31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

27 # 29
11
NEFILIMS
6
CONSEJO
6
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
8
BRUJOS
5
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Desde nuestro regreso de aquella primera misión junto a Scarlett no había vuelto a saber de ella, algo que me molestaba pues durante aquella búsqueda y encontronazo con aquellos dos estúpidos había conseguido crear un lazo fuerte hacia mi compañera del Praetor, algo que solo había notado antes junto a otros miembros de mi antigua manada siberiana, una sensación de tener un vínculo profundo, una compenetración casi perfecta con otro individuo que hace que te sienta lleno, parte de algo más grande que tú solo, algo difícilmente explicable con palabras y que pocas veces he logrado sentir en mi vida. Es como si ella me conociera mejor que nadie, como si supiera en cada momento lo que voy a hacer cosa inquietante pero agradable - ”A parte de que tiene un carácter que te encanta y un cuerpazo que te quita el aliento…" – cosa que no podía negar por ser totalmente cierta.

Sea como fuera, mi parte animal, mi lobo andaba inquieto por no saber nada de ella, así que, después de haber estado en aquella mierda de ”entrevista” había preferido quedarme en la sede de los Praetor antes que regresar de mal humor a casa, pues la dichosa entrevista no dejaba de ser un puto interrogatorio sobre mi actuación con el capullo cuya garganta desgarré y que enterré en el bosque. Estaba claro que iban a investigarme por aquello por si no había actuado correctamente y seguramente a Scarlett también le habrían preguntado ya. La cuestión es que mis pasos me habían llevado hacia la puerta de su habitación pero por desgracia ella no se encontraba allí y me había recibido una chica, una tal María, que parecía estar contenta de que hubiera llegado pues tenía prisa por ir a hacer algo y que me había dejado al cargo de una preciosidad de niña que estaba claro era la cachorrita de Scarlett.

Negar que estar a solas con ella me inquietaba bastante por los dolorosos recuerdos que su visión traían a mi mente sería una auténtica gilipollez por mi parte, porque era algo cierto, algo que no podía evitar pero que había conseguido superar en gran parte gracias a la ayuda de mi propio sobrino, aquel que me había servido como terapia para superar aquella trágica pérdida. Es por eso que, tras unos momentos de tensión inicial, termino arrodillándome junto a la pequeña quien se ha emperrado en que juegue con ella, rodeado de peluches con los que me veo tomando café con pastas, algo que haría caer mi reputación de tipo duro entre los subterráneos, pero que haría las delicias de muchas madres al verme así, puesto que cuando estoy con mi sobrino en el parque, sé que mi comportamiento tierno y protector hacia el pequeño las atrae de forma increíble.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Mamá no siempre dice cosas que entiendo, pero lo intento. Lo intento de verdad.

Sé que tiene que irse a veces, por ejemplo, porque tiene cosas de hacer. Cosas de su trabajo. Trabaja ayudando a gente, como a Ross, que es un poco raro pero parece siempre enfadado y triste. Y cuando tiene que trabajar, me deja con María, que es muy simpática y me da dulces, y juega conmigo a lo que yo quiero. Como al té. Mamá no suele jugar conmigo al té porque dice que las niñas no tienen por qué hacer estas cosas, pero la abuela lo hace conmigo, a veces, y me gusta. Aunque no me gusta la voz que le pone a mis muñecas. Las hace parecer tontas. Al menos mamá las hace divertidas, porque hablan de patear culos.

Si la abuela supiese que mamá me dice culo se pondría rara SEGURO, porque no le gusta que diga culo. Aunque a mí me hace gracia como suena. Culo.

Así que María se ha quedado conmigo hoy porque mamá tenía que salir, y ya llevamos un rato jugando al té. Pero María parece rara, como nerviosa. ¿Tendrá pipí y no podrá cambiarse los pañales? Entonces llaman a la puerta, y María dice que espera que sea mamá. Yo también. Cojo a Lissi, que quiere cambiarse de silla y patea a Dug, que es tonto y no le deja, para poder sentarse. Entonces oigo la voz de un señor y me pongo de pie, nerviosa. Espero a alguien, aunque no recuerdo bien su cara. Ando hacia la persona que ha llegado, despacio, porque andar es complicado, pero no lo es quien busco. Estoy triste. Se fue. No le puedo preguntar a mamá por él porque llora. Creo que no volverá. Y no sé por qué. Yo le quería, y mama también.

María le da las gracias por algo, y el señor rubio y barbudo se queda conmigo. Es serio y me mira raro. Pero no parece malo. Huele como mamá, pero diferente. Me quedo de pie frente a él, mirándole. ¿Jugará conmigo en lugar de María? Al jugaba conmigo siempre. Le cojo del pantalón para que me haga caso y le miro.

Quiero jugar al té. Ven. —Tiro de su pierna hasta que viene conmigo. Pone caras graciosas mientras se sienta a mi lado, y le presento a mis muñecas—. Ahora sirve el té.

Las cosas son fáciles, pero se lo explico, porque claro, nunca ha jugado. A Lissi le gusta el té con azúcar, a Oli con miel, y Sam trae las galletas. Le cedo a Sam para que vaya preparando todo mientras Dug vuelve a coger el sitio de Lissi, pero ella se pone de pie y le da una patada en la entrepierna.

¡No, idiota! ¡Como vuelvas te pateo el culo! —Así, Dug se queda en el suelo llorando y  Lissi se acerca a ayudar a Sammy—. Es tonto, porque siempre le golpeo, pero vuelve a por más. —Les explico a ella y al señor rubio para que lo entiendan.

Entonces la puerta se abre de nuevo sin llamar...

----

Estaba agotada.

A veces me preguntaba si todo lo que estábamos haciendo servía para algo, si conseguiríamos lo que fuese que estábamos esperando alcanzar mientras tipejos como Sebastian se levantan de entre los muertos para seguir jodiéndonos la existencia, o si nos encontraremos toda la vida batallando contra imposibles que no podemos alcanzar, y por los que, al final, es estúpido estar luchando. ¿Qué parte es quimera y qué parte es realidad? Era eso lo que pensaba mientras me acercaba a dar el informe del suceso con las manos llenas de sangre reseca de otro muerto. Habíamos ido a buscar a una cachorra recién transformada que estaba asustada y sola, intentando no herir a nadie, y al final habíamos encontrado su cuerpo en un basurero, mutilado y violado por gente de nuestra propia raza. Criaturas sedientas de sangre que parecían estar desbocada ante la promesa de ese engendro de que nada ni nadie podrá poner freno al fin a sus más oscuros deseos.

Solté los papeles sin ánimos de nada y dejé a mi compañero que diese las explicaciones pertinentes. Yo sólo quería lavarme las manos, quitarme el olor a muerte de encima y abrazar a mi hija hasta que se me pasasen la pena, el cansancio y la rabia que llevaba dentro. ¿Y si algún día al abrir un contenedor encuentro el cuerpo podrido de Alaric con una mueca de horror en el rostro como la que adornaba las facciones de la pobre chiquilla? No quise ni pensarlo, ni imaginarlo, pero dolía como los infiernos cada día de su ausencia y  no sabía qué hacer con ello...

Me introduje en unos baños comunales que tenemos en una de las plantas y me eché a llorar delante del espejo tras cerrar el pestillo tras de mí, incapaz de contener los sollozos ni la angustia. ¿Y si no es Alaric, pero en un futuro me topo con Emma? Con mi niña, mi pequeña, mi cachorra de ojos claros. Me volvería loca buscando al culpable y destripándole aunque eso supusiese mi propia muerte. ¿Por qué había tanto salvaje en el mundo? ¿Por qué, simplemente, no podíamos existir sin que nos pisoteasen o nos diesen por culo? Me gustaría saberlo...

Abrí el grifo para enjuagarme los brazos y darles con jabón, y luego la cara llena de lágrimas resecas. No podía presentarme ante Emma así o se preocuparía demasiado, y tendrá pesadillas por la noche. A veces me pregunto qué será capaz de recordar en su momento, cuando crezca, y si estaré haciendo las cosas bien, criándola en este ambiente tan duro, tan cruel, tan firme, tan desolador... Me golpeé las mejillas para apartar esos pensamientos de mí, me sequé la cara y las manos y me dirigí hacia nuestra habitación. Aún no sabía cómo iba a pagarle algún día a María todo el servicio que me prestaba cuidando de mi hija mientras yo no podía hacerlo. Quizás debiese invitarla a cerveza algún día...

Subí las escaleras con parsimonia y puse la mano en el pomo, dispuesta a abrir la puerta. La vocecita de mi hija sonaba al otro  lado, charlatana, como siempre que jugaba, y me arrancó una sonrisa. Abrí hacia dentro, encontrándome con un panorama que me sorprendió muchísimo.

¿Sørensen? —pregunté, mirándole con incredulidad, mientras cerraba tras de mí.

¡¡Má!! —Emma salió corriendo hacia mí, y yo me agaché para abrazarla y auparla conmigo, como siempre hacía—. ¡Má! El senor rubio juega al té. —Me giré hacia el licántropo esbozando una mueca divertida en el rostro mientras intentaba mantener la compostura para no reírme de él en ese momento.

¿¿En serio?? ¡¡Vaya!! Qué bueno es el señor rubio, ¿verdad? —Ella asintió con vehemencia antes de besarle en la mejilla y dejarla de nuevo en el suelo—. Má tiene que hablar con el señor rubio, ¿vale? Luego seguiremos jugando contigo. —Emma nos miró de forma entre desconfiada y sospechosa antes de volver a asentir y sentarse torpemente para seguir jugando ella sola. Le hice una señal a Einar para que nos apartásemos de su zona de juegos y fuésemos junto al balcón de mi habitación, que estaba al lado de la cama, donde me senté—. No es que no me alegre de verte, rubio, pero, ¿qué haces aquí?


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Sin saber muy bien el motivo había dejado que la hija de mi compañera Praetor me llevara del pantalón como un buen perro hacia su lugar de juegos, terminando rodeado de sus peluches, algo que hace que mi rostro vaya reflejando diferentes tipos de expresión que van, desde la incredulidad inicial hasta la diversión final cuando la veo mover a sus muñecos como si tuvieran vida propia.

- ”Joder… me recuerda tanto… tanto a mi pequeña…" – pienso con gran tristeza, mientras comienzo a llenar las copas que hay delante de los peluches con el té. Aunque la pequeña se encarga de sacarme una gran sonrisa cuando empieza a explicarme de forma seria cómo le gusta el té a cada uno de los allí presentes. Así, haciéndome un poco el tonto, le hago repetir varias veces lo que le gusta a cada uno de ellos, comenzando a servirle el té con azúcar a Lissi, con miel a Oli y sujetando a Sam, con quien voy en búsqueda de las galletas, manteniendo una conversación con él sobre si son más buenas las galletas con forma de ositos o de estrellas. Sorprendiéndome cuando veo como Lissi golpea en su entrepierna a Dug y lanzando una sonora carcajada en cuanto escucho a la niñita decir ”te pateo el culo” de una forma completamente impecable, a pesar de su edad - ”De tal palo… se nota que es hija de su madre…" – pienso divertido, conteniéndome las ganas de seguir riendo – Yo creo que le gusta Lissi, y por eso la hace rabiar… para que ella se fije en él, o es que es maso… – empiezo a decirle tras su comentario sobre el pobre Dug quedando mi frase cortada por el sonido de la puerta al abrirse.

En cuanto aparecer la madre de la criatura, la cual está claro que no cree lo que está viendo - ”¡Oh!, ¡Sí!, el lobo está jugando al té… ¿y qué pasa? ¿es que uno no puede divertirse con la juventud?" – pienso mientras me levanto con Sam en la mano, moviendo el brazo del peluche para que salude a la recién llegada – Hei Williams!, Sam… no seas mal educado y saluda a la mamá de tu anfitriona – le digo en tono relajado mientras muevo el brazo del muñeco a modo de saludo – Veldig bra!, te has ganado una galletita extra – añado mirando al muñeco, sin importar hacer el ridículo delante de ella, pues estaba disfrutando con la pequeña y su juego, y no me importa continuar a pesar de que la loba pueda usarlo para burlarse de mí en cualquier momento.

Soy una joya en bruto, pero me tenéis desperdiciado… – le respondo socarrón mientras adopto una fingida expresión de modestia a su comentario sobre que soy bueno, mientras veo, no sin sentir cierta punzada en el corazón al ver cómo madre e hija se abrazan y besan. Agachándome para devolverle a Sam a su propietaria y aprovechar para susurrarle algo al oído – Tranquila guapísima, que sé que Lissi me pateará el culo si le hago algo malo a tu mamá – le susurro en un tono lo suficientemente bajo para que el fino oído de Scarlett no sea capaz de captar mis palabras, guiñándole el ojo cómplice a la pequeña en cuando me aparto por usar la expresión que antes dijo con tanta naturalidad.

Tras dejar que continúe hacia su lugar de juegos, y adoptando una expresión mucho más seria que antes, aunque sin poder evitar que mis claros ojos reflejen la alegría que siento al volver a verla, me acerco a la rubia, apoyándome con la espalda en el marco de la puerta que da al balcón mientras ella toma asiento en su cama - Pasaba por aquí y quise venir a verte – empiezo a decirle intentando parecer algo casual, dirigiendo mi mirada a sus hermosos ojos - ”Macho… eres tonto… definitiva y claramente, un tonto de remate… ¿Por qué cojones no le dices la verdad?, ¿Que has venido a verla porque la echas de menos?" – me recrimino mentalmente sabiendo que ése es el motivo real por el que he terminado llamando a su puerta – Acabo de tener una reunión con los ancianos… sobre la muerte de aquel tipejo… y bueno… no sé que cojones pasará – añado finalmente, apoyando mi nuca en la esquina de la puerta del balcón, ladeando al mismo tiempo la cabeza para dirigir mi mirada al exterior, evitando así que ella vea la preocupación en mis ojos, puesto que sé que no voy a salir indemne de aquello, porque al matarlo incumplí con una de las reglas primordiales del Praetor ”no matar a quien buscamos por muy difícil que sea” - ”Y no se te ocurre mejor cosa que desgarrarle la garganta en el primer ataque…" – vuelvo a recriminarme soltando un suspiro inconscientemente.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
¡La persona que apareció al otro lado de la puerta era mamá! ¡Qué bien! Salgo corriendo hacia ella para abrazarla. ¡Cómo la había echado de menos! No me gustaba que se marchase tanto de casa; me siento muy sola cuando pasa, pero aunque he pataleado y llorado al respecto, al final ella nunca se queda, así que no sigo haciendo nada de eso, pero en el fondo tengo miedo, mucho miedo, de que algún día no regrese conmigo. Me pregunto si ella lo sabrá, o si también tendrá miedo de no regresar algún día a casa.

¡Má! —Sus brazos siempre me hacen sentirme bien, protegida. Es más suave y calentita como nadie en el mundo. La quiero mucho—. ¡Má! El senor rubio juega al té.

La veo sonreírle al señor rubio con una expresión graciosa, como si el que él jugase al té conmigo fuese divertido, pero no lo entiendo demasiado. Hay muchas cosas que hace mamá que todavía no comprendo, y quizás nunca llegue a hacerlo del todo. Me entretengo cogiéndole el pelo que lleva suelto porque me gusta enredarlo entre los dedos, acariciarlo, y asiento con la cabeza mucho ante su pregunta. Me río cuando me da un besito antes de dejarme sentada de nuevo en el suelo, y yo la miro, extrañada porque me haya soltado. No me gusta mucho que me deje cuando acaba de llegar, por lo que no tengo muy claro ahora mismo si al final el señor rubio me gusta o no. Me está quitando a mamá. Pero como me promete que jugará conmigo de nuevo me conformo con eso.

Entonces el señor rubio se acerca y me dice que Lissi le pateará el culo si le hace algo a mamá y me hace wink con el ojo, y yo me río, porque también ha dicho culo. Sin embargo, sigue sin hacerme demasiada gracia que me quite a mamá cuando acaba de llegar después de pasarse toda la tarde fuera. Luego Lissi y yo le patearemos mucho el culo, sí señor.

[---]

Alcé una ceja y esbocé una sonrisa divertida.

Qué tierno te encuentro hoy, Sørensen. ¿Quieres que también te de un besito? —La idea me calentó la sangre un poco, pero no era el momento ni el lugar. Ni tampoco, realmente, tenía tantas ganas como pudiese parecer. Aún estaba aturdida por los resultado de la misión, y casi podía sentir la sangre reseca en las manos, a pesar de que ahora estaban completamente limpias. La mueca desapareció de mi rostro cuando mencionó a los más viejos del Praetor con los que se había encontrado para hablar del tema del criajo muerto—. Lo más probable es que te castiguen de alguna manera. Pero como fue por defenderme no creo que te pase factura, rubio. —Me pasé la mano por la frente antes de estirarme hacia detrás, apoyando las manos en el colchón y dejando caer todo mi peso en ellas. Centré la mirada en el techo como si fuese la cosa más interesante del mundo entero—. Por cierto, creo que aún no te agradecí que me salvases el culo en esa ocasión. No fue muy ortodoxo, lo reconozco, pero no puedo asegurar que no hubiese salido muy jodida de ese encuentro. —Mi mirada se desvió ligeramente hacia Emma antes de volver a adoptar una posición normal, buscando sus ojos oscuros con una sonrisa en los labios—. Eres más sentimental de lo que pensaba, por cierto. Me consideras parte de tu manada, juegas con la niña, luego me dices que te ha apetecido pasar a verme... Vas a conseguir que me emocione, tipo duro.

Solté una leve carcajada tras eso, intentando esconder el miedo que me daba que alguien se acercase a mí de nuevo, aunque fuese lo más mínimo. ¿Cómo se suponía que iba a llevar adelante el que volviesen a abandonarme después de lo que me sucedió con Alaric? No tenía intención de volver a formar ese tipo de vínculo con nadie, ni muchísimo menos, pero lo cierto era que ahora me daba pánico incluso entablar nuevas relaciones de amistad o incluso lo que fuese. Porque incluso ceder a las ganas que tenía de acostarme con el hombre que estaba de pie frente a mí me supondría un problema, seguro. Vivíamos en el mismo sitio, servíamos a la misma causa y nos llevábamos sorprendentemente bien para lo poco que habíamos tratado. Seguro que al final un polvo de una noche se terminaba transformando en una relación, aunque no fuese romántica, y todo me daba mucho pánico en esos momentos.

Y, al mismo tiempo, me aterraba lo sola que me sentía desde que Alaric había desaparecido... ¿Cómo podía una persona estar tan llena de contradicciones?

Porque, ¿sabéis? En el fondo de verdad me había enternecido que quisiese pasarse a verme. No había vuelto a hablar con él desde que los del Praetor me habían llamado para hablar de lo sucedido en el bosque, y que hubiese sacado un rato para venir a buscarme, aunque fuese sólo por pasar por la parte del edificio en la que estábamos, me había hecho sentir algo de calorcito en el corazón. Sobre todo porque agradecía la distracción que me suponía su compañía en ese momento, además de tener de fondo los balbuceos constantes de mi hija...

Lo peor de todo era que en el fondo sabía que, aunque fino, ya tenía algún tipo de vínculo con ese hombre. Que Dios me asista...


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Había tenido que morderme la lengua para no responderle en cuanto me soltó que si también quería un besito, porque nada más lanzar aquella pregunta burlona al aire mi cerebro no dudó en pensar una respuesta igual de burlona pero algo mucho más subida de tono, pero, por increíble que pudiera parecer, la poca decencia que me queda me recordó que había menores delante, concretamente su hija, por lo que simplemente esbocé una media sonrisa alzando ligeramente una ceja, dejando salir un ligero silbido antes de abrir la boca para desviar la conversación a otros temas. Y no es porque no me hubiera gustado probar el tacto de los carnosos labios de mi compañera, pero en el fondo la presencia de la pequeña me recordaba demasiado a mi hija y mi instinto paterno de protección conseguía frenarme de una forma realmente curiosa cuando otro instinto más primario me pedía algo más de la rubia que tengo en frente.

Sus palabras sobre el más que seguro castigo por parte de los ancianos hace que un bufido de resignación abandone mis labios mientras continúo centrando la mirada en la oscuridad que se extiende más allá del edificio en el que nos encontramos. Sé que lo merezco, que cometí una falta realmente grave hacia mi trabajo, hacia aquello que prometí al difunto Scott que realizaría, pero no puedo evitar que a veces actúe sin pensar en las consecuencias, simplemente haciendo lo que creo que debo hacer en momentos de vital importancia - ”Y salvarla a ella era más importante que cualquier otra cosa, así que sea cual sea el castigo habrá valido la pena, porque lo volvería a hacer, sin dudarlo, una y mil veces" – me reafirmo en mi acción, a pesar de que fue desmesurada antes de que ella vuelva a hablar, esta vez para agradecerme mi actuación, algo que, sinceramente, no me espero y que consigue que abandone el oscuro espectáculo del exterior para dirigir mi atención a ella, sorprendiéndome al vislumbrar su hermoso y esbelto cuello totalmente expuesto al estar ella mirando el techo, dejándome así la excitante visión de esa parte de su anatomía que no había podido vislumbrar con tanta facilidad anteriormente y que me resulta realmente atractiva. Tan atractiva que tengo que recordarme una y mil veces que está su hija jugando a nuestra vista y que sería muy violento y me lanzara a besárselo sin más - ”A parte que quizás te llevarías una merecida bofetada por sobrepasarte… pero valdría la pena… ¡Y tanto que lo valdría!" – pienso divertido imaginándome ya el bofetón que seguramente recibiría, pero sobretodo el sabor de su piel en mis labios - ”Chavalote… no sigas por ahí… céntrate antes de que dejes de pensar con la cabeza y pienses con lo de ahí abajo cagándola bien cagada…" – me insto inmediatamente a mantenerme centrado y alejar unos pensamientos que no me son para nada desagradables.

Con un profundo y prolongado gruñido respondo a su siguiente comentario sobre que soy sentimental mientras ella se ríe, puesto que en muy raras ocasiones dejo ver ésa parte de mi. Una parte de mi que aprendí hace demasiados años a ocultar, a no dejar ver más que a aquellas personas que realmente significan algo para mi, a aquellas personas que quiero tener siempre a mi lado, a mi familia, mi manada y mis amigos, teniendo muy clara la diferencia entre amigos y conocidosY porque aún no he tenido la oportunidad de invitarte a una velada romántica de verdad… con comida, mucha bebida, una agradable pelea de bar y mucha, mucha bebida – le suelto burlón sonriéndole adoptando una expresión de sobrada prepotencia mientras le hablo, cruzando mis brazos sobre mi pecho – Si es que soy un auténtico encanto, ikke sant? – añado con el mismo tono burlón guiñándole un ojo a mi compañera buscando quitarle algo de seriedad a mi visita, buscando la mejor manera de explicarle el auténtico motivo de mi visita, ése que ni yo mismo acabo de entender pero que me ha hecho llegar hasta su puerta, enfrentarme a mis miedos del pasado al ponerme a jugar con una niña que tendrá casi la misma edad que mi difunta hija y afirmarme en mi sensación de que ella es parte de mi manada, que he entablado ese extraño y profundo vínculo que me une de una forma tan íntima y especial a ella que me cuesta ocultar quién y cómo realmente soy.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Su proposición me hizo soltar una carcajada bastante sonora mientras me ponía de pie.

Todo un don Juan, desde luego. —Suspiré al repasar sus palabras en mi cabeza, caminando lentamente hacia la puerta del dormitorio—. Ah... Hace tanto tiempo que no tengo una de esas que la verdad es que no te diría que no si me lo propusieses, rubio. Las echo de menos, a veces. —Le eché el pestillo para que a la niña, que aunque tambaleante sabía ponerse de pie y girar pomos, como ya me había demostrado con anterioridad, y luego me dirigí de nuevo hacia donde se encontraba Einar—. Emma. Mamá está en el balcón, ¿vale? No te asustes.

La pequeña asintió con la cabeza mientras sus ojos azules me siguieron unos segundos antes de volver a sus juegos, y yo le indiqué a mi compañero con la cabeza que saliésemos fuera. Abrí la puerta corredera, disfrutando del frío de la noche, y me coloqué en el pequeño trocito de suelo que había a mis pies. No es que fuese la balconada de una mansión hermosa, pero a veces agradecía tener ese cuarto, más grande y con aquel rinconcito; me lo habían cedido estúpidamente tras el nacimiento de mi hija, pero por una vez me había aprovechado de esas cortesías sin sentido porque a la larga sabía que me vendría mejor.

Cuando él me siguió dejé la puerta entreabierta para poder escuchar lo que le sucedía a la niña. Probablemente era de muy mala madre abandonarla sola en el dormitorio, pero la visita de Einar me había trastocado un poco y en ese momento sentí la necesidad de que tuviésemos un poco de intimidad, él y yo. Sobre todo porque si iba a contarle lo que había sucedido esta tarde no quería que mi hija se enterase de algo tan tétrico y escabroso; no podía protegerla siempre y tampoco estoy a favor de esconderle a las criaturas la verdad, pero no tenía cuerpo para afrontar las preguntas de una niña de dos años que aún no sabía lo que era la muerte y que no iba a entender por qué había gente que hacía cosas tan horribles en ese mundo.

Lo he dicho en serio, ¿sabes? Lo de dejarme arrastrar por ti a una de tus súper románticas citas —comenté como si nada mientras me dejaba caer sobre el balcón, mirando al horizonte. Era una noche preciosa de verano, tranquila, con el cielo limpio y la luna menguando poco a poco, y yo suspiré tan profundamente que casi se me escapó el llanto que se me acongojaba dentro—. A veces añoro los días en que todo era más fácil, donde la única preocupación real que tenía era que llamasen a mi padre y a su mujer porque me había peleado en el instituto con alguien dos cursos mayor que yo y que Thomas no pensase que yo era una salvaje. Pero esos días ya no regresan. Nada regresa una vez que ha desaparecido para siempre... —Me mantuve en silencio unos segundos antes de girarme hacia Einar, sonriendo levemente ante su figura silenciosa, grande y cálida—. Gracias por haber venido. Había pensado en encerrarme aquí dentro abrazada a Emma hasta que se fuesen los malos sueños, pero tratar con un adulto tampoco me viene tan mal como había esperado. —Me relamí los labios mientras apretaba mis dedos entre sí, algo ansiosa, y bajé el tono de voz—. Teníamos que encontrar a una chiquilla que se acababa de transformar y que estaba dando más problemas de la cuenta. Y la encontramos. Muerta en un contenedor de basura, violada y despedazada... —Puse la mirada fija en el horizonte, notando que los ojos me picaban por el calor de las lágrimas que querían salir—. Ha sido terrible. No era más que una niña. No podía tener más de dieciocho años, pero no han tenido ninguna piedad con ella. Les ha dado todo igual. Siempre he pensado que el mundo está un poco desquiciado pero desde lo de Times Square las cosas van a peor... —Me pasé una mano por los ojos mientras empezaba a perder poco a poco la voz, acongojada, y me odié un poco por necesitar tanto consuelo en ese momento. Ojalá aquello no me afectase tanto. Pero estaba cansada, sola y triste continuamente...— Y lo único en lo que puedo pensar cada vez que encuentro a uno de los nuestros muerto es si no será la cara de él la que me voy a encontrar la próxima vez en un contenedor de basura... —Sentí la lágrima cuando ya rodó mi mejilla, no antes, y me apresuré en limpiarla—. Lo siento. Seguro que lo que menos estabas buscando es hacer de paño de lágrimas de una llorona temblorosa, supongo.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Oírla reír tras mi comentario hace que mi sonrisa se ensanche todavía más mientras la observo dirigirse a la puerta, la cual no tarda en asegurar con el pestillo, al tiempo que me hace una reflexión sobre algo que de sobras sé. Está claro que se dedica en cuerpo y alma a cuidar de su pequeña, relegando sus prioridades a un segundo o tercer plano, algo que la honra como madre, pero que a la vez la va recluyendo poco a poco en un mundo gris, triste, sin ilusiones y con demasiado cansado, algo que no le pasaría de estar en pareja, de tener a alguien que le recordara que para cuidar de alguien primero debes cuidarte tú - ”Realmente su macho fue un auténtico gilipollas… abandonar a su hembra y su cachorro… espero que no lo llegue a conocer ningún día, puesto que sino acabaremos a hostias" – pienso, puesto que nunca entenderé como aquel tipo pudo abandonarla, como se largó dejándolas solas en esta puta mierda de mundo, porque por muchos problemas que tuviera, por muy mal que estuviera es de auténticos cobardes realizar semejante acto, algo que no entiendo ni entenderé y eso que yo abandoné a mi padre, cierto, pero lo hice para salvar a mi madre, para alejarla de aquel malnacido.

Apartando mis pensamientos en cuanto regresa a mi lado, le sigo sin decir nada, manteniendo una sonrisa más relajada pero genuina en mi rostro, puesto que ella consigue llevarme a ese estado de tranquilidad y reposo que solo logran mi hermana y sobrino. En cuanto salimos, el fresco aire nocturno azota suavemente mi rostro, haciendo que cierre los ojos durante unos minutos e inspire hondamente, disfrutando del frescor en mi rostro y de la agradable sensación de libertad que me provoca, apoyando mis codos sobre la barandilla, inclinándome ligeramente sobre ella para disfrutar del paisaje que se extiende más allá de nosotros mientras ella empieza a hablar.

Sus primeras palabras me vuelven a arrancar esa sonrisa socarrona, puesto que confirman mis sospechas sobre su necesidad de divertirse realmente aunque sea una sola noche, de recordar que todavía es joven, que todavía tiene mucha vida por delante y que divertirse no significa ser una mala madre - ”Tranquila que iremos a divertirnos, antes de lo que tu crees…" – afirmo mentalmente, sabiendo es lago que yo también deseo, puesto que me gusta estar con ella, me reconforta y me hace sentir unido a alguien con quien no he de ocultar lo que soy, en lo que me he convertido.

Sin embargo pronto el tono de su voz, junto con lo que parece ser un sollozo reprimido hacen que mi sonrisa vaya desapareciendo y mi cabeza gire hasta poder posar mis claros ojos en su bello rostro, el cual luce con una extraña sombra cubriéndolo, una sombra que nada tiene que ver con la oscuridad de la noche, sino con lo tenebroso de sus pensamientos, esos que parecen estar atormentándola ahora mismo y que me alarman, pues, como manada que somos, me afectan tanto como a ella. Así, incorporándome para poder verla mejor, permaneciendo en silencio a su lado, dejando que deje fluir todos sus pensamientos, todas sus preocupaciones hacia el exterior, de forma que, cuando finalmente se gira para mirarme se encuentra con mi profunda mirada azul, de un azul intenso ahora que la escucho, ahora que entiendo sus palabras puesto que yo mismo he pasado más de una vez por estos momentos de añoranza por tiempos más felices y, sobretodo, más tranquilos.

Volviendo a esbozar una sonrisa cuando me da las gracias por haber venido continúo en silencio, dejándola hablar, sintiendo cómo una parte de mi se encoleriza, no solo por lo que me explica de la aparición de otro de los nuestros salvajemente asesinado, sino por no haber podido estar allí con ella, por tener que permanecer de brazos cruzados mientras mis compañeros del Praetor continúan con sus obligaciones hasta que los ancianos decidan mi castigo por haber matado a aquel desgraciado, empatizando con ella y con los temores que la acechan, aunque sin estar de acuerdo con su miedo a encontrar a su antigua pareja muerta - ”Todavía le quiere a pesar de todo… eso dice mucho de ti…" – pienso sintiendo crecer mi admiración por mi compañera.

Manteniendo mi autoimpuesto silencio, en cuanto veo cómo limpia aquella primera lágrima que recorre su perfecto rostro, no dudo ni un instante en dar un paso hacia ella, acortando así la escasa distancia que nos separa para pasar mi brazo izquierdo por su cintura, atrayendo su esbelto cuerpo hacia el mío mientras introduzco los dedos de mi mano derecha entre su agradable y sedoso cabello, disfrutando de ese ligero contacto que tanto me gusta y que tanto echo de menos, hasta tocar con la yema de mis dedos su cuero cabelludo, acompañando de esa manera su cabeza en una dirección descendente hasta que la noto apoyada sobre mi cuerpo, apretando ahora sí, el suyo contra el mío, buscando que los fuertes latidos de mi corazón le indiquen mi cercanía, que la tranquilicen, hacerle entender que estoy aquí con ella, que si he venido es porque he querido y que me importa una puta mierda que llore, que lo que me importa es ella y punto – Shhh… tranquila, estoy aquí, estoy contigo, todo está bien, yo no te dejaré, somos manada y estaré siempre que me necesites – le susurro intentando calmarla, mientras apoyo suavemente mi barbilla sobre su cabeza, aspirando el dulce olor a helado de chocolate con un ligero toque a cerveza que tanto la caracteriza, dejando que llore cuanto quiera, que se desahogue y elimine todos los malos pensamientos.







Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Con la desaparición de Alaric volví a tirar de mi vieja costumbre. Esa que me hacía encerrarme en mí misma con mis sentimientos, sin permitir que saliesen a la luz delante de otras personas por temor a que volviesen a herirme una vez más. Al menos esta vez no he terminado convertida en una bola de pelo furibunda que ha ido buscando pelea con todo el mundo para acallar el dolor que me atraviesa el pecho cada vez que pienso en él, pero creo que ha sido porque he tenido a gente como Emma o Emily, que me ha ayudado a mantenerme cuerda en mi sitio. Eso no quiere decir, por supuesto, que no haya tenido ideas peligrosas rondándome la cabeza; ideas que he tenido que descartar rápidamente por el miedo que me han infundido al darme cuenta de que las estaba teniendo. Pero sí quiere decir que no recuerdo la última vez que lloré delante de alguien.

Nunca me ha gustado demasiado porque me hace sentirme débil, vulnerable, y en general el  mundo no trata bien a las mujeres que muestran sus puntos flacos delante de los demás. Si he llegado a tener muchísima confianza me he permitido el lujo de abrirme, y sólo en ocasiones muy contadas me he permitido el lujo de dejarme llevar lo suficiente como para permitirme soltar lágrimas. Por eso me frustró un poco el darme cuenta de que me estaba rompiendo allí mismo, sin posibilidad de usar mi propio pegamento para unir los trozos, aunque más o menos pude recomponerme lo suficiente para que no se vertiese todo hacia fuera.  

Hasta que Einar se acercó.

Me estremecí visiblemente al sentir el contacto de su mano sobre mi cintura. Incluso puedo decir que me sobresalté, pero no me aparté. No pude. Sus ojos me estaban diciendo que no había problema, que podía llorar, que no iba a juzgarme en absoluto, porque aquello era simplemente mi humanidad que estaba intentando salir al exterior. Los dedos en mi pelo me hicieron temblar. A pesar de todo, quise mantenerme firme, e incluso pretendí hacerme la valiente, apretando los labios tan fuerte que probablemente tuvo que desaparecer el color de ellos. Sin embargo, tampoco me quité. ¿Qué pretendía? No lo sé. Quizás demostrarme a mí misma que incluso en esas condiciones podía controlarme, podía mantenerme entera y fuerte, sin importar que los brazos de Einar fueran reconfortantes, y su calor me envolviese por todas partes junto con su olor, suave y cálido, como huelen los bosques en veranos secos.

A veces es estúpido lo que pretendemos engañarnos.

No recuerdo en qué momento me había dejado atrapar, ni encerrar. Sólo sé que de pronto tenía mis manos en su pecho, sintiendo el latido de su corazón debajo de mi piel, bajo su camiseta, y que su voz sonaba como un susurro ronco que me invitaba a abandonarme. ¿De qué sirve toda la fortaleza en el mundo si al final cuesta más estar serena que derrumbarse como una montaña de arena cuando las olas del mar la golpean? Cuando quise darme cuenta estaba rodeándole el cuerpo con mis propios brazos, aferrándome con los dedos a su camiseta por la espalda, y estaba llorando, hundiendo el rostro en su pecho para que acallasen los gemidos que salían de mi garganta porque no quería asustar a Emma. Y lloré. Lloré intentando mantener un silencio que se quebraba a veces. Lloré por mí. Por mi hija. Por Thomas. Por mi madre. Por Emily y por Jack, que nunca volvería. Y lloré por Alaric, que había venido para marcharse y dejarme aún más sola que la otra vez. Muchas veces había deseado poder odiarle, pero no encontraba fuerzas dentro de mí. Ya no, porque había sido realmente feliz a su lado y estaba convencida de que no nos había dejado por voluntad propia.

Lloré hasta hartarme, y cuando terminé, un extraño sentimiento de tranquilidad me invadió. Recuperé poco a poco el ritmo de la respiración, y puse el oído, intentando comprobar si Emma había escuchado algo o sus balbuceos de bebé la habían mantenido entretenida. Nada. La niña seguía dentro de la habitación ajena a lo que nos pasaba. Eso me relajó algo más, cosa que pudo percibirse incluso en mi agarre, pero no abandoné la seguridad del cuerpo que me había acogido. Ni siquiera separé el rostro de su pecho, en parte porque estaba muy a gusto ahí, en parte porque ahora empezaba a agolpárseme la vergüenza en la garganta. Nos conocíamos hacía dos días y me había echado a llorar encima de él; muy bien, Scarlett, así se va por la vida. Me relamí los labios e intenté adoptar un tono jocoso.

Espero que esta no fuese tu camiseta preferida porque me temo que te la he dejado hecha un verdadero asco. —Guardé silencio unos segundos antes de volver a hablar—. Gracias, Einar. —Creo que era la primera vez que usaba su nombre—. No pretendía... de verdad que no. Pero... estoy tan cansada todo el tiempo y... —Suspiré mientras sonreía con algo de tristeza, incapaz de encontrar voluntad para soltarme—. Sólo te pido que no me prometas nada, por favor. Ya me han jurado demasiadas veces que no iban a abandonarme y al final algo ha terminado arrancando a la gente de mi lado, y preferiría que no tuvieses que quedar como mentiroso —reí ligeramente, a pesar del tono vulnerable de mis palabras—. Eso mancharía la buena imagen que tengo de ti de tipo duro y peligroso con un gusto exquisito para las motos.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Manteniéndola sujeta por la cintura con un brazo, acariciando suavemente el nacimiento de su sedoso cabello con las relajantes yemas de mis dedos como único movimiento, permito que se desprenda de todos aquellos pensamientos funestos que pueblan su mente, derramándose sobre su rostro como las lágrimas que pronto brotan de esos ojos tan dulces y bellos que exhibe su hermoso rostro, sintiendo como, poco a poco, acepta mi apoyo, apartando la última barrera que le impide romperse ante mi, apartando sus brazos de mi pecho para aceptar el apoyo que le ofrezco con mi calmado y callado cuerpo, sintiendo pronto cómo me rodea con los propios, como nuestros cuerpos se funden en un abrazo al tiempo que su rostro reposa finalmente sobre mi y la humedad de sus lágrimas no tardan en humedecer mi ropa, acentuando así más el calor que su cuerpo desprende y que me rodea de una forma tan agradable como añorada.

No era la primera vez que traspasaba ciertos límites con una compañera de manada, pero no puedo evitar luchar contra lo que soy, es imposible que los licántropos luchemos contra nuestros instintos, contra aquellos impulsos que nos tornan inestables, irascibles e impredecibles para el resto de subterráneos, es algo que nos define, como la luna queda definida por cada una de sus fases, todas ellas diferentes pero todas ellas necesarias e igual de importantes.

Así, sin pronunciar palabra alguna, manteniendo el agradable silencio nocturno roto únicamente por los quedos sollozos de mi compañera, con el suave, lento y reconfortante movimiento de mis dedos entre sus cabellos, permanezco unido a ella, dejando que se descargue, que suelte todo aquello que se ha negado a soltar por necesitar mostrarse fuerte ante su hija, ante los otros licántropos ante ella misma, algo realmente estúpido a mi modo de ver, pero que comprendo y respeto.

Sin pretenderlo me sentí más unido a ella, sabiendo que ahora mismo estaba siendo testigo de algo que ella se había esforzado sobremanera para mantener oculto, de algo demasiado íntimo y personal. Quizás fuera por eso, quizás por el agradable contraste del frescor de la brisa nocturna en contraposición al calor que emana de su cuerpo, o quizás porque yo también me sentía solo en el mundo, pero sea como sea no puedo evitar cerrar los ojos, reclinar ligeramente mi cabeza sobre la mía y, sin dejar en ningún momento de acariciar su cabeza, dejarme llevar por la agradable sensación de estar unido de alguien, de formar parte de algo más grande que uno solo a pesar del deseo primario, primitivo que empieza a formarse en mi interior, un deseo acrecentado por nuestra naturaleza animal y que hace demasiado tiempo que no he sentido acelerando mi corazón y mi respiración, provocando que una extraña excitación seque mi boca, haciéndome tragar saliva repetidamente sin atreverme a abrir los ojos y mucho menos separar mi cuerpo del suyo.

Finalmente su llanto va cesando, lenta pero definitivamente, igual que su cuerpo se va relajando tras derramar hasta la última de las lágrimas largamente aguantadas, sintiendo cómo su abrazo se relaja igualmente, sabiendo que ahora mismo su cuerpo y mente experimentarán el agradable alivio y relajación que nos invade tras descargar todo el dolor, la pena, la rabia y la frustración acumuladas en nuestro interior. Pese a eso, mantengo mi abrazo y mis ojos cerrados, disfrutando de su agradable contacto aunque soltando un gruñido divertido ante sus palabras, aquellas que van brotando de sus labios tras abandonar definitivamente los sollozos, adoptando un tono más Scarlett, más suyo, más irónico y jocoso. – No lo era… pero ahora lo será – susurro apenas inaudible tras su comentario sobre destrozarme la camiseta favorita - ”Einar… vaya… me gusta como ha sonado mi nombre con su voz" – me sorprendo al mi mismo, puesto que es la primera vez que lo utiliza para dirigirse a mi, algo que me indica que también siente el vínculo que yo siento por ella y que me hace sentir bien, completo, lleno, apartando ligeramente la sensación de sentirme vacío, incompleto.

Dejando que termine de hablar, que termine de expresar algo que su tono de voz no hace sino confirmarme que el cuesta, levanto ligeramente mi cabeza de su cuerpo, abriendo los ojos ligeramente al tiempo que dirijo mi mano diestra en un lento pero firme movimiento desde su nuca hacia su barbilla, resiguiendo con suavidad la curva de su mandíbula, sintiendo la agradable suavidad de su piel durante el recorrido que termina justo en el centro de su barbilla. Punto en el que ejerzo un poco de presión para elevarla, para conseguir mirarla a los ojos, esbozando una sonrisa socarrona en mis labios. – Shhhh… silencio, no digas nada más – le susurro animándola a callar, a no buscar excusas ni a dar explicaciones si todavía no está dispuesta a ello . – Somos licántropos, no importa lo que pretendieras o no, no podemos evitarlo, nuestros impulsos son más fuertes, más reales, más vivos que el de restos de subterráneos o mundanos – voy hablándole en susurros centrando mi mirada en la suya, disfrutando del su agradable contacto . – No puedo prometerte aquello que no está en mis manos, como tampoco nadie puede pedir la luna. Por eso no me pidas que no te prometa que voy a estar a tu lado, pues somos manada, y eres parte importante de mi vida y, como lobo que soy, no puedo luchar contra lo que siento, como tampoco puedo luchar contra las ganas que tengo ahora mismo de arrancarte la ropa y tomarte aquí mismo... y a la mierda con el resto del mundo – le suelto manteniendo mi voz no más alta que un mero susurro, aunque con el tono claramente cargado del deseo que siento ahora mismo, sellando mi intención con un beso, el cual no dudo en depositar en sus atrayentes labios, apretándolos de forma intensa con los míos, sin importarme si le molesta o no el roce de mi barba contra su fino y suave rostro, dejándome llevar por ese impulso, por esa necesidad primitiva de besarla, de sentir la firmeza y suavidad de sus labios contra los míos, a pesar de ser muy consciente de que su reacción puede ser violenta - ”Pero que me jodan si no habrá valido la pena…" – pienso cuando retiro los labios de los suyos, sin apartar su cuerpo de mío durante el proceso y sin importarme una mierda si su imagen sobre mi cambia o no.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
La edad y la experiencia te dan muchas cosas en esta vida. Entre otras, el ser capaz de ver venir a las personas de lejos, incluso cuando éstas pretenden engañarte. A las mujeres nos pasa mucho, ¿sabéis? Nos consideran estúpidas de nacimiento, que no tenemos suficiente cerebro para procesar determinadas cosas, o que aunque lo tengamos, van a ser más inteligente que nosotras de forma natural. Me he topado con tantos tipejos así en mi vida que podría aburriros con la lista, aunque no con lo que les sucedieron a todos los que intentaron demostrarme muy amablemente cómo ellos tenían razón y yo no, o cómo ellos eran más fuertes y no querían hacerme daño porque pobrecita yo. Afortunadamente aprendí rápido en mi juventud a saber distinguir a las personas, y en su mayoría, a ser capaz de adelantarme a sus movimientos para que no me pillasen desprevenida, aunque obviamente aún había cosas que podían sorprenderme.

Einar, desde luego, lo consiguió.

Me habría gustado mucho que el roce de sus dedos contra mi mandíbula no me hubiese hecho estremecer, pero no pude evitarlo. Fue un tacto áspero en cierto modo, porque sus dedos eran rudos, pero lo suficientemente sutil como para que me vibrase todo el cuerpo con un cosquilleo tan agradable como conocido, y al mismo tiempo, como poco oportuno, quise pensar. Probablemente también influyó el hecho de que acababa de llorar y que me encontraba especialmente sensible, pero ese hormigueo se quedó impreso en mi piel debajo de la ropa de una forma bastante sugerente y bastante poco apropiada. Me habría tirado de cabeza al lago si hubiese podido, en ese momento. Mucho más atendiendo al sonido ronco y suave de su voz cuando empezó a hablarme... y cuando terminó de hablarme.

Pero supongo que todo eso podía quedar solapado ante el hecho de que estrelló su boca contra la mía de forma tan impulsiva e inesperada que no pude evitar gemir contra ella. El cosquilleo sobre mi piel aumentó y me odié un poco por ello, porque fui consciente de la forma en la que había empezado a mirarle cuando había hecho que nuestros ojos coincidiesen. Porque sé perfectamente que había podido leer el estremecimiento en mi mirada, en mi piel, si había querido verlo. Si no, era un cretino, la verdad, pero tampoco pensaba pararme a preguntarle si había entendido que cada poro de mi cuerpo en ese momento estaba abierto a recibirle de buena gana sólo por la forma que había tenido de tocarme, de hablarme.

Cuando nos separamos me quedé mirándole intensamente, todavía contra él, y llevé las manos hacia sus caderas, apretando los dedos y rozándome contra él a propósito una sola vez mientras sonreía de forma perversa. Porque estaba claro que con la niña allí no íbamos a hacer nada -y que se le ocurriese proponerlo, que le tiraba por el balcón-, pero no pude evitarlo. Siempre había encontrado un placer para nada culpable en jugar a ese tipo de juegos peligrosos, en acercar la mano al fuego hasta hacerla arder. Y solté una ligera carcajada ante el reflejo de su mirada antes de rodearle el cuello con los brazos y dejar caer mi frente sobre la de él, de puntillas los pies.

Pues me temo que te vas a tener que quedar con las ganas porque has ido a querer arrancarle la ropa a una madre soltera con una niña en la habitación. Además, ¿qué te hace pensar que voy a ceder ante un tipo que utiliza el consuelo como excusa para lanzarse a los brazos de una pobre chica indefensa y desconsolada? —bromeé antes de besarle yo esa vez, despacio, lento, disfrutando de la suavidad de su boca—. Así que lo siento pero si quieres mojar el churro con la que está frente a ti tendrás que esperarte un poco, muñeco... —Y le besé otra vez, apretándome contra el balcón para tener algo sólido detrás de mi cuerpo, entumecido por el deseo.

¿Qué estaba haciendo, en realidad? ¿Qué buscaba? Los brazos de Einar me prometían un consuelo que no había encontrado en otro lado y que quizás fuese suficiente para terminar de calmarme. Pero me aterraba que hubiese algo más. ¿Quería algo más? No, estaba convencida de que no. Demasiados enamoramientos mal terminados, gracias; ahora sólo quería que el calor de la piel de otro hombre me ayudase a taponar las heridas que aún tenía abiertas y que quería que dejasen de sangrar.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Había acertado, si tenía alguna duda al respecto el gemido que escapa de sus labios mientras la beso la borra de un plumazo. Por suerte no había malinterpretado su lenguaje corporal, el deseo oculto en sus claros ojos, en la forma de moverse, de mirarme, un conjunto de datos no verbales que indicaban perfectamente lo que yo creía, que estaba tan necesitada en ese aspecto como yo mismo.

Sabía que me estaba dejando llevar por mis impulsos, por el ímpetu de mi carácter, de mi forma de actuar y pensar, por el auténtico Einar, aquel que no piensa en las consecuencias de los actos, simplemente que actúa según cree que es lo mejor en cada momento, en cada instante y ahora, eso mismo era lo que quería. Ahora entendía el motivo por el que había acudido justo hoy a su cuarto, justo el día en el que los ancianos iban a dictaminar mi castigo por haber matado a aquel indeseable rompiendo las normas del Praetor. Pero lo había hecho, y lo volvería a hacer tantas veces como hiciera falta. Era el anhelo de volver a tenerla cerca, de sentir su presencia, de sentir ésa unión entre dos seres iguales, esa sensación de formar parte de algo más grande que uno solo, de ser manada a fin de cuentas, algo que ando buscando desde que llegué a esta maldita ciudad hace ya varios meses. Mas Scarlett no solo llenaba ese hueco que tanto necesitaba llenar, sino que además había despertado en mi interior otros instintos no menos primarios pero sí más carnales, y no solo por su belleza, sino por su carácter, su ferocidad y sobretodo su instinto maternal, algo que no dejó de llamarme la atención desde que la conocí, confirmándome que sería muy afortunado aquel que la tomase como esposa y que el padre de su hija había sido un necio al abandonarla a su suerte.

Al apartar mis labios de los suyos, centro mi azulada mirada en la suya, esbozando una media sonrisa provocadora al contemplar el brillo de deseo oculto que danza en el interior de sus claros ojos, ya seguro de que no habría rechazo por su parte, ni mucho menos un tortazo que acabara con mis intenciones de forma brusca y repentina. Es más, no tardo en sentir la presión de sus manos sobre mis caderas, atrayéndome de forma firme e inequívoca hacia ella, sintiendo el sugerente roce de su cuerpo contra el mío, el cual no tarda en reaccionar a ese contacto, de una forma visible y sobretodo imposible que no note con nuestros cuerpos tan juntos, haciendo que mis manos acaricien con suavidad su esbelta y dura espalda en un lento jugueteo destinado a encender su piel, a hacerla vibrar de la misma manera que ella lo está haciendo con la mía.

Su perversa sonrisa, aquella que acompaña al jueguecito que ha comenzando conmigo, me arranca un gruñido largo, cargado de deseo que termina con la aparición de una sonrisa más amplia, más sensual en mis labios y un firme pero seguro empujón de mis caderas hacia delante, asegurándome de que note perfectamente aquello que ha despertado en mi cuerpo con su roce anterior, antes de notar sus brazos rodearme el cuello tras su sonora carcajada. Una carcajada que se me antoja de lo más sexy y seductora y que correspondo manteniendo la sonrisa y retomando el movimiento errático de mis dedos sobre su espalda, permitiéndole apoyar su frente sobre mi pecho, quedando así abrazados bajo los rayos lunares, los cuales iluminan la fachada y todos los jardines que se extienden alrededor de la base Praetor.

Sus palabras, las mismas que me dejan bien claro que no ha pasar nada más que eso estando la pequeña cerca y que insinúan que me he aprovechado de ella, hacen que vuelva a gruñir, en un claro sonido de contrariedad pero de aceptación resignada. - ”Porque lo necesitas tanto como yo, nena" – pienso en decirle justo antes de que nuestros labios vuelvan a unirse, esta vez en un beso promovido y provocado por ella, un beso que me toma tan por sorpresa como supongo que el mío a ella, y más tras soltarme que me iba a quedar con las ganas. Un beso mucho más largo, suave, intenso, de esos que recuerdas durante días y que mantienen tus ojos cerrados durante todo el proceso, un beso que confirma que acabamos de sobrepasar los límites de la amistad, del compañerismo, adentrándonos en un nivel de unión, de complicidad mucho más estrecho e íntimo.

Permitiéndome disfrutar del suave roce de sus labios contra los míos, mis manos realizan un descenso lento hacia sus caderas, parándose finalmente en ellas para evitar que su ardiente cuerpo se separe del mío, instantes antes de que su siguiente comentario dibuje otra gran sonrisa traviesa en mi rostro – Du er veldig dårlig med meg – le susurro en tono cargado de deseo antes de que vuelva a sellar mis labios con los suyos, en un nuevo beso que vuelvo a disfrutar, permitiéndome jugar un poco mis labios y los suyos mientras ella se apoya contra el balcón quedando su cuerpo prisionero entre la dura piedra y mi, también duro cuerpo – Eres muy mala conmigo… – le repito en su idioma en cuanto sus labios abandonan los míos, hundiendo mi rostro en sus cabellos, aspirando con fuerza el agradable aroma que de ellos se desprende – pero te respeto demasiado y sé que lo único que quieres es protegerte del dolor que provocan las relaciones de parejas. Es por eso que voy a esperar a que nos tomemos esa noche de diversión, alcohol, peleas y sexo desenfrenado, aunque como esperes mucho no respondo de mi forma de mojar el churro en tu taza – añado terminando de forma pícara la frase, soltando con una mano su cadera, subiéndo por su espalda con ella hasta acariciar su cuello suavemente – tienes a este muñeco como un auténtico perro en celo, así que no te cortes y úsalo para tu disfrute siempre que quieras, sin problemas, sin obligaciones, simple y llanamente porque lo deseas tanto como yo – me permito continuar hablándole, dejándole claro que me importa ella, que le tengo el suficiente respeto para no hacer nada que no quiera, y sobretodo que entiendo los motivos que le pueden frenar a hacer algo que salta a la vista que anhela tanto como yo.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Es difícil mantener la mente fría cuando el cuerpo te arde como a mí me ardía en esos momento. Cuesta seguir el hilo de tus pensamientos y no el del deseo te recorre el cuerpo, retorciéndose como una serpiente atrapada que busca una salida hacia el exterior. Podía percibir incluso el calor de su piel por encima de la ropa que la cubría, como incitándome, llamándome a que la arrancase y me dejase llevar por mis instintos allí mismo, en el balcón, donde cualquiera pudiese vernos desde fuera o desde dentro, o desde donde tocase. Me pregunto hasta qué momento no era una mezcla de anhelo y tristeza, o si sólo era yo que estaba volviendo a sentir cosas después de haberme pasado casi un año en un estado de mutismo que no parecía querer reaccionar...

«Protegerme del dolor que causan las relaciones de pareja, ¿eh?»

Si tan sólo Einar supiera... Quizás algún día se lo cuente, entre roce y beso y gemidos ahogados. Quizás algún día tenga el valor suficiente para confesarle todo lo que ha sido mi vida desde el momento en que Alaric nos pilló a Thomas y a mí en el campus, haciendo que mi vida diese un vuelco de 180 grados en una dirección que jamás pensé que podría existir, muchísimo menos llegar a recoger. Reí contra sus labios, notando la yema de sus dedos acariciando sugerentemente la base de mi cuello, haciéndome estremecer ligeramente. Ahora era yo quien empezaba a arrepentirse de que la niña estuviese allí delante, pero eso no iba a cambiar nada en absoluto.

Lobo, perro... No hay demasiada diferencia, después de todo. —Sus siguientes palabras hacen que mi sonrisa se desdibuje un poco durante unos segundos, pero no precisamente por algo malo, sino porque no me las esperaba para nada. Le acaricio ligeramente el rostro con los dedos antes de darle un beso corto en los labios—. Gracias. Gracias por comprenderlo. Y gracias por estar tan dispuesto a que te use para satisfacer mis necesidades básicas —bromeo, echándome a reír después—. Las cosas no han sido fáciles en la última temporada y bueno, está bien que, para variar, me haya ido a topar con un tipo que es decente, aunque su forma de hablar, sus andares y su moto digan lo contrario. —Le beso una vez más antes de separarme lo suficiente como para que nuestros cuerpos no se estén rozando, pero sigamos estando relativamente juntos. Me gustan su olor y su calor, y todavía me apetece tenerle cerca un poco más—. Lo de las gracias iba en serio, de todos modos. —Le cojo de las manos suavemente mientras miro por encima de su hombro para buscar a Emma, que parece estar quedándose dormida en el suelo poco a poco, lo que me hace sonreír—. Por todo, en general, no sólo por la promesa de una cita súper romántica y un buen polvo. Has llegado como caído del cielo, en realidad.

Le acaricié las manos con los pulgares antes de posar los labios de nuevo sobre su piel, esa vez en el rostro, y le tironeé de los brazos para adentrarnos en la habitación para coger a mi hija. Su peso y su calor fueron reconfortantes mientras se aferraba con sus deditos a mi ropa, dejando su cuerpecito sobre el colchón con suavidad.

Puedes contar conmigo para lo que quieras, Einar. Siempre. Y no hablo sólo del sexo —comenté, enarcando una ceja, divertida, antes de besar a mi hija en la frente y ponerme de nuevo al lado del lobo, aferrándome de nuevo a su ropa con los dedos, buscando su mirada desde la diferencia de altura que nos separa—. Somos manada, a fin de cuentas. Y nos ayudamos. Eso ya lo sabes, pero igualmente quería dejarlo claro...


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

Ahora mismo lo único que deseo es simple y llanamente desnudarla y poseerla ahí mismo, sabiendo como todo los poros de su piel así lo indican, que ella desea exactamente lo mismo, que ambos nos encontramos demasiado metidos en este anhelo sexual que nuestra naturaleza animal puede tomar el control en cualquier momento. Pero si lo que pretendía con mis últimas palabras era conseguir algo más de ella pronto me queda claro que estaba completamente equivocado.

- ”Puta madre… nunca antes me habían dejado tan caliente y con tanta educación… machote vas mejorando por momentos…" – pienso con fuerte ironía al escuchar sus palabras, puesto que aunque deseaba respetarla, no empujarla a hacer nada de lo que luego se arrepintiera por miedo a perder esa conexión que había alcanzado con ella, deseaba mucho más terminar el juego que ella misma había iniciado perdiéndome en su cuerpo perfecto. Así, con el dulce roce de sus labios en los míos, aparto de forma lenta, con desgana, mi cuerpo del suyo, liberándola del encierro que suponía junto a la baranda del balcón, aunque ella no se retira excesivamente, demostrándome con ese gesto que también desea lo mismo que yo, pero que esta vez su razón ha podido imponerse sobre sus instintos.

El gesto de tomar mis manos entre las suyas es algo que no me esperaba realmente, por lo que me sorprende bastante aunque no lo aparente, pero sobretodo es un gesto que me gusta, que me hace sentir bien, extrañamente bien, por lo que dejo mis manos quietas, disfrutando de ese sencillo gesto, el cual se torna un poco juguetón cuando noto el suave roce de sus pulgares sobre mis rugosas manos momentos antes de que vuelva a depositar un tierno beso en mis rostro. Beso que no es más que la confirmación de que el juego ha terminado por hoy, que no voy a conseguir nada más de ella y que tendré que esperar para satisfacer ése deseo que mi cuerpo siente hacia ella.

En silencio le acompaño de nuevo al interior de su cuarto, notando el calor que se me antoja casi asfixiante que reina en el interior, siendo testigo mudo de cómo su instinto materno aflora rápidamente al tomar a su retoño entre sus brazos, provocando que se forme en su rostro esa mirada y expresión tan tiernas y genuinas que solo un hijo sabe arrancar a sus padres. Consiguiendo que una sonrisa triste, melancólica se forme en mis labios ante los dolorosos recuerdos que esa escena trae a mi memoria, ante el recuerdo del calor de mi hija en mis propios brazos - ”La mataste, así que no te pongas sentimental, no tienes derecho a hacerlo, fuiste débil y ella pagó las consecuencias, así que ahora jódete maldito asesino" – me recuerdo a mi mismo con tono frío, duro, apartando mi mirada de ellas para centrarla la televisión, en esa pantalla oscura único objeto de la habitación que puede recordarme a mi pequeña.

Incapaz de soportar la tierna escena que transcurre a escasos metros de donde me encuentro, mantengo mi mirada alejada de la cama sobre la que está acostando a la pequeña, escuchándola hablar antes de acercarse de nuevo a mi.  – Ja, lo sé – atino a decirle antes de notar cómo sus dedos vuelven a aferrarse a mi ropa - ”Es eso lo que me ha hecho venir, para demostrarte que estoy contigo, al igual que sé que tú estás conmigo" – añado mentalmente sin que palabra alguna surja de mis labios, los cuales adoptan una medio sonrisa provocadora al ver cómo su clara mirada busca la mía.

Permitiéndome posar mi azulada mirada sobre la suya, ensanchando la sonrisa de mi rostro, paso mis manos por detrás de su cintura, sujetándola de nuevo por la cadera, atrayéndola hacia mi cuerpo una vez más para sentir su calor, su firmeza una última vez antes de marcharme. – Vi er flok – le digo con tono grave, profundo, dejando que mi fuerte acento noruego resuene en cada una de esas tres palabras – somos manada – le repito en el mismo tono antes de volver a besarla, una última vez con firmeza pero ternura, antes de liberarla definitivamente de mi abrazo, apartándola suavemente de mi cuerpo sin dejar de mirarla con intensidad y deseo.

El breve pero inconfundible zumbido de mi teléfono hace que desvíe finalmente mi mirada de la suya, sacándolo del bolsillo en el que lo tengo guardado para leer con rapidez el mensaje que acaba de llegarme. Mensaje que no deja de sentarme como una patada en los cojones a pesar de saber que llegaría, algo que provoca que gruña cabreado. – Takk, Scarlett. Por decírmelo, y sé que puedo contar contigo. Por eso espero que vengas a visitarme – le digo apartando la mirada de la pantalla, guardando el maldito chisme en el mismo bolsillo mientras mi cara adquiere una expresión de fastidio – Los ancianos han tomado ya su decisión, quieren que me presente ante ellos, pero ya me han adelantado el castigo – empiezo a explicarle, mutando mi rostro ahora a una expresión más burlona – prisión preventiva – digo con ironía, puesto que es lo que ponía en el mensaje, que me iban a encerrar una temporada por haber matado a aquel capullo en nuestra primera misión juntos, algo que volvería a hacer sin pensármelo una y otra vez.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca
Somos manada.

Sonó como una promesa eterna, de esas que se hacen en los votos matrimoniales, pero que implicaba mucho más. La manada era una unidad, un grupo, una familia, un todo, y ser manada era ser la vida de las personas que te rodeaban, fuesen tu pareja sentimental o no, fuesen tus hijas e hijos o no. La manada era el clan, era la totalidad, donde todas y todos éramos hermanos y hermanas, hijos e hijas, padres y madres, y cuidábamos de nuestros miembros con el mismo celo con el que se cuidan a los cachorros. Somos manada. Sonó tan extrañamente bonito en sus labios que me hizo sonreír, y quise besarle de nuevo. Por fortuna él leyó mis pensamientos, aunque el roce fue mucho más suave, mucho más lento, mucho más tierno. Somos manada. No pensaba dar un paso más allá de ello. Éramos adultos capaces de separar las emociones de nuestros cuerpos, y mi corazón ya estaba lo suficientemente dolido como para permitirme sentir algo fuerte por nadie más. Además, Einar era un buen tipo, y sabía que terminaría cogiéndole mucho cariño, pero no era la clase de hombre de la que había demostrado que podía llegar a enamorarme. Y de todos modos, por si acaso, no pensaba consentirlo. No pensaba cruzar esa barrera que me había autoimpuesto. El único amor de mi vida iba a ser mi hija de ese momento en adelante, y nada más.

Me lamenté cuando nos separamos, pero, ¡ah!, era lo que yo misma había buscado. Emma dormía plácidamente a mi lado, y yo no tenía la suficiente fuerza como para lanzarme a follarme a alguien en el mismo lugar en el que estaba descansando mi pequeña. Casi admiraba a las parejas que podían hacer algo así, porque yo recelaba mucho de tener que explicarle a mi hija por qué su madre estaba gimiendo si no le estaban haciendo daño. Demasiado vergonzoso para tratarlo con una niña de dos años que todavía no había empezado ni a tocarse a sí misma. Deja, deja. Mas el arrepentimiento regresó en una oleada pequeña al escuchar lo que acababa de recibir mi compañero. Fruncí los labios.

Lo siento. Hablé en tu nombre. Sabes que lo hice. Entendieron que lo habías hecho para protegerme, pero decían que el asesinato era igual de grave. Te juro que me enfadé tanto que podría haberles destrozado una silla en la cabeza —reí, frustrada y triste—; ¿qué otra cosa podrías haber hecho? Iba a matarme. "Pero siempre hay otra opción", dijeron. En realidad todo está siendo muy extraño y ninguno sabemos muy bien cómo proceder. En el fondo creo que son conscientes de que en ese momento no se podía hacer nada más, pero tampoco pueden no castigar algo así atendiendo a los preceptos del grupo. —Suspiré, agotada de pronto por la retahíla que yo misma acababa de soltar, pero esbocé una sonrisa al mirarle de nuevo—. Pero bueno. Al menos sólo es un tiempo. Y claro que iré a visitarte. Me colaré por debajo de la puerta si hace falta —bromeo—. Me debes una cita muy completa e interesante y pienso cobrármela, Einar Sørensen. Que no te quepa le menor duda al respecto. —Miré de soslayo a Emma, que babeaba sobre nuestra almohada plácidamente—. ¿Quieres que te acompañe?

No me apetecía dejarle solo en un momento así, pero si él prefería afrontar aquella situación solo lo comprendía perfectamente. Estar enjaulado un tiempo no era una perspectiva ni agradable ni atractiva para nadie, y desde luego no mejoraba el humor. Yo habría estado dando tumbos por todas partes, desesperadas, y me habrían tenido que llevar entre varios montando una pataleta, especialmente ahora que tenía una hija que cuidar. Lo tenía tan claro que daba miedo, casi...


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 206

Reliquias : 1283

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg er med deg / Estoy contigo (Scarlett)
→ Martes, 5 de Junio → 21:00 → Base de los Praetor Lupus  → Noche despejada y fresca

- ”¿Por qué has venido?" – me pregunto seriamente - ”Y no me vengas con el rollo de que querías echar un polvo… porque a mí no me puedes engañar" – y es cierto, no te puedes engañar a ti mismo, puedes intentar convencerte de que no vas a hacer algo, o que vas a realizarlo, pero en el fondo sabes sí podrás hacerlo o no. Es inútil intentar convencerse a uno mismo de que eres capaz de hacer cosas que van en contra de tu naturaleza, por eso sé que, cuando mis pasos me llevaron ante la puerta de Scarlett, no sólo era por volver a verla, por deleitarme con su cuerpo, con su voz, con sus movimientos, incluso ante la posibilidad de llegar a descargar toda la tensión acumulada en las últimas horas bajo las sábanas de su cuarto o en aquel balcón. No, no solo era la atracción física que sentía hacia ella, era algo más, era esa unión que siento hacia ella, era ese sentimiento que tanto tiempo he estado buscando y que por fin he logrado establecer con otro de los míos; ”la manada”.

Scarlett es, sin lugar a dudas, parte de ella, de ese todo que he estado buscando desde que llegué a esta jodida ciudad, a este maldito caos, a este vil nido de oscuridad. Y cuando vine a buscarla lo hice porque la necesitaba, porque la necesito. Necesito sentir su apoyo ahora que ya sé cual es mi castigo por aquel acto, aquello que volvería a hacer una y un millón de veces porque era lo correcto, lo único que podía hacer por mucho que digan los ancianos. - ”No, no había otra opción. Cualquiera que hubiera estado ahí lo habría visto, ¡y a la mierda con las normas y las putas leyes!" – seguramente podría haber evitado matarlo, dejarlo herido, pero habría tardado un momento en el que mi compañera de manada podría haber quedado malherida, y ella está por encima del resto.

Eso mismo les había dicho a los ancianos, que era más importante la vida de Scarlett, que la de cualquier otro licántropo al que debiéramos detener. Está claro que me dejé llevar por la rabia que sentí ante la forma de divertirse torturando a pobres animales que tenían esos dos, pero de todas formas era la mejor opción en aquel momento. Sea como sea, lo hecho, hecho está y tengo que cargar con sus consecuencias - ”Como siempre hago…" –.

En silencio, manteniendo esa actitud burlona en mi rostro, esa fachada con la que intentaba demostrarle que no me importaba el castigo, aunque por dentro notaba cómo la rabia crecía por segundos, me permito mantener la boca cerrada, mientras ella va hablando, explicándome algo que de sobras sé que ha hecho, puesto que yo habría hecho exactamente lo mismo en su lugar. Permitiéndome esbozar una sonrisa cuando la oigo reír irónica y agradeciéndole internamente sus sinceras palabras. - ”Si, Scarlett, los tiempos se están tornando realmente extraños, y los ancianos se niegan a entender que las viejas normas ya no sirven para estos tiempos" – digo mentalmente, regalándole una sonrisa al ver que hace lo propio conmigo, sin llegar a decir abiertamente lo que pienso, porque sé que mucha gente podría interpretarlo como un desafío no solo al Praetor, sino incluso a La Clave misma.

Tranquila, preciosa, que siempre cumplo mis promesas, así que tendremos esa noche de diversión y no habrá niña alguna que lo impida – le respondo en un tono ligeramente prepotente, aprovechando que dirige una fugaz mirada a su pequeña quien duerme ya plácidamente en la cama para darle una suave palmada en sus nalgas, un gesto con el que quiero parecer más despreocupado de lo que realmente estoy – Takk pero nei. No hace falta que me acompañes, no sea que le de un infarto a alguno de esos viejos verdes al verte llegar tan pletórica – añado guiñándole un ojo cómplice, encaminándome hacia la puerta de su cuarto – A parte que estoy seguro de que Emma no dudaría en patearme el culo si se entera que la dejas sola por acompañarme – le digo abriendo la puerta sin borrar la sonrisa de mis labios – Nos vemos pronto – termino de decirle, sin girarme para mirarla una última vez, despidiéndome de ella con un movimiento de mano antes de cerrar definitivamente la puerta.

Durante unos segundos me quedo inmóvil, sin ser capaz de dar un paso más, dudando en si volver a entrar y darle un último beso, buscando su reconfortante abrazo unos minutos más antes de ir a donde debo. Pero sé que eso sería un error, por lo que, finalmente me encamino hacia mi destino, no sin antes sacar una última vez mi teléfono para enviar un mensaje a mi hermana con el que pretendo excusar mi ausencia en su casa durante un tiempo, con la excusa de un trabajo fuera de la ciudad, notando cómo la ansiedad, el miedo a que le pase algo a ella o a mi sobrino mientras estoy encerrado, comienza a crecer en mi interior.


Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 286

Reliquias : 1363

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.