08/03 ¿Recordáis nuestra Trama Global? ¡Quien esté todavía interesado/a, rezagado/a tiene una última oportunidad para apuntarse desde hoy, día 08/03 hasta el 15/03! ¡Vamos, no os lo perdáis!


31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

35 # 31
13
NEFILIMS
7
CONSEJO
7
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
11
VAMPIROS
10
BRUJOS
5
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Hold on to memories - Zhenya Zhemkova
Ayer a las 10:44 pm por Irina Volkova

» Hello! Am... Unkown people / Einar
Ayer a las 8:50 pm por Trinity Britt Expósito

» ¿Quién es el cazador? / August
Ayer a las 7:07 pm por Augustus M. Olivetti

» Words... how little they mean when you're a little too late. || Ems ♥
Ayer a las 5:22 pm por Winter J. White

» Det er for vanskelig å be om hjelp / It is too hard to ask for help [Winter J. White]
Ayer a las 3:54 pm por Winter J. White

» You're not a saint, that's easy to tell. But guess what, honey? I am no angel. || Irina.
Ayer a las 3:50 pm por Winter J. White

» Con cariño desde Moscú - Einar Sørensen +18
Sáb Mar 23, 2019 4:17 pm por Einar Sørensen

» SOMETHING SWEET [LUCKY ROSE]
Sáb Mar 23, 2019 6:08 am por Arai Bloodrose

» Una serie de catastróficas desdichas (Alyssa Olivetti, Viktor Matheakis, Trinity Exposito)
Sáb Mar 23, 2019 2:48 am por Viktor H. Mattheakis

» Herederas del antiguo Shirakawa 0/2
Vie Mar 22, 2019 8:42 pm por Furude Yukine

» Girl's Night! +Priv
Vie Mar 22, 2019 8:40 pm por Jorinde

» Hyggelig å treffe deg?? / Nice to meet you?? - [Augustus M. Olivetti]
Vie Mar 22, 2019 6:44 pm por Einar Sørensen

» I knew you were trouble when you walked in. || Alistair
Vie Mar 22, 2019 1:08 pm por Alistair A. Blackwood

» You can't win if you don't really try || Priv.
Vie Mar 22, 2019 12:45 pm por Lillwelyn Cynwrig

» ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA [PRIVADO / SANDRA]
Jue Mar 21, 2019 11:55 pm por Sandra E. Evans


Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Con un profundo y gutural gruñido saliendo de mi garganta me despierto. En cuanto abro los ojos la oscuridad de mi habitación se vuelve tranquilizadora, al tiempo que su imagen, la imagen de aquella que se ha convertido en la principal protagonista de mis noches de insomnio se desvanece al instante. - ”Irina Volkova” – gruño mentalmente el nombre de la persona que ha aparecido en mi vida de forma tan repentina pero contundente, desestabilizando mi ya de por si precario mundo. Desde que apareciera aquella fatídica noche en mi vida no ha habido ni un solo momento en el que mi pensamiento no se encontrara cubierto por su sombra, consiguiendo que cada noche, mis sueños se centraran en ella, en esa maldita y jodida sanguijuela que tanto disfruta atormentándome.

- ”¿Quién cojones eres?, ¿De qué coño me conoces?. ¿Por qué demonios no consigo acordarme de ti si por lo visto ya nos conocíamos?, ¿Por qué me has escogido a mi como tu jodido juguete?” – como cada vez que me despierto, con el cuerpo cubierto de sudor y la ropa de la cama totalmente desordenada, las mismas preguntas sin respuesta se agolpan en mi mente, pues no tengo las respuestas a esas preguntas, y lo peor del caso es que ella se ha encargado de negarme ése conocimiento y muchas otras cosas que anhelo con ansia - ”A parte de haberme robado a mi pequeña… y eso lo vas a pagar bien caro maldita zorra chupasangre” – me recuerdo, pues como si ella no hubiera tenido bastante con usarme en sus juegos de lucha, de que me hayan marcado por el resto de mis días, de haber jugado conmigo, burlado de mi, encima tuvo la osadía de robarme una de mis posesiones más queridas, mi preciada moto. Seguramente para ella fue la guinda del pastel, el último acto de burla o de poder sobre mi, pero ese maldito engendro de la noche no me conoce, y no sabe que no pienso parar hasta devolverle cada una de las humillaciones y burlas de las que he sido objeto.

Con este agradable sentimiento de venganza, de revancha, que tanto alegra a mi parte más animal, a mi lobo interior, decido levantarme de la cama, dejando que el frío que entra por la ventana del cuarto me haga estremecerme al encontrarse con mi piel cubierta del cálido sudor. Intentando eliminar de mi mente los pensamientos que tanto asocio a esa vampiresa, me abro la puerta de mi cuarto con cuidado, intentando no despertar a las otras dos personas con las que comparto vivienda; mi hermana y mi sobrino pequeño. Por desgracia, al entrar en la cocina, me queda bien claro que no soy el único que no puede dormir esta noche, pues mi hermana se encuentra sentada delante de la mesa, con un vaso, que por su olor sé que es tila, sujeto entre sus manos - ¿Otra noche sin dormir, hermanito? - me dice nada más verme aparecer en nuestro noruego materno - Por lo que parece no soy el único – le respondo tras soltar un bufido molesto mientras me dirijo a la nevera en busca de algo con lo que calmar la sed que siento ahora mismo.

Tras tomar el cartón de leche de la nevera, pues mi hermana no es de tener bebidas alcohólicas en casa por el pequeño, me giro buscando con la mirada a mi hermana, la cual parece sumida en sus pensamientos. Hasta donde sé parece que hay algo que le preocupa, y por desgracia sé que tiene que ver conmigo, pues, conociéndola como la conozco, seguro está haciendo números para ver cómo me puede ayudar a comprarme otra moto - ”Pero no quiero otra, quiero la mía” – me recuerdo cabreado, sintiendo como la rabia aumenta por segundos en mi interior y el lobo se remueve intranquilo, buscando el modo de salir a la superficie y tomar el control - Creo que más que leche te convendría una ducha bien fría… - el tono divertido e irónico que usa mi hermana, hace que acabe de forma brusca el trago de leche que estoy dando directamente del envase para mirarla enarcando una ceja interrogativamente - ¿Qué? – le pregunto inmediatamente mientras veo esa enorme sonrisa en su dulce rostro al tiempo que me señala con la mirada un punto de mi cuerpo - ”¡Joder!... tengo que acordarme de ponerme el pantalón del puto pijama cuando me levante…” – pienso al instante siendo consciente de que con el bóxer que llevo no consigo sino destacar la potente erección con la que me despierto - ¡Venga ya, hermanita!, como si no supieras de sobras que los hombres nos solemos levantar empalmados, es algo fisiológico – le miento, mientras tomo asiento para no molestarla con esa visión. A pesar de que es cierto, de que los hombres nos solemos levantar muchas veces de esa forma, en mi caso sé que tiene que ver con los putos sueños, cosa que no entiendo, puesto que no son sueños como para excitarme sino todo al contrario - ”Y sin embargo ahí está la cosa, bien dura… ¡hay que joderse!” – me reprocho ante la inverosimilitud del caso.


- ¿Qué te preocupa, mi niña? – le pregunto a mi hermana, una vez ya sentado y después de haber dado cuenta de toda la leche que quedaba en el cartón - Tú, Einar, me preocupas tú… - me dice con voz realmente preocupada - Últimamente estás muy raro… me… asustas… - comienza a explicarme, evitando mirarme a los ojos, haciendo que un nudo se empiece a formar en mi estómago al ver a mi hermana de esa forma, sintiendo que ciertos recuerdos desagradables pugnan por reaparecer en mi mente, recuerdos de lo que hice a mi familia, de aquello que no puedo permitir que vuelva a pasar jamás, pero que como no recupere el control sobre mi mismo, como no logre acabar con la inquietud que me causa la jodida pelirroja, no conseguiré evitarlo - Anoche llegaste con la ropa cubierta de sangre Einar… ¿estás….? ¿en qué estás metido? - pregunta finalmente con la angustia marcada en su voz. La verdad es que no pensé que mi hermana habría sido capaz de descubrir los restos de la sangre de Andreas, de ese pobre capullo que está totalmente colado por la puta pelirroja y al que estuve a punto de matar en un intento desesperado por hacerla salir de su escondrijo.

Durante unos segundos, dejo que el silencio, la tranquilidad se apodere de la estancia, manteniendo mis labios sellados y mi mirada en el cartón de leche que sostengo en mi mano derecha, haciendo como que leo las aburridas letras que allí se encuentran, mientras pongo en orden mis pensamientos - Tranquila, Jannike – le digo finalmente, dejando la leche sobre la mesa y alargando mis manos para sostener las suyas entre ellas - Sólo estoy echando una mano a la policía, ya sabes, a esa agente de la que tanto habla el Damián – le voy diciendo en un tono tranquilizador, mientras rozo mis dedos con los suyos y le miro a sus ojos, a esos ojos del mismo color azul intenso que los míos, esbozando una sonrisa tranquilizadora mientras le hablo - Pero esta noche se acabará, te prometo que después de mañana por la noche, todo volverá a ser como antes – termino de decirle con voz firme, mirándole intensamente a los ojos, demostrándole que lo que digo va en serio - ”Sí, hermanita, mañana por la noche, saldré de caza y esta vez la encontraré y terminaré con ella. Te lo prometo Jannike… mañana por la noche acabaré con esa maldita zorra que tanto me obsesiona” – pienso, reafirmándome en mis intenciones de encontrarla, sobretodo ahora que ya sé cómo lograrlo, gracias a la ayuda involuntaria del pobre Andreas.



[/color]


Última edición por Einar Sørensen el Vie Nov 09, 2018 6:47 pm, editado 1 vez


Einar Sørensen
Mensajes : 222

Reliquias : 1177

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo


Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Tener la salida tan cerca y a la vez tan lejos era algo que la desquiciaba. Pues Einar era fácil de manipular e incluso podría conseguir rebajar su cabreo, pero ahora no había rastro del humano, el lobo era quién manejaba su cuerpo y quién quería venganza por todo lo que le había hecho pasar. - Sørensen es fuerte. Su parte humana es tan cabezota que aunque me mates seguirá dándote guerra hasta el fin de tus días. -Empezó a reír porque sabía que tenía razón en lo que decía.

- Todo luchador conoce sus batallas. -Dijo después de escuchar como se burlaba de ella y le dejaba claro que nada de lo que dijera le importaba. Pero teniendo en cuenta que le quedaban horas de vida, la pelirroja no iba a quedarse callada precisamente. Quizá acabaría cortándole la lengua para dejar de oírla o quizá gritaría más cuando le lanzara el agua ardiendo a su cuerpo. Idea que le hacía estremecerse pensando ya en lo que dolería.

Aquella frase llena de ironía le recordó a su parte humana. Teniendo la pequeña esperanza de que el humano no estaba tan lejos, por algún motivo su parte animal le seguía atrayendo demasiado, aún teniendo en cuenta el sufrimiento que aún le esperaba. Volvió a gritar al notar como la cogía del pelo para después chocar contra el suelo. Golpe que la dejó más dolorida aún haciendo que cerrara los ojos, mientras intentaba agarrarse a algo para que dejara de arrastrarla por el suelo, intento que fue inútil y por mucho que intentó resistirse no sirvió de nada.

Viendo su muerte tan cercana y la locura de Einar en sus claros ojos que aún se tornaban más oscuros no pudo evitar el ataque de risa nerviosa que le produjo ver como la llevaba al mismo sitio, donde acabaría su venganza. - Vendrá a por ti. Mi final será el principio de tu verdadero infierno. Le conoces, has estado con él. -Empezó a decirle con una risa tan loca que mostraba que por una maldita vez estaba hablando de verdad. - Mi sufrimiento no será nada comparado con el tuyo... -Volvió a reír esta vez más fuerte- Porque nadie puede escapar de él... Ni siquiera tú, más siendo su objetivo en el pasado. -La desesperación se apoderó de ella, haciendo que saliera mediante la risa. Incluso soltando información que tenía claro que no iba a decir. Esperando que una parte de Einar, la que importaba, se quedara con lo que acababa de decirle y lo tuviera en cuenta. - Pero tu vida es tan patética, que te hará un maldito favor. -Contuvo la risa mientras apoyaba la cabeza en la madera y esperaba a que la matara.

Observó como bebía de una de sus bolsas de sangre y sin poder evitarlo se sintió atraída, casi disfrutó de aquella visión mientras mordía su labio. Vio como aquel preciado líquido recorría la boca, barba y finalmente bajaba por el cuello del lobo mientras le devolvía la mirada. Compuso una expresión de dolor y apretó los labios cuando se puso encima de su vientre, ya que las heridas con el cuchillo aún estaban recientes. Notó el calor del agua ardiendo al lado de su cabeza y supo lo que vendría a continuación. No dijo nada más, solo dejó que hiciera lo que tenía pensado, pues el final llegaría y la idea del eterno descanso empezaba a parecerle muy placentera. En pocas horas se abrazaría al sueño eterno y ello daría pie a la venganza su creador, quién se volvería loco al saber que un maldito lobo había matado a lo que para él era, su perfecta creación. Criada y educada bajo sus estrictas órdenes y criterios. A quién pese no tenerla cerca suyo, la seguía de cerca, estaba segura de que sabiendo donde estaba en cada momento.

Golpeó con la palma de sus manos cuando sintió como el agua recorría su boca y garganta, quemando todo lo que encontraba a su paso. Haciendo que las lágrimas se agolparan en sus ojos, sin poder evitar mover la pierna buena. Cerró los ojos dejando que las lágrimas cayeran a ambos lados. En un vano intento por privarle de la visión de verla llorar.

El quemazón al principio le pareció insoportable, pero su umbral de dolor era bastante alto. No obstante su garganta se llevó la peor parte junto a su boca, la cual intentó cerrar pero Sørensen mantenía bien sujeta para mantenerla abierta mientras vaciaba todo el agua. Se quedó quieta esperando lo que tuviera que llegar. Mientras era consciente de que la había humillado y despojado de toda dignidad, yacía en el suelo desnuda, llena de sangre y ahora con quemaduras que dado su estado tardarían en sanar.




Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:





Full Moon:


Irina Volkova
Mensajes : 186

Reliquias : 333

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

La excitación no podía ser más sublime, todo mi cuerpo así lo notaba, pues todos mis sentidos se sentían estimulados al máximo, el olor a su sangre me embriagaba como el mejor de los aromas, el sabor de la sangre en mi boca, la visión de sus lágrimas abandonando por fin sus ojos, el sonido de sus sollozos y la frialdad que emanaba de su hermoso cuerpo, todo ello me estaba conduciendo a un éxtasis que nunca antes había llegado a lograr. Por fin estaba logrando mi venganza y estaba siendo mucho mejor de lo que hubiera podido vivir en mis sueños, aquellos sueños que me han estado atormentando desde que ella apareciera en mi vida, pesadillas de las que me levantaba alterado, cabreado como hacía tiempo que no estaba y extrañamente excitado, una mezcla asquerosa que no lograba contener - "Pero ya está… ya casi está… pronto todo esto habrá acabado…" – pienso con una mezcla de alegría y tristeza a la vez, pues realmente estoy disfrutando torturándola, algo que jamás antes había hecho realmente.

El agua hirviendo no solo había conseguido callarla de una puta vez por todas, sino que había logrado que por fin llorara de dolor, que por fin se rindiera, aunque me jodía sobremanera tener que aceptar que había aguantado su destino con una entereza digna de admiración. Estaba claro que era una digna rival y que en cierta forma iba a echar de menos el tenerla cerca al haberse convertido en mi única obsesión durante todo este tiempo. La vampiresa había luchado con fiereza durante toda la noche, había utilizado todos sus trucos para intentar escapar, volver a vencerme o humillarme por enésima vez, pero ella misma había cavado su propia tumba al presionarme demasiado, al lograr que perdiera el control de forma tan brutal, dejando que la parte más oscura de mi, que mi bestia, que el lobo sediento de venganza que habita en mi interior tomase el control y ahora ya no hay vuelta atrás, ya no hay quien pare nada de esto. Por este motivo sus últimas palabras habían pasado completamente desapercibidas para mi, puesto que, aunque revelaban datos importantes a la par que planteaban más preguntas sin respuesta, ahora mismo me importaban una puta mierda, ya que solo quería disfrutar devolviéndole cada golpe, cada humillación recibida por su parte.

Por este motivo, por la gran excitación, por el deseo insaciable de hacerle más daño, que provocar que ansíe su muerte definitivamente, que suplique porque termine con su sufrimiento necesito hacerle más cosas, necesito humillarla de forma aún más profunda, más dolorosa, de dañarla aún más, de prolongar su sufrimiento hasta el final, pues ya no me importa que el cachorro sufra daño, que alguien pueda vernos, pues pienso mantenerla viva, sufriendo hasta que el sol nos salude con su claridad y termine finalmente con los despojos que puedan quedar de ella.

Llevado por esta rabia, por esta necesidad imperiosa de lastimarla aún más, elevo la olla de agua hirviendo por encima de su cabeza y lanzando una carcajada totalmente macabra, una carcajada desquiciada, vierto todo el contenido sobre su brazo y mano izquierdos, cambiando en último momento la idea de achicharrar su bello rostro para hacerlo con esa parte de su cuerpo que pronto adopta una coloración rojiza intensa a pesar de la escasa sangre que debe quedar ya dentro de su organismo. Pero esto no era suficiente, no, necesitaba más, tenía que hacerle pagar aún mucho más por todo lo que me había hecho pasar estos días, así que una idea siniestra, algo que jamás en mi puta vida me habría atrevido a hacer, se crea con toda claridad en mi mente, haciendo que el lobo, que yo, lance un aullido de excitación ante la imagen mental de lo que voy a hacerle.

Sin permitir que el grito que siento en mi mente, esa negación de mi parte racional, de mi antiguo yo, salga de mi mente sujeto su cuello con fuerza, apretándola sin piedad hasta que noto el crujido que hace su tráquea al aplastarse bajo la fuerte presión de mi agarre. Sé que no necesita respirar para vivir, por lo que aunque le acabe de destrozar su vía de entrada de aire, no dejará de existir en este maldito mundo, pero sí que dejará de hablar, pues ahora no puede ni entrar ni salir aire de su cuerpo cadavérico, terminando así con cualquier tipo de cosa que tuviera que decir. . - ¿Qué zorra?, ¿sientes ya tu cuerpo caliente de nuevo? ¿No añorabas la sensación del calor en tu cuerpo? Tranquila que voy a asegurarme de calentarte por dentro tanto como por fuera… – le digo con tono siniestro, sin soltar mi presa sobre su garganta mientras con la otra mano comienzo a desabrochar mis pantalones dispuesto a llevar a cabo esa última idea.

Con mi oscura mirada clavada en su rostro, disfrutando de su belleza cubierta de lágrimas y sangre, libero mi hombría de su prisión de ropa sintiéndola palpitar ante la excitación del momento, pues desde hace rato que su dureza me ha estado incomodando. Sin preámbulos, sin intención de disfrutar de esto, con el único objetivo de humillarla más aún muevo mi cuerpo hasta lograr la posición ideal para poder penetrarla, cosa que no dudo en hacer ni un instante, moviendo mis caderas con un golpe seco, sabiendo que no debe estar dilatada ni lubricada, notando al instante la resistencia de sus paredes rozar contra mi miembro, arrancándome un gruñido de protesta al tener la sensación de estar metiéndolo en un bloque de hielo. Para mi molestia, el extremo frío de su cuerpo, de su interior, provoca que pierda algo de su dureza cosa que consigue cabrearme sobremanera y sobretodo que afirme mi intención de continuar con esto. . - Lo llevas claro si crees que me vas a ganar aquí, si crees que me vas a humillar una última vez.. – le espeto entre gruñidos mientras vuelvo a empujar con las caderas, introduciéndome totalmente en su interior, sintiendo nuestras pelvis unirse finalmente. Seguidamente, sin dejar de mirarla, de estrangularla con mi mano libre, comienzo a moverme con golpes secos, duros, destinados a abrirla a la fuerza, a violarla, a tirármela sin placer, buscando única y simplemente humillarla más profundamente si cabe, notando como a cada embestida recupero la dureza necesaria para seguir abriéndola, consiguiendo romper cualquier resistencia que encuentro, calentando su interior, haciendo que cada vez sea más agradable y más fácil penetrarla, notando cómo la excitación de la victoria aumenta ante las sensaciones que me provoca usarla de esa manera.


Einar Sørensen
Mensajes : 222

Reliquias : 1177

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Su físico mostraba a alguien hermoso que parecía tener el mundo a sus pies, pero lejos de eso, para causar esa apariencia en los demás había tenido que transformarse en vampiro. Y para luego seguir con sus planes, todo tipo de entrenamiento físico y mental. El físico siempre le había parecido más llevadero mientras que el mental... No lo soportaba. Por ese motivo su creador hizo especial esfuerzo en esa parte, haciendo que su mente se convirtiera en su peor enemigo. Demostrándole que alguien, cualquiera, en las manos adecuadas podía corromperse. Ese había sido su caso...

Sin poder evitarlo, sus llantos inundaron su preciada y adorada cabaña. Lo que empezó como un juego para ella, ahora estaba cogiendo un camino que le recordaba mucho a los castigos sufridos hace años. Fue ahí cuando notó como sus manos temblaban, aunque lo ocultó a los ojos del que ahora tenía claro que era su enemigo. Dándose cuenta que hasta entonces no lo había considerado como tal, simplemente le había usado para sus fines... Pero a la larga también iba a beneficiarle. Lo que más temía era la salida del sol, ya casi podía sentir el dolor y como desaparecería poco a poco. Al notar el calor del agua supo que quería que sintiera ese dolor por adelantado, prolongándola la agonía.

Miró a los ojos a Einar, viendo tan lejos al humano que había conocido en aquel bar... Sorprendiéndose así misma sobre lo orgullosa que estaba de haberlo escogido y casi maldiciendo no haber terminado en esa habitación como él pensaría que iba a terminar. Había pagado todo lo necesario a la bruja para su recuperación una vez había sido proclamado el vencedor y había traicionado a unos cuantos subterráneos, ganándose asi, como no, unos cuantos enemigos más. Decisiones y acciones que no llegaba a entender, pues solo beneficiaban a Sørensen. No le sorprendió que no hiciera caso de sus palabras, era la reacción que esperaba. Había provocado a la bestia y ahora que andaba suelta unas cuantas palabras sin sentido a sus ojos, no iba a detenerlo.

Gritó de dolor al notar como seguía tirándole el agua hirviendo, escuchando su risa, algo muy típico de ella. Reírse así de los demás y que ahora se lo estaban devolviendo. Cerró los ojos y luego tosió, notando como su garganta estaba en carne viva. - ¡No, para! ¡Sørensen, suéltame! ¡No...! -Con su última palabra se escapó un contenido sollozo mientras su labio inferior temblaba.

Abrió los ojos sorprendida cuando la cogió del cuello y mucho más, cuando oyó como este crujía. Había alguien que le había infundido ese sentimiento, alguien a quien solo con oír sus pasos desde lejos le hacia temblar de miedo, esa sensación se repetía. Creyendo que no conocería a nadie que fuera capaz de hacerle las cosas que su creador le había hecho. Su corazón estaba tan acelerado que por un momento solo escuchaba sus latidos y su voz de fondo.

Ya estaba comprobando como se tuvieron que sentir ellas cuando les llegó su momento. Siempre había creído que el humano era más fuerte, pero tras escuchar las siguientes palabras... Le quedó claro que no y que había cometido un error que le había a costar muy caro. Le consolaba saber que acabaría mucho peor que ella. Con la mano que tenía libre y el brazo que podía mover intentó quitárselo de encima en un intento fallido. Aunque gritaba por dentro, no podía hablar ni decir nada, simplemente sus ojos estaban siendo quiénes hablaban por ella en ese momento. Los cuales se llenaron de lágrimas de nuevo, sorbió por la nariz como acto reflejo y notó como las lágrimas recorrían el rabillo de su ojos para acabar por su rostro y finalmente llegar a su oreja.

Clavó sus ojos verdes en los oscuros del lobo, porque era a quién tenía ahora mismo delante, a punto de hacerla suya por la fuerza. Pero... ¿Acaso ella no había deseado verlo? Se había esmerado por hacer que Einar perdiera el control una y otra vez. Jugando con su pasado y sus recuerdos más dolorosos, disfrutando como nunca la primera vez que la había deseado tanto que sus ojos no lo podían ocultar, y que ella respondió drogándole y llevándole en contra de su voluntad a luchar por su vida. Y eso solo había sido el principio de las muchas putadas que le había hecho y, había disfrutado de todas.

Con imaginar la parte más salvaje de Einar salir a la luz, viéndolo en las peleas sintió como se humedecía y deseó tenerle encima como estaba haciendo ahora, solo que en un contexto totalmente diferente. Se sentía humillada y derrotada, pero no era idiota y sabía que había provocado que su parte más animal aflorara y le había hecho tanto daño que no se rendiría hasta que el sol quemara su carne y las cenizas volaran con el viento borrando así su paso por la vida...

Ni aún estando en ese estado se lo iba a poner fácil, por lo que hizo fuerza con sus piernas y apretó su sexo para hacerle más difícil que entrara en ella cuando escuchó como bajaba la cremallera de sus pantalones y acercaba su erecto miembro a su vagina. El gruñido de rabia por parte del lobo le demostró que estaba logrando su objetivo, lo que aunque por fuera no lo hizo, la hizo sonreír satisfecha por dentro de joderlo una última vez más... Cerró los ojos al notar como movía sus caderas bruscamente, buscando penetrarla. Estaba tan malherida que sus fuerzas menguaban sin que lo pudiera evitar. Llevó su mano al rostro del contrario arañando todo lo que encontró a su paso, sabiendo que eso le enfadaría aún más si cabía. Hasta que finalmente sintió como entraba en ella. Y ya no se resistió, aflojó la fuerza de sus piernas mientras arqueaba su espalda. Sus brazos cayeron a ambos lados mientras se movía al compás de las embestidas de Sørensen. No opuso resistencia y pese a que sabía que el sentimiento de él hacia ella era de repulsión, su respiración junto al sonido de sus latidos le hicieron darse cuenta de lo mucho que había deseado tenerlo así encima de ella. Abrió los ojos para buscar su mirada, observando muy de cerca la cicatriz que le habían hecho en una de las peleas, reconociendo que le daba un aspecto mucho más sombrío.

Cerró los ojos con fuerza al ver por unos segundos el rostro de su creador con esa sonrisa que tanto la asustaba, mientras seguía entrando cada vez con más fuerza en ella. Entonces recordó lo que su creador le contaba sobre ellos, sobre la bestia que se instalaba a vivir en ellos haciendo que no pudieran controlar que saliera y que arrasara con todo lo que encontraba a su paso, sin embargo, nunca había estado a favor de ese profundo odio hacia ellos. Y ahora iba a morir a manos de uno, después de provocarle la mayor de las agonías y humillarla de varias formas. Ahora se arrepentía de haber protegido al humano, aunque se burlara de él y lo torturara, había buscado como compensar todo eso.

Mientras Sørensen seguía agarrando su cuello, pese a que no le estaba provocando ninguna asfixia, escuchaba como su corazón se aceleraba, haciendo rápida y pesada su respiración. Penetrándola una y otra vez, ahora más rápido, buscando llegar al clímax y como había dicho antes, hacer que se sintiera caliente por dentro. Realmente deseaba que saliera el sol y acabara con su sufrimiento de una vez por todas. La primera noche tras escapar, había sido asaltada por unos lobos que habían querido violarla y seguramente matarla. Su libertad era tan añorada y deseada que había conseguido hacerles frente sin mucho esfuerzo. Todo encajó en su cabeza, Einar era digno sucesor de su creador, por eso tanto empeño e insistencia en convertirlo en un hijo de la noche. Por eso la castigó de esa manera cuando supo que lo había salvado y ocultado que seguía vivo. Ahora entendía el gran interés de su creador por Sørensen.

El sudor de Einar, causado por la excitación del momento le cayó encima, mientras sabía que pronto se correría dentro de ella. Cerró los ojos y deseó que pasara rápido.

Ambas piernas también acabaron extendidas en el suelo de la cabaña, aunque durante unos segundos había aprisionado la cintura del lobo haciendo que entrara en ella hasta el fondo. No tardaría en caer inconsciente, apenas escuchaba algo llegado a ese punto, ni siquiera podía moverse. Sentía como si estuviera en una nube y aunque quiso abrir los ojos, no lo logró.





Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:





Full Moon:


Irina Volkova
Mensajes : 186

Reliquias : 333

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

Parecía irónico, como siempre suele ser en esta puta vida. Cuando la conocí en aquel bar deseaba penetrarla y, curiosamente, meses después lo estaba logrando aunque no de la forma deseada, no con cariño sino con rabia. Pues es este el sentimiento que me insta a seguir entrando y saliendo de ella con dureza, con brutalidad buscando provocar daño no placer, sintiendo cómo mi corazón bombea la sangre con rapidez, con furia mientras mi respiración jadeante y el sudor que recorre mi cuerpo dejan bien claro el esfuerzo al que estoy sometiendo a todo mi organismo.

Su reacción no se hace esperar y para mi gran satisfacción puedo ver las lágrimas, las cuales se me representan una bella imagen, recorriendo su rostro, un rostro compungido por el dolor y sobretodo por el miedo. Por increíble que pudiera parecer, por fin ese rostro níveo mostraba esa expresión de angustia que había luchado tanto por provocarle. La satisfacción que siento es tal, que permito que arañe mi rostro sin impedírselo, sintiendo sus uñas arrancar parte de ella y cómo el calor y la viscosidad de mi propia sangre se mezcla con mi sudor, haciendo que el escozor que me provoca me anime a mover con más fuerza mis caderas, a seguir penetrándola salvajemente. - ¿Es esto lo que buscabas puta?, ¿Querías provocar al lobo? ¿Jugar con él? – le pregunto entre gruñidos provocados por el esfuerzo - ¿Es que no te enseñaron que los lobos siempre acaban mordiendo? – le suelto ahora burlón al tiempo que me introduzco con todas mis fuerzas en su interior, sintiendo cierto crujido de la madera debajo nuestro mientras me deslizo ya sin problemas muy dentro de ella, notando como ya está caliente gracias al calor excesivo que desprendemos los de nuestra especie, otra de las diferencias insalvables, de las características tan opuestas que nos caracterizan y diferencian a los hijos de la luna y de la noche.

De haber estado en aquella habitación de hotel, seguramente mi comportamiento hacia ella hubiera sido mucho más relajado, buscando hacernos disfrutar a ambos del encuentro sexual, provocando las agradables sensaciones que los actos de la carne provocan en todos los seres. Pero a pesar de no pretender disfrutar con ello, de simplemente humillarla aún más, es imposible que mi cuerpo no reaccione a la fricción de mi carne contra la suya, sintiendo como, muy a mi pesar tarde o temprano acabaré llegando al clímax y derramándome en su interior, algo que no deseo, que no quiero, pero que me veo incapaz de evitar aunque por lo visto no soy el único ya que, por increíble que pudiese parecer, noto cómo, después de permanecer largo rato sin luchar, dejándose hacer como si de una muñeca rota se tratase, cruza sus piernas sobre mi espalda como animándome a continuar, cosa que me desconcierta ligeramente sobretodo ante el fútil acto de malgastar sus últimas energías y soportar el dolor que le debe estar causando movilizar la rodilla destrozada para realizar ese gesto sin sentido el cual, a pesar de durar unos escasos segundos es más que significativo.

Sin embargo, ese pequeño gesto provoca que la imagen de mi querida y difunta esposa aparezca reflejado ante mí, como si fuera a ella a quien estoy agarrando del cuello y no a la jodida sanguijuela. Sabiendo que no se trata más que una imagen del pasado, sacudo con vehemencia mi cabeza sin dejar de penetrarla.  - Pappa, ¿Por qué he haces daño? -la voz de mi hija parece sonar de repente en mi en un tono que me recrimina mi comportamiento - "¡Largo!, no tienes poder sobre mí, ¡te maté!, devoré tus entrañas y disfruté con ello" – le grito mentalmente mientras un gruñido más profundo surge de mi garganta, pues sé perfectamente que no es más que un producto de mi imaginación, algo que no es real y que no va a conseguir frenarme. - ¿Por qué haces daño a mi hada madrina? -. Ésa pregunta, pronunciada con la llorosa voz de mi hija provoca que un estallido de luz blanquecina ciegue mi vista durante unos segundos, transportándome a un recuerdo completamente olvidado, reviviendo aquella tormentosa noche moscovita, en la que mi mujer se ausentaba de casa por trabajo y, sabiendo que mi pequeña se asustaba de los rayos quise llevármela a mi cama y ella me sorprendió diciendo que primero tenía que darle las buenas noches a su hada madrina, a ”esa mujer de cara de blanca como las muñecas de porcelana de la tienda de la esquina, de ojos tan claros como los tuyos pero verdes  y de pelo rojo como el que no me dejas que me ponga”. La voz de mi hija resuena ahora con fuerza en mi cabeza, repitiendo aquellas palabras, palabras que no le hice mucho caso a pesar de su insistencia en que todas las noches venía a visitarla según ella. Unas palabras que ahora toman un significado aterrador - "¡No!, ¡No puede ser!, ¡Es imposible!, ¿En serio eras tú pedazo de zorra?, ¿Eras tú quien venía cada noche a ver a mi pequeña?, ¡No!, ¡No puede ser!" – ante esa verdad arrolladora, una verdad que resuelve y explica muchas de mis preguntas, no puedo evitar que mi cuerpo reaccione al instante, soltando su cuello de mi agarre para incorporarme con rapidez ayudándome de ambas manos, apartándome al momento, saliendo de ella definitivamente mientras en mi rostro queda reflejada la sorpresa y la estupefacción que dicha verdad me está provocando.

Con pasos temblorosos, los ojos bien abiertos y negando repetidamente con mi cabeza, me alejo de ella, observándola, viendo lo que he hecho con ella, siendo testigo ahora sí de la sangre que le he arrancado del cuerpo, de la fea herida que se encuentra en donde antes estaba su preciosa rodilla, del enrojecimiento y las ampollas que cubren sus labios y su extremidad superior izquierda, del feo hematoma que cruza su cuello - "¿Qué has hecho? ¡Qué cojones has hecho!" – me grito mentalmente mientras la consciencia de mis actos me golpea con la misma intensidad que cuando recuperé el control tras haber asesinado a mi mujer e hija.

Sintiendo las mismas náuseas que entonces, incapaz de volverme a enfrentar a esas sensaciones, a esos recuerdos me giro con rapidez, apartando mi vista de ella, comenzando a caminar con rapidez hacia la ventana más cercana, lanzándome a través de ella hacia el exterior, adaptando mi forma animal durante el salto, cayendo sobre mis patas delanteras y posteriormente las traseras, a las que obligo a impulsarme, iniciando así una carrera desesperada mientras en mi cabeza no dejo de recriminarme con la misma pregunta - "¿Qué has hecho?" –.

Como alma que lleva el diablo avanzo por el bosque, sin importar que mi corazón esté latiendo al máximo de su capacidad, que mis pulmones sean incapaces de obtener el oxígeno necesario para que mis músculos puedan continuar con esa alocada carrera, decidido a no detenerme hasta no poder más, terminando finalmente por tropezar ante la incapacidad de mis músculos por seguir avanzando, cayendo sobre la hierva del lecho boscoso, lanzando finalmente un aullido, un largo y profundo aullido de desespero, de rabia y de dolor. Retomando mi forma humana para lanzarme sobre el primer tronco que encuentro a mi paso, golpeándolo con mis puños desnudos, una y otra vez, con la misma furia que había utilizado para poseerla en el sucio suelo, destrozando la corteza y mis nudillos en el proceso, hasta no poder más y caer de rodillas sobre la húmeda hierva, alzando mi cabeza hacia la oscuridad del cielo nocturno mientras de lo más profundo de mi garganta surge un alarido de dolor, un grito de angustia que da pie a que las lágrimas acudan a mis ojos, desbordándose de nuevo ante la realidad, ante el hecho de ser consciente de que lo he vuelto a hacer, de que mi parte animal ha vuelto a tomar el control y que, lo peor de todo, es que lo estaba disfrutando.

Así, entre sollozos descontrolados, cubro mi rostro con mis manos, encogiéndome delante del tronco, mientras los gritos, el terror de las caras de mi adoradas mujer e hija dan paso a una mirada acusadora por su parte, a una recriminación por haberle hecho todo eso a la vampiresa, por haberme dejado llevar por mi parte más oscura, consiguiendo que esa abrumadora sensación de culpa vuelva a golpearme pesadamente, arrastrándome nuevamente a la vieja y conocida desesperación.


Einar Sørensen
Mensajes : 222

Reliquias : 1177

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Aprende a disfrutar del dolor y se volverá placentero... Su creador le había repetido esa frase millones de veces, aparte de "Todo ser en las manos adecuadas puede brillar o por el contrario sumirse en la oscuridad". Ella siempre había sabido que su caso sería lo segundo, aunque por años soñó con la fantasía de lo primero. Al menos todos los esfuerzos de Drakkar para que la pelirroja soportara el dolor a un nivel considerable daban su fruto ya que hasta dejó de sentir ese agudo dolor en el hombro y en su rodilla, menos cuando rodeó la cintura del lobo con toda la fuerza de la que fue capaz, había pasado a un segundo plano. Las puñaladas en su abdomen casi eran placenteras, desde luego no era la primera vez que le apuñalaban, hasta sospechaba que su creador había cogido cierto gusto por hacerlo con la excusa de aguantar el dolor y transformarlo en placer.

Estuvo segura que pese a que le costaba abrir los ojos le pareció escuchar como crujía el suelo de su cabaña y entonces se dio cuenta de la fuerza que Einar estaba haciendo, por no hablar de que aunque él no quisiera reconocerlo ella estaba ganando de nuevo, porque finalmente había conseguido lo que quería, aunque no del modo que le hubiera gustado. Pero finalmente la estaba haciendo suya, ambas cuerpos se habían unido y por su respiración, estaba esforzándose mucho aunque fuera por buscar todo lo contrario a provocarle placer con ese acto. Siempre había sabido que se le daría mejor follar que torturar y que la poseyera tan salvajemente hizo que acabara humedeciéndose, facilitándole así la penetración, que entrara dentro de ella, pese a que al principio había puesto resistencia. Jamás creyó terminar en ese estado pero varias cosas le quedaron claras. Sørensen tenía razón al avisarla cada maldita vez que ella le había hecho alguna de sus jugarretas para desquiciarla. Y ya tenía claro porque Drakkar quería con tanto ahínco a Einar con él, expresamente iba a ser su mano derecha. Tenia muchas cosas que a ella le faltaban y ese sería otro claro motivo. Pero el hecho de que formara família y un lobo se le adelantara arrebatándole a su objetivo.. fue un golpe bajo... Y ella fue quién acabó pagando la ira y frustración de su creador.

De no haber estado tan débil hubiera disfrutado de ver dos personalidades tan distintas en el mismo cuerpo. Ahora comprobaba que el lobo era más fuerte que ella por mucho que le jodiera. Dado al largo rato o al menos eso le pareció a ella, que llevaban, y por la ligera fatiga en la respiración del lobo, supuso que no le quedaría mucho y pronto notaría ese calor embriagador dentro de ella, que contrarrestaba con su cuerpo y que aunque no podía hablar ni moverse, le iba a gustar.

¿Porque en una situación así en vez de odiarle como había hecho al principio estaba disfrutando? De todas formas, el cansancio y la pérdida de sangre hacían que le fuera dificil mantenerse consciente, pero si notó cuando salió de ella y se separó alejando ese calor corporal suyo que tanto le gustaba. Dejándola en el suelo hecha un completo desastre. Quiso moverse a un lado al menos para no sentirse tan miserable, pero su cuerpo no reaccionó y a lo lejos escuchó el murmullo de Sørensen. Esta vez actuando totalmente diferente.

-----------------------------------------------------------------------------------

Se acercó a la ventana que estaba abierta y con cuidado, encargándose antes de ocultar su olor a posible enemigos, aún sabiendo que Einar no se daría cuenta y mientras su objetivo no se diera cuenta lo demás no importaba, se coló en la habitación. Al entrar un agudo pitido la hizo dar un respingo y miró el juguete de plástico con cara de odio para luego darle una patada. Miró a su alrededor dándose cuenta que estaba en la habitación del retoño de Sørensen. Por suerte para ella la niña no estaba por lo que pudo tomarse su tiempo para cotillear, aprovechando que tanto el hombre como la niña estaban en la parte de abajo. ¿Como reaccionaría si supiera que su asesina estaba pisando su hogar? Qué ironía.

Entonces fue cuando notó como algo tiraba de su vestido y abrió los ojos sorprendida por no haberse dado cuenta de la presencia de la niñita al volver a su habitación, ya que andaba metida en sus pensamientos. - Hola. ¿Quién eres? -La voz de la cría sonó alegre e incluso ilusionada por verla allí. Pero la pelirroja se agachó hasta quedar a su altura y le respondió un largo "Shhhhhhh". - Vienes todas las noches, pero nunca habías entrado aquí. -Volvió a hablarle mientras estiraba una mano y tocaba su pelo. - ¡Qué largo! Le diré a papá que quiero ese color también para mi pelo. -Mostró una sonrisa inocente ajena a lo peligroso de aquella situación.

La vampiresa se levantó cerrando la puerta y corriendo el pestillo, sabiendo que Einar no tardaría en aparecer en busca de su niñita. - Escúchame bien, no somos amigas, ni soy el tipo de persona con el que debes mantener una conversación. No puedes contarle a nadie que me has visto, ¿me guardarás el secreto? -Fue lo que dijo cuando en verdad quiso decir, porque sino tendré que matarte.

- Eres muy guapa. -Se acercó de nuevo a la vampiresa, sin ningún miedo. Pese a que era una desconocida. La voz de Einar llamando a la pequeña Nadia, hizo que se moviera nerviosa acercándose a la ventana. - No, espera. Papi también querrá conocerte, es muy bueno, no te vayas. -Le pidió acercándose y volviendo a coger su vestido. Abrió la ventana al escuchar como Einar empezaba a subir las escaleras. - ¿Volverás mañana? -Le pidió a lo que la vampiresa le respondió con una sonrisa ladina mientras salía a la fría noche y desaparecía.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tras un rato boca arriba sin poder moverse, estando inconsciente, abrió los ojos de golpe mientras llevaba una mano a su cuello comprobando que aún seguía roto y otra a su hombro tocándolo y notando un intenso dolor de nuevo. Un quejido de dolor resonó en la estancia mientras ahora si se daba la vuelta. Buscó con la mirada a Sørensen, pero estaba sola en la cabaña. Quiso llamar a Valhalla pero su voz no salió por lo que acabó dando la vuelta y quedando boca abajo en un vago intento por levantarse. No iba a poder moverse sino se alimentaba y aunque le llegaba el olor de la sangre que Einar había desperdigado por el suelo, no tenía fuerzas suficientes para moverse.

Entonces cayó en la amenaza de la salida del sol y volvió a intentar levantarse, consiguiendo malgastar las pocas fuerzas que iba recuperando sin conseguir ningún resultado. Iba a llegar la hora de amanecer y sino se movía, moriría. Ahora que Einar se había ido tenía una oportunidad de sobrevivir. Buscó donde poder esconderse hasta que se hiciera de noche de nuevo mientras se ponía de lado de nuevo.







Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:





Full Moon:


Irina Volkova
Mensajes : 186

Reliquias : 333

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18

- "Eres como tu padre" – la afirmación clara, dura, dolorosa aparece en mi mente finalmente, causándome un terrible dolor y una sensación de auténtico pavor que consigue que todo mi cuerpo se estremezca ante lo que significa y sus claras consecuencias en mi.

Sin saber cuánto tiempo llevo arrodillado en la húmeda hierva del suelo boscoso, comienzo a sentir el dolor palpitante, y en cierta forma agradable, de mis descarnados nudillos, así como un ligero aumento en el fresco aire nocturno, algo que hace que retire mi frente, la cual lleva ya largo tiempo apoyada sobre la rasposa corteza del árbol que golpeé con rabia y furia hace rato. En cuanto abro mis enrojecidos ojos, notando la sequedad provocada por la gran cantidad de lágrimas vertidas, no puedo evitar percatarme de un tenue cambio en la oscuridad reinante. Un cambio de luminosidad y de temperatura que me indica claramente, gracias a la experiencia ya vivida, que el amanecer está a punto de llegar y con él llegará el peso de la abrumadora culpa - "Y el jodido sol que acabará lo que tú empezaste" – me recuerdo fríamente sabiendo que era lo que, hasta hace unas horas, deseaba con todas mis fuerzas, algo que había permitido que mi lobo tomara el control, que mi oscuridad cubriera todo mi ser y me enseñara aquello que yace en mi interior, aquello contra lo que he de luchar y sobretodo aquello que he de aceptar, esa parte de mi que no puedo negar, pero que debo, por el bien de todas las personas que quiero y aprecio, aprender a controlar.

- "¿Y qué tal si, en vez de quedarte lamiéndote las putas heridas como un capullo no empiezas a actuar de una puta vez por todas? ¡Mueve tú puto culo peludo de una jodida vez!" – me insto, sabiendo que he de comenzar a cambiar ciertas cosas en mi, ciertas actitudes y que ahora mismo puedo hacer algo que, aunque no subsane el daño causado, sí que me puede servir como primera piedra en el camino hacia mi redención. Un camino largo, que seguramente no terminaré, pero que nunca lo sabré si no empiezo a actuar ya. Así, sin incorporarme siquiera, adopto mi forma animal, volviendo a recorrer el bosque a toda la velocidad que soy capaz dirigiéndome hacia un punto no muy lejano, buscando comenzar a enmendar algunas de las atrocidades que he realizado esta noche.

En pocos minutos llego hasta el lugar en el que el pequeño cachorro continúa, por suerte, atado a la rama. Sin detenerme demasiado adopto de nuevo mi forma humana, para comenzar a desatarlo entre los ladridos alegres del pequeño, sintiendo una fuerte punzada de dolor y sobretodo de cariño por ese pequeño ser peludo que, a pesar de haberlo dejado toda la noche atado, me saluda con alegría, algo chocante ya que yo, en su caso, no habría reaccionado igual. Sin embargo, el lobezno, no deja de lamer mi rostro, limpiándolo de los restos de sangre y lágrimas, haciendo que lo abrace con más fuerza y susurre una disculpa en mi idioma materno.

Por desgracia, la luminosidad es cada vez más visible, por lo que comienzo a sentir la necesidad imperiosa de seguir actuando, por lo que vuelvo a transformarme ante la sorprendida mirada del cachorro, al cual sujeto con mis fauces del pellejo de la nuca, comenzando a llevarlo como si de mi propio cachorro se tratase por el bosque. Volviendo a una desesperada carrera contra reloj para alcanzar mi destino antes que lo hagan los mortales rayos solares.

La carrera se me hace francamente complicada, pues no puedo correr al máximo de lo que me permiten mis ya agotadas extremidades al tener que cargar con el pequeño colgando de mi hocico, lo cual me enlentece de una forma desesperante pero sé que no puedo dejarlo seguirme por sus propios medios, ya que no me alcanzaría y sería una gran putada si, después de todo, le pasara algo al pequeño. Así, en una lucha desigual ante la rotación planetaria, llevo mi cuerpo al límite por enésima vez esta noche, sintiendo cómo mi estómago ruge a modo de protesta acompañando a mi lobo, el cual vuelve a revolverse cabreado en su prisión.

Finalmente, cuando la claridad del alba ya se vierte por todo el bosque y los pájaros le dan la bienvenida con sus múltiples sonidos, irrumpo de nuevo en la cabaña, observando el cuerpo maltrecho de la pelirroja, boca abajo sobre el suelo cuando el primer rayo de sol aparece en el firmamento, iluminando la zona más elevada del interior de la cabaña. Sabiendo que no puedo permitirme perder ni un solo segundo, suelto al pequeño, quien no tarda en lanzarse ladrando y gimoteando ante el dantesco espectáculo del destrozado cuerpo de su dueña, o lo que quiera que ella sea para él. Adoptando de nuevo mi forma humana sin detenerme más que lo que tardo en soltarlo, para dar un rápido vistazo al interior de la cabaña, descubriendo que anoche hice un gran trabajo para permitir que la luz solar inundara todos y cada uno de los rincones - "Bravo… realmente eres meticuloso…" – me digo irónico mientras poso mi mirada en el único sitio que puede protegerla de una muerte segura. Con rapidez, me dirijo a la cama, retirando las viejas colchas, sábanas y mantas para, a continuación, volver hacia donde se encuentra el cuerpo de la vampiresa. Arrodillándome junto a ella, paso mis brazos por debajo de su cuerpo, sintiendo el frío de su piel al momento, sabiendo que debe estar inconsciente, teniendo cuidado en no dañar su destrozada rodilla. Con lentitud y un cuidado que jamás habría pensado días antes que tendría hacia ella, la llevo en brazos hasta depositarla en sobre la cama, evitando mirar su cuerpo, aquel se se encuentra cubierto por las nuevas cicatrices, sangre y restos de mis sádicas acciones hacia ella. Una vez en la cama, cubro su cuerpo completamente, sabiendo que no hay riesgo de que muera asfixiada.

Una vez completamente tapada, asegurándome de que no va a ser tocada por ningún rayo solar, aparto al pequeño para que no moleste, y me dirijo con rapidez hacia la cocina, rebuscando en los cajones hasta dar con un bote, un viejo conocido mío, el cual, por fortuna, aún contiene parte del repulsivo contenido que me obligaban a tomar cuando estuve recuperándome en este mismo lugar. Tomándolo con una mano, y sacando la otra bolsa de sangre de la nevera vuelvo hacia la rusa, destapando su rostro, el cual ahora sí me permito mirar. Repitiendo un acto que realicé durante su tormento, fuerzo sus mandíbulas para que su boca se abra - Bebe… sé que está asqueroso, pero te irá bien… – le susurro con voz ronca, esperando que no esté completamente inconsciente - y sí, esta es mi venganza por hacer que tu amiga bruja me obligara a tragarme semejante bazofia – añado irónico sin poder evitarlo, mientras dejo caer parte del contenido del bote en su boca, sabiendo que solo tiene su tráquea aplastada, por lo que no le impedirá tragarse la medicina. Una poción que espero sea igual de efectiva para los de su especie como parece serlo para la nuestra. Una vez veo que su boca se ha vaciado, rasgo la bolsa de sangre, vertiendo cuidadosamente el contenido en ella, asegurándome de que no se desperdicia ninguna gota del preciado líquido - Nei, hoy no morirás… pero no creas que lo hago por ti, ni por mi, lo hago por mi pequeña hija. Así que recuérdalo, te ha salvado el recuerdo de una dulce niña – le explico con tono ronco mientras vierto la sangre en su boca - "Una niña que yo maté" – me recuerdo, tras verter la última gota rojiza en su boca.

Seguidamente, y tras lanzar la bolsa lejos, me permito rozar su rostro con la yema de mis dedos, un acto demasiado cariñoso, pero que no puedo evitar realizar antes de proteger de nuevo su hermoso rostro cubriéndolo con las mantas de su propia cama. Entonces, sintiendo como el cansancio de todas las emociones de las últimas horas finalmente comienza a pasarme factura, me siento apoyando la espalda contra la cama, notando como el lobezno no tarda en acurrucarme entre mis piernas - Ikke bekymre deg, no vamos a dejar que le pase nada ¿verdad pequeño? – le digo al animal al tiempo que comienzo a acariciar su pelaje, dispuesto a permanecer despierto todo el día, asegurándome de que no le pasará nada, haciéndolo no por ella, sino por mi difunta hija.



Einar Sørensen
Mensajes : 222

Reliquias : 1177

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Quedarse inconsciente le habría hecho un gran favor y como era costumbre, siempre tendría que aguantar que las cosas a veces no salían como ella quería. Al menos logró ponerse boca abajo y realmente, quiso acariciar su lastimado cuerpo, aunque no se movió más. Adolorida y humillada volvió a sollozar, contra la dura madera de la cabaña mientras volvía a intentar ponerse de pie. Einar se había marchado, pero en su mente la idea de que solo se hubiera dado un descanso para luego seguir con su plan, la hacía sentir verdadero miedo.

Jamás habría llegado a imaginar que acabarían con esa sensación al pensar en él. Le había demostrado aquella noche, y gracias a eso otras habían quedado muy claras en su memoria. Entonces, cuando creyó que jamás volvería notarlo, ni a sentirlo cerca suya, le llegó el olor de su maldito creador. Más claro que nunca, haciendo que sollozara con más fuerza y ahora si, con las pocas fuerzas reunidas intentara levantarse, moviéndose solo unos pasos para luego volver a caer. Ni siquiera podía gritar ni hablar, pero sabía que estaba al otro lado de la puerta. Escuchó como tocaba, la llamó con esa voz seria y firme que siempre tenía. "Irina, mi pequeña... "


Si entraba y la cogía, ahora no tenía posibilidad. ¿¡Y si había sido Einar?! Había ido en busca de su creador para devolverle todo lo que le había hecho. La había llevado casi al borde de la muerte para luego entregársela. Su creador tenía odio a los licántropos, por lo que esa opción era algo difícil de entender, pero no imposible. Además, Einar y ella habían acabado manteniendo relaciones sexuales, por lo que sabía que eso era algo que su creador jamás le perdonaría y ya sabía como arreglaría ese hecho, siendo el siguiente que la tomaría y la haría suya.

Sintió un gran dolor mientras se arrastraba por el suelo, pidiendo a su cuerpo que reaccionara. Los golpes en la puerta fueron más fuertes haciendo que golpeara con sus puños el suelo en señal de protesta. Mentalmente gritó frustrada mientras seguía esparciendo su sangre por el suelo, dejando un ligero camino de donde estaba hasta donde había llegado. La carcajada más cruel y macabra que había escuchado por primera vez se repitió, volviendo a sentir ese miedo.

El olor se desvaneció, dejando de ser tan intenso mientras daba paso al del lobo. Estaba tan agotada por todo lo ocurrido, por todas las sensaciones que se dejó caer contra la madera, mientras escuchaba las pisadas de  Sørensen cada vez más cerca, pero esta vez otro olor hizo que suspirara, estaba vivo. El gimoteo del cachorro le aclaró que no le había hecho daño. Algo que ella en el fondo de su ser sabía, pues Valhalla había cuidado a Einar de todo, incluso de ella misma cuando esté había estado crítico. Sintió como se acercaba a ella y lloraba al verla tirada y en ese estado.

Maldiciendo para si misma el no haber perdido el conocimiento notó como Einar se acercaba a ella, esta vez despacio, con el calor acelerado y ese sentimiento de culpa latente. El humano había vuelto y el lobo volvía a estar encerrado. Su actitud y sus gestos cambiaron completamente, pues ahora la cogía con cuidado entre sus brazos buscando protegerla de la inminente muerte que había deseando tanto. Agradeció el contacto de su cuerpo contra el colchón y entreabrió los ojos para mirar a los dos lobos que estaban frente a ella. Sintiéndose más vulnerable que nunca. Sin poder hablar ni avisarle de lo que acababa de pasar, de que su creador había estado ahí. Aunque ya no percibía su olor, la había encontrado. Su libertad llegaba a su fin, mientras notaba de nuevo ese peso en su estómago, esas ganas de vomitar como había hecho antes.

Soltó un gruñido imitando al propio Einar cuando volvió a cogerla obligándola a abrir la boca. Reconociendo desde lejos el asqueroso olor de la efectiva poción hecha por la bruja. Después la sangre inundó sus fosas nasales, mientras simplemente bebía como podía ya que el lobo se había encargado de partirle el cuello, haciendo algo más difícil el poder tragar en ese momento. Hacia tiempo que no se encontraba en un estado tan lamentable. Escuchaba a los pájaros con sus cantos matinales anunciando la llegada del nuevo día. El sol estaba fuera amenazando con volverla cenizas y lo único que separaba los rayos solares de ella era las sábanas que  Sørensen le había echado por encima.

Escuchaba a Einar hablar con Valhalla, por lo que no habló ni se movió. Sin poder evitarlo sus ojos se cerraron y abrazó la tan deseada inconsciencia mientras se quedaba tumbada en la cama.

Volvió a entreabrir los ojos, aún sintiéndose débil y vio como Valhalla había metido la cabeza debajo de su escondite y le lamía la cara mientras la llenaba de besos. Movió su mano y acarició su cabeza detrás de las orejas, donde sabía que tanto le gustaba notando como este terminaba subiéndose del todo a la cama contento por ver que se recuperaba. Solo llegó a pronunciar un Shhhhh, antes de volver a cerrar los ojos, sin siquiera tener tiempo a comprobar si  Sørensen seguía ahí. Por su bien esperaba que si, dado que si ahora alguien intentaba atacarla Valhalla aún era demasiado pequeño para protegerla.





Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:





Full Moon:


Irina Volkova
Mensajes : 186

Reliquias : 333

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien [Irina Volkova] +18


Durante todo el tiempo que permanezco sentado contra su lecho, no puedo dejar de sentir la mirada acusadora de mis difuntas esposa e hija, así como entender algunas de las preguntas que me había ocasionado la vampiresa. Todas y cada una de sus frases, de sus comentarios van acudiendo a mi mente según va transcurriendo el tiempo, haciéndome comprender que realmente ella estaba allí, que por algún motivo estaba vigilando a mi familia, por eso me conocía, por eso sabía tanto de mi, por eso me había elegido. Estaba tan cegado por mi ira que no había sido capaz de pensar con la claridad necesaria para comprender que no había sido una casualidad que me eligiera para las luchas, que no había sido enviada por la mafia rusa para eliminarme, puesto que de haber sido así no se habría tomado tantas molestias en usarme para aquellas peleas y, mucho menos, me habría mantenido oculto, y con vida, los días posteriores. Eso era algo que ahora veía con total claridad, que ella quizás supo lo que iba a pasar, pero que no pudo impedir. Sin embargo, sus palabras, también generan más dudas, sobretodo todos sus comentarios, sus advertencias de que hacerle daño a ella, provocaría mi propia muerte a manos de alguien poderoso - "¡Maldita sea jodido perro rabioso!, ¿Cuándo cojones aprenderás? ¿Cuándo dejarás de una puta huir para enfrentarte al pasado atrás?" – me grito mentalmente, sintiendo que ése debe ser mi auténtica guerra, que debo dejar de huir y aceptar de una vez por todas lo que soy.

Finalmente, y como siempre pasa y pasará mientras siga existiendo el planeta, el sol termina su recorrido por el firmamento, anunciando con el cambio de luz y temperatura que el día toca a su fin y que pronto la noche retomará su reinado hasta que él, el astro rey, vuelva a reclamarlo. Con el cansancio producido por llevar más de un día sin descansar y sobretodo por la gran cantidad de sentimientos encontrados, obligo a mi cuerpo a levantarse de donde me encuentro. Seguramente debería haberme dedicado a tapar de alguna forma las ventanas en vez de permanecer sumido en mis pensamientos todo el día, pero, aunque hubiera decidido perdonarle la vida, no estaba dispuesto a arreglar nada de lo que había roto, puesto que es algo justo a cambio de todo lo que me ha hecho pasar.

Una vez incorporado, descubro con suavidad el rostro de la vampiresa, el cual parece tener muchísimo mejor aspecto después del descanso de las horas del día y sobretodo de la sangre ingerida. Sé que no habrá sido suficiente y que necesitará más para recobrarse por completo, pero al menos ahora, en cuanto despierte podrá valerse por sí misma lo suficiente como para pedir ayuda o encontrar más alimento.

En cuanto lo destapo el lobezno se despierta, comenzando a lamer con ganas el rostro níveo de la vampiresa, algo que seguramente conseguirá que se despierte, cosa que espero puesto que no tengo intención de marcharme de allí sin comprobar que está consciente.

Mientras espero a que el lobezno la despierte, me tomo la libertad de rebuscar entre los restos de su ropa para localizar su teléfono, el cual no dudo en llevar junto al lecho donde descansa, desbloqueándolo con uno de sus fríos dedos y poder enviar así un mensaje a su amante vampiro para que venga a ayudarla, sintiendo una extraña sensación al rozar su mano con la mía. Una sensación no del todo desagradable, pues no puedo negar que, a pesar de la gélida temperatura de su piel, el roce es inquietantemente agradable.

Tras dejar el teléfono en el suelo, espero unos momentos a que cualquier signo me indique que está consciente, cruzándome de brazos y adoptando una expresión seria en mi rostro, decido romper el silencio que reina en el interior de la cabaña en el mismo momento en el que el último rayo del sol abandona definitivamente la estancia - Nei, no pienso excusar mi comportamiento de anoche. Sabes de sobra que te lo merecías, pero yo no soy como tú – comienzo a decirle en su ruso natal, usando un tono serio, dejando cualquier tipo de ironía o burla de lado - Sé que te debo una disculpa – añado de mala gana sin dejarle que me interrumpa, pues me jode tener que pedirle perdón, pero si realmente quiero diferenciarme de ella y comenzar a cambiar ciertas cosas, debo tragarme mi jodido orgullo y disculparme - Y realmente me importa una puta mierda si la aceptas o no. Pero la próxima vez que quieras que alguien haga algo por ti, pregúntale. ¿Crees que me hubiera negado a pelear por ti si hubiera sabido los motivos reales? – le pregunto usando el mismo tono neutro y serio, sabiendo que seguramente habría aceptado su petición si me hubiera dado una buena explicación, puesto que no puedo negar que no disfrutara en el fondo con aquellas peleas - Pero ya da igual. Me salvaste la vida después de aquello, y ahora el recuerdo de Nadia ha salvado la tuya. Así que ya estamos en paz, ya no hay nada que nos debamos el uno al otro, tú conseguiste lo que querías y yo una parte de mi venganza, así que esto se ha terminado. No pienso buscarte más, no quiero volver a verte jamás ¿me entiendes?, se acabó, me largaré de tu vida como tú harás de la mía. En cuanto me vaya podrás salir y hacer lo que quieras, pero espero no encontrarte nunca más, sino uno de los dos no volverá a ver la siguiente luna – sentencio antes de ordenar con un gesto al lobezno que se quede en la cama,  para seguidamente, comenzar a caminar en dirección a la puerta, dejando que el ruido de las suelas de mis botas resuene perfectamente por la sala mientras me alejo de ella. Abandonando finalmente la cabaña y deseando fervientemente no volver a cruzarme con ella en lo que me queda de jodida vida.    




Con la certeza de que la pasada noche me demostró en lo que puedo llegar a convertirme, en que debo enfrentarme a mis demonios del pasado de una vez por todas, para poder afrontar con una nueva esperanza el futuro, voy alejándome de la cabaña, disfrutando del frescor nocturno y del largo rodeo que pienso dar con mi moto antes de regresar finalmente a casa, en donde abrazaré y besaré a mi hermana demostrándole que ya no volveré a comportarme como en los últimos años, buscando comenzar el camino de mi redención.



Einar Sørensen
Mensajes : 222

Reliquias : 1177

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Du lukter så bra / Apestas tan bien (Einar Sørensen)+18
 

Aquella sensación era agradable, sin poder evitarlo el sonido de ambos corazones latir ahora más despacio le daba una seguridad y un momento de tranquilidad que hacía mucho tiempo que no lograba tener. La adrenalina y la acción estaban presentes en su día a día, a causa de que andara metida en mil asuntos nada recomendables. A ratos conseguía despertarse notando como se iba recuperando, escuchando aún el latir de su corazón, sabiendo que seguía ahí, pero sin decir ni una palabra.

Le pareció raro que no tapara la ventana y se marchara, si aún seguía ahí era porque tenía algo que decirle. El sentimiento de rabia la inundó por ser ella quién ahora estaba así esperando ver que ocurría. Disfrutando de una situación que era rara e inquietante para ella. Pues no era lo normal en su vida, ni iba a serlo.

Pero algo tenía claro y que es su creador había dado con ella, había sido real. Su imaginación no le estaba jugando malas pasadas, era una advertencia. Si Sørensen no le había visto, era porque tenía planes para él también seguramente. De cualquier modo, sintió un tremendo cansancio, pues su siguiente movimiento tenía que ser huir. Volver a esconderse, volver a empezar. Y para ello debía cortar todo contacto con quiénes había conocido hasta ahora. Sintiendo un nudo en el estómago, ya que había sido una estúpida pensando que finalmente había encontrado un sitio donde poder quedarse. Debía estar en continuo movimiento, al menos hasta que hallara la forma de matarlo. Si se arriesgaba y decidía ir a por él, tenía que hacerlo sabiendo claramente que tendría una posibilidad. No iba a cometer una misión suicida y ver como ganaba y volvía a someterla como había hecho siempre.

La luz se fue apagando, dando paso a la noche, la preciada oscuridad que no le haría ningún daño. Sintió como Sørensen destapaba su cara y movió los ojos sin abrirlos aún. Y después los mimos de Valhalla que besaba su cara mientras la pelirroja fruncía el ceño y movía la mano para hacerle parar. Escuchó la voz de Einar y finalmente abrió los ojos despacio, incorporándose, notando como las fuerzas volvían a ella, aunque aún necesitaba alimentarse más. En un acto reflejo llevó una mano a su cuello y la otra a su vientre mientras pasaba la yema de sus dedos y después se ponía de pie, aún desnuda, mirando la cama y todo lo que el lobo había usado con ella.

Su mirada recorrió despacio a Valhalla y después empezó mirando desde abajo a Einar hasta llegar a su rostro, manteniéndole la mirada. Ladeó la cabeza escuchando la primera frase y se acercó al Noruego con paso decidido, entre cerrando sus ojos. - ¿Me lo merecía? -Siseó.

Lo siguiente la hizo mostrar una expresión de sorpresa cuando le pidió disculpas. Segundos antes había recordado como se había burlado de ella mientras la hacía suya a la fuerza. Pero esas palabras no se las esperó por lo que suavizó su mirada asesina y negaba con la cabeza ante lo siguiente. - No seas estúpido. Nadie ayuda sin pedir nada a cambio. Si te lo hubiera dicho me habrías tomado por una loca. -Soltó un bufido sabiendo que ella tenía la razón.

Oír de sus labios el nombre de la niña más la afirmación de que no volverían a verse hizo que llorara sin darse cuenta, llevando una mano a su rostro mirando sorprendida de nuevo aquellas lágrimas. Sollozó y se acercó a Einar para darle golpes en el pecho, sin saber que diablos había hecho para que esa puerta que tanto le había costado cerrar, ahora se abriera. Haciéndola sentir y tener piedad, cuando le habían enseñado a base de palizas que eso no podía ser. - ¿Qué me estás haciendo? -Volvió a pegarle, esta vez más fuerte terminando por darle un empujón, era más una rabieta por todos los sentimientos que había olvidado después de tanto tiempo a la sombra. - ¿Porque ...? -No terminó la frase.

Rebuscó en sus cajones buscando las llaves de su dichosa moto, pues si volvía a buscarla podría ser por querer recuperar su jodida moto y quería asegurarse de que eso no pasaba. De que como bien decía, no se volverían a cruzar. Jamás. Ahí terminaba el maldito encuentro entre ambos, donde habían hecho y dicho lo que tenían que hacer y decir. - Entiendo. -Le dijo mientras lo veía caminar hacia la puerta ante los lloriqueos de Valhalla que lo seguía angustiado porque su amigo chucho se fuera. - Ve con él Valhalla. Es una orden. - Le miró seria mientras el lobo obedecía sus palabras y se ponía al lado de Sørensen. Por última vez se acercó a Einar para coger su mano y ponerle las llaves. - El sentimiento es mutuo. -Fue todo lo que dijo antes de cerrar la puerta tan fuerte que crujió.

Caminó hacia su habitación buscando algo que ponerse y pensó donde poder ir para esconderse. Valhalla estaría mejor alejado de ella, iba a desaparecer. Pensar que se quedaba solo en aquel bosque le dolió por lo que, aunque no lo había parecido, lo había hecho para quedarse tranquila sabiendo que el cabezota de Einar cuidará de él. Y que así no se sentirá solo mientras ella anda desaparecida resolviendo sus problemas. Apenas tardó dos minutos en vestirse y llenar una mochila con lo necesario. Aún escuchaba a lo lejos a Einar quién seguramente estaría buscando su moto. Salió por una de las ventanas, dando un pequeño salto, desapareciendo entre la maleza.







Teme a quién no tiene que perder, jamás se rendirá:





Full Moon:


Irina Volkova
Mensajes : 186

Reliquias : 333

Temas : 10/ ?


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9646-irina-volkova-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9667-small-sweet-words-made-for-silence-irina-relationships
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.