ғᴀᴄɪʟɪs ᴅᴇsᴄᴇɴsᴏs ᴀᴠᴇʀɴɪ―
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

20/05 ¡Atención, atención! ¡Hemos inaugurado la nueva sección de chismes del submundo! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Y no olvidéis que Las Moiras estarán encantadas de leer vuestros secretos…


18/05 ¡Atención, atención! ¿Has descubierto alguno de los sucios secretos de tu enemigo y quieres que se haga justicia? ¿Tu mejor amigo te ha robado la novia después de liarse contigo? ¿Tu exnovio vampiro se ha cenado a tu madre? Cuéntaselo a Las Moiras y ellas se encargarán de que lo sepa todo el submundo.


18/05 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/03 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a lo largo del día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos momentos!


16/02 ¡Atención, atención! Las subastas serán cerradas a las 11 p.m (hora española), así que ¡aprisa si queréis una cita!


02/01 El Staff de Facilis Descensus Averni os desea ¡FELIZ 2020! Estad atentos a las noticias estos días...


21 # 24
10
NEFILIMS
3
CONSEJO
9
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
6
BRUJOS
0
HADAS
2
DEMONIOS
1
FANTASMAS

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Jue Ago 22, 2019 6:00 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor  → Calor
Ese lugar apestaba.

No literalmente claro, sino de forma metafórica. Aunque bueno, estoy convencida de que las cosas como estas también pueden llegar a apestar de verdad por el simple hecho de que, bueno, apestan. No sé. Ni soy poeta ni soy literata, así que no sé qué pretendíais que dijese al respecto; no me iba a sacar un soliloquio mental bonito de cojones, como tampoco sé soltarlos por esta boquita que tengo, así que ahí os quedáis, qué queréis que os diga. Yo sé escribir poesía con los puños, si os sirve de algo, y desde la última visita de Einar estaba deseando poder escaparme una noche con él para terminar haciendo cualquier cosa que implicarse desahogo, desfogue, y bueno, otras mil cosas más. Pero me temo que mientras siguiese encerrado en ese maldito sitio...

No recordaba haber bajado a estos lugares desde mis primeros meses en el Praetor. No es un sitio muy airado entre novatos y veteranos salvo en situaciones problemáticas, como las que di yo, o para impartir algo de castigo, como es el caso de Einar. Por eso la mayoría estaban vacías, afortunadamente, salvo probablemente el chavalín al que trajimos juntos en nuestra misión y él mismo, que debe de estar muriéndose del asco encerrado tras varios días de aislamiento. Una parte de mí estaba deseando ver la cara de frustración que tenía, pero reconozco que era nimia en comparación a las ganas que tenía de echar yo la puerta abajo para que pudiese escaparse de ahí corriendo como el perro que es. He conocido a muchos lobos y lobas a lo largo de mi vida desde que soy subterránea, y Einar es como pocos; parece que el animal le ha poseído hasta el tuétano, o quizás ya tenía esa conciencia incluso antes de ser transformado, solo que ni lo sabía ni le había dado oportunidad a salir a la luz. Duele que cualquiera se encierre, pero en su caso el daño era casi físico, como ver a un pájaro de colores acostumbrado a volar dentro de una jaula.

Pero como dicen los nefilims, sed lex, dura lex.

La ley es dura, pero es la ley.

Menuda sarta de gilipolleces.

Afortunadamente no hacía demasiado frío en esta planta de la casa, y las habitaciones dispuestas a lo largo de su peculiar geometría no creo que estén mal acondicionadas. Me dirigí a la puerta que se suponía que no debía saber que guardaba a Einar; a la puerta que no debía de estar visitando bajo ningún concepto porque la idea era que pasase algunas semanas de aislamiento total y absoluto. Estoy convencida de que sabían perfectamente que me lo iba a saltar a la torera, a pesar de lo rectos, de lo firmes que somos, porque son conscientes de que le debo mi vida a este hombre y que lo que hizo, aunque reprochable, fue un acto de pura camaradería. Así que si se ha filtrado información... Bueno. Ojos que no ven... Corazón que no siente. Quizás, después de todo, por eso me es más fácil sentarme junto a la puerta después de dar varios golpes, porque no puedo ver a mi nuevo amigo.

¿Sigues vivo, rubio, o te has caído ya tantas veces de subirte a las paredes que te has abierto la cabeza?


Última edición por Scarlett J. Williams el Mar Jul 07, 2020 9:01 am, editado 1 vez


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Ago 25, 2019 7:52 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida


”Toda buena acción tiene su merecido castigo”.

Alguna vez alguien me había dicho esa jodida frase, algo que no entendía. Supongo que mi falta de entendimiento se debía, básicamente, a la falta de costumbre de hacer ”buenas acciones”, porque siendo realistas, nunca me he parado a pensar en si lo que hago está bien o mal, simplemente hago aquello que creo que debo hacer, sin pensar en las consecuencias que pueda tener, sin pensar en nada más allá de solventar el problema que se me presente. Y justamente eso había hecho en aquella ocasión, solucionar el problema sin pararme a pensar en lo que dictan las normas Praetor.

Y claro, la vida, que es una cabrona irónica de cojones, no había desaprovechado la ocasión de mostrarme la verdad que parece encerrar ésa curiosa afirmación, puesto que aquí me encuentro, encerrado en los subterráneos del Praetor, tras ser castigado por romper las normas del mismo, por haber eliminado, o asesinado, como más os guste la palabra, a un gilipollas que se divertía torturando y atacando a los más débiles y quien, sin lugar a dudas, estaba dispuesto a matar a mi compañera de manada.

Sea como sea, ya no sé cuánto hace que me metieron en esta maldita celda, sin más compañía que mis oscuros pensamientos, mi propio lobo, el cual hasta se ha cansado ya de lanzarse contra las paredes, puerta, de destrozar el maldito colchón y arañar con uñas y dientes los ladrillos de esta prisión, y la puntual aparición de una bandeja con comida y agua.

Pero lo peor no es el no tener nada que hacer, el encontrarte encerrado en un espacio que por momentos parece encoger. Tampoco el verte privado de lo único que te mantiene con vida, cuerdo, que te impulsa a seguir luchando, que no es otra cosa que la libertad de moverte, del bosque, de la gente, de la vida en sí. No, lo peor es el calor, ese calor asfixiante que aumenta por momentos, consiguiendo que no tardara en sudar como un jodido cerdo poco tiempo después de que me encerraran. Sí, odio el calor, no lo soporto. Me crie en una islas en el atlántico norte, en donde el frío es el amo y señor de todo, y he vivido demasiado tiempo en la Madre Rusia, en los gélidos bosques siberianos, por lo que estar encerrado aquí, obligado a permanecer estático en un mismo lugar, privado de la agradable sensación de la brisa, del viento en mi cara al correr libre ya sea sobre mis propias patas o montado en mi querida Harley, me está matando, o más bien enloqueciendo lentamente.

Supongo que no tardé demasiado en arrancarme la ropa agobiado por el calor y el sudor. Pero no creo que a nadie le ofenda mi cuerpo desnudo, ¡sobretodo porque no hay nadie que pueda verme!. Tampoco creo que pasara mucho antes de que mi lobo tomara el control de mi cuerpo, pues aquí encerrado los recuerdos de mis fantasmas, así como las pesadillas parecían acrecentarse a cada momento, llegando a hacerme confundir la realidad de la fantasía, la vigilia del sueño. Sí, hasta mi lobo se cansó, algo realmente curioso, y cedió voluntariamente el control del cuerpo a mi mente humana.

Si lo que querían era castigarme de forma dura, sin duda alguna han dado con la forma más eficaz. De hecho, ni tan siquiera mi padre consiguió hacerme sufrir tanto como este atajo de vejestorios pulgosos que no son capaces de encontrar a un sustituto que lidere a los Praetor como debe ser.

Durante todo este tiempo creo que no ha habido fantasma alguno en mi vida que no se haya acercado a saludarme, desde el cretino de mi padre, hasta el más insignificante de aquellos gilipollas que tuvieron la mala suerte de enfadar a mis superiores. Y eso que muchos de ellos siguen con vida. Supongo que mi estado mental no debe distar mucho ya del de un esquizofrénico paranoide. Incluso he llegado a tener conversaciones interesantes con ellos, fruto de mi dudosa integridad mental.

- ”Oh, vaya, ya estaba tardando en aparecer también ella…" – pienso en cuanto el olor a helado de chocolate parece querer colarse en mis fosas nasales. Un aroma que solo puede emanar de mi querida compañera de manada, aquella que había sido la causa para que acabara con la amenaza que se cernía sobre su vida sin pensar en las consecuencias.

Acurrucado en el centro de la celda, abro los ojos a la oscuridad reinante, rascándome ligeramente el apelmazado esperando a que su espectral silueta se presente ante mí. Curiosamente, sin embargo, eso no llega a suceder y su voz es precedida por algo que ninguno de mis anteriores ”visitantes” había hecho; golpear la puerta con sus nudillos para presentarse.

Notando las gotas de sudor recorrer velozmente mi espalda, la voz de Scarlett se cuela finalmente en mi mente, con esa forma de hablar tan característica suya, ese toque entre burlón y desafiante que tanto me gusta de ella. - ”Un momento… ¡no me jodas que está realmente al otro lado de la puerta!" – no puedo evitar pensar al oírla, sintiendo cómo la alegría estalla en mi interior y la esperanza de poder hablar con alguien real crece con igual fuerza.

Nah… solo he conseguido abollar el suelo… ya sabes que tengo la cabeza bien dura – le suelto en tono burlón, después de saludarla con uno de mis característicos gruñidos, sorprendiéndome al comprobar lo áspera y seca que resuena mi propia voz. – así que todavía estoy aquí, esperando a que te des cuenta que no vas a encontrar a otro macho como yo en esta jodida organización – añado en el mismo tono burlón, sabiendo que eso no ha sido lo que la ha traído hasta aquí, arriesgándose a ser sancionada también, pero necesitando mostrarme tan creído y desagradable como siempre, intentando aparentar que estoy bien, algo totalmente falso. – No deberías haber venido, princesa – suelto en un hilo de voz más bajo, girando lentamente mi cabeza hacia la puerta que me separa de ella, sin dejar de rascarme el pelo con la mano, ni de abrazarme las rodillas con el otro brazo.






You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Dom Sep 15, 2019 8:24 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor  → Calor
Tuve que reír, aunque quizás lo más sorprendente es que no me había dado cuenta de que estaba conteniendo la respiración hasta que le escuché hablar.

Un alivio casi instantáneo recorrió todas las células de mi cuerpo, pues temía que tras unos días el aislamiento le hubiese pasado factura a la cabeza, pero no era así. Bueno, o sí, pero no a los niveles de terminar siendo un engendro babeante que estuviese meándose por las paredes y arañando la puerta suplicando por una salida. La imagen que se presentó en mi cabeza no es demasiado agradable, pero me hizo esbozar una sonrisa entre irónica y asqueada que fue una pena que Einar no pueda ver, porque estoy segura de que la hubiese aprovechado para soltar cualquier comentario jocoso que terminaría desembocado en nuestro tira y afloja habitual.

Encojo las piernas contra mi pecho mientras suspiro, deseando que haya pasado ya el tiempo de castigo para poder tenerle cara a cara. No sé si es porque la culpabilidad me atenaza dentro del pecho, porque está ahí encerrado por defenderme, porque estoy salida como la esquina de una mesa o porque he encontrado en él una... comprensión, una compenetración que no recordaba haber tenido con nadie desde hacía eones. Y la idea asusta, pero como siempre, poco a poco. Hay barreras que ya no pienso volver a bajar nunca más. Ni lo necesito ni lo quiero.

Bueno, pues tampoco dejes muchos boquetes en la sala no vaya a ser que te ganes otra semana de castigo y tengamos que posponer todavía más esa cita que tenemos pendiente.

Dejé caer la cabeza contra la pared. Desde dentro, por la pequeña ranura que hay entre la puerta y el suelo, me llegaba el olor intenso de su sudor. Debía de estar pasándolo francamente mal ahí dentro, porque tampoco hacía tanto calor.

Oh, ya me había dado cuenta, rubiales. ¿Qué te crees que hago aquí, si no, cortejándote como nadie ha hecho nunca?

Me reí de mi propia broma, pero la suavidad repentina en su voz me hizo desdibujar la sonrisa en mi rostro, apenada por lo asfixiado de sus palabras. No me di cuenta de que había empezado a morderme el labio inferior mientras me planteaba seriamente el echar la entrada abajo hasta que no sentí que el hormigueo se convertía en un dolor que empezaba a ser cada vez más y más picante. Bufé entonces, intentando tranquilizarme. No conseguía a nada demostrándole que estaba preocupada, y no había bajado precisamente para eso. Había ido a hacerle compañía, a que se olvidase un poco de su encierro, y a que no borrase de su memoria que tiene a una compañera que está dispuesta a hacer lo que sea para ayudarle.

Pues tienes razón. No es propio de una princesa bajar a las mazmorras a ver a los presos. Así que menos mal que yo no soy ninguna princesa, porque si no estaríamos en auténticos apuros. Yo debo de ser, no sé, la compañera buenorra y macarra que termina follándose al protagonista y que termina convirtiéndose en su confidente y mejor amiga. —Sonrío—. Creo que así salgo mejor parada, la verdad... Dejando bromas aparte, ¿cómo lo llevas? ¿Sabes cuántos días llevas ya aquí o has perdido la cuenta?


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Sáb Sep 21, 2019 11:19 am

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida

El sonido de la risa al filtrarse por la puerta consigue indicarme que aquello es real, que por primera vez en mucho tiempo lo que escucho, el sonido que llega a mis oídos, es algo producido por un ser vivo, no por un ente creado en lo más recóndito de mi mente y que aprovecha mi estado mental actual para jugar conmigo avocándome paulatinamente hacia el pozo de la locura, con el riesgo de no lograr abandonarlo nunca más. Un ser vivo, de carne y hueso, alguien real que se encuentra justo detrás de aquella maldita puerta y esas jodidas paredes que me retienen encerrado como a un puto perro rabioso.

Oírle soltar esos comentarios burlones, sarcásticos tan suyos es como un pequeño bálsamo para mi deplorable estado mental. Un estado bastante acorde al físico, puesto que hace ya demasiado tiempo que noto cómo todo mi cuerpo protesta por el cautiverio, por estar privado de ésa libertad casi total de movimientos, de poder correr, saltar, y moverme en otra dirección que no este puñetero círculo sin fin al que me veo obligado a recorrer una y otra vez cada vez que siento esas ganas desenfrenadas de moverme, de respirar aire puro y no este ambiente cargado que me asfixia por momentos, desesperándome por salir de este jodido zulo infernal.

Como eso pase, comenzaré a ver cierto atractivo en esos boquetes y terminaré metiendo otra cabeza – consigo articular una respuesta medianamente acorde a lo que supongo haría en condiciones normales, aunque soy incapaz de suavizar el tono áspero, ronco de mi voz, la cual se niega a recuperar su timbre y cadencia habituales tras demasiado tiempo en reposo.

Su insinuación de que ha venido a cortejarme consigue que mis labios se arqueen en una mueca parecida a una sonrisa, algo que dura no más de un par de segundos, pues realmente mi humor no está en su mejor momento y, muy a mi pesar, no me veo capaz de responder de ninguna manera a dicho comentario mas que con un bufido molesto, dejando que la fantástica oportunidad de comenzar una guerra de pullas muera tras el bufido mientras el alegre sonido de su risa se cuela en mi embotada mente, convirtiéndose en los primeros momentos de claridad tras una larga y oscura noche.

- ”Hay que elegir un jodido líder pronto, o todo esto se irá a la puta mierda" – pienso sin detenerme demasiado en ése tema ahora mismo al pensar en el posible castigo que esos estúpidos retrógrados podrían aplicar a Scarlett. Un tema que nos atañe a todos los miembros del Praetor, pues, desde la muerte de Scott la organización no dispone de un buen líder, de un alfa que sepa tomar las riendas de todo y adaptarnos a la nueva realidad, algo que los ancianos que ahora mismo dirigen todo son incapaces de ver, y mucho menos de llevar a cabo.

Estaba bien claro cuales eran los motivos que la habían traído hacia aquí arriesgándose a recibir una reprimenda por el mismo atajo de vejestorios que ahora se encargaban de controlar a esta antigua organización. No hacían falta palabras para expresarlo, ni respuestas a preguntas estúpidas. Ella ha acudido a ver a su compañero de manada, igual que yo había eliminado al depredador que pretendía dañarla. Es algo que nos define como lo que somos, algo que nos une de una forma que ningún otro ser puede llegar a entender, una unión ”astral” que dirían algunos mundanos, ese lazo más profundo que cualquier sentimiento mental o carnal, pues ser manada es algo que solo un licántropo o un lobo puede llegar a entender y que va más allá de las relaciones establecidas por otros seres.

Como si de el jodido flautista de Hamelin se tratase, su voz va centrando mi mente, convirtiéndose en el faro que me guía en la oscuridad, por lo que lentamente voy girando mi cuerpo hacia el lugar del que procede, apoyando mis manos sobre el rugoso suelo para avanzar sin prisas, gateando, hasta que mi cabeza golpea suavemente la puerta, ésa maldita puerta tras la que se encuentra mi compañera.
Fy faen!... jeg skulle ønske du kunne gjøre – digo ronco tras soltar un gruñido placentero – ya me gustaría que pudieras… ahora mismo podrías hacer conmigo lo que quisieras, babyen – añado sin conseguir que mi voz sea la normal, apartando una mano del suelo para colocar su palma sobre el frío metal de la puerta buscando sentir la presencia de la loba mientras termino de arrodillarme contra la puerta manteniendo mi cabeza apoyada contra ella. – For mange for meg, men ikke nok for dem – digo en apenas un susurro respondiendo así a su última pregunta – Demasiado para mi, pero insuficiente para ellos – le repito, elevando ligeramente el tono, sin abrir los ojos ni variar la posición, obligándome a cambiar de idioma para que me entienda, bajando lentamente mi mano por la lisa superficie de la puerta. – Si querían joderme, lo han conseguido – me sorprendo al oír el sonido que produce mi voz al soltar aquello que realmente pienso pero que no quería que ella supiera, - ”estúpido, estúpido, estúpido" – pienso golpeando la puerta con la cabeza con fuerza un par de veces por haberme ido de la lengua, antes de dar media vuelta con mi cuerpo y quedar acurrucado con la espalda y cabeza apoyadas contra la puerta y los brazos rodeando las rodillas.

No quería demostrar a nadie lo que estaba significando este encierro para mi, pues nunca me habría podido llegar a imaginar que era la peor tortura a la que me podían someter jamás. Estar encerrado, solo, aislado, me estaba destruyendo más rápida y profundamente de que esperaba.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Vie Oct 18, 2019 11:44 am

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor  → Calor
Me reí. otra vez

Siguen siendo boquetes, Einar. Creo que hay sitios mejores donde meter la cabeza.

Echaba de menos su mirada franca y sus manos ásperas. Resultaba ridículo haber forjado un vínculo tan profundo con alguien a quien había visto dos veces, pero, sencillamente, habíamos encajado. A veces esas cosas pasaban. A veces te llevabas toda la vida intentando encontrar a un amigo que pueda hacerte compañía cuando estás hecho mierda y a veces lo has dejado de lado todo porque la vida no ha dejado de darte patadas en la entrepierna continuamente, y de pronto surge a tu lado como una sombra que no habías visto llegar. Einar era un poco de todo, y aunque había pensado que eso podría llegar a hacerme sentir incómoda, lo cierto es que no. Celebro haberle encontrado. Más lo celebraré aún cuando consigamos que salga de este maldito encierro.

No te confundas, rubio. Siempre voy a poder hacer contigo lo que yo quiera. Es bastante sencillo. Sólo tengo que enseñarte una buena moto, una jarra de cerveza y hacer que te sangren los puños y te tendré meneando el rabo detrás de mí.

Sonrío entre dientes al hacer la broma, pero cuando me llegan sus palabras y los golpes sobre el metal siento que se me descompone el cuerpo. El calor lo abandona, sustituyéndose por un frío helador que podría devastarlo todo. Siempre he sido así. Me es fácil pasar de un estado a otro porque generalmente no consigo controlar mis inhibiciones, desatando tempestades allá por donde paso; arrasando, reventando, destrozando. Tom siempre me decía que adoraba mi pasión pero que tenía que aprender a controlarlo, porque, a pesar de todo, podía ser dañina para mí. En el Praetor me enseñaron a aferrarme a la cordura, y Alaric... Su nombre me retuerce las entrañas, pero Alaric también me enseñó a tener paciencia, control de mí misma. Puedo conseguirlo si quiero. Así, aunque mi primer instinto es reventar la puerta a hostias para sacarle de ahí, no lo hice, porque al final eso sólo empeoraría las cosas. Por contra, respiré un par de veces para tranquilizarme y me coloqué de rodillas al lado de la puerta, apoyando mi frente contra ella.

Einar, dejar de golpearte. —Mi voz sonó autoritaria. De mando. Algo se retuerce de nuevo. Me sale natural, sola. Laurence, el tipo que me ayudó cuando me transformé, decía que si quería podía tener madera de líder. Nunca he querido serlo...— Escúchame bien. Nadie quería joderte. Me salvaste la vida y es lo que habría hecho cualquiera, pero no asesinamos a quienes vamos a capturar. Y odio, odio cada segundo que estás ahí encerrado. Lo odio con todas mis fuerzas. Pero no querían torturarte y no quiero que te hagas más daño así que déjalo. —Tomé aire. Lo solté—. Voy a quedarme contigo un rato hasta que recuperes la cordura y luego iré a obligarles a que te saquen de aquí porque esto ya ha sido más que suficiente. Y si no me dejan, te sacaré a patadas igual. ¿Vale? Pero quédate conmigo ahora y respira conmigo. Te prometo que pronto habrás salido de ahí y estaré dejando que me metas mano, pero primero quiero asegurarme de que estás tranquilo.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Oct 27, 2019 12:18 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida

De haber estado en otro lugar, o mejor dicho, de haber tenido mi cabeza donde la tengo que tener, de estar en un estado mental más normal, más relajado, menos desestabilizado como el que tengo ahora mismo, seguramente habrían brotado a mis labios algún tipo de respuesta irónica a su comentario sobre tenerme con el rabo meneando detrás de ella. Sin embargo, ni tan siquiera llega a brotar un triste gruñido, un simple resoplido o algo, porque el encierro ha hecho mella en mi, una mella demasiado profunda, algo que quizás tarde tiempo en desaparecer de mi mente.

Lo curioso del caso, es que Scarlett me conoce demasiado bien. Pues con ese comentario deja bien claro qué es lo que me hace sentirme vivo, qué es aquello que me ayuda a sobrellevar la maldición y no acabar en la locura. Y con esa frase, en la que detalla todo lo que me gustaría hacer con ella, incluso menear el rabo delante de ella, ha dado en el clavo al decir que siempre que quiera podrá hacer lo que quiera conmigo, porque somos manada, pero sobretodo porque ella se ha abierto un hueco con una velocidad pasmosa en mi mundo, en mi mente y en mi cuerpo.

Tan afectado me encuentro, tan embotado, desesperado e incluso derrotado que obedezco su orden sin rechistar dejando de golpear la puerta con la cabeza, permitiendo que ésta se apoye contra ella simplemente ante aquella orden algo inaudito para cualquier persona que me conozca bien. De siempre me ha costado obedecer las órdenes dictaminadas, quizás por eso siempre recibía más reprimendas del cabrón de mi padre. Pero por todos es sabido que soy un maldito cabezón testarudo que no acepto que me digan qué hacer sin una buena explicación. De hecho, ni tan siquiera cuando trabajara en la Bratva, en la mafia rusa, obedecía las ordenes ciegamente como otros compañeros, sino que siempre me daban más información para que entendiera la importancia de lo que tenía que hacer. De hecho, cuando estaba con mi antigua manada siberiana, el Alfa del grupo tenía serios problemas para controlarme, pues siempre le estaba rebatiendo sus argumentos algo que finalmente me confesó que le gustaba, puesto que así le servía para tener que pensar mejor los planes, las organizaciones y que era ”el mejor grano en el culo que un Alfa podía desear”. - ”Y en cambio has obedecido sin rechistar… ¿Quién coño eres?" – me parece oír la pregunta en un rincón de mi mente, un rincón al que ignoro casi al instante, pues lo único que deseo ahora mismo es continuar oyendo la voz de la rubia, una voz real, tangible, una voz que me sirve como faro en el oscuro mar tormentoso que es ahora mismo mi ser, mi mente y mi mundo.

Esa voz se va colando lentamente en mi cabeza, permitiendo que me quede apoyado contra la puerta, esa maldita puerta que impide que ahora mismo note el agradable calor de su cuerpo, un calor que, pese a la asfixiante temperatura que me rodea en esta maldita celda desearía sentir envolverme. Sus palabras se cuelan como una cura en una herida, buscando localizar el punto de la infección, la zona más profunda de la herida para calmarla, para erradicarla, consiguiendo que parte de mis pensamientos más oscuros, de aquellos que están tomando el control de mi mente arrogándome a la locura, a la paranoia, vayan desapareciendo. Con ellas no sólo me da su apoyo, su comprensión, algo que necesito tanto o más que el abrazo de un cuerpo real, tangible, sino que además me explica algo que sé pero que este encierro me ha hecho retorcer hasta crear otra realidad más oscura acorde a lo que me rodea ahora mismo. Pues el castigo no es para joderme, como estoy pensando, el castigo era una forma de recordarme que no debo romper las normas, un ejemplo para mantenerlas, por mucho que me joda y que crea que son injustas, pero si todo el mundo se las saltara, seguramente el Praetor no tendría razón de ser, y todos los subterráneos acabaríamos siendo exterminados por los engreídos pseudo ángeles.

El silencio se cierne en la celda tras la última de sus palabras. En mi mente todavía reverberan las últimas, aquellas en las que me promete sacarme de aquí ya si me relajo, si consigo demostrarle que estoy bien, algo imposible de demostrar en mi estado actual, con la desesperación rezumando de cada poro de mi piel como lo hace el sudor que cubre cada milímetro de la misma ahora mismo. Incapaz de reaccionar en un sentido o en otro, termino finalmente por encogerme más sobre mi mismo, por adoptar una postural fetal que hace que mi cuerpo vaya resbalando lentamente de la posición vertical hasta terminar acostado contra el suelo, rompiendo el silencio reinante con el característico sonido de la piel sudada al rozar contra la dura superficie de la puerta.

La necesidad de salir de este encierro, de poder ver el cielo sobre mi cabeza, de poder correr hasta caer exhausto en el suelo, de sentir el viento en mi cara, el frío en mi piel, es demasiado imperiosa, demasiado fuerte como para poder luchar contra ella. Sé que mi compañera quiere ayudarme y necesito sentir su presencia a mi lado. Sintiéndome sin fuerzas para hacer otra cosa distinta, llevo de vuelta mis manos a mi cabeza, comenzando a tirar nuevamente de mis cabellos, mientras mi cuerpo inicia un lento balanceo a pesar de estar hecho un ovillo en el suelo.

Vil du ta meg hjem? – susurro finalmente en un tono de súplica, sabiéndome incapaz de mantener la cordura durante mucho más tiempo en este agujero caluroso, maloliente y oscuro – Vær så snill, vil du ta meg hjem? – repito suplicándole de nuevo – ¿Me llevarás a casa, por favor? – vuelvo a suplicar tras unos momentos en los que mi cuerpo no para de balancearse y mis manos de intentar arrancar parte de mi pelo. Mostrando por primera vez en este continente mi debilidad, sintiéndome incapaz de mostrarme fuerte cuando ahora mismo he tocado fondo.




You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Sáb Dic 28, 2019 6:05 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor  → Calor
Iba a estallar. A explotar. La ansiedad me podía, por mucho que estuviese intentando que no se trasluciese en mi voz, porque dudaba mucho que esto fuese a servirle a Einar de alguna manera. A fin de cuentas, él me ayudó cuando más lo necesitaba y ahora yo quería estar ahí para él, que se diese cuenta de que no pensaba abandonarle ahora que había ido a verle. De hecho, incluso me recriminé a mí misma el no haber estado con él desde el mismo momento en que lo encerraron; claro que tampoco sabía que aquello iba a afectarle tanto...

Pero la ausencia de bromas, los gruñidos, los jadeos, la ausencia de sonidos coherentes más allá de los que habíamos cruzado hasta el momento... solo hicieron que todo fuese peor. Que todo sonase peor. Que todo se diese mucho peor. Los nervios se me agolparon en la boca del estómago como una pelota de hierro fundido; el corazón empezó a golpearme en la garganta con tanta violencia que creí que se abriría camino a través de mi carne, y sentí las manos húmedas, inquietas donde las tenía en ese momento.

¿Einar?

Su voz desesperada al otro lado rompió algo dentro de mí. Incluso se me fue la respiración. Y entonces llegó la furia. Tan demoledora. Tan fuerte. Tan intensa. Podría haber echado la puerta abajo yo sola antes sólo con mi rabia, o eso me dio la impresión, pero por desgracia conocía demasiado bien la realidad como para intentarlo siquiera. No iba a servir de nada dejarme las manos por golpear con los puños desnudos un trozo de metal que no iba a ceder siquiera a mi fuerza, porque estaban preparadas para eso. Así que hice lo único que se me ocurrió en ese momento. Cogí el teléfono móvil y, furiosa, llamé a uno de los líderes que en esos momentos manejaba penosamente nuestra situación desde la muerte de Scott. Me puse de pie como una furia cuando escuché su voz extrañada al otro lado, y sin esperar a que pudiese preguntarme nada más, empecé a chillar. Dónde estaba. Lo que estaba sucediendo. Lo que debían hacer. Presa de unos nervios, de un dolor y de una ansiedad tan grande que más tarde me sorprendería haber sido capaz de articular palabra.

¡¡Y me importa todo una mierda!! ¡¡No puede seguir quedándose aquí!! ¡¡Vais a romperle!! ¡¡Ya está siendo suficiente castigo para él todo esto!! ¡¡No necesita nada más!! ¡Gracias a vuestra puta tortura medieval dudo mucho que vuelva a arriesgar el culo de esta manera! ¡Así que dejadle salir de una puta vez u os prometo que echaré la puerta abajo!

Y colgué. Temblaba. Furiosa, con los ojos llenos de lágrimas, me dejé caer de nuevo contra la puerta de metal y apoyé mi frente contra ella mientras daba pequeños golpecitos, leves, para atraer su atención.

Einar. Einar voy a sacarte de ahí, ¿vale? Voy a conseguir que te suelten y podremos irnos a tu habitación a dormir. Y me quedaré contigo, te lo prometo. No volverá a pasarte nada malo. Te sacaré de ahí, te lo prometo, te lo prometo. Por favor, quédate conmigo. Aguanta un poco más, ¿vale? Si no me hacen caso te juro que echo esto abajo. Te lo juro. Pero aguanta, ¿vale? Aguanta. Aguanta...


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Ene 12, 2020 6:30 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida

El dolor que siento a cada tirón que doy a mis cortos cabellos poco a poco va dejando de tener cualquier tipo de significado para mi, lo mismo pasa con el balanceo perenne que se ha apoderado de todo mi cuerpo. Incluso ya no me importa mi lobo, pues realmente ni lo siento. Como tampoco carece de significado alguno los gritos que escucho más allá de la puerta, más allá de la oscuridad que me envuelve, que me engulle totalmente. Unos gritos que ya ni me esfuerzo por traducir, dejando que se adentren para perderse en la oscuridad que nubla mi mente. De hecho ya nada me importa, pues lo único que realmente quiero, aquello que deseo, o más bien deseaba hasta hace escasos momentos, era simple y llanamente sentir un soplo de brisa, algo de frescor, poder respirar aire puro durante un instante, un solo y maldito instante. Pero, como tantas cosas en esta jodida vida, me lo habían impedido, arrebatado, nunca imaginé que un encierro así pudiera destruirme de una forma tan eficaz, tan efectiva y, sin embargo, lo habían conseguido.

Abandonándome por completo, cesando cualquier resistencia, cualquier protesta o queja, permito que mi razón se vaya apagando y que, sin dejar de balancearme hacia delante y hacia atrás, desplazando mis manos lentamente desde mi cabeza hasta el suelo, comienzo a murmurar una antiquísima nana noruega que ha aparecido como por casualidad en mi mente. Seguramente, el repentino recuerdo de aquella canción sin sentido ahora mismo, no es más que una consecuencia directa de la pérdida de razón, de los primeros vestigios de locura que lentamente van aflorando a mi mente.

Unos pequeños sonidos, golpecitos dados contra alguna superficie que parece estar detrás de mi, consiguen llamar mi atención, deteniendo aquel murmullo, para imitar el sonido con mi boca, como si de un juego infantil se tratase.

Pero está claro que la vida no quiere dejarme descansar en paz, no me permitió morir cuando me atacó aquel licántropo en Moscú, no me permitió acabar con mi vida tras los fatídicos sucesos en mi hogar moscovita, y tampoco va a permitir que la dulce locura me permita descansar de una vez por todas. Pues mi nombre, repetido por aquella voz que se niega a dejarme hundirme en las profundidades de mi propia mente, reverbera quedamente en mi cabeza, obligándome a escuchar aquellas palabras cargadas de promesas, de comprensión, de esperanza, cosas que, sinceramente, ya no me importan ni me sirven de consuelo.

Yakusoku wa iranai – escucho aquella frase japonesa brotar de mis labios inconscientemente, mientras de repente delante de mis ojos aparece la imagen de mi antigua compañera de manada, de aquella loba japonesa, justo en el mismo momento en el que de sus labios, aquellos labios que tantas largas noches había saboreado, brotaban esas mismas palabras, ese mismo promesas sin sentido o promesas incumplidas que ahora mismo repito yo mismo, pues dudo mucho que las promesas que acaba de hacerme sea capaz de cumplirlas. - ”Porque…¿quién diablos se podría quedar conmigo?, ¿quién querría realmente estar junto a mi después de lo que hice?… nadie… absolutamente nadie" –.  

Hold på…, aguanta… ¿qué aguante? – empiezo a hablarle, dejando que la aceptación de mi derrota guíe mis palabras – Nei, se acabó, Scarlett. Estoy cansado, jeg er veldig sliten, estoy muy cansado. Estoy cansado de luchar, no me quedan ya ganas ni fuerzas, no quiero seguir viviendo con los malditos recuerdos, no soporto el tormento que es despertar cada día con el recuerdo de lo que hice. No puedo cargar con esa culpa durante más tiempo, estoy demasiado cansado de ser una pelota que no deja de recibir patadas de la vida – termino de decirle, sorprendiéndome por el tono húmedo que acaba empañando mis palabras, así cómo de la extraña humedad que empieza a recorrer mis mejillas, una humedad que poco tiene que ver con el sudor eterno que parece cubrir mi cuerpo y mucho con unas lágrimas que creí no ser capaz de volver a derramar otra vez en mi patética existencia.







You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Mar Feb 18, 2020 12:39 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor  → Calor
Vamos Einar, no me jodas.

¿Por qué sonaba tan desesperada? Era ridículo. A penas le conocía. Habíamos coincidido un par de veces, le había prometido que follaríamos cuando el arresto terminase porque me había puesto como una moto y poco más. Quizás es porque había 'algo', una energía, una sensación, podéis llamarlo como queráis, que hacía que las cosas a su lado fuesen fáciles, despreocupadas y divertidas; como antes de que todo se empezase a ir a la mierda; antes de que Alaric apareciesen en nuestras vidas destruyendo sin querer todo el futuro que había llegado a soñar con tener. Algo que había perdido hacía muchísimos años y que me habían colocado delante de las narices para, ¿qué? ¿Volverlo a perder? Thomas había muerto. Alaric se había esfumado. ¿Y ahora Einar también iba a deshacerse en paños de lágrimas hasta dejar de existir? Sentí tanta rabia. Tanto dolor. Tanta impotencia.

Mira, rubio. Me da exactamente igual lo que hicieses. Me importa una mierda que no te creas digno para seguir viviendo porque ¿quién cojones eres tú para decidirlo, eh? ¿Quién eres, Dios? ¿El puto Raziel de los cojones? ¿La voluntad suprema? Pues te voy a dar una noticia: no lo puto eres. No eres más que un pobre desgraciado que se ha visto envuelto en una serie de circunstancias desgraciadas y que ha cometido muchos errores. Pero joder, errores cometemos todos. Todos hacemos cosas de las que nos avergonzamos y cuando somos lobos —porque siempre, siempre es por algo relacionado con la licantropía— no siempre fuimos nosotros mismos. Matamos y hacemos cosas de las que nos arrepentimos pero joder, joder, tienes que seguir luchando. ¿Me oyes? —Golpeé la puerta no una, ni dos, ni tres veces. Lo hice mientras hablaba, mientras notaba cómo las lágrimas manaban de mis ojos porque el miedo a que otra persona se marchase de mi vida, esta vez incluso antes que las demás, rallaba la desesperación más absoluta—. Así que me importa una mierda que no quieras seguir luchando porque pienso obligarte. ¿Me oyes? Te voy a arrastrar de ahí dentro a ostias, si es necesario, te voy a ahogar en la bañera y luego te voy a seguir dando de ostias por hacerme pasar este momento de mierda.

Me quedé ahí, de rodillas, con la cabeza pegada a la puerta, no supe durante cuánto tiempo, exactamente. Al final dejé de dar golpes, con la mano enrojecida por los impactos, y me quedé llorando en silencio, demasiado asustada por todo aquello. Joder, ¿no existían hombres normales? Entonces una mano se posó sobre mi hombro, y al alzar el rostro me topé con la mueca amable de Taylor, uno de los licántropos mayores que siempre había sido bueno conmigo. Me apartó sin decir una sola palabra, introdujo una llave en la cerradura de la puerta y el 'clic' que se produjo fue como música para mis oídos.

Lo siento —me dijo con voz queda, triste—. Nunca estuve de acuerdo con esto, pero me encontré prácticamente sólo. —Limpió una de las lágrimas que me cayó por la mejilla—. Ahora ayúdale.

Y tras eso, desapareció. Tarde unos segundos en procesar que Einar era libre, pero cuando lo hice me abalancé sobre la entrada, la aparté de golpe y me introduje en la habitación a gatas, abrazándolo con tanta fuerza después de cruzarle la cara con un guantazo que pensé que podría quedarme ahí eternamente. Qué puto miedo había pasado...

Joder, cómo apestas, coño. A ver si te lavas, lobo de mierda. —Y reí mientras lloraba, aferrado a ese estúpido al que acababa de conocer, pero al que apreciaba como si llevase a mi lado toda la vida.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Sáb Mar 14, 2020 8:27 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida

Notando la humedad de las lágrimas recorrer mi cara, mezclándose con el sudor que la cubre antes de perderse en la espesura de mi descuidada barba, vuelvo a encogerme sobre mi propio cuerpo, adoptando una postura completamente fetal al tiempo que me dejo caer suavemente sobre el duro suelo de aquella maldita celda, un suelo que se encuentra cubierto de mi propio sudor, sangre y restos de los desesperados arañazos de mi lobo cuando tomó en control y, fútilmente, intentó escapar del jodido encierro.

Lentamente, a pesar de las palabras que las palabras que se van colando en el interior de la caliente celda me llegan perfectamente, no dejo de abrazarme con mis propias manos con fuerza, clavando mis uñas en mi desnuda piel en busca de algo que me haga sentir vivo. – Nei… bare myrdet av mitt eget barn… – le respondo en un quedo murmullo que a penas brota de mis labios – solamente el asesino de mi propia hija – repito inconscientemente en inglés en el mismo tono, en un murmullo a penas si audible, pues tiene razón al decir que no soy Dios, sino un simple y maldito asesino.

Y como era de temer, en cuanto mis palabras liberan ese oscuro sentimiento, al momento el doloroso recuerdo, crudo y tan real como la propia vida, acude a mi memoria, algo que ahoga mi garganta en un estallido de lágrimas y temblores que sacuden violentamente mi cansado cuerpo mientras la voz de aquella que ha sido mi único nexo con la cordura, con el mundo exterior en estos últimos minutos comienza a volverse más lejana, más opaca en una mente rota, destrozada por los sanguinarios recuerdos de aquella fatídica noche, unos recuerdos de muerte, rabia y dolor que me marcaron de por vida. Unos recuerdos que parecen tomar vida propia, pues el sonido de unos fuertes y repetitivos golpes contra una puerta no dejan de unirse a cada una de las dentelladas, de los mordiscos que mi propia boca dio una y otra vez sobre los cuerpos indefensos, aterrados de mi esposa e hija.

Mi cuerpo, como si tuviera vida propia, no deja de comenzar a mecerse mientras mis labios, temblorosos comienzan a moverse, dejando brotar nuevamente la vieja nana. Una nana que mi madre me cantaba cuando no era más que un mocoso en mi querida isla feroesa, una nana que me remonta a aquella época, haciendo que no dude en llevar un dedo a mi boca y comience a succionarlo como cuando era pequeño, como cuando todo era nuevo, cuando no había dolor, ni recuerdos, cuando no había nada más que la voz y el rostro de mi madre. Una nana que se niega a morir, que cada vez va tomando más fuerza, más claridad convirtiéndose en el único sonido que se escucha en la celda y sus alrededores.




La melodía de la vieja canción se convierte en lo único real, en lo único que existe a mi alrededor, pues ya no siento nada, ni el asfixiante calor, ni la penumbra cegadora para cualquier mundano, tampoco el movimiento rítmico de mi cuerpo al mecerse, ni tan siquiera el repentino cambio en la temperatura. El inesperado soplo de aire fresco, limpio, puro que golpea repentinamente mi sudoroso y desnudo cuerpo. Como tampoco siento la cegadora luz que estalla de repente alumbrando la celda, dejando a la vista las consecuencias de mi encierro. Las nuevas marcas en las paredes, en el suelo, el charco de sudor, los restos de sangre seca y los girones de la ropa que llevaba puesta cuando me encerraron, una ropa que destroce en algún momento que ya ni recuerdo. Como tampoco siento el potente golpe que sacude mi cara, arrancando mi dedo de mi boca y alterando momentáneamente la nana que no dejo de cantar antes que una extraña fuerza ajena a mi me envuelve.


Una fuerza que me sujeta, que me abraza, pues eso es lo que empiezo a sentir, un abrazo ajeno, un contacto real, como reales parecen las palabras que lo acompañan, aquellas que quieren sonar sarcásticas, mordaces e irónicas, pero que no dejan de estar cargas de un sentimiento de alegría, de emoción, de desesperación que se sobrepone a cualquier otro. Una fuerza que finalmente me hace reaccionar, que me obliga a abrir los ojos y centrarlos en el rostro surcado de lágrimas que me mira fijamente, sonriente. Un rostro que no dudo en comenzar a tocar con mis temblorosas manos, con el miedo de que no sea real, de que no sea más que otro fantasma de todos los que me han estado visitando últimamente. Un rostro que mis manos notan firme, cálido, duro, real, tan real como yo, por lo que soltando un gemido desesperado no dudo en aferrar el cuerpo al que pertenece aquel rostro con todas mis fuerzas, estrechándolo mientras mi mirada, aún perdida en los recuerdos de mi infancia, se pierde tras mis párpados, pues éstos no tardan en cerrarse al tiempo que mi cabeza se apoya sobre aquel pecho que respira, vivo y real como el mío. Un pecho que pronto queda ensuciado por la grasa y los restos de sangre coagulada de mi alborotado cabello y en el que recuesto mi cabeza mientras mis labios se abren para proferir una única y clara súplica – Ikke la meg være i fred… vær så snill, få meg ut herfra.. – una súplica procedente de lo más profundo de mi ser y, que, espoleada por la desesperación más propia de un niño perdido que del adulto que soy vuelve a repetirse en el idioma de ese maravilloso ser que me ha traído la luz y, sobretodo, el aire fresco que tanto anhelaba – No me dejes solo… por favor, sácame de aquí,… vær så snill.., por favor… por favor… –.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Lun Abr 27, 2020 12:15 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 22:12 → Sótano de la Base del Praetor / Habitación de Einar en el Praetor → Calor
Recuerdo la primera vez que Emma se aferró a mí después de su primer llanto descontrolado en mitad de la noche. Sus pequeños puños se aferraron a mi ropa mientras sus gemidos desgarraban la noche, despertando también conmigo a Alaric, que se acurrucó a nuestro lado para darle calor a la niña y que dejase de llorar. El olor de él siempre conseguía relajarla, y mientras acariciaba su cabecita rubia y le daba de comer, momento en que dejó de llorar, fue cuando me di cuenta de que estaba temblando, aterrada porque no había sabido exactamente qué hacer para poder consolar algo que parecía tan salido del dolor más profundo que puede arraigar en la tierra. Y sólo era hambre. Sólo era una forma inexperta de pedir ayuda de una criatura que no podía valerse por sí misma.

La forma que Einar tuvo de agarrarse a mí cuando fue consciente de que estaba allí, con él, que no era una ilusión ni un fantasma que estuviese a punto de arrebatarle el juicio ni la razón, fue muy parecida a la de un niño asustado que quiere asirse a la única persona que está dispuesta a darle consuelo, a darle el amor y el cariño que necesita. Sus dedos temblaron tanto al acariciarme que me costó mantener la compostura. ¿Cómo pueden hacerle esto a alguien? ¿Cómo puede un encierro afectar tanto a la cordura de una persona? Sus palabras, susurradas a través del metal de la puerta se pierden en mi memoria. El asesino de su propia hija...

Lo abracé con fuerza y le besé en la frente.

Ven, vámonos de aquí...

Y con toda la fuerza que, sorprendentemente contenía mi delgado cuerpo, lo levanté para llevármelo de allí.

---

Fuimos a su habitación.

No me habría atrevido jamás a llevarlo a donde estuviese Emma por temor a lo que la visión de Einar pudiese suponer para ella. Lo siento, pero mi hija seguía estando primero. La habitación tenía una fina capa de polvo por la mayoría de las superficies, muestra del abandono que había sufrido días atrás. Lo dejé sobre la cama mientras llenaba la bañera de agua caliente; su contacto no hizo que me aferrase un poco a la realidad. Las emociones seguían demasiado a flor de piel como para que aquello fuese la realidad; debía de seguir soñando. Sin embargo, el olor del lobo en seguía impregnando mi piel por todas partes, de su sudor y de su sangre reseca, y a veces los dedos también me temblaban por la angustia que había sufrido en el momento. Suspiré. ¿Cómo acabo siempre liada con hombres mentalmente inestables...?

Cerré el grifo cuando la bañera estuvo llena y me dirigí hacia donde estaba él, le cogí de la mano y fuimos de nuevo hacia el baño. No me molesté en pedirle que se desvistiese. Empecé a hacerlo yo sin preguntarle, demasiado absorta en todo lo demás para disfrutar un poco siquiera de lo que estaba haciendo. Se había hecho heridas a sí mismo que pronto sanarían...

Anda, entra. Me quedaré aquí contigo.

No pensaba dejarle solo...


Última edición por Scarlett J. Williams el Jue Ago 06, 2020 5:12 pm, editado 1 vez


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Sáb Mayo 09, 2020 7:14 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida





El sonido rítmico, fuerte, seguro de sí mismo de ese corazón que late cerca de mi oído, el calor que desprende el cuerpo, la firmeza del mismo, el olor, todo era real y tangible que por fin entiendo que ella es real, que está aquí conmigo que no es otro fantasma que ha cumplido con su palabra, que ha echado la maldita puerta abajo para sacarme de aquí, de este infierno, de este maldito encierro que me ha marcado profundamente al privarme de lo que sé que es lo que más necesito en el mundo, de la libertad. Pero no solamente eso, sino del hecho de haberme obligado a permanecer solo con mis propios pensamientos consiguiendo que, irremediablemente, los fantasmas del pasado reapareciesen para quedarse y acompañarme en las largas y calurosas horas de los días, meses, siglos que siento que he estado privado del aire puro, de la brisa, de la luz, de todo aquello que ahora sé que forma parte de mi y que, si me lo arrebatan, se llevan consigo no solamente mi vida, sino mi cordura.

Sumido todavía en ese estado de confusión mental, de paranoia, de psicosis me resisto a soltar ese cuerpo, ese clavo ardiente al que me sujeto con todas mis fuerzas como única vía de escape del infierno que se abre delante de mi. Sintiendo el cálido y tierno beso de unos labios sobre mi frente seguido por unas palabras, a penas si susurradas, que me indican que mi petición ha sido escuchada, que realmente me van a sacar de aquí. Por eso, con unos ojos nublados por las brumas de los recuerdos, anclados más en un pasado, en una infancia largamente olvidada, se dirigen esperanzados hacia ese rostro que desprende una energía, una belleza y una bondad que rivaliza con la de cualquiera de las imágenes de esas vírgenes que ha visto en multitud de iglesias católicas y ortodoxas, el vívido rostro de una madre.

Así, en silencio, pero sin soltar el salvavidas en el que se ha convertido su cuerpo para mi, permito que me incorpore, que me guíe a pesar de mis torpes pasos hacia la luz, de vuelta al exterior. Un camino que recorro sin soltarla, sin atreverme a mirar nada que no sea ese rostro, esos cabellos dorados que parecen bailar a cada paso, ignorando las miradas inquisitivas, curiosas y sorprendidas de los congéneres con los que nos cruzamos y a los que nuestra estampa, la de un mujer fuerte guiando a un hombre claramente derrotado, acunándolo a cada paso, parece impresionarles profundamente.  

Finalmente, y a pesar de mis débiles intentos por evitarlo, su cuerpo se separa del mío, dejándome sentado sobre lo que creo que es mi propia cama, aquella en la que me he acostado durante tantas noches y que ahora se me antoja como algo tan lejano como una vida entera. Mientras ella se aleja centro mi mirada en la ventana. Una ventana bien conocida por mi, tan real como el cuerpo de la diosa que se ha apiadado de mi, tan real como la blanda cama sobre la que estoy sentado, una ventana a través de la cual entran los rayos de un sol dorado, con esos tintes ligeramente rojizos que adopta cuando ha iniciado ya su descenso final. Lentamente, ladeando mi cabeza hacia la izquierda, elevo mi diestra hacia la luz que se cuela en el interior de la habitación, observando cómo se refleja en la piel sudada de mi mano, centrándome en esa hipnotizadora imagen mientras que el sonido del agua me llega como un rumor lejano.

La visión de unos dedos ajenos a los míos, de una mano aferrando gentilmente pero con firmeza la mano que tengo elevada, la que he estado observando como un niño que acaba de descubrir la luz por primera vez, consigue que desplace mi mirada hacia esos orbes azules que adornan a la perfección el dulce rostro de… – Scarlett –. Nombre que aparece entre las brumas mi mente al instante y que brota de mis labios cual pensamiento expresado en voz alta, nombre que genera una reacción en todo mi cuerpo pues va unido a ese rostro, y sobretodo a ese sentimiento de manada tan anhelado por mi. Una palabra que va correspondida con un cambio en la expresión de mi rostro, el cual se torna emocionado, lleno de agradecimiento, mientras mis ojos, de un azul intenso, tan intenso como el cielo despejado primaveral tras días de incesante lluvia se cubren de una humedad, se unen al temblor de mis labios, a las arrugas que aparecen en mi frente para demostrarle con todo mi lenguaje corporal, lo mucho que significa para mi todo lo que ha hecho.

Incapaz de proferir comentario o palabra alguna, me permito ser guiado nuevamente hacia el baño, cual niño pequeño, mientras la claridad empieza a abrirse paso en la niebla que cubre mi mente, devolviéndome lentamente al mundo real. Y también como niño, dejo que termine de retirar de mi sudoroso y ensangrentado cuerpo los restos de ropa que no me había arrancado durante los ataques de desesperación que sufría en aquella maldita celda.

Sus palabras sinceras, cargadas de un sentimiento tan puro y fuerte como el sentimiento que me une a ella, ayudan a mi debilitada mente a luchar contra los girones de bruma que todavía se aferran con fuerza a ella. – Nei… no te vayas… vær så snill.., por favor… – vuelvo a suplicarle mientras le miro con intensidad, levantando nuevamente mi mano para acariciar con suavidad su rostro. Ese rostro que pronto queda rodeado por mis dos manos, que no tarda en acercarse al mío en cuanto doy un simple paso hacia ella, acortando la distancia entre ambos, acercando mi cuerpo al suyo alejándome del agua que me está esperando para limpiar mi cuerpo, para eliminar los restos de suciedad, sudor y sangre reseca. Un rostro al que acerco lentamente el mío mientras abro ligeramente mis labios. Unos labios que no tardan en unirse con los ajenos en un beso, un tímido beso que no dura más que apenas unos segundos. Un beso que me sabe tan real como la vida, un beso que desata en mi interior la necesidad imperiosa de sentirme vivo, de demostrar al mundo entero que sigo vivo y cuerdo. Por eso, tras ese tímido beso, mantengo mis labios a escasos milímetros de los suyos, abriendo mis ojos, pues habían permanecido cerrados durante el beso, para centrarlos en el rostro de la loba. Volviéndola a besar nuevamente, esta vez con más fuerza, con más deseo, dejando que la necesidad de sentirme vivo guíen mis actos, prolongándolo buscando el húmedo contacto de su lengua con la mía mientras mis manos empiezan a deslizarse por sus costados y todo mi cuerpo despierta irremediablemente a la luz, a la vida, a la pasión incontrolable semejante a la del estallido que experimenta la vida en primavera tras el estéril invierno.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Miér Mayo 27, 2020 10:16 am

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 23:20 → Habitación de Einar en el Praetor  → Calor
Sonaba tan herido, tan destrozado. Todo él pareció temblar cuando le cogí de la mano para guiarle hacia el cuarto de baño, lleno de una emoción tan intensa que me costó que no me llegase a los ojos en forma de lágrimas. La rabia prendió mis venas por dentro. ¡Sólo me había ayudado! ¡Sólo había hecho lo que cualquier compañero de manada habría hecho por otra de las suyas! Einar me había protegido a riesgo de su propia vida porque era lo que había que hacer. Siempre estaré muy agradecida por todo lo que el Praetor ha hecho por mí desde que me encontraron, furibunda y enfadada con un mundo que me había dado la espalda de forma injusta, pero desde la muerte de Scott las cosas no son las mismas y yo... Cada vez me siento más desconectada de una jerarquía que siempre fue estricta, pero que ahora me parece más tiránica que otra cosa. Entiendo que no se puedan ir matando muchachos descarriados, entiendo que hay que buscar otras maneras, pero, ¿no podrían hacerlo ellos también a la hora de rectificar, de enseñar? Joder, quién me ha visto y quién me ve...

Cuando le dije que no pensaba dejarle solo, que iba a quedarme a su lado para ayudarle, sus ojos azules buscaron los míos. Supongo que cuando el hielo brilla lejano, en la distancia, tiene un color parecido al que me devolvió su mirada. Sin embargo, no había nada de frío en él; nada de indiferencia, nada de distancia. Hay una ansia, una necesidad de calor humano, que me hizo estremecer de los pies a la cabeza; tanto como el toque de su mano, grande y cálida, cuando rodeó con ellas mi rostro en un intento, intuyo, de que me quedara allí de verdad. No sé. En ese momento no pude reaccionar. Me sentí atrapada por el vórtice de emociones que me ligaban a él de una forma tan estúpidamente primitiva como fuerte; Einar había arriesgado su vida por mí en un gesto estúpido e impulsivo de manada, y había pagado demasiado duramente las consecuencias. Einar me estaba pidiendo ser real, ser su apoyo, y yo no me sentía capaz de decirle que no. Es más. No quería decirle que no. Quería fundirme con él y protegerle, como él había hecho conmigo; asegurarle que nadie iba a volver a encerrarle en ninguna jaula oscura porque juntos encontraríamos la forma de evitar que eso volviese a suceder.

El primer beso fue tan tímido, tan suave, tan increíblemente lejano a lo que había fantaseado, que me hizo temblar ligeramente. Fue corto, dulce, inseguro. Como un niño asustado. Ni siquiera me había dado tiempo a cerrar los ojos. Sólo lo sentí ahí, sobre los labios, cálido, reseco por los labios poco húmedos de él, pero increíblemente dulce. Su mirada se centró sobre la mía un segundo, y en un relámpago fugaz fui capaz de vislumbrar eones en ella; también todo lo que yo le despertaba en su interior, lo que hizo que mi piel se erizase de una forma que resultó casi dolorosa. Cuando su boca volvió sobre la mía fue tan diferente pero tan como yo lo había esperado que gemí sin importarme una mierda nada más. Mi lengua humedeció sus labios secos; mis manos se aferraron a su cuello, enredando los dedos en su pelo sucio. Su ansia me comía, me devoraba, y despertaba en mí la misma necesidad de pegarme a él, de sentir su calor, de comprobar que seguía aquí conmigo y no en ese aterrador mundo que le había absorbido, arrancándole la vitalidad y la energía.

Le mordí los labios varias veces antes de separarnos un poco. Sin dejar de mirarle me quité los zapatos sin cuidado alguno, le tomé de nuevo de las manos y le llevé despacio hacia la bañera, caminando marcha atrás para no romper el contacto visual en ningún momento. Vestida y todo me introduje en ella, incitándole a que hiciese lo mismo, y sonreí, desafiante, pícara, deseosa, también, antes de hablar.

Ven, anda, vamos a lavarte, que hueles a chucho.

Solté sus dedos en el segundo en el que me senté en el suelo del baño, notando el agua subir al desocupar mi volumen, haciendo que la ropa se me pegase a la piel.


Última edición por Scarlett J. Williams el Jue Ago 06, 2020 5:12 pm, editado 1 vez


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Mar Jun 02, 2020 11:00 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida


La imperiosa necesidad de volver a sentir la vida, la realidad en mi cuerpo, a mi alrededor me había impulsado a darle el primer beso. Ése pequeño beso dado con la duda, con el miedo a que ella no sea real. Un beso que, a pesar de ser un torpe intento de discernir entre realidad y ficción, no ha hecho sino que abrir la puerta al segundo, uno mucho más intenso, más real. Un beso que es completamente correspondido por los agradables y carnosos labios de la loba quien no duda incluso en juguetear con sus dientes y mis labios demostrándome que está conmigo, que es real y que no me ha abandonado, justo lo que más necesito en estos momentos y que consigue, finalmente, que de mis labios brote un intento de gruñido. Algo que viene a demostrar mi lucha por regresar, por recuperar el control de mi mente y de mi cuerpo, pues los gruñidos son tan innatos en mi, tan característicamente míos como el calor del verano.

Incapaz de apartar mi mirada de la suya, sintiéndome como un niño pequeño al que están guiando en sus primeros pasos por el mundo, sin importarme mi desnudez, o mi incipiente erección, me dejo llevar por sus manos. Esas manos las cuales, durante el beso no dudaron en adentrarse en mi apelmazado cabello, haciéndome sentir protegido y deseado a partes iguales. Paso a paso, inseguro, avanzo guiado por ella hacia la bañera, la cual rezuma el olor del agua caliente y el jabón, un olor agradable y ansiado en cierta forma. Sin apartar ni un segundo mi mirada de su rostro, ese rostro enmarcado en esos sedosos cabellos que tanto me recuerdan a delicadas hebras de oro y que me mira con una intensidad, con un deseo y, sobretodo, con esa sonrisa provocadora, pícara, tan suya, tan Scarlett.


Asintiendo con la cabeza, sabiendo que mi yo auténtico habría respondido socarrón a su comentario sobre mi olor, pero incapaz de decir nada, signo inequívoco de que todavía no he vuelto a ser completamente yo mismo, me dispongo a introducirme en la bañera con ella guiado por sus delicados a la par que fuertes dedos.

Nei… – susurro aterrado en cuanto libera mis manos de su agarre, pues no quiero volver a sentirme solo, no ahora, pues no creo que pueda soportarlo hasta que no haya recuperado el control total sobre mi cuerpo, sobre mi mente, sobre mi ser. Pero mi súplica, al contrario que mi beso, no es correspondida, pues con el pánico claramente marcado en mis ojos no puedo dejar de ver cómo sus manos se alejan de las mías, las cuales quedan como petrificadas, levantadas, extendidas como si hubiera perdido ése apoyo que necesito, como si me hubieran soltado mientras caigo desde un precipicio, observando como las manos que me servían de sujeción se van perdiendo en la distancia según voy cayendo al vacío.Una imagen que se forma claramente en mi mente mientras mantengo mi mirada clavada en mis manos durante unos segundos, antes de atreverme a volver a levantarla, por el miedo a descubrir que no hay nada, que no es real, que la oscuridad, el calor de aquella maldita prisión todavía me envuelven. Pero lo que encuentra mi mirada es el bello rostro de mi compañera y esa sonrisa que borra de un plumazo el miedo a que todo esto no sea real, consiguiendo que mi rostro se relaje y que el azul de mis ojos se vuelva ligeramente más profundo, menos gélido, más azulado.

Así, sin atreverme a apartar mi mirada de la suya, me introduzco torpemente en el interior de la bañera, sintiendo la agradable sensación del agua limpia rozar mi sudada y ensangrentada piel, mientras mi cuerpo se inclina hacia delante, hacia ella, buscando nuevamente sus labios, el contacto de su lengua, de su aliento sobre mi rostro, deseando sentirme vivo gracias a ella, a su cuerpo, a su pasión. Besándola nuevamente mientras mis manos vuelven a buscar el contacto de las suyas, de sus brazos, de sus costados, notando la húmeda ropa pegada a su cuerpo por lo que, mientras continúo besándola busco el borde inferior de la parte superior de su ropa para levantarla, para liberarla de esa prisión de ropa chorreante y poder, así, disfrutar del agradable tacto de su piel contra mis dedos.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Mar Jul 07, 2020 9:09 am

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 23:125 → Habitación de Einar en el Praetor  → Calor
«Vamos, chucho, no es como si no pudieses hacerlo…»

Reconocí el precipicio que se entrevió en la mirada de Einar, y un peso muy pesado se asentó en mi pecho, en mi estómago, de la mano de un temor incipiente que no dejaba de crecer. Mantuve la sonrisa en todo momento, alentándole a seguirme, a continuar, a venir a mi lado, pues quería que él fuese capaz de recuperar la fortaleza que le caracterizaba mientras me alejaba suavemente de él.

Ven a cazarme, lobo, ven.

Pero se quedó tan petrificado, tan aterrado, tan… distante… Que por un momento temí que no sería capaz de continuar solo. Y tiene que poder. Sólo se sale de los abismos con tus propias manos, aunque siempre ayuda que haya alguien esperándote al otro lado. Y yo estaba al otro lado, mirándole con intensidad, con anhelo, queriendo que se atreviese a dar el salto que le permitiría desembarazarse de parte del terror que le acompañaba desde hacía minutos, horas, días…

Perdóname, Einar. Siento haberte dejado solo. Siento no haber estado a tu lado. Te prometo que no volverá a ser así. Te prometo que no volveré a soltar tu mano así eso me acarree a mí un castigo parecido al tuyo.

Y lo consiguió.

Casi pude respirar el alivio que salió de mis labios como un vaho, como la risa de una adolescente que tontea en los columpios con su primer amor.

«Bien hecho, chucho idiota. Bien hecho.»

Se introdujo en el agua, junto a mí, muy, muy despacio, sin apartar su mirada de la mía. Yo no podía dejar de sonreír, contenta, satisfecha con que aquel pequeño experimento hubiese tenido resultado, e incluso antes de que él me reclamase a su lado yo ya me había lanzado a sus brazos, deseosa de sentir el calor de su piel, que en ese momento tiritaba de frío. Sus labios me buscaron con intensidad y yo le correspondí de la misma manera. Piel con piel. Dedos con piel. Boca con boca. Lengua con lengua. Sus manos me arrebataron la ropa empapada mientras yo me sentaba sobre su regazo, con mi cuerpo cada vez más receptivo, más ansioso por recibirle dentro. El roce con su erección me hace gemir, y mientras le beso con cuidado sobre los labios, rompiendo durante un segundo el cariz apasionado de su hambre, deslizo agua templada sobre su cabeza con mis propias manos, frotando su pelo sucio y apelmazado.

Perdóname.  —Enarqué su rostro con mis manos, rozando nariz con nariz, casi triste durante unos segundos—. No pienso volver a dejarte solo. Pase lo que pase.

Le besé.

Primero con suavidad, luego con intensidad, hasta que no hubo mucho más que decir, hasta que no hubo más que comentar. Mis propios dedos buscaron la forma de deshacerme de mi ropa mientras sus dientes me acariciaban la piel, mientras mi lengua buscaba los recovecos que podía recorrer por su nariz, su cuello, sus orejas… Todo.


Última edición por Scarlett J. Williams el Jue Ago 06, 2020 5:13 pm, editado 1 vez


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Sáb Jul 25, 2020 1:19 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida


El deseo de sentir la vida nuevamente recorrer mi cuerpo, de recuperar aquello que me había sido vilmente arrebatado de una forma tan estúpida como eficaz, pues nunca antes habría imaginado que un castigo a priori tan leve pudiese acarrearme una consecuencias tan nefastas sumiéndome en el horror que precede a la pérdida total de la consciencia y creándome un nuevo miedo que me acompañará el resto de mis días, pues en lo más hondo de mi ser sé que, desde que aquella puerta se cerró dejándome en la más oscura de las soledades, voy a ser incapaz de mantenerme cuerdo en cualquier espacio cerrado. Una claustrofobia que me acompañará el resto de mis miserables días, pero que bien ha valido la pena pagar como precio por proteger a quien es y siempre será manada.

Por eso ahora necesito desesperadamente sentirme vivo, notar el aire fresco en el rostro, correr salvajemente sin rumbo alguno por el bosque en busca del bello rostro de nuestra madre Luna, aullándole desde lo más profundo de mi ser en un prolongado lamento por conocer el dolor que ella misma siente ante la soledad en la que se ve abocada a vivir. Una soledad enloquecedora que he padecido y que ahora, comprendo mejor de lo que nadie haya podido hacerlo jamás. Aunque no es el rostro argénteo de la luna el que miro con deseo, con intensidad, sino el rostro de quien se ha preocupado por liberarme, por sacarme de aquel infierno. El bello rostro coronado por esa dorada cabellera de quien me ha ayudado a seguir la luz lejos del túnel y que, ahora, ardo en deseos de devorar, de sentir, de poseer, de notar su contacto el cual me hará sentir que todo esto es real, que estoy vivo y que no estoy solo.

Como siempre pasa cuando deseas algo con toda la intensidad de tu alma, el temor de que no sea real, de perderlo, o incluso de romperlo te provoca ése temblor en las manos que te hace parecer torpe e inexperto. Y es justamente eso lo que hace que retire su, cada vez más empapada ropa de forma bastante desastrosa, deteniéndome unos instantes, una vez liberado su hermoso torso de la prisión en la que la ropa lo mantenía, para contemplar la tersura y firmeza de una piel que estoy deseando recorrer con mis manos, labios y lengua. Con manos tan temblorosas como las de un niño curioso o un adolescente explorando por primera vez un cuerpo ajeno, empiezo a acariciar su duro abdomen, dejando que el agua enjabonada me ayude a deslizar las rugosas yemas de mis dedos en un camino ascendente hasta sus turgentes senos, los cuales no dudo ni un instante en acariciar tímidamente, sin apartar mi mirada de la suya, en busca de ese permiso para seguir adelante, a pesar de que la dureza de mi miembro delata ya el deseo que todo mi ser siente hacia ese cuerpo que se aposenta agradablemente sobre mis piernas. Un permiso que viene de la mano de un dulce gemido que brota de sus labios antes de unirse a los míos en un beso mucho más tranquilo, relajado, que los que mi ansia por sentirme vivo me han lanzando a proferirle.

Como un niño pequeño o un buen perro obediente, refreno mis ganas de lanzarme a besar esos senos permitiéndole comenzar a lavarme el grasiento cabello con el agua tibia de la bañera, manteniendo mi mirada cada vez más cargada de deseo fija en ella, incapaz de apartarla por miedo a perderla, a que esto no sea más que un sueño producto de una mente desquiciada.

Su voz se me antoja el dulce cantar de los ángeles cuando la noto llegar dulce, cariñosa, apenada a mis oídos, sintiendo el agradable contacto de sus manos contra mi cara y el cosquilleo que me provoca su nariz al rozar contra la mía, antes de que nuestros labios se vuelvan a fundir en un beso que poco a poco va ganando en intensidad abriendo finalmente la puerta a que mis manos recorran su espalda, atrayéndola hacia mi, notando el agradable calor de su cuerpo contra el mío, de sus pechos contra mi piel, mientras permito que el deseo termine de apoderarse de mis actos, hundiendo mi cara en su cuello, comenzando a recorrerlo con los labios, marcando un camino con mi lengua sobre su cuello, cara y hombros mientras mis manos se sumergen en el agua buscando liberar la parte inferior de su ropa para permitirme unirme a ella por fin de la forma más íntima que pueden hacerlo dos personas, peleándome con el botón de su pantalón mientras mi lengua, mis dientes, acarician la suave piel de sus hombros antes de iniciar un camino descendente hacia sus pezones, uno de los cuales pronto es prisionero de mis labios y mi juguetona lengua, la cual aunque tímidamente, no duda en hacer acto de aparición mientras que mi mirada, no se aparta ni un instante de la suya sometido aún a ese temor a que todo esto no sea real.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Jue Ago 06, 2020 5:27 pm

YOU'RE NOT ALONE
→ Una semana después de este tema → 23:125 → Habitación de Einar en el Praetor  → Calor
Yo nunca he sido partidaria de aquello que es como que “la pasión no deja pensar”, porque eso es una mentira cochina muy grande. La pasión deja pensar claramente. Lo que te dificulta es hacerle caso a la voz de tu conciencia que te habla en la parte de atrás de tu cabeza y te dice que no hagas determinadas cosas, o que las hagas con sensatez. Y se puede parar. Y se puede decir que no. Y se puede asumir sanamente determinadas cosas.

Con Alaric todo era así. Era fácil porque él era una persona que buscaba el consenso, que buscaba la complicidad y las ganas mutuas, y a su lado era fácil, simplemente, dejarse llevar. Olvidar un poco la voz de tu cabeza para dejar que tu cuerpo se mueva por su cuenta, decida, busque, encuentre y halle, y simplemente haga lo que le apetezca para que el placer te recorra por todas partes. Incluso fue divertido enseñarle a hacer. Fue divertido implicarse con él de aquella manera, aunque todavía hoy su recuerdo me cause dolor.

No había vuelto a sentir algo así en mucho tiempo, y fue agradable, para variar, notar que los dientes y la lengua de Einar me hacían perder un poco el norte. Hacían que la aguja se saliese del camino y que fuese complicado seguir la dirección que había estado marcada. Además, reconozco que la tranquilidad que daba saber que me estaba hormonando para no volver a quedarme preñada sin previo aviso era bastante grande, para qué mentir. Entonces… ¿por qué no? Su piel me llamaba como la miel a las moscas. Él quería, aunque fuese por pura desesperación. Y yo también. Quizás en parte yo también estaba desesperada. Yo también echaba de menos sentirme tan necesitada, tan querida, tan amada como lo había estado en el pasado, y el cuerpo de Einar me prometía todas esas cosas y más.

Así que le ayudé a quitarme los pantalones con dedos nerviosos y temblorosos, besándole cuando su boca dejaba mi piel, tocándole cuando mis dedos, cuando mi lengua llegaban a su piel, abrazándome a él, apretándome a él, buscando sentirle en toda su cercanía, en toda su intensidad. El agua se desbordaba por ambos lados de la bañera, poniendo el suelo empapado, como lo estábamos nosotros, y creo que a ninguno de los dos nos importó demasiado en ese momento, ansiosos como estábamos de continuar. Hay gente en el mundo que no busca ni besar ni amar, pero me temo que al final esa nunca seré yo. No dejaré de ser, en el fondo, esa niña peleona que sólo quería gustarle al chico en el que se había fijado y no sabía cómo dejar de ser como era sin saber que, después de todo, era eso lo que él amaba de ella.

Einar… —gemí contra su hombro, mordiéndolo con más fuerza de la que había pretendido en un principio, y me senté sobre él, dejando que me penetrara.

Era lo que toda yo me estaba pidiendo a gritos. Gemí de forma casi ronca al sentirle deslizarse en mi interior, y me quedé abrazándome a sus hombros, con la cara hundida en su cuello durante unos segundos, sin moverme, disfrutando simplemente de tenerle ahí. Hacía tanto tiempo ya… Paseé mis labios por sus hombros, por su cuello, le mordí el lóbulo de la oreja y recorrí su rostro a besos antes de encararle sonriendo, desafiante y divertida al mismo tiempo.

No es que se trate de mi primera vez, pero no vayas a ser muy bestia que hace mucho que no me la meten y como me hagas daño te doy una zurra, rubio…

Y de nuevo, me dejé llevar.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| 9RhqvQZ
Scarlett J. Williams
Mensajes : 223

Reliquias : 27

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Scarlett J. Williams
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Sep 06, 2020 12:20 pm

You’re not alone (Scarlett)
→ Junio 2018 → Subterráneos de la Base de los Praetor Lupus  → Calor asqueroso, hora desconocida

Y precisamente esta es la mejor medicina que podría recibir. Porque estoy seguro de que si no tuviera a Scarlett conmigo para recordarme quien soy, necesitaría de años de psicólogos y psiquiatras para lograr superar las secuelas que el maldito encierro han dejado en mi cabeza. Pero el contacto del cuerpo de Scarlett con el mío, sus caricias, sus labios cubriendo mi piel, su cercanía y sobretodo esa mirada tan real, tan cercana y cargada de deseo me ayudan a olvidarme del encierro, a olvidar la soledad, el miedo o más bien el terror de estar solo y aislado, encerrado y privado de una libertad de movimientos que jamás imaginé que fuera tan necesaria para mi cordura.

Sí, tengo mucha suerte de contar con la inestimable ayuda de la loba, con mi compañera de manada, un sueño que creía casi inalcanzable pero que ella me ha demostrado que es real, que se puede lograr y que vale la pena luchar por ello. Y más para una persona como yo, una persona que ha ido perdiendo a todas las personas que eran importantes para él, una persona que sabe perfectamente el dolor y la soledad que te acompañan cuando te encuentras solo en medio de un mundo hostil, de un mundo donde nadie mira por nadie. Quizás por eso tanto la familia como la manada son dos cosas que ansío con toda mi fuerza, porque sé que necesito de ambas para poder seguir adelante, para poder avanzar paso a paso y soportar cada nuevo amanecer sin que las garras de la tristeza, de la depresión terminen asfixiando a tu verdadero yo. Y con Scarlett he logrado sentar los cimientos de la manada, de esa unión que va más allá de lo físico y que sirve de pilar fundamental en mi vida.

Por todo eso ahora me siento realmente vivo, y comienzo a notar como vuelvo a recuperar el control de mi cuerpo y mente, a volver a ser el lobo que soy, ese lobo que tan pocas personas conocen realmente pero que la rubia parece estar dispuesta a llegar a conocer.

Pronto mis atenciones sobre sus senos tienen el resultado que estaba esperando, pues no tardo en escucharle pronunciar mi nombre en lo que es más un gemido que una palabra en sí, algo que sé que es bueno, como también el agradable dolor que me provocan sus dientes al clavarse en la piel de mi hombro con inusitada fuerza arrancándome un gruñido el cual se transforma rápidamente en un gemido de placer al notar cómo ella misma se encarga de que mi miembro se adentre en las cálidas y húmedas entrañas de su sexo, consiguiendo que todo mi cuerpo tiemble de placer ante el roce que ese movimiento provoca en la parte más sensible de mi propio sexo.

Durante unos segundos me quedo incapaz de moverme, incapaz de hacer o decir nada, como si de un adolescente inexperto ante su primera vez me tratase mientras que a la calidez que envuelve a mi miembro se le suma la de su cuerpo al estar abrazado a mi y al de su cabeza contra mi cuello, un contacto tan íntimo y cercano que no quiero romper y sí disfrutar más tiempo de él. No sé cuánto tiempo hemos deseado que este momento llegase, ni tan siquiera estoy completamente seguro de que ambos lo queramos, por mucho que tuviera que frenarme para no poseerla en el balcón de su propia habitación mientras Emma jugaba ajena a todo en el interior. Pero lo que sí sé con certeza es que, ahora que ha llegado, necesito disfrutarlo. Por eso aguanto las ganas de mover mis caderas, de iniciar ése movimiento lumbar que me otorgará ése placer tan conocido y a la vez tan anhelado después de tanto tiempo hasta que sea ella quien, al igual que ha hecho al sentarse encima mío, me de el permiso para ello.

Seguramente este comportamiento por mi parte pueda estar sorprendiendo a Scarlett. Un comportamiento que se puede achacar a la situación previamente vivida, pero que en verdad no es más que la realidad puesto que, junto al lobo gruñón, sarcástico y burlón también se encuentra un cachorro lleno de curiosidad que ahora mismo solo busca aprender más cosas sobre el cuerpo que lo tiene tan agradablemente apresado.

Por todo eso permanezco quieto los segundos en los que ella no realiza movimiento alguno, disfrutando simplemente de su contacto hasta que sus labios vuelven a recorrer mis hombros, mi cuello, mi rostro, incluso lanzándome un morisco juguetón a mi oreja, arrebatándome otro gruñido antes de que su mirada se fije claramente en la mía con ese expresión tan jodidamente Williams en su rostro.

Pues para hacer tanto tiempo te la has metido a la primera y sin dudarlo… – me sorprendo a mi mismo devolviéndole esa respuesta, una más acorde a mi yo habitual que al patético ser que se encontraba encerrado en aquella maldita celda. – Pero puedes estar tranquila que seré tierno… al principio – añado mostrando una sonrisa traviesa en mi rostro más acorde a la del cachorro que a la del lobo antes de sujetar su esbelta figura con mis manos y comenzar un movimiento lento, muy lento y suave con mis caderas, sintiendo nuevamente el roce de las paredes internas de su sexo contra el mío según lo voy abandonando para, seguidamente, volver a introducirme con lentitud en ella, manteniendo mi mirada fija completamente en sus ojos, como esperando de su beneplácito para poder seguir moviéndome a pesar de que todo mi cuerpo me pide, me exije que la penetre con toda la pasión que el deseo que siento hacia ella me está provocando.


You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| XKSU806
Instinkt er sterkere enn fornuft / El instinto es más fuerte que la razón:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| DvrylMo


Min sjelsøster / My soul sister:

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| YUwZqMb
Einar Sørensen
Mensajes : 591

Reliquias : 1359

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttps://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10690-manada-de-brooklyn#94031
Líder manada de Brooklyn

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18| Empty Re: You¡re not alone {Einar Sørensen} |+18|

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.