un gran luchador y a él, porque simplemente lo podrían usar en su beneficio. Y esa información por ahora se la iba a guardar.



Porque matarte rápido sería como un polvo interrumpido. Volvió a reír y alzó la cara para contestarle. - Parece que de eso sabes mucho. -Se tomó la libertad de bromear, sabiendo que no estaba en condiciones de ello. Pero cada minuto que pasaba se impacientaba más y la pelirroja era incapaz de callarse.

Frunció el ceño cuando dijo que la iba a usar en su beneficio y teniendo en cuenta que estaba desnuda pensó que abusaría de ella, pero supo al instante que Einar no haría algo así, y darse cuenta de que mentalmente lo había defendido le sorprendió tanto que se quedó pensativa durante unos segundos. En los cuáles y aún notando la pierna aún hecha polvo, intentó soltarse mientras soltaba un gruñido de rabia. Su cabaña era pequeña pero estaba equipada y estaba convencida de que se la quedaría y también a Valhalla, donde fuera que lo tuviera. - En serio, suéltalo. Solo ha tenido la mala suerte de toparse conmigo. Al igual que tú. -Alzó la voz para que le oyera desde donde estaba, rebuscando en los cajones, haciendo que se pusiera nerviosa sin poder evitarlo. Porque sabía que ahora venía la parte del dolor, incluso lo que había pasado antes la había sorprendido demasiado, puesto que sabía el odio que sentía hacia ella. También supuso que el hecho de cualquier contacto físico le daría asco.

Escuchó como abría y cerraba cajones y de nuevo movió las manos nerviosa. Entonces lo vio acercarse con paso lento, llevó sus ojos verdes a una de sus manos, la cual sostenía algo que usaría contra ella. Intentó mentalizarse, como le decía su creador, el dolor puede transformarse en placer. Finalmente y tras mucho, mucho dolor; había logrado en algunos casos conseguirlo. Pero todos sangramos si nos cortan, no era tan estúpida como para creerse ese rollo.

La luz del día acabaría haciéndola cenizas y en cierta parte lo estaba deseando. Había hecho cosas malas en su vida y siempre había sabido que a todos les llega el día donde tienen que pagar por sus acciones. Quizás ahí estaba el suyo, por lo que aguantar hasta que saliera el sol no le parecía tan terrible. Claro que antes tendría que aguantar la ira de Einar contra ella, por todo lo que le había hecho...

- ¡Espera! -Alzó la voz pero antes de poder seguir hablando para decirle que no podía colaborar porque realmente si hablaba podría ponerle en peligro, sintió como clavaba el cuchillo, notando como la hoja cortaba su carne y lo peor fue el momento donde se tomó la molesta de retorcerlo, haciendo que bajara la cabeza y cerrara los ojos. Apretó los dientes y soltó el aire cuando sacó la hoja para volver a clavársela. Lo hacía con tanta firmeza y seguridad, que sabía que lo que había dicho antes era cierto y de veras ahora lo estaba disfrutando. Al notar la segunda puñalada no pudo evitar soltar un grito de rabia, para después abrir los ojos y mirar directamente al suelo. Sintió ganas de vomitar y lo hizo, aunque en su lugar salió sangre manchando así su boca y parte de su cuerpo.

Se sentía incómoda porque la estaba observando, notaba como seguía acuchillándola con su mirada y aunque quiso levantar la cabeza para mirarle también, la mantuvo abajo, observando sus piernas y el suelo. Recordando el primero encuentro que tuvieron cuando la miró como si fuera un ángel y lo que no sabía es que estaba a punto de hacer de su vida un jodido infierno.



Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Al fin parecía que la muy zorra empezaba a ceder, al fin estaba consiguiendo causarle dolor, hacerla sufrir de alguna forma, aunque jamás conseguiría que ella llegara a sufrir con la intensidad que yo lo había hecho por su maldita culpa. Por su culpa, por sus palabras y sus juegos había conseguido que los dolorosos recuerdos, aquellos de los que llevo huyendo tantos y tan largos años, vuelvan a mi para atormentarme, para recordarme aquella atrocidad que cometí, aquel acto salvaje que acabó con lo que más quería en mi puta vida. Ella se había convertido en mi propio calvario, en aquel jodido ángel vengador que acude para recordarte todos y cada uno de tus más oscuros pecados. Porque así era y, por mucho que quisiera impedirlo, no podía escapar de mis pecados.

Sabía que me había estado hablando, que incluso me había gritado pidiendo que esperara antes de asestarle la primera cuchillada, pero estaba ya harto, harto de sus insultos, harto de sus juegos, de su manipulación, de su sucia voz y del dolor que sus palabras me causaban. Por eso, simple y llanamente había desconectado de ella de forma que desde que separé mi cuerpo del suyo y de aquel extraño intento de beso, su voz no era más que un balbuceo inteligible, sonidos que llegaban a mis oídos sin sentido alguno, puesto que ahora mismo lo único que quiero es disfrutar de mi venganza y ignorando su voz es la única forma de que no pueda volver a hacerme daño, a conseguir que ceje en mi empeño - "Total, no va responder, no va a explicar nada, la han entrenado demasiado bien, pero tampoco me importa ya una puta mierda las respuestas, ya la he sentenciado a muerte y haga lo que haga será en vano. Una lástima, un cuerpo de tal belleza y una voz digna del mejor de los ángeles que se transformarán en ceniza y polvo en pocas horas… sí, pero así es la vida" – me permito pensar tras sacar el cuchillo por segunda vez de su cuerpo.

Apartándome un poco admiro mi obra de arte, por primera vez desde que la he conocido, siento la sensación de victoria recorrer mi cuerpo al verla cabizbaja, con la mirada en el suelo, con su preciosa melena ígnea cayendo a los lados al tiempo que su sangre tiñe del mismo color la piel de su desnudo cuerpo. Logrando que oleadas de satisfacción azoten mi cuerpo al verla vomitar sobre sí misma su propia sangre. Me permito alagar ese momento, esa visión, durante unos cuantos minutos en las que saboreo la agradable sensación que me provoca tenerla en esa situación, de hecho incluso llevo la ensangrentada hoja del cuchillo a mis labios, lamiendo con mi lengua su superficie, sintiendo el asqueroso sabor de su sangre muerta estallar en mis papilas gustativas, provocándome instintivamente un rechazo ante él. Un rechazo que se convierte en un fuerte y potente esputo, puesto que no tardo ni medio minuto en escupirle sobre su frente una mezcla de su propia sangre con mi saliva, signo inequívoco de la repugnancia que siento hacia ella.

Pero aún tengo más cosas en mente para divertirme con ella y más ahora que ya he traspasado el umbral de la luz, entrando peligrosamente en la zona oscura de la cual quizás no sea capaz de salir. Porque lo que ya tengo muy claro es que, en caso de que aparezca algún Cazador tendría serios problemas por estar torturando y a punto de asesinar a una supuesta inocente - "Asesinar… Qué palabra tan olvidada.... como si no lo hubiera hecho por orden de la mafia… Además, siempre puedo alegar rencillas entre razas… ¿no?" – bromeo mentalmente mientras camino de regreso a la cocina, observando con cierta extrañeza el cuchillo y mi mano ensangrentadas, como si los recuerdos de cuando torturaba para extorsionar fuera exageradamente lejanos, casi como si pertenecieran a otra vida.

Ya en la cocina me dedico a llenar la vieja olla abollada que había dejando antes sobre el fuego, la cual no tardo en llenar del agua que consigo sacar de varias botellas de cristal. La verdad es que mi estancia en esta jodida cabaña me estaba proporcionando material para usarlo ahora en su contra, puesto que si no me hubiera traído aquí, si no hubiera pedido a su lacaya bruja que me curara, no habría ni agua seguramente. Tras llenar la olla empiezo a investigar el funcionamiento de la vieja cocina de leña dándome cuenta con rapidez que necesito algo de madera para poder encenderla. Si la memoria no me fallaba recordaba haber visto una especie de leñera junto a uno de los laterales de la cabaña, por lo que no tardo en abandonarla, pasando con paso lento y tranquilo por delante de la vampiresa, la cual continúa desangrándose atada a la silla, para ir en busca de la leña. Lo que no esperaba encontrar y que hace que una sonrisa macabra acuda a mis labios es una vieja pero usable hacha en la leñera, la cual tomo con una mano para regresar al interior de la cabaña.

Una vez dentro, sosteniendo el hacha en la misma mano en la que llevé el cuchillo, y con el mismo andar lento pero seguro, me acerco a la zorra pelirroja, deteniéndome unos momentos ante ella, el tiempo justo para atraer su atención mediante un par de cortos silbidos, buscando que su mirada se cruce con la mía y sea testigo de la expresión sádica que luce mi rostro. Seguidamente, sin perder mucho tiempo, con paso lento, inicio un tranquilo andar que me coloca justo a su espalda. Es entonces cuando sostengo el hacha con ambas manos elevándola por encima de mi cabeza, llevándola hacia mi espalda preparando el golpe con toda la tranquilidad del mundo, buscando provocarle el miedo ante la certeza de que ha llegado su final.

Ignorando cualquier palabra, gesto, grito o movimiento de la maldita vampiresa, descargo con todas mis fuerzas el hacha, trazando un perfecto arco hasta mi objetivo, notando el impacto del filo metálico contra la madera del respaldo de la silla, sintiendo como ésta cede bajo la fuerza de mi golpe, destrozando la parte posterior de la silla con un solo hachazo, rasgando al mismo tiempo la suave piel de la espalda de sanguijuela, creando un sangrante surco que le cruza la espalda de arriba abajo, siendo testigo de cómo su maltrecho cuerpo cae sobre su recién herida espalda en cuanto la silla termina de romperse, consiguiendo posar mi fría y dura mirada sobre ella - Nei, todavía no – sentencio con tono serio mientras niego con la cabeza, indicándole que todavía no ha llegado su hora.

Seguidamente, sin soltar el hacha, regreso a la leñera en donde cargo unos cuantos trozos de leña que no tardo en llevar a la cocina, introduciéndolos en el compartimento de abajo, encendiendo el fuego sin dificultad posando mi mirada en el agua, esperando a que comience a hervir mientras el lobo salta y aúlla de satisfacción, de alegría en mi interior.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Todo tiene un final, hasta el mismo dolor y sufrimiento. Por lo que su única motivación es que aquello no duraría eternamente. Había provocado a la bestia y ahora derramaría su sangre. En el fondo siempre había creído que Einar era un blandengue sentimental, pero que era mucho más fuerte que su lobo interior, el cual ahora había tomado el control y por el que se había tomado muchas molestias para despertar.

Quizás debió hablar y contarle todo, pero sabía lo que ocurriría, aunque en ese momento de veras deseaba que parara. Casi pudo imaginar el enfado de su creador si viera lo que le estaba haciendo, por lo que la idea de morir a manos de Sørensen le gustó más aún tras ese pensamiento. Pese a todo, era optimista. Claro que, lo que le esperaba después no estaría comparado a lo que le estaba haciendo a ella, y con ello no quería menospreciar la mala leche del licántropo. Pero su creador jamás se manchaba las manos y sus fieles súbditos harían cualquier cosa.

Una vez en ese punto, ya no podía hacer nada para conseguir su redención, pero tenía que intentar huir aunque fuera arrastrándose o al menos intentarlo. La ansiedad pudo con ella en esos momentos mientras se movía como podía en la silla sintiendo fuertes punzadas de dolor. - Sino te das prisa el sol se te va a adelantar. -Dijo en voz baja, casi para ella, pero sabiendo que gracias a sus agudos sentidos la oiría. Deseando en el fondo que ese momento llegara, pues pese a que moriría, también descansaría. Odiaba ser inmortal, siempre lo había odiado. Aún le dolía el guantazo de Drakkar cuando dijo que era lo que menos le gustaba de ser una hija de la noche.

Escuchó como se movía y alzó un poco la cabeza cuando oyó que volvía. Observando su expresión y a la vez tratando de ocultar la suya, pues en esos momentos no quedaba nada del hombre amable y sentimental que era hace unas horas.. En el fondo no le desagradaba, sino fuera porque habían llegado a esa situación, estaba segura de que su bestia y ella se habrían entendido a la perfección. Ambas estaban llenas de rabia y de ira, podrían conseguir grandes cosas. Maldijo por dentro no haberse deshecho de ese hacha que ahora usaría contra ella y simplemente esperó el golpe. Tenía fuerza de sobra para de un solo golpe abrirle la cabeza si quería, aunque sospechaba que no buscaba eso precisamente.

Quizá le cortaría un brazo, una pierna... O incluso la cabeza. O todo y se iría dejando que la luz del sol borrara toda evidencia. Toda prueba de su existencia.

Irina en casos así luchaba sacando fuerzas de donde no las tenía y siempre había tenido en cuenta que un día sería el último y ahora que estaba frente a él, una parte sentía cierto alivio, pero su parte de supervivencia era más fuerte y el miedo recorrió su cuerpo, al igual que el corto del hacha la piel de su espalda haciendo que diera un grito al caer al suelo. La pérdida de sangre ya estaba haciendo estragos y sabía que solo era el principio. Parecía que sus planes más macabros los había estado reservando para ella, admitiendo que le hubiese gustado verlo en las peleas. Comenzó a tararear de nuevo la nana mientras llevaba una mano a su vientre e intentaba ignorar el dolor reciente de su espalda. Casi sintiendo como aquella noche se repetía y ahora ella no era una mera espectadora, sino que era la víctima. Antes de que se fuera le dedicó unas palabras. - Así que esto sintieron antes de morir. -Suspiró de dolor tras recordar los gritos y la sangre. Y el miedo la invadió, el mismo que debieron sentir ellas.

No dejaba de fascinarle como en un mismo cuerpo podían convivir dos seres tan distintos. Era algo que la había cautivado desde el primero momento y que ahora entendía que Sørensen tenía motivos de sobra para vivir angustiado, algo en lo que ella había tomado muchas molestias porque viera como se burlaba de ello. Se apoyó en el hombro bueno y con ayuda de la pierna buena se arrastró intentando llegar a la salida o a algo que pudiera usar en su contra encontrando un arma al fondo con la que podría acabar con la vida de Einar.

Totalmente desnuda y dejando sangre allá por donde se moviera intentó pensar que hacer ahora que Einar no estaba enfrente suya, agradeciendo que no le clavara sus malditos ojos, sintiendo como descargaba todo el odio y la rabia contra ella.

Miró en dirección a la cocina, donde estaba tramando su siguiente tortura hacia ella y conteniendo un grito de dolor, apretó los dientes y se movió dejando un reguero de sangre en dirección a la puerta. Los pasos de su asesino en la misma cabaña la alertaron sabiendo que tenía pocas o ninguna opción, puesto que cualquier sonido extraño lo alertaría y estaba en mejores condiciones físicas.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

El hecho de oírla tararear aquella jodida nana otra vez no deja de fastidiarme, pero no porque ahora me importe una puta mierda la canción ni lo que pudiera haber significado para el débil humano, para ése patético ser que no quiere aceptar lo que realmente es, pero que ahora es él el que se encuentra retenido en mi interior, mientras que la bestia en la que tanto teme convertirse domina ahora todas las acciones. Quizás sea por eso que el sonido de su voz me llega perfecta y claramente a mis agudizados oídos, haciendo que mi oscura sonrisa se ensanche ante aún más mientras mi mirada no se aparta del agua que pronto romperá a hervir - ”¿Así que la zorra quiere sentir lo que sintieron mi mujercita y mi retoño aquella noche, eh?... pues habrá que complacerla para que no digan que no soy un auténtico caballero…" – pienso burlonamente mientras mi mente regresa a mi primera luna llena como licántropo, a la sensación de notar cómo tu cuerpo cambia por primera vez, de sentir el dolor agónico que la acompaña, de sentir por fin cómo aquello que tanto me llevaba inquietando desde el ataque, aquel ansia, aquella ira, por fin explotaba, descubriendo un nuevo mundo, más vivo, donde las sensaciones son mucho más vivas, más reales y donde por fin, puedes hacer lo que realmente deseas sin importarte nada, simplemente disfrutando de todo y siendo realmente libre por primera vez en mi jodida vida.

Son precisamente estos sentidos más agudos, más sensibles, los que me indican que mi víctima se está arrastrando, seguramente intentando salir de la cabaña que le había servido tanto tiempo como hogar, como protección, pero que hoy se había convertido en su prisión, en su futura tumba. Pero sé perfectamente que no deja de ser un patético intento de resistencia ante un destino que ya está escrito en mi cabeza y que pronto terminará viendo la luz de mi propio puño y letra. Es por eso que ni tan siquiera me giro, dejando que continúe arrastrándose por el suelo mientras las primeras burbujas comienzan a romper la tranquilidad de la superficie acuosa. Por desgracia, aún quedan unos minutos para que el agua alcance la temperatura que deseo, aquella que me servirá para provocarle más dolor, por lo que, llevado por el aburrimiento, decido jugar un poco más con ella antes de cocerla como la jodida zorra que es. Así, con movimientos lentos abro la puerta de la pequeña nevera, sacando una de las bolsas de sangre que aguardan en el frío interior a que la jodida sanguijuela las vacíe.

Una vez en mi mano, y habiendo cerrado la nevera, me dirijo con el mismo paso lento y seguro que he estado utilizando durante todo su tormento para acercarme a ella, colocándome a escasos pasos de la puerta de salida, agachándome hasta quedar en cuclillas y poder mirarla con mi macabra expresión unos instantes - Disfruté… – comienzo a decirle con voz melosa sin quitar esa sonrisa asesina de mis labios - Ja, disfruté de cada uno de sus alaridos de terror – continúo hablando mientras mi mirada se clava en la suya, dejando que ella vea que lo que digo es cierto, mientras mi mente rememora aquella primera noche de luna llena - disfruté del sonido de su piel al rasgarse, de sus huesos al quebrarse, del sabor de su sangre, de su carne – continúo diciéndole mientras transformo una de las uñas de mi mano en garra y así perforar ligeramente la parte superior de la bolsa de sangre, dejando que unas cuantas gotas de esa sustancia bermeja y pegajosa caiga delante de ella, a escasos milímetros de sus resecos y sedientos labios - disfruté de cada uno de mis actos de aquella noche como jamás había disfrutado nada antes en mi puta vida – añado incorporándome lentamente para comenzar a caminar en dirección opuesta a ella, deteniéndome a su altura para agacharme lo suficiente y poder acercar mis labios a su oreja - No hay nada más exquisito que el sabor de la carne de tu propia hija – termino de decirle en un tono completamente diabólico rememorando el sabor del hígado de mi primera víctima, un sabor que nunca más he vuelto a encontrar en nada de lo que he comido.

Tras decirle estas últimas palabras, continúo mi lento andar por la habitación, dejando un ligero rastro de sangre fresca a mi paso. Un reguero que espero que la conducirá de nuevo a mi si la sed y la necesidad de sangre se apodera de ella. Sentándome finalmente en su maltrecho lecho, llamándola con un suave silbido - Venga, zorra, ven aquí, ¿no quieres un poquito de sangre? – le vuelvo a hablar depositando la preciada bolsa de sangre en el suelo, cerca de mis pies - Sabes que con esto, el dolor pasará y tendrás más posibilidades de sobrevivir… venga, demuéstrame que no eres tan patética como pareces, que realmente eres una auténtica luchadora de la Madre Rusia – termino de decirle finalmente, mientras me recuesto sobre su lecho, apoyando mi espalda en los rugosos troncos de la pared de la cabaña, antes de cruzar mis brazos sobre mi regazo, sin dejar de sonreírle en ningún momento.


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Se había esforzado mucho por conocer esa parte oscura de Einar. Sabiendo que lo que había visto en las peleas era solo una milésima parte de lo que había detrás realmente. Algo mucho más profundo, podía sentir el odio y la rabia y sobretodo, la fuerza del lobo que ahora controlaba todo lo que ocurría. Hubiera dado lo que fuera por poder salir corriendo, tenía la puerta tan cerca y tan lejos a la vez. Pese a sus esfuerzos su cuerpo no respondía como ella necesitaba en ese momento y su cocina no era grande precisamente, su cabaña en si era pequeña y prácticamente se veía todo desde cualquier punto.

Por eso sabía que tras el quejido de dolor que acaba de surgir de sus labios, si había una posibilidad de que no se estuviera dado cuenta de su plan de escape, se acababa de ir al traste. Escuchó los pasos acercarse hacia ella y como acto reflejo su cuerpo se tensó esperando algún golpe o que la cogiera del pelo de nuevo. Teniendo un pequeño deja vù con su creador muchos años atrás. No era la primera vez que estaba en una situación así, la diferencia es que antes había sido como castigo y ahora, sería su final. Al menos así lo estaba siendo al ver tan decidido al lobo.

Escuchó sus palabras y negó con la cabeza, pero no dijo nada. Ella sintió su dolor esa noche cuando volvió a su forma humana, hablaba el lobo y como buen depredador que era le parecía normal lo que estaba diciendo, pese a lo violento y grotesco que era. - Toda esa pena y dolor contenido, volverá a resurgir, quieras tú o no. La bestia no controla el cuerpo como le gustaría. -Soltó una risita para molestarlo, dándole a entender que la parte humana como bien sabía, era más fuerte de lo que le gustaría.

En ese momento recordó cuando Andreas dejó esas bolsas de sangre en su nevera, pese a su insistencia de que no las quería. No había tocado ni una sola, pese a que había tenido momentos donde la sed era muy fuerte. Era algo exquisita a la hora de alimentarse y la sangre embolsada y fría no era algo que le apasionara, por lo que pese a que estaba débil y sus instintos le decían que corriera a beber en cuanto el olor a hierro inundó sus fosas nasales... Su creador había hecho algo bueno y era enseñarle a contener el hambre. En muchas ocasiones había pensado que era algo imposible, pero a las muy malas había aprendido a controlarlo, por eso rió por lo bajo al oírle, en un vano intento de hacerla sufrir.

- No sabes nada de mi... Hmmm patética... Me suena más patético alguien que disfruta matando a su familia, que abandona a quiénes fueron sus compañeros y quién rechaza ayuda de quiénes lo acogieron. . -Comentó sin saber muy bien si entendería lo que le estaba diciendo, pero sino no le importaba, más incógnitas sin resolver.. No iba a arrastrarse hacia él y mucho menos después de oír como le silbaba, gesto que la molestó mucho y se notó en su rostro. Apoyó la frente en la madera vieja del suelo de su adorada cabaña mientras sus colmillos salían y sus ojos se tornaban rojos. Sus heridas pedían que bebiera la sangre para curarse, pero antes se moriría de sed que arrastrarse hacia Sørensen.

Encontró uno de sus zapatos en el camino y se lo lanzó al lobo con toda la intención de darle y molestarlo, aún más. El dolor del hombro se hizo más patente haciendo que soltara un gruñido y se pusiera boca arriba para así apaciguar un poco el dolor. Su pierna no respondía y si gastaba todas las fuerzas que le quedaban en levantarse estaba segura de que Sørensen la pillaría antes de que cruzara la puerta. ¿Pero porque no intentarlo? Miró unos segundo al techo mientras seguía escuchándole hablar y se impulsó conteniendo un grito de dolor para ponerse de pie apoyando la pierna y correr hacia la puerta para salir de la cabaña.



Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 2po88l3

Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_o3q97jIei31s52b4co7_r2_250
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_lr85n2NYqI1qjauldo1_400
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 1AB
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Tumblr_ntnmx6ycuH1tvrvcio1_500

Full Moon:
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Giphy
Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 RcmeRnc

Irina Volkova
Mensajes : 231

Reliquias : 438

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18




Como ya es habitual en ella, no tarda en replicarme con esa voz que tanta rabia me da, pues no sé bien el motivo por el cual me produce un rechazo brutal todo lo que tiene que ver con ella. Sin embargo, esta vez sus palabras solo consiguen que mi sonrisa se ensanche aún más si cabe, puesto que ahora todo lo que dice me lo tomo de forma totalmente diferente, ya que entiendo que no es más que el patético intento de un ser acabado por demostrarse a sí mismo que lo obvio, que no tiene esperanza, que ya no hay posible marcha atrás, que todo lo que se tenía que decir o hacer está hecho y que su sentencia de muerte está más que firmada y listada para ser ejecutada.

- Bla, bla, bla… – comienzo a responderle con todo el sarcasmo que puedo, divirtiéndome como hace tiempo que no hago, saboreando cada gesto que hace, cada mueca de dolor, cada gruñido, resoplido o quejido que surge de sus labios, alargando el momento en el que finalmente termine con ella de una vez por todas y sacie por fin mi sed de venganza - "Venga ya… como si la rabia, el odio se fuera acabar tras eliminar definitivamente a este maldito ser… sabes que siempre estará contigo, siempre te acompañará y siempre tomará el control, como ahora mismo" –. Con un sonoro resoplido y una fuerte sacudida de mi cabeza expulso ese peligroso pensamiento, un pensamiento que podría hacer que el humano recuperara el control y se terminara la diversión, algo que no pienso permitir. - Hay que tenerlos bien puestos para matar a tu familia y seguir viviendo ¿no crees zorra?.¡Ah claro!, que ya lo sabes, como también sabrás que me importa una puta mierda lo que digas, ya no busco respuestas, Nei, ahora solo busco divertirme a tu costa – añado hablándole esta vez con tono serio para que así comprenda que mis intenciones van en serio, que lo que realmente busco es acabar con ella pero hacerla sufrir antes de terminar de una vez por todas con nuestra extraña relación.

Pese a todo no podía dejar de sentir cierto respeto por ella, por su fuerza, por su capacidad de lucha, de no darse por vencida. Estaba claro que no solamente la habían entrenado para conseguir alterar a sus contrincantes de forma que perdieran el norte y ganarles así la batalla, sino que además tenía la fortaleza tanto física como mental para aguantar el dolor y ser capaz de resistirse al impulso primario de alimentarse, puesto que a cada segundo que pasa me queda más claro que no está dispuesta a acudir arrastrándose hacia mi, algo que me fastidia un poco pero que no evita que dicho sentimiento de respeto arraigue con más fuerza.

- Jøss! – la divertida exclamación brota de mi interior en cuanto un inesperado movimiento por parte de la pelirroja hace que me vuelva a centrar en lo que tengo que hacer y dejarme de juegos estúpidos de una vez por todas. Pues sorprendentemente tiene aún las fuerzas necesarias para lanzarme uno de sus zapatos, el cual, por suerte, esquivo sin mucha dificultad al no estar en ella en sus plenas facultades, puesto que de no haber sido así seguramente habría impactado en mi cabeza sin lugar a dudas. Pero no solamente me sorprende su extraordinario lanzamiento de calzado, sino que además consigue ponerse de pie, algo realmente increíble dado su avanzado de pérdida de sangre - ¡Pero si aún tiene fuerzas para enseñarme sus putos zapatos! ¿Es que te crees cenicienta y por eso me entregas tu jodido zapato?... porque más bien sería yo la madrastra que quiere acabar con ella – le digo entre carcajadas, mientras me incorporo no sin antes recoger la bolsa de sangre del suelo.

Alargando mis zancadas un poco más de lo normal, consigo alcanzarla antes de que ella, con su paso tambaleante sobre su pierna sana, llegue a la puerta. Sin mucho protocolo y menos delicadeza la agarro de su larga y sedosa cabellera, tirando de ella sin miramientos hacia atrás mientras vuelvo sobre mis pasos, asegurándome de derribarla en el proceso, sintiendo el sonido que produce su maltrecho cuerpo al caer de espaldas sobre el viejo suelo de madera de su propia cabaña. Sin soltarla en ningún momento, comienzo a deshacer mis pasos, tirando del pelo, arrastrando su desnudo cuerpo de vuelta al centro de la cabaña, dejándola de nuevo en el mismo lugar en el que empezó su tortura.

Una vez allí, me coloco delante de ella, para que sea capaz de verme bien. Justo entonces, elevo la mano que porta la bolsa de sangre por encima de mi cabeza, elevando luego mi rostro al techo al tiempo que giro mi mano, vertiendo el preciado contenido de la bolsa sobre mi boca entreabierta, notando el característico sabor metálico de la sangre humana llenarla, comenzando a tragar la sangre que ella había rechazado, pero permitiendo que ésta rebose mis labios y caiga formando dos pequeños ríos rojos que abandonan el lago de mi boca y recorren libres desde la comisura de mis labios hasta mi cuello, dejando un rastro pegajoso a su paso.

- Era una lástima que se desperdiciara, ¿no crees? – le digo burlón tras dar cuenta de toda la bolsa de sangre, aguantando un gruñido que se forma en mi interior, pues extrañamente siento como si mi cuerpo rechazara el alimento que acabo de ingerir, como si el humano intentara retomar el control ante mis actos, algo que no pienso consentir. Por eso, sin perder más el tiempo, regreso hacia el fuego, retirando del fuego la olla con el agua hirviendo, llevándomela junto a un cazo que encuentro olvidado en uno de los cajones hacia donde se encuentra la maldita sanguijuela.

Una vez junto a ella me dejo caer sobre su cuerpo, sentándome sobre su estómago, inmovilizándola con mi peso en el suelo, depositando la olla junto a su cabeza - Ostia puta… ¡Que fría que estás!... pero tranquila que aquí estoy para hacerte entrar en calor – le digo en tono oscuro, volviendo a retomar la expresión macabra en mi rostro mientras con mi diestra sujeto su fina mandíbula. - Di “aaaaa” – le digo mientras aprieto con todas mis fuerzas mis dedos obligándola a abrir la boca. En cuanto lo hace, no dudo en verter un cazo de agua hirviendo sobre ella, quemando su lengua y boca sin variar la expresión de mi rostro.  


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.