ғᴀᴄɪʟɪs ᴅᴇsᴄᴇɴsᴏs ᴀᴠᴇʀɴɪ―
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

20/05 ¡Atención, atención! ¡Hemos inaugurado la nueva sección de chismes del submundo! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Y no olvidéis que Las Moiras estarán encantadas de leer vuestros secretos…


18/05 ¡Atención, atención! ¿Has descubierto alguno de los sucios secretos de tu enemigo y quieres que se haga justicia? ¿Tu mejor amigo te ha robado la novia después de liarse contigo? ¿Tu exnovio vampiro se ha cenado a tu madre? Cuéntaselo a Las Moiras y ellas se encargarán de que lo sepa todo el submundo.


18/05 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/03 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a lo largo del día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos momentos!


16/02 ¡Atención, atención! Las subastas serán cerradas a las 11 p.m (hora española), así que ¡aprisa si queréis una cita!


02/01 El Staff de Facilis Descensus Averni os desea ¡FELIZ 2020! Estad atentos a las noticias estos días...


16 # 18
7
NEFILIMS
2
CONSEJO
6
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
4
BRUJOS
1
HADAS
1
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Vie Ene 03, 2020 3:37 am

The best of ideas
→ Sábado → 17:350 → Kenway's → Frío
Aún faltaba tanto por conocer, tanto por hacer, después de 7 años en la misma ciudad, las oportunidades de la gran manzana parecían duplicarse cada día. Todas las mañanas insistía ir por un nuevo camino, explorar alguna esquina diferente, encontrar todos los tesoros ocultos entre rascacielos y asfalto. Era como volver a tener 11, explorando la ciudad con Thomas, encontrando todas las pequeñas maravillas que los Mundanos escondían en su cotidianidad.

Claro que, para la aventura de esa tarde, tal vez era mejor que su amigo hubiera pedido algo de tiempo "solo". ¿Otro recordatorio de su infancia compartida? Lo difícil que se le podía hacer abandonar a Thomas, en especial cuando sentía que su Parabatai lo necesitaba. Volver a Nueva York no estaba siendo fácil, y aunque no quería más que estar a su lado, sabía que necesitaba darle tiempo, tal como había tenido que aprender en Roma.

Bueno, al igual que en la feria, no iba a dejar que la falta de su compañero detuviera su día. En realidad, sabía justamente que podía hacer, aprovechando la ausencia de su amigo.

Entrando a Kenway's supo de inmediato que había hecho la decisión correcta, embarcando esta “misión” solo. Con las miradas que estaba recibiendo, Thomas ya se hubiera metido en al menos cinco peleas. Su amigo solía tener problemas confiando en incluso los Subterráneos más amigables, una de las pocas cosas en las que nunca parecían estar de acuerdo, de saber que había ido solo a un bar lleno de ellos de seguro enloquecería.

Aunque debía admitir que el ambiente no era el más amigable (podía jurar que incluso la música había parado un momento apenas entró), confiaba que en un bar repleto, al menos encontraría a alguien que no lo odiara de inmediato. Se dirigió al frente del local, seguro que no estaba imaginando las miradas y susurros que seguían su paso. ¿Era normal tanta tensión entre Nefilims y Subterráneos?

Tal vez era su memoria, pero le parecía que en Roma la cosa no estaba tan mal. Claro que, ahí había empezado a meterse con miembros del Submundo cuando aún era muy pequeño para ser considerado una "amenaza". Se hizo contra una esquina, aprovechando la vista para ver mejor al grupo que lo rodeaba, ahora intentando ignorar su existencia. Una cara simpática, o al menos no tan asesinadora, ¿Era eso mucho pedir?

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Vie Ene 03, 2020 9:43 pm

A secret world of everything
→ Sábado → 17:35 p.m → Kenway's  → Frío
 El Kenway's estaba lleno y Samuel a punto de sufrir un colapso mental. Esa noche tampoco había logrado conciliar el sueño, y la carencia de descanso comenzaba a pasarle factura.  De hecho, el lobo empezaba a preguntarse cuantos días más le quedarían hasta que perdiera la cordura y acabase en un callejón cualquiera cenándose las vísceras de algún mundanito incauto. Quizás, y sólo si tenía suerte, lo encontraría un cazador de sombras que, asqueado por su depravado acto, le clavaría uno de esos temidos cuchillos serafines y acabaría con su agonía. Sam reprimió una carcajada amarga, no sería tan afortunado.

El grupo de licántropos que se habían colocado en la barra pedían cervezas con tanta constancia que Sam estaba a punto de ofrecerles el bidón al completo. ¿O mejor el grifo? Así podrían beber cuando les diese la gana y no lo tendrían a él dando tantas vueltas. Se encontraba rellenando por vigésima vez la jarra de Johnny cuando escuchó cerrarse la puerta del local. De repente, el mundo a su alrededor pareció enmudecer y Samuel se vio obligado a apartar la mirada del líquido ámbar para centrarla en el muchacho que acababa de llegar.

- ¿Qué pasa? ¿Ha pasado un ángel o algo?

Uno de los moteros lupinos, cuyo nombre desconocía, se apresuró a responderle.- Calla muchacho, ¿no ves lo que hay ahí?- Las orbes castañas de Sam se clavaron de nuevo en la misteriosa figura, tratando de descubrir qué era lo que les suscitaba tanto pavor. Tardó un par de segundos en vislumbrar el tatauje en forma de ojo que decoraba su mano izquierda.

Era un cazador de sombras.

Un hijo del ángel.

Vaya, vaya, vaya... así que eso era un cazador de sombras. Pues parecía un muchacho normal, no entendía qué tanto revuelo podía armar un post adolescente. El ritmo había vuelto al bar, aunque los subterráneos se hallaban lo suficientemente en guardia como para evitar contacto alguno con el nephilim. Viendo que la conmoción había petrificado a sus compañeros de trabajo, el moreno decidió tomar cartas en el asunto y acercarse al rubio. - ¿Qué deseas tomar?- Preguntó en su inglés básico. No llevaba el suficiente tiempo en Nueva York cómo para poder hablar con fluidez el idioma, no obstante, sabía hacerse entender. Debía admitir que la curiosidad lo carcomía. Inspiró profundamente esperando que el olor de la pólvora inundase sus sentidos, pero aparte del olor natural del chico y de lo que pareció perfume sólo captó el aroma típico de las velas eclesiásticas.
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Sáb Ene 04, 2020 5:59 am

The best of ideas
→ Sábado → 17:350 → Kenway's → Frío
A pesar que el bar parecía volver a una aparente calma, no podía evitar sentir que parte de la tensión seguía en el aire, como una bomba al borde de estallar. ¿Tal vez había sido una mala idea? Aún no era muy tarde para arrepentirse, podía dirigirse a la puerta tan rápido como entró. No, no era del tipo que le huyera a un desafío, además, no tenía ningún otro plan para la tarde.

Fue entonces, que notó al muchacho, dirigiéndose directo a él desde la parte trasera del bar. De seguro el empleado desafortunado, que le tocó tratar con el Cazador. Ahora, la pregunta era, ¿Venía a pedir su orden o que amablemente se largara del establecimiento? No se veía muy mayor, y definitivamente no tenía look de bouncer asustador, aunque en el Submundo ninguna de estas observaciones garantizaba mucho.

Su mirada, eso fue lo que finalmente lo convenció que no estaba en problemas. Aunque no era precisamente súper amigable, a diferencia del resto, era más curiosa, como si fuera un tipo de animal nuevo en el zoológico. -Emmm... Buena pregunta, ¿Qué deseo tomar?- había estado tan centrado en su análisis de la situación, que lo tomó por sorpresa cuando al fin llegó a preguntar su famosa orden.

Se sentía pésimo, no solo alteró todo el establecimiento, pero ahora lo estaba haciendo perder su tiempo. Al menos, esta era una oportunidad para hacer contacto con alguien más, que parecía más amigable que el resto. Podía intentar introdu-

Fue un detalle fugaz, no muy obvio, de seguro que si no estuviera enfocado en el castaño se lo hubiera perdido, pero -Me--- Perdón, ¿Me acabas de...?- no solía ser penoso, pero no había forma normal de preguntar lo que seguía. Claro que, tampoco había forma normal de hacerlo, y eso no detuvo al desconocido -Me... ¿oliste?- finalmente soltó en una risa. Intentó disimular, no alterar más el ambiente, pero eso solo lo hizo más gracioso.

Terminó sonriendo, intentando aclarar que no estaba enojado. Simplemente era... Jamás lo habían "olfateado", al menos no tan de cerca, que se hubiera dado cuenta. Después de años en el Submundo, conocía introducciones más excéntricas, pero era lo sencillo y mundano del acto que lo hacía aún más extraño -Bueno, no me dejes en suspenso, ¿Puedes oler al ángel en mis venas? Por favor dime que al menos estoy fresco- y otra risa. Lo que faltaba, tenía la bobada -Ya, perdón. Arthur Benjamin, un gusto de ser olido- extendió la mano.

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Sáb Ene 04, 2020 6:24 pm

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
¿A qué huele un ángel?

No es algo que Samuel se hubiera planteado jamás, aún perteneciendo a una familia católica. Para él los ángeles carecían de materia, eran una especie de luz incorpórea demasiado etérea como para ser alcanzada por el ojo mundano. Sin cuerpo terrenal al que aferrarse, jamás poseería olor. Haciendo un esfuerzo, el lobo hizo un recuento de olores que él pensaba que podrían ser relacionados con los ángeles… como la brisa matutina de las montañas, cargada de los distintos perfumes del bosque, o el vendaval que estrella las olas contra las rocas, rezumando sal y frescor.

Pero el rubio no casaba en ninguna de sus descripciones.  

El licántropo abrió la boca para responderle al recién llegado alguna grosería sobre cómo demonios pretendía que él supiera lo que deseaba tomar, no obstante, no logró articular palabra alguna. En pocos segundos, un marcado sonrojo se había adueñado de sus mejillas. - Yo…- Murmuró mientras su mirada descendía desde los azules ojos del cazador hasta el oscuro suelo. No importaba que el cazador de sombras de estuviera riendo, Samuel era incapaz de mirarlo a la cara y pedirle disculpas por comportarse como un perro. - perdóname. Ha sido totalmente inconsciente.- Pero claro, ¿qué iba a saber el nephilim de impulsos lupinos?

Además, para ser justos, ni siquiera lo había podido olfatear a fondo, así que no entendía qué tanta gracia le encontraba el asunto. Aunque, bueno, seguramente no se habría reído tanto si en vez de verlo olisquear el aire como un chucho de tres al cuarto, hubiera sumergido su nariz en la delicada piel del cuello del cazador hasta percibir ese ansiado perfume a ángel que bendecía su sangre. La situación cobró vida en su mente; no deseaba herir al rubio, sólo asustarlo un poquito. Sus labios se curvaron en una sonrisa ladina. - Siento romper tus ilusiones pero no, mi olfato no llega a tanto. Los que seguramente sí sean capaces de oler al ángel en tus venas son los hijos de la noche.- Respondió él antes de asir la mano que el muchacho le ofrecía.- Encantado de olerte, Arthur. Mi nombre es Sam.

La mitad de la clientela del bar los miraban fijamente, cual representación teatral. Varios de ellos se hallaban genuinamente interesados por saber cómo acabaría todo aquello, el resto temía un desenlace fatal para el pobre cachorro de lobo. Para ellos un hijo del ángel jamás podía augurar nada bueno. Ellos sólo valoraban a los de su especie… el resto era escoria semi demoníaca. Los rumores se habían comenzado a extender por la sala, creando un molesto zumbido en los oídos de Sam. Soltó al muchacho despacio para no dar la sensación de estar asustado. Se preguntó entonces si Arthur habría quedado con alguien allí, aunque a juzgar por cómo había entrado y observado el local, parecía más una toma de contacto. Por si acaso, lo mejor sería que actuase precavido… - ¿Has quedado con alguien?- Estaba claro que hacer amistades no era lo suyo.

- Quiero decir…- Si es que parecía tonto, qué se le iba a hacer.- mi turno termina dentro de quince minutos y… bueno, no parece que vayas a ver a nadie así que… podríamos ir a cualquier sitio donde no seamos el centro de atención.
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Sáb Ene 04, 2020 10:29 pm

The best of ideas
→ Sábado → 17:47 → Kenway's → Frío
¿Debía sentirse mal? Definitivamente quería hacerlo, era obvio que el camarero ya estaba lo suficientemente avergonzado, sin necesidad de extender el chiste. Pero, lo veía sonrojarse y... Pues, terminaba sonriendo, ya no en broma, o por la extrañeza del acto, pero ¿Aprecio? Había algo, no precisamente "tierno", en la forma que su rostro adquirió color, y de repente sintió como él también se empezaba a sonrojar. De seguro algún tipo de castigo kármico, o la culpa de su falta de culpa.

Hijos de la noche, lo que significaba que el castaño debía ser ¿Un hijo de la luna?. Pues, definitivamente no tenía look de hada o marca de brujo (visible), y por el bien de su alma esperaba que no fuera un demonio. Así que, licántropo, con eso iría -El placer fue mío- contestó, enfocándose en la palma del chico. Siempre había sido de la opinión que, mucho se podía aprender de la mano ajena. Contaba una historia que el otro no podía controlar del todo, a diferencia de la postura o corte, era un mapa de la vida, del esfuerzo. Dedos largos, apretón fuerte, caliente en comparación a la suya, que estaba helada después de estar afuera...

Gracias al Ángel, el chico había decidido quebrantar contacto de manera tan lenta y metódica, tal vez así no se daría cuenta lo que se tardó en entender su intención, en liberar la mano. -¿Qué? Si.. Digo, no, he quedado solo- respondió un segundo muy tarde, al parecer era su turno de hacer el tonto. Ni el mismo estaba seguro en qué pensamiento se había perdido, ¿Acaso seguía con la bobada de la olida?

El bar, Subterráneos, un ambiente no muy amigable... De repente era menos como volver a la realidad del momento y más un tipo de tropiezo, que lo dejó hiper consciente de todo.

Miró a su alrededor, ahora incómodo, empezando a sentir los efectos de la calefacción interna. Aunque normalmente no tenía problema con ser el centro de atención, esto era diferente, como si estuviera siendo examinado, esperando un error.

Sentía como todo el bar estaba encima de él, era sofocante, en un momento quedar sin aliento. Debía ignorar las miradas y susurros antes de que terminara volviéndose a sonrojar -Puedo esperar 15 minutos- asintió, como algún tipo de idiota que solo sabía frases simples y cortas. ¿En qué momento había terminado él avergonzado? De seguro debían ser las miradas ajenas, que terminó arruinando su estilo.

Decidió poner toda su atención en el chico, intentar ignorar los mil ojos que lo seguían, enfocándose en el par que tenía al frente. -¿Qué? ¿Pero no te encanta ser sobre analizados como insectos bajo lupa?- empezó a bromear, volviendo a sonreír -Al menos podríamos darles un espectáculo más interesante, ya sacaron tanto chisme de un apretón de mano, ¿Te imaginas cómo reaccionarían a un... Abrazo?- aunque lo mencionó en chiste, debía admitir algo de tentación en ver cómo se pondría el público con otro contacto entre los dos, tal vez era mejor no tentar más la suerte.

-Me parece bien- finalmente acordó, ya fuera de chiste -Podíamos ir... No sé, ¿Por algo de comer? ¿La estatua de la Libertad? Debo admitir, aun soy algo nuevo a la ciudad- terminó susurrando, como si fuera algún tipo de secreto.

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Dom Ene 05, 2020 1:03 am

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
La mano del rubio se aferró con fuerza a la suya. La notó algo fría, cosa normal si se tenía en cuenta las bajas temperaturas que reinaban en la ciudad que nunca duerme, y casi sin darse cuenta se vio a sí mismo apretándola para entibiarla. Todo aquello que los había rodeado previamente, parecía haberse desvanecido con aquel simple toque. Con suma lentitud, Samuel alzó sus ojos chocolate del suelo, clavándolos en el Océano Pacífico que parecía habitar en los de Arthur y disfrutó de la extraña sensación de incertidumbre que brotaba en su pecho. Las mariposas de la inseguridad pronto se tornaron en necesidad y el castaño actuó en instinto. Él no tenía ni idea qué debía hacer, sin embargo, sus instintos lupinos parecían saberlo a la perfección.

Samuel lo soltó muy despacio, convenciendo a su parte más irracional que no iba a ceder a sus indecentes antojos. Aunque quería hacerlo. No debía. La gente normal no se comportaba de esa forma. Él no hacía esas cosas raras cuando era mundano. No era él, era aquel animal monstruoso que parecía haberse obsesionado con el pobre muchacho. Parecía realmente deleitado en contemplar cómo sus mejillas se sonrosaban, en cómo sus labios se curvaban en una sonrisa inocente, o en cómo el nerviosismo había hecho una pequeña mella en su flamante seguridad.

- Pues no mucho, la verdad.- Respondió cruzándose de brazos mientras esbozaba una mueca socarrona. Le gustaba que Arthur tratara de destilar parte de la tensión que se había establecido entre ambos, aunque no estaba seguro de que toda fuera dada por el ambiente hostil en el que se estaban conociendo. Una oscura ceja se alzó, interrogante, cuando escuchó las primeras palabras del cazador, el resto hizo que su lobo interior vibrara de la emoción.

El hijo del ángel le acababa de soltar que sería buena idea abrazarse para fomentar una atención no deseada, sin embargo, él sólo podía pensar en que eso le daría la ocasión perfecta para recorrer su cuello. ¿Cómo se sentiría una runa? Se inclinó hacia delante para que fuera capaz de captar aquello que le iba a susurrar.- ¿Y te arriesgarías a que te olfatease a mi antojo?- En un movimiento deliberado, bajó su mirada hacia el cuello del cazador donde pudo vislumbrar el final de una runa.- Porque lo haría.

No creía que el joven nephilim le estuviera diciendo aquello en serio pues, ¿quién en su sano juicio expondría una parte tan vulnerable de sí mismo a un lobo ávido? - Yo sólo llevo un mes en Nueva York pero podría llevarte al mejor restaurante de alitas de pollo.- Murmuró, tratando que no lo oyeran sus compañeros de trabajos y se sintieran ofendidos.
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Dom Ene 05, 2020 7:22 am

The best of ideas
→ Sábado → 17:47 → Kenway's → Frío
Un apretón a su mano, antes de al fin soltarlo. Eso era todo lo que había sido, la más mínima fuerza por parte del castaño. Entonces, ¿Por qué era incapaz de olvidar el sentimiento? Como si lo estuviera persiguiendo el fantasma del momento, ahora un vacío invisible. ¿Por qué? Su calor, esa era la única respuesta lógica. Su mano estaba helada, solo deseaba la del muchacho como calefacción, no tenía que ver con la forma que su estómago se revolvía al hacer contacto.

Solo logró olvidar la ausencia de su mano, una vez empezó a enfocarse en sus ojos. Eran cafés, nada especial, se seguía repitiendo. Al igual que el apretón de mano, no había nada extraordinario en ellos, nada que no hubiera visto ya un millón de veces, ¿Cuál era su obsesión? Cómo gravedad, tirando de él, un deseo de inspeccionar más a fondo el misterio de su mirada.

Mantuvo su posición, centrado en el muchacho. Al menos su plan funcionó, era como si el resto del bar se hubiera esfumado, y ahora solo quedaba él. Su rostro, gestos, todo el mundo plasmado en un desconocido. Solo en Thomas se había fijado tanto en el pasado, pero a diferencia de su Parabatai, parecía magnético, impulsándolo a cometer un error que no entendía.

Su sonrisa, como alzaba la ceja, de alguna forma verlo así, más calmado, más seguro, era incluso mejor. Entonces, como si pudiera leer su mente, como si quisiera darle un último empujón antes de enloquecerlo, se inclinó hacia él.

Siguió su mirada, como perrito ilusionado por un hueso. Reconoció lo que pensaba era un reto en su tono -¿No crees que soy capaz?- en un segundo, descuidado, impulsivo, tomó a Sam por la espalda y cerró el espacio entre los dos, apretándolo en un abrazo como si fueran mejores amigos.

-Solo si puedo devolver el favor- susurró a su oído, seguro que estaba bromeando. O al menos, eso creía, hasta que se encontró haciéndolo, analizando su aroma. Era definitivo, su cuerpo lo traicionaba, tomando acción sin permiso.

Nunca antes había "olfateado" a alguien, y ahora se preguntaba si todo el mundo olía como él. Debía admitir, ¿No le molestaba?. Podía detectar fragmentos, de lo que suponía era algún tipo de colonia. Pero, más allá de eso, encontraba algo más humano, de seguro resultado de un día trabajando en ese calor de infierno. Eso, eso era lo que lo obligaba a seguir.

Tardó en darse cuenta la fuerza con la que lo estaba sosteniendo, o que tenía los ojos cerrados, enfocado en su aroma. El intercambio duró más de lo que era apropiado, y en un instante todo el mundo le volvió. Dejó caer los brazos, como niño obligado, y alejó el cuerpo. Solo entonces se dio cuenta lo mucho que había disfrutado tenerlo cerca, por el calor que ofrecía, obviamente.

-Alitas de pollo- terminó susurrando, por alguna razón sin aliento, volviendo a acostumbrarse a la distancia -Suena perfecto-

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Dom Ene 05, 2020 4:11 pm

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
Para los hijos de la luna el abrazo era un símbolo de confianza, un gesto que exponía una de las partes más vulnerables de su cuerpo. Por esta razón, no era extraño que los licántropos reservaran esta afable práctica a los más allegados; personas qué sabían que jamás los atacarían a traición. Y luego estaba él, mandando un ancestral ritual de afecto y confianza a tomar viento fresco sólo porque su lobo se había encaprichado de un joven cazador de sombras, para colmo. Aunque si era sincero, no creía que el rubio se atreviera a cruzar el límite de lo cordial para lanzarse de lleno a lo personal.

O eso pensó un segundo antes de que los brazos de Arthur lo rodearan y lo atrajeran hacia su cuerpo. Samuel reprimió un jadeo de sorpresa cuando sintió como su pecho chocaba con el del cazador, arrebatándole el oxígeno a sus pulmones. Las mariposas que revoloteaban en su pecho se habían congelado, quebrándose en pedazos cuando el rubio le susurró al oído algo que a su lobo interior le sonó como una declaración de intenciones. Se había abierto la veda.

Sin miramiento alguno, Sam acercó su rostro a la curva que unía el cuello y el hombro del nephilim, sumergiendo su nariz entre el borde del abrigo y la cálida piel. Por unos segundos le embriagó el perfume a vela e incienso, incitándolo a profundizarse aún más en aquellos aromas. Fue ascendiendo lentamente hasta llegar a su garganta, donde inspiró largo y profundo. Atrás quedaron las superficiales huellas de la colonia o del olor eclesiastico, dando paso a lo que el lobo pudo reconocer como la esencia original.

A ciencia cierta, no sabría decir en qué momento había rodeado la cintura del muchacho, sin embargo, lo único que le importaba era aproximarlo a él. Sus labios rozaron el extremo de la runa en un toque ínfimo y sutil, algo que raramente podría considerarse un beso, y dejó que el aire caliente escapara por ellos. Podía percibir en su piel la brisa del mar mediterráneo, las notas dulces del jazmín y el toque fresco del romero.

También pudo notar como Arthur inspiraba profundamente, imitando el comportamiento lupino, y lejos de tener ganas de reír (cómo auguró que pasaría) le inundaron las ganas de morder aquella tierna piel hasta arrancarle un gimoteo. Samuel abrió lo ojos de golpe, había llegado el momento de separarse. O a saber qué más cosas se le ocurrirían al chucho chiflado.

Le dedicó una sonrisa al cazador cuando la distancia volvió a instaurarse entre ellos. ¿Alitas de pollo? Parpadeó un par de veces, muy confundido. Ah, sí. Lo que se suponía que iban a comer.- Dame cinco minutos, voy a por mis cosas.- Musitó, ronco, antes de darse la vuelta y desaparecer por la puerta que daba al almacén. En su cabeza se repetía el susurro exhausto de Arthur como un mantra.

No, en serio. Empezaba a ser preocupante. Él jamás, especial énfasis en jamás, había acechado a alguien de esa forma tan siniestra. Ni siquiera se sentía incómodo con el hecho de que ambos fueran hombres, aunque sí le sorprendía, lo que le molestaba es que su parte monstruosa e irracional decidiese que ese era el mejor momento para salir a la luz y ponerse a marcar a un desconocido como si la vida le fuera en ello. Abrió la taquilla y sacó una camiseta limpia, cambiándose lo más rápido que pudo. Aquel día hacía frío así que optó por ponerse también un jersey de lana ocre. Tampoco es como que fuera a pasar desapercibido, teniendo en cuenta que más de la mitad de la población neoyorquina andaba con gruesas chaquetas y bufandas kilométricas. Agarró su chaqueta de cuero, la única que había en el perchero, y salió como alma que lleva el diablo. No quería detenerse a pensar qué demonios estaba haciendo y por qué. La parte más racional sí mismo deseó que el medio ángel aprovechara su ausencia para largarse, la otra no obstante, anhelaba más tiempo con él.

Cuando volvió al bar todos los clientes, incluso sus compañeros de trabajo, lo observaron fijamente. Marie, un hada de sonrisa pronta y ojos risueños, le dedicó un guiño que Samuel no supo interpretar. Supuso que habían esperado que corriera a esconderse después del numerito que había montado con el rubio. Hablando de rubios... lo buscó con la mirada, hallándolo donde lo había visto por última vez. Una ola de alivio recorrió todo su cuerpo y suspiró. - ¿Nos vamos?- Dijo él al llegar junto a Arthur, poniéndose la chaqueta.



Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Lun Ene 06, 2020 3:00 am

The best of ideas
→ Sábado → 17:47 → Kenway's → Frío
Nunca antes había estado tan cerca alguien. Mientras él acababa con el espacio tomándolo por la espalda, Sam lo rodeaba de la cintura, y a pesar de ser más alto, en ese momento era como estar envuelto en el cuerpo del otro. Peligroso, impulsivo, en especial considerando que aún no sabía con exactitud la raza del chico. Y aun así, en el instante prefería terminar en alguna dimensión infernal que separarse de él.

Debía ser ilegal, estaba seguro. No sabía con exactitud cual fuera la ley que lo prohibía, pero debía haber alguna norma en contra el olfateo de Subterráneos. O, lo que fuera que estaba buscando, en la forma que sostenía al casi desconocido. Nunca había entendido a la gente que le daba tanta importancia a pequeñas muestras de afecto, pero ahora, por primera vez sentía la inesperada intimidad que podía surgir de ellas. Era un esfuerzo físico, sentía verdadera tensión en el cuello, intentando no sumergirse en el chico, acabar con cualquier espacio entre los dos.

Por su lado, Sam no parecía compartir su mismo control, enterrando su nariz entre abrigo y piel. Había mil emociones que hubiera sido apropiado sentir al respecto, miedo, aprehensión, incomodidad. Pero, en vez, lo mejor que su cabeza hueca podía ofrecer, era envidia. Y incluso esa, su única emoción levemente negativa, se veía enterrada debajo de mil otras, mucho más potentes, y solamente surgía por un deseo de hacer lo mismo.

¿Querer? ¿Deseo? ¿Locura? En el momento no tenía manera de describir lo que se había apoderado de su mente, y tampoco tenía la capacidad de pensarlo más a fondo. Su mundo había colapsado, resumido en el aroma del chico, y la forma como sentía él también buscaba el suyo, sin saber que era mejor.

Tuvo que morderse la lengua, para evitar el suspiro que amenazaba escape una vez sintió sus labios, el aire que escapaba de ellos. Era el tacto más distante posible, sutil, y aun así, parecía suficiente para ¿Para qué? No estaba seguro, no lo podía explicar, pero en ese segundo solo quería... Más. Terminar con la distancia que lo separaba de esa boca, como ya había hecho entre sus cuerpos, entregarse por completo al momento, a él.

Consideraba haberse separado del muchacho la prueba más ardua que había tenido que enfrentar como Cazador, dejando ir del instante, de la cercanía. -5 minutos, claro- respondió, aun sin aliento, asegurándose de no darse tiempo para considerar como la voz del camarero lo hacía sentir.

Espero hasta que el otro desapareció para volverse contra la pared, respirando hondo, intentando recuperar aliento, como si hubiera terminado alguna clase de maratón. No supo en qué momento, pero su mano izquierda terminó escapando a su cuello, reposando dónde sintió ese mínimo roce de labios ajenos, como si quisiera recrear su calor. Debía verse patético, o al menos así se sentía, desecho por un abrazo... Claro que, parte de él, entendía que había sido mucho más que eso.

Si quería escapar, esta era su oportunidad de dejar el bar y nunca volver. Pero, ¿Escapar de qué? No era como si el chico en algún momento lo hubiera amenazado, en realidad, la mayoría de los eventos eran de su propio diseño. ¿Era esto en serio lo que quería? Pero entonces, debía preguntarse, ¿Qué exactamente era "esto"?

Se encontraba en territorio desconocido, al borde de un precipicio del que quería saltar, sin estar seguro que esperaba encontrar al otro lado. Cualquier otra persona, más responsable, menos impulsiva, hubiera dejado el asunto y vuelto al Instituto, intentando olvidar la tarde. Pero este era el tipo de momentos a los que era adicto, la incertidumbre, y por alguna razón, Sam solo parecía hacerlo todo mejor.

Había tomado una decisión, seguiría el jalón invisible, incluso sin entender qué era este impulso.

Fue solo entonces, con este nuevo propósito, que volvió abruptamente a la realidad. Ya ni siquiera se molestaban en disimular, todos los Subterráneos del bar lo estaban vigilando. Se preguntaba, cómo se habría visto para ellos, su abrazo extendido con el camarero. Se sentía vulnerable, como si hubiesen presenciado un acto privado y lo estuvieran juzgando. Aunque, en realidad, no había pasado “nada” entre ellos, ¿Verdad?.

No podía describir el alivio que sintió con el regreso del chico, al fin podían dejar el espectáculo que él mismo había insistido en hacer. -No me lo tienes que pedir dos veces- anunció sonriente, luchando contra el deseo de recuperar su mano en la suya. Finalmente, lo tomó del antebrazo, guiándolo a paso "casi pero no exactamente corriendo" a la salida.

No fue hasta que finalmente dejaron el bar, que se dio la oportunidad de examinar su nuevo vestuario -¿Cuero, huh? Normalmente es un look exclusivo de Cazadores, pero supongo que por hoy podemos hacer una excepción- intentó bromear, sin estar seguro que seguía. Ahora, afuera, tenían todo el espacio de la calle para no caminar tan cerca. Pero, aunque había dejado ir del chico, aún se mantenía a suficiente distancia para que sus hombros se terminaran tocando.

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Lun Ene 06, 2020 10:52 pm

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
La mirada del castaño volvió a posarse en Arthur, sintiéndose abruptamente maravillado por la forma en la que sus labios se curvaban en una preciosa sonrisa que iluminaba todo su rostro, revolucionando el plácido océano celeste que moraba en sus ojos. De repente se sintió muy idiota, porque no entendía cómo había estado tan ciego como para no ver que el rubio era el arquetipo perfecto de ángel.

La mano del cazador afianzaba su antebrazo, instándolo a caminar lo más rápido posible en pos de la libertad. La gélida brisa neoyorquina les dio la bienvenida, impactando contra sus rostros y removiendo el cabello de Sam que comenzaban a estar algo más largo de lo que usualmente lo llevaba. La última vez que había hecho videollamada con su madre le había pedido por favor que se cortara el pelo, sin embargo, a él le gustaba más así. Era menos… común. ¿Lo malo? Que probablemente en ese preciso momento pareciese un arbusto seco. Se pasó la mano por las hebras castañas modo de cepillo, respetando ligeramente los rizos que comenzaban a tomar forma.

- Me gusta el cuero.- Respondió Samuel antes de encogerse de hombros, esbozando la mueca más inocente de su repertorio. Habían emprendido la marcha y aunque la acera era lo suficientemente ancha como para que no tuvieran si quiera que rozarse, los dos muchachos caminaban lo más cerca posible. Aún podía sentir el calor de su mano en el antebrazo, como un toque fantasma. - Aunque imagino que así pareceréis más fieros.- El esfuerzo que tuvo que hacer para no imaginarse a Arthur ataviado completamente con cuero fue desmesurado.

A pesar de llevar dos meses en el submundo, todavía le costaba procesar el hecho de que hubiera guerreros de sangre angelical pululando por la tierra. Luchando y velando por la paz. Aunque, bueno, tampoco es que se estuviera adaptando muy bien a su nueva naturaleza y eso que ya llevaba dos lunas llenas sufriendo por ella. La mayor parte del tiempo sólo se limitaba a hacer como que la licantropía recorría cada recoveco de su ser, en una eterna fase de negación de la cual nada bueno podía salir. Luego estaban los momentos en los que era plenamente consciente de lo que se había convertido y se repudiaba por ello.

Entonces cayó en un pequeño detalle. Él, cuyo cuerpo estaba mancillado con la maldición lupina, estaba paseando tranquilamente con uno de los hijos de Raziel. Lo había abrazado y olfateado como a uno de sus congéneres. El peso de la culpabilidad se asentó con fuerza en su pecho. Se sentía igual de ruin que el hereje que saquea la iglesia que una vez le otorgó el perdón de Dios, como si sus manos hubieran manchado de tizne la pureza de Arthur.

-Arthur. - Lo llamó con voz queda. Debía decirle la verdad, explicarle que él era un hijo de la luna. Aún podía sentir las afiladas zarpas de aquel enorme lobo rasgar la piel de su espalda. Redujo su carne a desagradables jirones que luego tuvieron ser cosidos. Todavía no era capaz de mirarse al espejo. Dudaba que algún día lo fuera. - Yo…- Se movió hacia uno de los extremos del pavimento para no dificultar el paso al resto de peatones, llevándose al rubio con él. - No soy…- Humano, quería decir. - Es decir que soy…- Las palabras se le quedaban atoradas en la garganta y no había manera sacarlas. Cerró los ojos e inspiró profundamente, tratando de calmar su respiración. Al instante captó el olor de la ciudad mezclado con el aroma a brisa marina y jazmín de Arthur. - Soy licántropo.
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Miér Ene 08, 2020 6:05 am

The best of ideas
→ Sábado → 17:47 → Kenway's → Frío
Al salir del bar, estaba listo para terminar temblando, después del horno donde habían pasado los últimos minutos. Sin embargo, caminando hombro a hombro con Sam, lo suficiente cerca para permitir incluso el más mínimo roce de sus nudillos... Era como si su cuerpo, aún no hubiera procesado el cambio en temperatura, algo no necesariamente malo, excepto que sus palmas no paraban de sudar.

En el momento, se alegraba de ser una persona feliz y expresiva. Le daba una buena excusa, para la sonrisa que se apoderaba de él, cada vez que miraba al chico. Aunque sabía, objetivamente, que su pelo era un desastre, la contorsión de su rostro no venía de un chiste o burla, en vez... Era extraño admitirlo, pero incluso le gustaba su “peinado”. Nunca había llevado el pelo "largo", sentía que le quedaba ridículo. Pero, a él lo hacía ver salvaje, caótico, de una manera que disfrutaba.

Siguió el movimiento de su mano, mientras intentaba instaurar orden en su jungla castaña, sorprendido por su propio deseo de hacer lo mismo, enredar sus dedos en el pelo ajeno, tomarlo de la nuca... -Pues claro, fieros y peligrosos- siguió el juego, haciendo un pequeño gruñido, como si fuera algún tipo de animal salvaje.

-Sam- contestó automáticamente, su voz ligera. No fue, hasta que miró al otro, que notó su incomodidad, ¿Que había pasado? ¿Era su culpa? Hacia un segundo iban bromeando, ¿Ahora qué? Era claro que el chico estaba nervioso, una condición que parecía contagiosa entre los dos. Lo siguió a un lado de la acera, plantándose frente a él, buscando algún tipo de pista en su expresión.

No soy... Y ahora, sentía como el calor de su pecho empezaba a esparcirse en toda su cara, poniéndolo posiblemente lo más rojo que jamás había estado en su vida. De repente, lo envolvía una vergüenza y miedo de origen desconocido. Acaso, ¿Qué temía fuera a decir?

Es decir que soy... Si sus manos estaban sudando antes, ahora era como si estuvieran cubiertas de algún lubricante. Sam era alguien que acababa de conocer, ¿Qué podía decir acerca de si mismo para ponerlo tan nervioso? Acaso, ¿Qué esperaba?, Y, ¿Por qué ahora se sentía como el idiota más idiota del mundo?

Soy licántropo...

-Ufff- suspiró en alivio, apenas dándose cuenta que al parecer había parado de respirar -Jajajaja, pues, ya me hacía la idea. No das mucha vibra de hechicero- bromeó, casualmente, pasando sus manos por los bolsillos de su chaqueta, en un intento disimulado de secarlas.

Fue en un segundo, inesperado, que sintió cómo su estómago se retorcía en culpa. Aunque para él, la condición del chico como licántropo no era gran cosa, a Sam obviamente le había costado admitirlo. -Perdón- dijo, mirando al pavimento -Quiero decir, gracias por contarme- claro que sus nervios tenían sentido, no todos los nefilims eran tan abiertos como él. Ahora, solo quería explicar que no le importaba, sin hacerlo sonar que lo mismo era cierto para sus sentimientos.

-Solo que...- empezó, nervioso. Finalmente, se atrevió a mirarlo a los ojos, y era como si en su café estuviera la certeza que buscaba -... esto no cambia nada para mi, ¿Sabes? Sigues siendo el mismo de hace dos minutos, solo que ahora sé una cosa más de ti- iba lento, buscando las palabras correctas -Puede que seas un hijo de la luna, pero aún más importante para mi es que eres tú, Sam- ¿Se lograba explicar? Odiaba esta situación, no por culpa del chico, pero por gente como Elías y Lena, que habían esparcido tanto odio que ahora él sentía miedo confesando una simple verdad.

-Mira, he pasado mi vida cazando monstruos- lo tomó suavemente de los hombros, dándole oportunidad de escape -Creo que sé una o dos cosas de cómo reconocerlos, ¿Y tú? No eres uno- claro, no tenía verdadera forma de saber esto, pero aun así, por irracional que fuera, lo creía con completa seguridad -No tienes nada de qué avergonzarte-

 
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Sáb Ene 11, 2020 3:01 pm

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
Para Samuel no había sido fácil aceptar su condición como hijo de la luna, ni dos meses antes, cuando había despertado en un callejón del Barrio del Born ,ensangrentado y rodeado por miembros del Praetor, ni en ese momento, con los oceánicos ojos del cazador fijos en él. No había sabido que reacción esperar cuando le revelase su naturaleza semi demoníaca, así que se había preparado para cualquier emoción negativa: miedo, aversión, desagrado… Quizás por eso le tomó tan desprevenido la expresión de alivio que se reflejó en su rostro. Ni siquiera tuvo tiempo de procesar la risa distendida que había brotado de los labios del muchacho.

Permaneció en absoluto silencio dejando que la voz de Arthur lo enredara, que sus palabras tomaran forma en su cabeza cómo una armónico mantra, mientras su mirada deambulaba por su angelical rostro. Contempló la prolongada curva de sus ojos que, cubierta por una capa de pestañas ocre, acunaba el azul más vívido que Samuel jamás hubiera visto. Serpenteó por sus pómulos, por el ángulo de su nariz, hasta llegar a sus labios.  

Sintió como las manos ajenas se posaban suavemente sobre sus hombros, ancorándolo en la placentera tortura que suponía su cercanía. - Te equivocas.- Susurró quedo, los recuerdos de aquella noche colándose por las grietas de la muralla que había erigido entre su consciencia humana y el irascible lobo que dormitaba en su interior.

- Sí que soy un monstruo. Maté a una persona, Arthur.- Su diestra se alzó, desesperada, con el propósito de aferrarse a su abrigo en busca de un perdón sagrado que sabía que jamás podría obtener, pero antes de siquiera llegar a rozar el cálido tejido, la dejó caer. - Te prometo que yo no sabía en lo que me iba a convertir, sino me hubiera ido a la montaña. A cualquier lugar, donde no pudiera herir a nadie. Me hubiera quitado la…- vida sin dudarlo. Pensó sin atreverse a acabar la frase.

El Praetor catalán le había dicho que los pensamientos suicidas no eran algo extraño en los recién convertidos y que mediante fuera pasando el tiempo y estableciera una relación sana con la parte lupina que moraba en él, los iría dejando de lado. La teoría parecía fácil, sin embargo, la práctica era otra cosa mucho más diferente. ¿Cómo se suponía que debía unir sus pensamientos con un ente simbiótico que lo único que quería era saciar sus instintos más básicos? Por el amor de Dios, ¡había abierto en canal a una persona! El estómago le dio un vuelco, quitándole las pocas ganas de comer que tenía.

- Hubiera contactado con el Praetor.- La verdad rezumaba de cada una de sus palabras, cargadas de culpabilidad y arrepentimiento. No quería que el rubio se alejara de él, de hecho, ahora más que antes deseaba sumergirse en las profundidades de su oscuro jersey y perderse entre el oleaje mediterráneo. No obstante, debía ser consciente de la verdad, darle la posibilidad de poner tierra entre ambos antes de verse obligado a clavarle un cuchillo serafín en el pecho. - No he vuelto a hacerle daño a nadie, porque, bueno, ahora tengo quien me vigile en las noches de luna llena.


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] INApkuJ

You're never gonna get it. I'm a hazard to myself:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] JbwwsAK

Starry eyes sparking up my darkest night.:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] EYeeNgu

'Cause I see sparks fly, whenever you smile.:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] EhHf4GD

A friend understands your past, and accepts you just the way you are.:
A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] M75BE0y
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Arthur B. Fankhauser el Jue Ene 16, 2020 6:45 pm

The best of ideas
→ Sábado → 17:47 → Kenway's → Frío
Era difícil, no perderse en cada nueva faceta de Sam que descubría. También algo incómodo, como un constante recordatorio de lo poco que en realidad lo conocía. Y aún así, emocionante, ir aprendiendo más de él, como el color que adquiría avergonzado, o la sonrisa que iluminaba su rostro una vez ganaba confianza.

Ahora, estaba este nuevo lado del licántropo, expuesto, lleno de culpa, lo acababa de conocer y no había nada que quisiera más que deshacerse de él. Anciaba tomarlo de la espalda, como había hecho en el bar, dejar que el mundo se volviera a esfumar entre los dos. Pero era obvio que Sam no había terminado, aún tenía más por confesar, y no quería corromper la inesperada intimidad de un abrazo para escapar una conversación.

Así que esperó, enfocado en el chico, sorprendido de la delicadeza que encontraba en su rostro, ahora fuera de la oscuridad del bar. Permaneció anclado a esos ojos cafés, dándose cuenta lo equivocado que había estado, no eran para nada ordinarios. Ni siquiera al escuchar su confesión inicial dejó su centro de gravedad... Maté a alguien... Era como si pudiera ver el dolor que la admisión dejaba en su rostro.

Y siguió esperando, dándole tiempo, escondiendo sus ansias de que dijera algo más. Por más irracional que aun fuera, confiaba que esto no era todo. Creía, no, sabía, que había más detrás de lo que el castaño acababa de admitir. Tenía que haberlo.

Una promesa, historia, todo el sufrimiento fresco en Sam, una herida que tal vez jamas podria curar por completo. No podía imaginarse el dolor, la culpa, por primera vez empezaba a entender la vergüenza del chico. ¿Qué debía hacer? ¿Qué decía la ley al respecto? Y en un momento de claridad se dio cuenta, no le importaba un carajo. En vez, aumentó la fuerza con que sostenía al chico, acercándose a él.

-Sam, lo siento tanto- deseaba que hubiera, alguna manera que el licántropo entendiera lo verdad en sus palabras. No lo decía de manera superficial, como muchas veces reaccionaba a una mala noticia. En verdad se sentía terrible por el dolor ajeno, como solamente solía pasar con Thomas.

-Pero no es tu culpa. Es la culpa que quien te haya transformado, no había forma que pudieras haber anticipado lo que iba a suceder- empezó a frotar el lado del chico, como su tía había hecho con él la noche que dejó la casa de sus padres. Era patético, lo único que se le ocurrió en el momento, muy centrado en intentar aliviar del dolor del chico para considerar lo extraño que se sentía haciéndolo.

-Y lo importante es lo que estás haciendo ahora, la culpa que sientes. He conocido monstruos de verdad, monstruos que disfrutan lo que hacen, lo justifican, esparcen su odio como una mala semilla de la que nada bueno puede nacer- se detuvo al darse cuenta lo que estaba haciendo. No se refería a ningún lobo, vampiro, o incluso demonio, pero Lena y Elías, dos hijos de Raziel, supuestos defensores de lo bueno y justo, mucho más monstruosos que el muchacho que ahora tenía al frente. -Eres mucho más que eso-

 


AMO A SAMUEL ROSELL CON TODO EL PODER DE MIS RUNAS Y MI CORAZÓN
Arthur B. Fankhauser
Mensajes : 34

Reliquias : 0

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10315-arthur-b-fankhauser-id
Personaje inactivo

Arthur B. Fankhauser
está

Volver arriba Ir abajo

A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] Empty Re: A secret world of everything [Sam Rosell i Torres]

Mensaje— por Samuel Rosell i Torres el Vie Ene 31, 2020 12:37 am

A secret world of everything
→ Sábado → 17:45 p.m → Kenway's  → Frío
El cálido agarre en sus hombros se afianzó en una promesa silenciosa, disipando la espesa niebla del pasado que embotaba su mente y que amenazaba con reducirlo, de nuevo, en la temblorosa sombra de lo que un día fue. Durante su reclusión en la sede del Praetor, Samuel se había culpado a sí mismo de lo que parecía el peor castigo de Dios; una y otra vez, había tratado de descifrar qué vil acto era el que había desatado la cólera del redentor. Tras horas de reflexión llegó a la conclusión de que no había ningún dios piadoso dispuesto ayudarlo.

Y entonces supo de la existencia de los hijos de Raziel, humanos por cuyas venas corría la sangre del ángel.

Por unos segundos sopesó la disparatada idea de ir al Instituto de Barcelona para suplicarles clemencia, rogarles que exterminaran la maldición demoníaca que poco a poco corrompía su cuerpo y alma, sin embargo, antes de que su alocado plan llegase a germinar, su guardián le explicó que aquellos seres divinos no eran ni compasivos ni piadosos y que si lo veían pululando por las calles en su forma lupina, seguramente lo cazarían. Ese fue el momento en que supo que ya no era humano. O mundano, como les decían. Ahora era un licántropo y, definitivamente, la cosa no era tan divertida como lo pintaban en Crepúsculo.

La voz del cazador iba cargada una tristeza que le pareció igual de lacerante que una daga de plata. De todas las reacciones que su masoquista cabeza había imaginado, la aceptación y la aflicción no habían protagonizado ninguna. ¿Cuán mala persona sería si se resguardaba en las palabras del rubio y olvidaba el hecho de que había asesinado a sangre fría? Parpadeó un par de veces, enfocando la vista, antes de buscar sus azules ojos en busca de algún destello que revelara porque de repente parecían no estar hablando de él, sino de algo que acontecía al nephilim mismo. Quería preguntar, que tan terrible fueron aquellos monstruos para turbarlo…

Sentía el toque de Arthur acariciando su costado, un consuelo mudo que sólo le recordaba que en ese preciso instante tenía cosas más importantes de las que ocuparse, cómo por ejemplo descifrar el porqué su cuerpo ardía por el simple hecho de tener al joven cazador cerca. No había mucha distancia entre los dos que se dijera, sin llegar a ser un abrazo, pero lo suficientemente como para que su cálida respiración llegara hasta su mejilla izquierda. Con sumo cuidado apoyó su frente en el hombro de él, esbozando una sonrisa cuando vislumbró el fragmento de runa que minutos antes había rozado. Se relamió los labios inconscientemente, buscando cualquier vestigio que quedara de él.  

- Gracias.- Dijo el castaño mientras de erguía de nuevo y le dedicaba una sonrisa dulce. - Eres un ángel.- La verdad es que Sam no solía llevar bien ser el centro de atención, y francamente, prefería que el rubio hablara del tiempo que acontecería la semana siguiente a volver a tocar cualquier tema sobre sí mismo. - Anda, vamos, déjame invitarte a… ¿merendar?- Preguntó mirando su reloj de muñeca.- por ser mi psicólogo.- Apenas eran las seis de la tarde, ¿no sería algo raro merendar unas alitas de pollo?  Se encogió de hombros, la comida era comida. Emprendió la marcha con su mano aferrada al borde del abrigo del rubio, instándolo sutilmente a seguirlo. No permaneció mucho tiempo allí, por eso, desasió la prenda en cuanto comprobó que el muchacho lo acompañaba.

Las preguntas comenzaron a acumularse en su lengua, y a pesar de querer preguntarle cosas tan básicas cómo: ¿de dónde eres? ¿ Cuál es tu sabor de helado favorito?, acabó soltando otra muy diferente. - ¿Cómo os hacéis las runas?- Estaba realmente interesado en saber por qué parecían cicatrices y si podían hacérselas por todo el cuerpo. ¿Sería cómo hacerse un tatuaje? Él tenía varios y ninguno le había resultado insoportable, consideraba que las personas a veces podían ser terriblemente exageradas. - ¿Qué se siente?


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] INApkuJ

You're never gonna get it. I'm a hazard to myself:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] JbwwsAK

Starry eyes sparking up my darkest night.:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] EYeeNgu

'Cause I see sparks fly, whenever you smile.:


A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] EhHf4GD

A friend understands your past, and accepts you just the way you are.:
A secret world of everything [Sam Rosell i Torres] M75BE0y
Samuel Rosell i Torres
Mensajes : 99

Reliquias : 66

https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10309-ficha-de-samuel-rosell-i-torres#90677https://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10350-i-know-i-can-treat-you-better-sam-s-relationships#91073
Hijo/a de
la Luna

Samuel Rosell i Torres
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.