31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

35 # 32
13
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Me acerqué a la cabaña en silencio, sin abandonar mi forma lobuna pues con ella podía percibir mejor cualquier indicio del rastro del objeto de mi búsqueda, de la puta pelirroja que se negaba a dejarse ver. Llevaba ya demasiado tiempo buscándola y sabía que no volvería a su jodida cabaña hasta que mi olor hubiera desaparecido de ella. Pero la idea de que quizás tuviera otra cabaña como refugio de emergencia, me había impulsado a dejar de buscarla por la ciudad y ponerme a hacerlo en los bosques, en zonas lo bastante alejadas de su cabaña como para poder esconderse de mi. Para ser francos estaba ya casi convencido de que era una idea estúpida y que realmente ella no tenía más cabañas ocultas ni nada por el sentido, pero en el último momento, cuando estaba a punto de abandonar definitivamente la búsqueda, encontré la cabaña que ahora mismo se encuentra delante de mí.

Manteniendo todo el sigilo que los largos años de experiencia me han otorgado, me acerco a la puerta, encontrando la puerta abierta, por lo que no me cuesta nada abrirla de un simple empujón con mi morro, soltando un gruñido de desagrado ante el nauseabundo olor que surge del interior de la vieja edificación de madera, un olor tan característico y conocido que no hace falta ver lo que se alberga en su interior para saber que hay un cuerpo en plena descomposición. Pero si esperaba encontrarme con algún animal muerto, o los restos abandonados por algún cazador, estaba más que equivocado. Lo que había en el interior de aquella escondida cabaña es el cadáver, en avanzado estado de descomposición de un hombre.

Nada más verlo no dudo ni un segundo en tomar mi forma humana, consiguiendo que el hedor que desprende el cuerpo se haga ligeramente menos intenso y sobretodo recuperando mis necesarias manos, las cuales me servirán para investigar un poco lo que ha pasado. Sé que debería avisar a la policía pero no hay que ser muy avispado para ver las heridas que presenta el cuerpo, unas heridas que conozco a la perfección puesto que son las mismas que presenta cualquier ser atacado por un licántropo cegado por la bestia - "Puta madre… lo que me faltaba… otro licántropo loco suelto…" – pienso irónico soltando un bufido molesto al tiempo que me acuclillo junto al cuerpo. Con calma, saco un pañuelo de papel que uso a modo de guante protector mientras busco entre los restos de ropa del muerto algo que lo identifique, intentando no dejar ninguna huella que me incrimine en caso de que alguien aparezca antes de que dé aviso al Praetor. Es entonces cuando un tenue pero presente olor hace que el bello de mi nuca se erice - "No me jodas… ¿en serio has sido tú?...¡Pedazo de idiota!, ¡Idiota más que idiota!, ¡Maldito Sørensen! ¡Es que hay que ser un capullo integral para haber cometido semejante error!" – me recrimino a mi mismo, enfadándome conmigo mismo por mi estupidez, pues en gran medida la muerte de esta persona es por mi culpa, por no haber hecho lo que tenía que hacer en vez de dejar que la obsesión con Volkova me quitara el juicio.

---------------------------------------------------------------------------------

Hacía un par de días solamente desde que encontrara el cadáver en la cabaña y desde entonces había estado investigando y preguntando por el paradero de quien había asesinado de forma tan salvaje al pobre desgraciado, una investigación que me había conducido directamente hasta este local. La verdad es que había oído hablar de él pero nunca antes lo había visitado ya que es demasiado elegante para mi gusto, pero mis fuentes me habían dicho que la habían visto alguna vez por aquí, así que no sería una pérdida de tiempo el pasar una noche por aquí, a parte de que al menos podía alegrarme la vista con los contoneos de esos cuerpos femeninos tan seductores y escasos de ropa. Sabía que no necesitaría verla para encontrarla que su característico olor la delataría mucho antes de que la viera, pues su olor quedó impregnado en mi cerebro cuando la encontré en aquel callejón aquella lluviosa noche - "Y si hubieras hecho bien tu trabajo no habrías permitido que se largara de aquel hotel… me engañaste Sivanna… pero eso no volverá a pasar" – me recuerdo a mi mismo, sabiendo que debí quedarme, que no debí marchar y permitir que desapareciera rompiendo su palabra de esperar, de vernos pronto y que quizás habría conseguido que no matara al tipo aquel.

Con estos pensamientos en mi cabeza, me reclino sobre la silla, permitiendo que mi mirada se pose en la bailarina que realiza su trabajo justo delante de mi, aprovechando para dar un largo sorbo a mi copa de vodka, esperando por si ella apareciera.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado

Cariño, no necesito saber de qué te escondes ni la razón de porqué necesitas ese dinero. Sabes que puedes confiar en mí. Enviaré Mike a recogerte, pide hablar con Candace y ella te guiará hasta nuestro punto de encuentro. Solo te pido una cosa a cambio y es que recuerdes que me debes una. Necesitaré ese favor en algún momento y espero que estés dispuesta a devolverle una mano a un amigo, ¿está claro?

Estaba vendiendo su alma al diablo, estando completamente consciente de ello.

De vuelta en la ciudad, luego de arreglar como pudo su imagen personal con algunas de las ropas que aquella hija de puta había dejado atrás, Sivanna sabía que hacer tratos con Arthur era riesgoso. Mucho más cuando estos involucraban dinero, pero estaba dispuesta a pagar el precio. Luego de esa conversación con Nicholas, se había dado cuenta que poco servía seguir escondida en el espesor del bosque, atrapada en aquella cabaña que había servido de escondite para quien la traicionó. Sus opciones eran limitadas: desaparecer de una vez, lejos de aquella maldita ciudad, o mandar a la mierda cualquier tipo de esperanza en atrapar a aquel bastardo que le condenó la vida.

Basta decir que Sivanna quería su corazón en su mano, por lo que su decisión era clara.

Mike, como todos los hombres de Arthur, apenas le dirigió la palabra y el decir que la había mirado sería mentira, porque lo que él había hecho era solo comprobar que era la persona correcta y nada más. Instándola a subirse al auto, ambos partieron sin más al Mercury, donde su pasaje a la libertad la esperaba. En cosa de minutos se encontraba cruzando el umbral del local, teniendo especial cuidado en cubrir su rostro con la capucha del abrigo que vestía. El aroma a azufre y violetas le llegó en una fuerte bocanada producto de aquel movimiento, junto con las ganas de arrancarse la ropa ante las náuseas que le provocaba esa mezcla. Era el perfume de esa zorra, pegándose a su piel... grabándose a fuego en su olfato. Apretando con fuerza sus dientes, trabajando sus muelas para quitarse de la cabeza aquellas ganas asesinas que la llenaban, Sivanna cruzó a paso rápido el lugar con Mike a su lado sirviendo de escolta.

No tardó en divisar a una morena despampanante, quien sonreía dulcemente a un cliente. Toda una profesional, fue su primer pensamiento al reconocer aquel viejo acto. Un par de sonrisas vacías, una mirada libidinosa y tenía la paga asegurada. Mike fue el que interrumpió la transacción, llamando a Candace con un simple movimiento de cabeza. La chica, conociendo su papel esa noche, se acercó rápidamente a ella y la tomó del brazo.

Hola, cielo. Te estaba esperando.— le dijo con voz melosa y sedosa.

Ahórrate el acto, Candace, y apresura el paso. No tengo tiempo para conversación ligera.— respondió cortante la morena, sin dejar espacio a dudas. La chica de los mandados pareció comprender su punto y mantuvo la boca cerrada mientras la guiaba hacia la zona de los salones privados. Pronto tendría lo que tanto necesitaba, no podía esperar para largarse de una vez.


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Habrían pasado ya bien bien un par de horas, y como siguiera esperando mucho más rato mi economía iba a sufrir un fuerte revés pues nunca una copa de vodka me había salido tan cara, y ya iban unas cinco. Durante todo ese espacio de tiempo se me habían arrimado varias chicas, todas realmente atractivas y con acentos que diría de todos los continentes, y he de reconocer que se me había hecho realmente difícil el no acompañar a ninguna de ellas a los reservados en donde terminar de lapidar mis escasos ahorros asistiendo a un espectáculo privado.

Cuando estoy a punto de vaciar mi última copa, el olor a azufre invade mis fosas nasales, haciendo que todo mi cuerpo se tense y que deposite sin mucho cuidado el vaso sobre la mesa que se encuentra delante de mi, pues ese olor me recuerda indudablemente a los demonios - "Y ahora serás tan ingenuo como para pensar que en este lugar no hay un jodido demonio…" – pienso con sarcasmo al estar seguro de que este lugar de vicio y de alto nivel económico es un sitio frecuentado por los salidos del averno. Por esto motivo decido mirar disimuladamente hacia los lados, buscando la fuente del olor, intentando localizar al demonio para mantenerme lo más alejado posible de él puesto que bastante me costó eliminar a aquel demonio menor en los jodidos combates ilegales. - "¡Bingo!" – pienso divertido al comprobar en ese barrido visual que, extrañamente, el olor procede de una mujer que sé a ciencia cierta que no es uno de esos seres diabólicos. Así, apartando con suavidad a una imponente diosa de ébano que había sido la última en acercarse para sacarme el dinero, termino el vodka de un trago antes de levantarme y, con paso seguro, dirigirme hacia la chica y su acompañante.

No me cuesta relativamente esfuerzo interceptarlas antes de que lleguen a la zona cercana a donde comienzan los salones privados, colocándome justo delante de la mujer que iba buscando y de otra morena, la cual parecía estarla guiando - God Kveld!, ¿cómo estás encanto? ¿es que no te enseñaron que largarte sin despedirte habiendo prometido quedarte es de muy mala educación? – le suelto en tono serio mientras cruzo mis brazos demostrándole que no pienso moverme de ahí ni dejarlas pasar sin antes hablar con ella.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Nunca esperó encontrarlo allí, mucho menos en aquellos momentos, cuando lo que menos necesitaba era perder su tiempo. Candace, quien se tensó visiblemente a su lado, miró de pies a cabeza a Einar. Sabía bien lo que pasaba por la mente de la morena: ¿Debía llamar a seguridad? ¿Lo conocía? ¿Acaso era un cliente pasadito de copas?

Uhmm, cariño, ¿Llamo a M...?

No. — respondió de inmediato. Lo último que quería era a Arthur o a alguno de sus matones metido en esto. Tenía reputación de ser un bocazas de primeras y, lo peor de todo, es que no le gustaban encontrones en su club. Tendría que salir de esas como pudiera.— Dile a Arthur que iré en un momento. El trato aún sigue en pie. — Las aguas oscuras de su mirada pasaron de la morena a Einar. Candace, que sabía bien que él no podía ponerle una mano encima sin que medio cuerpo de seguridad se le lanzara encima, pasó de él hacia el punto de encuentro al que debería haber ya llegado. No podía negar que serio era intimidante, pero en esos momentos su sentido de preservación se había ido por la ventana. Le interesaba poco lo que tuviera que cobrarle o decirle, quería tomar su dinero y largarse.

Perdón, no lo volveré a hacer. ¿Estoy castigada? — soltó ácida, con una evidente nota de sarcasmo en su voz. Iba de mal en peor...— Tengo la mala costumbre de prometer cosas que nunca cumpliré. Así que mantenlo en mente para la próxima. Ahora que lo sabes, ¿Podrías moverte? Estoy un pelín ocupada en estos momentos.

No sabía si su presencia allí era simple coincidencia o había algo de premeditación en eso. El solo pensar que él sabía lo que había hecho fue suficiente como para que la adrenalina comenzara a fluir por sus venas. No, no era eso. Nadie había descubierto el cuerpo. Tenía que seguir repitiéndose eso hasta creerlo, por que de eso dependía toda esperanza de salir de ello. ¿Acaso Nico había dicho algo? No, él le había prometido guardar silencio. Recordaba que Einar había hablado de un tal Praetor y que cazarían a quien le había jodido la vida... Entonces para ella sería el mismo trato, considerando que había matado a un inocente. Y para empeorar, traía las ropas de su protectora.

Solo... muévete, Einar. Ya no es asunto tuyo. — se obligó a bajar el tono y evitar más comentarios ponzoñosos. Dejó de ser asunto suyo el momento en que había matado a aquel chico, el momento en el que se había largado de aquel motel para ir en búsqueda de su psiquiatra, rompiendo así su promesa.





Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Por su mirada está claro que no esperaba volverse a encontrar conmigo, y mucho menos en este lugar - "Exacto guapa… soy un buen perro de presa que no para hasta cazar a su objetivo" – pienso mientras hago caso omiso de la mujer morena que la acompaña, la cual no duda en repasar mi cuerpo de arriba abajo, seguramente calculando las posibilidades de victoria en caso de un enfrentamiento y sobretodo buscando qué relación puedo tener con la otra.

Sin apartar mi mirada de Sivanna, escucho en silencio cómo manda a la morena en búsqueda de un tal Arthur para decirle que el trato que se traen entre manos sigue en pie. Como no tengo el menor interés en la morena, permito que pase junto a mi para continuar su marcha sin tan siquiera mirarla, pues ahora que la oscura mirada de la licántropo está clavada en la mía sé que podemos comenzar la auténtica charla.

Un profundo gruñido de advertencia es mi respuesta a su ácida pregunta, una forma de hablarme que en nada tiene que ver con la confusa y alterada criatura que me encontré aquella lluviosa noche. Ahora, ante mi, se encuentra una mujer totalmente distinta, una desconocida en toda regla, cuyo olor característico se encuentra oculto bajo otro olor más peligroso, el azufre de los demonios - "¿Quién cojones eres Sivanna?..." – pienso con recelo mientras inclino ligeramente mi cuello, haciéndolo crujir en un gesto bastante agresivo mientras escucho sus siguientes palabras.

Durante un largo minuto me mantengo delante suyo, con los brazos cruzados sobre mi pecho, impidiéndole el paso y sobretodo manteniendo mi mirada seria, cada vez más hostil hacia ella, asegurándome de que note mi molestia y mi agresividad en todos y cada uno de mis movimientos, de mi lenguaje corporal. Está claro que me había engañado aquella noche y quizás todo lo que me contó no era más que un cuento para ganarse mi confianza o cualquier otro motivo oculto, porque si tiene tratos con los demonios está claro que no es de fiar.

- Nei – respondo finalmente a su petición de que me mueva, negando con la cabeza mientras muevo mis brazos, preparándome para agarrarla en caso necesario - Me importa una puta mierda que estés ocupada o no – añado en tono serio antes de que vuelva a hablarme, esta vez en un tono más bajo y menos ácido. - Mira, preciosa, me la trae bien floja lo que quiera que hagas con tu jodida vida, los tratos que hayas hecho con los putos demonios o lo que cojones quiera que estés tramando. Pero no voy a permitir que me sigas mintiendo – vuelvo a decirle, entrecerrando los ojos y midiendo cada una de mis palabras para hacerle entender que voy en serio - Tenemos que hablar de tus escapadas al bosque quieras o no. Así que tú decides, aquí, ahora o en el Praetor, pero no pienso apartarme de tu precioso trasero hasta aclarar ciertos temas – termino de decirle sin cambiar el tono serio, amenazante de mis palabras, pues no estoy dispuesto a permitir que se vaya a ningún sitio y mucho menos que me de esquinazo.    


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Y no se movió.

Sentía la ira creciendo, la frustración mezclándose con esta hasta formar una combinación peligrosa ante su negativa. Y aquel gruñido que profirió Einar no ayudó en nada en su intento de mantener su temperamento a raya. Sintió aquella quemazón en su cuerpo, esa maldita sensación que la había consumido esa noche de luna llena. Joder, no de nuevo... Le costó horrores el no reaccionar ante la evidente lucha de poder que se había formado en cosa de segundos. Ninguno de los dos cedería, eso era evidente, por lo que aquella bestia en su interior deseaba terminar con todo eso en sus términos. A punta de fuerza bruta. Lo quería, lo ansiaba. Quería ver quién de ellos dos saldría airoso de eso… lamentablemente estaba dejando fuera un punto obvio. Era novata, demasiado para su propio bien y eso le aseguraba una derrota abismal. Su mirada obsidiana, sin ella siquiera notarlo, se tornó dorada por un breve segundo.

La bestia tratando de tomar poder sobre ella.

Cerró los ojos y respiró profundamente. El miedo fue su aliado en esos momentos, confinando aquel salvaje deseo en lo más profundo de su mente.

Estas equivocado en todo, excepto en una cosa.— respondió, esta vez con la mirada fija en el suelo. Insegura de que estuviera en control.— Te mentí. Pero eso no es nada comparado a lo que estoy pagando ahora, por lo que esa pequeña mentirita es lo último que me interesa en estos momentos. ¿Demonios? Arthur es un puto idiota y un cabrón de los grandes, pero no es un demonio. Lo conozco de hace años, es imposible. No sé de dónde has sacado semejante estupidez, pero eso es tema tuyo.

Bufando, vio que sus opciones eran bastante limitadas. No quería volver a perder el control, menos en un lugar como aquel.

¿Quieres hablar? Pues hagámoslo. Total, el tiempo me sobra, ¿cierto? — terminó por espetar entre dientes. Mirándolo, al fin, agregó.— ¿Prefieres la barra? ¿Los sillones cerca del escenario? Porque a las chicas les gustaría oír todo, con muuuuuchos detalles. — No era secreto que en aquel lugar hasta las paredes tenían oídos. Arthur se hacía un dineral con los secretillos sucios que sus chicas escuchaban de los clientes, por lo que no era seguro hablar en alguno de los lugares que le había dicho. A excepción de dos mesas en específico. Aquellas estaban reservadas para cierto tipo de clientes. Basta decir que hasta Arthur prefería mantener sus distancias.

Sígueme. — fue su seca orden antes de girarse y encabezar la marcha hasta una de las mesas. Sentía la mirada de Mike, mientras cruzaba el lugar. No hizo intento de acercarse, solo se mantuvo en su lugar y esperó a ver qué dirección tomaba. Y agradeció que no se acercara, porque quería seguir pretendiendo que no estaban siendo vigilados. Tomando asiento, invitó a Einar a hacer lo mismo; al tiempo que la camarera llegaba a su mesa.— Nada, por ahora, ni los especiales de la casa. — Traducción: no quería interrupciones. Pasando su mirada a Einar, la morena se cruzó de brazos y se apoyó en su silla.— Bien, por donde quieres comenzar.

No le quedaba orgullo ni dignidad luego de todo lo vivido, pero no podían decir que no hacía un excelente trabajo fingiendo que aún lo tenía con ella.


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Le había dejado bien claro que no tenía intención de separarme de ella y saltaba a luces vista que no la había gustado para nada. Pronto pude notar perfectamente la tensión en su cuerpo, cómo seguramente la lucha interna se empezaba a librar, una lucha por la que todos los licántropos tienen que pasar y que a veces hace que realicemos ciertos actos sin sentido otorgándonos la mala reputación de ser seres irascibles y de acciones impredecibles.

Al igual que todo mi lenguaje corporal dejaba bien claro mi posición firme de no moverme, de no separarme de ella, el suyo indicaba la misma determinación en no ceder, en no cejar en lo que sea que andaba haciendo en el club. Y pronto, el cambio de coloración en su mirada me indicó que quizás su loba estaba tomando el control - "¿En serio vas a hacer eso?...¿Tan poco control tienes que no tienes reparos en atacarme delante de todos estos mundanos?... No me extraña que acabaras con aquel desgraciado y quizás con alguno más ¿eh Sivanna?, ¿Cuántos has matado ya?" – pienso fríamente, comenzando a plantearme la posibilidad de que no tenga la fuerza de voluntad suficiente para controlarse y que tenga delante de mí a una auténtica asesina en serie - "Y si es así, tú tendrás la culpa por no haberla llevado ante el Praetor, maldito estúpido cabezahueca…" – me recrimino, pues sigo siendo consciente de mi gran error al haberla dejado sola en aquella habitación de hotel. Por suerte termina bajando su mirada y respirando profundamente, lo cual tomo como una victoria de su parte racional sobre la animal, aunque para ella seguramente será una derrota ante mi, pero sea como sea, ese gesto permite que relaje todo mi cuerpo, el cual se había puesto en tensión, presto a la lucha, en cuanto su mirada cambió.

Escucho sus palabras con atención, sin abandonar en ningún momento mi actitud acusadora y agresiva hacia ella, intentando buscar si realmente me sigue engañando o me habla con total sinceridad. - No tengo ni puta idea sobre quien es ese tal Arthur, pero te aseguro que haberme mentido es mil jodidas veces peor de lo que quiera que te esté pasando ahora mismo – le espeto con brusquedad, manteniendo el tono agresivo, pues realmente no conozco al hombre, ni lo que pueda creer ella que es tan malo, además de que apesta a demonio, así que el hecho de negarlo delante de mis narices, como si no fuera capaz de olerlo tan de cerca, no ayuda a que mi confianza, aquella que se había ganado la noche en que nos conocimos, regrese en lo más mínimo.

El verla mirarme de nuevo, junto a sus siguientes palabras, confirman mi victoria temporal sobre sus intenciones, logrando así que deje a un lado su objetivo principal aquí para dedicarme el tiempo que le exijo. Sin embargo, antes de que pueda contestarle con un comentario mordaz que ya estaba formándose en mis labios, me lanza una orden como si ella fuera quien controlara la situación a la perfección antes de girarse y comenzar a caminar de regreso a la parte principal del club, lo que hace que solo un gruñido molesto surja finalmente de mis labios.

En silencio, con la mirada clavada en su nuca, comienzo a seguirla con paso firme y seguro, dispuesto a demostrar con mi forma de moverme, segura de sí misma, sin vacilaciones, que no estoy dispuesto a permitir que nada y mucho menos nadie se interponga en mi camino. Una vez llegamos junto a una mesa, veo cómo me ofrece asiento, el cual acepto al momento, dejándome caer sobre la silla, la cual cruje ante mi repentino peso, para colocar mis codos sobre la mesa, entrelazando mis dedos a la altura de mi cuello mientras dirijo mi fría mirada hacia ella, sin desviarla ni tan siquiera a la camarera que se acerca y que es despedida inmediatamente por mi congénere, la cual no tarda en adoptar una posición totalmente defensiva antes de pedirme un inicio.

Estaba claro que se estaba esforzando mucho para demostrarme que no me tenía miedo y, lo más importante de todo, que controlaba perfectamente la situación, algo que me llenaba de curiosidad puesto que para nada esperaba una reacción como aquella. Le había demostrado que no podía escapar de mi, que conocía de sus acciones y aún así se mostraba excesivamente segura de sí misma, algo digno de admirar. - Por la verdad, comencemos por la puta verdad – comienzo a decirle tras soltar otro gruñido e inclinarme ligeramente hacia ella mientras entorno mis ojos - Así que, empecemos por un jodido número. ¿Cuántos has matado ya?, porque algo me dice que no solo cargas sobre tu bonita espalda con la muerte del desgraciado de la cabaña. ¿A caso eres tan ingenua para pensar que nadie lo encontraría? ¿Qué ningún subterráneo sabría qué lo mató y que ninguno de los nuestros detectaría tu jodido olor allí? – comienzo a preguntarle sin más preámbulos, pues doy por sentado que ella misma me ha conducido a un lugar en el que no hayan oídos indiscretos por los alrededores.

Tenía claras dos cosas que iba a conseguir sí o sí esta noche. La primera era sacarle toda la información sobre lo que pasó, y con quien se junta, sobretodo qué hace apestando a demonio. Y la segunda, llevármela con los Praetor, a pesar de que eso me traería consecuencias bastante graves, y más habiendo sido amonestado en una ocasión por los ancianos - "Así aprenderás a centrarte en lo importante, y no solo en tu puta obsesión por la zorra pelirroja…" – me recuerdo, muy consciente de mi metedura de pata con la loba que tengo enfrente.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Una sonrisa sardónica tiró de las comisuras de sus labios al escucharlo asegurar que la mentira había sido lo peor de todo. Oh no, cariño. Estas muy equivocado. La mentira se le daba extremadamente bien, tanto así, que las posibilidades de que sintiera culpa tras crearlas eran tan mínimas, que podían ser inexistentes. ¿Y las consecuencias? Le interesaba poco qué haría él. Si no soportaba una pequeña mentira, demonios… realmente sí que era sensible.

Manteniendo aquella careta de perfecta soberbia, la morena contuvo el aliento por un segundo. Poco le duró aquel orgulloso porte, puesto la culpa no tardó en hacerse presente en su mirada. Lo sabía. Habían encontrado el cuerpo; él, de entre todas personas que pudieron descubrirlo, para rematar la poco grata sorpresa. Cuando volvió a hablar su voz se había vuelto ronca, debido a la tensión de la que era presa mientras que los recuerdos la acorralaban Uno. Solo uno.— No tenía ni idea de porqué se sentía tan ofendida ante la idea de que Einar siquiera pensara que se la había pasado quitando vidas inocentes a diestra y a siniestra, sin control alguno. No lo culpaba, eso sí, que ni siquiera la conocía y tenía el derecho a sacar conclusiones ante lo sospechoso de todo ese asunto.— Ingenua no, solo hice lo que podía. ¿Quién me creería si les dijera que él fue elegido para ser mi víctima? No por mí, sino por otra persona. No conozco nada de tu mundo de sombras, no sé qué mierda me harán por haber asesinado a un inocente y ella…

Se detuvo un momento, sopesando la posibilidad de decirle sobre su psiquiatra. La mente tras toda aquella trama de sangre. Ni él le creería, de eso estaba segura, pero no tenía más que perder a esas alturas. Estaba sola, sin lugar donde ir ni dinero como para sobrevivir en aquella maldita ciudad, por lo que ya daba igual.        

Lo maté pensando que estaba protegiendo a la persona por la que no cumplí mi promesa esa noche. Era mi psiquiatra, la que los polis había decidido asignarme debido a la investigación. Resulta que la doctora estaba mucho más loca que sus pacientes y no encontró mejor víctima que yo. Fueron semanas de sesiones con ella, hasta que se ganó mi confianza. Lo suficiente como para que fuera a pedirle ayuda la noche que me encontraste. ¿Y qué mejor? La idiota de turno había ido a su puerta, entregándose en bandeja de plata para que me lavara el cerebro. — El rencor, amargo y profundo, rezumaba en cada palabra. Envenenando su voz y su mirada al tiempo que recordaba cuan ciega había sido.— No tenía nada y estaba desesperada, tanto que confié en ella sin dudar ni un segundo en su palabra. Estuve una semana junto a ella, escondida en la cabaña que descubriste. Hasta que llegó la noche del gran golpe. El ataque terminó por gatillar mi transformación, junto a la luna llena, dejándolo en el estado en el que… lo abandoné.

Peinándose el cabello con los dedos, en un intento de quitarse de encima aquella dolorosa presión en el pecho, Sivanna contuvo una carcajada alicaída ante su estupidez.

Y eso no es lo más divertido de todo, claro que no. Luego de despertar y ver lo que había hecho, volví en su búsqueda y la hija de puta se había ido, desaparecido por completo luego de obtener lo que quería. Y, claro, me dejó atrás sin nada más que algo de su ropa y aquella bendita cabaña. Que mujer tan bondadosa, ¿no crees? — dándole un tirón al abrigo que llevaba, no pudo controlar la carcajada resignada que brotó de su pecho.— Me quedan bastante bien, considerando que pertenecieron a una zorra desalmada sin gusto alguno en ropa.  

A esas alturas le daba igual si Einar le creía, sin embargo, ella le había dado lo que él le había pedido. Nada más que la verdad. Había cumplido con eso y ahora esperaba que siguiera su camino. Si iba a dejarse caer con lo que fuera ese Praetor, pues bien por él. Si no era así y decidía hacer la vista gorda ante lo que había hecho, desligándose completamente del problema, también lo aceptaba. Solo quería que lo que fuera lo que el destino le tenía preparado llegara sin más.

Recuerdo su rostro, cómo gritaba mientras lo atacaba, el sabor de su sangre en mi boca mientras lo desgarraba vivo. Y esa asquerosa necesidad de más, de disfrute mientras lo hacía. No podía detenerme… no quería. Luego hay solo dolor, seguido de negrura hasta que desperté al día siguiente.


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

En cuanto lanzo la pregunta, aquella que deja bien claro que sé lo que hizo en la cabaña, toda su fachada de seguridad se viene abajo como un castillo de naipes. Está claro que no esperaba que alguien diera con el cuerpo, y mucho menos que yo sea uno de los que lo saben, de hecho, quien encontró el cadáver. Y su respuesta, ahora con un tono de voz menos arrogante, menos seguro, parece indicar que solo ha perdido los nervios una vez - "Aunque si no te hubiera encontrado aquella noche bien podrían ser un par, o una docena ¿verdad encanto?" – pienso, sabiendo que de no haber sido por mi intervención en la primera noche que nos conocimos, seguramente tendría un mínimo de dos muertes en su haber.

Escucho con cuidado sus siguientes palabras, mientras no dejo de observar fijamente su rostro, buscando cualquier indicio que me pueda decir si está mintiendo o no de nuevo. - "¿Qué fue elegido por otra persona?... ¿En qué coño estás metida cachorrita?" – pienso en cuanto suelta su explicación, lanzando un ligero bufido en cuanto dice que no conoce nada de ”mi mundo de sombras” - "Como si no estuvieras tú metida de lleno en él, preciosa… y si me hubieras hecho caso ahora lo sabrías todo, joder, ¡Todo!" – sigo respondiéndole mentalmente, pues no tengo pensado abrir la boca hasta que no se haya explayado, hasta que no me haya dicho todo lo que ella crea que ha de decirme, pero siempre permaneciendo  atento a cualquier gesto que delate si sigue mintiéndome o no.

Aprovecho la pequeña pausa que se toma para reclinar mi cuerpo sobre el respaldo de la cómoda silla, apoyando ahora mis manos cruzadas sobre la mesa, manteniendo la expresión seria en mi rostro, haciéndole saber que no le va a ser tan fácil volver a tomarme el pelo.

En cuanto retoma la palabra, y según va hablando, mis ojos comienzan a entrecerrarse, pues su historia es realmente curiosa, tanto que genera la duda sobre si es cierta o no. De no haberme mentido aquella primera vez, ahora mismo me estaría creyendo a pies juntillas todas y cada una de sus palabras, pero al haberme mentido ya no puedo confiar ciegamente en ella - "En una manada has de confiar en tu compañero para sobrevivir, si no puedes confiar en él, no hay manada" – las palabras del viejo siberiano, el líder de mi manada rusa, acuden raudas a mi memoria, recordándome la importancia de poder confiar en tus compañeros de manada para sobrevivir, y ahora mismo, sé que no podría formar parte de una manada en la que ella estuviera. Sin embargo, había algo en su forma de hablar, en su mirada, algo que quería creer que era la clave para demostrarme que no me estaba mintiendo, puesto que toda esa rabia expresada difícilmente podría ser una mentira - "A no ser que sea una mentirosa profesional…" – me recuerdo, a pesar de que las dudas sobre que sea verdad todo lo que me está contando empiezan a desvanecerse poco a poco, y más al volver a verla callar unos momentos, que aprovecha para pasar su mano por el pelo, como si quisiera sacar algo de ella, como si lo que me está contando le molestara realmente.

Cualquier duda sobre si era verdad o no, me queda totalmente disipada en cuanto empieza a hablar de la psiquiatra, de cómo le había tomado el pelo, pues durante unos segundos soy capaz de identificar su rabia, su odio hacia una persona, pues es casi igual al que yo siento por la puta vampiresa rusa. - "Su abrigo… por eso apestas a demonio… está claro… te utilizó la muy puta…" – acabo finalmente reconociendo, pues ahora ya sé porqué apesta a demonio. Estaba claro que, si juntamos lo que me acaba de explicar, con aquella otra historia que me contó en nuestra primera charla, todo parece encajar de una extraña manera, como si hubiera sido elegida realmente para algún motivo que aún no conoce nadie salvo los que estén detrás de todo este asunto, pero lo que tengo muy claro es que dudo mucho que, sin tener un líder en el Praetor al que dirigirme en concreto, va a ser complicado que me dejen investigar lo que me está contando.

Lo que no me esperaba son sus últimas palabras, ese relato sobre lo que sintió al matarlo, ese relato tan familiar, que no puedo evitar sentirlo, sentir como mi mente regresa años atrás, a aquel pequeño apartamento en la capital rusa al que tenía por hogar. - Sientes como si algo te desgarrara por dentro, como si una rabia brutal, una ira insoportable quisiera romperte por dentro – comienzo a decirle con voz queda, desenfocando mi mirada según los recuerdos de aquella noche acuden con total nitidez a mi mente - Entonces, cuando parece que vas a enloquecer sucede. Oyes sus gritos desesperados, de sorpresa, de genuino pánico, ves sus rostros, cubiertos por la incredulidad antes de que se torne en pavor. Entonces atacas, no piensas, solo actúas, solo haces aquello que quieres, aquello que tu cuerpo te pide para liberarse, disfrutas con cada alarido, con cada mordisco, con el sabor de su carne, de su sangre – continúo hablándole, relatando lo que yo también sentí mi primera luna llena, con la mirada perdida en un punto más allá de su rostro - Todo es tan intenso… tan especial… lo disfrutas tanto… ¡Joder, si te sientes mejor que follando!. Pero luego… cuando recuperas el control… – una sonrisa amarga, cargada de tristeza aparece en mi rostro - y ves lo que has hecho… todo el mundo se te cae encima, la desesperación, el dolor y la rabia te destrozan… muchos no soportan el cargo de consciencia, y terminan con sus vidas al ser incapaces de aguantarlo… otros… simplemente continuamos existiendo, sabiendo que nuestros pecados nos acompañarán el resto de nuestros días… – termino diciendo, quedándome en silencio después de decir todo eso, sintiendo como el dolor por lo que hice aquella noche recobra sus fuerzas, provocando que mi rostro se entristezca y que finalmente, mi mirada vuelva a enfocar, pero esta vez mis manos, pues el recuerdo, demasiado claro en mi mente, me impiden que ahora mismo la mire a los ojos.

- Yo te hubiera creído… solo tenías que habérmelo explicado todo – añado con voz triste - Igual que te creí y te escuché aquella noche… quise evitar que tuvieras que pasar por lo que yo pasé en mi primera luna llena, pero no me dejaste impedirlo – termino de decirle, elevando poco a poco mi mirada hacia su rostro, volviendo a tomar el control de mi cuerpo, borrando esa expresión triste de mi rostro y mirada, por otra más seria, más dura.        




Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Jamás se había tenido lástima.

Ni siquiera en los momentos más oscuros de su vida siquiera había pensado en verse como una víctima, por mucho que doliera. Sabe que la principal razón de esto es su incapacidad de dejarse ver como un ser vulnerable, dejar a vista de alguien las cicatrices que cubrían su alma. Dándoles así un arma con la cual herirla letalmente. No, ni siquiera sus padres llegaron a saber los miedos que la asolaban ni sus inseguridades. Para todos, cada una de las personas que forman parte de su vida, ella estaba hecha de titanio. Pero en aquel instante se sintió demasiado expuesta para su gusto. Eran demasiadas similitudes, tantas que parecía como si él hubiese estado en su cuerpo aquella noche.

Sintió en la piel como el ambiente cambiaba, tornándose lúgubre ante la intensidad de las emociones que podía vislumbrar en aquellos ojos jade. Tenía el corazón y el alma rota, pudo reconocerlo sin dudarlo siquiera. Ahora se arrepentía un tanto de haber mandado lejos a la camarera, porque le hacía falta un trago en esos momentos. Tragando, incómoda al ser testigo del dolor de Einar, la morena pareció evadir su mirada por unos minutos. No era buena con la mierda empática y también sentía que no tenía derecho alguno de presenciar cómo los recuerdos lo afectaban en esos momentos. Inspirando profundamente, Sivanna se permitió dejar caer el teatro de la mujer dura y orgullosa, provocando que el cansancio tiñera sus facciones y sus hombros cayeran derrotados.

No sé en qué categoría caeré yo. — le dijo con amargura. El suicidio podría borrar la culpa de una vez y cortar de raíz la posibilidad de que pudiese perder el control de nuevo, pero… esa maldita inseguridad es lo que la mantenía ahí. Prevenía que tomara un cuchillo y se abriese las venas de una vez por todas.

¿Qué habrías hecho tú en mi posición, Einar? — le preguntó, sin dar rodeo alguno. Quería que comprendiera la razón tras su elección y qué mejor que obligarlo a ponerse en sus zapatos. Sabía que él era de su misma calaña, cauteloso en su andar puesto sabían que el mundo no era para los débiles.— ¿Confiar en un extraño que conocí esa noche? ¿O la persona que llevaba frecuentando varias semanas y que sentía que quería mi bienestar? — no dejó espacio para respuesta, puesto las palabras parecieron apresurarse fuera de sus labios sin control alguno. Todas impulsadas por la ira que aún quemaba en su interior.— Algo en ella me hacía sentir bien. No sé qué era, pero cada vez que iba a su consulta no había caos, solo tranquilidad. Paz. Esa voz que gritaba en mi interior se callaba al momento que ella ponía sus ojos en mí. Y por un momento pensé que ella sería la solución para arreglar lo que fuera que está mal conmigo. Por lo que se transformó en una necesidad… yo misma le dí la oportunidad de utilizarme a gusto.

Ya no le quedaban lágrimas que derramar, mucho menos la libertad de sentir otra cosa más que ira y rencor, por lo que en esos momentos solo se quedó muda mirando al hombre frente a ella. Quizás, con un poco de suerte, él podría ver los restos que quedaban de ella luego de todo eso.

Si solo pudiese volver el tiempo atrás y ver más allá de esas palabras dulces, siquiera advertir esas sospechas de que todo era demasiado bueno para ser verdad… — Pero todo se quedaba en deseos y nada más que eso. Lo hecho estaba hecho y no había salida. — Me hubiese gustado haberte conocido antes, quizás hubieses podido haber logrado algo antes de que fuese por ella.

Tal como él lo había hecho, Sivanna se recompuso en unos segundos. Ningún rastro de dolor o agotamiento había en aquel rostro, nada más que un vacío gélido reflejaban esos ojos negros que ahora observaban a Einar como si nada hubiese sucedido. ¿De dónde sacaba fuerzas para seguir pretendiendo? Simple costumbre. A esas alturas ya no era simple entereza lo que la movía hacia adelante en la vida, sino que el rencor viciado de probarle al hijo de perra del destino que ella no era alguien con quien jugar. Podía caerse mil veces, pero siempre volvería a levantarse con el doble de energías. Esa terquedad de espíritu la había mantenido viva y esperaba que siguiera haciéndolo por lo que restara de vida.

¿Qué sigue ahora? — No había que agregar más a esa pregunta, puesto sabía que habían consecuencias para lo que había hecho y, ahora que él sabía su parte de la historia, necesitaba conocer sus opciones. Saber el terreno por el que debía ahora comenzar a moverse.


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Al mirarla a sus oscuros ojos no puedo dejar de ver cierto parecido conmigo en ellos, pues ella no eligió esta nueva vida, sino que, al igual que yo, otros decidieron por nosotros, porque estoy seguro de que no fue una jodida casualidad que me enviaran a reclamarle su deuda al maldito bastardo que me transformó. Pero eso ya da igual, lo importante es que he de hacerle ver de una puta vez que pocas personas pueden comprenderla y sobretodo ayudarla como yo, puesto que ni tan siquiera muchos de nuestra raza saben lo que es perderlo todo en un momento.

Sus palabras, aquellas que surgen ahora de una persona derrotada por las circunstancias, hacen que vuelva a centrarme en ella, olvidándome de la música que reina en el lugar, e incluso de la continua mirada a la que somos sometidos por varias de las personas que nos rodean a una distancia prudencial, las cuales parecen estar preparadas para entrar en acción al mínimo intento de atacarla por mi parte, o a su más leve señal. - "En mi misma categoría, sin lugar a dudas, en aquellos desgraciados condenados a vivir el resto de sus miserables días cargando con sus actos sin poder recibir el perdón en la vida…" – pues hay algo en ella, en su forma de comportarse, de hablar, de intentar ocultar sus sentimientos que me recuerdan demasiado a mi hace muchos años.

Su siguiente pregunta, me pilla totalmente desprevenido, tanto que como respuesta solo consigo articular un gruñido gutural - "Muy buena pregunta… ¿qué habría hecho en tu lugar?..." – me pregunto mentalmente mientras ella continúa formulando el resto de preguntas asociadas a ésa primera, en un intento por hacerme comprender el porqué de sus acciones - "Salvo que yo, habría confiado en la persona que me hubiera demostrado que había pasado por lo mismo, aunque fuera un completo extraño, puesto que quien mejor para ayudarte que alguien en tu propia situación y no un erudito que no tiene ni puta idea de la práctica, solo de la teórica" – pienso en decirle, pero permanezco callado, dejando que se explique sobretodo intentando averiguar más cosas sobre lo que realmente la condujo a hacer lo que hizo. Sin apartar la mirada de ella, asintiendo lentamente a sus palabras, cruzo mis manos sobre la mesa, inclinándome ligeramente hacia ella para no perder ni un solo detalle de lo que me está explicando.

Cuando termina de hablar soy perfectamente consciente de lo que esconde detrás de esa fachada que enseña cada día, una persona dolida, traicionada por alguien y sobretodo asustada, algo que conozco demasiado bien como para no notarlo al instante - No hubieras podido hacer nada, te tenía controlada, engañada y se aprovechó de tu inocencia e ignorancia de tu nueva naturaleza para usarte – añado con voz demasiado seria durante los escasos momentos en los que permanece callada, antes de continuar brevemente con los mismos reproches que yo mismo me he llegado a hacer una y otra vez a lo largo de mi vida, antes de soltarme esa última frase que se clava en mi pecho como si de una flecha se tratase, haciendo que mi gesto se torne más duro, y que empiece a notar el dolor que me produce apretar las mandíbulas con demasiada fuerza - "Muy bien machote… ¿qué cojones le dices ahora? ¿Qué es culpa tuya? ¿Qué era tu puta obligación llevártela aquella misma noche contigo?, porque sabes de sobra que lo tenías que haber hecho, que tenías que habértela llevado al Praetor, que una vez allí le hubieran explicado todo y jamás, ¡Joder estúpido!, jamás en la puta vida habría vuelto con esa maldita psicóloga…" – no puedo dejar de repetirme mentalmente, sintiendo como mis dientes están a punto de quebrarse por culpa de la fuerte presión con la que estoy apretando mis mandíbulas al sentir el fuerte sentimiento de culpabilidad por haberme dejado llevar por mi jodida venganza personal, en vez de actuar como se supone que debí hacerlo - "Y van dos cagadas en poco tiempo… a este paso La Clave va a conocer mi nombre demasiado bien, joder…" –.

Su siguiente pregunta, me obliga a aflojar la presión de mis mandíbulas para poder responderle, no sin antes percatarme perfectamente de cómo ha recuperado el control sobre ella misma, adoptando de nuevo ése disfraz de sobrada autosuficiencia con el que parece sentirse realmente cómoda. - Pues un camino jodido, no te lo voy a negar – empiezo a decirle tras soltar un profundo suspiro y reclinar mi cuerpo sobre el respaldo de la silla - Pero a mi modo de verlo, tienes dos claras opciones. La primera es huir, la cual no te aconsejo porque me vería obligado a perseguirte, y ya te he demostrado que sé dónde encontrarte, por lo que por mucho que te escondas, te encontraría. Luego tienes la opción más lógica que es venir conmigo. Si lo haces, te llevaré a la base de los Praetor, en donde tendrás que explicar todo lo que te pasó – sigo hablándole serio, explicándole todo lo que se le avecina, sin dejar de mirarla a los ojos - Como has matado a un mundano inocente, vendrán los Nephilim, los cazadores, aquellos que se encargan de velar porque los subterráneos no rompamos unos estúpidos acuerdos de convivencia – continúo diciéndole, sin importarme que note que no estoy muy de acuerdo con los acuerdos y demás normas - Ellos te llevarán ante La Clave, quien juzgará tus actos y determinará tu castigo. Un castigo que por tu crimen es la muerte – le suelto sin más, sin adornárselo ni un ápice, demostrándole que estaba en lo cierto cuando le dije antes que era mucho peor las consecuencias de haberme mentido y haberse ido a lo que quiera que sea que está haciendo aquí - Pero tranquila, eres novata, eso cuenta. Además que ese abrigo que llevas, el de tu psiquiatra, apesta a demonio, por lo que les quedará bien claro que fuiste embaucada por uno de ellos y que no pudiste hacer nada para romper el control que tenía sobre ti – añado sin dejar que me interrumpa - Así que dudo mucho que acaben contigo, a parte de que yo hablaré en tu favor – le aseguro sin apartar la mirada - "No como a mi, que me caerá una buena bronca, y un castigo ejemplar por haberte dejado libre sabiendo que se acercaba tu primera luna llena… aunque bueno… lo mismo así terminan de una puta vez por todas con mi jodida existencia…" – pienso no sin ironía al imaginarme siendo sentenciado a morir por mi grave negligencia para con ella - Y, para que veas, que puedes confiar en mi, que realmente estoy de tu parte y que no quiero ni herirte, ni utilizarte, ni nada por el estilo, estoy dispuesto a acompañarte en lo que tengas que hacer aquí, pero luego tendrás que elegir qué opción querrás, huir o acompañarme – termino de decirle, sin cambiar la expresión seria, dura de mi rostro, ni apartar mi clara mirada de la suya - Y bien, ¿qué me dices? –.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Se había esperado semejante futuro, lo había intuido del momento en que había visto los restos del muchacho no muy lejos del lugar donde había despertado. El suspiro resignado ni se comparaba con el infierno que se había despertado dentro de su mente. Se veía a si misma barajando la posibilidad de utilizar aquel lugar como excusa para largarse, escapar de Einar dejándolo atrapado con los seguratas del lugar. Destruir algo, causar el suficiente alboroto como para salir de allí... El solo imaginarse aquel escenario pareció gatillar algo, puesto aquella imagen pareció mezclarse un momento, transformando aquel local en lo que parecía un centro hospitalario.

El estruendoso sonido de vidrios quebrarse reverberó en el pasillo, seguido del parloteo demandante del personal junto a un grito femenino. Se levantó de lo que parecía ser un camastro y revisó por la pequeña ventana, en busca de algo que le indicara qué demonios pasaba. Una mujer pasó corriendo pasillo abajo, dejando tras ella un pequeño camino de sangre. Algo... una sombra... pasó segundos después, tan rápida que apenas tuvo el tiempo como para seguir su movimiento. Un grito del más puro pánico rasgó el silencio, seguido de fuertes golpes y súplicas. Para luego dejar nada más que silencio en el aire.

Quieta, inmóvil en su lugar, apenas podía respirar ante el miedo que sentía. No escuchó pasos, absolutamente nada que avecinara su llegada, pero de un momento a otro un hombre entraba a su campo de visión. Nada en él siquiera estaba fuera de lugar, pero en el momento en que sus miradas se encontraron su sangre pareció helarse. Él le esbozó una sonrisa amable y levantó su mano en un gesto que la instaba a guardar silencio. Tropezó ante lo súbito de su intento de alejarse y con ambas manos se cubrió la boca, ahogando un sollozo horrorizado. Muy lejos de su imagen amable y mundana, su mano... aquella con la que le había pedido que no hiciera ruido, había estado cubierta de sangre. Empapada de ella, manchando así sus labios en aquel gesto, goteando sobre el suelo...

Aquella cruenta imagen terminó por desvanecerse entre sus pensamientos, de la misma manera en que había aparecido. Sivanna no era consciente que aquel pensamiento, lejos de ser una maquinación de su mente, era un trozo de su pasado. Una vivencia tan real como la que estaba experimentando ahora. Rindiéndose ante el caos de su psique, la morena se frotó el rostro en un intento de aclarar su juicio y comprendió que no tenía nada más que sopesar. Su decisión tendría que ser la más fácil. Bastante había tenido con haber huido la primera vez, por lo que una segunda solo empeoraría las cosas a un nivel que no se atrevía a predecir.

Me lo temía. — respondió, dándole una mirada a las chicas — Así que los nephili… como sea que se llamen, son algo parecido a los polis. — Una calma enervante pareció poseerla, opuesta completamente a una respuesta normal considerando el futuro que le esperaba. En ella solo había tranquilidad en esos momentos.— Hablando de ellos, está el informe que ella les entregó junto a la constancia de que iba a su consulta todas las semanas. Hay testigos también, pero dudo de que digan que había algo raro con ella. No es como si hubiese tenido cuernos o lengua viperina que advirtiera que era un demonio.

El recuerdo de Angelica la sacó de aquel trance calmo, evocando el viejo dolor de haberle hecho daño. El solo pensamiento de haber hecho lo de aquella noche a la rubia era suficiente como para sumirla aún más profundo en su culpa. La desesperaba el saber que, si no se hubiese despabilado de sus ansias de hacerle daño, la hubiese matado. Frunció el ceño al comprender que Einar estaba dispuesto a servir de testigo, hablar a su favor con tal de salvarle el pellejo. Una vez más la sorprendía su actuar, debido a lo bondadoso de este. No llegaba a entender por qué lo estaba haciendo, pero no se podría a cuestionarlo cuando mucho estaba en juego.

Sudó frío al comprender que corría peligro de que Einar supiera lo que hacía para ganarse el dinero. ¿Acaso la repudiaría? ¿Se arrepentiría de todo lo que había hecho? Le era difícil pretender que él aceptaría todo con una sonrisa en la cara, que su trabajo era lo más bajo en la sociedad. Sin embargo, al negarse que la acompañara perdía mucho más que aceptando su oferta. Tendría que arriesgarse, aun cuando le repateara el hacerlo.

Creo que no hay lugar para negativas, ¿no? — dijo en un suspiro, un tanto tensa — Antes de entrar, quería advertirte algunas cosas. Arthur es el dueño de este lugar, tiene un humor de mil demonios por lo que es mejor que no digas nada allá dentro. Aunque es obvio que te va a hacer preguntas… demonios, limita tus respuestas lo más que puedas. Ya bastante tenemos con que él sabía que vendría sola. A estas alturas ya sabrá que estuvimos hablando. Sígueme la corriente en todo lo que diga, por más descabellado que parezca.

Era un riesgo considerable el enojar a Arthur o siquiera darle una razón como para considerarlos amenaza, pero necesitaba ese dinero ahora más que nunca. Se dio un segundo para prepararse, levantándose luego.

Bien… vamos.

Esperó a que él hiciera lo mismo y se dirigió al lugar donde Candace la había tratado de guiar, antes de que Einar llegara a bloquearle el paso. Mike, quien había permanecido vigilante todo ese tiempo, se acercó al momento que pasaba frente a él. No había señal de hostilidad ni… nada en realidad, aquel hombre era una pizarra en blanco.

Sala 3.

Asintió sin detenerse siquiera y él no hizo intento de seguirlos, solo se había acercado para entregar aquella información. Llegaron al área de las salas privadas y le dio una última mirada al ojiverde, antes de golpear la puerta indicada. Estaba nerviosa, lo admitía, pero solo porque todo esto podía salir bastante mal si su “viejo amigo” decidía que no los quería allí. La puerta se abrió y se encontró de frente con la mirada castaña de Arthur, quien estaba cómodamente sentado en uno de los sillones.

Sivanna, cariño, al fin apareces. — Entró, forzando una sonrisa en los labios y saludó al castaño con una efusividad que no sentía — No es amable tener a un amigo esperando, mucho más que aparezcas con un invitado sin presentar.— Esos ojos chocolate se fijaron en Einar y volvieron a ella a la espera que se explicara.

Es un amigo. Le debo dinero. — fue su escueta respuesta, reflejando esta vez lo incómoda que estaba. Eso haría más creíble su mentira.— Quiso asegurarse de que no me perdiera.

Arthur asintió, pasando su mirada de ella a Einar como si no se creyera aún aquellas palabras. Poco le duraron aquellas dudas, al parecer, que los invitó a tomar asiento.

Interesante. Un favor para pagar otro…— murmuró, intrigado — Te dije que no necesitaba saber la razón del dinero, pero la curiosidad me mata. ¿Cómo llegó a deberte tanto dinero…?

Arthur dejó la pregunta sin terminar a la espera de que Einar le dijera su nombre. Sivanna tenía que contener las ansias de ella responder, puesto conocía demasiado bien a ese hombre. Quería más información, más pruebas de que aquella fachada era verdad. Y no le entregaría el dinero hasta saberse satisfecho.


Off:
Sin querer me salió biblia x.x Sorry~


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Durante unos momentos permanezco recostado en la silla con la mirada fija en los ojos ajenos, esperando cualquier reacción a mis palabras, cualquier indicio de que ha tomado una decisión para poder determinar qué acción llevar a cabo por mi parte.

Por lo que voy vislumbrando en su mirada parece que algo la atormenta, que ahora mismo en su mente se está desarrollando una batalla por algo, como si no estuviera en estos momentos en el presente y se encontrara divagando en las diferentes posibilidades a tomar, algo normal en su situación actual.

En el mismo momento en que rompe el silencio noto como mi cuerpo se relaja, siendo consciente entonces de lo tenso que me encontraba inconscientemente. - Nephilim… pero son más bien como la jodida KGB, la SS o la CIA… – no puedo evitar comentarle ante su comentario sobre su parecido a la policía ya que son algo mucho peor que ésta, pues son capaces de eliminar a cualquier subterráneo sin casi tener que dar explicaciones a nadie. - ¿Informe?, bien, no hay problema, lo conseguiré – le digo después de soltar un ligero gruñido interrogativo - "Tendré que hablar con la agente White, seguro que ella me puede ayudar en ése tema, aunque conociendo a la chupasangre seguro que me da una torta detrás de las orejas por mi inconsciencia…" – pienso de una forma un tanto cariñosa que hace que me estremezca por dentro y que mi lobo gruña asqueado ante la prueba de que le tengo cariño y respeto a la vampiresa.

Durante unos escasos momentos me parece entrever en su mirada que algo le preocupa, como si estuviera sopesando la posibilidad de contarme algo o no, o simplemente dejándose llevar por algún que otro recuerdo. El caso es que decido no intervenir, esperar a que sea ella quien continúe hablando, y más ahora que parece que se ha decidido de una jodida vez por todas a confiar en mi y a no hacer que la tenga que perseguir y arrastrar yo mismo hasta La jodida Clave.

En cuanto suelta su pregunta, simplemente respondo negando con la cabeza puesto que como bien ha dicho no hay lugar para negativas - "¿En qué coño andas metida, pequeña?" – no puedo evitar preguntarme en cuanto empieza a hablar, dándome indicaciones de cómo actuar delante de un tal Arthur, quien parece ser el motivo por el que ella está en este jodido Club. - Jeg forstår, entendido – le suelto primero en mi idioma materno antes de repetirlo en inglés para que vea que he entendido lo que quiere que haga - "Quien sabe… lo mismo hasta va a ser divertido…" – pienso al tiempo que me levanto de mi asiento para acompañarla de vuelta al lugar en donde le cerré el paso.

No tardamos demasiado en llegar hasta una puerta, la cual le había dicho la única persona que se había acercado a nosotros durante el camino. Respondiendo a su mirada con una leve inclinación de mi cabeza permanezco un par de pasos detrás de ella esperando a que entre tras golpear la puerta anunciando así su presencia a quienquiera que se encuentra al otro lado.

En cuanto la puerta se abre y entramos me doy cuenta de que estoy ante alguien con poder en el Club y seguramente en la ciudad. Su pose, su forma de mirarnos, de actuar, de hablar, todo su lenguaje corporal me dice que estoy en su territorio, que sabe que tiene el control y que no se fía ni un pelo de nosotros. Sin decir nada, me coloco a un lado de ella cruzando mis brazos sobre mi pecho, pero manteniendo la distancia de un par de pasos, indicando así a nuestro anfitrión que soy un mero espectador, un acompañante o ese amigo al que debe dinero la morena.    

Después de unos tensos momentos en los que siento la mirada escrutadora del hombre, la misma que ya he sentido en miles de ocasiones sobre mi cuando trabajaba en la Madre Rusia, y a la que sé responder perfectamente devolviendo una mirada tranquila y sosegada, demostrando que no soy una amenaza pero tampoco soy una presa fácil, tomo asiento junto a ella, delante del hombre que no tarda en volver a tomar la palabra.

En cuanto suelta su pregunta sé que tengo que actuar, como hacía antaño, por lo que en el fondo me siento como si continuara con mi viejo trabajo, incluso diría que me estaba divirtiendo y todo la situación, puesto que hacía demasiado tiempo que no vivía una situación como esta. Esbozando una sonrisa y con movimientos lentos y calculados, me incorporo de la silla, levantando un momento las palmas de las manos hacia delante, para que el hombre vea que no voy a hacer ninguna locura. Con la mirada fija en la suya, esperando a su aceptación, la cual no tarda en llegar mediante un ligero movimiento de cabeza, me deshago de la chaqueta de cuero negro, dejando a la vista la camiseta que llevo debajo. Con los mismos movimientos lentos, me volteo delante suyo, dejando bien claro que no porto ninguna arma antes de volver a quedar de frente a el, para entonces, con los mismos movimientos calculados y seguros, levantar mi camiseta con una mano, dejando al aire mi pecho desnudo, sobre el que lucen varios tatuajes, pero sobretodo permitiendo que se vea el que ahora mismo me interesa, ésa cruz ortodoxa que me identifica como miembro de la mafia rusa - Ochin priyatna, Inar Ivanovich Fareskov – le saludo utilizando el ruso que se convirtió en mi lengua principal durante los largos años vividos en el aquel país y el nombre adoptado en aquellos años - Creo que sobran más explicaciones, solo quiero asegurarme que paga sus deudas – añado dejando que la camiseta vuelva a cubrir mi torso antes de tomar asiento de nuevo, sin alterar en ningún momento la tranquilidad que desprenden todos mis movimientos, esperando que la suma del tatuaje, el idioma y mi breve explicación de mi presencia sirvan lo suficiente como para que no siga preguntando, aunque ya tengo trazada una historia verosímil sobre el motivo por el que la chica debe dinero a la mafia rusa.



Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Estaba bastante segura de que en ese minuto tanto Arthur como ella habían puesto la misma cara. Joder, que su compañerito de noche le había salido lleno de sorpresas. Era segunda vez que la dejaba muda de la incredulidad; un numero bastante alto considerando que solo se habían visto las caras en dos ocasiones. El silbido bajo del castaño articuló bastante bien su reacción ante la pequeña bomba que había tirado Einar. No tenía ni puta idea qué había dicho, pero no necesitaba saberlo. Reconocía el significado que acarreaba aquella tinta y la curiosidad de saber cuál era su vínculo con la mafia rusa no tardó en nacer en ella. Luego le preguntaría, que en esos momentos estaba en el proceso de ocultar su sorpresa. Aunque, claro, agradecía al menos que Sørensen la había ayudado con hacer todo aquello más creíble. Tenía que verle el lado positivo a todo eso, ¿no?

Vaya… — respondió Arthur, visiblemente sorprendido y con renovado interés en ella.— Pensé que era un préstamo cualquiera, pero, Siv… ¿Deberle a los rusos? Ahora sí que estas pidiendo que te maten.

No le hizo mucha gracia el que se riera, ni mucho menos, pero el hijo de puta de Arthur tenía ventaja en aquel jueguito. Tendría que morderse la lengua y aguantar, pretendiendo que las ganas de borrarle esa sonrisa de la cara no existían.  

¿Cómo está el viejo Gustav? — se dirigió esta vez a Einar, con un aire tan casual que parecía que le estuviese hablando a un viejo amigo. — Hace tiempo que no lo veo por aquí, sus chicas lo extrañan.

Eso no era lo que tenía en mente cuando había dicho que Arthur tenía un humor de mierda. El muy maldito parecía un crío sacado de alguna dulcería, infinitamente divertido frente al supuesto embrollo en el que ella estaba. ¿Había dicho que él era un viejo amigo? Pues el cabrón se podía ir a la mierda con viento fresco. Un tanto harta de la petulancia del castaño, Sivanna prefirió cortar con la visita casual en la que aquella reunión se había transformado. Aclarándose la garganta, Gehring atrajo la atención de Arthur hacia ella y le sonrió amable.

Corazón, preferiría que me pases el dinero ahora. Tengo algo de prisa y no me gustaría dejar al jefe de mi amigo esperando. — su voz, melosa y baja, contrastaba con la dureza de su mirada.  

Ah, claro, claro. — Manteniendo esa socarrona y burlona sonrisa en la cara, Arthur movió una mano y uno de sus matones se acercó, dejando sobre la pequeña mesa frente a ellos un sobre marrón. Sivanna no perdió tiempo alguno; tomó el dinero y revisó que la cantidad fuera la acordada. — ¿Todo en orden? — Asintió, guardando el sobre en el bolsillo interior del abrigo. Esa sonrisa felina del castaño volvió a aparecer, junto a una mirada cargada de algo que no supo descifrar muy bien. — Estaremos en contacto entonces, bonita. Recuerda lo que te dije; espero que no me falles. — Pensó que ya eran libres para irse, puesto el trato ya estaba acordado, pero Arthur detuvo cualquier intento de levantarse con un gesto de su mano. ¡¿Qué demonios quería ahora?! — Esperen un poco, no pueden irse aún. ¿Dejar ir a uno de los hombres de Gustav sin un trago? Atiendo a mis amigos bien y aquí eres considerado un buen amigo, Ivanovich. Venga, una copa y nada más.

No supo en qué momento entró una de las chicas con una bandeja con una botella y tres vasos, pero en cosa de un latido estaban los tres con una copa en la mano. ¿Tanto se había creído que Einar de verdad trabajaba para los rusos? ¿O ella era la que se estaba tomando eso como una simple farsa y en realidad el ojiverde era parte de la mafia rusa?

Por la amistad. — dijo Arthur a manera de brindis, alzando su copa. Sivanna no hizo intento alguno de seguir su ejemplo, simplemente empinó su vaso y bajó el vodka de un tirón. Agradeciendo el calor abrazador que el alcohol dejó en su garganta, la morena le dio una mirada bastante significativa al dueño del local; cosa que él ignoró olímpicamente y se dirigió a Einar como si nada hubiese pasado. — Ven cuando quieras, campeón. Dale mis saludos a tu jefe.

La puerta del salón privado les fue abierta, en clara señal de que tenían luz verde para irse. Despidiéndose con un simple gesto del insufrible de Arthur, la morena salió de la habitación.

Cabrón. — susurró por lo bajo, en un silencioso maldecir hacia el castaño. Deteniéndose en la entrada del área de las salas privadas esperó a Einar. Con el dinero en su bolsillo ahora solo le quedaba armarse de fuerzas y aguantar lo que se le venía encima, considerando que su opción de huir ya estaba desechada.  


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Por la expresión de sus rostros y el silbido bajo que soltó el tal Arthur estaba claro que había conseguido mi propósito de hacer creíble la historia de la chica - "¡Bravo!, machote… estás que te sales hoy ¿eh?, parece que tu público ha quedado más que sorprendido ante tu actuación, ahora tendrás que atenerte a las consecuencias so capullo…" – me recuerdo sabiendo que acabo de correr un riesgo importante al delatar mi presencia en la ciudad, puesto que en la vieja Rusia todo el mundo me daba por muerto hacía muchos años.

Sin dejar de moverme de la forma lenta pero segura que he estado usando hasta el momento, me pongo la chaqueta antes de terminar de sentarme, escuchando cómo el hombre habla con la chica. Ahora mismo daba gracias a haber aprendido a controlar mis expresiones durante mis años en la mafia, puesto que no me cuesta mantener el rostro impertérrito ante la mirada del moreno ni de la loba, cruzándome de brazos con la tranquilidad de quien está controlando la situación, a pesar de saber que su pequeña historia puede desmoronarse en cualquier momento y dejarnos en graves problemas. Algo que no tarda en pasar en cuanto se dirige a mi en un tono excesivamente cercano que provoca que mi lobo gruña dentro de la jaula en la que lo mantengo aislado - "¿Gustav?, joder… piensa maldito estúpido…¡¿Quien coño es Gustav?!" – me obligo a pensar con rapidez, recordando todas las conversaciones que he tenido con los inmigrantes eslavos de la zona, cada uno de los nombres que me han ido dando y haciendo un rápido organigrama de cómo debe ser el brazo de la hermandad que opera en esta jodida ciudad. Pero, consciente de que debo responder de forma rápida y mantener la norma de no hablar más que lo necesario, decido asentir simplemente una vez con la cabeza a su comentario, mientras sigo dándole vueltas al nombre, un nombre que he oído con anterioridad pero que no recuerdo si es o no de quien habla el hombre - "Puta madre… realmente fantástico joder…" – me increpo por mi estupidez manteniendo mi expresión neutral en el rostro.

Por suerte Sivanna entra en mi ayuda exigiendo su dinero, de forma que me libra de tener que responder al hombre, dándome más tiempo para pensar en el puto Gustav de los cojones. Sin dejar de darle vueltas a la cabeza, sigo atento a la escena que se va desarrollando ante mi, viendo como uno de los subordinados del hombre trae un sobre cuyo contenido es revisado por la chica al instante.

Justo cuando parecía que todo había acabado, el hombre se emperra en brindar por mi - "¡Ostia puta!, ¿y ahora un jodido brindis por mi? ¿Yo un hombre de… ¡Gustav!, claro joder… ¡Gustav Pietrovic!" – por fin logro ponerle cara al nombre y situarlo dentro de la organización en la ciudad, sabiendo que realmente Arthur no me estaba probando ni tomando el pelo, que es un importante miembro de la mafia en la ciudad, aunque no el más importante. Ahora que por fin había recordado de quien me estaba hablando, siento como mi cuerpo se relaja por lo que me permito volver a asentir ante sus palabras, puesto que es algo protocolario el hecho de invitar a un trago a alguien de la mafia, un acto de educación, respeto y hermandad entre los hermanos. Llevado por la familiaridad de este sencillo hecho, tomo mi copa en cuanto lo hace él, elevándola al cielo - Por la familia – correspondo a su brindis, realizando el que sé que he de hacer, aquel que confirma los fuertes lazos que unen a los miembros de la mafia, antes de vaciar de un solo trago el contenido de la copa, sintiendo el momento el agradable calor del buen vodka recorriendo mi garganta y esófago - Con un vodka tan bueno, no tardaré en regresar – le comento en tono cercano tras tu invitación - Y le daré tus saludos, en cuanto regrese de su viaje – añado volviendo a inclinar mi cabeza, puesto que sé que Gustav ahora mismo se encuentra de vuelta en Rusia, seguramente recibiendo órdenes de sus superiores en su tierra natal.

Después de esto, no tardo en levantarme y salir de la habitación, siempre manteniéndome un par de pasos por detrás de la loba, comportándome como lo hacía cuando ”acompañaba” a algún deudor. Nada más llegar a la entrada de las salas privadas me quedo finalmente a Sivanna, quien deja escapar un precioso insulto hacia el hombre mientras me espera - Me importa una puta mierda para qué es el dinero, o qué le deberás a cambio al tipejo ese, pero estaría bien que dejaras de mezclarte con esa basura – no puedo evitar soltarte en tono serio mirándole fijamente a los ojos - Y ahora sígueme – le ordeno a continuación, casi sin dejarle responder, comenzando a caminar a paso ligeramente más rápido en dirección a la salida, sabiendo que cuanto antes estemos fuera, antes estaré más tranquilo.

Una vez fuera del Club, acelero el paso para llegar lo más rápidamente posible a mi preciosa moto, la cual no puedo evitar acariciar ligeramente antes de liberar el casco de la cadena y girarme hacia la joven loba - Sube, nos vamos – vuelvo a ordenarle en tono serio, mientras me coloco el casco y me siento en la Harley, dispuesto a llevarla a la base Praetor de una vez por todas.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Einar había resultado ser un buen actor, después de todo. Su duda, eso sí, recaía en si aquella facilidad para tomar aquel rol se basaba en experiencias propias o si simplemente tenía aquel don. Había habido una soltura extraña en el ojiverde, demasiados aciertos en cómo tratar con un hombre de negocios turbios como era Arthur. Costumbres que ni por muy talentoso que fueras al mentir podrías deducir del comportamiento de las mafias y bandas. Sivanna estaba casi segura de que, al igual que ella, Einar tenía pequeños secretos turbios. Encogiéndose de hombros, le quitó importancia al asunto.

Escoria como él es útil en momentos como estos.— Era práctica. Tenía varios contactos de dudosa reputación y otros que eran delincuentes hechos y derechos, pero eran de utilidad cuando las cosas se ponían feas. Vamos, que en los barrios bajos se necesitaba gente como esa para sobrevivir. Al menos así lo veía ella; Angelica, en cambio, había siempre estado en contra de sus juntas. Esbozando una sonrisa medio torcida, la morena le hizo caso y lo siguió de cerca.

Te creía un ciudadano más. Nunca me imaginé que tuvieras lazos con los rusos. — le comentó por lo bajo.— ¿O me dirás que el tatuaje es una farsa y que por cosas de la vida resultó ser algo relacionado a la mafia? — Verdadera curiosidad se escondía tras las palabras de la morena, más no había pisca de malas intenciones. No es como si quisiera información de él como para luego amenazarlo de soltar sus pequeños secretos por allí. Solo tenía el deseo imperativo de comprobar que él, al igual que ella, estuvo en algún momento metido en esa mierda.— Sea cual sea la razón, resultó ser tremendamente útil.

Volviendo a sumirse en silencio, Sivanna le dio una última mirada al local. Sintió la ponzoña de la confianza rota tratando de inundar su seguridad en acompañar a Einar, llevándola de lleno a miles de dudas que no tardaron en formularse. Sería la tercera vez que se iba con alguien, confiada de que todo estaría bien... ¿Acabaría nuevamente siendo traicionada? O peor, ¿Sería cumpliría aquello de que la tercera es la vencida? Que su pellejo había estado en peligro dos veces ya y estaba segura de que su suerte se había agotado. Mirando furtivamente a su compañero, sintió el frío toque de la ansiedad sobre su piel. «No de nuevo. Solo... que no pase de nuevo.» rogó en silencio, pidiendo que sus miedos fueran infundados y que, como él le había asegurado antes de ir ante Arthur, podía confiar en él.

Tratando de poner algo de orden en su mente, se concentró en la sensación del abrigo sobre su piel, el calor tenue de sus ropas; cosas tan mundanas y sin importancia, pero que eran tangibles. Verdaderas. Lentamente su seguridad volvió, recobrando al fin la compostura.

Sin perder su paso, Sivanna alzó una ceja ante la obvia orden. Recordando la orden que le había dado hacía unos momentos atrás, ahora estaban empatados.— Señor, sí, señor. — respondió, guardándose el saludo militar. Subiéndose a la moto, la morena se sujetó de la cintura de Einar y esperó a que arrancara.



Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Había escuchado perfectamente sus preguntas, aquellas preguntas lógicas tras mi actuación en el interior del local, unas preguntas que, desde el mismo momento en el que levanté mi camiseta, sabía que tarde o temprano terminarían por salir de sus labios. Pero no me apetecía hablar de ello en aquel local, sobretodo porque había demasiados oídos indiscretos y no quería que la cosa trascendiese más de lo que ya lo había hecho. Pero una vez fuera, subido en mi preciada Harley, con el motor en marcha llenando el ambiente con su característico sonido, me siento más tranquilo, más relajado para hablar con ella sobre esos y otros temas.

Está claro que la estoy obligando a hacer algo que seguramente le estará generando dudas, aunque creo que ya le he demostrado que sé por lo que está pasando y que, seguramente soy de las pocas personas que la comprenden ahora mismo. Está claro que se encuentra confundida y asustada, y sobretodo que tiene recelos ante mi al haber sido engañada por esa demonio, algo de lo que pienso dar parte a La Clave en persona, por lo que debo tener algo de empatía hacia ella, un poco de tacto para aliviar en lo que pueda sus temores.

Por este motivo, tras ofrecerle un casco, espero a que se haya subido a mi moto, a notar sus manos en mi cintura para arrancarla, acelerando a propósito para encubrir mis palabras - Trabajé muchos años para la mafia en Moscú, una estupidez por mi parte, pero no tenía alternativa – digo en voz baja, sabiendo que su fino oído lo captará al momento - Sé que no te fías de mi, pero te pido que me acompañes, que me des una oportunidad para llevarte ante gente que te ayudará y apoyará. En aquel hotelucho te prometí ayudarte en tu búsqueda, y ahora mismo lo mantengo. Solo disfruta del viaje y cuando lleguemos te prometo responder a todas tus preguntas – añado con toda la sinceridad de la que soy capaz antes de retirar el pie definitivamente del asfalto e incorporarme al tráfico de la ciudad.

Para evitar prolongar más de lo necesario el trayecto, un trayecto que seguramente podría sembrar demasiadas dudas en mi pasajera, decido tomar la ruta más rápida hacia la base del Praetor, aunque respetando en todo momento las dichosas normas de circulación de los mundanos.

Según van transcurriendo los minutos no puedo dejar de darle vueltas al cómo se debe de sentir ella, al saberse traicionada y usada por la persona que se supone que ha de ayudarte, por quien te ha recomendado la propia policía para que te ayude y lo extraño que debe ser que, un desconocido te encuentre dos veces y te haga acompañarlo hacia un lugar del que no has oído hablar jamás y en el que ya te ha advertido que te van a juzgar - "Para que luego digan que la chica no tiene los cojones bien puestos…" – no puedo evitar pensar al darme cuenta de lo valiente que está siendo ahora mismo.

Finalmente llegamos a la entrada de la sede del Praetor, en donde aparco la moto en el mismo sitio que suelo hacer siempre, parando el motor mientras siento esa punzada de anhelo por continuar disfrutando de la carretera montado sobre ella. Apeándome de ella, y dejando el caso sobre el manillar espero a que ella haga lo propio - Ya hemos llegado… esta es la base de los Praetor Lupus, aquellos que estamos encargados de localizar, traer y explicar a los nuevos subterráneos todo lo que tienen que saber para sobrevivir – empiezo a explicarle mientras busco su mirada con la mía, intentando darle la confianza necesaria para que se relaje - En cuanto a lo de la mafia… – continúo soltando un ligero suspiro - Me quedé huérfano en Moscú siendo un adolescente, así que terminé en donde no debí – empiezo a sincerarme con ella, a pesar de ser una extraña y de no hacerlo nunca habitualmente con ellos - Por lo que conozco demasiado bien ese mundo como para no cagarla – le digo sonriendo, sabiendo que quizás ahora que le he explicado algo de mi vida que no tiene nada que ver todos los cambios que conlleva la maldición pueda ganarme algo de su confianza - Y como te dije antes, si tienes alguna pregunta, por estúpida tonta que te pueda parecer, házmela ahora. No tengo prisa por que entremos y quiero que entiendas que no vamos a utilizarte, ni a manipularte – termino de decirle, demostrándole con mi cambio de actitud, dejando de un lado la sequedad y rudeza de mis actos y palabras, para mostrarme más amable y sincero.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
MERCURY, MEN’S CLUB • 01:30 • Despejado
Poniéndose el casco que el ojiverde le tendió, la morena dio una última inspiración profunda. Vamos, era más fuerte que la ansiedad que la estaba consumiendo en esos momentos. No podía acobardarse luego de todo lo que había pasado esa noche, no había hecho intento de atacarla o tocarla siquiera en toda la noche. «Con la diferencia que ahora estas sola, sin posibilidad de hacer algo sin matarte en el proceso.» Otra punzada de aquella molestosa inquietud la asedió con rapidez. Aquí vamos de nuevo…

El súbito rugido del motor bajo ellos la sacó de aquel vicioso ciclo, siendo seguido de las palabras de Einar. Si hubiesen estado frente a frente, el lycan hubiese visto la mirada sorprendida de Sivanna. Joder, Einar de verdad había trabajado para los rusos. Estaba a punto de comentar algo respecto a su pasado mafioso cuando la cortaron aquellas palabras. Boqueó, un tanto sorprendida de lo receptivo que era aquel hombre. ¿Acaso había sentido el temblar de sus manos o algo? Porque no recordaba que él hubiese visto alguna muestra de la ansiedad que la había estado angustiando. Suspirando, se sujetó bien de él.

Esta bien. — respondió. — Vámonos de una vez.

En esas concisas palabras, Sivanna le estaba diciendo que era más fuerte que el miedo y la ansiedad que parecía querer engullirla. Y que, por el momento, quería hacer las cosas bien.

Cuidadosa de no estorbarle al manejar, la morena trató de enfocarse en cualquier cosa menos en el camino. No quería reconocer cómo dejaban atrás las calles que ella conocía y se internaba en lo desconocido; si lo hacía, sería alimentar a la desconfianza que asechaba cercana. Se le hizo eterno, no podía negarlo, pero al menos el saber que habían llegado fue un alivio considerable. Luego de bajarse de la motocicleta, sacándose el casco y dejándolo donde su dueño así lo estimaba conveniente, sus ojos de inmediato recorrieron el terreno en busca de cualquier signo hostil, encontrándose con nada más que el silencio nocturno. No muy lejos estaba lo que debía ser la dichosa base, puesto su imponente figura atrajo sus ojos de inmediato. Ok, esto se le estaba haciendo demasiado real.

Joder… — soltó entre dientes, obligándose a respirar con normalidad.

Y allí estaba de nuevo él, dándole algo con lo que aferrarse. Luego de todo eso terminaría considerando a ese hombre como su salvavidas personal, que parecía captar sin saberlo los momentos donde más necesitaba una mano. Había perdido a sus padres aún joven, había trabajado para los rusos y aún mantenía el tatuaje que lo marcaba como parte de ellos. Esos eran los datos que tenía hasta ahora de aquel hombre de mirada verdosa. Por más extraño que sonaran aquellos pensamientos, Sivanna necesitaba hacer aquel proceso para evitar caer en la desesperación. Tal y cómo lo había hecho antes de subirse a su motocicleta.

Conozco al hombre que nombró Arthur, ese Gustav.— respondió, un tanto insegura de cuanto revelar.— Tuve un tonteo con uno de sus hombres y, por casualidades de la vida, terminé conociéndolo. Por eso conozco lo que significa ese tatuaje. — Bajando la mirada, cruzándose de brazos en un gesto defensivo, la morena se detuvo un momento.— Lamento lo de tus padres.

No sabía por qué había soltado aquello, pero sentía que debía decirlo al menos. Aquellos detalles se le hacían demasiado personales y debía al menos tener la decencia de responder de la manera adecuada. Además, que el solo develar aquel pedacito de su historia a una completa desconocida debió tomar coraje. Y eso relajó considerablemente a la muchacha, quien observó por un momento al hombre frente a ella con una mirada más suave, cercana, perdiendo aquel gesto esquivo. Ordenó las preguntas que bullían en su mente y disparó.

¿A quién veremos ahora? ¿Tendré que hablarles de lo que sucedió en la cabaña y... lo del secuestro? ¿Podré salir de aquí para comprar algo de ropa? ¿O me tomarán detenida o algo parecido? ¿No... — su voz murió por un momento. Se había convertido en una niña, después de todo; y se odiaba aún más por eso. Aclarándose la garganta, se forzó a continuar.— Estarás cerca, ¿cierto?  

Solo faltaba que le pidiese que la tomara de la manita y listo. Conteniendo un gruñido bajo ante su propia debilidad, la morena esperó por las respuestas que tanto la inquietaban.


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Sin poder evitarlo dejo que un ligero gruñido surja de mis labios en cuanto me dice lo de mis padres - "Laméntalo por mi pobre madre, por el otro cabrón ni se te ocurra" – reprimo contestarle, guardándome el cortante comentario para mi, puesto que no quiero causarle más desasosiego del que ya de por sí debe estar sintiendo la chica - Ja, bueno, lo del tatuaje es arriesgado llevarlo encima sin pertenecer ya a ese mundo, pero no creo que tu amigo me cause el más mínimo problema al respecto. En cuanto a lo del Gustav ése, he oído lo suficiente de él como para saber qué lugar ocupa en la jerarquía de la organización aquí – le comento con tono tranquilo, mientras retiro las llaves del contacto y me las guardo pausadamente en el bolsillo de la chaqueta, volviéndome después para quedar bajo su mirada escrutadora. Una mirada más relajada, más agradable, que nada tiene que ver con la mirada altiva y sobretodo precavida que me ha estado mostrando desde que nos encontramos hace unas horas.

Al momento me queda claro que he conseguido que se relaje lo suficiente como para que, por fín, su curiosidad supere sus miedos y comience a hacer las preguntas lógicas para alguien en su situación, un paso en la dirección correcta que le llevará a entender en lo que la han convertido y a aprender a sobrevivir en este jodido mundo de tinieblas. - ¡Wow, wow, wow! – le digo mientras levanto las manos con las palmas hacia delante y retrocedo un paso ante la avalancha de preguntas aunque esbozando una sonrisa divertida ante ellas - Demonios te has tomado al pie de la letra lo de las preguntas, ikke sant? – continúo hablándole en tono divertido al tiempo que bajo las manos y me acerco hacia ella dispuesto a hacer algo que siento impulsado a realizar, como si en mi interior sintiera que debo hacerlo - "Porque en su situación tú necesitarías lo mismo…" – pienso mientras termino de acortar la distancia que nos separa y la abrazo.

Sé que me arriesgo a meter la pata hasta el fondo, a cagarla bien cagada por lo que estoy haciendo, pero no he podido evitar sentir que esto es lo que ella necesita, que es lo que ella está pidiendo a gritos pero que no se atreve a expresar en alto. Así, la rodeo con fuerza con mis brazos, atrayéndola hacia mi hasta notar el fuerte calor que desprendemos los licántropos en mi pecho, abrazándola con fuerza en un intento por tranquilizarla, por darle ánimos y sobretodo por demostrarle que estoy aquí con ella y que no quiero causarle el menor daño - Tranquila Sivanna. No voy a alejarme de ti mientras estés aquí – le susurro al oído sin soltar mi abrazo, el cual no dudo en prolongar durante unos minutos - En cuanto estés lista entraremos los dos a ése edificio de ahí – empiezo a decirle con voz calmada mientras deshago mi abrazo, separándome lo suficiente como para que no le incomode más mi cercanía pero lo suficientemente cerca de ella para que sepa que no la voy a abandonar - Una vez dentro iremos en busca de los ancianos, puesto que como todavía no hay un líder al que dirigirse son ellos los que se encargan de estas cosas ahora. Allí les explicarás todo lo que te ha pasado, y por favor sé sincera. Yo les diré todo lo que sé, y daré fé de que un puto demonio te manipuló para sus intereses. – le voy diciendo todo lo que creo que va a pasar, sin ocultarle nada, siendo totalmente sincero con ella - Ellos te darán alojamiento en la base, como nos han hecho a todos. Pero esto no es una prisión, una vez aclarado todo, podrás ir donde quieras, podrás quedarte si quieres aquí, convertirte en uno de los Praetor como yo, o seguir con tu vida, cumpliendo las normas para que no tengas problemas con los Nephilim, ni con La Clave, piensa que yo estaré contigo en todo el proceso y, cuando esto termine, serás libre para ir donde quieras. – le aseguro con voz firme - "Además que te lo debo, no puedo dejarte sola, porque si no te hubiera dejado sola aquella jodida noche, no habrías pasado por lo que tuviste que pasar. Es culpa mía que ese hombre muriera, que la demonio te utilizara, y aunque tú quedes libre yo tendré que pagar mi falta… y es la segunda que cometo en poco tiempo… por lo que dudo que el castigo esta vez sea solamente un encierro temporal…" – me recuerdo a mi mismo, sabiendo que por mi obsesión enfermiza por encontrar a la puta sanguijuela la chica que tengo delante de mí ha sufrido demasiado, y que tendré que aceptar el castigo que justamente se me aplique, algo que me incomoda, pero que no permito que se refleje ni en mi mirada, ni en mi cuerpo, permaneciendo afable y sonriente ante ella, esperando su reacción antes de conducirla al interior del edificio.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
Base del Praetor Lupus • 01:30 • Despejado
Ni te preocupes por él. Terminó con un disparo en la cabeza por lo bocazas que era. — sin inmutarse, la morena hizo aquel punto aun lado. Aquel idiota no había significado en su vida, más que un buen polvo y ciertos beneficios. Por lo que la noticia de que había sido asesinado no le había afectado en lo absoluto, incluso se lo había esperado.

Observándolo, curiosa, la morena casi esboza una sonrisa divertida ante su reacción producto de su lluvia de preguntas.

Tengo varias más en el tintero, pero comenzaremos con las más importantes. — aclaró, medio en broma. Era verdad que tenía la cabeza llena de dudas y preguntas que rogaban una respuesta, pero no le ayudaría en nada el atacarlo en preguntas cuando tenían cosas que hacer aún.

Su mente quedó en blanco en el momento que vio que se acercaba a ella, con los brazos abiertos. En el pasado le hubiese plantado un rodillazo en las bolas y aclarado que no tenía derecho a tocarla sin su permiso, pero... no había absolutamente nada demandante en aquel abrazo. Solo contención y comprensión. Muy en lo profundo, aunque lo negara a pies juntos, necesitaba eso, apoyarse en alguien para recobrar fuerzas. En un principio tensa ante lo sorpresivo de aquel gesto, Sivanna no atinó a nada más que a quedarse quieta en el círculo que formaban sus brazos a su alrededor. La necesidad de mantenerse fuerte, aquella careta trizada de entereza de espíritu terminó por ceder al paso de los segundos. Su cuerpo pareció volverse lacio ante el apoyo, sus brazos rodeando al hombre al tiempo que cerraba los ojos y dejaba ir la inspiración que había estado conteniendo.

Dolía, dolía demasiado la soledad, la asquerosa sensación de haber sido usada. El saber que no valía lo suficiente como para que alguien se preocupara sinceramente de ella.

Aquellas palabras calaron profundo, tanto que se asustó de cuánto necesitaba escuchar eso. Fue una revelación, de la misma manera en que los mensajes de Nicholas lo habían sido hacía unas horas atrás: la desinterezada bondad de personas que apenas la conocían. ¿Sería acaso un sueño? ¿Simples maquinaciones de su mente? Temía creer en ello, puesto sabía que una vez que lo hiciera... podría exponerse a otra traición, aquella que terminaría por empujarla hacia el abismo; pero quería hacerlo, necesitaba hacerlo.

Con voz rasposa, presa de la fuerza de sus emociones, Sivanna le respondió en un murmuro.

Más te vale en cumplir eso, Einar, porque no creo poder soportar esto sola. — por primera vez se dejaba ver vulnerable por propia elección, dejando claro que bastaba un movimiento de su mano como para terminar el trabajo de esa maldita zorra. Dejándolo ir, separándose lentamente, Sivanna mantuvo la mirada baja, incapaz de encontrar esos ojos verdes por unos latidos del corazón.

Escuchándolo con cuidado, tomando nota de los puntos importantes, la morena asintió finalmente y alzó su mirada al edificio. No servía de nada el decir que tenía el valor suficiente como para enfrentar a esos tales ancianos, porque sería una total mentira, pero tampoco podía retrasar lo inevitable. Era ese el momento perfecto para ir de una vez y ver si podía albergar esperanzas de que hallara alguna solución.

De nada me servirá mentir ahora, así que puedes estar tranquilo en que todo lo que diré será verdad. — se resignó, juntando seguridad.— Bien, vamos de una vez.

Trató de esbozar una sonrisa, pero quedó en un amago amargo tirando de sus labios.

A lo que el destino dictara...


Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

La noticia de que su novio mafioso hubiera sido asesinado no me extrañó en absoluto, de hecho era de lo más normal del mundo, ya que era el riesgo habitual que se corre en ése tipo de situaciones - "Por eso Ana no paraba de suplicarme que dejara el trabajo, que buscara algo más correcto, aunque eso nos llevara a vivir en la miseria… Más vale pobres y honrados que ricos y desalmados…" – la frase que mi esposa me repetía sin cesar cada vez que intentaba que dejara mi trabajo con la mafia, aunque ella sabía que eso seguramente significaría mi muerte porque nadie abandona aquel mundo por su propio pie sin sufrir las consecuencias. Además de que estoy seguro que eso, los rumores de que me estaba planteando abandonar la Bratvá, provocó que me enviaran a una muerte segura - "Aunque lo que consiguieron fue algo peor que la muerte… convertirme en lo que soy ahora mismo" – no puedo evitar recordármelo, pues fue entonces cuando me atacó aquel cabronazo contagiándome con esta jodida enfermedad.

Al menos había acertado con mi intuición de que necesitaba un abrazo - "Joder… es que todos necesitamos ese abrazo, ese contacto físico en momentos duros, y ahora mismo ella está en uno de esos putos momentos" –. Me había arriesgado mucho al realizar aquel gesto, al acercarme de esa manera a ella, puesto que podría haber reaccionado de alguna forma más que violenta y haber terminado la cosa de una manera muy, muy distinta. De hecho al principio había recibido mi abrazo con sorpresa y reticencia, pero finalmente me había demostrado lo mucho que lo necesitaba correspondiéndome y relajándose finalmente, justo lo que buscaba con el gesto - "Y encima la abrazas justo a las puertas del Praetor… ¡Adiós a tu reputación de tipo duro!... y…. Como se entere Scarlett ¡te patea el culo seguro!" – no puedo evitar pensar divertido, utilizando ésa expresión que tanto parece gustar a la pequeña Emma, la hija de mi compañera de manada.

- No me seas ridícula… ¿Cómo que no vas a soportar esto sola si has sido capaz de sobrevivir toda tu jodida vida, porque algo me dice que tu vida no ha sido un camino de rosas, ni una de esas estúpidas películas donde todo es de color de rosa – le digo en tono amistoso respondiendo a sus dudas sobre que no podría soportarlo sola en cuanto nos separamos, antes de tomarla por la barbilla con suavidad con los ásperos dedos de mi mano diestra y levantar su rostro, clavando mis claros ojos en los suyos, sintiendo el temor que de los suyos se desprende. Un temor fruto del desconocimiento de lo que está por llegar y de sus malas experiencias anteriores.

Tras darle las explicaciones precisas de los primeros pasos que vamos a seguir en cuanto entremos, las palabras que pronuncia, aquellas que me aseguran que no va a mentir y que está reuniendo la seguridad en sí misma necesarias para poder afrontar lo que le espera, hacen que me demuestre que es una luchadora, como yo, y que pase lo que pase va a seguir adelante pese a todos los cambios, tan radicales, que se le vienen encima.

En cuanto veo que ya está lista, comienzo a caminar hacia el impresionante edificio que nos sirve como sede y alojamiento a muchos de nosotros, y que me sirve como residencia oficial a pesar de pasar más tiempo en el apartamento de mi hermana que aquí. Caminando junto a ella, a su lado, para que no crea que la estoy obligando a avanzar, sino que simplemente la acompaño, continuando con mi esfuerzo por demostrarle que no voy a hacerle ningún daño.

Una vez traspasadas las grandes puertas, pronto nos comenzamos a cruzar con otros licántropos, los cuales nos miran con curiosidad, sobretodo ante la visión de ella, una persona totalmente nueva y desconocida para ellos pero que, por su olor, saben que pertenece a los nuestros, y a los que voy devolviendo el saludo que nos van dirigiendo. Avisando a uno de ellos que traigo a una lobezna nueva y que tengo que hablar con los ancianos lo antes posible.

Finalmente, y tras recorrer varios pasillos del edificio, le abro la puerta para que entre a la sala en la que tendremos que esperar a que lleguen los ancianos, entrando yo detrás de ella y tomando asiento en una de las cómodas sillas. En cuanto nos sentamos, saco mi teléfono y hago una llamada necesaria. Llamada que realizo delante de ella, para que vea que no le oculto nada y que no le he mentido - Hei!. No me esperéis esta noche, me quedaré a dormir en casa de White. Ja, todo bien, tranquila. Dile al pequeño que no me he olvidado, que en cuanto pueda iremos a ver al cachorro. Ja… yo también te quiero, vær forsiktig – termino de decirle a mi hermana para que no se preocupe por mi - Bueno… – le digo a morena soltando un pequeño suspiro - Velkommen a la base del Praetor Lupus… ahora ya puedes seguir acribillándome con tus preguntas… – le animo finalmente a seguir hablándome con una sonrisa en mis labios, a la espera de que el tiempo que tarden en recibirnos los ancianos se haga más corto y ameno.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
Base del Praetor Lupus • 01:30 • Despejado
Una carcajada amarga vibró en su garganta producto de sus palabras. No estaba equivocado, ni muy lejos de la verdad, pero todo eso distaba de lo que había tenido que enfrentar.

No es como que matara a personas todos los días ni que dudara de mi cordura por culpa de que hay otras razas. — esos factores eran los que hacían diferente todo aquello. — Nope, diría que sería algo más teñido de rojo.

Aún un tanto insegura de la cercanía, la morena se obligó a sostener la mirada del licántropo con la propia. Rogándole en ese fugaz segundo, a través de esos ojos negros, que no la traicionara, que iluminara de alguna manera la oscuridad en la que se encontraba. Sabía que era malo que se aferrara de esa manera de una persona, mucho más de un hombre que conocía apenas, pero si no podía sola mantener un punto de control otro tendría que serlo. Recuerdos amargos de noches eternas volvieron a ella, recuerdos que trató de ignorar. Había sido usada y dejada a un lado, rebajada a ser un simple objeto o una posesión, tratada peor que a un animal... Si, definitivamente había vivido suficiente mierda como para llenar tres vidas completas.

La distancia de aquel tremendo edificio y donde ellos estaban se le hizo infinita una vez que comenzaron a caminar. Y, demonio, no se le hizo más fácil cuando cruzaron aquellas puertas. A su nariz llegaron cientos de aromas, esencias mismas que le erizó la piel. No por miedo, sino por el instinto primario de salir del territorio ajeno. La voz, esa molesta fuerza que se movía en su interior le decía que debía mantenerse cauta, sobre todo porque había más. Demasiados como para salir de allí viva si es que hacía un movimiento en falso. ¿Cómo se le había ocurrido entrar allí con las ropas de un demonio? Un movimiento brillante de su parte, que la hostilidad que aquellos desconocidos le dirigían era palpable. Sus ojos recorrieron el lugar, encontrándose de inmediato con miradas ajenas que parecían decirle lo mismo que su instinto. Y no le gustaba nada.

Siguiendo de cerca los pasos de Einar, Sivanna se obligó a recordar el camino, los lugares que pasaban y los rostros de aquellos con los que se encontraban. ¿Eran todos ellos compañeros del lobo? Por lo amables que se mostraban con él, así parecía. Entrando a un salón, Sivanna hizo exactamente el mismo proceso que antes. Observó cada pequeño detalle en busca de cualquier cosa que resultara una posible amenaza. Imitando al hombre, tomó asiento -visiblemente tensa- y volvió su mirada a él cuando comenzó su llamada.

¿Tienes un hi... — se detuvo antes de terminar esa pregunta, negó y desechó aquella pregunta. No era tema suyo ni debía inmiscuirse en temas ajenos.— Ignora eso, no he dicho nada.

Viendo luz verde para otras preguntas, Sivanna no pudo menos que sonreír.

Cuando se transforman, ¿Parecen lobos o son formas mitad humanoide y lobuna? ¿Los nefilims estarán involucrados? ¿Qué pasará si no me creen? ¿Cuánto tiempo demorará el que lleguen a una resolución? — Hubo un breve silencio, seguido de ella jugueteando con el borde de su abrigo.— Si llego a encontrarla... ¿Es posible eliminar un a demonio?

Intuía que a fuerza bruta no lograría nada, pero algo podía ser lo que necesitaba. Un objeto, un amuleto, ni siquiera le importaba qué era, solo quería saber qué le daría la oportunidad de hacerle ver a aquella mujer cuanto agradecía lo que hizo.



Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

Está claro muy claro que los nervios no la han abandonado, algo que es completamente lógico y normal en su situación - "Pero al menos te ha acompañado y no ha salido huyendo, complicando la situación innecesariamente…" – me recuerdo mientras la observo atentamente, comprobando la tensión que emana de su posición, su forma totalmente recta de sentarse, su mirada oscura comprobando toda la estancia, buscando seguramente cualquier posible amenaza oculta que pueda dañarla y comprendiendo la conclusión errónea que ha sacado tras mi conversación telefónica.

Seguramente debería haberme apartado o salido de la sala para realizarla, pero entonces nada hubiera impedido que el miedo y la intranquilidad se hubieran apoderado de la loba, y que hubiera salido huyendo de allí, o incluso la sombra de la desconfianza hubiera arraigado con más fuerza en su interior, algo que no conviene para nada en estos momentos precisamente.

Con una sonrisa en mis labios escucho atentamente su arsenal de preguntas, callado, sin decir nada ni mucho menos interrumpirla, consiguiendo así que formule todas las que quiera, sabiendo que poco a poco saldrán las más importantes a la luz. Seguramente debería aclararle el tema de mi sobrino, pero ahora mismo sería darle una información sobre mi persona que no crea que sea necesaria, a no ser que realice la pregunta formalmente, lo cual me obligará a responderle para cumplir con mi promesa de responder a todas y cada una de ellas. Así, tras llevar mis pulmones con el necesario aire para poder responderlas, y apoyando mis codos sobre mis rodillas, centro mi azul mirada en la suya, sin borrar la sonrisa ni mi actitud tranquila del rostro mientras empiezo a hablarle.  - A ver, voy pregunta a pregunta. A tu primera pregunta podría responderte de una manera realmente sencilla, que sería transformándome delante de ti, pero no quiero parecerte arrogante – le digo en tono divertido - Cuando nos transformamos lo hacemos completamente en lobos, si bien es cierto que con el tiempo puedes aprender a cambiar solo partes de tu cuerpo, todavía no he visto a ninguno de los nuestros que sean como esos horrendos seres que aparecen en las películas de medio, mezcla de hombre y animal – le voy hablando en tono calmado y tranquilo - Eso sí… duele de cojones, te lo aseguro… más que una patada en los huevos… – no puedo evitar ironizar para intentar distender más el ambiente - Los jodidos Nefilim no van a intervenir en tu caso porque estás en la Base del Praetor y son alérgicos a los pelos de perro… – le suelto dejándome llevar por las ganas de bromear soltando una ligera carcajada tras ese comentario estúpido - En serio, como estás aquí dejarán que seamos los miembros del Praetor quienes nos encarguemos del caso, pero como no tenemos un líder establecido aún, serán los sabios ancianos los que tomen una decisión, que te aseguro no tardarán mucho en tomar tras escuchar lo que les tienes que decir. Y puedes estar segura que te creerán, porque yo estoy para confirmar tu versión y llevas esa mierda de chaqueta encima que apesta a demonio como prueba inequívoca de que te manipuló uno de esos malditos seres del averno – añado ahora más serio, sin apartar mi mirada de ella - Te aseguro que son jodidamente difíciles de matar, sobretodo los demonios mayores… pero se puede conseguir – continúo esta vez hablándome más serio recordando cómo me vi obligado a luchar con todas mis fuerzas y astucia para acabar con aquel demonio menor en aquellos jodidos combates a los que me lanzó la puta sanguijuela pelirroja - El oro les hace tanto daño como la plata a nosotros, el agua bendita puede llegar a molestarles pero no matarlos, en cambio la luz solar y las armas serafines esas de los cazadores pueden acabar con ellos – termino de enumerar las forma que conozco de acabar con ellos - Solo te pido que no la ataques sola, un lobo solitario no tiene oportunidad de abatir a una presa mayor que él, una manada sí, por lo que espero que me pidas ayuda para acabar con esa cabrona – le digo totalmente en serio, esperando que no cometa la locura de enfrentarse ella sola a un ser como ése, y más siendo aún una primeriza en el jodido mundo de las sombras.        


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
Base del Praetor Lupus • 01:30 • Despejado
¿Arrogante? Pfff, arrogante sería describir que te transformas en un galgo precioso. O en un bulldog, qué se yo. De esos que aparecen en las competencias de pedigrí.— dijo, esta vez con una sonrisa divertida genuina tirando de sus labios.— Pero creo que terminaría más chiflada si te veo transformarte frente a mis narices. Por lo que me puedo hacer una imagen mental bastante buena de lo que hablas. Y recuerdo de ese dolor que hablas, solo el principio, que luego no recuerdo más que el despertar al día siguiente.

Haciendo un pequeño mohín, la morena no pudo evitar reaccionar a la broma de aquellos nefilims. ¿De verdad ahora estaría tomando palabras como perro, cánido, lobo, y sus derivados, como menciones directas a ella? Estaba acostumbrada a que la llamaran perra, pero por otras razones, no por el sentido figurado.

No me digas que ahora voy a reaccionar cuando alguien lance una pelota. — verdadero terror y asco reflejó el rostro de Sivanna, como si la sola idea de ir cual perro a atrapar aquel objeto fuera algo repulsivo.— La idea de tomar forma de lobo no me está gustando, la verdad. Falta que me digas que le ponen nombres a sus formas lobunas y ten por seguro que saldré por esa puerta a ver si alguien responde al nombre de Fido.

Sin siquiera darse cuenta la tensión en sus hombros desapareció, producto de la viva curiosidad que las respuestas de Einar habían provocado. Quería saber más, todos los detalles posibles, pero ya no por la sola necesidad de no seguir en la completa ignorancia, sino porque su mente creativa parecía crear escenarios más estrafalarios que el anterior. Volviendo a recostarse en el pequeño asiento en el que se encontraba, la morena asintió, esta vez más tranquila de que sabría de inmediato qué sería de ella y no tendría que morderse los nervios por días.

Y entonces le soltó lo que se temía.

La muy cabrona era una jodida putada para matar. Allí iban sus planes de patearle el culo... hasta que la palabra manada salió a colación. Le era tan ajeno el confiar, el sentirse parte de algo, que dudaba que pudiese siquiera imaginarse a sí misma en algo así. Siempre se había valido sola, resolviendo sus problemas como podía y jamás dejando a otro que le protegiera las espaldas. Lo más cercano que había tenido a aquella unión había sido su relación con Angelica. Si bien eran completamente opuestas, estaba dispuesta a degollar a quien fuera con tal de proteger a esa rubia teñida mandona. Aquel sentimiento pareció enturbiarse ante el recuerdo de lo que le había hecho, aquella noche en la que conoció al hombre que tenía en frente. No, realmente nunca había estado hecha para pertenecer a algo...

Es una estupidez. — suspiró, resignada.— Qué voy a hacer, ¿Morderle los talones? No tengo ni una puta idea de qué trucos tienen escondidos esos malnacidos, que el solo nombre te hace pensar en que son bastante poderosos.— Sabía como ganar peleas, defenderse de mil maneras posibles, ya sea con puños o su fiel cortapluma, pero con eso no le haría ni cosquillas a un ser como ella. — Y yo, un perro con esteroides... tremenda máquina de combate. — añadió, con la amargura patente en su voz.

Con esas simples palabras, Sivanna había dado el primer paso de su largo camino a aceptar su realidad. No había manera de cambiar en lo que se había convertido, pero el aceptando lo que había en sus venas iniciaba el proceso de comprender que había más en ella de lo que sospechaba en esos momentos.



Lust & Violence


Wicked bitch:
Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] CTsknnc
Sivanna Gehring
Mensajes : 129

Reliquias : 102

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9723-gehring-sivanna-o-id#84750http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9728-red-lights-o-rs#84791http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9727-pick-your-poison-o-cr#84790
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste
→ Mercury, Men’s club→ 1:30 → Noche despejada → Media luna

No había podido evitar sonreír cuando me soltó todo aquello sobre lo de la pelota, puesto que jamás se me había pasado por la cabeza semejante imagen, una que ahora que me venía a la mente me parecía de lo más graciosa y divertida del mundo - Nei, tranquila… no saldrás detrás de las pelotas, ni los carteros ni mucho menos de los gatos – no puedo evitar decirle aguantándome las ganas de estallar en carcajadas, pero sí hablándole en un tono totalmente distendido y divertido - Pero sí que notarás los olores con mayor intensidad, y tu oído y vista también se volverán más agudos… pero lo mejor y más importante de todo… – añado en un tono más serio mirándola fijamente a los ojos, indicándole que ahora voy a decirle algo importante - Podrás rascarte detrás de la oreja con el pie – le suelto, serio, aguantándome las terribles ganas de reír, pero buscando ayudarla a relajarse gracias a la risa, a las bromas - Y no sabes el gustito que da… – ahora sí que me permito una pequeña risa antes de continuar respondiendo a sus anteriores preguntas.

Por sus palabras y sobretodo por la resignación que detecto tanto en su rostro como en sus profundos ojos, sé que mi respuesta sobre el demonio no ha sido lo que ella esperaba, pero tampoco podía mentirle ni mucho menos darle falsas esperanzas, puesto que yo no soy así. Es por eso que noto cómo el ambiente se vuelve a tornar más serio, más realista.

- Ja, son jodidamente poderosos esos cabrones, pero se les puede derrotar – le digo totalmente sincero - Y más si damos aviso a los Nephilims y a la Clave, ellos tienes armas suficientes como para terminar con cualquiera de los subterráneos, con cualquiera de nosotros – le explico - Así que esa cabrona tiene los días contados gracias a ti – continúo hablándole, dándole todo el apoyo que creo que ella necesita - Y ser licántropo es más que ser un perro con esteroides… solo que tendrás que aprender a convivir con ello y sobretodo a controlar tus instintos. No va a ser nada fácil, muchos no lo soportan y terminan muertos… pero sé que tú no lo harás, que sobrevivirás y sabrás utilizar tu nueva naturaleza para cuidar de aquellos a los que quieres, porque todos tenemos alguien por quien luchar – no puedo evitar decirle, esperando que ella tenga a alguna persona a quien cuidar, que le sirva como punto de apoyo para soportar los primeros meses después del cambio y seguir adelante día tras día hasta que la inevitable muerte decida llevársela de este mundo.


Jeg vet hva du gjorde / Sé lo que hiciste [Sivanna Gehring] Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 240

Reliquias : 1231

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.