02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


27 # 30
7
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
4
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Wrong place at the wrong time [Privado / Rowen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Era una fantástica tarde de noviembre de lo más fría para pasarla en el parque de atracciones, pensó Alyssa con marcada ironía. Hasta ahora Nueva York no la había impresionado lo más mínimo y echaba de menos las calles luminosas y antiguas de Roma, nada que ver con lo pintarrajeada que estaba aquella enorme urbe super-poblada. Tenía que reconocer que le gustaban los espacios que tenía, sus plazas, sus edificios importantes, pero su gente era generalmente maleducada e iba a todos lados con excesiva prisa. Ella sabía que los italianos se lo tomaban todo con más calma, pero aún así le molestaba un poco el vertiginoso ritmo de la ciudad.

Había ido al parque de atracciones siguiendo a alguien. Su hermano le había informado de que se encontrarían en el parque a las 19:00h para buscar al ser que creían que era un demonio juntos, pues sabían que hoy estaría allí, sin embargo Alyssa había decidido pirarse antes de tiempo para intentar encontrarlo ella sola. Sabía que cuando Augustus se percatara de su ausencia le montaría un enorme pollo así que tenía que ser rápida y encontrar al demonio antes que su hermano, al menos si quería salir invicta de la historia. Normalmente jamás iba de caza sin su hermano, pero le quedaba poco para tener 18 y empezaba a impacientarse ya por ello.

Llevaba el uniforme negro típico, con su chupa de cuero y sus pantalones rasgados de lo más molones pero además se había recogido el cabello en dos trenzas de boxeadora. En aquella ocasión los mundanos no la veían por lo que iba por el parque a sus anchas, robó un helado de la heladería y se sentó en un banco a comérselo tan tranquila. Alyssa no era de la clase de personas que pensara que los helados tenían que tomarse solo en verano, para ella era algo que podía disfrutar todo el año. Y no había helados mejores que los italianos, claro que tendría que conformarse con aquellos.

Alyssa estaba dando buena cuenta de su helado cuando su sensor le avisó de que detectaba presencia demoníaca cerca. Ella lo sacó y lo observó detenidamente, pero definitivamente estaba captando algo. Se levantó enseguida y tiró lo que le quedaba de helado, alerta. No sabía bien donde estaría el demonio puesto que la señal era bastante débil, mirando el sensor iba de tal forma que cuando se levantó chocó violentamente con un chico en el que no se había fijado hasta entonces y fruto de ese choque tuvo que mantener el equilibrio para no caerse de culo al suelo.

-¡Eh! ¿Te importaría mirar por donde andas? -dijo de lo más indignada a la persona con la que acababa de chocar.



Última edición por Alyssa Olivetti el Lun Dic 10, 2018 3:40 pm, editado 3 veces



You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

… ach é a sheachadadh ó olc— su oración terminó cuando la tarde se colaba en su ventana. El aire frío acarició sus cabellos al tiempo en que se ponía de pie. Había rezado a la gloria de un padre marchito que no le pertenecía un ápice a su raza. Hacía tiempo decidió dejar a Dios relegado a su puesto con los mundanos, pero en cuanto sus pies pisaron Nueva York y su corazón se encontró con la desdicha de lo perdido, retomó su conversación con el ser supremo, le llamaba padre en los momentos de desesperación y cantaba alabanzas para perder la noción del tiempo, que aquí, en tierras lejanas, pasaba con demasiada calma. Sí, quizá piensen que una ciudad tan enorme como esta en realidad se mueve con la rapidez de una montaña rusa, pero lo cierto era qué, hoy en día, era tan absurda en su lentitud, que Rowen no veía la hora en que abandonaría a los mundanos y retornaría a Feéra para reencontrarse con su pasado, y es que, tan impreciso como una vez le pareció, toda su existencia se reducía a espejismos crueles de su memoria.

Con todo, Rowen echó un vistazo al reloj, comprobando que la tarde se extendía en el esplendor del día. Todas esas horas, nunca sabía qué hacer con ellas. Los días libres eran los que peor lo pasaba, deambulando de aquí a allá. ¿Qué quería extraer la Reina Seelie de él? Era un papanatas para hacerse de información, y peor, para entablar comunicación con nadie. Todo lo que oía y veía, era ya sabido por las hadas. ¿Existía acaso algo específico que solo él podría encontrar? Lo dudaba, y esa duda carcomía su mente al pensar en el destino de Náyede y el propio. Él no tenía nada que ofrecer, se lamentaba por ello.

Guardó el rosario en su bolsillo. Después de una búsqueda de varios días, lo había encontrado en el túnel en un helado amanecer, la felicidad de embargó durante dos crudos minutos antes de llegar al taller y enfrascarse en la cotidianidad; misma que ahora le regalaba un guiño adusto. Miró una vez más el reloj, bajo el una revista turística descansaba sin jamás haber sido tocada. El chico la cogió y hojeó encontrándose con el parque de diversiones. ¡Ah, qué recuerdos! Su padre subiendo al carrusel para sujetar al pequeño pelirrojo, comprando algodones de azúcar y después tomándose una foto al final del pasillo, donde las diminutas luces de los juegos mecánicos parecían magia.

Nada puede salir mal, ¿no?— una sonrisa lenta, cargada de melancolía se deslizó arrugando su mejilla. Unos minutos más tarde salía, en bicicleta, directo al parque. Era enorme a comparación de los que montaban en su ciudad. Se sentía un tanto más vivo al aparcar. Cerró el candado y se adentró al frenesí de un par de vueltas. Claro estaba que, no podía subir a todos, de hecho, algunos eran más que prohibidos por el metal expuesto.

Compró un hotdog, lo llenó de mostaza y se entretenía en comerlo, levantar la vista hacia la rueda de la fortuna y… y una chica a la que no vio.

Sacudió la cabeza ante la perorata de la joven. Molesta. Genial, lo que le faltaba, echarse enemigos a cuesta. Entonces, ¡por todos las Reinas hadas del mundo! Ella, si…, si. ”nephilim”. ¿Qué pensaban? El asustadizo hada no los reconocería. Y quizá no lo haría de no ser por su esencia; cuero negro, cara de malota. En definitiva, un Hijo de Razhiel.

Yo— frunció el ceño, —lo siento— abrió la boca, como si su disculpa se fuese a extender, en su lugar dijo: —aah— sí, eso dijo. Pero solo como un murmullo avergonzado antes de continuar hablando, —tienes…, tienes mostaza en la trenza”¡tu muy bien, Rowen, ahora corre antes que te lance hierro en polvo” ¿Aplicaría la de lanzarle el hotdog en la cara y echar a correr? Noup, mala idea.




avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Siempre igual, Nueva York estaba tan lleno de gente que cada vez que se intentaba mover más rápido de la cuenta se chocaba o molestaba a alguien. Bastante le había fastidiado tener que tirar su helado para ponerse en acción como para que ahora alguien se hubiera cruzado en su camino. Estaba dispuesta a soltar otra sarta de borderías, aunque algunas se le escaparon en italiano cuando su cuerpo chocó contra el de aquel chico. Alzó la mirada hacia él y lo primero que le llamó la atención es que supo enseguida que no se trataba de un mundano molesto. Se quedó muda en aquel instante y comenzó a ponerse ciertamente colorada, cosa absolutamente rara en ella.

-Yo uhm... bueno vale, supongo que también lo siento -dijo mientras guardaba en su bolsillo su sensor, había perdido la señal por lo que ya no lo necesitaría por ahora y no quería tenerlo en la mano en aquel momento. Alyssa escrutó al joven que tenía delante con muy mal disimulada atención, era un muchacho muy atractivo y no podía sacarle muchos años, pero había algo ciertamente inquietante en su aura. Ella sabía que estaba delante de un subterráneo y se preguntó entonces si sería hostil hacia ella, teniendo en cuenta que los nefilim no eran siempre muy agradados por ciertos subterráneos o tipos de ellos. Desconocía como se llevaba el mundo subterráneo con los nefilim de Nueva York pero en Roma dependía mucho del ser en cuestión así que tampoco sabía bien como tratar con él, decidió que iría con pies de plomo.

Peeero en esos segundos que ella tuvo para observarle él dijo que tenía mostaza en el pelo y eso la hizo soltar un gritito de indignación y vergüenza. Se miró la trenza y efectivamente se había pringado de la salsa de su hot dog. Alzó la trenza castaña hasta sus ojos y la miró como si no pudiera creerse lo ridícula que debía estar en ese momento con el pelo lleno de mostaza, otro rubor de lo más insistente se extendió por sus mejillas plagadas de pequeñas pecas.- Me has... me has manchado el pelo -dijo como intentando comprender como había pasado sin darse cuenta. Ella nunca se manchaba, era demasiado cuidadosa y allí estaba la trenza para demostrar que no lo era tanto y encima dejarla mal delante de él.

Suspiró dramáticamente y se acercó a un puesto a coger servilletas, con las cuales intentó frotar el cabello y retirarla, aun así se le quedó pegajoso y apelmazado en aquella zona. Sus bonitas trenzas, pensó con disgusto, arruinadas por él. El chico parecía mirarla con miedo, así que resopló y volvió a su altura, no tenía ninguna intención de hacerle daño así que lo verbalizó para que quitara esa expresión de "quiero salir corriendo en cualquier momento". Había perdido el rastro y su encontronazo la intrigaba, era el primer subterráneo de Nueva York que conocía- No voy a hacerte daño, ¿sabes? Nunca he atacado a un subterráneo por llenarme el pelo de mostaza y no vas a ser el primero... -se rió suavemente.- Soy Alyssa por cierto -dijo mientras le daba la mano, en un gesto que pretendía ser al menos amistoso.- ¿Y tu eres...?

Alyssa observó su reloj de muñeca, negro y muy bonito. Quedaba una hora hasta que Adriano llegara así que tenía tiempo suficiente para conocer al subterráneo, además tenía el sensor en los bolsillos y si el demonio volvía a acercarse el aparato la avisaría con tiempo suficiente para reaccionar y continuar con su caza. La complexión de él, su belleza, expresión... Sin duda parecía un ser del Pueblo Bello, pero no se parecía en nada a otros que había visto, este incluso parecía tímido y coartado por su presencia, generalmente eran seres de lo más seguros en sí mismos e insidiosos.



Última edición por Alyssa Olivetti el Sáb Dic 01, 2018 12:40 am, editado 1 vez



You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

Rowen siempre había sido un tipo demasiado taciturno, lo jovial se le fue entre las manos desde que era muy pequeño, quizá se debiera al hecho de que era extraño. Tan extraño para un humano, con su mirada de asombro contemplando la ventana, sujetando pequeñas polillas que él escuchaba hablar durante la noche y con su hablar cantarino que hacía reír a cualquier chica. Aun cuando fuese de alma melancólica, se le daba muy bien el soñar, fantaseaba más de la cuenta y era por ello que sus palabras solían ser tomadas por la inmadurez de su edad y lo atolondrado que era. En últimas épocas, se agravaba su problema para socializar, es que, ¿cómo podía hablar con la gente de su pueblo? Era un hazmerreír entre la mayoría de la hadas, pues era la hada que no sabía hablar. Todos en el submundo sabían que las hadas nunca mienten, pero tienen un agradable sentido del humor, grato y negro que envuelve las verdades en un rompecabezas. Pues bien, el hada que identificó el acento de la cazadora y esperaba el paso libre para esfumarse como a quien ha visto al diablo, NO, sabía hacerlo. La verdad brotaba por sus labios como agua limpia de un manantial.

Siguió sus movimientos, con los ojos relampagueando en un falso reconocimiento. No sabía que sería lo que ella haría. [¡]”Ah, guarda algo”[/i], menos mal, de haber extraído alguna clase de arma como sus tan conocidos (por él no) cuchillos serafín, estaba perdido, sin duda. Por lo contrario, ella también se disculpaba. No es algo que hubiese esperado, de hecho, pensó que a estas alturas, debería estar tumbado en el piso siendo torturado. Sí, las muy simpáticas haditas le habían metido muchas cosas descabelladas en la cabeza. Pero, andarse con cuidado, era una de sus prioridades.

El grito de la joven le arrancó una mueca, miró a todos lados buscando la gente mirara en su dirección, pero nadie lo hizo. Regresó la mirada a la chica, era bajita y menuda, como una muñeca de porcelana. ¿Cómo alguien tan pequeña podía ser una guerrera? El rubor pasó a cubrir sus mejillas y una sonrisa burlona quiso deslizarse en sus labios, después de todo, era una Hijo de Lylic, con la burla corriendo por sus venas. No lo hizo.

Lo siento— volvió a decir alzando un poco la voz, esta vez, las personas a su alrededor le regalaron una mirada de lo más extrañada. Él sonrió apenado, —Puedo quitarlo— ¿podía? ¿con qué? Entre sus poderes no estaba el limpiar cosas.

Arrojó el hotdog en la basura siguiéndole los pasos. Le iba a acercar algo con qué limpiarse pero ella era toda velocidad, inmediatamente se había quitado los restos de mostaza, algunos…, Rowen suspiró. Aseverar que eso era nuevo sería caer en una falacia, hasta el momento, no había conocido un nephilim, y toparse con una cuyo aspecto daba a entender que estaba dispuesta a sacarte de una patada en el trasero, bueno, no ayudaba mucho a su asimilación, con todo, su sonrisa se tambaleó.

Gracias a Dios— la risa de la cazadora se percibió como hojas otoñales y su nombre se le antojó escurridizo mientras terminaba la pronunciación de la “s”. Limpió la mano en sus pantalones sencillos, esta vez no usaba franela, así que la textura rigurosa de la mezclilla se lo recordó, acto seguido, extendió la mano y la deslizó con suavidad, casi pudo sentir el torrente de energía que ella despertaba, le asombró. Hasta ahora, solo había saludado de mano a los mundanos y un brujo, éste último desvelándose con el poder que instó a Rowen a mantenerse amistosos, ¿por qué? Pues porque le atrajo con magnetismo, un regalo existencia, tal vez. Y con ella, pudo sentirlo también, el poder del Ángel, imagino, o quizá sería la energía natural de las cosas, la humanidad, la naturaleza misma. —Damhnait— se murmuraba entre los seres de su pueblo, que rebelar tu nombre dotaba cierto poder a la otra persona, sin embargo, en aquello radicaba en el reconocimiento de tu nombre, el amor, orgullo y el significado que se le da al elegirlo; pero como para él valía menos que su rosario y el nombre elegido por sus padres humanos, era el que guardaba celosamente en su mente.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

La cazadora observaba al joven con sumo interés, porque ciertamente no se parecía en lo más mínimo a lo que correspondía a su especie, bueno al menos en cuanto a carácter y su pelo pelirrojo llamaba mucho la atención. Los seres feéricos solían ser bastante habladores, siempre con ese encanto natural y ese ánimo de embelesar a cualquiera que se cruzaba en su camino. A la italiana le parecían criaturas sumamente peligrosas precisamente por esto, porque su belleza y su labia los convertía en seres que podían hacerte bajar la guardia sin que te dieras cuenta y hacer que sucumbas a sus encantos con facilidad. Aún así algo le decía que el chico que tenía frente a ella no encajaba tanto en ese canon. Se había disculpado, no se había burlado de ella por pringarse el pelo de mostaza y además parecía temerla.

-Dudo mucho que puedas limpiarme el pelo más, ya he usado una servilleta... ¿O acaso tenéis algún secreto para estar siempre tan relucientes, vosotros los feéricos? -dijo con un brillo socarrón en la mirada. Siempre parecían tan hermosos y perfectos, todo racial por supuesto, sabía que no había nada más de por medio pero le gustaba la idea de pincharle un poquito, a ver si conseguía arrancarle alguna mueca que no fuera esa expresión de terror hacia ella. A saber que había oído de los nefilim o con cuales se había topado en su vida para mirar a una cazadora joven con semejante expresión. Alyssa era entre su raza bastante razonable, sabía que de haberse encontrado con su hermano seguro que éste no sería ni la mitad de paciente ni curioso que ella, pero lógicamente no verbalizó dichos pensamientos pues no quería ponerle nervioso o algo peor.

La muchacha sonrió, pretendiendo infundirle confianza y enseñando una ristra de dientes blancos. Era cierto que su aspecto cuando cazaba era amenazador pero en aquel momento se sentía de lo más relajada, los subterráneos siempre eran motivo de curiosidad y solía hacer amistad con ellos. Mientras ellos se portasen y jamás estuvieran en su camino, no había problema alguno.- Oye de verdad que no voy a atacarte, se que no me crees y me pregunto que has oído de nosotros, ¿O es que acaso te has topado con algún cazador con malas pulgas? Te prometo que no tengo ninguna razón para atacarte... No me has hecho nada, me has entorpecido y manchado el pelo de mostaza, pero supongo que puedo perdonártelo. Eres muyyyy poco hablador para ser lo que eres y yo soy una nefilim de lo más charlatana, así que deja de mirarme como si fuera una bomba a punto de explotar. ¿Sabes que puedes hacer para compensarme por la mancha? Acompáñame a por un helado, anda, tiré el mío cuando empecé la persecución y ahora me apetece otro.

Le dio la mano cuando él se la tendió, las manos de la chica eran un poco ásperas, fruto de años y años de golpes y entrenamiento duro, no como la de él que era insultantemente suave, probablemente la mano de alguien que jamás ha sido herido. El pareció escuchar con atención su nombre, pero por supuesto a ella le costó entender el suyo. Sabía sobre su pueblo bastante como para entender el por qué de los nombres aunque como ella era un poco bocazas intentó hacer un diminutivo que pudiera recordar con mayor facilidad.- Puedes llamarme Aly si quieres, ¿Puedo llamarte Damh? Es un nombre un poco largo el que me has dado, tengo una memoria un poco mala... -dijo pensativa, cuando sus manos se soltaron se la llevó por costumbre al bolsillo, pero el sensor seguía sin dar señal alguna, eso implicaba que estaban relativamente a salvo.

Alyssa no esperó que él aceptara su ofrecimiento y se acercó al puesto de helados, esperando que el chico-hada la siguiera. Los mundanos la veían ahora pues se tocó el brazo y retiró la runa de ocultación, así que pidió uno y le miró para que él pidiera otro, rebuscó en sus bolsillos hasta que dio con unos cuantos dólares y los dejó sobre el mostrador, todavía no se apañaba en el cambio con el euro, pero creía haberle dado dinero suficiente al dependiente del puestecito.- Y dime, ¿qué ha traído a alguien como tú a un parque de atracciones un viernes? ¿No deberías estar en alguna fiesta alocada? ¿O en cualquier lugar más interesante que un viejo parque de atracciones para niños? -la muchacha desbordaba energía y entusiasmo por los cuatro costados, a veces podía llegar a ser hasta abrumadora, pero no era capaz de controlar su carácter.




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO
Decir que podría sentirse mejor con esta situación era todo un eufemismo. El macho hada esperaba una clase de señal divina que le rescatara de las odiosas garras de los cazadores de sombras. Bieeen, estaba exagerando un poco, pero no podía quitarse la idea de la cabeza del polvo de hierro. Y es que, cuando niño padeció un suplicio cuando, en su inocencia, pisó el caminito dejado después de la manipulación del metal en el taller de su padre. ¡Qué terrible día! Podía recordar el dolor lacerante en la planta de sus pies, aun cuando era tan pequeño como para saber qué ocurría en ese instante. Gracias a eso, y la extrañeza de sus pies ligeramente palmeados, es que tuvo una operación reconstructiva que dejó la humanidad adherida a sus particularidades.

No, ¿qué?— esta vez, una sonrisa pesarosa se abrió camino, le regaló un brillo malicioso a su mirada, a veces, se podía notar el atardecer en ella, reflejo del cielo y su gente, mitad ángel lleno de vigor y algarabía. —No podemos, pero podría intentarlo con un poco de agua— revoloteó los dedos, como si fuese a hacer magia, después de todo, poseía el pensamiento de un mundano, todavía se creía con la habilidad de Harry Potter o algo por el estilo, y eso que era un hada, ¡sabrá Lylic que hubiese hecho de ser un brujo!

Unos segundos después, ella hablaba. ¡Y hablaba mucho! Seres tan pequeños que parloteaban como pixies. Si, la estaba comparando con uno mientras intentaba seguirle el hilo a sus palabras. Se le antojó reír por lo cantarina que sonaba su explicación. ¿Qué no le haría daño? Eso estaba por verse, y aun cuando ahora no le hiciera una sacadilla y lo mandara a volar, no significaba que no lo haría después, en algún momento sin gente a su alrededor.

Y además de parlanchina, parece no tener filtros— incluyó calmando su pulso.

Las hadas le habían dicho que no debía de confiar en los nephilim, en su caprichosa odisea, guardaban cierto recelo con décadas de peso. Para Rowen eso no significaba nada, pues además de ser nuevo entre su gente, también lo era en generación, con ello constataba que tenía dos puntos en su contra. Sin embargo, no tenía que confiar en ella para ir por un helado, ¿no?

La fuerza de su agarre llamó su atención, como toda ella, reflejaba su fortaleza y seguridad. Le agradó hasta cierto punto pero pasó a resguardar sus manos en los bolsillos de sus pantalones. ¿llamarla Aly? La iba a llamar “señorita confianzuda”, pero no se lo diría, capaz y eso despertaba su instinto asesino.

Está bien— aceptó, su voz danzó con las risas de los chiquillos que corretearon a su alrededor antes de salir disparados a un juego mecánico. —Pero no espere que responda rápido— después de todo, no estaba nada acostumbrado a su nombre feérico y menos a un diminutivo.

Enarcó una ceja sin saber muy bien qué hacer, hasta que entendió que ella compraría un helado. ¿Qué no se supone que debía ser al revés? Cosas de nephilim, supuso. Pidió uno de fresa, se veía demasiado cremoso, no estaba seguro de que le gustaría. Y no es porque no hubiese comido helados con anterioridad, pero desde que se prueban las comidas de las hadas, todo lo demás se vuelve realmente chocante. Con todo, pasó su lengua con interés antes de regresar la mirada a la joven. ¿Cómo es que hablaba tanto?

Aburrimiento— admitió, —y melancolía, quizá— saboreó el helado, no estaba nada mal. Comió un poco más, —Ha mencionado una persecución, ¿de qué tipo? ¿Hadas?— ¿qué haría si contestaba que si? Frunció el ceño, tal vez era toda una cacería de “brujas”. Okay, mala analogía.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Ella sabía perfectamente que podía resultar algo intimidatoria, ya no solo por todo el rollo de ser cazadora y demás sino también por su propia personalidad arrolladora e imparable. El chico hada la miraba con la expresión que solía poner todo el mundo cuando pensaba que hablaba demasiado pero a ella no le importaba lo más mínimo, era cierto que como a todo el mundo le importaba gustar pero estaba convencida de que quien la apreciara lo haría con su carácter imparable también. Ambos se tomaron el helado que ella había pedido con relativa calma, al menos Alyssa los adoraba y aunque no eran tan buenos como los de su país, hacían el apaño.

El le ofreció una sonrisa, que si bien no era la que esperaba se lo tomó como un auténtico triunfo en su labor de hacer que se relajara con ella. Sus ojos eran muy bonitos y se encontró a sí misma admirándolos fijamente, momento en el cual sacudió la cabeza para volver al planeta y desviar la mirada, esperando que él no se hubiera fijado en tamaño detalle.- Nada... no es necesario, si me mojo el pelo ahora mismo sin lavarlo solo conseguiré que esté más apelmazado si cabe -suspiró por su pobre pelo, que tendría que lavar aquella noche cuando llegara a casa y siguió zampándose su helado, el cual terminó bastante rápido. Ella lo hacía todo con intensidad, incluso comer y ya no hablamos de pelear. Lo achacaba a su tierra, Italia, en donde todo el mundo parecía vivir todas las emociones con más intensidad de la cuenta pero sospechaba que ella en sí misma era un espécimen ciertamente apabullante.

Él se rió suavemente y eso lo anotó en su mente como otro punto a su favor, hasta que le dijo que no tenía filtro... Alyssa parpadeó de lo más sorprendida por el comentario, el cual no se esperaba. Ella sabía que no lo tenía, pero las hadas tampoco, ¿Tal vez tuviera algún antepasado hada después de todo?- ¡Eh! Vale que no tengo filtro pero... bueno, eso no significa que no mida mis palabras. Suelo decir lo que pienso pero no busco hacer daño a nadie -dijo claramente a la defensiva. Ella era así y no podía evitarlo pero de pronto se preguntó si estaría resultándole molesta, tal vez si que debería callarse por una vez en la vida...

A ella no le pasó desapercibido que se guardaba las manos en los bolsillos, parecía querer rehuir todo contacto y se preguntó si eso era algo normal en las hadas o no. Tampoco es que fuera una experta en la especie y él no parecía como otras hadas.- Tú, Damh... no te pareces a las otras hadas, ¿Por qué no? -un segundo antes estaba pensando que igual debería callarse y al siguiente acababa de hacer una pregunta tremendamente personal, así era ella. De pronto se le ocurrió una gran idea y otra vez con ese carácter de torbellino que tenía dijo.- Tengo una idea excelente, dices que has venido por melancolía, ¿Subimos a la noria? -y sin esperar su respuesta nuevamente le arrastró hasta la atracción, tomándole de la mano para que la siguiera, pidió dos tickets y esperaron para montar.

-Sigues pensando que voy a hacerte daño... -suspiró pesadamente y se apartó una de las trenzas del pecho, ya estaban bajando de una cabina y ellos serían los próximos.- ¿Qué tengo que hacer para que me creas? Nunca he cazado a un hada, tampoco es que haya conocido a muchas pero mi trabajo es cazar demonios, no subterráneos. Se que algunos nefilim no son tan considerados como yo, pero a la persona que tienes delante solo le interesaba un demonio que de todas formas se ha esfumado de su alcance. Eso es lo que vine a cazar, no a un chico hada de lo más tímido.





You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

¿En serio se pondrían a hablar del cabello? Era muy gracioso, si cabía más, pero la conversación comenzaba a relajar sus sentidos. Sabía que no debía dejar que así fuera, pero nada podía hacer contra ello. Rowen se caracterizaba por su personalidad afable y desenfadada, como hada, caía en lo erróneo; ellas eran concebidas como curiosas, crueles, alegres y pomposas. Incluso, Náyede lo era pese a su aire taciturno al hablar. Pero el macho había labrado su identidad sumergida entre espesas capas de hielo para que los mundanos (que por aquel entonces eran sus iguales) no pudieran seguir burlándose a sus costillas: “Hey, que aquí viene el tipo que habla con las rosas”, “yo creo que se cree el Principito”. Y no, jamás había hablado con las rosas, ¡qué locura! Que ellas no hablaban con cualquiera.

Somos dueños de nuestras palabras— dijo, su mirada se fijó en ella, en sus grandes ojos que reflejaban la vida y la tenue extinción de un cuerpo. Por supuesto que él aun no aprendía a conocer mediante miradas, pero podía ver claramente la expresión de solidaridad, curiosidad y una diminuta chispa de fragilidad. Era tan mortal como los humanos, pero con la esencia más fuerte, aguerrida. —pero no de cómo se interpreten— y eso sí que lo había aprendido. La reina se encargó que comprendiera el don, placer y crueldad de las palabras.

En su sonrisa se dejó entrever la inquietud, apenas unos segundos antes de menguar como el ocaso. —Lo soy, solo que más precavido— mintió. ¿Lo hizo? No, simplemente soltó la verdad de como se sentía. Sí que era diferente, todos en el reino de las hadas lo sabía. ¡Qué deshonroso! El bebé hada que creció entre los mundanos. Lamentable… —¿Qué hay de diferente en mí? Solo la necesidad de verse apartado de los problemas— como con los nephilim.

Desvió la mirada hacia el juego mecánico; grande y ostentoso. Alguna vez subió, hacía tanto tiempo que no pudo recordarlo con claridad. Hecho que se debía a la transformación del tiempo en el pueblo de las hadas, todo transcurría con absurda lentitud o rapidez, o ambas en la misma fracción de segundo. Rowen pensó en su existencia como un humano cualquiera y se trasladó al cunero donde su madre lo arropó antes de dormir, no tenía nada de lógica, pues él había salido de la casa de su familia humana cuando tenía alrededor de 17 años. ¿Dónde estaban los recuerdos de la adolescencia?

Chasqueó la lengua y asintió.

Muy bien, subamos.

Su helado se terminó poco después de que ella terminara el suyo. Notaba que la joven era un manojo de manías y que no podía quedarse quieta —ni callada— un segundo. De tener al alcance a un árbol, lo deshojaría en cinco minutos.

No me pida que crea en sus palabras— honestamente, no creía en nadie ya. Descubrió que el mundo era un mapa de mentiras finamente entrelazadas, creando ríos, montañas, riveras, lagos y bosques. Donde quiera que miraras, donde quiera que fueras, algunas eran pequeñas pero otras del tamaño de la destrucción. —es imposible hoy en día, pero en cambio le daré el beneficio de la duda, Alyssa— la doble “s” siseó en su pecho. Le gustaba esa terminación.




avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Alyssa asintió pensativa puesto que lo que acababa de decir era totalmente verdad. Ella sabía que a veces hacía daño con sus palabras, que apabullaba y agobiaba. Pero cuando uno es de una forma, es difícil modificar el carácter. Ella intentaba controlarse, pero los nervios solo provocaban que hablara más aún y al lado de aquel chico hada al que encontraba atractivo estaba más nerviosa que nunca. Recordó las palabras de su abuela "No te fíes de las hadas", ella lo repetía una y otra vez. Sin embargo le parecía que podía fiarse de él, tal vez estuviera cometiendo un error, pero no le importaba lo más mínimo.

-Tienes razón... A veces dices cosas sin la intención de herir a alguien y le hieres de todas las maneras. La verdad es algo que no mucha gente puede soportar cuando se la dicen a la cara. -los grandes ojos verdes de Alyssa siempre reflejaban la verdad, eran un libro abierto al mundo y jamás osaba mentir salvo cuando lo consideraba estrictamente necesario. Por ejemplo en momentos como aquel, en el que había mentido a su familia y se había escapado para perseguir a un demonio. El chico que tenía en frente, sin embargo, parecía carecer también del filtro y de la capacidad de disfrazar verdades, como su propio pueblo lo llamaba, aunque en la opinión de la italiana la mayoría de veces eran más mentiras teñidas con un poco de verdad.

Él sonreía de nuevo, percibía que se iba relajando con ella. Aun así todavía tenía en pie el muro con el que la separaba en todos los sentidos. Pero los muros se pueden derribar, de eso no hay duda.- No me malinterpretes... No era una crítica sino más bien un... ¿Cumplido? No te pareces a tu pueblo porque pareces más honesto y ciertamente menos retorcido. Pero a lo mejor me equivoco, al fin y al cabo a penas te conozco -dijo con una sonrisilla, no podía parar de fijarse en sus ojos, le gustaban. Se le solía dar increíblemente bien calar a las personas y a toda clase de seres, no en balde su trabajo no era solo eliminar demonios sino también estar en constante alerta y discernir quién es y quién no es una amenaza para ella.

Él aceptó subir así que en cuanto una de las pequeñas cabinas llegó a su altura, entregó los tickets al hombre y ambos subieron. Se trataba de una cabina semi-abierta y ciertamente inestable, muy de noria antigua, pero a ella le encantaba la sensación de que le diera el aire en el cabello. Algunos mechones se separaban de sus trenzas y rió maravillada, como la niña que un día fue y que disfrutaba de esa clase de cosas. Él dijo nuevamente que no la creía, así que se encogió de hombros resignada- Hoy no me crees, pero lo harás... con el tiempo. Descubrirás que yo no me parezco a otros nefilim, yo no soy como todos... -sonrió de nuevo mientras la cabina subía por la noria, lentamente y con parsimonia. Las vistas eran espectaculares, al ser otoño la puesta de sol estaba en pleno apogeo manchando el cielo de naranjas, rosas y amarillos. Alyssa se incorporó en la cabina, aunque estaba prohibido, le dio igual, no se caería. Alzó los brazos y dejó que el aire la azotara mientras disfrutaba de la atracción.

-Vamos, pruébalo -gritó mientras miraba al hada pelirroja, su voz apagada por el viento que hacía en la altura de la noria.- Te hace sentirte vivo, me encantan las alturas, desearía poder volar -Disfrutó unos segundos de la puesta de sol, de la noria y de la compañía pero la emoción duró poco cuando el sensor indicó en su bolsillo que algo iba mal. La italiana lo sacó y el sensor indicaba, con fuerza, que el demonio había vuelto. Ella miró frenética a su alrededor, no podía perder el tiempo en vacilar, sacó su estela de su bolsillo y se marcó la piel, una runa de ocultación para que los mundanos no se fijaran en ella. El sol comenzaba a ocultarse y con la noche le sería más difícil seguirle el rastro.

-Creo que nuestro paseo va a tener que acabar antes de lo previsto, mi sensor...  -dijo como explicación, la noria descendía ya, pero iba demasiado despacio. Tenía que descolgarse y saltar antes de que perdiera la frecuencia y con ella al demonio. Alyssa, todavía de pie en la plataforma en la que debería ir sentada alargó los brazos y de un salto se aferró a una de las vigas de la noria, hasta ponerse de pie allí. El salto solo le supondría un pequeño golpe seco, a penas estaban a más de 3 metros ya. Miró con los ojos verdes encendidos por la adrenalina a Damh y le dijo.- ¿Vienes?




Última edición por Alyssa Olivetti el Miér Dic 05, 2018 7:49 pm, editado 1 vez



You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H  → DESPEJADO - FRÍO

Su madre —su madre humana—, solía decir que él tenía las palabras más espantosas en la boca. No se refería que a todo lo que decía era desagradable, sino que, al tener la verdad y expresarla con claridad y sin remordimientos no siempre atraía buenas reacciones. Era tan simple como eso. Todos a su alrededor sabían que, si querías la verdad más cruda y real, tenías que dirigirte a Fitzwilliam. Por ello, ninguna mujer preguntaba cómo se veía cuando él andaba cerca. Y su padre reía a carcajada suelta cuando su esposa terminaba enfurruñada después de que su pequeño pelirrojo diera que parecía un cupcake de feria con la infinidad de colores que ella portaba. Alyssa tenía razón, no siempre se suelta la verdad para intentar lastimar a alguien y nunca es aceptada de buena forma cuando choca contra tu propia perspectiva. Todo estaba en la manera en que se decía, eso también era un hecho y fallada demasiado en ello. La sequedad de su voz y lo terriblemente franco que sonaba, sin duda más de un disgusto causaba. Le faltaba “tacto”.

Escaneó una última vez el rostro de la chiquilla, entreteniéndose en las pecas salpicadas en su nariz antes de asentir. Poseía algo de razón en su charlatanería. Sus hombros rectos seguían sorprendiéndole, porque era demasiada segura para su diminuta complexión. De ser parientes, estaba seguro que sería muy sobreprotector con ella, igual que un día lo fue con la hada que lo incluyó en el fantástico pero funesto mundo de las hadas. Imaginó que entre los nephilim tal sentimiento era erróneo, después de todo, eran cazadores, nacían en el seno de una familia de lucha, entrenándose desde los primeros pasos, con la sangre del Ángel golpeando en su torrente sanguíneo.

¿Retorcido?— sacudió la cabeza en tanto avanzaban a la enorme ruleta, —mi pueblo no es retorcido, son sabios y han aprendido a delimitar sus intereses, quienes juegan con las leyes a dominio de su poder e inexperiencia terrenal son los humanos— en el paquete incluyó a los nephilim, pero decidió callar esa última parte. Sabía que entendería la indirecta, porque no se salvaban de ser humanos, mortales en su incapacidad de apreciación pero con la egolatría de pensar que lo sabían todo, o casi todo.

Ella reía de forma peculiar, asemejando el sonido de un cascabel amortiguado por el pelo de un felino. Como si un gato caminase entre los arbustos, así sonaba su voz. Se deslizaba como la melaza en el tronco de un árbol.

¿Qué podría descubrir Rowen? Nada, ni siquiera conocía a otros cazadores, de hecho, era la única y esperaba que fuese así siempre, pero sabía que era una esperanza muerta, pues su especie era longeva y si quería ser lo suficientemente inteligente, tenía que tener el conocimiento de su especie, y eso lo abarcaba todo en el mundo y submundo. Quedarse como un ciervo asustado no le enseñaría nada, es más, le pondría en el peligro constante de su ignorancia.

Masculló una letanía de su religión perdida, el catolicismo como parte de un dogma meramente humano, debía deshacerse de ello, y confiaba al tiempo la misión de olvidarse de lo que lo convertía en mundano, obviamente, en la mente. Ascendió a la cabina, se balanceó suavemente como una canción de cuna mientras ascendía y el viento se mostraba poco conversador, quizá se debiera a la existencia de la cazadora cuya risa ascendía y se perdía como aurora. Él se había hundido en el asiento, dedicado a pasear con la mirada entre la chiquilla y el espacio del cielo. No quería tocar del todo el juego, por si alguna cosa se le escapaba y terminaba con la herida de su condición feérica.

Negó frunciendo el ceño y después su mueca se mantuvo inestable en la diversión. —Tal vez podrías pedirlo como un deseo— las hadas no podían conceder deseos, no eran genios o algo por el estilo, pero tenían sus artimañas para hacer que ciertas cosas pudieran verse cumplidas, favores que cobrar, algo más que un dar y recibir, quizá una ilusión pasajera en la mente. Eso era fácil de lograr.

El sonido que podía lacerar el oído de cualquiera se abrió camino en la ropa de la joven cazadora. Si bien, un censor no emitía un sonido real, para alguien como Rowen que percibía las vibraciones de la tierra era muy sencillo captar ciertas frecuencias. Se inclinó hacia ella mientras extraía el aparatejo. Parecía un teléfono celular, uno antiguo, aunque no tenía una pantalla. Creyó que en ella leería: ¡alerta roja, demonios en la periferia!

La runa chispeó frente a sus ojos, el aroma a carne quemada inundó su nariz, que quien con asombro vio la escena en un frenesí inexplicable. ¿Por qué atraía tantos problemas? ¿Era acaso un imán? Él solo quería una vida tranquila, ¿era mucho pedir? Al parecer sí, porque ningún subterráneo tenía una vida calmada, siempre vivían a la expectativa y aunque la mayoría decía que era un consuelo a la larga espera de la muerte, él lo veía como un terrible pecado que expiar. Terrible y tormentoso.

Se admiró reflejado en las pupilas de la chica, pero él ya se encontraba negando. —No— dijo, ¿qué haría allí, en todo caso? Además, ¡Un demonio! ¡por campanita y las jodidas ninfas del bosque! Era tan nuevo en el submundo que ver a un demonio no aplicaba en su experiencia por estos lares. Es más, esperaba que tardara unos mil años antes de encontrarse con uno. Pero no, el buen Damhnait atraía a la mala fortuna como la miel a los osos. Le hizo un además de que debía correr.

Una vez el juego se detuvo, él descendió, rodó los ojos y como todo un personaje de lo más idiota, porque sí, se debía ser poco inteligente como para lanzarse a ello, siguió el camino de la cazadora, sorteando entre las personas. ¿Es qué podía ser de ayuda? Tal vez no…

¿Alyssa?



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Ella volvió a encogerse de hombros cuando él defendió a su pueblo y la vez criticó a los mortales, claramente Alyssa acababa de soltar una de esas verdades a sus ojos que no había atinado. Era evidente que iba a defender a los suyos pero la joven había oído demasiadas historias sobre las hadas como para simplemente asentir. Menudo dilema, él lleno de prejuicios hacia los nefilim y ella llena de reservas sobre el Pueblo Bello. Sin embargo ninguno de los dos parecía encajar exactamente en el canon de su especie y probablemente por esa razón estaban encima de una noria, juntos.

-¿Si te pido volar... tu puedes hacerlo? -dijo absolutamente sorprendida, no sabía que las hadas tuvieran esa clase de dones porque si lo hacían sin duda eran más poderosas de lo que parecían. Aun así nuevamente las palabras de su nanna llegaron a su cabeza "Hacer un pacto con demonios es complicado, pero con las hadas igual... nunca lo hagas", Alyssa se dijo que quería preguntar a Damh sobre ello cuando su sensor interrumpió la conversación y tuvo que dejarlo para otro momento, al fin y al cabo el día no había terminado.

De pie sobre la viga, a una altura vertiginosa, cualquiera que la hubiera visto habría chillado de terror. No en balde la joven lo sabía así que su runa hacía su trabajo, él no quiso saltar con ella así que no le culpó. Sonrió burlonamente, tal vez en un intento de picarle y saltó los 2 metros y pico que le quedaban hasta el suelo. La caída fue suave, controlada, como un felino que sabe lo que hace y en la que no se provocó ni el más mínimo rasguño, sus runas hacían su trabajo a la perfección. Su mirada verde reflejaba una fiereza que solo tenía cuando iba de caza. El sensor seguía vibrando con insistencia, aún no era tarde y ella sintió su cuchillo serafín en el cinturón.

Había mucha gente en aquella feria, demasiada, seguramente el demonio correría en cuanto detectara su presencia y lo haría pronto. La italiana caminaba despacio, mirando a todos lados en una postura de absoluta tensión y preparación para lo que viniera. Escuchó su nombre, él la había seguido. Aquello le provoco una sincera sonrisa, pensaba que saldría corriendo y no solo no había huido si no que la buscaba. Sacudió la cabeza llamándose estúpida en italiano, no podía distraerse con un chico ahora, no estar centrada podía suponer su muerte de forma automática a manos del demonio.- Damh... Estoy aquí -alzó la voz lo suficiente para que él pudiera seguirla hasta ella, no estaban demasiado lejos, habían sido segundos de separación. Tendría que estar muy pendiente de él también, no sabía que formación tenía pero tenía que andarse con mil ojos.

Cuando le encontró le tomó de la mano, con seguridad, un gesto con el que pretendía tenerle controlado a su lado y a la vez hacerle ver que ella se encargaba. Siguieron caminando por la feria abarrotada hasta que acabaron en una punta del muelle en la que no había ya gente y bastante alejada de la feria. La noche se había cernido ya completamente sobre el cielo y la farola parpadeaba cuando lo vio. En la punta del muelle había un demonio kuri. Alyssa soltó un gemido de sorpresa, nunca se había enfrentado a un demonio Kuri y no comprendía exactamente por qué había uno en Nueva York. Los demonios kuri son como arañas, llenos de brazos con afiladas pinzas y colmillos llenos de veneno en las cuencas oculares. Sacó su cuchillo serafín en silencio, el demonio chasqueaba, sabiéndose descubierto y acorralado.

-Damh, quédate detrás mía, por favor no te muevas, yo me encargo -siseó sin soltar aún su mano, tendría solo unos segundos antes de que el demonio se abalanzara sobre ella, así que antes de darle la oportunidad de hacerlo Alyssa se separó del chico hada y en un abrir y cerrar de ojos, atacó, veloz como un rayo. Con movimientos ligeros y precisos cortó con su cuchillo serafín uno de los brazos del demonio y este se retorció, completamente enfurecido y comenzó a batallar.




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

Esta vez se permitió reír abiertamente. ¿Conceder deseos? No, más bien era que te ayudaban a conseguir aquello que anhelabas gracias a un enorme precio. Nada, nunca es gratis, y con la gente feérica el interés era estrambótico. Muchos se creían capaces de cubrir los requerimientos de las hadas, pero al final, se daban de bruces contra la verdad: no se le podía ganar al pueblo mágico del submundo. Ah, no. Ellas eran pacientes y cobraban el favor cuando menos te lo esperas sin facilidad de réplica, sin poder negarte. Algunas deudas de honor, incluso, se saldaban entre generaciones enteras. Una tortura, si se lo preguntaban a Rowen, que no podía ni imaginar cómo “engañaban” a tanta gente y se salían con la suya con la astucia de su lengua.

No— musitó con la risa coloreando todavía su voz, —pero conozco a alguien que posee esa habilidad, si la quisiera— inconscientemente, había adquirido un tono persuasivo, suave y levemente ronco, incitador como el agua de un río que te llama en tu kayak. No pretendía “verderle” la idea, sí que conocía a alguien que podría regalarle un viaje al cielo con alas incluidas, pero como todo buen Hijo de Lylic, necesitaba un intercambio, algo que llenara su alma de alguna emoción pasajera. No es porque él lo quisiera, era tan instintivo como natural.

Su sonrisa inundó su periferia. Ella trepada con el viento arrancando sus cabellos de sus trenzas, toda una guerrera aun cuando para él seguía pareciendo diminuta. No lo era, no de espíritu, al menos. Lo comprobó en su salto que dejaría a cualquiera con la boca abierta. Pero Fitzwilliam conocía de lo que eran capaces esos descendientes del ángel. Y maravillarse por piruetas había quedado atrás, en las tierras de la Reina con los entrenamientos interminables de los Guerreros Hada. Rowen jamás podía aspirar a ser uno de ellos, sus poderes eran inestables por su propia fragilidad de espíritu mientras que su cuerpo servía como un instrumento a la creatividad. Él era bueno con las manualidades, el crecimiento y los detalles. ¿Por qué querría empuñar un arma? Aquel humano que fuese cambiado y aceptado como una de las Hadas tenía la sangre pesada, era un amante de la lucha y murió como tal, un guerrero que fue despreciado por el que creía su pueblo una vez que su sangre desveló su mortalidad. Sonaba ridículo, sabiendo que entre el pueblo nadie se percató de ello, quizá, no es que no se dieran cuenta, sino que lo usaron como el recurso que era.

Alzó su cuello y avistó el cabello de la chiquilla. Tuvo que empujar a un par de personas cuando la escuchó. No podía ver ningún demonio. Y nadie se había tomado el interés para detallarle como es que lucía uno. Imaginó que tendrían grotescas formas, porque, bueno, la biblia lo decía. Aunque también hablaba de grandes perros con fauces de fuego, así que, no sabía ni qué esperar.

Se le acercó agudizando la mirada. No tendrá que recordar que el subterráneo en cuestión había crecido entre el yugo de una familia humana, por ende, su mente se había encapsulado en lo permitido por la raza mortal, las fantasías eran cosas que no tenían cavidad en su existencia hasta hacía pocos años atrás. Despertarse de un trance como aquel suponía una paradoja, con ello se quiere decir que, Rowen tenía que despejarse de cualquier prejuicio impuesto por los mundanos para aceptar la realidad y “abrir” la mente, y poder ver el submundo sin la película de irracionalidad. Bajo estos parámetros, Rowen se encontró estrechando la mirada en el instante en que la cazadora le tomó de la mano.

Es, como si de repente, hubiese percibido el mundo bajo el manto oscuro de la noche. Quizá era la misma aura de la nephilim, porque al avanzar, él contempló la criatura que se expandía en su enorme estructura. Contuvo el aliento en contramedida con la exclamación de la ojiverde. ”¡Oh, por Dios”! La grotesca cosa se acercaba, mantenía una clase de aullido que lastimaba sus oídos. De ser cierta la existencia del infierno, joder, tendría que hacer muchos méritos para no caer donde seres como ese pudieran atormentarle.

La chica se lanzó al ataque. Certera y objetiva. Su cuchillo cortó de tajo uno de los miembros del cual emergió un líquido negruzco, salpicó la acera, humo salía y un escalofrío subió por su columna cuando el animalejo lanzó un gemido. Caló en sus huesos el quejido, ¿era eso que formaba parte de la sangre que corría por sus venas? El enorme bicho se sacudió, el icor se derramó sobre el zapato del hada. Era tan grotesco como asqueroso. El avance del demonio se volvió frenético, con la rabia arremolinándose a su alrededor, loco, hecho una furia mientras arremetía contra la cazadora.

De entre los poderes de las hadas, los elementos eran los menos usados en combate. Y no es como si Rowen supiera como hacer frente con ello, pero en su necesidad de ayudarla, buscó con la mirada aquello que pudiera serle de ayuda. Estaba lejos del agua, su elemento por naturaleza, le gustaba la manipulación de esta y se podría decir que era la que mejor manejaba, sin embargo, ahora no encontraba la forma de atraerla. Sus poderes eran limitativos en distancia. Miró a su alrededor, un bote de basura bajo la farola. Corrió hacia ella, y pese a que causaba cierta repugnancia, metió las manos buscando…

¡Ah, una botella de agua! Sí, parecía ser buena idea. Desenroscó la tapa y el precioso líquido transparente cayó en sus manos, gota a gota… una a una uniéndose en la combinación perfecta de átomos de hidrógeno y oxígeno; creciendo, multiplicándose en una pequeña fuente. La estiró, su respiración se hizo rápida y podía sentir la energía diluyéndose junto al agua. Entonces, la lanzó. No sobre la bestia, no sobre la cazadora, aunque estuvo a nada de hacerlo, sino contra el piso bajo los pies de ambos seres que se enfrentaban a una muerte. Y solo Dios sabía que esperaba que fuera el demonio quien regresara al infierno.

¡Alyssa, cuidado!

Antes de que el agua se viera absorbida, porque no era una cantidad muy grande, se acercó. Tan cerca que el aroma a azufre le picó la nariz. Se hincó en el suelo e inclinándose sopló. Mentiría al decir que el agua se condensó en una espesa capa de hielo. No. Eso no lo lograba hacer, aún. Pero si quedó adherida como una película de hielo; lisa y resbalosa. La precisión de la chica daba la seguridad que plantaría los pies con firmeza, respecto al demonio, esas patas en terminaciones delgadas podían encontrar un serio problema en un espacio inestable como aquel. Al menos, así lo creyó, después de todo, él no era un guerrero, solo un simple joyero.




avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Alyssa respiraba profundamente, de forma rápida y agitada, como el animal que va a iniciar una pelea con otro y que se prepara mental y físicamente. El cuchillo serafín refulgía en su mano, brillante y prometedor, conteniendo el poder de los ángeles y siendo el arma más peligrosa con la que podría atacar a esa criatura. Con un movimiento rápido había conseguido cortar uno de sus apéndices... pero aún le quedaban 7, 7 terribles miembros con pinzas cortantes y aterradoras. Desde luego de entre todos los demonios los kuri le proporcionaban una repulsión especial, sospechaba que por su parecido a enormes arañas mortíferas.

El demonio se movía, agitado y dolorido por el miembro que la cazadora acababa de cercenarle. Su atención estaba completamente fija en ella y se abalanzó a atacarla. Alyssa logró esquivar la primera embestida sin daños físicos y cercenó otro de sus apéndices, ya quedaban 6. Los kuri, por su gran número de patas se movían veloces así que cuando lanzó uno de sus brazos hacia su cabeza esquivó por poco el impacto y la garra de la criatura le hizo un gran corte en la parte inferior del labio, que comenzó a sangrar. Probablemente se lo había partido. Sintió el golpe pero ni tan siquiera se inmutó, el dolor físico era algo con lo que había crecido y a lo que se había acostumbrado con mucho entrenamiento duro y mucha caza. Se limpió la sangre de la boca con la manga de la cazadora y después se la quitó y la tiró cerca, pues con el esfuerzo físico le sobraba. Vestía ahora un ajustado top negro y sus pantalones rotos en las rodillas.

Alzó su cuchillo serafín y no dejó al bicho descansar, cercenándole un tercer miembro. A pesar de todo ella era tan solo una nefilim joven y pronto se dio cuenta de que el demonio la aventajaba en muchos sentidos, todavía seguía en pie con 5 patas y parecía cada vez más furioso y más agresivo. Escuchó que Damh gritaba que tuviera cuidado así que saltó hacia atrás haciendo una pirueta cuando él comenzó a controlar agua. Se preguntó de donde la habría sacado y se dijo que ignoraba que las hadas controlasen elementos, no tenía ni idea de cómo era posible pero desde luego cualquier ayuda era más que bienvenida en aquel momento. El suelo resbaladizo pilló al demonio desprevenido y casi se cae. El problema es que al hacer eso Damh apareció ante el demonio como un objetivo. Alyssa lo vio todo en cuestión de segundos, la criatura iba a avalanzarse sobre él con sus brazos llenos de pinzas y sus colmillos venenosos y si llegaba le mataría, lo sabía.

No lo pensó demasiado, con un movimiento rápido se puso delante y se llevó el impacto del demonio. Logró esquivar 3 de sus brazos en el zarandeo pero dos no. Uno de ellos impactó con violencia en su costado, hundiéndoselo y rompiéndole varias costillas en el proceso. El otro por el contrario se clavó en su muslo izquierdo y le hizo un profundo y feo corte que comprendía una gran longitud. Alyssa gimió de dolor, cualquier persona humana se habría desmayado por éste, pero ella no lo hizo. Se tambaleó por el enorme corte en la pierna pero siguió en pie apoyándose con la derecha. La criatura se había avalanzado hacia el chico hada y no había esperado que la cazadora se interpusiera delante de en ningún momento.

Así que aprovechó ese segundo de confusión, ese momento que el demonio no esperaba, se apoyó sobre la pierna que tenía sana pues la otra a penas le respondía, giró sobre sí misma para colocarse justo debajo del demonio y con un gesto rápido y eficaz hundió su cuchillo serafín justo en la cabeza del demonio, con fuerza, atravesándole uno de los ojos con dientes y esquivando el icor que salió. El ser se agitó, más furioso que nunca y herido de muerte. Intentó volver a atacarla así que Alyssa hundió más todavía el cuchillo serafín en su cabeza hasta que el ser comenzó a deshacerse como si fuera parte de una pesadilla siniestra que tornaba a su fin. Cuando el demonio desapareció del todo la italiana se dejó caer con pesadez sobre el suelo, cansada, triunfal y gravemente herida. No podía creer que hubiera matado a un kuri.

-¿Estás... estás bien? -dijo jadeante por el dolor intenso, se levantó el top por el lado izquierdo lo justo para dejar al aire sus costillas, terriblemente moradas y claramente rotas. Suspiró con pesadez, los iratzes curativos no eran su fuerte sino el de su madre, pero no podía ir al instituto así porque sabrían lo que había pasado y se la cargaría. Clavó sus ojos verdes en los de su acompañante, en un claro gesto de preocupación por su bienestar y aunque todavía le sangraba un poco el labio se le escapó una sonrisa de medio lado.- Bien hecho con el agua, el demonio no se lo esperaba, probablemente hubiera muerto sin tu ayuda. 




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H  → DESPEJADO - FRÍO

Pequeños cristales se materializaron como una capa fina de hielo, donde podías arrastrar los pies y deslizarte sin dificultad. No tenía que hacer esa clase de cosas para que su poder saliera como un acto suave, pero Rowen todavía no estaba familiarizado con el poder y su extensión, hacía de cuenta que era una clase de mutante en el colegio de Charles Xavier. En realidad, al principio se emocionó con ello. ¿Qué chiquillo no soñaba con ser un superhéroe? Claro estaba que, la realidad supera la ficción en muchas de las cosas y la ficción suele ser un acto de lo más romántico donde el bien supera todas las barreras. Distaba mucho del mundo real y las atrocidades que se viven día a día en el submundo.

El aroma a azufre mareó sus sentidos, era demasiado fuerte para ignorarlo, tal parecía que entre más extremidades perdía el demonio, peor se volvía el olor. Sus manos acariciaron el pavimento, con el hielo aportándole el frío a la adrenalina. Escuchaba el sonido de la lucha, era ajeno a ello, solo el ruido de cuchillo en contacto con alguna clase de piel, el chasquido de algo partiéndose y la furia mezclada de dolor. ¿Debería sentir pena por aquel grotesco demonio? Su religión no lo pensaría idóneo. Pero aun así, se encogió en el segundo en que el demonio elevó su gruñido. Fue allí cuando se percató de lo inseguro de su posición, una actitud más bien lamentable para alguien como él.  

Rowan iba a incorporarse, apenas le dio tiempo de ponerse de rodillas. El demonio rugía con la fuerza salida de control. Prácticamente sintió el fuego rodeando sus pulmones mientras retenía la respiración llena de azufre y el icor golpeando su rostro. Él dejó salir su aliento, frío en respuesta del calor y su propio terror. Supo que era tarde para cualquier clase de acción defensiva o esquiva, y no podía pensar un lugar donde ir, la transportación era un arte ineficaz para él. No pensó en nada, salvo ver la imponente figura del demonio, sus patas subiendo con fuerza, se estrellaría contra él. ¿Pensaría en el dolor, acaso? No, simplemente en Náyede, la última sonrisa de angustia que le dedicó antes de que desapareciera entre las ramas y la vida de Feéra.

Pero Náyede no estaba angustiada por ella, sino por el joven que deba atrás, quien no conocía la vida que le esperaba, tan frágil en esencia que podía terminar por romperse. Porque él jamás destacaría como un guerrero y menos como un seguidor devoto. Había tenido razón al angustiarse, porque ahora estaba por perderlo todo, o al menos, así se planteó la escena cuando la nephilim recibió el impacto frente a sus ojos, el sonido de sus costillas le hicieron encogerse. La sangre emanó como manantial fresco y una nueva fragancia giraba a su alrededor.

Un segundo.

Solo eso bastó para que el silencio se acurrucara en la noche. El hijo de Lylic miró a su alrededor. Nada. Como si nunca hubiese habido nada allí. Ella cayó y el manto nocturno se llenó de estrellas repentinamente brillantes.

Lo estoy— se puso de pie, claramente existía un daño en la joven, su piel rápidamente adquirió un tono oscuro. Negó con la mirada puesta en la joven, una muñeca de trapo que lucha por mantener todo en su lugar mientras es zarandeada por una molesta niña. —Fue estúpido— todo este día lo había sido, él ni siquiera debería estar allí.

Dejó escapar el aire. —Las deudas de vida se saldan de la misma manera— extendió su mano para tocar el labio de la cazadora, era una herida leve, superficial que cicatrizó a su contacto, —y ahora estoy en deuda con usted, cazadora de sombras, mi deber es pagarle…— ¿alguna clase de favor? Más bien un “todo a su tiempo”. Su mueca se mantuvo firme en su seriedad, no le costaba nada de trabajo permanecer impasible. —Puedo ayudarle… con las heridas— la imagen de su una hada de tiempos atrás se instaló en su memoria con una divertida anécdota y una fea cicatriz. ”Tu puedes, Fitzwilliam”¿puedo?— sus dedos se deslizaron suaves en la piel expuesta sobre sus costillas.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Alyssa recuperó su cuchillo serafín y lo dejó a su lado cuando el demonio kuri se esfumó. La joven nefilim resoplaba con dificultad porque le costaba respirar fruto de la fractura en sus costillas y del enorme esfuerzo físico realizado para derrotar al repugnante demonio. Estaba acostumbrada al dolor pero en compañía de su hermano y con demonios menos amenazadores solía salir con a penas rasguños, nada que ver con lo que ocurría en aquel momento. Sus costillas, de un tono morado intenso revelaban la fractura y la sangre salía de su pierna y de su labio inferior. De un gesto brusco arrancó un pedazo de la parte baja de su top negro, dejando al aire un vientre pálido y ejercitado, pues necesitaba poder hacerse un torniquete en el muslo o pronto se marearía. Su piel era pálida pero el golpe y el sangrado la hacían parecer casi traslúcida.

Intentaba mantener la compostura pero el dolor le laceraba el costado y su expresión estaba sumamente contraída. Aun así había logrado vencerlo y sobreviviría para contarlo, ella y también Damh, al que miraba con ojos de preocupación aunque sabía a ciencia cierta que el chico-hada no había sufrido ningún daño. Había interpuesto su persona delante para impedir que le hicieran nada, pero no pretendía con ello contraer ningún tipo de deuda, solo se había dejado llevar por sus instintos y nada más. Sabía que si Augustus se enterase de que había arriesgado su vida por la de un subterráneo le daría un pasmo, pero a Aly le daba igual, solo podía mirar sus pestañas claras, enmarcando unos ojos verdes como los de la propia Nefilim, pero más oscuros y profundos, semejando al follaje de un bosque.

-Me alegro, pensé que... No podía dejar que llegara a ti o te habría matado. -No comprendía bien por qué intentaba explicarse pero sentía que tenía que hacerlo. Él parecía traumatizado por todo lo que acababa de ocurrir y no era para menos, no todos los días podías ver a un demonio kuri frente a ti y vivir para contarlo. Entonces él dijo que lo que había hecho fue estúpido, o al menos eso es lo que la italiana entendió y de pronto se sintió triste. Ella, con su fachada de chica dura y toda su arrogancia, se había puesto delante y él lo había calificado como estúpido.- Yo... lo, lo siento, no quería hacer nada estúpido. -dijo apartando la mirada de él, que estaba frente a ella.

Cuando el Damh alargó la mano y tocó su labio, su corazón se aceleró visiblemente, para su molestia. Tragó saliva intentando ocultarlo y de pronto su labio ya no dolía, él, de alguna forma se lo había curado y eso le sorprendió. Sabía tan poco realmente de las hadas... Solo parecían haberle contado lo malo, pero no lo bello y especial. Suspiró notablemente ante lo que él dijo.- No me debes nada Damh, no lo he hecho por eso... yo solo... maldita sea -se sentía sumamente irritada, ella siempre sabía que decir y tenía mucho que opinar y ante él parecía una muchacha tonta y sin palabras, llevaba un rato farfullando, diciendo poco y sin sentido.

La joven nefilim se estremeció cuando él pasó los dedos sobre su costillar, en parte por el dolor pero también por el cosquilleo. Su tacto era delicado, sumamente suave y cuidado. Eran increíbles estas criaturas, parecían hechas de aire y sueños, pensó mientras le contemplaba concentrado en sus costillas rotas. Su cabello rojo refulgía bajo la luz de la farola, que ya había regresado con la desaparición del demonio. Ignoraba si sus dones curativos se parecían en algo a los iratzes que ellos mismos se dibujaban en la piel, pero tendría que averiguarlo. No sabía lo que ocurriría pero no le tenía miedo al dolor, ambos estaban muy cerca cuando ella asintió decidida.- Adelante.




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H  → DESPEJADO - FRÍO

Una mancha oscura. A eso se redujo aquel gigantesco demonio; unas marcas de tiza oscura en el piso y el recuerdo de quienes se enfrentaron a él. Podía ser hasta gracioso el hecho de que nadie allí pudiera saber de su existencia, tan efímera la vida que pasaba en un segundo sin ser concebida por casi nadie. Solo en la memoria de seres menos terrenales, como en Rowen, si es que dejaba de meterse en batallas que no le correspondían. Alguna vez aprendería a vivir con todo, se enfrentaría al mundo de mejor manera y con precaución, y lo haría bien. O lo mataban antes, que al caso era casi lo mismo.

Todos moriremos tarde o temprano— alzó el hombro como algo obvio, francamente, ella lo haría primero. Humana. De pronto, se sintió terriblemente triste por ello, sí, quizá pecaba de ingenuo, voluble y volátil, porque su pueblo no debería permitir esta clase de emociones por los nephilim, por los justicieros autoproclamados. Parecería un desperdicio, porque él tenía latente cada emoción como cualquier humano, tan fresco y necesitado. —No— negó, —lo decía por mi acción, tu… tu has sido muy valiente.

Toda ella era palidez, veía las venas verdosas cruzando su cuello, extendiéndose por sus brazos y sus delgadas manos mientras hacían presión en su cuerpo dolorido. Damhnait, sostuvo su esencia, no podía extraer mucho de su alrededor, la naturaleza era lo que les dotaba de vida, les prestaba su energía y la regresaban envuelta en fiestas y alabanzas.

Aun cuando las acciones estén hechas de la inconsciencia, mantienen un efecto, y tal ha sido el suyo, que ahora le debo la vida— bajó la mano de su rostro, veía la fragilidad de la vida menguando en una dulce carcajada. Él recordó las enseñanzas de las Hadas, en un tiempo no muy lejano. La concentración jugaba el papel más importante, pero todo radicaba en el deseo —o lo que eso significara—.

Dedicó una larga mirada a su ropa, oscurecida aún más por la sangre. Se ocuparía primero por las costillas y después de la pierna, aunque esta sangraba. Soltó un suspiro, uniéndose a los miles que soltaba durante el día; ante la pena, el aburrimiento, la concentración, el fastidio y hasta por el clima. Se posicionó a su lado, para sostenerle de ser necesario. Extendió los dedos, la piel se sentía cálida a su tacto, ligeramente pegajosa, pero vibrante.

Esto podría doler— todavía más mientras las capas del músculo se encontraban con sus dedos, como si pudiera abrirse paso a su interior, aunque no lo hacía, solo mantenía la estática en su palma. No era un brujo lanzando hechizos de rimbombantes colores, él era toda calidez y serenidad. Ladeó el rostro, reteniendo el aire, dejando que sus pulmones se hincharan y al final, saliera poco a poco, conteniendo cada átomo como si fuese capaz de mantenerlo individualmente, y un pequeño chasquido, el mismo que había terminado por romper los huesos, para regresar a su sentido original. Había sido una mala idea hacerlo mientras ella estuviera de pie, pero él había encontrado que prefería eso, pues al tenderse, la mayoría de los órganos se movían, ligeramente, y perdía la noción de donde se encontraban.

El color purpúreo no menguó, no mucho, pero se esclareció como si hubiese sido una vieja herida. No haría más por mantener lo inmaculado de su piel, pues todavía requería de la energía para pasar a su pierna. Sangraba, pero tanto como para suponer un peligro, y algo en él le decía que recibía la ayuda de esos entramados oscuros enrollados por su cuerpo, despedían algo ancestral y hasta cierto punto, le cohibía.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

Aly se sentía de lo más tonta, sentada en el suelo, totalmente herida y farfullando cosas inconexas por los nervios de la situación. Ella que era toda fachada, verborrea y arrojo, valentía en estado puro, al lado del chico hada se sentía casi cohibida en aquel momento. El cuchillo serafín refulgía en el suelo, llamando su atención para que lo guardara y no se olvidara de él. Él dijo que todos morirían tarde o temprano y ella asintió con la cabeza, pensativa. Cuando naces siendo un nefilim y te entrena tu raza sabes que tu trabajo entraña un peligro aún mayor que el inherente a la propia mortalidad y que puede que un día vayas a cazar a un demonio y jamás regreses. Pero es precisamente eso lo que les convierte en gente que ama rápido, vive rápido y siente mucho.

-Yo... Gracias, en realidad lo he hecho por ti. -afirmó dubitativa, la italiana no solía decir mentiras y por el contrario era alguien que jamás ocultaba la verdad. Le había salvado esperando que él no sufriera daño, no como parte de su misión como nefilim sino guiada por el deseo de hacerlo. Y no se arrepentía a pesar de haber acabado dañada y sabiendo que alguien vería sus cardenales o heridas tarde o temprano, preguntaría como se lo había hecho y posiblemente la juzgaría por asumir tamaño daño. Se incorporó del suelo a duras penas y con mucha dificultad por el muslo cortado.- Tu también lo has sido, aunque sospecho que no te gusta definirte a ti mismo como alguien guerrero, has sido valiente y has actuado con precisión y rapidez.

Ella sentía sus manos gentiles sobre sus costillas, así como había curado su labio partido con un simple roce a sus labios. Cuando él le avisó de que podría doler Alyssa, aún sumamente pálida por la sangre ya perdida, asintió despacio y cerró sus ojos verdes claros. No temía al dolor, nunca lo había hecho, pero su estado físico actual le decía que probablemente más dolor aún podría resultar en un desmayo y eso era lo último que quería que le pasara en el mundo. Aun así él estaba a su lado, respirando profundamente y se había colocado muy cerca en un gesto que se le antojó adorable y protector... Y se sintió completamente segura en sus manos. Le escuchó tomando aire y preparándose y de pronto sintió mucho dolor, el mismo que al romperse las costillas pero a la inversa.

Su cuerpo chasqueó de forma desagradable y sus costillas parecían volver a estar en su sitio, sin rotura aparente. Se mordió el labio pero no pudo contener un suave y lastimero gemido, que murió en sus labios cuando el dolor cesó y no pudo evitar tambalearse por el daño recibido en el cuerpo, por suerte él parecía haberlo anticipado y se encontró su cuerpo detrás en el que tuvo que apoyarse, por lo que no cayó al suelo, aunque su pierna herida seguía chillando que si no le hacían algo no podría caminar. Abrió los ojos claramente aturdida, tuvo que girar la cabeza para mirar a Damh, bajo sus ojos había una ristra de pecas claras, casi como las suyas solo que más esparcidas por su rostro.

-¿Cómo... cómo lo has hecho? Hay tanto que desconozco sobre tu raza... Es asombroso, tu poder, contiene tanta bondad -dijo un poco jadeante aún y recuperando la entereza, había estado al borde del desmayo. Aly miró hacia abajo sin separarse del chico-hada, él había recompuesto casi por completo sus costillas, su costado seguía algo morado pero ya tirando al amarillo, como un enorme cardenal que está curando. Miró su pierna, con el trozo de tela atado como torniquete improvisado solo sangraba un poco y se dijo que bien podía intentar curarse esa parte ella, no quería agotar todo su poder, si es que eso funcionaba así.- Si estás cansado puedo intentar curarme la pierna, sin embargo... -se mordió el labio, molesta, aunque no le gustaba la sensación de depender de nadie tenía que decirlo porque tarde o temprano él se iba a dar cuenta. Un iratze controlaría la hemorragia y cerraría parte la herida, pero el corte era demasiado largo y profundo.- Creo que no puedo caminar sola.




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

¿Qué tenía que decir después de eso? Dar las gracias parecía poco al tratarse de un asunto que esquivaba a la muerte. Solo alcanzó a sonreír. En cierta forma, le alegró poder significar algo, en alguien, aunque no estaba seguro si era algo bueno que una nephilim anduviera por allí salvándole la vida, después de todo, la guerra era silenciosa, una batalla se desataría tarde o temprano y las hadas solían elegir al ganador como su aliado, o en su caso, al que representara la paciencia y la venganza. No se podía expresar con todas las palabras, pero el pueblo de Feéra estaba dirigido por uno de los seres mágicos con mayor sabiduría, pero sobretodo, estoicismo, era capaz de esperar tanto para obtener lo que quería, el tiempo jugaba a su favor de una bella manera.

Notaba el dolor en sus pupilas dilatadas, casi se perdía el verdor en la profundidad de la oscuridad del umbral invisible del sufrimiento. No podía juzgarla, sus bonitos rasgos se desdibujaban por una hazaña que bien podría haber evitado de no encontrarse él allí. Tampoco se puso a darle vueltas a ese pensamiento, no ganaría nada, pero le disgustó encontrarse con que la ayuda era poca y que pudo haber hecho mucho más. Él mantenía la mente fría la mayoría de las ocasiones, pasaba noches enteras entrenando su poder, desde el agua en la bañera, las flores en las macetas y ayudar a los animalillos a su alrededor. Tal vez comparar el restaurar una herida superficial, una garrita enterrada o un ojo con infección no era nada, absolutamente nada, comparado con unas costillas rotas.

Sirvió de barrera, casi temió tocarla, por si despertaba un nuevo dolor, pero esta vez lo había hecho bien. Recompuso una parte, la estructura ósea regresando a su lugar, por fortuna, ninguna se acercó a los pulmones, pero el músculo todavía podía sentirse dolorido, algunos vasos fueron reparados pero algunos quedaron firmes en marchar su piel suave. Se encontró con una vieja cicatriz, justo bajo la séptima costilla, apenas una media luna que manchaba de plata su amoratada piel.

No hay bondad en el pueblo feérico— señaló, alejándose de ella un paso, su mano se alejó de la herida recién sanada para sujetarle el brazo, —nunca nada ha de hacerse sin un precio que pagar— por obvias razones esta acción no conllevaría una deuda, pues era más grande la que él mantenía en este momento.

Negó, colocando una rodilla en el piso, como un enamorado que va a pedir matrimonio. Él no tenía nada que ofrecer, no lo tendría en mucho tiempo, quizá nunca. —Es más fácil reparar el músculo que un hueso— la estructura ósea era difícil de comprender. A él le estaba costando demasiado trabajo, aprendía lento, pero lo hacía. —Voy a tener que romper… un poco más el pantalón— le soltó y deslizó los dedos en la fisura que el demonio había hecho, la sangre le manchó los dedos pero él tiró para rasgar el cuero negro.

Toco la piel, su energía era poca a esas altura, pero logró “rellenar”, juntar la epidermis e imaginar la sutura que habría de poner de ser médico, nuevamente sintió el calor y el poder que las runas del Ángel llenaban el cuerpo de la cazadora, era como si ambos intentaran unir sus fuerzas para sellar y sanar. La cicatrización fue lenta, pero dejó una marca delicada, como un entramado de hojas serpenteando por su pierna. ”Bueno, no luce tan mal” pensó pasando su índice para quitar los restos de la sangre.

Tal vez debería ayudarte— comprobó que su propia resistencia. Sí, todo normal. Se estiró y señaló su espalda —vamos, sube, que la noche apremia y augura más acción— el viento, partícipe de sus palabras, se encontró circulando en una delicada caricia. —Me temo que no solo tienes mostaza en las trenzas— se encogió de hombros. Uff, tan extraña la tarde y la noche apenas comenzaba.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

A Alyssa le gustó tanto su sonrisa que casi se sintió como un poco tonta mientras la miraba fijamente. Sacudió la cabeza con pesar, aquella noche había resultado ser un poco rara y seguro que ninguno de los dos se la imaginaba así... Pero de todas las maneras se sentía contenta por haberle conocido y esperaba que aquel encuentro no fuera algo asolado y que se repitiera en el futuro. Se mordisqueó el labio, ahora perfectamente curado, como si jamás lo hubiera tenido hinchado y con sangre. Solo las gotas que manchaban su cuello delataban que su labio había sufrido algún daño. Su ropa estaba hecha un desastre, tendría que llegar al instituto a escondidas, echarla al cubo de la lavadora y ponerse el pijama antes de que a Augustus le diera por pasarse por su habitación, como hacía a veces.

Aly se llevó la mano a las costillas como si no pudiera creer que la fractura hubiera desaparecido. Ella conocía el poder de una runa curativa pero el de has hadas sin duda era más potente, recomponer huesos no era cosa que se pudiera hacer con facilidad pero ella acababa de presenciarlo. Pasó la mano por la marca que le había quedado bajo la costilla, el único signo que delataba la pelea pues ya ni tan siquiera sentía más que una molestia en la zona. Sería fácil de ocultar hasta que sanara sola, así que desde luego tenía suerte.- Muchas gracias por recomponer mis costillas, no se si hay bondad en tu pueblo o no... pero si que la hay en ti. -y lo dijo completamente segura, a pesar de que él insistiera una y otra vez en que su pueblo no lo era, ella seguía pensando que él era diferente.

Damh pareció seguir teniendo energía o poder suficiente para sanarla así que la cazadora no quiso interrumpirle o decirle que no. Parecía muy importante para él compensar esa deuda que creía haber contraído con ella, aunque al parecer de la joven no había deuda alguna entre ellos. Aun así sabía que por mucho que intentara explicarle que ella no deseaba ser para él una deuda a saldar, no lo comprendería o su propia raza le impedía asumirlo.

Cuando se arrodilló para tocar su muslo se sintió enrojecer terriblemente y tuvo que alzar la cabeza con el objetivo de que no pudiera verla, agradeciendo mentalmente que fuera de noche y sus mejillas no se pudieran ver a simple vista porque en aquel momento debía brillar. Y ya ni hablemos cuando él tomó su pantalón por la zona de la herida y lo rasgó, rompiendo el cuero. Su muslo delgado y pálido quedo a la vista además de una de sus runas, el problema es que la herida estaba increíblemente alta y se tuvo que morder el labio para no morirse de la vergüenza en ese mismo momento. Y mira que se consideraba a sí misma difícil de sorprender o hacer enrojecer. Entre el top que había rasgado y ahora el pantalón se sentía increíblemente poco vestida en aquel momento.- Esto... uhm vale, rompe-rómpelo.

La cazadora contuvo el aliento cuando, con el pantalón rasgado él tocó nuevamente su piel con excesiva suavidad, casi como si fuera un roce. Ese contacto cada vez le provocaba un cosquilleo mayor dentro así que se removió un poco. Sintió como la herida comenzaba a cerrar con su tacto así como sus runas, que parecían querer ayudar a recomponerla. El chico hada pasó el dedo y retiró la sangre que salía y ya se sintió preparada para bajar la mirada. Era una cicatriz que tardaría en desaparecer, pero le daba igual, para los nefilim las cicatrices de batalla eran motivo del mayor de los orgullos y ella no era diferente.

Cuando él se señaló la espalda para que ella subiera le costó tomar la decisión de hacerlo, no en balde los nefilim estaban más que acostumbrados a ser autosuficientes y entraba en conflicto con su auto-concepción de ella misma, pero no quería dificultarle la tarea a Damh así que obedeció. Con ayuda e intentando mover poco la pierna herida se acomodó sobre su espalda, notando enseguida la dureza de los músculos de su espalda y de sus brazos que la agarraban.- ¿Ah sí? -preguntó de forma escueta, su sensor que seguía en el bolsillo no indicaba que nada fuera mal.- ¿A dónde vamos? -dijo acomodada ya perfectamente en la espalda de él y aprovechando para inclinarse sobre su hombro para hablarle de cerca, desde esa posición podía oler perfectamente su esencia y se sintió un poco aturdida, preguntándose si todas las hadas eran tan embriagadoras como Damh.- No, pero no es nada que no solucione una ducha. -dijo con tono divertido, esperando que su pequeña broma le agradara, era difícil hacerle sonreír pero lo había conseguido varias veces en el transcurso de aquella tarde-noche tan absolutamente inesperada.




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H  → DESPEJADO - FRÍO

Por bondad no hacía mucho, ensimismado en su pequeña burbuja ilusoria, vivía excluido del mundo para no errar y terminaba metiéndose en problemas, al parecer le seguían como moscas. No era del todo malo, aprendía demasiado de cada vivencia, pero se estresaba de igual manera, era un tira y afloja que poco podía hacer por ello. Su sonrisa se deterioraba en cada suspiro, probablemente era demasiado joven como para dejarse arrastrar por las mareas, y en su naturaleza no estaba el ser tan depresivo, quizá tuviera que ver con la estadía con los mundanos y su estrecha coordinación con el planeta; han olvidado lo verdaderamente importante, y se juegan el papel de ser ellos quienes enaltecen su existencia con las falsedades de un mundo a sus pies. Pero no podía culparlos por la privación de su mente, se culpaba a sí mismo, hasta el momento en que decidía marcar el mismo su camino.  

No iba a negar que percibiera cada exaltación de su cuerpo, cada aceleración de su corazón y el correr presurosa de su sangre. Podía sentirlas como parte suya también, aunque no le pertenecieran, simplemente se exhibían como la naturaleza triunfante de la juventud. Le agradó saber que ahora podía identificarlo y no era como en el colegio, cuando aprendió a no ver más el mundo, a pasar de largo ante las criaturas mágicas, a creer que algo andaba mal en él cuando algún “humano” se mostraba con orejas de zorro, piel morada o cualquier cosa extraña que se le pasaba por la vista. Menos mal que jamás admitió ver tal cosa, alguna vez lo mencionó a su madre y se ganó una tarde frente a un Cristo crucificado.

“Los hombres de los tatuajes, ellos son poderosos”. Náyede lo mencionó por vez primera, cuando sintió el poder de las runas, había sido un grabado, algo en un árbol. Algunos cazadores lo hicieron en alguna época pasada, era tan antiguo que la corteza estaba engrosada a su alrededor, como si no se hubiese atrevido a desfigurar esos extraños garabatos. “… poderosos y estúpidos.” Ella rió, divertida por el gesto meditabundo del pelirrojo. Después supo que eran runas y el poder que encerraban en la oscuridad de sus intrínsecos grabados. Lo podía sentir, placentero y doloroso, igual que una flama. Y justo ahora, mientras sus dedos se posaban sobre la piel firme de la nephilim lo percibía otra vez, más intenso, más agresivo y decidido. Imaginó que gracias al actuar de las runas, él no había gastado tanto la energía que tenía.

Si— hombre de pocas palabras, al fin y al cabo, —la noche no es prisionera— y la gente del submundo encontraba en la noche la riqueza que tanto menguaba por el día. Había sido invitado a varias fiestas nocturnas que prometían ser de otro mundo, claro que era bien fácil prometer tal cosa, todo para él significaba de otro mundo.

Se ajustó el peso incorporándose poco a poco. La adrenalina se regulaba y pronto sentiría el bajón, eso pasaba cuando eres un tipo acostumbrado a vivir en la placentera comodidad que el confort ofrece en tiempos de hoy. Eso y que era un holgazán algunas veces.

Pensé que sería a su casa— sujetó sus piernas, justo bajo las rodillas, —si algo le duele, solo hágamelo saber— él sabía dónde estaba el “hogar” de los cazadores de sombras en Nueva York, la primera vez que pasó ni siquiera se percató de su existencia, fue hasta la segunda ocasión en que la estructura tomó forma en su gótica-barroca esencia. Por aquel entonces, no avistó ningún cazador, y pasó de largo solo porque no quería verse sospechoso allí, plantado en una vieja Iglesia. —Puedo acercarla, en todo caso— sí, bueno, tampoco era un suicida, no la llevaría, tocaría el timbre y explicaría la razón por la que ella estaba severamente herida.

Giró el rostro, sintiendo la calidez de su cuerpo. Los recuerdos le embargaron como viejas fotografías, pero se desistió a mirarlas, sencillamente comenzó a caminar.

Mi departamento está a unas manzanas de distancia— dijo, pasó nuevamente en las primeras atracciones del parque. Allí desde donde la chica se había lanzado como un felino, —si lo que teme son las represalias— después de todo, era una chiquilla apenas, ¿a esa edad ya se enfrentaban solos contra los demonios? Hasta donde sabía, eran como una manada, tenían la ayuda de un hermano guerrero —puedes ducharte— aunque no sabía que harían con las prendas estropeadas.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
PARQUE DE ATRACCIONES → Viernes →  18:00h  → Despejado y frío

La italiana se sentía bastante incómoda con su escasez de ropa, su cuerpo magullado y encima toda sucia por la sangre. Realmente aquello de la ducha había sido una broma pero dudaba que hubiera algo que le apeteciera más en el mundo en aquel momento que una ducha larga y calentita. El costado molestaba y la pierna igual, pero al menos ya no había dolor, solo el resentimiento que denotaba que en algún momento había habido ahí una herida. Se había escapado de su hermano y éste se acabaría enterando de lo que había pasado y habría consecuencias pero por aquella noche no le apetecía pensar demasiado en lo que ocurriría mañana. Subida a su espalda se sentía a gusto y Aly nunca había rechazado la intimidad física, no se sentía incómoda en absoluto por ir a la espalda de un hombre al que acababa de conocer hacía unas horas.

-¿¿Al instituto?? No... No podemos ir al instituto, tal y como estoy ahora mismo, con toda la ropa rota y llena de sangre mataría a mi hermano de un disgusto... Creo que es mejor que no. -comentó visiblemente alterada a su espalda, la idea de que la vieran así no le gustaba en absoluto sin obviar que no era buena idea que él la acercara al instituto, aun en el caso de que la dejara en la puerta y se marchara lo más sencillo sería que alguien le viera y comenzaran las preguntas desagradables. Le volvió a gustar que dijera que podía decir si le dolía algo, ¿preocupación? Tal vez no, probablemente solo pretendía pagar esa deuda que creía contraída, pero en tal caso le agradaba.- Gracias, estoy bien... has hecho un gran trabajo, ¿Eres médico? ¿Las hadas tenéis profesiones entre vuestro pueblo?

Ambos caminaban en la noche en un cuadro de lo más peculiar hacia, suponía, su apartamento. Cuando él formuló que temía las represalias se movió un poco en su espalda y sus mejillas se encendieron, aunque lo que acababa de decir era verdad y las temía de su hermano, no le gustaba que la tomaran por una niña. Ella no era ninguna cría.- Mi hermano se enfada si me voy sola, pero no es mi padre y yo no tengo represalias. Soy una adulta y puedo estar donde quiera y hacer lo que me de la gana. -dijo con tono serio. Aly sabía que con su aspecto de muñeca tenía que esforzarse el doble para que los demás la vieran como era, pero jamás había sido una niña. Los nefilim dejaban de ser niños en cuanto recibían su primer cuchillo serafín y comenzaban a cazar y para la chica la infancia había quedado muy atrás hacía tiempo.

Habiendo dejado ya atrás el parque de atracciones seguían caminando y ella iba a su espalda. Algunas miradas se posaban en ambos pero en Nueva York, la ciudad de lo estrafalario, a nadie parecía sorprenderle demasiado que un hombre pelirrojo llevara a una chica herida a la espalda.- ¿Vives... vives con alguien en tu apartamento? -preguntó con un tono de fingida inocencia, aunque en realidad aquella pregunta se le atravesaba en la garganta desde hacía rato, necesitaba saber la respuesta. Una parte de ella misma se decía que solo era por mero interés propio para ver si tendría en su casa ropa de mujer que pudiera ponerse tras la ducha pero otra parte de su interior gritaba que no era esa la intención de su pregunta...




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo


WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
→ PARQUE DE ATRACCIONES → VIERNES → 18:00 H → DESPEJADO - FRÍO

Si, él ya sabía que existía algo mal en todo ello. No, clasificarlo como mal no era lo correcto. Más bien, existía algo peculiar, pues aunque no pudiera saber la edad de la cazadora, notaba lo joven que era, así qué, pensar que ella pudiera salir y pelear sola en un lugar apartado era poco eficaz. De ser así, había mucho que juzgar en el sistema de lucha de los nephilim. Aunque claro, entre sus investigaciones señalaba que ellos eran un equipo, y la mayoría de las ocasiones salían en pares, siempre cuidando sus espaldas entre sus iguales, quienes compartían su alma. No entendía mucho de ello, de esa supuesta conexión especial, pero tampoco estaba indagando mucho, solo pretendía saber las armas… esas que forjaban con el poder del Ángel, y el hierro, la temible sustancia que podría matarlo de la forma más tortuosa.

Un taxi podría acercarte— mencionó en un tono bajo. Era imposible saber si el glamour usado por la joven seguía en acción, y no, él no sabía nada de ello, pues se dedicaba a caminar en paso lento pero firme. —¿Era con su hermano con quien iba a encontrarse?— paseó la mirada, en busca de algún joven de misma apariencia, de hecho, buscó la oscuridad del cuero y las hebillas. No había nada, todos eran mundanos normales, ni siquiera una hada revoloteando a sus alrededores.

No— ¿un médico? ¿alguien como él que era un despistado? Él vivía de sueños, de utopías, de cosas sin sentido y perdía la noción del tiempo entre cavilaciones silenciosas y crueles. En el taller la vida pasaba con parsimonia, dedicado a los detalles, mirando a través de un lente las joyas que se pulían, el oro que se entramaba, la pureza de los trazos, la emoción con que se labran. Todas las joyas tenían un significado especial, todas se compraban guiadas por un sentimiento latente y eso motivaba cada segundo que tardaba en perfeccionar cada pieza. —No muchas tienen profesiones, se guían por oficios…— si bien, muchas hadas vivían con los humanos, desempeñándose como tal, no muchas realizaban acciones beneficiosas para otros, siempre se trataba de ellas, de su reina, de su diversión. —Soy un joyero— admitió después.

Estaba a unas cuadras de su departamento. Era uno amplio esta vez, solía mudarse con mucha frecuencia, estaba un poco paranoico con eso de caer en garras de algún subterráneo o nephilim, apenas identificaba a las hadas como para toparse de frente contra un hijo de Razhiel o un vampiro. Pero sobretodo, no le gustaba sentirse atrapado, siempre en el mismo lugar con el tiempo corriendo lento, tanto que pesaba en los recuerdos, en la melancolía de sus acciones y la desesperación de saber que nada estaba haciendo para regresar donde la Reina Seelie a entregarle algo. Y es que ese algo es lo que no terminaba de saber qué era. Él sería un par de oídos y ojos atentos, pero ¿para qué? Nada ocurría aquí, todo era justamente igual que siempre…

Suspiró frunciendo ligeramente el ceño. El edificio se avistó a la distancia, el ladrillo sobresaliendo en una clásica vida de los suburbios. Le gustaba allí, siempre entre el bullicio de la ciudad que le recordaba día a día que estaba entero, vivo.

Le miró por el rabillo del ojo y contestó: —un gato— se encogería de hombros pero con ella encima no era buena idea, lo dejó pasar. —Atrapa a los molestos pixies— ¿Qué? No le agradaban esos diminutos sujetos, le veían suplicantes pero maliciosos y querían hacerse de su jardín. ¿Quién cuidaba las flores, eh? Era él, no esos estúpidos pixie, ¿y ahora querían quedarse con todo? Eso no, señores, un gato se encargaba de tenerlos al margen.

Unos metros más y allí estaba, el edificio con el único elevador servible. ”Menos mal”. Subió al cubo metálico, justo en el centro, donde una alfombrilla vieja le servía como atajo. Se detuvo en una sacudida. Era servible más no nuevo. Salió y la oscuridad del pasillo le dio la bienvenida. Esperó a que sus ojos se acostumbraran a las tonalidades grisáceas y avanzó a paso en largas zancadas.

Abrió, en el interior estaba totalmente iluminado, tenía la manía de dejar las luces encendidas al salir. Siempre.

Bueno, aquí estamos— se inclinó para dejarla bajar, —el cuarto de baño esta por allá— el gato maulló desde la cocina, jamás salía de allí hasta obtener comida. Era demasiado gordo. No habían muebles de sala, solo tres grandes mesas llenas de utensilios y piedras de colores, algunas tan luminosas como la misma luna de aquella noche perlada. —Tal vez querrías algo de beber.



avatar
Mensajes : 37

Reliquias : 258

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

WRONG PLACE AT THE WRONG TIME
APARTAMENTO DE ROWEN FITZWILLIAM → Viernes →  20:00h  → Despejado y frío

Ambos llegaban ya a su apartamento, así que pronto podría meterse en la ducha. Aly no se sentía incómoda por la situación pero se mordió el labio cuando él mencionó que podría coger un taxi y asintió con la cabeza, no deseaba extender su estancia con él más de lo que el propio chico quisiera. Así que se ducharía y pediría un taxi desde su teléfono, aunque lógicamente no pensaba volver al instituto aquella noche porque Augustus estaría trinando. No, se iría a algún bar a beber y a pasar la noche o cualquier cosa que supusiera no regresar hasta la madrugada al instituto, donde ya si que podría escabullirse hasta su habitación sin ser encontrada por nadie... Al menos temporalmente.

-Si, mi hermano y yo solemos ir de caza juntos. Sin embargo me he ido antes de la hora acordada así que luego no estará excesivamente contento... Y sobre eso, no te preocupes, me ducharé y tomaré un taxi, no quiero importunarte más. -Alyssa no pudo evitar pensar que Damh y su hermano debían ser de la misma edad o similar, claro que ambos jóvenes no podían ser más diametralmente opuestos. Lo único en lo que les encontraba una similitud era en aquella calma que parecía guiar sus actos, ambos reflexivos y calculadores, todo lo contrario a ella misma que era todo pasión, fuego y volatilidad. Nadie en la calle les prestaba más atención de la necesaria puesto que su runa de ocultación aún estaba en su cadera.

A la cazadora le gustó su profesión mucho, le parecía que requería mucho detalle y dedicación y así se lo expresó.- Suena bello, una profesión en la que creas pequeñas obras de arte. Las joyas son aquello en lo que siempre ponemos más valor sentimental, cuando alguien a quien queremos nos las entrega, se convierten en un tesoro. -comentó, pensando en los pendientes que su nanna italiana le había regalado antes de morir, por ejemplo, un claro signo de algo hermoso, duradero y con valor sentimental.- ¿Sabes? Te voy a contar una cosa pero... no te rías de mi. Si yo no fuera, bueno, cazadora y todo eso me gustaría ser música -dijo pensativa, todavía a su espalda.- Toco el violín desde que tengo edad para caminar y me apasiona, además soy buena, creo piezas a menudo... Tal vez, tal vez en otro mundo habría sido una gran violinista -dijo con una leve nota de pesar en su voz, ligera y que desapareció rápidamente.

Dedujo que debían estar cerca de su edificio porque aceleró ligeramente el paso. Ella asintió cuando le dijo que vivía con un gato y se sintió extrañamente aliviada por el dato, aunque se le escapó una risa suave y cantarina cuando dijo que lo tenía para atrapar pixies.- ¿Así que no te gustan los pixies? -preguntó mientras llegaban finalmente al edificio. Ambos pasaron y esperaron al ascensor para subir a su edificio y la italiana lo miró todo a su alrededor con marcada curiosidad. Finalmente llegaron arriba y observó que su apartamento parecía bastante sobrio y que tenía el salón lleno de lo que suponía que serían cosas para su trabajo. Los apartamentos y las habitaciones decían mucho del carácter de una persona y el suyo gritaba que o bien se mudaba mucho o le preocupaba poco la decoración.

Alyssa se bajó de su espalda, seguro que él agradecería también descansar por fin y se apoyó en una pared cercana para no tener que cargar todo el peso en la pierna magullada. Ella siguió la dirección que le señaló y asintió con la cabeza. Pensó en que beber, no quería ser descortés ante su pregunta- Creo que un vaso de agua será suficiente, gracias. Voy a ducharme -dijo todavía intentando absorber todo lo que había a su alrededor, perdiendo sus ojos en la sala y en las mesas llenas de hermosas gemas y utensilios variados y después en su anfitrión, su cabello rojo llamaba más la atención en aquella sala semi-vacía y limpia. Cojeando visiblemente se dirigió hasta el baño y cerró la puerta. No se paró a cotillearlo mucho como había hecho en el salón, se arrancó la ropa de cuajo, llena de sangre y de suciedad y entreabrió la puerta lo justo como para echarla del cuarto con las dos manos.

Deshizo con rapidez sus dos trenzas y después se introdujo a sí misma en la ducha con cuidado y puso el agua bastante calentita, pues era de esas personas que se duchaban a la misma temperatura que tendría el fuego del averno. Suspiró con notable alivio cuando el líquido transparente borró la sangre de su cuerpo y relajó sus músculos doloridos y agarrotados. Su costado brillaba semi-púrpura y su pierna y su labio lucían aún una cicatriz. Se frotó bien el cuerpo hasta quedar limpia igual que su cabello, el cual caía sumamente largo hasta su cintura, ahora suelto. Sin las trenzas parecía bastante más mayor y al ducharse parte del maquillaje se había ido dejando unas pecas más visibles en su cara. Cuando salió, envolvió su cuerpo en una cálida y mullida toalla blanca que si bien no era larga cubría las zonas clave y frotó su cabello para que no goteara. Peeero de pronto se dio cuenta de un detalle sustancial y es que no tenía nada que ponerse que estuviera limpio. Maldijo su poca visión y salió del cuarto de baño cojeando, con el pelo largo y lacio sobre sus hombros pálidos.- Ehm... Damh, ¿No tendrás por casualidad algo que prestarme de ropa, no?




You and me against the world, ti amo Augustus:

Not a little girl:


Leave me a whatsapp :3

avatar
Mensajes : 63

Reliquias : 396

Temas : 7/7


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9860-ficha-personaje-alyssa-olivettihttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9876-le-mie-relazioni#86351http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9886-la-mia-cronologia-alyssa-olivetti#86393
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.