31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Nicholas Mills el Dom Dic 16, 2018 6:31 pm

Glaseado con azúcar feérico

SERAPH BAKES ⎯ Entre semana, por la mañana ⎯ Nublado y fresco



Cuando Liam me explicó que debía marcharse para regresar a Inglaterra, a punto estuve de entrar en pánico, pues pensé que eso supondría volver a quedarme solo y desamparado, con una naturaleza que todavía no termino de controlar, a pesar de las remarcables mejoras que he conseguido en este último período. Sin embargo, no esperaba que él lo tuviese todo tan meticulosamente calculado, y contando con que probablemente me negaría a marcharme con él, debido a varios asuntos que todavía me mantienen atado a Nueva York, ya se encargó de buscarme una alternativa.
Al parecer, tenía una conocida bastante cercana que también comparte nuestra misma naturaleza, y además casualmente era la hermana mayor de la chica con la que estaba saliendo. Y si en un momento no me entusiasmó demasiado la idea de mudarme al hogar de una completa desconocida, una vez tuve el gusto de conocerla en persona descubrí lo maravillosa que puede llegar a ser Winter Juliet White. Ya no solo es su comportamiento y sus valores los que me fascinan, sino también su presencia, esa dulce elegancia que siempre lleva consigo allá donde vaya. En cuestión de un par de semanas se ha convertido en mi nueva figura de referencia, y he comenzado a sentirla como una madre que jamás tuve. ¡Incluso me ha ofrecido trabajo para poderme pagar el grado universitario a distancia! ¿Puede ser más perfecta la situación? Dicen que después de algo malo, lo que venga siempre será mejor… ¡Pues espero que el tiempo se detenga y poder quedarme en este presente para siempre!

- En la barra te cobrará mi compañera -contesto amablemente a la mujer que consigue sacarme de la burbuja en la que me hallaba inmerso, procediendo posteriormente a retirar la bandeja con el platito y la taza ya vacías-. Dejo esto en la cocina y voy un momento al baño -informo a la empleada al pasar por su lado, para que no pueda extrañarse de mi probable tardanza, y me sustituya durante ese rato.

Habiendo pasado a dejar los objetos con los que cargaba en el fregadero, enseguida alcanzo el baño para cumplir con mis necesidades, restos de una naturaleza humana que cada vez percibo como más lejana. Tiro de la cisterna y al volver sobre mis pasos, me detengo a observarme en el espejo, uno que me recuerda bastante al del lavabo del que dispongo en el sótano que Winter me ha cedido para vivir de una forma algo más autónoma. Un joven chico me mira desde el otro lado del espejo, vestido con camisa blanca, pantalones negros con zapatos a juego, y una pajarita rosa pastel. Me encuentro radiante, imagen ante la cual sonrío y regreso a la estancia principal con energía suficiente como para aguantar el resto de la jornada.
Ahora soy yo el que sustituye a la muchacha que se toma su rato de descanso, quedándome tras la barra mientras echo un vistazo a los presentes, atento a cualquier petición por parte de ellos, y aprovechando para secar algunos de los cacharros que recién lavados están. Es entonces cuando un nuevo cliente se adentra en el local, lo cual me obliga a dejar a un lado toda actividad para recibirle de forma educada y ofrecerle un sitio para sentarse, si es que así lo desea.

- Buenos días, caballero. ¿Puedo ayudarle a buscar asiento? -saludo nada más alcanzarle, dedicándole una perfecta y amable sonrisa a la par que un pequeño gesto de salutación con la cabeza, y esperando pacientemente a su respuesta.


Última edición por Nicholas Mills el Jue Dic 20, 2018 11:03 am, editado 1 vez


: ‒✻✻✻‒ :

Nicholas Mills
Mensajes : 151

Reliquias : 3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9574-ficha-de-nico-m#83500http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9584-nico-s-relationships#83617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9585-nico-s-chronology#83618
Personaje inactivo

Nicholas Mills
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Artem Yakow el Jue Dic 20, 2018 10:24 am

Glaseado con azúcar feérico
→ Lunes → 10:00 a.m- → Seraph Bakes → Frío

Desde las cinco a.m. se encontraba despierto, antes de entrar a trabajar, su ritual de deporte no faltaba en su rutina. Con ropa deportiva gris oscura, salió a correr una media hora con sus respectivos ejercicios, le gustaba mantener un ritmo de vida saludable y comer sobre todo sano, pero...le perdían los dulces de todos los sabores, no había uno que le gustase más que otro pero ya puestos a elegir...le encantaba la crema de avellanas, con su respectivo buen café, por supuesto.



Tras darse una ducha, se encaminó hacia el trabajo, le apasionaba lo que hacía, no llevaba mucho tiempo como forense, un par de meses, su trabajo iba siendo reconocido y admirado por sus superiores. Muy meticuloso, no dejaba lugar a la incógnita, solía esclarecer los casos que llevaba, aunque había uno en particular que se le estaba resistiendo.



Todos y cada uno de los desconocidos que visitan su mesa de metal, fría pero acogedora, los trata como de invitados de honor se tratasen. Ve de todo, horror y sufrimiento, muchos antes de exhalar el último suspiro han pasado por un terrible calvario, y él...da respuestas y brinda justicia a quién lo merece, ayudarles a descansar en paz a sus cercanos, a su espíritu y alma.



La hora del almuerzo llegó y en cuanto se aseó y quitó el uniforme, salió a la calle. Perdió a mirada en el cielo poblado de nubes blancas que no parecían amenazar con lluvia. Aceleró el paso, hacía frío, el invierno pronto los acogería en todo su apogeo, introdujo las manos en los bolsillos de su abrigo oscuro y buscó con la mirada, no le gustaba ir siempre al mismo sitio, le encantaba probar cosas nuevas y cambiar.



Un par de minutos caminando, le llevó a una de las calles principales, el letrero luminoso le llamó la atención "Seraph Bakes", perfecto, que recordase ese lugar no lo había visitado nunca se acordaría. Entró aprovechando que alguien salía, tan sigiloso como un gato y esperó ser su turno. Un encantador joven, con una voz sumamente melodiosa y amable acaparó la atención del hada. Sonrió cortés, ya había mirado de reojo el estante de dulces pero no probó ninguno así que estaba en duda.



-Buenos días. ¿Asiento? pues si no te importa...-vaya ¿allí todos los camareros eran tan atractivos? el aura de aquel guapo joven irradiaba luz, últimamente se cruzaba con sombras y grises, casi negras...se le hizo extraño -¿Qué me recomiendas? A no ser que estés en el menú -no fue nada sutil y se dio cuenta pero no podía menti-. Tomó asiento al lado de una ventana y suspiro larga y profundamente -Mi sana costumbre de ser amable... ¿me pones un café? y el dulce...sorpréndeme, pon varios, tengo un día largo en el trabajo...-se fijó en su pequeño letrero con nombre y apellido -Nicholas Mills, bonito nombre...lo dejo en tus manos -le guiñó un ojo todo lo encantador que podía llegar a ser y no le perdió de vista hasta que desapareció a por su pedido.



Los ojos del camarero se difuminaron al recordar al minúsculo cuerpo, una niña de siete años que descansaba sobre su fría camilla. No podía dejar de pensar en ello, evadido, distante...en sus pensamientos. Sacó su teléfono, ninguna llamada ni mensaje, empezaba de nuevo...otra vez.



Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. MgQ3lHR

History:

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Bro's:
Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Artem Yakow
Mensajes : 164

Reliquias : 670


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9902-artem-yakow-fairy-taleshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9923-relaciones-de-artemhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9924-once-upon-a-time-artem
Hijo/a de
Lylic

Artem Yakow
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Nicholas Mills el Jue Dic 20, 2018 5:22 pm

Glaseado con azúcar feérico

SERAPH BAKES ⎯ Entre semana, por la mañana ⎯ Nublado y fresco



Normalmente tiendo a comportarme de forma natural y cordial con los clientes adultos que frecuentan el local, habiéndome percatado en estos pocos días que llevo trabajando aquí de que conforman gran parte de nuestra clientela. Otro tipo de público son esos grupos de chicas adolescentes que acuden por las tardes a tomar la merienda y a chismorrear sobre sus crushes entre otros chismes que les conciernan. De hecho, es poco habitual recibir la visita de atractivos jóvenes como el recién llegado, lo cual genera en mí cierta inquietud por encontrarme afrontando una nueva situación. Procuro mantener la compostura, hasta que es un comentario, que no sé si tomarme como un halago o como algo malintencionado, el que me evoca una sonrisa nerviosa a la par que desvío la mirada, en un intento por evadir dichas palabras.

- T-tranquilo... Esto... Enseguida vuelvo con tu pedido. Si esperas aquí pacientemente, en pocos minutos tendrás los mejores dulces que aquí ofrecemos, o al menos los que más gustan a nuestra clientela -anoto su pedido en una minúscula libreta y tras percatarme de ese último guiño que me dedica, pongo rumbo hacia el expositor, todavía con los restos de una sonrisa nerviosa en mi rostro.

Mientras esa misma compañera que previamente se había adentrado en el baño sale a atender a otros clientes, yo aprovecho el tiempo de preparación del pedido para el recién llegado como instantes en los que recobrar la compostura, perder el nerviosismo y eliminar ese ligero sonrojo que me ha ocasionado. ¿Qué diablos te sucede, Nicholas Mills? Debo pensar que se trata de un cliente como lo pueda ser cualquier otro, ¡claro! Puedo imaginar que es uno de esos adultos aburridos y amargados con su trabajo, que acuden aquí en busca de un respiro en medio de sus pesadas vidas. Sí, él parecía bastante agotado por una larga jornada laboral que le queda por delante, de modo que quizá eso me ayude a deconstruir su imagen para crearme la mía propia, obviando su tan peculiar llegada.

- Aquí tienes. Un par de nuestros mejores dulces, y un café solo -dejo la bandeja frente a él, sobre la cual reposan un platito con un muffin de nata con fresas que la mismísima Winter me enseñó a cocinar, además de una berlina glaseada con chocolate de un 75% de pureza, y una refinada tacita con si café, acompañada de una cucharita a juego-. Los sobrecitos blancos contienen azúcar clásico, los marrones se corresponden con azúcar moreno, y los más pequeños son de sacarina. Todo producto ecológico -retransmito el mensaje como si fuese una grabadora, señalando las distintas variedades de azúcar en la cestita que hay sobre la mesa-. Puedes también condimentar el café con canela, cacao o ralladura de chocolate blanco, si lo deseas -termino por explicarle de forma cordial, evitando mirarle durante tendidos segundos a los ojos, por miedo a perderme en esa mirada que ya desde que entró tan magnética me ha parecido.

¡No! ¡De nuevo pensando en su atractivo! Además, recién me doy cuenta de haberle dejado de tratar de usted, un error por mi parte. Mierda, mierda, mierda... Incluso su aroma me resulta llamativo, ¡todo él lo es! Definitivamente, algo que no logro comprender ocurre conmigo, así que despues de indicarle que en el caso de necesitar algo se acerque a la barra, me marcho a toda prisa hacia ahí, retomando esa tarea de secar la vajilla que antes dejé a medias, ahora con movimientos ligeramente contaminados por un nerviosismo que procuro vaya disminuyendo poco a poco.


: ‒✻✻✻‒ :

Nicholas Mills
Mensajes : 151

Reliquias : 3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9574-ficha-de-nico-m#83500http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9584-nico-s-relationships#83617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9585-nico-s-chronology#83618
Personaje inactivo

Nicholas Mills
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Artem Yakow el Jue Dic 20, 2018 5:54 pm

Glaseado con azúcar feérico
→ Lunes → 10:00 a.m- → Seraph Bakes → Frío
Un pequeño cuerpo inocente a quién le ha sido arrebatado la vida. Le recordaba a uno de esos niños, aquellos que perdieron la vida ante sus ojos cuando estuvo raptado, y éste…tampoco había sido fuerte como los demás. Gracias a que él tuvo a Nya, ambos salieron de aquel infierno por el que tuvieron que pagar un precio muy caro, los secretos anidan en el interior de los dos y ninguno, jamás… podría traicionar al otro.

Él y sus pensamientos, él y sus fantasmas del pasado. El encantador camarero se dispone a servirle el desayuno pedido, le agradece mentalmente haberle sacado de sus ensoñaciones…qué iba a saber que podía leer su mente. “Gracias”, susurra en pensamiento, una sonrisa radiante y amplia que muestran sus dientes perlados, el café huele de maravilla, la mezcla de dulces le hace relamerse, sólo de pensar en su sabor y en cómo se siente una vez se pierdan en su boca…provocan que inconscientemente se muerda el labio inferior.

La varonil voz del joven atrapa sus sentidos, la infinita mirada clara del hada se pierde en sus gestos, su sonrisa nerviosa, su cabello…le parece hermoso en toda su inocencia. Sigue brillando, resplandece y eso le hace admirarlo como lo que es, un ser deslumbrante y especial. No puede apartar la mirada de ese muchacho, no es como cuando sale de fiesta y se enreda con cualquiera, él… no parece tan siquiera de este mundo. Deja de oírle, sus ojos se centran en sus labios, en como después de no recibir respuesta parece marcharse.

-Demasiada información, quizás puedas…ayudarme con eso de rehacer mi café -tomó los sobres de azúcar, el de azúcar moreno y lo abrió echándolo en el café, ahora sí que olía maravillosamente -Huele a vainilla…-murmuró en voz alta, sin percatarse de ello, moviendo la cuchara en el café y terminar por negar con la cabeza. Él representaba ese olor, le recordaba a ese delicioso sabor -¿Qué le echarías a mi café? Cómo crees que me gustaría…puedes improvisar, no me importa -no quería que se fuese, de algún modo necesitó estar con alguien en ese momento, en el que los recuerdos lo acechaban -Nicholas. Sé tu nombre pero tú no el mío, y ya que vas a tocar mi café…mi nombre es Artem. Artem Yakow -

Le ofreció su mano, no estaba muy seguro de si aceptaría, en el caso de ser así, se la estrechó pero no le soltó al momento, quiso saber más por el contacto, por la suavidad de su piel…seguía a oliendo a vainilla. Artem le mostró una sonrisa.



Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. MgQ3lHR

History:

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Bro's:
Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Artem Yakow
Mensajes : 164

Reliquias : 670


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9902-artem-yakow-fairy-taleshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9923-relaciones-de-artemhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9924-once-upon-a-time-artem
Hijo/a de
Lylic

Artem Yakow
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Nicholas Mills el Jue Dic 20, 2018 6:54 pm

Glaseado con azúcar feérico

SERAPH BAKES ⎯ Entre semana, por la mañana ⎯ Nublado y fresco



¿Qué estaría pasando por la mente de ese muchacho? Una enigmática pregunta que aborda mis pensamientos mientras permanezco tras la barra, secando a fondo cada uno de los platos y vasos de un montón que va viéndose reducido. Sin embargo, a pesar de haberme alejado hasta mi posición actual, la calmada y varonil voz del rubio que tan nervioso me ha puesto en cuestión de escasos minutos sigue siendo audible para mí, probablemente debido a la cercanía de la mesa en qué se halla, además de mi sentido auditivo aumentado. Es eso segundo lo que me preocupa, pues si he conseguido distinguir todas y cada una de sus palabras es porque, por mucho que me disguste admitirlo, en el fondo no he dejado de prestarle atención.

- Un gusto, Artem -dirijo mi mirada fugazmente hacia su persona, comprobando cómo se mantiene momentáneamente concentrado en su café, barajando la mejor opción de entre las ofrecidas para utilizar como condimento-. La ralladura de chocolate blanco le da muy buen gusto, si te agrada lo dulce, claro -probablemente sería esa combinación entre dicho ingrediente y el azúcar moreno, al mezclarse con el ardiente café, lo que incrementaría ese aroma avainillado que el chico menciona.

Tomando el botecito con el contenido solicitado, vuelvo a aproximarme hasta su mesa y espolvoreo su tacita con una moderada cantidad de chocolate blanco, dejándoselo al lado por si deseara echarse más. Es entonces cuando tiende su brazo hacia a mí en un intento por estrecharme la mano, con el fin de sellar una presentación completamente inesperada para mí. Algo nervioso por no saber cómo reaccionar a dicha situación, si como lo haría de forma habitual, o siguiendo el protocolo marcado por mi empleo, termino escogiendo un término medio. Acojo sus dedos por entre los míos y agito suavemente su mano un par de veces, durante un escaso par de segundos en los que un torrente de sensaciones me inunda y nubla todos mis sentidos para concentrarme tan solo en ellos. La calidez que su piel transmite, las minúsculas partículas de sudor que por sus poros segrega, y un aroma tan peculiar que probablemente tenga presentes durante los próximos días. Sin pretenderlo, su persona ya ha quedado grabada en mí, de modo que, sucediera lo que sucediera, probablemente me resultaría muy complicado de olvidar, algo que todavía desconozco si será algo bueno o no.

- Yo… Me quedaría aquí a charlar contigo, d-de veras… Pero el deber me llama, tengo que regresar detrás de la barra para terminar de secar la vajilla y atender otros clientes -una parte de mí se apena por ello, pues realmente parece encontrarse en una de esas situaciones en las que lo último que uno necesita es quedarse solo, momentos en los cuales una buena compañía es lo mejor que uno pueda encontrar. Por un lado, me halaga saber que yo puedo ocupar ese puesto, sin ni siquiera habernos conocido previamente, pero es eso mismo lo que despierta cierta suspicacia en mí, pues perfectamente podría ocultar malas intenciones tras esa apariencia pacífica y bien cuidada-. Ya sabes que, para cualquier cosa, me puedes encontrar tras la barra -le dirijo una última sonrisa amable antes de regreso a dicha posición, tomando el trapo entre mis manos con el fin de terminar con esa tarea encomendada que ya podría haber finiquitado de no ser por la insistencia de Artem en mantener una interacción conmigo.


: ‒✻✻✻‒ :

Nicholas Mills
Mensajes : 151

Reliquias : 3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9574-ficha-de-nico-m#83500http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9584-nico-s-relationships#83617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9585-nico-s-chronology#83618
Personaje inactivo

Nicholas Mills
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Artem Yakow el Jue Dic 20, 2018 11:46 pm

Glaseado con azúcar feérico
→ Lunes → 10:30 a.m- → Seraph Bakes  → Frío
No quería pensar, estaba intentando apartar ciertos pensamientos de su cabeza pero le era prácticamente imposible. La mirada azul como el cristal, se perdió una vez más por el cristal empañado de la ventana, se le estaba haciendo duro acostumbrarse a la gran ciudad, a esos casos sin resolver que llegaban cada día y en concreto, uno en especial que le robaba el sueño. Se le escapaba algo que sabía lo tenía delante de sus narices.

Él se encontraba no muy lejos, le daba instrucciones de cómo hacerlo y le hizo caso, un ingrediente, otro y otro más, todo mezclado hasta obtener el rico y delicioso café que ni en sueños él solo hubiese conseguido. Sonrió por la mezcla, buscando con la mirada al camarero, Nicholas quién poseía unos ojos que decían más que mil palabras, profundos e intensos con ese toque inocente en su sonrisa, inocente y reservado, como pocas personas que conocía…un polo opuesto a él mismo.

El contacto de ambas manos estrechadas , causa una descarga en el hada que lejos de apartar la mano, la afianza aún más intentando comprender la sensación de familiaridad, como si de algún modo…lo hubiese conocido antes. Tiene las manos heladas, seguro por el agua fría al lavar los platos pero su tacto es sumamente acariciador, sigue oliendo a vainilla y no, él sabe que no es el café. Entreabre los labios, incapaces de emitir palabra…asiente soltándolo y volver a su café, hoy no es grata su compañía a nadie… mucho más callado y calmado, ausente. Sonríe desviando la mirada hacia su café, por alguna extraña razón no quiere ver como se marcha de nuevo como si le evadiese. Asiente una sola vez y prueba el primer sorbo del café, se ha aprovechado de él bastante y pensado tonterías…realmente pensó que ese chico tan guapo buscaba más que un buen rato, una simple charla, un momento de apenas unos minutos para evadirse de todo…no tenían que verse más y aún así, la sensación de vacío se instaló en la boca de su estómago.

-Claro, ya me he aprovechado de tu simpatía demasiado -hizo amago de sonrisa pero no le salió, probó el muffin y se relamió, los sabores se mezclaron en su boca y lo disfrutó mucho. La gente iba yendo y viniendo , tomaban asiento, pagaban y se iban…él seguía en el mismo sitio, tenía un par de horas antes de volver al trabajo. No molestó más, terminó el desayuno y deslizó la bandeja hasta el centro de la mesa, miró alguna cosa en el teléfono y poco más, era mejor marcharse pero algo le impedía hacerlo.

Con pesadez, se levantó hasta la barra, ese chico seguía allí…el olor a vainilla inundaba sus sentidos, era él… al que no podía dejar de mirar a los ojos por mucho que lo evadiese, pagó lo suyo y dejó dinero de más con una simple razón.

-Cuando tengas tu hora libre, tómate un café por mí…estás invitado, Nicholas -cuando le dio el cambio, el simple roce de sus dedos volvió a darle una descarga, sabía que a él le pasaba exactamente lo mismo -Volveré , muy amable. Aún me queda hora y media hasta que vuelva a cierto asunto... y, eras tú, tú eras el que olía de esa forma...a vainilla -¿una invitación? Una que Nicholas no tomaría, sentía que lo evadía aunque se acercaba, Artem se encontraba aún más confuso. La idiotez que acababa de soltar...le hizo pensar en golpearse a sí mismo.


Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. MgQ3lHR

History:

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Bro's:
Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Artem Yakow
Mensajes : 164

Reliquias : 670


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9902-artem-yakow-fairy-taleshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9923-relaciones-de-artemhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9924-once-upon-a-time-artem
Hijo/a de
Lylic

Artem Yakow
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Nicholas Mills el Vie Dic 21, 2018 1:29 am

Glaseado con azúcar feérico

SERAPH BAKES ⎯ Entre semana, por la mañana ⎯ Nublado y fresco



Ya me he aprovechado de tu simpatía demasiado”, ni siquiera sé si él mismo fue consciente de haber dicho en voz alta, o si pretendía que yo lo oyera, pero lo importante es que lo hice y, desde ese momento, dichas palabras no han dejado de retumbar entre mis pensamientos. Esa expresión junto con su falsa sonrisa son el claro indicador de que el muchacho no está pasando por un buen momento, y que probablemente fuese su actitud chulesca del principio un mecanismo de defensa para que nadie pueda llegar a detectarlo, o para esconderse de su propio juicio. Todo esto no me lo ha enseñado tanto la psicología como el trato con las personas, el haber conocido individuos tan dispares y a la par con tantos funcionamientos básicos en común. Es por eso mismo que toda la dimensión psicológica me resulta tan fascinante e interesante de estudiar, por lo que, a pesar del cambio radical en mi vida, he decidido proseguir con ese grado universitario que en su momento abandoné.
Pero todos estos pensamientos se ven desplazados cada vez que sus palabras, o simplemente su imagen, regresan de forma intrusiva a mi mente. ¿Qué le puede estar ocurriendo? Si bien en un principio no me inspiró demasiada confianza, probablemente por el comportamiento que presentó, ahora esa sensación ha terminado convirtiéndose en una mezcla entre curiosidad y preocupación. En realidad, no parece un mal chico, y tampoco me ha dado suficientes motivos como para sospechar de sus intenciones, por no olvidar ese rostro entristecido y pesaroso que en esos últimos instantes ha presentado, probablemente la versión más sincera de sí mismo. Sé por mi propia experiencia que exponerse a los demás puede llegar a ser una tarea verdaderamente ardua, y siendo que él parece haber dado indicios de necesitar abrirse a alguien, pero no poder hacerlo, como pidiendo ayuda a gritos, quizá merezca una pequeña oportunidad por mi parte, un voto de confianza que, si de un buen principio no estaba demasiado dispuesto a ofrecerle, tras haber llevado a cabo todo este análisis, me lo he replanteado.

Sin apenas haberme dado cuenta, todas las tazas y vasos han quedado relucientes, perfectos para volver a ser usados por nuevos clientes que vayan llegando al local, mientras que los primeros van marchándose, siendo Artem el único que permanece por tendido rato en esa misma posición en la que lo dejé. Aparenta estar derruido, derrotado por fuerzas que no alcanzo a comprender, decaído por motivos que desconozco y abatido probablemente por una dura jornada laboral que le espere por delante. Yo mismo me he visto obligado a pasar por circunstancias similares, en las que sentirse solo es lo peor que a uno le puede ocurrir. Sentirse desamparado, sin un hombro en el que apoyarte ni una mano que estire de ti cuando caigas. Es duro, y me parte lo que pueda quedar de mi alma el encontrar a gente en dicha situación, de modo que en cuanto se acerca a mí para pagar su pedido, elaboro un plan rápido a seguir.

- ¿Ya te marchas…? -finjo cierta naturalidad, mientras reviso la caja registradora en busca del cambio a ofrecerle, cuando en realidad tomo una de las tarjetitas del local para anotar algo en el reverso-. Aquí tienes el cambio, muchas gracias por tan generosa propina y espero te hayan gustado nuestros dulces. Aguardaré con ganas a que tus palabras se conviertan en una realidad, no hay nada mejor para un negocio como sus clientes más fieles -le guiño un ojo y sonrío con simpatía, a la misma vez que le tiendo el cambio junto con ese pedazo rectangular de cartulina rosada donde se indica la identificación de Seraph Bakes, y un mensaje escrito por mí en la cara posterior, originalmente en blanco.

En 5 minutos me tomo un descanso”, mientras le veo alejarse, cruzo los dedos para que revise esa tarjeta y no la guarde sin más en la cartera, pues me gustaría salir y encontrarlo allí esperándome. Siendo que dispongo de bastante libertad para escoger en qué momento tomarme los treinta minutos de descanso, aprovecho ahora que no tenemos demasiada clientela para ello, avisando a mi compañera para que cubra el puesto durante mi ausencia. Amablemente acepta, y antes de dirigirme hacia la sala de empleados en la que guardo mis pertenencias, dejo preparándose un café con leche para llevar. Una vez en la sala, me abrigo con la chaqueta que traía esta mañana al entrar, junto con una bufanda de Ravenclaw rodeando mi cuello, muy cálida, ideal para combatir los días fríos como hoy. Luego regreso al salón principal, vierto un par de cucharaditas de azúcar moreno en el vasito de café para posteriormente removerlo y taparlo para poder llevármelo de allí. Y así, con ligeras prisa e impaciencia, me despido de la camarera para finalmente salir del local, buscando a lado y lado la figura del chico que tanto ha llamado mi atención durante aproximadamente la hora transcurrida.


: ‒✻✻✻‒ :

Nicholas Mills
Mensajes : 151

Reliquias : 3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9574-ficha-de-nico-m#83500http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9584-nico-s-relationships#83617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9585-nico-s-chronology#83618
Personaje inactivo

Nicholas Mills
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Artem Yakow el Vie Dic 21, 2018 11:18 am

Glaseado con azúcar feérico
→ Lunes → 10:30 a.m- → Seraph Bakes → Frío
No contestó a sí se marchaba o no, estar más tiempo allí supondría un castigo mental para el hada. Suspiró esperando su cambio, hacía mucho nadie era amable aunque supuso que era parte de su trabajo, aún así le resultó reparador. Sonrió al tomar el dinero, un nuevo contacto inconsciente volvió a anclarle al desconocido, el que le había preparado un delicioso desayuno y gracias a ello, le había evadido lo suficiente para no caer en bucle. Agradeció con una breve sonrisa y un hasta pronto, la tarjeta parecía vibrar entre su palma y los dedos, fue a guardarla en el bolsillo nada más salir de la cafetería cuando… no supo porqué pero cayó al suelo mojado con las monedas que tintinearon sacándole de su ensimismamiento.

La pequeña cartulina comenzaba a empaparse, la tinta del bolígrafo a difuminarse, se agachó a recogerla y leer el mensaje. No eran de los que esperaba a nadie, tampoco entendía porqué quería que fuese parte de ese tiempo libre, sólo le invitó a un café y…no, no podía olvidar o evadir la sensación que había tenido al tocarle, la mirada azul clara casi transparente como si leyese su propia alma. Negó, era una soberana estupidez esperar a nadie, no era el mejor de los días y empeoraba por momentos, una fina lluvia comenzó a caer empapando NY. Se resguardó bajo un balcón, observando con sus ojos claros el movimiento de la calle, el olor a vainilla, el tacto del joven, su voz…le anclaba en la puerta sin poder retomar el ritmo normal.

-Esto es una maldita locura… -el tintineo de la puerta de salida le devolvió a la realidad, era él. No hizo falta que mirase, ese olor volvió a intensificarse, inundando sus fosas nasales y abrumarle, como si parte de él le estuviese gritando que en ese momento sólo necesitase eso -No tienes que agradecerme el café, no es …nada -murmuró para sí mismo, no entendía nada pero es que ese día ni siquiera se reconocía a sí mismo, se estaba comportando como aquel niño que fue -Está lloviendo no me gustaría que te mojases por mi culpa, estarás todo el día empapado. ¿Le has puesto vainilla a tu café? Vuelve a oler a eso…me estoy volviendo loco o creerás que se me ha ido la cabeza -rió por lo bajo, en uno de los bolsillos de su chaqueta vaquera, halló una bolsa de esas golosinas que tanto le gustaban, avellana recubierta con una capa de chocolate, le tendió la bolsa…una clara invitación silenciosa que aseguraba no se iba a marchar.

-Te agradezco tu amabilidad pero ¿por qué quieres estar aquí? No soy buena compañía, creo que en mi estado natural me tirarías hielo picado… suelo ser… ¿cómo decirlo? Si algo me gusta y está a mi alcance lucho por conseguirlo y tú, has acaparado mi atención desde el primer segundo aunque supongo que…eres así con todo el mundo ¿no? Ser amable, brillas y lo sigues haciendo, la gente no brilla tanto, no deslumbra …y comienzo un monólogo estúpido -rió con ganas, era sincero, pecaba de eso pero no se arrepentía de nada, no quería que se marchase, aceptar que necesitaba compañía le costaba horrores y él…volvía a estar allí, devolviéndole a la realidad -Es un día duro, tu café me ha evadido de todo…y cuando te he tocado…déjalo no me hagas caso, estoy paranoico ¿no me invitas a almorzar? Mi café por el almuerzo, qué me dices -sonrió divertido, mirándole de reojo con una breve sonrisa claro que… se perdió en su mirada un instante, volvió a atraparle y esa sensación de vértigo regresó -Con que sólo me invites a mí, será suficiente, así me aseguro que… no te irás. Y toma -le devolvió la tarjeta, en el reverso, un nuevo garabato, el número de teléfono de Artem -No visitaré otro café después de haber probado el tuyo



Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. MgQ3lHR

History:

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Bro's:
Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Artem Yakow
Mensajes : 164

Reliquias : 670


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9902-artem-yakow-fairy-taleshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9923-relaciones-de-artemhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9924-once-upon-a-time-artem
Hijo/a de
Lylic

Artem Yakow
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Nicholas Mills el Vie Dic 21, 2018 1:07 pm

Glaseado con azúcar feérico

SERAPH BAKES ⎯ Entre semana, por la mañana ⎯ Nublado y fresco



Bajo el balcón más cercano encuentro al chico que buscaba, resguardado de la fina llovizna que comienza a empapar el pavimento, por lo que me desplazo aprisa hasta llegar a su lado, instantes que aprovecho para dar un fingido sorbo de mi café. Escucho sus palabras y sonrío de forma agradable al escuchar sus humildes palabras, preguntándome en qué momento se ha convertido en un cachorro indefenso y desprotegido que no hace más que recordarme a mí mismo en diversidad de ocasiones pasadas.

- Si he venido no es para agradecerte el café, sino porque me apetece pasar unos minutos contigo. A decir verdad, me dejaste un tanto preocupado tras tu marcha… Parecías alicaído… No sé, quizá sea una sensación mía -no, tengo claro que no es una simple impresión, estoy seguro de que algo importante le sucede, pero no pretende avasallarle ya desde un buen principio, pues lo único que conseguiría con ello sería distanciarlo de mí, y eso, ahora, es lo último que desearía.

Me veo obligado a rechazar su ofrecimiento, pues cualquier alimento resulta ahora completamente indigesto para mí, aunque sería un fantástico acompañamiento para tomar junto con el café que sostengo, y del cual finjo ir sorbiendo de vez en cuando. Entretanto, sigo escuchándole atentamente, reaccionando con ligera extrañeza a tan personal a la par que halagador discurso que me dedica, la cual termina siendo interrumpida con una carcajada por mi parte que acompaña a la suya.

- Supongo que todos tenemos unos días más complicados que otros, pero al fin y al cabo es lo único que da emoción a nuestras vidas. Piénsalo, si cada jornada fuese igual, viviríamos en una rutina que terminaría resultándonos demasiado aburrida, ¿no crees? -desconozco la problemática que tanto parece afectarle, puede que sea algo demasiado gordo como para animarle con un par de palabras amables, mas es la única forma que encuentro de mostrarle un apoyo legítimo que en este poco rato que llevamos conociéndonos me ha inspirado a ofrecerle-. ¿Sabes…? En un principio no me diste mucha confianza, creí que serías uno de esos… Cómo llamarlo… -apoyando mi espalda en la fachada del edificio, y dejando que mi mirada se pierda en la acera de en frente, aprovecho para dar un nuevo y falso trago mientras Artem come de esas avellanas recubiertas con chocolate-. No sé. Lo importante es que esa imagen de ti se ha ido alterando conforme he tratado más contigo. Digas lo que digas, pareces una buena persona, y las buenas personas se merecen lo mejor. Y ni te preocupes por esos monólogos que puedas creer estúpidos, o las palabras que tu clasificas como paranoias, pues son esos comentarios y formas de pensar lo que te convierte en una persona auténtica -de nuevo, vuelvo a dirigir mi mirada hacia la suya, perdiéndome momentáneamente en sus verdes ojos, hasta que es el nuevo contacto entre nuestras manos lo que me devuelve a la realidad. Volteo la tarjeta que me ofrece y me percato del número telefónico anotado, sonriendo de satisfacción sin saber exactamente por qué y devolviéndole una sonrisa ligeramente eufórica e ilusionada-. Debo marcharme ya, pero ten por seguro que te escribiré en cuanto termine mi jornada. Ha sido un gusto haberte conocido, y espero volverte a ver pronto por aquí -dubitativo acerca de cómo despedirme, termino optando por un corto abrazo, pero lo suficientemente prolongado como para sentir de nuevo su calidez y olfatear ese curioso aroma que desprende-. Acabo de recodar que mi gel de ducha contiene extractos de vainilla. Deberías probarlo, te deja la piel suave y revitalizada -le guiño un ojo de forma divertida al separarme de él, antes de alejarme de regreso al interior del local para volver a ocupar mi puesto de trabajo en una jornada que probablemente ya no resultaría tan entretenida como lo ha sido hasta ahora. ¿Qué hacer con el café? Probablemente vaciarlo en el fregadero sin que nadie me vea.


Última edición por Nicholas Mills el Vie Dic 21, 2018 7:35 pm, editado 1 vez


: ‒✻✻✻‒ :

Nicholas Mills
Mensajes : 151

Reliquias : 3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9574-ficha-de-nico-m#83500http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9584-nico-s-relationships#83617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9585-nico-s-chronology#83618
Personaje inactivo

Nicholas Mills
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Artem Yakow el Vie Dic 21, 2018 5:45 pm

Glaseado con azúcar feérico
→ Lunes → 10:30 a.m- → Seraph Bakes → Frío
“No es para agradecerte el café, sino porque me apetece pasar unos minutos contigo”.
Simples palabras con un trasfondo que significaba más que cualquier mano tendida, los ojos de Artem se entrecerraron observándole, esa naturalidad, esa sonrisa sin maldad…aún había esperanza en este mundo de tinieblas. Con una sonrisa bastó para agradecer sus palabras, no solían molestarse nada más que aprovechar la situación y pasar un buen rato. Nadie adentraba más, ni sobrepasaba un límite.

-Lo cierto es que todo iba siendo muy rutinario pero estas semanas…han cambiado muchas cosas -murmuró observando la lluvia caer, las pequeñas gotas creaban burbujas en los charcos, según había oído eso significaba que no iba a detenerse... y ese momento se le antojaba familiar, cercano e íntimo, con un desconocido que supuestamente no había conocido ante y sin embargo…parecía que lo conocía de antes, esa sensación de dejavú constante. -Sí, uno de esos aprovechados que sólo le interesan pasar un buen rato y no vas tan mal desencaminado, lo soy…pero eso no implica que me preocupen otras cosas. No vea la vida …como tú -no supo porqué dijo eso, sus ojos claros se cerraron de golpe exhalando un suspiro, no tuvo que retratarse pero qué más daba…él había contemplado una parte de él que dudaba nadie hubiese descubierto, ni siquiera Nya que lo conocía tan bien.

Un chico fuerte con sus inquietudes, sus defectos pero tan real como lo que él estaba viendo, el hada no solía mostrarse tal como era pero él… él estaba apreciando cierta actitudes que había escondido durante demasiado tiempo.

-Si no me escribes me sentiré realmente decepcionado, ¿quién va a prepararme esos cafés tan especiales? -sonrió mirándole de reojo, no solía ser tan cercano con nadie pero ese camarero seguía infundiéndole atracción, confianza…con lo desconfiado que era el hada con las personas -Además sé dónde trabajas, no podrás escapar de mí, chico de los muffins -se perdió en sus ojos azules, riendo por lo bajo, su sola presencia le había infundido tal cambio en su estado de ánimo -Espero tu mensaje si no …mañana me tendrás pidiendo todos los cafés de la tarta para que sólo me atiendas a mí. Hasta pronto, Nick -se tomó la confianza de acortar el nombre, dedicarle una sonrisa limpia y fresca, le salió sin más.



Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. MgQ3lHR

History:

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Bro's:
Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Giphy

Artem Yakow
Mensajes : 164

Reliquias : 670


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9902-artem-yakow-fairy-taleshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9923-relaciones-de-artemhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9924-once-upon-a-time-artem
Hijo/a de
Lylic

Artem Yakow
está

Volver arriba Ir abajo

Glaseado con azúcar feérico | Artem Y. Empty Re: Glaseado con azúcar feérico | Artem Y.

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.